CUENTOS POPULARES: Leyenda tachirense de la ninfa de Aguas Calientes

www.cuentos.s5.com En la parte Sur Oriental de la población de Aguas Calientes, existía un viejo volcán apagado, que no entraba en erupción desde hacia muchos años. El volcán era la morada de un gigante llamado Muratón que estaba enamorado de la ninfa Mauri, habitantes de La Quebrada Seca. La ninfa Mauri no atendía a los requiebros del grandullón. Un día este después de visitar a su amada y recibir su negativa, entro de golpe en el volcán y la tierra se sacudió violentamente causando estragos en las poblaciones de San Antonio, Ureña, Capacho, Lobatera y Cúcuta. Era la una de la tarde del 18 de mayo de 1.875. La ninfa Mauri estaba sentada cerca del nacimiento de La Quebrada seca. Sus delicados pies jugueteaban con las aguas cristalinas y de vez en cuando se miraban en ellas; peinaba sus cabellos de brisa y espuma. Sintió que la tierra se movía y se agarro fuertemente a la piedra donde estaba sentada. Pensó en el gigante y se dijo: - Es Muratón que despechado se sacude en el volcán, volare por el éter, pronto sabré lo acaecido. Viajó con la luz y la brisa y solo vio desolación, ruina y ciudades destruidas. Vago horas y horas. En la tarde, extenuada y triste llego a La Quebrada Seca. Su pensamiento volaba hasta los hogares destruidos, hasta las familias llorosas y huérfanas. Se sumergió en las aguas frescas del riachuelo y se dejo llevar por la corriente. Una vez que hubo recuperado sus energías, peino sus cabellos ondulantes de luz y espuma y cubrió su nacarado cuerpo con una leve túnica de algas. Seguidamente voló hacia el volcán apagado. .- ¡Muratón!... ¡Muratón!..., grito cuando sus leves pies tocaron la tierra caliente; - acto seguido se sentó en una piedra debajo de unos frondosos árboles. El sol poniente resbalaba entre sus cabellos y les daba tonalidades refulgentes. .- ¡Muratón!... ¡Muratón!.... ¿Dónde estás, mi buen amigo? .- Un leve estremecimiento sacudió la tierra e inmediatamente la figura del gigante salió del cráter. .- ¡Mi sublime Mauri! ¿A qué se debe tanto honor? .- Se fijo en sus ojos de esmeralda que brillaban con los reflejos del atardecer y al comprender que estaban húmedos de lágrimas pregunto amoroso: .- ¿Qué le pasa a mi amada? ¿Qué tiene mi dulce ninfa? .- Ella entre suspiros le contesta con reproche: .- ¿Sabes lo que has hecho Muratón? .- Sí. .- ¿Te das cuenta del alcance de tu enojo? He vagado toda la tarde por la zona afectada hasta caer exhausta. He comprobado como se destruyeron ciudades y caseríos. He llorado con los humanos la perdida de sus familiares y he llegado a mi morada desconsolada. ¿Como se puede causar tanto daño en tan poco tiempo? ¿No te condueles de ellos? - Si amada, pero ya nada se puede hacer aunque este arrepentido. El dolor es irreparable. Dime, inefable Mauri ¿qué quieres que haga? Soy tu fiel esclavo, lo que tú ordenes se cumplirá inmediatamente. - Mauri sonrió a través de las lágrimas y el gigante la contemplaba extasiado. - Muratón, debes crear algo que ayude en el futuro a los humanos, que sirva para curar muchos males.

.. las puedo contemplar. pero. ¡Ojala sepan cuidarlas y conservarlas por millones de años! Y de la mano se perdieron en las extrañas de la tierra. ¿qué ocurre? . iban descendiendo de la montaña hacia la planicie. cuatro manantiales surgían de la tierra a poca distancia uno del otro. Venezuela. otras cristalinas. Ellas ayudaran a los humanos a curar enfermedades.Dulce Mauri. . Los cuatro eran distintos y sus aguas unas viscosas.Espera un momento. Se miraron arrobados: El sol despedía sus últimos rayos de luz y en el poniente algunas nubecillas rosadas coloreaban el cielo azul intenso. Y en efecto. Muratón. FUENTES: Cuento Tomado del Libro: "Leyendas del Táchira" de Lolita Robles de Mora. Busco su nacarada mano y la apretó suavemente. Fíjate como se van formando. 1983. Voy comprendiendo tu amor. La San Rafael y La Hedionda.No llores. . ¡Ojala los habitantes de esta zona sepan apreciar el incalculable tesoro de estas aguas!. Se secaron las lágrimas que fluían de las gemas verdosas de la ninfa y miraron a Muratón que lloraba copiosamente.. San Cristóbal. Ahora veras lo que pasa. Mas adelante estas aguas recibirían los nombres de La Virgen. la San Roque.Gracias. La Cerada y La Vichy. La Kerosene.Adorada. A los pocos instantes surgieron cuatro manantiales de aguas calientes que brotaban en distintos lugares del cerro hacia el poblado. Esas lágrimas se convertirán en manantiales de aguas medicinales. no he terminado mi obra. sé que tiene buenos sentimientos y con estas aguas minerales me das prueba de ello. . y apiadándose de él dijo: . Con los años llamarían a estos manantiales: La Pringue. pero por favor. Le dijo: .Si. contempla tus lágrimas al caer sobre la tierra. acompáñame. así lo haré.Espera. Se condolió. Fíjate en mis lágrimas que caen a tierra. Táchira.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful