You are on page 1of 2

1

Prodavinci

Sensatez, por Antonio Ortuño
Antonio Ortuño · Saturday, November 2nd, 2013

Gilbert Keith Chesterton es recordado como autor policiaco por personas que no leen historias policiacas (un fanático pensará más fácilmente en Sherlock Holmes o el contemporáneo detective Wallander que en el personaje estelar de nuestro autor, el Padre Brown; a la vez, ciertos literatos poco afectos al género voltearán a citarlo como válvula de seguridad “estética”). También es admirado por su catolicismo por personas que no son de ningún modo católicas (el juguetón y paradójico modo de escribir de Chesterton no atrae de ningún modo a los ortodoxos pero ha llegado a admirar a radicales escépticos como Shaw o Cioran). Es, entre nosotros, un escritor más o menos invisible: un inglés muerto hace añales, en 1936, al que en su tiempo celebraron Reyes y Borges pero que dejó de ser citado con frecuencia por allá de los años cincuenta del siglo pasado. Pues este hombre, periodista, polemista, narrador y poeta, fue ante todo un tipo preocupado por la sociedad. Y para hablar de la sociedad de su tiempo no encontró mejor modo que hacerlo sobre la Inglaterra del siglo XII o la España del siglo XVI o, por qué no, bordando sobre dragones que podían confundirse con nubes o sobre nubes que decididamente parecían dragones. También, faltaba más, era capaz de escribir con gran claridad, aunque su gusto por las posibilidades del ingenio para
Prodavinci -1/206.11.2013

pues. Pero Chesterton engañaba a los incautos sólo para defenderlos de aquellas preclaras inteligencias que. una tara que no ha dejado de afligir a la humanidad desde que alguien se ciñó una corona en la Mesopotamia de hace cinco mil años. al escribir por allá de 1910: “La economía liberal demasiado a menudo significó simplemente dar a los ya ricos la libertad de ser más ricos. cientos de artículos. contenidos en títulos como Ortodoxia. or trackback from your own site. El hombre común o Herejes. que descreía como nadie de lo “moderno” y sostenía que para encontrar lo más profundo había. en el Parlamento. Prodavinci -2/2- 06. Esos textos no son tan sólo deliciosas piezas de retórica. Enamorado del “distributismo”. don Gilbert consiguió mantenerse al margen de los extremismos de su días Quizá por ello su pensamiento se mantiene fresco y saludable. y aseguró generosamente a los pobres el permiso de seguir siendo un poco más pobres que antes”? This entry was posted on Saturday. ¿O cuantos columnistas de hoy tendrían el talento de poner en una nuez nuestra situación tan fácilmente como hizo él. parece haber escrito ayer. Podrían citarse por decenas los fragmentos en los que se ríe (y compadece) a los intelectuales y aristócratas obsesionados con el poder. naturalmente. Chesterton. los veían solamente como un decorado para sus propias y maravillosas vidas. en los despachos de la City o en los diarios. que concentrarse en lo superficial.2013 . la riqueza y la necesidad de pertenecer a una elite. 2013 at 6:59 am and is filed under Artes You can follow any responses to this entry through the Comments (RSS) feed.11. una suerte de tercera vía entre el socialismo y el capitalismo salvaje.2 engañar a los incautos fuera grande. November 2nd. You can leave a response. Pergeñó. Conservan un paradójico dejo de actualidad.