Heidegger

La pI/egzznïa por [a cosa
Martin Heidegger

PALAMEDES

La pregunta por la cosa

MARTIN

HEIDEGGER

LA PREGUNTA

POR LA COSA

SOBRELA DOCTRINA DE LOS PRINCIPIOSTRANSCENDENTALESDE KANT

Edición de

Petrajaegcr

Traduaián del alemán,

nata] g/omrio de

josé M. GarcíaGómezdel Valle

PALAMEDES Editorial

La pregunta por la cosa

Título original:DieFraga naa/J dem Díng Autor: Martin Heidegger

© MaxNiemeyer Verlag Tübingen 3.Auage1987.
© dela edición:Palamedes Editorial,2009
mvwpalamedeseditorialcom

edítorial@palamedeseditorial.com

ISBN:

978-84-612-8617-1

Depósito legal: B15.159-2009

Traducción al castellano: JoséM. GarcíaGómezdel Valle

Maquetación: Estudi ArtFinal (wwwartnales)
Impresión:Publidisa. (wwwpublidisacom)
Reservados todos losderechos. El contenido deesta obra está protegido porlaley, que
establece penas deprisióny/o multas, además delascorrespondientes indemnizaciones

pordaños y perjuicios apara aquellos que reproduzcan, plagien, distribuyan o comuniquen
públicamente la totalidado unapartedeunaobraliteraria, artística o cientíca, o su

transformación, interpretación o ejecución artística jada encualquier tipodesoporte o
comunicacada a través decualquier medio sinla. preceptiva autorización.

ESTA ES UNA COPIA

ADVERTENCIA PRIVADA PARA FINES EDUCACIONALES

EXCLUSIVAMENTE

LA VENTA, DISTRIBUCION

QUEDA POHIBIDA , Y COMERCIALIZACION

I

El objeto de la biblioteca es facilitar y fomentar la educación otorgando préstamos gratuitos de libros a personas de los sectores más desposeídosde la sociedad que por motivos económicos, de situación geográfica o discapacidadesfísicas no tienen posibilidad para acceder a bibliotecas públicas, universitarias o gubernamentales.
En consecuencia, una vez leído este libro se considera

vencido el préstamo del mismo y deberá ser destruido. No hacerlo, usted, se hace responsable de los perjuicios que deriven de tal incumplimiento. ' Si usted puede financiar el libro, le recomendamosque lo compre en cualquier librería de su país. ' Este proyecto no obtiene ningún tipo de beneficio
económico ni directa ni indirectamente.

I

Si las leyes de su país no permiten este tipo de préstamo, absténgasede hacer uso de esta biblioteca virtual.
"Quién recibe una idea de mí, recibe instrucción sin

disminuir la mía; igual que quién enciende su vela con la mía, recibe luz sin que yo quede a oscuras" ,
Thomas Jefferson

¡ik

sinegoísmo

Para otras publicaciones visite

www.lecturasinegoismo.com Referencia: 4117

ÍNDICE
NOTA DEL TRADUCTOR ................................................................. ..15
SECCIÓN INTRODUCTORIA DIFERENTES MODOS DE PREGUNTAR PORLA COSA ......... ..17

5 1.- El preguntar losócoy elpreguntar cientíco ......................... ..17
5 2.- El discurso multívoco acerca dela cosa ....................................... ..21 Q3.- El carácter distintivo dela pregunta por la coseidad
frentea los métodoscientícosy técnicos .................................. ..25

Q4.- Laexperiencia cotidiana y la experiencia cientíca dela cosa: la pregunta por suverdad .................................................... ..29
Q5.- Particularidad y estoidad. Espacio y tiempocomo
determinacionesde la cosa ............................................................. ..33

6.- Lacosa como encada caso ésta .................................................... ..43 Q7.- Subjetivo objetivo. Lapregunta por laverdad ......................... ..45 8.- Lacosa comoportadora depropiedades ..................................... ..51
9.- La constitución de la esencia de la verdad, de la cosa y

dela proposición ......................................................................... ..55 Q10.-Historicidad dela determinación dela cosa ................................ ..59 9' 11.-Verdad - proposición (enunciado)cosa ................................... ..67 é 12.-Historicidad y decisión .................................................................. ..73 Q13.-Recapitulación ............................................................................ ..77
SECCIÓN PRINCIPAL
EL MODO KANTIANO DE PREGUNTAR POR LA

COSA ............................................................................................................ ..79
CAPÍTULO PRIMERO

EL SUELO HISTÓRICOSOBRE ELÉQUESE ASIENTA
LA «CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA» DE KANÏ ......................... "79

Q14.-La recepción de la obrade Kant en su época;
el neokantismo ................................................................................. ..81

........ . ....................... ...................... .... .....111 y) La doctrina del movimiento de Newton .......................... . ..105 d)Distinciónde la experiencia griegade la naturaleza frente a la moderna ................................. La primera ley del movimiento de Newton ... ............................................................................................145 CAPÍTULO SEGUNDO LA PREGUNTA PORLA COSAENLA OBRA PRINCIPAL DEKANT .........453 5 21............ ........f} 15. .................................................118 f) El sentido metafísico de lo matemático .....................94 b) Lo matemático...................................................................................... Baumgarten) ..........109 oc) Laexperiencia dela naturaleza enAristóteles y Newton ........... .153 22...................... ......... el yo como¡ubíecfum destacado ....... recapitulación ............................115 e)Laesencia dela proyección matemática (elensayo de Galileode la caída) .......................-¿Quésignica«crítica» en Kant?......89 Q17..... ...........................93 a) Caracterizaciónde la ciencia natural moderna frente a la antigua y la medieval .......................................................-Aóvoc..........................................-Lametafísica racional (Wolff........................................................ .. autovinculación y autofundamentación ............................ .....El títulodela obraprincipal deKant.......................... proposicióndel yo.....................-Historia dela pregunta dela cosa.........97 c) El carácter matemático de la ciencia naturalmoderna.......... ........157 ...... .................-Laconexión dela «Crítica» dela razón puraconel «Sistema detodos losprincipios delentendimiento puro» ............púenolq.. ...........87 16............Laciencia natural matemática moderna y lagestación de unacríticade la razónpura ......................... ratio razón...128 y) La razóncomo el supremo fundamento... ..109 B) La doctrina del movimiento de Aristóteles ....-Lascategorías comomodosde la enunciabilidad .............................126 B)Descartes: ¿agita Jam.................... ....................................................... principio de contradicción ....... ........137 19...............125 ot) Losprincipios: nueva libertad...............139 Q20.................91 5 18..

......-Interpretación delasegunda sección principal delaAnalítica transcendenml: «Sistema detodoslosprincipios del entendimiento puro» ......................171 a)Conocimiento como conocimiento humano .... ........ ..161 a)El concepto deexperiencia enKant......................202 e)apriori .............................165 c) Ladivisión tripartita dela sección principal sobre el sistema delosprincipios ... .167 Q24............................195 a)Ladoctrina heredada deljuicio......... la apercepción .................................................................................................................... ....................................218 ..199 d) Ladiferenciación deKantentre juicios analíticos y sintéticos ................. .. lalogística ................210 g) El principio deno contradicción comola condición negativa delaverdad deljuicio............................... el entendimiento puroreferido a laintuición pura... Receptividad y espontaneidad ........................................... ...................................... Conocimiento y objeto ......................................172 b) Intuición y pensamiento como losdoselementos del conocimiento ..Q23.....................-Ladeterminación kantiana dela esencia deljuicio...... ...........................188 5 25..................................................... ........... ................................195 b) Lo insuciente dela doctrina tradicional..179 e) La aparente primacía del pensamiento....................................................208 f) ¿Cómo sonposibles losjuicios sintéticos apriori?.................. ..................... .......... ... .............................aposteriori ...213 h) El principio deno contradicción como versión negativa delprincipio deidentidad ...........................173 c) El objeto enKantdeterminado doblemente ................ ..... .........196 c) Lareferencia deljuicioalobjeto y a laintuición...................................... ..176 d) Sensibilidad y entendimiento................................................... ............183 f) Lógica y juicioenKant..............................lógica general y transcendental ...162 b)Lacosa como cosa delanaturaleza .......................... ........................... ... ....................................2l6 i) La consideración transcendental deKant....................... .......Delprincipio supremo detodos losjuicios analíticos......

........ comoformas dela intuición pura ........ .......... ........... .........................................................231 b)Elentendimiento purocomofuente y comofacultad de las reglas......................... .26O y) Sensación en Kant entendida transcendentalmente.....................................-Del principio supremo detodos losjuicios sintéticos ....................................244 y)Lademostración delprimer principio................magnitudes intensivas ..........265 8) Lo extraño delasanticipaciones................ .......................................... fundamentabilidad delosprincipios ............................................................ ...................223 Q26.......................... la doctrina de la sensación y la ciencia naturalmoderna.................275 E3) Lasanalogías comoreglas dela determinación universal del tiempo ............................... ... .......... ....... ................................................................233 c) Los principiosmatemáticos y dinámicos como proposiciones metafísicas..................... ......... .......Los juiciossintéticos apríarisubyacen necesariamente a todo conocimiento ............................................274 0C) Analogía comocorrespondencia.........................................255 B)El concepto derealidad deKant..231 B)Espacio y tiempocomoquanta.. ........................................ .........278 ..227 Q 27.. Realidad y sensación...........................242 entendimiento puro.................................. ................. demostración delsegundo principio ....... Circularidad de las demostraciones.......... todos los principios sefundamentan enelprincipio supremo de todoslos juiciossintéticos ...241 ot)Quantumy quaníítax .....................................Representación sistemática de todos los principios del a)Losprincipios posibilitan la objetualidad delobjeto... Unidad......................................269 e)Losprincipios matemáticos y el principio supremo.........271 i) Lasanalogías dela experiencia .... ......................... .... ..............................categorías ............................ comorelaciónde relaciones. comodeterminación delser-que ...............249 e)Lasanticipaciones dela percepción .237 d) Los axiomasde la intuición ....................................... .......254 oc) Multivocidadde la palabra «sensación».........................

.................................. la substancia comodeterminación temporal................................................ lasmodalidades como principios sintéticos subjetivos .....................303 GLOSARIO .......................................................297 EPÍLOGO DE LA EDITORA .......................................288 y) El sercomoserdelosobjetos dela experiencia............................................... .......... .305 .................................. el entre ........................ las modalidades en relación con la facultad cognoscitiva ...................286 oc) Realidad objetiva delascategorías..................... ........ lasmodalidades están referidas a laexperiencia y noalapensabilidad ..................286 ) Lospostulados corresponden alaesencia de laexperiencia..... ....................293 CONCLUSIÓN ...................................295 ANEXO .................... ..............................292 h) El principio supremo detodos losjuicios sintéticos... ................................. ...................... ..................291 8) Circularidad de lasdemostraciones y de las explicaciones ........................................................................................282 g)Lospostulados delpensamiento empírico engeneral .........................y) Laprimera analogía y sudemostración......... ........ .. ...

.

Laintención que haguiado esta traducción hasido ladepresentar un textolegible y accesible. en1964. quesecorresponda de alguna manera con el tonoy el estilodelo queoriginalmente eranunas lecciones. S obre la doctrina de los prinrzpíor transoendenta/er de Kant.La presente traducciónse realizaa partir delvolumen 41dela Carazo/otorgaba. Carta robre elbumanírmo o Caminos debosque. El tiempo transcurrido desde esta primera publicación encastellano deLaprqguntapor lacosa hacía necesariauna nueva traducción del texto continuando así el trabajo emprendido porotros traductores eintérpretes deHeidegger encargados detraernuevamente a nuestra lengua textos fundamentales dellósofo comoSer y tiempo. se evitanen la medida de lo posible tanto la terminologización gratuita deltexto.NOTA DEL TRADUCTOR Lapresente traducción ofrece eltexto deuna lección impartida por MartinHeidegger en la Universidad de Friburgo de Brisgovia durante el semestre de invierno de 1935/36 sobre «Las cuestiones fundamentales de la metafísica». García Belsunce y Z. a pesar dequela traducción no pueda ni pretendaescamotear al lector las dicultades propias delasunto mismo ydelasformulaciones deHeidegger. Estatarea venía exigida tanto más necesariamente porcuanto el corpus detextos deHeidegger hasufrido una radical transformación enlasúltimas tres décadas debidoa la laborde ediciónde suobracompleta por la editorial Vittorio Klostermannde Fráncfort. un anexo conexplicaciones suplementarias a algunos puntos delcurso. publicado en1984. En 1962el propio Heidegger entregó a laimprenta elescrito deesta lección. Tansólo dosaños después. como lasparáfrasis explicativas. apareció enBuenos Aires unaprimera traducción dela obra realizada por E. además. En . y editado porPetra jaeger. que fuepublicado porla editorial MaxNiemeyer deTubinga conel títuloLapregunta porla com. que hacotejado eltexto conel manuscrito original de Heidegger corrigiendo asíalgunos erroresy queincluye. Así. Szankay. más propias deuna interpretación temática dela obradellósofo quedesutraducción.

Igualmente. sinoque.Hermann Heidegger. No puede olvidartampoco a Francisco de Lara. y a Carlos Marzán y a CiroMesa en LaLaguna susconsejos. a Felipe Johnson enFriburgo deBrisgovia. seofrece almargen lapaginación delasediciones originales. Lascifras separadas por unabarra señalan el salto de página enellibropublicado porla editorial MaxNiemeyer.pretende sólo aclarar y justificar las opciones del traductor. Para facilitar la contrastación de esta traducción con el texto alemán.el asterisco utilizado trasalgunos deestos paréntesis remite alglosario. quien dio amablemente suVisto bueno al encargo dela editorial. Berlín. sinomeramente dilucidar algunos problemas queatañen exclusivamente a la labor mismade la traducción. abril de2008. Conla abreviatura GA seindica el iniciodela página enel volumen 41 dela Gexamtauxgabe.algunas ocasiones seintroducen palabras alemanas entre corchetes y en cursiva. según la 3 edición revisada de 1987. éstas traen el original alemán detérminos propios dellenguaje losócodeHeidegger. . así como alDr. sugerencias y comentarios.más bien. A suvez.de cuyamediación depende esencialmente la empresa misma de estatraducción. lasnotas deltraductor no intentan presentar unaexégesis del contenido losócodel texto. Lafunción que asume elglosario no consiste enunensayo de interpretación de la conceptualidad heideggeriana. asícomolalocalización delospasajes citados enlosestudios sobre Heidegger. que propusieron esta tarea. palabras dedifíciltraducción o neologismos. josepBorrelly Cristina Montiel. El traductoragradece la conanzadepositada en su labor a los responsables dela editorial Palamedes. Por último.debe agradecer especialmente a Magdalena Dharandas en Berlín.

entonces la losofíaes siempre algodesquiciado.-EL PREGUNTAR FILOSÓFICO Y EL PREGUNTAR CIENTÍFICO En estalecciónplanteamos unapreguntaque pertenece al ámbitodelaspreguntas fundamentales dela metafísica. Sisetomael representar cotidiano comoel únicopatrónparatodaslascosas.cadavez que comienza. Para no incrementareste inevitable y a menudosanodesconcierto. con ellas seda continuamente un acceso y una transicióninmediatos desdeel opinar y el representar cotidianos. esto estaría también justicado. En cierto sentido. En cambio. Aquí.pues.La prguníapar la cara SECCIÓN INTRODUCTORIA DI FERENÏEJ MODOS DE PREGUNTAR POR LA COSA [(3% g 1. Sobre estapregunta. uno no sabeya dónde tiene la cabeza. inclusoantesde que estuviera siquiera correctamente planteada. laslecciones cientícaspueden comenzar con la exposición desuobjeto. ni siquiera cuando laspreguntas sehacen más enrevesadas y difíciles.Por esosucede que con ella. No así las ciencias. Estapregunta reza: «¿que esunacosa[Díng]*?» La pregunta esyaantigua y lo que constituye permanentemente unanovedad enellaessóloquesiempre debe ser preguntadade nuevo. Por el contrario. la losofía consuma un constante desquicio de la ubicación y de los planos.a menudo. la losofía se encuentra en una situación incómoda. podría comenzar enseguida una extensa divagación. se precisa una previa 17 .no seabandona elplano elegido para elpreguntar.«¿qué es una cosa?». Estedesquicio de la actitudpensante se consumasolamenteen un cambio brusco y repentino de lugar.

Esta sentencia sobrenuestra preguntaes tan cierta que debemoscomprenderla incluso como una determinación de su esencia.Heidegger meditación [Bexínnmzg acerca de aquello quedebeserpreguntado. No obstante. «¿Qué es una cosa?» Ésta es una pregunta con la queno puede hacerse nada. hacerse con lascosas necesarias. cayó enunpozo. HEUÓVTCI sig cppéap. Ya que la preguntaes antigua. La preguntareza:«¿qué es una cosa?» De inmediatoasoma (1/2) una duda. Acerca de estapregunta nos ha llegado una pequeña historia que Platónrecoge en su diálogoTeeteta (174a sq.): Dansp Kai OuAñv ÓOTDOVOHOÜVTG.dirigiendosu miradahacialas alturas mientras seocupaba delabóveda celeste. No. estoconlleva tambiénel peligrode hablarextensamente [GA 2] sobre la losofíasinparar mientes ensusentido [Sinn]. Una hermosa y divertida sirvienta tracia rió y comentó queélquería 7 Man l-zzrm mi! 1777 rzítírtr avfmgem literalmente: «no puede comenzarse nada con ella».rü Eïéunpoaesv GÚTOÜ KCXl napa nóóag Aaveúvol GÚTÓV. Y así es.No sepuedehacernadacon ella.. no se puedehacernada. 7 sería benecioso caracterizar-la brevemente en su dimensión histórica. «Secuentade Talesque.. del T) 18 . Unopodría decir: utilizar y disfrutar delascosas disponibles. Gpüïrú ng Éuueíxñg Kai xapísoca Gepunalvïg ánoomïawau Aávsratdog Tú uév ev oúpuvdx npoeuuoïïosióévut.tanto como el comienzo mismo dela losofíaoccidental entre losgriegos del sigloVII a.La preguntaseríaradicalmente malcomprendida si quisiésemos demostrar quesepuede hacer algo con ella. Kai üvwBAénovTu. quitarde en mediolascosas queestorban u obstaculizan. todas estas expresiones tienen sentido. realmente no esnecesario decirmássobre la pregunta.C. peroconla pregunta «¿qué esunacosa?» no puedehacerse realmente nada. Dedicaremos la primera sesiónde estaslecciones pero únicamente ésta a una meditación acerca de nuestropropósito[Vorbaben]*.

. delT. ya que. Estadeterminación conceptual de la losofía no es mero entretenimiento. Y una buena sirvienta ha de tener también de qué reírse.» Platón agrega al relato deesta historia la siguiente sentencia: TGÚTÓV 6P: úpKeï oxcïipua en: núvïaq¿Soon ávwmooocpíq ÓIÓVOUOL [GA3] «La misma burla se adecua a cuantos se implican en la losofía. Con«metafísica» no nosreferimos a unadisciplina especial dentro dela losofía.En la losofía no haydisciplinas porqueella mismano esunadisciplina.o no darcon.a diferencia dela lógica o de la ética.La preguntapor la mm contal pasión conocer lascosas del cielo. xegún elgiro habitual y siguiendo laimagen delacaída enelpozo: «notocarfondo». Pordepronto. Este nombre. «metafísica». como aquella pregunta de la que ríen las sirvientas. entonces. queplantea talpregunta.sino que debe incitar a pensar ulteriormente (2/3) [Nacbdeméen].. no llegar a.. ríen las sirvientas.a partirde la caracterización de la pregunta por la cosa.) 19 . La losofíaes elpensamiento conelqueesencialmente nopuede hacerse nada y del cual. peroliteralmente también: m) encontrar.. necesariamente. hemos alcanzado unaindicación indirecta acerca de lo quele espropioala losofía.antetodo. aunqueimprescindible.» La pregunta «¿qué es una cosa?» debemos determinarla. un fundamento.quele permanecía ocultolo queteníaantelasnarices y los pies. Haríamos bienrecordando devezencuando quequizás en nuestrocaminocaigamos en un pozo en el que tardaremos en tocar fondo? Resta decir aún por qué hablamos de las preguntas fundamentales de la metafísica. Y no lo esporque el aprendizaje escolar dentrode determinadas delimitaciones. debería indicar solamente quelaspreguntas aquí tratadas seencuentran enel núcleo y enel centra dela losofía. no es esencial.en losofíacarece de sentido alguno cualquier Katy ¿einen Grand kammen.

Heidegger divisióndel trabajo. queremos resguardar el nombre «metafísica» de todo lo que acarreahistóricamente.Trasesta introducción general podemos ahora caracterizar másprecisamente nuestra pregunta. Por esa razón. Este nombre describe exclusivamente elproceder enelquesecorreespecial peligro de caeren un pozo. ¿Quéesunacosa? 20 .

«Cosa» es utilizadoaquí en un sentidomás amplio del que teníaal comienzode la enumeración.una lanza. lasquequedan fuera de la decisión.Hablamos de las muchas cosas quehayenun pradoveraniego: el pastoy lashierbas.utensilios.ni a algo que sele parezca. son otras consideraciones y resoluciones. también hablamos de aquella cosa de la pared.. 55 . por ejemplo. Sin embargo. y un escultor tiene ensutaller diversas cosas.enel contexto deunatraduccion deHeidegger. no se puede ni ver.no nos referimos a trozos de madera. .se contenta con presentar una traducción literalde los girosalemanes. acabadas e inacabadas.em los de un másesforzado ensa com atada < » exime < 2 yo de fraseolo&#39. Díngse reere a lo mismoque flying: unacuestión judicialy. por ejemplo. La funciónheuristica de estos e&#39. o sea. una pelota.y tampocouna palabra aislada como «casa». esto es.a que. termino «cosa».un tornillo o un cable.en algúnlugar se trama alguna intriga. os alemanes en los uc a arece literalmente el . estaria entodocaso fuera delugar. frases hechas delcastellano enlasquesucede lo mismoy. Distinguimos precisamente la cosa«casa» de la palabraque la nombra.por 3 Heide rer ofrecea continuación eem los de &#39.en el sentidoque tuvo desde el principio nuestra palabra alemana. Y cuando «ante todas lascosas» sedebe tomar unadecisión y sellegaasía unau otra consideración. no se consideraque la frase«hacemal tiempo» sea una cosa. Del mismo modo.) 21 .-EL DISCURSO MULTÍVOCO ACERCA DE LA COSA Pordepronto:¿en quépensamos cuando decimos «una cosa»? Nos referimos aun trozo demadera. En cambio. Un número no se puede tocar.La pregunta por la mm 2. lasdemás cosas. cuando.engeneral. un cuchillo. quelascosas novanbieno quelascosas no marchan como debieran. [GA 4] y lo mismodecimosde un abetoenorme. Tampocolo son cuandocreemos. aunapiedra. Vacilamosa la hora de decir que el número 5 es una cosa. La traduccion apunta. (N. unapintura. un reloj.pero tambiéndecimos del vestíbulo de una estación de tren que es una «cosagigantesca». mariposas y escarabajos. delT. ni oír. en otros. y no (3/4) piedraso similares. enalgunos casos.Tampoco tomamospor una cosauna actitudo una opinión que asumimos o desechamos en cualquier ocasión. síquedecimos «hay enjuego cosas extrañas»? En este caso. Así. un asuntoo cuestión.

Y.como«aparición» [Erxcbez&#39. La cosaen sentidoampliomientaaquelasunto. Según esteuso. tomando la palabra de la manera en que Kant la entiende. distinguíéndola dela «cosa para nosotros». Finalmente.. Una cosa en sí es. visible.lo presente [dm Var/yandenefk. necesita su tiempo. que se fue congurandodurantelargo tiempoy que erahabitualsobretodo en la losofía duranteel sigloXVIII. y eso. es decir. según el usolingüísticorestringido. los sucesos.además. pero no todacosaen síestambiénunacosaparanosotros. inclusolo que no es un trozo de maderao una piedra. deseos y actividades están en orden. esdecir. perono podemos tener experiencia de Dios como tenemos experiencia de estatiza. aquelloqueno es simplemente nada. Toda cosa para nosotros es. las plantasy los animales. Kant habladela «cosa en sí».En el signicadorexíringído la cosa signica lo aprehensible. Es evidente que entendemosla palabra «cosa» en un sentido restringido y enotro amplio.a diferencia de las piedras.nztng]*. se da un uso aún másamplio de la palabra. en el sentidode la teologíacristiana. en tanto que cosa.Todo. cae a una determinada velocidad».En estesentido. 22 . Una cosaen síes aquella que. Cuando Kant denominaa Dios una cosano quieredecir que Dios seauna gigantesca gura gaseiforme quehaga delassuyas mientras semantiene oculto. a alguien le vanbienlascosas cuando susasuntos. Dios. las cosas que acontecen en el mundo. sobrela que expresamos y constatamos sentencias como por ejemplo: «al soltar la tiza. «cosa» quieredecirsolamente «algo». es aprehendida absolutamenteen el conocimiento absoluto de Dios.por ejemplo. también una cosa en sí. por ejemplo.Con la palabra y el concepto «Dios» pensamos algo. es inaccesible paranosotroslos humanos mediante la experiencia.sino una tareao una empresa.etc.Heidegger ejemplo.los acontecimientos. montadode tal o cualmanera. cuando sedejan claras lascosas o cuando diceel proverbio [GA s] que «cada cosaa su tiempo».

decisiones.cada una deestas cosas (piedra. el ámbito y la dirección de nuestropreguntar tambiénhande variar..LA prvgmztapar la cam Dios esuna cosaen tanto queesen general algo.. porquelo que debeestablecerse con la pregunta. tambiénel númeroesunacosa. el «y». «¿Dónde estáel perro?» no puedobuscar «elperro»si no sési sctratadel perrodelVecino o de mi propio perro.-Cosaenel sentido de lo presente [darVar/Jandenefl: piedra. tenazas.un X..lagarto. opiniones. trozo de madera.. perotambién planes. la valentía).Correspondientemente. un pedazo de pan. lo histórico.Todo estoy además aquello queesalgoy no nada. deliberaciones. 2. arbusto.la «cosa». reloj. avispa. la felicidad. 3. reloj. Según esto. haya.manzana. Asimismoes«algo» la notación> <. y la delidad. uctúa en su signicado..... Nuestrousolingüístico actualesmáspróximoa comprender la palabra cosaen el primersentido(restringido). en el sentidoamplioo en el sentido aún más amplio?Mantendremos los diferentessentidosseparados.las cosasinanimadas. rosa)sonsiempre algo.rosa.¿Quéesuna cosa?.perono todo algoessiempre unacosa(elnúmero5..» Hagamos de nuevonuestra pregunta: «¿qué esunacosa?» De inmediatose hacepatenteque la preguntano estábien planteada. el «obien. y la creencia esunacosa. En qué límites jemos estos signicados de la palabra cosa siempreseráalgo arbitrario. En nuestra pregunta «¿quéCSuna C0321?» HOS ITIKIIÍCHETÏIOS 23 . pero tambiénlas cosasvivientes. auncuando la especie de la delimitación quede indeterminada: 1.abeto.. acciones.para que en generalpueda [GA 6] (4/5) plantearse la pregunta de manera adecuada. ¿enquésentidosehablaaquíde cosa?.-Cosa enelsentido anterior. una manzana. 0 bien. Así.y precisamente esoquela pregunta debeestablecer necesitaestarsucientemente determinado. ¿enel sentidorestringido.

inclusocuando se comprende éstaen sentidoamplio.y aunen el sentidomásamplio. sinoporquela pregunta por la cosa.Ella sostiene queuno debería prestarmásatención en primer lugara éste. [GA 7] habremosaprendidoalgo acerca de las bromasde la sirvienta.Heidegger en elprimersignicado. Si reconocemosesto. 24 . Si preguntamos «¿qué esunacosa?» nos referimos en estemomento a las cosasde nuestro entorno. y no sólo para mantenernos más cercade este usolingüístico.se dirigeenla mayoría deloscasos a este ámbito restringido y surge en primer lugarde él. nuestro entorno.

un guijarro. unapiedracaliza o unapiedraarenisca. No queremos saber cómo sonen cadacasolos musgos. queremos saber. los helechos. los arbustos y los árboles y cómosediferencian. los herrerosy los relojerospara instruirnos con conocimiento de causaacercade qué seaun zapato.La pregunta por ¡a mm g 3.. esnecesario aclarar quéeslo quenosotros. qué seauna ranay un halcónnos lo reere la Zoología.másbien. cuandono lo están. es decir. a diferencia de lasciencias.Pero. sino. lashierbas.estamos remitidosa instancias que disponen de unamejor respuesta o. Con nuestra pregunta «¿qué es una cosa?»no queremos aparentemente saber quéesun granito.en tanto que pretendemos dilucidarestapregunta y esto. y lo mismonosocurrecon los 25 .a su Vez. y lo que seauna rosay un arbustonos lo enseña de manera competente la botánica.además. de experiencias y modosde procederparadar con una pronta respuesta. cuandomenos. Puestodasellas estándeterminadas ya desde hacetiempo y. (5/6) Sehaceevidente que siempre llegamos demasiado tardecon nuestra pregunta y que. una herradura o un reloj. Lo que seauna piedranos lo dicen del mejor modo y másrápidamente la mineralogía y la química.quéesla piedraentantoquecosa. y nadie mejor que los zapateros. en relación con lascosas quenos sonmáscercanas.EL CARÁCTERDISTINTIVO DE LA PREGUNTA POR LA COSEIDAD FRENTE A LOS MÉTODOS CIENTÍFICOS Y TÉCNICOS Tan pronto cornonos ponemos en caminoparadeterminar estas cosas nos topamoscon una ciertaperplejidad. sinosaber quésonlasplantas en tantoquecosas.que con ella no puedehacerse nada. Esto es sólo otra muestra de lo que ya dijimos acercade la pregunta «¿quées una cosa?». hay paraello modosasegurados de proceder(lasciencias) y de producir en los cuales esopodríasuceder.

no puedesera suvez una cosa. (6/ 7) De hecho. Preguntamos por lo aprehensible a nuestroalrededor y nos alejamos asídelascosas máscercanas. Con la pregunta «¿quées una cosa?» preguntamos por lo incondicionado. La coseidad debe ser algo in-condicionado.de lo articial y sóloqueremos saber: «¿qué esunacosa?» Con ello. los útiles y las herramientas particulares. lo viviente. entonces nosexponemos alasrisas delassirvientas.esdecir algo condicionado.quéesun reloj a diferencia deunallave.sino saber qué son estosútilesy herramientas en tanto que cosas. Preguntamos por la cosay pasamos asípor alto los datosy las oportunidades que. Cuando no nos atenemos a esto.sin más. No preguntamos por una cosade algúntipo determinado.Quisiéramos 26 . Pasamos por alto inclusoestosámbitosde lo inanimado.quien selimitó a levantar la Vistahacia las estrellas. La coseidad [Díngbeííjñ aquelloquecondiciona [be-díngt a la cosacomo tal. muchísimo másinclusodelo quelo hizo Tales.Heidegger [GA s] animales. Inclusosi admitimos quetal pregunta puederealizarse de estamanera.buscamos lo quehacea unacosaen tanto que cosa y no en tanto que piedra o madera. los animalesy los tipos de animalesparticulares. Únicamente sedecide enloslaboratorios de investigación cientíca y en los talleres.las plantas y los tipos de plantas particulares. Tampocoqueremos saber quésonunastenazas a diferencia de un martillo. Lo quesean las cosas no puede pensarse sentado frentea un escritorio. No obstante.evidente. parece claroqueaúnhabría de cumplirsecon una exigencia: que paradar con que seanlas cosas nosatengamos a los hechos y a suobservación exacta. asíparece. qué quieradecirestono es.lo que condiciona una cosa. Pasamos por alto con nuestra pregunta «¿qué es una cosa?» no sólo laspiedras particulares y los particulares tipos de piedras. según un juicio común. nos ofrecen la información adecuadasobre todas estas cosas. sino por la coseidad de la cosa. ni prescribirse condiscursos generales.

Ya conocernos esta decisión. Es la decisión acercade si queremos saber aquello conlo queen el sentido deaquel giro.ni contra la utilidad y la necesidad de la ciencia. historiadores.a pesar detodaciencia y de todahabilidad artesanal.Queremos saberlo que aquellos no sólo no pretenden saber.qué es la briznade hierbaque crecea su lado. Perosí. planteamos la pregunta.en realidad.sino que quizás.IA pregunta por la rosa ir por encima deéstay cada cosa. No obstante. Aquello de lo cual ellos creen que quieren conocer.cuando. plantearnos estapregunta parasaberqué es una piedra. sin embargo. juristas o especialistas.qué es el lagartoque se exponeal sol sobreella. Esto suena a arrogancia.todo quedatal como estaba. ni los botánicos. ni siquiera pueden saber. en mejores docentes. médicos y jueces o 27 .a saber: continuar el progreso de lasciencias o satisfacer el deseo de descubrimientos o mostrar la utilidad técnicade las cosaso ganarsesu salario. allí donde no puedehaberya cosas queproporcionen fundamento y suelo. tampocose dirige nuestraduda acerca del querersabery el poder saberde la ciencia contra personasconcretas.no puede hacerse nada. Si. No sólo Juena a arrogancia. lo es. Esto es [GA9] precisamente lo quequeremos saber. lo que no quiere decir que la hayamos asumido por completo.qué es el cuchilloque quizás sostenemosen la mano mientras yacemos sobre el prado. aquí no habla la arrogancia de una persona particular. no nos convertiremos por ello de la noche a la mañanaen mejores botánicos. hasta lo incondicionado. Podremos aprobarexámenes sin plantearnos esa pregunta. y quizás incluso de mejor manera.quizás. Y. quierenalgo fundamentalmente distinto. ni los zoólogos. La pretensión de saber propiade nuestra pregunta esun tipo de arrogancia que se encuentra siempre en toda decisión esencial. Si renunciamosa esteconocimiento y no planteamosla pregunta. zoólogos. ni los cuchilleros. lo quequizás no quieran saber ni los mineralogistas. por otro lado.

pero tambiéncompletamente distinto de 1o que se denominauna «cosmovisión».tampocoentonces esdecir.Parece como si estapreguntapretendiese ser un sabermejor que el de las ciencias. en las cuales no tomar la decisión y hacerlaeludible seconvierte en la decisión más esencial.o puedeobviarse y sustituirse por otro? No obstante. «Mejor» signica siempre unadiferencia de gradoen uno y el mismo ámbito.en esas profesionespodremos hacernadacon la pregunta. Estadecisión dice:¿es la ciencia el patrónde todo saber o es queacaso hayuntipodesaber enelquesedetermine enprimer lugar el fundamentoy las fronterasde la cienciay.sino en tanto que son creadas las situaciones y se toman las posiciones en las que esta decisión se vuelve inevitable. Lo característico de tales decisiones es que sólo pueden serpreparadas en un preguntarcon el cual. En vez de eso queremos contribuir a la elaboración de una decisión. con ello.segúnla opinión de las sirvientas y el juicio común. con nuestrapreguntanos movemosfueradel ámbitode lasciencias. las decisiones no se forjan con sólo hablarde ellas. [GA 10} Can nuertmpreguntam)pretendemos ni rurtítuír a las riendasm" mejorar/as. 28 .Sin embargo. el saber al queaspiranuestra pregunta no esni mejorni peor sinocompletamente diferente. su verdadera efectividad?¿Es necesarioeste saber auténtico para un pueblo histórico.no puedehacerse nada.Heidegger (7/3) dicho demanera más precavidaencualquier caso. otro tipo de médicos y jueces. enotro tipo de docentes. si bien. Diferentedela ciencia.

Antes de seguirel caminode nuestropreguntar es necesario interpolar una observación sobre nuestra experiencia cotidiana. nuestra experiencia y opinióncotidianas se muevenenesadirección.que se pregunta.y a pesarde que la preguntaparecíaestaren orden.particulares? En cualquier caso. ¿A qué atiende esto?¿Somosnosotros los que damos en primer lugar y por reglageneralcon lo particulary sólo entonces como pareceentresacamos y extraemos (abstraemos) lo general aquí: la coseidad de lo particular?¿O acasoel que siemprenos encontramos solamente con cosasparticulares atiende a las cosasmismas?Y.La pregunta por la mu: g 4. Cuando nos encaminamos a establecer esta coseidad de [GA11] la cosa. Aquellopor lo quees preguntada e interrogada la cosa. ¿«Dónde» podemos aprehender puesla cosa? Además. sinoqueencontramos siempre cosas particulares. lo que la determina en tanto que cosa. Al menosha quedadoresueltoa grandesrasgoslo siguiente: 1.. si tiene que ver (8/9) con las cosas mismas..es la coseidad.una razón sostenible paradudarde nuestraexperiencia cotidiana. nos encontramosde nuevo desorientados.Lo puestoen cuestiónes la «cosa»en el signicado restringido. ¿elpresentársenos asíesun caprichofundado de cualquier modo.LA EXPERIENCIA COTIDIANA CIENTÍFICA LA PREGUNTA Y LA EXPERIENCIA DE LA COSA: POR su VERDAD En estemomento pareceque la pregunta «¿qué es una cosa?» estáen orden.aquellopor lo que es preguntado en relacióncon lo puestoen cuestión..en sí. Sin embargo. en primer lugar ni en último lugar. . 2. No hay. según el cua] éramos remitidos a lo presente[dar Ï/orbandeneï. «la cosa» no la encontrarnos en ningún sitio. o sólo casual? ¿O quizás se nos confrontan como particulares porqueellasmismas son. éstas y aquéllas.

el mismo al que espera el pastor a la mañana siguiente.no estemos haciendo másqueintercambiar imágenes subjetivas de lascosas. y queno llegamos en ningúncasoa las cosas mismas. por no mencionar que estamoslejos de dominarlas. Porotro lado. y quelo quenos representamosy mentamos sólo son imágenessubjetivasque llevamos con nosotrosen nuestrointerior.en tanto quehombres individuales.simplemente con decir «nosotros» en Vezde «yo» y con plantearnos el asunto en relación con la comunidad en vez de con el individuoya que. incluso una verdad destacada. A suvez.así. su fundamento debeponerse. Precisamente si estaexperiencia cotidianaconlleva unaverdady. como tampoco basta armar de un modo aparentementemás crítico y prudente que. en caso de ser falsa. un discobrillantede como muchoentremediometroy un metro.es decir. Un ejemplo común: el sol se pone tras unas montañas. este es el sol verdadero. éstadebe fundamentarse. sujetos y yoesindividuales.lo quevemoses 30 .no queremos olvidarquedeningúnmodobasta con remitirsea la Verdad y a la seguridad de la experiencia cotidiana. lo queel sol esparael pastorqueregresa (9/10) a casa por el prado con su rebaño ahora.siempre queda la posibilidadde que nosotros unoscon otros.Ahora estono necesita serdescrito.Lo hacen desde hace muchotiempo. reconocerse y asumirse comotal.Heidegger ï no bastaarmar que lo que nos muestra la experiencia cotidianade las cosassealo verdadero. somos. en verdad. Pero el sol efectivo[wirklír/J]* sehapuesto yahace unosminutos.y lo hacenhoyparanosotrosen unaamplitudy deunamanera queapenas concebimos. Dejamos por ahora en suspensión estas diferentes concepcionesde nuestra relación con las cosasy de la verdad de esta relación. estaconcepción no sesuperaría. Esto es aun más necesariocuando se hace patente que las cosascotidianas todaviamuestran otro rostro. más aún. lo cualno esmásVerdadero sólo porquesean intercambiadas [GA 121 en comunidad.

etc.La prqguntapor la tasa sólo unaapariencia causada por determinados procesos de radiación. sino que está inserto en sistemas mayores que hoy conocemos como la vía láctea y nebulosasque son de una magnitud frente a la cual la extensión del sistema solar debe ser denominada minúscula. que no"pueden ni necesitan plantear siquiera la pregunta para ser inmediatamente aquello que son. que da su luz. tampoco es el centro último del universo.nuestraTierra.los pocos milenios de historia humana no signican ni un segundopara la Tierra.el sol en general no se pone. Pero también esta apariencia 1o es sólo porque «efectivamente»[in Wírk/ic/JkeítF decimos. el físico y astrónomo Eddington dice acerca de su mesa:todas las cosasde esetipo. La mesa número 2 es la «mesa cientíca». Y este sol.qué signica ser-cosa [Díng-Jeín] y cómo se determina la verdad de una cosa. una mesa. Esta mesa cientíca. no se mueve al rededorde la Tierra. Y el sol. sin embargo. sino que. en vez de eso. la mesa que determina el cientíco en su coseidad [Díngbeíljï no consiste según la física atómica contemporánea en madera. en «espacios de tiempo» comparados con los cuales. a su vez. debe acercarse cadavez más al sol y. si esasí. Sobre esta cuestión no pueden ofreceruna respuesta ni el pastor ni el astrofísico. i Otro ejemplo. es decir. Esto.esla Tierra la quegira en torno al sol.sealejacada vez más de él.al contrario. tienen un doble. seconsumemás y más. ¿por qué? ¿Cómo puede decidirse? Evidentemente es necesariosaberquéesunacosa. sino en mayormedida de espacio vacio. ¿Cuáles el sol efectivo?¿Qué cosaes la verdadera el sol del [GA13] pastoro el soldelastrofísico? ¿Oacaso está malformulada lapregunta? Y. para mantenerel mismo calor. que sale y se vuelve a poner a diario. La mesa número 1 es la mesa conocida desde lanfancia.en estevacíoestán esparcidas aquí y allá cargaseléctricasque se mueven a gran velocidad de un lado a 31 .una silla. lo que arrastra una catástrofe.

entonces. ¿Está el hombrearrojadocasualmente a este universo sólo para ser lanzado igualmente fuera de él? ¿O se trata de otra cosa?Debemospreguntar.inclusomásde lo que él se imagina. de armar quelo que seproponesobrela mesa cientíca número2 y las nebulosas y el sol queseconsume. Ahora bien. y no opiniones. que pudieran sosteneralgunosinvestigadores «alejados de la vida». son sólo pareceres y teoríasde la física. ¿Qué es una cosaparaque con ella suceda algo semejante? ¿Desde dónde debemos decidir el ser-cosa[Díngseín] de las cosas?Tomamos como punto de partidala experiencia cotidianacon la precaución de que también su verdad exige una fundamentación.¿Y se quiere tener.paraacceder asía unadistancia enla que podercalibrarquéeslo quenossucede comohombres.En estepunto no podemos salvar los problemas tomando el socorrido camino. Y esto sucedesólo al plantearpreguntas que no sean arbitrarias. Estasson efectividades. Nosotroselegimos la pregunta «¿que esunacosa?» Ahora.Más bien.Heidegger otro.al hombre. las aeronaves.la técnicaal completoque ha transformado el mundoy. Nadielo sabehoy. la número 1 o la número 2?¿Oacaso sonambas verdaderas? ¿Enquésentidode verdad? ¿Qué verdad media entre ambas? Debe haber entonces una tercera en relación con la cual la mesa número 1 y número 2 son verdaderasa su manera y representan modicaciones de la verdad. sehavueltomanifiesto quelascosas estánendiversas verdades. con ello. 32 .Ya que a estohabríaque replicarque sobreestafísicaseasienta nuestras gigantescas centrales energéticas. la radio y la televisión. (10/11) [GA 14] utilizadoa menudo. a la cienciaaún «máscercade la vida»?Creo que estáya tan cercaque nos aplasta. necesitamosuna correcta lejanía con respecto a la vida.Desde hace tiempo hace falta incluso algo aún más primario: debemosaprender de nuevo a preguntar. o aunquesólo seaparasaberpor qué y en quémedida no lo sabemos.Por esodebemos preguntarnos y volver a preguntarnos parasaberlo. ¿cuáles la mesade verdad.

y las cosasparticulares son además en cada casoéstas. másprecisamente. delascosas comoencada caso éstas. (11/12) por ejemplo. sepuededecirquela piedraes una. ESPACIO Y TIEMPO COMO DETERMINACIONES COSA. ¿Es Válida sin más la sentencia:«cadacosa es en cada caso éstay no otra»?Hay cosasque no podemosdistinguir de otras o. Pues un [GA15] botánico. Sinembargo. cada plantano esmásque un ejemplar. Con esta observación retomamos tras el inciso anterior. Estoquiere decirenprimer lugar quela piedray el lagartoy la briznade hierbay el cuchillosonencada casoparasí. e igualmente sucede con la brizna dehierba y conel cuchillo. Unadeterminación queobvianlasciencias. ensuinvestigación sobre lasplantas labiadas. el lagarto no es el lagartoengeneral. sino sólo cosas particulares. Además.. sinojustamente éste. no nos dirigimosexclusivamente según la enumeración de las cosas particulares.la senda de nuestra pregunta. Lascosas sonparticulares.esto seda igualmenteen el casode los animales.independientes. es obviadopor el cientíco. y lo único queconseguiríamos por esecamino eshacer continuamente constataciones sinimportancia.Aquí podríadecirseque el hechode que no 33 . noseocupa en ningúncaso delasplantas comoestas plantas concretas.El «encadacasoesto» quecaracteriza a cadacosa.Lapregutapor la mm Q 5. precisamente ésta. completamente determinada.dado lo innumerablede las cosas particulares. delasinnumerables ranas y salamandras quesesacrican en un instituto. sinoqueatendemos a la determinación general de cada unadeellasdeserun «encada caso esto»: la estoidad [fer/íey/Jeít si senospermite talexpresión. lascuales llegan en suavidez dehechos segúnsecree-máscerca delascosas.PARTICULARIDAD Y ESTOIDAD. Todacosaesen cadacasoéstay no otra. DE LA En la experiencia cotidiananos encontramos siemprecon cosas particulares. deotrascosas ¿gata/eg comopor ejemplodoscubos o dos agujas de abeto. De pronto encontramos algoquepertenece a la cosaen tanto quecosa.¿Debemos sin embargo considerar lascosas desdeestaperspectiva? Nunca terminaríamos. No hayunacosa engeneral.

[GA 16] Aquelcarácter fundamental dela cosa. entendemos habitualmente un determinadolapso de tiempo y decimos:en un espacio de tiempode cienaños.así. ¿cómo y por quéestánel espacio y el tiempoentrelazados? ¿Están en general entrelazados.y si pueden estaren un mismolugares sólo porque lo estánen diferentesmomentos. En la medidaen que cadacosatienesu lugar y momento y suduración temporal. aquella determinación esencial de la coseidad de la cosa de ser un «en cada caso esto».al cabo. cosas que son en cadacaso ésta. nopuede haber doscosas iguales. viene exigido también porelgiro «espacio detiempo» enelhabla corriente queHeidegger reereenel texto. Lo que. (N. Junto a esteusocomún. se sostienesobre la esenciadel espacioy del tiempo.delT. el términoantepuesto (Zeit)debeserpospuesto en el sintagma En este puntoha sidopreciso forzarenla traducción la redacción del propioHeidegger..) en lacomposición delapalabra alemana Zeittaum. estoes.. Larespectividad [Ïeu/eí/zgkeít] deloslugares y sumultiplicidad sefunda enel espacio y la respectividad delos momentos sefundaenel tiempo. «¿quées el tiempo?»Estamos acostumbrados a nombrar las dos preguntas conjuntamente.deun tercero. Pero.. además. lo que. Conesta denominación.Paraasentar estepreguntar con un título.que no es ni espacio ni tiempo por ser másoriginarioque ambos? Nos ocuparán estas preguntas y similares. unidos y entremezclados externamente o están unidosdemanera originaria? ¿Surgen deunaraízcomún.diferentes. yaqueel lósofohace depender aquella indicación delpapel destacado deltiempo precisamente delaanterioridad «espacio detiempo». no nos contentamos con que hayaespacioy tiempo (12/13) y que seancolocados el uno al lado del otro con un indiferente«y» espacioy tiempo como perrosy gatos. Aquí se dirige la auténtica preguntaal «y». sigue siendo cada unadeellas en cadacasoestacosa.queesmuy instructivo para el pensarulterior. espacio detiempo. si suponemos quedoscosas particulares sonabsolutamente iguales.Que sehablede «espacio de tiempo»y no de «tiempode espacio» quiereindicar que enesta pregunta el tiempo juega un papel destacado. Pero.) 34 . Al traducirZeitraumal castellano. Lugar y momentohacen tambiénde cosas absolutamente iguales. estoes. o másprecisamente de un primero. Nuestra pregunta«¿quées una cosa?» incluye en sí las preguntas«¿quées el espacio)».ya que cadauna de las agujas de abetoestá en un lugardistinto. lo denominaremos la pregunta del espacio de tiempo [Zeítmum]*.es decir. por su deltiempo (Dali wirdabei dieZeitzuerst nennen.hacemos referencia propiamente sólo a algotemporal. damosal sintagma «espacio de tiempo»un sentidoen la direcciónen que señala la unidadinternade tiempo y espacio.Heidegger podamos distinguirdos cosas exactamente iguales no demuestra que. no sean diferentes.

esto es. la puerta está cerrada. según aquel/o que supuestamente conviene a todasy ¡ada una de las cosas como tales.Así. Sin embargo. que el espacio se derive del tiempo. Ser particulares es evidentementeun rasgogeneraly constantede las cosas. etc. unapizarra.La przgunta por la mm parte. Espacio y tiempo son un marco. no quiere decir.seaen ese momento ésta. un sistemade coordenadas. La pregunta«¿qué esuna cosa?» incluye en sí la pregunta:¿qué es el espaciode tiempo? La enigmáticaunidad de espacioy tiempo en la que se determina. Pero éstas son sólo determinaciones que se le adjudican y se añaden a la cosa desde fuera. nos percatamosde que las cosasson siempre cosasparticulares: mm puerta. Vemosquetras estadicultad seescondeuna pregunta fundamental:¿sonel espacioy el tiempo sólo un marco para lascosas. De este modo. es decir. están en [GA17] el espacioy en el tiempo.Puede ser que cualquier cosa. esta madera es dura. un ámbito de ordenación con ayudadel cual podemos jar y establecerel lugar y el momento de las cosasparticulares. inconfundible en relación con cualquier otra. suele decirse. que aplicamos como recurso para llegar a datos sucientemente precisos sobre las cosas? ¿O acasoson el espacioy el tiempo algo distinto? ¿No es la relación de la cosacon ellos externa a las cosas? Descartes) Miramos en torno segúnla maneraacostumbraday cotidiana en el ámbito de aquello que nos rodea. Queremos contemplar las cosas según su coreídad. Pero tales constatacionesno nos llevan a nuestra meta. como parece. La pregunta por la esencia del espacio y el tiempo no la evitaremos por dudar de la caracterización dada de la coseidad de la cosa. ¿son espacio y tiempo en general determinaciones de la cosa misma? Las cosas.aquel carácter fundamental de la cosa de ser sólo en cada caso ésta. o que seaen generalalgo de segundorango frente al tiempo. podemos asegurar que esta tiza es blanca. en cada caso diferente.Si prestamosaún más atención vemos incluso que estos particulares son en cada caso estos: esta (13/14) 35 . unatiza. Dijimos que el lugar y el momento hacen incluso de las cosasabsolutamenteiguales un en cada caso esto. cuandoes determinada en vista de su lugar y su tiempo. en ningún caso. con ello no se ha dicho aún nada sobre la cosamismay aquello quela haceencadacasoesto. No obstante.

dónde y cuándo-. En primer lugar tenemos la impresión de que el espacio y el tiempo son algo «exterior» a las cosas. al cabo. La tiza misma consiste interiormente en espacio. ¿Están las cosas de modo necesario en una tal relación espacio-temporal? ¿Y cuál es el fundamento de esta necesidad?¿El fundamento está en las cosas mismas? Si éste fuera el caso.cada cosa tiene siempre su posición espacio-temporal y que. está en relación con el espacio y el tiempo. Decimos que lo adopta. esta relación de la cosa con el espacio y el tiempo no puede ser arbitraria. Consiguientemente.la porción de espacio que asume está delimitada por su supercie. el espaciode estaaula. Únicamente esteespacio estáocupado. sólo al marco en el que se insertan las cosasy a cómo se sitúan exactamenteahí es decir. el ser en cada caso esto. que lo toma en sí [ein-nehmen].Buscamos comprender más precisamenteen qué consiste este carácter fundamental de la cosa. estatiza. Podría señalarseque ta_l como nosotros las conocemos. ¿Supercie? ¿Un plano superior? El propio trozo de tiza es extenso. si es que nos está permitido hablar de «yacer»a falta de mejor expresión. sino también sobre él. toma un espacio. estos ahora y aquí. no sólo a su alrededor.lo encierra con su supercie en sí como su interioridad. decimos.Este trozo de tiza. Así. el espacioo mejor.¿O acaso nos engaña esta primera impresión? Observemos más detenidamente. sobre el ser-cosa[Díngseín]. Este trozo de tiza. Ha resultado que la mencionada característica de las cosas. colmado. e incluso en su interior. el espacio no es para la tiza meramente . Los datos acercade la posición espacialy temporal se reeren. Mediante su respectiva posición espacialy temporal. y noaquellosdel aula 6 y tampoco los del semestrepasado. tenemos ya una respuesta a nuestra pregunta «¿quées una cosa?»Una cosa es siempre un «en cada caso esto». en cada caso éstas. cadacosaessiempreinconfundiblemente éstay no otra. por eso.Heidegger [GA 18] puerta. surgió la duda de que semejanterelación con la posición espacialy temporal concreta expresaraalgo acercade la cosa misma. entonces la mencionada característicadebería decirnos algo sobre las cosasmismas. No obstante.yaceen torno a esta tiza. hay espacio.

A partir de los resultadosde la física atómica contemporánea-desde que Niels Bohr presentó su modelo atómico en 1913. pero no con el que (esencia). Peroaquí no se trata de si son mayores o menores. Sin embargo. Rompemos la tiza.Bajo unalupao con un microscopio podemos seguirdescomponiendo los pequeños granosde tiza. Nuestra pregunta era qué aspecto tiene el interior de un cuerpo extenso. ¿Estamos ya en su interior?Más bien seguimos como antes en el exterior. más allá de un ámbito espacialen el que algo material se mueve de un lugar a otro o sedetieneen algún lugar.004 mm).qué sucede«allí»con el espacio. pero tampocoson fundamentalmente distintas. pero esocarece igualmente de importancia. nada ha cambiado.seha cerradode nuevoy así podemos continuarhasta quela tizaquedereducida a algoparecido a un puñadode harina. si seguimosel camino de la química y la física.más exactamente. paraaprehender su interior. Los trozos de tiza (14/15) son algo máspequeños. es decir. nuestra tiza ha pasado a ser un montoncito de 37 . Podríamos ir más allá de ésta hasta la estructura atómica de las moléculas.Y lo que resultaes que eseinterior es siempre un exterior para los corpúsculos que se tornan cadavez más y más pequeños. con estaparticiónno sellegafundamentalmente a nadaqueno sea lo que habíaya al principio. ¿qué signica aquí interno? Observemos. Pero. Nuestra intención es mantenernos eles al planteamiento de nuestra pregunta y quedarnos asíen el ámbito máscercanode las cosasque estána nuestro alrededor. lo que toma un espacio. essólo unadiferencia en relacióncon el cuánto. como sueledenominarse. Tras la partición mecánica.La prqguntapor la mm un marco externo. En cualquiercaso. No podemos sabercon certezaen qué punto puedeterminarprácticamente esta partición «mecánica». podríamos seguir con una descomposición química molecular.La supercie por la que la tiza fue rota no es tan lisa como / [GA 19] las otrassupercies. Lo que ocupa un lugar. En el momentoen el que quisiéramos abrir la tiza.debe ser igualmente extenso.mediante su particióny rotura. Entretanto. si el trozo de tiza tiene 4 cm de largo o sólo 4 u (0.las relaciones entre la materia y el espacio quizás no son tan sencillas. éste no nos lleva más allá de un ámbito mecánico.

ya no es nuestra tiza.Esteemplazamiento [Einrzïumung de espacio quieredecir precisamente que el espacio le es algo exterior. Incluso cuando suponemosque nada ha desaparecido de la masamaterialy que éstapermanece reunida. Pero.Ni siquiera seha tenido aún en cuenta lo que tiene que ver con el espacio característico de cosas como estatiza. Tal vez no escudriñamos con la suciente insistencia. Pero esto no es tan preocupante.sin embargo. ¿dóndeVaa poder encontrarseun exterior y un interior si no esen el espacio? Tal vez esel espacio la posibilidad de quesedé en generalun interior y un exterior. No somosdela opinión de quecon lo dicho seha decidido ya la pregunta por la relación entre la cosay el espacio.ya no podemos escribircon ella en la pizarradel modo acostumbrado. el quea ellamismale pertenecía.de útiles de escritura y engeneral de útiles. a la cosasele concede en cadacasoun lugar.Lo que ocupael espacio establece siempre una delimitación entrelo exterior y lo interior. aún algo indeterminado. de aquelloque la tiza mismaes?La tiza sólo ocupaun espacio. lo quedenominamos «posibilidad» es. La proposición: «el espacio es la posibilidad de lo exteriory lo interior»puedeque seaverdadera.lo que rodeaaquelloen lo que consiste la tiza.La superciede la roturay los trozosquele corresponden están ahoraen el exterior. esto es.Heidegger [GA 20] polvo. Rompamos otra vez la superciede la tiza.lo quedenominamos el espacio del útil [Zeugraumh Nos bastócon dirigir nuestrameditación a la cuestiónde si el espacio y el tiempo son «externos» a las cosas o no.pero precisamente el segmento de supercieque (15/16) antes era interior a la tiza Vuelve a ser aquello a partir de lo cual se ordenanlos granosde tiza y es paraestetrozo de tiza siemprealgo externo. Lo preocupante es que no podemos encontrarel espacio quebuscábamos en el interior de la tiza. ¿Dónde empieza en general el interior de la tiza y dónde termina su exterior? ¿O es acasoel espacio sólo el continente. Lo que ahora 38 . Lo interior es sólo un exterior que ha quedadoatrás. estoes. «Posibilidad» puedequererdecirmuchas cosas. pero él mismo no es ni un interior ni un exterior. (Tomado en sentido estricto no hay en el espacioni un interior ni un exterior. o sea. quizásla preguntaaún no estásiquiera sucientemente bien planteada.

No puedediscutirseque las cosascambianen el transcurso del tiempo. sino que también se haría [GA22] 39 . El tiempo pasapor encimade las cosascomo el torrente sobrelos guijarros. en general.Conocemos algunas de éstas: los relojes. estereloj no da el (16/17) tiempo de forma inmediata.pero no vemos el tiempo. Si nos dirigimos allí y preguntamos a esagente dónde tienen el tiempo tendremos tan poca idea como al principio. En relación con el tiempo ni siquieraesválida estaposibilidad. Pero el transcurso del tiempo no afectaa las cosas. no es un mero modo de hablar el decir que jamos el tiempo con el reloj. El que ahorapaseel tiempo entrelas 5:15y las 6 no afectaparanadaa la tiza. Más externo a las cosassi cabees el tiempo.ahoralos momentosen los que estáaquíy ahora en los que está allí. Esta tiza también tienesustiempos. Las mal afamadas«fauces» del tiempo. ya que el paso del agua al menos muevelas piedras. ¿havisto alguien alguna vez el tÍempOP.visto desde la perspectiva de la cosa corporal y suspartículas. En la pregunta por el espacio aún pareció que. ¿dónde está el tiempo? Vemos la supercie con las cifras y las agujasque se mueven.Ellos muestran el tiempo. segúnse dice. quizás ni siquiera de ese modo.hace chocar a unascontra otras y las desgasta. desdealgunaperspectiva. «roen» las cosas. entonces podría parecer que el tiempo no tiene que ver en generalcon las cosasmismas. es.éstepodía encontrarseen la cosamisma. Podríamosabrir el reloj y observar en su interior. Si el tiempo no puede encontrarsesiquiera en las cosasque muestran el tiempo.Y aun así decimos que «con»el tiempo y «en el transcurso»del tiempo las cosas se transforman. Si quisiéramosnegarlo. Pero. estápuestoen hora segúnlos datosdel observatorio naval de Hamburgo.afectar a las cosas de algún modo? Quizás sólo puede constatarse el tiempo de las cosasen algunas cosas muy destacadas. ¿lo ha visto alguienalgunavez corroer o. ¿Dónde está ahí el tiempo? Además. Si contemplamos estereloj.¿adónde iríamos a parar?No sólo la ordenación de la vida cotidiana se desmoronaría.algo externo. Por otro lado.La prgguntapor la mm se muestra es que también el espacioque parecieraexactamenteestar [GA21] precisamente en el interior dela cosa.

la pera Dei. el principio de la mismidadde las cosas indistinguibles. dondeestadenominación se comprende al modo cristiano-teológica Si hubiera en algún momento dos cosas iguales.e.pero útiles para señalar en cada caso la posición espaciotemporal de las cosas. porque en general no puede haber dos cosas iguales. La fundamentación que ofrece Leibniz es tan esencial para el principio como para toda su posición filosófica fundamental.indiferentes frente a ellas. sin embargo. cada cosa deja de ser necesariamente un «en cadacasoesto»inconfundible. hay al menos en razón de su posibilidad-muchas cosas iguales. Este principio se asienta sobre determinados principios y representaciones fundamentales del enteengeneral y suser.y simplementehabría repetido algo eterno. Es el príncípíum ídmtítatz: índíJcerníbí/íum.explícitos 5La rincipaldicultad de la traducción enalgunos casos estriba en la im osibilidad de hallaren la traducciónde «principio»se p anteaespecialmente problemática.seruna cosa. estoes. también puede aparecer terminológicamente como traducción e . La sentencia dice:dos cosas indistinguibles. Por lo tanto. «tz. Precisamente. Aingrgmnd suele caste ano un vocablo que se corres onda adecuadamente acada término alfemán. la perfección del creador [GA 231 absoluto. ¿Por qué no? El Jerde las cosas es (17/18) su ser-creadas por Dios.dos cosas iguales. en razón de la esenciadel ser en el sentido del ser-creadono puede haber en ningún caso dos cosas iguales. negó la posibilidad de que pudieran darse dos cosasiguales. sirvetradicionalmente parareferirun _rincipio en aígwmGmml. Ahora bien. no pueden ser dos cosas. Dos cosas iguales no pueden ser dos. «principio» y Prirtïzp.Y.Heidegger imposible cualquier cálculo técnico. En este sentido. Sin embargo. eso signicaría que Dios habría creado la misma cosa dos veces.Cnmdsat Arnggmnd 40 . puede ser según su uso laxo yno terminológico traduccion de Agar: .¿Porqué}. Leibniz. Por un lado. Sat «pro osición». Leibnizplanteóun principio5quedominatodasu losofía. Saizvom Wi eripmr (i. Y.Sólo se sabelo siguiente:graciasa estaposición las cosas particulares son en cada caso éstas. nos preguntaremos. no obstante. de la que hoy apenastenemos una idea. «principiode contra icción»).Queda aún abierta la cuestión de dónde estény cómo seanauténticamenteesosmarcos de aprehensión. debenserla misma. uno de los más grandes pensadoresalemanes. semejantequehacer externoy mecánico contradice. cuandola pregunta por las cosasmismas no se plantea a partir de sus marcos. cada cosa es insustituiblemente en cada caso ésta.es decir. la historia.«comienzo». ¿en qué relación están las cosas con el tiempo? En cada ensayode jar tal relación se refuerza la impresión de que el espacio y el tiempo son sólo marcos de aprehensión de las cosas.«principiode razón». sino quelo essólo en Vistadel espacio y el tiempo". cada recuerdo y cada decisión desaparecerían. es decir.

y no digamosya la pregunta de la verdadde fe del cristianismo.de maneraque no hacemossino dar rumbos en un error? ¿Quiéndebedecidir qué sucede con el ser y con su determinabilidad? Pero. Pero es ue.Éstassemuestran como particulares y en cada caso éstas. si no esasí. deserparticular y encada caso ésta.del T. porlo que sehaoptado portraducir literalmente Gnmdratg por«proposición fundamental» y Prmgap por«primer principio. ¿Signica seraúnpara nosotros ser-creado por Dios? Y. No estamos aúnsucientemente preparados parapodertomar posiciónfrentealprincipioexpuesto por Leibnizy sufundamentación. asuvez.) 41 . escompletamente dependiente dela pregunta por el ser. y sobre determinadas representaciones de laperfección dela creación y delproducir engeneral. sólo ahoraseiluminaque la preguntasobreel carácter de serde la cosa. Nos bastacon ver de nuevoquéalcance tomaen seguida la pregunta «¿qué es unacosa?» Podríaserque aquella fundamentación teológica del principio nos parezca imposible.enrelación con lieibniz. como traducción de principíum._ En los pasajes en los que elautor contrapone o simplemente emplea comuntamcnte estos útimos.» (N.Con la referencia a Leibniz se hizo patente que el carácter de las cosas de ser en cada caso éstas también puede fundamentarse apartirdelserdelascosas mismas y no sólomediante el recurso a la posiciónespacio-temporal. algo persiste. enrelación coneltítulodealguno deloslibros deKant) 7literalmente signicaría «fundamento delcomienzo». traducirse por«principio primero» (ytg. hasido forzosa unadiferenciación enlatraduccion. ¿qué entonces? ¿Acaso serno signica ya nadapara nosotros. elpropioeicleggcr se valdrá posteriormente de Gmrzdraig en contraposición a rirzzzp (vid. en principio preguntamossólo por las cosasmás cercanas de nuestroentorno.La pregunta por la mm enmayor o menor medida. Gnmdralï aparece a uí. el glosario?. No obstante.

.

Los gramáticos denominandemostrativas a palabras como «esto»o «aquello». o sea.. La lengua latina tiene paraestodistinciones aún másprecisas. a pesarde todo.la palabragriega éKsï con la cuallos poetas tambiénsereeren a aquelloquequeda del otro lado.Y. El título por- 43 . Bien es cierto que con él damos a otros aquellos (18/19) con quienesestamosuna indicaciónde algo. esto aquí. Dijimos que las cosasparticulares a nuestroalrededorson en cada caso éstas. nos domina. las palabrasmuestran. ¿decimos en generalalgo sobrela cosamisma? Esto.los quedieronla pautaa todala gramática occidental.aquellode allí. a su vez. bz: signica «éste aquí».en la cercanía inmediata. ¡ste «éseahí»e ¡lle«aquelloallí muy alejado». aunque aún en el ámbito del aquíy el allí estode aquí. un indicar. decían dvïmvuuía. y planteernos otra aún másprovisionalque seencontraba ya inscrita en la anterior. eso ahí.-LA COSA COMOEN CADACASO ÉSTA Pero dejemos ahora en suspensiónla pregunta de a partir de dónde se determina el carácter de las cosas de ser «en cada caso éstas».Laprqguntaporla mm Q6. A esta denominación de palabrascomo «esto»o «aquello» subyace una muy determinada interpretacióny comprensiónde su esencia. una indicación en el ámbito del «ahí». es decir. pero que. El carácter gramatical general de estas palabras indicadoras se expresa en la denominación pronombres.. lo que ahora señalamos.indican a. y que nosotros conocemoscomo el más allá.Si decimos de algo con lo que nos encontramos [GA24] que es esta. Esta concepciónes característica de la gramáticatempranaque aún hoy. los gramáticos griegos. Avtwvuuíai óslxïtKaí. por-palabras [Für-Woríe]. mientras que con «aquello» nos referimosa algo alejado. ciertamente.En el «esto»hay un mostrar. El «esto» mientamásprecisamente: aquí.éste aquí. esdecir. conduce a equivoco.

los quehablan y mientan. El «esto» (19/20) tomalas cosas sólo en la medida en quesonobjeto [Gzgenrtarzzz de su indicación. esto tambiénlo baten.la expresión«ésta». No obstante. El artículo se coloca como es sabido [GA 25] ateJ del sustantivo. El «esto»se encuentrade algún modo ya en toda denominación en tanto quetal. son siempre sujetos individuales.por tanto.de segundo orden y subordinado. El «esto» en vezde serun carácter de la cosa. lo» («d die. los queutilizantales palabras indicadoras.en su lugar.Pero de estamanera decimos. No obstante.esdecir. Es importante atendera lo dicho para ganaruna correcta valoración del «esto». El logro nominador. 44 . sino que utilizamos también. no es.El nombrar del sustantivo seconsuma siempre ya sobre e] fundamento de un indicar. pero solamente lo hacentambién.es sólo un ingrediente subjetivo que corre a nuestra cuenta. pertenece a los másoriginarios del decir en general.Heidegger palabra clondepalabra seentiende comonombrey sustantivoquiere decir que palabras como «éste»aparecenen el lugar de sustantivos.que se consuma en el demostrativo. Lo comprendemos cuando pensamosque artículos como «el.el papelde sustitución así caracterizado no es la esencia de la por-palabra. igualmente.un mero sustituto.la. Tan pronto como senos confrontan las cosas.que el «esto»no es un carácterde la cosamisma. Su función denominadoraes originaria. A1 hablar de la tiza no nombramossiempreel sustantivo.daw] tienen su origen en estas palabras indicadoras. La denominación indicadora del artículo alcanza más allá del sustantivo.asumenel carácterdel «esto». los hombres. un «demostrar».un dejarver de lo confrontadoy presente. esto es.

la verdad sobre la mesacomún por ejemplo.no porque nos detengamosen medio del camino. esdecir. 45 .LA PREGUNTA POR LA VERDAD Cuán poco sedice con la constataciónde que el «esto»es una determinación «subjetiva» de la cosa. másbien dependetanto de nosotros como de la cosa. si subjetivo u objetivo.seaprecia al poderdecir con el mismoderecho queellaesigualmente unadeterminación «objetiva». No depende de nuestro ánimo y nuestra voluntad qué seaun «esto». para así poder decidir qué Verdadpuede y debe corresponderle? Así sevuelve evidente que no es posible recorrer un camino directo hastala cosa. no son tan comprensibles de suyo. ¿Cómo queremos decir algo acercade la cosa sin tener suciente conocimiento sobre el tipo de verdad que le corresponde?Podemos igualmente plantear la pregunta contrapuesta: ¿cómo podemos saber algo de la propia verdad sobre la cosa.la determinación «estesol»o «esta mesa)».la mesacomún y la mesacientíca). ya que abíectum mientalo lanzado-enfrente [dai Enrgcgengewone].que utilizamos en nuestra experiencia cotidiana de las cosas.Aún es cuestionablequé tipo de verdad sobre la cosa está contenido en la determinación de serun «esto».. la verdad del «esto»es aún insondable. Ahora se muestra que también la verdad acercadel sol del pastor.por muchoque lo parezcan.La pregunta por la mm 7.SUBJETIVO OBJETIVO. y escuestionable qué tipo deverdad engeneral esel quetenemos enla experiencia cotidiana delascosas. [GA26] Hasta aquí sólo hemosvisto que las cosasmás allá del ámbito de la experiencia cotidiana están en verdades diferentes (el sol del pastor y el del astrofísico. si no conocemosla cosa misma. en tanto que es objetiva.o ambos mezclados o ningunode los dos. El «esto»mienta la cosaen la medida en que senos contrapone. Sólo lo siguiente parece quedar claro: determinaciones como la del «esto».

Podríamos decir: la experiencia cotidiana es. entonces son «subjetivas».Heidegger sino porque las determinaciones a las que llegamos y que asignamos -espacio. ya ríen las sirvientas. Podría ser que no fueran ni una cosa ni otra. Una situación poco reconfortante conocimiento sobre la coseidad así parece. Preguntamos otra vez de dónde y cómo se determina la verdad sobre la cosacomo un «en cada 46 .la relación sujeto-objeto seaella misma un refugio altamentecuestionable-aunque muy apreciado-de la losofía. si hemos encontrado en secreto que todo este hablar del «esto»y cosasparecidasno es más que fantasiosoy vacío? Tal vez no sería lo peor para nuestro quehacer diario. ¿y si en todo esto somos nosotros mismos estas sirvientas. estatiza esestatiza y la tomo cuando me hace falta y la dejo cuando no la necesito. no obstante. sobre estaVerdad de la cosa no puede tenerse conocimiento sin un saber acercade la coseidadde la cosa cuya verdad se pone en cuestión. que la distinción de sujeto y objeto y. (20/21) Por otro lado. Tal vez no hemos concebido aún de un modo sucientemente preciso el «esto». tiempo. en cualquier caso. [GA 27] ¿Dónde podremos poner pie? Nuestro suelo se desmotona. tampoco podemos optar por el recurso fácil de decir que si las determinaciones no son «objetivas». sin embargo. Tal Vez estamos ya cerca de caer en el pozo. el «esto»-se dan como determinaciones que no pertenecena las cosasmismas. No hay de la cosa sin un saber acerca del tipo de Verdad en el que está la cosa. con ella.Esto es claro como un rayo de sol. esto es. pero sí para la losofía. digna de conanza. que quisiéramos escabullirnos mediante atajos o pasadizos secretos de la situación de precariedad caracterizada. Ciertamente cuando setrata del uso cotidiano. Pero ahora seestápreguntando en qué consiste la coseidadde la cosay si el «esto»es una determinación verdadera de la cosa misma.

Apareció la duda de si la determinación de la cosacomo «en cadacasoésta»es sólo «subjetiva». 73 y 55. El aquí y el ahora la convierten en ésta. lo que quiere decir: ésta.Dejamos estaverdad escrita junto a la cosa de la cual es verdad. los (21/22) [GA 28] 47 .Estas son. con un lugar.I ¿z pregunta por la 605d casoesto». Tomamos para ello un trozo de papel y escribimos en él esta verdad: «aquíestála tiza». se aireael aula. con el espacioy. Normalmente. se tiene la experiencia de la cosa. que una verdad dependa de un golpe de viento. y porque está. Pero queremos descomponer aún más esta verdad obvia sobre la tiza. Después de la lección se abren las dos puertas.Así. llegamosa una observaciónque ya realizó Hegel en su Fenomeno/agita delespíritu (WW II. La verdad se ha convertido en falsedad por una corriente de aire. Aunque el planteamiento. casi ofensivas. Esto ya lo sabíamos. además.hay brisa y una corriente de aire lleva el trozo de papel supongamos hastael pasillo. ya que estadeterminación depende de la posición de quien tiene la experiencia y del momento en que precisamente.). ¿Por qué es esta tiza de aquí en cada caso ésta y ninguna otra? Sólo porque es precisamenteella la que estáaquí. esto es.aquí ahora.tomamos una relación con el aquí.Pero ahora atendemosespecialmente a la verdad sobre la tiza: «aquí está la tiza». con el ahora. de igual manera.desde el lado del sujeto.aunque sólo sea de manera general. obviedades demasiado palmarias. Es curioso. Esto es una verdad. el tiempo. sin embargo. el aquí y el ahora determinan la tiza para que digamos manifiestamente:la tiza.el nivel y la intención del pensamientode Hegel son de otra clase. Queremosincluso escribir la verdad sobre la tiza para no perder estetesoro.En la determinación indicadora «esto» . Un estudianteseencuentrael trozo de papel de camino al comedor universitario y lee la oración: «aquíestá la tiza» y constata que esto de ninguna manera es cierto.

Heidegger lósofos cuentan que la verdad es algo que tiene un valor en sí. ¡Tiempos espléndidos estos. y está. esosignicarelativismo. depende solamente de que hemos escrito una media verdad y la hemos conado a un huidizo trozo papel. antiheroísmo. ¿cuando ahora? Escribimos sobre la pizarra: «ahoraes mediodía». justamente ahora. ahora. cadavez que creemos tener una información seguraacercade la tiza: que ella misma está aquí y. Queremos. que está por encima del tiempo y es eterno. Aquí está la tiza. jar la verdad acercadel ahora y.Y encuentraque la armación es falsay que esteprofesor seha equivocado. para no hacer depender la verdad escrita de un golpe de brisa.Durante la noche la verdad se ha transformado en una falsedad.En este momento.Queremos determinar más exactamente el ahora. (22/23) ¡Una extrañaVerdad!Tanto más curiosa cuanto que. en los que uno ya no necesita pensar ulteriormente [nac/Jden/een] ni siquiera en losofía! ¡En los que cualquieraes presa del terror por orden de más elevadasinstancias!¡Y ahora la verdad debe depender de un golpe de viento! ¿Debe?Me pregunto si tal vez no es así. además. lo que enseña que todo es sólo relativamente verdadero. Ante semejantes títulos se horrorizan los contemporáneos y la losofía correspondiente es rebatida entonces con ayuda de este terror. acercade la tiza.para que nadie ronde la verdad escrita en la pizarra y para evitar que alguien pueda falsearla secretamente. aquí y ahora.Por la mañana entra el conserje para limpiar la pizarra y lee la verdad:«ahoraesmediodía». con ello. en estemediodía. una cosa de aquí y de 48 . Nihilismo. nada. al cabo. [GA 29] Pero. Ahora. Pues. y ha de tener cuidado quien digaquela verdadno eseterna. losofía de la angustia.Sedenomina a talesdoctrinas nihilismo. tragicismo. sobre esta pizarra.Tras la lección suponemos se cierra el aula. en cada caso. ya nada es segaro. losofía del desasosiego[Serge] y de la aicción el catálogo de estos títulos banales es inagotable. sólo parcialmente.

ésta y no cualquier otra. Finalmente. Ciertamente diremos. Por ello puede suponerseque adentrándonosmás a fondo en la esenciadel espacioy el tiempo llegaremosmás cercade la cosa. mientras se conserveen la verdad algo acercade la tiza misma. Esto nos sugiereque quizás debamos ensayarotros caminos con la Verdad acerca de la tiza.si bien se tiene aún la impresión y se tendrá siempre. esla cosa la quedepende de la Verdad. El «esto»es.más cercalleguemosa lo que la tiza seapara sí.lo que queremossaber.Y. La tiza no podría ser para nosotros 1o que es.la cosa sigue siendo un «esto».podríamosmantenerlas con nosotros.la tiza para noxatras es siempre un «esto». si no fuera en cada caso ésta de aquí y de ahora. segúneso. que el «esto»seadeterminado generalmenteen cada caso como respectivo ljeuzeilzgge].La pregunta por la mm ahora.de que espacioy tiempo son meros marcos para la cosa. surgela pregunta de si la verdad sobre la cosaes algo que sólo se adjudicay se adhierea la cosa con ayudade un trozo [GA3o] depapel o si no sucederá que.Con estanalidad. estadeterminación le pertenecea pesarde todo a la cosamisma.al contrario. una tiza. 49 . sin embargo.una determinación generalde la cosa. En Vez de conar las verdades al trozo de papel o a la pizarra. para así librarnos de la notable angustiaante el subjetivismo o siquierapoder soportarla. es decir. hemos hecho de la verdad sobre la tiza algo independientede nosotros y la hemos anotado en un trozo de papel y sobre la pizarra.al cabo. podría sucederque cuanto más comprendamosla Verdadacercade la tiza como nuestra. si 6Eloriginal alemán dice: ein bienge: undjeilïiger Díg.aún más de lo que lo hemos hecho anteriormente.Pero la universalidaddel «esto»exige.así.Es decir.Y hemos visto que. sin embargo.eslo que la tiza es para sí. pertenecea su coseidad. la Verdadse convertirá en falsedad.de la cosa. Así. Lo que cambiacadavez es sólo la determinación del aquíy el ahora y.Seha hecho evidente que la verdad acercade la cosaestáen conexión con el espacioy el tiempo.del modo en que apareceen el espacio y el tiempo.

Con esta última caracterización llegamos al ámbito de la indicación de las cosas: o a la inversa. aquello que se daba a conocer en cada caso mediante la obligada alusión al espacioy al tiempo. nos encontramos siempre con el espacio y el tiempo.Indicación [GA3 y confrontación mientan en general el ámbito en el que también nos hallamos nosotros. en razón del particular preguntar titubeante que hemos llevado a cabo intencionadamente.Heidegger no será la verdad como tal la que ni depende de la cosa.podemos mesurar por qué nos hemos acercado tan poco a la cosa misma. Aunque no para dejarlo en eseequivoco. ni está en algún otro lugar del cielo. sino para hacer saberque el dirigirse alegrementea las cosasse convierte en una situación peculiar en el momento en el que lo que se quiere saber es qué sucedecon la coseidad de la cosa. ni yace en nosotros. Ciertamente esa era nuestra intención. entonces. y estas cosas particulares son en cada caso éstas. al ámbito de cómo se nos confrontan [bqgqgnerz las cosas. Comenzamos con la constatación de que las cosas de nuestro entorno son particulares. el ámbito que yaceen torno a las cosas. lo que denominamos el espacio-tiempo [Zeit-Razon] que posibilita la indicación y la confrontación. Si recordamos ahora el punto de partida.ahora.Si queremos aprehender este ámbito. los presuntos «sujetos».no sepamosqué hacercon la cosa y nos hayamosembrollado. (23/24) Todas las consideraciones anteriores no han llevado supuestamente másque a que. 50 .

Lo que asíconstatamoses correcto. quedarnos en principio en las cosasparticulares. puede moverse de un sitio a otro. de supercieáspera. Un reloj tiene un engranaje.I 42 pnguntapor la mm é 8. La piedra es dura.Si esto es así. Un animal tiene ojos y orejas. etc. tiene ademásde órganos sensibles.Así. Una planta tiene una raíz. Podríamosseguirasíinnitamente. tieneunagura irregular. con muescas.el pecíolo es corto.es decir. que tambiéntienenórganos un organismo. «¿quéaspecto tiene una cosa?» Incluso si dejamosde atendera la coseidad de la cosa. tallo y hojas.un resorte y una supercie con cifras. de color gris. entoncesdesdeaquí también podremosconcretaralgo acercade las cosasmismas.no nos desprendemos de la pregunta de si llegamos a las cosasal menosdentro de esteámbito dentro del cual nos mantenemossiempre ya en relación con ellas. utiliza y en cierto sentidorenueva.Aún así. Éstas son verdes. también órganos digestivosy reproductores. como el anterior.LA COSA COMO PORTADORA DE PROPIEDADES Tal vez nunca podamos saber algo de las cosaso concretar algosobreellassi no esmanreniéndonos en el ámbitodentrodel cual senos confrontan. observarlas y aferrarnosa lo observado. hemosde ponernosa la obra ahoracon precaución. órganos que crea. espesada y estácompuesta de taleso cuales (24/25) materiales. La información que obtenemos está tomada de manera el [GA32] a lo quelas cosas mismas nos muestran. ganar una representaciónde cómo están constituidas. Ahora preguntarnos de una maneramás determinada:¿como qué se nos muestran las cosas? Nos 51 .. Denominamos a estacosa al igualque a las plantas. etc. es aconsejableobviar de una vez el marco en el que se insertan las cosas en torno a nosotros y jamos exclusivamente en su constitución. Este camino tiene tanto derecho a ser transitado Preguntamos de nuevo «¿quées una cosa)».

Por mucho que queramos darle más vueltas. el algosubyace en cierto modo a lascomplexiones. sonsiempre algo que estáconstituidode tal o cual manera. algo que poseeo tiene en sí algo otro. una cosa?Un núcleo en torno al cual yacenmuchaspropiedades cambiantes.Sólo nos jamos en lo que las cosasson corrientemente: son siempreialgo quetienetales o cuales propiedades. reloj o cualquier otra cosa.«Natural» (25/26) porqueenellapermanecemos deunamanera completamente matural» y nosdesentendemos detodasesuda metafísica y detodaaudaz e inútil teoría sobre el conocimiento. este algo es lo que permanece. Así son. entonces.Dijimos que la consideración debía moverse en el ámbito de la experiencia cotidiana. la constitución de las cosasse muestrade estemodo. o un portador en el que se colocanesaspropiedades. ni por quéhablamos del «esto» y de dudososprincipiosmetafísicos.Heidegger desentendemos de qué seapiedra. Esto es tan evidente y comprensiblede suyo que uno casitiene miedo de enunciar explícitamente estos lugares comunes. Permanecemos de modo «natural» y abandonamos tambiéna lascosas mismas a supropia«naturaleza». estasrelaciones entre las cosasgeneranentonces otras propiedades que.¿Qué es. Estacaracterización delascosas y desus relaciones corresponde [GA 33] a lo que denominamosla «concepciónnatural del mundo».rosa. y el espacioy el tiempo están en torno a ellas como el marco en el que se insertan. aquelloa lo que volvemossiemprecomo lo mismo en la constatación de suspropiedades. ¿Quées aún máscercano que tomar las cosas tal como son?Podemos seguirla descripción de las cosasy decir: que una cosavaríe suspropiedadespuedeinuir en otras cosas. Es todotanpalmario queunono entiende por quénostomamos tantasmolestias. 52 . de nuevo.perro. segúnesto. las cosas«tienen».Las cosasse afectan mutuamente y se contraponen resistencia. de gradosde verdad y de todo lo demás. las cosasmismas.Este algo es portador de propiedades.

I aprqgunta por la mm Si ahoradejamos que la losofía diga algo y preguntamos desde ella..un modo como el objeto existe. incluso cuando los «puntos de Vista» losócos son tan distintoscomo.. tal Vez con otras palabras y conceptos.. y no sólo el pensamiento «teórico».Jubstantia anidan. Lo que enunciamosacercade la cosa que es portadorade ptopiedadeses algo que ya dijeron Platóny.. Kant formula en la Crííímdela razón pum (A 182) como un principio lo siguiente:«todaslas apariciones[m las casaspam 72050170J] contienen lo permanente (Iubxtancia) como el objeto mismo.por ejemplo.Portador propiedades 4.. en Kant y en Aristóteles.. Esta respuestaes tan «natural»que domina el pensamiento cientíco.su cálculo y su apreciación. y lo alterable. esto es. 3.» ¿Qué esentonces unacosa? Respuesta: eselportadorpresente de muchaspropiedadespresentesy variablesen ella. tampocola losofía ha dicho algo diferente.. y con. Aristóteles. sobre todo.como su mera determinación.entonces sehacepatenteque.únoKeípsvov. 2..auuBsBnKóq substrato [Unter/agelo que siempre estáya junto a. pero fundamentalmente se quiere decir lo mismo...desdesiempre. sino también toda relación con las cosas.Sujeto predicado) . lo que está colocado también con. Posteriormente se ha vuelto a armar.. Podemos jar la determinación heredadade la esenciade la coseidadde la cosa con títulos conocidos y comunes: 1.

.

La pregunta por la tam 9. 55 . está. Además. por ello. Lo quetienevalidezeslo que secorresponde con los hechos. está fundamentada de ta] manera y su verdad siempre sepuede fundamentar detal modo.. entoncesdebe ser obviamente válido lo siguienteacerca de la determinación de la esencia de la verdad: ella debe adecuarse a la esenciade la cosa (de la coseidad). cuandoseadecua a cómo sonlas cosas mismas.Verdad ¿quéquieredecir esto?La verdad eslo quetienevalidez.Puestambiénla fundamentación es«natural» y. entonces desde la esencia misma de la verdad se conrma la determinación usual de la constitución la verdad de de la esencia de la cosa. [GA 34] decididadesdehacetiempo. la determinación dela cosa. así. adecuación a las cosas.sino la esenciamisma de la verdad.parasatisfaccióngeneral. Evidentemente no debemos adecuar sólo las verdadesparticularesa las cosasparticulares. DE LA COSA Y DE LA PROPOSICIÓN La pregunta«¿que esuna cosa)». Si. Si la verdad es corrección [Rivbtzgkeít]. Secorresponde cuandosedirigea los hechos.es decir..la preguntaevidentemente ha dejado de ser una pregunta. encontramos en la constitución de la esencia de la verdad la misma estructura que en la constitución de la esenciade las cosas.A partir de la esenciade la verdad como adecuaciónes necesarioque la constitución de las cosas se reeje en la constitución de la verdad.la respuestaa la pregunta.tan común que es preciso resaltarlapara siquiera tenerla en cuenta.queno admitesuperación posible.es decir.-LA CONSTITUCIÓN DE LA ESENCIA DE LA VERDAD. ¿En qué consiste esta fundamentación de la verdad de la (26/27) determinación comúndela cosa? Respuesta: ennadamenos queen la esencia misma de la verdad. guiarsepor. [Yic/yria/Jim nar/ym]. La verdades. estoes. entantoqueportadora presente [vor/Janden depropiedades presentes en ella.según eso.

Nosotros distinguimos cuatro signicados que se copertenecen y que sólo en esta unidad proporcionan el rasgo fundamental total de la constitución de un enunciado: Enunciar de. ni tampoco falsa.Lo verdadero que encontramos. divulgamos y defendemos.grande. Pero.. la tiza esblanca. ésta no está constituida sólo por palabras aisladas. ¿Cómo estáconstituidaunaverdaden tanto queenunciado? ¿Qué es un enunciado? El nombre «enunciado» es plurívoco lmebrdeuízg. instituimos.como es comprender la Verdadcomo [GA3 correspondencia con las cosas..lo aprehendemoscon palabras. o bien falso. Perouna solapalabra -puerta.. Enunciar Enunciar sobre. Las verdades y las falsedadesson proposiciones.correspondenciacon ellas. proposición información Comunicación (27/28) Expresarse. Expresión Alguien que es llamado como testigo ante un tribunal rehúsa declarar. a.y no esverdadera.. más bien. 56 . Cuando se realiza una declaración. tiza. El enunciado es.sino que es. pero. ¿de qué tipo es aquello que se corresponde?¿Qué es lo correspondiente?¿Qué es aquello de lo que decimos que esverdadero o falso?De modo tan «natural».Heidegger La verdad es la adecuacióna las cosas. seda naturalmente tambiénla jación de aquelloque esVerdadero o falso. el lugar y el asiento de la verdad.seguarda para sí lo que sabe. esosignicaen primerlugar:él no dicenada... Éstees o bien verdadero. por tanto. Verdadero o falso lo es siempre sólo una unión de palabras: la puertaestácerrada.. Por eso decimos simplemente que este o aquel enunciado es una verdad. A estaunión de palabras la denominamos un enunciado [Amxage]* simple.La declaracióno el enunciado [Au:sage]* se comprende aquí como una comunicación enunciativa en contraposición al permanecer en silencio..

Enunciarsignica. esto es de una verdad simple.de la casa). información sobre. comoenunciado del a. su estadoy la situaciónglobal de las cosas. La declaración [Auxxage]. Los enunciados exponenel suceso. Enunciarsignica ahora:decir algo en Vistade la situacióny de las circunstancias. de lo que va la información. desdeellasy a partir de ellas.distinguimossujeto y predicadoy cópula el objetodela proposición.enunciado. estoes. en tercerlugar. Lo enunciado en este sentido lo denominamos el predicado. sino que mienta el decir [das Sagan]que ofrece una [GA36] informaciónacerca de la casa. El testigoque se decidea declarar.En este informe se declara o enuncia algo sobrealgúnestadode cosas. En la constitución de la proposición. de proposiciones. la enunciación de la proposición _l___ 57 . b de H.cuandola proposiciónes verdadera.Lapreguntzzpar la mm un informe.El testigo declara:la casaestabaa oscuras. etc. El enunciado en estetercersentidoes«predicativo». donde tal información. esto es. la enunciación en el sentidoamplio de una comunicación. La comunicación concuerda cuandola informaciónescorrecta. cuando seconsumafrente a otro. El enunciado comoproposición..Los enunciadosen sentido restringido no mientan el declarar [das Heramxagen]. por ejemploel acontecimiento y las circunstancias de un intento de robo del que se ha sido testigo. está constituida ella misma de «enunciados» [Auuagen]en sentido estricto. esla proposición.las ventanasestabancerradas.tornar de aquellosobrelo que se habla (por ejemplo. se convierte en comunicación. aquello que le pertenece y atribuirlo y arrnarlo expresamente como algo que le pertenece.. El enunciado entonces es algo triple: una proposiciónque ofrece información. narraalgo. Esta información es ofrecida de tal manera que se realizan enunciados de aquellode lo que trata el discurso. esel asiento de la verdad. esto es.

a la cosaen tanto que soportey a sus propiedades. La constitucióny los elementos constitutivos de la verdad. los primerossegúnla terminología gramatical heredada del latín. 7I leidegger menciona aquítanto«Subjekl. de la constitución dela proposición verdadera. ya concluida. Si uno quisiera aún mantener en pie la pregunta.La corrección de esta determinación de la esencia de la cosa es mostrada y fundamentada mediante la esencia misma de la verdad. 3. 2.Heidegger y la palabra quelos conectaÏ La verdadconsiste en queel predicado convengaal sujeto y que seadicho y puesto en la proposición en tanto que conveniente. es decir. a su vez. La determinación de la cosa como portadora de propiedades se generade modo completamente «natural» desdela [GA3n experienciacotidiana. predicadoy cópula». deja de ser seriamenteya una pregunta.dela proposición Verdadera (elobjetoy la enunciación de la proposición). La esenciade la Verdad parece de por sí obvia. Así tomamos de la esencia de la verdad. puede ser fundamentada en todo momento de maneraigualmente natural. es «natural». entonces podemos hacer valer esta triada: (28/29) 1. interpondremos aún otra pregunta.. Haríamos bien entonces en abandonar la pregunta ya liquidada «¿quées una cosa?» Antes de abandonarexpresamente estapregunta. delT.se adecuan precisamente a aquellopor lo que se guíala verdaden tanto que tal. unapruebainequívoca dela Verdad de la determinación ofrecida de la constitución de la cosa.y los segundos propiamente en alemán. Salzauxrage mu! Verbíndungxwort». Prádikat undCapa/a».Esta determinación de la coseidad se erigió desde antiguoen la losofía porqueviene sugerida desdesí mismacomo completamente «natural». esto signicaría sólo testarudez ciega o un tipo de locura obstinada en arremeter contra lo «natural» y contra lo que queda fuera de toda duda.) 58 . Si atendemos ahora a todo lo que caracterizaa la respuesta paranuestra pregunta«¿qué esuna cosa?». estoes. Una preguntaque puedeser respondida de un modo tan natural y que. que son los equivalentes en alemánde «sujeto. es decir. comodatzggenstanzl..

laproposición.larespuesta alapregunta «¿qué esunacosa?» reza: una cosa es el soporte de propiedades.por eso. Para la Edad Media era natural todo lo que recibíasu esencia. De todo estosesiguequelo que sea«natural»no es en absoluto «natural». una cosa semejanteno es en absoluto «natural». [GA3q En la épocade la Ilustraciónera «natural» lo que se demostraba y podía cornprenderse según determinados principios de la razón sostenida sobresímismay que. Para un ingeniero italiano.lo racionalde una razón universalen sí. de Dios. por ejemplo. Preguntaremos ahorasólolo siguiente:¿quéquiere decir aquí «natural»? Llamamos«natural» a aquelloque se comprendesin más.Ijprqgzmtapar la rom 10. no se comprende por sí misma. Lo «natural» es siempre 59 . en el ámbito de la comprensibiljdad cotidiana.-HISTORICIDAD DE LA DETERMINACIÓN DE LA COSA Comosemostró. eralo propio detodo hombre en sí y de la humanidad en general. aparecería anteel hombredel medioevo como algo del todo antinatural. y su correspondiente verdad descansa enelenunciado. Pero también se da el caso contrario. es comprensible por comparación con lo cotidianamente conocido.es completamente natural. al igualquesu fundamentación. lo quepuedeestar conformadoen razónde esteorigen y persistiren cierto modo sin másintervención divina. algo comprensible de suyopara cualquierhombre existente. «por sí mismo». su natura. Para un etíope deunaremota aldea de montaña. Esta respuesta se dijo.Lo que paraun hombredel sigloXVII era natural. como se (29/30) sabe desde la Revolución Francesa.sin másintervención. desligada de toda otra vinculación. queesunaconjunción de sujetoy predicado.lo que quieredecir que para este hombreo su tribu no esevidente desde lo que.es decir. la construcción internade un gran bombardero secomprende por símisma.

entonces. Así. e igualmente el quela verdad como adecuación a la cosa tiene su asiento en la proposición. se descubretambién por vez primerala proposiciónen tanto quetal. este concepto natural de la verdad tampoco es. Es por esto que la «visión natural del mundo». Y así es de hecho. Eso tan socorrido -lo «natural» es en un sentido destacadoalgo histórico. La pregunta que hemosplanteado entretantoacerca de qué sea«natural» nos impide dar irreexivamente [unbedacht] por liquidada la pregunta «¿quées 60 . se abre camino sin advertido una sospecha: ¿qué sucederíaentonces si esta determinación supuestamentetan natural de la esencia de la cosano fuera de ningunamaneracomprensible de suyo.La instauración de estadeterminación de la esencia de la cosa. Consiguientemente.Heidegger histórico. sino que estaría fundada ella misma en unos presupuestosbien determinados. Siguesiendo cuestionable. Podemos seguir el devenir de esta determinación de la esenciade la cosa en sus rasgos principales en Platóny Aristóteles. desde la queobtenemos unapruebaparala corrección de la determinación [GA 39] de la esenciade la cosa. tuvo que haberademás una épocaen la que estadeterminación de la esencia de la cosafuera elaborada por primeraVez.a la que recurrimos continuamente.si no fuera«natural»? Entonces. sin más. No sóloeso: enese mismotiempoy enese mismo contexto del descubrimiento de la cosa. Así.no habría caído en absoluto del cielo. debió de haberun tiempo en el que la esencia de la cosano estaba determinada aún de este modo. «natural». podría ser que en nuestravisión natural del mundo estemos dominados desde hace siglos por una antigua interpretación de la coseidadde la cosa mientras que las cosasse nos confrontan de una manera completamente distinta. La denominada determinación «natural» de la esencia de la verdad. no es comprensible de suyo.

bajo determinadas condicionesy por caminosa los cualesuno ya no considera abiertossin máspor la losofía y pudiendoser sólo abiertos por ella? Bajo determinadas condiciones: cuando.esto es.La mismapregunta seha convertidoahora en una pregunta histórica.Vislumbramosque podríasercorrectolo quela Zoología o la botánicainvestigan sobre animales y plantasy cómo lo investigan.unaantigua tradición histórica.n]*.por ejemplo.¿Porqué no íbamosa quererdejar estahistoria en paz?No nos estorbalo más mínimo.Pero.La pregunta por la mm una cosa?» La pregunta pareceahoradeterminarse por vez primera de unamanera másclara.rez&#39.la rosaesuna rosa. ¿quizássí de modo mediato. no somosnosotroslos que asívemosy hablamos. sinoquehabla.¿sonaún animales y 61 . Dijimos en la primera sesión de estasleccionesque la losofía es aquelpensamiento con el que uno no puedehacernada de modo inmediato.nadaen las cosas. y digamos que ellasson las portadoras de propiedades. cuando del mismo modo pensamos hasta el extremo la relación de la técnica maquina] con nuestra existencia [Da. no cambia.el gatoesun gato. por ello.másbien. entonces se [GA40] haceevidente: aquíel sabery el cuestionar llegana unoslímitesque muestran que se carecepropiamente de una relación más originaria con las cosas. En tanto que nos acerquemosa las cosas de manera aparentemente máslibre y desprejuiciada. de lo inanimadoy de lo viviente.Con esainterpretación de la cosa nos sentimos cómodamente orientados. la tiza esunatiza. Pero.Pero. El tranvía no circula de manera diferente a como lo hacía antes. Incluso si admitimos (30/31) que tomamosconocimientode la historia del descubrimiento y la interpretación de la coseidad de la cosa.nos sometemosal esfuerzo de pensarhastael extremo la situación interna de las actuales ciencias naturales.que una tal relación es sólo aparente debido al avance de los descubrimientos y los logros técnicos.

sinoenotro lugar precisamente en el ámbito de la libertad histórica. sus conceptos y principios llevado a cabo desdela más temprana pasión por el preguntar. qué plano de la libertad del saberse eligey qué es lo que pone como libertad. la ciencia moderna sólo fuera posible en un enfrentamiento con el saber de la Antigüedad. A éstos los llamaron bárbaros.con la inexorabilidad delpreguntan Los griegosvieron en el poder-preguntar [Fragenkáhnen] toda la nobleza de su existencia. El tren eléctricoseguirá marchando exactamente del mismo modo. No puedenserforzadas. estoes.Heidegger plantas? ¿No son máquinaspreviamente dispuestas de tal manera que luegopuededecirsequeson «tanlistascomo nosotros»? Podemos ahorrarnos el esfuerzo de tomar ese camino. por ejemplo. allí donde una existencia históricasedecidepor su fundamento y cómo sedecidepor él. Su poder-preguntar era para ellos el criterio de distinciónfrenteaquellos queno podíano no querían hacerlo.No necesitamossabernada de [GA4 esoy podemos creerquesomoshombrestanexcelentes quetodo eso nos ha de venir como caído del cielo. esto es. Pues las decisiones las que setomano las quedejande tomarse-no encuentran su lugaren relación con tranvías y motocicletas. Podemos hacervalerla total falta de pensamiento como criterio de las cosas. Podemos admirar los logros de las ciencias naturalesactualesy la técnica y no necesitamossaber cómo se ha llegado a esto que.es decir. Un pueblosienta siempre parasí el rangode su existencia [Dasein]*con el nivel libremente elegido de la libertad (31/32) del respectivo saber. Podemos dejar en paz la pregunta de nuestro saber sobre las cosas y opinar que terminará por solucionarse algún día. Podemos recurrir a lo que encontramos «naturalmente». a aquelloen lo que ya no sepiensa. 62 . Estas decisionesson diferentes en distintas épocasy pueblos.

585) Aquí nosotros recorremos sólo un pequeño camino. n. otros pueden dar a conocer tranquilamente sus verdades al hombre. profundidad y seguridad. Cuando preguntamos por la cosa de un modoaparentemente naturaly desprejuiciado. porque sólodeese mododominaremos lo que. por un preguntar muy intrincado y arduo. si bien no radicalmente 63 . Pudimosconstatar que desde entonces el tratamiento de la pregunta ha llevado a cabo diversas transformaciones. deotro modo. Nietzsche anotó en uno de sus caminos solitarios la siguientesentencia: «Terrible autamedítacíán [Se/bstbesínnung]: hacerse consciente no como individuo. Medítemos.pasado. Por esodijimos que la pregunta es histórica. entonces hablaen la preguntauna opinión previamente conformada sobre la coseidad de la cosa. La historia hablaya en el mismomodo de plantear la pregunta.sinocomohumanidad. Lasdecisiones no sondecididas mediante palabras sino sólo mediante el trabajo. nos arrastracon su comprensibilidad de suyo [Se/bytz/errtzïnd/ícbkeít]. ¿Qué debemos hacer si lapregunta eshistórica? ¿Qué signica aquí«histórico»? Constatamosen primer lugar que la respuesta común [GA 42] (32/33) a la preguntapor la cosasurgeya en un tiempo anterior. Aquí hay una determinada indicación paranuestroproceder si lo quequeremos esplantear la pregunta con suciente comprensión. el de la pequeña pregunta«¿qué es una cosa?» El resultadofue que las determinaciones aparentemente comprensiblesde suyo no son «naturales». Las respuestas que damosaparecieron en un tiempo ya antiguo. que durante décadaspermanecerá siendo sólo un preguntar.LA prqgzmtapor la mm Podemos estarconvencidos tambiénde lo imprescindible de un preguntar quesobrepase todo lo anteriorenalcance. Nosotrosnosdecidimos por el preguntar. Entretanto. pensemos de nuevo: ¡recorramos los caminospequeños y extensos!» (Voluntad de poder.

Preguntamos históricamente cuando preguntamos por lo que aún acontece. no preguntamos por opiniones y perspectivas y proposicionessobrela cosaque previamente hayan aparecido.puede estar también en un estado de reposo. Ahora bien. 64 . aunque un movimiento no sea constatable. No preguntamos en general por la fórmula y la denición de la esencia de la cosa. Perono esesto a lo que nos referimos precisamente cuandodecimosque la pregunta«¿qué es una cosa?» es histórica. que con el transcursode los sigloshan aparecido las diferentes teorías sobre la cosa y sobre la proposición y sobre la verdad en relación con la cosa. incluso cuando esto que acontecepueda tener la aparienciade haberpasado. estoes. como se colocan las picas en una colección de armas. Estas fórmulas son sólo el sedimento y el precipitado de posiciones fundamentales que la existencia histórica en medio del ente en su totalidad asumió en relación con éste y acogió en sí. Preguntamos quéacontece aúny si estamos a la altura de ese acontecer. nosotros preguntamos por esasposiciones fundamentales.Heidegger destructivas. de tal manera que esto pueda por vez primera desplegarse. puede mostrarse que la pregunta y la respuesta tienen como sueledecirse.trata de algo que permanece quieto. unos movimientos que aparentemente ya no son tales porque son pasados. según seande un siglo o de otro.e igualmente sobre las etapaspreviasde la preguntapor la cosa. por el acontecer en ellas y por los movimientos fundamentales de la existencia que acontecen. Ya que aquel relato sobre el pasado. estetipo de relato histórico es un explícito aquietamientode la historia [Stillegung der Gexbzï/Jte] mientras que ésta es. sin embargo.un acontecer[Gate/saben]. Consecuentemente.para colocarlasen la una detrás de otra.no necesitapor ello haber desaparecido. Pero.tienenya un pasado.su historia. Por ello.

Iazprcgurzíapar la cam

Lo que se nos aparececomo pasado,es decir, lo que no esté

aconteciendo en términosabsolutos, puedeserreposo[Ru/ye]. Y este reposopuedetenerunaplenitudde sery de efectividad [Wír/e/ic/Jkeít [GA43]
que, al cabo, supere esencialmentela efectividad de lo efectivo en el sentido de lo actual [darAkita/le]. Este reposo del acontecerno esla ausencia[Abwexen/yeíí] de la

historia,sino una forma fundamental de su asistencia [Anwesen/yeítf. Lo que medianamente conocernos y nos representamos en primer lugarcomoel pasado es,enla mayoría delos casos, sólolo quealguna vez fue «actual», aquelloque en otra ocasióncausóunaimpresióno hizo simplemente el ruido que siempre acompaña a la historia,pero que no es propiamente la historia.Lo meramente pasadono agota

lo sido[darGewerene]. Ésteseesencia aún,y su modode seresun
reposopropio del acontecer, cuyomodo sedetermina a suvez desde lo queacontece. El reposoessólomovimientoquesedetiene en sí,a
menudo más siniestro que éstemismo.

(33/34)

141 pregunta por la cata

11.VERDAD PROPOSICIÓN (ENUNCIADO) COSA
El reposo del acaecer a partir de un tiempo precedentepuede tener diferentes conguraciones y fundamentos. Observemos cómo atañe en este sentido a nuestra pregunta. Previamenteoímos que en tiempos de Platón y Aristóteles se conformó la determinación de la

cosacomo portadorade propiedades. En la mismaépocase llegó al descubrimiento de la esencia de la proposición.En esaépocase
desarrolló igualmentela caracterizaciónde la verdad como adecuación

del percibir [rme/amen] de las cosas, y tal Verdad encuentra su lugar
en la proposición. Todo esto puede exponerseal hilo de los diálogos y los tratados de Platón y Aristóteles. También podemos mostrar cómo estasdoctrinas acercade la cosa,la proposición y la verdad se transformaron en la Stoay, másaún, cómo aparecieronen el medioevo nuevasdistinciones,de nuevo otras en la modernidad y en el Idealismo alemán aún otras. Así narraríamos una «historia» sobre la pregunta,

pero en ningún casopreguntaríamos históricamente, estoes,de ese
modo dejaríamospor completo en reposo, sin ni siquiera tocarla, la pregunta «¿quees una cosa?»;aquí el movimiento sólo consistiría en mantener unas teorías frente a otras con la ayuda de semejante

[GA44]

relato. Únicamente traetíamos fueradelreposo la pregunta «¿que es
una cosa?» si insertáramoslas determinacionesplatónico-aristotélicas acerca de la cosa, la proposición y la verdad, en determinadas posibilidades y las pusiéramos ante una decisión. Preguntamos: la determinación de la esenciade la cosa y la determinación de la esencia

de la proposición y la determinación de la esencia de la verdad,¿se
consuman simultáneamentesólo por casualidad,o dependen la una de la otra y esto, además,de una manera necesaria? Y si sucedeesto último, ¿cómo dependen estas determinaciones la una de la otra? Presuntamentedimos ya una respuestaa esta pregunta cuando nos

67

Heidegger
referimos a la fundamentación de la corrección de la determinación

de la esenciade la cosa. Allí se mostró que la determinación de la
constitución de la esencia de la verdad debía -en razón de la esencia

de la Verdadcomo corrección guiarsesegúnla constituciónde la
esencia de la cosa. Con ello se constata una determinada relación

entre la esenciade la cosa y la esenciade la proposición y la verdad.
(34/35)
Esto también se muestra en la ordenación de la determinación de la

cosay de la proposición, según la cualla relaciónsujeto-predicado se encuentra en cuarto lugar cf pág.GA 33, (26). En cualquiercaso,
no debemos olvidar que introdujimos la indicación al complejo así

considerado como la opinión de la concepción comúny «natural» de la pregunta.Sin embargo, esaopinión no es en absoluto«natural». Lo que quieredecir ahoraque su solidezsedisuelve en una seriede

preguntas. Éstas rezan: ¿se adecuaba la constitución dela esencia de
la verdady de la proposicióna la constituciónde la cosa? ¿O,más bien, al contrario,se interpretaba la constituciónde la esencia de la cosacomo portadorade propiedades segúnla constituciónde la proposicióncomo unidadde «sujeto» y «predicado»? La constitución de la proposición, ¿laha obtenidoel hombrede la constitución de la
[GA4a

cosa o, por el contrario, la ha impuesto sobre las cosas? En caso de suceder esto último, habría que hacerse de inmediato otra pregunta: ¿cómo llega la proposición, el enunciado,a ofrecer el criterio y el modelo para el modo en el que la cosadebe ser

determinada en su coseidad? Puesto quela proposición, el enunciado, el poner y el decir son acciones humanas, se concluyeque no es el
hombre el que se orienta segúnlas cosas,sino las cosaslas que deben

guiarse según el hombrey el sujeto humano, aquello queusualmente se
concibe como el «yo».Tal interpretación de la relación genéticaentre la determinación de la cosay la de la proposición pareceinverosímil, al menos entre los griegos.Puesel punto de Vistadel yo esalgo moderno

68

La pregunta por la mm

y, por ello,nadagriego.Paralos griegoserala polis la que ofrecíala medida.Hoy en día todo el mundo hablade la polis griega.Ahora bien,uno deentrelos griegos, el pueblodelos pensadores, formuló la
siguientesentencia:núvïwv xpnuúrmvuáïpov ÉOTÍV ávpmnog,Ttïivuév
óvïmv (ht; 501w, TLÏJV 6¬ oúK óvïwv dogOÚK ÉÍOTIV.

«De todaslas cosases el hombre medida,de las que son, que son, de las que no son, que no son.»El hombre que prerió
esta sentencia,Protágoras,redactó un escrito con el sencillo título de f] AMGEIG, La verdad. El momento en que se enunció esta sentencia no está temporalmente muy alejado de la época de Platón. Quizás

no residaningún«subjetivismo» en quela constituciónde la cosase orienteen la constituciónde la proposición, y no al revés;subjetivas son exclusivamente las opinionesposteriores sobreel pensamiento de los griegos.Si, de hecho, son la proposición y lo establecido en la proposición,como la verdad comprendidaal modo de la corrección, el criterio parala determinación de la cosa,y si con ello
es de otra manera precisamente a la inversa- de como entiende la

opinión natural,entoncesse abre pasootra pregunta: ¿dóndeyace el fundamento y la garantia de que ahoratambiénseha dadocon la esencia de la proposición? ¿Desde dóndesedetermina lo que seaen
generalla Verdad? Así, vemos que lo que sucedió en la determinación de la esenciade la cosa,no es en absoluto algo pasadoy que hayaquedado

(35/36)

[GA46]

resuelto,sino, como mucho, estancado. Por ello, es algo que hay
que poner en movimiento y que aún hoy resulta cuestionable. Si

no nos dedicamos meramente a repetir opiniones,sino que, más bien, queremos concebirlo que comúnmente decimosy opinamos,
entoncesnos encontraremosde nuevo con una espiral de preguntas.

En primer lugar:¿sedetermina la esencia de la proposición
y de la verdad desdela esenciade la cosa o se determina la esenciade

69

Heidegger

la cosadesde la esencia de la proposición? La pregunta estáplanteada
sobre un o bien..., o bien... Sin embargo y esta será la pregunta

decisiva,¿es sucienteesteo bien...,o bien...? ¿Son la esencia de la cosay la esencia de la proposiciónconstituidos de modo reejo sólo porqueambasse determinancomúnmente desdela misma,aunque másprofundaraíz? ¿Qué debesery dóndedebeestarestefundamento comúnparala esencia y el origende la cosay de 1a proposición? ¿Lo incondicionado[dasUnbedíngte]? Dijimos al comienzo:aquelloque
condiciona la esenciade la cosa en su coseidad,no puede él mismo

ser un cosay algo condicionado, debeser algo incondicionado[ein Un-bedíngtes]. Pero la esencia de lo incondicionado se codetermina medianteaquelloque es puestocomo cosay como condición [Bedíngung. Si setienea la cosapor un emrreatum, como algopresente [Vor/Janden]* creadopor Dios, entonces lo incondicionado es Dios en el sentidodel Antiguo Testamento. Cuandosetienea la cosapor lo que estáfrente al yo como un objeto [Gsggenrtana]*, esto es como el no-yo, entonces lo incondicionado es el «yo»,el yo absolutodel
Idealismo alemán. Que lo incondicionado sea buscado sobre o tras

lascosas, o en ellas, dependerá de quéseentienda por condicióny por
ser-condicionado [Bedíngtseín].

Sólocon estapregunta avanzamos enla direccióndel posible fundamentoparala determinación de la cosa y de la proposición y
de su verdad. Con ello se tambalea la pregunta inicial por la cosa y

suspuntosde partida.Aquel acaecer de la determinación de la cosa, anteriormente decisiva, que parece desdehacetiempo pasada, y que
en verdad, sin embargo, sólo permanecíaoculta y desde entonces en
[GA 47]

reposo, ha salidodelreposo. La pregunta por la cosaseponedenuevo
en movimiento desde su comienzo. sobre la cuestionabilidad interna de la Con esta indicación

preguntapor la cosadeberíaaclararse ahoraexclusivamente en qué
_J__

70

Un procedimiento parecidoestásin duda sometido fácilmente a malinterpretación. La concepción de la pregunta «¿qué es una cosa?»corno una pregunta histórica está tan alejada de la intención de informar de modo historiográco sobreopinionesaparecidas anteriormente. pero no ya como un tal comienzo. Más bien se trata de poner en marcha el acontecerinterno e inicial de estapregunta.Eso sería un juegoinfantil propio de la perplejidad Vacua y apresurada que los llegados posteriormente creerían poder permitirsefrente a susantecesores sólo por llegarrezagados.La pregunta por la ¡osa sentido asumimos la pregunta comounapregunta histórica. en cada proposición y en cada opinión cotidiana.un acontecer que no yaceen algúnlugar distanciado de nosotros. En la medidaen que puedaatisbarse algo de críticaen nuestropreguntar. sino exclusivamente contra nosotros mismos. según los rasgos mássencillos de su movimientopero enquistados en su reposo. como en una indiferente falsicación. 71 . Sepodríapensarque se trata de adjudicarle un erroro inclusosólounainsuciencia o incompletud ala determinación inicial de la cosa. mediante unasuerte deajuste decuentas.en tiemposlóbregos. Preguntar históricamente signica liberar y poner en movimiento el acontecer (36/37) aprisionado quereposa en la pregunta.esto es. en cada acercamiento a las cosas.sino que estáahí. como del ansiade criticar estas opinionesy ofrecerlo que en cada caso haydecorrectoenellas. sino como algo «natural». por arrastrar con nosotros este comienzo. éstanunca sedirigirá siemprecontra el comienzo.

.

En Verdad. sino para situar ante una . no para conocer cómo era antiguamente.-HISTORICIDAD Y DECISIÓN Lo que se ha armado sobre el carácter histórico de la te g unta «&#39. para la cual lo particulares sólo un casoy un ejemplo. es fácil concluir cuál ha de ser nuestro trabajosi lo que queremos esponer en marcha la pregunta «¿qué es una cosa?» como una pregunta histórica.4pregunta por la mm g 12. Sin embar go 3esta determinación de la particularidad depende de cómo se concibala generalidad de lo general. setrataríade poner movimiento el comienzo griegodela determinación dela esencia dela cosa y dela proposición. Si ésta sufre el destino de la extinción y termina asxiándose.I . En primer lugar.Aristóteles lo denomina róóe Tl sel «esto ahí». Tambiénen relacióncon la determinación del espacio y el tiempo Platóny Aristóteles bosquejaron caminosen los cuales aún hoy nos (37/38) movemos. lo hará sólo por desconocer sus propios fundamentos. su uniendo 7 claro está a 3 [GA 431 quela losofía seaun preguntar quesepongaen cuestión a sí mismo Y q ue a or ello a se mueva siem Vimos al comienzo cómo en primer lugar se determina para nosotros la cosa como un particular y un «esto».vimosquela relación conel espacio y el tiempo servía de ayudapara una más certera delimitación del «esto». De todo lo dicho. nuestra existencia histórica se encuentra ya en el camino de una transformación. Cqué es una cosa?» a es válido losóca ue lanteemos también ara toda re nta ho ryo en el futuro re en círculo. Másaún. También a este res ecto a arecen en Platón Y Aristóteles determinadas decisiones encuyoámbitoefectivoseencuentran nuestra lógicaactual y nuestra gramática. los que a sí misma se impone y que le permitirían fundarse de nuevo a sí misma.

para tener experienciade qué signica algo como descubrir la cosa.La pregunta por nuestras relaciones fundamentales con la naturaleza. éste no domina ni exclusiva. Ya se indicó que una meradenición de la cosano dice mucho.y esto por dos razones. por el 74 .En el marcode estas lecciones faltantodoslos presupuestos para hacerestecamino. un cambio del preguntar y del apreciar. aun cuando la encontrásemosen el pasado. ni cuando seamosnosotros quienestuviésemosla ambición de confeccionar una pretendida «nueva» denición. Aunque.sobrela cosay la proposición.Heidegger decisión cómo esesencialmente aún. su saber.susdioses.No obstante. La respuestaa la pregunta «¿qué es una cosa?»tiene un carácter diferente.aquí y allá.su Estado. en ella aún domina si bien transformado. No es una proposición. su arte.Pero incluso si éstosestuvieran cumplidos.en resumen: del serahí [Da-xeín]* en medio del ente. estareade toda una época. no podríamos recorrerahorael comienzodel caminoen vista de la tareaplanteada.debemosprescindir en estasleccionesde la elaboración de esta fundamental tarea. por nuestroconocimientode la naturaleza en tanto que tal. Pero para ello se exige que seobserve aquél con una mirada más clara que la que en la mayoríade los casosnos tiene atrapadosy nos impide ser libres en la experienciay en la determinación de las cosas. ni decisivamente. del ver y del decidir. La primeraes aparentemente una razón másbien [GA4q externa. ciertamente.Setrata de la ciencia natural moderna en tanto que ella seha convertido según (38/39) ciertos rasgosfundamentalesen una forma de pensamientouniversal. La tareamencionadano estaríaresueltacon que reuniéramos algunos pasajes queconstataran lo quePlatóny Aristóteles dicen. sino una cambiada posiciónfundamental o mejor y másprecavidamenteun cambioquecomienza dela anteriorposiciónantelascosas.Deberíaponerse en juegomás bien la totalidadde la existencia griega.el comienzo griego. Determinar la posición fundamental cambiantedentro de la relación con el ente.

La cosaasídeterminadaestomada en adelantepor el suelo y fundamento de todaslas cosas y de su determinación y de su interrogación.Según ésta.Níbe/ungo: quea Homeropuede 75 . Tal cuestión no se decidirá en una lección.una [GA50] determinada concepción dela cosaobtuvounaprimacía única. del mismo modo.como quisiéramos denominarlo ahora de manera totalmente ruda. La pregunta sóloespuesta anteunadecisión en el careo [Auseínanderxetïungjï En el complejo de la conformación de la cienciamoderna.esconcebido como supraestructura y ampliación de lo noviviente.Laprqgutapar la com dominio sobrela naturaleza. sobrepasa el ámbito de las cosasen generaly alcanza la región de lo «espiritual». Quehoyseleamásel Canta dela. ¿Por qué espor ejemplo tan desconsoladoren nuestrasescuelas superiores el tratamiento y la interpretación de los poetas desde hace décadas? Respuesta: porque los docentesno sabenla diferencia entre una cosa y un poema. en el ámbito de la interpretación del lenguaje.porque nunca han alcanzadoa atravesarla preguntade qué esuna cosa.tambiénahídonde sele concede su carácter propio. lacosa consiste enlamasa puntual material quesemueve enlapura ordenación espacio-temporal o su correspondiente composición. por ejemplo. No obstante. porque tratan los poemas como si se tratara de cosas. etc.pero sólo si estesiglo no duermey sólo opina queestádespierto. también allídóndeno secreeposiblesuexplicación apartir de la materia inertecon ayuda de la química coloidal.y esto. de la obra de arte. no esuna pregunta de la propia ciencia de la naturaleza sino que estapreguntaes ella mismapuestaen cuestión en la pregunta de si y cómo todavía nos habla el ente como tal en su totalidad.de la historia. sino en cualquier casoen un siglo. se tiene al utensilio y la herramienta por unacosamaterial. sóloarreglada posteriormente de tal manera que se le adhieraun valor especial. Lo viviente. este dominio de la cosa material como el de la subestructura auténtica para todaslas cosas.

ni olvidar el comienzo de la pregunta.essólo la mismadesolación . estoes.nosotros mismos si no abrimos nalmente los ojos. Sinembargo. y tampocolos docentes de estosdocentes. 76 . sinoquelesesdadoquizás despertar sólolo queestádormido.ya que éstasno tienen la tareade anunciar grandes revelaciones y de calmarlas tribulaciones del alma. queya no senos escape.esto es.debemos plantear esta inofensiva pregunta «¿qué es una cosa?»de tal manera que tengamos experiencia de ellacomo nuestra. al mismotiempo. [GA 51] (39/40) La pregunta«¿qué es una cosa?» es una preguntahistórica.entonces no podemossaltarpor encimade la respuesta moderna. tampococuandono tengamos en mucho tiempo otra oportunidad de escuchar lecciones sobreeso. pero no cambianada.y antetodo.tal vez enderezaralgo lo que está enredado.Heidegger tenersusrazones. Perode estasituaciónno son culpables los docentes.antesen griegoy ahoraen alemán. En su historia poseeuna primacíainquebrantada la determinación de la cosaen tanto que lo materialmente presente[Vai-hunden]? Si planteamos efectivamente la pregunta. sinounaépocaal completo. ponemosante una decisiónlas posibilidades de la determinación de la cosa.

-RECAPITULACIÓN Para alcanzar ahora una delimitación denitiva de nuestro propósito[V0rbaben]*. La preguntafue caracterizada en dos aspectos esenciales: ¿Qué plantea la pregunta? ¿Cómosepregunta? En primerlugar. ¿seríaesto último una fatalidad?Esto es lo mismo que (40/41) 77 . y resultóquela pregunta esunapregunta histórica. La meditación [Bexínmzng introductoria a nuestrapregunta haceevidente que en ella resuenancontinuamente dos preguntas rectoras y que por ello deben serpreguntadas conjuntamente.La pregunta por la com 5 13.seintentó caracterizarla pregunta en vista de [GA52] cómo debeserpreguntada.Seprecisaaquí en cadamomento y necesariamente de una introducción.de manera completamente general y Vacía:constituir lo uno para una multiplicidad. Al principio se subrayó que en la losofía a diferencia delo quesucede conla ciencia nuncaesposible un accesoinmediato a las preguntas. el «esto». Lo que esto quiere decir fue aclarado. Aquí resultódoblemente: por un ladoel marcodela cosa. Las reexiones introductorias para nuestrapregunta «¿quées una cosa?» llegan ahora a su n. después. En Jqgurzdo lugar.el horizonte en el que se enmarcan según la tradición la cosa y la determinación de su coseidad. el espacio-tiempo [Zeít-raum]. Una:¿aquépertenece engeneral algo como una cosa?La otra: ¿dedónde tomamos la determinación de su coseidad? A partir deestas preguntas sehace patente el hilo conductor que debemos seguir. con una mísera luz. y su modo de confrontarse [Begqgníswezke]. la constitución de la cosamisma. en caso de no querer que todo se tambalee en mera contingencia y confusión y que la pregunta termine atorada en un callejón sin salida. recapitulamos.en vista de quese pone en cuestión la cosa.serportadorade propiedades. Pero. Hemos iluminado -si bien.

Por otro lado.«nada sucede». Peroquizás esbuenohablaraquíde un modo más precavido: en el pasar por alto la pregunta por la cosa y en la insucienteinterpretación de un poemaparece que nadasucede. Cuando un médico trata de manera errónea a una serie de pacientes. Peromásimportante quehablardelcarácter históricodela pregunta es actuar correspondiendo a esecarácter en el preguntar. «nada sucede». ni tampoco nos es posible presentar en un complejo cerrado aquella determinación de la cosa que se ha impuesto como predominio mediante la ciencia moderna. Cuando un docente interpreta ante sus alumnos de una manera imposible un poema. si en general [GA 53] queremos estara la alturade la pregunta. Si no prestamos atencióna la pregunta «¿qué esunacosa?».es indispensable el saber tanto de ese comienzo. 78 .Si no vemosel cartelde peligro de un cable de alta tensión. y tocamos los cables. No podemos ni exponer el gran comienzo de la pregunta en los griegos. como también de las épocas decisivasde la ciencia moderna. La pregunta «¿quées una cosa?»es una pregunta histórica. Aquí debemos contentarnos. moi-iremos. con una solución de compromiso. Un día quizás despuésde 50 o 100 años al igual sucedealgo. De igual modo son las consecuencias si no plantearnos la pregunta y no atendemos a ella.Heidegger preguntar: ¿tieneen general algún sentido serio plantear una pregunta semejante? Sabemos que con su explicación no puedehacerse nada. se da el peligro de que acabe con sus Vidas. teniendo en cuenta los nes y las posibilidades de esta lección.

La delimitación de su esencia no es un trabajo secundario de la losofía de Kant.al camino de la auténticahistoria «viva»de nuestra pregunta? Elegimosun tramo de estecamino.másbien.precisamente aquél situadoen su centro.Este tramo lo representa la determinación kantiana de la coseidad de la cosa.allí dondeconvergen el comienzoy una época decisiva de un modo nuevoy creador.las delimitaciones y valoraciones de las ciencias desde el sigloXIX hastael presente. sino. . Ésta determinadesde entoncestoda actitud del saber. Mediantela interpretaciónde la obra de Kant nos situamosen el camino de la preguntaen sí histórica por la cosa. La losofía de Kant sitúa por vez primeraen su conjunto al pensamiento y a la existenciamodernos ante la claridad y la transparencia de una fundamentación.que inclusoquienes lo rechazan o intentansuperarlo siguen dependiendo completamente de él.La pregunía por la mm [GA 55] SECCIÓN EL MODO KANTIANO PRINCIPAL POR LA COSA DE PREGUNTAR CAPÍTULO PRIMERO EL SUELO HISTÓRICO SOBRE EL QUEsE ASIENTA LA «CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA» DE KANT (41 ¿Cómo llegamos a pesar de todo y aunque sólo sea provisionalmente. su centro metafísica. Kant destaca de una maneratan patentesobretodo lo anterior y lo posterior.

de tal maneraque no nos salgamos del caminode la pregunta.Estalecciónno basta paradar cuentade toda la obra. la lección es una suerte de indicador en el camino. seananteriores o posteriores a él: la incorruptibleclaridad de supensar y sudecir.lo que le hace sobresalir ante todos los demáspensadores alemanes. hacemos nuestra la preguntade Kant. Hacemos denuestra pregunta «¿qué esunacosa?» la pregunta de Kant y. Así se facilita la tarea de la lección.Heidegger Además. sino que nos adentraremos unos pasos en una posición histórica y espiritual fundamental que aún hoy nos sostieney nos determina. Pero intentaremos llegara la mitad de eseintervaloy. al mismo centro de la obra para concebirla según sus direcciones internas fundamentales. Lo único que haremos será dar en ocasiones alguna indicación sobre el sentido y la dirección. El caminode nuestra pregunta «¿qué esunacosa?» nosdirige a la obra principal de Kant. Si seconsigue estono habremos conocidoun libro quepudo escribir un profesordel sigloXVIII.quede ningúnmodoexcluye lo cuestionable y lo discordante y no simulaclaridad alhdondesólohayoscuridad. Kant a pesar detodas lasdiferencias y delaVastedad de su distancia histórica. Nosotros mismos nos situamos en ella. 80 .Debemos reducir de nuevo el recorrido de nuestra andadura. No serápreciso ofrecer grandilocuentes (42/43) Visionesde conjunto y discursosgenerales «sobre» la losofía de Kant. Los indicadores en el camino son indiferentes frente a lo que sucedesobre el caminomismo. que lleva el título de Crítica de la razón pura. con ello.tiene algo en común con el gran comienzo [GASQ griego. a la inversa. A partir de ahora debería serel propio Kant quienhablase.Aparecen sólo devez en cuandoen el caminopara servir de orientación y sepierdende vista unaVezseha pasado a su lado.En este sentido.

el carácter generalde la obra quedó inalterado. Kant declaró en una conversación: «hellegadocon mis escritoscon un siglode antelación.p. edición de K.y otras argumentacionesfueron acentuadas.EL NEOKANTISMO En sus últimos años de Vida. se publicó su segunda edición.)Habla aquí entoncesel sosiego superior de un creador que sabe que los criterios de lo «actual»son sólo polvo y que lo grandioso tiene su propia ley de movimiento. Sobre esto anota en una ocasión: «los esfuerzoshumanos giran en un continuo círculo y vuelven siemprea un punto en el que ya estuvieron. Cuando Kant publicó nalmente la Crítica de la razónpara. Aunque algunos elementos doctrinales fueron reelaborados. Seis años después de la aparición de la obra.quizás materiales que yacen bajo el polvo puedan ser utilizados para una maravillosa construcción. Los contemporáneos estaban completamente desconcertados ante (43/44) 81 . Pralqgómenax.-LA RECEPCIÓNDE LA OBRA DE KANT EN SU ÉPOCA. La losofía pertenecea los esfuerzoshumanos más originarios. transcurríala infancia de Hólderlin.141 pregurztapor la rara g 14. Lo que aquí se expresaes el profundo saberde Kant acercadel modo en el que la losofía se realiza y ejerce su efecto. pues ambas son ajenasal carácter de Kant. en el año 1781. en 1787.entonces.» (Respuesta de Kant a Garve. ¡después de cien años se me comprenderá bien por vez primera y entonces mis libros seránestudiadosy valorados de nuevo!»(Varnhagenvon Ense. había cumplido ya 57 años. Hegel y Beethoven. Diaria. Vorlánder. 46) [GA57] ¿Habla enestas palabras un Vanidoso y excesivo engreimiento o es acasola desesperanza irritada de alguien a quien se le ha dado de lado? Ni una cosa ni otra. Se mantuvo en silencio durante una décadahastasu publicación.de 1770 a 1781. 194. En esadécadade silencio. I.

Si bien esta 5 «Wiedar/J eineingzger Reícber m uiele / Belt/er in Nabmrzg / Setgt. tenía la impresión de «entrar en un espaciobien iluminado». por la estrictez de su conceptualidad. por la amplitud de miras de la estructuración de su pregunta. por la altura de su planteamiento. Schelling.Goethe armó en una ocasión que cuando leía una página en «Kant». más exactamente. el año de su muerte. por la novedad de su lenguaje y su nalidad decisiva. tienen trabajo lo: carretera? El propio Schiller introdujo a Goethe en una determinada concepción de la losofía kantianay de la losofía en general. Segeneró un apasionado revuelo de escritos. sino tomada siempredesdeun aspectoexterno y contingente. Él mismo caracteriza enalguna ocasión elafán depresentar lo difícil en las cosaslosócas como sencillascomo el gusto dominante [GASM de su época. haber: die/ ¡(inner {u tun. la interpretación de su obra y la consecuenteinuencia de su losofía tomaron unadirección determinada. Wenn die Kmgebmw. Kant lo sabía. En el último decenio de vida de Kant. Schiller se reere a este estado del careo [Auseínandersetzung con Kant en los conocidos versos de «Kant y sus intérpretes»: ¡Cáma alimenta zmrolarico a tantos mendzgor/ Cuando losrgyex touring/en. 193) Aunque no fue comprendida en sus intenciones esenciales. Suslosofías se formaron históricas sobre el fundamento de la losofía como idealismo de Kant o. que habían llegado ya a los dos mil en 1804. (Pro/egrímenos. p. a favor y en contra. teníaclaro quela obra iba contrael gustodela época en sucompleta disposición y manera de proceder.Heidegger una obra que se elevabasobre todo lo conocido.Es lo que en las exposiciones (44/45) usuales se conoce alemán. entre 1794 y 1804. la obratuvo un granimpacto.Hegel.por medio de su rechazo.de Fichte.» delÏI) 82 .Esto sucediópor medio del trabajo de pensadoresmás jóvenes.

lo adecuadoal conocimiento y demostrable. LaobradeKant quedó comounafortaleza imbatida aespaldas del nuevofrente. Esta vuelta a l.porqueen ningún casofue asumida. puesson el más alto tribunalparalas decisiones acerca de la Verdad y la falsedad. sehizo oír la exhortación de «volvera Kant».a pesar de suímpetuo precisamente por él. y ni siquiera eso.Esteregreso a Kant se correspondía con unanuevasituación histórica y espiritual.por un abandono del Idealismoalemán. Y estasuperación no pudo tenerlugarporquela posición fundamental de Kant no fue disputada. un alejamiento del Idealismo alemán.Un frenteque.lo que se conoce como «positivismo». A mediados del sigloXIX. sino sólo abandonada. Lo quedemuestran lasciencias naturales mediante experimentos y lo que las ciencias del espíritu constatan mediante manuscritos y textos. sin embargo. Parecía quela losofía había llegado a su n con el Idealismo alemán y a las ciencias seles encomendó denitiva y exclusivamente la administración del saber. es verdad.La pregunta por la ¿osa losofíapasó contodoel respeto por encima deKant. no fuecapaz degenerar un antagonismo [Gegnersrbaf verdaderamente creador. .nunca llegóa superarlo.Lo que signicaba. La vuelta a Kant estabaguiadapor la intención de encontrar en él la fundamentación y la justificación losóca de la concepción positivistade la ciencia.estoes. Sobre hechos se creecomúnmenteno puedediscutirse. sino que sólo fue obviada. un abandono que se comprendió a sí mismo como distanciamiento de la metafísica.Y esto quiere decir aquí: eslo único verdadero. ya sehabíasituadotrasunageneración anteel vacío. Aquellasituaciónespiritualde mediados del siglo XIX tiene como característica esencial el dominio acuñado de una [GA 59] conguración muy especíca de las ciencias. 83 . al mismotiempo.al mismo tiempo. Ésteesun saber cuyapretensión de Verdad obtiene suscriterios primeros y últimos en los denominados «hechos». el regreso a Kant estuvodeterminado.

La posición históricade Kant dentro de la metafísica occidental se ha vuelto más evidente. En razón de la aunque unilateral. 2. A este movimiento de regreso a Kant se le llamó «neokantismo» para distinguido frente a los antiguoskantianos. ha de ponerseen duda inmediatamente si podíavolver a ganarla posición fundamental de Kant que el Idealismoalemánmeramente pasópor alto y obvió y.y no el careo[Auteínandersetzung con la posición fundamental conquistada por vez primera por él.no fue así.De hecho. En principio estono es otra cosaque un máscerteroconocimiento historiográcoen el sentidousual. estemovimientolosóco. en especial tambiénde la losofía antigua. alcanzó méritos incuestionables en la historia espiritual de la segundamitad del siglo XIX. Entretanto. entonces ya no habría más . Cuando observamos desde nuestra posición [GA 60] (45/46) actualestemovimientode regresoa Kant.La propialosofía de Kant fue dadaa conocer en toda su extensión mediante una cuidadosainterpretación y revisiónde susescritos.puessólo esunaexigencia. el neokantismo.. Estos méritos son sobre todo tres: 1. nosotros vemos la losofía de Kant en un campo de visión másamplio que el neokantismo.. Todo esto apenas es suciente si tomamos como criterio la auténtica tarea de la losofía. en general.Sinembargo.La investigación de la historiageneral de la losofía. envez de serunacontrapartida. lo que. Aquí ha de ser verdadlo que predijo: «mislibros seránestudiados y valorados de nuevo». 3. semantuvoen un nivel de planteamiento másalto siguiendo el hilo conductorde la losofía de Kant. Si esto es así.Heidegger Kant tomó su losofía como una demolición de la metafísica. tampoco signica mucho. a su vez.sus partidarios en vida del lósofo. si podíasiquieraencontrar tal posición.renovaciónde la losofía de Kant seguardóal positivismode caerpor completoen la divinizaciónde los hechos.

mientrassigahabiendolosofía sobrela Tierra.141 pregunta por la cam kantismo. serán inagotablemente nuevas cadadía.La Crítím dela rasgánpura deKant pertenece a aquellas obras de la losofía que. 85 .Es una de esas obrasqueya hanemitidoel juicio sobretodo intentovenjderode«superada» y que se limita sólo a obviarla. ya quetodo «-ismo>> esunamalcomprensión y la muertede la historia.

.

insuciente.esdecir.Estaaclaración estará dispuesta de tal modo que nos orienteallí donde comienzala interpretación auncuando desconozcamos los elementos precedentes de la obrade Kant.la prggunta por la rom 5 15. «Crítica de la razónpura>>9 .«Razón». Sin embargo. mediante su interpretación.esbozaremos una aclaraciónpreinterpretativa [z/ordeutend.críticade la razónpuraparareferir 87 . Presentaremosesta ilustración en la forma de unaexplicación de su título. sin más. Atendiendoa estauctuación de su sentidoen el presente contexto. es decir. seutiliza. también secomprendequé esun hombre razonable o un consejo «razonable». Es del todo incomprensible quétienequever una«crítica de la razónpura»con la pregunta por la cosa.negativo. Intentamos armarnosenmediodeestaobraparaentrar (46/47) enseguidaen el movimiento de nuestra pregunta. no obstante. armamos con todo el derecho que este título 9El títulodel 0pm magna»: deKant sirveenocasiones también parareferirla tarea lústóricamente determinada de una críticade la razón pura.se reserva la cursivaparalos casos en los que Heidegger hacemención expresa del título de la obra de Kant. para no dejarlo todo sujeto a esa completaoscuridad. quefuera criticadoalgo como una razónimputa. no podemos pensar algo preciso con «crítica dela razónpura». por ejemplo). Ante todo uno debería esperar en unacríticaquese refutaraalgoinsatisfactorio. Sin embargo. Y del mismo modo está claro qué signica «puro» en contraposición a impuro (aguaimputa.EL TÍTULODE LA OBRAPRINCIPAL DE KANT Intenraremos situarnos como aprendices ante la obra de Kant con la pregunta «¿quées una cosa?» En principio permanece aún en la más absoluta oscuridad [GA 61} qué puedetener en común una obra tituladaCmïím dela razón para con nuestra pregunta «¿quées una cosa?» Esto sólo lo sabremos si nos adentramos verdaderamente en la obra. cualquiera sabelo que signica «crítica» y «criticar».Y. Antes debe darse unailustración preinterpretativa de hastaquépunto nuestra pregunta está relacionada internamente con esta obra independientemente de si asumimos o no la posición fundamental de Kant. hastaqué punto la transformamos o no.

ésta es una pregunta histórica.seentrecomilla la denominación explícitade tal tarea(tie. «crítica de la razónpura»). delT. El título mienta esta historia en un tramo decisivo de su movimiento. por último.Heidegger no expresa másque la preguntapor la cosaen tanto que pregunta.Visto desdefueradicelo siguiente: Kant.¿Quéhistoriade la pregunta por la cosaseexpresa en esetítulo? aquella tarea(tie.cuando Heidegger sereere al asuntomismode unacríticadela razónpura)y.) 88 .le dio un título que fue exigidopor la situaciónde su época y que al mismo tiempo llevabamás allá de ella. como esel casoen estepasaje. [GA 62] Como sabemos. queteníaabsolutamente claro su trabajo. El título mienta la preguntade la cosay es un título histórico hastala médula.

El enunciado simplees. esto es. En la armación de su «altura o tamaño» seexpresa la dimensión.en tanto queproposición. «la casaestá situada junto al arroyo».-LAS CATEGORÍASCOMO MODOS DE LA EN UNCIABILIDAD Recordaremos el comienzo de la determinación de la esencia delacosa. Sobre una cosa se puede deponer enunciativamente (47/48) [berzmteryagen y expresar sobre ella una diversidad de asuntos. se arma de la cosa una complexión [Bescbnbeíí]. aquellode lo cualsedice. <da casaes máspequeña» (queaquella otra a su lado). «del siglo XVIII»: el tiempo. Por eso. es el substrato. lo que yace debajo.por ejemplo. en relación al color. Com lexión 7 extensión 7 relación 7 lu ar 3 tiem o son [GA 63] 89 . «La casaes roja». «junto al arroyo»: el lugar.Aquí el «rojo»se diceo searma de la casa. Ésta seconsuma siguiendo elhiloconductor delenunciado. un Aávatv Tl Kaïú Tlvoq. Podemosseguir al hilo de los diferentes enunciadoscómo se determina lacosa encada respecto. Atendiendo a lo general. «lacasa es roja».el únoKsíuevov. No atendemos ahora especialmente a esta cosa (la casa del ejemplo). desde arriba. sino a aquello que caracteriza en general en cadaenunciado a cadacosa la coseidad. un deciren el cual sedice algode algo. una cualidad. (PÓUIQ. el decir.«lacasaes alta».Lo «rojo»dice cómo está compuesta la cosa en una perspectiva determinada. El enunciado simple es una Kaïútpaoig. con la indicación «más pequeña que» searma lo quela casa esenrelación con otra (relación). «la casaes del siglo XVIII».LA prggmztapor la com g 16. la extensión (cantidad). «de arriba a algopor debajo» sediceengriegoKaTó. sobre lo que yace debajo. decirseexpresa con (púval. en el armar se dice igualmente algo.

el seren unarelación. La coseidadde la cosa quiere decir: el ser de la cosa en tanto queente. estoquees«dichohaciaabajosobrela cosa».siempre dicha conjuntamente como lo asistente[darAnwerenaï Lo que en general se dice siempre de una cosaen tantoquecosa. enlo quesedetermina sucoseidad y sugeneralidad. ser en un allí. es la másagudaexpresión de aquello queya pusimosde relieve: quela constitución de la cosadepende de (48/49) [GA 64] la constitución del enunciado. de la coseidadde la cosa a partir del enunciado.Cuando antes. lo llamaron losgriegos Kaïnvopía (KaTu-ávopeúetv). la «ontología». toman su nombre de enunciados sobre la cosa.las perspectivas desde lasqueobservamos. en general. la doctrina escolardel serdel ente. serextenso.seimpone como auténticameta la de exponer una «doctrina de las categorías». Que desdeentoncesen el pensamientooccidental las determinaciones del ser sellamen«categorías». habla la interpretación preliminar del ser del ente. es decir. En esta modos de la de las determinaciones enunciabilidad [Ausgeragt/aeí yaceuna particular interpretación del ser. enlasquesenosmuestran.y aún ahora. ser en un ahora de la cosa en tanto que ente [Seiende]*.la cosaestáya. Lo armadoasí. Este nombre para las determinaciones denominación del ser no es una denominación del ser como casual.Heidegger determinacionesque se dicen de la cosa en general.No podemos observar de manera sucientemente profunda y explícitaesteestadode cosas esto es. que aquellas determinaciones que constituyen el serde un ente. Estas determinacionesnombran los aspectosen los cualesse nos muestran las cosascuando las referimos y hablamos de ellas en el enunciado. 90 .no mientamás queel sercomplexo[Berc/Jaffzanreín]. En tanto que ellassiemprese deponenenunciativamente [berunterragen sobre la cosa. En las categorías son dichaslas determinaciones másgenerales del ser de un ente.de la cosamisma.

RATIO RAZÓN El enunciado esun modo del Aévetvreferiralgocomoalgo. Aóvoqy ratiose traducen en alemánpor I/emur. y la «razón»(«Crítica de la razón pura»).Intentaremos exponerlo ahoraen algunos pocos rasgosgenerales.es el hilo conductorpara la determinación del ser del ente.parala coseidad de la cosa. 91 . razón.Preguntar por el serdel ente.losofía primeray propia. npdrrncpúloaocpía. el pensamiento es el hilo conductor para la determinación de la coseidad de la cosa.por otro.el Aóyog. Lo que signica:tomar algocomo algo.Aóvoc. «Hilo conductor» signica aquí que los modos de la enunciabilidad encauzanla mirada en la determinación de la asistencia[Anwesen/Jeítjñ es decir.Lapregunía por la mm g 17.. por esosetradujoAóyoc. del ser del ente. Lo esencial sigue siendo que el pensamiento en tanto que enunciarsimple. Con ello aparecepara nosotros igualmente por vez primera una conexión entre la pregunta por la cosa por un lado. El enunciado simpleda engeneral la forma fundamental en la quemencionamos la cosay pensamos sobreella. y. es la tareade la losofía en primera línea.La forma fundamental del pensamiento mismo y.Tenery dar algopor algo se diceenlatín:rear.por quéy cómo es en generalel ente.quésignicaesto. por ratio. ratio. primapbí/osap/yía.estoes. con ello. Pero aún no se ha mostrado cómo sellega en el cursodela metafísica occidental a una«crítica de la razónpura». másaún. Las categoríasdeterminan generalmente el serdel ente. preguntar de tal modoeslosofía deprimerrango. la ratio.

.

Muchos. El mantenerse en la cuestionabilidad [Fraguzzïrdzgiéeíz aparece como c] único camino 93 . en primer lugar. Por estemotivo es necesario que nos hagamos una representación más determinada del carácter de la ciencia natural moderna. Todo ello tenía por condición una particular pasión.La prtguntaparla mm g 18.LA CIENCIANATURAL MATEMÁTICA MODERNA Y LA FORMACIÓN DE UNA CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA Hemos oído ya que para la determinación de la esenciade [GA 65] la cosaa excepción del comienzoentrelos griegos.rez&#39. de la metafísica y preparóasíla necesidad de una críticade la razónpura. En esto (49/50) debemosdesistir de entrar en cuestiones particulares.un saber que. un dominio de nuevas experienciasy métodos. La transformación de la existencia [Da. con ello. semejante careo sólo pudo llevarse a cabo desde un absoluto dominio de la tradición de la doctrina natural medievaly antigua. nalmente. ni siquiera podemos seguiraquíel recorridoprincipalde su historia.la cual alcanzóuna desacostumbrada amplitud y seguridaden el pensamientoconceptual y. el deseo de un conocimiento modélico. Por ahora sólo ha quedado sucientemente claro que la transformación de la ciencia se consumó sobre el fundamento de un careo [Aureimznderxetzung que duró siglossobrelos conceptos fundamentales y principiosdel pensamiento.fue decisivo el advenimiento de la ciencia natural moderna.sobrela posición fundamental en relacióncon lasCosas y el enteen general. estoes.sin embargo. la mayoría delos hechos sobreesta historiasondesobraconocidos y.n]* que subyace a esteacontecimiento [Erezgníx] transgutó el carácter del pensamiento modernoy.que sólo tiene parangón en los griegos. nuestroconocimiento sobrelos complejos [Zummmerzbáhge] más internos e impulsores de esteacontecer es aún insuciente y oscuro. pone continuamente en cuestión sus propios presupuestos e intenta así fundamentarlos.

siguiendo el propósito de comprenderla metafísica modernay. La experiencia del trabajoy la proyeccióndel ser estáninterrelacionadas de forma recíprocay se encuentran siempre en un rasgo fundamental de la actitud y de la existencia {Darme}? Intentaremos ahora exponer este rasgo fundamental de la actitud cognoscitiva moderna.es decir. se le reprochó que él y sus seguidores hacíancienciaescolástica. la contraposición 94 . 2. Así. podía adecuarsea Galileo. sobrela proyeccióndel saberfundamental del ser. esto..Heidegger humanopararesguardar las cosas en su carácter inagotable. sobreel que se construyeel ente cognoscitivamente.es decir. La transformación Pero ella se sostiene de la ciencia la consuma sobre un fundamento sólo la ciencia doble: 1.sobre la metafísica. esdecir. Y. uno de los padresfundadoresde la ciencia moderna.como que la ciencia moderna trabaja igualmente con proposiciones y conceptosgenerales. Pero tan indiscutible es que la ciencia antigua y la medieval observaron hechos. con ella. [GA 66] misma.sobre la experiencia del trabajo. infalsicable. esto es. sólo que en un sentido más acentuado y más consciente. Y esto. a)CARACTERIZACIÓN DE LA CIENCIANATURAL MODERNA FRENTE A LA ANTIGUA Y LA MEDIEVAL Usualmente se caracteriza a la ciencia moderna frente a la (50/51) del medioevo diciendo que aquella parte de hechos y ésta última de conceptos y proposiciones especulativas. Eso llega tan lejos que incluso a Galileo. Eso es Verdadero en cierta medida. Decían que éstaes«abstracta».. en la direccióny el tipo de la dominación y la utilización del ente. la posibilidady necesidadde algo como la Críticadela ragánpura de Kant.que se movía en proposiciones y principios generales.

La pregunta por la mm de la actitud cientíca antiguay moderna no puede constatarse.estaactitud domina sóloallí dóndesedesarrolla un trabajotrivial y postrero.en cambio. También aquella época adolecía de cerrazón. No obstante. lo decisivo esel modo en quesonconcebidos los hechos y establecidos los conceptos. y sólo así les es dado crear nuevos planteamientos y.en primer lugar. ante todo. La grandeza y la superioridad de la ciencia natural en los siglos XVI y XVII depende de queaquellos investigadores erantodos lósofos. mientras quelos conceptos sonúnicamente un recurso de emergencia quede algúnmodo sehacennecesarios.hoy en día quienesdirigen la física atómica.pues eso sería losofía. setrataen todo momento de hechos y de conceptos. pero con los cualesuno no debe entretenersedemasiado. la situaciónno esdistintaque la de hace300años.piensancadavez másy más losócamente. diciendo queallí había conceptos y proposiciones escolares y aquí hechos. Lo cómico o. que puedearreglárselas sólo con hechos y máshechos. lo trágico de la situaciónactual de la cienciaes.sino que un hecho lo es sólo a la luz de un conceptofundadoy. insuciente. H] intento de caracterizar a la ciencia moderna frente a la medievalseñalando a aquéllacomo cienciade hechoses. en cadacaso. más correctamente.según el alcance de una tal fundamentación. mantenerse en aquellacuestionabilidad.espensar. suele verse la diferencia entre la ciencia nueva y antigua en que aquélla realiza experimentos y demuestra sus (51/52) 95 . A ambos lados.el pensarque se puedesuperarel positivismo medianteel positivismo. entendían que no hay meroshechos. de raíz. Niels Bohr y Heisenberg. Donde seda la investigación verdadera y avanzada. Más aún. y al igual que entonces. en el dela ciencia antigua y en el dela ciencia [GA67] moderna. La característica del positivismo en el que estamos insertos desde hace decenios y ahora más que nunca.

Éstasubraya quela ciencia moderna esinvestigación calculadora y medidora.¿Cómo hemos de comprender este rasgo fundamental? Ponemos un título a este carácter fundamental de la actitud cognoscitiva modernasi decimosque la nuevapretensiónde saber 96 . en el sentidoamplio de la observación escrutadora.El rasgo fundamentaldebe estar en aquello que domina absolutamente y de manera rectora. experimental y medidorano encontramos aún el rasgo fundamental de la nueva actitud cognoscitiva.con el tipo del precepto[Vargrz paralascosas. Peroel experimento. cooriginariamente [g/eícburprimg/ícb]. puestambiénella trabajaba con la mediday el número. Puede suponerse queel tipo de experimento estáunidoal tipo de la determinación conceptual de los hechosy al tipo de 1ajación de conceptos. La cuestión es. sino en el modo en que el ensayo se disponey el propósito con el que se lleva a cabo. de qué modo y en qué sentido los cálculosy las mediciones son jados y llevadosa cabo. de nuevo.Tampoco aquí se basala diferenciación en el experimento en tanto que tal.qué alcance tienenparala determinación de los objetosmismos.Estetipo de experiencia subyace a cada relación artesanale instrumental con las cosas. el movimientofundamental dela ciencia comotal: el trato de trabajo con las cosasy la proyección metafísicade la coseidad de las cosas.Heidegger conocimientos «experimentalmente». junto con las caracterizaciones ya mencionadas de la ciencia moderna -que seacienciade hechose investigaciónexperimental. estoes. Con las tres características mencionadas de la ciencia moderna la de que es ciencia de hechos. Estoescorrecto. el intento deganarinformaciónsobreel comportamiento delascosas mediante una determinada ordenación de cosasy sucesos también era conocido [GA 68] enla Antigüedad y enla EdadMedia. sóloquevaletambién comocaracterización de la cienciaantigua.uno seencuentra la mayoría de lasvecescon una terceracaracterización.

La losofía pertenece segúnsu esencia tan poco a la facultadde losoa. desde unaperspectiva práctica y escolar. perono esesencialmente necesario. entrelos griegos.comola «losofía»no esunaciencia del espíritu. b) LO MATEMÁTICO. podemos haceresta 97 . Es cierto que allí dondeaparece esta palabra no siempre está también elasunto mismo[Same]? Sinembargo. La matemáticano es una ciencia natural.»(Prólogoa Prirmpíor metafísica. [GA69] fundamenta/er dela dencia dela naturaleza. de queestaunidadyano esuna necesidad. páenotq ¿Quésucede entonces con lo «matemático» si no puedeser explicadodesdela matemática? Ante estapreguntaharíamosbien manteniéndonos en la palabra. hoy seadscribaa la facultadde cienciasnaturalestiene susmotivaciones (52/53) históricas.un signode queya no hayuna unidadfundada y claradelasciencias.libera/er.Inpregantapor la rara esla pretensión de saber matemática. De Kant procede la proposición tan citadacomo poco comprendida: «armo que en cadadoctrina naturalparticularsólopodráencontrarse tantaciencia auténtica.Que ahora la losofía y la matemática sean ordenadas de estaforma parece seruna carencia estética o un error en el programade las asignaturas.) La preguntadecisiva reza:¿quésignica aquí«matemática» y «matemático»? Parece que la respuesta a estapreguntasólo pueda obtenerseen la matemáticamisma. como matematica puedaencontrarse en ella. Pero tal Vezseaalgo completamente diferentey hay genteque incluso piensa sobreestas cuestiones-g estoes. es ella misma sólo una determinada conformación de lo Quela matemática. ya que la matemática matemático. de quienes surgeestapalabra. En tiemposanteriores.ni una pregunta. la matemáticapertenecíaa las Jeptem arte. Eso es un error. como la matemáticaa la de cienciasnaturales.

uuveúveiv signica aprender.5.TÓcpuoiKú las cosasen tanto que surgeny aparecen desdesí (53/54) mismas. transformamos o bien sólolas contemplemos e investiguemos npúvuaïa. por otro lado.Heidegger suposición sin peligro. no en el posterior sentidorestringido y manidode la escuela y del erudito. y. notoúueva. ejercer y perseverar. tomadoen sentidocompletamente amplio. lo queincluyetambiéna la noínotq.Sinembargo. lo enseñable. Lo quesea propiamente lo «matemático» lo sabremos cuando sigamoscon la miradadónde se integray ordenalo matemático y frente a qué se delimita dentro de esta ordenación. enseñanzacomo aquelloque es enseñado. del griegoTüuaeñuaïa.ni enel sentidorestringido de la aplicación práctica xpñoat). lo quepuede aprenderse y por ello... artesanalmente. Tfx uaeñuuïu. y se encuentran ahí como tales. 2. utilizamos.-Túuaeúuara. ser expresamente y en primer lugar elaboradas. bienseaquelastrabajamos.ni tampocoen el sentidode la npátq como acción moral.Los griegos exponen lo matemático. o bien. Lo matemático Viene.es todo hacer.Tóixpñuaïa las cosas en tanto que son utilizadas y están por tanto a disposición en todo momento puedensero bien cpuolKá.Tú notoúuevu-las cosasen tanto que son producidas por la mano humana. piedras y semejantes. npütc. Enseñary aprenderes referido aquí en un sentidoamplio y. al mismo tiempo.4. conjuntamente conlassiguientes determinaciones: 1. 3. además. estadistinciónno es sucienteparaconcebirel auténticosentidode lo «matemático». Tras 98 . a su vez.nalmente. esencial. y ello. relacionado con npñgnq. udaemg la enseñanza.Para ello es necesario atender a en qué complejo insertanlos griegos lo matemático y frentea quélo diferencian. según la acuñación de la palabra.. en un doble sentido:enseñanza como [GA70] acudir a la enseñanzay aprender y.Tú npúyuaïu las cosasen tanto que son en general aquellas con las que tenemosque Ver o con las que tenemostrato.

las cosas en tanto. Pero no todotomar esun aprender. se trata de lo segundo. lo que quieredecir:utilícese.las cosas sonreferidas conesta denominación entantoqueaprendibles. y ello también conplantas. llevarla connosotros y depositarla enunacolección depiedras. en unaperspectiva determinada.. Y la (54/55) 99 .Mientras los números estén en esta relación conlo matemático espreciso preguntar: ¿por quépasan precisamente los números por ser algo matemático? ¿Quées lo matemático mismo. para quealgocomolos números sea concebidos comoalgo matemático y considerado como lo preferentemente matemático? uúesatq signica aprender.estamosacostumbrados desde hace mucho tiempo apensar ennúmeros. La pregunta es:¿entantoqué? En todoslos casos vemos lo siguiente: lo matemático se reerea lascosas y ello. un arma. Pero en sentido estricto no podemos aprender cosas. por ejemplo unapiedra.». podemos aprender sóloel usodela cosa. enunlibroderecetas sedice: «tómese. El aprender es.¿Qué mododetomarmuestra ahora el aprender? uañpaïa cosas entantoquelasaprendemos.La pregunta por la rosa laanterior caracterización delas cuatro mencionadas enprimer lugar. Sinembargo.además.según esto. por ejemplo. debemos preguntarnos: ¿consiste esta relación en quelo matemático sea algo numéricoo al contrarioeslo numéricoalgomatemático? De hecho. un tomary un apropiarse.. también enrelación conlosuaeñuaïa. enel quelo queseapropia esel uso. Lo matemático y los números están evidentemente enunarelación.. Conla pregunta por lo matemático nosmovernos igualmente enla pregunta rectora «¿qué esunacosa?» ¿En quésentido sontomadas las [GA 71] cosas cuando sehablade ellasy sonmiradas de modo matemático? En relación con lo matemático. Aprender esunmodo delasumir y elapropiarse.. Podemos tomarunacosa. Por lo dicho. Tomarquieredecirtomarposesión deunacosa dealgúnmodoy disponer deella. UGGÚLIUTG lo aprendible. deberíamos decir entonces.

quéeseste determinado utensilio. esto es. Sin embargo. no.Heidegger apropiación acontece pormedio deluso mismo.Dominamos el tipo de trato con el arma. Enelejercicio tomarnos posesión del uso del arma.el modelo98. dela acción química de determinadas substancias. un aprender delmanejo. Lacosa viene engeneral a conocimiento [Kemztrzír] enlamedida enqueel queaprende seconvierte enuncorrecto tirador. sin embargohay aún «más» que aprender a conocer. aprendemos quéesun fusildeeste modelo. el [GA 72] mododel trato con ella. parahaceruso de esacosa. Aprendemos a conocerel fusil particular y determinado. aprender lasleyes dela balística. El aprender a conocer tienea suvezvariosniveles. en el fusil. sepuede aprender quéesun arma. no necesitamos saber todo esoparadisparar. con estenúmerode serie. quéesen general un fusil. elejercitar essólo unmodo delaprender.En el ejercitar.por ejemplo. sinoqueaprendemos al mismotiempoy por primera vezla cosa. Eso no excluye quetodo esole pertenezca a la cosa. dela mecánica. No todoaprender esunejercitar. ¿qué es laesencia delaprender en el sentido propiode la pá9ecnq? ¿Por quéel aprender esun tomar? ¿Qué eslo queestornado delascosas y cómoestomado? Consideraremos el ejercitar de nuevocomo un tipo del aprender. En elaprender haysiempre direcciones delaprender. «arma» no mienta este fusilparticular.Eso g quiere decir: nuestro modo deproceder y tratar se acomoda aaquello quela misma armaexige.Ciertamente.el aprender a conocer correspondiente permanece dentrode un determinado límite. Eslo que llamamos ejercicio. Además. apuntar y disparar. Sin embargo. queesaprender el uso. no sólola habilidad manual. en el ejercicio no aprendemos sóloa cargar. Pero. El aprender essiempre un aprender a conocer [Kerznenlemen].sino. En la cosa. un aprender delconocer. Pero ¿qué hayque aprender aúnahí? Lo siguiente: cuálesla relación [Bewandtníx] que setiene con esacosaen general.por ejemplo.Cuandosetrata 100 . Sinembargo.

Sinembargo. debe seraprendido y debe serenseñable. en el animallo animal.como aquellotal cual lo conocernos propiamente deantemano. elaprender aconocer lo quepertenece engeneral a un armade fuegoy quéesengeneral un arma. puesde lo contrario no podríamos engeneral percibir[verme/amen] el fusilen tantoquetal. eneltomar conocimiento dequé es unarma. en la plantalo vegetal. aquel quedebe seraprendido antes para quehaya engeneral tales modelos y sus correspondientes piezas. Lo queaprendemos enel usoessóloun fragmento (55/56) limitado delo aprendible enla cosa. conocemos lo queengeneral esunarma sólo de un modo indeterminado. entonces tomamos algo enel conocimiento queyapropiamente tenemos. sino queestoya lo sabemos de antemano y debemos saberlo. dela uúenoiq. Losuaeñpaïa sonlascosas entantoque nosotrostomamosconocimientode ellas. esdecir. no aprendemos por vezprimera quéesun arma.Con respecto alacosa hay aúnunaprender aconocer más originario. Este aprender aconocer eselfundamento quesustenta laproducción [GA 73] dela cosa. Y esprecisamente este«tomar conocimiento» kqurKenrztníx nebmeim] la esencia propia delaprender. explícitamente y deun mododeterminado. Cuando aprendemos a conocer este fusil o incluso un modelo determinado.Sóloenla medida enquesabemos deantemano quées un arma. senoshace visible por primera vezesoquevemos delante como lo que es.propiamente. elproductor debe antes haber aprendido a conocerquérelación[Bewandtnír] tieneen general con la cosa.Isapntguntapor la ram en general de haceraccesible unacosacuyousocjercitamos. una cosa. qué es un utensilio.en la cosala coseidad. y a suvezla cosa esel fundamento posibilitador parael ejercicio y el uso.Pero. cuando setrata deproducir. 101 .estodebe serconocido anteriormente. El aprender originario esaquel tomarenel cualsetomaconocimiento delo quees. esoya lo sabemos de antemano. Si traemosesto a conocimiento.engeneral y en cada caso. elcuerpo como algocorporal.

En laAntigüedad griega había un famoso erudito queviajaba y dabacharlas.traerse recíprocamente al aprender. enseñar no signica otracosa quedejaraprender a los otros. allídonde tomaraquello queuno ya tienees realmente un darsea-sí-mismo [Sic/Jre/brgeben].estoes. quéesel mundo. El alumno no aprende sise limita arecibir lo ofrecido.de modoaparente. El enseñar secorresponde coneste aprender. enla pregunta dequéesunacosa. sino sólo laindicación alalumno detomar por símismo aquello queyaposee. por ejemplo. eslo máscercano. Untalaprender.quéesel Estado. hablar conun zapatero sobre quées 102 . Éste aprender es lo más arduo:tomar conocimiento (56/57) efectivamente. quéeselutensilio. Enseñar esun dar. ya [GA 74} que sólo quien verdaderamente puede aprender y sólo mientras pueda hacerlo. puede enseñar Verdaderamente. delo quesiempre yasabemos.Heidegger etc. Sólo enese punto sedaunverdadero aprender. seencontróa Sócrates. preguntamos constantemente sólola mir/mz evidente inutilidad: quéeslacosa.Poreso. exige quedarse permanentemente enlo que. por ejemplo. un tomar enel cualsetomasóloaquello quefundamentalmente yasetiene. El enseñante verdadero se diferencia delalumno sólopor sumayor capacidad deaprender y por querer aprender más auténticamente. En todoenseñar aprende más quien enseña. Sucostumbre erala de quedarse por la calley hablar conla gente.Esteaprender propioesun aprehender muyparticular. elúnico alque estamos aquí expuestos. Desde la perspectiva de la utilidad. quéeselhombre.ofrecer: pero enelenseñar noseofrece lo aprendible. Enseñar esmásdifícilqueaprender. y hasta el fundamento. Llega aaprender sólo cuando tieneexperiencia de aquello quetomacomoalgoquepropiamente yatenía. Era uno de los denominados sostas. Cuando este famoso sostaregresó aAtenas después deunviajepor Asiamenor. quéesla obrade arte. y setieneexperiencia deél comotal.

Tenemos un pany un cuchillo.¿Quéespropiamente el tres?El número queenla serie delos números naturales seencuentra entercer lugar.» Los pueñuaïa.por ejemplo. es aquello «en»las cosas que propiamente ya conocemos. el número esalgomatemático. esdecir. Sólo a partir del tercero se convierte el anterior. sinoel primero.Cuando lostomamos conjuntamente. perotú.por ejemplo. Lo quesea «tres». Lascosas no contribuyen en nadaa concebirel tres como tal. el uno. pero no: estos dos. Sólo cuando se añade un vaso y tomamos lo dado conjuntamente.estoy además lo otro. «eso eslo quehago. tampoco tres manzanaso tres gatos o cualesquieraotras tres cosas. «¿Aún sigues ahÍP». unoy otro.tomamos sóloconocimiento explícito dealgoquedealgún modoyatenemos. Sócrates notenía más tema que este: qué son las cosas.la triada.queeres taninteligente.Y. un uáenua.La prqguntapar la rosa unzapato. Más bien. En tantoqueconcebimos el númerotrescomota]. Desde aquípodemos comprender ahora por qué. no noslo dicen lastressillas. siyaconocemos [GA 75] el «tres». «sí». seconviertenen uno y dos. y no. dijoelsosta recién llegado aSócrates conuntonoaltivo. estoes. el «más». «¿y dices siempre lo mismo sobre lo miSmOP». algomatemático. Vemos tressillas y decimos: sontres.lo matemático. El número esalgoaprendible ensentido propio. esto es como una conjunción [ein Zuramme] como tantos y tantos otros. ahora los tomamos como suma. podemos contar sólo lascosas como tres. contestó Sócrates.en primeroy el otro en segundo. Estetomar-conocimiento [Zur-Kenntnzk-ne/Jmeu] esel aprender propio. decirnos: ambos. ¡En el «tercero»! Sólo en razóndel tres es ésteel tercernúmero. seda la posibilidad del 103 .uno. ¿«lugam endónde? El tresno esel tercer número. decimos: todos. sinoqueen ciertosentido traemos ya connosotros mismos. seguramente no digas mmmlo mismo sobre lo mismo. lo que sin embargono tomamos enprimerlugardelascosas.a partirde él seda el «y». no decimos 1 + 1.

Tomamosconocimientode todo esto.Heidegger (57/58) lugar y dela serie. Lo matemático esaquello abierto enlascosas en lo que ya nos movemos siempre y a partir del cualtenemos experiencia de ellasen general comocosas y comotalescosas. suesencia no resideen el númerocomo delimitación pura de la pura cantidad. mientaen primerlugar.el modomismode aprender y proceder.lo aprendjble en el modo caracterizado y sóloen él. lo aprendemos sin recurrir a las cosas. Lo matemático espor esoel presupuesto fundamental del saber de lascosas. sino que debe concebir quela condición fundamental parael correcto saber y para 104 . y.Los números son lo matemático más conocido porque. Estaexpresión no quiere decir(entodo caso no en primerlugar)queuno debería estar formado sólo en una disciplina. sino a la inversa:sólo porque el número pertenece a tal esencia. [GA7q pertenece también a lo aprendible enel sentido dela páünotq. Eso aprendjble es lo que hadeconcebirse como lo matemático. en nuestro trato acostumbrado con las cosas. Nuestra expresión «lo matemático»tiene siempre este doblesentido. en segundo lugar.enlascosas. De lo queahora tomarnos conocimiento no lo creamos apartir decualesquiera cosas. los números yacen del modomáscercano a aquello delo que. No obstante.necesitan sery debenserya dadas. Por estemotivo colocó Platón sobreel pórtico de su Academia el dicho: Avewuéïpnïog unóeig eioíïm «No deberá tener acceso nadie queno haya concebido lo matemático». A consecuencia deello. lo matemático más usual se convierteen lo matemático por antonomasia. tomamos conocimiento sinhaberlo creado a partirdeellas.la geometría. Tomamos sólo lo que dealgún modo yatenemos. en nuestro calcular con ellas. Lo matemático esaquella posiciónfundamental antelas cosas en la que nosotrostomamospreviamente las cosas en relacióncon cómo nos son.

c)ELCARÁCTER MATEMÁTICO DEIA CIENCIA NATURAL MODERNA. (58/59) ciencia moderna eslo matemático. En relación conesto. Unsaber que nopone sufundamento cognoscitivamente y establece asísuslímites. esel presupuesto fundamental del trabajo «académico». sinosóloun opinar. sinoque. yenqué medida. ha preguntado deunmodo quetuvoramo ¿anremmcia que porvezprimera entrara en juegola matemática en sentidorestringido. aúndespués dedosmil años. Por lo dicho. no esun saber. El sigloXVI traepor 105 .LApregunta por la tara elcorrecto poder-saber [Wírserzkáhnen] es elsaber delospresupuestos fundamentales detodosaber y la actitud encaminada porese saber. Ambas han tenido comoconsecuencia quehoy. Lo matemático. más bien. en el sentido originario delaprender a conocer deaquello queya seconoce. LA PRIMERA LEY DEL MOVIMIENTO DE NEWT ON El pensamiento moderno no surgede pronto. elrasgo fundamental delpensamiento y laciencia modernos esmatemático en sentido propio. esto nopuede querer [GA 77] Poreso es preciso mostrar ahora que.Para esatarea intentaremos dar cuenta de un paso esencial dela ciencia moderna ensusrasgos principales. hadequedar claro enquéconsiste lo matemático y cómo se despliega suesencia.Suscomienzos se retrotraen al sigloXV enla escolástica tardía. no hayamos nalizado ese trabajo y nunca podamos hacerlo mientras nos tomemos en serio a nosotros mismos. Esta sentencia sobre laAcademia nocontiene porlo tanto más que unaduracondición y unaclara delimitación deltrabajo. solidicándose sin embargo en unadeterminada dirección. Estabreve meditación sobre la esencia delo matemático fue ocasionada por nuestra armación dequeel rasgo fundamental dela decirquela ciencia trabaje conla matemática.

(Enlospróximos meses.al mismo tiempo. y ha favorecido sudespliegue enla misma medida enquelo haimpedido. aparecerá por vezprimera elprimer Volumen deeste legado póstumo. Cuando Kant habla de «la»ciencia. Cuandonosotroshablamos hoy de la físicaclásica nos referimosa la formadel saber. En el título. En p/aí/ortzja/yía eacperimenta/ís). anticipar elconcepto deciencia deKanty atisbar lasrepresentaciones 106 .«losoa»reerela ciencia universal (cf los fundamentos primeros. enelmarco de la edicióndelasobrasdeKant querealiza la Academia Prusiana delas Ciencias. sino que sirvióal mismo tiempo defundamento para la ciencia posterior. exactamente cienaños después delosPrínapias deNewton. esto es. Lasaclaraciones y fundamentaciones decisivas se consuman por vez primeraen el siglo XVII. Kantpublicó unescrito que llevaba portítulo: Princzpías metnïíto: de la (59/60) dencia natural.) Echando un Vistazo a la obra de Newton -y aquí no podemos hacer másqueeso lo quehacemos es. en 1786. El último decenio de su actividad se concentra eneste ámbito delpreguntar. establecida por [GA7m Newton. Cinco años después delaaparición delaCrítica de laragónpura. absolutamente primeros. «principia» son losprincipios [Anfangxgründe estos principios fundamentales nose trata deninguna manera deuna introducciónparaprincipiantes. Este completo acontecer encuentra su primera conclusión sistemática y creativa gracias a1matemático y físicoinglés Newton. La obra no fue sólo el término de esfuerzosprevios. precisamente en su obraprincipal titulada Pbílampbiae natura/i: prínapia matbemaíím de 1686/87. Al finaldesuprólogo.Heidegger intervalos avances y retrocesos. Ésteeraunaréplica consciente y ampliadora dela obra de Newton sobrela basede la posiciónalcanzada en la Cnïíradela ragdrzpura. Kanthace referencia explícitamente a la obra de Newton. se reere a la física de Newton. el preguntar y el fundamentar.

lafuerza y ante todo la aircentrzpela.La nombramos comoalgoobviodesuyo. Éstas se reeren alaquantítas materíae. nzlrz" quatmu: avíríbus zpressír ¿agitar statum ¿"l/um mutare. por aquel entonces profesor de astronomía en Cambridge. el tercero delsistema del mundo. sit/e lege: matar. estoes. publicada en 1713 por Cotes. que está dividida entres libros. A la obrala antecede un breve apartado titulado Deniííanex. si esqueaúnla nombramos. Aquíobservaremos únicamente el primerprincipio. aunque no ya exclusivamente. «es unaleydela naturaleza asumida por todoslos investigadores.En él. La segunda edición de la obra aparecióaún en vida de Newton. sobre ellugar absoluto y relativo y. «principios o leyesdel movimientml. demota rarpomm. quecontiene la serie de las famosas determinaciones conceptuales sobre el tiempo absoluto y relativo. sobre elespacio absoluto y relativo. y sabemos algode ella. en lo ue l q si ge. Losdosprimeros tratan acerca delmovimiento delcuerpo. sobre el movimiento absoluto y relativo. ley de la inercia). Cotesescribe sobreestaley lo siguiente: naturae lex estab amníbux ¡"acepta pbí/oxop/Jís.» Quienhoy y desde haceya tiempo-estudia físicano se cuestiona siquiera esta ley.nalmente.La preaguntapar la mm fundamentales quetienen validez enla física actual. LasexPlicaciones del lósofo "ustican.Esta leyreza: Corpus amneperreverare in¿tata mo quíescendi ve] movendí unzformíter indíremtm. y con un extenso prólogo. «Todo [GA 79] cuerpopersiste en su estadode reposoo de movimientorectilíneo uniforme sinoesobligado acambiar deestado porfuerzas inculcadas».Grandi-á! ï e Y no Por «axiomas» Axio/m .queesunaley mAl ui esel traduce axiamata « rinci P ro P io Heide 88 er l uien P orP P ios». A esta leysela denomina leydela persistencia [Be/Jarnmgiggeseíq] (o de manera menosafortunada: lexínerae.estao Ición. (60/61) 107 .de mundi ¿j/Jtemate. quantítax malta. Sigue un Scbo/íum. Con ello se cierra el auténtico contenido de laobra. aquella leydel movimiento queNewtonsitúaal frentede suobra. Sigue aún unasección conel título: Axiamata.

estaley eracompletamente desconocida cienaños antes. Sinembargo. unosólolo vecuando uno mismo lo hapensado denuevo. El profesor genovés Baliani fueel primero que la declaró leyuniversal. Durante el milenio y medio anterior no sóloeradesconocida. IV. quien. Demócrito (siglo V-IV) semueve en cierta medida en esadirección. Y. Entre tanto. expresamente paraenfrentarse a Kant por estecamino. En el descubrimiento de estaley y en la imposición de la misma comoley fundamental reside un cambioprofundoque pertenece a los másgrandes de la existencia humana[dermenscbc/Jen Daseíns] y que ofrece por vez primera un suelo parael cambio desde la representación ptolemaica [GA so] del todo de la naturaleza a la copernicana.a partes _l__ 108 . esverdadque la leydela persistencia [Bebarrungsgexeta] y sudeterminación yatiene supredecesor enla Antigüedad. Hasta el sigloXVIII esta leyno eraenningún caso de suyo obvia. el P/Jílosap/Jísc/Je Magazín. contra Bayle). La críticaa Kant era. se ha constatado que en la época deGalileo sesabía delpensamiento deDemócrito.Pero.tras la aparición de suobraprincipal. como sucedecon lo pensado anteriormente y lo encontrado enloslósofosantiguos. la aplicó sóloensus últimos trabajos y ni siquiera la explicito. Descartes la asume entonces en susPrirzapía pbí/orqbbíae e intenta fundamentada metafísicamente. Kantexpresó este hecho fundamental de la historia del espíritude una maneramuy clara cuando. antes dequeNewton pusiera la leybajoesta formaal frentedela física.Heidegger fundamental. 518. mediata e inmediatamente. enLeibniz juega el papel deunaleymetafísica Gerh. Tampoco fueNewtonquiendescubrió la leysino Galileo. sinembargo. suscontemporáneos le recriminaban haberexpuesto sólolo que«yahabíadichotambién» Leibniz.El profesorEberhard de Halle(un partidario de la escuela de Wolffleibniziana) fundó una revista. sinoquedelanaturaleza y delente setenía experiencia deunmodo en el cualesta leyno hubieratenidoningúnsentido. no obstante.

iapreguntapor la mm

iguales, tansupercial y arrogante que encontró eco entre elpúblico.
Cuando esta tendencia sevolviódemasiado Vistosa, Kant sedecidió al«desagradable trabajo» deredactar unescrito polémico coneltítulo:

.5 obre un dexmbmrzíenta que debe hacer inneremría tada nueva crítica ae larazón
puraporrama deunamáx antigua. El escritocomienza así: El Sr.Eberhard hahecho eldescubrimiento deque lalosofía

leibniziana igualmente incluye como lamás nuevauna crítica de la
razón, enla cualsinembargo introduce unadogmática fundada en elexacto análisis delasfacultades cognoscitivas. Conello,contiene

(61/62)

todo lo verdadero delaúltima crítica, y una fundada ampliación del ámbito delentendimiento. Sin embargo, noaclara porqué durante tan largo tiempo nose havisto esto enlalosofía delgran hombre y desuhija, lalosofía deloswolfanos. Y esque, ¡cuántos agudos
intérpretes no danahora enlosantiguos conotrosdescubrimientos tenidos pornovedosos, una Vez queseleshamostrado hacia dónde
deben mirar!

Así era en tiempos de Galileo. Trashaberaanzado los [GA 81] nuevos planteamientos, sepodía volver aleeraDemócrito; y después

dequeseentendiera a Demócrito conayuda deGalileo, selepodía
recriminar a esteúltimo queno dijeraen realidad nadanuevo.
d)DISTINCIÓN DE LA EXPERIENCIA GRIEGA DE LA NATURALEZA
FRENTE A LA MODERNA

(X) LA EXPERIENCIA DE LA NATURALEZA EN ARISTÓTELESY
NEWTON

¿Cómose relaciona la mencionada ley fundamental con la

anterior concepción dela naturaleza? En Occidente larepresentación

dominante de la totalidad de la naturaleza («mundo») estuvo
determinada hasta elsiglo XVII porla losofía platónica y aristotélica;

109

Heidegger

especialmente elpensamiento conceptual y cientíco estaba orientado según las representaciones, conceptos y principios fundamentales que
Aristóteleshabíaestablecido en suslecciones sobrefísicay sobrela

bóveda celeste y quefueron asumidos por la escolástica medieval.
[or eso,debemos atender brevemente a lasrepresentaciones

fundamentales de Aristóteles para poder apreciar el alcance de la transformación que se expresa en la primeraley de Newton. Debemos, deshacernos deunprejuicio queenparte sehanutrido por
la acerada críticadela ciencia modernaa Aristóteles, quesostiene que

susexposiciones no sonmásqueconceptos inventados en los que faltacualquier referencia a lascosas. Esopodría valer dela escolástica

delaBaja Edad Media, que seenredaba a menudo enuninfundado
análisis deconceptos demodopuramente dialéctico. Pero, enningún casodel propio Aristóteles, ésteluchaen su época precisamente
(62/63) /
[GA s2]

porque ¿l pensamiento, elpreguntar y eldecir sean siempre unAévsiv

óuoAovoúueva Toïq npaivouévoig; demelo I 7, 306a 6: «eldecirquese corresponde conlo quesemuestra enel ente mismo». En el mismo pasaje diceAristóteles explícitamente: TéAog ¡Si Tñqpézv noinnKñg ántoïñunq TÓ épvov, rñq 6¬cpumKñq ró(paivóuevov delKupíwg KGTÓ rñv uïoenoiv. Ya escuchamos -gï pág.GA 70 s. (53 s.) quelosgriegos caracterizaban lascosas comocpuoiKú y noioúueva, como lo queaparece desde símismo y lo que espro-ducído [her-geste/Iz] elaborado. Correspondientemente, haydiferentes saberes, éntoïñpn, el
también es diferente el TéAoq del saber,es decir, aquello en lo que este

deloque aparece desde símismo yelde loproducido. Por consiguiente, saber llega a un n enel queseconcluye, aquello enla que IEdeííee
propiamente. Así,la armación deAristóteles dice:«aquello enlo que
se detieneel saberproductivo,lo que asume de antemano como su

detenimiento, eslaabra entanto que lo producido; aquello que el saber
acerca de la naturaleza asume como su detenimiento, es TÓcpatvópzvov,

110

Luprqgutapor la tara

lo que semuestra enlo que aparece; éste será siempre eldominio, el

criterio, y ello además para lapercepción [Wa/Jrne/Jmung, esto es para
el meroaceptar y recibir[Himund/lufue/Jmer» (adiferencia delhacer

y deladecuarse-a-la-producción delascosas). Lo que expresa aquí Aristóteles como elprincipio del proceder cientíco, nose distingue en
ningún caso delosprincipios dela ciencia moderna. Newton escribe

(Prírmpia, ber III, rqgu/ae IV):Inp/Jí/arap/Jía experimenta/e proporianes ex

pbaenomeni: per inducííonem cal/edge mm abrtanlibur tontmrízk Iypaíberíbur
pro um} aut accurate aut quamproxzwe babm deben»; dormalía arcurrerínt

p/menomena, per quae am atcuratzbrer reddanlur am extqpíímzíbur abnaxíae. «En

la investigación dela experiencia, lasproposiciones generadas desde

losfenómenos porinducción deben, o bien exactamente, o bien muy
aproximadamente, ser tenidas porverdad sinoexisten presupuestos
contrarios queseinterpongan, hasta queaparezcan otrosfenómenos

mediante loscuales seexpongan más exactamente, o bien puedan ser
sometidos a excepciones.»

Pero, apesar deesta actitud fundamental similar enelproceder, [GA 83] la posición fundamental de Aristóteles y Newtones radicalmente

diferente; yaque, encada unodeellos noeslo mismo qué seasienta
encada caso como lo que aparece y cómo seinterpreta.
f3)LA DOCTRINA DEL MOVIMIENTO DE ARISTÓTELES

Sinembargo, deantemano escomún la experiencia deque
el enteen el sentido amplio dela naturaleza la Tierra,el cielo, los

astrosestá en movimiento y en reposo. El reposo signica sólo
un modoespecial del movimiento. Setrata,siempre entonces, del
movimiento de los cuerposcn general.Pero cómo se concibael

(63/64)

movimiento, elcuerpo y larelación entre ambos noestá asegurado y
no esobviodesuyo. Desde la experiencia general eindeterminada de

que las cosas cambian, se desarrollan ydesaparecen, es decir, que están

111

Heidegger

enmovimiento, hasta unacomprensión dela esencia delmovimiento

y deltipo de supertenencia a lascosas, hayun largocamino. La representación antigua delaTierra era ladeundisco circundado por
el océano, detalmanera queel cieloseextendía sobre esta totalidad y

giraba asuvez demanera uniforme alrededor deella. Posteriormente,
enPlatón, Aristóteles y Eudoxo, laTierra aunque demododiferente encada uno- esrepresentada comounaesfera, detalmodoqueésta
se situaba en el centro de todo.

Nos limitamos a la exposición de la que,con diferencia, se convirtióen la concepción predominante, la aristotélíca, y bastará
tambiénsólo mencionada en la medidaen que sehagamásvisiblela

contraposición queseexpresa conelprimeraxioma deNewton. Preguntamos en primerlugary en general: ¿cuál es para
Aristóteles la esencia de la cosa natural [Naturdíng]? Respuesta:

Tr:(pumKü cúuaïu son KaéïaúïúKlVnTÓ KGTÓ Tónov.«Los cuerpos

quepertenecen a la naturaleza y quela constituyen sondesde
sí mismos móviles en relación con el lugar.»El movimiento en

general esusTaBoAñ, transformación dealgo enalgo. El movimiento
[GA s4]

en estesentidoes,por ejemplo, el palidecer y el sonrojarse; una
transformación tambiénes el que un cuerposeallevadode un sitio a otro. Este sertrasladado, estetransportey estatransformación se denomina (popa. Kívnotg Kararónov signica en griegoaquelloen que

consiste propiamente el movimiento delcuerpo newtoniano. En este
movimientosedaunadeterminada relación conel lugar.Sinembargo, el movimientode los cuerpos esKGQÏIÚTÓ, a partir de sí mismos;esto

quiere decir: cómo se mueva uncuerpo, esto es, cómo se relacione con ellugar y conqué lugar serelacione todoesto tiene sufundamento enel cuerpo mismo. Fundamento sedice úpxñ, y eso, además, enel
doble sentido deaquello apartirdelo cual algo surge, y lo quedomina sobre esoquedeél surge. El cuerpo esúpxñ Ktvñoewg. Lo quesea de
l-

112

La pregunta por la mm

tal manera dpxñ Klvñaswg, escpúotg, el modooriginario delprovenir [Hervorge/Jen] queahora sereduce sin embargo al puro movimiento en relación conel lugar. Aqui semuestra yaun importante giro del concepto de physis. El cuerposemueve según su naturaleza. Un
cuerpomóvil por sí mismo,que es él mismo üpxñKtvñaewg, es un

cuerpo natural. El cuerpo puramente terreno semueve hacia abajo, el cuerpo puramente ígneo como lo muestran lasllamas delfuego-se (64/65) mueve hacia arriba. ¿Por qué? Porque lo terrenal tienesulugarabajo

y lo ígneo tiene sulugar arriba. Cada cuerpo tiene sulugar Jqgún su
especie, hacia el cualtiende. Alrededor de la tierraestá el agua, en
torno a éstael airey alrededor de ésteel fuego los cuatroelementos.

Si un cuerpo semueve hacia sulugar, entonces este movimiento es adecuado a él,esdecir, esconforme a la naturaleza, KGTÜ tpúalv. Una piedra cae ala tierra. Sinembargo, sila piedra eslanzada hacia arriba,
por ejemplocon una catapulta, entonces estemovimientoestáen contra de la naturaleza de la piedra,napücpúaw. Todo movimiento
contranatural es Bíq, violento.

El tipo delmovimiento y dellugardelcuerpo sedetermina
según su naturaleza.La Tierra es el centro en relación con todas las

caracterizaciones y valoraciones de los movimientos. La piedra que cae semueve Éni TÓ uécov, semueve hacia elcentro; el fuego quesube, ánóTOÜ uéoou, alejándose delcentro. En ambos casos el movimiento [GA 85]
es una Kíveou; EÚBEÏG, un movimiento recto. Los astros, el cielo al

completo, sinembargo, semueven nep: TÓ uéoov, entorno al centro;su movimientoesKÚKNp. El movimientocirculary el movimientorecto son los movimientos simples, únAai; de ellos,el movimientocircular

esel primero, esdecir,el de másalto rango, el de rangosupremo. Ya quenpórepov TÓ TÉÁEIOV TOÜ áTeAoÜg, lo perfecto antecede a lo imperfecto. Al movimiento del cuerpo le pertenece el lugar.En el
movimiento circularel cuerpotienesulugarenel movimiento mismo,

113

Heidegger

detal manera queeste movimiento esel quesiempre seefectúa, es en sentido propio.Frente a él, en el movimiento rectoel lugarestá
situadoen cadacasosóloen unadireccióny alejado de otro lugar,de

tal manera queeneste lugarel movimiento llegaa sun. Apartede
estasdos formas de movimientosimplehay una mezclade ambos,

utKTñ. El movimiento circular eselmovimiento más puroenelsentido del cambio de lugar;éstecontiene, a su vez,en sí mismoel lugar. Un cuerpo quesemueve así,semueve de manera perfecta; y esto esválidode todoslos cuerpos celestes. Frente a eso, el movimiento terrestre es siempre recto,mezclado o violento, en cualquier caso
siempre imperfecto.

Entre el movimiento de los cuerposcelestes y el de los

terrestres hayuna diferencia esencial. El ámbito delosmovimientos es diferente. El tipodemovimiento deuncuerpo depende desuespecie y dellugar alquepertenece. El dónde determina elcómo delser; yaqueser signica asistencia [Anwesenbeíï Lalunano cae sobre laTierraporque
semueve circularmente, esdecir,porquesemueve demanera perfecta, de manera continuaen el movimientomássimple.Este movimiento
(65/66)

circular escompletamente independiente dealgo externo, porejemplo
dela Tierra comocentro.Por contra,paradecirloanticipadamente, en

el pensamiento moderno el movimiento circular espensado sólode tal manera quenecesita paraoriginarse y mantenerse unaatracción
continua desde el centro. A diferencia de eso, para Aristóteles la
[GAsq

«fuerza», óúvaulq, la capacidad de sumovimiento, yace enla naturaleza

delcuerpo mismo. El tipodemovimiento delcuerpo y la relación con sulugardependen dela natura/aga delcuerpo; la velocidad esmayor
en un movimiento natural cuanto más cercaestéel cuerpo de su sitio;

lo quequiere decirqueel aumento y la disminución, asícomoel cese
del movimiento tienen su fundamento en la naturaleza del cuerpo. En un movimiento contranatural, esto es,un movimiento violento, la

114

Eso se correspondetambién. también unaproposición delaescolástica posterior reza: operari (agere) requítur em. Porello. y) LA DOCTRINA DEL MOVIMIENTO DE NEWTON ¿Cómo se relaciona con la consideración expuesta de la naturaleza aristotélica y suconcepción delmovimiento. 1. Consiguientemente.El axioma de Newtoncomienza con corpus amm. lamoderna. con la representación natural: el movimiento queseconcede a uncuerpo se mantiene durante un ciertotiempo. quad avíríbm ínrexxíx mm rogítm. 269 b 9).La pregunta por la mm causa delmovimiento yace enlafuerza ejercida sobre elcuerpo. 2&#39.17.. pasar a reposo.. ensusermás propio.Para este n. en cierto modo. el cuerpo debe. «todo cuerpo.. deben buscarse lascausas para lapersistencia o continuación delmovimiento.estemovimiento debe necesariamente sercada vezmás lentoy terminar deteniéndose: núvïa vüp TOÜ BIGCOLIÉVOU noppwïépw vlvvóusva Bpaóúïepov (pÉpETül (Flepi oúpuvoü A 8. esto es. A 2. para luego cesar. sin embargo. que haexperimentado unafundamentación esencial en el primeraxioma de Newton? Intentaremos destacar sucesivamentelas diferencias fundamentales. Según sumovimiento.277b 6. Corpus amm.«eltipo de movimientosesigue del modo de ser». Según la concepción aristotélica. el fundamento en losmovimientos naturales yace enlanaturaleza delcuerpo mismo.» Aquí sehace patente quela diferencia entrelos cuerpos [GA 87] (66/67) 115 . Destacamos enocho puntos lo novedoso.TÓXIÜTG (peetpóueva Túnapú (PÚOIV. en suesencia. mzzfamiter indzïecfum mavetur. daremos a este axioma una versión reducida: todocuerpo dejado a símismo semueve enlínea recta y uniformemente. en tantoquemovido violentamente. alejarse deesta fuerza y yaqueel cuerpo no llevaen sí ningúnfundamento parael movimientoviolento.

en relacióncon otras situaciones cualesquiera cf pág. elmovimiento enlínea recta seconvierta en el determinante. también cae la primacíadel movimiento circular sobre el movimiento rectilíneo.Heidegger terrestres y celestes queda clausurada.al contrario. loscuerpos naturales todos sonesencialmente delamisma especie. sino sólo una situación en la cual se genera «correlativamente».por suconstante origen.a 116 .. (68). puntos 5y 7. El cosmos yanosedescompone ya en dosámbitos bien diferenciados.desaparece tambiénla distinciónde los diferentes lugares. por la tangente. sinomás bienal contrario: la movilidad espresupuesta y sepregunta porlascausas delcambio deunestado de movimientouniformemente rectilíneopresupuesto. Lugar ya no esel sitioal quepertenece el cuerpo según sunaturaleza interna. Cadacuerpopuedeestarfundamentalmente en cualquier lugar. El fundamento del movimiento continuo de la luna en torno a la Tierra ya no es la forma circulardel movimiento.(Dopú ycambio de lugar ensentido moderno nosignican lo mismo. Según laleydelapersistencia [Be/Jarmngxgesefg] elcuerpo lunardeberia moverseen cadapunto de la circunferencia de su movimiento en [GA ss] línea recta. 2. lleva a que ya no hayadiferencia entrelos cuerpos ni unarepartición en diferentes ámbitos según susmodos de movimiento.con ello. El concepto mismo delugarsetransforma. sinoque.Consiguientemente. El ámbito dearriba yano essuperior. el de lo sublunar y el de lo supralunar.esemovimiento esprecisamente aquello paralo quehayquebuscar el fundamento. que ahora. porelcontrario. Según esto. Sin embargo. esdecir. 3. Queno lo haga eslo queincita en razóndela presuposición dela leydela inercia y desde ella. En la fundamentación y la determinación del movimientoya no sepregunta por la causa dela continuación delmovimiento y. GA 88 s.

La determinación del movimiento se convierte en una de las distancias. violento. enestepasoVemos inmediatamente la mencionada clausura dela diferencia entrelos movimientos celestes y terrestresy.entre los cuerpos..esvisto como un distanciamiento de lugares. la fuerzadela gravedad. trayectos de lo mesurable.en círculo? El movimientocircularya no esahorael fundamento fundamentador [der bggrtïndende Gmm.) (67/68) 4. junto con estanuevadeterminación dela fuerzaseda igualmente unade la masa..Los movimientos no son determinados segúndiferentes naturalezas. la Bía.caetambién la diferencia entreel movimiento [GA 39] natural y contranatural.lnpngguntaparla tota preguntar: ¿porquéno sedesvía por la tangente? ¿Porqué semueve. 6. de lo tan o cuan grande. sinoa lainversa: la esencia dela fuerza sedetermina desde la leyfundamental del movimiento. es decir. (Sabemos queNewtonesbozó unanueva respuesta cuando sostuvo quela fuerza por la cualcaenlos cuerpos esla mismaquemantiene a los astrosen susórbitas. El movimiento se determina según cantidades de movimiento e igualmente la masa sedetermina comopeso.En correspondencia con la transformación del concepto de lugar seconcibe el movimiento exclusivamente como un cambio de situacióny una relación de situación. 5.. es en 117 . según los elementos delcuerpo. Según esto. unafuerza esaquello cuyo ejercicio tiene por consecuencia una desviacióndel movimiento rectilíneo y uniforme. lo queprecisamente necesita de fundamentación. capacidades y fuerzas. admuíandum eím statum ve/qíesmzdi ve/mamzdiuïvzíterzh alada»! (Prínqbia. consiguientemente.Por ello. Newton pusoen comparación la desviación centrípeta dela lunaenla tangente dela órbitadurante una fracción detiempo conla caída deun cuerpo sobre la supercie dela Tierradurante la mismafracción. hablando en sentidogriego.sinoal contrario. Vi: zírpmsm ex! amb in rarpm exenita. def. Esta leyestablece quetodocuerpo abandonado a símismo se mueve en línea recta y uniformemente. violencia.

loscuales. no contienen ninguna diferencia.tambiénel modo del preguntar por la naturaleza deviene unocompletamente distintoy enciertosentido diametralmente opuesto.Con ello. 7. sinoqueesel mododela multiplicidad de lasrelaciones cambiantes delassituaciones delos cuerpos. Naturaleza yano esel principio interno según el cualsedael movimientodelos cuerpos.. (68/69) e)LAESENCIA DELAPROYECCIÓN MATEMÁTICA (ELENSAYO DEGALILEO DELACAÍDA) Para nosotros en rinci io resta la única reg unta or la imposición delprimerprincipio.De acuerdo con esto. 118 . no sedistingue según suespecie.en tanto que ámbitosde las posibles ordenaciones de lugary determinación de orden.cambia el concepto de naturaleza en general. por ejemplo. esunaformaespecial dela vis ínzprexra junto con la presióny la fuerzacentrípeta. 8. El impacto. Aquí no podemosexponerel alcance completode la transformación delapregunta delanaturaleza. Estos cambios están todos entrelazadosy están fundados de igualmanera en la nuevaactitudfundamental que seexpresa en el primer principioy quedenominamos la actitudmatemática.Heidegger tantoquefuerza sólounamedida delcambio. deuncuerpo abandonado asímismo. másexactamente la pregunta deen quémedidaahílo matemático seconvierteen determinante. ué sucede con este c rinci io? Se habla de un cue o . el modoen el quesonasistentes [anwexenaF enel espacio y eltiempo. &#39. mr m quod a uiribm impresa) non cagítur. Sólo debía evidenciarse lo siguiente: que(ycómo)conla imposición delprimerprincipio del movimiento seponían al unísono conjuntamente todoslos cambios esenciales.. a su vez.

En estapretensiónse fundamenta lo matemático. junto conla forja de un nuevomodode pensamiento. sinoqueacusaron diferencias mínimas. lasposibilita y les abreun espacio. Poreso seprecisó deuna larga disputa para convertirla en la dominante. a pesar de 119 . De ellasenombrará meramente mzejemplo. coloca enprimer planoun principio quereereunacosa que no existe.Ahorabien. Y envez deeso. es decir. los cuerpossemueven en cadacasosegún su naturaleza. a diferencia de las invenciones conceptuales meramente dialécticas de la ciencia [GA 90] medieval y la escolástica.la ciencia moderna. Fue necesaria una transformación de la manera deacceder a lascosas.ni tampocode la correspondiente relacióncon su lugar propio.Podemos seguir con exactitud la historia de estalucha. Tampoco hay experimento algunoque pudieraofreceruna representación intuitivadeun cuerpotal. Según la representación aristotélica. debía fundarse enla experiencia. los pesados hacia abajoy los ligeroshacia arriba. Exigeunarepresentación fundamental de las cosas que contradice la representacióncomún.La pregunta por la cara ¿Dónde lo encontramos? Nunca sedauncuerpo semejante.Cuando ambos caen. yaquelosligeros tienen la tendencia a moverse hacia arriba. En este experimento.Para demostrar suarmaciónllevó a caboun experimento en la torre inclinada de Pisa. cuerpos dediferente peso no tuvieron el mismo tiempo decaída absoluto. lospesados caen másrápidamente quelos ligeros. Unatal concepción fundamental delascosas no esni arbitraria ni desuyo obvia. Fue un conocimiento decisivo debidoa Galileoel quetodoslos cuerpos caencon la misma velocidad y quela diferencia de los tiempos de caída sóloprovenía de la resistencia del airey no de la distintanaturaleza internade los cuerpos. dondeeraprofesorde matemáticas. igualmente 9 subyace a todas lasdeterminaciones delascosas. la imposición deunadeterminación dela cosa queno está generada desde ésta misma demodoacorde a la experiencia y que.

Perolos testigos del (69/70) [GA9u ensayo sesorprendieron realmente de la armación a vistadel ensayo y seaferraron aúnmásobstinadamente a la anterior concepción. yz" p/anum in innítum exteudatun «Si pienso un cuerpo lanzado sobre unasupercie horizontaly excluyo el obstáculo: resulta así.Galileo dice: Mobile. quaefusiur alíbí dieta mm.«pienso en mi espírituun móvil completamente abandonado a sí mismo». pero nocomo algo particular. el mismohecho.En susDixearrz".a partir deaquello queen otro lugarfue expuesto detalladamente.mente eamipia 0mm rec/uso impedimento . en realidadcontra la apariencia visual de la experiencia. pero. Lo queapareció paraelloscomo el auténtico hecho y la auténtica verdad eraalgobiendistinto encada caso. queel movimientodel cuerpo sobre este planosería siempre uniforme y perpetuo sila supercie se extendiera innitamente... sino enuna relación fundamental con la esencia del cuerpoy de la naturaleza de su movimiento.Heidegger estasdiferencias. fueinterpretado dediferente manera.» En esta proposición. í/Iíus matum aequabí/em etpereeptuum super ¿pm plana futurum eme. seexpresa claramente aquello que buscamos. sentencia Galileo:Mobile Juperp/anum borizonta/e prcyettum mente ¿maa amni ree/uso impedimento. jam canela! exbz}. el mismoacontecimiento. En razón deeste ensayo seagudizó tantola oposición contra Galileo de tal manera quetuvo querenunciar a su cátedra y abandonar Pisa. que puede considerarse como una anticipación delprimerprincipio de Newton.Pensaron antela mismaaparición[Ersebeiuung algo diferente. Galileoy susadversarios vieron el mismo «hecho».Lo que Galileo pensó anticipadamente [varausdenken] erala determinación de queel movimiento de todo cuerpo esuniforme y rectilíneo cuando se excluyeaquel obstáculo.cambia sin embargouniformemente cuandoactúauna fuerzaigual. Galileoarmó su proposición. esto es. publicadosen 1638. sehizoVerdemanera distinta. Este«pensar en mi espíritu» esaqueldarse- 120 .

(70/71) Si tomamoslo dicho y lo observamos en conjunto estamos ya en disposición de concebir más nítidamente la esencia de lo matemático. del siguiente modo: dvaAaBmv aúïogés.parala corporeidad [Káíper/Jaftzg/eeít].La pregunta por la com así-mismo-unconocimiento de una determinación sobre la cosa. una prqyeccíá de la coseidad que pasaigualmente por encimade la cosa. en tanto que mente connpere.-En esta proyección seponeaquello por lo quepropiamente deben sertomadas lascosas. cómoy comoquédeben serapreciadas _|_ 121 . Eneste mente contzjbere seconcibe conjuntamente deantemano [GA 92] aquello que debe serdeterminante demodo unitario para cada cuerpo en tanto que tal. 2.lo quesetomaseda desde sí mismo y lo queseda de algún modoya seposee. Lo matemáticoes.todopuntotemporal iguala cualquier otro. los hechos. Todo lugaresiguala cualquier otro. Todas lasdeterminaciones acerca delcuerpo están marcadas en un rasgofundamental según el cualel suceso naturalno es otra cosaque la determinación espacio-temporal del movimiento de puntosde masa. La proyección abrepor vez primerael espacio de juegoen el que se muestran las cosas. Hastaahorasegún la caracterización general. GÚTOÜ rñvénioïñunv (Menem 85 d4) «elevando y extrayendo -por encimade otro el conocimiento mismo desde sí mismo». en el cual. Esterasgofundamental de la naturaleza delimita al mismotiemposuámbitocomo en todaspartesuniforme. No sedistingue rtingún movimiento. estoes. Toda fuerzase determinasólo desdelo que causael cambio deun movimiento donde este movimiento escomprendido como cambio delugar. Es un proceder que Platón caracterizaen una ocasión en relación con la uúesaiq. Todos los cuerpos soniguales. es decir. Recapitularemos ahorala completa determinación dela esencia de lo matemático en los siguientes puntos: 1. lo matemático esun tomarconocimiento [Zur-ErkenntníJ-e/Jmen].

Los cuerpos de la naturaleza sonsóloaquello quemuertran enel ámbitodela proyección. en el cualsólopuedensercuerpos los cuerpos extensos e insertosen él.. La naturalezaesahora el ámbito. de los cuerpos. fuerzas o facultades ocultas. Newtontitulapor esola sección enla que establece las determinaciones fundamentales sobre las cosas en tanto quemóviles: Axiomata. lasdeterminaciones y losenunciados preceptivos sonúildiuaïa.La naturaleza ya no es lo que determinala forma delmovimientoy sulugar.entantoquefacultad internadelcuerpo. El tipo de la interrogación y la determinación cognoscitiva de la naturaleza ya no vieneregladopor opinionesy conceptos heredados. la aprehensión anticipada [Voramgrzjj] de la esencia de lascosas. Enesta proyección. delimitado en la proyección matemática. el conocimiento tomadoy puestoen la proyección matemática esta] queponelascosas previamente sobre su fundamento.Este rasgofundamental ofrece a su vez. xíve lqges matar. Los cuerpos no tienenpropiedades. En tantoquetodosabery todoconocimiento seexpresan enproposiciones. Laproyección esaxiomática. el patrón para la delimitacióndel ámbito que en el futuro debe delimitarcon esa esencia cadacosa. que es el adecuado a los objetos axiomáticamente predeterminados. del complejoespacio-temporal uniforme de los movimientos.La proyecciónmatemática es.Heidegger las cosas. Los axiomas [GA9n sonpraparícíonesfundamenta/ex [Grund-Szïtzefl. Lascosas sehacenpatentes ahorasólo en lasrelaciones entrepuntos espaciales y temporales y en las dimensiones de la masay las fuerzas 122 .en tanto que axiomática. 3...El ámbito de la naturaleza determinado así axiomáticamente (71/72) por la proyección en su rasgofundamental exigetambiénun mada de acceso a los cuerposy cotpúsculos dadosen él.con ello se destaca en el rasgo fundamental cómo está constituida cada cosay toda relaciónde cadacosacon cualquier otra. 4. 5. Semejante apreciar y tener-pot-algo [Dcfír/ya/ten] sedice en griego úuów.

Porque ahora la exploración estápredeterminada por el rasgo fundamental dela proyección. fueporVez primera posible y. necesario sobreel fundamento del rasgofundamental del pensamiento en 123 . como modo esencial de determinación de las cosas.pudiera y debiera entraren juegoeslatamemencía delaproyección matemática. y precisamente unadetal tipo. puede disponerse la interrogación de tal manera que. Sobreel fundamento de 1omatemático. el tiempo y las relaciones delmovimiento. de antemano. que pasa por altotodos los hechos. ésta determina por ellotambién el mododel percibir y dela exploración delo quesemanifiesta. lamedición numérica.queuna matemática. esdecir.Porque. posibilita y exige.la proyecciónestablece una uniformidad de todoslos cuerpos según el espacio. el experiri. la medida constantemente igual.ante todo. esto matemático en sentido restringido. El impulso experimental hacia lascosas esunaconsecuencia necesaria delprevio sobrepasar matemático. todasestasnovedades.Lajmggurtta por la com efectivas. El tipodeproyección matemática del cuerpo newtoniano lleva a la conformación de una determinada «matemática» en sentido restringido. Sinembargo. la fundamentación del cálculo de uxiones por Newton.. los hechos sonmeramente constatados y surge el positivismo. asiente condiciones a las cualesha de responderla naturalezade una manerao de otra. donde este sobrepasar [GA 94] enla proyección seclausura o seagota. 6. la eweríenlía deviene experimento en el sentido moderno. igualmente. Másbien. la experiencia.La cienciamodernaes experimental sobreel fundamento dela proyección matemática. la simultánea fundamentación del cálculo diferencialpor Leibniz. Queahora la matemática haya devenido un medio esencialde determinación no es el fundamento dela nueva conguración dela ciencia moderna. Cómosemuestren las cosas está predesignado por la proyección.segúnsu sentido. La fundamentación dela geometría analítica por Descartes.

[GA9M por ejemplo. la esencia delmovimiento y la fuerza. Estaspreguntas quedanabiertas. la esencia delcuerpo y la materia. laabertura de nuevos campos del ente. Estas preguntas reciben ahora porprimera vezunanueva agudeza. Hasta ahora hanpermanecido ocultas ensucuestionabilidad [Fragwiirdzgkeít por los resultados y losprogresos deltrabajo cientíco. parala experiencia intuitiva de las cosasdadas. del «cálculo» parala ganancia. laexposición de las leyes.Heidegger general. la cual. Unadeestas preguntas decisivas sereereal derecho y loslímites delformalismo 124 . la ley de la conservación de la fuerza. del trabajo títulosparala nueva representación fundamental queapartirdeahora seintroducen en la consideración de la naturaleza y que revelan un ecoevidente de lo económico.estáahora determinada en Vistadel rarzrumo y el gasto. Todo esto seconsuma según laproyección matemática delanaturaleza y ensuinterior.a suvez. Lo quedesarrollamos essólola tendencia principal encuyo trayecto porvez primera se despliega lariqueza delosplanteamientos yensayos. seplantea la pregunta desi no hayquesubordinar ésta bajounamásuniversal. Aquí se hace cuestionable una más cercana determinación de la relación de lo matemático. en el sentidode la matemática. Caeríamos en un granerror si quisiéramos conceder que con la caracterizacióndada de la transición de la ciencia antigua a la (72/73) moderna y conla nítidadelimitación dela esencia delo matemático hemos ganado yaunaimagen dela ciencia efectiva misma. la leydela persistencia [Be/Jarrungxgesetq].Con relación al principio del movimiento. Envista del concepto defuerza se impone lapregunta desibasta representarse la fuerza sólo como una causaactuanteexterna. la pregunta de si el movimiento estásucientemente comprendido con ladeterminación de«cambio delugar». En el interiordeesta posición fundamental matemática quedan abiertas laspreguntas acerca dela esencia delespacio y el tiempo.

Sólodesde estaperspectiva ha adquirido signicación para nosotros la dilucidación de lo matemático. Si hemosconcebidoapenas algo de lo dicho hastaahora.o bien formalisrno. yaque 125 .concebido desde fundamentos másprofundos.es decir. Si bien es verdadque ahoraya no lo interpretaremos como una generalización del procederde una determinada disciplina de la matemática. yaqueel modoy la dirección de la proyección matemática deciden sobrela posible relacióncon lo experimentable intuitivamente y viceversa. sino a ésta como una conformación de lo matemático mismo. entoncesse verá que la mencionada preguntano puededecidirse por el camino de un «o bien. f) ELSENTIDO METAFÍSICO DELOMATEMÁTICO Paraalcanzar nuestra metano bastala comprensión ganada ahoraa partir de lo matemático. Dijimos que es un rasgo fundamental del pensamientomoderno.. de la posiciónfundamental respectiva anteel seren general y ante el modo en que el ente como tal se manifiesta. Lo que nosotros exponemos como lo matemático debe someterse ahoraa unadilucidación siguiendo estas directrices.. Tras la pregunta por la relación entreel formalismomatemático y la intuición naturalaparece la pregunta deprincipiopor el derecho y los límitesde lo matemático en general en el interior de unaposiciónfundamental anteel enteen su totalidad.LA pregunta por la ¿osa matemático frente a la exigencia de una remisión inmediata a la naturaleza dada intuitivamente.. aquelmodo de pensarsiempre essólo la consumación y la consecuencia de un tipo particular de existencia histórica[gexcbía/Jt/íc/Jes Daseín]. Sin embargo...». lo matemático ¡(73/74) [GA 96] debeser. o bien determinación intuitivae inmediata de lascosas. o bien.por suparte. No obstante. ante la verdad.

fundamentalmente. más bien. además.no seconformaba propiamente como cognoscibilidad y carecía de fundamento.Puesno había.. ningún sabermundano. AUTOVINCULACIÓN Y AUTOFUNDAMENTACIÓN Preguntamos por el sentidometafísico delo matemático para asícalibrarsu signicación parala metafísica moderna.l leidegger sólo así se hará Visiblelo que buscamos: aquellaconguracióndel pensamiento metafísico moderno. que el saber naturalindependientemente deesa medición. según su correspondientetendenciainterna. no llegóa alcanzar 126 . Lo que. sino.en cuyasesgo pudo y debiósurgir algocomo una«crítica de la razónpura».¿De qué modo se impulsa lo matemático. Dividimosesta pregunta en otrasdospreguntas particulares: 1.El saberdenominado natural. ¿Qué nueva posiciónfundamental dela existencia [Dareín]* semuestra en la superveniencia del dominio de lo matemático? 2. [GA 97] la primeraserásólo esbozada. de las escriturasy de la tradición eclesiástica. La prosecución del auténtico saber sobreel entetuvolugarenel caminodela interpretación delasfuentes de la revelación.o que no se correspondíacon la revelación. serecogía de la experiencia y seganaba en conocimientos se insertaba de por sí en estemarco. Lo decisivo desde el punto (74/75) de vista de la historia de la ciencia no es que toda verdad del saber natural fuera medido según el sobrenatural. Hasta el surgimientoseñalado de lo matemático como un rasgofundamental del pensamiento seasumía la verdadde la Iglesiay la creencia comola Verdad rectora. oc) LOS PRINCIPIOS:NUEVA LIBERTAD. en el ascensohacia una determinación metafísicade la existencia[Dareín]*? Para nosotros tiene mayor importancia la segundapregunta.

al mismo tiempo. lo matemático impulsadesdesí a poner su propia esencia como fundamento de sí mismoy. ningúncarácter propio. las ciencias naturales modernas. el lanzador [Wïeï] de este lanzamiento se sitúasobreun sueloque es proyectado [enz/on] por la mismaproyección [Eat/laug. Más bien. En la proyección matemática yaceno sólo una liberación. con ello.entre éstas. En 1a esencia de lo matemático como la proyección caracterizada yaceuna particularVoluntad de nuevaconformación y autofundamentación de la forma del saber como tal.sino. Así. Donde searriesga el lanzamiento [Wmfj de la proyecciónmatemática. En la proyección matermática se consuma la vinculación a los principios exigidos en ella misma. llegamos a la segunda pregunta parcial:¿enqué medida se desarrollalo matemático.La pregunta por la tara ningunafundamentación. la matemática moderna y la metafísica moderna surgen de la misma raíz de lo matemático en sentido amplio. de la vinculación autoasumida [Je/bytzïbernommene Bíndug]. según su correspondiente tendencia interna propia. es decir. en el ascensohacia una determinación metafísicade la existencia[Dayein]*? A estapreguntale podemos dar también la forma reducida: ¿de qué tipo es el surgimiento de la metafísicamoderna a [GA98] partir del espíritude lo matemático? A partir de estaformulaciónse hace patente yalo siguiente: la matemática no podíadevenir un patrón de la losofía en la generalización de susmétodosmatemáticos y en su aplicación a la losofía.la metafísicatiene 127 . Porque.de todo saber.Ya quela asunción de la silogística aristotélica no sepuedecontarcomotal. Según estatendencia internade la liberación paraunanueva libertad. La disolución de la revelación como primerafuentede verdady la recusación de la tradición como decisivo mediador del saber son sólo consecuencias negativas del proyectomatemático.una nuevaexperiencia y conformación de la libertad misma.

Inglaterra y Holanda.EL YO COMO SUBIECTUM DESTACADO Se suele jar el comienzo de la losofía moderna en Descartes (1596-1650). La imagenusualde Descartes y su losofía es la siguiente: en la Edad Media la losofía estabasí es que en general subsistía 128 . no es una casualidad.que perteneció a una generación posterior a la de Galileo. excavar su suelo hasta alcanzar el material rocoso. El que la conformación losóca del rasgofundamental matemático modernodela existencia [Da:ein]* se consume decisivamente en Francia.aprenderemos a comprender por qué estaobra se congura como lo hacey por qué nosproponemos nuestra interpretación de la obraprecisamente en el lugaren el quepretendemos ponerlaen marcha. estaba en disposición de ponerel primer fundamento de su superación. especialmente durante [GA9m su estancia en París entre 1672 y 1676.comprenderemos la posibilidad y la necesidad históricade una«crítica de la razónpura».Heidegger un alcance másamplioel enteen su totalidad y porqueigualmente tiene una aprehensión másprofundael serdel enteen cuantotal-. (75/76) Siguiendo el modo en que la losofía modernacrecedesde este fundamento. Sólo porque pasó por este mundo y apreciócon Verdadera superioridad su grandeza. como tampocolo es el hechode que Leibniz reciba los impulsos decisivosen este contexto. E)DESCARTES: COGITO SUM. Frente a los ensayosque aparecende vez en cuando de sentar el comienzo de la losofía moderna con el Maestro Eckhart o en el entretiempoentre éstey Descartes. debeprecisamente la metafísica penetrarsu fundamento matemático hasta su fondo último. uno debeaferrarse a la armación anterior. La cuestión es sólo cómo ha de comprenderse la losofía misma de Descartes.Más aun.

En elglosario seexplican lasrazones dela traducdón dewritanden por< sente». se reinterpreta tambiéna Platón y a Aristóteles como teóricos del conocimiento. A partir (76/77) de entonces.sin embargo. El texto deHead dice: die Whkhbéaïw Gangen. una mala novela pero en ningún caso &#39. como mucho.al comienzo de la losofía. De este modo.quiendudano puededudarde que es algo presente y debeser algo presente para [2 poder dudar. Z Enel original alemán aparece: var/made» ÍJ/una wriianáw ¡ein 171m1. del por: «existe ydebe existir.Con ello se declaró al «yo».» no sucedía en relación con W" ha].. Sinembargo. la teoríadel conocimiento es el fundamento[Grand/age] de la losofía y esola hacemodernadistinguiéndola de la medieval.. Empezóa dudarde todo.puesen tanto que seduda. se ha feudo insistir m laopción expuesta enelglosario (Le. conlaimagen usual.la pregunta por la mm por sí misma bajo el dominio exclusivode la teologíay poco a poco fue cayendo en el mero análisis conceptual y una explicación de las opinionesy proposiciones tradicionales. forzó a los hombresa someterse a la duday los llevó a pararmientesen su «yo». lo indudable. Antes de cualquier teoría sobre el mundo debe exponerseuna teoría del conocimiento. &#39. el «yo»es. «efocúvidadw para evitar confusiones terminológicas (N del . Aquí se utiliza Wïiíáatm unsenado laxo. para evitar confusiones se ha preservando el 129 . enelsignificado habitual dc< &#39. debía situarsela duda.la subjetividad humana. Descartes. > («la rmlidad ensuconjunto») índifermdado enrelación con Noobstante. el punto central del pensamiento. no es más que.dudando. este preciso je quizás sería más accesible siseuadujese carácter especícamente terminológico deuzrúandert. Esta historiade Descartes de que llegó. Entonces apareció Descartes y liberó a la losofía de estasituaciónindigna. se enquistóen un saber escolar queal hombre yano le ibaennada y queyano estaba en disposición de iluminar la totalidad de lo efectivo.Consiguientemente. Desde ahí surgió el punto de vista de la épocamoderna centrado en el yo. esverdad. la meditación sobre el conocimiento mismo y su posibilidad. La losofía misma. secorresponde. de demostrar en su sistema la teoría del conocimiento o sólo de añadirla allí dondefaltabaparahacerse asíútil parala época moderna. Desádc entonces sellevaron a cabo intentos de renovación de la escolástica. En tanto que yo dudo debo admitir que «yosoy». sinembargo. fue llevadaa la concepción de que. así. dudó y con ello se convirtió en un subjetivista y así fundó la teoría del conocimiento [GA100] moderna. como tambiénsu subjetivismo. pero estadudallegó al nal a algo de lo queno sepodíaya dudar.

el enunciado. en un tiempo en el cual a partir de esta libre proyección del mundo se daba paso a un nuevo asalto a la efectividad [Wirk/ítbéeítïl. constituye el hilo conductorparala pregunta por el serdelente(para lascategorías). Ahí no hay un ápice de escepticismo. la pasión del nuevo pensamiento e (77/78) / [GA 101] investigación sedirigea aclarar y desplegar en su esencia másinterna la actitud fundamental. La obra principalde Descartes lleva el título de Medítatíorzes deprima p/Ji/amp/Jía (1641). EsteAristóteles «medieval» fue objetode una amplia interpretación en la épocade la escolástica tardía mediante las escuelas losócas españolas. la cualposibilitapor vezprimerala asunción y el despliegue metafísico delo matemático el cristianismo y la certeza dela ralvazión. es la pregunta de qué es el ser del ente en la forma de la pregunta por la coseídad de la cosa.) La doctrina de Aristóteles fue asumida en la Edad Media de un modomuydeterminado. el careo[AureínandemetzungF con esta tradicióny la voluntadde retomarla pregunta por el serdel ente. En el título de su obra principal vienena expresión ambas cosas. Pero todo esto sucedió en una época en que ya desde hacía un siglolo matemático como rasgofundamental del pensamiento se imponía y apremiaba claridad.Heidegger unahistoriaen la quesehagaVisibleel movimientodel ser.Medííalíanes demetap/pzríca y no teoría del conocimiento. no dilucidada. La proposición. aún opaca. el aseguramientodel individuo como tal.por la «substancia». especialmente por el jesuitaSuárez. eventualmente innovadora y a menudo malinterpretadapor ella misma. La prima p/Jí/aroib/yia es la npubïncplAoaocpía de Aristóteles. Esto signica 130 . de punto de Vista del yo o de subjetividad. sino precisamente lo contrario de todo esto. (No setrataráaquídel auténticofundamento histórico-metafísico de la primacía de la certeza. Por eso.por la coseidadde la cosa. Descartes recibió su primera formación losóca fundamental de manos de los jesuitas en La Fleche.

Este proceder cooriginario [g/eír/yurapríing/írb]. mediosiglodespués de su muerte.En él se acuña el conceptomodernode «ciencia». en la dirección de una fundamentación de lo matemático y de una meditación acerca de la metafísica. en el sentido de una exigencia interna y propia. Y subrayaexpresamente que no se trata de la mat/Jemaíím pagariasino de 1a mat/Jematím uníverJa/ír. que sólo fue publicadoen 1.por referirsea la totalidad del ente y del saber acerca de él.El escritollevael título de Riga/ae aa dírertíonem ígemï. l. la tendencia fundamental matemático-metafísica viene a expresión ya de modo puro a partir del mismo título. convertirse en una meditación sobre la metasica. una fundamentaciónde lo matemáticopara convertirse absolutamente en la medidadirectoradel espírituinvestigador.2.701. Descartes tomapartedemodoesencial eneste trabajodela meditación [Berinmzung sobre lo matemático en su signicación de principio..todo se dirige y se ajusta. Sólo quien hayapensadoefectiva y largamente este escrito sobrio. Esta meditacióndebía. En la denominación de lo regular[darRage/buffer] asícomo en vista de la libre determinación interna del espíritu.. Esto puede constatarsede manera unívoca de la mano de un escritotempranoinacabado. caracteriza en primera línea su actitud losóca fundamental. En el camino de una meditación sobre la esencia de la matemática.hasta sus más [GA102] 131 .La preguntapor la tam que lo matemático quiere fundamentarsea sí mismo.ad directions: ígeníz". sin consideraciones.la ciencia a la que. como la única y la decisiva. Descartes recurre a la idea de una rrienlía uníverra/ír.Regulus. Debemosrenunciaraquí a exponerla constitucióninterna y el contenido principal de este texto inacabado. quiereexponerse explícitamente comocriterio de todo pensamiento y exponer las reglas asígeneradas. proposiciones fundamentales y rectoras en las que lo matemático mismo se somete a su esencia.

ve]cer-ta deducere. . El método no es un elemento entre otros del equipamiento de la ciencia.Circaabierta propasita. «El métodoesnecesario parallegara la verdadde lascosas.N ¿cerrada estMet/Jodu: adrerum ueritatem ínueJtzgandam.Heidegger escondidos recovecos.» Estareglano quierereferirel lugarcomúndequeunaciencia tambiénha de tenersumétodo.» Regula I V. mm a/íter ením xcierztia acquiritun «Hayqueresponder a las preguntas en el ámbito de los objetosen cuestióny en relacióncon ellos y no atendiendo a lo que otros opinen o lo que nosotros mismos suponemos. esdecir. IV y V. quaerendum est. cumpliremos con tal procedimiento 132 . estáen disposición de teneralguna ideade lo queocurreenla ciencia moderna. «El procedimiento en su totalidad consiste en la ordenación y disposición de aquello a lo que debe estar dirigida la perspicacia del espíritu para encontrar alguna verdad.nada que no seaesto llega a ser ciencia. Para alcanzar unarepresentación de la intencióny la actitudde esteescritoserán mencionadas sólo tresde las21 reglas. Atque ¡Jamexacta Jervabímuig ri praparítíonex ¿uva/atar el obsmraiad rírzqb/íáares gradatímredummm. estcorzvertemía. mmquida/íísenrerirzt. Ahora bien. A partir de ellas salta a la vista la tendencia fundamental del pensamiento moderno. sinoa partir delo quepodemos ver claray evidentemente o deducir en pasosseguros. (78/79) Regula IIL.sinoqueel procedimiento. et deímle ex amníum rímp/ícírrímarum intuiíu aaa/zkzmm [GA 103] amníum cogrzítíonemper eosdemgradus asrendere tentemm.el modo en queestamos engeneral detrás delascosas (uéaoóog). rea quin dare et euídenter pam/mts íntum. másprecisamente lasreglas III. ve!quíd ¿psi sumiremm. sino la instancia fundamental desdela que se determina por vez primera qué puede convertirse en objeto y cómo seconvierte en objeto [Gqgertanaï RegulaÏ/Ï Totamet/Judas consistir in ardíneet díiposíííone 60mm ad qzme mentiraria. ut a/íquamueritatem inveníamur. decide ya de antemano lo queaprehendemos deVerdad en ellas.

para la posición fundamental absolutamente matemática no puede haber una cosa previamente dada. y cómo desde ahí se determinóel destinoposteriory la gura de la losofía moderna. la proposición fue tomadasólode estemodo comolo que seofreció igualmentedesdesí misma.estos debenserlos absolutamente primeros. deben establecer de antemano. Sin embargo. La proposición no puede ser arbitraria. A la esencia de lo matemático comoproyectole pertenece lo axiomático. sobre las cosasdispuestasde manera simple. Perohasta el momento.estose determina siguiendo el hilo conductor dela proposición. esto es. entoncesnecesitade la exposición de axiomasdestacados. En (79/80) segundo lugar.La proposición simple. debefundary conformarel saber al completo. La proposición debe ella misma y precisamente ella. en tantoqueabsolutamente matemáticos. Como las cosas.también la proposición es ella misma algo presente[var/Janden.los máselevados axiomas. Si lo matemático en el sentidode unamat/yen: uníversa/í. En primerlugar. Según la tradición. absolutamenteciertos. el establecimiento de principiosen los que sefundatodo lo demás siguiendo unospasos comprensibles. el sustentáculopresentedel ser.La pregunta por la mm sólo si retraemos las proposiciones más enrevesadas y oscurasde maneraconsecutivaa las más simplesy entoncesintentamos desdela comprensión delasproposiciones mássimples llegaral conocimiento de todaslasdemás ascendiendo por los mismospasos. Debe ser un principio [Grtmdxatü el principio absoluto. contiene y mantiene aquello que las cosasson. qué es el ente y qué se denomina ser.» Lo decisivosiguesiendoel modo en que estameditación acerca de lo matemático se efectuóen el careo[Auseínaudersetïfung con la metafísica (primapbí/orapbía) heredada.evídent. cómo y desde dóndesedetermina la coseidad de la cosa.ser puesta sobre su fundamento. en relación con el ente en su totalidad. Por ello es preciso [GA 104} 133 . en sí y desde sí evidentes.

la posición en el sentido del pensar enunciativo. Descartes no duda porque sea un escéptico. El poner. la proposición. Y. en general. este enunciar y pensar será siempre un «gopienso». ni admitir lo que le Vengadado. sino que. más bien. Sóloallí dondeel pensamiento sepiensa a sí mismo es absolutamente matemático. no seameramente asumido desde cualquier otro ámbito. Porque lo matemático se impone él mismo como principio de todo saber.el subiectum (únoxeíusvov). mm.entonces es sólo laproposición en generaly entantoque ta]. se tiene sólo a sí misma como aquello que puedeserpuesto. en tanto que gyopienso». Aquí se da entonces que yo soy. sea lo que sea (80/81) ¿"obre lo queen cualquier sentido puede enunciarsealgo. mm es la certeza suprema que yace como tal de modo inmediato en la proposición. se concluye que. Si.dudóporqueimpusolo matemático comofundamento absoluto y buscó para todo saberun sustentoque le corresponda. es decir. es decir.debeponer en cuestiónnecesariamente el saber anterior.escomo talfundamentar abro/uta»: al mismotiempoínconmmtm y con ello indudable. En el «yo pongo» está puesto conjuntamente y 134 . En tanto que el pensamiento y el poner se reeren de este modo a sí mismos. desde lo matemático como tal. absolutamente cierto de modo absoluto. Lo subyacente debeserpuestoy darsecomo tal en estaoriginaria proposición.independientemente de si erasostenible o no. Ya no basta sólo con encontrar una ley fundamental para el ámbito de la naturaleza. es decir. el poner. ¿go oogíto.hay algo dado. fundamento y base. un tomar-conocimiento de aquelloque ya tenemos. rogíto. Pensar es siempre.Sólo así es el Jubieotum unfundamenta»: abro/atom.Heidegger encontrar un principio de todo poner. Este principio absolutamente matemático no puede tener nada ante sí. por tanto. algo puesto de modo puro desde la proposiciónen tanto quetal. una proposición en 1acualaquellosobrelo que sedicealgo. sinoquesebusca el primery supremo principiodel serdel enteen general.

como premisa menor: cagíto.En Vez de eso. como lo ya dado. [GA105] La fórmulaqueasume enocasiones la proposición: «¿agita ergo sur/z». sinoquesóloseda a símismalo quede antemano estádado en ella.I ¿z prqgunta por la mu: presupuestoel «yo»como aquello que pone. si no delesencial predominio y dela radicalización dirigida de modo determinado de lo matemático y lo axiomático. el fundamento parael pensar.yaqueestesilogismo debería tenercomo premisamayor:id quad cagítat. El yo es. eso destacadoque yaceen el fundamento -ÚnoKsíp8vov.yo soy lo que pone y piensa. De ahí viene quedesde entonces sereera el yo preferentemente comoel rubia-tam. su fundamentar.el yo es el Jubíevíum del principio absolutamente primero. subíectum. como el «sujeto». Eso no escorrectoy no podríaserlo. ni de una duda subjetivista.Pero la premisa mayor sólo seríauna generalización formal de lo que dice la proposición:¿agita sum. Este yo elevadoa rubíettum destacadosobre el fundamento de 135 . el subíettum del poner absoluto. Que el «yo» lleguea serla caracterización de aquelloque es para el representar lo auténticamentedado ya de antemano (lo «objetivo» en el sentido actual).Y en ella se dice:¿lopongo. esta es una proposición que no se dirige a lo dadopreviamente. dapieal malentendido dequeaquísetratadela conclusión deun silogismo. En la esencia del ponerseencuentra la proposición: yo pongo. Lo quepone es en estecasoel «yo». y como conclusión: ergo sum. sino a la inversa. como lo ente.el subíertum. no dependede ningún punto de Vista del yo.Esta proposicióntiene la particularidad de poner por vez primeraaquellosobrelo que anuncia algo.por ello.El mm no es una consecuenciadel pensar. al. se determina la subjetividad del sujeto a partir de la yoidad [If/JÍMÍÍ] del «yo pienso». El serdel ente sedetermina desdeel «yo pienso»como certeza del poner. Descartesmismo señalaque no setrata de un silogismo.Se obvia el carácter del ego como lo siempre dado ya de modo destacado.

sobre el fundamento del dominio de lo matemática. Las cosas mismas pasanentonces a ser «obyectos». mztramonecexaríamente oculto al ojo zamzíndel camino de la auténtica historia.es según el usoactualalgomeramente «subjetivo». del claro [Mobbing] del ser del ente. Este «sujeto» destacado en el «yopienso». La palabra abierta! sufreahorael correspondiente cambiode signicación. aquellocon relacióna lo cualel restode lascosas se determinan como tales.y por ello serelacionan esencialmente con el«sujeto» como algo otro. el yo. ahorael «yo»ha devenidoel sujetodestacado. HastaDescartes.Heidegger [GA 106] lo matemático no esenabsoluto. es un cambio que muevelos fundamentos de la existencia [Darein]*.su coseidadsólo a partir de la relación fundante con el principio supremo (81/82) y su«sujeto» (yo). ) 136 . delT. se tenía por «sujeto» a toda cosade por sí presente[v0r/Janden]*. esdecir.o no es nada. Esta inversión de los signicados de las palabrasJubíectum y abierta:no es un asunto del mero uso lingüístico. ya queuna«montaña de oro» no existe [exíytíer«objetivamente»en sentido del nuevo uso lingüístico. algo«subjetivo». según susentido. esto es.pueshastaesemomentoabierta.no esdesplegada desde su origenacordeal ser. algo que se le contrapone como obiertum. Sin embargo. es tenido sólo por algosubjetivista cuandosuesencia yano escomprendida. 3Fmel originalalemán selee:maru Jeinerxreimmázgen fíerkur V. Las cosasadquieren matemáticamente. Esto asírepresentadoun 0bÍ6ffllW en el lenguajede la Edad Media. E. designaba lo arrojado enfrenteenelmerorepresentarse: merepresento unamontaña deoro. del tipo de unapropiedad casual precisamente de estehombreparticular. la cual es siempre la de la abertura del ser [Onbar/eeítde:Seínr].

y según su propiaexigencia espuesta como fundamento primerode todo saber y como hilo conductor de toda determinación de las cosas.el hilo conductor para la determinación de las categorías. en tanto que «yopienso». en razón de esta fundamental sign icación para la fundamentación del saber al completo.entantoque«yopienso».pero no es el único axioma fundamental.y eso simplemente porqueen la proposiciónmismadel yo vieneintegrada otra proposición que espuestaya con ella.Puesel pensamiento es el acto fundamental de la razón. Éstefueconcebido hasta entonces. como hilo conductory como tribunal de todas las determinaciones del ser. el lugar de este hilo conductor la razón humana. como un ser Vivo racional. la razón en gencral-no eradestacada como subjetividad del sujeto. El más elevadoprincipio es la proposición del yo [Ir/unía]:rogito-sum. la razón. la determinación delo racional y dela razónseimponeconunaseñalada primacía. Al decir«cogitosum» decimos lo queyace enel tubíertum 137 . el lagos. el enunciado. e incluso con cualquierotra proposición. del ser del ente. [GA 107] Y esencial y también después. es al mismo tiempo el hilo conductor P ara la determinación del sers las categ orías.La pregunta por la mm y) LA RAZÓNCOMOEL SUPREMO FUNDAMENTO. sehace explícita ahora conel «¡agita 51m7». Ya en Aristóteles era el enunciado.el Aóyog.sin embargo. PRINCIPIO DE CONTRADICCIÓN El yo. seimponeexplícitamente como principio supremo. Ésta. YO. No obstante. es el fundamentosobreel q ue se asienta en adelante toda certeza Y toda verdad.esdecir. Este es el axioma fundamental (82/83) de todo saber.como aim/za] raIíomz/e. Sin embar 8 o s el pensamiento. El Yo se convierte así. la razón. Éstas son halladas sigmcndo el hilo conductor del «Yo Pienso» 3 en vista del Yo. conel «yo pienso». i Conla acentuación particular delyo.es decir.la determinación destacada delhombre. Ahora. PROPOSICIÓNDEI.

de la coseidadde las cosas. detal manera quelo quesehace patente esla esencia del «yopienso» y aquelloqueyaceen él y sólo en él.La pregunta por la cosaestáahora ancladaen la razón ura I es decir 3 en el des lie e matemático de sus rinci ios.«Yopienso» quiere decir:evito la contradicción. se ponea sí mismocomoprincipiorectordel saber. la proposición en esta forma. Los principiosque surgenmeramente de la razón segúnel rasgofundamental matemático del pensamiento seconviertenen los principiosdel auténtico saber. se convierte en el hilo conductor y rector de la metafísica. Aquelloqueespuesto y dicho en el predicado no puedeni debehablarcontrael sujeto. La razón es.elAóvor. ella misma pura. asícomprendido.Heidegger (ego). comoproyección axiomática.el deciren el sentido del hablar-en-contïa. el tribunal para la determinacióndel ser del ente. en «pura».dela losofía en primeralínea. si debeserun tal enunciado. En la proposición corno tal proposición. sigoel principio de contradicción. es decir. ponersiempre lo queyace enelsubíertum. estoes. estáganado sólodesde la razónmisma. seimponeel poner. así concebida. El «yopienso» es la razón. es su acto fundamental. [GA 108] El principio delyoy dela contradicción surgen dela esencia misma delpensar. En el título «razónpura» yace el Aóvogde Aristótelesy.y por tanto en el principio supremocomo proposicióndel yo. la Karúcpaotc. El enunciado debeen tantoquetal. es razón pura. Los principiosdela merarazónsonlos axiomas dela razónpura.especialmente una determinadaconformación de lo matemático. Lo que es generado meramente desde el «yopienso».de la contradicción. el pensar como«yopienso». de la metafísica. estácooriginariamente [g/eíc/Jurmriing/íc/J] puesto como válido el principio de evitar la contradicción(brevemente: el principio de contradicción).La razónpura. debesersiempre detal modoqueevitela úvïírpaotq. la proposicióndelyo. 138 . esdecir. y En tantoquelo matemático.

Estasproposiciones se generandesdela mera razón. matemáticamente y pone de relieve segúnello los principios que yacenen la esenciadel pensamiento..Dijimos sólo que la metafísica es la pregunta 139 . desde ella de modo puro. Ahora nos queda por caracterizar la terceraetapade la pregunta de la cosa.estoes. se sumaa ello en Leibniz el principio de razón. sin el recurso a la relación con lo [GA109] dadopreviamente. la proposicióncomo principio. Posteriormente. Paraesten es necesario que nos hagamos una idea aunquesea sóloa grandes rasgos-decómosedespliega la metafísica moderna a partir de la fundamentación de la metafísica realizada por Descartes. la conguración cognoscitiva de su ámbito al completo. Los axiomas losócos fundamentales.de la proposición comotal:elprincipiodelyoy elprincipiodecontradicción.HISTORIA DE LA PREGUNTA DE LA COSA. RECAPITULACIÓN La primeraetapa dela historiadela pregunta por la cosaestá caracterizada por la relaciónrecíproca de cosay enunciado (Aóvog).son el principio del yo. Ellos sonun puro-darse-a-sí-mismo aquello queel pensamientoen su esenciaya tiene en sí. En ellos ha de fundamentarse la totalidad de la metafísica.de tal manera que los axiomas dominen también la estructurainterna de la metafísica. De todo estono seha dicho casinadahastaahora.esdecir. los axiomas en términos absolutos. es decir. La segundaetapaconcibe el enunciado.Lapreguntaparla rasa g 19. a (83/84) partir dela cualseobtieneel hilo conductorparalasdeterminaciones generalesdel ser (categorías).el cualestáyapuestoconjuntamente en la esencia de la proposición en tanto que principio.mostrarcómo sepuedey sedebellegar de una determinación de la cosadesde la razónputa a una mm de la razónpura. el principio de contradicción y el principio de razón.

precisamente porquela eterna salvación de su alma está en cuestión. segúnla tendenciafundamental matemáticadel pensamientomoderno. Todo enteno divino escreado. Dios como el creador. no hemos dado cuenta de cómo este sector (naturaleza) pertenece a la totalidad del ente.¿enqué sentido se habla de la totalidad del ente? En la exposición de aquella transformación del saberanterior acercade la naturalezaen el pensar moderno nos hemos limitado a una sección del ente.el enteen su totalidad entra en una determinada clasicación y jerarquización. no sóloen la Edad Media. de la ratio.trata de Dios (teología). La metafísica moderna desdeDescartes hasta Kant y.sin embargo. la metafísicase conforma desde los principios fundamentales de la mera razón. [GA 110] El ente auténticoy supremoes aquelque es tomado por el origen creador de todos los entes. La naturaleza o el cosmos se toman por lo creadoa partir del dominio del cristianismo en Occidente.hayun enteseñalado: el hombre. cómo es. la doctrina del mundo una cosmología. No sólo eso.Pero. pero una 140 .el hombre y su salvacióneternason los tres ámbitos provenientes del pensamiento cristiano dentro del ente en su totalidad. el dios único y personal como creador y (84/85) espíritu. el mundo como algo creado. la doctrina metafísica de Dios pasa a ser una teología. Según el predominiodela representación cristiana del ente. del mundo (cosmología) y del hombre y su salvación eterna (psicología). pero una t/Jeo/ogía Italiana/is. no es pensable sin las representaciones cristianasfundamentales.Heidegger por la totalidaddel entey por el serdel ente.Dentro del entecreado. En la medidaen que. la auténtica metafísica entendida al modo cristiano. sino también a través de toda la losofía moderna. también la metafísica del Idealismo alemán. Porque la metafísica pregunta por el ente en su totalidad.La relación con la creencia eclesiástica dogmática puede ser más desprendidae incluso romperse. más allá de Kant. por qué es y por qué es así.

como lo cristiano a su forma.y con ello el hombre. pero una pyc/Ja/ogïa ratiamz/ír. Aquel primermomentosereere al contenido de estametafísica. Y. el cómo. segundo. sevuelverectorcomoprincipio. El camino delpensamiento metafísico semueve ensectores de la subjetividad delimitados en cada caso de modo diferenciado. no caracterizasólo un ámbito entre otros. esla causa y el fundamento de todoslos entes. sino [GA 111] aquélal queseretrotraen y de lasquepartentodaslasproposiciones metafísicas.En la medida en queDios. sino que perteneceél mismo al contenido. se orienta de antemano a partir de este principio. 141 .aquellas de las disciplinas referidas.La pregunta por la para cosmologíarationalis. Por esoluegoKant dirá quetodaslaspreguntas. Peroestacaracterización segúnla forma y el contenidoes demasiado pobre. tambiéndeterminala forma.entonces debemos decir: lo matemático pertenecetanto al contenido de esta metafísica. Ya que la clasicacióndeterminada por el cristianismo no consistesólo en el contenidode lo tratadopor el pensamiento. y la doctrina del hombre una psicología.se pueden retrotraer a la pregunta: ¿quées el hombre? En la primacía de estapregunta se esconde la primacía del métodoacuñado por las Regal/ae de Descartes. comocreador. Sepodría disponer el estadode cosasdela metafísicamoderna al completodel siguiente modo:paraestaforma de la metafísica son esenciales dos momentos: primero. la representacióncristianadel ente como emcreatum. En la medida en queel principiodelyo. lo matemático no sólo es la forma que se aplica sobreel contenido cristiano.el modo del preguntar. al contrario. esdecir. Si utilizamos para la caracterizaciónde la metafísicamoderna (85/86) la distinciónentre forma y contenido.como paraserverdadera.el cómo. el yo.ocupaunaposiciónparticulardentrodel preguntar por el ente. el rasgofundamental matemático.el«yopienso». el segundo se reere a su forma.

a partir de axiomas. la metafísica como pregunta general por el ente. mundo.además. a partir de conceptos que songanados en el pensamiento puro. en el pensamiento y demodopuro a partir deél.desde la razónpura. Debe decidirsesiempresobrela esencia y la posibilidadde estosentes.antesde quepuedatratarse racionalmente de cosas divinas. esnecesario un preguntar previoqueinvestigue el enteen general.de modo racional. 142 .No obstante. No obstante. Eso quiere decir que la meíapíyxsízzzgenerar debedecidir qué le pertenece al enteen tanto que tal.qué y cómo es. como mundo o como hombre. esdecir.sino quelo particularen tanto que tal debeserdeducidoa partir de principios de lo general. Así.esnecesario evidentemente que se ofrezca-a modo de guía un preconcepto[Varbsgnjdel enteen general. antesde la determinación del entecomo Dios.segúnel esquema del poner y el pensaren general.entendido aquí como lo axiomático. devienen metap/y/Jica ipedabr. por inquirir ámbitos particulares del ente.cosmología y psicología. la proyección de aquelloque el entees en generaldebe ser puestaexplícitamente como fundamentode todo. antesde inaugurarun preguntardirigido a los ámbitosparticulares del ente. A partir de aquí.y eso.Heidegger Según las tres direccionesfundamentales del preguntar metafísico. por principio. además. es decir. qué determina y delimitala coseidad de una cosaen general.y esto. mundanas o humanas. no [GA 112] puedetenerse lo general por aquelloquemeramente seeleva sobrelo particular.setrata en cadacasodel ente: Dios. si debedecidirse sobreel ente. Qué seauna cosadebeserdecididode antemano desdelos principios supremos de todas las proposiciones y de la proposición en general. Sobre todo allí donde este pensamiento se concibe a sí mismo como matemático y se fundamenta como matemático. desdela pura razón. hombre. porque la metafísica ahora es matemática. la metap/yzxíca genera/ix.la teología. y precisamente segúnel primer axioma. es decir.

la iluminación [Azgfbe/Iung] en tanto que esteprevio poner en claro todaslas cosas. 143 . el espíritu del siglo XVIII.Laprcguníaparla cosa Esta dilucidación de todaslas cosas a partir de su coseidad desde la razónpuradelpensamiento racional engeneral.en 1aque madurael pensamiento de Kant y que tambiéndeterminay sostiene su novedoso preguntar. la gura de la metafísica sin la que tampoco seríapensableel siglo XIX. La losofía moderna llegapor vez primeraen estesigloa su auténtica forma. es la Ilurtradán [Attjk/áïung].

.

con la amenazade la horca. Hasta el punto dequeWolff fueexpulsado deHalleen 1723 por lasmaquinaciones de sus oponentes teólogos. (86/37) Duranteel sigloXVIII el pensamiento cientíco y losóco estabadominadoen Alemaniapor la doctrina de ChristianWolff (1679-1754) y su escuela.másbien.delmundo y delalma delhambre. con ello. Wolff elaborósu losofía en manuales de enseñanza muy difundidos en latín y alemán.al mismotiempo. Allí seconvirtió en canciller de la universidad.La pregunta por la tara g 2o. Sele prohibiólapermanencia allíbajopenade serahorcado.Pero su repercusión no tuvo tanto que ver con su auténticopensamiento y su creatividad.-LA METAFÍSICA RACIONAL (WOLFF. El saber metafísico occidental al completodebíareunirseen la claridadracionalde la Ilustracióny la humanidad del hombreponerse a sí mismaen la razónpura. llamó a Wolff de nuevo a Halle. Desde esta interpretación. ¿i? 145 . que no estaba de acuerdo con el mencionado método de refutar una losofía. Federico el Grande. representó un seriopeligropara la supercialcháchara delos teólogos deaquella época.con la gura dela formaciónlosóca escolarque él determinó.ahora tras lo dicho. pretendía llevar a cabo una unicación esencial de [GA 113] la fundamentación de la losofía consumada por Descartes con la tradiciónde la escolástica medieval y. que tomó su equipamiento losóco de una determinadainterpretación de la losofía de Leibniz. fundadoy estricto. su mododeenseñar. debería ser comprensible: Pensamíerztax racionales deDías. esto es.Su texto dedicado a la metafísicalleva en su versión alemana un título característico que. sino.Chr.Whlff impartió primero clasesde matemáticasy se pasó en seguidaa la losofía.una reunicación de Platón y Aristóteles. y lambíén detodas lascota: engeneral (1719). BAUMGARTEN) Entre Descartes y la Ilustración se sitúa Lzibníz. De 1723a 1740impartió clases en Marburgo.

subordinarel arte y la relacióncon el arte. este último escribió. una circunstancia que implica. Schiller. (87/88) intentó en la tendenciageneralde la formación dominantede la razón pura. Así. Kant mismo se sitúa en la tradición de la escuela Leibniziano- wolfana por mediación de su maestro.se [GA 114] precisa deunadoctrinaracional delo sensible. Se mencionará sólo de pasadaque Kant pasandopor encima de la tradición escolarseadentratan lejos como fuera posible entonces. 1739).a los principiosde la razón.el arte. el wolfano Martin Knutzen. a pesardela resistencia de Kant contraeseusodel título.más que una simplecuestiónde título. es decir. Todos sus escritos previosa la Crítím de la razónpura se mueven en el ámbito de preguntas y en el modo de pensamiento de la losofía escolarde su época también allí donde Kant se adentraen un camino propio. la lógicade lo sensible: «Estética». de la uïoanolg. El gustoy lo accesible paraestafacultad de juzgar.En sutotalidad.Heidegger consejeroprivado. Desdeentonces.en la losoa de Leibniz y que incluso hizo productivo para la conformación de su preguntar una consideración profunda de la losofía inglesa. la acuñación .sedenomina estética la doctrina losóca sobre el arte. Por esoBaumgarten denominóa estadoctrinaracional de la uïoünclg. Schellingy Hegel. del mismo modo que el pensamiento es puestoen la lógicabajo principiosde la razón. un hechoque sólo puedeconcebirse desde la metafísica modernay que fue decisivono sólo parala interpretación de la esencia del arte.pertenecen al ámbito de lo sensible. de la uïoenotg.el gusto segúnla concepción de la época. una metafísica (Metap/yxíta. además. Entre los numerosos discípulos de Wolff destacanGottsched y Alexander Baumgarten (1714-62). especialmente deHume.vicepresidente de la AcademiaPeterburguesa y Baróndel Sacro Imperio Romano. unalógicadelo sensible. a su vez.sino en general para la posicióndel arte en la existencia [Daxein]* de la épocade Goethe.

una ciencia de difícil comprensión. K. aun cuando en el comentario de los manuales o «libros de lectura». Peroeste procedimiento tiene aún otra ventaja. de modo escalonado a la metafísica.por primera vez. Pralsgámenoy. segúnun nuevo modo de enseñanza. puede haberle disuadido de continuar.ed. tampocodejarade ladoel nuevomododepensar. Eso trae la ventajade «poner en cada momento en la mayor claridad»lo abstracto dentro de la metafísica mediante una anticipación de lo concreto. En lo que se reere a la metafísica.p. 5Q1-3).ética y geograa física.Kant da en estepequeño escritounaindicación de cómoteníapensado impartir susclases de metafísica. mantuvo la costumbre de basar las lecciones en manuales de la losofía escolar y de explicarparágrafo a parágrafo sustextos.no debe por ello menospreciarse. lógica.la ontología.ya quem. Kant valoró estemanual«principalmente por la riquezay la precisiónde [GA115] su doctrina»(«Noticiasobrela organización de suslecciones en el semestre de invierno de 1765/66».no 147 . como se los denominaba entonces.«la más difícil de entre todas las investigacioneslosócas». si bien se debe a causas contingentes. tras la aparición de la Cnca de la razónpura y en obras posteriores. a medida que avanzael curso. Vorlánder. parallegar así.LA prqguntapor la cam de la losofía escolar de Leibniz-Wolff mantuvotal predominioque Kant incluso en un tiempo en el que ya habíaganadouna nueva situación para su losofía.Kant dice sobre ello: «no puedo menos que pensaren otro benecio que pienso que sepuede obtener con estemétodo y que.. pues aquello que pudiera haber aprendido. 155. Kant usócomobase parasuslecciones de metafísica el mencionado libro de AlexanderBaumgarten. Kant anteponea éstauna ciencia (88/89) metafísica de la experiencia del hambre. esto es..Cualquiera sabe con cuanto entusiasmo la juventud vivaracha e inconstante comienza a asisitir a las lecciones y cómo. las aulas se van vaciando.Kant no habló nuncade su propia losofía en sus lecciones.

cuya máxima realización humana debe exponerla metafísica sobreel campodel conocimiento? 3. Onta/ogía (Metap/p/Jíaagenera/íx). 4-350. 800-1000.-Tbeo/ogía natura/ir. Por otro lado. caracterizaremos la mencionada metafísica de modo sólo orientativo mediante la aclaración de tres preguntas: 1. Y. Pero la mención de estadisposiciónexternano nos dice demasiado sobre la metafísica racional.es necesario que nos hagamosuna idea determinadade esta «metqp/gysíra» para llevar a cabo con una comprensión apropiada la transición desde ella a la Cnta dela razón pum.. Por estarazón.- ¿Cómodeterminaestametafísica su propio concepto? 2.¿Cuál es la articulación interna de la metafísica? Mediante la respuesta a estas tres preguntas consumamos de nuevo una meditación [Besímzungunitaria acerca del rasgo 148 . sin embargo.¿Cómoes comprendida enel campo dela metafísica inmediatamente prekantiana (89/90) la esencia de la verdad.La totalidad de la [GA 116] obra estádividida segúnla clasicaciónescolar en cuatro secciones: I.. La metafísica de Baumgarten divideel materialdisciplinar de la metafísicaen exactamentemil breves parágrafos.Heidegger le sirve en adelantepara nada más. 1V. la que Kant teníainmediatamente delante y que. pero que presenta unaimagenmuy enrevesada debidoa la conformación matemático-racional y su forma de fundamentación.. 352-500. HI. tampoco si rememoramos lo que fue dicho sobre el rasgo fundamental de la metafísicamoderna y su fundamentación. planteando de nuevola preguntapor la metafísica.no podemos entraren el contenido.501-799.» El manual de Baumgarten nos transmite la gura usualde la metafísica del sigloXVIII.nalmentele obligó a realizar la obra con la queKant sacóde los goznesa la metafísica. la metafísica desde la razón pura.Pgtr/Ja/ogía.IL.Cosmología. queno estan extenso.

ni muchomenos. al modo en que Aristóteles ya lo determinó: &#39. setomaba la metafísicapor una cienciadel ente en cuanto tal. por quéno dicela determinación del concepto simplementeesto. al comienzo) ¿Porqué sehabla ahora de lo cognoscibley el conocimiento? Porqueahora. Lo matemático es aquel mente 149 .deunateoríadel conocimiento. la facultad cognoscitiva. La denición tampoco dice. la razón pura. l".»Esta determinación de la metafísica genera la apariencia de que de lo que se trata en metafísicaes de una doctrina acercadel conocimiento. el ser. es decir.Pero. sinembargo. Esto cognoscible y conocido es el ente. hasta el momento. del ser del ente. es aanzada como aquel hilo conductor a partir del cual han de exponerselas determinaciones sobre el ente.Iapngunta por la casa fundamental de la metafísica moderna. Sobre la primera pregunta: ¿Cómo determina estametafísica su propio concepto? El Q 1 reza:Metap/gysíta extsrierzlía prima cagnítíonir bumamze primrjbzkz contínmr. en una estricta comprobación y fundamentación. No de [GA117] modoinmediato. «La metafísica es la cienciaque contiene (comprende)los primeros principios del conocimiento humano.EOTlv énlo-rúpn nc. la cosa. esdecir. es decir. Veremos asíquepretende ser esta metafísica desde la razónpura. las determinaciones fundamentalesde suesencia. queel objeto dela metafísicaseael conocimiento como tal. cuyos «primerosprincipios» [Arznggrtïnde] habría que exponer.Sin embargo.ñ Bampaï n: óv ñ óv Kai Tú Toúïtp ÚHÓDXOVTG m9 CIÚTÓ. sinolo cognoscible y conocidopor el hombre desdela razónpura.y extraemos sobretodo quéforma ha tomadoen ellala pregunta por la cosa. (Metap/Jjirita. Debemosentonces comprender esta determinación conceptual detal manera quela cognítía humana no reerala facultad cognoscitiva humana. estametafísica trata tanto del ente y del sercomo la antigua.desdeDescartes. y aún asíel conceptode metafísica no dice característicamente de modo inmediato nada acerca de eso.

aunquecasino comprendida. y el principio de razón. del enunciado. También vemosque la coseidad de las cosas se determina desde el fundamento y el hilo conductor delos principios dela razón pura. «Cosa» esaquello queesun ente.la verdad (veritas) es la adaequaíía intel/evita elreí. de la proposición. Eso sucedeen primer lugar en la disciplina fundamental metafísica. La verdad es una proposición en la medida en que se adecuaa las cosas. p. el almay el mundo.desde la esencia del conocimientoracional puro. Esta determinación de la esencia de la verdad tiene un doblesentido.cit. la verdad es una determinación de la ratio.En él sepercibeaún el reejo y el ecode una másoriginaria. tan ampliocomoesposible. La determinación de la verdad como adecuación vale sin embargo no sólo parala proposiciónen relacióncon las cosas.Éstos eranel principio del yo. en la Onta/ogía. Así. Kant (op. según el Q4 esla ontología la Jdenlíapraedícaíarum enlz": genera/íamm.cuya suprema realización humanadebeexponerla metafísica en el campo del conocimiento? [GA 11s] Segúnla concepcióntradicional. Como adaequatia. experiencia de la esencia de la verdad en el comienzo de la existenciagriega.también Dios. la adecuación delpensamiento y la cosa. Sobrela segunda pregunta:¿Cómoes comprendidaen la metafísica prekantiana del siglo XVIII la esencia de la verdad. sino también 150 .)traduce: «ciencia delaspropiedades másgenerales de lascosas».Y con ello llegamos a la respuesta de la segunda pregunta.Heidegger (90/91) canapere deGalileo.pertenecen a lascosas. envez de adaequatío tambiénsedicerammenxuratío o tam/enferma.vemosen principio queel conceptode la cosasecomprende en sentidoamplio.. la proyeccióndel ser del ente que serádirectriz en adelante para lo cognoscible. principio de contradicción. enla elevación hacia lametafísica lo quequiere decir es que se trata de poner. conformidad o conveniencia. el cualguiaba yala pregunta dela verdadenla Edad Media. 155s.

La verdadsobrelo quelascosas seanen su coseidad se determinadesdelos principios de 1arazón pura. Estos principios son las férreas [GA119] proposiciones dela razónmisma: la proposición delyo.del Jummum em.Aquella trata de lo que le pertenece a la cosaen general. Sobre la tercera pregunta: ¿cuáles la articulación interna de la metafísica?Podemos deducir algo de su aspecto externo. a un ente en general(o in rommunz). que enuncian algo del ente en su totalidady del ser del ente en general. Si determinación preguntamos comparativamente: ¿cómo de la esencia de la verdad en la metafísica reza la moderna? Baumgarten da en el Q92 de suMetsízala siguiente determinación: varita. lo que le perteneceal em command. en el sentido esencialcaracterizado:matemáticamente.metap/ysíta potestdizíïi per ranveníentzkzm anti.que establecenel ser y sus determinaciones. Para ello. es decir. Los cimientosson la ontología y la cúspide la teología.141 pregunta por la rara paralascosas en la medidaen queellasestánreferidas en tanto que creadas a la proyección de un espíritu creador y sonadecuadas a éste.» Prínrzpía ¡albo/im sonlos principios (axiomas)y eso ademáslos «católicos»(según el griego Kaeókou). cumprimzpíís ¿albo/ml «La verdad metafísica» es decir.el principiode contradicción y el principioderazón.En relación con el contenido. La articulación interna de la metafísica debe conformarse también (91/92) según este concepto de la verdad. de la introduccióny la sucesión de las disciplinas. la teología trata del ente supremo y auténtico en términos absolutos. deben ser expuestas según estos principios. Todaslas proposiciones metafísicas. los principios dirigidos al todo. 151 . es decir. planteamos la tercera pregunta. la Verdad del conocimiento metafísico-«puede ser determinada como la conveniencia del ente conlosprincipiosmásuniversales. La verdad es vista así la conformidad de las cosas con su esencia creadapor Dios.

en el análisis y la deducción puramente racional de ellos.En este conocimiento puro de la razón. Así. e incluso ya enAristóteles. lo decisivo esquelapretensión dela razón pura entretanto seha hechocon el dominio mediante el despliegue y la auto-aclaración del pensamiento moderno como el pensamiento de lo matemático.desde estos conceptos generales.la razón pura como el tribunal rector para la determinación de la coseidadde todas las cosasen generalesta es la razón que Kant somete a «crítica». 152 . [GA 120] La razónpura en ésta. la verdad sobre el ente debe recibir su fundamentación y su forma para toda razón humana en tanto que certeza indudable y universalmente vinculante. Eso quiere decir que las determinaciones más generales del serdel entedebenserproyectadas desde los principios másuniversales de la razónpura. debe ser deducido el saberal completo del mundo.al mismotiempo. la razónpura en esta pretensión. sobre la coseidadde la cosa. Sinembargo.Pero.su auto-conformación. la puralegalidad internade la razóndesde susprincipios y conceptos fundamentales decide sobre el ser del ente.Heidegger encontramos también estaclasicación en la Edad Media. del alma y de Dios.

O. ni tampocopodríaestacuriosidad sobreel taller de trabajode Kant serútil parala comprensión de su obra. y sobre todo. de la obra Crítica dela ragánpura.. peroinclusoaunque supiésemos más. sipudiésemos narrar exactamente de dónderecibióinuencias. más exactamente. el recuento de errores. En la exposición del título Crítica de kz mail 153 . Es signicativoel hechode queatravés desucorrespondencia hayamos sabido pocodeesta época desilencio. algo negativo.no podríamos a partir de esoni explicarla obrapues lo creativoesinexplicable.la mostraciónde las insucienciasy su correspondiente rechazo.Sólo queda preguntar:¿quésignica «crítica»? Aquí sólo puedeesbozarse una preinterpretación [V0rdeutung]* de lo que signica «crítica». dealgo aún más provisional: la comprensión del título.Estamos acostumbrados a entender en la menciónde estapalabraen primer lugar. Para nosotros crítica es censura.cuál es la historiaevolutiva.etc.-¿QUÉ SIGNIFICA «CRÍTICA» EN KANT? Lo que aquínos interesa no es seguirla pistade cómo llega Kant a esta«crítica».si supiésemos en qué ordensetrabajaron lassecciones particulares desuobra.La pregunta por la cam SECCIÓNPRINCIPAL EL MODO KANTIANO DE PREGUNTAR POR LA COSA [GA 1211 CAPÍTULO SEGUNDO LA PREGUNTA PoR LA cosA EN LA OBRA PRINCIPAL DE KANT g 21.si previamente no sabemos y concebimos quéeslo queKant quierey consigue realizar con ella. es decir.De (92/93) estoúltimoesdelo quesetrataahora. internay externa. Lo que quiere decir «razón pura» ya lo sabemos.

Intentaremos aclarar lo expuesto hasta ahora. a su Vez. la posicióndeaquello queentoda posicióndebeserimpuestocomo lo determinante y lo decisivo. [GA 122] El sentidode la palabra «crítica» no es negativo. la cual aparece posteriormente tambiénen el título de susotrasdosobrasprincipales: Crílita dela razón práctica. de la conguraciónde las obrasde arte y la relacióncon ellas. sino que. crítica esla decisión en estesentido ponedor. porquela críticaes una separación y elevación de lo especial. «aislar» y. por eso.«resaltar lo particular». reere lo máspositivodelo positivo.realcede lo generalfrente a lo particular.«criticará».simplemente la razónpura. sin tratar aún explícitamentede la obra de Kant. Éste tampoco secorresponde conelsignicado originariodela palabra. El uso de «crítica»por parte de Kant se sitúa en esta dirección contemporánea del sentido de la palabra. Sólo como consecuencia. Ésteesel quehayquedelimitar ahora.Esta jación de límites no 154 . Pero la palabra recibe. «Crítica» vienedel griegoKpívsw. Si la crítica tiene ese sentido positivo caracterizado. y eso signica. signica legislación.Crítica signica la jación de lo rector. de lo no comúny al mismo tiempo lo rector.es tambiénel rechazo de lo común y lo inadecuado. Así.Heidegger pura. Este signicadode la palabra «crítica» aparece en la segunda mitad del siglo XVIII por un caminoparticular:en la dilucidación del arte.la Crííím dela razón pura no rechazaráni censurará. otro signicado más pleno. quesignica «separar».másbien. Desde aquí se comprendeconsecuentemente el signicado negadorque (93/94) también tiene la palabra en Kant. a través de la obra de Kant.másbien efectuará por vez primerauna delimitaciónde su esencia propia.debemos mantenernos de antemano alejados de estesignicado común y desacertado. decisiva y particular. Cnïztadel juírio. Esta separación frente a lo otro se corresponde con una elevación a un nuevo rango.de las reglas.

según la expresión del propio Kant. sino mediante la determinación de la esencia completade la razón pura desdesus propios principios.experimenta por vez primera su despliegue y. sino una delimitación interna. no en relacióncon «hechos». Crítica se convierte así en una mensuración que colocalímitesal ámbito completode la razón pura.La separación de los elementos constitutivos y de la articulación de los elementos de la razónpuraes un realce de las diferentes posibilidades del usodela razóny de suscorrespondientes reglas. y Baumgarten. (Sobre el uso del título «arquitectónico». como Kant enfatiza siempre expresamente. así entendida. en un sentidode principio.LA pregunta por la mm es en primera línea una delimitación frente. Por ello. en el sentido de una mostración de la articulación interna dela razón pura. el «esbozo»(B XXIII) de la razón pura.La crítica es el proyectodelimitadory mensurador de la tazón pura. Precisamenteella se inserta en el rasgo del pensamiento moderno en general y de la metafísica moderna en particular. su superación. ontologia en tanto que metap/Jysíca artbitectoíca. su propio límite.esun mero «ornamento». Leibniz. al mismo tiempo. Esto vale también para la «crítica».) En la consumación de la «crítica» de la razón pura. Metap/¿yríta 4. La mensuración se consuma. la críticada unaestimacióncompleta sobrela facultad total de la razón [GA123] pura. el proyecto de construcción de la constitución de la esencia de la razónpura. La «crítica» de Kant. a la crítica le pertenece como momentoesencial aquelloque Kant denomina lo arquitectónico. no mediante el planteamiento de propiedades encontradas en cualquier otro lugar. Al igualque la críticano es mera«censura». sino queserealiza según principios.la críticaesboza y delimita. B 796). es decir. 155 . lo «matemático». asítampocola arquitectónica.De Primas P/Jí/arap/Jiae Emendatíoe.Como subraya en algunaocasiónKant (A 768.

con ello. llevasegún suoriginatiedad [Ursprzïng/íc/J/ceít] a unanueva delimitación de la esenciade la razón pura y. 156 .Heidegger sin embargo. igualmentede lo matemático.

deunadelimitación dela razónmatemática en sentidorestringido y dela razónmetafísica. Kant denominasistema a estaunidad segúnprincipios. Los principiosde la razónpura debenser fundamentados y demostrados segúnsu propio carácter.como mensuración de la construcción interna y del cimiento de la razón pura.La crítica. Yaqueesde esta fundamentación dela metafísica delo quesetratapropiamente. es decir.I A prqgmzta por la mm g 22. Bastará recordarla denición de la metafísica de Baumgarten y la denición delaverdad metafísica.de aquella en la quedebeser fundamentada unametafísica.quieredecir:mensuración y proyección de los principiosde la razónpura a partir de los cuales sedetermina algo así como una cosa en su coseidad.-LA CONEXIÓNDE LA «CRÍTICA» DE LA RAZÓN PURA CON EL «SISTEMA DE TODOS Los PRINCIPIOS DEL ENTENDIMIENTO PURO» [GA 1241 / (94/95) No es casualque la crítica a la que Kant somete a la razón puravaya acompañada constantemente deunameditación [Berírmung sobrela esencia delo matemático y la matemática. dela razón pura. de la coseidadde la cosa. unaproyección del serdel ente. asumela tareafundamental de exponer y fundamentar el Siria/Im delorprímïpío.de determinar de antemano el serdel entedesde principios [Grundxáïgdï El Verdadero esfuerzo seemplea enla conformación y fundamentación de lo «matemático». que pertenezcan conjuntamente y de modo unitario a una unidad interna. Crítica delarazón pura quiere decir marginación de la determinabilidad del ser del ente. esdecir. 157 .desde la razónpura. Aquí se aprecia ya que en esta«crítica» se mantienerme el rasgo fundamental «matemático» de la metafísica moderna.dela coseidad dela cosa. A su vez. es propio de la esencia mismade los principios el que éstosformen entre sí un complejofundamentado.

nuestropreguntar y nuestrosaberrecorranestasección paraganaruna comprensión de la obra al completo. paratraeralgode luz sobrealgunosconceptosfundamentales de Kant.La secciónal completode que se trata se extiendehastalas páginas A 235y B 294. los enunciados.estacomprensión sirvesólo para entender la pregunta: «¿quées una cosa?» Como preparación podemosleer algunas secciones aisladas de la obra. El sistema de los principios de todas lasproposiciones hadeser. El juzgar esun modo particularen el que la razón se consumay actúa. B 86. en las cuales el auténtico planteamiento no aparece inmediatamente. Las proposiciones. la denominaKant entendimiento. Por el contrario. entendimiento puro.A la razón pura.sabemos queparaAristóteles la proposición como enunciadosimple se convirtió en el hilo conductor de las determinaciones del ser (de la coseidad) de las cosas. Pero. B 33 hastaA 22. pero sonapropiadas. Por ello.Heidegger [GA 125} Por lo anterior. sin embargo.el sistema delosprincipios del entendimiento puro. Las siguientes secciones son: 1) De A 19. B 36. B 355 a A 320. El enunciado «la casaes alta»es denominado igualmente juicio. en tanto que razón que juzga. ISB . B 377. Pretendemos quenuestra interpretación.a su vez. nos situamosen el pasajetitulado «Sistema de todos los principiosdel entendimiento puro»(A 148. esto es. C) De A 298. (95/96) Intentaremos comprender la Critica dela razón pum desdesu centro fundamentador.B 187). B 74 de A 62.de las categorías. 2) De A 50. esrecomendableno leer los «Prólogos»a A y B o las correspondientes«Introducciones»porque ya presuponen una Visión de la totalidad de la obra.El juicioesun actodelentendimiento.por ello.son acciones del entendimiento.

enprimerlugar. Una críticadela razónpura en sentidopositivo debe. Lo demás [GA126] pertenecea la ejecución. así. la crítica no recusa la razón pura.» (Akademíeauxgabe WW XVIII.por tanto. 159 . Más bien. Críticaesautoconocimiento dela razónpuesta antesí misma y sobre sí misma. es ellamismala facultadde los primerosprincipiosy las proposiciones fundamentales [Prínzzpíen undGmndrátze]. 5025) La críticadela razónpuraes.poner de relievelos principios [GmndszïízeV de la razónpura en su unidadinternay completud. en su sistema. por ello. La crítica consuma la ilustración de la razón. es decir. Con ello seguimos sólola indicación queKant ofreceen una reexión sólo esbozada. Crítica es. Se trata de un enjuiciamiento de las obras losócas: «uno debe empezarsu enjuiciamientode la totalidad y dirigirse a la idea de la obra junto con su fundamento. nos instalamos enla mismaarticulación paraconocer algode suestructura y para ganar la posición desdeel que poder observar la totalidad. Nr.la mensuración y la delimitación del contornode su esencia y su estructura. sino que la pone por vez primeraen los límitesde su esencia y de su unidadinterna. la consumación de la razonabilidad [Verrzzïrízgkeít] interna de la razón.I A pmguntapar la cara Con nuestra interpretaciónno intentaremosobservar y circunscribir desdeel exterior la articulación de la obra.en la cual puede haber carencias y ser mejorada.La razónes el sabera partir de principiosy.

.

Kant ganael suelo sobre el que se funda la verdad del saber de las cosas. o si esta metafísica racional como dice Kant es sólo un «andara tientas»y ello. Se plantea la pregunta de si paraKant mismoy según cómoél concebía su obra. si en ella toma su camino efectivamente de manera aún más patente un saber estrictamente axiomático. cómo es posible la ciencia de los principios primeros [Anfagxgrnde] del conocimiento humano.Kant destaca [GA 127] y delimita(crítica)un ámbito desdeel cual puedeser decididoqué sucede con la determinación de la cosay de la verdadde la metafísica anterior. en vista de la metafísicadesdela razón pura. si hablamos en el sentido de Kant cuando denominamos a esta sección el centro de la obra. además. ya que. Pero también esto sigue siendo sólo una Valoración.la preguntapor la coseidad de la cosa.carecen dederecho y de validez. que no tienenreferencia a lascosas mismas y.por ello. Sepuedejustificardiciendo que estasección principalproporcionauna perspectiva particularen relacióncon nuestrapreguntadirectriz. A estapregunta hay que responderarmativamente.es decir. ¿Quésucedecon el conocimiento humano y su Verdad? 161 . en la exposición y la fundamentación unitaria de este sistema de todos los principiosdel entendimiento puro.I a pmgunta por la cam g 23. delimitar cómo esposible la metafísica. con «merosconceptos». tiene precisamente estasecciónuna signicación destacada.-INTERPRETACION DE LA SEGUNDA SECCIÓN PRINCIPAL DE LA ANALÍTICA «SISTEMA DE TODOS ENTENDIMIENTO Los (96/97) TRANSCENDENTAL: PRINCIPIOS PURO» DEL La elección precisamentede esta sección entre el conjunto de la obraparece.matemático y así alcanza su nalidad. esdecir. en principio. si en ella está determinada verdaderamente la esencia de la Verdad. Ladelimitación delcontornodelarazónpuradebe igualmente.arbitraria. según su denición.

Heidegger (La siguiente interpretaciónretomalo que quedó fuera en el escritoKant} elproblema dela metafíríca (1929).es el ámbito del conocimientofundadoy 162 . una isla. sino que también lo hemos mensurado y hemos determinadoen él el lugar para cada [GA 12s] cosa. por ello. «el problemade la metafísica» mientala cuestionabilidad [Fragu/úrdzgkeíl] de la metafísica en tanto que tal. al comienzo del capítulo: «Del fundamento de la distinción de todos los objetos en general (97/98) en fenómenosy noúmenos»(A 235 / B 294). el asientopropio de la apariencia. y observadocuidadosamente cadaparte de él. sin embargo. Es el territorio de la verdad(un atractivo nombre). El título de esteescrito es inexactoy.» a) EL CONCEPTO DE EXPERIENCIA EN KANT El territorio mensurado y delimitado en su contorno.y engañan constantemente con esperanzas vacías al navegante ávidode descubrimientos. lo enredan en aventurasde las cualesnunca desiste y que nunca puede llevar a término. Este territorio es. En una plástica comparaciónaclara de qué trataba.) Kant se reere de nuevo a la segunda sección. Sin embargo. dondealgúnbancode nieblay algún hielo a punto de derretirse hacencreerque haynuevosterritorios. la exposición del sistemade todos los principios del entendimientopuro: «ahora no sólo hemos recorrido el territorio del entendimiento puro. y está encerrado en límitesinmutables por la naturaleza. el suelo jo de la verdad. fácilmente puededar pie al equivocode creerque«elproblemade la metafísica» sereere a la problemática quele esdadoa la metafísica resolver. en la que trata el sistema de todos los principios. según él. el prólogo a la segundaedición de 1950. rodeado por un amplio y tormentoso océano.

Lo experimentado mismo en ese experimentar y en tanto que ta]. [GA129] un sistema de la naturaleza.sin embargo. poxxibí/itax. La experiencia en el sentido de lo experimentado y lo experimentable.¿Quépertenece a la esencia de la experiencia? Esta pregunta incluye. Q23) que estos principios «conforman un sistema siológico. al mismo tiempo.la entiende siempre esencialmente en un doble sentido: 1.El tener experiencia [Ez/Jren como acaecimiento y acción del sujeto (yo). hoy díala siologíareere una doctrina de los procesosvitalesa diferenciade la morfología comodoctrinade las formasde los seres vivos. segúnla metafísicamoderna. no enel sentido actual. La preguntapor la esencia de la experiencia es la preguntapor su posibilidadinterna. la siguiente: ¿cuál es en verdad la esencia delo accesible en la experiencia? Ya que.cuandoKant utiliza estapalabra. entendida además en el sentido delos Principios de Newton como ystemamundi.En el usolingüístico de Kant signica Aóvogde la tpúatg. «Fisiológico» seentiende aquíen un sentido originario y antiguo..los enunciados fundamentales (98/99) sobrela naturaleza. Kant dice por ello también(Prolqgámenar. comprendida como lo que posibilita [dasErmáglícbende]. Por ello se plantea la pregunta: ¿cuáles la esenciade la experiencia?El «sistema de todos los principios del entendimientopuro» no es otra cosa que el esbozo de la esenciay de la constitución de la esenciade la experiencia. donde.» En el Q 24 los denominaigualmente «principios siológicos». aquelloque hace posible la cosa en tanto que tal: la posibilidad. A éstelo denominaKant «experiencia». el objeto [Gtagensfana de la experiencia. a su Vez. la (púatc.. esla naturaleza. 2.Ijprqgunía por 1acam fundamentable. es decir.Por ello. es pensada en el 163 .La esenciade una cosa es. la fundamentación de laposibilidad interna de la experiencia es para Kant. la respuesta a la pregunta: ¿cómo esunanaturaleza engeneral posible? La respuesta la ofreceel sistema de todoslos principiosdel entendimiento puro.

p. (Corregmndencia.parala correctacomprensión de la esencia de la experiencia.XI. La exposicióndel sistemade los principios es la toma de posesión dela tierrarme dela posible verdaddelconocimiento. Sólo en tanto que se tome posesiónde modo explícito y fundamentadodel suelo jo del conocimiento demostrable. lo decisivo esla ejecución efectiva del sistemade los principios.del territorio y del mapade esteterritorio.» Aquí se subrayan claramente dos cosas: 1. Seguimos por ello una clara indicación de Kant cuando entresacamos elsistema delosprincipios ydisponemos lainterpretación de esta sección de tal manera que todo lo necesario para ello lo 164 . Es el pasodecisivo enlatarea totaldela críticadela razónpura.)Kant da una indicación de la ejecución de estadifícil sección dela Crííímdela razón pura en la mismacarta:«con una palabra:esteanálisisal completo sólo tiene por nalidad aclararque la experiencia misma sólo es posiblemedianteciertosprincipios sintéticosa priori. 313 ss. sólo cuando estos principios son ejecutados efectivamente pueden [GA 130] ser por Vezprimerarealmente aprehensibles.Beckdel20 deenerode 1792. VOl.la preparación de esta ejecución debe ocupar lo menos posible.. sobre su posibilidad. pp.es decir. sin embargo. Kantescribió enuna carta a sudiscípulo Jak. diezañosdespués de la publicación de la Cnïimdelarazánpura: «elanálisis de la experiencia en generaly los principios de la posibilidadde estosúltimos son precisamente lo másdifícil detodala crítica». esdecir. 114..S.Heidegger sentido de Newton.Akademíeauxgabe. Cassirer Vol.de la Verdad del conocimiento. se ha conseguido un lugar desde el quepuede decidirse sobrelaslegitimidades y lasarrogaciones de la metafísicaracional heredada. 2.Estesistema de los principios es el resultadode una particulardescomposición (análisis) delaesencia delaexperiencia. X. así que es preciso[m] ponersea la obra tan pronto como seaposible.

Allí planteamos la pregunta por la 165 . Pero la cosa en sí. así debe ser concebida en verdad la cosa como cosa de la naturaleza [Naturding].Lo mencionado previamente sobre el signicado del sistemade los principios ofrece ya una preinterpretación [Vardeutung sobreel modoen el queKant delimita la esencia de la cosay de quémanera la sostiene por determinable en general. no esparanosotrosmásqueun mero X.pensamos conjuntamente de manerainevitable eso X. desligada y apartada de aquella relaciónde la patencia paranosotros. 2.Este sistema de los principios debe darnos información acerca de cómo determinaKant la esencia de la cosa. el centroquesostiene a todala obra.Laprgguntaporla mm exponemos previamente de manera brevey lo desplegamos durante el transcursode la interpretación misma.es en verdad determinable y cognoscible en su modo propio. «Cosa» es el objeto de nuestraexperiencia. es decir. Aquí cada palabra esesencial y además en el signicadobien determinado al quesellegagracias al trabajolosóco de Kant.La cosa es una cosa de la naturaleza.en el sentido máspropio deKant. Dado que el contenidode aquellode lo que es posible tener experiencia es la naturaleza. Compendiamos en adelante la respuestade Kant a la pregunta por la esenciade la cosa accesible para nosotros en dos proposiciones: 1. Recordaremos brevemente lasconsideraciones introductorias [GA131] del comienzo mismode la lección. b)LA COSA COMOCOSA DE LA NATURALEZA (99 / 100) El sistema de los principiosdel entendimiento puro es. Kant diferenciaprecisamente la cosaen la aparición [Embeínzmgy la cosa en sí. pero sólo la cosa natural. En cadacosaen tanto que aparición.. que aparece.-La cosa es el objeto [Gggemtan4* de la experiencia posible.

en el mejor de los casos. que yace ante. anteponiéndola.) 166 .Esto tiene un alcance l El originalalemán dice:Dingbertímmung derNalurdinge.y sobre toda naturaleza.es decir. Uno podría rendirse a la opinión de que pasar por encima de las cosasque nos circundany de la interpretaciónde su coseidad es (100/101) una omisión que se pudiera reparar posteriormente añadiéndola a la determinación de cosa de las cosas naturales o. no sepuedeachacar a Kant mismotodala responsabilidad. la cosa en el sentido de lo que se nos confronta en primer lugar antesde toda teoríay toda ciencia.es sólo determinable desdeun complejo. delT. Su mirada se mantuvo en la cosa como objeto de la ciencia físico-matemática. las cosasnaturales. por ello.sepueden evaluar fácilmente. No obstante. esto es imposible porque la determinación de la cosa y el modo de su planteamiento incluyen presuposiciones fundamentales queseextienden ala totalidad delsery al sentido del ser. La cosacomocosanaturalessólodeterminable desdela esenciade una naturalezaen general.Heidegger cosaen el ámbito de aquelloque nos circunday se nos confronta cotidianamenteen primer lugar. En vista de la determinación kantiana de la esencia de la cosa como cosa natural podemos calibrar que Kant no plantea de antemano la pregunta por la coseidadde las cosasque nos circundan. sin embargo. El hecho de que para Kant fuera decisiva esta perspectiva en la determinación de la coseidadde la cosa.después dela caracterización de la prehistoria dela críticadela razónpura. la determinación de la cosa no se puede realizar en relación con lascosas particulares.tiene fundamentos que ahora.Correspondientemente.Si uno no quisieradarsecuenta de esto. Entonces surgió la pregunta de cómo se relacionan las cosas que se nos confrontan inmediatamente con los objetosde la física. La determinación dela cosa como cosa natural tiene también consecuencias sobre las cuales.de la determinación kantiana de la cosasepuedeaprenderindirectamente lo siguiente:que una cosaindividual no es posible de por si y que. entonces.

B 193) Apartado II: «Del principio supremode todos los juicios sintéticos» (A 154. B 287).reínanderrelzung]* con el paso dado por Kant debe crear el correcto sentido de la proporción para tales decisiones. La sección.que se extiende hastaA 235 y B 294.B 197 hastaA 235. que incluso lascosas dela técnica. Con el dominio. Todo esto sólo indica de nuevoque el modo de preguntar que caracteriza a la pregunta por la cosano es nadamenosque una decisiva tomade posicióndel hombrecognoscente en mediodel ente en su totalidad. cosas naturales a lasquesólolesacompañe la condición de unaaplicación práctica.La pregunta por la mm tanamplio. B 189 hastaA 153. c) LA DIVISIÓN TRIPARTITA DE LA SECCIÓNPRINCIPAL SOBRE EL SISTEMA DE LOS PRINCIPIOS La «secciónprincipal»de la Crítím de la razón pura que intentamos interpretarcomienzaen A 148.B 187 y lleva el título: «Sistema de todoslos principiosdel entendimiento puro».El careo[z4u. estádividida en tres apartados: Apartado I: «Del principio supremode todos los juicios analíticos»(A 150.setomandecisiones cuyoespacio de juegotemporal y distancia en nuestra historiahande poder contemplarse después de siglos. son en su carácter de cosa[Díng/mftzgkeíi] algo distinto de. B 197). 167 . Apartado III: «Representación sistemática de todos los principiossintéticos del mismo»(del entendimiento puro) (A 158. sibiendanlaimpresión [GA 132] de ser producidas sólo sobre el fundamento del conocimiento natural cientíco. B 193 hasta A 158. la falta de dominio o la desatención de la pregunta sucientemente pensada por la cosa. por ejemplo.

En el contenidode los apartados se verápor qué se hablade «juicio»en general y no del entendimiento puro. apareceel «juicio» en el título de los dosprimerosapartados. la realización y lo realizado.y además de entradaen los de los dos primerosapartados. además.Heidegger (101/ 102) A lo quesigue una«Notageneral al sistema delos principios» (B 288 hasta 294). es la unidad de las representaciones. ¿Conqué derecho? El entendimiento es la facultad de pensar. principio del yo y principio de razón. el sol que brilla en el juicio: «el sol brilla») 168 . «elVermutesamargo». en tanto que facultadde pensar.«Launicación de las representaciones en unaconsciencia esel juicio.por ejemplo. consuma el representar.El título generalde la sección principal concibe los principioscomolos del entendimiento puro. algo representado con otro: «lahabitaciónestá caliente». Fijémonosen primer lugar en los títulos. «yo pienso»signica: «yo unico».como una unidad ella misma representada. no ha cambiado nadadel contenido.Ahora semencionan los principios del juicio. de modo representativo.o referir representaciones a juicios»(Pro/eg. y ello. sin embargo. Pensar. En qué sentidoestasuposición es correctalo mostrará la interpretación.pensar eslo mismoquejuzgar.en vez de aparecerel «entendimientopuro» como en el título de la sección principal. el juicio es sólo la forma en la queel entendimiento. yo junto. (Aquello que «realizan» estas acciones. es unir representaciones en una consciencia. 5 22) Cuando.Es de suponerque la división tripartita [GA 133] en Kant esta en relación interna con la triada de los principios heredados.Es decir. «elsol brilla». En relación con estadivisión tripartita de la doctrina de Kant de los principiospensamos inmediatamente en los tres principiosde la metafísica racional heredada:principio de contradicción. ahí encontramos el conceptodelprincipio Juprema. y esteen cadacasoparaun ámbito completodejuicios.

Aquí no se habla de los principios de los juicios analíticos o de los sintéticos. Pasamospor alto la consideración introductoria a la «sección principal».no escasualidad queKant tratepreviay explícitamente «De la diferencia delosjuicios analíticos y sintéticos» enla introducción a su obra (A 6 ss. Por ello. pp.es. Sin embargo. ya queésta(A 148.«sinembargo. necesario tenerun concepto claro y determinado de aquello que la crítica en primer lugar [GA 134] comprende bajojuiciossintéticos a diferencia delos juiciosanalíticos. con la diferenciación de los principios analíticos y sintéticos y suscorrespondientes principiosSupremos. sino de los principiossintéticosdel entendimiento puro. En su escrito polémico contra Eberhard.VIII. 228y 244) Enlostítulosdelosapartados primeroy segundo dela«sección (102/ 103) principal» sobre el «sistemade todos los principios del entendimiento puro» se muestra. preferimossiguiendo el modo general del cursode nuestrainterpretación tratar sólo estadiferenciaciónallí donde el texto lo exija inmediatamante. Y precisamente la «presentación» (ejecución) sistemáticade éstos es la nalidad propia de toda la secciónprincipal.La pregunta por la mm Asimismo.entresacamos de los títulos de los dos primeros apartados la diferenciación de los juicios ana/míos y sintétíeor.» (Akademieaurgabe WW Vol. Pero tan importante como el contenido del título de los dos primeros apartadoses el título del tercer apartado. Kant apuntaque. Parece obvio anteponer a la interpretación de estos tres apartados unadilucidación de la diferencia entrelos juiciosanalíticos y sintéticos.B 10 ss). algo decisivo parael ámbitocompletode la pregunta de la Crítica dela razón para.parapoderresolver la tarea principal de la Crítica dela razón para.5abreun dexeubrímíento quedebe better íemeeemría cua/quier otracrítica dela razón purapor cama deunamás antzgua (1790).B 187)sólo 169 .» La «mencionada diferencianunca fue comprendidapropiamente..

sobre las cuales no trataremos. Empezamos inmediatamente con la interpretación del apartado I. 170 .Heidegger es comprensible en relacióncon las partesantecedentes de la obra.

Kant había puestoen marchauna ofensivacontra el predominiodel principio de contradicción en la metafísica. prímerax del tonocímíenta metqxira. 5Para latraducción deeste pasaje deAristóteles. El papeldel principiode contradicción en tanto queaxiomasupremo (103/104) en todo conocimiento del serfue puestode relieveya en Aristóteles. Kant se distancia tanto de la metafísica anterior como de la posterior del Idealismo alemán.Este pequeño escrito lleva el título característico de Princzpíarum prímorum tognilíaní. esta proposición es incluso también el fundamento (principio) de todos los demásaxiomas (proposiciones-fundamentales)¿>15 Ya en 1755.) T 171 . Al nal del tercercapítulo(1005 b 33)diceAristóteles: cpúcat vdp úpxñ KGlnïiv üMmv diwuúïwv CXÜTT] návïwv. aunque en otro sentido(Metqsíra. del1". «Visto desde el ser. La intención general de Kant en su concepción delprincipiodecontradicción sedirigea disputarel papel rector que sehabíaarrogado. CONOCIMIENTO Y OBJETO En el título del apartadoI se mienta el «principio de contradicción» como uno de los tres axiomas fundamentales de la metafísicaheredada. F 3-6).DEL PRINCIPIO SUPREMODE TODOS LOSJUICIOS [GA135] ANALÍTICOS. sobre todo de Hegel. en su trabajo de habilitación. Um: nueva dí/ttcidavíán de 10x prínczpíc}. (N. Heidegger emplea lostérminos alemanes Jazz («proposición»). Pringip («principio») y Gmnduïlge («proposiciones-fundamentales»). así podría habersellamado también la Críticadela razón para aparecida treintaañosdespués.la pregunta por 1amm Q24.especialmente en la metafísicamoderna. Que este principio sea denominadoaquí el «principiosupremode todos los juicios analíticos» expresa ya la particular concepción de Kant de estaproposición. metap/ylsítae nova dí/ucídatío.

el que no se contradigan. no puede en general estar bajo condiciones.B 189):«Sea cual seael contenido de nuestro conocimiento y cómo se relacione con el obyecto. Más bien. Sin embargo. la pregunta se dirige a nosotros los humanos. fundadoexplícitamente. eso quiere decir del conocimiento humano. Lo que para el conocimiento nito es una contradicción no necesita serlo para el conocimiento absoluto.Heidegger [GA 136] a) CONOCIMIENTO COMO CONOCIMIENTO HUMANO En cualquier caso. si bien sólo negativa. la dilucidación del principio de contradicción de la Crítica de la razónpara se mueve en otro plano. del conocimiento en un sentido absoluto. aquí y en toda la Crítím dela ragónpura. sobre todo.Se habla de «nuestro conocimiento».» Aquí se dice en general: todo nuestro conocimiento se mantiene bajo la condición de que sus juicios no sean en sí mismos contradictorios.Eso seatisbaya al comienzo de la primera proposición con que comienzael apartado(A 150. estos juicios no son nada en sí mismos (sin consideracióndel obyecto). ya que el conocimiento absoluto. a nuestro conocimiento y sóloa él. 1.Es por esoque.. en caso contrario. y no de cualquier otro conocimiento indeterminado de cualesquieraotros seres cognoscentes. Hegel se apresurana poner la esencia del conocimiento absolutamente.Únicamente tienesentido imponer el principio de contradicción como condición en relación con un (104/105) conocimiento que no seaabsoluto. es la condición general.de todos nuestros juicios en general. la ausencia de contradicción no es 172 .tampoco se reere al conocimiento en general y en términos absolutos. incondicionado. cuando en el Idealismo alemán. En esta proposición de Kant hay que observar más allá de este contenido general algo distinto y decisivo para todo lo que sigue.Schellingy. y en un ambitotransparente y dominado por el pensamiento.

en tanto que conocimiento humanoen su conexióninternay para concebir desde ahí las siguientes reexiones de Kant sobre los principios. aquello mediante lo cual se reere inmediatamente a ellosy al cualsedirigetodo pensamiento.Se dice que nuestros juicios deben estat libres de [GA137] contradicción. En vez de «obyecto» [Olajekt]* Kant utiliza a menudo la palabra «objeto» [Gqgenstandjï Paracomprenderestas tresdeterminacionesdel conocimiento. sólo es posible.Kant sitúaal comienzode su obra la proposición quedelimitasegún suconcepción la esencia delconocimiento humano (A 19.a su vez.. Éstasólotiene lugarentantoquenossea dadoel objeto [Gqgenrtanz esto. no nuestroconocimiento. sin embargo.B 33):«independientemente del modoy los medios por los que un conocimiento se reera a los objetos. 3. esnecesario exponer. en tanto que el objeto afecte de determinada manera a nuestro ánimo.» 173 . tan brevemente como sea posible. es la intuízián. estoindicaque los juicios. CONOCIMIENTO Con una clara consciencia del alcance de las determinaciones queha de ofrecer. la concepción fundamental del conocimiento humano de Kant tal como aparece de modo claroy por vezprimeraen la Crílimdela razónpura. sino al contrario.14 pregunta por la mm una condición del conocimiento.por lo menos para nosotros los humanos. la contradicción se convierte en el elemento propio del conocer.De nuestro conocimiento se dice que tiene en cada caso algúncontenido y quesereere deunamanera o deotra «alobyecto». las acciones del entendimiento. 2. si bien son esenciales.son sólo zm elemento de nuestro conocimiento.. b) INTUICIÓNY PENSAMIENTO COMOLOSDOSELEMENTOS DEI.

que elevó explícitamente a sabermetafísico y que fundamento. más exactamente: una [GA 13s] (105/106) posición que fundamentalmente siempre estuvo ahí. Pero este representar no es mero pensar en conceptos. E] conocimiento humano es el referirse representativo a los objetos.» Lo mismo dice el pasaje A 719. Que se trata del conocimiento ¡yamaha se acentúa especialmentemediante el añadido de la segunda edición:«al menospara nosotroslos humanos». sustentadora e inmediata al objeto es la intuición. La referencia propia. El conocimiento humano es entonces una particular unidad de intuición y pensamiento. sino y esto se destacamediante la cursiva del texto impreso y mediante la construcción de la oración al completo «la intuición».en el sentido de que está a su servicio. puedo conocer algún objeto [G¿gemtana]*. en la cual por lo demás se hace valer un más agudo acento del pensamiento en el conocer: «el obyecto [Objekl]* no es conocido meramente porque yo piense» (esto se enuncia contra la metafísica racional) «sino sólo porque yo determinó una intuición dada en vista de la unidad de la consciencia.El pensamiento pertenece a la intuición y esto. Kant ha traído con ello una nueva posición fundamental del hombre en medio del ente. al mismo tiempo el decisivo. ella sola no agota la esencia de nuestro conocimiento. como tampoco puede hacerlo el pensamiento.contra la metafísica racional.Como ejemplo referiremos la página B 406.» En el orden de la constitución de la esencia 174 . que aparecepor Vez primera en la segundaedición. además.Heidegger Esta determinación de la esencia del conocimiento es el primer contraataque y.Kant señalaestadeterminación de la esencia del conocimiento humanoa lo largodetodasuobra. A su Vez. B 747:«todo nuestroconocimientose reere en última instancia a intuiciones posibles: ya que sólo mediante éstas nos es dado el objeto. El conocimiento humano es intuición conceptual y con forma de juicio [urteíljrmzge].en la que consiste todo pensamiento.

Vemos y tocamos en cada caso precisamente esta extensión.intuir y pensardentro del carácter generaldel representar como modos suyos? Esto sólo lo podemos explicarahoraprovisionalmente: «estapizarra» . un «esto». «enúltima instancia» quieredecir tanto como: en primer lugar. sin embargo. intuicióny pensamiento. Pero tan esencial como el doblez frente a la simpleza. con este color y esta iluminación y de esta dureza y material.algunaanidad o característica común. es el modo cómo aquél está plegado y articulado. etc. esta iluminación. en primera línea. El conocimiento humano es en sí doble. En tanto que el conocimiento humano consiste sólo en la unicación [GA139} de intuición y pensamiento. concebidocomo pizarra.El intuir esel representarque antepone [yar-stel/I] en cada caso este particular. amboselementos debenposeeren sí evidentemente. El pensar no es un representarinmediato sino mediato. Aquí son llamados íntuíriárz y pensamiento. Representado esesta extensión plana.con ello decimos lo que tenemos delante y nos esrepresentado.lo particular que es en cadacasoprecisamenteasío así. lo dadointuitivamente es aprehendido. son «representaciones». frente a sí y dirigido hacia sí en tanto que sujeto.con «pizarra» me represento 175 . esta coloración. para ser unicables. Éstaconsiste en queambos. y su esenciase clarica en la contraposición con el otro modo del representar. En tanto que digo «pizarra». Lo representadoinmediatamente es siempre «esto». Vemos y tocamos lo nombrado sin más. Re-presentar [Vor-Jtel/enlï quieredecir traer algo ante sí y tener algo ante si.La pregunta por la mm del conocimiento. Lo que reere representativamente no esalgo particular. tener algo presente [prálrenzz reraesentare. (106/107) Lo que ahora enumeramosnos es dada inmediatamente. referido a sí. sino precisamente algogeneral. Esto se muestra en el doblez de los elementos que lo constituyen. ¿Cómo sediferencian. el pensar.

mi.sin embargo. para poder ser en general un objeto. Pero. a la misma palabra«objeto». esprecisoun determinado camino y un determinado medio para conformados. quees lo quei-en el sentidodel conceptode conocimientode Kant.en conceptos. es decir. un objeto.ni tampoco lo percibido. debe ser determinado doblemente. Pensar esrepresentar algoen general. es el representar de algogeneral. sin embargo. se da sólo una indicación provisional de que evidentemente también el objeto [Gqgenxtana debe estar determinado doblemente.visual o auditiva. esel concepto. los conceptos no sonencontrados previamente de manera inmediata.Lo que podamos conocer debe confrontársenos desde algún lugar.gen]* del objeto [Gegemfanzíjï Algo arbitrario que podamos encontrarnos. alguna sensaciónpasajera. sino que también lo cognoscible. en principio para lo que podemos encontrar tambiénen otrasaulas.como algo que tiene un estado [Stand]*y es así subsistente. delT.Heidegger algo que tambiénvale para otras pizarras.) 176 . Cuando. [GA 14o] c) EL OBJETO EN KANT DETERMINADO DOBLEMENTE De lo dicho habrá quedado claro que no sólo el conocer es doble. por ejemplo. comúna todo lo que sele corresponde. Lo que se nos confronta debe estar determinado como algo que está. el objeto posible del conocimiento. venirnos enfrente. Sin embargo. eso es lo que mienta el «contra»[G¿.por ejemplo. un objeto no es ni lo dado sólo a la sensación. el pensar es por eso un representarmediato. alguna sensaciónde presión o calor.Podemos esclarecer este estado decosas atendiendo. en primer lugar. Esto general. además. dondela cursiva enfatiza el momentodel«estar» enel «esta: enfrente» del objeto. en tanto que algopolivalente. señaloel sol " En el originalalemán: Gegenxtand.es un verdadero objeto del conocimiento humano no se ha explicitado aún.Con ello. En el sentido estricto de Kant. El representar de aquello quevaleparamuchosy.no esaún.

sino que son concebidos en sí en los conceptos de causay efecto en general. por ejemplo. por contra.sóloseja cómolo dado se produce para mí en cadaocasión. digo: «porque el sol brilla. es decir: el rayode sol y el calor de la piedraestánen una relación. entonces la piedra se calienta. El soly la piedrano están ahora conectados enrazóndeunaconsecución delascorrespondientes percepcionesjada sólo subjetivamenteen cadaocasión. no estamospenetrando aún en lo objetual [dasGqgen5táhd/írbe]* en el sentido estricto kantiano. el rayo de sol.. bien es cierto.el calor.pues.el sol.es un juicio de percepción.Hay que preguntarentonces: ¿enqué relación?Decimos más claramente:siempreque brilla el sol. siempre que tengo una percepción del sol. es decir. Ahora se aprehende un ob- 177 . entonces estoy enunciando un conocimiento.entonces éstase calienta. ni la pizarra. por eso se calienta la piedra». Este serconjuntamente [Zusammenseín] de la representacióndel sol y de la piedraen el enunciado «siempre quem.lo asíseñalado y mencionado no es (107 / 108) un objetoentantoqueobjetoen el sentidoestrictode Kant. tal como están en relación en sí y entre sí.También podemos expresarel conocimiento conlaproposición: «elsolcalienta la piedra». esdecir. de [GA141] esta(mi)percepción sesigue enmí la percepción dela piedracaliente. hay algo dado.Inclusocuandonos adelantamos y anunciamosalgo sobre el sol o sobrela piedra. Aquí seponenen relación siempre mispercepciones y así lasde cualquier otro yo perceptívo.. Aquí.La pregunta por 1amm y menciono lo señalado comoel sol. la piedra. Ahora son representadosel sol como causadel calentarsede la piedra y el calor de la piedra como efecto. en razón de unaobservación recurrente: cuandoel sol iluminala piedra. Si.y esto dado tambiénes determinable en cierto modo judicativamente. Podemos decir.» es meramente una unicación de diferentes percepciones. Tampoco lo hacernos cuando en relación con algodadoconstatamos reiteradamenteotra cosa. tampoco la piedraque señalo.

y es decir fundamentalmente. estase reere a la cosamisma.pues»no se convierte en el juicio de experiencia«si entonces»sólo con un número suciente de observaciones. En relación con el ejemplo . Lo quesenosconfrontasensitiva y perceptivamente y noses dado así intuitivamente el sol y el rayo de sol. La relaciónya no es la de: «siempre que pues». es decir.por eso»).que ahora. a la luz del juicio de experiencia. este «contra».Heidegger jeto [Gqgen-stan. deben ser unidos en un determinado modo. La relación es ahora: «si.en talesconceptos como causa-efecto. El concepto debe venir sobre la intuición y determinar en su modo lo dado en ella. parael objeto en tanto que tal.la perciba yo o no. Este representar esencialmente distinto hace posible que a partir de ahora las observaciones puedansertomadas comoposibles visualizaciones del juicio de experiencia. es decir. Lo queenuncia estejuicio. ésta se reere sólo a la secuenciade un percibir.Es tan imposible que suceda esto como que cn algún momento un «cuando»seconvierta en un «si»y un «pues» en un «por ello» y viceversa.En estecaso. sino quevaleparael obyecto. El juicio de experiencia exige en sí un nuevo paso. bajo el principio generalde la causalidad. la piedra y el calor.tiene lugar como un estado de cosaspor vez primera cuando lo dado es representadoy por ello pensado. otro tipo de representar lo dado.entonrem («porque . intuición y concepto. el concepto. Los elementos del conocimiento.tienevalidezen todo momentoy paratodos.hay que tener en cuenta lo siguiente: El juicio de percepción «siempreque . no es subjetivo.las condiciones de la observación se modiquen y las correspondientes consecuencias de estas condiciones modicadas puedan ser 178 . Lo dado intuitivamente debe ser (1os/1o9) [GA 142] traido bajo la universalidadde determinados conceptos. la relación espuesta comonecesaria.

sin haber expuesto aún esta constitución en su estructurainterna. 2.4.. precisamente un representar conceptual frentealasmeras percepciones. Kant lo denomina la experiencia. con la duplicidaddel conocimiento surgió una primera comprensión de la duplicidad del objeto:el mero«contra» intuitivo no esaúnun objeto. sinoquevieneposibilitada sólo metafísicamente: medianteun representaranticipadorconceptual particularde lo dado.lo representado en el que lo dadoestádeterminado en un modo necesario y válido universalmente. RECEPTIVIDAD Y ESPONTANEIDAD (109 / 110) Lo dicho hasta ahora sobre el conocimiento humano deberíaen primer lugar haberhechopatentesólo la duplicidaden su constitución esencial.La experiencia se realiza en 1agura de la ciencia físico-matemática. Laexperiencia no segenera «empíricamente».Kant Ve esta [GA143] cienciay con ello la esencia del conocimiento humanopropio en la gura históricade la sica newtoniana. d) SENSIBILIDAD Y ENTENDIMIENTO.perotampoco lo esaúnlo pensado conceptualmente de modogeneral en tanto que estante [Stádágeiii 179 .. Así se pone un fundamentopara lo dado: principios [GründuïtgzïUn objeto en el sentidoestrictode Kant es.aquíen conceptos: causa-efecto. Resumiendo. desde la percepción.El conocimiento es para Kant conocimiento humano. podríadecirsede la concepción fundamental de Kant del conocimiento lo siguiente: 1.- El conocimiento humanopropio esla experiencia. que aún hoy se denomina «clásica». 3.Al mismo tiempo.IA pregunta por la mm investigadas..en primer lugar. Lo queen la ciencia denominamos hipótesis esel primer paso para un representar diferente. Tal representar es conocimientohumano propio.

es decir al objeto como tal. el objeto impropio es aquél algo. La «referencia al olgyerta». como lo dadosóloen la sensación y la percepción. presión. por (110/111) 180 .Más bien. puedegenerarse el malentendido de creerquelo dadoesyael objeto. Kant evitó interrogar y determinar en su propia esencialo abierto que se nos confronta antes de toda objetualización en objeto de la experiencia. tono. El «contenido» se determina siempre desde aquello y como aquello que está dado intuitivamente: luz. consiste en que lo dado es traído a un estar jSfe/JHZP en la universalidad y unidadde un concepto(causa-efecto). color. El objeto propio es sólo lo representado en la experiencia en tanto que experimentado. Si bienKant estáseguro de cómo se reere en cada caso al «objeto». y sólo desde una perspectiva determinada. Ambasopinionesson igualmenteerróneas. al que se reere un representar en general sea intuición o pensamiento.Heidegger Con ello se aclara también lo que en la primera proposición de nuestra sección se denominó «contenido del conocimiento» y «referencia al obyeto». Kant utiliza el título objeto en un sentido restringido y propio y en un sentido amplio e impropio. o que seasólo objeto medianteel concepto. el objeto [Gqgemtana sólo está [síebt]*.cuando lo intuitivo es pensado conceptualmente. su uso laxo es ya un signo de que ha desplegado y decidido la pregunta por el conocimiento humano y su verdad. el re-presentar [Vor-síel/e conceptual recibe aquí un sentido esencialmenteagudizado. Objeto en sentido amplio es tanto lo sólo pensadocomo tal. A saber: lo que estraídoal estaressiempre algointuitivo.En la medida en que debe retrotraersea esteámbito.y el objeto sólo está enfrente [enzgqgen] cuando el concepto determina lo dado intuitivamente [GA 144] como tal. calor. De ahí que cuando Kant subrayareiteradamenteque el objeto es dado mediante la intuición y mediante el concepto es pensado.

desde distintas perspectivas. lo particular representado inmediatamente.más precisoy ello. recibir. además. como experiencia cientíca. la comparación se establece siempre partiendo de la experiencia. Hasta este momento hemos denominado como tales elementos a la intuición. asumido y adoptado. A partir de ahorapodemosespecificar el carácter doble del conocimiento de modo.en relación con ella.Esto quieredecirquela percepción escontemplada desde la experiencia y es. ante todo. en tanto que debe ser tomado como tal. Por contra.La pregunta por la mm ejemplo en la diferenciación entre la mera percepción y la experiencia. en Vista de la metafísica racional y sus pretensiones.y al concepto. receptividad. se reere en esa comparación a lo uno y lo mismo. si cabe. Eso que se nos confronta es.En razón de esta determinación modicada también. es precisomostrarlo quela experiencia.lo generalrepresentadomediatamente. esdecir. Pero igualmentey. [GA145] Cada uno de los modos diferentes del representar se consuma correspondientementeen distintos modos del actuar y el efectuar del hombre. determinar nuevamentela esenciadel segundoelemento. En la comparación de abeto haya roble abedul se entresaca. reapere reteptía.sólo lo siguienteera decisivo: 1.Hacer valer en general el carácter de intuición del conocimiento humano en tanto que fundamental elemento esencial: 2. sobre todo. el comportamiento en el representarconceptual es de tal tipo que el representar compara desde sí lo dado múltiplemente. del pensamientoy de los conceptos. ja y determina aquello en lo que coinciden como lo uno y lo mismo: 181 . el representaresun tener-ante-sílo confrontado [dasBqgqgnende. y lo ja como tal... El carácter de la actuación en la intuición es el asumir. un «aúnno». Para Kant.ya no es en relación con la percepción en el sentido del conocimiento precientíco. En la intuición lo representadoes representado [var-geJte//t]* como objeto.

El intuir humano mediante su sola consumación. en el cómo de lo general. esdecir. el qué. no se intuye el objeto mismo como algo que es. Pormediodeellos.. son aludidos. [GA 146] en el concepto. Porque la intuición humana está referida a la dación. En el pensamiento. «según su forma» mienta aquí el cómo en el que lo pensado. La realización y preparación del concepto se denomina función. El representar de lo general en tanto que tal debe hacerse desde sí mismo y traer ante sí lo que haya que representar. etc. es sensible. el pensamiento -como representar en concept0ses espontáneo. aquel al que lo representado inmediatamente debe serle dado.un mirar dirigido (111/112) a algo ya dado.como mucho.es decir.es representado. lo quele seadadoha de mostrarse.No vemos porque tengamos ojos. son «tocados». por el contrario. debe ser dado según su contenido.es decir.no puede en ningún caso crear aquello que intuye. Según este carácter del «desde sí». por ejemplo lo «arbóreo». Porque el intuir humano precisa que le seadado lo intuible. ni oímos por tener oídos. seles hacealgo. sino que.en una suertede imaginación o fantasía. es decir. El intuir humano es necesariamente sensible.Lo que asínos atañey el modo en que acaece esteatañer de lo que atañe es la sensacióncomo afección.por eso necesitade órganos sensitivos. Por el contrario.La Jenríbi/ídad es 182 . El mirar [Sc/Jauen] humanoesun intuir [An-sr/aauen]. no obstante. Algo parecidoessóloposible. Esto sucede mediante los órganos sensoriales.es por esoque tenemos ojos y oídos. sino que sólo es dispuestocomo algo imaginado. nuestrossentidosver. debepoderhacerse patente.Así. el objeto mismo. lo representado es lo que nosotros mismos conguramos y disponemos según su forma. etc.Heidegger «árbol». lo representado conceptualmente. porque nuestro intuir es un ver y un oír. oír. comodice Kant. espontaneidad.

Perodesde estacomprobacióngeneralhastaunaverdadera comprensión del papel de estoselementosy el modo de su unidad hay aún un largo trecho. Ahora podemos ordenarde un modo más Visible lasdiferentes características de la duplicidad del conocimiento humano en una seriey al mismo tiempo jar lasdiferentesperspectivas en las que estasdistinciones determinan en cadacasoel conocimiento humano: Intuición concepto (pensamiento) / lo representado comotalenelobjeto. Afección-función / el carácter de suceso y de acontecimiento de lo representado. Kant utiliza estas diferentes versiones de los dos elementos esenciales en cadacaso segúnel contexto. se denomina entendímenta. ante todo para el correcto enjuiciamiento de esta determinación de la esencia del conocimiento humano. enla queel ola-jeto entantoqueobjetoesllevado a estado. según su doctrina. La facultad del pensamiento. EL ENTENDIMIENTO PURO REFERIDO A LA INTUICIÓN PURA [GA 147] En la interpretación de la Cnïím de la razónpura y en la confrontación con la losofía de Kant en generalno podemos obviar que. como fuentes del conocimiento. del"1 Í) 183 . el conocimiento consiste en intuición y pensamiento. (112/ 113) En la Crítica de la razón para. Sensibilidadentendimiento / representar como facultaddel ánimo humano. sin embargo.Ïaprrgunía por la rosa la facultad de la intuición humana. Receptividadespontaneidad / modos decomportarse delrepresentar. el de descomponerla experiencia en 7 En latraducción sepierde devistala referencia a 5tam! en«objeto» (Gqgertxtand) y<<entendimiento>> (Vïerrtarza). dónde Kant asume el «más arduo cometido». e) LA APARENTE PRIMACÍA DEL PENSAMIENTO. (N.

La doctrina del pensamiento A 50. ocupa más de 650 páginas. como ya Vimos. o bien de B 33 a B 73. (razón). es la lógica.B 732. del juzgar. la dilucidación del pensamiento y de las acciones del entendimiento no sólo ocupa una extensión desproporcionadamente mayor. En qué medida fue impedida la penetración en el centro de la obra mediante estos prejuicios no puede ser reportado aquí.segúnla cual el lugar de la Verdady la falsedadera el juicio. La verdad es el carácter fundamental del conocimiento.30 páginas.B 74hasta A 704. esto es. es decir.sino que la completadirección de la preguntade estadescomposición de la esencia de la experiencia está destinada a la caracterización del pensamiento. La primacía del tratamiento de la lógica.Heidegger su constitución esencial. También en las secciones particulares podemos comprobar que la pregunta por el juicio y el concepto. la pregunta por el pensamiento se mantiene en un primer plano. La doctrina del pensamiento. Los títulos hablan sucientemente claro: se trata de los juicios. B 35. En el título de la propia obra se habla del Aóvoc. cuya acción propia es. La doctrina de la intuición. nota).venía a corroborar estaopinión. La antigua doctrina heredada. Es decir. También podemos reconocer sin dicultad este hecho en la sección en la que basamosnuestra interpretación y que caracterizamos [GA 14s] como el centro interno de la obra. su desproporcionada extensión en el todo de la obra salta a la Vista. 40 páginas.en el juicio. A causade esta obvia primacía de la lógica se ha concluido generalmente que Kant Ve la esenciapropia del conocimiento en el pensamiento. La doctrina de la intuición se extiende desde A 19 hasta A 49. aïaenolg.A 21. 184 . el juicio. la pregunta del conocimiento no es otra que la pregunta del juicio. el enunciado. y la interpretación de Kant debe imponerse en estepunto como decisiva. es la estética Crítica dela razánpura. Aóvoq.

Precisamente porque Kant -a diferencia de la metafísica racional.sin embargo. de su Validez absoluta. La interpretación neokantiana de la Crítica dela razánpura llevó a una infravaloración del elemento fundamental en el conocimiento (113/114) humano: la intuición. que paraél era la auténtica y única pregunta. antes.la pregunta por el fundamento de la posibilidad de su unicación. que todavía circulan con diferentesvariaciones.el pensamiento debe desprenderse de la primacía que se había arrogado hasta ahora. La interpretaciónde Kant de la Escuela de Marburgo llegó tan lejos que incluso borraba la intuición de la Críticade la razónpura como un cuerpo extraño.a pesardel signicado fundamental y rector de la intuición en el conocimiento humano. incluso el propio Kant haya dedicado el trabajo fundamental de descomposición del conocimiento a la dilucidación del pensamiento? La razón para ello es tan simple como iluminadora. para la correcta apropiación de la obra es importante mantener continuamente a la vista este estadode cosas.expone la intuición como el momento [GA149] fundamental sostenedor del conocimientohumano. han causado que la signicaciónde estaobra parala preguntapor la posibilidadde una metafísica.La pregunta por la tasa ni necesita serlo. que.Todas estasmalcomprensionesde la Crííira dela razánpura. tomarauna direccióninversa si es que en generalse planteó alguna vez seriamente. o más exactamente. y ante todo. que ponía la esenciadel conocimiento en la razón pura. y ante todo. Esta postergación de la intuición tuvo como consecuencia que tambiénla pregunta por la unidadde amboselementos. no pueda haber sido correctamente valorada. Pero la crítica no debía conformarse con la tarea negativade refutar estaarrogacióndel pensamiento conceptual. en el mero pensamiento conceptual. debía determinar y fundamentar de 185 . no hayapodido ser hecha creativamenteproductiva. Sin embargo. ¿Cómoseexplica. intuición y pensamiento.

de esta última. y que sin ella el pensamientoes nada. sino en que la esencia del juicio debe ser determinada de nuevo. en lo sucesivo.la intuición será lo rector. sino que se funda en ésta y se reere a ella en cada momento. La primacía de la lógica el tratamiento más detallado del (114/115) [GA 150] pensamiento.Porquela estéticaahora es lo decisivo. se hace necesarioel trabajo sobre la lógica. en la posición de servidumbre del pensamiento frente a la intuición. porque ahora se concibe como un representar referido previamente a la intuición. por ello. La primacía de la lógica en la Crítica de la razón pura tiene su razón de ser únicamente en la no-primacía del objeto de la lógica. Si el pensamiento está siempre referido a la intuición. es decir. es decir. La extensadilucidación del pensamientoy del concepto en la Críticadela razánpura no habla a favor de un descrédito de la intuición. Por eso debía ocupar la lógica una extensión tan amplia. seagudizó inclusoen la segunda edición. entoncesla lógica que secorrespondacon estepensamientotratará necesariamente de la referencia esenciala la intuición y. del pensamiento. La escasaextensión de la estética en tanto que doctrina aislada de la intuición es sólo una apariencia exterior. Esta explicación del concepto y del juicio es la constatación más evidente de que. al objeto.se hace tanto más necesariaporque el pensamiento no tiene según su esenciala primacía ante la intuición. en tanto que pensamientocorrecto. El tratamiento prolijo de un elemento del conocimiento.Heidegger nuevo la esencia del pensamiento. con ello. 186 . La primacíade la pregunta del juicio no tienesu razónde seren que la esenciadel conocimiento seapropiamente el juicio. interviene en todo momento como lo rector y.de tal manera queparece a menudoquela pregunta por la esencia del conocimiento fuera exclusivamenteuna pregunta por el juicio y sus condiciones.

dado que el entendimiento en tanto que tal estáreferido a la intuición. «Pura» quieredecirentonces: fundada sólo en sí misma y.por un lado. Sin embargo. quelo quesucede esprecisamente lo contrario. la determinación «entendimiento puro» sólo puede signicar: entendimiento referido a la intuición. «libre».La pregunta por la cam Es importanteatendera esto.es refutaciónde la razónpura como «mera» razón. unaintuición pura. ante todo.limitado a la esencia. en la ma! refundamenta necerariarnente el entendimiento pura. sino. Precríticamente se reere a la mera razón. más precisamente. en primer lugar.está libre de sensación. asícomo la primeraproposicióndel primer apartado. El entendimiento puro reere. esto es. y aquílibre de la sensación. el mero entendimiento desentendidode la intuición.esto particular representadode modo puro.Podemos decirinclusocon ciertaexageraciónque la pregunta por los principiosdel entendimíentopnra esla pregunta por el papel de la íntnízión. Visto negativamente.persistente por vez primera. dice: la razón que está fundada esencialmente enla intuiciónpuray la sensibilidad. al mismotiempo. es decir. críticamente. «Pura» quieredecir.«mera». por ello. no obstante.BIM íntnitíóndebe ter ellamímm. La critica de la razón pura es primero delimitación de esta razón fundada sobre [GA151] la intuición pura y. si bien pertenecea la sensibilidad. para la interpretación de nuestra sección.evidentemente. libre de algo otro. por el mero pensamiento. Lo mismo vale para el título «razón pura». Veremos. en un representarinmediato y libre de la sensación. la intuición pura es la intuición que. Este título es ambiguo. Ya que los títulos de los dos primerosapartados. están formulados de tal manera que pareciera como si la pregunta por el conocimiento humano y sus principios simplemente se desviara haciala preguntapor los juicios. es e/tiempo. 187 . no sólo en generalpara la concepción completa de la Cmm de la razónpura. Estaintuiciónpura. a la intuición pura.

de todos nuestros juicios en general. sin embargo. y sin embargo el planteamiento se complica. todavía no se señalael principio de contradicción como el principio supremo de todos los juicios analíticos.Kant toma el juicio aquí aún antesde toda distinción entre juicios analíticosy sintéticos.Heidegger (115/116) f) LÓGICAYJUICIOEN KANT La comprensión de este complejo. si bien sólo negativa. se trata de una «condición sólo negativa». estos juicios no son nada en sí mismos (sin consideracióndel obyecto). Tras la aclaración de la esencia del conocimiento humano estamosen condicionesde leer el primero de nuestrosapartados con otros ojos. Más aún. la consecución del concepto esencial de un «entendimiento puro» es. [GA 1521 ¿Desde qué perspectiva es Visto aquí el juicio? ¿Qué es en general un juicio? ¿Cómo determina Kant la esencia del juicio? La pregunta parece fácil. Más exactamente. 188 . Sabemos que el juicio es la acción del pensamiento.el juicio. en caso contrario. Mediante la determinación de la esencia del conocimiento humano por Kant. la condición previa para la comprensión del apartado III. y no de un fundamento supremo. es la condición general. Aquí se mencionan «todos nuestros juicios» y todavía no se mientan los «juicios analíticos»que se pusieron como tema en el título. Si bien es cierto que el texto habla de la contradicción y de los juicios en general. si bien sólo negativa de todos nuestros juicios». esdecir. la acción del pensamiento.»(A 150. que debe exponer la estructura sistemáticadel entendimiento puro. «Seacual sea el contenido de nuestro conocimiento y cómo se relacione con el obyecto. el que no se contradigan. es decir.B 189) Vemos como nuestro conocimiento es considerado aquí desde una determinada perspectiva.del segundo elemento esencial del conocimiento.se dice que la ausenciade contradicción es una «condición.

citada a menudo pero comprendida en la mayoría de los [GA153] casos ensusentido contrario y. Sólo poco a poco y con dicultad llegó a reconocer que su descubrimiento de la particular posición de servidumbre del pensamiento era más que una determinación añadida de éste. la esencia del pensar(del juzgar) debeestarya determinada paraque el pensamiento puedainsertarse en estaposición de servidumbre. Estaaserción de Kant se encuentray no casualmente por primera vez en la segunda 189 . Lo mismo ha de valer consiguientemente para la acción del pensamiento del juicio. debe hacer referir el pensamientoa la intuición. De hecho.Tuvo que asumirinmodicadala doctrina heredada del pensamiento.por ello.para así introducir el añadido de que la lógica. Lo que es más importante:Kant mismo expuso y contemplóasí reiteradamente este estadode cosas.aunque Kant estableció un nuevoconcepto de conocimiento en la direcciónseñalada. más bien. con ella. Se podríadecirahoraquemediante el señalamiento de la posiciónserví] del pensary el juzgarse introducesólo una particularnalidad del pensamiento. El pensamiento mismo y su determinación no son afectados en su esencia. La esenciadel pensar. que.Sobre la ideasegura de esta transformación da testimonio aquella armación de Kant sobre la lógica. cuando trata del conocimiento humano. la lógica. se transforma fundamentalmente con ello la determinación de la esencia del pensamiento y con ello también la de la lógica. Así. esaparece serla posturade Kant frentea la lógica heredaday.falsamente. másbien.141 pregunta por la rom el pensarha recibido una nuevacaracterización: ahora es puesto esencialmente al servicio de la intuición. también en relación con su determinación de la esencia del juicio. del juzgar. viene determinada desde antiguopor la lógica. no podía sino sumara la (116/117) determinación heredada dela esencia delpensar (deljuzgar) la de estar al serviciode la intuición.

el quitar de en medio algunasdispensablessutilezaso una más evidente determinación de lo expuesto. es decir. el movimiento decisivo del actuar pensantees el supremo esfuerzo por alcanzar eseimposible. y saltar directamente hacia el sol mismo.»Dicho de manera abrupta: desde ahora se demuestraesta aparienciacomo errónea. pero sólo a cambio de dejar por completo de lado esasombra. ya que para él la «crítica»debíaser única y exclusivamente esencial en el sentido referido. sin embargo. Es curioso que no pudiera hasta ahora tampocodar ningúnpasohaciadelante y según todaslas apariencias está ya cerrada y completa. pues exigiría nada menos que saltar sobre su propia sombra. más grande seráel salto. Y eso es algo que no le es dado hacer a nadie. hubiera signicado nadamenos que instituir la metafísicasobre el fundamento establecido enla Clím dela razánjmra y sólodesde él. y despuésen Schelling y en Nietzsche podemos percibir. En Platón.Heidegger edición («Prólogo»B VIII): «El que la lógica hayatomado estecamino seguro ya desde los más antiguos tiempos puede apreciarseen que no ha necesitado dar ningún paso atrásdesdeAristóteles. en cada caso de diferente modo. por ejemplo. Hegel es a quien aparentementele fue dado saltar sobre estasombra. pero no por ello saltó sobre ella.si no se tienen en cuenta mejorías como. Esto no tiene nada (117/113) [GA 1541 190 . algo de este movimiento fundamental. Hegel pasó por alto la sombra. Este deber es su Vocación. Pero. ante todo en Kant. por otro lado. esto es lo que debe querer todo lósofo. Pero tampoco estaba a su alcance hacerlo.pero no la Hevóa término. Esto no lo llevó a cabo Kant. la nitud del hombre. lo que. más a la eleganciaque a la seguridad de la ciencia. Y. sin embargo. Kant penetró claramente en esta comprensión en algunos puntos. La lógica es nuevamente fundada y modicada. porque esa tarea hubiera sobrepasadotambién la capacidad del gran pensador.Cuanto más larga seala sombra. en Leibniz. lo que pertenece.

en un pasaje decisivo. un modo de la caracterizaciónde la esenciadel juicio nuevamente concebida.PuesKant no desarrolló una exposición sistemática de su determinación de la esencia del juicio sobre el fundamento de la comprensión alcanzadapor é] mismo. de lo efectuado en ella.Sinembargo.La pregunta por la cam que Ver con una psicología de la personalidad creadora. en la lección delógicaquede él nosha sidotrasmitida. La diferenciación es sólo una consecuencianecesariade esta determinación esencial y.Segúnel asunto mismo. la delimitación de la esencia del juicio quesecorresponde con supropia posición fundamental. muestra algode este movimientofundamental. y que así no nos sorprenda cuando nos introduzcamos sin más mediación y unitariamente en susdeterminaciones. la comprensión decisiva fue ganada yaenla primeraedición. Cuándifícil le eraa Kant plantear a partir de su nuevoconceptode conocimiento tambiénla correspondiente determinación de la esencia del juicio en su completo alcance. se reere sólo a la gura del movimiento. no hacemás que armar que la esencia del juicio en general está nuevamentedeterminada. destaca reiteradamente la signicación fundamental de su diferenciación entre juicios sintéticos y analíticos. hay que dudar de la corrección de 191 . con ello. lo muestra la relación de la primera edición de la Crítím dela razón pura con la segunda. que pertenecea la obra misma. Lareferencia anterior eranecesaria parano tomarnos alaligera la pregunta: «¿en quéconsiste según Kant la esencia del juicío?». La actitud de Kant en la aparentemente pregunta tan adusta: «¿en quéconsiste la esencia del juicio?».ya que. Kant consigue exponer por vez primera en la segunda edición. tampoco allí donde uno podría suponer algo parecido. por otro lado. A éstahayquerecurrircon precaución. Cuando Kant. en primer lugar.

por un lado. sobre todo en seccionesdedicadasa la explicación de asuntosde cierta dicultad. ya indicamos la constitución articulada del juicio. El fundamento interno para las dicultades de contemplar la total esenciadel juicio no yace en la imperfección de la sistemática kantiana.. sino que la asumeen la constitución de la esenciadel juicio.Kant utilizaba como manual en susleccionesde lógica el Extrarta dela dotírimz dela razónde Meier. con ocasión de la constataciónde en qué medida era desdePlatón y Aristóteles el Aóvog. Esto indica que la constitución de la esenciano es tan sencillacomo pensabala lógica prekantiana y como de nuevo hoy a pesar de Kant.y no la sistemáticainterna de la cosa misma tal como se exponía en su pensamiento. de su determinación de la esenciadel juicio.Éstano excluye absolutamentela caracterizacióndel juicio legadapor la tradición. el ya nombrado discípulo de Wolff.se concibe el asunto. en la dirección de la determinación heredada del pensamiento y después enla dirección de sunueva delimitación por Kant. un libro escolarcuyo autor fue un discípulo de Baumgarten. que 192 .para dar con una adecuaciónaún más exactaal pensamiento de Kant. [GA155] (118/ 119) en segundo lugar.Heidegger los cuadernos de la lección y los apuntes de los alumnos. GA 35 s. Por lo dicho. La pregunta: «¿enqué consiste la esenciadel juicio?» puede ser planteadaen principio desde dos perspectivas. a esbozaruna exposición sistemática más libre. (27 s. Teniendo en cuentaestacircunstanciade la pregunta kantiana por el juicio estamosobligados.). esto lleva por sí mismo a la aclaración de la diferencia esencialentre juicios analíticosy sintéticos. precisamente Kant se adhirió siempre en sus lecciones a las doctrinas heredadasy tomaba como hilo conductor su exposición y ordenación escolar. Aquí seráútil recordar que. aunque breve.la enunciación. el hilo conductor para la determinación de la cosa pág. sino en la constitución misma del juicio.

Lo que allí se tocó sólo de pasada encuentra ahora unacomplementación esencial enunabreveexposición sistemática de la determinación de la esenciadel juicio en Kant. 193 .La pregunta por la tam mostramos esquemáticamente dela manodeun cuádruple signicado de «enunciado».

.

cierta. Esta armación es.hayjuiciosadjudicativos.«la pizarra es negra». en relación con Kant.Kant dice del juicio que en éstees«pensada la relaciónde un sujetocon un predicado». de tal maneraque de lo que setrataría [GA157] 195 .La pregunta por la mia g 25. praedícere. a) LA DOCTRINA HEREDADA DELJUICIO [GA 1551 Partimosde la doctrinaheredada del juicio.de un sujetose arma o seniegaun predicado.Al nal. tampocoesnecesario crearotrasdeterminaciones. Por otro lado. B 10) cuandoseñala que en los juicios es «pensada la relaciónde un sujetocon un predicado». El juicio es una relaciónen la cual. Recordaremos sólo la determinación generalaristotélíca del enunciado (juicio).debemos pensarque Kant no la tendríapor correcta. Másbien. armativos. Kant da cuenta de estacaracterización general del juicio al comienzo (119/ 120) del importante apartado«De la diferenciaentre juicios analíticos y sintéticos» («Introducción». A 6. en general. se acierta a dar con su esencia. Es importante mantener a la Vista que desdeAristóteles constantemente -también en Kant. al preguntarnossi él admitiría que con la caracterización del juicio aludida. Pero.-LA DETERMINACIÓN KANTIANA DE LA ESENCIA DEL JUICIO. «Estapizarra no es roja».negativos.al contrario.y mediante la cual.«enunciar algo de algo». En correspondencia con la tradición. y utilizada por él mismo. Dejaremos de lado las diferenciasy transformaciones en su historia. habría quever quela determinación dada omite momentos esenciales del juicio.del Aóvog: Aéyslv "n Kaïú Twoc.tampoco seatisbaqué puedaentresacarse aún de la determinación de la esencia del juicio. segúneso. y privativos. enunciares referir un predicadoa un sujeto. Así.es impuesta como forma fundamental rectora de todo juzgarel enunciado simplearmativo (y verdadero).

» Un discípulo del discípulo de este maestro del análisis conceptual. esllamadajuicio (iudzïium). o lo apartamos de ellarem0z/ere (únómcxotq).»Que en esta denición. elegimos la denición del juicio queWolff ofreceen sugranLazgim. notíanes daa:ve] caníungiif. seríaútil tratar brevementela concepcióndel juicio dominante en su épocay que él tuvo en consideración. diceel 40:Dam¿gítur men: íudímt. En el f. o bien une. o bien separa dos conceptos. Sinembargo. el logos seadeterminado como la representaciónde una relación lógica. esta denición del juicio de la losofía escolar frente a aquella de Kant en la que se expresan de 196 . ve!xqïaraz. Pongamos. El juicio es «la representaciónde una relación entre algunosconceptos». qua a/íquíd a requadam dívermm eídem tríbuímus. [GA 15s] b)LO INSUFICIENTE DE LA DOCTRINA TRADICIONAL. iudicium appe/Iaíur.o bien separados.» Correspondientemente. LA LOGÍSTICA. apuntael Q201:I n enuncialicme seupraparítione notíonex velconíunguntur.S 292.pero. ve] ab earemavemux. 39 se dice:acta: irtementir. la denición del juicio en el manual utilizado por Kant sólo repitede manera simplicadala determinación de Wolff. «Mientras (en tanto que) por ello el espíritu juzga. «Aquella acción del espíritu en la cual atribuimos tribuere (Kaïútpaotqa unacosaalgodistinto de ésta. ve! xgbarantur.determinael juicio en (120/121) su Extraña dela dominadela razón.» Consiguientemente.Heidegger es de ver cómo aún y precisamenteen la determinación dada yacen indicaciones a los momentos esenciales propios. más allá de eso. el ya mencionado profesorMeier. es muy «lógico». de la siguiente manera:«un juicio (iudítium) esunarepresentación deunarelación lógicadealgunos conceptos. «En el enunciado o en la proposiciónlos conceptos son o bien unidos. parapodercomprender y seguir este nuevopaso de Kant. en primer lugar. Paraello.

esrepresentada igualmente siempre una unidadquesostiene la relación y sehaceasíconsciente. que estacaracterización seafalsa.la de Baumgarten y Wolff. Kant no dice. hay«ya siempre algocomounacomposición derepresentaciones en [G15159] unaciertaunidad».más precisamente. Estacaracterización del juicio valeparael juicio en (121/122) general. Aévetv u KGTÚ Tlvoq. Ésta se encuentra en la segunda edición dela Crítica de laragónpura y.. Parautilizar aquíejemplos que nos ocuparán después: «esta 197 .)que comienza con las palabras: «nunca he estado de acuerdo con la explicación quedanlos lógicos del juicioen general. p.Por ello puedehaceruso de estadenición del juicio y. de tal manera que lo que se haceconsciente en el juicio tiene el carácter de una unidad..dehecho.dice Kant: «elentendimiento muestra su capacidad exclusivamente en juicios. lautiliza reiteradamente aún enlaépoca posterior a la publicación dela Cnm dela razón pura. Vorlander.los cuales no sonotra cosa quela unidaddela consciencia enrelación con losconceptos engeneral. 430 a 27 s. Lo queaquíKant señala como insucientees precisamente la denición de Meier. Es el apartado de la «Deducción trascendental de los conceptos del entendimiento puro». sin embargo. no derivación causal.En investigaciones posteriores. ed.Laprqguntapar la rara un modo más acentuado sus diferencias.sólo dice que es insuciente.es decir. ñónvonpáïwv (ïxonep Evóvïuw.según dicen. Aquí sereere la determinación del juicio comúnen lógicadesde Aristóteles.también en la segunda edición. enel contexto de un apartadoque Kant reelaboró fundamentalmenteen la segunda edicióny en el quesorteóalgunas oscuridades sin cambiar su posiciónfundamental. en torno a 1790.97)Alli donde esrepresentada unarelación.La determinación de la esencia del juicio se encuentra en el Q 19 (B 140 ss.» «Explicación» signica aclaración de algo.):en el juicio oúveeolg nc.» (Progrexana.la representación de una relaciónentre dos conceptos.Exactamente lo mismoexpresa ya Aristóteles(deanima F 6. Éstees.

por ello se denomina tambiéna estalógica«lógica matemática». unameditación sobre el Aóyog.según ello. Con ayudade métodosmatemáticos se intenta calcular el sistema de las conexiones de enunciados. esdecir. Las representaciones sonunidas. cánula. «algunos cuerpos son pesados». Lacaracterización delenunciado como conexiónde representaciones es correcta. paraalcanzar suspropiosnes. «todos loscuerpos sonextensos».de representar esta relación desujeto y predicado. Generalmente se representa aquíuna relación. de un modo fundamentalmente insuciente.lo quela logística aportaes cualquier cosa menos lógica. Toda lógica matemática y toda logísticase sitúannecesariamente fuera de cualquierámbito de la lógicaporque. Esta denición del enunciado correctapero insucienteseha convertido en el fundamentopara una concepcióny elaboración de la lógica quehoy sedenomina" logística y dela cualsehahablado mucho en las últimasdécadas. como mera conexión de representaciones. Laexpresión lingüística deesta conexión laencontramos en«es» o «son».Heidegger pizarra esnegra».pero insatisfactoria. Lalógica matemática no essiquiera unalógica dela matemática enel sentidode que determinela esencia del pensamiento matemático y la Verdad matemática o que en general pudieraestaren condiciones de determinada. El entendimiento es. Las pretensiones de la logística de servircomológicacientíca de todas lasciencias caen por supropiopesotanprontosecomprende lo condicionado y pocoreexionado [Undura/Jdarbte] desuplanteamiento. Ella seimpone unatareaposibley justificada. la logísticaes sólo matemática aplicada a proposiciones y formas proposicionales. porellosedenomina esta «partícula de relación» (Kant)también«vínculo». Más bien. También es [GA 160] propio de la logísticael denominartodo aquelloque sobrepasa su propiadeterminación del enunciado.la facultadde unir representaciones. en el sentido de unaconexión 198 .es decir.el enunciado.debedisponer el Aóvog. Ahora bien. esdecir.

OBJETO v ALA INTUICIÓN. no está sólo en generalreferido a la intuición y al objeto.la explicación no responde de manera satisfactoria a las exigenciasde la esenciamisma del asunto [Sac/Je]? c)LA REFERENCIA DEI. Pero aquí no estánen cuestión diferenciaciones sutileso groseras. Aquí el juicio.IA APERCEPCIÓN (122/123) ¿Cómo rezala nueva determinación del juicio de Kant? Kant sostiene(íbíaï. en tanto que acción del entendimiento. es decir.sino sólo si se acierta o no con la esenciadel juicio. Cuando Kant arma que la «explicación» del juicio de la lógica escolar es insatisfactoria. El entendimiento ahora no es sólo la facultad de la ligazón de representaciones.B 141) «que un juicio no es otra cosa que el modo de traer conocimientos dados a la unidad objetiva de apercepción. De aquí surge un nuevo concepto del entendimiento. como un asunto de «diferenciassutiles»que no le afectalo más mínimo.es decir.La pregunta por la mm de representaciones. Mediante la determinación de la esenciadel juicio aanzada en la referencia a la intuición y al objeto. para hablar en general. Con todo. esta insatisfacción no expresa una valoración personalgeneradade los deseosparticularesde Kant. sino determinado desde esta referencia. sino de «conocimientos dados».»No podemosconcebircompletamente estadenición y sus elementos determinantes particulares aún. que incluso es determinada como su esencia. según el S 17 (B 137):«el entendimiento es. por consiguiente de intuiciones. de algo dado en el conocimiento.JUICIOAI. algo salta a la vista. Ya no se habla aquí de representacionesy de conceptos. sino que. objetual Lgegenxtáhd/ír/JF. la facultad 199 . estareferencialidad[Bezagen/Jeíz se perla por vez primera y se inserta expresamenteen la estructura unitaria del conocimiento.másbien. sino. Se habla de una «unidad objetiva».

es decir. se pone igualmente la referencia al «sujeto» en el sentido del yo que piensa y juzga.aprehendído. obyecto/objeto Éstedebeservimos después comoasidero cuando despleguemos 3 í yo x) /P s &#39. desdela nuevaconcepción del juicio la diferencia esencialentre juicios sintéticos y analíticos. esta referencia al yo es denominada apercepción. en la apercepción. En la denición quemencionamos en primer lugardel juicio (123/124) se trata simplemente de la relación de conceptos.El estar enfrente del objeto en tanto que tal no es posible sin que esto que se confronta sea actual en su [GA 162] 200 .y el yo mismo es con ello apercibido. se habla de la unidad objetiva de los conocimientos. sujeto y predicado. Esta relación de representacionesestá referida al obyecto como un todo. Éstos consisten en la referencia determinada a un obyecto de representaciones dadas. por el contrario. Para Kant. ya que un modo de acción del entendimiento ha de pertenecer a toda acción del entendimiento. de la unidad de las intuiciones. En la nueva denición.» Podemos exponer el nuevo estado de cosascon un gráco. Que la representaciónde tal relación exige un ammmentires obvio de suyo. la cual es representadacomo una unidad que perteneceal obyecto y lo determina.Heidegger [GA 161] de los conocimíentox. con ello.la referencia al yo es (aa)percibida junto con el objeto aprehendido. Perajbere es el percibir y el aprehendersimple de lo objetual. En la denición propia del juicio.

calmar. de aclararsecon la diferenciación de Kant.) 201 .Preguntamos: ¿desde qué perspectivase diferencian aquí los juicios? ¿Qué quiere decir esta perspectiva rectorapara la nuevadeterminación de la esencia del juicio? Todos los ensayos. Según el modo en que ahora hemos comparado las dos deniciones del juicio. parecieraque Kant sólo hubiese introducido en la denición del juicio algo que hasta entonces hubiese sido obviado. sino sólo entantoquelo confrontado exige. Desde este punto resulta fácil evaluar por qué la denición heredadadel juicio no pudo nunca satisfacer.debía considerar decisiva la pregunta por la esenciadel conocimiento humano. satisfacer.el cual. tan tortuosos. a su vez. se muestra de modo evidente que destacamosen ella únicamente un elemento de la construcción y que éste. la heredaday la propia de Kant. sólo representauna conguración articial por completo desraizada del fundamento sustentadorde las relacionescon el objeto y con el yo cognoscente. en suestarenfrente engeneral. sino de una concepción más originaria del todo.La pregunta por la mm estar enfrente para quien selo re-presenta. padecenpor principio del mismo problema: basarseen la denición (124/125) aAquí Heidegger realizaun juegode palabras con bgiedzjgerz. (hacer laspaces) o (dejar en pazx delT. se tiene él mismo coryuntamente presente Lbráken.tan Variados y.con la miradapuesta en la pregunta por la posibilidad de la metafísica. Si tomamos a ésta por sí misma. quien.es decir. equivocos e infructuosos. una referenciadirigida a lo que está a la esperade eso confrontado. Si queremos comprender aún más claramente la nueva denición del juicio de Kant debemosaclararnoscon la ya mencionada diferenciaciónentre juicios analíticosy sintéticos. y zumFried": bringm. no podía dejar en pazcon la cosamismaa Kant. a su vez.debemospartir de la determinación esencialde Kant. para poder valorar qué sucedecon la denición tradicional. Por eso. tomado así. pero no como objeto. Pero no se trata de una «mera ampliación».

202 . puso la determinación en el título del importanteQ19. La diferenciación hacepatente la concepción modicadadel logosy detodo aquello quele pertenece.componer. Hasta esemomentola esencia de lo lógico secifrabaen la referencia y en la relación entreconceptos.pues dice que precisamente lo lógico no consisteen estamera relaciónde conceptos. descomponer. que reza: «La forma lógica de todos los juicios consiste en la unidad objetivade apercepción de los conceptos contenidosen ella». esdecir.incluso podríamoserrar fácilmenteporque tambiénafecta a la determinación tradicionaldel juicio e inclusose aplicó ya en la época de su primera conformación en Aristóteles. desarmar. ótaípsolg. del modo en que se establece previamente en las referencias al objetoy al hombrecognoscente. a partir de su aclaración. A partir de la denominaciónno podemos en principio extraer mucho. Analítico. La nueva determinación deKant delo lógico sostenidacontrala determinación heredada esalgoabsolutamente insólito y casi absurdo. una más completacomprensión de la esencia del juicio? Hastaahorasólo sabemos de estadistinciónque de ella depende la división de los dos primerosapartados de nuestrasección principal. análisis.Leída como indicación metódica quiere decir lo siguiente:toda dilucidación de la esencia del juicio debepartir de la completaconstituciónde la esencia del juicio.delo <dógico». evidentemente desdeel completo saberacercadel alcancede su nuevadeterminación de lo lógico. al contrario. síntesis. Kant. d) LA DIFERENCIACIÓN DE KANT ENTRE JUICIOS ANALÍTICOS Y SINTÉTICOS ¿Qué pretende la diferenciación entre juicios analíticos y sintéticos? ¿Bajo qué perspectiva conseguimos.Heidegger [GA 163] tradicional y no en la alcanzada por Kant.

sólo queKant. Es decir. casual. [GA164] el adscribir un predicado a un sujeto. «Todos los cuerpos son extensos» es.mentamos 203 .ciertamente. un juicio analíticoy «algunos cuerposson pesados» un juicio sintético (Pra/egámerzos. según (125/125) eso. esno de manera casual. «Todos los cuerpos» quieredecir:el cuerpotomado segúnsu concepto. por ejemplo de «pizarra» y «negra». En toda síntesis yaceun análisis.La pregunta por la rom Si atendemos a la imposicióndel juicio como relaciónentre sujeto y predicado entonces resulta igualmente: esta relación.en tantoquerelación de representaciones. sin embargo. sino necesariamentea] mismo tiempo analítico y sintético. SegúnKant. «Todos los cuerpos» quieredeciraquí:los cuerposen general. esdecir.la diferenciación en juicios analíticos y sintéticos no tienesentido. Por otro lado. Porque. para poder ser componibles.todo juicio. por el contrario. no fundasudistinciónsobre la mencionada esencia tradicionaldel juicio.cadajuicio es analíticoy sintético.podría cifrarse la diferenciaentre juicios analítiosy sintéticosen que en el juicio analítico sehablade «todos» los cuerpos y en e] sintético. Lo que Kant denominaanalíticoy sintético se determina desde la nueva delimitación tradicional de la esencia del juicio y no desdela concepción tradicional. de «algunos». Q 2 a). tomarnos como ayuda el gráco y. deben ser tomados porseparado. esunasíntesis.Parapoder mantener a la vista efectivamente la diferencia y la perspectiva que guíaestadiferenciación. En vista de estos ejemplos. pero no bastaparaaprehender la diferencia quepretendemos establecer.algunos ejemplos de juiciosanalíticos y sintéticos. Estareexión escorrecta.en vista de aquelloque. en general. según Kant. por contra. este«engeneral» es representado en el concepto. al mismo tiempo. los elementos de la relación. sobre todo no es suciente si la entendemosa partir de la lógicaheredada y decimos queel primerjuicio esun juicio universal y el segundo uno particular. Ésta divergencia de ambosjuicios no es. y viceversa.

Heidegger

con «cuerpo». Del cuerpo,tomadosegúnsu concepto, según aquello
[GA 165]

en vista de lo cual nos lo representamos en general, podemos decirdebemos inclusodecir- queesextenso, seaestecuerpo un
cuerpo geométricoo uno material,físico. El predicado«extenso» yaceen el mismo conceptoy estecomponente aparece tras la mera descomposición delconcepto. La unidad representada delarelación de sujetoy predicado enel juicio «elcuerpoesextenso», la copertenencia de ambos,tienesu fundamento de determinación en el conceptode cuerpo.Cuandojuzgo en generalsobreun cuerpo,debo tenerya un cierto conocimiento del objetoen el sentidode su concepto. Si no se enuncia delobjetonadaqueno esté incluidoensuconcepto, esdecir,si la verdaddel juicio sefundaexclusivamente en la descomposición del concepto del sujetocomotal, entonces este juicio,fundadosolamente en la descomposición, es un juicio analítico. La verdaddel juicio se fundasobreel conceptodesacoplado [aureínandergge/ggten] en tanto que
tal.

(126/127)

Aclararemos lo dicho con el gráco:

204

La prqgantapor la tom

A1 juicio, según su nueva determinación, le pertenece la referencia al obyecto (X), es decir, el sujeto es mentado en su

referencia al obyecto.Pero estareferenciapuedeser representada
de diferentes modos. Por un lado, de tal manera que el obyecto sólo

searepresentado tal como es nombradoen general, en el concepto. Aquí, tenemos yaun conocimiento del obyecto y podemos pasar por
encima de él, sin el rodeo sobre el X, quedarnos puramente en el concepto del sujeto «corporal»,y desdeél crear el predicado.Tal juicio

descomponedor expone sólomásclaray explícitamente lo queya está
representadoen el concepto del sujeto. Para Kant, el juicio analítico es, por ello, sólo explicativo; no amplía nuestro conocimiento en relación con su contenido. Tomemos ahora otro ejemplo: «la pizarra [GA166]

es extensa» es un juicio analítico. En el conceptode la pizarra,en
tanto que el de algo corporal, yaceel serextenso.Este juicio es obvio de suyo, es decir, el poner-en-relación [In-Bezíebung-retgen] de sujeto

y predicado tiene su fundamento en el conceptoque ya tenemos de
una pizarra. Si, al contrario, decimos: «la pizarra es negra»,entonces lo dicho no es de suyo obvio. La pizarra podría ser igualmente gris,

blancao roja. En el conceptomismode 1apizarrano estáya jado
el ser-rojo como sí sucedecon el serextenso.De qué color seala pizarra, que seanegra, sólo puede ser discernido a partir del objeto mismo. Es decir, para llegar al fundamento de determinación en el que se funda la relación entre sujeto y predicado, el representardebe tomar un camino diferente al del juicio analítico, esto es, debe tomar el camino del objeto y su determinada donación.

A partir deljuicio analítico estoquieredecirqueno podemos
quedarnos en el concepto del sujeto y referirnos sólo a aquello que

pertenece en generala una pizarra.Debemossalir e ir másallá del concepto, tornarel caminohaciael objetomismo.Eso,sin embargo, quieredecir que ahoradebeser añadidoel objeto mismo en tanto

205

Heidegger (127/128)

que representadoen el concepto del objeto; este representarconjuntamente del objeto es una síntesis. Un juicio semejante, en el cualel predicado seañade al sujetoen elpasohacia el X y enel retorno desde ahínuevamente haciael sujeto, esJíntétím. «Pues, quealgofuera del conceptodado debavenir aún añadidocomo substrato, lo que haceposibleir másallá de él, se indicaclaramente con la expresión síntesis». (Sa/are zm descubrizíentau, WW,vol. VIII, p. 245) En el sentidode la denición heredada de juicio, también
en el juicio analítico se adjudica un predicado a un sujeto. Desde la

perspectiva dela relaciónsujeto-predicado, tambiénel juicio analítico
[GA 167]

es sintético. Y viceversa, también el sintético es analítico. Pero no

es esta perspectiva la que guía la diferenciación de Kant. Ahora, al destacarla aisladamente y ofrecerla exclusivamente como relación

judicativa, observamos másclaramente qué sucede con estarelación
judicaúvageneral;éstasemuestra sólo como la relación neutralizadae

indiferentede sujetoy predicado, queaparece ya en el juicio analítico y en el sintéticoen general pero en cadacasode diferentemanera
según su esencia.Esta forma nivelada e indenida se acuña como

la esencia del juicio. Lo funestoes que estaconstatación es siempre correcta. Nuestrográco sevuelveasíequivoco en tanto quepudiera despertar la impresiónde queestarelaciónsujeto-predicado fueraen primer lugar,y antetodaslas demás, lo sostenedor y que lo restante
sólo fuera algo accesorio.

La perspectiva decisiva según la cual se asegura la
diferenciación entre juicios analíticos y sintéticos es la referencia

de la relación sujeto-predicado como ta! al obyetto. Cuando éste es representado sólo en su conceptoy el conceptoes puesto como lo dado previamente, entonces,si bien el obyecto (objeto) es en cierta medidael criterio, lo es sólo en tanto que conceptodado; éstepuedeofrecerlas determinaciones sólo en la medidaen que sea

206

Inprrguntapor la cosa

dexrompuesto, de tal modoquesólolo descompuesto y lo asídestacado esadscritoal objeto.La fundamentación seconsuma en el ámbitode la descomposición del concepto. Tambiénen el juicio analíticoes el objetocodeterrninante, pero sólo en su concepto. (Cf A 151,B 190: «Yaque de aquelloque yacey es pensadoen el conocimientodel
obyecto ya como concepto...»)

No obstante,si el obyecto es determinantede manera inmediatapara la relaciónsujeto-predicado, si el enunciartoma el caminoindicadorhaciael obyectomismo,y se añadeéstecornolo subyacente y fundante, entonces el juicio essintético.
La distinción clasica los juicios según la posible diferencia del fundamento de determinación de la verdad de la relación sujeto(128/129)

predicado. Si el fundamentode determinación yaceen el concepto
como tal, entonces el juicio es analítico; si yace en el objeto mismo,

[GA 168]

entonceses sintético.Éste añadedesdeel objeto mismo algo al conocimiento quehastaentonces seposeía del objeto;esampliadas: el

juicioanalítico, por contra, essóloepplicatívo.
Debe habersehecho patente que la distinción, discutida punto por punto, de los juicios presupone el nuevo conceptode juicio, la referencia a la unidadobjetivadel objeto mismo,y que al
mismo tiempo sirve para mediar una determinada comprensión de la

completa constitución de la esencia del juicio.Así, vemosclaramente quésignicala distinciónentrejuiciosanalíticos y sintéticos dentrode
la tareade la Críticadela razárzpura. Determinamos a éstapositivamente como la delimitación de la esenciade la razón pura, esdecir, de aquello

quepermitesernegativamente la recusación de laspretensiones de la
metafísicaa partir de meros conceptos.

207

Heidegger
e) A PRIORI A POSTERIORI

¿En qué medida la diferenciación nombrada tiene una signicación fundamental para la ejecución de la crítica? Podemos

respondera estapreguntatan pronto como hayamos caracterizado los juicios analíticos y sintéticos bajo una perspectiva que, intencionadamente, fue desplazada hastaestemomento. En la aclaraciónde la esenciade lo matemáticoy en la exposición del despliegue del pensamientomatemáticoen la ciencianaturalmodernay el modo de pensarmoderno en general, dimos con un estadode cosasinaudito. Aquella primera ley del movimiento de Newton, por ejemplo,y la misma ley de la caída de Galileo,se caracterizan por pasarpor alto de antemano aquello
que la comprobación y la experiencia ofrecen en sentido literal. En estos principios se ha anticipado algo en relación con las cosas.

[GA 169]

Estasanticipaciones se adelantan segúnsu rango a las cosas, antes de cualesquiera otras de sus determinaciones; las anticipaciones son, en latín, aprim",anteriora otro. Esto no quieredecir que estas anticipaciones como tales fueran conocidasen primer lugar en el
orden de la conformación histórica de nuestro conocimiento, sino,

más bien, que las proposiciones que anticipanson primerassegún
su rango cuando de lo que se trata es de fundamentar y constituir el conocimiento. Así puede un investigador de la naturalezatener desde
(129/130)

hacetiempo saberes y conocimientos múltiplesde la naturaleza sin
que conozca expresamente,como tal, la primera ley del movimiento;

no obstante, lo puestoen estaley según el asuntomismoes siempre ya el fundamento de toda enunciación particularque puedahacerse en el ámbito de la constatación de procesos de movimientoy de su
regularidad. La prioridad de lo a priori es la de la esencia de las cosas;

208

Laprqgutztapor 1arom

lo que posibilita a la cosapara ser aquelloque es, es anterior a la cosa,segúnel asuntoy la «naturaleza»; si bien, sólo aprehendemos estopreviotrasla romadeconocimiento de cualesquiera propiedades máspróximasde la cosa.(Sobrela ¡montarmatanza, Leibniz, ed.
Gerhardt, II, 263; Carta a de Volder del 21.1.1704.)En el orden de

la aprehesión explícita,lo cosalmente previo[darsaab/ich Vargdnggge] esposterior. Lo npóïepov (púoel es ÜoTepov npóqñuüg.Que lo previo cosalmente en el ordendel aprender-a-conocer sealo posterior,lleva
fácilmentey de modo recurrente al error de creer que segúnel asunto

también es posterior y, consiguientemente, algo sin importancia,
fundamentalmenteindiferente. Esta opinión muy extendida y, por lo demás,muy cómoda, se corresponde con una particular cegueraante

la esencia de las cosasy el signicado rector del conocimientode esaesencia. El predominiode tal ceguera antela esencia es siempre el impedimento parauna transformación del sabery de las ciencias.
Por otro lado, las transformaciones decisivasdel sabery de la actitud
sa iente del hombre se basan en q ue lo cosalmente P revio también

seaaprehendido de una maneracorrecta como lo previo y como una

constante objeción parael preguntar.
Lo a tien es el título ara la esencia de las cosas. Siem Pre que [GA 170]

se conciba la coseidadde la cosa y, en general, se comprenda el ser

del ente,seinterpretará igualmente lo a prim"y supríaritas. Sabemos que parala losofía modernala proposicióndel yo es,en el orden
de rango de las verdades y proposiciones, el principio primero, es

decir,lo pensado en el pensamiento puro del yo en tanto que sujeto destacado. Así, sucede que todo lo pensado en el pensamiento puro
del suero l vale como lo a ríorí. A don es a quello ue se encuentra

en el ánimo. Lo a rien" es aq uello q ue Ya de antemano en el suero, l ertenece a la subetividad del su&#39;eto. Todo lo demás l l a or contra, lo

quesehacesóloaccesible en un saliral exteriordel sujetoy mediante

En el original Vanuug, i. e. literalmente, y según lo expuestoen estecontexto,un «previo lanzamiento» delT.) 209

La pregunta mismos. Los juicios de estametafísica son. apriori. a partir del cual son creadas las determinaciones «posteriormente». mundo. ylo aposíeriarí. La metafísica racional quiere ampliar el conocimiento 210 .la metafísica racional es un conocimientoa partir de merosconceptos y. a prim". Todoslos juiciosanalíticos son.segúnsu esencia. a la vez. ¿qué tipo de juiciospretende la metafísicaheredadamoderna? Como sabemos. (130/131) No podemos entraraquíenla historiadeesta distinción.Los juicios sintéticosson a posteriori.es decir.Sucríticadebedelimitar la esencia del pensary el juzgarque consuma y a la que aspira. la de lo apriori. hacia el objeto. esVisto desde el sujetoposterior: aposteriori. es a priori.no quieresólo descomponer conceptos. Aquí debemosir más allá del concepto.por ser ganados sólo a partir de conceptos. sino que pretendeconocerlos ámbitosde lo suprasensible -Dios. permanece siempre de antemano en el ámbitode la descomposición conceptual.Heidegger un dirigirse al obyecto. A la luz de la doctrinadel juicio de Kant. es decir en el ámbito del mero pensamiento. estametafísica no quiereserunalógica. correspondíentemente lo posterior. [GA 171] Echemos ahora un vistazo a la metafísica heredada desde la f) ¿CÓMO SON POSIBLES LOS JUICIOS SINTÉT A PRIO claricaciónde Kant de la esencia del juicio. a la percepción. lo previosegún elrango. Sin embargo. segúnsu pretensión.los objetos sobreello. el cual tiene el fundamento de determinación de la verdadde su relaciónsujeto-predicado únicamente en el concepto. a partir del mero pensamiento.almahumana. apriori.son sin embargo.Kant la asume a su modo del pensamiento modernoy caracteriza consuayuda ladistinción delosjuiciosanalíticos y sintéticos. Un juicio analítico. con ello. sintéticos.

bajo qué condiciones.lo quevisto desde el pensamiento. ellos repiten en tanto que explicativos 1o que yace ya en el concepto. Cómo.La pregunta por la com por la posibilidad de la metafísica racionalsedejatraer a la fórmula: ¿Cómo sonposibles los juiciospretendidos enella. en tantoquelo anterior. sólo necesitamoscambiar sintético por apasteríorz" para ver el sinsentido de la pregunta. Reza:¿cómo son posibles los juicios a posteriori a prim? (131/132) O tambiénpodemos.cómoson posibles los juiciossintéticos. el descubrimiento decisivode Kant se cifra precisamente en mostrarque y.eslo apaiteriorz".. y además aprian? Decimos«yademás». Una ampliación de nuestroconocimiento (síntesis) resulta cada vezquevamosmásalládel concepto y damos la palabra a la dación del percibiry el sentir. el concepto deun juicio semejante esen sí contradictorio. [GA 172] Sin embargo.en qué sentidoy 2. 211 . cómo son posibleslos juicios sintéticos a priori. ya quetodos los juiciosanalíticos son a priori. ya que se puedecomprender sin dicultadescómo son posibles los juiciossintéticos aposteriori.A partir delo vistohasta el momento. Porquelos juicios sintéticos son aposteriori.estoes.. La preguntapor la posibilidadde los juicios sintéticosa priori se lleva a cabo como la exigencia de concertar algo vinculante y determinante sobre el objeto.por otro lado. sin ocuparse del objeto o tener que recurrir a él. es igualmente claro. parece en principio insondable cómopuedenserposibles los juiciossintéticos apriori. sobretodo.los juiciosanalíticos pueden serposibles a priori. Por el contrario.esdecir. La preguntapor el cómo de la posibilidad signicaparaKant en cualquier casodos cosas: 1. lo posterior. en Vezde a priori escribiranalíticos y formular la preguntacomo: ¿cómoson posibles los juiciossintéticos analíticamente? Es como si quisiéramosdecir: ¿cómo esposible el fuego como agua? La respuesta es de suyo evidente: es imposible.

Aquellos principios que subyacena nuestro conocimiento humanonecesariamente como condiciones de su posibilidad. a la Vez. no porquedebido a obstáculos y limitaciones externosno alcance el n propuesto. El propósito más propio de la metafísica racionalse derrumba.Heidegger Los juicios sintéticos a priori son como se mostrará- posiblessólo bajo determinadas condiciones y la metafísica racional no puedecumplir precisamente talescondiciones. al que de todas formas Kant se aferra. En ellano pueden consumarse los juicios sintéticosa priori. 212 .sino también en qué medida son necesarias. sino porqueno puedecumplirconlascondiciones del conocimiento a que aspira según su carácter y en razón precisamentede este carácter.a priori. Segúnla tradición del pensamiento moderno. el conocimiento [GA 173] (132/133) se fundamenta en principios. no fue conocidopor la losofía ni por el pensamiento humano.La refutaciónde la metafísica tradicionalen razón de su imposibilidad interna presupone.sin embargo.la mostración positiva de las condiciones que hacen posibles alosjuicios sintéticos apriori.hastaKant. Son necesarias precisamente por la posibilitación [Ermágglíc/Jung] del conocimiento humano como experiencia.A saber. estoes. a su vez. En el apartado III de nuestra sección principalno sellevaa cabootracosa quela exposición y fundamentación sistemática de estosjuicios sintéticos y. los juiciossintéticos aprím" sonposibles. A partir de la especie de estas condiciones se determina también cómo. en un sentidoque. es decir. deben tener el carácter de juicios sintéticos a priori. En el aseguramiento de estascondiciones lo quieredecir.enquésentido. en la delimitaciónde la esencia de juicios de tal tipo no se reconocesólo en qué medida son posibles.

Asimismo.de los cualesse trata de los juicios analíticos en el primero y de los sintéticos en el segundo. más biensignica que lo puesto encuestión 213 . Podemos decir así. entendemospor qué se habla del principio supremo de estosjuicios y qué signica esto.LA pregunta por 1amm g) EL PRïNCIPIO DE NO CONTRADICCIÓN COMOLA CONDICIÓN NEGATIVA DE LA VERDADDELJUICIO A partir de aquí comprendemos más exactamentepor qué a este apartado III le antecedenotros dos apartados. de aquelloen lo que consiste la diferencia de la esencia de ambos tipos de juicios.El principio supremo es la posición del fundamento primero y propio en la que se fundamenta la Verdaddel tipo correspondiente de juicio. Nuestra sección principal trata de los juicios. Los juicios analíticosy sintéticos se diferencian en cada caso a partir del tipo del fundamento de determinación para la verdad de la relación sujeto-predicado. están concebidos el juicio y en generalla esenciadel juicio en y desde su referencia al abyerta.Desde el trasfondo de estos dos apartados se hace visible por vez primera 1oparticular y novedoso de lo tratado en el apartado lII y el sentido del centro de la obra en su totalidad. en razón de la aclaraciónejecutadade la diferencia entre juicios analíticos y sintéticos. pero esto no signica y no podrá signicar ya.que el pensamiento sea contemplado ensfmismo.según el nuevoconcepto de juicio ganado enla Crítica dela razón [GA174] para. en la medida en que ellos tratan. es decir. en un giro de la totalidad: Los dos primeros apartados de nuestrasecciónprincipal ofrecen la comprensión originaria de la esenciatanto de los juicios analíticoscomo de los sintéticos. en cadacaso. Tan pronto como sehabla de juicios analíticos y sintéticos.en el sentido preciso de Kant.

la de que el sujetoy el predicado seanen general unicables. Un juicio es o bien analítico. «Aun cuando no se encuentre ningunacontradicción en nuestrojuicio. El juicio es aquí contemplado todavía sin referenciaa la dación fundamental y la referenciaal objeto. también este resto está. sin que nos sea dado algún fundamento. y no se contradigan. esta condición no da aún el completo fundamento de la verdad del juicio. bajo una condición.aun estando libre de contradicción. Sin embargo. o bienenel objetomismo. un decir en general.que pueda adscribirse el uno al otro.es decir. un juicio 214 . en tanto que AévelvTl Kaïú nvog. para dar en general una relación de sujeto-predicado. La meracompatibilidad de sujetoy predicado dicetan poco sobrela Verdad del juicio que la relación sujeto-predicado. puede ser falsa e incluso infundada. porque éste aún no ha sido comprendido en su totalidad. tiene el (133/134) fundamento dedeterminación desuverdad o bienenel concepto dado de sujeto. La breve meditación sistemáticaque ensayamos sobre la doctrina del juicio de Kant debería ponernos en situación de comprender las explicacionesdel apartado I. esta compatibilidad no basta aún como condición del decir en el ámbito de la esenciadel juicio. esto es. con ello aprehendemosigualmente sólo un resto de la constitución del juicio. con ello. Así. Sin embargo.Heidegger es la referenciadel pensamiento al objeto y.Un juicio podemos contemplarlo exclusivamentesegúnla relación entre su sujeto y predicado. ni a priori. ni a poxteïiorz". para ser aquello que es. de ganar una visión previa de la articulación interna de aquello que Kant trae a expresión a continuación. éstepuede [GA 175] igualmente conectar conceptos de modo distinto a lo observado en el objeto o. también. o bien sintético. La mera compatibilidad de sujeto y predicado dice sólo que un enunciar en general. a la intuición. que pudiera legitimar tal juicio. es decir. es posiblemientrasno lo impida una contradicción.

» Así. 1005 b 19). es decir. una formulación que incluye una síntesis.»(A 151. En la concepción propia de Kant no seencuentra este«ala vez». la determinación temporal. a la vez.» (A 150. B 190) Kant ofrece aquípor vezprimerasuconocida formulación del principio de contradicción: «a ninguna cosale conviene un predicado que la contradiga. mídem sima!sit et mmsit.No obstante. si bien vacío de todo contenido y de carácter meramenteformal. como objeto de la experiencia. rima].¿Porqué es desechado? «A la vez»es una determinación temporal y caracterizapor ello el objeto como temporal.Laprqguníaparla cosa completamente libre de contradicción interna puede ser falso o infundado.F 3. «A ningún sujeto le correspondeun predicado que sele contraponga. es decir. En el último párrafo de nuestro apartadoI.»En estasconcepcionesdestacael tipa. p.» En Aristóteles el (134/135) principio de contradicción dice:TÓ vüp GÚTÓ üua ünúpxelv TEKaiuf] únápxeiv dóúvatov TG) aútq) KaiKGTÓ tó uútó (Met. la cual se entremezclósólo por descuidoy de modo completamenteinnecesario.el juicio [GA176] 215 . Wolff en su Onlologzkz Q 28: Fíeri nan patext. «Es imposible que lo mismo pueda a la Vezdarsey no darse en lo mismo y con respecto a lo mismo. Reza:es imposible que algo sea y no sea a la vez.» Ambas concepcionesno se diferencian esencialmente. aquello a lo que está referido el concepto del sujeto. 15) se formula como rut/li tub/kada vompelitpraedícaíum appositum. en la medida en que el principio de contradicción es comprendido sólo como condición negativadela relación sujeto-predicado.B 190) En su lección de metafísica(Pólitz. Kant fundamenta el motivodeexponer el principiodecontradicción enunaconcepción que se aleja de la de la tradición. La de la Cnca de1arazón para menciona expresamentela cosa. «No puede sucedera la Vez que lo mismo seay no sea. «Hay sin embargo una formulación de estefamoso principio. la lección menciona el concepto mismo del sujeto.

entonces no es Visto bajo la perspectiva de los fundamentosde determinaciónde su verdad en general. es decir. el «ala vez»no pertenece.Heidegger es mentado en su apartamiento del objeto y de su determinación temporal. segúnKant. Incluso cuando se le otorga al principio de contradicción una signicaciónpositiva. sino un principio supremo para una especiedeterminada de juicios? La metafísica racional heredada erade la opinión de queel principio de contradicción erael principio supremo de todos los juicios en general. Un principio es. Aquí el fundamento es representado siemprecomo lo que soportay bastapara sostener. una proposiciónen la cual se pone un fundamento para una verdad posible. a diferenciade una meracondiciónnegativa. de tal manera que no sólo exponga una condición negativa de la posibilidad de la relación sujetopredicado en general.es decir. que basta para soportar la verdad del juicio.Por el contraio. en lo negativo y en lo positivo. La 216 . Si el juicio es tomado sólo como una relación entre sujeto y predicado.Esta diferenciación de los juicios hace posible que Kant delimite el alcance de la Validez axiomática del principio de contradicción de una manera más aguda que hasta entonces.segúnKant. h) EL PRINCIPIO DE NO CONTRADICCIÓN COMO VERSIÓN NEGATIVA DEL PRINCIPIO DE IDENTIDAD ¿En qué medida puede hacerseun uso positivo del principio de contradicción. esto es. El juicio analítico toma el objeto (135/136) exclusivamenteen su concepto dado y quiere asegurarprecisamente éste en la mismidad [Se/bzgkeít] de su contenido para explicarlo. es decir. tanto de los analíticoscomo de los sintéticos. en la diferenciación de los juicios en analíticos y sintéticos esta perspectiva es determinante.como sucederá en seguida. es ratio sujïriens. a su formulación. en todos los juicios posibles.

»En el apartado II (A 154 s. La proposición que pone el fundamento de la verdad de los juicios analíticosdebe entoncesponer [GA177] la mismidaddel conceptocomo fundamentode la relaciónsujetopredicado. que estaaplicaciónes sólo posible cuandoel contenidonegativodel principio se transformaen uno positivo. identidad. sí que caracterizaen la introducción(A 7. El principiosupremo de todoslos juiciosanalíticos esel principiode identidad. B 10) a los juicios analíticoscomo aquellos «en los cuales la conexión del predicado con el sujeto» es pensada «mediantela identidad».Tampoco es algo 217 . Del mismo modo. debe sorprender el que se hable de un papel doble del principio de contradicción.. Si bien es verdad que Kant no lo denomina en nuestro apartado el principio de identidad. Pero.. p. VIII.los juicios analíticos son determinados comoaquellos «quesebasan totalmente en el principio de identidad o de contradicción. debe poner la necesidadde la jación delconcepto ensumismidad. El principio de contradicción usado positivamente es el principio de identidad.vol. en el escrito polémico Sobre zmdercubrimíenta. Comprendida como regla. Lo quesepodría expresar conla fórmula: deA v:no A se sigueA = A.B 194) senombran conjuntamentela identidad y la contradicción. 245). La relación entre ambosprincipios no ha sido aún hoy decidida. El discurso de un usopositivodel principio de contradicción no reere únicamente la aplicación de este principio como fundamento de determinación.aquí seda la «identidad»como el fundamento del juicio analítico. ¿no dijimos que el principio supremo del que trata este primer apartado era el principio de contradicción? ¿Y no lo dijimos con todala razón.ya queKant no hablaen ningúnpasaje del primer apartado del principio de identidad? No obstante.. sino.La pregunta por kzrara mismidaddel conceptoes aquíel criterio único y sucienteparala armación y la negación del predicado. más bien. (WW.

i) LA CONSIDERACIÓN TRANSCENDENTAL DE KANT. abra/ute pmum. En los juicios analíticos el objeto es pensado sólo según su concepto y no en tanto que objeto de experiencia.Cuando Kant habla de esemodo. por ello tampoco necesita una determinación temporal la formulación del principio de estosjuicios. los juicios de la metafísica son sintéticos. 218 . por el contrario. no toma el camino hacia el objeto mismo.. para él todos los juicios son identidades. en su fundamentación.ca >.el principio de contradicción no es un o byt ec o principio de la metafísica. como objeto determinado.B79D .En la metafísicaescolar racional el principio de contradicción gozaba de preeminencia.Kant mismo muestraen su escrito de habilitación (Primera parte: deprinapia tontradírtíonía7. Por ello coloca Kant en nuestro apartado la explicación del principio de contradicción.Heidegger que sepuedaresolverformalmente porqueestadecisióndepende de [GA 178] la concepción del sery de la verdad en general. Catho/iran.. ParaLeibniz. esconoce or com ltl Sin embargo. es decir. desatiende la distinción introducida por él en el uso del principio de contradicción y considera todo pensamiento solamente como pensamiento lógico. la identidad seconvierte en el primer principio [dasentePnïg]. prqbasííío)contra Wolff: ueritatum amníumnon daíurprinapíum UNICUM. LÓGICA GENERAL Y TRANSCENDENTAL (136/137) El principio de contradicción y el principio de identidad pertenecen sólo a la lógica y se reeren sólo al juicio considerado lógicamente. A55.prae prinnjbiorontradirtíonír. ene l sen"tid o de l a<<1 ó &#39.a ara genera l> t l avisat de t o dare f erencia al e o os j uicios sin tt1 é "cos. que. Con lo que y sólo de eso se trata ahora. La lógica. La tercera praposííiamuestra la ¡bracrentíadelprínrzjbíum idenlitaiír.

tampoco al pensamiento como mera 219 . y esta es la segunda conclusión que se ofrece entre los apartadosI y II.y ello. Desdeun punto deVistatranscendental.Segúnla transgurada determinación de la esencia del pensary el juzgar debe transformarse a su Vez la esenciade la lógica.exigen otro tipo de fundamentación.Sin embargo. como juicio sintético. Transcendentales aquello que se reere a la transcendencia. del ser del ente. la lógica. en Vistade la pregunta rectora por la coseidadde la cosa. además. el ser es determinado a partir del pensamiento y de las leyesde la pensabilidado de la impensabilidad. Coneste importante paso intentamos concebir deunamanera [GA179] más certera la delimitación del principio de contradicción como principio de los juicios analíticos. La determinación heredadade la coseidadde la cosa. tiene por hilo conductor al enunciado (el juicio). El apartado I de nuestrasecciónprincipal no dice más que: el mero pensamientono puede ser el tribunal para la determinación de la coseidadde la cosa. es decir.seguiráteniendo algo que decir en la metafísica. los conocimientos metafísicos. y precisamente como pensamientoreferido a la intuición.es decir. Kant denomina lógica transcendentala este tipo de lógica. mientras en la determinación del objeto que segúnKant es objeto del conocimiento humano seaigualmente necesaria la participación del pensamiento. Han de exponerse por tanto nuevos principios. dicho kantianamente:para la objetualidad del objeto [Gqgemtáhdc/Jkeít de: Gggertander].y todos los conocimientos objetuales[gegenJtáhdIír/Je sintéticos en general.La consideración transcendental no se dirige a los objetos mismos.como doctrina del pensamiento. el pensamientoesconsiderado en su sobrepasar haciael objeto. (137/138) debe ser una lógica que contemple el pensamientoen relación con su referenciaal objeto. La lógica no puede ser la ciencia fundamental de la metafísica.La prguta por la rasa Con ello.

Nr.-el superar [ÚberwegD (Sobrela determinación de lo «transcendental». (Transcendencia: 1. Nos cuidamos de expresar en proposiciones nuestros conocimientos. sino al sobrepasary a la relación con el objeto. por ello. El sistemade los principios es la fundamentación de los mismos.Lo que es diferente en cada caso son los ámbitos y los objetos a los que se reeren esos enunciados. Se cree que se habla biológicamente sobre los objetos de la biología y sólo existe una diferencia de contenido en una dílucidación sobre la biología. el biólogo y el lósofo. ya que no se puede tratar biológicamente 220 . sucede también que no se encuentra comúnmente ninguna otra diferencia que una diferencia de contenido. crecimiento. Paracontemplar más certeramente esto y lo que sigue. Kant denomina losofía transcendentala su losofía. 5738) se dice: «la determinación de una cosa en vista de su esencia como cosa es transcendental») [GA 130] Segúnesta dirección de la consideración.tambiéndebepoderhacerlo segundo. Clima dela razónpura A 12.Heidegger relación de sujeto y predicado. Pero eso es un espejismo. El físico y el jurista. o cuando tratamos sobre la misma biología su dirección del preguntar y del decir mismo. es diferente en cada caso el contenido de lo dicho.como evarelación. B 25.querríamos destacardiferentes perspectivasde la pregunta. pero también las preguntas y los modos de consideración. Así. todos se expresan de igual modo con proposiciones y enunciados. cuando según la dirección de la pregunta de la biología tratamos de división celular. reproducción.Y. el teólogo y el meteorólogo. En una anotación (WW vol. XVIII.-el sobrepasar hacia[Hímïber zu]en tantoquetal 2. Quienpuedehacerlo primero. el historiador y el medico.

Denominamos puramente «lógico» ahora al enunciado.LAprrguntaparla tam la biología. además. en la dirección de la mirada. le pertenece en tanto que es una acción libre e histórica del hombre. Atendamos al ejemplodel enunciado:«elsol calientalapiedra». Aquí no sólo obviamos que el enunciado está referido a objetos de la naturaleza. En el momento en que hablamos «sobre» una ciencia y meditamos sobre ella. la constanteautomeditación [Se/bitbesínnung] espropia de cadaciencia. Si seguimoseste enunciado y la dirección propia del enunciado. ranas y salamandras.Si de lo que se trata es de explicacionessobre una ciencia. renunciamos a todos los medios y métodos de esta ciencia con los que estamos familiarizados. Sin embargo. aquí no se trata de una diferencia cuantitativa relacionada con la mayor o menor «generalidad». No atendemos al enunciado en tanto que tal.le pertenece. Nuestro representarsedirige a aquello que el mismo objeto ofrece. Esta misma relación de sujeto y predicado no tiene absolutamente nada que Ver con el sol y la piedra. cuando caracterizamos el juicio como relaciónsujeto-predicado. por ejemplo. No podemos poner bajo el microscopioa la biologíamismacomo hacemos con los objetosde la biología.nos dirigimos a los objetos sol. calor. Por eso.«el sol calienta la piedra».como células y órganos.sino que aparece una diferencia cualitativa. y. Eso sucedió. al Aóyoq.esta diferencia yace deantemano enelinterior decada ciencia. La biología no es algo como algas y musgos. a diferencia de las preguntas «particulares» de la ciencia. Para preguntar por una ciencia se exige una perspectivacuya consumación y orientación es menos evidente de suyo que el dominio de una ciencia. piedra. (138/139) [GA181] en la formación de conceptos y en la fundamentación. No atendemos 221 . entonces con facilidad se refuerza la opinión de que estasconsideracionesson «generales». La biología es una ciencia. una diferencia en la esencia.

no sólo no nos dirigirnos al objeto del directamente.de lo que éstosson entresacados sólode manera unilateral. Observamos ahora el objeto (sol. Esta consideracióntranscendental no es. calor) no sino en vista del modo de su objetualidad [Gqgemtáhd/ír/akeít. 222 . nos dirigimosal sol y a la piedra. Kant denomina transcendental a este modo de consideración. Dijimos a colación de la caracterización del juicio «el sol calienta la piedra». en quéperspectiva esmentado. como tampocoa la forma del enunciadoen tanto que tal. que el sol es comprendido como causay el calor como efecto. a cómo nuestro conocimiento transciendehacia el objeto.porque lo quequieresercomprendido esla re/azián de enunciado y objeto. piedra. sin embargo. trarmendit. sino que vemos ahora el objeto «sol»atendiendo a cómo este objeto [GA 132] esobjetoparanosotras. En este punto.Heidegger en general a su referenciaobjetual.a cómo el enunciado representade antemano al objeto. consumamosel paso hacia la dirección de la mirada y el plano de la consideración transcendental.seconfronta el objeto. atendemosmás bien a cómo el objeto es objeto del enunciado.No mentamos exclusivamenteel sol mismo y la piedra caliente misma. Tan pronto comomeditemos en el interior de una ciencia sobre esaciencia misma.como lo piensa nuestro pensamiento. esdecir. Esa es la perspectiva en la que nos referimos a él de antemano.sino algo originario. apríorí: como causa. asíen qué determinabilidad objetua1.como efecto. En cierta medida es observado el objeto y en cierta medida también el enunciado. el acoplamiento externo de los modos de consideración lógico y psicológico.pero no sólo. Además de aquellaprimera orientacióndel representar (la dirigidaal objeto) y de la segunda (la dirigida a la relaciónen sí del enunciado sin objeto). hay aún una tercera. y a cómo. (139/140) enunciado.Cuando constatamos esto en relacióncon el sol y la piedracaliente.

tan necesaria que. Más bien. Por eso. sin ella. tampoco en razón de algún descuidopOr nuestraparte. Si en estas lecciones preguntamos constantemente por la coseidadde la cosay nos esforzamos en comprender en este ámbito delpreguntar. no esestomásqueel ejercicio deestaperspectiva y este planteamiento transcendentales. nuestrasconsideraciones en esadirección son a menudo contingentes y erróneas. no podríamos en generalestar ante Objetos en tanto que aquellos hacíalascua/ex se orientan nuestros enunciados y enla: cua/er se miden y conrman. el poder ir y permanecer en sus dimensiones es el presupuesto fundamental para toda existencia cientíca [wissenxc/Jlirbex Daseírz] que quiera concebir su posición y su tarea histórica.si no. como si en algún momento pudiera evitarseestapredeterminación del objeto. la toma de posesión cognoscitiva y cientíca del mismo. El aseguramientode este ámbito. [GA183] j) LOS JUICIOS SINTÉTICOS A PRIORI SUBYACEN NECESARIAMENTE A TODO CONOCIMIENTO Cuando accedemosen una ciencia a su ámbito de objetos.LA pregunta por la mm La mayoríade las Veces ni siquierasomos conscientesde ello. los objetos de esteámbito estánya determinados de antemanode una maneraOde otra. esto no sucedepor casualidad. ¿Cómo podría corresponderse. tampoco podemos dar un paso en la meditación acerca de la ciencia sin una correcta experiencia y práctica de la perspectivatranscendental. es éstanecesaria.en el que se mueve necesariamente toda meditación acerca de la ciencia. un juicio cientíco con su objeto? Por ejemplo. Es el ejercicio del representar. Al igual que no podemosdar un paso fundamentado y productivo en cualquier ciencia sin la familiaridad con sus objetos y modos de proceder. ¿cómo podría un (140/ 141) 223 .

esdecir. de lo que el objeto es según su esencia objetual.en lasinvestigaciones y demostraciones particulares.Heidegger juicio de historia del atte sobre una obra de arte ser efectivamenteun juicio de historiadel arte si no seha determinado ya de antemano el objeto como obra de arte?¿Cómopuedeun enunciadobiológico sobre un animal ser en verdad un juicio biológico. Si comprendemos la esencia de la verdad en el sentido tradicionalcomo la correspondencia del enunciado con el objeto y tambiénKant la entiendeasí-. en prejuzgar sobre el objeto. B 296).La cienticidad de una ciencia se mide según la explicitud y determinabilidad con la que una cienciaseemplee en suspre-juicios y no segúnel número de libros escritos. La conexión interna de lo dicho con nuestra pregunta por la coseidadde 224 .Kant denomina a los juicios sintéticos apriori. hacia lo que «después» nos dirigimos. es decir. previamente. el «origen de toda verdad» (A 237. sino fundamentado. sino mostrado.Sinjuiciossintéticos aprim" nunca podríamos situarnos ante los objetos como aquello a lo que constantementenos remitimos. pre-juicios en un sentido auténtico y necesario. si no se predetermina al animal como ser vivo? Debemos tener un conocimiento del contenido. Por eso.La fundamentación la impuso en nuestrahistoria bajo la forma de la Crííim dela razápura como obra construida.además. y ello.y no sólo mostrado. al sistemade los principios del entendimiento puro. segúnel númerode institutosy menosaún según la utilidad que ofrece. Todo esto no sólo fue armado por Kant. entonces. No hay ciencia sin presupuestos porque la esencia de la cienciaconsiste precisamente en tal ptesuponer.un conocimiento sintéticosegún Kant. no puededarsesi previamente el objetono estraídomediante juicios sintéticos apriori al contra-estar[Gegen-rte/Jen] *. [GA 184] En todos los juicios de las cienciashablan ya juicios sintéticos apríon". apriori. la verdadasícomprendida.

Tal añadido tiene lugar como (141/ 142) síntesis. Nos confrontamos con lascosas. igualmente. Las cosas verdaderas. aquellas cosas de las que puede devenir una verdad para nosotros. cómo son posibles los juicios sintéticos apriori. es decir. y con la coseidadde la cosa. en primer lugar y únicamente en el ámbito de los juicios sintéticos. por decirlokantianamente. según ello. 225 .en general y de antemano. por vez primera y sólo en cl entorno de la preguntaacercade cómo esposible una cosa. el objeto sólo nos es accesiblecuando sobrepasamosel mero concepto hacia aquello otro que debe ser puestoa disposición y debe ser añadido. esto es. son para Kant objetos de la experiencia.Laprqgunízzpor la vom la cosa es evidente. en tanto que cosa.Sin embargo.

.

no se trata nunca de una relación de identidad. En el juicio analítico permanezcoen el concepto dado para resolver algo acercade él. ni la Verdadni el error. excluyo su contrario. Sin embargo. en sí mismo. esdecir./ B 193 s. Si es armativo pongo en este concepto sólo aquello que ya era pensado en él. su esencia.Sólo en tanto que nos adentremoses esta relación.La pregunta por la mm g 26.sin embargo.el único incluso. senos confronta un objeto..se codetermina entonces a partir de la posibilidad de la 2.) Lo «completamente diferente»esel objeto. (A 154 s. ni de contradicción. La relación de esto «completamentediferente»con el concepto es la puestaa disposición representativadel objeto en un intuir pensante: la síntesis.27 . a1 igualquede sus condicionesy la extensión de su validez. los dos primeros párrafos del segundo apartado deberíanser ahora comprensibles: La explicación de la posibilidad de los juicios sintéticos es una tarea con la que nada tiene que ver la lógica general. en la que no puede ser vista en el juicio. la cual ni siquieranecesitaconocer su nombre. La posibilidad interna del objeto. cuando se habla dela posibilidad delos juiciossintéticos a priori.DEL PRINCIPIO SUPREMO DE TODOS LOS JUICIOS SINTÉTICOS [GA13s] Si recapitulamos todo lo dicho acercala delimitación de los juicios analíticos. esto es.determinar la extensión y los límites del entendimiento puro. y permanezcamosen ella. En juicios sintéticos.debo salir del concepto dado para contemplar algo completamentediferente de lo que en él estápensado y considerarlo en relación con él. por ello. si es negativo.estaexplicación esel asunto más importante en una lógica transcendental. Ya que su consumación puede satisfacerperfectamente sus nes.

dónde se fundamenta esta relación con el objeto? El fundamento sobre el que seasienta. debemos liberarla para el futuro mediante una transformación apropiadora. Éstosy. la obra al completo de la Críticadela razón para alcanzasu fundamento más profundo e impuesto por ella misma.es decir. Quien comprende esto. comprende la Crílím de la ragápurade Kant. la fuente detodaverdad.es traído en el nal de este segundo apartado (A 158. Más bien. B 197) a la fórmula: «las condiciones de poJíbi/zdad de la ¿»merienda en genera]son igualmentelas condiciones de laposibilidad de los alyeto: de la experienda». El segundoapartadoestátambién antepuestoal tercero según el rango. Los principios del entendimiento puto son la fuente de (142/143) todaverdad.Pasaremos 228 . ¿En qué consiste. Quien comprende esta proposición. Por eso. por contra. seretraen a una fuenteaún másprofundaque es traídaa la luz en el principio supremo de todos los juicios sintéticos.no conoce sólo un libro más de entre la escritura losóca. En el segundo apartado de nuestra sección principal. sólo es posible la comprensión completa y determinada del decisivo segundoapartado. El principio supremo de todos los juicios sintéticos o también podemos decir: la originaria determinación de la esenciadel conocimiento humano.debe ser puesto a1descubierto y ser puesto explícitamente como fundamento. Sobre este fundamento se funda la condición de posibilidad de la verdad.una vez conozcamosel tercero. conellos.Heidegger [GA 186] relación con él. su verdad y su objeto. el tercero es. Esto sucedeen la exposición y fundamentación del principio supremo de todos los juicios sintéticos. sólo el despliegue del segundo. sino que domina una posición fundamental de nuestra existencia histórica [umerex geIC/JÍCbÍ/Ííbe Daseíns] que no eludiremos ni pasaremospor alto. ni podremos de ningún modo negar.

» (A 158s. Todo lo que hacedel objeto un objeto. En el tercer apartado son desplegadostodos los principios [GA 137] sintéticosdel entendimiento puro./ B 197s. La primera proposición del tercer apartado da la clave para ello: «que en general haya principios es atribuible exclusivamenteal entendimiento puro.Sólo comentaremosla consideraciónprevia en la medida en que permita ganar un concepto más determinado de principio en generaly de la perspectivadesdela que se lleva a cabo la división de los principios.Laprqguntaporla caia entoncespor alto ahora el segundoapartado y volveremos a él tras la interpretación del tercero.al nal de nuestraexposición de la pregunta de la cosa en la Críticadela razón pura.) 229 . sin tales reglas no podría los fenómenos ofrecer un conocimiento de un objeto que le (143/144) correspondiera. También en la interpretación del tercer apartado comenzamos inmediatamente con la exposición de los principios particulares. lo que delimita la coseidad de la cosa. porque.sino que es la fuente de los principios a partir de los cuales todo (lo que se nos puede presentar como objeto) está necesariamentesometido a reglas. es expuesto en su conexión interna. que no sólo es la facultad de las reglas en vista de aquello que sucede.

.

¿Quéprincipios ocupan ahora su lugar? 231 . Que la determinación de la esenciadel objeto en general sucedaa partir de principios no es evidente sin más.A la esenciadel objeto [Gagenxíand [GA188] lepertenece elcontra y. Sin embargo. la experienciadenomina el posible conocimiento teórico del ente para el hombre. quehasta entonces era el principio supremo de todos los juicios. Enlaesencia deeste contra [Gegenj su posibilidad interna y su fundamento.Lapregnntaporla rosa g 27. Kantpermanece dentro de estatradición.Para Kant. El principiodecontradicción. y nalmente. al igual que en la esenciadel estado [Sfandj su posibilidad interna y su fundamento. en la originaria unidad de ambos.es comprensiblecuando atendemosa la dirección de la tradición dentro de la preguntade la cosaen la losofía occidental.-REPRESENTACIÓN SISTEMÁTICA DE TODOS LOS PRINCIPIOS DEL ENTENDIMIENTO PURO a) LOS PRINCIPIOS POSIBILITAN FUNDAMENTABILIDAD LA OBJETUALIDAD DEL OBJETO. el rasgo fundamental matemático es decisivo: la remisión a los axiomas en toda determinación del ente. es derrocado de su posición de predominio.de la contrariedad y de la estancia.Segúnella. Por ello dice Kant: «Sá/oen conjnnoíán pueden el entendimiento y la JenJÍbi/ídad determinarobjetospara nosotros. elestado. No obstante.consistela objetualidad del objeto. mediantela unidad de lo intuido en la intuición y lo pensadoen el pensamiento. y ante todo. ¿De qué modo? SegúnKant la cosa que nos es accesiblees el objeto de experiencia. esdecir. DE LOS PRINCIPIOS Persiguiendola pregunta por la coseidad de la cosa fuimos llevadoshastala doctrina de Kant de los principios del entendimiento puro. el modoenel queconcibe y fundamenta los axiomas signica un cambio radical.» (A 258/ B 314) Un objeto estádeterminado entantoqueobjeto mediante la conjunción [Verbindnng]*. Este conocimiento es doble.

precisamenteaquellosque son inmediatamenteciertos. Por lo que no pueden estar ellos (144/145) mismosfundados en otros conocimientos anteriores y másgenerales (A 148 s. A es A.Los principios no puedentampocoser fundamentados a partir del mero pensamiento exclusivamente.Eso no excluyeque hayande ser fundamentados. ya que ellos mismos posibilitan [GA189] en primer lugar la objetualidadde los objetos. deben contener.Heidegger En primer lugar. son constatablessin más a partir de la intuición del objeto. «Axiomas» son. La remisión al sano entendimiento común ha de fracasar aquí. Éstaes. los fundamentos para otras proposiciones y juicios. una claseespecial de principios a priori. debe resaltarse que Kant no habla de axiomas.). no pueden fundamentarse en el objeto mismo. «unrefugio que demuestraque se ha desesperado del asunto de la razón» (A 783 s. de las cuales se dice que son obvias de suyo.La pregunta es sólo dónde encuentran fundamentación. Los principios no pueden generarsemediante la experienciaa partir de los objetos. es decir. para él. Los principios que fundamentan la esencia del objeto.. en primer lugar.. Los principios tampoco tienen el carácter de las proposiciones lógico-formales generales. Pero. En este contexto no se trata de tales principios lo que ya viene indicado en que se consideran principios del entendimiento puro.B 811 5.en el ámbito dela metafísica. en tanto que principios.como por ejemplo. 232 .B 188). ya que son principios del objeto. A partir del sistemamismo de los principios debe mostrarse de qué tipo seael fundamentode demostración de estosprincipios del entendimiento puro y cómo sedestaquen mediante el tipo de su fundamento de demostración.

La conjunción del sujeto y el predicado no es sólo un simple conjuntar en general.pero insuciente. Recordemos el juicio objetual Z<el sol calienta la piedra». sino determinado en cada caso.La pregunta por la rosa b) EL ENTENDIMIENTO PURO COMO FUENTE Y COMO FACULTAD DE LAS REGLAS. Es preciso mostrar en qué medida es esto cierto en relación con todo lo que Vimos hasta ahora acercade la esenciadel entendimiento. CATEGORÍAS Asumimos como un signo de que Kant permanece dentro de la tradición el que su determinación de la cosa se retrotraiga a principios. Si Kant determina de nuevo la esenciadel pensamiento. Al igual que la concepción lógica del juicio es correcta. por qué y en qué medida le pertenecen a ésteprincipios. sino de fundamentarlosdesdela esenciadel entendimiento mismo. La primera proposición del tercer apartado lo indica.una conjunción de representaciones constituida de tal modo: como el representarque asumey constituye esta referencia al objeto en tanto que tal.Allí sedice explícitamente que el «entendimiento puro» es «él mismo la fuente de los principios». Kant esel primero que estáen situaciónde no asumiro armar simplementeel manejo de principios. debe también mostrar en razón de esta nueva concepción de la esenciadel entendimiento. Sol y piedra están aquí 233 . esta concepcióndel entendimientoes también correcta pero aún así insatisfactoria. El entendimiento debe [GA 190] ser concebido como un representar referido al obyecto [Objekz o. Pero estacaracterizaciónhistórica no esaún una aclaración del asunto. (145/146) correlativamente. UNIDAD. toma al entendimiento como la facultad de la conexión de representaciones. La lógica general. que determina el juicio como la relación de las representaciones de sujeto y predicado.

la cualidad.Heidegger representados objetualmente. El representarpreceptivo de estas unidadesque guían la conjunción pertenece a la esencia del entendimiento.Su división se realizaen vista de las perspectivas de la cantidad. La tablade los juiciospuedepor ello dar una indicacióna tantos tipos de unidades y conceptosde 234 . que se ordenan en una tabla de los juicios. no son conceptoscreadosa partir de la percepción de objetos particulares. La conjunciónes siempreun componerrepresentativo en vista de una especie posible de unidad. En estacaracterizacióndel juicio apareceaunquede modo borroso aún el sentido originario del Aóvoc.Esta tablade los juiciosla indicacióny ordenación delos diferentes modosdela conexiónsujeto-predicado[GA 191] la recoge Kant de la tradición. completándola A 70. a la esencia del conjuntar [Vearbínden]? Descansanen la esenciadel entendimiento mismo y se denominan por eso conceptos puros del entendimiento: categorías.B 95). Las representacionesde estas unidades pertenecen a las acciones del entendimiento. los conceptos de estas unidades pertenecientes a la acción del conjuntar del entendimiento. Las representaciones de estasunidadescomo tales y en general son «conceptos» según la determinación dada previamente. la relacióny la modalidad. no son extraídas de cualesquiera objetos dadospreviamente. Sin embargo.La conexiónde sujetoy predicadosucede en razón de la relacióngeneralde causa y efecto. el so] está concebido como causa y la piedra en su calentarse como efecto. La lógica general expone una multiplicidad de formas del juicio. modos de la conjunción sujeto-predicado. la conjunciónse realizasegúnestaperspectiva y su sentido. Cada tipo de conjunción sujeto-predicado en los juicios presupone y asume como perspectiva orientadora la representación de una unidad en sí. como reunión. que caracterizala composición.

enelpresente apartado sedaun pasomásenla dirección de la determinación de la esencia del entendimiento. B 106). Pero. y porque estas unidades reguladoraspertenecen también a la esencia del entendimiento. sino incluso la fuente de las reglas en general.»Lo mismo dice nuestropasajeal comienzo del tercer apartado. A partir de la tablade los juiciospuedeserexpuesta una tablade estosconceptos de unidad del entendimiento puro. eso que se muestradebe tener de antemanola posibilidad de venir de algún modo al estar [Ste/Jen]* y a la estancia[Stándágkeíï Lo que semantienepor sí. estacondición representadaes tomada como regla del conjuntar. es decir. dice Kant (A 126): «ahora podemos caracterizado[m al entendimiento] como lafacu/taddelasrQg/ai». es decir. El pensamiento. pueda venir ante nosotros en tanto que objeto contrastante[GqgenJte/Jender. y añade: «estacaracterizaciónes más fructífera y se acercamás a la esenciadel mismo.yo me represento algo en general. en su unidad y su copertenencia. El entendimiento no es«sólola facultad de las reglas». Aquí se manifiesta la determinación metafísica de la esencia del entendimiento.141 pregunta por la mm unidad que guían los diferenes modo de la conjunción.Para que aquello que se confronta y se muestra.La estanciaes el a-sistir [Anwexerz]* [GA 192] unitario en sí y desdesí. Por ello. es un 9/0 pienso». lo que apareceen general.le pertenece el representar preceptivo de unidades que reglan este conjuntar.sin embargo. (146/147) el entendimiento es la «facultad de las reglas». lo asistente en esta unidad y así subsistente. El entendimiento es fundamentalmentela facultad de las reglasporque a la esenciadel entendimiento. como conjunción de representaciones. eslo en sí reunido. sus conceptos primitivos A 80. cuya acción es el pensamiento. Si se representaen general algo como condición para la unicación y la posición unitaria de una multiplicidad.lo que no sedisgrega. Esta asistencia[Anu/erenbeízf es m-posibilitada mediante el entendimiento puro. La presencia [Prálreng] 235 . lo que es traído a una unidad.

Heidegger del objeto se muestraen el representar [Reprálrenííeren].cuando él mismo es el origen. es decir. segúnla esencia del conocimiento humano. de la extensión y del arranquede la unidad y de las reglasbajo las cualeses traído el conjuntar de representaciones.Estos principios. Sólo nos adueñaremos de ella cuandonos pongamosa su servicio desdela superioridad. Si estamos como hombres simplemente abiertos a la concurrencia de todo aquello en medio de lo cual nos encontramos.si a mí en tanto que un «yo» contingente con sus humores y deseos y pareceres. de la 236 . es decir. El entendimiento puro es el fundamento de la necesidadde reglas. son las «fuentes de toda verdad». a su Vez. del tener lugar de principios. además. entonces no estamos preparados para esta auencia. conguremos y guardemos un ámbito de posible estancia [Stándágkeízjï En esta necesidaddel libre tener que mantenerseen la concurrencia se funda la necesidadmetafísicadel entendimiento puro. esto es. segúnla propia esenciade aquello a lo que pertenece el entendimiento puro. en tanto que permitamos que esa auencia se nos oponga. en el hacerse presente [Prákenhverden] pararm mediante el representar quepiensa. a quiénsele presente esta presencia [Prisma] del objeto. el entendimiento mismo. la traigamos a estado [Stam4*y. fundamentalmentedel alcancey del tipo de libertad mediante los cualesyo mismo soy un sí-mismo [einSie/last]. con ello. (147/14s) es decir.queconjunta. esto dependedel yo. El conjuntar representatiVoes posible para el entendimiento sólo cuando éste contiene en sí modos de la unicación. cuandoel entendimiento puro hace surgir reglas. el entendimiento puro esla fuentede los principios. porque este fundamento. o a mí como un yo que dejandoatrás todo eso «subjetivo»permite ser al objeto mismo eso que él es. Segúnsu procedencia [GA 193] metafísica. es decir. reglas de la unidaddel conjuntary el determinar. la fuente de ellas. es decir. No obstante.es necesario y ello.

Los principios del entendimiento puro asientanel fundamento para la objetualidad de los Objetos.el cuerpo.es decir.Isaprcguntapar la rom posibilidad de que en general nuestrasexperienciaspuedan coincidir cOnobjetos. en la dirección del estado [Stana de la estancia [Stándg/eeítF.en su unidad originaria. en su conexión.B 197 s.. c)LOSPRINCIPIOS MATEMÁTICOS Y DINÁMICOS COMO PROPOSICIONES METAFÍSICAS En razón de lo expuesto podemos entender ahora la proposición decisiva queintroduceel tercerapartado (A 158s. Los principios reeren siempre esta unitaria duplicidad de la esencia del objeto. su clasicación en dos grupos. el cual es en tanto que objeto de la experiencia.. Kant los denomina principios matemáticosy dinámicos. por un lado. de la contrariedad [Gqgen/Jeízfrl e. deben poner el fundamento. en la dirección del contra [Gegen]*. Por eso. siguiendo la esenciade lOs principios. ¿Cuáles el fundamento cosal [incidir/JFde esta clasicación? ¿En qué sentido es pensada? Kant determina la cosanaturalcomola cosaque nos es accesible. Desde ahí surge. además.se consumanexplícitamenteaquellosmodos de representaciónmediante los cuales se abren el contra [Gqgen]* y el estado [Stam del objeto [Gqgemtandy ello. (143/149) 237 . Sólo así nos habla algo Objetual en las apariciones. sólo así son conocidas en vista de un objeto que habla en ellas y les corresponde. Esta coincidencia con.El entendimientopuro dala posibilidad de la coincidencia con el objeto graciasa la objetualidad de las apariciones.. es sólo posible cuando el ton-que [Wamíz] de la coincidencia venga previamente a nosotros y se sitúe ante nosotros. igualmente.).En ellos es decir. de la coseidadde las cosaspara nosotros.

además. fuerza. es decir.Lo que llena el espacio. que se extiende en esa ocupación. y se distribuye y se arma en ella. La fuerza es el carácter en el que la cosa asiste [ama/est] en el espacio. sino también algo que llena un espacio. más bien. que sean principios que pertenezcan a la matemática. lo espacialmenteasistente [day ráktm/ic/a Anwesende]. Si ha de concebirse metafísicamente la posibilidadde la cosa. y lo está.le pertenece en primer lugar y ante todo a la determinación de la coseidad de la cosa. en el sentido de lo móvil en el espacio. en movimiento o en reposo. Este carácterdel cuerpo natural lo expone por vez primera Leibniz y Kant asumeestasdeterminaciones. sedenominaa estegrupo de principiosdel entendimiento puro «los principios matemáticos». El cuerpoes algo que está en el espacio. En tantoque efectúa. Esta determinabilidad matemática del cuerpo natural no es para Kant. sin embargo. se determina desde la fuerza (zjwamzk).Heidegger [GA 194] es decir del conocimientofísico-matemático.es decir. dinámicamente. La cosa en el sentido del cuerpo natural no es sólo un móvil en el espacio. es efectivo.no es sólo algo que toma un lugar en el espacio. La efectividad.del cálculo de los procesos. la «existencia» de la cosa. lo conocemos sólo mediante las fuerzas que son efectivas en el espacio (A 265.Por eso denomina Kant principios dinámicos a aquellos principios del entendimiento puro 238 . la asistencia. sino que son principios referidos al carácter matemático del cuerponatural.principiosmetafísicos quele proporcionan su fundamento. esto matemático.entonces seprecisa de principiosen los cuales se fundamenta este carácter matemático del cuerpo natural. Por ello. es resistencia.que lo ocupa. de tal modo que los movimientos son determinables numéricamente según sus relaciones como cambios de lugar. Esta denominación no quiere decir que los principios mismos sean matemáticos. sólo una forma contigente y que le fuera sólo añadida. extenso.esdecir. B 321).

Postulados del pensamiento empírico en general. el sistema completo en cuatro: 1. 4.Analogías de la experiencia. B 200) Se trata de los principios de la cantidad.Laprqguntaporla mm que determinan la posibilidad de la cosa en Vista de su «existencia» [«Daseín»]*. por primera vez en Leibniz (cf. la matemáticay la dinámica. de las categorías. No son proposiciones de la dinámica como una disciplina de la física. de acuerdocon las formas posibles de la unidad del conjuntar propio del entendimiento. Los principios contienen aquellas determinaciones de las cosasen tanto que apariciones [ErrcbeinungenV que les corresponden de antemano. Encontramos claramenteprefigurada estadoble dirección de la determinación del cuerpo natural. Pero Kant es el primero que consigueexponer y fundamentar su unidad interna en el sistemade los principios del entendimiento puro.apriorí.Axiomas de la intuición.. en el que delimita la esenciadel objeto como cosa natural.). de la relación y de la modalidad. 2. 394 s. Esta clasicación se corresponde con la de los principios. La tabla de las categoríasescuatripartita. con el título: «Fuerzay entendimiento».En lo que sigueintentaremos comprender estas denominacionesde los principios desdela exposición de las mismas. es decir.. sino principios metafísicos que posibilitan por vez primera los principios físicos de la dinámica. IV.Anticipacionesdela percepción. 3.» (A 161. Gerh. de la cualidad. [GA195] (149/150) 239 . No es casualque Hegel titule un importante apartado de su Fenomeno/ogíaz delespíritu. También aquí hayque atendera lo dicho en relación con la denominación de «matemática».. entre otros. además. Los principios matemáticos y dinámicos están en cada caso divididos en dos grupos. Kant señala explícitamente: «estas denominaciones las he elegido con precaución para no dejar sin notar las diferencias relativas a la evidenciay la aplicación de estos principios.y ello.

Sin embargo. Las proposiciones fundamentales son «principios de la exposición»de las apariciones. ya que estademostración no es otra cosaque la indicacióndel «principio»[«Pri7zgíp»]. que se adecuana éste a priori. Son los fundamentos sobrelos cuales esposibleparaun objetola exposición [xáurgeretzíbeí en su aparecer. Kant empleó muchísimo esfuerzo en estas demostraciones.Son las condiciones de la objetualidad del objeto. Recapitulemos lo dicho anteriormente para poder tener presente lo esencial en esta exposición y fundamentación de los principios del entendimiento puro. También lasVersiones delasproposiciones fundamentales particulares [Gmruiráïzcï ante todo de susprimeros principios [Prinzzlbierñ varían de la primera edición a la segunda. posteriormente.ni es obvia de suyo. Por ello.Heidegger La comprensión de los principios se gana sólo recorriendo su demostración. Todos están construidos según un esquema determinado que está unido con el contenido esencial deestos principios. V. del T. aporteríori. Estas diferencias ofrecen importantes indicaciones sobre la orientación de su aclaracióny sobre el modo de entender el sentido propio de estas proposiciones. del fundamento. parala segunda edición reelaboró las de los tres primeros grupos.Generalmente estosucede detal manera quelos predicados se establecen a partir del objeto por el camino de la percepción. de determinaciones del objeto. Son las 20En el originalalemán aparece: Die Gmndráïge sim!«Pzhgtjpíen derExpositian» derErrtbeinungen. en el que se fundan y desde el cual crean aquello que ellos mismos son. todo [GA 196] se concentra en estas demostraciones. A partir de lo dicho de modo general sobre los principios (150/151) del entendimiento puro. La formulación de las proposiciones no dice demasiado.ahora setrata de predicados. j 240 . Los juicios sintéticos son aquellosque amplían nuestro conocimiento delobjeto. se puede apreciar mejor en qué sentido son juicios sintéticos apríorí y cómo debe ser demostrada su posibilidad.

pero en referencia a ella? Esta posibilidad es conrmada en las demostraciones de los principios. d) LOSAXIOMAS DE LA INTUICIÓN Atendamos ya sin más mediación a la mencionadadiferencia de las Versionesen A y B (A 162. A: «Principio [Gmrzdmt(|*del entendimiento puro: todos los fenómenos son segúnsu intuición magnitudesextensivas. analogías y postulados.p]* de las proposiciones de los cuatro grupos. y que encontramos en el principio supremo de todos los juicios sintéticos. Éstas deben ser. por ello.Laprqgunlaporla mm determinacionesdesdelas cualesy en razón de las cualessedetermina por Vezprimeralo que le pertenece al objeto en tanto que objeto.evidentemente. que debe ser siempre uno y el mismo.lasauténticasproposicionesfundamentales jGmndroitzeF no son los axiomas.las analogías y los postulados mismos.Es decir.ya que sólo en tanto que sabemos en general algo sobre 10 objetual. Pero. sin embargo. Cada demostración.las anticipaciones. no hace otra cosa que traer a la luz el fundamento de estos principios. podemos tener experiencia de este o aquel posible objeto. antes de la experiencia.» No siemprela versióndc B es más acertada que la de A. es decir. Ambas secomplementany son. sino los principios [Pringzjbiende los axiomas. porque 241 .las íntuídoner sonmagnítztder extensivar.» B: «El principio [Prínzíp de los mismos es: toda. B 202). Según esto. de un valor particular. [GA197] anticipaciones. ¿cómo es posible determinar de antemano el objeto en tanto que tal. son las auténticas proposiciones fundamentales [Grundráïze]* del entendimiento puro aquellasen las que se enunciacadavez el principio [Prínzz_&#39. apriori. aquellas determinaciones que reúnen las dererminabilidades de la objetualidad del objeto.

242 . llamo rma de la aparición a aquelloque haceque la multiplicidad de la apariciónpuedaserordenada en ciertasrelaciones. es decir. en el cual todas las aristas y junturas hubieran sido ya pulidas. El ob-jeto [Gegen-Jtaa sedetermina mediantela [GA 19s] intuición y el pensamiento. B 34) Forma es el en-el-interior-de-donde [Worírmen] seda el orden de los colores. la materia de la misma.Heidegger Kant no pudo iluminar explícitamenteesteamplio ámbito descubierto por él en la medida en que sele imponía como tarea de un sistemade losofía transcendental. preguntaremos por aquello delo queaquísetrata. sino que mienta el objeto mismo en su asistiry su estar-ahí. Objeto esla cosatanto que aparece.Pero. En el mismopasaje enel que. «En la aparición [Errcbeínug nombro aquelloque se corresponde con la sensación. intuición y pensamiento. Kant nombra los dos elementos constitutivos del conocimiento.para nosotros en tanto que sucesores lo desnivelado.al comienzo dela Crítica dela razrínpura. Aparición [Ersc/Jeínzmgf aquí nunca signica apariencia [Sc/Jem]. En este sentido se dice: las apariciones como intuiciones son magnitudesextensivas.las idas y venidas.el confrontar [das Bggqgrzenf.» (A 20.tonos y similares. El objeto es aparición.por los «elementos integrantes». el Venir-ante-nosotros [dm Ï/ïar-uns-kammen]. a) QUANTUM Y QUANTITAS En el primero de los principios se habla de los fenómenos «segúnsu intuición».los nuevos intentos. del objeto en la perspectivarectora del contra [Gqgm]*. por el contrario. son precisamentemás esenciales y productivos que un sistema perfecto. Sabemos que setrata de la determinaciónde la esenciadel objeto. el estar en camino abriéndosepaso. (151/152) Antesde atravesar el cursodela demostración parael primero delos principios.caracterizaigualmente la aparición.

abajo. es indeterminado en vista de la suma de las partes y en sí constante.). un quantum. un doble signicado. En la magnitud como quantítasse trata siempre de la producción de magnitudes. es sólo posible mediante la posterior división y correspondiente composición (síntesis). es siempre una determinada unidad. Magnitud en tanto que quantitas da una respuestaa la pregunta: ¿cuángrande? Es la medida. En la magnitud como quantum. Con ello entiende Kant. 659 y ss.por estardeterminadomediantetantaso cuantaspartes. La magnitud como quantííar. el tanto de una unidad tomada numerosas Veces. Quantíta. en lo cuantitativo. por contra.y especialmente en relación con las dilucidaciones de Kant. algo comparable. es siempre quantum dírcretum. detrás. Ésteúltimo nuncaes lo que es gracias a la síntesis. Si esto sucede en el avance desde las 243 . delante. para jar la distinción que él mismo destacay expone claramente. 633821. lo que podríamos denominar lo cuantitativo [Grojf/Je] en general. al lado. mientras que lo espacial-obviando la quantítas-es siempre lo mismo.La pregunta por la mm ¿Qué signica magnitud y qué quiere decir magnitud extensiva?La expresión «magnitud»tiene en general. como medida y medición de lo cuantitativo. pp.La magnitud en tanto que quantitax es siempre. en la cual las partes anteceden al todo y lo com-ponen [zurammen-Jetgen]. La magnitud de una habitación consiste en tantos metros de largo. por ello Kant suele insertar entre paréntesis diferentes expresiones latinas o utiliza a menudo solamente el latín. [GA199] (152/153) dentroy sobreel fundamento del quantum.WW XVIII. Esta magnitud de la habitación es sólo posible porque la habitación como algo espacial en general es un arriba. ancho y alto. el todo es anterior a la parte.Encontramos al nal de un párrafo y al comienzo del siguiente los dos títulos diferentes para magnitud (A 163 B 204): magnitud como quantum y magnitud como quantíta: Reeaa. n.

sino para una intuición ya dada. es decir. 5891) i La magnitud como quanlíta:es siempre unidad de una posición repetida. cf.El espacio esunamagnitud esono quieredecirquesea tan o cuan grande. es siempre medida de algo cuantitativo. 5887.Nr. «no contiene nada que exija una percepción» (Reex. La representaciónde tal unidad contiene en primer lugar sólo aquello que el entendimiento «hace por sí mismo» en tal posición repetida.Nr.Heidegger partes hasta el todo. si esquedebenpoderseren general cantidades. El espacio no estácompuesto de espacios. la magnitud como medida.entonces la magnitud (quaníítas) es extensiva. f3)ESPACIO Y TIEMPO COMO QUANTA. mediante la complementación sucesivade las partes dispersas. La cantidad Quzznfííáï] es un concepto puro del entendimiento. No así la magnitud en tanto que quantzmr.»(Reex. éste no se crea mediante posición. algocuantitativo.De tal esencia(quanta) son segúnKant el espacio y el tiempo. Nr.El espacio no consiste en partes. las apariciones como intuiciones. las intuiciones en tanto que tales. El espacionunca es en primer lugar precisamente tan o cuan grande. COMO FORMAS DE LA INTUICIÓN PURA ¿Qué quieredecirquelasapariciones entantoqueintuiciones sean magnitudes extensivas? A partir dela determinación comparativa de la magnitud como quantítar y de la magnitud como quanlum se hizo [GA 20o] patente que la quantíta:siempre presupone un quantum. sino que cada espacio es siempre la delimitación del espacio total. debenserquanta. «La magnitud de las cantidades (agregada) es extensiva. sino aquello que posibilita en primera instancia la magnituden el sentidode la quantítas. de tal modo que la limitacióny el límite presuponen el espacio y la extensión del espacio 244 . Así. 6338a).

igualmente. El intuir es un representarque da.magnitudes in-nitas y consecuentemente magnitudes extensivas posibles (cantidades). es la misma condición de (153/154) cadapartición y división finita. El principio de los axiomas de la intuición reza: «todas las apariciones son según su intuición magnitudesextensivas. Mediante este representar nos es dado algo. ser las intuiciones magnitudesextensivas? Paraello deben seroriginariamente magnitudes(quanta). El espacio e. en la cual las divisiones y composiciones nitas. donde lo nito de esta especieno tiene absolutamenteningún derecho y no contribuye a la determinación de la esencia. sino: espacioy tiempo. El espacio es una magnitud (quantum).por eso. como vemos. más bien.» (B 39) El representar que nos trae el espacio como tal ante nosotros [GA201] es un representar dado. Esto no quiere decir «sinn» en Vistade las determinaciones nitas. El espacio está inmediatamente 245 . determinadas según la medida.142 pregunta por la tam y permanecenen el espacioen tanto que un espacioparcial. algo originariamentecuantitativo.un intuir. lo que no presuponealgo con n como su condición. el espacio mismoes algo intuido y en este sentido: intuición. Pero el espacioy el tiempo no son intuiciones. En el pasaje en el que Kant determina el espacio como una magnitud in-nita. en tanto que quantítai". no uno que cree o congure mediante composición.es decir. Kant denomina asíal espacioy al tiempo y. dice: «el espacio es representado como una magnitud innita dada. al contrario.se denomina al espacio una «magnitud innita» (A 25).con razón. sino en tanto que quaníum. el tiempo son qmmtacontínua.» ¿Cómo pueden. Anteriormente determinamos e] intuir como el representar inmediato de un particular. La intuición en el sentido de lo intuido es lo representado en el sentido de algo dado. no obstante.» (A 25) «El espacio es representado como una magnitud dadainnita. siempre llegan demasiado tarde.

por ejemplo. además.pero no que no haya espacio.Estas extensionesno dependen de las apariciones... no lo ganamos en primer lugar mediantela comparación de objetos que yacen unos junto a otros.como aquello «en lo que» lo «múltiple.. algo intuido antes de todo aparecer de los objetos en él. El espacio es.de aquello que se muestra. [GA 202] 246 .«allí»y «aquí»? Un carácter del espacio es. La representación general «árbol» contiene todos los árboles particulares baya sí como aquello de lo que es enunciable. Representarun particular inmediatamente es intuir.¿Dóndeestádado?¿Estáen generalel espacio en algúnsitio? ¿No es más bien la condición de posibilidad de todo «dónde». el junto-a-otro. el espacio es aquello que determina de antemano todo lo que nos es dado empíricamentelo intuido sensiblemente.. no es algo representado en generaldel modo en que lo es el «árbol en general».. distinguiéndola de la materia como lo determinable. El espacio en tanto que quantum es un único «esto»dado inmediatamente.Heidegger dado. Pero esto uno.esto representadono es un concepto.de manera pura..es algo (154/155) intuido previamente apriorz&#39. la forma pura de la intuición sensible. Este junto a... En tanto que este algo intuido puramente.. Para tener experiencia de los objetos como unos junto a otros debemos representamos ya inmediatamente el junto a. Los espaciosparticulares son las respectivasdelimitaciones de un espacio originario y unitario como único.y ello. y ello. dado generalmente. esdecir... puede ser ordenado. pues podemos pensar que no hay en general objetos en el espacio. el detrás de.El espacio es intuición pura.. y a la vez el ante.. visto así. y el sobre.»Kant denomina lo determinante también forma.Para todo mostrarse de las cosasen la percepción se representanecesariamente de antemano el espacio dado en su totalidad universal e inmediatamente. El espacio no es recibido mediante sensación. algo que está a la Vista. El espaciocontiene sin embargo todos los espaciosparticulares ensí. El espacio es algo intuido.

deentes extensos.a algoen otro lugardel espacio diferentea aquelen el que me encuentro).. El espacio según Kant no esni unacosa presente [uarbanden]* por sí (Newton). esto es... Pero.un modo de cómo asumimoslo que senos confronta. La casaes intuida en tanto se nos confronta[begcgnetj pero ser-casa no signica ser-intuido. Yaqueenprimerlugarsigue extrañando en qué medida en general debe ser algo delimitado en su esenciamediante la caracterizaciónde intuición.. mesas.El espacio es lo único representado inmediatamente y de antemanoen nuestro percibir de lo que se nos confronta.Ï iaprqguntnpor la mm además. quésignicaqueKant determine el espacio como íntuíáánpura y queconello quiera haberganado el concepto metasico deespacio engeneral. . (15 n56) 247 . . lo .Hastaahora setrataba sólodehacercomprensible. deberia ser tambien apropiado para elespacio. intuidos son también los árboles...Sinembargo.. una determinación de nuestra sensibilidad. [GA203] 5 que se adecua alacasa. y sobre... detrás de. la representacióndel espaciono signica absolutamentenada. Paraque ciertas sensaciones puedan referirse a algoexternoa mí (esdecir. hombres.»(A 26. debeestardadaya esta extensión de lo externoy del hacia-afuera. Intuiciones.El espacio no esmás que exclusivamente la forma de todaslasapariciones del sentidoexterno. Kant tampocodeterminaría nuncala esencia de la casa así.. esdecir.podemos hablar delespacio. otro. la totalidad delunojuntoa. . «Según esto. del sentido externo. etc. mediante unaexplicación dela esencia del espacio. B 42 s. ni unamultiplicidad derelaciones quesegenere como consecuencia de las relaciones entrelas cosaspresentes [vor/yanden (Leibniz).) Lo mismo esválido en relacióncon el tiempo.Si nos desentendemos de la condición subjetivabajo la cual podemos exclusivamenterecibir una intuición externa. la esencia de la casa no reside de ningún modo en ser una intuición... casas. sólodesde elpuntodevista del hombre.

Kant tampoco dice simplemente: el espacioes intuición. da sitio y lugar. Igualmente se puededecir:el intuir es y siguesiendoun modo del representar [Vor-stellen]* de algo. sino:«intuiciónpura»y «formade la intuición externa». El espacio emplaza.Heidegger Ciertamente. El espacioen tanto que intuición entonces no querría decirsólo:elespacio esdadoentalmodo. es forma de la intuición. De hecho.en tanto quetal. las dicultades de la concepción del espaciode Kant no están allí donde la mayoría de las veces se las quiere encontrar. Ahora bien. No puede negarse que lametafísica del espaciode Kant encierradicultadesdejando de lado el que una metafísica que no encierredicultades.asípiensade Kant. en la adjudicación del espaciocomo intuición pura a un sujetohumanocuyo ser está insucientemente determinado.másbien. pero no este algo mismo.Tampoco tenemos posibilidad depreguntar porello.sino. sea desde la psicología o desde la ciencia naturalmatemática (Teoría dela relatividad). El ser-intuido es el ser-espacioemplazador del espacio. delT.un modo de acceso a algoy un modo de dación de algo.) 248 . antetodo y paratodo y. sería posible.sino:elser-espacio consiste en un ser-dado semejante. Sólo cuando el modo de ser-dadode algo constituyera a este algoen su«ser». No conocemos otro ser del espacio. El ser-espacio del espacio consiste en que emplaza la posibilidadde lo que semuestra paramostrarse en su extensión. La mayordicultad no seencuentra en la concepción de la preguntapor el espacio misma.y su serconsiste en esteemplazar [Eínráhmerï A este emplazar sereere Kant cuando dice:el espacio eslo intuido puro. unacaracterización semejantecomo intuición.lo quesemuestra de antemano.no es ya una metafísica.e inclusonecesaria. (Sobrecómo seconstituye la pregunta [GA 204] del espacio a partir de la fundamental superación de la referencia al ZEl originalalemán dice:Da: AngeIt/Jautxein ist dareirmïumende Raumrein derRaumeLV. unacosaen el espacio. El espacio no estáen el espacio. lo seríasi el espacio fuerauna cosadel tipo de la casa.

..La pregunta por la mm sujeto. la tercera con «por eso.. «pre-gurado» como lo cuantitativo del junto 21. y) LA DEMOSTRACIÓN DEL PRIMER PRINCIPIO. La demostración consiste en tres proposiciones que están claramente diferenciadas. la intuición pura es trajzrcenderztal.. lo que pertenece dpfíüïí a la objetualidad del objeto. El espacioy el tiempo son intuiciones puras. premisa menor. re-presentado [vor-stellen]* como algo visible.. sobre..»...) A nosotrosahorasólo nos importa mostraren qué medida el espacio y el tiempo en general son pensablescomo intuiciones. No puede obviarse que las tres proposiciones están relacionadassegún la forma de un silogismo: premisa mayor.». conclusión.La intuición es.. Todas las demás demostraciones para lasanticipaciones y lasanalogíasquese encuentran comola demostración delos axiomas por primeraVezen 249 ..». TODOS LOS PRINCIPIOS SE FUNDAMENTAN (156/157) EN EL PRINCIPIOS SUPREMO DE TODOS LOS JUICIOS SINTÉTICOS Con lo dicho se ha preparado ya lo esencial para la comprensión de la demostración del primero de los principios y.. El espacio se da sólo en estaintuición pura.. la segunda con «ahora bien.. La primera proposición comienza con «todos.. Ser] tiempo. en la que el espacio en tanto que tal es sostenido previamente por nosotros.lo que dejaque el fenómeno se muestre..de una multiplicidadque seda por sí misma la posibilidad de delimitacionesy limitaciones propias. De la intuición es de lo que se trata en la Estética. para comprender este principio mismo. La estética transcendentalsólo da una consideración previa ya que su temática más propia alcanzasu realización sólo en el tratamiento del primero de los principios. con ello. Q5 19-24 y Q70. segúnello.. y detrásde.

esta extensión. dando cuenta de lo que aún queda por aclarar en cada una de las proposiciones particulares. esta distancia de otros se funda en un determinar. es decir. según la forma de su intuibilidad [Angercbaulbeít].El espacio es un espacio determinado y sólo esta determinabilidad compone la luna. Consumaremos los tres pasos del silogismo. con este tamaño en estas relaciones y distancias. La determinabilidad para esta gura.su sensación. las partes de la circunferencia de la gura. un destacarde [GA 205] segmentos deextensión particulares quesoniguales en suspartes.» Según su dación sensible.senos da como algo externo a nosotros. con esagura determinada. está delimitado y limitado en esta gura. x La demostración comienza con la indicación de que todas las apariciones [Ersrbeintmgen se muestran en el espacioy en el tiempo: en vista del modo del aparecer. Sólo en tanto que la multiplicidad del espacioen sí indeterminado es separadoen partes y de estaspartes es compuesto en una secuencia determinaday con un término determinado. Lo que aparece es según su intuición. por ejemplo. con claridadesy oscuridadesdiversamenterepartidas.Heidegger la segundaedición. Volvérsenos aprehendido y asumido en el ámbito de lo que se nos confronta ya en cada caso y lo que nos-escontra-estante[Gegen-unsrtebmde]. le es dado a lo brillante-colorido mostrársenos (157/153) como la gura de la luna de esta magnitud y a estadistancia. en Vista del espacio y de su 250 .¿Qué signica esto en vista del carácter objetual de las apariciones? Decimos: «La luna está en el cielo. a esa distancia de otros cuerpos celestes. la espacialidadde la luna [Mandrákm/ít/Jkeít].el endonde [dar Warimzen] de la dación de la luna. según su forma.El espacio. El determinar es un componer ordenado. de esetamaño. es decir. contienen una intuición del tipo señalado.la luna es algo brillante. están construidas de estamanera. allí.

enla medidaen quesereerecomo regla dela unicación alo cuantitativo. la consciencia deella. Esteconcepto la cantidad-teunica y daestancia encada caso a lo múltiple homogéneo enalgounicado. Partimosde lo homogéneo múltiplemismo.la representación deun obyecto es por vezprimera posible. Enla síntesis rige reglándolala unidad. (B203) «Ahora bien. enla medida enquelas apariciones aparecen enla formadel espacio y el tiempo tal como sediceenla premisa mayor. Ahora la conclusión se hace indefectible: es la misma unidad 251 . Sin embargo. esdecir. esel concepto de un quantz". La unidad engeneral deunapluralidad en general esla representación rectora de un conjuntar. al quaníum engeneral. Lo homogéneo esla secuencia de la alineación y composición demuchos iguales enuno.sehace posible por vez primerala representación de un obyecto. la representación de tal unidad.La pregunta por la mm multiplicidad aúnno destacada. Tal unidad esen cadacasoun «tanto». dela magnitud representada detalo cual manera.a través deél. en la medida enque. Así.unasecuencia de unapluralidad sin diferencias.el concepto de una magnitud (quam) es la [GA 206] consciencia delo homogéneo diverso en la intuiciónengeneral. un concepto puro del entendimiento. de un «yo pienso».Ahorabien. «unidad».La menor incideinmediatamente en lo dicho. la componibilidad [Zurammengertïí/Jeíz] essóloposible enrazón deunaunidad delagura.es decir. algodeterminado detaly talmanera: algo homogéneo compuesto.» Aquí sediceen razónde quéesposible por vez primerala unidadde lo múltiple en general.en la consciencia dela unidad sintética delo múltiple. cantidad engeneral. Con elloqueda destacado elcontenido esencial delapremisa mayor. Esteconcepto del entendimiento. el «yopienso» y lo enfrente [dar Emgïqgen] para el yo.la primera determinación delo quese confronta entantoquetalesesta unicación articulada y gurativa en Vistade la quantítar.

su propio fundamento como condiciónde la objetualidad del objeto.acertamos con el fundamento quehaceposibleeste fundamento y todos los demás. de la matemática en general. la quepermite a lasapariciones confrontarse comogurativas. talo cual grandes. Así también está fundamentado por qué todoslos principios queenuncian algosobre la multiplicidad pura [GA 2071 de la extensión. por ejemplo. por tanto. son igualmente lascondiciones del aparecer mismode aquelloa lo quese aplicala matemática. Esto no esobvio de suyoy sólo esposible bajo determinadas condiciones. B 206). Esdecir. es legítimanecesariamente. Con ello. El quantum espaciosedetermina para cada guraespacial queaparece sólo en la síntesis de la cantidad.La aplicabilidad de los axiomas de la matemática de la extensión y del número y. esdecir. lasapariciones son. las de quantíta. Estascondiciones son expuestas en la misma demostración del principio.Heidegger y unicación. Por ello.está demostradoel principio.según su intuiciónen el modode su contrastar confrontante [beagegnendes Gqgensteben. Bajo el título «Axiomasde la intuición» no son expuestos y tratadoséstos. magnitudes extensivas de antemano.La proposición-fundamental [GrandSaizf es demostrada en la medidaen que es puestoel fundamento de la Verdad objetualde los axiomas. con ello. Conello.por qué la matemática puede aplicarse a los objetosde la experiencia.y quantum. y la quetraeaestar [Ste/Jen]* lo homogéneo enlacomposición engeneral comocantidades deunaporción. Kant lo denomina el «principio transcendental de la matemática de las apariciones» (A 165. al que se remite toda demostración 252 . porquelas condiciones de la matemática misma. La misma unidad de la cantidad (153/159) permite estar reunido en frentelo queseconfronta. eneldispersarse delespacio y del tiempo.«entredos puntos sólo es posibleuna línea recta»son válidos como proposicionesmatemáticas de las apariciones mismas.

aquíenrelación conlagura y lamagnitud concretamente la unidadde la síntesis como cantidad.I ¿z pregunta por la com decada unodelosprincipios delentendimiento puro. la cantidad como 253 . lo que se confrontamismo debeenfrentársenos [enzgegensteben] en la unidaddela cantidad comomagnitud extensiva. (159/ 160) sele adscribe sintéticamente algoapriori. es decir.responden el principioy su demostración lo siguiente: porque la objetualidad en general esunidadde la reuniónde algomúltipleen [GA208] unarepresentación de unidady un preconcepto [Vorbgnj y porque estomúltipleseconfronta. Con ello. desde la esencia de la experienciaen general. en el espacio y en el tiempo.es igualmente la condición de posibilidaddel objeto de la experiencia.Eselcomplejo quesóloahorapodemos contemplar con mayorclaridad: La condición detener experiencia [des Egfabrenr delas apariencias. de la objetualidad del objeto. ¿Cuál es el eje sobreel que gira la completademostración. Las aparicionesdeben ser cantidadesextensivas.sin embargo.cuál es el fundamentosobreel que se asienta el principio mismo?¿Qué es lo que se enunciaoriginariamente medianteel principio supremo mismo y es traído así a la luz? ¿Cuáles el fundamentode la posibilidadde esteprincipio en tanto que juicio sintético a priva? En principio.Al objeto.aquelloque no yace yaenel concepto deun algoengeneral sobreel queernitimos un juicio. es enunciado algo sobreel ser de los objetosmismos. es decir.no enrazóndepercepciones de objetos particulares. En esta unidad Viene por vez primeraa estado[Stamz]* la multiplicidadconfrontantedel contra[Gqgen]* y esobjeto[Gesgensíanzí]? La respectiva quarztíías delos espacios y los dempos hace posible la asunción delo queseconfronta. la aprehensión.conla determinación de serunamagnitud extensiva. el primer dejar-contrastar del objeto. A nuestra pregunta por la coseidad de la cosa. sino de antemano.

y por eso han de quedarsin respuesta por ahora.de tal modo que un objetosea enVirtud de estaunicación de intuicióny concepto. un grado. tiene ¡mamagnitud intensiva. es decir.y lo real que le corresponde en el objeto. Antes hemos de Ver que estas preguntas retornan contínua e inevitablemente en el tratamiento de los principios.»B: «El principio del mismo es: entada:la: apariciones la real. trata de las apariciones en vista de su aparecer. No quisiéramos tampoco desplazarla respuestahasta el nal de la interpretación de los principios.¿Cómo puede ser determinante un concepto puro del entendimiento para algo como el espacio?Estos componentes completamente heterogéneosdeben coincidirde algúnmodo.parapoder seren general unicablescomo determinable y determinante. Los principios matemáticos aprehendenel objeto en vista del contra [Gegen]* y suposibilidad interna. (rea/ita. es decir.queesun objeto dela sensaáón. Éstecomprende las (160/161) apariciones como intuiciones en vista de la forma del espacio y el 254 .» Aquí las aparicionesson tomadasbajo un determinado punto devista. Estas preguntas se repiten en cada principio y sus demostraciones. un grado. sino exponerlatras la explicación del siguienteprincipio en el tránsito desdelos principios matemáticosa los dinámicos. además. dice así: en todas las aparicionesla sensación. al igual que el primero. Por ello. el segundo principio. [GA 209] e)LASANTICIPACIONES DE LA PERCEPCIÓN En los principios es puesto el fundamento. y ello.Heidegger concepto puro delentendimiento esatribuida alespacio comoquantum y con ello a los objetos que aparecenen el espacio.comoen el primerodelos principios. la posibilidad interna del objeto. pbaenamenan) tiene una magnitud intenríua.A: «El principio que anticipa toda percepción en tanto que tal.

comolos más universales.debesernosmostradoparaque sepamosalgo de él. al ente en su totalidady no poder crearlonunca. los humanos. queseproducen parala meditación acerca dela estructura de la experiencia (¿A 266ss. lo que no puede producir debe serle puesto delante proveniente de otro sitio. En la demostración de las «anticipaciones» se hablade las sensaciones. En estemostrar del ente en su abertura[Onbarkeízïsin embargo. además.).además. esdecirde un representar. LA DOCTRINA DE LA SENSACIÓN Y LA CIENCIA NATURAL MODERNA [GA 210] En el conocerhumano. sinodelo principaldelapercqpáán.El principio de las «anticipacionesde la percepción» no atiende a la forma sino a aquelloque es determinado por la forma como lo determinante. Materia y forma son pensados como«conceptos dereflexión» y eso.y lo sabe mejor y más propiamente porque puede producir el zapato. de lo real. de la magnitud y. de nuevo. a lo determinable en tanto que materiade la forma. (B 207) oc) MULTIVOCIDAD DE LA PALABRA«SENSACIÓN». «en el cual hay igualmente sensación». pero también. B 322ss. aquelhacerque muestra las cosas en la medidaen que en 255 .Un zapatero no necesitaque le seamostrado primero un zapatopara hacerlesaberqué esun zapato. lo cognoscible debeconfrontarse y serdado. Por no haber creado nosotros.La pregunta por la mm tiempo en el que se confrontalo que se confronta. de la magnitud intensiva. Materiano quiere decir aquí lo materialpresente[vor/yandene. Ahora no se trata de axiomas de la intuición.. porqueel enteesalgodistintodenosotros mismosy porque nosotros no hacemos al ente mismo ni lo creamos. sabe tal cosasin necesidad de lo dado. Sin embargo.

22 En el orignalalemán selee: W/erk ¡vine! W/e/¿(N delT. material.esto sucedecomúnmente en el confrontarse de lascosas dentrodelámbitodela experiencia cotidiana. frente a las relaciones de situación. la sensación de un tono. como la palabrarepresentación.Vista. En la sensacióny su concurrencia encontramos aquello en que «consiste la auténtica diferencia de lo (161/162) empíricocon el conocimiento apriorí» (A 167. el rojo percibido. Pero con esta distinción no queda zanjado el asunto. transmuta [GA 211} tambiénla concepción y la interpretación de la esencia y del papelde la sensación. El mundo abre por vez primera en su interior las cosas. un doble signicado:es lo sentido. asumeuna distinguida tarea. Sin embargo.deben afectarnos. situacióny extensión(Demócritoy Platón) más decididamentedebió transformarse lo que. Lo nombrado con «sensación» es multívoco porque asume un puesto mediador entre las cosasy el hombre. A su vez.lo dado a la sensación. La palabra«sensación» tiene.la sensación de rojo. oído. Según cómo se interprete lo objetivo [dar Objeklíve]*y según el concepto de sujeto. ) 256 .B 208 5. La obra crea mundo. segúnsu gura. Cuanto más pertinazmente se contemplaron las cosassegún su mero aspecto. La posibilidady la necesidad de la obra de arte es sólo unademostración de quesólo sabemos del entecuandoéstenos es dado explícitamente. tono.Lo empírico eslo apasteriarí. lo segundo que nosotros vernos comolo primero lo que es siempreposterior y accesorio. etc. entre el obyecto y el sujeto.el crearde la obra de arte.Su multiplicidad se divide en los diversos campos de nuestros sentidos.las sensaciones.). colma las distanciasy los lugares.Heidegger cierta maneralas crea. presión. Aquí nombraremos sólo una concepción que seextendió pronto en el pensamiento occidental y aún hoy no ha sido superada. lasdonacionesde la sensación color. mienta el sentir como un estado [Zustana] nuestro. En consecuencia.acercársenos e invadirnos. Así se generanimpresiones. Para ello.seconvirtieronen los componentes primerosy auténticos.

La física demuestra quela causa delos colores sonondas deluz. Además. este rojo en la cosa.Laprqgurzía por la casa de los cualesuna cosa se compone.por cuya divisiónlos merosfragmentos las sensacionesseconviertenen lo supuestamente originario. poseen un valor de usoy un valorestético y en la medida en quelasconocemos un valor deverdad. innitas alteraciones periódicas del estado del éter.ya que el ámbito de las donacionesde sensación y aquelloque debeser explicado. Lascosas sonCompilaciones de sensaciones a las que se les adhiereun valor. sin embargo. Esta última donación no está dada inmediatamente. Esta explicación de la sensaciónparece ser muy científica y. es decir el color como algo dado. Eso esrojo. Se convierten ellas mismas en cosas. lassensaciones. valecomo el rojo objetivo [GA212] frente a la meraimpresiónsubjetivade la sensación del rojo. Las sensaciones se representan así independientemente.no lo es. esabandonado de inmediato. no setieneen cuenta queaún restauna diferencia si con el color referimosla coloridad[Farbzgkeít] determinada de una cosa. Tan pronto como las cosasson descompuestas en una multiplicidadde donaciones de la sensación. Si sellegara tan (162/ 163) lejos. sin decir previamente qué es entonces la cosa. por ejemplo. soninterpretadas comoefectos deunacausa. El siguiente paso es quelascosas fragmentarias. además. entoncessabríamosqué son objetivamente las cosas. el rojo tiene una longitud de onda de 760 uu y la frecuencia de 400billonespor segundo. que. o la sensación del rojo como algo dado al ojo.Cadacolor tiene su determinada frecuencia. la interpretación de su esencia unitariasólopodíatenerlugarde tal manera quesedijeraque las cosasson propiamente sólo sumasde datosde sensación. Senecesita una actitud muy complicada y articial 257 . Más bello seríaaún si sepudieraretrotraerestasensación del rojo como un estímulo aimpulsos eléctricos enlasvíasnerviosas.

el negrodel cuervo y el grisdel cielo. el Verdede la hoja y el amarillode los camposde maíz. hayde momento aparte de ondas de luz y de las corrientes nerviosas el color y el iluminarse de las cosas mismas.Y para interpretar esto senecesitan tantos presupuestos como para la interpretación de un poema. o los estados de sensación que tenemos «ennosotros» en la contemplación del cuadro? Las sensaciones juegan siempre un papel. la multiplicidad intuitiva sediluye enunamultiplicidad de donaciones de la sensación. Sin embargo.?. en vez de esoy manteniéndonos alejados de toda teoría del conocimiento.) 258 . Y la relación con todo ello no estásólo ahí.aquellabastasillacon la pipaquemuestra el cuadro de vanGogho lasondas de luz quese corresponden conloscolores utilizados. por ejemplo. atendemos a la donación del color en la cosa. allí dondecomo en la físicamatemática modernala cosa y el cuerpo esrepresentado comounacosa extensa y resistente. «¿qué esmás o quéesmásente(o qué tienemásentidad o más ser o másefectividad?» del T. Es sólola estrictez y la tangibilidad de los aparatos de medida lo que suscita la impresión dequeesta interpretación sesustenta enun suelo másrme que lasinterpretaciones de los poetasque supuestamente sebasanen ocurrencias subjetiVasen lasciencias del espíritu. sino que debe presuponerse continuamente como aquelloque es inmediatamentedescompuestoy reinterpretado mediante el planteamiento físico-psicológico. Hoy en día. peroen cada ocasión lo hacen 23 Lo queHeidegger pregunta es:Wa:¡It Ieímder ).Si. Surgeasí la pregunta: ¿quées más. zle. sino como el verdede la hoja. al Verde de unahoja. [GA 213] Por suerte. Nunca percibimos el Verdede la hoja como efectoen nosotros.entonces no seencuentra ahí el mínimo atisbode una causa que genereun efectoen nosotros.Heidegger paraconcebir la diferencia entreel colordela sensación comotal y el color de la cosa.lo dadoparala físicaatómica experimental es sólouna multiplicidad de manchas de luz y líneas sobre unaplataforma fotográca.

El color y su carácterde color luminoso sedeterminan siempre desde la originaria unidad y el tipo dela cosa colorida misma. Estas indicaciones debenservirúnicamente paraexponer que no es evidente sin más qué quiere decirse cuando se habla de sensación. El color mismode la cosa.Lapraagunlapor la cam de un modo diferente. Kant se mantieneigualmente en este planteamiento y ha pasado por alto de antemano. sucede lo contrario. En gran medidadomina la opinión de que la concepción de las cosascomo mera multiplicidad de las donacionesde la sensación es la presuposición de la determinación físico-matemática del cuerpo.con el que estamos 259 . El color de la cosapertenece a la cosa. Sin embargo.la doctrinadel conocimientosegúnla cual ésteconsiste esencialmente en sensaciones sería el fundamento del nacimiento de la ciencianaturalmoderna.No se nos da tampoco como causade un estado en nosotros. El planteamiento matemático ha conseguido en primer lugarque seagudizara el oído parala doctrina correspondiente de las sensaciones.El planteamiento matemático dela cosaentantoquemóvil extenso enel [GA214] espacio y el tiempotienecomo consecuencia que seconcibalo dado accesible cotidianamente como mero materialy se descomponga en la multiplicidadde las sensaciones. por ejemplo. La multivocidad ilimitadade la palabray la multiplicidad desenfrenada delacosa [Sar/nf mencionada reflejan sólo lainseguridad y perplejidad que impide una determinación suciente de la relación entre el hombre y la cosa. aquel ámbito delascosas en el que nos movemos y que conocernosinmediatamente. Ésta no secompone enprimer lugar de sensaciones. como la tradición antes y después deél. El color de la cosa. es algo (163/164) distinto del impulsodadoen el ojo que nuncaaprehendemos como tal de modo inmediato. essóloesteamarillocorno perteneciente al campo de maíz. por ejemploel amarillo.

la consuma Kant en la exposicióny mediantela demostración del principio de las anticipaciones de la percepción. de van Gogh.Pensar según la «políticareal» signica contar con las situaciones y circunstancias presentes efectivamente. Nos referirnosal conceptode lo real y de la realidad. la interpretación de (164/165) Kant viene caracterizada por haberpasado por alto estasección -0 bienhaberla malinterpretado en todossusaspectos. MAGNITUDES INTENSIVAS Si bien la crítica de Kant se mantiene de entrada en el ámbito de la experiencia del objeto del conocimiento naturalfísicomatemático. Hasta ahora. si existe verdaderamente. El realismo enelarteeselmododeexposición quesupuestamente sólocopialo efectivo y aquello quesecreeefectivo. La expresión«realidad» [»Realítát«]* es comprendida hoy con el signicado de efectividado existencia [Wirk/ír/akeít oder Existen.essuperiora todasellas. Así. se quierehacerreferencia a la explicación de si algo externoa la consciencia es efectivo. 260 . La interpretación de la objetualidad del objeto orientada a lo dado en él segúnla sensación.Heidegger familiarizados. o dejada meramente sobre ella. anteriores y posteriores. con [GA 21s] ello. se habla de la cuestión de la realidad del mundo exterior y. esdecir. La aclaración de este concepto y su aplicación en Kant pertenece al inicio mismo de la introduccióna la Crítímdela razón pura.el ámbito de las cosastal como sele presentantambién alpintor:la simple sillaconlapiparecién colocada. B)EL CONCEPTO DE REALIDAD DE KANT. suinterpretación metafísica deladonación dela sensación sediferencia por principiodetodaslasdemás. La pruebade ello es el absoluto desconcierto en el uso de un concepto fundamental y que juegaun papel esencial en esteprincipio.

estastres categorías son recogidas conjuntamente por [GA216] 261 . El ser-efectivo [darWírÉ/ír/Jseíj mismo. la materialidad [Stoí/y/eeíí]. que signica la cosa[Sac/Jah Lo real es lo que pertenece a la cosa. Es realentantoquetal. el peso.el grosor. de un árbol. a la cosa «cuerpo natural».pertenece a la rex.Kant esel que muestrapor vez primera que la efectividad.lo que constituyeel contenidoquiditativo [Waxgeba/IF de una cosa[Díng]*. Sin embargo. Distinguimos la efectividad frente a la posibilidad y frente a (165/166) la necesidad. 100 táleros. por ejemplode una casa. es algo que se agrega a la esencia y en esesentidosetomabala exírteníía mismapor una realidad.la resistencia.es decir. el uso contemporáneo segenerópresumiblemente debido a una incomprensión y a la malinterpretación del uso lingüísticoen Kant.«real»en el sentido actual. ni con el uso inicialde estetítulo enla losofía medieval y moderna hasta Kant. res. Realidad signica en ocasiones la totalidad de esta determinación de la esencia de una cosa o de componentes particulares de ella. reassignica lo que pertenece a la rei. Realidad viene de rea/iran.Así. tomados segúnsu realidad. El signicado hoy usual de «realidad»no se corresponde ni con el sentidooriginariode la palabra.A la realidad de unamesa pertenece. el ser-presente[Vor/Jandemeín. la mesano necesitaser efectiva. a la errentia.la existencia. paracomprender lo que Kant mientacon lo real en la aparición. por ejemplo.La pregunta por la cosa Debemos desprendernosdel signicado hoy corriente de realidad.seaposible o efectivo.lo quepertenece a la esencia de una cosa[Satbe]*.más aún. por ejemplo.independientementede si el cuerpo existe efectivamente o no. la extensión es una realidaddel cuerpo natural.en el sentidode efectividad. no es un predicado real de una cosa. se trata en cada caso de la misma cosalidad [Sacb/Jeíïesto es. el mismo qué. cien táleros posibles no se diferencian en absoluto de cien táleros efectivos. es decir.

Kant se adhiereal uso del conceptometafísico de realidad del manual de Baurngarten. XVIII. en el que se reelaborade manera escolarla tradición de la metafísicamedieval y moderna. Las aparicionesofrecen algo. un que. Kant también da al de la rea/ar una nueva interpretación crítica. Sin embargo. evidentemente. es decir. ¿A qué grupo pertenece la rea/ídaa. «a/iquía Jim abierta:qua/zcaíum. Así explicala metafísica prekantianael concepto de realidad. no es la cegueranada. una «negación».«cuerpo». una determinabilidad perteneciente a la verdadera esencia de la cosa [Saabe]* y es puesta como tal. que no determina positivamente a la cosa[Díngjüsino en vistade aquello de lo que carece. Nr. de tal modo que quedaexcluida en aquelloqueesel ver. 6338a. El concepto contrario es un qué.Heidegger Kant bajo el título de modalidad. Los objetos son las cosas tal como aparecen. vol. Si bien no es una determinación positiva.Lo real. un que.El concepto contrario a realidad es negación. Ya aquíesobvio querealidad no se identica a efectividad. nos asaltay nos afecta. y no a la pregunta de si existe(A 143. es la ocupación del espacioy el tiempo» (VC/W. la ceguera es una carencia. ya queen estegrupo noaparece la «realidad». es una determinación de la re: como tal. la determinabidad. «realidad» como cosalidad [Sacbbeíl responde a la pregunta de quéesunacosa.Lo que concurre.estoy esto.lo quehacea la rex. es denominado «la mtb en la aparición. Extensión y materialidad son realidades. la rea/das esuna determinazía positiva etvera. esdecir. al mostrarse.B 182). Así.determinabilidades pertenecientes ala re. es decir. sí es una determinación negativa. esto cósíco [Sacb/Je]. Como a todos los conceptosfundamentales tomadosde la metafísica tradicional.cuál es su sentidomás general? Es la cualidad quale un asíy así. El carácter fundamental de 1a rea/irases para Baumgarren la determínatía. Observado másexactamente.esteprimer qué. 262 .

sinunquéa partirdelcualse determine el objetocomotal o cualobjeto.Laprqgutapor la rom p. junto a esteconcepto crítico de realidad. Lo real es el primer qua/e del objeto. sicorresponde a algoexterno ala consciencia. 663). no es lo que enla aparición esefectivo. quecodetermina la esencia de la cosa de la cosaen tanto que obyecto.éste nosólono esefectivo.En estequé.Sinlo real. Aquísetratadela pregunta desi y cómo-losconceptos puros de la razón[Wmmbqgn]. másbien. El título «realidad objetiva» seexplicó envistadela dilucidación delprimerprincipio. si. Lo quesepregunta es. la concurrencia de un contra[Gqgen]*. pbzzenomenan (A 168. en el sentidode Kant. esdecir.Lo realen lasapariciones. y quepodría sermeraapariencia y niebla. Estapregunta no se reere a si la cantidad estáefectivamente presente [ü/ÍfÉÍÍC/J I/arbamíen]. a diferencia delo no efectivo. seaposible. Según esto. la cantidad tiene«realidad objetiva». pertenecen igualmente alcontenido quiditativo delobyecto. Lo realeselprimer y necesario quéentantoquetal. se cualica el objeto como lo que seconfrontade tal o cual manera. Lo real en la aparición. la rea/ita. por ejemplo.B [GA 217] 209).Kant utiliza el útulo igualmente en el sentidoheredado másamplio paracadacosalidad.Lo realesaquelloquedebeserdadoen general para quepueda decidirse algoenVista desuefectividad o no (166/ 167) efectividad. queno están tomados empíricamente del objeto. sino que es en generalnada.Estegiro ha propiciadoy sustentado la malinterpretación teórico-cognoscitiva de la Cnïímdela razón para. esaquello quedebe ocupar el vacío deespacio y tiempo como primercontenido quiditativo [Wargeba/ï paraqueen general algo pueda aparecer y el aparecer.en lo real. sinla cosalidad [Sacbbeít] *. precisamente conlaexpresión «realidad objetiva» nos encontramos ante una cuestión fundamental de la Cnra de la razón pum.si la cantidad pertenece al objetoentantoqueobjeto al 263 .

[GA 21s] En el segundo principio sehabla.de las magnitudes intensivas. Lamagnitud extensiva delobjetola concebimos cuandopaulatinamente medimossu extensiónespacial. la infamia. Un tono alto. no estácompuestode un determinadonúmero de tonos. en tanto quequarztítas.el «cuán grande» de su iluminaro de su color. por ejemplo. (167/168) 264 . Si setratade la magnitudextensiva. de un conjuntode agregados. dealgoreal.Las pluralidades de estaunidad no yacendesplegadas en ella. entonces magnitudsignica quantíías. por el contrario. de unasupercie luminosa (laluna).Heidegger obyecto en cuanto tal y por qué.espercibidainmediatamente como unidad. Talesunidades se denominan grados. aprehendemos su magnitud intensiva cuando sin atender a la extensivano consideramos la superciecomosupercie. sino que se da una secuencia de gradosdesdelo bajo a lo alto. La magnitudintensiva. Lo intensivo. son ellasmismas de nuevoun qua/e.En la magnitud extensiva seaprehende siempre la unidadsólo en razóndelaspartesmúltiplesy en suasunción conjuntae inmedata.junto con la sensación y lo real. másbien. son unidades múltiples. sino el puro qué de su iluminar. medida y. por el contrario. tanto la magnitud extensiva comola magnitud intensiva sondiferentes modos de ella.además. por ejemplo. Las pluralidades de la unidad de una intensidad son muchas unidades respectivas. no es otracosa quela quantitas deunaqua/iran.La pluralidadpropia de la intensidadsólo puedeser representada en la medidaen que algointensivotiendaa la negación a cero.dela delimitación dela unidadde un qua/e.de tal manera quela extensión seproduzca mediante la sumade los muchostramosy segmentos. la unidadde la pluralidad. Cadamagnitudes.La quaníitar de la qua/ita. esla intensidad. La diferencia enel conceptode la magnitudsegún el quantum y la quantítax ya fue explicada. no obstante. Las pluralidades particulares de la magnitud intensiva surgen.Espacio y tiempotienen «realidad empírica».

apamíones. sin embargo. Esto signicaquela sensación esobservada previamente como algo queentraenjuegodentrodela relación deun traspasar [Himïberxíezggen] haciael objetoy en la determinación de su objetualidad.» En B 207. Ambas. sinopor el caminode unaconsideración transcendental.sin embargo. loread que e:zm objeto de la sensación. [GA219] DEMOSTRACIÓNDEL SEGUNDO PRINCIPIO Ahoracomprendemos el principiosegún su contenido general (A 166): «El prirmpiaque anticipa todas las percepciones en tanto quetales diceasí:entodas lasapariciones la sensación. en razón de la demostración que muestradónde se fundamenta este principio entantoqueprincipio delentendimiento puro. esdecir. no en razón de una descripción psicológica y empírica o deuna aclaración psicológica desuorigen y su surgimiento. tieneunamagnitud intensiva. y lo real que le corresponde en el objeto(rea/ita.» Concebimos por vez primerael principio.reza: «Entoda: la. se dejanordenarnuméricamente comocantidades. un grado.Hayqueconsiderar queel principio dice algo sobre las sensaciones.un grado. peroel gradoy los niveles de lasintensidades no se convierten por ello en un meroagregado de partes. líene unamagnitud intensiva. es decir.lapregurztaporla mm Las pluralidades de la unidadde una extensidad [Extensíícïl] son respectivamente unidades particulares de una pluralidad.Sólo desde un dominiode la demostración estaremos en disposición de mensurarla diferencia entre la redacciónde A y de B y de decidir sobre la primacía deunafrentea la otra.El curso de la demostración esigualmente la interpretación del principio. pbaenamerzan). intensidad y extensidad. y)SENSACIÓN ENKANTENTENDIDA TRANSCENDENTALMENTE. La esencia 265 .

se asegura Lgewa/Jr/eíxten] la aplicacióndel número y de la matemática. Despuésde haber anticipado las determinaciones esenciales de «sensación». La sensación no es una cosaparala cual hayande buscarse causas. la transición a la conclusióncomienzacon «yaque la sensación en sí.Heidegger de la sensación esdelimitada a partir de esepapelen relacióncon la transcendencia. La premisamenor comienza(B 208) con «ahora es desde la consciencia empírica a la pura. Antes sevolveráa recordar el probandum de la demostración. con ello. Desde el mismo estado de cosas [Áïzt/Jver/Ja/I] se obtiene también la comprensiónde la denominaciónde estos principios como anticipaciones de la percepción.. La demostración tiene la misma forma.»..por lo quem». no puede persistir dicultad alguna relativaal contendo..«realidad» y «magnitud intensiva».. si bien la premisa mayor. Setrata de mostrar que el concepto purodelentendimiento aquíla categoría dela cualidaddetermina de antemanolas apariciones en vista de quées lo confrontado [dar Bqgqgnende] en ellas.». Kant gana una posición fundamentalde raíz difererente en la pregunta por la sensacióny su función en la aparición de las cosas. sino algo dado cuya dación es preciso comprender a partir de las condiciones de posibilidadde la [GA 220] experiencia. perode modoquelasjunturas aparezcan destacadas.que segúnestacualidadde las aparicioneses posibleuna cantidaden el sentidode la intensidad. (168/169) Con ello. la propia conclusión con «así. Con la demostración se constata igualmente que no puede confrontarse un contra [ein Gegen] sin el asir previo [Ver/salí] de un 266 . Se intentará reconstruir la demostración en una forma más simplicada. lamenor y la conclusión están entrelazadas [auseínanderzíeb en variasproposiciones..y..

puede medirse mediante el númeroy ésteesunaposicióndel «cuántas veces uno»correspondiente al entendimiento. un dejarserde lo puesto. Mzyar: todas las aparicionescontienen junto con las determinabilidades espacio-temporales. comoalgoquesemuestra enla percepción.Ste/9e7z]* matemáticamente. esdecir. Cana/uríán: por tanto. Según esteespectro de la concurrencia yaceen la sensación algo cuantitativo. peroen cada caso enun tan-grande distinto.es en cadacasoun determinado gradodel mismoqué.lo puesto.Laprqguntaporla rara quéen general. lo quenosafecta enlaaparición. lo sentidocomoun qué confrontado puedeser traído a estar [.que no sedirige a la acumulación de un conjuntocreciente.La magnitud delo realesmagnitud intensiva.como cantidad.En tanto que el grado. estoes. rumana:lo queyacesobrepuesto y antepuesto (porítum) sólo puede serpercibido en tantoquetal ante-puesto y puesto en la medida enquesea representado deantemano a la luz deun carácter quiditativo.Tal asunción del qué confrontado es «inmediata». lo quenosafecta y senossobrepone. y queocupa el ámbito espacio-temporal.tiene un grado. no se [GA221] basa en la secuencia de un aprehender componedor. Transit-ión: el cuán-grande. lo sentible en tanto que real. en el ámbitoabiertode lo realen general. Mmm: es posibleque en estecampoabierto de lo real.aquelloque constituyelo concurrenteKant lo denomina lamateria.queen el percibir [Hímze/Jmen] debeyacerde antemano la anticipaciónde un qué [einVonz/qgnebmen einer War]. Sóloa partir del trasfondo abiertode lo quiditaúvo[WaJ/Jce puedeconvertirse algosentible en algo sentido. eslapoiiíía de un podium.de algo real.varíe entre lo extremo de una completaconcurrenciay el Vacío (169/170) del ámbitoespaciotemporal. la cantidad de un qua/e. El percibirde lo realesun simpletener-ahí. 267 . sino que sereere siempre al mismoqua/e.

la queerzmobjeto dela sensación. la sensación tiene en tanto que cosalidad {Saab/Jet}? de un objeto. Éstereza según B: «En toda:la: aparicíonex tiene lo real.por el contrario. [GA 222] Conduce al error de creerquela sensación tendríaprimeroun grado y.Heidegger Conello. Habríaque cambiar. equivoco y atentacasicontra el sentido de lo que auténticamentesequiere decir. y porque la cantidad de una realidad es la intensidad.»Más exactamentedeberíarezar la proposición: en todaslasapariciones lo real.. la diferencia de las Versionesde A y B muestra cuánto se esforzó el propio Kant por condensaren la forma comprensible de una sola frase su novedosaconcepción de la esenciatranscendentalde la sensación. magnitud íntemíua.. tiene una cantidad de grado y por ello también la sensación. 268 . la sensación-y. cuya intensidad.» Parece que intervenimos arbitrariamente el texto de Kant. esto quiere decir: previamentelo real. por ello. En ningún caso quiere decir la proposición: lo real tiene un grado por ser objeto de la sensación. también lo real que le corresponde.sino: porque el qué concurrente de la sensaciónes una realidad para el dejar-estar-enfrenterepresentativo. el principio quiere decir: en primer lugar -y propiamente lo real.Sin embargo. por esarazón.queconstituye lo estante y contrario[Gegen/Jae-Slaïndtge] delo sentido[Empfundene].está demostrado el principio. un grado. la formulación de A del siguientemodo: «entodas las apariciones. lo real distinto de ella en cuanto a la cosa y subsistente. es decir. en tanto que intensidad objetual.el carácter objetual de una cantidad intensiva. se basaen la dación previadel carácter de lo real de lo sentible. Sin embargo.tiene una magnitud intensiva. La concepción del principio en A es. lo que (aruyatíva) la deja mostrarse ¿ama algo objetual. en tanto que qua/e. sólo entonces.

son anticipacíones.en que éstesiempre mostró asombro ante lo extraño de la proposición.Sin realidad no puede haber algo real. percibir algo. para dar a conoceresto extraño.da a esteprincipio de la percepción el nombre de anticipación [Arzíizzaííon].LAprcguníapor la cam 8)LO EXTRAÑO DE LASANTICIPACIONES. todos estosprincipios.algo asumibley confrontado.Del mismo modo. sin algo real no hayalgosentible. Creemos que sentir.¿Qué puede ser más extraño que el hecho de que tambiénallí donde se trata de lo que se nos sobrepone. se excluyenabsolutamente ya a primeravista. Porque en el ámbito del asumir y del percibir no puedesuponerse un precepto[l/orgn de estetipo. REALIDAD Y SENSACIÓN (170/ 171) Reconocemos fácilmentecuán novedosoera el principio incluso parael mismoKant. 269 . Kant utiliza ocasionalmente estetítulo en un signicado más amplio. tampocosaborearse ni tocarse. en los que se expresala predeterminación del objeto. ¡Ciertamente! Sin embargo.de lo que sólo recibimos como es el casoen relación con lassensaciones.Y. El carácter quiditativo [WaJ-C/Jarakter] de lo sentible se encuentra de antemano en el ámbito de lo asumible re-presentado [var-gestel/z? y tomadoanticipadamente. no puede olerse. ningúnhombreha sentidoaúnun «algo» y un «qué». que como asir previo concibelo enfrentado. No hay órganoalgunoparael «qué».Vistos generalmente. ni parael «esto» y «aquello». precisamente en este«hacia nosotros». sóloa la luz del representar enfrentado y preceptivode la realidades la sensación un esto y aquello. es el asunto [Sar/Je]* más usualy simpledel mundo. seaposible y necesario por nuestraparte un aprehender enfrentadoy previo? La percepción en tanto quepuro recibiry la anticipación. sin embargo. ¿Mediante quéórganopodríahacerlo? Un «algo» no puede [GA 223] verse ni oírse. Kant.Sómosentidades que tienensensaciones.

es decir.señala Kant en otro lugar (La re/¿gíán dentro dela. límite. Recordaremos el «de antemano» que se indicó con ocasión de la distinción entre juicios analíticos y sintéticos.basta con pensar sólo en los juegos de los animales. aquellasíntesis. hacia el objeto.no deja confrontar de antemano lo concurrente como el qué estante en sí. pero no anticipa. es la anticipación de lo real.Pero en todo ello no hay una relación con el ente.No podemos saberlo inmediatamente y. sino igualmente en comparación con la concepción anterior del conocimiento. (171 / 172) Su vida se desarrolla aquende la abertura[Onbeít] del sery del no ser. sí podemos ganar mediatamenteuna certeza metafísica sobre el ser-animal. incluso. puededecir yo. Por eso dice Kant en la conclusiónde la exposiciónde la anticipación de la percepción(A 175 s. Esto signica queno puedetraerse a posiciónen tanto que aquellofrente a lo cualpuedeestaralgootro. y menos con lo noente.dela mera razón). como lo otro con lo que se corresponde él mismo. [GA 224] La anticipación de lo real en la percepción no sólo resulta extraña en la comparación con el animal. El juicio sintético se caracterizaba por salir de la relación sujeto-predicado hacia algo completamente otro.. algocontrastante [gqgensfebendeï Esto no excluyeque el animal se encuentreen una relación con el alimento. el aire y los demásanimales e. sin embargo.Ningún animal. El animal también tiene percepciones. el animal. y que semuestra asícomo algoquees.B 217):«Sinembargo.un poner a disposición en el que se re-presenta [vor-geste/Ítf en general un ámbito quiditativo a partir del cual los fenómenos han de poder mostrarse. lo 270 . sensaciones. la luz.Aquí puedeaparecersin embargo la cuestión más amplia de cómo sabemos qué sucede y qué no con los animales.en una relaciónbien ordenada. Este salir primario y fundamental del representar en la dirección al tener-ahí de un «qué» confrontado como tal.Heidegger El percibir humano es anticipador.

271 .sólo representa algocuyoconceptocontieneen sí un ser[es deair.B 182). por un lado.» La representaciónanticipadora de la realidad abre la mirada a lo que es quiditativamente en general(lo que aquí signica «sem) y constituyeasí la relación sobre la cual la consciencia empírica es en general consciencia de algo. Perono semueven en el ámbitode la pregunta por la objetualidad del objeto y nuestrarelación inmediata con él.La prgzmtapor la mm real que corresponde en generala las sensaciones. El descubrimiento de Kant de las anticipaciones delo realen la percepción esespecialmente asombrosa cuandose piensaque su Valoración de la físicanewtoniana. s)LOSPRINCIPIOS MATEMÁTICOS Y EL PRINCIPIO SUPREMO. la física puede demostrar las causas de las sensaciones en ondulaciones del éter y ondaseléctricas todos estosson conocimientos posibles. unaasistencia deago]y no signicaotra cosaquela síntesis en una conscienciaempírica en general. no erandel todo propiciasparamantener una miradalibre dirigidaa lo extrañode la anticipación en la receptividad de la percepción. Puede decirse entonces que todas las apariciones son. CIRCULARIDAD DE LAS DEMOSTRACIONES [GA225} / (172/173) Resumamos ahora estos dos principios.y su posiciónfundamental asentada en el conceptode sujetode Descartes. en oposicióna la negación = O.el qué que pertenece de antemano a la posibilitación de algo contrario [Gqgenbe en el objeto [Gqgenstanzï Las sensaciones pueden ser descritasa su modo por la psicología. por otro. en tanto que intuiciones. El qué en general es la «materia transcendental» (A 143.la siología y la neurologíapueden explicadascomo procesosde estímuloso de cualquierotra forma.

Las condiciones del aparecer de las apariciones. Tienen la propiedad de que en ellos ninguna parte separablees la más pequeña posible.). la trata Kant conjuntamente para los dos principios en el apartado sobre el segundo de los principios (A 169 53. Los dos principios de lasmagnitudesextensivas e intensivasde [GA 226] todas las aparicionesexpresansólo en una perspectivadeterminadael principio supremo de todos los juicios sintéticos. 272 . entantoquealgocontraria [Gqgetz/Je. Éste expone las cantidades en su determinabilidad. Porque lasapariciones. en razón de una construcción matemática. Todos los quantason. que se reere tanto a su extensividad como a su intensidad.Ytá&#39.magnitudes intensivas: cantidades. la constancia.la respectiva determinabilidad cuantitativa de su forma y su materia son al mismo tiempo condiciones del contrastar [Gegemfe/Je. por eso es posible. sin embargo. todas las apariciones son constantes en el qué de su confrontarse y en el cómo de su aparecer. encontrar algo correspondiente en el objeto mismo y demostrarlo mediante el experimento. vienen en general y de antemano al estar [Steben]* sólo en razón de la acumulación anticipadora en el sentido de los conceptos de unidad (categorías)de cantidad y cualidad. El concepto de magnitud en la ciencia en el sentido de la cantidadencuentra suasidero y susentido enelnúmero. los axiomas de la intuición y las anticipaciones son agrupados como principios matemáticos.zd¿gkeil]* de las apariciones. de la acumulatividad y la estancia [. Es decir.. vonlínua. Este carácter de los fenómenos. Éstas sonsóloposibles como quanía. Con ello. B 211 55. es decir. como aquellosque fundamentan metafísicamentela posibilidad de una aplicación de la matemática a los objetos.por eso esla matemáticaaplicable a los objetos.. en tanto que sensaciones.Heidegger magnitudes extensivas y.

másbien.No necesita indicarse esta dicultad delasdemostraciones explícitamente. ¿Cómoes demostrado esto?Mediantela demostración de que ellos mismossólo son posibles en razónde la unidady copertenencia de los conceptos purosdel entendimiento con lo que senos confronta sensiblemente. Kant no habría comprendido mucho de su máspropia tareae intenciónsi no hubieracontemplado en su interior la circularidad de estademostración. sino. lo indica. reconocer claramenteel círculo y consumarlo como tal. pues estamos continuamente tentados de decir que todaslas argumentaciones se muevenen círculo. La demostración consiste entonces en mostrarque los principios del entendimiento puro son sólo posiblesmediante aquelloque ellos mismosdebenposibilitar la experiencia. Ciertamente. Estaunidadde intuición y pensamiento esla esencia misma de la experiencia. Eso es un círculoevidente. 273 . éstastienen algo de extraño. Su armación de que estasproposiciones son principios en los cualestoda certezano sería nunca tan intuitiva como en 2 x 2 = 4 (A 733.Los (173/174) principiosdeben serdemostrados comoaquellas determinaciones que posibilitanpor Vezprimerala experiencia en generalde los objetos.sí necesitaser aclaradoel fundamento de estadicultad. Sin embargo. no ya sólo suponerestecírculoy con ello levantarla sospecha contrala pulcritud de la demostración. Y paracomprender el cursode la demostración y el carácter del asuntomismoesimprescindible. Éste yace nosólo enelcontenido particular delosprincipios sino en su misma esencia.Lapregurztapor la tom Hay que atendera estehecho para comprender el carácterde la demostración consumada paralos principios.El fundamento de la dicultad es necesario. Independientemente de las dicultadesde contenidoparticulares de las demostraciones. E761).

segúnla expresión que utiliza Kant.la unidad de la relación en sí subsistente. la «existencia». del en-dóndede lo contrario y después del carácter quiditativo del contra. segúnnuestro modo de hablar: el ser-presente[dasVor/Jandenseín].sereere en relación con la posibilidad de un objeto en general a esta posibilidaddel estado. Seplanteala pregunta:¿por qué las analogías de la experiencia no pertenecen a los principios de la modalidad? La respuestadebe rezar: porque la existencia[Daxeín] sólo es determinablecomo la relación de los estados[Zustáhde] de las aparicionesentre ellasy nunca inmediatamente.No bastapara fundamentar positivamente el estardel objeto. 274 . sin embargo. es sólo una determinación negativa. El segundo grupo de los principios.Heidegger [GA 227] f) LASANALOGÍAS DE LA EXPERIENCIA Los principios son reglas segúnlas cualesse constituye el contrastar del objeto para el re-presentar humano. esto es únicamente posiblede tal modo que el objeto seaexpuesto en su relacióncon otros objetosy que estarelación misma tenga en sí la estancia. su estancia. Los axiomas de la intuición y las anticipaciones de la percepciónse reeren a la posibilitación dela contrariedad deun contraenunadobleperspectiva: por un lado. Evidentemente. «la efectividad»del objeto. o. «Independencia de». (174/175) Un objeto está y se abre sólo como estante [Jte/Jena? cuando es determinado en su independencia de cualquier acto contingente de la percepción. La estancia[Stándzgkeíl del objeto sefundamentapor ello en la conexión (nexm)de las apariciones más precisamenteen aquello que posibilita de antemano una tal conexión.por otro lado.dentro de la cual están los objetos particulares.

Laprqgutapar la mm

a)ANALOGÍACOMOCORRESPONDENCIA, COMORELACIÓN DE
RELACIONES,

[GA228]

COMODETERMINACIÓN DEI. SER-QUE

Conexión (nexus) es,comola rompasío, un mododelconjuntar
(roníuncíío) (B 201, nota) y presuponeen si la representaciónrectora de

unaunidad.Sin embargo, ahorano setratade aquellas conjunciones, que componen lo dado,lo confrontado, en su contenidoquiditativo [Wa.ggeba/t]* segúnespacialidad, realidady grado,no se trata de la conjunciónde lo igual en el contenidoquiditativode la aparición (composítío, esdecir,agregación y coalición), sinode unaconjunción de
la aparición en vista de su respectivaexistencia,de su asistencia.Sin

embargo, las apariciones varían,son heterogéneas en cadadiferente puntotemporal y encada diversa duración temporal, por consiguiente, en Vistade su existencia [Daseín]*. De lo que aquíse trata esde una conjunción de lo heterogéneo, del unitario estar conjuntamente en relaciones temporales en cadacasodiferentes; pues,a partir de ahora, se tematizala determinaciónde la estanciadel objeto y
consiguientementede su estar en la unidad de su interrelación con
los demás, esto es, de la determinación de su existencia en relación

con la existencia de otros. Este estadoconjunto [Zuxamemtarza] del todo de las apariciones en la unidad de las reglasde su conjunto,
es decir, según leyes,no es más que la naturaleza.«Bajo naturaleza

(en sentidoempírico)entendemos la interrelación de las apariciones
segúnsu existencia,segúnreglasnecesarias, es decir, segúnleyes.Son entoncesciertasleyes,y ello, ademásaprím",las que hacenposible por

vezprimerauna naturaleza.» (A 216,B 263)Estas«leyes originarias»
se expresan en los principios que Kant expone bajo el título de «analogías de la experiencia».Ahora no se trata como era el caso

enlos principiosanterioresde «intuición» y «percepción», sinode la

275

Heidegger

(175/176) totalidad del conocimiento, en el cual se determina la totalidad de los
objetos,la naturaleza en su asistencia [Anwerenbeítjñ la experiencia.
Pero,¿por qué «analogías»? ¿Quéquieredecir «analogía»? Intentaremos [GA 229] aquí,siguiendoun procedimiento inverso,prepararla comprensión del principio a partir de la claricación del título.
Antes será conveniente reconocer nuevamente la distinción

generalde estosprincipios en relacióncon los anteriores. En los principios matemáticos se trata de aquellas reglasde la unidad del
conjuntar [Verbinden]* según las cualesse determina en su contenido

quiditativoel objetocomo un quéconfrontado. Sobreel fundamento
de las reglas de la composición cuantitativa en el ámbito de lo

extensivodel espacioy de lo intensivo de lo sentido,puedenser
construidas de antemano las figuras posibles de lo confrontado. La

construcciónmatemática del aspecto, del contenidoquiditativo de las apariciones, se puedeconstatar y demostrar desdela experiencia
mediante ejemplos (A 178, B 221). En los principios siguientes no se trata de la determinación de lo que se confronta, en su contenido quiditativo, sino de la determinación de si, cómo y que lo confrontado seconfronta y está-ahí,de la determinación de la existenciarespectiva
de los fenómenos dentro de su interrelación.

La existencia de un objeto -si está presente y que está presente [vorbanden]*no puede forzarse nunca, ni traerse ante nosotros a priori e inmediatamente a partir del mero representar de su posible existencia. Sólo podemos dar con la existencia de un objeto -eso, que ha de exisrir- a partir de la relación del objeto con otros objetos, nunca obtener esta existencia de manera inmediata. Podemos buscar esta existencia según determinadas reglas, incluso tenerla por necesaria, pero aun así nunca podremos crearlade la nada

como por arte de magia.Debe primero dejarse encontrar.Cuando
se ha encontrado podemos reconocerla como lo buscado según

La pregunta por la mm determinadas características, «identicada».

Esta regla del buscar y del encontrar de la interrelación de la existencia[Darezmzurammen/Jagj de las aparicionesde la existenciade

algo no-dado enrelación con laexistencia dada deotro, estas reglas
de la determinación de la conjunciónde la existencia de los objetos sonlasanalogías dela experiencia. Analogía signicacorrespondencia, mientauna relación, estoes,la relaciónde «talcomo...así...». Lo que se sitúa en estarelaciónson, a su vez, relaciones. La analogía es, concebida según suconcepto originario, unarelación derelaciones. Las analogías matemáticas y lasmetafísicas sediferencian según qué esté
en cada caso en esta relación. En la relación del «tal como... así...» se [GA 2301

encuentran las relaciones matemáticas, las cuale_s dicho brevemente-

sonconstruíbles entantoquehomogéneas: tal comoa parab,así¡para d.Cuando a y b están dadosen surelación e igualmente c,entonces se
puede determinar d segúnla analogía,se puede construir y mediante

tal construcción mismapuedeponerse a disposición. En la analogía (176/177) metafísica, por el contrario, no se trata de relaciones puramente cuantitativas, sino cualitativas, de relaciones entreheterogéneos. Aquí el confrontarse de lo real,su asistencia [Anweren/Jeítj no depende de nosotros, sinoquesomos nosotros los quedependemos deél.Cuando
en el ámbito de lo que se nos confronta se da una relación entre dos

confrontados y algocorrespondiente a uno de ellos,no sepuedeaún
dar con el cuarto, de tal modo que mediante semejanteconclusión también éstefuera asistente.Más bien puede concluirse sólo la relación

del tercerocon el cuartosegún la regladela correspondencia. A partir dela analogía sóloganamos la indicación deunarelación dealgodado con algono-dado, estoes,la indicación de cómotenemos quebuscar
lo no-dado desdelo dado y como qué debemos encontrarlo cuando
SCITIUCSUÏC.

Ahora es evidente por qué Kant puede y debe- denominar

277

Heidegger

analogías a los principios de la determinaciónde las relaciones
de la existencia de las apariciones entre sí. Por tratarse aquí de la determinación de la existencia de aquello que es algo o si es algo-

[GA 231]

pero dondenuncase obtienela existencia del tercerosino que sólo puede encontrarse y ello, además, en relación con algo presente [Varbandenes]*, las reglasson siemprereglasde un corresponder: analogías. En talesreglas yace, por tanto,el precepto[Ï/orgrzfdeuna
interrelación de las percepcionesy las aparicionesen general,es decir,

de la experiencia. Lasanalogías sonanalogías de la experiencia.
p)LASANALOGÍAS COMOREGLAS DE LA DETERMINACIÓN
UNIVERSAL DEL TIEMPO

Por ello,el«¿Drincipi0» [»P7z&#39;n{z¿&#39;b«] delasanalogías dela experiencia de una interrelación necesaria de laa percepciones.» O, más detalladamente,

rezasegúnB 218:«La experiencia es507o posible mediante la rejaresentaziá según A 1765.:«Según suexistencia, todaslasapariciones están apriori bajo reglas de la determinación de su relaciónmútuaen un tiempo.» Con la palabra«tiempo»se ha dado la palabraclaveque
anuncia aquella interrelación en la que se mueven preceptivamente estos principios en tanto que reglas. Kant denomina por ello las analogías (A 178, B 220) expresamente«reglasde la determinación

generaldel tiempo».Determinación«general» del tiempo se reere
a la determinación del tiempo que subyacea toda medición empírica del tiempo en la física, que incluso subyace necesariamentecomo fundamento de su posibilidad. Porque un objeto puede estar en

relacióncon el tiempoenvistade su duración, en vistade su sucesión
(177/173)

con otros y en vista de su ser-simultáneo[Zngleiebsein], Kant diferencia «tres reglas de todas las relaciones temporales de las apariciones»(A 177, B 219), es decir, de la existenciade las aparicionesen el tiempo

278

Laprqgutapor la ram

envistade susrelaciones con el tiempo.
En los anteriores principios no se mencionaba de un modo

inmediatoal tiempo.¿Porquéen las analogías de la experiencia pasa a ocuparun primer plano de nuevola relacióncon el tiempo?¿Qué tienequever el tiempocon aquelloqueregulan estosprincipios? Las
reglas se reeren a la relación de las aparienciasentre sí en vista de su «existencia», es decir, de la estancia del objeto en el todo de la

persistencia de las apariciones. Estanciaquiere decir, por un lado, el estar-ahí[Daría/yen], la asistencia [AmJ/eJenbeízÏH; aunqueestancia [Áïáhdzgkeíi también se reere al perdurat,al permanecer. En el título «estancia» escuchamos simultáneamente ambos signicados. [GA232] Este título rnientala asistencia que perdura, la existencia del objeto. Es fácil observarque asistencia, presente[Ggenwzzrí], incluye una menciónal tiempo,y lo mismo sucede con perdurary permanecer.
Por ello, los principios referidos a la determinación de la estanciadel

objeto tienenqueVercon el tiempo necesariamente y en un sentido destacado. La pregunta paranosotroses:¿dequémodo?La respuesta
aparecesólo cuando pensamoshasta sus últimas consecuencias uno

delos principiosy recorremos su demostración. Elegimos paraello la
primera analogía(A 182 ss.,B 224 ss.).

Como preparación se mostrarábrevemente en qué módo delimitaKant la esencia del tiempo.Paraello nos limitaremosa lo
estrictamente necesario para la comprensión de estos principios. Aunque, correctamente tendríamos que decir que lo esencial sobre

su conceptode tiempo lo sabremos, sin embargo, sólo mediante la exposición de Kant de lasanalogías y su demostración. Hasta ahora sólosehahablado deltiempoenlacaracterización delaesencia delespacio y depasada. Alli mencionamos quelo expuesto
sobreel espaciotambién esaplicableal tiempo. Vimos, asimismo,cómo

Kant introducela explicación del tiempo conjuntamente con la del

279

Heidegger

espacio en la «Estética transcendental». Decimos premeditadamente
«introducido» porque lo explicado allí no agota lo que Kant tiene

quedecir sobreel tiempo,ni acierta siquiera con lo decisivo.
El tiempo es mostrado en primer lugar, en correspondencia con el espacio y según los mismos fundamentos de demostración,

comointuiciónpura.La simultaneidad y la sucesión sonrepresentados
de antemano.Sólo bajo estaprevia re-presentación[Varam-var-Jte/Iung]

puederepresentarse que algo confrontadoestéen uno y el mismo tiempo (simultáneamente) o en distintos tiempos (sucesivamente).
«...Distintos tiempos no son simultáneos, sino sucesivos (tal como distintos espaciosno son sucesivossino simultáneos)» (A 31.,B 47)
(178/ 179)

Distintos tiemposson, sin embargo, sólo partesde uno y el mismo
tiempo. Distintos tiempos son sólo delimitaciones de un mismo

[GA 233]

tiempo únicototal.Ésteno secompone mediante la acumulación de
partes sino que es ilimitado, in-nito, no surge por composición, sino que Vienedado. Esta totalidad originaria, unitaria y única de la sucesión

esrepresentada inmediatamente y de antemano, esdecir,el tiempoes
algo intuido apráorz, es «intuición pura». El espacioes la forma dentro de la cual todas las apariciones

externas seconfrontan. El tiempono estálimitadoa éstas, estambién
la forma de las apariciones internas, es decir, de la exhibición y la secuencia de nuestrosmodos de comportamiento y nuestrasviviencias. El tiempo es por ello la forma de todas las apariciones en general. «Exclusivamente en él es posible la efectividad [estaey, existencia, asíxtencia] de las apariciones.»(A 31, B 46) La existencia de cualquier aparición está, en tanto que existencia,en relación con el tiempo. El tiempo mismo es «inmutabley permanente»y «no transcurre»(A 144, B 183) «... El tiempo mismo no cambia, sino sólo lo que está en el tiempo.» (A 41, B 58) En cadaahora, el tiempo es el mismo ahora; es constantementeél mismo. El tiempo es aquello permanente que es en

280

Recordemos una vez más la esencia general delasanalogías. Éstas deben serfundamentadas entantoque reglasen las que se determinade antemano 1aestancia del objeto. Segunda analogía: el principiode la sucesión temporalsegún la ley de la causalidad. Consiguientemente. Intentaremos concebir la primera analogía.las relaciones del tiempo. la existencia de las apariciones en su relaciónentre sí. entonces lo queaparece estomadocomo lo que estáen el tiempo sucesivamente. es decir. el tiempo en relaciónconsigomismopermitedistintasrelaciones de las apariciones. es decir.Si serelaciona con el tiempocomolo permanentqesto esen relación consigomismocomo quantum. Si bien el tiempo tiene el carácter del ahoraen cada ahora. El tiempo mismo está tomado como magnitud.Kant caracteriza como tresmodosdel tiempo: permanencia. entonces lo queaparece estomadocomoesde unavezen el tiempo. (179/180) comprender su demostración. Si lo que aparece se relaciona con el tiempo como una seriede ahoras.y sólo en tantoque permaneceson posiblesla sucesióny el cambio.lapraguntzzpar la ram todo momento. cadaahoraesde modoirrepetible este ahora únicoy distintodecualquier otro ahora. lo confrontadopuedeestaren diferentes relaciones con el tiempo. sucesión y simultaneidad. Respecto a estas tresposibles [GA234] relaciones de la existencia de los objetoscon el tiempo. en el cuánto [Wievíe del tiempo en su totalidad. Esta regla. 281 .tres principios del carácterde las analogías: Primera analogía:el principio de la permanencia. Si se relaciona con el tiempo como contenido. entoncesestá tomadala existencia segúnsu magnitud de tiempo y es deterrninable en su duración. Terceraanalogía:el principio de la simultaneidadsegúnla ley de la acciónrecíproca o la comunidad. se dan tres reglasde la determinación de las mismas. El tiempoesel permanecer puro.Según esto. como algocuantitativo [Grobe].

que lo mudable no 282 .que y por qué hay algo permanente en toda aparición.El principio mencionado subyaceimplícitamente a toda experienca. [GA 235] sino también por parte del entendimiento común.sino que ha de ser demostrado: 1. y lo mudable. como su mera determinación.» Para leer inmediatamente la proposición como una analogía es importante atender al «y». Sólo da la indicación de la búsquedade relacionesa partir de las cuales se puede concluir una existenciaa partir de otra existencia.«A un lósofo sele preguntó: ¿cuántopesael humo? Respondió: si restas del peso del trozo de madera quemado el peso de las cenizasque han quedado.es decir.» (A 185.Él presuponía comoirrefutable que incluso en el fuego la materia (substancia)no desaparecesino que sólo su forma sufre una mutación. LA SUBSTANCIA COMO DETERMINACIÓN TEMPORAL El principio de la permanencia reza según la versión de A 182:«todaslas aparicionescontienen lo permanente (rubrtamia) como el objeto mismo.Heidegger sin embargo.La demostración de tal regla ha de mostrar por qué estos principios son necesariosy cómo se fundamentan. y)LA PRIMERA ANALOGÍAY su DEMOSTRACIÓN. esto es. [como] un modo de existenciadel objeto. 2. tienes el pesodel humo. Kant señala que«entodoslos tiempos» no sóloenla losofía..la permanenciaen el cambio de las apariciones. no consigue obtener ni exhibir [z/ai/Jren] la existencia mediante una construcción apriorística porque la existencia de las aparicionesno puede ser dispuestapor nosotros. se presupuso algo como la substancia.. B 228) Pero arma Kant no basta con que uno «sienta»la necesidadde presuponer el principio de la permanencia. la denominación de la relación de lo permanente y de lo mudable.

no esperceptible entantoquetal. su esencia particular en su relación con las apariciones. donde la existencia signica «seren un tiempo» como anotaKant. esdecir.lo que se nos confronta a nosotros mismos. en la unidadde una determinabilidad temporal.141 pregunta por ¡a mm es otra cosa que una mera determinación de lo permanente. La demostración de Kant serápresentada de nuevo en la forma de un silogismo. comoaquello enlo que pueden serdeterminadas apriorí lasposiciones temporales particulares de lo confrontado y. Premísa mayor: todaslas apariciones esto es. Por el contrario. con ello.envistade la unidad de su interrelación. en el que todo lo confrontado tiene [GA236] suposición.la permanencia en general es lo que sostieney subyacede antemano a todo lo que se confronta: el substrato. a los humanos se nos confrontan [begagrzen en el tiempoy seencuentran por ello. Conclusión: entonces. (180/181) B 222). de su ser-en-eltiempo. el tiempo. algo que estáen una relación temporal con la permanenciacomo una determinación temporal. El tiempo mismo es lo permanente originario originario porque sólo mientras permanezcael tiempo es posible lo permanente como aquelloqueduraen el tiempo.Lo decisivo se encuentra en la premisa menor porqueunademostración en la forma de un silogismo tieneen ellasu verdadero ejeformal. el estardel objetodebeen primerlugar. Por tratarse de las reglas de la determinación de la existencia. Premím menor: El tiempo mismo no puede ser percibido absolutamente. 283 .es decir.en la mediación entrela mayory la conclusión. El núcleo auténtico en torno al que gira la demostración al completo debe ser el tiempo. lo confrontado mismo.Por eso.es decir. el tiempo como lo permanente en todo aparecer exige que todo determinar de la existenciade las apariciones. ha de valer como un modo del tiempo (A 179. se remita de antemano y ante todo a esto permanente.

se encuentracontinuamente la alteración. Esto es. aquel tipo de existencia que sigue a otro tipo de existenciadel mismo objeto. Los accidentes-como son concebidaslas determinaciones de la substancia no son entoncesotra cosaque diferentes modos del permanecer. la premisa menor otorga validez al enunciadodecisivo sobre la esencia 284 .para Kant.en el sentido deque. sin embargo. Por ello. sino sólo variación [LVec/Jxe. es decir. mientras que lo mudable no sufre ninguna alteración [Wráhderung]. La permanencia debedeterminar de antemano el horizonte dentro del cual los objetos son persistentesen su interrelación. Alteraciones son modos de la asistencia de las fuerzas.dela existencia de la substancia misma. lo mentado en el concepto puro del entendimiento «substancia». En el objeto de la experiencia. el tiempo juega un papel decisivo en la determinación de la estanciade [GA 2371 los objetos. En todas las demostracionesde los principios dinámicos se hace patente el papeldel tiempo. La alteración es sólo determinable en relación con lo permanente. realidad objetiva [ab/"ekííue Rea/íícït]. ser concebidoa partir de la permanencia. la representación delpermanecer en el cambiopertenece de antemano a la cosalidad [Sar/aba/tzgéei de un objeto. según la necesidadde este principio. La representación del permanencer en el cambio es. porque sólo lo permanentepuede modicarse.en cada ocasión.Heidegger y ante todo. del acontecer natural presupone la permanencia. la categoría de la substanciatiene.de la naturaleza. Toda estancia de los objetos se determina en razón de las (181/182) relaciones de sus modicaciones entre sí. el carácter fundamental del tiempo es la permanencia como asistenciaque perdura. Por tanto. esdecir. Sin embargo. Las alteracionesson alteraciones de algopermanente. esto es. La determinación de las alteraciones -esto es. se denominan dinámicos los principios que reeren la existenciade los objetos.

lo inmediatamente asistente es sólo el ahora respectivo. La segundaanalogíareza. Con ello seganael hilo conductorparabuscarel objeto.lo que en referencia a la posibledeterminación de la asistencia de los objetos en cualquier tiempo signica que la respectiva posicióntemporaly la relacióntemporalde un objeto nuncapuedenser construidosa priori a partir del puro transcurrirdel tiempo como tal. de la consecución y de la simultaneidad. es decir.» La demostración de este principio da la primera fundamentación dela ley de la causalidad en tanto queunaley de los objetos de la experiencia.en el cual por ello el estarde los objetos se determina en sus relaciones del permanecer. esto es. Por otro lado. Así. sólo quedala posibilidadde determinara priori el caráctertemporal de un objeto que aun siendo efectivo no esté dado inmediatamente. entonces son precisas reglas fundamentadas que contengan una indicaciónde en qué relaciones temporales debeestarengeneral lo confrontado paraqueseaposible la unidad de la existenciade las apariencias. Su misma existenciadebe siempre sobrevenirnos. [GA238] L. 285 .Si hemos de poderen general tenerexperiencia de la totalidadde las apariciones en su objetualidad [Gggerzstáhd/ír/Jkeít.El tiempo espor un lado el contenido. una naturaleza. a partir de lo asistente y en susposiblesrelaciones temporales con él.las a/teraaizmey suceden según la [gydela uniónde la rama] elzacta». segúnA 189:«todolo quesucede (empieza a ser)presupone algo a lo cual se sigueIqgrín unareg/a.es decir. en el cualtodos los objetosse confrontan.Laprqgunfaparla tam del tiempo.no puedeser expuestoy presentadoél mismo intuitivamente. la premisamenor también dice que el tiempo mismo en sí no puedeserpercibido. Lo efectivo en el tiempo. segúnB 232: «Toda. Estas determinaciones trascendentales deltiemposonlasanalogías de la experiencia. Hastaahorahemoscomentado la primerade ellas.

Los cuatro títulos para los grupos de las categorías son cantidad. Ahora Vemos más claramente lo anterior: (182/183) En los axiomas de la intuición se muestra en qué medida la cantidad (como magnitud extensiva) pertenece necesariamentea la esenciadel objeto en tanto que algo confrontado.Heidegger La tercera analogíadice segúnB 256: «Today las rubrtancias en tanta que pueden ser perzibídas simultaneamente en el espacio. en general.acción recíproca)». las «analogías» iluminan especialmentela transformación en las posiciones fundamentalesde ambos pensadores. esto es. las cuales sirven como reglas del conjuntar judicativo. Las categorías son en esencia las representaciones de unidad generadas en las acciones del entendimiento mismo. además de por su contenido. Este principio y su demostración es.están en una completa comunidad (esto es. del determinar de la multiplicidad confrontada en el objeto. relación y modalidad.según A 211: «Todaslas substancias. Sabemosque el sistema de los principios del entendimiento puro está ordenado y dividido según el orden y la división de la tabla de las categorías. en tanto que son simultáneas. cualidad. de especialsignicación para el careo [AuseírzandersetzungF de Kant con Leibniz. g)LOSPOSTULADOS DEL PENSAMIENTO EMPÍRICO EN GENERAL a) REALIDADOBJETIVA DE LASCATEGORÍAS. LASMODALIDADES COMOPRINCIPIOS SINTÉTICOS SUBJETIVOS. que a su vez es el último grupo en el sistemamismo al completo. haremos una indicación al segundo subgrupo de los principios dinámicos. están en una comp/eta acción rearma». Paraconcluir. 286 . y es que.

cualidad y relación tienen encomúnquedeterminan deantemano lo quepertenece (183/184) a la esencia cosal[Jacb/ya/Izg del objeto en tanto que objeto confrontado y estante. quepertenecen al obyecto comotal. El título indica ya algo característico. los principios de la correspondencia. los postulados del pensamiento empírico en general? Este grupo se corresponde con las categoríasde la modalidad.del tiempo. un cómo esto es. como algo objetual.LA prqguntapar la rasa En las anticipaciones de la percepción se muestracómo la cualidad (realidad) determina de antemano lo confrontadoparatal y en tanto que tal. modo. el estar[GA239] enrelación y su determinación. esto. aquello y lo demás.en tantoquerealidades. En las analogías. sucosalidad [Sac/ybeíz engeneral y en su totalidad. posibilitan al objeto(alobyecto). Dicho en relacióncon las categorías. ¿Quésucedeentoncescon el cuarto grupo de principios. Los principios referidos hastaahoraponen como fundamento aquello mediante lo cualseconstituye engeneral y por vezprimeraun campo de visión [Gerírbtskreís] dentro del cual pueden confrontarse y estar en interrelación. Los tresgruposde principios quesecorresponden conlascategorías decantidad. Estas relaciones puedenser sólo relaciones del contenido de las apariencias esto es. a diferenciade un qué.Las categorías nombradasson las realidades de la esencia delobjeto. de algo real en general.Modalidad: modus. porque deben representar e incluir de antemano todoslos objetosposibles queVienen a aparición.Kant introducela explicación del cuarto grupo de los principios con la observación 287 . En relación conlos principios referidos sedemuestra que.quelascategorías tienen realidad objetiva. estostres gruposde principiosmuestranquey en qué medida las categorías constituyende antemano la esencia cosal delobjeto. se muestra en qué medidael objeto puede ser determinadosólo teniendo en cuenta su estanciaen vistas a las relacionesen las cualesestálo confrontado (las apariciones).

hay que determinar la existenciadel objeto.necesidad)no pertenecen a la esenciacosal [5ac/J/Ja/tzg]* de un objeto. una mesa es posible. ni al conceptode aquelloque delimitala esencia del objeto como tal. Si. Por el contrario. como efectivo y como necesario. los principios que deciden algo en relación con esto último no pueden referir la pregunta anterior de si y cómolas categorías (posibilidad.Lascategorías dela modalidad (posibilidad. por ejemplo.Kant expresa estodel siguiente modo: las categorias de la modalidad no son predicados rea/er del objeto. necesidad) tienen realidad objetiva. efectividad.expresan algo sobrecómo se relaciona el conceptodel objeto con la existenciay susmodos. no afecta engeneral a la cosalidad {Saab/Jet}? «mesa». yace la delimitación de la esenciade la posibilidad.por tanto.En estas exigencias. y cómo según qué rnodo. efectiva o necesaria. Porque estos principios no pueden armar nada parecido.B 266). Entonces. LAS MODALIDADES ESTÁN REFERIDAS A LA EXPERIENCIA LA PENSABILIDAD Y NO A Los postulados del pensamiento empírico en general señalan sólo lo que se exige para determinar a un objeto como posible. la efectividad y la 288 .«postulados». efectividad o [GA 240] existencia. sino sólo explicaciones y aclaraciones de su contenido. (184/185) B)LOS POSTULADOSCORRESPONDENA LA ESENCIA DE LA EXPERIENCIA.No pertenecen por lo tanto tampocoa la esencia cosalde la objetualidad en general. éstasigue siendo la misma. yaqueéstas no pertenecen engeneral a la realidad del objeto. ningunademostración.Heidegger de que las categorías de la modalidad tienenalgo«especial en sí»(A 219. no pueden tampoco ser demostradosbajo estaperspectiva.Para estos principios no hay.

La anterior metafísica racional. 2.» La posibilidad la concibe Kant como conveniencia [GA241] [Übereínkaryïf] con aquelloque regulade antemano y en general el aparecerde las apariciones: con el espacioy el tiempo y su determinación cuantitativa. puede decidirse algo acerca de la efectividad de éste.): 1.rez&#39. Los postulados secorresponden con la esencia de aquello mediante 1ocuallos objetosson en general determinables: la esencia de la experiencia. la esencia del ser [dasllí7cxren de:Seíns]. con ello.Sólo en tanto que el representar se mantenga en aquelloque el segundo grupo de principiosenuncia sobreel objeto. Sólopuededecidirse sobrela posibilidad del objetomientras el representar semantenga en aquello queenuncia el primer grupo de principios sobre el objeto.«Lo que se halla en interdependenciacon las condiciones materialesde la experiencia(de la sensación)es efectivo.» Kant concibe la efectividad [Wírk/íc/Jkeíí como la interdependencia con aquelloque nos muestra algo real. Esto es lo que se hacevaler como criterioparadar cuenta de los modosde la existencia [Da. B 265 5. deterrninaba la posibilidad como ausencia de contradicción. los postuladosrezan (A 218. en cambio. con estaposibilidadde pensamiento no seha resuelto aún nada sobre la posibilidad de la existenciade un objeto. por contra. Lo queno secontradice paraKant puedeserpensado.. Los postulados son sólo enunciadosde la exigenciaque yace en la esencia de la experiencia.n]* y.Liapregutztapor la cara necesidad. sin embargo. concibe la efectividad sólo como complemento 289 .algo cosal: con la sensación. Lo que no puede aparecer enel espacio y enel tiempoesparanosotros un objeto imposible.«Lo que conviene con las condiciones formales de la experiencia(segúnla intuición y el concepto) esposible. Consiguientemente. La metafísica racional..

sino que puede reconocerseúnicamentela existencia del estado [Zuxímzd] de un objeto en interrelación con otro. entendió la necesidadexclusivamentecomo aquello que no podía no ser. No podremos reconocer nunca la existencia de un objeto en su necesidad. en cambio. también la determinación de lo necesario quedó en el ámbito del pensamiento. y ello además en tanto que dado. 2 El original alemándice: Dar Nuíweudige ir! da: al: unxeíend Undmkbare. V.La metafísicaracional. sin embargo. Lo que puede añadirsecon el pensamiento según el entendimiento a lo posible es sólo lo imposible.Pero. 3. Con ello. pero no lo efectivo. existir [existieren].«Aquello cuya interdependencia con lo efectivo es determinada según condiciones de la experiencia es necesarz/o (existe nerexarzhmezzíe)» Kant concibe la necesidad como determinabilidad de aquello que ja la interdependencia con lo efectivo a partir de la concordancia con la unidad de una experiencia en general. recoge la efectividad del objeto.literalmente: «necesario eslo impensable comono-siendo». se ha identicado equivocadamente la realidad con la efectividad. puede decidirse algo acercade la necesidad. es sólo una condiciónparala daciónde algo efectivo aunque no aún la efectividad de lo efectivo..así. lo necesario es aquello que es impensable que no sea. La [GA 242] realidad. delT. por ello.lo que debemos pensarno necesita. Sólo en tanto que el representar se mantenga en aquello que enuncia el tercer grupo de principios sobre la estancia [StdnaZg/eeít del objeto. es decir. Pero. Lo que signique efectividad sólo puede consumarsey recogerseen la relación del representarcon la confrontación [Begggnung de algo real en la sensación. no se ha resuelto nada aún sobre la efectividad misma. al haber determinado la existencia [Daseín]*como complemento de lo posible y a éste como lo meramente pensable. (185/186) Nos encontramos aquí en el punto del que parte la malinterpretación del concepto de realidad.Heidegger de la posibilidad en el sentido de la pensabilidad: emktentia como complementa: posribí/ítatís. Porque sólo lo real.) 290 .

necesidad. de las accionesdel sujeto. Esto quieredecirqueno componen la cosalidad[Sacb/Jeít del objeto.Ponen el objeto en cada caso en una relación con las (186/187) condiciones de su contraestar [Gagen-rteben. efectividad. efectividad. observamos que Kant. en la medidaen que determina los modosdel ser. Las modalidades 291 . en su posible relación con el sujeto y con los modos de su representarintuitivo-pensativo [armbauend-denkerza. necesidad [GA243] son comprendidas desde la relaciónde nuestra facultadcognoscitiva como un intuir determinado segúnel pensamiento [denkmágj. La modalidades posibilidad.igualmente limita el seral serde los objetosde la experiencia. «loquese halla en interdependencia con». aquellascondiciones del dejar-contrastar [Gqgerteben/arxen.a su vez. y sin embargo.Lapreguntaparla com y) EL SER COMO SER DE LOS OBJETOS DE LA EXPERIENCIA. del tener experiencia[Egfabreny.pero no objetivamente. del obyecto. sino sólosubjetivamente sintéticos. sino que ponen la esencia completa del objeto determinada por los tres primeros principios y. que Viene a signicar una determinación de la esencia de las modalidades. con ello. Las explicaciones meramente lógicas de la posibilidad. Éstasson.¿Desdedónde entonces?De manera llamativa. LAS MODALIDADES EN RELACIÓN CON LA FACULTAD COGNOSCITÏVA A partir de estaexplicación del contenidode los postulados. como las desarrolló la metafísica racional son refutadas. posibilidad. en los postulados serepite la fórmula: «loqueconviene con».También los postulados son principios sintéticos. esto. efectividad. dicho brevemente: el serno sedetermina ya desde el mero pensamiento.con las condiciones de la posibilidadde los objetosque yacenen aquella facultad. son una síntesis. necesidad.no añaden nada cosal a la cosalidad del objeto.

además. B 286). Lo dicho en esosprincipios presupone las modalidades. el cuarto grupo de los principios sintéticos del entendimiento puro está según surangoantepuesto a los demás.La demostraciónconsisteen mostrar que los principios del entendimiento puro son sólo posiblesmediante aquello que ellos mismos posibilitan.al igual que las demostracionesde los demásprincipios. con el espacioy el tiempo.¿Cómosedemuestran estas proposiciones? En la medidaen que se muestraque estasproposicionesmismasson sólo posiblesen razón de la unidad y la unicación de los conceptospuros del entendimiento con la forma de la intuición. Por ello.un círculo necesario. son asimismo los tres modos del ser coordinados con los tres primeros grupos de principios. Así. Y. La unidad de pensamientoe intuición es ella misma la esenciade la experiencia.Los principios son demostradosen un recursoa aquellocuyo despliegue ellos mismos posibilitan. demodoinverso. 292 .Heidegger añadenal concepto del objeto la relación de éstecon nuestracapacidad cognoscitiva (A 234. 8) CIRCULARIDAD DE LAS DEMOSTRACIONES EXPLICACIONES Y DE LAS A partir de aquíesobvio quetambiénlasexplicaciones delos postulados. porque estas [GA 244] proposiciones no hacenVerotra cosaque estamismacircularidad: en esta circularidad consiste la esencia dela experiencia. ¿Por qué persiste este movimiento circular y qué nos dice? Los principios deben ser corroborados como aquellas proposicionesque fundamentanla posibilidad de la experienciade los objetos. lasmodalidades se determinan sólo en relación con lo establecido en los anteriores principios. se mueven en círculo. mediante la esenciade la experiencia.Esto es un círculo evidente y.

delT) 293 . Z5 En el textoaparece: ix!hem var/Jandene: DingV. esto signica que tenemos objetos que estan-enfrente en tanto que sí mismos.En la concepción de Kant. Esto abierto no es más que el entre [dasZwisc/ae] entre nosotros y la cosa. La experiencia es. Tener que ser en medio de un enfrente abierto del ente.La pregunta por la rom Al nal de la obra (A 737. si bien nosotros somos res P onsables de ue suceda el dear-confrontar. Dicho de otro modo: el fundamento que ponen. un acontecer circular.la esencia de la experiencia. aunque no seamos nosotros quienes creamos tal ente. esto es lo que siemprecausaextrañeza. a la quevolvamosy sobrela cual simplemente nos situemos. mediante el cual se abre aquello que permenece dentro del círculo. B 765) dice Kant sobre el principio del entendimeintopuro que «tienela particularidadde hacer posible por vez primera su fundamento de demostración. "Cómo es eso osible? Sólo de tal manera q ue las condiciones de la c [GA245] posibilidad del tenerexperiencia [Ez/Jren (espacio y tiempo como intuiciones puras y las categoríascomo conceptos del entendimiento puro) seanigualmente condiciones del contrastar de los objetos de la experiencia. en sí misma. es decir. h) EL PRINCIPIO SUPREMO DE TODOS LOS JUICIOS SINTÉTICOS. EL ENTRE Con lo l ue Kant se encuentra e intenta a rehender siem re de nuevo como un acontecimiento fundamentales lo siguiente: nosotros hombres podemos conocer el ente que nosotros mismos no somos. la experiencia. no es una cosapresente. y siempredebe ser presupuesto en ésta [enla experienrial» Los principios son aquellasproposicionesque fundamentansu fundamento de demostracióny trasladanesta (137/133) fundamentación a su fundamento de demostración.

la Chi/imdela ragánpura aparece ya desdesu mismo comienzo. lo decisivo aquí esno atendera estosaspectos. o bien según lo que se ha explicado sobre el modo de su experiencia. detrás de nosotros. fundamental y exclusivamenteel supremo principio. sino que alcanzamás allá de la cosacomo precepto [Varggn y..bajo 294 . entre el hombre y la cosa. desdela primera sentencia. Así. nos orientamos según lo que se dice del objeto mismo.que este entre es sólo mientras nos movamos en él. 3. sabery reconocer lo siguiente: 1.que este entre no se estira como una cuerda de la cosa al hombre. (188/189) Si leemos entoncescon estaactitud una luz diferente.Ahora sehaceevidente lo que signica la circularidad en la demostración de los principios nada distinto de lo siguiente: los principiosexpresan siempre. Pre-cepto es retroproyección [Ránkmuy]. La principal dicultad de la comprensión de esta parte fundamental de la Críticadela ragánpura y de la obra al completo está en que nos acercamos a ella procedentes del modo de pensamiento cotidiano o cientíco y la leemos con estaactitud.Sin embargo. sino. ni siquieraa los dos conjuntamente.Heidegger Lo que así se expresa lo plantea Kant como el supremo principio de todos los juicios sintéticos. que sólo en su copertenencia nombran explícitamente todo aquello que es propio del contenido total de la esenciade la experiencia y de la esenciade un objeto. asimismo.. más bien. pero lo hace de tal modo. que siempre debemos movernos en el entre. 2.

295 . ahora vemos más claramente en q ué medida lo es.La pregunta:¿quées una cosa. preguntapor el hombre. El re g untar kantïano P or la cosa pregunta por la intuición y el pensamiento. por la experiencia y sus principios.es decir.14 pregunta por la mm CONCLUSIÓN Hemosintentado adentrarnos enla doctrinadelos principios porque en este centro de la Crítica de la razónpura es planteada y [GA 246] respondida nuevamente la preguntapor la cosa. es la pregunta: ¿quién es el hombre? Eso no signica que las cosas se conviertan en productos humanos.Antes dijimos que la pregunta por la cosa es una pregunta histórica. que alcanzamás allá de las cosasy detrás de los hombres. En la pregunta por la cosade Kant se abre una dimensión que yaceentre la cosay el hombre. sino al contrario: al hombrehayqueconcebirlo comoaquelquesiempre pasa por encima de las cosas l ero de tal modo ue este asar or encima es sólo osible en tanto ue las cosan se confrontan Y son así ellas mismas en tanto que nos retrotraen detrás de nosotros mismos y de nuestra supercie.

.

GA 98SS.Lo esencial del íntuítm-mí. Certeza Saber .yo ienxa.se descubre que pensaresya pienso.] lmpresupueslox de[a/omfía deDescartes.eto de [GA248] . 4.comolibrepoderconarsea sí mismo.La pregunta por la mm ANEXO SUPLEMENTO A LASPAGINAS 98SS. queel particularesel ente y precisamenterexngir/are.] Lo matemáticoseelevaa esencia determinante y fundamento de todo saber. precisamentepor eso.del pretendido «comienzo» de la losofía moderna: [GA247] 1. debeinstaurarse enaxiomas y principiosque sean tomadosexclusivamente de la esencia de la proposicióny de la posición. Tal saber debe tener como meta la totalidad de los entes en la proyección y. SUPLEMENTO A LASPÁGINAS 102 SS. el pensamiento se piensa. 3.En tanto que el poner sepone a sí mismo explícitamente. no en el universal.Relación-sujero-predicado.Em cnaatum e igualmente nando [merma] en sí (Nominalismo). el < Y o» se hace atente como el su&#39. Presupuesta la transformación del nominalismo.. y además del tardío. el ser del ejemplar.rm0 percibir y constatar-y correspondientementededuttía. esto es. es decir a Yo soY.. [seGA 102 SS. 1. el anterior (siglosX y XI) no es para nada decisivo metafísicamenteen referencia al haga/are.La esencia de la proposiciónsimpleesla relaciónde sujeto y predicado.a eso se añade que cadayo es él mismo un ego siendo propiamente en tantoquetal.. no debe reconocer nada comodadopreviamente. 2. L0 matemático la ley.. [sc.

sin embargo. i 2.Heidegger esta proposición destacada. Ser-cierto [Gewxeín] de la copertenecia: de ego mgítoy 11m2. sino del yo de sí mismo.. El principio de la certeza: la Adesmedieval contenido doctrinal. 3. dístintta el rechazo y el aislamiento de lo no perteneciente y el 298 .Aparte de la proposicióndel yo de la posicióndel yoyace en la proposición como tal el que lo puesto (predicado) no se contrapone al sujeto. no obstante.. clara et distinmz perceptio. el yo deviene sujeto destacado de la proposición y así se convierte en el primery auténtico sujeto. no como indicación de un silogismo. Principio de la certeza saber del saber. En la esenciade la proposición yaceel principiode razón[Saizvom Gmm. en la esenciade la proposición está puesta la ley de evitar la contradicción (principiode contradicción).En tanto que el poner pone deerre modo lo puesto.] Descarta. la de. Clara tener inmediato de la natura reí (toncqbtux). deductío como despliegue matemático del íntuítm. este saber como aseguramiento del haber no inmediatamente del ente. reformista ducía. (Proposición y sujeto). el poner desí mismo para sí mismo exige en cada caso un fundamento [Grand]. el «ergo». GA 103 55. El igualmente [Dax Zug/eic/J] no ser sin el otro.(Proposición y relación de predicado y sujeto). lo Copertenencia como penmbi/Ídad [Gedac/Jtbeít] matemático. (Sujeto y predicado).[sc. SUPLEMENTO A LASPÁGINAS 103 SS. Se intercambian los signicados de Jubíertum y abiettum. para la Copertenencia de ¡agitay sum. sí. que se funda en lo subyacente. que en la dicciónseevitala contradicción.de la proposición del yo [labrada].

según una expresiónde Kant. 4963). Kant comprendió el entendimiento de un modo diferente a cualquierotro pensadorantesque él. lo crítico es aquello que destaca. Kant dice que allí donde domina estaqua/ita:acta/ta de la losofía se da una impostura. El mero rechazo deviene o bien una caída en lo denominado irracional. [sc. en ella penden los hechos su carácter de hechos [Tatrárb/ítb/eeí por consiguienteindeterminado. Según lo anterior. y esto quiere decir la arquitectónica. éstaes una «losofía corrompida» el sano entendimiento común es la mancha desbanmra de la losofía (Reex. intel/ectus. sino la copertenencia como tal.La pregunta por la rara aseguramiento de lo perteneciente. Kant no supera el intelectualismo mediante un mero rechazo o un distanciamiento. que pone de relieve la esencia y la hace comprensible. SUPLEMENTO A LASPÁGINAS 163 SS.] Nos situamos en una breve consideración sobre la doctrina kantiana del juicio y del entendimiento.Mediante la determinación crítica de Kant del juicio y del pensamiento en general.Y por ello la verdaderalógica. (f. i} 299 . o bien un llamamiento al entendimiento en tanto que sano entendimiento común. Nr. sino que habla sólo en nuestracontra.también ve lo que sucedecon el recurso al sano entendimiento común. El hechode que no nos hayamos apropiado de modo efectivo aún hoy de esta superación. El verdadera entendimiento no Jeentiende en absoluta por Jz MÍIMO. sino mediante una originaria determinación de la esenciadel pensamiento. ejemplo de la cera pertenece a la natura como re. extensa y lo que no.4861). es sólo para maestros(Reex. Por eso. lo que [GA249] Ni ¿gocogítacomo hecho. ni sum como hecho. se supera metafísicamente por vez primera de manerafundamentadala pretensión del entendimiento desarraigado. GA 163 55. no dice nada en contra de un aparenteracionalismode Kant.

Heidegger [GA 250] El nuevo concepto del pensamiento se despliega en la elaboración de la diferencia de los juicios como analíticosy sintéticos. [sc. según el tipo de fundamento de determinación para la verdad de la relación sujetopredicado. Los juicios se diferencian según el tipo de su relación con el obyecto [Objekí y eso quiere decir. Desde aquí ha de comprendersela perspectivade la distinción. Esteúltimo setratadesde unadobleperspectiva.después. La consideraciónprevia en tanto que preparación: en primer lugar. GA 197 58. esto es. como principio supremo de todos los juicios analíticos. en especialen relación con el primer apartado: libertad de contradicción y principio de contradicción. en lo que sigue. en segundolugar. igualmente.La libertad de contradicción mienta por un lado la unicabilidad [Verezhbarkeí de la relación sujetopredicadoen tanto que tal. Sólo se atisbay se fundamenta esta diferencia cuando el pensamiento es concebido en su referencia al objeto y no como mero calcular con conceptos. Para la preparación de la demostración del primer principio se expuso en qué 300 . pero también signica una determinadacopertenenciade sujeto y predicadoen el juicio analítico.para la sección prirmpa/ al completo. sino como acción esencialde la determinación del objeto. como estando al servicio de la verdad. una aún más originaria concepción de la esencia del entendimiento a partir del nuevo planteamiento. ejemplos) La diferenciación de lo apriari y lo aposteriori y su signicado para la diferenciación del juicio. como una condición negativa paratodos los juicios en generaly.] Retapzïu/adán En la sesión anterior se trataron dos asuntos. Desde aquí: la rmu/adán para la pregunta fundamental dela Crím dela razón pura. Por un lado. SUPLEMENTO A LASPÁGINAS 197SS.

ob-jeto [Ccgm-Jtana. De nuevo. Lo deantemano. El 60111721.Preguracíán [Vorbí/dung] e imaginación [Ein-bí/dungpsíquica. concqhloy. Todas las apariciones en tanto que intuiciones son magnitudes extensivas. ¿Porqué? Porque esla mismaunidaddelconjuntarlaque posibilita lo confrontado comota]. cantidades.lo intuido. La demostración fue recorrida o. estánencargadas precisamentede su determinación.La pregunta por la cam medida lasintuiciones pueden sermagnitudes. Espacio emplazante [eínráklmena&#39. aúnam. 301 . El pensamiento. éste está ennosotros ala Vista deantemano. ertáenesta. lo íntuído.|*. lo queeslo mismoque la constataciónde en qué medida el espacioy el tiempo son intuiciones puras como quanta. Erte concepto ex¿p/ítab/e al raním. Objeto en la experiencia. es decir.los conceptospuros del entendimiento determinan las apariciones en tanto que tales. sin embargo.introducir en el segundocomplejo. envistadeun representar qua intuir con el espaciouna totalidad úím y unitaria. y 1oque ello signica.Es preciso demostrar estos principios. y lo quehace alconcepto. mejor. Estasunidades surgen puramente delentendimiento. En la separaciónen relación con Newton y Leibniz.representar [V0f-JͬÍͬI1]* originario deunidades comoreglas delconjuntar [Verbinden]*. conjuntarlo dadointuitivamente. mostrar quey enquémedida-el concepto puro del entendimiento puedeser una determinación apriori del objeto. encontrada. para la experiencia: intuición y [GA 251] concepto. ¿Cómo es posible eso?¿Cómo pueden los conceptos puros del entendimiento ser determinaciones de lo confrontado? ¿Cómo pueden hacer estar [Ste/Jen]* como lo en contra [Gcgen aquello de 1o que no estántomados en absoluto? Los principios como proposiciones de esta regulación del conjuntat expresanque y cómo. noson generadas apartir delobjeto]. lasíntuíriorzes.

sin embargo.estrucruracionessintéticasy realcesen el espacio.esto es. 302 . magnitud [GA 252] en general.Espacio esquaníum. recorremos. Las apariciones.son siempre guras del espaciodeterminadas. todas las aparicionesson. aquello que hace posible antetodo algo contrartante [Gegenstehendes es la unidad de una multiplicidad intuitivaengeneral quaunidad el concepto dealgoseparado. noer otroqueaquellasíntesisgraciasa la cual las apariciones pueden aparecer como guras determinadas del espacio. Cuando vemos por completo y consumamos. K Premísa menor: ahora bien. Antes. cantidad. Ií embargo. además. el próximo principio y su demostración. La demostración es circular. en tanto que intuiciones. sin embargo. Cant/amén: este concepto puro del entendimiento. Aníiapacianes delapercepdán.extensivas(espacio).Heidegger Rem/ver la premisamajor: las apariciones se muestran en el espacio.llegamosa saberauténticamente en torno a qué «gira»todo. rantídazí. de un quaníum. Es la misma condición la que permite confrontarse a lo confrontado y la que hace estar a algo en contra. es decir. Esto es. cantidadesy ello.estecírculo.

el texto fue comparado nuevamente con el manuscrito y se cortigieron algunos errores. Heidegger rerió también en esa lección «algo sobre lo artesanal. Trabajos previos. Sobre la doctrina de Zorpriuapías trarmendenta/e. En el caso de este texto. adicionesXX Ediciones de las lecciones Pólitz-Schmidt de Kant XXI [GA254] B. deKant. comentando del siguiente modo lasediciones utilizadas por él: Escritoscompletos de Kant (WW).XIX D. Legado manuscrito XIII .. A la hora de incluirlo en la edición cle la obra completa de Martin Heidegger.Laprqgunta por la mm EPÍLOGODE LA EDITORA I [GA 2531 El presente escrito de Martin Heidegger consiste en una lección del semestre de invierno 1935/36 en la Universidad de Friburgo con el título: «Laspreguntasfundamentalesde la metafísica». Se publican también cinco suplementos en forma de notas con la inclusión en las correspondientespáginas. Escritos I IX B.. ya que pueden ofrecer una mayor claridad en relación con el curso de pensamientoen su formulación.>>. el editortieneantesí un documento tan bienestructurado quesólole queda por unicar la enumeración de los pasos en la exposición del pensamientoen vista de los parágrafosy de las demássecciones. el propio Heidegger publicó estasconsideracionescon el título Lapregunta porlacom.como anexo.en la editorialMax Niemeyer deTübingen. Cartas X XII C. Lecciones sobre la Metafísica 303 . En 1962. Los paréntesis que aparecen en el texto son del mismo Heidegger. editados por la Academia Prusiana de las Ciencias en Berlín A.

le agradezcosu cuidadosacolaboración en la corrección del texto y la concienzudacontrastación de las citas. cami.A. 1908. p/Jíl. 2a ed.. Kant al. Max Wundt. al igual que la de la Biblioteca Alemana. Las caracterizaciones contemporáneas de Borowski. Ein Beítrag zur Gesrbítbte der deutscben Pbí/osopbíe im 78. 1924. Erdmann K. Petra jaqger 304 . Ediciones de B. Schmidt.ja/Jr/Junde. L0 escrito sobreKant esinabarcabley. heterogéneo. II Agradezco de una manera especialmentecordial el consejo y la ayuda recibidos por el Dr. Metap/yxíker. el Prof. Sólo dos obras que se complementan mutuamente: Aloys Riehl.Heidegger Las principales lecciones losócas de Kant a partir de los cuadernos recientemente encontrados del conde Heinrich zu Dohna Wundlacken V. Hoffman. Una nueva edición conjunta de A. Hermann Heidegger. sin la paginación de las edicionesoriginales. jachmann y Wasianski aparecieron las tres en el año de la muerte de Kant en Kórúgsberg en 1804. undseíne Bedeutungir die positiveÏVÍJJEIC/Jvol. A HansHelmuth Gander. Hartmut Tietjen. Kowalewsky Críticadela razárzpura. Halle 1902. Vorlánder R. Ftiedrich-Whilhelm von Herrmann y el Dr. Mülle (¡«depurada esdlísticamenteM). Derp/Ji/asop/JíJc/Je Kritizzlvmu. Dr. Meiner Reclam Advertir ante la edición de G. I.correspondientemente.

tie. El origen de la palabraque literalmentepodría entenderse como«poner por separado»seretrotrae a un usojurídico (algo similar a separaciónde bienes). signica tanto como «distinto». la «asistencia». siguiendo los usos de Heidegger ¿ic/J mit.LA pregunta por la mm GLOSARIO Andersartzgkeít«Heterogeneidad». como Verbo. «asistente». El verbo alemán anwexe remite en su formación al verbolatino adesse. Anu/esenbeiz- «Asistir».signican en su uso actual «explicar». 305 . En alemán andersmïzg..y Auxeianderxetrïung. «diferente» y literalmente: «de otro tipo o especie». Areínanderseízung mitm. Anweserzbeít reere la presencia. ad-sístere: adrian. asrírtens. entendidoaquíetimológicamente como el carácter de serde otro géneroo especie. Anwesen. como sustantivo.sehayaelegido «careo» y «carear» para traducirlo. Aureínanderxetzuugn «Careo».e.auseíanderxetzen. axsístere. y de ahí procede su uso posterior como aclaración o explicación.etc.. de tal manera que. consiguientemente se utilizó también para referir en general la aclaración de cuestiones legales. i. la concurrencia.. «explicación» o «exposición». «enfrentarse.y no en su uso habitual segúnel DRAE (22 ed. «asistencia»(Int. La expresión alemana fit/J mítjemandem auseínanr/erxetzen. se vincula inmediatamente con el origen jurídico de la palabra.encararseo carearse con alguien». 2001) como «mezclade partes de diversanaturalezaen un todo». Aureínanderyetzen.anu/esend.la especicidad frentea otro tipo de cosas. en el sentido de poner en confrontación las diferentes versiones o pretensiones (Recbtsanmrtïcbe) de cada una de las partes en litigio y adjudicarles su correspondiente derecho..adexxe).

«recuerdo») por «meditación». en una interpretación de Kant que sehaceeco de los usosterminológicos asumidospor estelósofo.. Heidegger hace patente la conguración morfológica de estapalabra. «cavilación». v. Dasei. Be-dingfe. (7)-. el verbo be-díngen signicaría tanto como «cosicar».«sentido».En algunos momentos gï. Da-JeíIL- E1término Daxeín representaun grave problema para toda traducción de Heidegger. Bedíngug: «condición»). y algo a tener en cuenta.En el presentecontexto. la «declaración».el «enunciado». Bedíugen. 2&#39. algo a tener en cuenta igualmente en relación con dayBe-díugíe y Bedíngung.la referencia a Sinn. Bqgegnen signica tanto encontrarse con alguien o algo..y Ausxage en sentido restringido.se deriva (be-gegen-en) de la preposición ¿{gen (vid íru). como resistir u oponerse. (28). la oración o la frase. donde el prejo señalael carácter transitivo del verbo y la raíz remite a Díng. Bqgqge. Be-dígungs Bedingen se traduce por «condicionar»(da: Bedingte: «lo condicionado». be-dígen. en la traducción se pierde. e. separandocon un guión el prejo be-de la raiz dirigen. el propio autor distingue entre Auxsage en sentido amplio.«Enunciado»-aunque también signica «declaración»en el ejemplo de una «declaración» (Aussage) ante un tribunal que Heidegger reere en el texto cf GA 35.Heidegger Azuaga. «cosa» (mi íifra). 2&#39.En estepasaje. Así. «lo confrontado». Tradicionalmente se vierte al castellano Besimzung («consideraciór»). sin embargo. GA 8. e. g. l 306 . Bedingung. Bedíngfe. Beiímzung: «Meditación». dai Bqgcgnende: «Confrontar».

al hablar de la «existencia de Dios» (DareínGotíer) o como sinónimo de Wirk/ít/Jkeít (vid. i. siguiendo la más inmediata literalidad del alemán y unatradiciónlargamente aanzada en las traducciones al castellano de las obras del lósofo. (Aunque.(Vid. así como la multiplicidad de sus usos. no pareceexigido improvisar nuevas variantes o suspender la tarea misma de la traducción en ese punto. tal vez habría que tener en cuenta en este punto. sugiere¿tre-le-Íá. que aparece fundamentalmente en la discusión del espacio. sitio o lugar»). - Eírmïumetz: «Emplazar». (Vid.Laprcguntaparla 601d e. El Verbo eínráktmen signica tanto «poner en un lugar» como «conceder o admitir algo». sino. El mismo Heidegger reere en el texto la etimología de Díng (thing). el carácter de cosa o lo que es propio del ser de la cosa. que Heidegger. Cuando es el propio Heidegger quien destacaterminológicamente la palabra como Da-Jeírz. se haya utilizado «emplazar» (como poner «en»«plaza». recoger el uso primero del término alemán: «existencia». Saab/Jeff.e. en los conocidos Zal/íkaner Semínare. Ea/Jrungx .e.ira). Bedíngen. Eínrpïamung.) Bing/Isn&#39. corrigiendo la versión francesade Daxein como Etre-lá.«Coseidad».t. Egfabren..«Cosa». se ha traducido por «ser-ahí». más bien.el sentido de la palabra. como indica el sujo Jyeizï Con el neologismo «coseidad» para Díngbeít seguimosla opción de previas traducciones de Heidegger al castellano.e. de ahí que para traducir este término. i. i. Eïínráítmung: «emplaaamiento». Sac/Je.en un determinado «espacio.) Eínrzïamen.g. «ser-el-ahí») Bing.

Q7). se ha traducido comúnmente Ersc/Jeímmg por «fenómeno» (recurriendo a la equivalenciade los pares Erxr/yeímmg/ Dinganmb. P/Jaenomenon/ Noumenzm.«aparición».Seín una Zeit.sin embargo. representa igualmente una imprecisión (aunque menos peligrosa quizás). sino que propiamente sehace (ir/J babe dieEzbmnggemacbz).) Gqgen. Con ello. KrV. wa: da enc/Jeínt. dar.por su parte. con la intención de resguardar la palabra de un uso excesivamentecienticista (con la connotación del experimenro). En las ediciones de textos de Kant en nuestro idioma. «experiencia». ErJc/Jeínung: «Aparición». el objeto tal cual se nos aparece. Erxcbeíntmg o/me ¿liz/as wire.teniendo en cuentael presentecontexto y que paraHeidegger el «fenómeno» (P/yáhomen) dista mucho de poder ser asimilado a la Errcbeímmg kantiana (vid. así.en contraposición a la «cosaen sí»desconocidapara nosotros. Erxc/yeínung signica literalmente «aparición» (erscbeínen: «aparecer»).uno de esosusos en la Crííícade la razónpara cuando Kant argumenta que si la cosa en sí no fuera siquiera pensable. se ha preferido traducir erz/Jren siempreque ha sido posiblepor «tenerexperiencia» algo que.Heidegger «Tener experiencia». El verbo egz/Jren se traduce usualmente por «experimentar». además. ag. Cagees fundamentalmente una preposición que signica 308 .«resultaríala proposición absurda de que se daría una aparición sin algo que aparecieraen ella». Sin embargo. queemplea el propio Kant).recobra su sentido la contraposición de aparición (ErJr/Jeínzmg) y apariencia (Sc/Jem) y se recogen más dedignamente algunos de los usos lingüísticos que ya señalanen el propio Kant un manejo casi preterminológico de la palabra y de los que Heidegger igualmente se sirve en susexplicaciones. (Vid.pues en alemánla experienciano se tiene. seha preferido mantener su traducción en la más inmediata literalidad y emplear. B XXVI s. GzzgenbGggen/Jeíz«Contra».

(Vid.¿amdreere lo que el castellano «estancia» en palabrascomo «sub-standar» o «sistencia» en «sub-xzlrtentím) (L. Stand 309 . a falta de mejor opción. 9¬ u. el griego úvïmeípsvoq:«opuesto». Gggemtanzí. (ggnerixc/J. Leipzig 185455.Gegen.lo «situado enfrente». Bqgqgnen. Las raíces de Gqgenstand se remiten a la traducción latina como abiettum. zu enggcgen ste/Jem..La articulación morfológica del contenido semántico del castellano «objeto». etc. «oponerse». Además. v. lo que se mantieneo estádesdesí mismo en contra o enfrente (vid. «en oposición». etc. Dt. y sólo en el siglo XVII aparece Gegemíand (¿f H. <<resistir»). que setraduce como «contrariedad» (y que hay que entender como el carácter de ser eso en contra. lo situado en frente o en contra. «en frente». Esta articulación y su sentido reeren. Tübingen 1935).lo «antepuesto». su raíz Standes el participio del verbo rte/Jem «estar» (gï Zuxtanal: «estado»). 4 ed. En el alemán del siglo XIV se utilizó Vanwqf como «calco lingüístico» de obiectum. opuesto. Paul. De hecho. «contrario».por el otro. Wáïterbucb. como la de Gqgemtand y Vor-wugf coincide con el latín ob-iectum y el griego npó-BAnua. a su vez.«en contra». vol.) Gggemtana.). 5. sin abandonaresacarga semántica. por un lado.. g. es relevantesubrayarquegegen. Además. originariamente Gegemtand se utilizó igualmente como sinónimo de Widerstand. col. en el sentido del Gegemtand alemán sería lo «contra-sistente». El objeto. Wórterbuc/J.. Wider-ytand: «re-sístenria»).) y el sustantivo Gqgmbeit.«enfrente».Gqgemtana se compone. Geagensteben. Dt. etc.LA pregunta por kz¿ara tanto como «contra». a partir de estapreposición Heidegger introduce el adjetivo gqgenbz. despuéstambién Gegenu/ug. W Grimm. Gqgenstáïzd/ír/Jkeít«Objeto». que. del griego npóBAnua(y de ahí tanto «objeto» como «objeción»). «resistencia». de la proposición gqgm como prejo: «contra». se traduce por «contrario» (en el sentido de lo opuesto. gqgenJtánd/ícb. lo «lanzado delante». «adversario» (cf ÓVTÍKEluGl: «estar situado enfrente».sirve de prejo en compuestos como Gegemíand. 2263 y ss.).

Para mantener la diferenciación. el Gmndmtg. GA 207. En algunas ocasiones. cuandoHeidegger contrapone Grundmtz a Prinzzp. - «Principio». segúnel cual el «principio (o proposición fundamental)». «asentar»«proposición».Gcgenrtzïn/ítb: «objetual». Grundmtrg.seha vertido Gmndratzcomo «proposición fundamental» -zf GA 191. el giro. en el glosario.En algún momento se traduce por «razón»-aunque sólo en relación con el «principio de razón» (Saiz vam Grand) por seguir una terminología tradicional y para los-giros my Grund. ug.Gqgemtáhd/ír/Jkeíz: «objetualidad».(159)Heidegger habladel Grand-Sata. Gegen: «contra»y Ste/yen: «estar». íra) y Gqgemtand como «objeto».- «Fundamento»..g.esaquello que «pone»(ser?)el «fundamento»(Grand). Gram! signica principalmente «fundamento» y Saiz-que se remite al verbo setzen. entre Objekty Gqgemtand se traduce Olyektcomo «obyecto»(vid. d). Gqgenrfe/yen.o simplemente utiliza ambos vocablos en una misma frase. 5 24. que aparecereiteradamentea lo largo del texto. Gegenrte/Jendes.) Grand. explícita en el texto..réplicaexacta del alemán Gqgensteben.Heidegger y Ste/yen en el glosario)..También se traduce por «fondo» aunque sólo en el contexto de la anécdotade Tales. .del latín ranírartare (contra-estare) signica «resistir».De ahí.que en algunas ocasiones se han traducido siguiendo una motivación puramente estilística como «en razón dem». «poner»y Jitzen «sentar». Gqgenrte/Jen/arreím«contrastar». (150).En algúnmomento-e.«mantenerserme frente a algoo alguien» (María Moliner) y es. «contrastante».con ello. De ahí que las explicaciones de Heidegger del objeto (Gtgenstaa) se presenten en algunasocasionescomo una explicitación de esa composición morfológica y su signicación (ef. «dejar-contrastar». (Vid.también. «Contrastar».

se ha preferido «estoidad». «deicticidad». paraevitarversiones excesivamente terminológicas (del tipo «ecceidad». «decir- desde arriba-hacia-abajo».). por tanto. Heidegger llevaría a cabo aquí la misma operación con el alemánqueya realizaraDuns Scotointroduciendo en el latín el término bzzemítax. eagJéu/eí/¿jema/J. atestiguar. unade las acepciones de «deponer»es «armar. el sujo JJeiz. con lo que quizás así se pudiera hacer justicia a las explicacionesde Heidegger.Heidegger añade. el «carácterpolisémico» de algunaspalabras. etc. como es habitual para señalarel carácter de algo.de poseer una multitud o variedadde signicados. Mebrdeulzg. ete). (47 s. jedierbeítes un neologisrno de Heidegger. a la hora de traducir algunos textos de Husserl se hautilizado «ecceidad» paraDíerbeít. señala habitualmente un carácter distributivo y podría traducirse por «en cada caso»o «en cadamomento» (gï.Inpregutapar 1amm haciendo explícita con el guión la composición del «principio» como «proposición fundamental». de hecho. Prínzzb) Hemnterxagem- «Deponer». jedíesbezit signicaría en castellano:«el carácterde ser en cadacaso esto concreto». diet es un pronombre demostrativo neutro y.A esta composiciónje-díer. poner algo desde arriba enunciativamentesobre la cosa. zle.aseverar». gf GA 62 s. Así. 311 . Por otro lado. con función deíctica:«esto». Aquí setoman como referente «unívoco»y «univocidad»(eíndeutzg). je.(Ï/ía. jediex/Jeíú«Estoidad». de modo parecido a víe/deutzg y Vie/deutzgg/ezíz. sinembargo. M ebrdeutzgéeízï«Plurívoco».donde bermztersagen seríatraducción literal de Karácpuolq. así como paráfrasis explicativas y largos sintagmasallí donde en el original aparecesólo un término. Según el DRAE.).«plurivocidad» reeren. siguiendo la aclaración de Heidegger de 1aKaïúcpaotv.

«Realidad». y «real»para el adjetivo alemán real (Vid.etc. como «principio». primas). un «asunto» en general. El carácter claramente diferenciado de Objkzkl frente a Gqgenrtand (vid. Sac/ae signica«cosa». «asunto». saab/Jaft. una mera redundancia pues Prínzzp. (laz: taum).Heidegger Objekz.la cosacomo dadaa los sentidos y. signica ya «primero» Qíncepy. «obyecto» recoge aún en castellano el abierta!latino. se traduce con la única intención de resaltar esa diferencia terminológica Grundsatg por «proposición fundamental» (vid. de lo que en generalsetrata.). como Heidegger señala. Wir/click. a la cosa concreta como materialmente dada. Por las razonesque ofrece el propio autor en el texto seha guardado en todo momento«realidad» paratraducirRea/irá}.Este caráctermás abstractose hacepatente en susderivados xac/Jbz y Saab/vez). Pnzzp: «Principio». Jupra)exige que a cada término corresponda una palabra.) Sacha. participio pasivo de obíitere: «poner 0 lanzar delante». Sar/Jba/ízgkeíz Saab/nit. Rea/ítzït- «Real». tiene un uso más abstracto o multívoco si cabe que Díng reriendo igualmente. como «cosa». por otro. más aún. Jar/J/Ja/lzg.Sac/Je. El adjetivo saab/Ja]? signica tanto como «relaúvo o 312 . De modo parecido a Díng.cuando Heidegger contrapone Grundsatg a Przínzzp. Real. y pasó sólo posteriormente a referirsea algo concreto (aunque aún guardandola posibilidad de mentar aquello que concierne o atañe.. Sar/ye mentaba originariamente aquello que se discutía o trataba en sentido jurídico. etc. Olyektiu «objetivo». En ocasiones.hacíareferencia a la reunión o la puesta en común para posteriormente apuntar a lo puesto en común y luego. abadía«Obyecto». por un lado. Jupra)y Prima?) por «primer principio».Wírk/ícb/eeít. palabraque. Según el DRAE (22a ed. 2001).

Así.de donde proviene nuestro «estar». Ste/yen signica originariamente tanto como «mantenerse rme».Verbinden y Verbíndung signican «enlazar» y «enlace».La pregunta por la mm correspondiente a la cosa». em. szktere y al griego Ítrrnpl. como el español «estar»se remiten a 5to. «lo ente».. Stand. al igual que mebrdeutzg.étant. Stáhdgkeit: «estancia». Gegemtand.sirio. Víe/deuízgkeít«Multivocidad». se ha preferido utilizar para su traducción al castellanorespectivamente «conjuntar»y «conjunción».«conjunción». Siguiendo la identicación. Saab/Mt es el carácter correspondiente a la cosa en éste último sentido y espor ello identicada por Kant con Rea/irá).«real»en el sentido terminológico que tiene esta palabra para Kant. Saab/mt reere. Ste/yen. y que Heidegger explica en el mismo texto.etc. Verbínden. «unir» y «unión».tie. reere el «carácter .Es más. «permanecerde pie en un sitio». etc. Stándzjgkeít. A falta de mejores recursosse ha utilizado «cosal» para Jar/Jbaft y sarbba/ííg y «cosalidad» para Saab/Jai! y Sacbba/ízggkeíz. Seíende: «Ente». Gqgensteben). algo que es:TÓóv. Verbindugs «Conjuntar». como el latín Jtare. entonces. etc. tanto el alemán rte/yen. pues reeren uno de los dos momentos constitutivos del objeto (Vid. Viene exigida una diferenciación frente a Dingbeít. Ste/yen y sus derivados son de vital importancia en esta interpretación heideggeriana de Kant. ste/yen: «estar».el carácterquiditativo o real de la cosa.stare. Vie/dating.Da: Seíende esun sustantivocreadoa partir del participio activo del verbo «ser»..- Stand: «estado». ste/Jana. rte/Jenni: «estante». que se haceexplícita en algún pasajedel texto. de Verbíndung con corzizmctío.

.un «pre-concepto»..en el sentido de estar efectivamente dado o de tener subsistenciaefectiva. Vorbandenbeít y Varfmndenreín. Vocgf Vor/JabenLa preposición vor aparececomo prejo en numerosos compuestos terminológicos heideggerianoscon un carácter metódico destacado. así como el del verbo vor/Jake. Vonbqgrzsignicaría un «concepto previo». Var/Janden/Jeít. Su sentidobásicoes el de lo anterior. «presencia» y «ser-presente». daa" Vorbandem. vorbanden. Sinembargo. subsistente. algo parecidoa: «tenerla intenciónde.junto con Daseín o Ex-írtmz todos ellos signican ordinariamente «existencia».¡apraDareín).. 314 .» o «tenerprevisto hacer.y se traducecorrientemente por «propósito». pues ese es su sentido primero. Var/Jaben signica «tenerprevio». Vor/Janden. y Existen.. El carácterfundamentalmente terminológicode uor/yanden ha llevadoa los traductores a ensayar todo tipo de variantes y opciones de traducción: lo ante los ojos. Heidegger distingueparadigmáticamente en Ser} tiempo entre Dasein como el entedestacado de la investigación caracterizado por la comprensión del ser. Var/Janden se encuadra en un grupo especialmente problemático de términos de Heideggerpara una traducción. lo aprehendido o asidopreviamente. «presente». como el modo o el carácter de ser de ese ente (vid. Literalmente. «lo presente». que es a lo que Heideggerse reere con graen.(Vid. El adjetivovíe/deutzg signica literalmente: que poseemuchos sentidos. según la distinciónlatinadeexixtenlia y ersetía. Vardeutung «interpretaciónprevia». lo que estáahí. Varbandenreírt- Da: Varbandene. Mebrdeuízgkeíz) Vorbqgn Vardeutung.Heidegger polisémico» -«multívoco» y «multivocidad» se construyen tomando el referentede unívocoy univocidad. respectivamente.«pre-interpretación». ParaVargrexisteunaréplica literalencastellano: «precepto».».utilizadocomo prejo en esos compuestos quizásequivaldría a nuestrosprejos «ante» y «pre-».

haciendo explícita así la carga semántica de cada elemento del compuesto: el prejo var. entonces. de lo que se trata.«representación». Anwexen/Jeíz. que sitúaal traductortal vez ante mayores problemas: Praerenz Gqgenwan. entonces. el cabo. el «representar». habría que traducir por «presencia» o «presente». que aparte de «estaral mando» o «presidir». VarJte/lerz. y en ocasionesotras traducciones apuntan de modo semejantelo «meramentepresente». Frente a barrocas construcciones sobreterminológicas se ha optado por lo «presente». Aquí sepreere no adjetivar por sobreinterpretacióny evitar. hemos preferidoguiarnos por la propia equiparación que realizaHeidegger entre Vor-Jte/len y el latín re-praesentare 17. Lo «presente». Esta elección tampoco representa una novedad en las versiones castellanasde textos de Heidegger. En esta traducción se ha diferenciado I/orbandenbeítde Anwerenbeít. Por otro lado. som-la-main y tantas otras. con ello. aportatadi mana. como quizás también señalael prejo del alemán vorbanden: «estar delante» (jueza-erre). términos que. «delante» y la raíz rte/Im. que como preposición signica tanto como «ante». hacer pasarlas fórmulas explicativaspor terminología.utilizando respectivamente «presencia» y «asistencia» (vid. etc. quizás resueneaquí el praerum latino.y se ha 315 .El Varrte/len. que podría compendiar perfectamente el sintagma«lo dado como meramente presenteo subsistente» y evitar la paráfrasisexplicativa. de igual modo. Heidegger separa en ocasiones con guión ¡zar-rtel/en.que como verbo signica básicamente «poner»."GA 138 (106 s. un «ante-poner» (Ï/or-Jtel/erz). en el contexto de la obra de Heidegger.LA pregunta por la mm Jottomamo. uno se topa igualmente con otro complejoterminológico. esun «poner-delante». los primeros traductores de Izzprtagunta por la caraoptaron por lo «presentefáctico» o lo «objetivamentepresente». Así.donne á partía de main. En vezdetraducir var-rtel/en por «ante-poner»que es.signica tomado formalmente. Ï/orxtel/ung.Jupra). sería sin más una buena opción si no fuera porque..). Vor-xte/leia«Representar».

Wir/e/ícbkeít. dejando señaladoaquí que este «re-presentar» es un «ante-poner». «efectivo». el propio Heidegger reere el uso común de «espacio de tiempo»:«Bajola denominación espaciode tiempo entendemos habitualmente un determinado lapso de tiempo» g GA 16 (13). El uso más preciso de esta expresión por Heidegger se encuentra explicado en el propio texto. Zeitraurzz- «Espacio de tiempo». dadoquetantoen Kant comoenla exposición de Heidegger realy Rea/ita"! tienen un sentido terminológico preciso.Heidegger utilizado «re-presentar» para var-stel/en. wire/id). En ningúncaso sehatraducido por «realidad» o «real». 316 . - k «Efectividad».

NOTA FINAL Le recordamos que este libro ha sido prestado gratuitamente para uso exclusivamente educacional bajo condición de ser destruido una vez leído.c0m Referenciaz4ll7 . o o Para otras publicaciones visite wwwlecturasinegoism0. destrúyalo en fonna inmediata. Si es así.

1976). Desde 2004investiga sabre la interpretación heideggariana deKant en¡aUniversidad deFreiburge im Breisgau (Alemania). Heidelberg y IiaIleíSaaIe (Alemania). . eltexto que ¡es presentamos. 1889 «-Freiburg im Breisgau.La?! ¡2¡i*¿s¿gzi ¡i3z..nie* i¡i la 7I¿:: wsïiïzï Martin Heidegger MartinHeidegger (Messkirch. A la luzdeiesavances en ei estudio de!pensamiento de Heidegger desde entonces. eranecesario afrontar unarevisión y actualización de la traduecién al castellano de esta obra. Lapregunta por¡acosa tiene suorígen enuna lección impartida pore}propio Heidegger enIauniversidad deFreiburg y cuya primera traducción alcasteilanotiene fecha delasegunda mitad delosaños sesenta.Estevolumen presenta e} textode Heidegger de unaformaamena y accesible sin dejarde ladoel rigor académico. esuna de lasfiguras losócas más importantes dels.XX gracias al desarrolïo deuna metafísica tan rica y originalcomoinuyente.asi comoun pensamiento articulado alrededor de la importancia del lenguaje. jose M Gómezdel Valle se formó como lesofo en las universidades de La Laguna (España). Entresusobrasmás importantes destacan Ser y tiempo o Lapregunta porla cosa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful