You are on page 1of 28

Estudios En homEnajE al profEsor

julio mangas manjarr$s
roa mar&a Cid l'pe# " E!ela garc&a fern%nde#
(edi!ora)
Debita verba
UNIVERSIDAD DE OVIEDO
HOMENAJES
J'li! Maga% MaJa$$E%
L 2013. E/4.4980= /0 6, '84@0<=4/,/ /0 !@40/9
L l9= ,?>9<0= C 6,= ,?>9<,=
E/4.4980= /0 6, '84@0<=4/,/ /0 !@40/9
%0<@4.49 /0 "?-64.,.4980= /0 6, '84@0<=4/,/ /0 !@40/9
C,7:?= /0 H?7,84/,/0=. E/414.49 /0 %0<@4.49=.
33011 !@40/9 (a=>?<4,=)
&06. 985 10 95 03 F,B 985 10 95 07
3>>:: AAA.?849@4.0=/:?-64.,.4980=
=0<@4:?-@?849@4.0=
i%B: 978-84-8317-911-6
i%B (96?708 1: 978-84-8317-997-0
DG:9=4>9 l02,6: a% 150-2013
"<047:<0=4J8: E/4.4980= %H=419,%.l.
i7:<470: g<F14.,= a:06. g45J8.
&9/9= 69= /0<0.39= <0=0<@,/9=. D0 .9819<74/,/ .98 69 /4=:?0=>9 08 6, 6024=6,.4J8 @4208>0, :9/<F8
=0< .,=>42,/9= .98 :08,= /0 7?6>, C :<4@,.4J8 /0 64-0<>,/ ;?4080= <0:<9/?D.,8 9 :6,2408, 08 >9/9 9
08 :,<>0, ?8, 9-<, 64>0<,<4,, ,<>H=>4., 9 .408>H14.,, 145,/, 08 .?,6;?40< >4:9 /0 =9:9<>0, =48 6, :<0.0:>4@,
,?>9<4D,.4J8.
"<01,.49....................................................................................................................... 13
OJ?649 M,82,= C 69= 0=>?/49= =9-<0 6, H4=>9<4, a8>42?, 08 E=:,I,. '8, =07-6,8D,P,
ga$CSa FE$RDE+, E=>06, C CiD lT"E+, $9=, M,<H, ................................. 15
"?-64.,.4980= C >0=4= /4<424/,= :9< 06 :<910=9< J?649 M,82,= M,85,<<G= ................. 29
1. Arqueolog!A, urbAnismo y pAtrimonio
OE6 /0=.?-<47408>9 C <0.?:0<,.4J8 /06 =,<.J1,29 <97,89 /0 H066H8. '8, ,@08>?<,
,<;?096J24., /0.4798J84.,P.
aBa%Cal "ala+T, J?,8 M,8?06 C aBaD Ca%al, l9<08D9 ......................... 45
O%0:96.<9 /0264 Ha"eii. i6 <0640@9 .98 0/414.4 /4 $97, 0 6, 79<>0 /4 D974D4,89P.
C!a$Elli, F464::9 ................................................................................................. 63
OFo#m, fo#m pec#ai#m C camp#!: /41?=4J8 /0 79/069= ,<;?4>0.>J84.9= 08 6,=
.4?/,/0= <97,8,= /0 .9816?08>4,. D#a"'n C Teme!.
Ma$&SE+ CaBallE$!, %,8>4,29 ...................................................................... 69
Oa<;?09692H, C a<>0. $0160B4980= =9-<0 ?8 /4F6929 :0</4/9P.
%alCED! ga$CE%, F,-496, .................................................................................. 93
OB<0@0= 9-=0<@,.4980= =9-<0 69= 1<4=9= 142?<,>4@9= C <0:<0=08>,.4980= :<9.0=498,60=
08 798?708>9= /06 9..4/08>0 34=:F84.9P.
%CHa&&E$, &397,= ..............................................................................................107
OlQ?<-,84=>4., /4 Ig#$i#m, 6, "9<>, (034, 0 60 &,@960 i2?@480P.
&!$Elli, M,<49 ........................................................................................................135
2. HistoriogrAf!A AntiguA y reflexiones contemporneAs
O'8 1,8>,=7, <0.9<<0 !@40/9 , 1480= /0 69= 70. l9= C969;?49= /0 H4=>9<4, a8>42?,P.
D'"la a%'a&Eg'i, a8>9849 ...........................................................................155
OC98164.>9 $e!#! .98=08=9: /0 C4.0<J8 , a<4=>J>060= :,=,8/9 :9< C,<6 %.374>>P.
lT"E+ Ba$Ja DE #'i$!ga, "0/<9 .....................................................................171
Ol9= L#pecalia C 6, 7?0<>0 /0 $079P.
Ma$&SE+-"ia, J9<20 ........................................................................................183
Índice
TOMO i
O$0>J<4., C @0</,/ 08 6, 34=>9<492<,1H, ,8>42?,P.
$!D$Sg'E+ Ma*!$ga%, a8, .............................................................................193
"%9-<0 6, G:9., ,8>42?, 08 6, Hi!"oia de la an"ig)edad % f#ndaci'n de la memoable
Pe&a de Ma"o!, /0 D4029 /0 (466,6>,, 1579".
%RCHE+ lET, J?,8 C,<69= .............................................................................. 209
OBF<-,<9= C @08.4/9=, 69= 9><9= 08 6, .98;?4=>, <97,8, /0 H4=:,84,. 9>,= :,<, ?8,
/0.98=><?..4J8 34=>9<492<F14.,P.
%RCHE+ M!$E!, E/?,</9 C ag'ilE$a D'$R, &97F= .......................... 225
3. epigrAf!A, sociedAd y culturA
OE:42<,1H, C :9-6,7408>9 08 06 !..4/08>0 /0 +,79<,: a64=>0 C a6-,P.
BEl&$R !$&Ega, a605,8/<9, $!ME$! "E$!a, D,74F8 C al!%! B'$g!%,
F0<8,8/9 .................................................................................................................... 247
Oi8=.<4:.4J8 /0 Pada, :<9.0/08>0 /0 MG<4/,P.
gaMall! Ba$$aC!, J9=G l?4= ..................................................................... 273
O(405,= :40/<,=, 8?0@,= 60.>?<,= i(: 7?0<>0 /0 ?8 .9.30<9P.
gTME+-"a&!Ja, J9,;?H8 l. C M!lia !$&i+, ",-69 ................................... 279
Ol,= 9.?:,.4980= /0 69= 64-0<>9= 47:0<4,60=P.
HE$RDE+ g'E$$a, l4-9<49 .......................................................................... 297
OM,8?=.<4>9= /0 .98>084/9 0:42<F14.9 08 6, B4-649>0., ,.498,6 /0 M,/<4/: ,:?8>0=
C 89@0/,/0=P.
HE$aD! %!B$i!, M,<H, /06 $9=,<49 .......................................................... 315
O?0@, 48=.<4:.4J8 <97,8, /0 &9C, C 06 cop#! 0:42<F14.9 /0 6, .4?/,/ /0 T#giaP.
Ma$&i! ga$CSa, D,@4/ ................................................................................... 335
OR2?46,= 08 >?7-,= /0 =96/,/9= <97,89=. ('8, <0160B4J8 =9-<0 6, ,=9.4,.4J8 C
/4=9.4,.4J8 =47-J64., 08 69= 798?708>9= 7464>,<0= <97,89=)P.
"E$Ea *EBEE%, %,-489 ...................................................................................... 347
OE:42<,1H, C =9.40/,/ 08 6,= 4=6,= B,60,<0=. Palma C Pollen"iaP.
%RCHE+ lET, M,<H, l?4=, .............................................................................. 371
O'8 2<?:9 /0 -<98.0= 5?<H/4.9= /0 a<,3,6 (:<9@. %0@466,)P.
%&*l!), a<748 '. C lT"E+ MElE$!, $,;?06 ................................................. 385
4. oriente. dioses, reyes y ciudAdes
O"0><, 08 6, .,<>92<,1H, 9..4/08>,6P.
BlR#'E+ "E$E+, C,<708 C $S! DEl alDa, R8206 /06 ...............................399
O%4<4, 08 6, Hi!"oia Na"#al /0 "64849P.
BlR+#'E+ Ma$&SE+, J9=G M,<H, .....................................................................413
Ol9= <02,69= /06 <0C =?70<49 '<-,77, , 69= /49=0= /06 48140<89P.
la$a "EiaD!, F0/G<4.9 .......................................................................................429
OE6 897-<0 1084.49 /06 :46,< ,1<4.,89 /0 6,= .96?78,= /0 Heacle!P.
lT"E+ "a$D!, F0<8,8/9 .........................................................................................441
5. greciA. mitos y sociedAd
O"9/0< C :<9:,2,8/, 08 06 7?8/9 ,8>42?9: D4984=49 06 (4059 /0 %4<,.?=,P.
Ca$DE&E DEl !lM!, M,<H, C<?D .......................................................................453
Oa:?8>0= /0 4.9892<,1H, /0 69 0<J>4.9 08 06 7?8/9 2<4029 ,8>42?9: /0 69 /4@489 , 69
1H=4.9 (C @4.0@0<=,)P.
DSE+ DE (Ela%C!, F<,8.4=.9 ................................................................................469
Ol0J84/,= C 6,= &0<7J:46,=: 08><0 64>0<,>?<,, ,<>0 C :<9:,2,8/,P.
F!$i% (a#'E$!, CG=,< ......................................................................................493
O$0:<474< , 69= M<0C0= /0@9<,/9<0= /0 /980=N: 70.,84=79= /0 .98><96 =9.4,6 08 6, g<0.4, ,8>42?,P.
"iCa+! g'$ia, M,<48, .................................................................................... 513
OE8><0 !<408>0 C !..4/08>0: 6,= 1?8/,.4980= .96984,60= C 69= @4,50= /0 69= 3G<90=P.
"lRCiD! %'R$E+, D974829 ............................................................................... 525
Ol,= 89.30= /0 6, 2?0<<, /0 &<9C,P.
$EB!$EDa M!$ill!, %?=,8, ............................................................................ 531
OC?6>9=, =,8>?,<49= C .98142?<,.4J8 >0<<4>9<4,6 /06 R>4., 08 G:9., 2097G><4.,P.
(alDE% g'Sa. M4<4,7 ......................................................................................... 543
6. culturAs y pueblos prerromAnos
*Minima no"anda de a#c"oib#! !chedii!q#e "i"#lo#m cel"i"ano#m+.
giME! "a%C'al, H0608, C Ca$B!Ell Mail%, J9,8 ........................... 561
OC(ch#llain C Fe Diadh. l, 7?0<>0 /06 2?0<<0<9 C 06 <4>?,6 /0=.,<8,>9<49P.
Ca$CED! DE aD$E%, B<?89 ". C "$aDalE% Ci"$E%, D,@4/ .................... 571
*Heba $e""onica+.
g!+RlE+ )agE$, C,<69= .............................................................................. 581
OTagili, ?8 oppid#m 4-0<9 08 06 =?<0=>0 :0848=?6,<P.
lT"E+ MEDia, M,<H, J?,8, ............................................................................... 597
OE6 .0<.9 /06 05G<.4>9 /0 M,8.489, E6 l#ghna!adh C 6, ,7:?>,.4J8 /0 6,= 7,89= /40=><,=P.
%a (iCE&E g!+RlE+, J9=G i28,.49 ............................................................ 611
O'8 :9=4-60 =,8>?,<49 08 6, C06>4-0<4,: E6 C,8>9 (B?08/H,, C?08.,)P.
%&!$CH DE g$aCia a%E%i!, J9=G J,.9-9 ..................................................... 627
7. romA. poder, AdministrAci"n y provinciAs
Ol,= /0108=,= ,8>4:4<F>4.,= /0 6, H4=:,84, ,6>947:0<4,6. l9= paefec"i oae mai"imae
C 9><,= 142?<,=P.
al(a$E+ JiMEE+, D,@4/ ................................................................................... 637
Ol, .,<>, /0 a/<4,89 , 6, poli! /0 ,<4.,: ,62?8,= 9-=0<@,.4980=P.
D!MSg'E+ M!EDE$!, a/9619 J. ................................................................. 651
Ol, Hi!"oia Na"#al /0 "64849 06 (4059: ?8 :<9C0.>9 M,?2?=>09N /0 G:9., 16,@4,P.
E%"i!%a E%"i!%a, D,@4/ ............................................................................... 671
OAdlec"io: ?8, 19<7, /0 :<979.4J8 ,6 :9/0< 08 06 =4269 iP
FE$RDE+ '$iEl, "46,< .................................................................................... 685
Ol,= <06,.4980= /0 g0<7F84.9 C &4-0<49 =02K8 06 <06,>9 /0 &F.4>9P.
g!+RlE+ FE$RDE+, J?64F8 ....................................................................... 699
Oa11,<4 :<4@,>4 /4 ?8, =4289<, 0-<0, /06 =0.98/9 =0.969 /.C. (%? Volk!ech" e Reich!ech"
48 ?8, :<9@48.4, /066Q47:0<9 <97,89)P.
Ma++a, M,<49 ..........................................................................................................711
Ol, clemen"ia Cae!ai!: @4<>?/ :<9:4, /06 -?08 29-0<8,8>0P.
!(ill! lT"E+, M42?06 a8206 .............................................................................739
O&4-0<49 C l?=4>,84,P.
%alia% DE F$Sa%, M,8?06 ..................................................................................749
Oa-4209= 08 06 a6>9 i7:0<49 <97,89P.
%a+ "al!ME$a, g?=>,@9 ....................................................................................763
-225-




BÁRBAROS Y VENCIDOS, LOS OTROS EN LA
CONQUISTA ROMANA DE HISPANIA. NOTAS PARA
UNA DECONSTRUCCIÓN HISTORIOGRÁFICA
*


Eduardo SÁNCHEZ MORENO – Tomás AGUILERA DURÁN
Universidad Autónoma de Madrid


1. Hacia un nuevo escenario
La conquista romana de la Península Ibérica está lejos de ser un proceso
unidireccional y continuo por el cual sucesivas comunidades locales son derrotadas e
integradas en los márgenes del dominio romano. Res armorum, capítulo numerado
de una historia militar. O para ser más precisos, tal sentido de conquista no parece la
realidad –toda la realidad– subyacente a la compleja interacción que define las
relaciones entre romanos e hispanos en el período que va de Aníbal a Augusto,
personajes que encuadran la progresión militar de Roma en Hispania según devela
secularmente la historiografía (Knapp, 1977; Richardson, 1986; Roldán y Wulff,
2001; Cadiou, 2008). No al menos si se pretende ir más allá del discurso de las
fuentes y de los sesgos de una visión capitalizada por el vencedor.
Como otras voces han hecho, cabe denunciar las limitaciones del término
conquista aplicado a la presencia romana en la Península Ibérica, y su inadecuación
con un largo proceso –de interacción y disrupción– definido por la discontinuidad
(en su proyección temporal) y la asimetría (de los agentes en contacto). Una
progresión militar, sí, pero igualmente un choque cultural y un proceso de
transformación –ruptura en muchos casos– de estructuras locales que se ven
profundamente alteradas por un estado en expansión.
1
La heterogeneidad caracteriza
ese proceso, y así lo patentizan los diversos planos del análisis histórico (polisemia
geográfica, cultural, político-militar de escenarios y protagonistas) e igualmente del

*
Este trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación HAR2008-02612 financiado por el
Ministerio de Ciencia e Innovación.
1
Cumple recordar en este punto que, también como potencia ultramarina, Cartago es el
antecedente inmediato –y detonante– de la presencia itálica en Hispania. Y así, al compás de la
política de los Bárquidas, y particularmente de Aníbal, bastantes poblaciones peninsulares –las del
ámbito mediterráneo, pero también algunas de la Meseta– habían experimentado la presión de una
forma de imperialismo que no inaugura el estado romano republicano, aunque este sabrá llevarlo a
sus últimas consecuencias. Por lo demás, el aprendizaje púnico en Iberia resulta fundamental para
entender la maduración de las poblaciones ibéricas y celtibéricas y las sinergias en la interacción a
tres bandas entre indígenas, cartagineses y romanos, según pone de manifiesto la investigación
(Costa y Fernández, 1994; 2000; García Riaza, 1997-1998; González Wagner, 1999; García-
Bellido y Callegarin, 2000; Sánchez Moreno, 2000; 2008a; Hoyos, 2003; Domínguez Monedero,
2007; Barceló, 2008; Sánchez Moreno y García Riaza, e.p.).
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-226-


historiográfico (la conquista como fase/s del imperialismo romano en Occidente, la
conquista como fractura en la etnogénesis de las poblaciones protohistóricas locales,
la conquista como argumento epistemológico…). Por lo mismo, los sujetos inmersos
en esta sucesión de encuentros y derivadas rebasan forzosamente el binomio
falazmente monolítico de «romanos» e «indígenas»: una construcción demasiado
simple con la que acostumbra a plantearse la cuestión. No hay un perfil, un único
perfil romano (¿qué concomitancia existe entre Escipión Africano y Sulpicio Galba?
¿Cuál entre un pretor y un legionario o entre este y un publicanus?), como tampoco
lo hay indígena (¿son compatibles, siquiera comparables las actitudes de saguntinos,
arévacos o cántabros? Suponiendo, y es mucho suponer, que cada uno de estos
colectivos mostrara una unidad de acción). Se hace necesario focalizar tiempos y
contextos para calibrar las identidades –cambiantes y subjetivas– de los diferentes
protagonistas. Y más en concreto, en lo que nos atañe, para valorar el papel de las
poblaciones locales enfrentadas al expansionismo romano.
El objetivo de este trabajo es, lo habrá adivinado el lector, reflexionar sobre la
imagen distorsionada y plana, tradicional y simplificadora, de los indígenas hispanos
frente a Roma (en el tiempo de conquista). Un cuadro de poblaciones marginales,
antitéticas, enemigas, derrotadas… Y posteriormente integradas. Sustanciado, tal es
el dictamen de los Hispani en la retórica antigua que es deudora y está al servicio de
la causa imperialista de Roma (vid. infra). Pero, parcial y veladamente, tal dictamen
se mantiene en la proyección historiográfica que continúa a la tradición clásica y que
traslada en su viaje carencias, inquietudes y miopías sobre el encuentro entre
romanos e indígenas. Estos sesgos son más fácilmente perceptibles hoy desde una
mirada cultural y antropológica –postcolonialista o despolitizada si se prefiere– a los
conquistados de Roma (Webster y Cooper, 1996).
Sin embargo, convienen razón y mesura en este debate por cuanto una empatía
hacia los indígenas puede producir el efecto inverso que se denuncia e inclinar la
balanza hacia el filobarbarismo (Jones y Pereira, 2008), de forma parecida a como
en otras circunstancias han sido –y lo siguen siendo– nacionalismos y movimientos
indigenistas o de resistencia las plataformas desde las que se ha reivindicado a los
«pueblos nativos» tenaces a Roma.
2
El historiador no se hermana ni adhiere,
bastante tiene con cabalgar críticamente entre los tiempos y ser capaz de
diagnosticar síntomas de los que a veces no puede sustraerse. Y por otra parte, ni
blanco ni negro, ni buenos ni malos: el lenguaje de la Historia es infinitamente más
rico, complejo y relativo que tan simple bifrontismo. En cualquier caso, volviendo a
lo que nos ocupa, son bienvenidas propuesta que, como el Barbarian speak de P.
Wells cuestionan o replantean la unidireccionalidad (ex Roma lux) en las dinámicas

2
Esta tendencia arranca del tiempo de la expansión romana republicana, con la referencia en
las crónicas de conquista a revueltas y tumultus indígenas interpretados en clave nativística
(Dyson, 1975; García Moreno, 1988). Sobre el heroísmo de los pueblos hispanos (Sagunto, Viriato
y Numancia como hitos) en la historiografía española, vid. Wulff, 2003; García Cardiel, 2010:
140-144, con reflejo en la pintura histórica española.
B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-227-


de contacto e interacción entre la Urbs y sus periferias
3
(Wells, 1999). Sin necesidad
de connivencia, no hay duda de que estos enfoques nutren la reflexión. Y lo que
creemos necesario, aproximan un nuevo escenario a las relaciones de Roma y sus
conquistados.
Nos detendremos en primer lugar en la construcción de la alteridad romanos-
indígenas en las fuentes antiguas. Ello exige desbrozar –siquiera someramente– el
discurso de la barbarie con el que la retórica helenístico-romana reviste a las
poblaciones de Occidente visitadas por el imperio de Roma. Para el caso de la
Península Ibérica, en esencia, la historiografía clásica proyecta a iberos y celtíberos,
a lusitanos y cántabros como metas de conquista, esto es, como espacios bárbaros
preceptivos de la acción «civilizadora» y omnipotente de Roma. Es la visión
ecuménica del imperialismo mediterráneo narrada por Polibio (y a partir de él por
Livio y Apiano) y reelaborada después por la ideología augustea, tal como divulga
Estrabón en el libro III de su Geografía: el otro como bárbaro, el bárbaro como
enemigo y la Romanitas como ideal de paz y civilización que diluye la barbarie. A
lo largo de este decurso se forjan, modelan y acomodan los estereotipos sobre la
barbarie de los hispanos (anarquía, primitivismo, belicosidad…) que, como veremos,
se hallan fosilizados en la investigación y el imaginario modernos.

2. El bárbaro de Occidente y la «romanitas»
Ha tenido gran éxito la afirmación de que, con Polibio, los pueblos de Iberia
entraron en la Historia.
4
Efectivamente, solo de la mano de la expansión romana
salió Occidente de la nebulosa mitificada, propia de su condición de extremum
mundi, para empezar a representar un nuevo papel histórico y mental dentro de la
concepción ecuménica que se estaba configurando. Cierto es que su caracterización,
en absoluto exenta de prejuicios culturales deterministas (Pelegrín, 2004: 45-48,
González Rodríguez, 2005), estaría ya lejos de la mera demonización de la alteridad,
delimitada y antagónica, que siglos atrás definiera la retórica anti-bárbara helena
(Momigliano, 1999: 44-59; Pelegrín, 2004: 49-62; García Moreno, 2005);
5
la
apertura de horizontes de época helenística había alterado esa percepción,

3
Con años de adelanto estas orientaciones se plantean en el debate sobre la romanización, el
«proceso global» de integración/transformación que continúa a la interacción, entendida esta como
fase inicial de contacto. Las posturas transitan entre la asimilación/hibridación y los modelos de
provincialización diversificada o becoming/being Roman (botón de muestra de una bibliografía
inabarcable: Blagg y Millet, 1990; Blázquez y Alvar, 1996; Mattingly, 1997; 2004; Woolf, 1997;
1998; Hidalgo et alii, 1998; Keay y Terrenato, 2001; Curchin, 2004; Hingley, 2005; Van
Dommelen y Terrenato, 2007; Wulff, 2008; Revell, 2009). Si en la romanización la investigación
muestra una conciencia o perspectiva de fenómeno cultural plural o regionalizado, en la
interacción, sin embargo, la proyección de lo indígena es más bien unívoca y rasa. La de un
interlocutor con una sola voz (vid. infra).
4
Acerca de la obra de Polibio vid. Clarke, 1999: 77-128; para su relación con la Península
Ibérica, Santos y Torregaray, 2005.
5
Sobre la noción de bárbaro en la Grecia arcaica y clásica vid. Hall, 1989; Hartog, 2003;
Mitchell, 2007.
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-228-


introduciendo en autores como Polibio o Posidonio
6
una nueva amplitud de miras,
un interés por el análisis científico y filosófico del otro.
7

Por otro lado, la reciente hegemonía romana imponía un nuevo marco
estructural: la intelectualidad griega helenística será la encargada de dar solución a
las tensiones ideológicas derivadas de la asunción de Roma como nuevo foco
civilizador del mundo (Clarke, 1999: 210-228) y dar sentido a su expansión
imperialista, reinventando el etnocentrismo tradicional (Momigliano, 1999: 29-85;
Dauge, 1981: 57-73). Esta perspectiva romano-centrista suponía que los pueblos
occidentales asumieran el nuevo rol de antagonista que otrora ocupase Oriente,
convirtiendo al bárbaro occidental en el bárbaro por antonomasia (Marco, 1993:
146-150; González Rodríguez, 2005: 156-171).
8
En este sentido se aplicará a las
sociedades indígenas interiores y septentrionales de Iberia un estereotipo, el del
primitivismo y la belicosidad como rasgos esenciales, que no haría sino reforzarse
por el contexto de guerra en el que se inscribirán la práctica totalidad de los relatos.
Así, a pesar de lo limitado de nuestro conocimiento de la obra de Polibio y
Posidonio, podemos decir que con ella se habían sentado las bases del prototipo
hispano como feroz resistente a Roma que se perpetúe con posterioridad (Cruz,
2005: 216; García Moreno, 2005).
No obstante, pese a la continuidad de fondo, podemos considerar en Estrabón un
nuevo hito en la caracterización del bárbaro ibérico en tanto que su obra es el reflejo
de una realidad histórica diferente, la de una conquista casi culminada y un
incipiente modelo imperial que demandaba un nuevo discurso legitimador (Thollard,
1987; Clarke, 1999: 193-336).
9
El determinismo geográfico es reconducido,
concediendo que el influjo benefactor de la Romanitas transforma los
comportamientos de natural inclinación barbárica inducidos por un ambiente
adverso,
10
por lo que los pueblos son caracterizados en función del tiempo que
hayan pasado bajo influencia romana o el aislamiento respecto a ella (Thollard,
1987: 12-19; Montero, 1995-1996; Plácido, 1987-1988; García Quintela, 2007: 91-
96).
11
Así, como constante en la historiografía augustea, las informaciones y

6
En cuanto a la obra de Posidonio vid. Clarke, 1999: 129-192 y Ruggieri, 2000; para su
aportación en la Península Ibérica, García Fernández, 2002.
7
Esta idea está en el esfuerzo de Polibio por definir a los pueblos peninsulares (Cruz, 2005) y
en el profundo interés etnográfico por ellos que se vislumbra en Posidonio (Salinas, 1999: 196-
198).
8
La imagen de los pueblos de Occidente en Polibio: I, 2, 6-7; III, 37, 11 y 58, 8; IX, 24, 4,
frente a una visión en época clásica fragmentaria, diversa y fundamentalmente idealizada (Hatt,
1984; Marco, 2000).
9
Sobre la relación de Estrabón con la Península Ibérica vid. Cruz, 1999; Pelegrín, 2003;
Gómez Espelosín, 2007.
10
Str. II, 3, 7; II, 5, 26. Hay varios ejemplos de la directa intervención benefactora de Roma en
los pueblos ibéricos, para librarse de plagas (III, 2, 6; III, 5, 2) o erradicando la conflictividad (III,
3, 5).
11
Con este esquema Estrabón divide Iberia en tres franjas étnico-culturales: Levante y sur
peninsular, civilizado, urbanita y próspero (III, 2), Celtiberia y Lusitania, donde Roma ya ha
mejorado sus aún ásperas formas de vida (III, 2, 15), y los pueblos del norte, cuyo salvajismo
B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-229-


esquemas de Polibio y Posidonio, acoplándose a la retórica civilizadora de la Pax
Romana, se simplifican y desvirtúan para conformar un cuadro ideológicamente
coherente (Gómez Espelosín et alii, 1995: 118-120).
12

En las fuentes imperiales, a partir de autores como Estrabón, además de Diodoro,
Livio o Apiano,
13
desaparece todo interés por los pueblos de Hispania una vez que
estos, ya integrados en la ecúmene grecolatina, perdían el papel de antagonista y con
ello su juego discursivo; en adelante, su representación no irá más allá de las
periódicas evocaciones de los episodios de conquista, recurriendo constantemente a
una tradición manida y vulgarizada, reforzando tópicos cada vez más alejados de la
realidad que les dio sentido (Pelegrín, 2003: 224-225; Gómez Espelosín et alii,
1995: 109-157).
Solo partiendo de este esencial marco explicativo es como puede entenderse la
percepción de los pueblos hispanos en las fuentes clásicas: en consonancia con el
modelo del bárbaro occidental, el componente de primitivismo guerrero de los
pueblos del interior peninsular está ya presente en Polibio,
14
lo que contrasta con su
tratamiento de los iberos levantinos;
15
un concepto que se reproduce en las imágenes
peyorativas y atemorizantes de la literatura latina republicana (Duplá et alii, 1988).
Los hispanos norteños de la historiografía augustea y su legado imperial son
culturalmente degradados mediante la caricaturización estraboniana de su
incivilizado modo de vida y sus sanguinarios rituales (García Quintela, 2007: 105-
111) mientras que, de nuevo, el elemento que sobresale y se refuerza por encima de
todos sigue siendo el de su extrema belicosidad (Ciprés, 1993: 25-50; Gómez
Espelosín et alii, 1995: 118-126). En esta línea, el primitivo uso de la guerra y el
atraso cultural confluyen en una imagen fundamental, la consideración de estos
pueblos como meros grupos de bandidos sin ética dirigidos por simples cabecillas,
una idea esencial en la concepción antropológica de Estrabón (III, 3, 5 y 8; 4, 5 y
15), mecanismo de reducción del otro y legitimación militarista.
16

En la otra cara de la moneda, Polibio y Posidonio también legarían su percepción
idealizada del indígena hispano, la de su heroica resistencia a Roma, focalizada en

montañés se empieza a ver afectado por la reciente intervención romana (III, 3, 8) (Pelegrín, 2003:
89-92).
12
Un ejemplo de ello es la minusvaloración del carácter urbano de Celtiberia negando los
datos de Polibio (Str. III, 4, 13) por contradecir su caracterización infra-civilizada (Cruz, 2005:
215).
13
Cuyas caracterizaciones tendrán un matiz u otro dependiendo del peso que la información de
Posidonio o Polibio tenga en cada caso (Gómez Espelosín, 1993a; de Hoz, 2000; García Moreno,
2005).
14
Por ejemplo XIV, 8, 9 y 10; XXXV, 1 y 3. En realidad, el tópico del carácter guerrero de los
hispanos es aún más antiguo, aunque en retazos indirectos puntuales (Gómez Espelosín et alii.,
1995: 117).
15
Aunque no exentos de ciertos rasgos barbarizantes, especialmente su tendencia a la falsedad
y la traición, más cercanos al prototipo del bárbaro oriental (Cruz, 2005: 214-217, nota 44).
16
Perspectivas actualizadas de este recurrente tema en Sánchez Moreno, 2006 y García
Quintela, 2007: 96-105.
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-230-


figuras y episodios emblemáticos y en la que puede identificarse la aplicación de
otros clichés, como el mito cínico-estoico del «buen salvaje», y adivinarse la
tendenciosidad contra personajes como Galba o Lúculo.
17
Esa imagen tópica de la
entrega guerrera incondicional se convertirá en una de las ideas más reiterativas de
la historiografía clásica, trasladándose automáticamente de unos escenarios a otros
con una evidente carga literaria que potencia su contenido épico y dramático
(Gómez Espelosín et alii, 1995: 120-121). Su valoración es efímera: la valentía
deviene fácilmente en bravuconería y temeridad, el honor en deslealtad y la
resistencia heroica en aberrantes actos de irracionalidad (Gómez Espelosín et alii,
1995: 123-126).
En definitiva, un ancestral concepto de barbarie griego, determinista y
etnocéntrico, adaptado a la retórica imperialista romana y condicionado por el
contexto bélico, será sometido a un proceso de simplificación e ideologización, de
manera que las dicotomías entre salvajes o civilizados, bestias o héroes, oscilen y
encajen en estereotipos reconocibles según las necesidades discursivas; este es, en
esencia, el molde sobre el que se traza la representación de Hispania que las fuentes
clásicas van a legar a la posteridad, la forma en la que los pueblos de Iberia entren
en la Historia.

3. Hispanos frente a Roma: la perpetuación historiográfica
Uno de los retos esenciales de la actual investigación sobre la protohistoria
hispana es –o debería ser– el de replantear críticamente las preconcepciones
largamente asumidas acerca de los pueblos prerromanos y superar sus sesgadas
dicotomías, intentando lograr el complejísimo equilibrio entre el análisis de esos
tópicos como constructos ideológicos y filosóficos más o menos artificiales (estética
de la percepción) y la valoración de sus trazas de realidad, mediante el rastreo de las
fuentes de información originales (Quellenforschung) y la contrastación
arqueológica y antropológica.
18
Una parte fundamental de este ejercicio de
deconstrucción tendrá que ser, necesariamente, el análisis historiográfico que
permita discernir hasta qué punto las visiones estereotipadas proyectadas por las
fuentes clásicas han incidido en los tradicionales paradigmas interpretativos y
metodológicos.

17
Casos paradigmáticos de resistencia serán los de Numancia, Segeda o Sagunto, entre otros
(Gómez Espelosín et alii, 1995: 120-121). La figura idealizada por excelencia es la de Viriato, en
su doble versión, la de Polibio, a través de Apiano, y la de Posidonio, conservada por Diodoro.
Sobre este personaje vid. García Quintela, 1999: 177-222; Sánchez Moreno, 2001 y 2002; Pastor,
2004; Pérez Abellán, 2006, con la ingente bibliografía precedente. Sobre la mitificación, antigua y
moderna, de la resistencia astur-cántabra y sus líderes emblemáticos, Laro y Corocotta, vid.
Cisneros et alii, 2008: 58-63.
18
En este sentido es clave la línea iniciada por los tres volúmenes de Mitología y mitos de la
Hispania prerromana (Bermejo, 1982; 1986; García Quintela, 1999) o los trabajos de García
Moreno (1988). Una tendencia (teóricamente explícita y desarrollada en García Quintela, 1999:
29-51) prolija en los últimos tiempos aunque todavía lejos de su sistematización.
B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-231-


Lo cierto es que las caracterizaciones culturalmente condicionadas que los
autores grecolatinos esbozaron en su percepción de los pueblos hispanos han tenido
hasta la actualidad una formidable vigencia que trasciende con mucho la
intencionalidad ideológica y filosófica original –tan a menudo obviada–. Los
estereotipos que se forjaron entonces, el de pueblos inseparablemente asociados a la
guerra, el de rudos bandidos arremetiendo contra la civilización, el de su resistencia
heroica frente al invasor, en ocasiones despiadado y corrupto, sinónimo de progreso
en general, el de su rol como objeto de conquista, en definitiva, se han perpetuado en
la historiografía y el imaginario moderno por la propia inercia de la reiteración, por
condicionantes culturales ineludibles –en última instancia heredados del mundo
clásico– pero, también, por su utilidad y acomodo a determinados discursos
ideológicos e identitarios.
Dentro de la esfera académica, estas ideas preconcebidas han funcionado –y
funcionan– como base conceptual en la interpretación de las culturas e instituciones
prerromanas condicionando decisivamente la investigación, pese a estar asentadas
en escasas y discutibles pruebas objetivas, apoyando su veracidad de forma
automática y acrítica en los propios textos de los que surgen y en la autoridad de la
historiografía de referencia. Aun camuflados en nuevos enfoques y métodos, estos
recursos siguen siendo en gran medida lugares comunes y punto de partida de la
investigación actual.
Especialmente significativa, como marco metodológico general, es la
perpetuación hasta la actualidad de la consideración de la guerra como rasgo
esencial e intrínseco de la Hispania indoeuropea; la noción de «guerra endémica»
como definidor de su realidad socio-política, religiosa y económica se revela como
el tópico por excelencia de la protohistoria peninsular. Obviamente, sin que
podamos negar la importancia central de la guerra como articulador y escenario de
conductas económicas, sociales y religiosas –como en cualquier sociedad antigua–,
nos parece que se ha exagerado extraordinariamente el protagonismo del
componente bélico como agente vertebrador fundamental de estas culturas,
condicionando significativamente la interpretación del registro arqueológico. Una
tendencia generalizada en toda la bibliografía moderna,
19
y que es el resultado de
una inercia cultural que nace de la visión grecorromana, reproducida a través del
permisivo tamiz de una historiografía humanista y positivista de consabida vocación
historicista –cuando no belicista–. Esta ha reforzado y simplificado aún más, si cabe,
la monolítica percepción antigua en la medida en que otros elementos cruciales e
íntimamente relacionados con estos procesos de conquista e interacción (el
comercio, la exogamia o la diplomacia) han quedado en segundo plano, pasando
desapercibidos los motivos estructurales de fondo de tales caracterizaciones y la
verdadera diversidad y complejidad de la realidad que traslucen (Sánchez Moreno,
2001: 157-159; 2011).

19
Por destacar solo algunos trabajos referenciales: García y Bellido, 1945; García Moreno,
1988; García Fernández-Albalat, 1990; Ciprés, 1993; Gracia, 2004; 2009.
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-232-


Muchas implicaciones secundarias, imposibles de repasar aquí, derivan de esa
tendencia de fondo: está íntimamente ligado a otro de los grandes tópicos,
fuertemente enraizado y de complejas connotaciones, el de la celticidad generalista
de los pueblos indoeuropeos peninsulares (Burillo, 2005; Ruiz Zapatero, 2006), de
manera que dos inseparables topoi antiguos, el de la guerra endémica y el bárbaro
céltico occidental, han permanecido casi indemnes al paso de los siglos (Sánchez
Moreno, 2001: 158); por otro lado, en lo que concierne a los usos guerreros y la
organización socio-política, la idea de que el bandidaje y los desordenados golpes de
mano son los definidores de la guerra en el mundo hispano, en contraste con la
maquinaria militar de Roma, es otro de los clichés recurrentes de la historiografía
clásica según la dicotomía guerra primitiva/guerra civilizada, otro topos
historiográfico que está profundamente enquistado y que, como veremos, debe
revisarse (Ciprés, 1993: 43-50; Quesada, 2006), como revisadas han sido y deben
seguir siéndolo las complejas y profundas implicaciones socio-económicas y
políticas del supuesto bandolerismo (Vallejo, 1994; Gómez Fraile, 1999; Gozalbes,
2005; 2006; Sánchez Moreno, 2006: 64-67). De distintas formas los antagonismos
tendenciosos y simplificadores de las fuentes antiguas siguen cimentando a la
investigación moderna.
Por otro lado, algo que con frecuencia queda relegado al mero apunte anecdótico
–sin serlo– es la dimensión emocional de estas imágenes recurrentes. En gran
medida, si esa imagen estereotipada del pasado hispano ha perdurado y se ha visto
reforzada es porque en ella confluyen implicaciones identitarias de profundo calado.
Entre los siglos XVI y XVIII, el tema de la conquista romana ya fue leído como la
exaltación en clave bélica de la resistencia hispana frente a la invasión extranjera,
concebida su influencia como pervertidora de la esencia española
20
(Wulff, 2003:
23-60). Esa tónica esencialista se consolidará desde mediados del siglo XVIII,
culminando en la segunda mitad del XIX, cuando adquiera los definitivos tintes
nacionalistas, encontrándose en la resistencia colectiva de pastores y bandidos un
acomodaticio y romántico trasunto simbólico de la Guerra de Independencia (Wulff,
2003: 97-124; 2007; Jimeno y de la Torre, 2005: 113-118, 130-133 y 143-147). De
esta manera, la resistencia hispana, como en el resto de Europa occidental fuera la
gala, germana o britano-celta, adquiría envergadura de verdadero mito nacional, con
vehículos extraordinariamente expresivos, como la literatura, la escultura y la
pintura de Historia (Quesada, 1998; García Cardiel, 2010; para Portugal, Guerra y
Fãbiao, 1992: 17-23).

20
Esto suponía la inversión del determinismo geográfico-cultural grecorromano, en tanto que
el interior y norte peninsular, otrora salvaje y primitivo, se convierte en el reducto de la esencia
hispana, resistiéndose a ser sometida, y las zonas meridionales y levantinas, antes idealizadas,
devienen en áreas contaminadas por los extranjeros y por ello son fácilmente conquistadas (Wulff,
2003: 41-47). Esto entraría en contradicciones con la valoración positiva de las influencias oriental
y clásica del Humanismo y la Ilustración, o con la idea de la «desunión nacional» que evocaba la
Iberia prerromana frente al discurso español de unidad patria e imperialismo tan acorde con la
retórica romana (Wulff, 2003: 29-35 y 76-90; Jimeno y de la Torre, 2005: 58-63 y 106-111).
B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-233-


La versión esencialista y nacionalista más conservadora de este recurso –que
tendrá su pervivencia en A. Schulten (Wulff, 2004)– se tendría que reinventar en el
complejo panorama intelectual español de finales del siglo XIX y principios del XX,
introduciéndose una lectura en clave social y económica del conflicto anti-romano.
21

En cualquier caso, la proyección simplificada e idealizada de la resistencia ibérica en
el imaginario colectivo se mantendría poco alterada, pasando por encima de los
nuevos conocimientos arqueológicos o las disquisiciones académicas de los
restringidos círculos intelectuales (Jimeno y de la Torre, 2005: 146; García Cardiel,
2010: 144-145);
22
serían recuperados, tras la Guerra Civil, los más rancios tópicos
decimonónicos, concibiéndose la victoria moral hispana como pretendido trasunto –
entre otros muchos– del triunfo franquista (Wulff, 2003: 225-253; Wulff y Álvarez,
2003).
El decaimiento que estos mitos sufrieron en los años 60 y 70, como reacción al
discurso franquista, en España, por su relación contradictoria con los conflictos
coloniales, en Portugal (Guerra y Fãbiao, 1992: 21-22), ha sido superado,
observándose en los últimos años un verdadero renacimiento de estos clichés, en
parte por las nociones educativas heredadas y la resurgida necesidad de referentes
identitarios nacionalistas (Guerra y Fãbiao, 1992: 9-10), sin perjuicio del menos
trascendental boom comercial del género histórico, especialmente en su vertiente
más belicista.
23

Si los hispanos eran para griegos y romanos una raza agresiva y resistente por
naturaleza, para nosotros lo son doblemente, ignorando el negativo etnocentrismo
que comportaba esta consideración en su origen, pues identificándonos con ellos e
interiorizando sus motivaciones nos procuramos una identidad histórica romántica y
digna. Así se consolida una dicotomía de conquistadores y vencidos de diferentes
formas entendida, exagerada, invertida y reinventada con muy distintos fines, desde
los puramente científicos –si es que algo puede ser puro–, y los insidiosamente
ideológicos –siempre presentes–, hasta los frívolamente comerciales,
retroalimentados, sometidos a inercias y apropiaciones que, con distintas facetas, no
han hecho sino perpetuar un tópico de fondo con el que apetece identificarse.




21
Introducida por J. Costa, será una línea de largo recorrido a través de sus replanteamientos
académicos, en P. Bosch Gimpera –donde adquiere tintes federalistas–, J. Caro Baroja o A. García
y Bellido (García Quintela, 1999: 59-68; Wulff, 2003: 138-141; 2007; Sánchez Moreno, 2006: 64;
Aguilera, 2011).
22
No en vano el monumento en honor a los héroes de Numancia se levanta en 1904 (Jimeno y
de la Torre, 2005: 154-157).
23
Es bien patente en la industria editorial, en las recientes novelas históricas sobre Viriato, A
Voz dos Deuses (João Aguiar, 1985), Numancia (José Luis Corral, 2003) o –sobre la resistencia
astur-cántabra– La voz de Lug (Toti Martinez, 2003) y El último soldurio (Javier Lorenzo, 2005),
como exiguo botón de muestra. Sobre el eco televisivo vid. infra nota 26.
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-234-


4. Detrás de los vencidos
Tras la exégesis anterior, volviendo al terreno más histórico se incidirá en este
último apartado en la versatilidad de conductas, ritmos y estrategias que están detrás
de «los vencidos» y dotan de diferentes ángulos el escenario de la conquista de
Hispania. Ciertamente, las comunidades locales distan mucho de ser agentes pasivos
en la interacción con el poder romano. Tanto en las relaciones de naturaleza militar
como en las diplomáticas, económicas o culturales, el concurrente indígena
24
es
indispensable en su función de sujeto y, frecuentemente, objeto de la interacción. Es
verdad, como acaba de verse, que el hálito romanizador del discurso clásico pasa por
alto el perfil de los Hispani o lo simplifica en cuatro topoi etnográficos. Ello sin
embargo no invalida su operatividad ni su protagonismo en el choque con Roma,
solo lo sustrae. Y es que, decodificado el lenguaje, brota la semántica.
¿Qué denota esto? Que son necesarios planteamientos críticos y el concurso de
otras evidencias para aproximarnos a la realidad. ¿Y qué nos brindan registros de
información menos contaminados acerca de las gentes de la Península Ibérica a
finales de la Edad del Hierro? Fundamentalmente que muchas comunidades habían
alcanzado antes y durante su contacto con Roma un grado de organización política y
un potencial económico, social y militar estimables. En ello inciden los estudios
arqueológicos que confirman la generalización de hábitats nuclearizados y territorios
jerarquizados, al frente de los cuales se consolidan aristocracias e instituciones de
gobierno similares a las de las ciudades-estado mediterráneas; así pues, unidades
políticas dotadas de consejos, asambleas y magistraturas civiles y militares. Se
instituyen, además, ejércitos ciudadanos y se atestiguan relaciones comerciales,
guerreras y diplomáticas a larga distancia y de compleja articulación (en general,
Gracia, 2003; 2008; Burillo, 2007; Sánchez Moreno, 2008b). Subraya también su
dinamismo el hecho de que no pocos oppida de los valles del Guadalquivir,
Guadiana y Ebro acuñen moneda y desarrollen la escritura en distintos signarios.
Pero no es solo un proceso autóctono, lo es también internacional. Desde finales del
siglo III a.C. la lógica de interacción con las potencias mediterráneas –y Cartago
antes que Roma–
25
actúa como catalizador para un mosaico de comunidades
imbuidas cada vez más en un horizonte imperialista. Así, la explotación intensiva de
recursos económicos y humanos, la ampliación de áreas de control, fronteras y
retaguardias, el sinecismo, la tributación, el mercenariado y la militarización en
general serán las nuevas dinámicas.
En este contexto debe valorarse la capacidad diplomática indígena,
especialmente manifestada en el horizonte las guerras celtíbero-lusitanas (García
Riaza, 2002). Un hito lo constituyen las embajadas de ciudades celtibéricas
despachando en la Urbs en el 152 a.C. a propuesta del cónsul Marcelo. El senado

24
Hablar de «interlocutor» en un horizonte marcado, aunque no siempre, por la agresión, el
belicismo y la destrucción puede parecer un eufemismo en exceso buenista. Sobre el brutal
impacto de la acción militar púnico-romana en las comunidades ibéricas, vid. Gracia, 2006; García
Riaza, 2006; Marco, 2006.
25
Vid. nota 1.
B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-235-


romano atiende a estas delegaciones ciudad por ciudad, lo que da cuenta de su
autonomía política y praxis jurídica, y dispensa distinto trato a las comitivas de
belos y titos, más proclives a la negociación, que a las de arévacos, más hostiles y
por ello obligadas a acampar fuera de la ciudad (Polib. XXXV, 2; App. Iber. 49).
Pasando a los lusitanos, la máxima expresión es el reconocimiento, a través de un
foedus ratificado por el senado romano en 140 a.C., de Viriato como amicus populi
Romani tras diez años desestabilizando las fronteras de la Ulterior (App. Iber. 69;
Diod. XXXIII, 1, 3; Liv. Per. LIV). El que las cláusulas de este acuerdo reconozcan
a Viriato como aliado de Roma y le confieran soberanía sobre un amplio territorio
(probablemente la Beturia y zonas vecinas) prueba el poder y mando alcanzados por
el lusitano: una auctoritas próxima a la realeza que le aleja sobremanera de la
estampa primitivista que dibujan las fuentes (Pérez Vilatela, 1989; López Melero,
1988; García Riaza, 2002: 149-158; Sánchez Moreno, 2006: 64-69; 2010; Salinas,
2008).
La organización militar va pareja a la articulación política y diplomática. Cabe
destacar al respecto los ejércitos confederados indígenas, una suerte de symmachiai
que obedecen a alianzas de carácter supra-estatal y regional no precisamente
improvisadas. Es el caso del contingente de 25.000 guerreros que reúnen belos
(segedenses) y arévacos (numantinos) frente a Q. Fulvio Nobilior en la batalla de las
Vulcanalia de 153 a.C. (App. Iber. 45). No obstante, coaliciones de este tipo se
atestiguan en el interior de la Península Ibérica con anterioridad a las guerras
celtibéricas: así, en 220 a.C. un ejército panmeseteño de 100.000 combatientes –si
creemos a Polibio (III, 13) y Livio (XXI, 5)–, entre vacceos, carpetanos y olcades,
hace frente a Aníbal en un vado sobre el Tajo; coalición que parece repetirse una
generación después cuando un magnus exercitus de vetones, celtíberos, vacceos y
carpetanos frena el avance del pretor de la Ulterior, M.Q. Fulvio Nobilior, en dos
campañas consecutivas (193-192 a.C.) (Liv. XXXV, 7 y 22). Los pactos
confederales, y a su amparo el suministro de ayuda militar y económica, son baza
principal en la estrategia defensiva celtibérica (154-133 a.C.); ello explica a la postre
el cerco a Numancia programado por Escipión Emiliano, así como sus maniobras en
busca de adhesiones indígenas que debiliten o rompan las redes de alianza regional.
Por su parte, las incursiones que desde inicios del siglo II a.C. llevan a cabo grupos
de latrones lusitanos, acompañados de vetones, al valle del Guadalquivir (App. Iber.
56-59), trasladan en realidad una conexión –plausiblemente militar y diplomática–
con ciudades púnicas de Beturia y Turdetania. Reacias al dominio romano, estas
ciudades sustentarán los apoyos de Viriato y determinarán el teatro de sus
operaciones militares (Pérez Vilatela, 1989; 2000: 189-203; Rodríguez Martín,
2009: 227-230). En lugar de una pugna contra bizarros bandoleros lusitanos,
26
la

26
Amparada en los clichés de las fuentes clásicas y en la distorsión de un Viriato primitivo,
heroico y romántico consagrado por A. Schulten, tal es la recreación de la «guerra de resistencia
lusitana» en el imaginario colectivo. Así lo divulga la exitosa –en audiencia– serie de televisión
Hispania, la leyenda, emitida por Antena 3 y centrada en la epopeya de Viriato; su eslogan no es
otro que: En un mundo en el que el poder de unos pocos rige la vida de muchos, un grupo de
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-236-


guerra viriática parece cada vez más el enfrentamiento de la Res publica con una
liga de resistencia cartaginesa en el sur de Hispania liderada por Viriato; una liga tan
nutrida como heterogénea cuyos movimientos coinciden con la III Guerra Púnica.
Este conflicto alcanza su máxima irradiación territorial cuando el lusitano consigue
en 143 a.C. levantar en armas a los celtíberos –arévacos, titos y belos– contra Roma
(App. Iber. 66 y 76).
En definitiva, estos apuntes traducen un lenguaje político engranado y una
notable gestión militar que rompe con la pretendida simplicidad de la «resistencia
indígena». A nuestro juicio debe revisarse, a favor de un horizonte más complejo y
multidimensional, el sentido unidireccional con el que convencionalmente se atiende
la progresión militar de Roma en Hispania. Al respecto es significativa la
calificación de «política blanda» dada a la iniciativa diplomática romana con los
indígenas
27
(Mangas, 1971: 498-506), explicándose bien como una decisión
personal del pretor de turno, bien como un cambio de actitud promovido por la
corriente dominante en el senado romano, sin plantearse la posibilidad de que pueda
deberse en algunos casos a la presión, demanda o estrategia de los concurrentes
locales.
Por otra parte, y esto merece recalcarse, no hay respuestas unívocas ni
estandarización de actitudes ni una línea de conducta indígena frente a Roma, en
contra de lo propugnado por una corriente investigadora apegada al discurso
propagandista de las fuentes y a la visión monolítica y plana de los hispanos. Bien al
contrario, los diversos sustratos culturales y la atomización étnica y política que
caracterizan el poblamiento de la Península Ibérica a lo largo de la Edad del Hierro
determinan muy variados comportamientos en las civitates indígenas. Entre sí y en
sus relaciones –dúctiles y habitualmente conflictivas– con griegos, púnicos, romanos
y sus respectivos aliados. Estas dinámicas de relación, más bien opacas en el relato
de la conquista, son esenciales para comprender las circunstancias y ritmos del
avance romano. Esto es, los distintos ángulos y matices del escenario de la conquista
que reivindicamos líneas atrás. Bastará con recordar las consecuencias que la
disensión entre saguntinos y turboletas (vinculados respectivamente a las órbitas
masaliota-itálica e ibérico-púnica, y transmisores de sus intereses), cuando no la
propia división interna de los saguntinos, deparan en el desencadenamiento del
bellum Hannibalicum (Díaz Tejera, 1996; Sánchez González, 2000). Rastreando
más ejemplos de mutabilidad, ténganse en cuentan las deserciones de los
mercenarios carpetanos en las filas de Aníbal (Liv. XXI, 23, 4-6) o las de los

rebeldes hispanos liderados por Viriato, se forja su propio destino. Lucharán contra Roma para
defender su territorio: Hispania (http://www.antena3.com/series/hispania/). De nuevo aquí una
construcción dual, globalista y simple (en este caso inclinada al filobarbarismo y evocadora de los
cómics de Astérix): los «hispanos» fieros y nobles, los «romanos» malos malísimos (Arrayás,
2005; Antón, 2010; Manzanera, 2010).
27
Unidireccional, una vez más, pues se conduce desde el motor romano (cfr. Blázquez, 1967;
Mangas, 1971; Knapp, 1977: 37-57, si bien se reconoce la versatilidad/adaptabilidad de la política
romana). Una visión más compensada de las relaciones diplomático-militares entre Roma y las
esferas celtibérica y lusitana la proporciona el seminal trabajo de García Riaza (2002).
B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-237-


mercenarios celtibéricos hacia los hermanos Escipiones en momentos claves de su
lucha contra Asdrúbal Barca (Liv. XXV, 33, 1-9; cfr. XXIV, 49, 7-8); y asimismo
las vidriosas relaciones de los ilergetes Indíbil y Mandonio –antiguos aliados
cartagineses– con Escipión Africano en el tiempo que transcurre desde la toma de
Cartago Nova al regreso de aquel a Roma (Polib. XI, 31-33; Liv. XXVII, 17;
XXVIII, 31, 5-34, 12; App. Iber. 37). Por no hablar del difícil compromiso de
ciertas ciudades de la Citerior (Nertóbriga, Ocilis, Lutia, Belgeda… con fuertes
tensiones internas) con Roma durante el polvorín celtibérico (App. Iber. 44-55 y 76-
98), o, avanzado el tiempo, los circunstanciales apoyos a Sertorio por parte de
algunas comunidades de lusitanos, celtíberos o berones en el desafío de aquel al
estado optimate (Santos Yanguas, 1982; 1983; García Morá, 1991).
Los comportamientos «colaboracionistas» de las gentes hispanas no solo se
explican desde la compensación romana, verificable, por ejemplo, en la entrega de
tierras (así, el ager numantino repartido entre las comunidades vecinas que secundan
a Escipión Emiliano en el cerco a la ciudad; App. Iber. 98) o en la restitución de
privilegios e inmunidad (como ocurre con los fieles susarros del castellum de
Paemeióbriga que atestigua el Bronce del Bierzo; Sánchez-Palencia y Mangas, 2000;
Grau y Hoyas, 2001; Pérez Vilatela, 2001). También y sobre todo, dichos
comportamientos sintomatizan la tensión interna y la fractura de unos marcos
indígenas intimidados por el despliegue de las legiones romanas. En este sentido, un
trabajo esencial para la comprensión del Occidente mediterráneo en el arco que va
de Aníbal a Augusto será el que se dedique al análisis integral de las alianzas y
«medismos» de las comunidades ibéricas ante (y con) Cartago y Roma.
28

De lo anterior cabe deducir que al igual que no existe una agenda política romana
durante la conquista, tampoco hay una «resistencia indígena» asumida esta como
unidad de actuación del conjunto de los pueblos hispanos frente a Roma.
29
Como sus
contrarios «sometimiento» o «colaboración», tomada en un sentido totalizador la
«resistencia» es un cliché falaz: el axioma de un legado cultural sustancialmente
bipolar, arquetípico y legitimador. Una secuela del discurso de vencedores y
vencidos, deudor del de civilización y barbarie, con el que Roma primero y su
recepción historiográfica después alumbran a los derrotados de la Historia.
Así, a propósito del papel de los otros en la conquista romana de Hispania,
parece preciso un profundo ejercicio de deconstrucción del que estas buscan ser
notas preliminares.





28
Precursores en esta línea son los estudios de Rodríguez Adrados, 1950; Blázquez, 1967; y
Alonso, 1969.
29
Idea que subyace al menos en los enunciados de recientes publicaciones: Rodríguez
González, 2010; y más ponderadamente, Pitillas, 2010.
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-238-


Bibliografía
AGUILERA DURÁN, T. (2011), «La utopía del bárbaro. Imágenes idealizadas del pasado
prerromano en la España contemporánea», El Futuro del Pasado, 2, pp. 371-387.
ALONSO FERNÁNDEZ, C. (1969), «Relaciones políticas de la tribu de los arévacos con
otras tribus vecinas», Pyrenae, 5, pp. 131-140.
ÁLVAREZ MARTÍ-AGUILAR, M. y F. WULFF ALONSO (eds.), Antigüedad y franquismo
(1936-1975), Málaga.
ANTÓN, J. (2010), «Legiones sangrientas», El País, 27 de octubre de 2010, p. 34.
ARRAYÁS MORALES, A. (2005), «Viriato, el Astérix de Hispania», Clio: Revista de
Historia, 47, pp. 65-71.
BARCELÓ BATISTE, P.A. (2008), «Un primer ensayo imperialista», en J. Alvar Ezquerra
(dir.), Entre fenicios y visigodos. La historia antigua de la Península Ibérica,
Madrid, pp. 107-145.
BERMEJO BARRERA, J.C. (1982), Mitología y mitos de la Hispania prerromana, I,
Madrid. [2ª edición aumentada, 1994].
– (1986), Mitología y mitos de la Hispania prerromana, II, Madrid. [2ª edición
aumentada, 1994].
BLAGG, T. y M. MILLETT (eds.) (1990), The Early Roman Empire in the West, Oxford
BLÁZQUEZ MARTÍNEZ, J.M. (1967), «Las alianzas en la Península Ibérica y su
repercusión en la progresiva conquista romana», Revue Internationale du Droit
d´Antiquité, 14, pp. 209-243.
––––– y J. ALVAR EZQUERRA (eds.) (1996), La romanización en Occidente, Madrid.
BURILLO MOZOTA, F. (2005), «Los celtas en la Península Ibérica: problemas y debates a
las puertas del Tercer Milenio», en J. Santos y E. Torregaray (eds.), Polibio y la
Península Ibérica. Revisiones de Historia Antigua, IV, Vitoria-Gasteiz, pp. 359-384.
– (2007), Los celtíberos. Etnias y estados, Barcelona. [2ª edición actualizada].
CADIOU, F. (2008), Hibera in terra miles. Les armées romaines et la conquête de
l’Hispanie sous la République (218-45 av. J.-C.), Madrid.
CIPRÉS TORRES, P. (1993), Guerra y sociedad en la Hispania indoeuropea, Vitoria.
CISNEROS CUNCHILLOS, M. et alii (2008), «La situación de los pueblos cántabros antes
de la conquista romana», en J. R. Aja et alii (eds.), Los cántabros en la Antigüedad:
la historia frente al mito, Santander, pp. 49-100.
CLARKE, K. (1999), Between Geography and History. Hellenistic constructions of the
Roman World, Oxford.
COSTA RIBA, B. y J.H. FERNÁNDEZ GÓMEZ (eds.) (1994), Cartago, Gadir, Ebusus y la
influencia púnica en los territorios hispánicos. VII Jornadas de Arqueología fenicio-
púnica, Ibiza.
– (2000), La Segunda Guerra Púnica en Iberia. XIII Jornadas de Arqueología fenicio-
púnica, Ibiza.
CRUZ ANDREOTTI, G. (ed.) (1999), Estrabón e Iberia: nuevas perspectivas de estudio,
Málaga.
B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-239-


– (2005), «Polibio y la geografía de la Península Ibérica: la construcción de un espacio
político», en J. Santos y E. Torregaray (eds.), Polibio y la Península Ibérica.
Revisiones de Historia Antigua, IV, Vitoria, pp. 185-228.
CURCHIN, L.A. (2004), The romanization of Central Spain. Complexity, diversity and
change in a provincial hinterland, Londres.
DAUGE, Y. A. (1981), Le Barbare. Recherches sur la conception romaine de la barbarie
et de la civilisation, Bruselas.
DÍAZ TEJERA, A. (1996), El Tratado del Ebro y el origen de la Segunda Guerra Púnica,
Sevilla.
DOMÍNGUEZ MONEDERO, A.J. (2007), «La presencia cartaginesa hasta la Segunda
Guerra Púnica», en E. Sánchez Moreno (coord.), Protohistoria y Antigüedad de la
Península Ibérica. Vol. I: Las fuentes y la Iberia colonial, Madrid, pp. 403-428.
DUPLÁ ANSUATEGUI, A. et alii (1988), «Civilización y barbarie en la Historiografía
republicana: el caso de Hispania y los pueblos del norte», en Actas del Congreso de
Historia de Euskal Herria, I. II Congreso Mundial Vasco, Bilbao, pp. 165-172.
DYSON, S.L. (1975), «Native revolt patterns in the Roman Empire», en Aufstieg und
Niedergang der Römischen Welt. Geschichte und Kultur Roms im Spiegel der
Neueren Forschung (ANRW), II, 3, pp. 138-175.
GARCÍA CARDIEL, J. (2010), «La conquista romana de Hispania en el imaginario
pictórico español (1754-1894)», Cuadernos de Prehistoria y Arqueología de la
Universidad Autónoma de Madrid, 36, pp. 131-157.
GARCÍA FERNÁNDEZ, E. (2002), «La visión estoica de Iberia», en L. Hernández et alii
(eds.), Actas del I Congreso Internacional de Historia Antigua. La Península Ibérica
hace 2000 años, Valladolid, pp. 699-705.
GARCÍA FERNÁNDEZ-ALBALAT, B. (1990), Guerra y religión en la Gallaecia y Lusitania
antiguas, La Coruña.
GARCÍA MORÁ, F. (1991), Un episodio de la Hispania republicana: la guerra de
Sertorio, Granada.
GARCÍA MORENO, L.A. (1988), «Hispaniae Tumultus. Rebelión y violencia indígena en
la España romana de época republicana», Polis, 1, pp. 81-107.
– (2005), «Polibio y la creación del estereotipo de lo Hispano en la etnografía y la
historiografía helenísticas», en J. Santos y E. Torregaray (eds.), Polibio y la
Península Ibérica. Revisiones de Historia Antigua, IV, Vitoria, pp. 339-358.
GARCÍA QUINTELA, M.V. (1999), Mitología y mitos de la Hispania prerromana, III,
Madrid.
– (2007), «Estrabón y la etnografía de Iberia», en F. J. Gómez (ed.), Geografía de Iberia.
Estrabón, Madrid, pp. 67-112.
GARCÍA RIAZA, E. (1997-1998), «La presencia cartaginesa en Hispania (237-206 a.C.):
aspectos diplomático-militares», Mayurqa, 24, pp. 17-31.
– (2002), Celtíberos y lusitanos frente a Roma: diplomacia y derecho de guerra, Vitoria.
– (2006), «Tempus poenae. Represalias contra poblaciones sometidas durante la
expansión romana en Hispania», en G. Bravo Castañeda (ed.), Formas y usos de la
violencia en el mundo romano, Madrid, pp. 19-30.
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-240-


GARCÍA Y BELLIDO OCHANDO, A. (1945), «Bandas y guerrillas en las luchas con
Roma», Hispania, 21, pp. 547-604.
GARCÍA-BELLIDO GARCÍA DE DIEGO, M.P. y L. CALLEGARIN (eds.) (2000), Los
cartagineses y la monetización del Mediterráneo occidental, Madrid.
GÓMEZ ESPELOSÍN, F. J. (1993a), «La imagen del bárbaro en Apiano. La adaptabilidad
de un modelo retórico», Habis, 24, pp. 105-124.
– (1993b), «Iberian as a barbarian land: perception of a cultural stereotype», The Ancient
World, 24 (2), pp. 131-142.
– (ed.) (2007), Geografía de Iberia. Estrabón, Madrid.
–––––, A. PÉREZ LARGACHA y M. VALLEJO GIRVÉS (1995), La imagen de Hispania en
la Antigüedad Clásica, Madrid.
GÓMEZ FRAILE, J.M. (1999), «Mercenariado y bandolerismo en Celtiberia. Dos
cuestiones desenfocadas», en F. Burillo (ed.), IV Simposio sobre los Celtíberos.
Economía. Homenaje a J.L. Argente Oliver, Zaragoza, pp. 503-509.
GONZÁLEZ BALLESTEROS, I. (2009), «El estereotipo del bárbaro y la imagen de la
civilización en el Occidente romano en la Geografía de Estrabón», Espacio, Tiempo y
Forma. Serie II: Historia Antigua, 22, pp. 249-260.
GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, M.C. (2005), «El bárbaro y lo bárbaro en la obra polibiana», en
J. Santos y E. Torregaray (eds.), Polibio y la Península Ibérica. Revisiones de
Historia Antigua, IV, Vitoria, pp. 141-171.
GONZÁLEZ WAGNER, C. (1999), «Los Bárquidas y la conquista de la Península Ibérica»,
Gerion, 17, pp. 263-294.
GOZALBES CRAVIOTO, E. (2005), «Mito y realidad del bandolerismo hispano en la
Antigüedad (siglos II a.C.-I d.C.)», en Actas de las VIII Jornadas sobre el
bandolerismo en Andalucía, Lucena, pp. 117-173.
– (2006), «Las formas de bandolerismo en el Occidente romano (siglos I al III). Algunas
lecturas al respecto», en G. Bravo (ed.), Formas y usos de la violencia en el mundo
romano, Madrid, pp. 307-320.
GRACIA ALONSO, F. (2003), La guerra en la Protohistoria. Héroes, nobles, mercenarios
y campesinos, Barcelona.
– (2006), «¡Ay de los vencidos! Las consecuencias de la guerra protohistórica en la
Península Ibérica», Cypsela, 16, pp. 65-86.
– (coord.) (2008), De Iberia a Hispania, Barcelona.
– (2009), Furor barbari! Celtas y germanos contra Roma (ss. IV a.C.-I d.C.), Barcelona.
GRAU, L. y J.L. HOYAS (eds.) (2001), El Bronce de Bembibre. Un edicto del emperador
Augusto, León.
GUERRA, A. y C. FÃBIAO (1992), «Viriato: Genealogia de um Mito», Penélope. Fazer e
desfazer a História, 8, pp. 9-23.
HALL, E. (1989), Inventing the barbarian: Greek self-definition through Tragedy,
Oxford.
HARTOG, F. (2003), El espejo de Heródoto: ensayo sobre la representación del otro,
Buenos Aires [1ª ed. 1980].
B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-241-


HIDALGO DE LA VEGA, M.J., D. PÉREZ y M.J.R. GERVÁS (eds.) (1998), «Romanización»
y «Reconquista» en la Península Ibérica: nuevas perspectivas, Salamanca.
HINGLEY, R. (2005), Globalizing Roman culture. Unity, diversity and empire, Londres.
HOYOS, B.D. (2003), Hannibal’s dynasty. Power and politics in the Western
Mediterranean, 247-183 B.C, Londres.
HOZ BRAVO, J. de (2000), «La etnografía de los pueblos de Iberia en Diodoro V 33-34 y
el problema de sus fuentes», en M. Alganza (coord.), Epieikeia: Studia graeca in
memoriam de Jesús Lens Tuero, pp. 221-238.
JIMENO MARTÍNEZ, A. y J.I. DE LA TORRE ECHÁVARRI (2005), Numancia, símbolo e
historia, Madrid.
JONES, T. y A. EREIRA (2008), Roma y los bárbaros. Una historia alternativa,
Barcelona.
KEAY, S. y N. TERRENATO (eds.) (2001), Italy and the West. Comparative issues in
Romanization, Oxford.
KNAPP, R.C. (1977), Aspects of the Roman Experience in Iberia (206-100 B.C.),
Valladolid.
MANGAS MANJARRÉS, J. (1970), «El papel de la diplomacia romana en la conquista de la
Península Ibérica (226-19 a.C.)», Hispania, 116, pp. 485-513.
MANZANERA LÓPEZ, L. (2010), «Viriato, ¡que viva Hispania!», Clío: Revista de
Historia, 110, p.106.
MARCO SIMÓN, F. (1993), «Feritas Celtica: imagen y realidad del bárbaro clásico», en
E. Falqué y F. Gascó (eds.), Modelos ideales y prácticas de vida en la Antigüedad
clásica, Sevilla, pp. 141-166.
– (2000), «La idealización de Celtas e Hiperbóreos en las fuentes griegas», Dialogues
d’Histoire Ancienne, 26, pp. 121-147.
– (2006), «Intimidación y terror en la época de las guerras celtibéricas», en G. Urso
(ed.), Terror et pavor. Violenza, intimidazione, clandestinità nel mondo antico (Atti
del convegno internazionale, Cividale del Friuli, 22-24 settembre 2005), Friuli, pp.
103-115.
MATTINGLY, D.J. (ed.) (1997), Dialogues in Roman Imperialism. Power, discourse, and
discrepant experience in the Roman Empire, Portsmouth, Rhode Island.
– (2004), «Being Roman: expressing identity in a provincial setting», Journal of Roman
Archaeology, 17 (1), pp. 5-25.
MITCHELL, L. (2007), Panhellenism and the barbarian in Archaic and Classical Greece,
Swansea.
MOMIGLIANO, A. (1999), La sabiduría de los bárbaros. Los límites de la helenización,
México. [1ª ed. 1985].
MONTERO BARRIENTOS, D. (1995-1996), «El determinismo geográfico, la geografía
económica y el imperialismo en la obra de Estrabón», Studia Historica. Historia
Antigua, 13-14, pp. 311-330.
LÓPEZ MELERO, R. (1988), «Viriatus Hispaniae Romulus», Espacio, Tiempo y Forma.
Serie II: Historia Antigua, 1, pp. 247-261.
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-242-


PASTOR MUÑOZ, M. (2004), Viriato. El héroe hispano que luchó por la libertad de su
pueblo, Madrid.
PELEGRÍN CAMPO, J. (2003), Barbarie y frontera: Roma y el Valle Medio del Ebro
durante los siglos III-I a.C., Zaragoza.
– (2004), «Tradición e innovación en la imagen polibiana del bárbaro», Studia Historica.
Historia Antigua, 22, pp. 43-62.
PÉREZ ABELLÁN, J. A. (2006), «Problemática en torno al estudio de la figura de
Viriato», Panta Rei, I, 2ª época, pp. 45-55.
PÉREZ VILATELA, L. (1989), «Notas sobre la jefatura de Viriato en relación con la
Ulterior», Archivo de Prehistoria Levantina. Homenaje a D. Fletcher Valls, 19, pp.
191-204.
– (2000), La Lusitania. Etnología e Historia, Madrid.
– (2001), «El Bronce de Bembibre y los colaboracionistas en la conquista del Norte de
Hispania», en L. Hernández, L. Sagrado y J.M. Solana (eds.), Actas del I Congreso
Internacional de Historia Antigua. La Península Ibérica hace 2000 años, Valladolid,
pp. 417-423.
PITILLAS SALAÑER, E. (2010), La forja de un imperio. Expansionismo romano y
resistencia indígena (ss. I a.C.-II d.C.), Zaragoza.
PLÁCIDO SUÁREZ, D. (1987-1988), «Estrabón III: el territorio hispano, la geografía
griega y el imperialismo romano», Habis, 18-19, pp. 243-256.
QUESADA SANZ, F. (1998), «La imagen de la Antigüedad hispana en la plástica española
del siglo XIX», en R. Olmos (ed.), Al otro lado del espejo. Aproximación a la imagen
ibérica, Madrid, pp. 211-238.
– (2006), «Not so different: individual fighting techniques and battle tactics of Roman
and Iberian armies within the framework of warfare in the Hellenistic Age», Pallas
70, pp. 245-263.
REVELL, L. (2009), Roman imperialism and local identities, Cambridge.
RICHARDSON, J.S. (1986), Hispaniae. Spain and the development of Roman imperialism,
218-82 B.C., Cambridge.
RODRÍGUEZ ADRADOS, F. (1950), «Las rivalidades de las tribus del noreste español y la
conquista romana», en Estudios dedicados a Menéndez Pidal, I, Madrid, pp. 563-
587.
RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, J. (2010), La resistencia hispana contra Roma, Madrid.
RODRÍGUEZ MARTÍN, G. (2009), «Las guerras lusitanas», en M. Almagro Gorbea
(coord), Historia militar de España. I. Prehistoria y Antigüedad, Madrid, pp. 224-
234.
ROLDÁN HERVÁS, J.M. y F. WULFF ALONSO (2001), Citerior y Ulterior. Las provincias
romanas de Hispania en la era republicana, Madrid.
RUGGERI, M. (2000), Posidonio e I celti, Florencia.


B#rBaroS vEncidoS, loS oTroS En la conquiSTa roMana dE hiSpania
-243-


RUIZ ZAPATERO, G. (2006), «The Celts in Spain. From archaeology to modern
identities», en S. Rieckhoff (dir.), Celtes et Galouis, l’Archéologie face à l’Histoire,
I : Celtes et Gaulois dans l’histoire, l’historiographie et l’idéologie moderne. Actes
de la Table Ronde de Leipzig (16-17 Juin 2005), Bibracte, pp. 197-218.
SALINAS DE FRÍAS, M. (1999), «De Polibio a Estrabón. Los celtas hispanos en la
historiografía clásica», en A. Alonso, S. Crespo, T. Garabito, T. y M.E. Solovera
(coords.), Homenaje al profesor Montenegro. Estudios de Historia Antigua,
Valladolid, pp. 191-203.
– (2008), «La jefatura de Viriato y las sociedades del occidente de la Península Ibérica»,
Paleaohispanica, 8, pp. 89-120
SÁNCHEZ GONZÁLEZ, L. (2000), La Segunda Guerra Púnica en Valencia. Problemas de
un casus belli, Valencia.
SÁNCHEZ MORENO, E. (2000), «Releyendo la campaña de Aníbal en el Duero (220 a.C.):
la apertura de la meseta occidental a los intereses de las potencias mediterráneas»,
Gerion, 18, pp. 109-134.
– (2001), «Algunas notas sobre la guerra como estrategia de interacción social en la
Hispania prerromana: Viriato, jefe redistributivo (I)», Habis, 32, pp. 149-169.
– (2002), «Algunas notas sobre la guerra como estrategia de interacción social en la
Hispania prerromana: Viriato, jefe redistributivo (y II)», Habis, 33, pp. 141-174.
– (2006), «Ex pastore latro, ex latrone dux… Medioambiente, guerra y poder en el
Occidente de Iberia», en T. Ñaco e I. Arrayás (eds), War and territory in the Roman
World, Oxford, pp. 55-79.
– (2008a), «De Aníbal a César: la expedición cartaginesa de Salamanca y los vetones»,
en Arqueología vettona. La Meseta occidental en la Edad del Hierro. Zona
Arqueológica, 12, pp. 381-393.
– (2008b), «De los pueblos prerromanos: culturas, territorios e identidades», en E.
Sánchez Moreno (coord.), Protohistoria y Antigüedad de la Península Ibérica. Vol.
II: La Iberia prerromana y la Romanidad, Madrid, pp. 21-281.
– (2010), «Viriatus, dux of the Lusitani», en A. Coskun (ed.), Amici Populi Romani.
Prosopographie der auswärtigen Freunde Roms / Prosopography of the Foreign
Friends of Rome, Waterloo, pp. 259-261 [http://apr.uwaterloo.ca/APR_03_100422.
pdf].
– (2011), «De la resistencia a la negociación: acerca de las actitudes y capacidades de las
comunidades hispanas frente al imperialismo romano», en E. García Riaza (ed.), De
fronteras a provincias. Interacción e integración en Occidente (ss. III-I a.C.), Palma
de Mallorca, pp. 97-103.
––––– y E. GARCÍA RIAZA (e.p.), «La interacción púnica en Iberia como precedente de la
expansión romana: el caso de Lusitania», en Atti XIX Convegno Internazionale di
Studi L’Africa romana, Sassari.
SÁNCHEZ-PALENCIA RAMOS, F.J. y J. MANGAS MANJARRÉS (eds.) (2000), El Edicto del
Bierzo. Augusto y el Noroeste de Hispania, Ponferrada.
SANTOS YANGUAS, N. (1982), «Los lusitanos y la Guerra Sertoriana», Bracara Augusta,
36, pp. 221-236.
Eduardo S#nchE! MorEno " ToM#S aguilEra dur#n
-244-


– (1983), «Los celtíberos y la aventura de Sertorio en España», Celtiberia, 65, pp. 59-88.
––––– y E. TORREGARAY PAGOLA (eds.) (2005), Polibio y la Península Ibérica, Vitoria-
Gasteiz.
THOLLARD, P. (1987), Barbarie et civilisation chez Strabon : étude critique des livres III
et IV de la Géographie, París.
VALLEJO GIRVÉS, M. (1994), «El recurso de Roma al bandidaje hispano», Espacio,
Tiempo y Forma. Serie II: Historia Antigua, 7, pp. 165-173.
VAN DOMELEN, P. y N. TERRENATO (eds.) (2007), Articulating local cultures. Power
and identity under the expanding Roman Republic, Londres.
WEBSTER, J. y N. COOPER (eds.) (1996), Roman Imperialism: Post-Colonial
Perspectives, Leicester.
WELLS, P.S. (1999), The Barbarian speak. How the conquered peoples shaped Roman
Europe, Princeton.
WOOLF, G. (1997), «Beyond Romans and natives», World Archaeology, 28, pp. 339-
350.
– (1998), Becoming Roman. The origins of Provincial Civilization in Gaul, Cambridge.
WULFF ALONSO, F. (2003), Las esencias patrias. Historiografía e historia antigua en la
construcción de la identidad española (siglos XVI-XX), Barcelona.
– (2004), «Adolf Schulten. Historia antigua, arqueología y racismo en medio siglo de
historia europea», en F. Wulff (ed.), Historia de Numancia, de Adolf Schulten.
(Urgoiti editores, colección Historiadores), Pamplona, pp. IX-CCXLI.
– (2007), «¿Unidos contra Roma? Notas historiográficas sobre identidades europeas y
mundo antiguo a partir del caso español», Revista de Historiografía, 6, pp. 14-29.
– (2008), «La cuestión de la romanización», en J. Alvar (dir.), Entre fenicios y visigodos.
La historia antigua de la Península Ibérica, Madrid, pp. 352-364.