HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.

cl

LOS NIÑOS PUELMA Y COVARRUBIAS: Delia, José Manuel y Ricardo

“Salieron de su martirio el Jueves 8 de Noviembre de 1894” Cf. Archivo fotográfico HSJ

1

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

2

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

EXPEDIENTE DE LO S NIÑO S PUELMA Y CO VARRUBIAS

Noviembre de 1894. Prime r Juzgado de l C rimen de Santiago. No Catalogado. Archivo Nacional.

Re copilado por Nara Milanich Departamento de Historia de la Unive rsidad de Yale , EE UU

3

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

4

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Introducción Con el caso de Covarrubias a vida de los niños De lia, José Manue l y R icardo Puelma y la historia y

1894 nace la “Prote ctora de la Infancia”, cuyo fin es acoge r

los niños de samparados de la sociedad, iniciándose así

la C ongre gación Hijas de San José, Prote ctora de la Infancia,

fundada por la Madre María Luisa Villalón en el año 1895. Conmovida por este caso y a la vez signo de una infinidad de otros, e s que nue stra Fundadora Madre María Luisa Villalón dijo tan se ntidamente “Los niños son m i vocación y m i cariño”, legado que aún esta prese nte e n la Congregación y en cada una de sus hijas. “En lo sucedido al Niño de Be lén pue den re conoce r la sue rte de los niños de todo el mundo. Si e s cie rto que un niño es la alegría no sólo de sus padres, sino también de la Iglesia y de toda la sociedad, es cie rto igualmente que en nuestros días muchos niños, por desgracia, sufren o son amenazados e n varias partes de l mundo: pade cen hambre y m ise ria, mue re n a causa de las e nfe rmedades y de la desnutrición, pe re ce n víctimas de la gue rra, son abandonados por sus padre s y condenados a vivir sin hogar, privados de l calor de una familia propia, soportan m uchas formas de viole ncia y de abuso por parte de los adultos”1 ¡Le vanta tu mano, divino niño, y bendice a estos pequeños amigos tuyos! ¡Bendice a los niños de toda la tie rra!
L.G.M. HSJ

5

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

El dolor oculto d e la infancia

1

C f. J uan Pablo II (1994), “Carta del Papa a los Niños ”.

6

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

LO S NIÑO S PUELMA Y CO VARRUBIAS En e sta fe cha, compare ció e l Doctor don Fede rico Puga B. Y expuso al Juzgado, que por de nuncia que había tenido por una señora existía en la calle de Maipú una casa de apariencia modesta, e n la cual, se mante nía a varios niños, en sumo estado de pobreza y que el encargado de atende rlos y alimentarlos, se proponía matarlos por hambre con el obje to de apode rarse de cie rta suma de dine ro que sus padres, al morir, le s habían de jado, siendo tutor y curador la m isma pe rsona con quie nes vivía. Agregó e l doctor, que la denunciante le había he cho presente además, que esos niños, para satisface r e l hambre , se ponían de cabeza en la acequia que corre por la casa y cogían despe rdicios que iban por e l agua, y de e ste aumentaban los alimentos de que acre cían. Santiago, Nov. 8, 1894. Se mandó un represe ntante , Gacitua, a la casa a dar las siguiente s instruccione s ve rbales: “una vez que entrase a la casa que se le indicaba, se ce rciorase si ex istían algunos niños pe queños; que los inte rrogase ace rca de si le s daban de come r, las ve ces y calidad de los alimentos y a la vez se ce rciorase inte rrogándolos si le s daban mal trato, u otros datos que inducie ran a e stimar que en realidad se trataba de pe rpe trar e l de lito de nunciado, tomando los nombre s de las pe rsonas que pudie ran se r responsables. Su informe: En conformidad a las instrucciones re cibidas de SS. proce dí a practicar un allanamie nto a la casa Nº66 de la calle Maipú, de propiedad de los menores Manue l, De lia, José Manue l y Ricardo Pue lma, de los cuale s es tutor y curador, Manue l Segundo Pue lma. ... Cuando llegué a la casa, fui re cibido por Doña Euldarisa Pue lma, quien me manifestó se r la dueña de casa y a cuyo cargo están los menores Pue lma. Le pre gunte por los niños que hubie ran en la casa y me manifestó a tre s

7

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

que me dijo se r sobrinos y cuyo aspe cto sano y robusto, me hizo cree r que no e ran los que yo buscaba. Inte rrogada nuevamente sobre si había otros niños, y entonces no pudiendo negarse , me dijo que había cuatro más que son he rmanos naturales y que habían sido de jados e n la casa por e l curador de e llos, Manue l Segundo Pue lma. Instada a que los pre sentara, me hizo trae r al niño Manuel de 12 años de edad de aspe cto raquítico, pe ro no tanto, que hicie ra cree r cie rto e l de nuncio re cibido. Pregunté por los otros tres y me hizo ve nir a la niñita Delia de 7 años, cuyo físico enfe rm izo me hizo sospe char algo de la ve rdad, sospe cha que se confirmó cuando la niñita me dijo que no com ía y que le pe gaban mucho. Los otros dos niños no me fue ron presentados, alegándose para ello que se encontraban antes en una casa cuya ubicación se resistie ron a indicarme . El estado en e l que encontré a la niñita De lia, me dio suficie nte motivo para cumplir con lo ordenado por SS. y al e fe cto reduje a prisión a la due ña de casa Euldarisa Pue lma, su marido Julio González y al tutor de los niños Manue l Se gundo Puelma que también se encontraba en la casa en esos momentos. Una vez despachados en un coche a la Comisaría los tres presos y la niña Delia, procedí a un registro prolijo de la casa y me habría re tirado talve z sin e ncontrar a los niños, cuando un individuo llamado Horacio Vargas marido de Tránsito Pue lma, que también vive n en la casa, me dijo que é l no estaba para tapar canalladas y que buscara a los niños debajo de una de las camas de una habitación inte rior. Efe ctivamente los niños José Manue l y R icardo, estaban escondidos allí y su aspe cto me convenció de que e l denuncio e ra pe rfe ctamente cie rto.

8

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Les hice conducir a la Comisaría donde se le s ha prestado la atención y cuidados que su lastimoso (sic) estado requie re . Al salir a la calle una muje r llamada Saturna Silva y que vive en la m isma calle de Maipú Nº70, se manifestó complacida de que los niños fue ran sacados de l pode r de esa gente que los estaba matando según sus propias expre siones. Inte rrogada por mí e sta muje r me aseguró que ex isten e n e l barrio m uchas otras pe rsonas que han podido presenciar día tras día las atrocidades que se come tía con los niños Pue lma. A fin de ase gurar su testimonio y el de las pe rsonas cuyas de claraciones puedan dar luz en e ste asunto, tomé e l domicilio de e lla y que indico a Ud. El oficial Se gundo de la prefe ctura, Sr. Je sús María Navas que

incide ntalmente acompañó a esta diligencia, fue testigo de la tenacidad con que se me negaron la presencia de los dos niños menores en la casa y e l he cho de habe rlos encontrado escondidos debajo de la cama. En conse cuencia, de acue rdo con las instrucciones ve rbales que tuvo a bien darme SS. pongo a disposición de l Juzgado a Euldarisa Pue lma y Ugarte, natural de Valparaíso, de 25 años, casada, sabe lee r y escribir, prime ra vez presa; Julio González y Jara, natural de Santiago, de 29 años, casado, come rciante , sabe lee r y e scribir, prime ra vez preso; y a Manue l Segundo Pue lma y Ugarte, natural de Valparaíso, de 30 años, solte ro, come rciante , sabe lee r y escribir y prime ra vez preso. Los niños Delia, José Manue l, y R icardo Puelma, también se encuentran en e sta Com isaría a disposición de SS. Noviembre 9 de 1894. Ce rtifico que e l sub-comisario Sr. Gacitua, prese ntó al Juzgado e l parte que pre cede y a la vez a tre s niñitos, uno de l sexo femenino, de aparie ncia de nue ve a diez años de edad que dijo llamarse Delia Pue lma; otro de ocho a nue ve años, que dijo llamarse José M. Pue lma; y otro de sie te años de edad que dijo llamarse R icardo Puelma. Todos e llos tenían un aspe cto

9

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

físico que re velaba e l hambre en la ve rdade ra acepción de la palabra, e s de cir, pe rsonas desfalle cidas por ne cesidad. La niña De lia venía vestida con un vestido de algodón y debajo otro de la misma clase, y tapada la cabeza con un resto de un pañue lo de lana te jido; las tres piezas sumamente sucias. Los zapatos y medias que usaba dijo que no e ran de ella, que se los habían puesto para venir al Juzgado. Además esta niña tenía en la cabeza una enfe rmedad que a prime ra vista se notaban espacios cubie rtos de caspa y algunos gusanos [le taparon la cabe za para e sconde r esto]. El niño José Manue l en un estado de flacura que daba horror, y con una palidez de enfe rmo, vestido tan solo con un paltó y una polle rita. Ambas pie zas sumamente sucias y destruidas. El niño R icardo Pue lma, te nía el m ismo aspe cto que e l ante rior y vestía solamente una polle rita sumamente despedazada y sucia. En vista de l estado en que se e ncontraban estos niños, e l Sr. Juez, ordenó darles inmediatamente de come r y a la vez que la alcaldesa de la cárce l los lavase y que un empleado les comprase de toda clase de ropa de vestir. Inmediatamente se procedió a dar cumplim iento a lo ordenado por e l Sr. Juez, quedando los niños atendidos dire ctamente por la alcalde sa de la se cción de de tenidos y provistos de cama y ropa que se pidió al alcalde de la cárcel. 9 de Noviembre de 1894. Nov. 9 Pídase informe a los se ñores médicos de ciudad, Donoso Grille y Lira Errázuriz para que informen al Juzgado ace rca de si e l estado de ex tenuación física en que se encuentran los tres niños mencionados, se debe a e nfe rmedad o a falta de alimentación, y encárguese la de tención provisoria e incomunicados a Euldarisa Puelma, Julio González y Manuel S. Pue lma.

10

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Niños Puelma

11

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Ce rtifico que con esta fe cha compare cie ron los dos médicos de ciudad y examinaron dete nidamente a los niños, y quedando de pre sentar por escrito e l informe que se les había pe dido. Ce rtifico igualmente que no se pudo inte rrogar a los niños, porque habié ndoles dado que come r hasta que se sintie ron satisfe chos, se accide ntaron de l estómago, motivo por el cual, se dio orden para que se les lle vase a la e nfe rme ría. Santiago, 9 de Noviembre . Habié ndose e stimado conveniente para e l me jor esclare cim iento de los he chos de nunciados, practicar una visita a la casa Nº66 de la calle Maipú, e l Jue z que suscribe acompañado del Sr. Promotor Fiscal Sr. Urzúa Gana y e l sub-comisario Sr. Gacitua, nos trasladamos al lugar indicado que es una casa cuyo diseño es el que apare ce a continuación [croquis de la casa]. El menaje de la prime ra pieza consistía e n una cama muy pobre , una mesa y algunas sillas y otros obje tos de escaso valor. La segunda pieza, o sea la que habitaban los hué rfanos solo te nía dos pe queños catres de fie rro; uno con sólo un peque ño colchón de hojas de maíz y e l otro con trapos sucios en que no se podía sabe r si había colchón. Una y otra cama sumamente desaseada y e n muy mal estado. 9 Noviembre: Pongo a disposición de US a los reos Euldarisa Pue lma, Julio G. y Manuel Se gundo P., traídos a esa se cción en cumplimiento de la orden adjunta [la orden, de 9 Nov. dice de te ne rlos “en la más estricta incomunicación”]. 9 Noviembre , ce rtificado: Aprehé ndase por la policía con allanamie nto de su habitación, si fue re ne cesario, a doña Tránsito Puelma y Horacio Vargas y Elgue ta, contra quienes procede e ste Juzgado por e l de lito de abandono de menores.

12

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

10 de Noviembre , se inte rrogó sin prestar juramento a la niña De lia Pue lma y contestó lo siguiente a las preguntas que se les hicie ron: Juez - ¿Cómo te llamas? ¿Qué e dad tienes y de quié n e re s hija? Niña – Me llamo De lia Puelma – no sé mi edad y m i padre se llamaba Manue l y no sé como se llamaba mi madre. Juez - ¿Cuándo murie ron tus padre s? N – No sé , porque hace mucho tiempo. J - ¿Con quién vivías en la casa de calle Maipú? N – Con la Uldaricia Pue lma, su marido Julio Gonzále z y con mi tío “El chicoco Puelma” no sé que nombre tenga. J - ¿Desde cuando que vive s en esa casa y con las pe rsonas que has nombrado? N – Desde hace m ucho tiempo, pe ro no sé desde cuando. J - ¿Quién hacía de due ña de casa? N – “El chicoco” y [la niña agrega] la Uldaricia hacía la comida, y Julio salía a buscar plata y también “e l chicoco” J – ¿No comías tú y tus he rmanos de la comida que hacia la Uldaricia? N – No, ellos com ían aparte J - ¿Y por qué tu no com ías de la misma comida? N – Porque no que rían J - ¿Qué te daban de come r? N – Tallarines J - ¿Cocidos en agua o en caldo? N – Cocidos en agua J - ¿Y cuántas ve ces comías estos tallarines? N – Dos ve ces, una como a las dos de la tarde y la otra bie n tarde, como a las die z de la noche . J - ¿Y tenías mucha hambre? N – Sí, mucho J - ¿Y que hacías cuando tenías mucho hambre ?

13

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

N – Me iba a la acequia, que pasa por la casa, y me lle vaba pe scando hojas de le chuga, pe dazos de pan pedazos de zapallo, pedazos de carne , cáscara de zapallo y cáscara de papas. J – ¿Y no llorabas tú de hambre , y le de cías a la Uldaricia que te die ra de come r? N – Sí, y e lla me de cía “¿no comiste tú ya tallarine s?” [agregado: “los niños dice n que se enojaban con e lla”]. J - ¿Y e lla no te ve ía cuando e stabas e n la acequia? N – No, porque e lla estaba en la pieza cosiendo y otras me veían. J – ¿Y la pue rta de calle no estaba abie rta que pudie ran salir a la calle a buscar com ida? N – No, porque estaba con llave la pue rta y si salíamos e lla se enojaba y nos pe gaba J - ¿En qué dorm ías? N – En un colchón y tapada con una frazada y tambié n tenía almohada. J - ¿Y cuando hacia frío, que ropa tenías? N – Solamente el vestido con que aye r vine , porque el otro que traía encima, me lo puso la Tránsito cuando me traje ron. J - ¿Y no tenías fuego para cale ntarte? N – No, porque la Uldaricia no me de jaba e ntrar a las piezas [los niños agre gan porque les pegaban]. J – ¿Haz estado enfe rma alguna vez? N – Sí, los tallarines me caían mal al estómago y una vez me dolía la barriga y me dio la Uldaricia, manzanilla. J - ¿Le dijiste tú alguna vez a alguna pe rsona que te nías hambre , fue ra de la Ulde ricia? N – Si, le de cía a la Tránsito y e lla me daba caldo con carne. J - ¿Y por qué no le de cías a la Tránsito siempre que tenías hambre ? N – Porque la Tránsito pasaba poco en la casa. J - ¿Conoces a Horacio Vargas? N – Sí. J - ¿Y este , te trataba bien o no?

14

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

N – Me trataba bien, y también la Tránsito, y también Julio González: e l que me trataba mal e ra “e l chicoco” porque siempre llegaba curado, y también me trataba mal m i he rmano Manuel, me daba de puntapiés, porque no le enrollaba lige ro e l hilo de l volantín. J - ¿Y tu he rmano Manue l también vivía en la casa? N – Sí, dorm ía en la pieza de la Uldaricia y com ía con ellos. J - ¿Y por qué no le de cías a tu he rmano Manue l, que tenías hambre ? N – Porque Uldaricia me tenía amenazada de pegarme , si le de cía a alguien que tenía hambre . J - ¿Re cue rdas con quien vivías antes? N – Sí, con m i tía María Me rcedes Pue lma, que vivía en la calle de Llanquihue. J - Y e ntonces com ías bie n N – Sí porque tomaba caldo, mate , pan y queso. J - ¿Y te han ense ñado algo? N – Sí, cuando estaba con la María Me rcedes, me ense ñaron las le tras de l silabario y a rezar, pe ro e n la casa de la calle Maipú, no me han e nseñado nada. Se suspendió esta diligencia para continuarla oportunamente. La niña se ratificó y aparenta tene r de ocho a diez años de edad. Acto continuo, se hizo compare ce r a los niños R icardo y José Manue l y como dice n respuestas iguales a las preguntas que se les hacían, se le s inte rrogo a los dos a la ve z, siguiendo e l m ismo orden que el inte rrogatorio ante rior. Los niños: Me llamo José Manue l Puelma y yo Ricardo Pue lma. 2. No nos acordamos cuando murie ron nuestros padre s. 3. Con la Eulalia (Uldaricia), con Julio González, con e l “chicoco”, o sea, Manue l Segundo Pue lma y el he rmano Manue l. 4. No sabemos, pe ro hace mucho tiempo

15

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

5. El chicoco 6 y 7. No comíamos de la m isma com ida, sino que com íamos aparte porque ellos no nos consentían. 8 y 9. Y comíamos tallarines con agua y cebolla. 10. Comíamos dos ve ces, una en e l día y otra e n la noche . 11. Y te níamos mucha hambre. Com íamos cosas que pasaban por la acequia, como se r hojas de le chuga, pedazos de pan, de zapallo, de carne , papas, arve jas, tallos de coliflor, cáscaras de sandia y me lón, cáscaras de duraznos, pe ras malas y sigue n indicando otros despe rdicios que pasan por la acequia. 13. Si llorábamos, pe ro la Uldariza se e nojaba con nosotros, cuando le de cíamos que teníamos hambre. 14. No, porque e lla o estaba cosiendo o salía a la calle . 15. No, porque la pue rta estaba con llave . 16. Dorm íamos en e l sue lo, en paja y tapados con un saco y m i he rmana en un colchón tapada con una colcha bien delgadita. 17. Encima de l vestido que teníamos nos arrebozábamos con el saco con que dorm íamos. 18. No, y si e ntrábamos a la pie za de la Uldaricia, nos pegaba. 19. Si, una vez estuvimos e nfe rmos de dolore s de barriga y nos die ron agua caliente con azúcar. 20. Solamente le dijimos a la Tránsito, y e lla nos daba té , pan, puche ro, carbonada y poroto; pe ro a ve ces e lla daba con la rabia porque se e nojaba con la Uldaricia o porque nosotros la re tábamos y otras ve ces e lla no estaba en la casa, lo que e ra fre cuente . 22 y 23. Si, lo conocimos y esta pe rsona nos trataba bie n y también Julio González, pe ro e l “chicoco” cuando e staba borracho no pegaba con una correa. Y el he rmano Manue l nos trataba mal, porque no le poníamos los volantines, y a m i he rmana una vez, le hinchó un ojo, de un puntapié . 24 y 25. Tambié n vivía en la casa y cuando le de cíamos que te níamos hambre, nos de cía “que me importa a m í, que se mue ran de hambre ”.

16

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

26. Antes vivíamos con la María Me rce des en la calle de Llanquihue y, entonces comíamos bien, de toda comida. 28. Nos enseñaron a conoce r las le tras y a rezar. Se ratificaron. Pape l, pe gado a la foja de l expediente : Trabajos que he he cho de sde abril hasta 8 de Noviembre. Una lista de encargos con pre cios por e jemplo, Sr. Migue l Cariosa, 20 sobre camas, $150.00; Sra. Práxedes R . viuda de Avalos 4 m/m; $35.000, e tc. Son sobre camas, colchados, alfombras, e tc.; total de $416.00, “sin contar muchos peque ños trabajos que e je cuta mi esposa y que no los tomo e n cuenta”. 12 de Noviembre . Horacio Vargas y Elgue ta: “Manuel Puelma fue un come rciante que tuvo ne gocio en la calle Sto. Domingo e squina Bande ra, de trapos. Murió e n Diciembre de l año 1891. Esta pe rsona tuvo re lacione s ilícitas con Me rcede s Ugarte, que según entiendo es mue rta hace die z años. De esta unión nacie ron Manuel Segundo P., Tránsito y Uldaricia. Poste riormente Manue l se casó con su sobrina, Rosa Pue lma Elgue ta, he rmana m ía, por parte de madre , e n 1879, y de esta unión nacie ron Rosa y Humbe rto, hijos que viven al lado de la madre . Mientras Manue l e stuvo casado con la Rosa, mantuvo re laciones ilícitas con Gume rcinda Pue lma, quien se de cía e ra hija natural de é l, y de esta unión, nacie ron los niños Manue l, De lia, R icardo y José Manuel. La Gume rcinda m urió hace cinco a sie te años, y según oí de cir la encontraron mue rta en la calle Llanquihue Nº3. Los niños ya nombrados, a la mue rte de su madre, pasaron al lado de l Me rcedes Pue lma, he rmana de Manuel, y ahí e stuvie ron hasta Agosto de 1893 e n que Manue l Se gundo Pue lma, o sea, “El Chicoco”, tutor y curador de estos menores re solvió quitar estos niños a la Me rce des y lle varlos a casa, porque yo e staba casado desde hace diez años con la Tránsito. Al aceptar estos niños, convine con Manue l, “El chicoco”, que me debía pagar

17

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

quince pesos mensuales por darles la comida y casa, quedando Manuel de proporcionarle s vestidos, pagar lavado de la ropa, y demás gastos. Estos niños pe rmane cie ron a mi cuidado hasta Agosto de este año [1894], en que, viendo que no me pagaba Manue l “El C hicoco”, la pensión convenida, resolví devolvé rselos; pues durante el año que tuve e sos niños a m i cargo, sólo me pagó los seis prime ros meses, y los seis de l prese nte año sólo me pagó quince pesos. Para descontar de alguna mane ra e l dine ro que Manue l “El Chicoco” me adeudaba, me fui a vivir a la casa que e llos ocupaban e n la calle Maipú Nº66, e n Abril de l presente año, mi muje r y m is tres hijos. Desde esa fe cha acá, pude presenciar que los niños De lia, R icardo y José Manue l e ran víctimas de l trato más brutal que se pue de concebir, de parte de la Uldaricia y de Manuel “El C hicoco”; pue s e s pe rfe ctamente real y efe ctivo que estos niños sólo se alimentaban de una libra diaria de fideos, cocidos en agua con sal y grasa; y es tambié n efe ctivo que estos niños estaban a la pesca de las cáscaras y hojas de le chuga que pasaban por la acequia para alimentarse . Tanto m i muje r como yo, a escondidas le dábamos a estos niños pan y comida o lo que se podía, porque la Uldaricia y Manuel, “El Chicoco”, se enojaban con nosotros, porque le dábamos a estos niños que come r, y cada vez que nos sorprendían, nos insultaban y castigaban a los niños. El he rmano mayor de estos niños peque ños, o sea Manue l, e ra un peque ño padrastro de los chicos, a quie nes castigaba con crue ldad y siempre le oía de cir: “Manue l “El C hicoco” me tiene dicho que mate a esos chiquillos”; y e ste niño Manue l vivía en las piezas de la Uldaricia y com ía con e llos, lle vando, por supuesto, una vida muy distinta de la de sus he rmanos pequeños. Debo manife star a SS., que no hay palabras con que pintar la indignación y horror, de la mane ra como alimentaban y trataban a esos tres niños Manue l “El C hicoco”, el he rmano Manue l Pue lma y Uldaricia. El más chiquito hacía el efe cto de un animalito tapado con un saco, se ntado a la pue rta de nuestra cocina espe rando que le dié ramos algo de come r y

18

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

cubie rto de m illares de inse ctos sucios; llegando a tal m i indignación que resolví acusar a los guardadore s de estos niños, del crimen que estaban come tiendo, y, al efe cto, me consulté con Don Ignacio Poble te, para que a su vez le dije ra a Don Raimundo Pue lma, tío de estos niños, lo que ocurría con e llos, y tambié n para pedirle conse jos sobre la mane ra como me debía pre sentar a la justicia o a la policía, denunciando e stos he chos, pe ro é l me dijo que me e spe rase para que yo pudie ra se rvir, más de lante de te stigo en este denuncio, y en esta circunstancia me encontraba cuando la policía se presentó a la casa y re cogió a los niños. Este mismo de nuncio tambié n lo hice a Don Rodolfo Plaza, que vive en la calle de Santo Dom ingo esquina de Maipú. Debo tambié n hace r presente que Manue l Pue lma, padre de estos niños, se gún he sabido, al morir de jó como se senta m il pesos, los que distribuyó por testamento entre sus hijos habidos e n matrimonios le gítimos con Rosa Pue lma y los otros hijos que tuvo con Gume rcinda Pue lma, o sea estos niños y Manue l “El Chicoco”, con ex clusión a este bene ficio de m i muje r Tránsito y de m i cuñada Uldaricia. El testamento a que me re fie ro, debe e star en una de las notarias que hay al lado de los Tribunales. Debo aún agre gar que la Uldaricia , es público y notorio, que lleva una vida licenciosa entregada a toda clase de vicios, y esto lo hace con conocim iento de su esposo y Manuel “El Chicoco”, diciendo este último, que nada le importa, pue s yo mismo he denunciado a uno y otro la conducta de la Uldaricia [claramente, e stá respondiendo a pre guntas espe cificas del juez, que no están transcritas...]. Manue l “El Chicoco” es otro vicioso y ocioso, que sólo vive de l dine ro que pide prestado, sin que trabaje e n cosa alguna, y por esta causa, se ve e n la ne cesidad de empeñar cuanta prenda tiene. Igual vida lle va Julio González, marido de la Uldaricia. Por m i parte, de claro a SS. que yo soy hombre trabajador e igualmente m i esposa, y sin vicios; y según manifiesto con e l apunte que pre sento a SS., en m i oficio de tapice ro y colchador me he pagado desde Abril hasta la

19

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

fe cha cuatrocie ntos y tantos pesos, sin contar algunas otras que aun tengo pe ndie ntes e n casas particulares. Es mayor de edad.

Acto seguido, se inte rrogó a Tránsito Pue lma...: “Soy la muje r de Horacio Vargas, ratifico en todas sus partes la de claración que acaba de prestar m i marido, debiendo agre gar que sobre lo dicho por m i marido con re lación al trato y mane ra como alimentaban a estos niños Manuel “El C hicoco” y la Uldaricia, e s nada todavía con la e fe ctividad de los he chos, pues pue de darse cuenta SS. que podría resultar de una muje r, que en su propia casa y con conocim iento de l marido y del “C hicoco” Manue l, la Uldaricia, mantenía re laciones ilícitas con un tal Ale jandro Morales vivie ndo en la misma pieza donde e je cutaban actos crim inales, poniendo a la aguaite e n la pue rta, a la niña De lia, para que avisase si llegaba alguna pe rsona, mie ntras la Uldaricia cometía quien sabe qué actos con Morales, sin mencionar otras ocasione s que la Uldaricia se ausentaba de la casa por seguir sus relaciones con Morales, y e stos niños quedaban mate rialmente sin tene r que come r y, e ra entonces cuando yo podía ate nde rlos y darle s que come r con más libe rtad, porque cuando e llos e staban en la casa, y por compasión le dábamos de come r a estos niños, e ra motivo para que nos insultasen y maltratasen, dándole de golpes y pegándoles con correas a los niñitos, lle gando hasta e l ex tremo que , en una ocasión que la Uldaricia y “El Chicoco” tuvie ron visitas, e l niñito me nor, o sea R icardo se introdujo a la pieza en que ellos habían estado y tomó unas m igas que había sobre la mesa, y esto fue motivo para que Manuel, “El Chicoco” se enfure cie ra a causa de que estaba ebrio, y buscaba al niño por todas partes para castigarlo, y este se había escondido debajo de la cama de la De lia y en su afán pene tró hasta m i habitación como loco buscando al niño, diciendo que nosotros lo habíamos escondido y a mi marido que estaba en cama, tan pronto se ende rezó, le dio de chicotazos en la espalda.

20

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Mi marido ha dicho que a estos niños los alimentaban con una libra de fide os o macarrones, pe ro e n realidad e ran diez ce ntavos los que compraban de esta sustancia, y, algunas ve ces les daban una papa cocida con cáscara. Como a estos niños no le s pe rm itían que e ntrasen a las habitacione s que e llos ocupaban, ni al corredor pasaban e l día al rayo de sol, y quizás por esta causa y los andrajos que tenían por ve stido, se cubrie ron de piojos hasta e l ex tremo que daba compasión ve rlos, y la enfe rmedad que la De lia tiene en la cabeza e s a conse cue ncia de esos animales. Yo la lle vé a la acequia, le corté e l pe lo, y le estuve lavando con agua de hojas de nogal y también con pomadas de azufre. Me consta, que tanto Manue l “El C hicoco”, como la Uldaricia, trataban de ocultar a toda pe rsona, el estado en que se e ncontraban esos niños, y la conciencia que yo me he formado, e s que, Manue l “El Chicoco” y m i he rmana Uldaricia y e l marido de ésta, Julio González, habían concebido e l plan de ase sinar a estos niños de alguna mane ra, para quedarse ense guida con la casa que m i padre de jó para estos niños, al m orir, y, al efe cto, trataban por todos los medios posible s que nosotros salié ramos de la casa, para quedarse e llos due ños de seguir ade lante su crim inal intento, y sin testigos”. Mayor de edad, y firmaron los dos. En e l m ismo día y acto seguido, se hizo compare ce r al reo Manue l Segundo Puelma y Ugarte , de Valparaíso, de 34 años, solte ro, sin ocupación, que sabe lee r y escribir, y prime ra vez preso...expuso: “La re lación que SS. me manifiesta con re spe cto a la fam ilia que formó m i padre, e s exacto. El murió e n 1891, y los bienes que de jó fue ron los siguie nte s: una casa situada en la Plazuela de Yungay, que vendida e n subasta pública, produjo tre inta y sie te mil pesos: las me rcade rías de la tienda que pose ía, tres m il pesos; una casa en la calle Llanquihue , que produjo dos m il pesos, lo que da un total de 42 m il pesos.

21

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

En e l testamento que instruyó, expresaba que una casa situada en la calle Maipú Nº66, le pe rtene cía a los hijos habidos en Gumercinda Puelma, por se r é sta, bie n de la madre, y e n e l mismo testamento me de jó a mi de albacea y tutor y curador de los niños Manuel, De lia, José Manue l y R icardo, de bie ndo agre gar que e l mobiliario de la casa de mi padre , produjo dos m il pesos. No tengo bien prese nte, pe ro la distribución que se hizo de los biene s

de jados por mi padre , fue en la forma siguiente: a su muje r le gítima, o sea Rosa Puelma y a sus hijos Rosa y Humbe rto les tocaron como 15 m il ochocientos pesos; a mi cinco mil pesos; doce m il pesos se pagaron por de udas que mi padre había contraído y el resto de l dine ro no re cue rdo que distribución se le dio, pe ro todo consta de un expediente que se encuentra archivado e n la oficina del Sr. Juez Be rnales. Los niños Manue l, De lia, José Manuel y R icardo, despué s de la m ue rte de mi padre , los coloqué al lado de Me rcedes Pue lma, he rmana de m i padre , y allí e stuvie ron hasta agosto de l año pasado, según me pare ce; pasasen al lado de Horacio Vargas, marido de y, e n vista de la poca atención que le dispensaba a estos niños, re solví que Tránsito Pue lma, abonándoles por los alimentos, quince pesos mensuales, por los tre s chiquitos, porque Manuel, el mayor, vivía a mi lado, y como no le pagase a su tiempo la cantidad estipulada por pensión, los niños volvie ron a m i lado. Mientras estos han estado conmigo en la calle Maipú, nunca les ha faltado e l alimento, pues diariamente y por mañana y tarde , les hacía dar caldo, carne, papas, tallarine s y varias otras clases de alimentos. Y, si pare ce n pobremente vestidos, es porque la casa que ocupaban y que e ra de e llos, no daba lo suficiente para atende rlos me jor. Si esos niños apare cen flacos y este rados, es porque siempre han sido así, pe ro no por falta de alimento.

22

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

En este estado se hizo compare ce r a Horacio Vargas y Tránsito Pue lma, quie nes impuestos de la de claración prestada por Manue l Se gundo Pue lma, expusie ron: “Insistimos e n manifestar a SS. que los únicos alime ntos que los niños com ían que fuesen nutritivos, e ran los que nosotros les proporcionábamos furtivamente ... [ y algunas ve ces le s mandaba desayuno...]”. El reo dice: “no es ve rdad que a los niños le s faltase alimento”. Firman todos. Nov. 12 Vistos: No resultando de estos ante cedentes mé rito suficie nte para mantene r e n prisión a Horacio Vargas y a Tránsito Pue lma, sobreséase a su re spe cto y póngase les e n libe rtad. Nov. 13, se hizo compare ce r a la reo Euldariza o Uldaricia Puelma... dijo: “Mi apellido mate rno e s Ugarte , nací en Valparaíso, tengo 25 años, casada, sin ocupación, se lee r y escribir, y prime ra vez presa. Ratifico lo expuesto por Horacio Vargas, con re lación a la mane ra como formó dife rente s familias mi padre Don Manue l Puelma. Los menore s Delia, Manue l, José Manue l y R icardo, Horacio, marido de m i he rmana Tránsito, quien ante s cuidaba, se los de volvió a Manue l, quien vivía en la calle Maipú Nº66, y yo y m i marido Julio González, nos fuimos a vivir e n esa m isma casa e n Junio o Julio de l prese nte año, sin que a nue stro cargo corrie ra la alimentación y vestido de estos niños, sino a cargo de m i he rmano Manuel. Sin embargo, como ocupábamos una pieza de la casa, en vez de arrie ndo, yo descontaba e sa pe nsión haciendo la comida para Manuel, alias “El Chicoco”, para e l m uchacho Manuel y para los niños chicos De lia, José Manue l, y R icardo. Estos niños comían en la misma pieza que nosotros lo hacíamos, en una mesita separada, porque en la nuestra no cabían, y por la mañana, algunas ve ce s, les daba, cuando se le vantaban temprano, te con le che ; a las doce almorzábamos y a los niños le s se rvía de nuestro mismo almue rzo, que por lo regular e ra: porotos, tallarine s, valdiviano y

23

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

carbonada; pe ro en e l almue rzo, gene ralmente , no com íamos más que un solo plato abundante , eligiéndolo de los guisos que he mencionado. Algunas ve ces nosotros tomábamos once s que consistían e n mate o té , y también participábamos a los niños. De ordinario com íamos a las sie te y hacía puche ro con caldo y porotos y tomábamos café , y de e sta comida también le s dábamos a los niños, y e n la noche no tomábamos nada. Es falso que estos niños no hubie ran com ido siempre de nue stra com ida y que sólo se alimentaban de tallarines y de las inmundicias de la acequia; y, si e stán flacos, no sé por que causa sea, y como a mi no me los habían entre gado, no cuidaba de l traje de e llos, ni de su aseo pe rsonal, aunque algunas ve ce s me preocupaba de asear a la niña De lia. Conozco a Ale jandro Morale s, pe ro con e sta pe rsona no tengo otras re laciones que la de amistad”. En e ste estado se hizo compare ce r a Horacio Vargas y Tránsito

Pue lma...ratifican su de claración...la de clarado...sabe firmar. Ce rtifico que con esta fe cha

reo se mantie ne en lo que ha

compare ció

la

Sra.

Doña

Em iliana

Sube rcaseaux viuda de Concha, y expuso al Juzgado, que habie ndo visto que los niños a que se refie re este sumario, estaban en el departamento de las muje res al cuidado de la alcaldesa, a cuyo re cinto entraban muje re s ebrias, no e ra propio que esos niños estuviese n en esa sociedad, por lo que solicitaba que se les entregasen a ella para ate nde rles e n e l nuevo Asilo que re cién había fundado, denom inado “Prote ctoras de la Infancia”. Stgo. 12 de Noviembre de 1994. Con e l mé rito del ce rtificado que procede , dáse orde n a la policía para que conduzca los niños De lia, José Manue l y Ricardo Pue lma, al nue vo asilo Prote ctora de la infancia de la Señora Sube rcaseaux , de bie ndo quedar los asilados a disposición de este juzgado.

24

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Nov. 12 de 1894: En conform idad al de cre to de US fe cha 9 del pre sente, hemos re conocido a los niños: Delia, José Manuel y R icardo Puelma, con e l objeto de informar a ese Juzgado de si e l estado de debilidad y ex tenuación de fue rzas físicas en que se encuentran, se debe a e nfe rmedade s naturales o a falta de alime ntos. Lo prime ro que llamó nuestra ate nción fue e l e stado de sumo de saseo e n que estaban. La cutis sucia, se ca, arrugada y ape rgam inada hacía notar inmediatamente la falta comple ta de los cuidados que son ne cesarios e n los primeros años de la vida; por todo ve stuario, sólo lle vaban un ve stido vie jo y sucio, aplicado al cue rpo, sin ninguna ropa inte rior, como cam isa, calzones, e tc. y estando también de scalzos, dos de e llos. La niñita De lia se encontraba afe ctada de una repugnante e nfe rmedad de l cue ro cabe lludo que se puede también atribuir a la m isma falta de cuidado. El estado físico está muy le jos de corresponde r a la edad que cada uno de e llos tiene . El menor de e llos de sie te a ocho años de edad, pue s le e stá saliendo los dientes de la se gunda dentición, pare ce no tene r sino cuatro a cinco años, siendo análogos e n los dos e ste tardío desarrollo. Sus cue rpe citos flacos, delgados y en e stado profundo de demarcación que pare ce la piel adhe rida a los hue sos, pudie ndo contarse éstos y sus articulaciones. Exam inando las m ucosas de los párpados, labios, e ncías, e tc. se nota la intensa palide z caracte rística de un estado anémico profundo o empobre cimie nto de la sangre . Hablando en un se ntido ge ne ral, podemos sentar como principio inamovible , que las causas productoras de l estado en que se encuentran los niños Pue lma, puede se r debidas: o a una alimentación escasa, de fe ctuosa y mal dirigida, o al estado patológico de l organismo que lo m ima e impide su desarrollo. Cualquie ra de e llas puede lle varlos al estado de mise ria fisiológica tan avanzada en que se e ncuentran y cualquie ra de e llas también pue de concluir con sus existencias.

25

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

No habiendo e ncontrado en ninguno de ellos e nfe rmedades, ya sea adquiridos o he redadas y pudiendo obse rvarse un regular funcionamiento de todas sus funciones orgánicas, sin que se note entorpe cimiento alguno, y según los datos que ha podido re coge r respe cto sus padres, no se encuentra ningún ante cedente que explique siquie ra de una mane ra remota un estado seme jante; al existir e n los tre s e l mismo de bilitamiento y falta de desarrollo, nos hace pensar que la única causa del estado e n que se e ncuentran los niños Pue lma y que tanto ha llamado la atención de US y demás pe rsonas que los han visto es debido ex clusivamente a una alime ntación insuficie nte y defe ctuosa. Por último este mismo examen nos de ja e l conve ncimiento de esta mala alimentación y falta comple ta de higiene que con estos niños se ha tenido, debe datar de hace algún tiempo a esta fe cha, e n vista de l grado tan avanzado de de caim iento en que se encuentran. (Médico de ciudad) Eduardo Donoso G. E Lira E 14 Noviembre ... Julio González y Jara, de 30 años, de Santiago, casado, sin ocupación, que sabe lee r y escribir y prime ra vez preso... dijo: “Desde hace cuatro años, según me pare ce , a que soy casado con Euldaricia Pue lma. Yo, antes me ocupaba en panade ría y e ra due ño de una que ex istía en la calle de San Pablo Nº 36, pe ro como me fuese mal en e l ne gocio lo ce rré. Pe rmane cí sin ocupación desde e l mes de Abril hasta fines de O ctubre o principios de l pre sente y después de e sta fe cha solía ganar uno o dos pesos diarios cuando don Teodoro Tuvie res, dueño de un despacho que hay en la calle de Martínez de Rosas esquina de Matucana, me ocupaba como e scribiente en remates de me rcade rías que hacía. El resto de l tiempo he vivido de prendas que empeñaba y prestamos de dine ro y espe cies que me ha he cho la muje r de Tuvie res. En Junio del presente año me fui a vivir con m i muje r Euldaricia, a la calle de Maipú Nº66, y como Manue l Segundo P., o sea “El Chicoco”, no

26

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

trabajaba ni tenía dine ro con que vivir, yo corría con los gastos, que asce ndían diariamente a doce reales, mas o menos para la comida, y é ramos yo, mi muje r y los cuatro niños. En cambio, te nía casa de balde. [Describe lo que comen durante e l día...] De la comida que he mencionado, no se le daba a los niños De lia, R icardo y José Manuel, porque Manue l “El C hicoco”, tenía dicho que se le die ran tallarines dos ve ces al día; y e stas com idas las hacían los niños en otra pieza o e n e l patio. Estimo que esta resolución de Manue l, de darles a los niños solamente tallarines, e ra con e l obje to de no aumentar los gastos de la com ida. Compre ndo que e sta alimentación e ra insuficiente para alimentar a los niños, pe ro no te ngo ante cede nte s para estimar que Manuel “El C hicoco” hubie re dispuesto que así se le die re de come r para que m uriesen y quedase é l después con la casa. A estos niños los he visto e n varias ocasiones a la orilla de la ace quia... pescando hojas de legumbres... y Manuel “El Chicoco” le dio orden al he rmano mayor de e llos, que siempre que los vie ra en esta ope ración los castigara, y este lo hacía dándole de chicotazos con una correa que yo usaba de cinturón... y e n una ocasión e l mismo Manue l le dio un puntapié en un ojo a la niña De lia [cue nta el incidente en que se embriagó y buscó al niño que comió un pedazo de pan]. Como e stos niños e staban a cargo de Manue l y é l no cuidaba de e llos, nosotros tampoco lo hacíamos y por eso que estaban tan mal alimentados tan desaseados y abandonados a si m ismos. Yo, a estos niños, nunca los traté mal, y al único que e n una ocasión le pegué, fue al he rmano mayor, Manue l, porque e ra muy calle je ro”. Firmó.

27

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

15 Noviembre , Manuel Puelma...en presencia de don Vicente L. Pinauf, curador...dijo: “De niño he oído de cir que mi madre se llamaba Juana Covarrubias y no Gume rcinda Pue lma, como US me nombra, te ngo 16 años, de Santiago, solte ro, sin ocupación, sólo se lee r y prime ra vez pre so. Soy he rmano de padre y madre de la niña De lia, José Manue l y R icardo Pue lma y sólo por parte de padre , de Manue l “El Chicoco”, la Tránsito y de la Euldaricia y tambié n de una niña Rosa y un niño Humbe rto, hijos legítimos de mi padre , é stos dos últimos. Desde hace se is me ses que vivía yo con mi he rmano mayor Manue l en la calle Maipú Nº66 y tambié n mis he rmanos pequeños, y siempre he estado yo al lado de mi he rmano mayor Manuel “El Chicoco” [...comía lo que com ían los demás, pe ro m is he rmanos pequeños no; tallarines cocidos e n agua, e tc....Sí, com ían de la ace quia... y e n una ocasión, sacaron una guata grande y cruda y se la comie ron, picada, mezclada con las legumbre s que de la m isma acequia habían sacado, y esta guata les duró como una semana, pues se la com ían a trozos y la guardaban a la orilla de la ace quia). Tanto Manue l “E C ”, como la Euldaricia y Julio Gonzále z, veían que mis he rmanos pasaban mue rtos de hambre , y Julio, y la Euldaricia cuando los ve ían llorar por esta causa de cían: “O jalá se murie ran estos diablos, que por causa de e llos e staban embromados y fritos, porque todo lo tenían que empeñar para darnos de come r, siendo que é ramos unos guachos mal agrade cidos”. Si algunas ve ces maltraté a m is he rmanos, fue porque mi he rmano “El Chicoco” me de cía que los matara a huascazos, porque los ve ía que se iban a la orilla de la acequia a come r los despe rdicios. A m i me trataban me jor y me daban me jor com ida, porque yo les se rvía para los mandados y para todo lo que a e llos se les ofre cía.

28

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Mi he rmano Manue l “El Chicoco”, no se ocupaba en nada, ni Julio tampoco; y Manue l las más de las noches llegaba borracho a la casa. La Euldaricia te nía m ucha am istad con un tal Ale jandro Morales, y cuando se ence rraban los dos solos en e l cuarto, a mi me de cía Morales, que fue ra a aguaitar si ve nían Julio o Manue l y no sé si en estas ocasiones de jarían también a la De lia... [a hace r lo m ismo]. Estas relaciones de la Euldaricia con Morales, las conozco de sde hace un año... Nunca le oí a Manuel ni a Julio, ni a la Euldaricia que su intención fue ra hace r que murie ran m is he rmanos pequeños para quedarse ellos con la casa, ni con ningún otro propósito”. Se de ja constancia que e l de clarante viste, aunque pobremente, como la ge nte de nuestro pueblo; tie ne cam isa, chale co, paltó, pantalones y unos zapatos rotos pe ro se rvible s aún. Antes de ratificarse manifestó que si antes había expue sto las ve ces que e l juzgado inte rrogó, que sus he rmanos pe queños com ían de la m isma com ida que hacía la Euldaricia para Manue l y Julio, e ra porque la Eul. y Julio lo habían amenazado, dicié ndole que si de cía que a los niños chicos sólo le daban tallarines, caro le costaría, y que por esta amenaza se había resistido hasta ahora de cir la ve rdad. No sabe firmar.

Noviembre 15 Cese la incomunicación del niño Manue l Puelma y Pue lma o Covarrubias. 15 Noviembre, compare ció Don Santiago Ge rmán García quie n juramentado en forma expuso, en presencia de los reos: “Me presento

29

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

voluntariamente ante US a fin de lle var más ante cedentes, si es posible , para esclare ce r e l crimen de la calle de Maipú. Yo vivo en la misma calle en una quinta que lle va e l Nº70 y arriendo un departamento con patio propio y comple tamente se parado de l re sto de la casa, el guardián de policía Ale jandro Robles. Pocos días ante s de la aprehensión de estos individuos y desde m i pieza separada del de partamento sólo por una puesta conde nada, vi conve rsar a Don Horacio N., algo refe rente a unos niños. Don Horacio estaba con algunas copas y entre otras cosas re cue rdo que de cía que no estaba dispuesto a se rvir de alcahue te a los pícaros que se que rían quedar con la plata de los niños y que el ya había he cho bastante con darles de come r un año, en cuyo tiempo solo le habían pagado se is meses, todo esto sin nombrar a pe rsona de te rm inada. Lo ante rior no me llamó la ate nción sino días despué s cuando oí de cir que habie ndo lle vado a la policía unos niños pequeños a quiene s se pre tendían asesinar por hambre . Re lacionados los he chos tuve alguna sospe cha de que la conve rsación que había oído involuntariamente se re fe ría a los niñitos en cuestión y como se trataba de un crimen de suma grave dad, pre gunté sobre e l asunto a la 7ma. Com isaría, luego a la Pre fe ctura y por último me prese nté a US a darle e l de talle de lo que sabía, deseando que fue ran de alguna utilidad para descubrir e l de lito. He oído tambié n conve rsar a la muje r de Roble s y de cir que ha visto y le consta mucha parte del mal trato que daba a los niñitos Pue lma, que los ha visto pescar inmundicias de la acequia para come r y que hasta a sus hijos pe queños que iban a jugar al volantín a la casa de Puelma, les llamaba la ate nción e l hambre que manifestaban los he rmanos peque ños de este y llegaban rogándole que les mandara una plata de comida... creo que la muje r de guardián Robles... podrá dar más de talles...es de 23 años, firmó. Ce rtifico que con e sta fe cha compare cía e l comisionado de policía José Rafae l Robles y expuso que en cumplimie nto de las instrucciones que se les habían dado, había de scubie rto el domicilio de Me rce des Pue lma,

30

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Duarte 201, su hija María Figue roa, Vicuña 38, Rosa Pue lma, San Isidro 77 y e l ama de l niño Manue l, Rufina Espinosa, Vicuña 18, Santiago, 15 de Noviembre . Apare ce una copia del te stamento de Manue l Pue lma Gue rre ro, nacido y dom iciliado en esta ciudad, de 64 años de edad. De claro que soy casado actualmente con Doña Rosa Puelma y Pue lma de cuyo matrimonio te nemos actualmente dos hijos legítimos llamados Rosa y Manue l Humbe rto Pue lma y Pue lma, que son impúbe res, pues la niña tiene die z años y el otro cuatro, un poco más o menos. De claro por mis bienes... las propiedades raíces según los títulos, todo e l mobiliario de la casa y los e fe ctos de tienda de come rcio e n que giro al pre sente, todo lo cual tenía antes de contrae r matrimonio... Intuyo por m is he rede ros a m is re fe ridos hijos legítimos Rosa y Manue l Humbe rto en las tres cuartas partes del valor de mis biene s. De claro que re conozco por mi hijo natural a Manuel Segundo Puelma y Ugarte habido en m i estado de solte ría, siendo actualmente de mayor edad; de clarando que este niño me ha acompañado e n m i negocio, sirviéndome con toda honradez hasta el presente . En re compensa de todos sus se rvicios y juiciosidad con que se ha conducido conmigo, le de jo la cuarta parte de mis bienes, de la cual pue do dispone r libremente según la le y. Nom bro albacea y tenedor de bie nes a mi citado hijo Manue l Se gunda Pue lma. Nom bro de tutor y curador de mis hijos le gítimos Rosa y Manue l Humbe rto a mi citado hijo Manue l Segundo Pue lma y Ugarte, encargándolo que cuide mucho y con todo cariño a los mencionados niños y que atie nda a su

31

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

educación con el e smero posible pues que representa e l carácte r de padre por m i falle cimie nto. De claro que re conozco por m is hijos naturales a Manue l Prime ro, Manue l Segundo, Ricardo y De lia Pue lma y Covarrubias, todos impúbe res hijos de Doña Gume rcinda Pue lma y Covarrubias, ya finada: estos niños están a m i lado y en e l seno de m i familia, cuidados y atendidos por m i esposa. La madre de estos niños compró e n remate público un sitio y casa ubicado e n la calle de Maipú Nº 66, se gún e scritura...[de 1883]..., por consiguiente a estos niños pe rte ne ce e sta propiedad, no a mi. En esta virtud, encargo a m i albacea que siga cuidando a estos niños con la m isma solicitud y cariño que lo he practicado yo, a cuyo efe cto le nombro de tutor y curador a m i re fe rido hijo Manue l Se gundo Pue lma Ugarte, que es mi albacea...fune ral de modestos... que cumpla estrictamente con m is ante riore s disposiciones correspondiendo así a la alta confianza que e n é l de posita su padre . Santiago, 12 de Diciembre de 1891. Nota, con se llo. Re cibí de Don Manuel Segundo Pue lma, la cantidad de noventa y ocho pesos 10/100 valor de 6 meses de pensión por lo tres niños que están e n mi casa, a razón de cinco pesos mensuales; y ocho pesos 10/100 por medicina y lavados de ropa hasta la fe cha. Los cinco pesos mensuale s arriba dicho, son por cada uno de los niños. Santiago, Ene ro 15, 1984 Horacio Vargas E. Ce rtificado, Conse rvador de Bienes Raíces. Re viso los libros de hipote ca por los nombres de Don Baltasar Alemany... y Doña Gumercinda Puelma C ovarrubias... “y no se le ha hallado gravame n alguno hipote cario a la propiedad que dicho señor tiene en la calle Maipú...”

32

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

SJ de l C . El Promotor Fiscal que suscribe en el proceso que se instruye contra Manue l Segundo Pue lma y otros a conse cuencia de los malos tratamientos de que se ha he cho víctima a los niños De lia, R icardo y José Manue l, a US dice : que para más comple to esclare cimie nto de los sucesos que han motivado e ste sumario, acompañado e l testamento del padre de esos niños, un ce rtificado de los gravámenes que pesan sobre la propiedad pe rte ne ciente a los ex presados me nores y un re cibo dado al curador de e llos y por valor de pensión alimenticia. Llamará la atención de US e l re cibo en e l cual apare ce que la fe cha se ha enmendado. Según consta de l testamento que acompaño, e l reo también fue nombrado curador de otros he rmanos suyos y este Ministe rio tie ne constancia de que se le privó de e sa guarda por motivos que inte resa conoce r y que , convie ne de jar e stable cidos e n estos autos. Según las informaciones de l infrascrito, los tres niños que aun estaban al cargo y cuidado del reo no tienen parientes de ningún géne ro, y como tienen, a lo menos, la casa que ocupaban y es pre ciso provee r a la conse rvación de sus bienes y al cuidado pe rsonal de e llos, cosas que corresponden a la Justicia Civil ordinaria... [Pide que remita e l expe die nte seguido contra Manue l Segundo sobre remoción de la guarda de los menore s Pue lma y Pue lma; que se oficie al Sr. De fensor de menores, dándole cuenta de que se procesa a Manue l Se gundo por malos tratos a fin de que prive a este de la guarda: que pregunte a Manue l Segundo por e l re cibo, inte rrogándole sobre la fe cha; que se oficie a los tre s Jue ces de Letras en lo C ivil de l Departamento a fin de sabe r si se ha pre sentado e l reo solicitando autorización para enaje nar o grabar la casa... Noviembre 15.

33

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Pide se te nga presente la exposición que hace y con su mé rito, se mande sobresee r respe cto de l reo que indica e n subsidio ofre ce fianza carcele ra y en caso dene gado, ape la. SJL del C . “José B. González, por m i hijo Julio González, de tenido e incomunicado e n calidad de reo en la cárce l pública, en el proceso que US instruye a Don Manue l Puelma, por homicidio frustrado de sus pupilos, los menore s Pue lma, a US con todo respe to digo: Que US se ha de se rvir tene r pre sente las alegaciones que voy a formular e n defe nsa de m i citado hijo, y concede rle con su mérito la libe rtad sobre se yendo a su respe cto, o bien, bajo de fianza, la que desde luego ofrezco como padre y propie tario que soy... No creo ne cesario comenzar e sta solicitud condenando la ex traña

publicidad que se ha dado a este proce so; las exage radas y falsas proporcione s con que se ha adornado e ste de lito, y e l abuso indudable , que ex traña e l he cho de dar a los pe riódicos una por una las actuacione s de l proceso. De esta sue rte se ha venido formando a los reos una atmósfe ra hostil que predispone e l ánimo de los jue ces a una se ve ridad apasionada. Sea esto como quie ra e stimo que la de tención de mi hijo no guarda conform idad con las disposiciones de nue stras le yes penales. Por desgracia, contraviniendo a mi expresa voluntad, mi hijo contrajo matrimonio con una he rmana de Puelma, que ha sido su ruina, su pe rdición, porque ha malgastado todo e l patrimonio que le ha dado hasta ve rse re ducido a la mise ria e n que lo sorprende e sta ine spe rada prisión. Pe ro diré más, señor Juez, la conducta de la muje r de m i hijo halla en lo increíble por sus fe chorías que omito detallar, porque en m i carácte r debo más bie n silenciarlas. Sin embargo, e ntre e llas citaré una: tengo

34

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

conocimiento que en cie rta ocasión en compañía de otro individuo le dio de palos a mi hijo hasta de jarlo aturdido e n e l sue lo por e l estado de demencia en que se encuentra mi de sgraciado hijo. A propósito se ñor, hoy he sabido que se trata de re tratarlo para exhibir su fisonomía ante e l público ansioso de novedade s; si esto fue ra ordenado por US, yo como padre me opongo y le rue go omita baldón que se infe riría a m i hijo y en é l a toda su familia que, con satisfacción lo digo a su Señoría, ha ocupado y ocupa un puesto re spe table en la sociedad. En apoyo de lo que de jo dicho ace rca de la conducta de la muje r de mi hijo e l comisario de l barrio en que se ha de sarrollado e ste ruidoso suceso, podría dar a US datos m uy re ve ladore s y, por consiguiente , si no soy inoportuno para ayudar a la justicia en e l esclare cimie nto de l he cho que se investiga, rue go a US lo llame para que sum inistre los datos que se pa. Estimo esto, Se ñor Juez, de suma importancia a fin de enrie lar en su ve rdade ro círculo lo que hay de ve rdad ace rca de mi hijo. Malos negocios y mala ayuda en e llos, lo lle varon obligado a vivir en casa de Pue lma en calidad de allegado para pode r sufragar sus gastos. No tenía, pues, e ntradas y debía somete rse a una e conom ía e stricta aunque involuntaria, que es lo que aconte ce al que no tiene de que vivir. No entro a ave riguar e l grado de re sponsabilidad que pue da cabe r a la conducta de Pue lma; tampoco creo ne cesario ave riguar la mayor o menor ve racidad que pueda atribuirse a los cargos que la opinión hace gravitar sobre él. Quie ro supone r que todo ello sea cie rto y así planteada la cue stión, me atre vo a cree r que m i hijo no ha incurrido en ninguna responsabilidad penal. Como hué sped de una casa, pagara o no el hospedaje, y con mayor razón en e ste último caso, e s evide nte que no tenía para que fiscalizar la conducta de los je fes de la fam ilia e n sus relaciones domésticas. Tampoco tenía para que indagar si Pue lma cumplía fielmente las obligacione s que le

35

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

im ponía e l cargo de curador... Nadie e stá obligado a constituirse e n de fensor de inte rés de te rce ro... si Pue lma no cumplía sus obligaciones de curador, suya se rá la responsabilidad... En todo caso, mi hijo no e s responsable del abandono de los niños Pue lma ni e staba obligado a prestarle s cuidado de ningún géne ro porque se trataba de pe rsonas ex trañas al círculo de sus debe re s. Es ve rdad que si su om isión en de latar la conducta de Pue lma (si e lla e s como se asegura) o su indolencia constituye la falta de cumplimiento de un de be r moral y de humanidad, no es menos cie rto que un acto indigno en una pe rsona de sanos sentimie ntos, no alcanza a constituir un de lito que las le yes positivas conde nan... Ni aun esta omisión, moralmente re prensible , existe en la conducta de m i hijo, porque ni son cie rtos todos los cargos que se pre gonan ni ex iste la conspiración de melodrama para arrebatarle su fortuna a nadie , como se lo ha forjado la maledice ncia popular, mediante teme rarias re velaciones de la prensa. Toda la fortuna de los menores Puelma se reduce a un pequeño sitio legado no por su padre, sino por su madre , y e l cual no valdrá arriba de ochocientos o m il pesos, y que cuando estaba en arriendo producía una re nta de 15 a 20 pesos mensuales, o sea cuatro pesos cuando más para cada niño. Con esta re nta no es se rio exigir mucha atención ni grandes comodidades, ni alimentación abundante. Es una familia se ñor Juez, que vivía toda e lla en la mayor pobreza e indige ncia; que no podía dar a otros lo que no te nía para sí. US mismo a inspe ccionado todo esto y abrigo la profunda convicción que los reos de este ruidoso proceso son dignos de conmise ración y lástima antes que de l duro tratamie nto a que se han visto

36

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

some tidos. Los niños tenían camas y dorm ían en de partamentos iguale s en su pobreza a los que ocupaban los demás m iembros de la familia. Com ían la m isma e scasa y frugal comida que comían todos. ¿No se ría un sarcasmo exigir para e llos, pobres como son, comodidades que no te nía ninguno de los demás miembros de la familia? Cosa fácil es, señor Juez, para el rico dar y compade ce rse del pobre , pe ro éste no podrá hace r lo prime ro porque nada tie ne, y si e s de ce nte, no se atre ve a estirar la mano para implorar el óbolo de la caridad pública porque tie ne ve rgüenza y pre fie re sufrir en silencio sus angustias y mise rias, y e sto no lo saben los ricos y pode rosos de l mundo, sólo lo sabe e l que sufre. No se trata de un crimen de tragedia nove lesca forjada por la imaginación de l vulgo, ni se trata de una codicia sorda y voraz. Aquí lo único que hay es una fam ilia que vivía e n la mayor pobre za, que care cía de muchas comodidades y que se ve pe rseguida por el delito de se r pobre y de no pode r vivir e n la opulencia. Mi hijo fue siempre caritativo y abnegado: cuando la epidem ia de l cóle ra pre stó gratuitamente se rvicios de importancia; cuando tuvo fortuna, siempre socorrió al mene ste roso y ya que e s ne cesario re cordarlo, puedo asegurar a US que daba semana por semana una cantidad conside rable de pan los días vie rnes a una monja de caridad llamada Eugenia, que rege ntaba una hospede ría. En esos días su casa se ve ía llena de pobres. ¿Se ría este e l hombre que teniendo y vie ndo a los niños Pue lma les negara un mendrugo de pan? En todo caso, mi hijo no te nía obligaciones respe cto de estos niños cuya falta de cumplimiento le sea imputable ... [Pide se sobresea y conceda libe rtad al hijo...]”. Firmó. SJ de l C .

37

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Don José B. González se ha presentado... pidiendo que se mande sobresee r respe cto de su hijo... Aun no es posible calificar los de litos que se ha come tido con los niños Pue lma. Solo apare ce comprobado e l de las lesiones o aniquilamiento llamado m ise ria fisiológica en el informe médico... De ese informe se desprende también que e l tratamiento a que se some tió a los niños, conduce a la mue rte por anemia. Los autos justifican plenamente e l mandamiento de prisión dictado contra e l reo Julio Gonzále z, y la investigación, que apenas esta iniciada arroja e n su contra se rios y fundados cargos. Por consiguiente no se puede ace ptar e l sobrese im iento...los de litos ya como probados, como e s el de le siones grave s y el de hom icidio frustrado o tentativa de este crimen, re vestido de las circunstancias agravantes de ale vosía, premeditación conocida, abuso de fue rza y de sexo, me re ce n pe na aflictiva y por lo tanto, en conform idad al Art. 4 de la le y de 3 de diciembre de 1891, no puede tampoco concede rse al reo la libe rtad provisoria que solicita.

El ocurrente no tiene pe rsone ría e n este juicio... Con estos ante cede ntes, este Ministe rio cree que no pue de acce de rse a ninguna de las pe ticiones...noviembre 20. [Santiago 22 Nov. Vistos: con lo dictaminado por el Sr. Promotor Fiscal, no ha lugar a lo que se solicita...] SJ de l C . [González de nue vo...] “Que hasta hoy 19 de Noviembre , mi hijo pe rmane ce incomunicado y como durante los días que lle va transcurrido

38

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

este sumario, US había tomado todos los datos y de claraciones ne cesarias para esclare ce r e l he cho...como asim ismo la confesión de los reos, e s e vidente que la incomunicación no conduce a suministrar más luz... No dudo que el ce lo de US habrá ya pedido e l dictamen fiscal para que e ste funcionario pueda dirigir la acusación contra e l ve rdade ro culpable o responsable , que por cie rto no es m i hijo... no diviso la razón para que m i hijo pe rmanezca aun en estricta incomunicación...” [Fiscal lo re chaza de nue vo: el escrito istmo “e s la me jor comprobación de lo pe rjudicial que e s la instrucción de te rce ros que como e l Sr. Juan B. González, no tie nen pe rsone ría en e l juicio. Con esto sólo se consigue demorar la te rminación de l sumario, y que redunda en pe rjuicio de los reos”... re chaza su pe tición...que mante nga la incomunicación...] [Jue z ace ptó lo dictaminado por e l fiscal] 22 Noviembre, se hizo compare ce r separadamente a los reos: Manue l Segundo Pue lma, “alias El Chicoco”, Julio Gonzále z, Euldaricia Pue lma y al muchacho Manue l Pue lma, con e l obje to de practicar un careo entre e llos. [Julio González y Manue l Pue lma ratifican sus de claraciones] Inte rrogados los reos Manuel Se gundo Pue lma... y Euldaricia Pue lma, manifestaron que por su parte ratificaban lo que habían dicho e insistían en afirmar que a los niños pe queños se les daba de la m isma com ida que e llos consumían y se les dispensaba el m ismo trato que al resto de la familia; mante nié ndose cada cual e n lo que han expuesto, se dio por te rm inada esta diligencia... Ce rtifico que la señora Em iliana Sube rcaseaux , viuda de Concha ha manifestado al Juzgado que cuando fue ra oportuno, ella deseaba se le entre gase al muchacho Manue l Pue lma y Pue lma para colocarlo en un estable cimie nto de educación, Santiago, Nov. 22.

39

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Nov. 22, Vistos: No resultando de e stos ante cedentes, mé rito suficie nte para continuar manteniendo e n prisión a Manue l P y P, sobreséase por ahora a su respe cto y condúzcasele por un agente de policía a disposición de la se ñora Sube rcaseux de C oncha, a fin de que ingrese a uno de los estable cimie ntos de educación. Nota al fondo: Ce rtifico que se dio orden de libe rtad para Manuel Pue lma y se le condujo como la ordenación. Al m ismo día y acto continuo, se hizo compare ce r a Manue l Pue lma y Covarrubias y... [Ratificó su de claración ante rior...]. 23 Nov. Compare ció doña Rosa Puelma y juramentada dijo: “Soy viuda de Manue l Puelma y vivo en la calle de San Isidro Nº77. Mi marido murió hace tres años y a la época de su mue rte vivían en su casa la Tránsito, la Euldaricia, Manue l Segundo alias “El Chicoco” y e l muchacho Manuel, todos los hijos naturales de m i marido, y sabía que al lado de m i cuñada Me rcedes, vivían los niños De lia, José Manuel y R icardo, hijos también de m i marido. Tan pronto que e l m urió, me separé de todas esas pe rsonas porque no me convenía su suciedad, quedando Manuel Se gundo de tutor y curador de mis hijos menores Rosa y Humbe rto. Al poco tiempo después y siendo mal tratado por Manue l Segundo, no e n e l sentido que me hubie ra faltado e l respeto e n modo alguno, sino que me obligó a vivir en una sola pie za e chándole llave a las demás, me obligaba de esto modo a vivir sumamente incomoda y e je cutar otros actos que me molestaban sobremane ra, me induje ron a presentarme a la justicia civil ordinaria, para quitarle la cuare ntela de mis hijos, lo que sucedió, y siendo yo nombrada en su lugar.

40

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Desde aque l tiempo Manuel e ra ocioso y bebe dor. Desde la mue rte de m i marido que yo nada sé con re lación a los niños Pue lma, de modo que sobre estos últimos incidentes nada me consta”. Es mayor de edad y firmó. 28 Noviembre compare ció doña María Me rcedes Figue roa y juramentada

en presencia de los reos, expuso: “Vivo e n la calle Vicuña Nº38 y soy hija de Me rcedes Puelma, he rmana de don Manue l, padre de los niños... Los ante ce dentes que puedo dar sobre esta familia, son los siguientes: O í de cir, ahora tiempo, que m i tío Manuel había tenido hijos con una tal Gume rcinda Pue lma, hija de Juana Covarrubias, y e sta tan Gume rcinda se de cía que e ra hija de é l, pe ro a mí, sobre e l particular, nada de consta. En 1888, se pre sentó una ve z a casa m i tío a de cirle a m i madre si que ría corre r con la crianza y educación de unos niños, sin de cir cuantos e ran. Mi madre aceptó y se convino que por la educación y mantención, que resultaron se r tres, debía pagar cinco pesos a la semana, siendo de cue nta de mi tío e l vestido y pagar lavado. A casa lle varon al niño Manuel, que e ra e l mayor, a Delia y a José Manue l, y al año siguiente , al niño R icardo que e staba muy pequeño. Estos niños fue ron atendidos con toda solicitud y cuidado por nosotras, pe ro sucedió que murió mi tío de jando de tutor y cuidador y albacea de sus bienes a su hijo natural Manuel Segundo P... y este individuo tan pronto se hizo cargo de los cargos a que había sido nombrado empezó por quitar la casa en que vivíamos, re dujo la pensión de los niños sólo a doce pesos al mes, sin dar dine ro para ningún otro gasto, y al poco tiempo después se negó tambié n a continuar pagando esa peque ña pe nsión, de tal mane ra que los niños, vivie ron por espacio de once meses a nuestras expensas.

41

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Por gestione s judiciales, Manue l Se gundo obtuvo que le entre gase los niños, los que lle vó a casa de su he rmana Tránsito, y después supe que se habían ido a vivir todos, es de cir Manue l, la Tránsito y su marido, Euldaricia y su marido y los cuatro niños, a la calle de Maipú. Como yo corté relaciones con Manue l por estos asuntos, no sé qué clase de vida tuvie ron e stos niños al lado de Manue l Segundo y de sus he rmanas, debían sufrir m ucho, porque no los que rían ni se preocupaban de ellos. Mi madre Me rcedes es anciana, por causa de e nfe rmedad ha pe rdido la memoria, y por consiguiente no podrá dar de claración en esta causa...” Mayor de edad y firmó. 13 Diciembre ...compare ció don Julio Plaza y juramentado en presencia de los reos, expuso: “Vivo en la calle Moneda Nº89, y con re lación a los he chos porque US pregunta, debo de clarar lo siguiente: Re cue rdo que ha principios de l mes de Noviembre último tuve que ir en varias ocasiones a la casa de m i he rmano R odolfo, que esta situada e n la calle Santo Domingo esquina de Maipú, ve cina a la que ocupaban e stos reos y tuve oportunidad de ve r desde el corredor de los altos que da vista al sitio de los he rmanos Pue lma, a tres niños pequeños, en un estado lamentable de pobreza, cuyos semblantes y aspe ctos físicos, re ve laban a la simple vista, la carencia casi absoluta de alimentos. Además vi también que estaban com iendo de una fue nte quebrada una com isa espesa, que daba repugnancia m irarla, y que pare cía se r sobras de l almue rzo, y al poco rato se ace rcó una muje r que no re cue rdo su fisonomía, le quitó la fuente y se la colocó a las gallinas. Estos he chos me de jaron cie rta impresión de que algo miste rioso ocurría ahí y que propósitos crim inales guiaban a sus autore s y por lo cual di aviso

42

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

a m i cuñada

doña

Amabilia

Bie lich, quie n de spués de

ce rciorarse

pe rsonalmente lo comunicó al Sr. Fede rico Puga Borne , e l cual puso los he chos en conocim iento de US...De 20 años”. Firmó. En e l mismo día compare ció Amabilia Bielich y juramentada en prese ncia de los re os, expuso: “Vivo e n la calle de San Pablo Nº48. Es efe ctiva la cita que me ha he cho, mi cuñado Julio Plaza...Pues yo fui quien después de ce rciorarme pe rsonalmente de l de nuncio que se me había he cho, lo puse en conocim iento de l doctor don Fede rico Puga Borne . Tres fue ron las ve ce s que fui a la casa de mi cuñado, Rodolfo Plaza y solo e n una de e llas conseguí ve r desde el corre dor, de los altos de la casa a uno de los niños Pue lma, e l cual cam inaba, lle vando apenas un tarro que sin duda le habían mandado a botar e l agua que contenía. El niño después de mucho trabajo lle gó a la ace quia, de jó e l balde a un lado y cayó fatigado al suelo afirmándose en la pare d hasta que vino un muchacho como de catorce a botar e l agua y lle varse e l balde. Fue tanta la compasión que me causó este niño, por su semblante y aspe cto físico, que al momento me fui a la casa del doctor Puga Borne como lo he dicho, para que él como se cre tario de la Sociedad Prote ctora de la Infancia, que re cién se había formado, pusie ra remedio a este mal, colocando a los niños e n e ste asilo. Entonces fue cuando e l Sr. Puga Borne im puesto de lo que ocurría me contestó de que este he cho, debía de darse cue nta ante todo al Juzgado de l C rimen, como al e fe cto lo hizo. Esto e s lo que a m i me consta pe ro dive rsos denuncios que me habían dado sobre e l particular, me hicie ron cree r de que a e stos niños, se les sometía a e ste régimen de vida con e l fin de pone rle fin a sus ex istencias. Acto seguido se juramentó a Don Marcial Segundo Plaza en prese ncia de los reos y ex puso: Lo que a m i me consta, es que habie ndo ido a la casa de mi he rmano Rodolfo, vi desde e l corre dor de los altos, que tres niños pequeños se e ncontraban en la orilla de la acequia...pescando las

43

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

inmundicias que pasaban, las cuales después se la com ían. Este he cho lo pre sencié como en tres ocasiones. Además, re cue rdo habe r visto, a estos mismos niños, quebrar huevos con una pie dra para comé rse los y tambié n pasarle la lengua a los platos despué s que estos reos comían, quedaban en la cocina. El aspe cto físico y el semblante demacrado de estos niños, desde e l prime r momento que los vi me movie ron a compasión y puse estos he chos en conocim iento de mi fam ilia...” Bie lich, mayor de edad; Plaza tie ne 19 años, y firmaron... Julio González, pide de nuevo su ex carcelación. 17 de Diciembre . Su padre también apare ce de nuevo; re clama que lle va “mucho más de un mes el sumario, y todavía que da incomunicado... Mi hijo e sta enfe rmo...puede se r fatal...con su mue rte , US m ismo e ntraría a sufrir por cuanto se diría que e ra e l resultado de un tratam iento crue l, de una injusta prisión, y por último de la lentitud que se lle va este sumario...” 18 de Diciembre: Cárcel de Santiago, Ce rtifico que el 13 del actual se sacó de la incomunicación a Julio González, por orden de US y que según lo expue sto por uno de los practicantes de l estable cimie nto, una vez le dio una poción sudorífica porque tenía un lige ro resfrío. SJ de l C El reo Julio solicita su ex carce lación bajo de fianza. No hay ante cedente s para modificar [lo que ya se ha dicho sobre esto]... [Es de l fiscal] [El Juez concue rda].

SJ de l C “Manuel Segundo Pue lma Ugarte y Euldaricia Puelma de G, procesados por creé rsenos culpable en e l crimen de la calle de Maipú...: confe rimos pode r a don Augusto A. Morales, para que nos re presente a este juicio...”

44

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Nota, 15 de Ene ro: e stando los reos represe ntados por el procurador de turno, no ha lugar. Julio Gonzále z apare ce de nue vo, diciendo que , “como hace ya tanto tiempo que esta causa se encue ntra en estado de sumario, debe n habe rse practicado todas las dilige ncias.”.Que pase al Promotor Fiscal para que dictam ine e n e l fondo. “No a lugar por ahora”, dice e l Juez, 15 de Ene ro. SJ de l C Euldaricia Puelma en el proceso que se sigue a don Manue l Se gundo Pue lma sobre una tute la a US digo: “Q ue complicada e n este juicio por la amplitud que muchas ve ces la investigación de una inocencia o responsabilidad, me he encontrado hasta ahora en una atmósfe ra de dudas e ince rtidumbres re spe cto a m i situación que e ntorpe ce n m i de fensa....[dice que no hay pruebas e n su contra]... sin embargo m i de tención se prolonga...No tengo conocim iento de las diligencias practicadas, ni del estado de este proceso...”[Jue z: hágase sabe r a la re o e l estado de la causa. 19 de Ene ro] SJ de l C Julio González y Euldaricia Pue lma e n e l proceso que se sigue a don Manue l Segundo Pue lma a US de cimos: “Que atendidos e l estado de proceso, el tiempo que lle va re corrido y e l mérito claro y sobrado que arroja, se prese nta con ex cesiva oportunidad e l momento de solicitar nuestra libe rtad. C laras, re veladoras se manifiestan la forma y condiciones de los

ante ce dentes de este proce so, las proporciones de enorm idad cre cie nte que los de nunciadores le die ron, e l empeño con que se re quie ra los afane s de buena parte de la sociedad todo agrandado, aumentando por se ccione s poco escrupulosas de la prensa que viven ansiosas de novedad y cuyo más

45

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

pode roso elemento de prove cho, es la sensación nove lesca; hasta que se lle gara a formar atmósfe ra siniestra en que se deslizaran fácilmente y al antojo e spe cies que rivalizaban en matices de horror”. Se trataba de hace r desapare ce r unos niños que al cuidado de su tutor espe raban pingüe fortuna:$25.000. Es posible, muy común talve z que se pueda desear esa suma, que se pueda propalar tal ase rción, variarla y aumentarla con todo e l empeño se desatentada fantasía; pe ro no soporta ce re bro alguno el medio absurdo con que se buscara e l éxito de l plan descabe llado. Habla de la crónica calle je ra y de la prensa. Se le s había privado de vestidos y alimentos a aque llos niños hasta e l ex tremo de que re currían al barro y a los hue sos que por casualidad solían encontrar. Se les maltrataba más o menos crue lmente y se le empleaban todos los medios que m inaran su ex istencia. Todo esto se hacía lenta, paulatinamente, con e l despacio ne cesario para que ojo pre visor que escudriñaba atentamente tomara nota prolija de aquellas esce nas de barbarie; con tranquilidad y demora estudiada, para que hubie ra tiempo de que piadoso denuncio lle vara a los oídos de l Jue z de l C rimen e l e co exacto del C rimen de la calle Maipú. ¿Se concibe esto? De modo que existía una ve rdade ra conjuración en proporción de ocho contra tre s o cuatro niños de m uy corta edad, conjuración que lenta, segura y pausadamente de jaba obrar a alguien que los vigilaba y tambié n aquella empre sa de ignominia espe raba con toda pre caución y de libe radamente que llegaran sus actos al conocimiento de la autoridad ne ciamente espe rado para que en e l ansia insensata de dolor le s juzgara y les proporcionara el place r de hace rlos sufrir.

46

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

¿Q uie nes e ran entre tanto los obse rvadores pasivos de un crimen que pausadamente practicado mantenían en la oscuridad de ex traña re se rva? ¿Eran también cómplices o encubridores o víctimas al prese nte de pe rve rsa inte nción? ¿Q ué é ramos nosotros e n esta cue stión sin título ni cargo alguno respe cto de aque llos niños? ¿Cuál e ra nuestro pape l o nuestra parte en e l de lito? No habrá sido tarea fácil de te rminar la parte que nos pudie ra tocar. ... Aque llos actos crue les se de svane cían y la fortuna de los niños venía a reducirse a algo muy ex iguo: una casa que no vale dos mil pesos. ... Es cie rto que entre las injusticias inconscientes de la sociedad es tare a fácil y gene ral aplaudir al que está en la altura y e s dichoso aumentar e l dolor de l que e s débil y que sufre . ... No hay... ante ce dentes en nuestra contra y e n conform idad a las le yes de garantías... [Piden libe rtad] 11 Feb. [Juez] no ha lugar por ahora. SJ de l C González y Euldaricia Puelma de nue vo:... “No hemos sido guardadores ni tenemos administración de bienes que corre spondan a los niños...”[por lo tanto, no pueden se r culpables de los crímenes de que se le s acusan...][Piden libe rtad]. [Promotor Fiscal opina que no ha lugar]

SJ de l C Manue l Segundo P., Julio Gonzále z, y Euldaricia Puelma..: “No nos explicamos tanto re tardo para te rm inar las investigaciones de l

47

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

sumario...pasen los ante cede ntes e n vista al Sr. Promotor Fiscal, para que... dictam ine... SS. sabe pe rfe ctamente , que hace ya más de cinco meses que e ste proceso se encuentra en sumario, tiempo relativamente largo si se toma en cuenta que US ha te nido y tiene e n sus manos todos los medios para indagar la culpabilidad... No es posible , Sr. Juez, que se nos te nga durante tanto tiempo bajo e l peso de una acusación crim inal... ...El supuesto de lito por e l cual se nos proce sa, no tiene los caracte res que la prensa le dio en un principio; al contrario, la opinión publica com ienza ya a ve r claro y a comprende r que sólo se trata de una falsa acusación por la que se pre tende sacrificarnos a odiosidades y m ise rias de familia...” [Sin fe cha]. 33 Marzo: Atendida la naturaleza de l de lito... no ha lugar a la libe rtad... JC Euldaricia Pue lma:... “Muy escaso habrá sido e l núme ro de ocasiones... e n que se presente a su conside ración un proceso nacido en más singulare s condiciones, cuya mate ria re vista más ex traña conside ración y en que algunos de sus reos se encuentre n e n situaciones más ex cepcional. ...¿Q ué e ra yo con mi marido en la casa Nº66...? Lo m ismo que e ra Vargas y que cualquie ra de m is otros de tractores. Pensionistas, alojados o lo que se quie ra pe ro no due ños de casa ni con autoridad de ninguna espe cie. Podía come r lo mismo que aque llos niños, algunas ve ces menos, m uy pocas más; m is re cursos e ran escasos y mi situación y mi conducta e ra la de mi marido. ...No e ra su guardadora, ni siquie ra su parie nte. Si iban a sorprende r las basuras de unas acequias se gún la asidua y rara vigilancia de los Sre s. Plaza, ¿qué culpa me corresponde?”

48

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

[Re chaza acusacione s de Vargas; dice que e s un ebrio...]...Expone que e n Agosto de 1894, sólo entonce s entregó los niños a don Manue l Se gundo Pue lma y según la ce rtificación o informe de los médicos de ciudad la alime ntación irregular o situación anómala de los niños databa de mucho tiempo atrás. El proce so comenzó sólo dos meses, e l 8 de Noviembre , despué s de la entre ga de los niños. Santiago, 17 de Abril Vistos: Atendido e l estado actual del proceso, y no resultando por ahora mé rito bastante para se guir procediendo contra Julio González, se de clara que de be se r puesto e n libe rtad. SJ de l C Euldaricia Pue lma: “Séme pe rm itido Sr. Juez, manifestarle ante todo, la profunda ex trañeza con que he visto la lentitud con que ha marchado la tram itación de este proceso... van a cumplirse ya sie te meses, a que se inicio este proce so, sin que hasta la fe cha haya salido aun la causa de l estado de l sumario...” ...[Re pite la historia de los niños al morir su padre ; estuvie ron con la tía; después con Horacio Vargas y Tránsito Pue lma e n un conventillo de la calle Duarte Nº201; a Maipú... e l e rror que el tutor Manue l Segundo Pue lma come tió e s esto, fue e l sacar a sus pupilos de l tranquilo hogar de su buena tía, para lle varlos al lado de su he rmana Tránsito, en donde sufrirían con los hijos de ésta, (que son los tres niños gordos y rollizos que la justicia encontró en la casa al lado de esos se re s raquíticos y débiles , y que me los atribuían a m i, siendo que yo jamás he te nido familia) y en todo caso re cibirían un e jemplo pe rnicioso, pues nadie que lo conozca, ignora que Vargas pasa casi diariamente sumido en la más comple ta embriague z...a lle gado a tal grado de alcoholismo, que sufre fre cue ntes acce sos de delirium tremens ... Este señor y su esposa, no han trepidado e n acudir a la calumnia para vengar rivalidades de familia.

49

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Mientras esto pasaba con los niños, su tutor pe rdía sus escasos bienes e n un largo ple ito de particione s con la viuda de l testador, doña Rosa Puelma. “Entre tanto, yo, Señor Juez, vivía en la panade ría que la familia de m i esposo tenía en la calle de San Pablo... de la que m i esposo e ra adm inistrador. A pesar de que e l negocio marchaba mal, y aunque no tenía obligación de ningún gé ne ro, yo socorría a mi he rmana Tránsito, ayudándola en e l soste nim iento de los niños, con harina, grasa y aún dine ro... Por e ste tiempo, Manue l Segundo Pue lma, arruinado ya como lo he dicho, buscó m i prote cción y auxilio, re cogiéndolo e n nuestra casa de acue rdo con m i esposo... [Fracasa la panade ría; se van a vivir a la calle Maipú]. Una vez reunidos allí los dos matrimonios, Vargas y su muje r entregaron los niños a su tutor a fin de hace r más aprem iante su situación, pues ellos no ignoraban que este no tenía ni lo ne cesario para sí mismo...yo dando satisfacción a m is sentimie ntos frate rnale s, ofre cíle compartir con é l y esos niños la pobre alimentación que m i situación me pe rmitía proporcionarnos. ...Al obrar así, yo lo hacía sin te ne r obligación de ninguna e spe cie y a fin de que m is pobres he rmanos no care cie ran de l alimento indispensable para la conse rvación de la vida...Durante los cuatro o cinco meses que estos niños pe rmane cie ron e n pode r de su tutor, me vi obligada a enviar a las casas de préstamos casi todo e l modesto ajuar de m i pobre casa a fin de que no faltara la alimentación ne cesaria en cantidad y calidad conveniente”. ...[Tuvie ron que vende r las camas, e tc...buscaron trabajo... e tc. etc.] “es ne cesario de jar bie n estable cido... que siempre que salíamos, encargábamos al niño Manue l, de 14 años...cuidara de sus he rmanitos y

50

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

les confe ccionara e l alimento que acostumbrábamos diariamente. Pe ro, como despué s hemos sabido este niño descuidaba a sus he rmanos, por irse a la calle a jugar al volantín con niños de su edad... [la culpable e s Tránsito], que siendo tan he rmana de esos niños, como yo, y teniendo como proporcionarse una alimentación sana y abundante, no daba a sus pobres he rmanos los sobrante s no muy escasos de su mesa, o vigilaba que e l niño Manue l cumplie ra con lo que se le de jaba encomendado... Esta vida de angustias y mise rias se hacia más insoportable por la continuas riñas de Vargas y su esposa y los fre cuentísimos disgustos e n que vivíamos...” ...[Dice que la “prensa oficiosa” que la fortuna de los niños pasaba de 25,000 pesos, pe ro no es ve rdad...] “...A mi no me afe cta responsabilidad alguna en e l descuido de esos niños, muy al contrario: gustosa compartí con e llos mi alimentación e n proporción a mis circunstancias, sin estar obligada para ello...” [Es e l curador e l re sponsable si hay un de lito...] Mayo 7 No ha lugar... Euldaricia de nue vo:.. “¿Qué inte rés podría yo tene r en que esos niños murie ran? Ninguno. ¿Acaso la ambición de he redarlos? De ninguna mane ra; pue sto que yo ni nadie de la familia ignora que estos niños no poseen absolutamente nada y que la he re ncia de esa casita mise rable de la calle Maipú, no pasa de se r una he rencia ilusoria, por cuanto dicha posesión e ra propie dad de la madre , que murió intestada y que no re conoció a estos niños, siendo sólo re conocidos e n e l testamento de l padre, en que consta también que la casita pe rtene ció a su madre”. [No e s de ellos porque no son re conocidos por la madre ...]

51

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

SJ de l C ...Los reos niegan los cargos; pe ro pue de convencé rsele s con e l testimonio de los tres niños, con e l ce rtificado médico...con las de claracione s de Horacio Vargas, Tránsito Pue lma, José Manue l Pue lma, Santiago Guzmán, Julio Plaza, Amabilia Bie lich y M. Plaza... Según e l informe ...Las lesione s causadas a los niños, pue den e stimarse como graves y e l delito se ha cometido con abuso de confianza, con premeditación conocida, aumentando inhumaname nte e l dolor de los ofendidos y abusando de sus fue rzas. El de lito se e ncuentra, pues, re vestido de más de tres circunstancias agravantes y por lo tanto, debe rá aplicarse la pena supe rior en grado... este Ministe rio... pide se condene a los reos de este proceso a cinco años de presidio mayor...Junio 12, 95. Dos cartas, supuestamente la prime ra de Eulalia a su marido; y la segunda del marido a e lla. Cue sta cree r que son ve rdade ras – son m uy bien escritos y el lenguaje suena más bien como e l de l testimonio judicial, y no de una carta pe rsonal. Cárce l de Santiago, Julio 2, a González: “Mi que rido e sposo... Por e ncargo de m i abogado, te escribo la presente a fin de que te sirvas indicarme los motivos que te han he cho pre star una de claración tan contraria a la ve rdad de los he chos como es la que en e l ex pediente apare ce dada por ti...” Euldaricia. Julio 4, a Euldaricia:.. “Me es satisfactorio de cirte que inmediatamente que re cibí tu carta me fui donde e l abogado para impone rme de mi de claración y grande fue m i sorpresa al ve r estampado lo que en e lla se dice. Cuando me tomó de claración, hacía sie te días que estaba incomunicado, sin come r, durm ie ndo en e l suelo; de mane ra que me e ncontraba en una situación tal que ve rdade ramente no se lo que he de clarado, sobre todo si

52

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

se tie ne presente que el día que fui llamado por el Juez, su primera provide ncia fue darme una bofe tada por e l rostro. Aque llo de que los niños hacían su comida aparte , puedo asegurarte que es falso como así mismo que no se les die ra la comida que tu preparabas, porque he dicho que com ían de la misma comida que tu pre parabas... En cuanto que los niños pasaban a orillas de la acequia...tambié n e s falso; por cuanto lo que dijo fue que Horacio tenía un canastillo atado a un palo para pescar los de spe rdicios que pasaban y e n esto se entre tenían los niños. Por lo demás tú sabes que en e l Juzgado el Juez hizo cuanto se le antojo y que m i de claración la preste sin e star presente el Se cre tario Ve rde jo...” Euldaricia, otra pe tición: “Denunciado un de lito imaginario por e l doctor don Fede rico Puga B. La prensa oficiosa e n su deseo de lucrar y de producir efe cto con noticias de se nsación, dio a esto enormes proporcione s y contribuyó con sus grandes inexactitudes, e ntre otras, haciendo apare ce r a e stos niños como he re de ros de 25,000 pe sos, a agitar a la opinión pública e n contra de pe rsonas que no habiendo de linquido, están muy le jos de me re ce r e l calabozo de la cárce l que ocupamos. Si la prensa hubiese estado esta ve z a la altura que le corresponde, siendo fie l inte rpre te de la ve rdad, SS. habría procedido talvez con más se renidad y con espíritu tranquilo a la inve stigación de los he chos...” Habla de los e rrores de l Fiscal; dice que los menores Pue lma son sobrinos de ella, por e jemplo...Tampoco podían e spe rar a he redar...Re conoce los niños en su testamento, pe ro como consta e n la de claración de Horacio Vargas, fue ron concebidos durante e l matrimonio de don Manuel, siendo por lo tanto adulte rinos sin de re cho a he re dar...Dice que el informe médico es muy vago... “Estos niños Pue lma son raquíticos e n harto grado,

53

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

y siempre han tenido su aspe cto físico actual y han venido condenados, puede de cirse , desde el vientre de su madre a acabar sus pe sadumbre s e n una vida tal ve z efíme ra o a lle var una existe ncia débil y enfe rmiza... Como no e ncontraron ninguna enfe rme dad, e l e stado de estos niños sólo se debe a un e stado de debilitam iento natural, o más bie n, congénito y que estos niños han re cibido junto con e l ge rmen que le s dio origen”...Sólo estuvie ron en pode r de l tutor dos meses, por lo tanto “en ningún caso se concibe que e llo haya podido producirles un achicamiento a sus cue rpos, un retroceso en su desarrollo, hasta e l punto de no corresponde r éste, a la edad que tiene n...” “Estos niños han tenido siempre ese aspe cto raquítico y de pobre za fisiológica...”... “Tránsito e ra más responsable por e l he cho de tene r más re cursos...Se habrían e nfe rmado más comiendo de la acequia... prueba de que e l raquitismo de los niños es he reditario”; ataca e l testimonio de los testigos de la calle; disputa la acusación de adulte rio;...dice que ha sido maltratada por el Juzgado... Manue l Se gundo apare ce :...agrega que trate de colocar a estos niños e n alguno de los muchos asilos que existe n esta ciudad donde tuvie ran un alime nto seguro y en mayor abundancia... Euldaricia, procesada por el supuesto de bilitamie nto de los menores..., pre senta un inte rrogatorio:...2. “Digan como es ve rdad y les consta, que soy una pe rsona honrada, trabajadora, y de una conducta irre prochable y amiga sólo de los quehace res de mi casa, y estricta en e l cumplimiento de mis debe res. 3. digan si le s consta que los niños, JO SE MANUEL, R . y DELIA, han te nido siempre un aspe cto raquítico y enfe rmizo lo que llamaba la atención de las pe rsonas que los ve ían. 4. Digan como e se raquitismo...lo han tenido desde su nacimie nto. 5... que nuestro estado e n la época en que vivimos con esos niños, e ra e l de la más ex tremada pobreza no teniendo como proporcionando otro alimento que el de la escasez de re curso nos pe rm itía. 6...que com ían exactamente la m isma com ida que preparaba para nosotros, lo hacían e n otra pieza por no cabe r

54

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

en la me sa...7. Pregunta por re laciones entre Horacio Vargas y Tránsito Pue lma, y nosotros. 8. Sobre la embriaguez de Vargas. 9...que jamás maltrataba a e sos niños, sino que muy al contrario, los guiaba a la medida de mis fue rzas. 10...que Vargas tiene medios como pasar la vida holgadamente. 11...que e n la casa no se ve e l patio de la calle...” Manue l Segundo, inte rrogatorio:...2... “Que soy una pe rsona honrada, trabajadora, y de una conducta irreprochable . 3...que practiqué m uchas diligencias con el obje to de colocar a los menores en un estable cimiento de bene ficencia, como nombre de los estable cimie ntos. 4 .Que yo no podía proporcionarle s nada... sino que de bido a la buena voluntad de m i he rmana, no les faltaba nada, e tc... 5...como es ve rdad que e l raquitismo de los niños es he re ditario y los ha conocido desde tiempo atrás bajo e l mismo aspe cto físico que apare cen. 6 Agosto, compare ce don Francisco He rre ra G., Martínez de Rosas 13D, responda al inte rrogatorio de Euldaricia, más o menos afirmativo; 3. Q ue desde hace tres años que ha visto a los niños con más o menos fre cue ncia los ha conocido en ese e stado de raquitismo; 5....le consta, porque visitaba con fre cuencia la casa de la Pue lma... [Eran pobres...]. 6. Que e n una ocasión, vio e l de clarante estando e n la casa de los Pue lma, que a los niños se les sirvió e n otra pie za de la misma comida que ellos tenían en su mesa, la que notó que se reducía únicamente a tallarines... no vio ninguna otra vianda en la mesa, ni un caldo;...tallarine s...los se rvían e n abundancia...;....que notó que se lle vaban en mala armonía...; 9...ningún maltrato; 10. Que así lo cree porque lo vio trabajar en sobre camas y estima que esto le producía bastante dine ro...e tc. Firmó. O tro de clarante , Inés Augusto, que vive e n calle Baquedano Nº7, y expuso: “Me ocupo como costure ra y en los que hace res de m i casa: 1. Conozco a la familia Pue lma por habe r sido cocine ra de la casa e n la calle Libe rtad esquina de las Rosas, por espacio de más de un año; 3. Conocí a

55

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

esos niños flacos y estimé que estaban más re puestos que lo que e ran antes; 5. Vivían muy modestamente...etc. O tros de clararon que es honrada, trabajadora, e tc. “Cariño hacia los niños; comían igual”, e tc. Una señora de clara que Manue l Se gundo le pre guntó por los asilos; yo me dirigí a la Ve rónica y a un estable cimiento de monjas antiguo que hay e n la Alameda de Matucana, donde los niños no fue ron re cibidos por estar comple to e l asilo. A m ontón de de clarantes, entre e llos, don Luis He rre ra, e stadístico de l Hospital de San Juan de Dios: 3. Que e s cie rto y que la madre e ra tambié n lo m ismo y que uno de los niños e stuvo en el Hospital medicinándose de su estado raquítico. Ce rtificado un médico, Dr. P. Pé rez Molina, que dice : “Que hace dos años más o menos a que conocí a estos niñitos, en pode r de don Horacio Vargas que habitaba en la calle de Duarte Nº203 y tuve oportunidad de constatar e l raquitismo congénito de dichas criaturas”. Agosto 28. Eulalia: Repasa e l testimonio que obra e n su favor; ahí, dice , que los menore s no tienen bienes de ninguna clase, dada su calidad de adulte rinos e incestuosos con relación al padre, e incestuosos e ilegítimos con re lación a la madre , no habie ndo sido re conocido... 11 se ptiembre 95. Una vez más la corte re chaza su pe tición de libe rtad. O ctubre 28, 95. Vistos:...Re pasa todo el juicio, de sde la llegada de Puga Borne al Juzgado, fue ron prese ntados al Juzgado y se notó que se encontraban en condiciones de desnudez, desaseo y ex te nuación física y moral e n ex tremos tales, que presentaban e l aspe cto repugnante que

56

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

demuestra la fotografía que puede ve rse e n la se gunda cubie rta de e ste cuade rno... [Y sigue repasando las defensas de los reos, e tc.] ...En mé rito de lo expuesto y teniendo pre sente: 1. Que según lo dispue sto e n e l Art. 1 del CP, es de lito toda acción u om isión voluntaria penada por la le y; 2. Que e l abandono a que se ha some tido a los menores Pue lma importa la omisión de los cuidados indispe nsables para conse rvarles la vida; 3. Que uno y otro procesado estaban moral y legalmente obligados a prestar a dichos menores esos cuidados indispensables. 4. Q ue está plenamente comprobado que e sta de lincuencia por om isión de bía ne cesariamente , si se hubie re prolongado, causar la mue rte de los dichos menores; 5. Que la oportuna inte rvención judicial im portó impedir la continuación de los malos tratam ientos y om isiones de cuidados a que estaban sometidos los menores, y que debían producirles ne cesariamente la m ue rte; 6. Que , por consiguiente, los culpable s die ron principio de e je cución al de lito de hom icidio por he chos dire ctos y ade cuados para producir e l mal que trataron de realizar, pe ro por causas inde pendientes de su voluntad no pudie ron alcanzar su propósito; 7. Que igualmente de be estable ce rse que ha existido tentativa de homicidio, re lacionada con cada una de las pe rsonas de los tres menores Pue lma; y que si se hubie re consumado e l delito, había resultado, e n cada caso, un hom icidio calificado por las circunstancias 4 y 5 del Art. 391 de l CP; 8. Que no puede de cirse que haya ex istido abandono de menores, porque estos estuvie ron siempre en casa de su guardador y los de litos pe nados en e l párrafo 2, tit. de l libro 2 de l CP, se califican por las circunstancias de aislamiento e n que pudie re de jarse a un menor; 9. Que la calificación de la de lincuencia (sic) que se ha he cho en los conside randos ante riores, autoriza la condición de que la m ue rte de dichos niños pare ce como e l único objeto posible de l procesamiento adoptado con e llos; 10. Que ha mayor abundam iento, apare ce la mue rte de los expre sados menores, convenía a los inte reses mate riale s de los acusados; 11. Q ue no podía calificarse e l de lito de le siones,

57

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

porque no corresponde la e je cución a ninguna de las definicione s contenidas en e l ...CP; 12. Que la premeditación, e n e ste caso, no solo se sospe cha, sino que se ve por los he chos y por las demás circunstancias del de lito y por la re ite ración de las omisione s encaminadas a la realización de él. 13. Q ue en este caso, corre sponde pe nar se paradamente , cada una de las te ntativas de homicidio que se han indicado; 14. Que la pe rsona dire ctamente obligada a cuidar de los niños Puelma, resulta se r e l guardador de ellos Manue l Se gundo Pue lma y U; y 15. Que con relación a Euldaricia Pue lma, re sulta sólo que ha coope rado a la realización de los críme nes. Por estos fundamentos y con arreglo a los dispuesto e n e l Art. 1 de la le y de 3 agosto 1876 y en los Art. 7, inc. 3,15,16,24,26,29,50,53,68,74,76,391, nº1 y 410 de l CP, fallo e ste proceso en las siguientes de claraciones: 1. Se condena a Manue l Segundo P. y U., como autor en cada una de las tres tentativas de homicidio descritas, a tres años...de presidio menor, en todo nue ve años... que se contarán desde e l nue ve de Noviembre de 1894, fe cha de su apre hensión y a inhabilitación absoluta pe rpe tua para de re chos políticos... inhabilitado de cargos y oficios públicos durante la condena de presidio; y además, a pagar las indemnizacione s legales que procedan; 2. Se condena a Euldaricia P. y P., como cómplice de tentativa de hom icidio de cada uno de los menores ya nombrados, a un año de pre sidio menor; en todo, tres años, que se comenzarán a contar también desde el 9 de Nov.... Para los e fe ctos a que haya lugar, póngase en conocimie nto del Sr. Defensor de Me nores y tan pronto cause e je cutar la prese nte sente ncia. Pre viniéndose que los mencionados menore s Puelma, se encuentre n asilados en e l día, en la Casa de Caridad, de nominada, “Prote ctora de la Infancia”.

58

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Ape lan los dos reos. Promotor Fiscal:... Aunque se estimare que la calificación que hace e l Sr. Juez Aguo, importe una inte rpre tación e spe cial de las disposicione s legales [ce rca de lo que constituye el homicidio] es lo cie rto que e lla esta autorizada por lo pre ceptuado en los Art. de l CP. El Art. 391, no de fine el de lito de hom icidio, se limita a indicar la pe na que me re ce un individuo que “mate a otro”. También se indica circunstancias re lacionadas con la intensidad de l mal producido... ... El mal de la víctima es a lo único que de be atende r el Juez para de cir que delito ha come tido e l procesado... El mal buscado fue e videntemente la mue rte de los niños... Si no se aceptara la calificación que hace e l Sr. Juez Aguo, creo difícil encontrar una calificación dentro de nuestro CP.... [No es abandono de niños; tampoco lesione s, lo que es de finido en e l CP, ni ninguna otra cosa...]...Pide a ape lada... Marzo 28, 1896. Se suspende el de cre to de autos, y vue lva e l proceso a primera instancia, 1. La para que se de practiquen los dilige ncias de en orde n de esclare cim iento de los he chos siguientes: edad exacta niños...partidas nacimie nto...o dichos niños, de claraciones de testigos y por informe de facultativos... 2. El estado actual de salud y de desarrollo de informe [médico, de 1895] 3. El estado de salud y de sarrollo físico de los mismos niños durante e l tiempo que pe rmane cie ron al lado de Me rcedes Pue lma y mie ntras vivie ron con Horacio Vargas y Tránsito Puelma... re lacionándolo con e l que te nían a la fe cha e n que se e valúo e n US Iltma. que se sirva confirmar la sente ncia

59

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

4. Cuales son los bienes que

constituye n el patrimonio de los

expre sados menores, su valor y renta que pueden producir adm inistrándolos con mediana inte ligencia y cuidado, dirigiéndose esta investigación espe cialmente al dominio de la casa de calle de Maipú... Probado por la Ilma. Corte... C itan a los varios Pue lma, Vargas, González, e tc. y los médicos de ciudad a fin de ave riguar la fe cha de nacim iento de los niños; tambié n citan a Me rcedes Pue lma [Figue roa]. 14 Abril [1896], compare ció María Me rce des Figue roa, expuso:

Mientras pe rmane cie ron e n m i pode r los niños De lia, José Manue l y R icardo estuvie ron muy bie n ate ndidos y en ese tiempo su constitución e ra muy buena y su desarrollo físico no de jaba nada que desear. Los niños se encontraban en esa fe cha gordos y e n muy raras ocasione s tenían una que otra enfe rmedad insignificante que sanaban con remedios que nosotros mismos le suministrábamos. En una palabra e l estado y desarrollo físico de los niños expresados cuando estuvie ron a mi cargo e ra m uy distinto al que tenían cuando la policía los trajo por prime ra ve z a presencia de SS. y a este re spe cto podrán de clarar varias familias que son testigos de los he chos que de jo expuesto y cuyos nombres y domicilios paso a indicar. La Sra. Me rcede s Guzmán que vive e n calle de Llanquihue Nº54. La Sra. Luisa N. de Rive ra que vive en calle de Llanquihue Nº82. Doña Catalina Montenegro que vive en la m isma calle ve cina a las ante riores y la Señora Rude cinda y María Salas que viven en la m isma calle de Llanquihue frente al Nº72...Mayor de edad, firmó. Apare ce un diario, de Marzo 1896, en que apare cen en la se cción Avisos: “Sobre camas colchadas se trabajan en seda, cre tonas, satines, e tc. Las de piel de Vicuña se colchan y refaccionan y aunque esté n

60

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

muy de te rioradas se de jan flamantes y de última novedad. Trabajos urgentes se entre gan en 12 horas. Maipú Nº66, e ntre Catedral y Santo Domingo.”

3 fe de bautismo: San Isidro, 5 de Agosto 1885, Justo Donoso bautizó... a José Manue l, nacido e l 25 de Diciembre, 1884, hijo legítimo de Manuel Pue lma y Juana Covarrubias, fe ligre ses de esta Parroquia. Fue ron padrinos José Marce lino Martínez y Rosa Carvajal. San Migue l Arcánge l, 5 O ctubre 1887, Migue l León y Prado bautizó a R icardo Manue l Miguel de tre ce meses y quince días, hijo legítimo de Manue l Pue lma y Juana Covarrubia, fe ligre ses de este curato, siendo padrinos José Marce lino Martínez y Rosa Carvajal. {No apare ce la fe de Bautismo de De lia} Documento del remate de la casa de Maipú Nº66; Baltasar Alemany lo vende por no habe r pagado a sus deudores. 23 Abril 1883. “Saldrá por e l mínimum de 600 pe sos”...llegado e l día de l remate tuvo lugar e se acto y se adjudicó dicha propiedad a doña Gume rcinda Pue lma Covarrubias... se vendió en 1.170 pe sos. Gume rcinda P.C. es libre adm inistradora de sus bienes, de e ste dom icilio, mayor de edad. Paga en efe ctivo. Firma. Con los documentos y diaria que acompaña solicitan se manden a practicar las diligencias que indica y se cite a los te stigos que menciona... Ramón C . Briceño por doña Euldaricia Pue lma de Gonzále z... [La corte le pidió dilige ncias para e sclare ce r los he chos...]

61

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

A fin de que estas dilige ncias sean practicadas a la mayor breve dad, me pe rm ito ocurrir a US con e l presente memorial, en que acompaño algunos documentos... 1. A fin de comprobar la edad [José Manuel y R icardo], acompaño sus partidas de nacim iento... Ha sido imposible e ncontrar la partida de nacimie nto de Delia. Se me asegura que ésta no ha sido bautizada; pe ro para e l obje to a que sin duda se encam ina e l auto de la Ilma. Corte bastaría a m í entende r, acre ditar que De lia es mayor que José Manue l y R icardo. Este he cho y e l de habe r nacido De lia e l año 1883, pueden atestiguarlo las pe rsonas que a continuación se expresan: Eulogia Miranda, Moneda 224; Adelina Torre s, O livos, fre nte a la pue rta de la casa de O rates, conventillo; Beatriz Te rón, Chacabuco Nº118, Luis Valdovinos, Magallane s Nº11. 2. Los doctores don Eduardo Lira Errázuriz y don Eduardo Donoso Grilles, son los que debe informar ace rca del se gundo punto mandado a esclare ce r, esto e s, ace rca de l estado actual de salud y desarrollo de los niños. Los se ñores facultativos indicados para apre ciar sobre el particular un dictamen médico legal, ne cesitan indudablemente conoce r todos los datos que obran ahora e n autos que estable ce n ante cedentes de fam ilia. Con e se informe se expre sa que en aque lla é poca faltaban estos datos indispensable s para formar e l crite rio médico... Por lo tanto solicito que los autos sean entre gados a los facultativos nombrados para que e stos los examinen y tengan presente entre otros, los he chos siguiente s que constan de e llos. a) Que los niños Pue lma son hijos incestuosos habidos por don Manue l Pue lma e n su hija Gume rcinda (de claraciones de fojas y fojas...) b) Que la madre de los niños, doña Gume rcinda, e ra de una constitución raquítica. (De claración de don Luis He rre ra corriente a fojas).

62

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

3. El te rce r punto que debe esclare ce rse es el estado de salud y desarrollo físico de los niños durante e l tiempo que pe rmane cie ron al lado de Me rcedes Pue lma y m ientras vivie ron con Horacio Vargas y Tránsito Pue lma, hasta que se re cibió de e llos el curador... sobre e ste particular pueden de clarar: Me rcedes Puelma, que reside actualmente e n Quillota, casa de don José Manuel Pue lma. María Me rcedes Figue roa, hija de la ante rior, calle Juan Mackenna Nº38. José Gre gorio C ubillos, Baquedano Nº37. Luis Valdovinos... Denis González Celis, Natanie l esquina Copiapó. Eulogia Miranda, Moneda Nº224. Ade lina Torres, Beatriz Te rón, Teodoro Tulle ro y su e sposa, Sofía Yáne z, Martínez de Rosas esquina C ueto. Ace rca del m ismo punto, se re fie re e l ce rtificado de l doctor Pé re z Molina... 4. La Ilma. Corte ordena estable ce r cuale s son los bienes, de los expre sados menores... para esclare ce r estos he chos, solicito se mande n practicar las siguie nte s diligencias, que demostrarán que los niños Pue lma no han tenido ni tienen e l dominio de la casa Nº66 de la calle Maipú. a) Que se agreguen por quien corre sponda la partida de defunción de Gume rcinda Puelma, que ex iste en la oficina de l Registro Civil de la calle Gálvez, y más o menos de l año 1887. b) Que se ofre ce al Sr. Juez del C rimen de turno de Valparaíso. Para que rem ita copia de la partida de matrimonio de don Manue l Pue lma con doña Rosa Pue lma que se encue ntra en la Parroquia de la Matriz de Valparaíso, más o menos e l año 1880. c) Que se disponga que e l se cre tario de l Juzgado de Come rcio de Santiago, ce rtifique como es e fe ctivo que se ha denunciado por yacente la he rencia de Gume rcinda Puelma, estos e s, la casa Nº66 de Maipú. d) Que se disponga que e l Conse rvador de Bie nes Raíces ce rtifique como es efe ctivo que la propiedad... adquirida por doña G.P., según la e scritura otorgada, e n 23 de Abril 1883 que acompañó,

63

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

esta inscrito hasta e l prese nte como de l dominio de Gume rcinda Pue lma. ...Estimo no deben se r inte rrogados al tenor de los he chos que manda esclare ce r la Ilma. Corte ni Horacio Vargas ni Tránsito Pue lma, pue s son testigos inhábiles. Nace su inhabilidad de se r enemigos capitale s de los re os y de se r inte resados en la causa. La prime ra tacha consta en autos. La segunda la de duzco desde luego y la fundo en que ambos reportan utilidad de la prisión de los reos, pue s están disfrutando gracias a m i prisión sin gasto alguno de la casa Nº66 de la calle Maipú e n donde habitan y tie ne Vargas estable cido un talle r de sobre camas. Para comprobar este he cho acompaño “El Porvenir” e n el que se publica un aviso anunciando la existencia de l talle r y solicito que se mande un Re ceptor pase a la indicada casa y ce rtifique quienes vive n en e lla y a quien pe rte ne ce e l talle r... 28 Abril 1896 Cumpliendo con lo ordenado...hemos re conocido nue vamente a los citados niños y podemos de cir: 1. Que la e dad aproximada, e n atención al desarrollo físico de cada uno de e llos, es de doce a tre ce , once a doce y nue ve a diez años... 2. El estado actual de salud es comple tamente satisfactorio y m uy dive rsos al que presentaban el día 12 de Noviembre de 1894, e n que dimos e l informe , pues en aque lla época e l estado de mise ria fisiológica e ra profunda y su aspe cto ex te rior repugnante , por las enfe rmedades cutáneas y desaseo, inspiración compasión a todos los que tuvie ron ocasión de ve rlos. El desarrollo que te nían a la fe cha de nuestro prime r informe, estaba muy le jos de corresponde r a la e dad de cada uno de e llos.

64

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

En la actualidad, su desarrollo corresponde al de los niños de su edad y su salud, como lo hemos dicho ya, no de ja nada que de sear...Lira y Donoso. Ce rtifico que se ha he cho llamar a los presos que se encuentran en la cárcel por este proceso a fin de ave riguar en donde ha sido bautizada la niña De lia Pue lma, y no ha sido posible obtene r dato alguno para pedir su fe de nacimie nto. 6 Mayo 1896. 6 Mayo, compare ce n Manue l Segundo y Euldaricia... ex pusie ron separadamente: los niños José Manue l y R icardo, e l prime ro de los nombrados, nació e l 25 de Diciembre de 1884, como se comprueba con la fe de nacim iento. El segundo, nació e n 1886, como se comprueba. Uno y otro manifiestan que no tie nen la menor idea a donde a sido bautizada la niña Delia Pue lma. Igualmente su cuidado. Por su parte Euldaricia Puelma, dice que en e l escrito que ha expuso Manue l Segundo, que no sabía indicar que

pe rsonas vie ron a los niños Pue lma antes que é l los hubie ra tomado a

pre sentado debe n estar mencionados los nombres de algunas pe rsonas que pueden de clarar a e ste re spe cto. Agre gando que también puede n de clarar Francisco He rre ra Hospital... 7 Mayo, compare ció doña Beatriz Te rón de Morales y dijo: “Vivo e n calle de las Rosas Nº236 y soy pre ceptora de la Escuela Nº9 de niños. En 1890 hasta 1893, la familia Puelma o sea la Euldaricia casada con Julio González vivie ron ve cinos de mi casa en la calle de las Rosas y con este motivo conocí a estas pe rsonas. C reo que a fines de l 93, e sta familia de jó el barrio y por uno de m is hijos supe que estaban viviendo y don Luis He rre ra, estadístico de l

65

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

en la calle de Maipú teniendo a su cargo unos niños de aparie ncia muy pobres, de tal mane ra que mi hijo C re ce nte Aníbal Morales de nue ve años de edad, llegó a m i casa muy compade cido de e stos niños, y yo por algún tiempo les estuve mandando sobras de comidas, y una tarde fui a ve rlos y pude ce rciorarme es e stado de mise ria y desnude z horrible en que vivían. No se pre cisar si estos niños e n la época que me re fie ro, e staban a cargo de Manue l Segundo u Horacio Vargas, pre gunta. Debo expresar que como un mes antes que estos niños los re cogie ra e l Juzgado, Manuel Segundo, alias “El Chicoco” me halló para que yo le s buscara asilo a estos niños, pagándoles pensión, yo hice varias diligencias pe ro no pude encontrar”. Mayor de edad. Firmó. En e l mismo día, compare ció doña Eulogia Miranda de Arriagada y dijo: “Vivo en la calle Moneda Nº224, y me ocupo e n los quehace res de m i casa. Conozco como desde hace quince años a la familia Puelma, o sea a la Euldaricia Pue lma desde que e stuvie ron al lado de Horacio Vargas casado con la Tránsito, y tambié n los he visto cuando estaban al lado de Manue l Segundo Pue lma y e l aspe cto de los niños, e ra siempre raquíticos, pe ro cuando estaban con Manue l Segundo y la Euldaricia, vivían en sumo estado de pobreza”. Es mayor de e dad. Firmó. Acto continuo se juramentó a don Gregorio A. C ubillos Torres: “Vivo e n la calle de Baquedano Nº37. De la fam ilia Puelma, por que se me pre gunta, sólo conozco a doña Euldaricia y don Manuel P. A los niñitos Pue lma los he conocido hace como cuatro años y los vi a lo sumo dos ve ces en la casa de doña Euldaricia. No he visto a los niños m ientras estuvie ron al lado de doña Me rcedes Pue lma, ni cuando estuvie ron con porque e n ese tiempo vivían todos juntos. No conozco a Me rcedes Puelma que US me

66

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Horacio Vargas y Tránsito Pue lma, ni se cuando se re cibió de ellos e l curador. En la época en que yo ve ía a los niños, se encontraban pobres, mal vestidos y e ran flacos, a m i juicio, por complex ión”. 29 años de edad. Firmó. Acto continuo... Teodoro Turiel: “Vivo e n la calle de Martíne z de Rosas Nº60. Conozco de sde el año 90 ó 91 a la familia Pue lma y he conocido también a los niñitos Puelma durante el tiempo que e stuvie ron al lado de doña Me rcede s, desde aque lla fe cha, y m ientras vivie ron con Horacio Vargas y Tránsito Puelma y hasta que pasaron a pode r de l curador, que vivía en fam ilia con Vargas y los demás Pue lma que he nombrado. En esa época, y más o menos hasta que los niños fue ron re cogidos por e l Juzgado, los vi siempre muy pobres, flacos y mal alime ntados. No tengo otra cosa que expre sar”. 30 años. Firmó. Acto continuo, doña Catalina Montene gro: “He conocido a doña

Me rcedes Pue lma que vivía a poca distancia en la m isma calle , pe ro no re cue rdo en que años ha sido. Vi e n su pode r a los niñitos Pue lma, uno de los cuales, no se quien e ra, tenía entonces como tre s años, se encontraba en regular estado de salud y de de ce ncia. No sé otra cosa y no conozco a Horacio Vargas, ni demás pe rsonas que se me nombra”. 30 años. Firm ó. Acto continuo, doña Luisa R ive ra: “Vivo e n calle Llanquihue . En e l año 91 conocí a los niñitos Pue lma e n pode r de doña Me rcedes P. en la calle de Llanquihue . Entonces los niñitos se encontraban e n regular estado de salud y e ran de lgados a m i juicio por naturale za. Tambié n tenían muy re gular de ce ncia. No sé a que pode r pasaron después esos niños, ni volví a ve rlos de sde que la se ñora se mudó por habe r vendido la casa”. 27 años. Firmó. Acto continuo, doña María Me rcedes Guzmán, viuda de Briones: Calle de Llanquihue . “En e l año 92 conocí a los niñitos Pue lma en pode r de doña Me rcedes P. durante como año y medio, hasta que la señora se

67

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

mudo de mi casa y antes de esto los niños pasaron a pode r de Manue l Segundo, no sé si amigable o judicialmente . En la época que estuve viendo a los niños, se encontraban en regular e stado de salud y e ran bien tratados por la señora. No he te nido ocasión de conoce r a Horacio Vargas y Tránsito Pue lma. Soy mayor de edad”. Firmó. Acto continuo, María Salas: “Vivo en Llanquihue. He conocido a los niñitos Pue lma, m ientras e stuvie ron al lado de doña Me rcede s P. y hasta que pasaron, no sé por que razón a pode r de su he rmano Manue l Segundo. No he sabido que hubie ron estado en pode r de Horacio Vargas y Tránsito Pue lma, a quie nes no conozco y mie ntras los tuvo doña Me rce des, e l estado de salud y desarrollo de los niños e ra muy regular, pue s e llos fue ron siempre de lgados y menuditos”. Mayor de edad. Firmó. 7 Marzo, Horacio Vargas: “No sé donde ha sido bautizada la niña De lia, pe ro haré dilige ncias para ave riguar el nombre de la Parroquia. Prese ntaré al Juzgado al Dr. Pilar Pé rez Molina, a Me rce des Ce lis y su hijo José Jesús González y Margarita Pé rez, para acreditar e l estado de los niños cuando llegaron a m i casa y cuando pasaron a pode r de Manue l Segundo”. Mayor de edad. 11 Mayo compare ció don Luis He rre ra: “Soy e stadístico del Hospital San Juan de Dios. Conozco a la fam ilia Puelma porque US me inte rroga, es de cir a Manue l Se gundo, la Euldaricia, la Me rcedes y los maridos de e stas, y con re lación a los niños cuyas fotografías me hace ve r re cue rdo habe rlos visto cuando estaban al lado de su madre, que e ra una tal Covarrubias, y su aspe cto e ra de niños flacos y enfe rmizos. Y supongo que ese m ismo aspe cto conse rvarían cuando pasaron a pode r de su curador, porque no vi a los niños cuando vivie ron con Manue l Segundo”. Mayor de edad. Firmó. El mismo día y acto continuo, compare ció Ade lina Torre s: “Vivo en la calle de Olivos y soy casada con Ale jandro Soe ro, que es e l conductor

68

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

de l fe rrocarril que va a Talcahuano. Desde hace se is años que conozco a la familia Pue lma, sobre que US me pregunta, y también a los niños cuya fotografías se me hacen ve r. Re cue rdo habe r visto estos niños cuando pasaron a pode r de Me rcedes Puelma y e l aspe cto de e llos e ra de pe rsonas de licadas de salud, porque e ran flacos, pe ro no los vi cuando estaban a cargo de Manue l Segundo”. Mayor de e dad. Firmó. Acto continuo, María Me rcedes Figue roa: “Soy hija de Me rcede s Pue lma. Me refie ro en todo a la de claración que ya he prestado. Con re lación a la edad de la niña De lia, no podría indicar donde ha sido bautizada”. Mayor de e dad. Firm ó. Acto continuo, Valdovinos Sanhueza: “Vivo e n la calle Magallanes Nº11 y por el momento no tengo ocupación y para m is gastos los sufraga con lo que me produce una casa que poseo en la calle y núme ro indicados. Conocí de sde hace años a la familia Puelma, y también los niños cuyas fotografías se me muestran y los vi cuando estaban al lado de la madre , a quien conocí por e l nombre de Juana Covarrubias y esto pasaba por e l año 1889, viviendo al lado de m i casa e n el Nº9. Y re cue rdo que e l aspe cto de e llos e ra un poco de lgado, porque la madre también tenía aspe cto de pe rsona débil. Nunca vi a los niños e n pode r de Manuel Segundo”. Mayor de edad. Firmó. Acto continuo, Francisco He rre ra Gandarillas: “Vivo e n la calle

Matucana Nº2G y soy empleado en la oficina gene ral de contabilidad. Hará cuatro o cinco años que con motivo de habe r ido a casa de Julio González que vivía en la calle de Maipú, vi en esa casa a los tre s niños, cuyas fotos se me hacen ve r; y me llamó la atención y aun re cue rdo que esos niños te nían aspe cto de flacura, y que tenían granos en la cara; esta é poca e ra cuando los niños vivían al lado de Manue l Segundo. Cuando estos mismos niños vivían al lado de sus padres yo no los he visto”. Mayor de edad. Firmó.

69

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

Acto continuo, Ale jandro Morales, alfé rez de l 5to. de Caballe ría, dijo: “Conocí a los niños Pue lma, cuyas fotos se me muestran, cuando vivie ron éstos en la calle de Llanquihue , Duarte y Maipú, y re cue rdo que, tenían aspe cto físico de pe rsonas raquíticas, con la dife rencia que cuando los vi en pode r de Tránsito P. en un conventillo de la calle de Duarte y después e n la calle de Maipú, e l re cue rdo que tengo es que e ran desaseados y mal tenidos. He visto a estos niños e n las tre s épocas que he me ncionado por re laciones de am istad que he tenido con la familia. 12 de Mayo, don Pilar Pé rez Molina: Soy médico y vivo en la calle de Duarte Nº191. Conozco a los niños Pue lma, cuya fotografía se me muestra, cuando estos vivían en pode r de Horacio Vargas y Tránsito P. en calle de Duarte , ve cinos a m i casa, y re cue rdo que la fisonom ía de estos niños e ra de pe rsonas débiles, que en medicina se clasifican de “escrofulosos” pe ro ese estado no se puede comparar con e l que representa la fotografía que acabo de ve r, pues esas e stampas me hacen e l efe ctos de cadáve res. No vi a los niños cuando pasaron a vivir a la calle de Maipú”. Mayor de edad. Firmó. Acto seguido, José Jesús González: Soy come rciante y vivo en la calle de Natanie l Nº214. En 1893, conocí a los niños P. viviendo en la calle de Duarte con HV. Y TP. Y re cue rdo que sus fisonom ías e ran de pe rsonas débiles pe ro no e staban tan desnutridas y flacos como apare cen en las fotografías que se me hacen ve r. Vi también cuando estos niños vivie ron al lado de Manue l Segundo P., pe ro no tengo pre sente el aspe cto físico de e llos, porque pasaban arrinconados y cre o que su aspe cto e ra como la fotografía”. Mayo de edad. Firmó. Acto continuo, Margarita Pé rez: “Vivo en la calle Natanie l Nº214 y me ocupo en los quehace res de mi casa. Conocí a los niños P. cuando estos vivían en la calle de Duarte, al lado de la Tránsito P. pues con esta pe rsona tenía yo amistad, y cuando iba a mi casa, lle vaba a estos

70

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

niños, y e l re cue rdo que tengo de sus fisonomías es de que e ran niños débiles. Esto pasaba ahora dos años o sea en 1894, pe ro siempre andaban aseados y re gularmente vestidos. A estos m ismos niños los vi en pode r de Manue l Segundo, pe ro e ntonces estaban más flacos y pobremente vestidos”. Mayor de edad. Firmó. Carta 7ma. Comisaría: SJ de l C . En cumplimiento a la orden, para ave riguar los bie nes que constituye n e l patrimonio de los menore s Pue lma [visité la casa], la avalúo en tre s mil pesos, e l canon por el cual ha sido arre ndada ha sido de veinte pesos mensuale s. 12 de Mayo de 1896. Habié ndose practicado las dilige ncias ordenadas por e l Ilmo. Tribunal elé vese nue vamente el proceso. Santiago, 10 de Junio 1896. Vistos: Conside rando que en los ante cedentes que obran en autos hay mé rito bastante para tene r al reo Manue l Segundo P. como autor de tentativa de hom icidio de los menore s a que se refie re este proceso; y es tomándose e l he cho como un solo de lito, en e l cual resulta cómplice la rea Euldaricia Puelma, visto lo dispuesto en la ley de 3 de agosto de 1876, y en los Art. 7,15, 29,52,53 y 391 de l CP, se confirma la sente ncia ape lada de 28 de O ctubre último, con de claración de que se condena a Manue l Segundo Puelma a tres años y un día de presidio. Y a Euldaricia Pue lma a quinientos cuarenta y un días de presidio y habie ndo cumplido su pena la Puelma con e l tiempo que ha pe rmane cido e n la cárce l, ofíciesele para que se le ponga en libe rtad. Publíquese y de vué lvase . Acordada contra e l voto del Ministe rio Sr. Rodríguez que estuvo por absolve r a los reos en razón de no estimar bien e stable cidos he chos dire cta y de te rm inadamente e ncaminados a producir la mue rte de los niños Pue lma. Firman: R iesco, Infante , Gallardo, Rodríguez.

71

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

72

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

“Somos los niños y niñas del mund o. Somos las víctimas de la explotación y el abus o. Somos los niños y niñas de la calle. Somos los niños y niñas de la guerra. Somos las víctimas y los huérfanos d el VIH/Sida. Se nos niega una educación d e buena calidad así como buenos s ervicios de salud. Somos las víctimas de la discriminación política, Económica, cultural, religiosa y del medio a mbiente. Somos los niños y niñas cuyas voces no s e oyen; es hora d e que nos tomen en cuenta”.

Gabrie la, 13 años, Bolivia. Audre y, 17 años, Mónaco (Se sión espe cial a favor de la Infancia de la Asamblea de las N. Unidas. 8 de Mayo de 2002)

73

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

“El amor que transforma el alma que cambia los r ostr os d e la humanidad el amor s e muestra en los niños que c on s u s onrisa nos llenan de paz es c omo la lluvia que refresca el alma es la medicina de la humanidad”
René González El amor

74

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

HIJAS DE SAN JOSE, PROTECTORAS DE LA INFANCIA www.hijasdesanjose.cl

75

PDF Creator - PDF4Free v2.0

http://www.pdf4free.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful