BAUDRILLARD, Jean. El otro por sí mismo.

(Ed. Original: L’autre par lui-même (Habilitation), Éditions Galilée, ar!s, "#$%)

INDICE El otro por s! mismo&&&&&&&&&&&&. %

El é'tasis de la (omuni(a(i)n&&&&&&&&.. # Los rituales de la transparen(ia&&&&&&&&*+ ,etamor-osis, met.-ora, met.stasis&&&&...& /# La sedu((i)n o los abismos super-i(iales&&&.. 0# 1el sistema de los ob2etos al destino del ob2eto& 3+ 4 or 5ué la teor!a6............................................... $"

EL OTRO POR SI MISMO 7esulta parad)2i(o estable(er el panorama retrospe(ti8o de una obra 5ue 2am.s se 9a pretendido prospe(ti8a. Es (omo (uando Or-eo se 8uel8e demasiado pronto 9a(ia Eur!di(e : (on ello la en8!a para siempre a los ;n-iernos. Ha: 5ue 9a(er (omo si la obra se pree'istiera a s! misma : presintiera su -inal desde el prin(ipio. Esto puede ser de mal augurio. <in embargo, 9a: a9! un e2er(i(io de simula(i)n (apa= de entrar en resonan(ia (on uno de los temas -undamentales del (on2unto: 9a(er (omo si la obra estu8iera (errada, (omo si se desarrollara de una manera (o9erente, (omo si siempre 9ubiera e'istido. >s! 5ue no 8eo otro modo de 9ablar de ella sino en términos de simula(i)n, un po(o a la manera (omo ?orges re(onstitu:e una (i8ili=a(i)n perdida a tra8és de los -ragmentos de una bibliote(a. Es de(ir, no puedo plantearme el problema de la 8erosimilitud so(iol)gi(a, al 5ue, por otra parte, me (ostar!a mu(9!simo responder, sino ubi(arme @%@ simplemente en la posi(i)n del 8ia2ero imaginario 5ue tropie=a (on estos es(ritos (omo (on un manus(rito ol8idado : 5ue, a -alta de do(umentos suplementarios, se es-uer=a en re(onstituir la so(iedad 5ue des(riben. @ $@

EL EXTASIS DE LA COMUNICACIÓN Aodo 9a partido de los ob2etos, pero :a no e'iste el sistema de los ob2etos. <u (r!ti(a siempre -ue la de un signo (argado de sentido, (on su l)gi(a -antasm.ti(a e in(ons(iente : su l)gi(a di-eren(ial : prestigiosa. 1etr.s de estas dos l)gi(as, un sueBo antropol)gi(o: el de un estatuto del ob2eto m.s all. del (ambio : el uso, m.s all. del 8alor : la e5ui8alen(ia, el sueBo de una l)gi(a sa(ri-i(ial: don, gasto, potla(9, parte maldita, (onsuma(i)n, (ambio simb)li(o. Aodo ello sigue e'istiendo, : simult.neamente desapare(e. La des(rip(i)n de tal uni8erso pro:e(ti8o, imaginario : simb)li(o, siempre -ue la del ob2eto (omo espe2o del su2eto. La oposi(i)n del su2eto : el ob2eto siempre -ue signi-i(ati8a, al igual 5ue el imaginario pro-undo del espe2o : de la es(ena. Es(ena de la 9istoria, pero también es(ena de la (otidianidad emergiendo a la sombra de una 9istoria (ada 8e= m.s pol!ti(amente desin8estida. Ho:, ni es(ena ni espe2o, sino pantalla : red. @pag#@

Ci tras(enden(ia ni pro-undidad, sino super-i(ie inmanente del desarrollo de las opera(iones, super-i(ie lisa : operati8a de la (omuni(a(i)n. > imagen : seme2an=a de la tele8isi)n, el me2or ob2eto protot!pi(o de esta nue8a era, todo el uni8erso 5ue nos rodea e in(luso nuestro propio (uerpo se (on8ierten en pantalla de (ontrol.

Da no nos pro:e(tamos en nuestros ob2etos (on los mismos a-e(tos, las mismas -antas!as de posesi)n, de pérdida, de duelo, de (elos: la dimensi)n psi(ol)gi(a se 9a es-umado, aun5ue podamos des(ubrirla en el detalle. ?art9es :a lo 9ab!a seBalado a prop)sito del (o(9e: una l)gi(a de la posesi)n, de la pro:e( (i)n propia de una -uerte rela(i)n sub2eti8a, es sustituida por una l)gi(a de la (ondu((i)n. Cada de -antas!as de poder, de 8elo(idad, de apropia(i)n unidas al ob2eto mismo, sino t.(ti(a poten(ial 8in(ulada a su utili=a(i)n (dominio, (ontrol : mando, optimi=a(i)n del 2uego de posibilidades 5ue o-re(e el (o(9e (omo 8e(tor, : :a no (omo santuario psi(ol)gi(o), : (on ello trans-orma(i)n del su2eto mismo, 5ue as! se 8uel8e ordenador de la (ondu((i)n : no demiurgo ebrio de poder. El 8e9!(ulo se (on8ierte en una burbu2a, el salpi(adero en una (onsola, : el paisa2e de alrededor se e'tiende (omo una pantalla tele8isada. ero podemos imaginar una -ase posterior a la a(tual, en la 5ue el (o(9e siga siendo un @"E@ material de presta(i)n: una -ase en la 5ue se (on8ierta en red informativa. Os 9abla, os in-orma Fespont.neamenteG sobre su estado general, : sobre el 8uestro (neg.ndose e8entualmente a -un(ionar si no -un(ion.is bien), el (o(9e (onsultante : deliberante, pare2a en una nego(ia(i)n general del modo de 8ida, algo (o alguien: en esa -ase :a no 9a: di-eren(ia) (on lo 5ue est.is conectados -la ba=a -undamental se (on8ierte en la (omuni(a(i)n (on el (o(9e, un test perpetuo de presen(ia del su2eto en sus ob2etos-, inter-a= ininterrumpida. > partir de enton(es, :a no (uentan la 8elo(idad o el despla=amiento, ni si5uiera la pro:e((i)n in(ons(iente, ni la (ompeti(i)n ni el 5ue 9a (omen=ado la desa(rali=a(i)n del (oprestigio. Ha(e mu(9o tiempo, por otra parte, (9e en ese sentido (FHIin de la 8elo(idadJ K, FH(ir(ulo m.s, (onsumo menosJK). <e instala pre-erentemente un ideal e(ol)gi(o, de regula(i)n, de -un(ionalidad bien templada, de solidaridad entre todos los elementos de un mismo sistema, de (ontrol : gesti)n global de un (on2unto. Lada sistema (in(luido el uni8erso domésti(o) -orma una espe(ie de ni(9o e(ol)gi(o, de de(orado rela(ional en el 5ue todos los términos deben mantenerse en (onta(to perpetuo, in-ormados de su respe(ti8o estado : del de la totalidad del sistema, pues el des-alle(imiento @""@ de un Mni(o término puede lle8ar a la (at.stro-e. <in duda, todo esto no es m.s 5ue un dis(urso, pero 9a: 5ue entender 5ue el an.lisis del (onsumo de los aBos sesenta@setenta part!a también del dis(urso publi(itario o del, pseudo(on(eptual, de los pro-esionales. El F(onsumoG, la Festrategia del deseoG s)lo 9an sido ini(ialmente un metadis(urso, el an.lisis de un mito pro:e(ti8o del 5ue nadie 9a sabido 2am.s (u.l era su in(iden(ia real. Nam.s se supo m.s, en el -ondo, a(er(a de la 8erdad de la rela(i)n de las personas (on sus ob2etos 5ue a(er(a de la realidad de las so(iedades primi ti8as. Esto es lo 5ue permite organi=ar su mito, pero también por5ue es inMtil pretender 8eri-i(ar estad!sti(amente, ob2eti8amente, estas 9ip)tesis. Lomo sabemos, el dis(urso de los publi(itarios sir8e ini(ialmente para los propios publi(itarios, : nada nos asegura 5ue el a(tual dis(urso sobre la in-orm.ti(a : la (omuni(a(i)n no sir8a e'(lusi8amente a los pro-esionales de la in-orm.ti(a : la (omuni(a(i)n (el dis(urso de los intele(tuales : los so(i)logos plantea, asimismo, idénti(o problema). Aelem.ti(a pri8ada: (ada uno de nosotros se 8e prometido a los mandos de una m.5uina 9ipotéti(a, aislado en posi(i)n de per-e(ta soberan!a, @"*@ a in-inita distan(ia de su uni8erso original, es de(ir, en la e'a(ta posi(i)n del (osmonauta en su burbu2a, en un estado de ingra8ide= 5ue le obliga a un 8uelo orbital perpetuo, : a mantener una 8elo(idad su-i(iente en el 8a (!o so pena de a(abar estrell.ndose (ontra su planeta originario. Esta reali=a(i)n del satélite orbital en el uni8erso (otidiano (orresponde a la ele8a(i)n del uni8erso domésti(o a la met.-ora espa(ial, (on la puesta en )rbita de dos 9abita(iones (o(inadu(9a en el Mltimo m)dulo lunar, : por tanto (on la sateli=a(i)n de lo real. La (otidianidad del

9.bitat terrestre 9ipostasiada en el espa(io es el -inal de la meta-!si(a, : el (omien=o de la era de la 9iperrealidad. Ouiero de(ir: lo 5ue a5u! se pro:e(taba mentalmente, lo 5ue se 8i8!a en el 9.bitat terrestre (omo met.-ora a9ora es pro:e(tado, sin la menor met.-ora, en el espa(io absoluto, el de la simula(i)n. Cuestra propia es-era pri8ada :a no es una es(ena en la 5ue se interprete una dramaturgia del su2eto atrapado tanto por sus ob2etos (omo por su imagen, nosotros :a no e'istimos (omo dramaturgo o (omo a(tor, sino (omo terminal de mMltiples redes. La tele8isi)n es su pre-igura(i)n m.s dire(ta, pero el espa(io mismo de 9abita(i)n es lo (on(ebido a(tualmente (omo espa(io de re(ep(i)n : de opera(i)n, @"/@ (omo pantalla de mando, terminal dotada de poder telem.ti(o, es de(ir, de la posibilidad de regularlo todo a distan(ia, in(luido el pro(eso de traba2o en las perspe(ti8as de traba2o telem.ti(o a domi(ilio, : sin duda, adem.s, el (onsumo, el 2uego, las rela(iones so(iales, el o(io. Labe imaginar simuladores de o(io o de 8a(a(iones del mismo modo 5ue e'isten simuladores de 8uelo para los pilotos de a8i)n. 4Lien(ia -i((i)n6 <in duda, pero 9asta a9ora todas las muta(iones del entorno 9an pro8enido de una tenden(ia irre8ersible a la abstra((i)n -ormal de los elementos : las -un(iones, a su 9omogenei=a(i)n en un Mni(o pro(eso, al despla=amiento de las gestualidades, los (uerpos : los es-uer=os 9a(ia mandos elé(tri(os o ele(tr)ni(os, ala miniaturi=a(i)n, en el tiempo : en el espa(io, de pro(esos (u:a es(ena -5ue :a no es una es(ena- se (on8ierte en la de la memoria in-initesimal : del espa(io. >9! reside, por otra parte, nuestro problema, en la medida en 5ue esta en(e-ali=a(i)n ele( tr)ni(a, esta miniaturi=a(i)n de los (ir(uitos : de la energ!a, esta transitori=a(i)n del entorno relegan a la inutilidad, al desuso : (asi a la obs(enidad, todo lo 5ue (onstitu!a anteriormente la es(ena de nuestra 8ida. <abemos 5ue la mera presen(ia de la tele8isi)n (on8ierte @"0@ el 9.bitat en una espe(ie de en8oltura ar(ai(a, en un 8estigio de rela(iones 9umanas (u:a super8i8en(ia de2a perple2o. > partir del momento en 5ue esta es(ena :a no es 9abitada por sus a(tores : sus -antas!as, a partir del momento en 5ue los (omportamientos se -o(ali=an sobre determinadas pantallas o terminales opera(ionales, el resto apare(e (omo un gran (uerpo inMtil, abandonado : (ondenado. Lo real mismo pare(e un gran (uerpo inMtil. Han llegado los tiempos de una miniaturi=a(i)n, de un telemando : de un mi(ropro(eso del tiempo, de los (uerpos, de los pla(eres. Da no e'iste un prin(ipio ideal de estas (osas a es (ala 9umana. <)lo persisten e-e(tos miniaturi=ados, (on(entrados, inmediatamente disponibles. Aal (ambio de es(ala es 8isible en todas partes: este (uerpo, nuestro (uerpo, apare(e (omo super-luo en su e'tensi)n, en la multipli(idad : la (omple2idad de sus )rganos, de sus te2idos, de sus -un(iones, :a 5ue todo se (on(entra 9o: en el (erebro : en la -)rmula genéti(a, 5ue resumen por s! solos la de-ini(i)n opera(ional del ser. El (ampo, el inmenso (ampo geogr.-i(o, pare(e un (uerpo desérti(o (u:a e'tensi)n resulta inne(esaria (: 5ue aburre atra8esar, in(luso al margen de las autopistas) a partir del momento en 5ue todos los a(onte(imientos se resumen en las (iudades, a su 8e= en 8!as de redu(irse a unas (uantas (umbres @"+@ miniaturi=adas. : el tiempo: 45ué de(ir del inmenso tiempo libre 5ue se nos de2a, demasiado tiempo 5ue nos rodea (omo un solar sin edi-i(ar, una dimensi)n a9ora inMtil en su desarrollo, a partir del momento en 5ue la instantaneidad de la (omuni(a(i)n 9a miniaturi=ado nuestros inter(ambios a una su(esi)n de instantes6 El (uerpo (omo es(ena, el paisa2e (omo es(ena, el tiempo (omo es(ena desapare(en progresi8amente. Lo mismo o(urre (on el espa(io pMbli(o: el teatro de lo so(ial, el teatro de lo pol!ti(o se redu(en (ada 8e= m.s a un gran (uerpo blando :a unas (abe=as mMltiples. La publi(idad, en su nue8a 8ersi)n, :a no es el es(enario barro(o, ut)pi(o : e't.ti(o de los ob2etos : del (onsumo, si no el e-e(to de una 8isibilidad omnipresente de las empresas, las mar(as, los interlo(utores so(iales, las 8irtudes so(iales de la (omuni(a(i)n. La publi(idad lo in8ade todo a

medida 5ue desapare(e el espa(io pMbli(o (la (alle, el monumento, el mer(ado, la es(ena, el lengua2e). Ordena la ar5uite(tura : la reali=a(i)n de super-ob2etos (omo ?eaubourg, les Halles o La Pillette, 5ue literalmente son monumentos (o antimonumentos) publi(itarios, no por5ue se (entren en el (onsumo, sino por5ue, en prin(ipio, se o-re(en (omo demostra(i)n de la opera(i)n de la (ultura, de la opera(i)n (ultural de la mer(an(!a @"3@ : la masa en mo8imiento. Esta es nuestra Mni(a ar5uite(tura a(tual: grandes pantallas en donde se re-ra(tan los .tomos, las part!(ulas, las molé(ulas en mo8imiento. Co una es(ena pMbli(a, un espa(io pMbli(o, sino gigantes(os espa(ios de (ir(ula(i)n, de 8entila(i)n, de (one'i)n e-!mera. Lo mismo o(urre (on el espa(io pri8ado. <u desapari(i)n es (ontempor.nea a la del espa(io pMbli(o. Ci éste es :a un espe(t.(ulo, ni a5uél es :a un se(reto. La distin(i)n entre un interior : un e'terior, 5ue des(rib!a a(ertadamente la es(ena domésti(a de los ob2etos : la de un espa(io simb)li(o del su2eto, se 9a borrado en una doble obs(enidad: la a(ti8idad m.s !ntima de nuestra 8ida se (on8ierte en pasto 9abitual de los media ( tele8isi)n no-stop sobre la -amilia LoudQs en R<>, innumerables Ktran(9es de 8ieK : emisiones psi en la tele8isi)n -ran(esa), pero también el uni8erso entero a(ude a desplegarse inne(esariamente en nuestra pantalla domésti(a. ornogra-!a mi(ros()pi(a del uni8erso, pornogra-!a en tanto es -or=ada : desmesurada, e'a(tamente igual 5ue el primer plano se'ual en el porno. Aodo ello 9a(e estallar la es(ena antes protegida por una distan(ia m!nima e interpretada (on-orme a un ritual se(reto s)lo (ono(ido por los a(tores. Co (abe duda de 5ue el uni8erso pri8ado era @"%@ alimente, en (uanto nos separaba de los dem.s, del mundo, en (uanto estaba in8estido de un muro prote(tor, de un imaginario prote(tor. ero re(og!a también el bene-i(io simb)li(o de la aliena(i)n: el Otro e'iste : la alteridad puede interpretarse para bien : para mal. >s! -ue 8i8ida la so(iedad de (onsumo ba2o el signo de la aliena(i)n, (omo so(iedad del espe(t.(ulo. D, pre(isamente, 9ab!a espe(t.(ulo, : éste, in(luso alienado, 2am.s es obs(eno. La obs(enidad (omien=a (uando :a no 9a: espe(t.(ulo ni es(ena, ni teatro, ni ilusi)n, (uando todo se 9a(e inmediatamente transparente : 8isible, (uando todo 5ueda sometido a la (ruda e ine'orable lu= de la in-orma(i)n : la (omuni(a(i)n. Ya no estamos en el drama de la alienación, sino en el éxtasis de la comunicación. D este é'tasis s! es obs(eno. Obs(eno es lo 5ue a(aba (on toda mirada, (on toda imagen, (on toda representa(i)n. Co es s)lo lo se'ual lo 5ue se 8uel8e obs(eno: a(tualmente e'iste toda una pornogra-!a de la in-orma(i)n : la (omuni(a(i)n, una pornogra-!a de los (ir(uitos : las redes, de las -un(iones : los ob2etos en su legibilidad, -luide=, disponibilidad : regula(i)n, en su signi-i(a(i)n -or=ada : en sus resultados, sus (one'iones, su poli8alen(ia, su e'presi)n libre... Da no es la obs(enidad de lo o(ulto, reprimido, @"$@ os(uro, sino la de lo 8isible, de lo demasiado 8isible, de lo m.s 8isible 5ue lo 8isible, la obs(enidad de lo 5ue :a no tiene se(reto, de lo 5ue es enteramente soluble en la in-orma(i)n : la (omuni(a(i)n. ,ar' :a denun(iaba la obs(enidad de la mer(an(!a, unida al prin(ipio de su e5ui8alen(ia, al ab:e(to prin(ipio de su libre (ir(ula(i)n. La obs(enidad de la mer(an(!a pro(ede de 5ue es abstra(ta, -ormal : ligera, respe(to a la pesade=, opa(idad : sustan(ia del ob2eto. La mer(an(!a es legible: en (ontra del ob2eto 5ue 2am.s (on-iesa enteramente su se(reto, mani-iesta siempre su esen(ia 8isible, esto es, su pre(io. La mer(an(!a es el lugar de trans(rip(i)n de todos los ob2etos posibles: a tra8és de ella, (omuni(an los ob2etosS la -orma mer(an(!a es el primer gran medium del mundo moderno. ero el mensa2e 5ue entregan (on ella es radi(almente simpli-i(ado, : siempre el mismo: su 8alor de (ambio. >s! pues, en el -ondo, el mensa2e :a no e'iste, sino s)lo el medium 5ue se impone en su (ir(ula(i)n pura. > eso le lla mamos é'tasis: el mer(ado es una -orma e't.ti(a de la (ir(ula(i)n de los bienes, as! (omo la prostitu(i)n : la pornogra-!a son -ormas e't.ti(as de la (ir(ula(i)n del se'o.

Ele8ando este an.lisis al (uadrado se entiende 5ué o(urre (on la transparen(ia : la obs(enidad del uni8erso de la (omuni(a(i)n, 5ue @"#@ de2an a su espalda las del uni8erso de la mer (an(!a, en (ierto modo relati8as. Aodas las -un(iones subsumidas en una Mni(a dimensi)n, la de la (omuni(a(i)n: es el é'tasis. Aodos los a(onte(imientos, los espa(ios : las memorias subsumidos en la Mni(a dimensi)n de la in-orma(i)n: es la obs(enidad. > la obs(enidad (.lida : se'ual su(ede la obs(enidad -r!a : (omuni(a(ional. La primera impli(aba una -orma de promis(uidad, la de los ob2etos amontonados : a(umulados en el uni8erso pri8ado, o la de todo lo 5ue no se 9a di(9o : bulle en el silen(io de la in9ibi(i)nS se trataba de una promis(uidad org.ni(a, 8is(eral, (arnal. En (ambio, la promis(uidad imperante sobre las redes de la (omuni(a(i)n es la de una satura(i)n super-i(ial, una soli(ita(i)n in(esante, un e'terminio de los espa(ios intersti(iales. Le8anto mi re(eptor tele-)ni(o : me asalta toda la red marginal, me a(osa (on la insoportable buena -e de lo 5ue 5uiere : pretende (omuni(ar. Las radios libres: 9ablan, (antan, se e'presan. ,u: bien. ero en términos de medium, el resultado es éste: un espa(io, el de la banda FM, se en(uentra saturado, las emisoras se en(abalgan, se me=(lan: algo 5ue era libre por5ue ten!a espa(io de2a de ser;o -la palabra es libre, aun5ue :o :a no lo so:, ni llego a saber lo 5ue 5uiero, tal es la satu ra(i)n @*E@ del espa(io : -uerte la presi)n de todo lo 5ue pretende 9a(erse o!r. Laigo en el é'tasis negati8o de la radio.

Rnido a este delirio de la (omuni(a(i)n e'iste un estado t!pi(o de -as(ina(i)n : 8értigo. Rna -orma de pla(er tal 8e= singular, pero aleatoria : 8ertiginosa. <iguiendo a Laillois en su (lasi-i(a(i)n de los 2uegos: mimi(r:, agTn, aléa, il:n' -2uegos de e'presi)n, 2uegos de (ompeti(i)n, 2uegos de a=ar, 2uegos de 8értigo-, la tenden(ia de toda nuestra (ultura nos lle8ar!a de una desapari(i)n de las -ormas e'presi8as : (ompetiti8as a una amplia(i)n de las -ormas del a=ar : el 8értigo. Estas :a no suponen 2uegos de es(ena, de espe2o, de desa-!o o de alteridad, sino 5ue m.s bien resultan e't.ti(as, solitarias : nar(isistas. El pla(er :a no es el de la mani-esta(i)n es(éni(a o estéti(a (sedu(tio), sino el de la -as(ina(i)n pura, aleatoria : psi(otr)pi(a (subdu(tio). Esto no supone ne(esariamente un 2ui(io negati8o, aun5ue sin duda apare=(a una muta(i)n pro-unda : original de las -ormas de per(ep(i)n : de pla(er. >penas llegamos a medir sus (onse(uen(ias. >pli(ando nuestros (riterios antiguos : los re-le2os de una sensibilidad Kes(éni(aK, (orremos el riesgo de ignorar la irrup(i)n, @*"@ en la es-era sensorial, de esta -orma nue8a, e't.ti(a : obs(ena. >lgo es seguro: si la es(ena nos sedu(!a, lo obs(eno nos -as(ina. ero el é'tasis es lo (ontrario de la pasi)n. 1eseo, pasi)n, sedu((i)n -o también, segMn Laillois, e'presi)n : (ompeti(i)n-, son los 2uegos del uni8erso (.lido. É'tasis, -as(ina(i)n, obs(enidad, (omuni(a(i)n -o también, segMn Laillois, a=ar, suerte : 8értigo-, son los 2uegos del uni8erso -r!o, del uni8erso (ool (in(luso el 8értigo es -r!o, en espe(ial el de las drogas ). 1e todos modos, tendremos 5ue su-rir esta e'tra8ersi)n -or=ada de toda interioridad, esta intro:e((i)n -or=ada de toda e'terioridad 5ue (onstitu:e el imperati8o (ateg)ri(o de la (omu ni(a(i)n. Es posible 5ue a5u! (on8enga utili=ar (iertas met.-oras pro(edentes de la patolog!a. <i la 9isteria era la patolog!a de una puesta en es(ena e'a(erbada del su2eto, de una (on8ersi)n teatral : oper.ti(a del (uerpo, : si la paranoia era la patolog!a de la organi=a(i)n : estru(tura(i)n de un mundo r!gido : (eloso, a partir de la promis(uidad inmanente : la (one'i)n perpetua de todas las redes en la (omuni(a(i)n e in-orma(i)n nos 9allamos en una nue8a -orma de

es5ui=o-renia. Hablando (on e'a(titud, :a no es la 9isteria o la paranoia pro:e(ti8a, sino el estado de terror (ara(ter!sti(o del es5ui=o-réni(o -una e'(esi8a pro'imidad @**@ de todo, una promis(uidad in-e(ta de todo--, 5ue le in8iste : le penetra sin resisten(ia, sin 5ue ningMn 9alo, ninguna aura, ni si5uiera la de su propio (uerpo, le prote2an. El es5ui=o-réni(o est. abierto a todo pese a s! mismo, : 8i8e en la ma:or (on-usi)n. Es la presa obs(ena de la obs(enidad del mundo. ,.s 5ue por la pérdida de lo real, se (ara(teri=a por esta pro'imidad absoluta e instantaneidad total de las (osas, una sobree'posi(i)n a la transparen(ia del mundo. 1espo2ado de toda es(ena : atra8esado sin obst.(ulo, :a no puede produ(ir los l!mites de su propio ser, :a no puede produ(irse (omo espe2o. D se (on8ierte as! en pura pantalla, pura super-i(ie de adsor(i)n : reabsor(i)n de las redes de in-luen(ia. @pag. */@

LOS RITUALES DE LA TRANSPARENCIA La in(ertidumbre de e'istir :, de rebote, la obsesi)n por demostrar nuestra e'isten(ia, pre8ale(en sin duda 9o: sobre el deseo t!pi(amente se'ual. <i la se'ualidad es una puesta en 2uego de nuestra identidad (9asta en el 9e(9o de 9a(er niBos), :a no estamos e'a(tamente (apa(itados para dedi(arnos a ella, pues bastante traba2o nos (uesta sal8aguardar nuestra identidad (omo para, adem.s, en(ontrar energ!a para o(uparnos de otra (osa. Iundamentalmente nos interesa demostrar nuestra e'isten(ia, aun5ue no tenga otro sentido 5ue ése. Aal (osa puede obser8arse en los re(ientes gra--itis de Cue8a DorU o de 7!o. La genera(i)n anterior de(!a: KKE'isto, me llamo Iulano, 8i8o en Cue8a DorU.K Lonten!an una (arga de sentido, aun5ue (asi aleg)ri(o: el del nombre. Los a(tuales son s)lo gr.-i(os e indes(i-rables. <iempre di(en, impl!(itamente: KE'isto.K D al mismo tiempo: KCo tengo nombre, no tengo sentido, no 5uiero de(ir nada.G Ce(esidad de @pag*+@ 9ablar (uando no 9a: nada 5ue de(ir. Ce(esidad tanto ma:or (uando no se tiene nada 5ue de(ir, del mismo modo 5ue e'istir es mu(9o m.s urgente (uando la 8ida (are(e de sentido. Lon ello, la se'ualidad se relega a un segundo plano (omo una -orma de tras(enden(ia in(luso lu2osa, de despil-arro de la e'isten(ia, mientras 5ue la urgen(ia absoluta (onsiste simplemente en 8eri-i(ar di(9a e'isten(ia. 7e(uerdo una es(ena de una e'posi(i)n 9iperrealista en ?eaubourg: 8arias es(ulturas, o m.s bien 8arios mani5u!es, (ompletamente realistas, (olor (arne, !ntegramente desnudos en una posi(i)n, sin ningMn e5u!8o(o, banal. ;nstantaneidad de un (uerpo 5ue nada 5uiere de(ir : nada tiene 5ue de(ir, 5ue est. simplemente all! :, (on ello, pro8o(a una espe(ie de estupe-a((i)n en los espe(tadores. La rea((i)n de la gente era interesante: se in(linaban para 8er algo, los poros de la piel, los pelos del pubis, todo. <in embargo, no 9ab!a nada 5ue 8er. >lgunos 5uer!an in(luso to(ar, para e'perimentar la realidad de ese (uerpo, pero, naturalmente, eso no -un(ionaba, por5ue todo estaba :a all!. Ci si5uiera engaBaba al o2o. Luando el o2o se engaBa, el 2ui(io se di8ierte en adi8inar, e in(luso (uando no se intenta engaBar siempre 9a: una espe(ie de adi8ina(i)n en el pla(er estéti(o : t.(til 5ue pro(ura una -orma. @*3@ >5u!, nada, sal8o la e'traordinaria té(ni(a mediante la (ual el artista (onsigue apagar todas las seBales de la adi8ina(i)n. Da no 5ueda la sombra de una ilusi)n detr.s de la 8era(i dad de los pelos. Cada 5ue 8er: por ello la gente se aga(9a, se a(er(a : 9uele este 9iperpare(ido alu(inante, espe(tral en su simpli(idad. <e aga(9an para (omprobar algo asombroso: una imagen en la cual no hay nada que ver. >9! est. la obs(enidad: en 5ue no 9a:a nada 5ue 8er. Co es se'ual sino real. El espe(tador no se aga(9a por (uriosidad se'ual, sino para (omprobar la te'tura de la piel, la te'tura in-inita de lo real. Es posible 5ue en la a(tualidad sea éste nuestro auténti(o a(to se'ual: comprobar hasta el vértigo la inútil ob etividad de las cosas.

En mu(9os (asos, nuestra imaginer!a er)ti(a : pornogr.-i(a, toda esa panoplia de senos, nalgas : se'os, no tiene m.s sentido 5ue éste: e'presar la inMtil ob2eti8idad de las (osas. La desnude= s)lo sir8e (omo intento desesperado para subra:ar la e'isten(ia de algo. El (ulo no es m.s 5ue e-e(to espe(ial. !o sexual no es m"s que un ritual de la transparencia. >ntes 9ab!a 5ue es(onderlo, 9o: en (ambio sir8e para es(onder la ra5u!ti(a realidad, : también para parti(ipar, (laro est., de esta pasi)n desen(arnada. 41e d)nde pro(eden enton(es la -as(ina(i)n @*%@ de tales im.genes6 E8identemente, no de la sedu((i)n (5ue es un desa-!o a esta pornogra-!a, a esta ob2eti8idad inMtil de las (osas). Ci si5uiera las miramos, a de(ir 8erdad. ara 5ue e'ista mirada, es pre(iso 5ue un ob2eto se 8ele : se des8ele, desapare=(a a (ada instanteS por ello la mirada mani-iesta una espe(ie de os(i la(i)n. or el (ontrario, estas im.genes no est.n tomadas en un 2uego de emergen(ia : de desapari(i)n. El (uerpo :a est. all! sin la chispa de una ausencia posible, en el estado de radi(al desilusi)n 5ue es el de la pura presen(ia. En una imagen, determinadas partes son 8isibles : otras no, las 8isibles 9a(en in8isibles a las otras, se instala un ritmo de la emergen (ia : del se(reto, una l!nea de -lota(i)n de lo imaginario. En (ambio a5u!, todo resulta de una 8isibilidad e5ui8alente, todo (omparte el mismo espa(io sin pro-undidad. D la -as(ina(i)n pro(ede 2ustamente de tal desen(arna(i)n (la estéti(a de la desen(arna(i)n men(ionada por O(ta8io a=). La -as(ina(i)n es la pasi)n desen(amada de una mirada sin ob2eto, de una mirada sin imagen. Ha(e mu(9o tiempo 5ue todos nuestros espe(t.(ulos medi.ti(os 9an -ran5ueado el muro de la estupe-a((i)n. Rna e'a(erba(i)n 8itri-i(ada del (uerpo, una e'a(erba(i)n 8itri-i(ada del se'o, una es(ena 8a(!a en la 5ue no su(ede nada, : 5ue, no obstante, llena la mirada. Aambién la in-orma(i)n, o lo@*$@ pol!ti(o: no su(ede nada, :, sin embargo, nos sentimos saturados. 41eseamos di(9a -as(ina(i)n6 41eseamos di(9a ob2eti8idad pornogr.-i(a del mundo6 4L)mo saberlo6 <in duda e'iste un 8értigo (ole(ti8o de 9uida 9a(ia adelante en la obs(enidad de una -orma pura : 8a(!a, donde a la 8e= se 2uegan la desmesura de lo se'ual : su des(ali-i(a(i)n, la desmesura de lo 8isible : su degrada(i)n. Esta -as(ina(i)n también a-e(ta al arte moderno, (u:o ob2eti8o es :a literalmente no ser (ontemplable, desa-iar toda sedu((i)n de la mirada. El arte moderno s)lo e2er(e la magia de su desapari(i)n. ero esta obs(enidad e indi-eren(ia no lle8an ne(esariamente aun punto muerto. ueden (on8ertirse de nue8o en 8alores (ole(ti8osS 8emos, adem.s, re(onstituirse a su alrededor nue8os rituales, los rituales de la transparen(ia. or otra parte, sin duda no 9a(emos m.s 5ue interpretar la (omedia de la obs(enidad : la pornogra-!a, as! (omo otros interpretan la (omedia de la ideolog!a : la buro(ra(ia ((ierto, (ole(ti8amente, en el Este), ola so(iedad italiana interpreta la (omedia de la (on-usi)n : el terrorismo. En la publi(idad se interpreta la comedia del strip-tease -emenino (de a9! la ingenuidad de (ual5uier 8indi(a(i)n -eminista (ontra esta Kprostitu(i)nK). <igue siendo también un ritual de la transparen(ia. @*#@ Libera(i)n se'ual, pornogra-!a omnipresente, in-orma(i)n, parti(ipa(i)n, e'presi)n libre. <i todo eso -uera (ierto, resultar!a insoportable. <i todo eso -uera (ierto, 8i8ir!amos realmente en la obs(enidad, es de(ir, en la 8erdad desnuda, en la insensata pretensi)n de las (osas a e'presar su 8erdad. >-ortunadamente, su destino nos protege pues, en el (olmo de las (osas, (uando 8an a verificarse, siempre se re8ersibili=an : re(aen en el se(reto. Cadie sabr!a de(ir si el se'o 9a sido liberado o no, si la tasa de go(e se'ual 9a aumentado o no. Aanto en la se'ualidad (omo en el arte, la idea de progreso es absurda. or el (ontrario, la obs(enidad : la transparen(ia progresan inelu(tablemente, 2ustamente por5ue :a no pertene(en al orden del deseo, sino al -renes! de la imagen. En materia de im.genes, la soli(ita(i)n : la 8ora(idad aumentan desmesuradamente. #e han convertido en nuestro auténtico ob eto sexual, el ob2eto de nuestro deseo. : en esta (on-usi)n de deseo : e5ui8alente

materiali=ado en la imagen -no s)lo deseo se'ual, sino también deseo de saber : e5ui8alente materiali=ado en la Kin-orma(i)nKK, deseo de sueBo : e5ui8alente materiali=ado en todos los 1isne:landia del mundo, deseo de espa(io : e5ui8alente programado en el tr.nsito de las 8a(a(iones, deseo de 2uego : e5ui8alente programado en la telem.ti(a pri8ada, et(.-, reside la obs@/E@(enidad de nuestra (ultura. La promis(uidad : la ubi(uidad de las im.genes, la (ontamina(i)n 8iral de las (osas por las im.genes, son las (ara(ter!sti(as -atales de nuestra (ultura. : no 9a: l!mites para ello, pues las im.genes, al (ontrario 5ue las espe(ies animales se'uadas sobre las 5ue 8ela una espe(ie de regula(i)n interna, no est.n protegidas en absoluto de la pulula(i)n inde-inida, :a 5ue no se engendran se'ualmente : no (ono(en el se'o ni la muerte. Esta es la ra=)n, adem.s, de 5ue nos obsesionen, en este per!odo de re(esi)n del se'o : la muerte: soBamos, a tra8és de ellas, (on la inmortalidad de los proto=oos, 5ue se mutipli(an al in-inito por (ontigVidad : s)lo (ono(en un en(adenamiento ase'uado.

En los rituales de la transparen(ia 9a: 5ue in(luir todo el entorno de pr)tesis : de prote((i)n sustituti8o de las de-ensas biol)gi(as : naturales del (uerpo. Aodos somos niBos-burbu2a, (omo el 5ue 9a muerto re(ientemente en >méri(a: 8i8iendo en su burbu2a, una es(a-andra propor(ionada por la C><>, rodeado de todo el espa(io médi(o, protegido de todos los (ontagios por el espa(io inmunitario arti-i(ial, a(ari(iado por su madre a tra8és de paredes de (ristal (on unos manguitos de pl.sti(o, riendo : (re(iendo en su atm)s-era e'tra @/"@ terrestre ba2o la mirada de la (ien(ia (9ermano e'perimental del niBo-;obo, del niBo sal8a2e adoptado por los lobos -aun5ue 9o: sean los ordenadores los 5ue le adoptan). Este niBo-burbu2a pre-igura el -uturo, la asepsia total, la elimina(i)n de todos los gérmenes: -orma biol)gi(a de la transparen(ia. Es el s!mbolo de la e'isten(ia en el 8a(!o, 5ue 9asta a9ora s)lo era la de las ba(terias : las part!(ulas en los laboratorios, pero 5ue (ada 8e= m.s ser. la nuestra: presuri=ados en el 8a(!o (omo los dis(os, (onser8ados en el 8a(!o (omo los super(onge;ados, muriendo en el 8a(!o (omo las 8!(timas de la testarude= terapéuti(a. ensando : re-le'ionando en el 8a(!o (omo lo ilustra en todas partes la inteligen(ia arti-i(ial. La (re(iente (erebralidad de las m.5uinas debe pro8o(ar normalmente la puri-i(a(i)n te(nol)gi(a de los (uerpos. Lada 8e= el (uerpo 9umano podr. (ontar menos (on sus anti(uerpos, : 9abr. 5ue protegerle, por tanto, desde el e'terior. La puri-i(a(i)n arti-i(ial de todos los medios, de todos los ambientes, suplir. los des-alle(ientes sistemas inmunol)gi(os internos. : son des-alle(ientes por5ue una irre8ersible tenden(ia, llamada progreso, lle8a a desposeer al (uerpo : al esp!ritu 9umanos de sus sistemas de ini(iati8a : de-ensa, para trasla darlos a unos arte-a(tos té(ni(os. 1espose!do de sus de-ensas, el 9ombre pasa a ser eminentemente @/*@ 8ulnerable a la (ien(ia. 1espose!do de sus -antas!as, para a ser eminentemente 8ulnerable a la psi(olog!a. Liberado de sus gérmenes, pasa a ser eminentemente 8ulnerable ala medi(ina. Co es insensato a-irmar 5ue el e'terminio de los 9ombres (omien=a por el e'terminio de los gérmenes. ues tal (omo es, (on sus 9umores, sus pasiones, su risa, su se'o, sus se(re(iones, el mismo 9ombre no es m.s 5ue un su(io : pe5ueBo 8irus irra(ional 5ue altera el uni8erso de la transparen(ia. Luando todo esté e'purgado, (uando se 9a:a puesto -in a los pro(esos 8irales, a toda (ontamina(i)n so(ial : ba(ilar, s)lo 5uedar. el 8irus de la triste=a, en un uni8erso de una limpie=a : una so-isti(a(i)n mortales. <iendo el pensamiento, a su manera, una red de anti(uerpos : un sistema de de-ensa inmunol)gi(a natural, también est. gra8emente amena=ado. <er. sustituido (on 8enta2a por la burbu2a (erebro-espinal, desembara=ado de (ual5uier re-le2o animal o meta-!si(o. Cuestro (erebro, nuestro propio (uerpo, se 9an (on8ertido en esta burbu2a, esta es-era e'purgada, este en8oltorio transparente en (u:o interior nos re-ugiamos, des8alidos : superprotegidos, (omo ese

des(ono(ido niBo (ondenado a la inmunidad arti-i(ial :a la trans-usi)n perpetua, :a morir tan pronto (omo 9a:a besado a su madre. @//@ Ho: la le:es as!: a (ada (ual su burbu2a. >l igual 5ue en el espa(io geogr.-i(o, tras 9aber al(an=ado los l!mites del planeta : e'plorado todos sus (on-ines, s)lo podemos implosionar en un espa(io (ada 8e= m.s (ir(uns(ri to en -un(i)n de nuestra (re(iente mo8ilidad, la del a8i)n o de los medias, 9asta un punto en 5ue todos los 8ia2es :a se 9an produ(ido : en donde todas las 8eleidades de dispersi)n, e8asi)n : despla=amiento se (on(entran en un Mni(o punto -i2o, en una inmo8ilidad 5ue :a no es la del no-mo8imiento, sino la de la ubi(uidad poten (ial, la de una mo8ilidad absoluta 5ue anula su propio espa(io a -uer=a de re(orrerlo in(esantemente : sin es-uer=oS as! (omo la transparen(ia 9a estallado en mil -ragmentos similares a los aBi(os de un espe2o en el (ual toda8!a 8emos re-le2arse -urti8amente nuestra imagen, 2usto antes de desapare(er. Lomo en los -ragmentos de un 9olograma, (ada aBi(o (ontiene el uni8erso entero. Esta es también la (ara(ter!sti(a del ob2eto -ra(tal: reen(ontrarse por entero en el menor de sus detalles. or la misma ra=)n, podemos 9ablar 9o: de un su eto fractal 5ue, en lugar de tras(enderse en una -inalidad o un (on2unto 5ue le supera, se di-ra(ta en una mul titud de egos miniaturi=ados, absolutamente seme2antes entre s!, 5ue se des multipli(an embrionariamente @/0@ (omo en un (ulti8o biol)gi(o, saturando por es(isiparidad su entorno 9asta el in-inito. 1e la misma manera 5ue el ob2eto -ra(tal se aseme2a en todos sus rasgos a sus (omponentes elementales, el su2eto -ra(tal s)lo sueBa en pare(erse a (ada una de sus -ra((io nes. <u sueBo, por de(irlo de algMn modo, in8olu(iona 9a(ia aba2o, a un lado de toda representa(i)n, 9a(ia la m.s menuda -ra((i)n mole(ular de s! mismo. E'traBo Car(iso: :a no sueBa (on su imagen ideal, sino (on una -)rmula de reprodu((i)n gen éti(a al in-inito. >nteriormente, la obsesi)n (onsist!a en pare(erse a los dem.s : perderse en la multitud. Obsesi)n de la (on-ormidad, man!a de la di-eren(ia. Ha(e -alta una solu(i)n 5ue nos libre de pare(ernos a los dem.s. Ho: (onsiste en pare(erse Mni(amente a uno mismo. En(ontrarse en todas partes, desmultipli(ados, pero -ieles a nuestra propia -)rmulaS en todas partes el mismo reparto, : pasar por todas las pantallas a la 8e=. El pare(ido :a no apunta a los dem.s, sino 5ue es a5uel, inde-inido, del indi8iduo (onsigo mismo (uando se resuel8e en sus elementos simples. La di-eren(ia, al mismo tiempo, (ambia de sentido. Da no es la de un su2eto (on otro, sino la di-eren(ia(i)n interna del mismo su2eto al in-inito. La -atalidad a(tual (orresponde al orden del 8értigo interior, del estallido en lo idénti(o, de la -idelidad del Fnar(isistaK @/+@ al propio signo :a la propia -)rmula. >lienado de s! mismo, de sus mMltiples (lones, de sus pe5ueBos :oes isomor-os. .. Lomo (ada indi8iduo se resume en un punto 9iperpoten(ial, los otros 8irtualmente :a no e'isten. ;maginarlos es imposible, adem.s de inMtil, (omo o(urre (on el espa(io si puede -ran5uearse instant.neamente. ;maginar las tierras australes : todo (uanto nos separa de ellas resulta inMtil desde 5ue un a8i)n nos traslada all! en 8einte 9oras. ;maginar a los dem.s : todo (uanto nos a(er(a a ellos es inMtil desde 5ue la K(omuni(a(i)nK nos los 8uel8e inmediatamente presentes. La imagina(i)n del tiempo, de la dura(i)n : su (omple2idad, es inMtil desde 5ue todo pro:e(to es inmediatamente reali=able. ara un primiti8o o un (ampesino, la imagina(i)n de un m.s all. de su espa(io natal era imposible por5ue ni si5uiera ten!a el presentimiento del -ueraS el 9ori=onte era mentalmente in-ran5ueable. Ho:, si la imagina(i)n es imposible, se debe ala ra=)n in8ersa: todos los 9ori=ontes 9an sido -ran5ueados, de antemano nos (on-rontamos (on todos los -ueras, de modo 5ue no resta m.s 5ue e'tasiarnos (en el sentido literal) o retraernos ante tan in9umana e'trapola(i)n. Lono(emos per-e(tamente esta retra((i)n: es la del su2eto para 5uien el 9ori=onte se'ual : so(ial de los dem.s 9a desapare(ido, : (u:o @/3@ 9ori=onte mental se 9a estre(9ado (on la manipula(i)n de sus im.genes : de sus pantallas. Aiene todo lo 5ue ne(esita. 4 or 5ué preo(upar-

se del se'o : el deseo6 La desa-e((i)n de uno mismo : de los dem.s na(e al 9ilo de las re des, es (ontempor.nea de la -orma desérti(a del espa(io engendrada por la 8elo(idad, de la -orma desérti(a de lo so(ial engendrada por la (omuni(a(i)n : la in-orma(i)n. 1esmultipli(a(i)n -ra(tal del (uerpo (del se'o, del ob2eto, del deseo): 8istos mu: de (er(a, todos los (uerpos : los rostros se pare(en. El primer plano de una (ara es tan obs(eno (omo el de un se'o. $s un se'o. Lual5uier imagen, (ual5uier -orma, (ual5uier parte del (uerpo 8ista de (er(a es un se'o. Lo 5ue ad5uiere 8alor se'ual es la promis(uidad del detalle, el aumento del =oom. La e'orbitan(ia de (ada detalle nos atrae, as! (omo la rami-i(a(i)n, la multipli(a(i)n serial del mismo detalle. En el e'tremo opuesto de la sedu((i)n, la promis(uidad e'trema de la pornogra-!a, 5ue des(ompone los (uerpos en sus menores elementos : los gestos en sus menores mo8imientos. : nuestro deseo a(ude a estas nue8as im.genes (inéti(as, numéri(as, -ra(tales, arti-i(iales, sintéti(as, por5ue todas ellas resultan de menor de-ini(i)n. Lasi podr!amos de(ir 5ue son ase'uadas, (omo las im.genes porno, por e'(eso té(ni(o de buena 8oluntad. ero :a no bus(amos en ellas de-ini(i)n @/%@ o ri5ue=a imaginaria, bus(amos el 8értigo de su super-i(ialidad, el arti-i(io de su detalle, la intimidad de su té(ni(a. Cuestro auténti(o deseo es el de su arti-i(ialidad té(ni(a, : nada m.s. Lo mismo o(urre (on el se'o. E'altamos el detalle de la a(ti8idad se'ual (omo, en una pantalla o ba2o un mi(ros(opio, el de una opera(i)n 5u!mi(a o biol)gi(a. ?us(amos la desmultipli(a(i)n en ob2etos par(iales : la reali=a(i)n del deseo en la so-isti(a(i)n té(ni(a del (uerpo. 1el mismo modo 5ue la libera(i)n se'ual lo (ambia, el (uerpo :a no es m.s 5ue una di8ersibilidad de super-i(ies. una pulula(i)n de mMltiples ob2etos, donde se pierde su -initud, su representa(i)n deseable, su sedu((i)n. Luerpo metast.ti(o, (uerpo -ra(tal, : :a no llamado a ninguna resurre((i)n. @/$@

METAMORFOSIS, METAFORA, METASTASIS 41)nde est. el (uerpo de la -.bula, el (uerpo de la metamor-osis, el del puro en(adenamien to de las aparien(ias, de una -luide= intemporal e inse'ual de las -ormas, el (uerpo (eremonial 5ue 9a(en 8i8ir las mitolog!as, o la Opera de eU!n : los teatros orientales, o también la dan=a: (uerpo no indi8idual, dual : -luido -(uerpo sin deseo, pero (apa= de todas las metamor-osis-, (uerpo liberado del espe2o de s! mismo, pero entregado a todas las sedu((iones6 4D 5ué sedu((i)n m.s 8iolenta 5ue la de (ambiar de espe(ie, trans-igurarse en lo animal, lo 8egetal, in(luso lo mineral : lo inanimado 6 Este mo8imiento, 5ue nos 9a(e traidores a nuestra propia espe(ie : nos entrega al 8értigo de todas las dem.s, es el modelo de la sedu((i)n amorosa, 5ue también apunta a la e'traBe=a del otro se'o :a la 8irtualidad de ser ini(iado en él (omo en una espe(ie animal o 8egetal di-erente. La -uer=a de la metamor-osis est. en el -on@/#@ do de toda sedu((i)n, in(luidas las de las -ormas m.s -.(iles de sustitu(i)n, las de las (aras, los roles, las m.s(aras. 7odeamos (ada sedu((i)n de una metamor-osis, : rodeamos (ada metamor-osis de un (eremonial. >s! es la le: de las aparien(ias, : el (uerpo resulta el primer ob2eto atrapado en este 2uego. El (uerpo de la metamor-osis no (ono(e la met.-ora ni la opera(i)n del sentido. El sentido no se desli=a de una -orma a otra, son éstas las 5ue se desli=an dire(tamente de una a otra, (omo en los mo8imientos de la dan=a o en las pro-era(iones enmas(aradas. Luerpo no psi(ol)gi(o, no se'ual, (uerpo liberado de (ual5uier sub2eti8idad : 5ue re(upera la -elinidad animal del ob2eto puro, del mo8imiento puro, de una pura transpari(i)n gestual.

Es (ierto 5ue paga esta (apa(idad -abulosa (on una renun(ia al deseo, al se'o :a la reprodu((i)n. ero para él es una manera de no morir. ues pasar de una espe(ie a otra, de una -orma a otra, es una -orma de desaparecer, y no de morir. 1esapare(er es dispersarse en las aparien(ias. 1e nada sir8e morir, también 9a: 5ue saber desapare(er. 1e nada sir8e 8i8ir, también 9a: 5ue saber sedu(ir. El (uerpo de la metamor-osis no (ono(e orden simb)li(o, s)lo una su(esi)n 8ertiginosa en la 5ue el su2eto se pierde en los en(adenamientos rituales. La sedu((i)n tampo(o (ono @0E@ (e el orden simb)li(o. <)lo (uando se -rena esta trans-igura(i)n de las -ormas entre s! apare(e un orden simb)li(o, se erige una instan(ia (ual5uiera : se meta-ori=a el sentido de a(uerdo (on la le:. Wni(amente enton(es, una 8e= (umplido el Gran Nuego de la I.bula, el Pértigo : la ,etamor-osis, (on la apari(i)n de la se'ualidad : el deseo, el (uerpo se (on8ierte en met.-ora, es(ena meta-)ri(a de la realidad se'ual, (on su (orte2o de deseos : de in9ibi(iones. >9! :a apare(e un e'traordinario empobre(imiento: en lugar de ser el teatro suntuoso de mMltiples -ormas ini(i.ti(as, de la (rueldad : la 8ersatilidad de las aparien(ias, lugar de la -antasmagor!a de las espe(ies, de los se'os : las di8ersas maneras de morir, el (uerpo no es m.s 5ue el e'ponente de una Mni(a mar(a entre todas: la di-eren(ia se'ual, : la es(ena de un Mni(o gui)n, la -antasm.ti(a se'ual in(ons(iente. Da no es la -abulosa super-i(ie de ins(rip(i)n de los sueBos : las di8inidades, sino s)lo la es(ena de la -antas!a : la met.-ora del su2eto. El (uerpo (eremonial no es transparente a una 8erdad, aun5ue sea meta-)ri(a, del se'o : el in(ons(iente (a5u! es donde apare(en los l!mites del psi(oan.lisis, 5ue no 9a es(u(9ado bien la I.bula, aun5ue siempre pretenda re-erirse a ella, : 5ue (ontinMa siendo inepto @0"@ para opinar a(er(a de este ser 8ertiginoso, pero sin deseo, de la metamor-osis). Las -ormas 2uegan entre s!, se inter(ambian entre s! sin pasar por el imaginario psi(ol)gi(o de un su2eto. >ll!, el mundo es mundo, : el lengua2e s)lo una de sus -ormas posibles. Lo imaginario, nuestro imaginario, no es mas 5ue el 8estigio psi(ol)gi(o del prestigio (ruel de las -ormas : las aparien(ias. Es la -orma degradada de la ilusi)n genial : del reino de las metamor-osis. Luerpo psi(ol)gi(o, (uerpo in9ibido, (uerpo neuroti=ado, espa(io de la -antas!a, espe2o de la alteridad, espe2o de la identidad, lugar del su2eto atrapado por su propia imagen : por su propio deseo, nuestro (uerpo :a no es pagano : m!ti(o, sino (ristiano : meta-)ri(oS (uerpo del deseo, : no de la -.bula. Le 9emos 9e(9o su-rir una espe(ie de precipitación materialista. Aal (omo 9o: lo interpretamos, en lugar de la adi8ina(i)n 5ue puede en(ontrarse en la dan=a, en el duelo : en los astros, tal (omo lo (ontamos, en nuestro simula(ro in(on-esado de realidad, (omo espa(io indi8iduali=ado de pulsi)n, de deseo : -antas!a, nuestro (uerpo se 9a (on8ertido en la pre(ipi ta(i)n materialista de una -orma sedu(tora 5ue lle8aba (onsigo una gigantes(a -uer=a de denega(i)n del mundo, ultramundana de ilusi)n : de metamor-osis... @pag.0*@ --Aras el (uerpo de la metamor-osis, tras el (uerpo de la met.-ora, apare(e el de la met.stasis. La met.-ora no 9ab!a de2ado de ser una -igura del e'ilio, el del alma respe(to al (uerpo, el del deseo respe(to a su ob2eto, el del sentido respe(to al lengua2e. ero el e'ilio sigue o-re(iendo una buena distan(ia, patéti(a, dram.ti(a, (r!ti(a, estéti(aS serenidad 9uér-ana de su propio mundo, -igura ideal del territorio. La desterritoriali=a(i)n :a no es en absoluto el e'ilio, : tampo(o una -igura de la met.-ora, sino de la met.stasis. La de una despri8a(i)n del sentido : el territorio, de una lobotom!a (orporal resultante del enlo5ue(imiento de los (ir(uitos.

Ele(tro(utada, lobotomi=ada, el alma no es m.s 5ue una (ir(un8olu(i)n (erebral. Es probable, adem.s, 5ue un d!a nuestros sabios neur)logos lleguen a lo(ali=arla en el (erebro, (omo la -un(i)n del lengua2e o la posi(i)n 8erti(al. 41epender. del 9emis-erio dere(9o o del i=5uierdo6 La de-ini(i)n religiosa, meta-!si(a o -ilos)-i(a del ser 9a (edido su sitio a una de-ini(i)n opera(ional en términos de ()digo gen éti(o (>1C) : de organi=a(i)n (erebral (()digo in-orma(ional : billones de neuronas). Pi8imos en un sistema en donde :a no 9a: alma ni met.-ora @0*@ del (uerpoS 9asta la -.bula del in(ons(iente 9a perdido gran parte de su resonan(ia. CingMn relato ni instan(ia a(uden a meta-ori=ar nuestra presen(ia, ninguna tras(enden(ia inter8iene en nuestra de-ini(i)n, nuestro ser se agota en sus en(adenamientos mole(ulares : (ir(un8olu(iones neur)ni(as. Aal (osa de-ine, no :a a indi8iduos, sino a mutantes poten(iales. 1esde el punto de 8ista de la biolog!a, de la genéti(a : la (ibernéti(a, todos somos mutantes. >9ora bien, no puede e'istir Nui(io Iinal para los mutantes, ni resurre((i)n de los (uerpos, pues 45ué (uerpo resu(itar.6 Habr. (ambiado de -)rmula, de (romosomas, 9abr. sido programado (on-orme a otras 8ariables motri(es : mentales, :a no tendr. dere(9o a su imagen. En este sentido, la in8alide= o-re(e un auténti(o terreno de anti(ipa(i)n, una espe(ie de e'perimenta(i)n ob2eti8a sobre el (uerpo, los sentidos : el (erebro, en espe(ial en su rela(i)n (on la in-orm.ti(a. La in-orm.ti(a (omo nue8a -uer=a produ(ti8a, inmaterial, in9umana, : la in8alide= (omo anti(ipa(i)n de las -uturas (ondi(iones laborales en un uni8erso alterado, in9umano : an)malo. ?asta 8er a los (iegos en un deporte de bal)n -el torball- (reado espe(ialmente para ellos, atrapados en (omportamientos de (ien(ia -i((i)n, (ombin.ndose los unos (on los otros mediante el o!do : el re-le2o animal, @00@ (omo no tardar.n en 9a(erlo los 9umanos en un pro(eso sin mirada de per(ep(i)n t.(til : de adapta(i)n re-le2a, e8olu(ionando en los sistemas (omo en el interior de su (erebro o en las (ir(un8olu(iones de una (a2aS los (iegos, : m.s en general los minus8.lidos, son -iguras de mutantes en tanto 5ue mutilados, : por tanto est.n m.s pr)'imos a la (onmuta(i)n, m.s pr)'imos a este uni8erso telep.ti(o, tele(omuni(a(ional, 5ue nosotros, 9umanos demasiado 9umanos, (ondenados por nuestra ausen(ia de anomal!a a -ormas de traba2o (on8en(ionales. or la -uer=a de las (osas, en el terreno motor : sensorial el minus8.lido es un e'perto en poten(ia. : no es (asualidad 5ue lo so(ial se alinee (ada 8e= m.s en torno a los minus8.lidos : su promo(i)n opera(ional: pueden llegar a ser mara8illosos instrumentos en -un(i)n de su misma in8alide=. ueden pre(edernos en el (amino de la muta(i)n : la des9umani=a(i)n. En esta peripe(ia (ibernéti(a del (uerpo, las pasiones 9an desapare(ido. O, me2or di(9o, se 9an materiali=ado. H>(aban de des(ubrir la KKmolé(ula de la angustiaKKJ : leemos, en IranXois Na(ob, 5ue en alguna parte del (erebro o de la médula espinal 9a sido des(ubierto el (entro del pla(er. HO9, milagroJ: estaba 2usto al ;ado del (entro del desagrado. D I. Na(ob se apresura a de(ir: KEso le 9abr!a gustado a @0+@ IreudK (sobreentendido: :a 5ue de-end!a la ambi8alen(ia del pla(er : del desagrado, le 9abr!a gustado 5ue esta tesis se 8eri-i(ara en (ierto modo gra(ias a la :u'taposi(i)n anat)mi(a). ,ara8illosa ingenuidad. 4D d)nde se lo(ali=ar. el maso5uismo, el pla(er del desagrado6 D, adem.s, para no salirnos de la l)gi(a de Ireud: 4el pla(er : el desagrado, en lugar de :u'taponerse, no tendr!an 5ue inter(ambiarse en un Mni(o punto, :a 5ue su a-inidad ps!5ui(a es total6 1e2emos las bu-onadas (ient!-i(as. 4Oué o(urre 9o: (on la sedu((i)n, (on la pasi)n, (on esta -uer=a 5ue arran(a pre(isamente al ser 9umano de toda lo(ali=a(i)n, de toda de-ini(i)n ob2eti8a, 5ué o(urre (on esta -atalidad o (on esta iron!a superior, (on esta aspira(i)n e8asi8a o (on esta estrategia alternati8a6

4Ha pasado al in(ons(iente, a lo in9ibido del psi(oan.lisis6 <i 9o: sigue e'istiendo, tendr. ne(esariamente 5ue a(osar la realidad ob2eti8a, a(osar tanto la propia 8erdad (omo su per8ersi)n, su distorsi)n, su anomal!a, su a((idente. <i la iron!a e'iste, tiene 5ue 9aber pasado a las (osas. Aiene 5ue 9aberse re-ugiado en la desobedien(ia de los (omportamientos a la norma, en el des-alle(imiento de los programas, en el desarreglo o(ulto, en la regla de 2uego o(ulta, en el silen(io en el 9ori=onte del @03@ sentido, en el se(reto. Lo sublime 9a pasado a lo subliminal. ero 4sigue e'istiendo una 8ertiente subliminal de las (osas6 Cada pare(e menos seguro. Aodo est. entregado a la transparen(ia, por5ue :a no 9a: tras(enden(ia, : también por5ue no 9a: in9ibi(i)n ni trasgresi)n posibles. Aampo(o 9a: 5ue (ontar (on una re8olu(i)n de lo in9ibido (ni ps!5ui(o ni 9ist)ri(o). Aodo se 2uega en la inmanen(ia. >un5ue no es seguro 5ue, pre(isamente en la inmanen(ia, las (osas obede=(an a las le:es ob2eti8as 5ue se pretende o-re(erles.

Ha (on(luido el aliento de la tras(enden(ia. <)lo 5ueda la tensi)n de la inmanen(ia. >9ora debemos (onsiderar los prodigiosos e-e(tos resultantes de la pérdida de toda tras(enden(ia. 1esligado de la tras(enden(ia, no es (ierto 5ue el mundo 5uede entregado al a((idente puro, a una distribu(i)n aleatoria de las (osas :a las meras le:es de la probabilidadS tal (osa es el imaginario de una (on(ien(ia orgullosa 5ue (onsidera 5ue las (osas entregadas a s! mismas s)lo produ(en su (on-usi)n. ero la inmanen(ia abandonada a s! misma no resulta en absoluto aleatoria. 1espliega en(adenamientos, o desen(adenamientos, (ompletamente inesperados, en especial una singular forma que combina encadenamiento y desencadenamiento% el exponencial. La poten(ia(i)n, Ydie steigernde @0%@ oten=KK, se opone al mo8imiento dialé(ti(o, Ydie dialeUtis(9e >u-9ebungK, mo8imiento de la tras(enden(ia. Este #teigerung es (omo un desa-!o lan=ado por las (osas, los seres : nosotros mismos, a la pérdida de sus re-eren(ias : tras(enden(ia. Esta -orma en(adenada@ desen(adenada apare(e de nue8o en la m!ti(a del desa-!o : la sedu((i)n, de la 5ue sabemos 5ue no es una rela(i)n dialé(ti(a, sino una poten(ia(i)n de la rela(i)n, e'presada mediante una poten(iali=a(i)n de las ba=as : no mediante un e5uilibrio. En la sedu((i)n 8ol8emos a en(ontrar la -orma e'ponen(ial, (ualidad -atal 5ue en o(asiones nos regala el destino, : también a las (osas (uando est.n entregadas a s! mismas. @ .g.0$@

LA SEDUCCION O LOS ABISMOS SUPERFICIALES

La sedu((i)n no es un tema 5ue se oponga a otros, o 5ue resuel8a otros. La sedu((i)n es lo 5ue sedu(e, : basta. ;ni(ialmente, (asi un 2uego de palabras: nos di(en 5ue todo -un(iona (on la produ((i)n, 4: si todo -un(ionara (on la sedu((i)n6 Rn 2uego de palabras siempre es un desa-!o, : aludir a la sedu((i)n en una era triun-ante de produ((i)n apare2a también un desa-!o te)ri(o. El desa-!o, : no el deseo, apare(e en el (ora=)n de la sedu((i)n. Es a5uello a lo 5ue no se puede de2ar de responder, mientras 5ue s! es posible no responder al deseo. Cos arrastra m.s all. de (ual5uier (ontrato, m.s all. de la le: del (ambio, m.s all. de las e5ui8alen(ias, en una pu2a 5ue puede no tener -in. El desa-!o, la sedu((i)n, son lo 5ue, mu(9o m.s 5ue el prin(ipio del pla(er, nos arrastran m.s all. del prin(ipio de realidad.

La sedu((i)n no es lo 5ue se opone a la produ((i)n, sino lo 5ue la seduce& de la misma @+"@ manera 5ue la ausen(ia no es lo 5ue se opone a la presen(ia, sino lo 5ue la sedu(e, el mal no lo 5ue se opone al bien, sino lo 5ue lo sedu(e, o lo -emenino no lo 5ue se opone a lo mas(ulino, sino lo 5ue lo sedu(e. Labe imaginar una teor!a 5ue trate de los signos, de los términos : los 8alores en su atra((i)n sedu(tora, : no en su (ontraste u oposi(i)n regulada. Oue rompa de-initi8amente la espe(ularidad del signo, : en la 5ue todo se 2uegue :a no en términos de distin(i)n o e5ui8alen(ia, sino de duelo : re8ersibilidad. En suma, una teor!a sedu(tora del lengua2e. >bundan los e2emplos de esta opera(i)n sedu(tora, de este rel.mpago de la sedu((i)n 5ue -unde los (ir(uitos polares del sentido. >s!, en la (osmogon!a antigua, los elementos -agua, tierra, -uego, aire- no eran elementos distinti8os de una (lasi-i(a(i)n, sino elementos atra(ti8os 5ue s sedu(!an mutuamente: el agua sedu(ida por el -uego, el -uego sedu(ido por el agua. La sedu((i)n es la din.mi(a elemental del mundo. 1ios : los 9ombres no est.n separados por el abismo moral de la religi)n: 2uegan (ontinuamente a sedu(irse, : sobre estas rela(iones de sedu((i)n, de 2uego, se sustenta el e5uilibrio simb)li(o del mundo. Aodo esto 9a (ambiado mu(9o para nosotros, por lo menos en aparien(ia. ues 45ué 5ueda del bien : el mal, de lo -also : lo 8erdadero, de todas @+E@ grandes distin(iones Mtiles para des(i-rar el mundo : mantenerle ba2o el sentido6 Aodos estos términos, des(uarti=ados a (osta de una energ!a lo(a, est.n siempre dispuestos a abolirse el uno al otro :a 9undirse para nuestra mayor alegr'a. La sedu((i)n pre(ipita al uno (ontra el otro, les reMne, m.s all. del sentido, en un m.'imo de intensidad : en(anto. Nam.s nos sedu(en los signos distinti8os, o los plenos. La sedu((i)n apare(e en signos 8a(!os, ilegibles, insolubles, arbitrarios, -ortuitos, 5ue pasan ligeramente de lado, 5ue modi-i(an el !ndi(e de re-ra((i)n del espa(io. <ignos sin su2eto de enun(ia(i)n ni enun(iado, signos puros, en tanto no son dis(ursi8os ni sustentan un inter(ambio. Los protagonistas de la sedu((i)n no son ni lo(utor ni interlo(utor, permane(en en una situa(i)n dual : antagonistaS de la misma manera 5ue los signos de la sedu((i)n no signi-i(an, sino 5ue son del orden de la elipsis, del (orto(ir(uito, de la agude=a <iempre 9a 9abido (on-usi)n entre el signo distinti8o, el dis(ursi8o, el de la lingV!sti(a, : el otro signo, el tra(o. La lingV!sti(a siempre 9a -ra(asado (a-ortunadamente) al entender lo 5ue (onstitu:e la sedu((i)n de un poema, de una 9istoria, de un (9iste ( <aussure lo 9a presentido en los K>nagrammesKK, pero pre(isamente por5ue enton(es era anagram.ti(o, : toda8!a no lingVista o semi)ti(o, presinti) la @+"@ inmanente re8ersibilidad del signo, la 5ue o(asiona 5ue en el poema el lengua2e se (onsuma a s! mismo en su rodeo ). El psi(oan.lisis también 9a -ra(asado en e'pli(ar el (ar.(ter t!pi(o de sedu((i)n de una neurosis, de un sueBo, de un lapsus, de la propia lo(ura, por5ue 2ustamente la sedu((i)n no es del orden de la -antas!a ni de la in9ibi(i)n, ni del deseo. El psi(oan.lisis s)lo 8e en todas partes s!ntomaS es la (on(ien(ia in-eli= del signo. >s!, en !a )radiva de Nensen, re(uperada : anali=ada por Ireud, el pie de la 2o8en es el rasgo de sedu((i)n, la a(titud de ligere=a 5ue le (on-iere el .ngulo 8erti(al del pie (on el suelo. Ese signo -un(iona (omo sedu((i)n pura, (omo signo puro, : es un (ontrasentido pretender atribuirlo a la in-an(ia, o al in(ons(iente in9ibido, para as! (on8ertirlo en el simple medium de las -antas!as de Harold. El signo (ae de la sedu((i)n a la interpreta(i)n, : al mismo tiempo (ae también el propio Harold de la es-era en(antada de la sedu((i)n a la es-era de lo real : lo matrimonial. ?onito e2emplo del desen(anto de la interpreta(i)n, de la mal8ersa(i)n 5ue puede e2er(erse en nombre de (ual5uier dis(iplina, in(luso el psi(oan.lisis, sobre el rasgo de sedu((i)n. El rasgo de sedu((i)n es m.s 5ue un signo. ;gual 5ue la mirada, (u:a -uer=a pro(ede 2us @+*@

tamente de no ser un inter(ambio, sino un momento dual, un rasgo dual, instant.neo, sin des(i-ramiento. La sedu((i)n s)lo es posible por este 8értigo de re8ersibilidad ( también presente en el anagrama) 5ue anula (ual5uier pro-undidad, (ual5uier opera(i)n de sentido en pro-undidad: 8értigo super-i(ial, abismo super-i(ial. La super-i(ie : la aparien(ia son el espa(io de la sedu((i)n. >l poder (omo dominio del uni8erso del sentido se opone la sedu((i)n (omo dominio del reino de las aparien(ias. Cos empeBamos en es(apar de las aparien(ias : mimamos la pro-undidad del sentido. >s! es la le:: todo ser, toda (osa debe mimar (elosamente su sentido, : ale2ar las aparien(ias (omo malé-i(as. La sedu((i)n es maldita (aun5ue éste no es el menor de sus en(antos). En tales (ondi(iones, s)lo (iertas (osas e'(ep(ionales, : en momentos e'(ep(ionales, a((eden a la pura aparien(ia, : s)lo ellas son sedu(toras. Aoda la estrategia de la sedu((i)n (onsiste en lle8ar las (osas ala aparien(ia pura, en 9a(erlas brillar : 8a(iarse en el 2uego de la aparien(ia (2uego 5ue tiene sus reglas, su ritual e8entualmente riguroso). Literalmente estamos sometidos a la ne(esidad de KKpro-du(irKK las (osas, pues 9an (a!do, ba2o el peso del sentido, a la pro-undidad. or tanto, es pre(iso res(atarlas : de8ol8erlas al orden de lo 8isible. @0/@ 1e pronto, el se(reto no es nada para nosotros, : s)lo importa lo 8isible. >s! 5ue podemos imaginar un mundo en el 5ue basta (on sedu(ir las (osas, o 9a(erlas sedu(ir entre s!. En todas partes se intenta produ(ir sentido, 9a(er signi-i(ar el mundo, 9a(erlo 8isible. <in embargo, el peligro 5ue (orremos no es su (aren(ia: al (ontrario, el sentido nos desborda : pere(emos en él. Lada 8e= (aen m.s (osas al abismo del sentido, : (ada 8e= 9a: menos 5ue mantengan el en(anto de la aparien(ia. Las aparien(ias tienen algo de se(reto, pre(isamente por5ue no se prestan a la interpreta(i)n. ermane(en insolubles e indes(i-rables. La estrategia in8ersa, la de todo el mo8imiento moderno, es KKliberarKK el sentido : destruir las aparien(ias. >(abar (on las aparien(ias 9a sido siempre la tarea esen(ial de las re8olu(iones. Co e'preso a5u! ninguna nostalgia rea((ionaria. <implemente intento re(uperar un espa(io del se(reto, al ser la sedu((i)n lo 5ue 9a(e (ir(ular : mo8erse la aparien(ia (omo se(reto. 4Oué 9a: m.s sedu(tor 5ue el se(reto6 Da 9e di(9o lo mismo del desa-!o : de la agude=a, pero, pre(isamente, todas estas (osas -orman parte de la (onstela(i)n de la sedu((i)n. >s! (omo la sedu((i)n es un desa-!o al orden de la produ((i)n, el se(reto es un desa-!o al orden de la 8erdad : el saber. Co se trata a5u! de algo guardado en se(re @+0@ to, pues esto no 9ar!a m.s 5ue e'a(erbar la 8oluntad de saber, e in(esantemente intentar!a apare(er ba2o las espe(ies de la 8erdad. >9ora bien, la 8erdad no tiene nada de sedu(tor. <)lo es sedu(tor el se(reto 5ue (ir(ula no (omo sentido o(ulto, sino (omo regla de 2uego, (omo -orma ini(i.ti(a, (omo pa(to simb)li(o, sin 5ue ninguna (la8e interpretati8a, ningMn ()digo, a(uda a resol8erlo. or otra parte, nada 9a: por re8elar -nun(a lo repetiremos su-i(ientemente: N>,Z< H>D C>1> ORE 7O-1RL;7-. ese a todo su es-uer=o materialista, la producción sigue siendo una utop'a. or mu(9o 5ue nos empeBemos en materiali=ar las (osas, en 9a(erlas 8isibles, 2am.s resol8eremos su se(reto -a9! est. la parado2a de una produ((i)n 5ue 9a errado su -inalidad, : 5ue, por (onsiguiente, s)lo (onsigue e'a(erbarse a s! misma en una e'traBa impoten(ia-. Los mismos protagonistas del se(reto no podr!an trai(ionarlo, :a 5ue s)lo (onstitu:e un a(to ritual de (ompli(idad, de reparto de la ausen(ia de 8erdad, de reparto de las aparien(ias. En la sedu((i)n, reen(ontramos el e2er(i(io de este reparto : el pro-undo pla(er 5ue lo a(ompaBa. >s! en [ierUegaard *$l diario de un seductor+, la mu(9a(9a es una -uer=a enigm.ti(a, : el pro(eso de sedu((i)n es la resolu(i)n enigm.ti(a de esta -uer=a, sin ue 2am.s sea re8elado su

se(reto. <i éste -uera re8elado ser!a el @++@ se'o : la (la8e de la 9istoria ser!a la se'ualidad, si es 5ue tiene alguna. ero no la tiene, : en este punto se engaBa, : nos 9a engaBado, el psi(oan.lisis. La sedu((i)n permane(e m.s all. del -inal de la 9istoria, es de(ir, m.s all. de la determina(i)n del se'o : su 8erdad, un duelo : una resolu(i)n enigm.ti(a. Labe imaginar, por tanto, 5ue, en la sedu((i)n amorosa, el otro es el lugar de nuestro se(reto -el otro es 5uien posee, sin saberlo, lo 5ue 2am.s nos ser. dado saber-. Co es, por (onsiguiente ((omo en el amor), el lugar de nuestra seme2an=a, ni el tipo ideal de lo 5ue somos, ni el ideal o(ulto de lo 5ue nos -alta, sino el lugar de lo 5ue se nos es(apa, por el (ual nos es(apamos de nosotros mismos : de nuestra 8erdad. La sedu((i)n no es el lugar del deseo (: por tanto de la aliena(i)n), sino del 8értigo, del e(lipse, de la apari(i)n : la desapari(i)n, del (entelleo del ser. Es un arte de la desapari(i)n, en tanto el deseo siempre es un deseo de muerte. El se(reto 2am.s es lo in9ibido. Nam.s es Ktodo lo 5ue no sabes : te gustar!a saber sobre ti mismo : sobre el se'oKK (\ood: >llen), sino lo 5ue :a no pertene(e al orden de la 8erdad. Lo 5ue, por e'(eso de s! mismo, se retira de s!, se sume en el se(reto : absorbe lo 5ue le rodea. Pértigo inmediatamente (ontagioso: la sedu((i)n pasa por el go(e sutil 5ue e'perimen @+3@ tan los seres : las (osas en permane(er se(retos en su propio signo, mientras 5ue la 8erdad pasa por la pulsi)n obs(ena de -or=ar los signos a de(irlo todo. La sedu((i)n no se limita a girar en torno a la regla -undamental, E< la regla -undamental, : s)lo e'iste si 2am.s es di(9a. ensemos en la pro8o(a(i)n, (ontrario : (ari(atura de la sedu((i)n. 1i(e: Y<é 5ue 5uieres ser sedu(ido, : te sedu(iré. ..] Arai(iona la prin(ipal regla se(reta. Cada menos sedu(tor 5ue una sonrisa o un (omportamiento pro8o(ati8o, :a 5ue suponen 5ue no es posible ser sedu(ido naturalmente : 5ue 9a(e -alta un (9anta2e o una de(lara(i)n de inten(iones: K1é2ame sedu(irte...K La sedu((i)n no es deseo, sino lo 5ue 2uega (on el deseo : se burla del deseo. Lo 5ue e(lipsa el deseo, le 9a(e surgir : desapare(er, le8anta las aparien(ias delante de él para pre(ipitarle a su propio -in. ?ra9ma (omen=) por -ormar, (on su propia sustan(ia inma(ulada, una diosa (ono(ida ba2o el nombre de <9aratu:a. Luando 8io a esta admirable 9i2a salida de su propio (uerpo, se prend) de ella. <9aratu:a (5ue tiene (ien -ormas) se ale2) 9a(ia la dere(9a para e8itar su mirada, pero inmediatamente apare(i) en este lado una (abe=a en el (uerpo del dios. : (uando <9aratu:a se 8ol8i) a la i=5uierda : pas) detr.s de él, surgieron dos nue8as (abe=as. Pol) 9a(ia el (ielo: se -orm) @+%@ una 5uinta (abe=a. ?ra9ma di2o enton(es a su 9i2a: K1emos 8ida a todo tipo de (riaturas animadas, 9ombres, suras, asuras.K >l o!r estas palabras, <9aratu:a des(endi) a la tierra. ?ra9ma la despos) : se retiraron a un lugar se(reto, donde 8i8ieron 2untos durante (ien di8inos aBos... Estrategia de la ausen(ia, de la es5ui8a, de la metamor-osis. Pirtualidad de sustitu(i)n ilimitada, de en(adenamiento sin re-eren(ia. 1es(on(ertar, (olo(ar trampas 5ue dispersen las e8iden(ias, 5ue dispersen el orden de las (osas : el orden de lo real, 5ue dispersen el orden del deseo... 1espla=ar liberamente las aparien(ias para llegar al (ora=)n 8a(!o : estratégi(o de las (osas. Es la estrategia de las artes mar(iales orientales: 2am.s mirar -rontalmente al ad8ersario ni su arma, no 8erle 2am.s, mirar al lado, al punto 8a(!o desde el (ual se lan=a, : golpear all!, en el (ora=)n 8a(!o del a(to, en el (ora=)n 8a(!o del arma. Lo mismo 5ue 9a(e. el (arni(ero de L9uang-seu: no mirar 2am.s el bue:, apartar la e8iden(ia del (uerpo del bue:, para al(an=ar el 8a(!o intersti(ial 5ue arti(ula los )rganos, : lle8ar all! la 9o2a del (u(9illo. Lo mismo o(urre (on el deseo en la sedu((i)n: no tomar 2am.s la ini(iati8a del deseo, as! (omo tampo(o la del ata5ue. El primero en ata(ar est. perdido, el primero en desear est. @+$@ perdido. Co oponer nun(a su deseo al del otro, sino apuntar al lado, a -alta de la aparien(ia, o también atraparle en su propia trampa. ara la sedu((i)n, el deseo no e'iste. >s! (omo tampo(o

el a=ar para el 2ugador. En el me2or de los (asos, es la 5ue permite 2ugar: una ba=a. Es lo 5ue debe ser sedu(ido, (omo el resto, (omo 1ios, (omo la le:, (omo la 8erdad, (omo el in(ons(iente, (omo lo real. Aales (osas s)lo e'isten en el bre8e instante en 5ue se las desa-!a a e'istir, s)lo e'isten por el desa-!o 5ue les -ormula pre(isamente la sedu((i)n, 5ue abre ante ellas una sima sublime, a la 5ue a(udir.n sin (esar a pre(ipitarse, en un Mltimo resplandor de realidad. ens.ndolo bien, nosotros mismos s)lo e'istimos en el bre8e instante en 5ue somos sedu(idos, sea lo 5ue sea lo 5ue nos arrastre: un ob2eto, una (ara, una idea, una palabra, una pasi)n. >9! radi(a la atra((i)n del (uerpo negro de la sedu((i)n. Las (osas pare(en seguir su 8erdad lineal, su l!nea de 8erdad, pero en(uentran su apogeo en otra parte, en el (i(lo de las aparien(ias. Las (osas pretenden ser re(tas, (omo la lu= en un espa(io ortogonal, pero todas tienen una (ur8a se(reta: la sedu((i)n es lo 5ue sigue esta (ur8a, : la a(entMa sutilmente 9asta 5ue, siguiendo su propio (i(lo, al(an=an el abismo super-i(ial en el 5ue se resuel8en. @pag +#@

--7aras son las (osas 5ue al(an=an la aparien(ia pura. D, sin embargo, (abe pensar 5ue la sedu((i)n es la dimensi)n inelu(table de todo. Co es ne(esario es(eni-i(arla (omo estrategia. Las (osas se ini(ian por s! mismas a esta regla -undamental, a esta (on8en(i)n superior 5ue ordena una ba=a distinta de lo real. Aodos nosotros, al igual 5ue todos los sistemas, sentimos la a8ide= de desbordar nuestro propio prin(ipio de realidad : re-ra(tarnos en otra l)gi(a. >s!, el dinero es seducido en el 2uego: des8iado de la le: del 8alor, se (on8ierte en una sustan(ia de pu2a : desa-!o. >s!, el deseo se (on8ierte en la ba=a de otro 2uego 5ue le supera, : del (ual los protagonistas del deseo s)lo son -igurantes. >s!, la misma le: moral puede ser sedu(ida: en la per8ersi)n, entra (omo elemento t.(ti(o en un espa(io ritual : (eremonialS la per8ersi)n (onsiste en 9a(er -un(ionar la le: moral (omo pura (on8en(i)n, : lo di8ino (omo arti-i(io diab)li(o. El prin(ipio de re8ersibilidad, el mismo de la magia : la sedu((i)n, se e'presa en la obliga(i)n de 5ue todo lo produ(ido debe ser destruido, de 5ue todo lo 5ue apare(e debe desapare(er. Hemos ol8idado el arte de la desapari(i)n (el arte a se(as siempre 9a sido una 3E@ poderosa palan(a de desapari(i)n: poder de ilusi)n : de nega(i)n de lo real). <aturados por el modo de produ((i)n, debemos re(uperar los (aminos de una estéti(a de la desapari(i)n. La sedu((i)n -orma parte de ellos: es lo 5ue des8!a, lo 5ue ale2a del (amino, lo 5ue 9a(e ingresar lo real en el gran 2uego de los simula(ros, lo 5ue 9a(e apare(er : desapare(er. Lasi podr!a (onstituir el signo de una re8ersibilidad original de las (osas. Labr!a de-ender 5ue antes de haber sido producido el mundo 9a sido sedu(ido, 5ue s)lo e'iste, al igual 5ue todas las (osas : nosotros mismos, por 9aber sido sedu(ido. E'traBa pre(esi)n, 5ue sigue planeando a(tualmente sobre toda realidad: el mundo 9a sido desmentido : des8iado originalmente. Es imposible 5ue 2am.s se 8eri-i5ue o re(on(ilie (onsigo mismo, :a 5ue en su origen 9a sido des8iado. La negati8idad 9ist)ri(a no es m.s 5ue una piadosa 8ersi)n de las (osas. La des8ia(i)n original s! es auténti(amente diab)li(a. > la utop!a del Nui(io Iinal, (omplementaria de la del bautismo original, se oponen el 8értigo de la simula(i)n, el arrobo lu(i-erino de la e'(entri(idad del origen : el -inal. Aoda nuestra antropolog!a moral -del (ristianismo a 7ousseau, del pe(ado original a la ino(en(ia original-, resulta -alsa. Lo 5ue debe sustituir al pe(ado original, no es la sal8a(i)n -inal ni la ino(en(ia, sino la seducción @3"@original. El 9ombre no es (ulpable ni ino(ente: es sedu(ido : sedu(e. Lulpable o ino(ente, es su estatuto de su2eto -sedu(ido : sedu(tor-, es su destino de ob2eto, su destino ob2eti8o. Co (uesta adi8inar (u.n mani5uea es toda esta teor!a. E8o(ar la sedu((i)n e5ui8ale a pro-undi=ar nuestro destino de ob2eto, : to(ar el ob2eto, e5ui8ale a despertar el prin(ipio del ,al.

>s! pues, la sedu((i)n ser!a inelu(table, : la aparien(ia siempre 8i(toriosa. Es (ierto 5ue asistimos a una proli-era(i)n de sistemas de sentidos e interpreta(i)n 5ue pretenden despe2arle el (amino a una opera(i)n ra(ional del mundo. La interpreta(i)n 9a(e estragos por todas partes, :, segMn pare(e, est. dotada de una 8iolen(ia destru(toraS el psi(oan.lisis es, sin duda, 2unto (on la teor!a del deseo : la in9ibi(i)n, el Mltimo : m.s 9ermoso de los grandes sistemas de interpreta(i)n. >l mismo tiempo, se (omprueba 5ue todos estos sistemas est.n in(apa(itados para produ(ir (ual5uier (osa dotada de una determinada 8erdad u ob2eti8idad. En el -ondo, todo :a est. a9!, en esa des8ia(i)n malé-i(a, en la imposibilidad para (ual5uier sistema de sustentarse en la 8erdad, de romper el se(reto : de des8elar lo 5ue sea. $l discurso de la verdad es simplemente imposible. <e es(apa a s! mismo. Aodo es(apa a @3*@ s! mismo, todo se r!e de su propia 8erdad, todo se es(apa por el lado de la sedu((i)n. La obsesi)n por desnudar la 8erdad, por llegar a la 8erdad desnuda, 5ue impregna todos los dis(ursos de interpreta(i)n, la obsesi)n obs(ena por al=ar el se(reto es e'a(tamente propor(ional a la imposibilidad de (onseguirlo 2am.s. Luanto m.s nos a(er(amos a la 8erdad, m.s retro(ede ésta 9a(ia el punto omega, : m.s se re-uer=a la obsesi)n por al(an=arla. ero esta obsesi)n no 9a(e m.s 5ue 9ablar en -a8or de la eternidad de la sedu((i)n : de la impoten(ia para a(abar (on ella. El a(tual sistema de disuasi)n : simula(i)n (onsigue neutrali=ar todas las -inalidades, todos los re-eren(iales, todo el sentido, pero -ra(asa en neutrali=ar las aparien(ias. Lontrola e-i(a=mente todos los pro(edimientos de produ((i)n del sentido, pero no (ontrola la sedu((i)n de las aparien(ias. Cinguna interpreta(i)n puede e'pli(arla, ningMn sistema puede abolirla. Es nuestra Mltima oportunidad.

E'istir!a a ese respe(to, una estrategia (ontempor.nea de la sedu((i)n (ontra los pro(esos, poli(iales, in-orm.ti(os, de lo(ali=a(i)n : bMs5ueda (ada 8e= m.s so-isti(ados, in(luida la lo(ali=a(i)n biol)gi(a : mole(ular del (uerpo, (ontra todos los pro(esos de identi-i(a(i)n @3/@ (5ue 9an sustituido a ios de aliena(i)n), de identidad -or=ada, de dete((i)n : disuasi)n. -4L)mo se ma5uilla 6 -4L)mo se disimula6 -4L)mo se en(uentra una e'9ibi(i)n en el adorno, el silen(io, el 2uego de los signos, la indi-eren(ia, en una estrategia de las aparien(ias6 La sedu((i)n (omo in8en(i)n de las estratagemas del (uerpo, (omo ma5uilla2e de super8i8en(ia, (omo dispersi)n in-inita de las trampas, (omo arte de la desapari(i)n : la ausen(ia, (omo disuasi)n aMn m.s poderosa 5ue la del sistema. Los poderes malé-i(os 5ue 9a le8antado (ontra 1ios, (ontra la moral, los poderes del arti-i(io : del Genio ,aligno del disimulo : la ausen(ia, del desa-!o : la re8ersi)n 5ue siempre 9a en(arnado : por los (uales 9a sido malde(ida, la sedu((i)n puede rein8entarlos a(tualmente (ontra el dominio terrorista de 8erdad : 8eri-i(a(i)n, de lo(ali=a(i)n : programa(i)n 5ue nos rodea. La sedu((i)n (ontinMa siendo la -orma en(antada de la parte maldita... @p.g. 30@ ---

DEL SISTEMA DE LOS OBJETOS AL DESTINO DEL OBJETO

FEl e'otismo esen(ial es el del Ob2eto para el su2eto.K
P;LAO7 <EG>LEC.

En un primer momento, la simula(i)n, el paso generali=ado al ()digo : al 8alor-signo, es des(rito en términos (r!ti(os, a la lu= ( o a la sombra) de una problem.ti(a de la aliena(i)n. <igue siendo dis(utida, : denun(iada, a tra8és de los argumentos semiol)gi(os, psi(oanal!ti(os : so(iol)gi(os, la so(iedad del espe(t.(ulo. <igue bus(.ndose aMn la sub8en(i)n en la trasgresi)n de las (ategor!as de la e(onom!a pol!ti(a: 8alor de uso, 8alor de (ambio, utilidad, e5ui8alen(ia. Los re-erentes de esta trasgresi)n ser.n la no(i)n de gasto de ?ataille : la del inter(ambio-don de ,ar(el ,auss, la (onsuma(i)n : el sa(ri-i(io, es de(ir, seguimos dentro de una 8ersi)n antropologista : antie(onomista, en donde la (r!ti(a mar'ista @3+@ del (apital : la mer(an(!a se generali=a en una (r!ti(a antropol)gi(a radi(al de los postulados de ,ar'. En el ;nter(ambio <imb)li(o : la ,uerte, esta (r!ti(a 8a m.s all. de la e(onom!a pol!ti(a: la muerte se (on8ierte en la -igura misma de la re8ersibilidad ( es de(ir, de una in8ersi)n de todos los ()digos : oposi(iones distinti8as 5ue sustentan los sistemas dominantes: la de la 8ida : la muerte en primer!simo lugar -(on e'(lusi)n de la muerte-, la del su2eto : el ob2eto, la del signi-i(an te : el signi-i(ado, la de lo mas(ulino : lo -emenino). La trasgresi)n del ()digo (onstitu:e la re8ersi)n de los términos opuestos, : por tanto de las di-eren(ias (al(uladas 5ue sustentan el pri8ilegio de un término sobre otro. La -igura de esta re8ersi)n es lo simb)li(o, : al mismo tiempo la -igura de (ual5uier re8olu(i)n posible: FLa re8olu(i)n ser. simb)li(a o no ser..K Hasta en el orden del lengua2e, la poes!a es la re8ersibilidad de (ada término del dis(urso, su e'-termina(i)n, des(rita por <aussure en los KK>nagrammesKK. >s! pues, el mo8imiento es éste, (ontra un orden de la simula(i)n, o sea, de un sistema de oposi(iones distinti8as 5ue rigen un sentido ba2o (ontrol, de la restitu(i)n de un orden simb)li(o, asimilada a una autenti(idad superior de los inter(ambios. 1oble espiral 5ue 8a del <istema de los ob2etos a las Estrategias Iatales: la del 8ira2e @33@ generali=ado 9a(ia una es-era del signo, del simula(ro : la simula(i)n, : la de la re8ersibilidad de todos los signos a la sombra de la sedu((i)n : la muerte. Los dos paradigmas se di8ersi-i(an al 9ilo de esta espiral sin (ambiar su posi(i)n antagonista. > un lado: la e(onom!a pol!ti(a, la produ((i)n, el ()digo, el sistema, la simula(i)nS al otro: el potlat(9, el gasto, el sa(ri-i(io, la muerte, lo -emenino, la sedu((i)n :, en Mltimo término, lo -atal. <in embargo, ambos 9an su-rido una (onsiderable in-le'i)n: los simula(ros 9an pasado del segundo al ter(er orden, de la dialé(ti(a de la aliena(i)n al 8értigo de la transparen(ia. <imult.neamente, después del ;nter(ambio <imb)li(o : (on la <edu((i)n, se pierde el sueBo de una trasgresi)n, de una posible sub8ersi)n de los ()digos, se pierde la nostalgia de (ual5uier orden simb)li(o 8enido del -ondo de las so(iedades primiti8as o de nuestra aliena(i)n 9ist)ri(a. Lon la <edu((i)n, :a no 9a: re-erente simb)li(o al desa-!o de los signos, : al desa-!o por los signos, :a no 9a: ob2eto perdido ni re(uperado, ni deseo original, el propio ob eto toma la iniciativa de la reversibilidad , la ini(iati8a de sedu(ir : de des8iar. >pare(e otro en(adenamiento determinante, :a no el del orden simb)li(o (o sea, el de un su2eto : un dis(urso), sino el puramente arbitrario de una regla del 2uego. La re8ersibilidad es el 2uego @3%@ del mundo. El deseo del su2eto :a no est. en el (entro del mundo, sino en el destino del ob2eto. En las so(iedades (apitalistas no todo se resume en la dialé(ti(a del deseo. <i bien los signos -8ol8iendo a ellos- tienen en su origen una destina(i)n, también tienen un destino. D el destino de los signos es ser arran(ados a su destina(i)n, des8iados, despla=ados, deri8ados, re(uperados, sedu(idos. Es su destino en (uanto es lo 5ue siempre les o(urre, es nuestro destino en (uanto es lo 5ue siempre nos o(urre. <e trata de algo pro-undamente inmoral. Aoda

re8ersibilidad tiene algo de inmoral pro(edente de una iron!a superior. Es un tema mu: -uerte en todas las mitolog!as : (ulturas di-erentes a la nuestra. En nuestros sistemas 9emos pri8ilegiado la irre8ersibilidad del tiempo, de la produ((i)n : la 9istoria. <in embargo, s)lo es apasionante lo 5ue desmiente este orden -tan 9ermoso- de la irre8ersibilidad del tiempo : la -inalidad de las (osas. La trasgresi)n no es inmoral, mu: al (ontrario. 7e(on(ilia la le: (on lo 5ue ésta pro9!be, es el 2uego dialé(ti(o del bien : el mal. La re8ersibilidad no es una le:, no sustenta un orden simb)li(o : tampo(o se trasgrede as! misma, tal (omo una (eremonia o las reglas @3$@ de un 2uego. En la re8ersibilidad, el tiempo no se re(on(ilia (on su -in, ni el su2eto (on su -inalidad. Co e'iste Nui(io Iinal para separar el ?ien del ,al : re(on(iliar las (osas (on su esen(ia. En (ontra de todos los esoterismos piadosos : dialé(ti(os (on los 5ue el su2eto (ulti8a el prin(ipio de su propio -in, 9a: 5ue des(ubrir el E'oterismo ^45uiso de(ir esoterismo6_ radi(al, re-le2o del E'otismo esen(ial de <egalen -el del Ob2eto para el su2eto- : del (ual di(e: KK<i el sabor (re(e en -un(i)n de la di-eren(ia, 45ué 9a: m.s sabroso 5ue la oposi(i)n de los irredu(tibles, el (9o5ue de los (ontrastes eternos6K En (ontra de todas las interioridades, 9a: 5ue despertar esta e'ternalidad, esta -uer=a e'terior 5ue, m.s all. del prin(ipio -inal del su2eto, erige la re8ersibilidad -atal del Ob2eto. Ha: 5ue despertar el prin(ipio del ,al. Es la Mni(a balan=a a nuestra situa(i)n a(tual. ues nuestras so(iedades, a -uer=a de sentido, de in-orma(i)n : transparen(ia, 9an -ran5ueado el punto l!mite del é'tasis permanente: el de lo so(ial (la masa), del (uerpo (la obesidad), del se'o (la obs(enidad), de la 8iolen(ia (el terror ), de la in-orma(i)n (la simula(i)n). En el -ondo, si la era de la trasgresi)n 9a terminado es por5ue las mismas (osas 9an transgredido sus propios l!mites. <i :a no podemos re(on(iliar las (osas (on su esen(ia es por5ue @3#@ 9an es(arne(ido : superado su propia de-ini(i)n. <e 9an 9e(9o 2ustamente m.s so(iales 5ue lo so(ial (la masa), m.s gordas 5ue el gordo (el obeso), m.s 8iolentas 5ue lo 8iolento (el terror), m.s se'uales 5ue el se'o (el porno), m.s 8erdaderas 5ue lo 8erdadero (la simula(i)n), m.s bellas 5ue lo bello (la moda). >9ora bien, tM, m.s bello 5ue :o, mueresS tM, m.s 8erdadero 5ue :o, mueresS tM, m.s real 5ue :o, simulasS : tM, m.s simulado 5ue :o, mueres... >s! pues, 9a: 5ue sustituir la teor!a (r!ti(a por una teor!a -atal 5ue (omplete esta iron!a ob2eti8a del mundo. . 7esulta mu(9!simo m.s e'traBo 8er nuestro uni8erso entregado a la -atalidad, :a no tras(endente, sino inmanente a nuestros propios pro(esos, a su super-usi)n, a su supermultipli(a(i)n, inmanente a nuestra banalidad, 5ue también es la indi-eren(ia de las (osas a su propio sentido, la indi-eren(ia de los e-e(tos a su propia (ausa. Aodo esto (onstitu:e una situa(i)n original, la de un genio tra8ieso animado por una estrategia silen(iosa, :a no la iron!a del su2eto -rente aun orden ob2eti8o sino la iron!a ob2eti8a de las (osas atrapadas en su propio 2uego, :a no el traba2o 9ist)ri(o de lo negati8o sino el traba2o del redoblamiento : de la poten(ia(i)n, (omo se 8e en el \it=, e5ui8alente de esta estrategia -atal para el lengua2e. @%E@ El ,it( es para el lengua2e una manera de 9a(erse m.s estMpido de lo 5ue :a es, de es(apar a su propia dialé(ti(a : al en(adenamiento del sentido para pre(ipitarse en un pro(eso de (ontigVidad delirante, en la instantaneidad : la (ontingVidad pura, en la ob2e(tualidad ^4ob2etualidad6_ pura. El genio tra8ieso del lengua2e (onsiste en 9a(erse ob2eto, all! donde se espera al su2eto : al sentido. El ,it( es la predestina(i)n del lengua2e al disparate tan pronto (omo se engan(9a en su propio 2uego. >ll! dentro e'iste una pasi)n, una pasión de ob eto, 5ue bien podr!a 9a(emos redes(ubrir un poder estéti(o del mundo, m.s all. de las peripe(ias : las pasiones sub2eti8as. La misma banalidad se 9a(e prodigiosa, esta banalidad de la 5ue Heidegger de(!a 5ue era la

segunda (a!da del Hombre, tras la del pe(ado original. Es la -atalidad del mundo moderno, : si tiene mu(9o de prodigio es por5ue se pro-undi=a 9asta (onstituir un desa-!o a la misma realidad. En (ontra de la 8isi)n banal ((on8en(ional : religiosa) de lo -atal, 9a: 5ue imponer una 8isi)n -atal de lo banal. En el punto e'tremo de esta monoton!a, de esta insigni-i(an(ia, de esta indi-eren(ia de nuestros sistemas, apare(en se(uen(ias, desarrollos, pro(esos 5ue :a no pro(eden del orden de las (ausas : los e-e(tos, un desa-!o inmanente al propio desarrollo de @ %"@ las (osas. Este desa-!o no es religioso ni tras(endente :, si (ontiene una estrategia, no es la de nadie. Es una re8ersi)n inmanente de todas las empresas ra(ionales de estru(tura(i)n : poder. Aanto en el (omportamiento so(ial de las masas (su silen(io, ese e'(eso de silen(io 5ue en absoluto es algo pasi8o, sino una sobrepu2a de silen(io : una estrategia de la indi-eren(ia) (omo en la e'(res(en(ia de la produ((i)n, en la -lota(i)n in(ontrolable de las monedas, en la rela(i)n de los obesos (on su propio (uerpo, o in(luso en la monoton!a de nuestras e'isten(ias -monoton!a al segundo nivel ( debida al exceso de sentido, de in-orma(i)n : 8isibilidad`-, todo o(urre (omo si all! 9ubiera una 8oluntad de desa-!o, lo (ontrario de una ser8idumbre 8oluntaria, un genio de la indi-eren(ia 5ue se opondr!a 8i(toriosamente a todas las ini(iati8as del sentido : la di-eren(ia, pero 5ue no (abr!a imputar a ningMn grupo, (lase o indi8iduos. >lgo 9a(e masa, algo se ins(ribe en una re8ersi)n poten(ial 5ue se opone a la antigua dialé(ti(a de las (osas, o, me2or di(9o, 5ue no tiene nada 5ue 8er (on ella. L)gi(a silen(iosa de la e'(res(en(ia, del e'(eso, de la des8ia(i)n por e'(eso, de una re8ersibilidad generali=ada 5ue mana de nuestras propias estrategias, de nuestros sistemas en el apogeo de su e-i(a(ia. Cuestras estrategias de la 9istoria, del saber @%*@ del poder, tan 9ermosas, se borran por s! mismas. Co tanto por5ue 9a:an -ra(asado (posiblemente 9an triun-ado en e'(eso), sino por5ue en su progresi)n al(an=an un punto muerto en donde su energ!a se in8ierte : en el 5ue se de8oran, dando lugar a una -orma pura : 8a(!a, o enlo5ue(ida : e't.ti(a. >s!, lo so(ial, en su e'tensi)n sistem.ti(a, (rea (ondi(iones -atales a él mismo. Las masas se sumen en la indi-eren(ia e'tasiada, en la pornogra-!a de la in-orma(i)n, se sitMan por s! mismas en el (ora=)n del sistema, en el punto inerte : (iego desde donde lo neutrali=an : anulan: la masa apro8e(9a la in-orma(i)n para desapare(er, la in-orma(i)n apro8e(9a a la masa para sepultarse en ellaS mara8illosa astu(ia de nuestra 9istoria (del -inal de nuestra 9istoria) donde los so(i)logos, pol!ti(os : masmedi.ti(os s)lo 8en -uego. La (ien(ia, por lo so-isti(ado de su in8estiga(i)n, ani5uila su ob2eto: se 8e -or=ada, para sobre8i8ir, a reprodu(irlo arti-i(ialmente (omo modelo de simula(i)n. Es otra re8an(9a del ob2eto, 5ue s)lo se o-re(e simulado al dominio de nuestras té(ni(as. are(e 5ue en todas partes el su2eto 9a:a perdido, al mismo tiempo 5ue su giros(opio : sus re-eren(iales, el (ontrol de las (osas : se 8ea en-rentado, all! donde daba por supuesta su (ontinuidad, a una re8ersi)n de sus poderes. El Ob2eto : el mundo se 9an de2ado sorprender @%/@ un instante (un bre8e instante en la (osmolog!a general) por el su2eto : por la (ien(ia, pero 9o: se re(uperan 8iolentamente, : se 8engan (H(omo el (ristalJ). >s! es la -igura de nuestra -atalidad, la de una des8ia(i)n ob2eti8a, la de una re8ersibilidad ob2eti8a del mundo. El término -atal no tiene nada de -atalista ni de apo(al!pti(o. <)lo impli(a esta metamor-osis de los e-e(tos (: :a no una meta-!si(a de las (ausas) en un uni8erso ni determinista ni aleatorio aun5ue entregado al en(adenamiento de una ne(esidad m.s ele8ada, 5ue lle8a las (osas a un punto de no-retorno en una espiral 5ue :a no es la de su produ((i)n, sino la de su desapari(i)n. Aodo lo 5ue se en(adena -uera del su2eto, : por tanto del lado de su desapari(i)n, es -atal. Aodo lo 5ue :a no es una estrategia 9umana se (on8ierte, por la misma ra=)n, en una estrategia -atal. ero en esa -atalidad no 9a: tras(enden(ia, : no puede in8o(arse desde -uera.

Lo -atal siempre es una anti(ipa(i)n del -inal en el origen, una pre(esi)n del -inal 5ue altera el régimen de las (ausas : los e-e(tos. Rna tenta(i)n de pasar al otro lado del -inal, de superar ese 9ori=onte, de negar ese estado siempre -uturo de las (osas. >9ora bien, el ob2eto es siempre un fait accompli. Lare(e de -initud @%0@ : de deseo, por5ue :a 9a al(an=ado su -inS en (ierta manera es trans-inito. ;na((esible, por tanto, al saber del su2eto, por5ue no e'iste saber de lo 5ue :a posee todo su sentido, : m.s 5ue su sentido, :, por (onsiguiente, no 9a: utop!a por5ue :a se 9a reali=ado. En ese punto, el Ob2eto es un enigma perpetuo para el su2eto. En ese punto, es -atal. <i la (omple2idad del uni8erso s)lo 5uedara o(ulta a nuestro saber, a(abar!a por ser solu(ionada. ero si el uni8erso es un desa-!o a las su(esi8as solu(iones propuestas, enton(es no e'iste la menor posibilidad ni para las 9ip)tesis m.s sutiles. ues también él se sutil i=a 9asta el in-inito, : se re8ersibili=a en -un(i)n de la (ien(ia. 7ea((iona (omo los 8irus a los antibi)ti(os, adapt.ndose gra(ias a una astu(ia superior, sin perder su 8irulen(ia. > nuestro saber le (on8endr!a re8isar sus ob2eti8os en -un(i)n de esta estrategia -le'ible : antagonista. ero no 9a: 5ue (on-iar en ello, pues, si bien la (ien(ia 9a -omentado una 8isi)n del mundo en términos de problemas pro8isionalmente irresolutos pero 2am.s irresolubles, el mundo, por su parte, resiste per-e(tamente a (ual5uier solu(i)n. Es in(luso a ese pre(io 5ue a((ede, ir)ni(amente en (ierto modo, a (on-ormarse a las 9ip)tesis. ero 4no es un misterio la apari(i)n de una ne(esidad di-erente ala de la 9umano, de una @%+@ estrategia 8i(toriosa de lo 9umano : del su2eto6 4La ir)ni(a -atalidad del ob2eto (on8ertido en indes(i-rable ba2o la presi)n misma de nuestros pro(edimientos de dominio : an.lisis6 4Aiene algMn sentido apostar sobre la genialidad del Ob2eto, o bien esta KKestrategia -atalK no es m.s 5ue una 9uida 9a(ia adelante del su2eto, una denega(i)n de lo real : una inmersi)n en el é'tasis arti-i(ial 6 4L)mo podr!a pensar el su2eto en saltar por en(ima de su sombra, : (aer en el per-e(to silen(io : destino de las piedras, de los animales, de las m.s(aras : los astros, si no sabe des9a(erse del lengua2e : el deseo, ni de su propia imagen, si el propio ob2eto s)lo llega a ser;o (uando es nombrado : deseado por el su2eto6 Ha: algo seguro: si el de8enir-ob2eto del su2eto es absurdo, no es menos in(onse(uente soBar (on el de8enir-su2eto del ob2eto. Esto es, sin embargo, lo 5ue pretenden la (ien(ia : la (on(ien(ia o((idental. Aodo el mundo intenta (reer en el de8enir-su2eto del mundo, : en el de8enir-mundo del su2eto. Aal sub2eti8idad es absolutamente impensable. El mundo es mara8illosamente ob2eti8o, en un sentido e'a(tamente opuesto al del materialismo : la (ien(ia. El su2eto mismo es maravillosamente ob etivo, es de(ir inalienable. > tra8és del lengua2e : en el espe2o de la produ((i)n, 4no est. (ont.ndose su propia -.bula6 <i nada tiene -inalidad, todo @%3@ es metamor-osis, todo es su propia -.bula. Co 9a: otro sentido posible al Kdestino del ob2etoK.

Entre ambos e'tremos e'iste una (on8ergen(ia : una di8ergen(ia radi(al: del ob2eto (omo sistema al Ob2eto (omo destino, del ob2eto (omo estru(tura, (omo signo estru(tural, al Ob2eto (omo signo puro, (omo K(ristalK. Da en su (on-igura(i)n (otidiana la obsesi)n de los ob2etos era pasar a tra8és del su2eto, tomar del re8és la dialé(ti(a del su2eto : el ob2eto. <i la apro'ima(i)n era la de un estru(turalismo (r!ti(o, (omo lo 5uer!a la moda, el 9e(9o de arran(ar los ob2etos a sus determina(iones 9abituales (el uso, el (ambio, la -un(i)n, la e5ui8alen(ia, la pro:e((i)n, la identi-i(a(i)n, la aliena(i)n) :a era una manera de pasar al otro lado del espe2o. ero, en -in, el ob2eto sigue estando obligado a signi-i(ar, es el término pasi8o de la in8estiga(i)n, no es un destino, no es un desa-!o, : lo me2or 5ue puede 9a(er en esta (o:untura es o(ultarse, (omo le 9an dado a entender (on tanta (laridad. Otra (osa mu: distinta es el (ristal, el Ob2eto puro, el a(onte(imiento puro, 5ue (are(e e'a(tamente de origen : de -inal, : 5ue tal 8e= 9o: pueda (omen=ar a (ontarse. 4Es posible 5ue

(omien(e in(luso a 8engarse, después de @%%@ siglos de ser8idumbre 8oluntaria6 Aodo se in8ierte en el enigma de un Ob2eto dotado también de pasiones : estrategias originales, un ob2eto presentido (omo genio tra8ieso, en el -ondo m.s tra8ieso : m.s genial 5ue el su2eto, : oponiéndose 8i(toriosamente, en una espe(ie de duelo interminable, a las ini(iati8as de éste. ;maginemos al Ob2eto ba2o -orma pasional. ues el su2eto no posee el monopolio de la pasi)nS su terreno reser8ado seria m.s bien el de la a((i)n. El Ob2eto, en (ambio, es pasi8o en tanto es el lugar de una pasi)n ob2eti8a, sedu(tora : 8engati8a. Este mundo, al 5ue se 9a 5uerido interpretar : trans-ormar antes 5ue sedu(ir, intenta tal 8e= sedu(irnos, : esta sedu((i)n 8a a(ompaBada, (omo en el reino 9umano, de inteligen(ia, astu(ia, desa-!o : 8engan=a. Lo 5ue 9asta a9ora nos lo 9a o(ultado es 5ue el su2eto 9a (on8ertido al mundo en la met.-ora de sus pasiones. Lo 9a (oloni=ado todo: lo bestial, lo mineral, lo astral, lo 9ist)ri(o, lo mental. ero el ob2eto no es met.-ora, sino pasi)n a se(as. : posiblemente el su2eto no sea m.s 5ue un espe2o al 5ue a(uden a 2ugar : re-le2arse las pasiones ob2eti8as. <i el ob2eto nos sedu(e es -undamentalmente por su indi-eren(ia. El su2eto siente la pasi)n de ser libre, aut)nomo, responsable, di-erente. El Ob2eto, en (ambio, siente la pasi)n de la indi-eren(ia. asiones di-eren(iales, enér @%$@ gi(as, éti(as : 9eroi(as: las del su2eto. asiones indi-eren(iales, pasiones inertes: las del ob2eto. asiones ir)ni(as de astu(ia, silen(io, (on-ormidad : ser8idumbre 8oluntaria, opuestas a las de libertad, deseo : transgresi)n, 5ue son las del su2eto. asiones implosi8as en (ontra de pasiones e'plosi8as. ero sobre todo e'iste, en el mismo su2eto, la pasión de ser ob eto, de de8enir ob2etoS deseo enigm.ti(o del 5ue apenas 9emos e8aluado las (onse(uen(ias en todos los terrenos, pol!ti(o, estéti(o, se'ual, perdidos (omo andamos en la ilusi)n del su2eto, de su 8oluntad : su representa(i)n. El (ristal se 8enga.

El (ampo de las pasiones del alma, 5ue 9an alimentado la (r)ni(a no8eles(a : psi(ol)gi(a durante dos o tres siglos, se 9a estre(9ado singularmente. : también el de las KpulsionesK, 5ue s)lo 9a alimentado la (r)ni(a durante los Mltimos (in(uenta aBos, pare(e amena=ado. 4Oué 5ueda6 1e todo el abani(o de los mo8imientos del alma, s)lo pare(en subsistir dos, aparentemente (ontradi(torios: la indi-eren(ia : la impa(ien(ia. <e oponen a dos (ualidades tradi(ionales del alma: una, la indi-eren(ia, se opone a la apasionada aspira(i)n del alma ala tras(enden(iaS la otra, la impa(ien(ia, se opone a la tradi(ional Kpa(ien(ia del almaK, esa 8ir @%#@ tud a prueba del mundo. En realidad, :a no son pasiones del alma, pasiones sub2eti8as -ni e'iste un su2eto de la indi-eren(ia o de la impa(ien(ia-, sino pasiones ob2eti8as. El mundo es lo 5ue se 9a(e indi-erente, : (uanto m.s indi-erente se 9a(e, m.s pare(e a(er(arse a un a(onte(imiento super9umano, a un -in e'(ep(ional, (u:o re-le2o est. en nuestra impa(ien(ia multipli(ada. Co solamente nosotros, sino también la 9istoria : los a(onte(imientos, pare(emos sometidos a los e-e(tos (on2ugados de esta impa(ien(ia : de esta indi-eren(ia. Co so: :o el indi-erente o impa(iente. Es el mundo 5ue pare(e 5uerer apresurarse, e'a(erbarse, impa(ientarse por la lentitud de las (osas, : él es, al mismo tiempo, el 5ue (ae en la indi-eren(ia. Da no somos nosotros 5uienes le damos o no un sentido tras(endiéndolo o re-le'ion.ndolo. La indi-eren(ia del mundo a este respe(to es mara8illosa, e igualmente la indi-eren(ia de las (osas a nuestro respe(to, : por tanto su pasi)n por desarrollarse : me=(lar sus aparien(ias (los Estoi(os :a 9ab!an 9ablado mu: bien de todo esto). @ .g. $E@ ---

¿POR QUE LA TEORIA? >5u! es donde el lengua2e : la teor!a (ambian de sentido. En lugar de 2ugar (omo modo de produ((i)n, lo 9a(en (omo modo de desapari(i)n, de la misma manera 5ue el Ob2eto se 9a (on8ertido en modo de desapari(i)n del su2eto. Este 2uego enigm.ti(o :a no es el del an.lisis: intenta proteger el enigma del ob2eto a tra8és del enigma del dis(urso. La teor!a no podr!a tener (omo -in re-le2ar lo real, ni entrar (on él en una rela(i)n de negati8idad (r!ti(a. Este -ue el piadoso deseo de una era perpetuada por las Lu(es, : es el 5ue, aMn 9o:, sigue regulando el estatuto moral del intele(tual. ero esta dialé(ti(a tan 9ermosa pare(e a(tualmente a8eriada. 41e 5ué sir8e la teor!a6 <i el mundo apenas es (on(iliable (on el (on(epto de realidad 5ue se le impone, est. (laro 5ue la teor!a no est. a9! para re(on(iliarle, est. all!, al (ontrario, para sedu(irle, para arran(ar las (osas a su (ondi(i)n, para -or=arlas a una supere'isten(ia in(ompatible (on la @$"@ de lo real. D, en 8erdad, ella misma paga las (onse(uen(ias (on una pro-éti(a autodestru((i)n. <i 9abla de supera(i)n de lo e(on)mi(o, no podr!a ser ella misma una e(onom!a del dis(urso. Aiene 5ue 9a(erse e'(esi8a : sa(ri-i(ial para 9ablar de e'(eso : de sa(ri-i(io. Aiene 5ue 9a(erse simula(i)n si 9abla de simula(i)n, : utili=ar la misma estrategia 5ue su ob2eto. <i 9abla de sedu((i)n, tiene 5ue 9a(erse sedu(tora, : utili=ar las mismas estratagemas. <i :a no pretende el dis(urso de la 8erdad, tiene 5ue adoptar la -orma de un mundo del 5ue la 8erdad se 9a retirado. <e (on8ierte enton(es en su propio ob2eto. El estatuto de la teor!a s)lo podr!a ser el de un desa-!o a lo real. O, me2or di(9o, su rela(i)n es la de un desa-!o respe(ti8o. ues también lo real no es, sin duda, m.s 5ue un desa-!o ala teor!a. Co un estado ob2eti8o de las (osas, sino un l!mite radi(al del an.lisis, m.s all. del (ual :a nada le obede(e o del (ual :a no tiene nada 5ue de(ir. ero también la teor!a s)lo est. 9e(9a para desobede(er a lo real, : (onstitu:e su l!mite ina((esible. lrre(on(ilia(i)n de la teor!a : de lo real, (orolario de la irre(on(ilia(i)n del su2eto : sus propios -ines. Aodos los intentos de re(on(ilia(i)n son engaBosos : est.n (ondenados al -ra(aso. La teor!a no puede (ontentarse (on des(ribir @$*@ : anali=ar, es pre(iso 5ue (onstitu:a un a(onte(imiento en el uni8erso 5ue des(ribe. ara eso es ne(esario 5ue entre en su misma l)gi(a : 5ue sea su a(elera(i)n. 1ebe desprenderse de toda re-eren(ia : enorgulle(erse Mni(amente del -uturo. Aiene 5ue operar sobre el tiempo, al pre(io de una deliberada distorsi)n de la 8erdad a(tual. En ello debe seguir el modelo de la 9istoria. Esta :a 9a arran(ado las (osas a su naturale=a :a su origen m!ti(o para arro2arlas al tiempo. Ho: tiene 5ue arran(arlas a su 9istoria :a su -in para re(uperar su enigma, su re(orrido re8ersible, su destino. La misma teor!a debe anti(iparse a su propio destino. 1ebe pre8er (ual5uier pensamiento de los e'traBos maBanas. 1e todos modos, est. (ondenada a ser des8iada, desorientada, manipulada. or (onsiguiente, es me2or 5ue sea ella misma la 5ue se des8!a, 5ue se des8!e de ella misma. <i bus(a unos (uantos e-e(tos de 8erdad, tiene 5ue e(lipsarlos (on su propio mo8imiento. La es(ritura est. 9e(9a para eso. <i el pensamiento (on su misma es(ritura no anti(ipa esta des8ia(i)n, el mundo se en(argar. de 9a(erlo mediante la 8ulgari=a(i)n, el espe(t.(ulo o la repeti(i)n. <i la 8erdad no se o(ulta por s! misma, el mundo se en(argar. de es(amotearla ba2o las -ormas m.s di8ersas, por una espe(ie de iron!a ob2eti8a o de 8engan=a. @ $/@

Rna 8e= m.s, 4de 5ué sir8e de(ir 5ue el mundo es e't.ti(o, 5ue el mundo es ir)ni(o, 5ue el mundo es ob2eti8o6 Lo es, : basta. 41e 5ué sir8e de(ir 5ue no lo es6 1e todos modos, lo es. La teor!a puede desa-iarle a ser;o m.s: m.s ob2eti8o, m.s ir)ni(o, m.s sedu(tor, m.s real o m.s irreal, 45ué sé :o6 <)lo tiene sentido en este e'or(ismo. La distan(ia 5ue toma :a no es la del

retro(eso, sino la del e'or(ismo. >s! ad5uiere -uer=a de signo -atal, m.s ine'orable aMn 5ue la realidad, :, por (onsiguiente, es posible 5ue nos prote2a de esta realidad ine'orable : de esta ob2eti8idad del mundo, de esta brillante= del mundo 5ue, si -uéramos lM(idos, tendr!a 5ue irritarnos por su indi-eren(ia. <eamos estoi(os: si el mundo es -atal, seamos m.s -atales 5ue él. <i es indi-erente, seamos m.s indi-erentes 5ue él. Ha: 5ue 8en(er al mundo : sedu(irle (on una indi-eren(ia por lo menos e5ui8alente a la su:a. or tanto, en (ontra de la a(elera(i)n de las redes : los (ir(uitos bus(ar. la lentitud, la iner(ia. En el mismo mo8imiento, sin embargo, bus(ar. también algo m.s r.pido 5ue la (omuni(a(i)n: el desa-!o, el duelo. > un lado la iner(ia : el silen(io, al otro el desa-!o : el duelo. Lo -atal, lo obs(eno, lo re8ersible, lo simb)li(o no son (on(eptos, :a 5ue nada di-eren(ia @$0@ la 9ip)tesis de la aser(i)n: la enun(ia(i)n de lo -atal también es -atal, o no es. En este sentido, es un dis(urso (u:a 8erdad se 9a retirado (de la misma manera 5ue se retira una silla deba2o de alguien 5ue se dispone a sentarse). @ .g. $+@ --4D si la realidad se disol8iera ba2o nuestros o2os6 Co en la nada, sino en lo m.s real 5ue lo real (4el triun-o de los simula(ros6). 4<i el uni8erso moderno de la (omuni(a(i)n, de la 9iper(omuni(a(i)n, nos 9ubiera sumido no en lo insensato, sino en una enorme satura(i)n de sentido, (onsumiéndose (on su é'itoS sin 2uego, sin se(reto, sin distan(ia6 4<i toda publi(idad -uera la apolog!a no de un produ(to, sino de la publi(idad6 4<i la in-orma(i)n no remitiera :a aun a(onte(imiento , sino a la promo(i)n de la propia in-orma(i)n (omo a(onte(imiento 6 4<i la Historia no -uera m.s 5ue una memoria sin pasado, a(umulati8a a instant.nea6 4<i nuestra so(iedad :a no -uera la del Fespe(t.(uloK, (omo se de(!a en el 3$, sino, m.s (!ni(amente, la de la (eremonia6 4 <i la pol!ti(a no -uera m.s 5ue un (ontinente (ada 8e= m.s peri(litado, sustituido por el 8értigo del terrorismo, de la toma de re9enes generali=ada, es de(ir, la -igura misma del inter(ambio @$3@ imposible6 4<i toda esta muta(i)n no dependiera, (omo (reen algunos, de una manipula(i)n de los su2etos : las opiniones, sino de una l)gi(a sin su2eto en la 5ue la opini)n se des8ane(er!a en la -as(ina(i)n6 4<i la pornogra-!a signi-i(ara el -in de lo se'ual (omo tal, a partir del momento en 5ue lo se'ual, ba2o la -orma de lo obs(eno, lo 9a in8adido todo6 4<i la sedu((i)n su(ediera al deseo : al amor, es de(ir, también all! el reino del ob2eto al del su2eto6 4<i de repente la estrategia sustitu:era ala psi(olog!a6 4<i :a no se tratara de oponer la 8erdad a la ilusi)n, sino de per(ibir la ilusi)n generali=ada (omo m.s 8erdadero 5ue lo 8erdadero6 4<i :a no 9ubiera otro (omportamiento posible 5ue el de aprender, ir)ni(amente, a desapare(er6 4<i :a no 9ubieran m.s -ra(turas, l!neas de -uga : rupturas, sino una super-i(ie plena : (ontinua, sin pro-undidad, ininterrumpida6 4D si todo ello no -uera entusiasmante ni desesperante, sino -atal6 @ .g. $%@

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful