You are on page 1of 8

UNA VISIÓN NEGRA DE LA HISTORIA: EL NEGRO COMO FUENTE DE LUZ EN “EL SIGLO DE LAS LUCES” DE ALEJO CARPETIER.

Por Alfredo Sánchez Estudiante II – Sem. Maestría en Estudios Literarios Universidad Nacional de Colombia Literatura Latinoamericana Docente: Rosario Casas. “Volvió al cabo de media hora, en compañía de un mestizo de recia catadura, vestido con marcada elegancia, a quien presentó como el Doctor Ogé, médico notable y distinguido filántropo, conocido por él en Port-au-Prince. Sofía se inclinó levemente ante el recién llegado, sin darle la mano. Bien podía presumir de la relativa claridad de su tez: era como una piel postiza, adherida a un semblante de los de anchas narices y pelo macizamente ensortijado. Quien fuera negro, quien tuviese de negro, era, para ella, sinónimo de sirviente, estibador, cochero o músico ambulante”1 De esta manera, hace su entrada en la novela el Doctor Ogé, un médico negro un poco afrancesado y a quien gracias a sus conocimientos de negro, Esteban recupera la salud que lo lleva a descubrir el Siglo de las Luces y Sofía, que debía sus prejuicios a su formación europeizada, inició parte de un proceso de transformación que terminó en su emancipación como mujer libre y revolucionaria. Era un negro el que había llevado una nueva luz a su casa. El Siglo de las Luces es una impactante novela que encierra en sus páginas infinidad de temas que Alejo Carpentier explora a través de las relaciones existentes entre historia y sociedad. Tales relaciones es capaz de desarrollarlas magistralmente a través de las teorías literarias que él mismo configuró y bautizó como Lo Real Maravilloso y El Barroco. A través del desarrollo de estas teorías, Carpentier va tejiendo temáticas como el tiempo, el espacio, la música y la arquitectura. Elementos que van a ser fundamentales en la formación de la personalidad de sus personajes. En una entrevista declaró además, refiriéndose a los grandes movimientos: “Amo los grandes temas, los grandes

1

Carpentier, Alejo. El siglo de las luces. Editorial Bruguera. S. A. Barcelona 1980. Pág. 17.

[Víctor] “advertido el gesto displicente. Ahora. La Habana. 17). En El Siglo de las Luces si bien es cierto que los personajes principales son Esteban. políticos. Carlos. cuando hablaba el francés. en un principio. había estudiado en París y tenía títulos que acreditaban su sapiencia—. Entonces tenemos. la música y la arquitectura. burgueses. y que sus modales denotaban una constante vigilancia de la propia urbanidad. Salvador Arias (Ed).3 Estos contextos son sin duda los que alimentan la fuerza de sus creaciones. en segunda instancia. podemos aplicar en primera instancia lo que Carpentier llama el contexto racial: Convivencia de hombres de una misma nacionalidad pertenecientes a distintas razas. ctónicos. de iluminación e ideológicos. inteligencia y sabiduría. 20). Pg. el desarrollo de los contextos de los negros. Problemáticas de la actual novela latinoamericana. Casa de las Américas. quienes. es necesario identificar en sus contextos. 4 El Siglo de las luces. 17. económicos. 69 3 Carpentier.movimientos colectivos. Sofía y Víctor Hugues. la descripción de Carpentier hecha sobre los Contextos Culturales entre cuya descripción principal se hace referencia al uso del español según el país donde se produce y cómo actualmente el acento español es un tanto molesto para los que hablan español en América Latina. 1977. Lo cierto era que su vocabulario era rebuscadamente escogido —usando de giros añejos. cuando hablaba el castellano—. negros y blancos (Carpentier.”4 Al tener en cuenta está aclaración hecha por Víctor Hugues y la descripción hecha por Carpentier en cuanto al uso del lenguaje de Ogé. El negro se presenta pues como un agente necesario en el desarrollo de la historia y como un punto necesario en la transformación. Recopilación de textos sobre Alejo Carpentier. culturales. Pág. de distancia y proporción. explicara que Ogé. desusados. además del uso de expresiones de un buen castellano que suelen confundirse con localismos (Carpentier. Indios. aquí es conveniente aplicar las ideas de Carpentier en cuanto a la formulación de contextos: Raciales. culinarios. vástago de una acomodada familia de Saint-Domingue. Alejo. Ellos dan la más alta riqueza a los personajes y a la trama”2 y estos grandes movimientos colectivos no pueden suceder más que en el tiempo. de desajuste cronológico. haciendo un excesivo distingo entre las «ees» y las «zetas». es a través del Doctor Ogé que manifiestan su poder. . refiriéndonos a 2 Cf. el espacio. 17. Pag.

es la que en un primer momento ayuda a curar los males de Esteban y se mantendrán presentes en su personalidad. Ogé se sigue armando como un personaje que es producto de su verdadero origen y al momento de atender a Esteban demuestra esas creencias y prácticas a las cuales se refiere Carpentier en la conformación del contexto ctónico: 5 6 Ibíd. 17). robaba energías al hombre que a él vivía ligado. incluso la misma cara de la moneda pero en versiones diferentes. Cada ser humano tenía un «doble» en alguna criatura vegetal. adjetivo que usa Carpentier.Ogé: Contexto racial: 1. bien en los alrededores— para observar sorprendentes curaciones. 18 . Contexto cultural: 1. Dos caras de una misma moneda. y 2. podemos identificar que en Ogé esta sapiencia respetable. Su origen de una familia “acomodada” en Saint-domingue. planta o árbol en un lugar cercano. la capital del país del cual su isla era una colonia en el Caribe. Sus estudios en París. Está conformación de contexto ctónico se hace más evidente cuando el negro Ogé hace la explicación frente a sus teorías de cómo curar ciertas enfermedades: “Según él *Ogé+. Pág.. una isla habitada por negros pero que era una colonia francesa. Pág.. Y había casos en que ese «doble». y los mataba por ahogo o anemia. para su propio desarrollo. Pero bastaba a veces con quemar la vegetación que rodeaba al doliente —bien en la casa. donde el asma aquejaba a niños y adolescentes. En cuanto al contexto ctónico que se entiende como la supervivencia de ciertas creencias y conocimientos sin-tiempo (Carpentier.”5 Esta acción de quemar las yerbas enfrenta a dos sujetos que pertenecen a una misma raza pero pertenecientes a contextos culturales diferentes: la formación intelectual – ancestral de Ogé versus el jardín de plantas curativas de Remigio. Su acento y su vocabulario rebuscado lleno de expresiones añejas y sus expresiones en francés que adornaban su forma de hablar y su negrura. condenándole a la enfermedad cuando florecía o daba semillas (…) Él había podido comprobarlo muchas veces en Saint Domingue. En el alegato de Remigio incluso aparece la religión mezclada con la santería y asegura que sus plantas son útiles al lado de la oración de San Hermenegildo6. 18 Ibíd. ciertas enfermedades estaban misteriosamente relacionadas con el crecimiento de una yerba.

Pág. 27. 9 Ibíd. tiene asuntos pendientes en Port-auprince. advertía Víctor…”8 Ya está completo el personaje en sus bases. en un movimiento paralelo de las manos. a quien algunos asuntos reclaman allá. éste era matado lentamente por las flores amarillas que se alimentaban de su materia. . Pero Ogé y Víctor y Don Cosme son los representantes de una sociedad que está conformada de muchas cosas y que es un híbrido de ideologías que se reúnen en un lugar: el Caribe. Pág. De pronto las detuvo.“«Así como hay hombres que mueren devorados por el Framboyán o por el Cardo del Viernes Santo —dijo Ogé—. ahora es con el de Don Cosme. una mezcla de todo lo que había llegado a las islas del Caribe. además de negro era un revolucionario un francmasón.” 7 En seguida el personaje de Ogé va mostrando ciertas características las cuales nos demuestran su poder cultural y político. Aquí entran en conflicto los contextos de las diferentes historias y se perciben tensiones culturales frente a lo impuesto y a las resistencias que esas imposiciones generan. el negro le ha salvado la vida.» (…) «Ogé está formando discípulos aquí». Don Cosme lo llamó magnetizador y brujo9 al advertir sobre sus modos. es formado académicamente como europeo y acciona como negro. después se complementa con variedad de detalles. de curar las enfermedades. Ibíd. Sin embargo se convierte en un enemigo para la sociedad por el hecho de ser amigo de Víctor Hugues. Pág. no como esclavo. como si de tal modo hubiese de concluirse una acción ritual. 7 8 Ibíd. dejándolas suspendidas a la altura de sus propias mejillas. Por ahora Sofía ya advierte en él alguien necesario. atrayéndolas a sí.» (…) Cambiando de métodos. canta en Criollo. al parecer poco ortodoxos. sino como alguien con el conocimiento necesario para cuidar a su primo Esteban. es miembro de La Sociedad de Armonia del Clap Français. el médico Ogé le frotaba circularmente el arco de los ojos con la yema de los pulgares. no recibe el dinero que le ofrece Sofía. Una vez más entra en choque el contexto ctónico de Ogé. cerrando los dedos. sabemos qué hace y de dónde viene. como afirma Víctor y además forma discípulos alrededor de sus conocimientos médicos: “«Cuando llegue —decía el negociante— volveré a Port-au-Prince con Ogé. 21. 18. Ogé es un criollo.

entramos ahora en la época de la ciencia.» «La humanidad está dividida en dos clases: los opresores y los oprimidos. La costumbre. La medida es de una importancia enorme. se transfigura ahora en un ente de poder. se completa.» «Hay que privar al interés mercantil del horroroso poder de desatar las guerras. Tal inspiración empieza a configurar ese nuevo contexto burgués. a desempeñar allá cualquier cargo público. E-nor-me. 30. de inspiración revolucionaria. 30. Ibíd. la necesidad y la falta de ocios impiden a la mayoría de los oprimidos darse cuenta de su condición: la guerra civil estalla cuando la sienten. Para completar el contexto burgués de Ogé es necesario comentar que él confiaba plenamente en los cargos públicos que ocupaba su hermano y que tal condición le aseguraba a él también cierta seguridad social. Una de las principales diferencias que lo aleja de su amigo Víctor es que Ogé no se muestra ateo. Asesinado a manos de los franceses que se opusieron al decreto.» «La estratificación del mundo en clases carece de sentido. de ser el negro afrancesado con medicina de negro. político y cultural y lo enfrenta ahora a los de su amigo Víctor Hugues. y es la declaración de un decreto la que empieza a cultivarlo como un hombre negro que puede tener el poder: «Para empezar —decía Ogé—. Pág. Pág. son de suma importancia los cambios que suceden en Saint-Domingue. 18).»”11 El personaje de Ogé ahora ha cambiado.»10 Y a este contexto se unirán automáticamente las conformaciones de los contextos burgueses que empiezan a variar según las condiciones sociales a las que lleven los cambios: “«Hemos rebasado las épocas religiosas y metafísicas. de Ogé. Vincent. Sin embargo y lo que terminara de oponer a Ogé con su amigo Víctor. su color le da relevancia. . un reciente decreto autoriza al hombre de mi color (y con el dedo señalaba sus mejillas más oscuras que su frente). El negro desconfía ahora de los 10 11 Ibíd. es la muerte del hermano de Ogé.En la configuración del contexto político (Carpentier.

los tejidos literarios. son los rasgos que Carpentier concibe como netamente americanos. Se configura ahora como un negro fuerte y revolucionario que tiene mucho por quemar. una historia que al parecer se sustenta en lo real maravilloso. Él era lo otro. etcétera. lo de acá. escritores. que. fue la sublevación del criollo. los negros y los criollos. la superstición.curandero. del nativo de América. Hasta ahí llegara el personaje de Ogé. Carpentier lo construyó desde todos los contextos. seguimos los latinoamericanos para forjar una cultura a nuestro antojo. Ogé es sólo un ejemplo de la forma en la que Carpentier muestra los tejidos culturales. contra el español. con las guerras de independencia. criollo. según las latitudes. es real porque sucede y es maravilloso porque puede dejar sin palabras por su carácter mítico o fantasioso. Terminó dejando atrás sus capas parisinas y terminó siendo el negro que debía defender su tierra y liderar a su gente. el descontento latente o el anhelo apocalíptico. el chapetón. 29) Son esos aspectos los que trazan la línea que. como médico . el desposeído y una naciente clase media que influye casi la totalidad de la intelligentsia: Intectuales. en fin esa admirable clase media que va creciendo durante todo el siglo XIX hasta desembocar en el nuestro” (225) Se puede decir que El Siglo de las Luces es un constructo de diversidad de creencias de diferentes culturas. A través de sus personajes se construye una historia única que está marcada por eso que sólo sucede aquí. maestros. Él era la revolución del negro. la categoría de apetencias sexuales. producto de todas las circunstancias sociales que llegaron a su tierra. lo armó como burgués. profesores. como francmasón y como revolucionario opuesto a la revolución de su amigo francés. “Hay países nuestros donde los factores de la religiosidad. las transformaciones construidas de pedazos. Ogé era otra revolución. De cómo se configura el criollo. En su ensayo La cultura de los pueblos que habitan en las tierras del mar Caribe afirma que “Finalmente. se llamó el godo. a veces de manera inconsciente. la sexualidad o la inhibición sexual. el mantuano.franceses. desempeñan (…) un papel de enorme importancia” (Carpetier. están los franceses. Pero el criollo vencedor crea una nueva oligarquía contra la que habrán de luchar el esclavo. Carpentier “diría que esa facultad de pensar inmediatamente en otra cosa cuando .

que harían que Latinoamérica forjara una sociedad llena de culturas y llena de lo que para Carpentier es lo Real Maravilloso. esa relación con la naturaleza y esa religiosidad exclusiva. .se mira una cosa determinada. El indígena latinoamericano terminó de imprimir esos aspectos únicos. es la facultad mayor que puede conferirnos una cultura verdadera” (156) Así pues los negros en El Siglo de las Luces son los forjadores de ese espíritu único latinoamericano que después se propagaría y se fundiría con el asunto indígena.

BIBLIOGRAFÍA. Lo barroco y lo real maravilloso. ______________. S. El Siglo de las Luces. Alejo. Carpentier. ______________. Papel social del novelista. Editorial Bruguera. A. ______________. . De lo real maravilloso americano. ______________. ______________. Barcelona 1980. La novela latinoamericana en vísperas de un nuevo siglo. La cultura de los pueblos que habitan en las tierras del mar Caribe. Problemática de la actual novela latinoamericana. ______________.