ALTAMIRANO O EL DESPRECIO A LO POPULAR(2010

)
(30-12-2010 a las 07:35:54) - Contribuido por CAMILO ESCALONA MEDINA - Última actualización ()

ALTAMIRANO O EL DESPRECIO A LO POPULAR Por CAMILO ESCALONA MEDINASenador de la República He leído con interés el libro de Carlos Altamirano y Gabriel Salazar, “Memorias Críticas” del primero, en que en su página 200 me define como su “enemigo natural”. Extraña definición. Pero no me siento atraído a un debate personal, no incurriré en ese error. He analizado la lógica en los razonamientos de Carlos Altamirano y constato que es la búsqueda de una interpretación sobre una realidad que le sobrepasa y rechaza, de un mundo que no camina por donde él durante su ya larga vida espero caminara y ante ello, como la caprichosa realidad no le hace caso, irrumpe la insatisfacción que lo ciega, aunque su argumentación formal diga lo contrario, recurre a los instrumentos teóricos conocidos y su reflexión deviene en una proclama, en un arrebatado alegato por el rol de las “grandes figuras” en la historia, en las que inevitablemente se incluye para conseguir finalmente que la realidad –no solo nuestra sino que global- se acomode o se organice de acuerdo a como el se imagina o desea sea el camino presente y futuro de la sociedad. Ni más ni menos. Pide, al final de cuentas, la salvación por un Mesías, reclama y pide la llegada de “un nuevo Marx”, no se sabe si lo pide al destino o es una especie de nueva fe que, en su caso, reclama un Mesías ilustrado, culto, un científico, una nueva eminencia; alguien capaz de elevarse a otra altura, por encima de lo que los demás, el vulgo, los no escogidos, jamás podrán ser capaces de alcanzar. Bonito deseo de un nuevo Marx, mientras tanto, las naciones, los pueblos, las personas deberán atenerse a las consecuencias. En la página 442, en la que expone y reclama la presencia de un nuevo Marx, es decidora la manera en que desautoriza a los lideres populares y gobernantes que son Lula, Evo Morales y Chávez, a quienes desdeña señalando que no tienen más carisma que el autoconferido y los desautoriza con la insolencia de la soberbia intelectual, al preguntarse: “¿Quién se inspira en los escritos de Chávez, de Lula o de Evo?”; es decir para Carlos Altamirano que el Presidente Lula tenga el respaldo y la simpatía del 87% de sus compatriotas al entregar la Presidencia de Brasil es un dato que no es relevante, no está en su razonamiento, no toma nota del mismo, para él, el dato es el brillo –desde su propio juicio por supuesto- de los “escritos” del mandatario; o sea, quisiera que las figuras que asumieron el liderazgo de la izquierda latinoamericana después del período de las dictaduras en los `70 y `80 fuesen en los hechos como él, personas desatentas al cumplimiento de sus deberes como hombres públicos y gobernantes y, en cambio autosatisfechos articulistas, enamorados de sus propios dichos, y “escritos”. Afortunadamente, Lula es total y completamente distinto de Altamirano, un hombre que se debe a su pueblo y no a sus arrebatos de supuesta figura universal, un hombre que gobernó para los suyos y no un exégeta de un proceso frustrado. En el fondo, las cuentas con Lula son el estupor frente a la tarea de país y de Estado realizada por un obrero surgido de lo más profundo del alma popular de su tierra. A Lula se le puede valorar por lo que hizo y no por lo que dice que hizo o quería hacer. En el fondo su visceralidad es la manifestación de un profundo desprecio por lo popular. Carlos Altamirano, desprecia la sociedad chilena, transpira un resentimiento sordo ante un país que no toma nota de sus furibundos ataques a todo lo existente. Se trata de una persona que en su retiro quisiese que el curso de los acontecimientos golpeara su puerta, pero que como ello no sucede, cae en una desesperación iracunda, anatemizando como “neoliberal” todo aquello que no concurre a su llamado cerril. De la experiencia de la Unidad Popular, queda claro que no creía en ella, reconoce que no tenía ni plan ni estrategia para orientarse en lo que él mismo denomina como la mayor encrucijada de la historia de Chile. Triste reconocimiento. Empujar un proceso sin saber cómo dirigirlo, confirma su plena irresponsabilidad política. Llega a decir (pág. 249) que Miguel Enríquez tenia más razón que Salvador Allende, o sea, que el PS tenía un dirigente que no creía ni en sí mismo ni en las fuerzas sociales y políticas que habían hecho posible el intento de una “vía chilena” al socialismo y que, inevitablemente, no asumió ni mínimamente con las exigencias de un proceso, que para avanzar tenía que contar con las mayorías sociales, políticas, culturales e institucionales que lo hiciesen posible. Es categórico cuando reafirma que se oponía a un entendimiento con la DC, (páginas 321 y otras). La opinión de Altamirano en 1971 se precisa muy bien en un documento que publica el libro que comentamos en la página 216, citamos: “puesto que la historia no ha conocido hasta hoy revoluciones pacificas y que el capital no renunciará a su poder voluntariamente, el enfrentamiento armado en términos continentales sigue manteniendo la vigencia de siempre”. Queda claro que tal manera de concebir la situación nacional impedía la correcta conducción de un gobierno popular, encabezado por un líder socialista en el período presidencial correspondiente al sexenio 1970-1976. Allende pensaba de manera muy distinta. Recuerdo que antes de las elecciones parlamentarias de marzo de 1973, reunió a un grupo de dirigentes estudiantiles en el Palacio Presidencial, para convocarnos a un gran esfuerzo para ganar dichos comicios y obtener mayoría en el Congreso Nacional. Tenía fe en el ejercicio de la soberanía popular. Se imaginan jóvenes – argumentaba con pasión- lo que significaría tener mayoría para hacer avanzar el proceso de cambios, para sostener y respaldar al gobierno popular, ello nos abriría la posibilidad de volver a triunfar en 1976 y dar continuidad al proceso que hemos iniciado. Lamentablemente, las perspectivas que trazaba Allende no se cumplieron. A la luz de las “Memorias Críticas” que comentamos se evidencia que el jefe de su Partido no las comprendía o si las comprendía en ningún caso las compartía ni aceptaba. Respecto de la relación con el Ejercito, Altamirano entre tantos dichos manifiesta: “No sabíamos claramente quién nos apoyaba” (pág. 287) y se inclina repetitivamente en sus alegatos que las Fuerzas Armadas estaban en el campo de los adversarios. Pero él mismo da ejemplos de lo contrario y del fuerte apego constitucionalista que aún en esas circunstancias existía en los uniformados. Entender las instituciones castrenses como “enemigo” y fatal adversario era contrapuesto a la naturaleza del mismo gobierno popular y a las insistencias del Presidente Allende remarcando el contexto institucional y legal en que él había sido electo Jefe de Estado. No acompañarlo en este aspecto medular y fundamental de todo el proceso fue sellar la derrota. Aislar el golpismo estuvo fuera del esquema mental de Altamirano y otros. La Unidad Popular se proponía hacer cambios profundos, avanzados, revolucionarios para
http://www.socialismo-chileno.org/PS - Partido Socialista de Chile Potenciado por Mambo Generado:12 November, 2013, 09:35

2013. se equivocó rotundamente. lamentablemente. deberá siempre contarse con la voluntad mayoritaria del país. salvar la democracia era posible.. la &ldquo. Para Altamirano el dilema político-histórico no tenía solución. No se rindió. en devolver a la sociedad chilena la confianza perdida luego de 17 años de ser humillada y aplastada.iba a ser implacable. los que pagan la cuenta son los que no tienen poder. que una vez implantada la dictadura deponerla o desplazarla iba a ser un tiempo político que consumiría el trabajo y el esfuerzo de varias generaciones y que. (págs. de Pinochet. El liderazgo civil de la época perdió de vista o no logró captar que el conflicto entre democracia y dictadura irrumpió como el principal dilema a resolver en medio de la crisis política que conmovía a la sociedad chilena. imponiendo las más brutales condiciones de vida.socialismo-chileno. en la desorganización del proceso que esta desarrollaba. sino que con los grupos sociales más débiles. El Informe Retting y la Comisión Valech así lo corroboraron. para ello se necesitaba actuar coherentemente con la realidad chilena. del General Prats. los excesos en la retórica. no la hubo. derrumbar el &ldquo.Estado burgués&rdquo. eludir su propia responsabilidad en la conducción de la Unidad Popular. los dogmas en los esquemas. ni para que un servicio de inteligencia extranjera los saque del país. en suma.escapar&rdquo. indicando que ello lo llevó al sacrificio final el 11 de septiembre de 1973. los más débiles los que. Otros cayeron en la clandestinidad. los hombres de carne y hueso. ni entregó. no hacían mas que llevar agua al molino de la conspiración golpista que al irrumpir &ndash. 09:35 . que fueron implacables frente al pueblo indefenso. instaurar el socialismo en seis años. El libro tiene un precio caro.brazo armado de la burguesía y del imperialismo&rdquo. Otros siguen dando explicaciones. El fascismo capturó el mando de las Fuerzas Armadas e irrumpió en el poder con cruentos golpes de Estado. Que muchos oligarcas se aprovechen de la debilidad del Estado para sus negociados no es excusa válida para una crítica desleal que lo achica y reduce aún http://www. De eso no cabe duda. de reproches y sordas descalificaciones que nublan la reflexión.las posibilidades del proceso para el cual Salvador Allende había empeñado su palabra. destruyéndola primero y eternizándose después. son otros. pagan la cuenta.intelectual&rdquo. necesaria e indispensable para transformar la sociedad. por esa vía repite lo que viene señalando de sus primeros artículos una vez instalado en el exilio desde 1974 en adelante. Brasil. ocurrió. 234 y 235) sino que un hombre de acción atenazado por un dilema insoluble sin capacidad de asumirlo y resolverlo. y socializar todo excedía &ndash. porque. finalmente. El todo o nada fue una ruleta rusa que no se justificó de ninguna manera. las caricaturas y estereotipos. es decir.cueste lo que cueste&rdquo.definitivamente. una vez que el fascismo se hizo del poder del Estado. todo ello con el 36% de apoyo electoral en septiembre de 1970. Por eso nunca se debe poner en juego la estabilidad democrática. Los asesinatos del General Schneider. con el tiempo en las librerías de los libros viejos o usados se comprará más barato y en sus páginas quienes lo lean encontrarán la exhibición de una egolatría profunda. Uruguay. Lo digo no por los ataques personales que Carlos Altamirano me brinda generosamente en sus &ldquo.como se demostró desgraciadamente. sin embargo. (págs. En Argentina. por relevantes que sean los argumentos y luego el irreprimible esfuerzo por descargar en terceras personas las propias responsabilidades y. instalado en el mundo bipolar en la esfera norteamericana. la violación de los Derechos Humanos. Jugar al socialismo &ldquo. en la reivindicación de las víctimas cuyos Derechos Humanos fueron aplastados. desgraciadamente. era esencial una estrategia política para enfrentar la situación. y las penurias de tantos uniformados en las prisiones del pinochetismo reafirman que Allende era el que tenía razón. reponer y sobrepasar las conquistas sociales y las libertades que se destruyeron o avasallaron forma parte todavía del esfuerzo de nuestras naciones. asimismo menoscaba su liderazgo indicando que no era un &ldquo.. los constitucionalistas no contaban con un discurso político desde los Partidos del Presidente que afianzara o respaldara su legitimidad en sus respectivos mandos institucionales. Fueron décadas perdidas. A Salvador Allende. acuerdo o pacto nacional que estabilizara la situación.Partido Socialista de Chile Potenciado por Mambo Generado:12 November. pero reformistas en su esencia económica y social. en reducción de la indigencia y de la pobreza. Lamento que la curiosidad de muchos quedará insatisfecha. mientras la sedición amarraba cada día mas uniformados. Un líder antes de salvarse él mismo y antes de cualquier teoría o dogma debe saber que primero están las personas. el gran perdedor no iba a ser otro que el propio pueblo de Chile. Pero que a la bestia golpista la irresponsabilidad política le abrió la puerta así. teniendo plenamente presente el sacrificio del Presidente mártir Salvador Allende.nuestro pequeño país. Ni para asilarse en una embajada. perdió un tiempo incalculable. Para vencer a las poderosas fuerzas del conservadurismo económico y social que. las experiencias fueron tan siniestras e incluso más terribles.memorias críticas&rdquo. simplemente se ensañaron con un pueblo que no se podía defender. Paraguay. Lo que no fue comprendido por Altamirano y otros en ese período histórico fue que la democracia estaba en peligro y que su derrumbe arrasaría no sólo con las instituciones. America Latina. del Edecán Naval Comandante Araya. en el colapso de la acción gubernativa y trágicamente. Allende asumió lo suyo. lejos estuvo de comprenderse que recuperar la democracia iba a ser una tarea histórica muy difícil y de alto costo. Es la tarea que ha realizado la Concertación y que ha permitido el avance de Chile en incorporación de la mujer. se codean y regodean en reflexiones de alto nivel por los salones de los poderes mundiales. 261 y 262) de los problemas. tuvo un costo social terrible.org/PS . en consecuencia. Las medidas iniciales del gobierno que ampliaron la capacidad adquisitiva y la participación popular le permitieron crecer a poco menos del 50% en las municipales de 1971 y con el desajuste económico declinó al 44% en las parlamentarias de marzo de 1973. deviene en feroz golpismo. Los que usurparon la institucionalidad. ni para soportar el hambre y la sobreexplotación. aquellos que no se salvan cuando fallan los genios de la ingeniería social. No se hizo caso del llamado a que la revolución chilena fuera con sabor a empanadas y vino tinto. a la salud y a la educación. en el derrumbe de la democracia y la instalación de la dictadura más feroz de la historia patria. sin capacidad de un entendimiento. un Allende acosado no podría resistir. lo desmerece al presentarlo como un hombre que quería &ldquo. Los asesinatos después del Golpe de Estado. La dictadura en Chile se eternizó casi dos décadas. se develará exactamente el tipo de conducta en que un auténtico líder político nunca debe caer. configuración social y partidaria que habían llevado a Salvador Allende al triunfo electoral. acerca del &ldquo. la camarilla en el poder y sus instigadores en la derecha civil.vanguardia&rdquo. sino que debido a que fue sobre mi generación la que recayó un costo humano terrible. el libro dedica párrafos bien logrados. pero tal vez. con su institucionalidad. mientras los iluminados. en la reinstalación de los derechos laborales. son responsabilidad de sus ejecutores. amenazado.

ni revolución. otra historia. cerrar la etapa del oscurantismo. ni progreso social. se siente un nuevo díscolo. es su privilegio y seguramente su orgullo. incesantemente. ayer se extremaba la opresión de los indígenas. una ruptura frontal. hoy se reconocen su derecho a la igualdad. Azuzar la bestia para que sus dentelladas liquiden los avances sociales es algo que no puedo compartir. pero no por la acción de un puñado de iluminados. revalorizar la acción política y reponer un Estado sólido y eficiente. ya que en la actual no se registra y no rescata nada. Ese ha sido el objetivo que ha materializado la Concertación en cuatro gobiernos a lo largo de 20 años. reinstalar la democracia para abrir nuevos horizontes a Chile en que los humildes no sean aplastados sino que respetados e integrados al progreso de la nación. que signifiquen más libertad y justicia social. Cómo será cada país dependerá de cada sociedad de acuerdo con su propio desarrollo. en que cada paso tiene importancia que solo la soberbia puede despreciar. o por autocomplacencia intelectual.más. en cada circunstancia. y es también su desolación y tragedia. ni nada. de los cuales los socialistas chilenos hemos sido actores protagónicos. Podemos caer en la paradoja que millones de personas valoren las luchas y las conquistas de la izquierda. irritado y ofuscado por su evolución. resulta apologético en su mirada de la globalización para luego renegar de ella. http://www. la dictadura endiosaba el mercado. son ignoradas para terminar comprobando que tales mayorías son quien hoy deciden sus gobernantes.nacional&rdquo. sino que motivo para bregar más tenazmente para robustecer las políticas públicas. cada día. oscila hacia un lado y otro. se embeleza por lo que hacen en otras latitudes. En ello se equivoca profundamente. en un proceso desigual. ayer se condenaba al sometimiento de la mujer. en sus memorias. interminablemente. un agente intelectual que condena su propia realidad nacional. es apabullante en su critica al empresariado y luego quisiera convertirlos a la justicia social.Partido Socialista de Chile Potenciado por Mambo Generado:12 November. debido a que el tiempo no se detiene como tampoco las circunstancias en que los pueblos avanzan. desde tal posición no se provoca ni ruptura. Carlos Altamirano reitera que admira a Europa. aquel que únicamente responde a si mismo.socialismo-chileno. Sin quererlo sus memorias constituyen la autoconfesión de su impotencia política. ahora nadie desconoce el rol fundamental de la protección social. Si ha costado avanzar ha sido precisamente por la regresión social que impuso la dictadura. y no por un compromiso social y ético vital para suprimir las injusticias de cada sociedad es una actitud que termina como Carlos Altamirano.antineoliberales&rdquo. con poder o sin poder.. debido a que ahora viven en democracia. Es el lujo que puede permitirse el que actúa solo. es abrir caminos a sus objetivos de libertad e igualdad promoviendo con voluntad un proyecto social compartido con las transformaciones efectivas que realicen esas grandes aspiraciones. la desesperanza. Ahora a muchos de ellos no les importa que se destruya lo logrado para que llegue el estallido definitivo. como valora el pueblo brasileño al Presidente Lula. quisiera un corte abrupto.. vulgariza y exorciza lo que se lleva a cabo en su propio país. ahora se reconocen sus derechos constitucionales. sino que por la voluntad social que se construye estando en el gobierno o en la oposición. sin temor al complejo de contaminarse. En su parte final Altamirano no puede ocultar que no sabe lo que quiere. Arrastrar al sacrificio a tantos no es la misión de la izquierda. con altibajos. ni hacia donde camina. reclama por considerar que las mayorías &ldquo. en que la tarea de la izquierda será una sucesión de etapas que abrirán cada vez nuevos desafíos. 2013. cada lucha entrega sus frutos tarde o temprano. en la amargura.org/PS . conseguir aquí y ahora las mejores condiciones para las mayorías nacionales que representamos. en el ostracismo. Jugar a la revolución por simple ejercicio teórico o ideológico. sembrando el descrédito y desafección hacia el valor de la política y de las instituciones democráticas. mientras en su encierro los cenáculos izquierdistas rumien el desconsuelo por que &ldquo.las masas no les siguen a objetivos superiores&rdquo. sin esperar un Mesías providencial. Hoy. que adueñándose del poder volvió el país a formas de opresión medievales. abre un abismo entre él y Chile. condena el nacionalismo pero quisiera reponer un discurso &ldquo. 09:35 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful