You are on page 1of 16

ADVIENTO

-4º, 5º y 6º de Educación Primaria-

Primera semana: ¡DESPIERTA! Lunes de la primera semana ! de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n Oración)- Jesús, ayer comenzamos el tiempo de Adviento. Un año más, Tú vienes a nosotros. Nos traes el perdón y la paz. Tu presencia nos ilumina cada día y nos ayuda a tener un corazón más sensible a las necesidades de los demás. az !ue estemos despiertos y !ue miremos a los demás con los o"os de un corazón compasivo como el tuyo. #ueremos caminar durante este Adviento a tu encuentro, con los o"os bien abiertos para reconocerte en los !ue nos rodean. #ueremos aco$erte cada día en nuestras vidas y ser portadores de tu paz. +an'# Ven, ,en (e-#r n# 'ardes) Ven, ,en .ue 'e esperam#s) Ven, ,en (e-#r n# 'ardes) Ven pr#n'#, (e-#r) %&odemos dar una '()(NA *+ A*,-+NT( a cada niño para !ue la pe$uen en su libreta de reli$ión y vayan coloreando cada semana una vela y escribiendo un compromiso. /ar'es de la primera semana 0 de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n Oración)- 1Puede ser re2ada p#r d#s ó m3s alumn#s4as5 67IE8O E(TA8 EN VELA, (E9O8 &reparado para !ue, cuando Tú llames, yo te abra *espierto para !ue, cuando Tú te acer!ues, te de"e entrar Ale$re para !ue, cuando Tú te presentes, veas mi ale$ría T(*(/0 67IE8O E(TA8 EN VELA, (E9O8 1 !ue, cuando nazcas, yo pueda velarte
1

&ara !ue, cuando ven$as, sal$a a recibirte 1 !ue, cuando llores, yo te pueda acunar T(*(/0 67IE8O E(TA8 EN VELA, (E9O8 &ara !ue, la violencia, de lu$ar a la paz &ara !ue los enemi$os se den la mano &ara !ue la oscuridad sea vencida por la luz &ara !ue el cielo se abra sobre la tierra T(*(/0 67IE8O E(TA8 EN VELA, (E9O8 &repara mi vida 0 !ue sea la tierra donde crezcas Traba"a mi corazón0 !ue sea la cuna donde nazcas -lumina mis caminos0 para !ue pueda ir por ellos y encontrarte *ame 2uerza0 para !ue pueda o2recer al mundo lo !ue tú me das T(*(/0 67IE8O E(TA8 EN VELA, (E9O8 +ntre otras cosas por!ue, tu Nacimiento, será la me"or noticia de la Noc3e 4uena !ue se 3ará madru$ada de amor inmenso en 4el5n. :VEN, (E9O8; +an'# Ven (al,ad#r) Ven sin 'ardar) Dan#s 'u <racia y 'u pa2) Ven (al,ad#r) Ven sin 'ardar) Dan#s 'u =uer2a y ,erdad) /i*rc#les de la primera semana 4 de n#,iem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n Oración)- Jesús, !uiero escuc3ar tu voz y se$uir tus enseñanzas. #uiero conocer tu vida, tus palabras, tus $estos de amor verdadero. #uiero prestar muc3a atención a lo !ue nos dices cada domin$o en la 6isa. #uiero aprender a vivir como cristiano y se$uir tus pasos. Abre mi corazón, mis oídos y mi inteli$encia, para !ue pueda recibir tu mensa"e y parecerme a Ti. #uiero escuc3ar tu voz para vivir cada día más cerca de *ios.
2

PAD8E N7E(T8O>

?ue,es de la primera semana 5 de diciem"re @Desper'ar del c#nsumism# al c#mpar'irA En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n +stamos recorriendo el camino del Adviento. 7os "ueves, el /eñor nos saldrá al paso con un cuento. +stemos atentos y descubramos !u5 nos dice 3oy, !u5 te !uiere decir a ti. • +7ENTO @ALI EN B7(+A DEL 8EC @ ace muc3os, muc3os años, un $ran señor llamado Ali reconoció en el cielo si$nos nunca vistos. Anunciaban la lle$ada del más $rande de los reyes !ue el mundo 3ubiera conocido. Asombrado por tanto poder, el rico señor decidió salir en su bús!ueda con la intención de ponerse al servicio de a!uel poderoso rey y así $anar un puesto de importancia en el 2uturo imperio. Alí Juntando todas sus ri!uezas, preparó una $ran caravana y se diri$ió 3acia el lu$ar !ue indicaban sus si$nos. &ero no contaba a!uel poderoso señor con !ue el camino era lar$o y duro. 6uc3os de sus sirvientes cayeron en2ermos, y 5l, señor bondadoso, se ocupó de ellos, $astando $randes ri!uezas en sabios y doctores. 'ruzaron tambi5n zonas tan secas, !ue sus 3abitantes morían de 3ambre, y les permitió unirse a su via"e, proporcionándoles vestido y alimento. +ncontró $rupos de esclavos tan 3orriblemente maltratados !ue decidió comprar su libertad, constándole $randes sumas de oro y "oyas. 7os esclavos, a$radecidos, tambi5n se unieron a Ali.
3

Tan lar$o 2ue el via"e, y tantos los !ue terminaron 2ormando a!uella caravana, !ue cuando por 2in lle$aron a su destino, apenas $uardaba ya al$unas "oyas. Ali descubrió el último de los si$nos, una $ran estrella brillante tras unas colinas, y se diri$ió allí car$ando sus últimas ri!uezas. 'amino 3acia el palacio del $ran rey se cruzó con muc3os caminantes pero, al contrario de lo !ue esperaba, pocos eran $ente noble y poderosa8 la mayoría eran pastores, 3ortelanos y $ente 3umilde. ,iendo sus pies descalzos, y pensando !ue de poco servirían sus escasas ri!uezas a un rey tan poderoso, terminó por repartir entre a!uellas $entes las últimas "oyas !ue 3abía $uardado. *e2initivamente, sus planes se 3abían torcido del todo. 1a no podría si!uiera pedir un puesto en el nuevo reino. 1 pensó en dar media vuelta, pero 3abía pasado por tantas di2icultades para lle$ar 3asta allí, !ue no !uiso marc3arse sin conocer al nuevo rey del mundo. Así, continuó andando, sólo para comprobar !ue tras una curva el camino terminaba. No 3abía rastro de palacios, soldados o caballos. Tan sólo podía verse, a un lado del camino, un pe!ueño establo donde una 3umilde 2amilia trataba de prote$erse del 2río. Ali, desanimado por 3aberse perdido de nuevo, se acercó al establo con la intención de pre$untar a a!uellas $entes si conocían la ruta 3acia el palacio del nuevo rey. 9 Trai$o un mensa"e para 5l9 e:plicó mostrando un per$amino 9. 6e $ustaría ponerme a su servicio y tener un puesto importante en su reino. Todos sonrieron al oír a!uello, especialmente un beb5 reci5n nacido !ue reposaba en un pesebre. 7a mu"er di"o, e:tendiendo la mano y tomando el mensa"e0 9 *eme el mensa"e, yo lo conozco y se lo dar5 en persona.

4

1 acto se$uido se lo dio al niño, !ue entre las risas de todos lo aplastó con sus manitas y se lo llevó a la boca, de"ándolo inservible. Ali no sonrió ante a!uella broma. *estrozado al ver !ue apenas tenía ya nada de cuanto un día lle$ó a poseer, cayó al suelo, llorando. 6ientras lloraba, la mano del beb5 tocó su pelo. +l 3ombre levantó la cabeza y miró al niño. +staba tran!uilo y sonriente, y era en verdad un beb5 tan precioso y ale$re, !ue pronto olvidó sus penas y comenzó a "u$uetear con 5l. Allí permaneció casi toda la noc3e el noble señor, acompañando a a!uella 3umilde 2amilia, contándoles las aventuras y peripecias de su via"e, y compartiendo con ellos lo poco !ue le !uedaba. 'uando ya amanecía, se dispuso a marc3ar, saludando a todos y besando al niño. +ste, sonriente como toda la noc3e, a$arró el babeado per$amino y se lo pe$ó en la cara, 3aciendo reír a los presentes. Ali tomó el per$amino y lo $uardó como recuerdo de a!uella a$radable 2amilia. Al día si$uiente inició el via"e de vuelta a su tierra. 1 no 2ue 3asta varios días despu5s cuando, recordando la noc3e en el establo, encontró el per$amino entre sus ropas y volvió a abrirlo. 7as babas del beb5 no 3abían de"ado rastro del mensa"e ori$inal. &ero "usto en a!uel momento, mientras miraba el vacío papiro, 2inísimas $otas de a$ua y de oro llenaron el aire y se 2ueron posando lentamente en 5l. 1 con lá$rimas de 2elicidad rodando por las me"illas, Ali pudo leer0 Recibí tu mensaje. Gracias por tu visita y por los regalos que trajiste de tus tierras para todos los amigos míos que fuiste encontrando por el camino. Te aseguro que ya tienes un Gran Puesto en mi Reino. ;do.0 Jesús, )ey de )eyes • B8EVE (ILEN+IO
5

+scriben en una estrella cada uno su nombre, por!ue cada uno de nosotros !ueremos estar atentos para compartir lo !ue tenemos. %/e puede pe$ar en un lateral de la ca"a. • TE8/INA/O( +ON LA +AN+IDN <'anciones para celebrar la 2e=. #ue te puedo dar %'*

Segunda semana: ¡ALÉGRATE! /ar'es de la se<unda semana EF de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n /A8GA, EN(H9ANO( Inmaculada5 18ec#rdam#s a la Vir<en

>. 6aría, llena de $racia, nos diri$imos a ti para alabarte, para alabar a *ios !ue 3a 3ec3o en ti maravillas. T#d#s /ar&a, ens*-an#s a amar) ?. 6aría, pobre y 3umilde, ens5ñanos a ser sencillos como tú, a estar cerca de los pobres, ellos !ue son tus 3i"os más !ueridos.
6

T#d#s /ar&a, ens*-an#s a ser Iumildes) >. 6aría, 2iel y obediente, escuc3aste la palabra y la $uardaste, di"iste a *ios <sí= incondicionalmente, supiste ponerte en sus manos, ayúdanos a crecer y a con2iar. T#d#s /ar&a, ens*-an#s a c#n=iar) ?. 6aría, e"emplo de caridad, te pusiste al servicio de todos, vives para los demás, ens5ñanos a servir, ens5ñanos a amar. T#d#s /ar&a, ens*-an#s a ser,ir) >. 6aría, madre de misericordia, cambia nuestro corazón, !ue nuestro corazón se parezca al tuyo. T#d#s /ar&a, ens*-an#s a 'ener un c#ra2ón <rande) ?. 6aría, mu"er de silencio y escuc3a, ens5ñanos a orar, a meditar, a $uardar la &alabra en nuestro interior. T#d#s /ar&a, ens*-an#s a #rar) Oram#s %un'#s 6aría, mu"er de esperanza, ,ir$en del Adviento, !ue adelantaste con tu respuesta la lle$ada del 6esías, !ue sepamos tener nuestro corazón preparado como tú y nuestras lámparas encendidas esperando la venida de tu i"o Jesús !ue ya se acerca. A m5n /i*rc#les de la se<unda semana EE de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n Oración)- #uerido Jesús0 +l domin$o pasado comenzamos la se$unda semana de Adviento y !ueremos disponernos como
7

Juan 4autista, para reconocer !ue Tú nos enseñas a tener una mirada distinta y nos traes la ale$ría. @racias por todos los dones !ue me re$alas. @racias por mi 2amilia, por mis ami$os, por las posibilidades !ue me o2reces, por conocerte y amarte. Te !uiero pedir !ue me ayudes a ser $eneroso y a compartir todo lo !ue ten$o y soy con los demás. #ue no me $uarde nada de lo bueno !ue 3ay en mí. #uiero multiplicar lo !ue recibí de tus manos y o2recer lo me"or de mi persona a todos los !ue me rodean. Ayúdame a dar muc3os 2rutos. Jesús, !uiero parecerme cada día un poco más a Ti. +an'# Di#s precisa de 'i 1Nº J) +D A<enda5

?ue,es de la se<unda semana E! de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n @Desper'ar del e<#&sm# a la s#lidaridadA +stamos recorriendo el camino del Adviento. 1a estamos en la se$unda semana. +scuc3emos el cuento de este "ueves por!ue el /eñor sale a tu encuentro. *escubre !u5 te dice 3oy y !ue le dices tú. • CUENTO: EL PAN MÁS PE UE!O

8

+n tiempo de la carestía, un 3ombre rico 3izo ir a su casa a los veinte niños más pobres del pueblo y les di"o0 9 +n esta cesta 3ay un pan para cada uno de vosotros. Tomadlo y volv5is a venir cada día a esta 3ora, 3asta !ue *ios nos d5 un tiempo me"or. 7os niños y niñas se ec3aron encima de la cesta, se pelearon por el pan, por!ue cada cual !uería tener el pan más bonito y más $ordo, y despu5s marc3aron, sin ni si!uiera dar las $racias. /ólo ;rancesca, una niña vestida pobremente y muy limpia, !uedó una poco apartada del alboroto, tomó el pan más pe!ueño, !ue era el último !ue !uedaba en la cesta, y, a$radecida, besó la mano del 3ombre y se 2ue modestamente y callada 3acia su casa. +l día si$uiente, los c3icos 2ueron tan poco educados como el día anterior, y a la pobre ;rancesca le tocó esta vez un panecillo tan pe!ueño !ue no era ni la mitad de los otros panes. &ero cuando lle$ó a casa y su madre cortó el pan, entonces cayeron un montón de monedas nuevas de plata. 7a madre, asustada, di"o0 9 'orre, deprisa, ve a volver este dinero8 bien se$uro !ue 3an caído a la pasta por un descuido. ;rancesca los llevo acto se$uido, pero a!uel buen 3ombre le di"o0 9 No, no 3a sido nin$ún descuido. +ste dinero, lo 3e 3ec3o amasar con el pan más pe!ueño, para premiarte a ti, buena niña. /e siempre tan sobria, pací2ica y condescendiente. A!uel !ui5n esco$e con2ormarse con el pan más pe!ueño !ue pelearse por el $ordo, recibe una bendición mayor !ue si 3ubiera dineros amasados dentro el pan. /er servicial, pací2ico y a$radecido, reporta más !ue, pelearse y reñir. • B8EVE (ILEN+IO Nos paramos a pensar de !ue ten$o yo !ue desprenderme para no pensar solo en mi mismo, en lo !ue yo !uiero, lo !ue
9

yo necesitoA%de la pereza, de las peleas, para poder acercarme al !ue me necesita, lo escriben en un panecillo !ue se lo van pasando por orden %/e puede pe$ar en un lateral de la ca"a. • TE8/INA/O( Kl#ria al Padre, al $i%# y al Esp&ri'u (an'#, c#m# era en el principi# aI#ra y siempre p#r l#s si<l#s de l#s si<l#s Am*n) Viernes de la se<unda semana E0 de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n Oración)- Tú estás con nosotros, Jesús. Te encontramos en el ami$o, en el 3ermano, en la $ente !ue nos !uiere y !ue nos cuida. +n nuestros padres, en los pro2esores, en los cate!uistas, en todos los !ue 3acen el bien. Te encontramos cada mañana al levantarnos y ver la luz del día, y cuando cerramos los o"os al dormir. Tú estás con nosotros, por!ue estás presente en el mundo, ayudando para !ue cada día 3aya más ale$ría, más "usticia y más esperanza. Ayúdanos a descubrir tu presencia, /eñor, y !ue colaboremos para !ue muc3os más puedan descubrirte, conocerte, amarte y ser 2elices. B#ue así sea, /eñorC DIO( TE (ALVE /A8IA>

Ter"era semana: ¡#ES$S %IENE! En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n Lunes de la 'ercera semana E6 de diciem"re
10

Oración)- /eñor, ayer comenzamos la tercera semana de Adviento. #ueremos recordar en esta oración a todas las personas !ue se encuentran sin traba"o, especialmente a nuestros 2amiliares y a los papás y mamás de nuestros compañeros !ue se 3an !uedado sin traba"o. 7o me"or sería !ue 3ubiera traba"o para todos, para !ue todos pudieran vivir me"or. Te pedimos por las 2amilias !ue están sin traba"o y no tienen para vivir, para comer o para vestirse. +ns5ñanos a ser $enerosos, a compartir lo !ue tenemos, y abre el corazón de los $obernantes y empresarios para !ue bus!uen soluciones al paro. *ales sabiduría, para !ue sepan cómo me"orar las cosas. &adre de todos, con2iamos en ti. +an'# (ur<ir3 un mund# nue,# 1Nº 6) +D A<enda5 /ar'es de la 'ercera semana EJ de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n Oración)- Padre Di#s, en 'i c#n=&# TODO( Padre Di#s, en 'i c#n=&#) +stoy se$uro de !ue me prote$es. +stoy se$uro de !ue me de2iendes. Nunca te olvidas de !ue soy pe!ueño. Nunca me de"as solo. TODO( Padre Di#s, en 'i c#n=&#) +scuc3a mi oración. Atiende mi ple$aria. Ayúdame, &adre *ios. TODO( Padre Di#s, en 'i c#n=&#) Tú me libras del miedo.
11

6e libras de los malos. 1 estás siempre conmi$o. TODO( Padre Di#s, en 'i c#n=&#) 1a no me asusta nada. 6e llevas de la mano. Te necesito cerca de mí. TODO( Padre Di#s, en 'i c#n=&#) &adre *ios, en ti con2ío. 6e escuc3as cuando te 3ablo. 6e !uieres y te !uiero, &adre *ios. Oram#s %un'#s &adre 4ueno, ya se va acercando la Navidad. Todos estamos muy contentos por!ue ya se acerca el día del nacimiento de Jesús. *urante este tiempo de Adviento nos estamos preparando para poder aco$erle en lo más pro2undo de nuestro corazón, para poder celebrar a3ora como tú !uieres la Navidad. Te pedimos !ue estos días !ue 2altan de esperar tu venida, de celebración y de encuentros 2amiliares, no nos olvidemos de lo más importante !ue es !ue nace Jesús, !ue nace la ,-*A. Am5n /i*rc#les de la 'ercera semana EL de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n Oración)- Tú estás con nosotros, Jesús. Te encontramos en el ami$o, en el 3ermano, en la $ente !ue nos !uiere y !ue nos cuida. +n nuestros padres, en los pro2esores, en los cate!uistas, en todos los !ue 3acen el bien. Te encontramos cada mañana al levantarnos y ver la luz del día, y cuando cerramos los o"os al dormir. Tú estás con nosotros, por!ue estás presente en el mundo,
12

ayudando para !ue cada día 3aya más ale$ría, más "usticia y más esperanza. Ayúdanos a descubrir tu presencia, /eñor, y !ue colaboremos para !ue muc3os más puedan descubrirte, conocerte, amarte y ser 2elices. +an'# Di#s es'3 a.u& 1Nº 0) +D A<enda5 ?ue,es de la 'ercera semana EM de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n @Desper'ar del d#mini# al ser,ici#A +stamos recorriendo el camino del Adviento. 1a estamos en la tercera semana. +scuc3a el cuento de este "ueves por!ue el /eñor sale a tu encuentro. D#u5 te dice 3oy y !ue le dices túE • CUENTO: &LA PE UE!A %ELA' +rase una vez una pe!ueña vela !ue vivió 2eliz su in2ancia, 3asta !ue cierto día le entró curiosidad en saber para !u5 servía ese 3ilito ne$ro y 2inito !ue sobresalía de su cabeza. Una vela vie"a le di"o !ue ese era su FcaboF y !ue servía para ser FencendidaF. /er FencendidaF D!u5 si$ni2icaría esoE. 7a vela vie"a tambi5n le di"o !ue era me"or !ue nunca lo supiese, por!ue era al$o muy doloroso. Nuestra pe!ueña vela, aun!ue no entendía de !u5 se trataba, y aún cuando le 3abían advertido !ue era al$o doloroso, comenzó a soñar con ser encendida. &ronto, este sueño se convirtió en una obsesión. asta !ue por 2in un día, Fla 7uz verdadera !ue ilumina a todo 3ombreF, lle$ó con su presencia conta$iosa y la iluminó, la encendió. 1 nuestra vela se sintió 2eliz por 3aber recibido la luz !ue da se$uridad a los corazones. 6uy pronto se dio cuenta de !ue 3aber recibido la luz constituía no solo una ale$ría, sino tambi5n una 2uerte
13

e:i$enciaA /í. Tomó conciencia de !ue para !ue la luz perdurara en ella, tenía !ue alimentarla desde el interior, a trav5s de un diario derretirse. +ntonces su ale$ría cobró una dimensión más pro2unda, pues entendió !ue su misión era consumirse al servicio de la luz y aceptó con 2uerte conciencia su nueva vocación. A veces pensaba !ue 3ubiera sido más cómodo no 3aber recibido la luz, pues su vida 3ubiera sido un Festar a3íF, tran!uilamente. asta tuvo la tentación de no alimentar más la llama, de de"ar morir la luz para no sentirse tan molesta. Tambi5n se dio cuenta de !ue en el mundo e:isten muc3as corrientes de aire !ue buscan apa$ar la luz. 1 a la e:i$encia !ue 3abía aceptado de alimentar la luz desde el interior, se unió la llamada 2uerte a de2ender la luz de ciertas corrientes de aire !ue circulan por el mundo. 6ás aún0 su luz le permitió mirar más 2ácilmente a su alrededor y alcanzó a darse cuenta de !ue e:istían muc3as velas apa$adas. Unas por!ue nunca 3abían tenido la oportunidad de recibir la luz. (tras, por miedo a derretirse. 7as demás, por!ue no pudieron de2enderse de al$unas corrientes de aire. 1 se pre$untó muy preocupada0 D&odr5 yo encender otras velasE 1, pensando, descubrió tambi5n su vocación de apóstol de la luz. +ntonces se dedicó a encender velas, de todas las características, tamaños y edades, para !ue 3ubiera muc3a luz en el mundo. 'ada día crecía su ale$ría y su esperanza, por!ue en su diario consumirse, encontraba velas por todas partes. ,elas vie"as, velas 3ombres, velas mu"eres, velas "óvenesA y todas con luz • B8EVE (ILEN+IO +ncendemos una vela, y 3oy la tendremos encendida en la clase para !ue nos recuerde !ue tenemos !ue ser serviciales, !ue tenemos !ue ser luz. • TE8/INA/O( +ON LA O8A+IDN DEL PAD8EN7E(T8O

14

Viernes de la 'ercera semana !F de diciem"re En el n#m"re del Padre, del $i%# y del Esp&ri'u (an'#) Am*n @Desper'ar de la 'ris'e2a a la ilusiónA /e$uimos recorriendo el camino del Adviento. oy terminamos la tercera semana y tambi5n nos toca cuento. +scuc3emos con atención, por!ueA el /eñor sale a tu encuentro. *escubre !u5 te dice 3oy y !ue le dices tú. • CUENTO: &EL CANTO DEL GRILLO' ace muc3ísimo tiempo, a un "oven aprendiz le encar$an la misión de llevar un po!uito de 2elicidad a la vida de las personas, misión !ue acepta con $usto pues tiene la inclinación necesaria para cumplirla, pues desde el momento de su nacimiento, en todo veía un motivo para ser 2eliz. 1 así emprende su camino. &or todo lu$ar donde pasaba llevaba 2elicidad y 3acia !ue las personas pudieran ser 2elices, les mostraba !ue en todo lo !ue e:istía en el universo 3abía una razón para ser 2elices. Un día, lle$ó a un pueblo en el cual e:istía muc3a tristeza, todos !uienes caminaban lo 3acían con tristeza, sin ilusión. +n el momento !ue lle$ó a este pueblo, de 2orma e:traña empezó a sentirse triste, nunca 3abía e:perimentado seme"ante tristeza. 1 así es como comenzó a tambalear en su misión pues se conta$ió de tristeza. 'ierto día, en la madru$ada, escuc3ó un $rillo cantar y se pre$untó0 cómo así, un $rillo podía cantar dentro de toda la tristeza !ue e:istía en el mundo8 de pronto escuc3o una voz !ue decía0
15

<Ay los $rillosA su cric, cric nos ale$ra el alma.= +ra su voz interior !ue tambi5n le di"o0 <Acaso no te das cuenta !ue la 2elicidad no radica en el e:terior, sino en el interior de todo serE +sa misma voz interior le e:plicó !ue era así como el $rillo podía cantar, pues su 2unción era cantar y su ener$ía vital no se detendría, el $rillo no $anaba nada al 3acerlo, sólo lo 3acía, pues nació para ser el pá"aro de la noc3e, a!uellos !ue ale$ran a todos !uienes caminan en la noc3e obscura con su canto. +ntonces el "oven pere$rino pudo entender, !ue su 2elicidad no radicaba en el e:terior y !ue podía encontrarla dentro de 5l. #ue aun tenía muc3o !ue aprender y !ue su misión era demostrarle al mundo lo !ue el universo le 3abía enseñado. 1 así, al amanecer, salió caminando por las calles del pueblo, y como el $rillo le enseñó, les mostraba !ue todos tenemos esa parte de 2elicidad dentro. /ólo 3ay !ue de"ar !ue se mani2ieste. Aprendió así una $ran lección0 #ue la 2elicidad radica en todos nosotros. 1 !ue no importa lo !ue suceda en el e:terior, uno puede mantener la misión de ser siempre 2eliz. • B8EVE (ILEN+IO 'ompartimos lo !ue nos 3ace 2elices. &odemos empezar la 2rase diciendo0 1o soy 2eliz cuandoA %(bedezco a mamá, "ue$o con todos, perdonoA.. *espu5s de cada intervención decimos todos0 K8A+IA( (E9O8 PO867E NO( 67IE8E( NELI+E( • TE8/INA/O( +ON LA O8A+IDN DEL AVE /A8IA

16