You are on page 1of 33

Paralaje N°4 /Dossier

Valerio Rocco Lozano

TIEMPO DE LA METAFÍSICA, TIEMPO DE LA CIE U A EXPLICACIÓ DEL FLUIR TEMPORAL

CIA:

Valerio Rocco Lozano∗

Resumen El fenómeno más evidente en relación a la naturaleza metafísica del tiempo, sobre todo en comparación con el espacio, consiste en su direccionalidad y asimetría. El artículo revisa las explicaciones más recientes que se han ofrecido, desde un enfoque metafísico en estrecho diálogo con la física teórica actual, para dar razón de esta flecha del tiempo. En particular, se defiende que el concepto de caos dinámico tiene un gran poder explicativo, pues unifica teorías sobre el tiempo aparentemente inconciliables, y a la vez es coherente con nuestra percepción macroscópica de la realidad. Descriptores: flecha del tiempo, caos dinámico, causalidad, entropía, mecánica cuántica.

Recibido el 4 de enero de 2010/ Aceptado el 1 de marzo de 2010

Máster en Filosofía de la Historia e Investigador del Departamento de Filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid. E-mail: valerio.rocco@uam.es

42

Paralaje N°4 /Dossier 1. Isotropía espacial y asimetría temporal

Valerio Rocco Lozano

A la hora de preguntarse, apelando al sentido común, por las cualidades que definen al espacio y el tiempo, inmediatamente viene a la mente una distinción básica, que por cierto tiene repercusiones prácticas muy notables a la hora de conducir nuestra vida: el tiempo está orientado de un modo como no lo está el espacio. Éste último no presenta ninguna clara direccionalidad; el norte geográfico es una pura convención, el norte magnético algo contingente, debido a la velocidad de rotación de nuestro planeta. Las tres dimensiones pueden ser aplicadas de manera relativa a la posición del espectador, e incluso el número de dimensiones espaciales de nuestro universo parece algo totalmente contingente, como muestra el brillante cuento de ciencia ficción Planilandia1. En cambio, independientemente de la cultura y momento histórico en los que nos encontremos, el tiempo será caracterizado necesariamente como un fluir, una corriente unidireccional que discurre independientemente de la voluntad de los seres humanos: desde el famoso fragmento de Heráclito que compara el mundo al río, hasta las melancólicas palabras de un Horacio y de un Lorenzo de Medici, empeñados en aprovechar un tiempo que se escapa, hasta la hybris de Fausto de detener el instante más bello de su vida, hay un presupuesto común a todas estas famosas y archicitadas concepciones: la dirección del tiempo está necesariamente fijada de antemano, no es reversible y fluye en la dirección que va del pasado al futuro. Existen unas disimetrías notables entre estos dos momentos del tiempo, que van más allá de una mera cuestión de “topología” temporal, esto es, que uno va antes y otro después del instante presente: el pasado se nos aparece como inexorable, fijo, hundiéndose en la noche de los tiempos, en las profundidades en las que no llegan la memoria o la narración histórica; en cambio, el futuro se nos muestra como abierto, incierto, marcado por la posibilidad, pero al mismo tiempo desconocido y difícilmente previsible; esta asimetría nos hace incluso difícil saber si el tiempo es o no real: “que no es totalmente, o que es de manera oscura y difícil de captar, lo podemos sospechar de cuanto sigue. Pues una parte de él ha acontecido y ya no es, otra está por venir y no es todavía”2. Del pasado cabe hacer historia, exégesis y rememoración; al futuro accedemos con la adivinación y la predicción. Los dos tienen influencia sobre nuestra conducta: el pasado condiciona lo que somos y lo que hacemos, y a menudo nos ata con el peso de la tradición; el futuro funciona como causa final de nuestra actividad, dado que sabemos que toda nuestra actividad repercutirá en el futuro o, más precisamente, hará futuro. El hecho de que podamos, en la corriente interna de contenidos de la memoria, invertir la dirección de la intencionalidad e ir del presente al pasado, no hace sino resaltar que el tiempo externo, al contrario del interno, no es reversible, y presenta una direccionalidad absoluta que permite servir de marco de referencia para efectuar, narrar y relatar movimientos en la corriente interior de la conciencia; sólo podemos entender que, encima
1 2

Cfr. ABBOTT, E. A., Planilandia, Olañeta, Palma de Mallorca, 2000. ARISTÓTELES, Física, 218a, 1-2.

43

Paralaje N°4 /Dossier

Valerio Rocco Lozano

de un barco, Juan se mueve hacia delante y Pepe hacia atrás, porque el barco se mueve constantemente en la dirección popa-proa, y no la inversa. La posibilidad de comprender referencias por parte de los otros a movimientos temporales internos a la conciencia implica la existencia de un marco absoluto, indubitable y común para todos: el tiempo externo fluyendo a un segundo por segundo en la dirección pasado-futuro. Esta somera descripción, que proviene de la experiencia cotidiana del fluir del tiempo, debe ser ahora empero sometida al análisis filosófico; la direccionalidad, la flecha del tiempo físico parece estar orientada necesariamente en un sentido, y esto es común tanto a las teorías del tiempo tipo A como a las de tipo B: “A-series expressions include such words as ‘today’, ‘tomorrow’, and ‘five weeks ago’, while B-series expressions include such words and phrases as ‘simultaneously’, ‘two years earlier than’, ‘ten minutes later than’”3. ¿En qué consiste esta diferencia entre serie A y B del tiempo? Muy sintéticamente, se puede decir que la serie A es la que nace de la visión de un sujeto concreto, que ve ante sí un futuro incierto y detrás de sí un pasado cerrado, conocido. Se trataría del tiempo psicológico, del tiempo humano centrado en un presente que rompe el fluir temporal en dos partes, el pasado y el futuro, con características bien diferentes. En cambio, la serie B sería propia de las ciencias empíricas, que no se sitúan en ningún momento temporal privilegiado, sino que contemplan el tiempo con la objetividad y la distancia propias de una absoluta impersonalidad. En esta última serie temporal la flecha del tiempo sería expresable apelando al carácter asimétrico de la relación “anterior a”, mientras que la teoría A haría referencia a una disimetría metafísicamente más sustantiva: sólo el pasado existe, el futuro aún no es, y el paso del tiempo sería el proceso del hacer mundo, o del engrosarse de la realidad. Por lo tanto, no hay discrepancia entre estas dos maneras de interpretar el continuum temporal a la hora de asignar una unidireccionalidad irreversible al tiempo; pero entonces cabe preguntarse: ¿a qué se debe este hecho tan básico e incontrovertido? ¿Cuál es la causa de la orientación constitutiva del tiempo? ¿Por qué esta causa no se aplica al espacio, que se nos muestra como sustancialmente homogéneo e isotrópico? El propósito de este artículo es el de intentar encontrar una explicación a la flecha del tiempo, recurriendo a las herramientas de la metafísica analítica contemporánea y de la física teórica actual. Sin embargo, antes de iniciar la investigación, es preciso hacer dos caveat preliminares, para afinar metodológicamente el curso de nuestras pesquisas posteriores: a) ¿cómo debe entenderse esa “explicación” de la dirección del tiempo? b) ¿Es realmente cierto que existe una diferencia fundamental entre espacio y tiempo respecto de la orientación, es decir, es cierta la intuición que prima facie nos sugiere que el espacio no tiene una dirección intrínseca? Parece conveniente contestar, en primer lugar, a la última pregunta, pues es posible que, en contra de lo que sugiere nuestro sano sentido común, la direccionalidad intrínseca
3

LOWE, J., A survey of Metaphysics, Oxford Clarendon, 2002, p. 308.

44

past and future”.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano no sea una prerrogativa exclusiva del tiempo. nada puede hacer cambiar las intuiciones del ser humano de que la derecha y la izquierda no son intercambiables. p. este argumento que Sklar presenta. sino que se extienda también al espacio. Sin embargo. Sklar analiza por tanto “three different asymmetries in the world: that between the upward and the downward direction of space. estas leyes no están intrínsecamente relacionadas con la derecha y con la izquierda. necesaria. Sin embargo. sostiene que aunque el universo sea intrínsecamente no-orientable. “as long as our understanding of the origin and character of handedness remains clouded. its implications for the nature and ontological status of space will also remain somewhat obscure”. 5 También Lowe. En un célebre artículo. por lo demás sin mucha convicción. comparable al hecho de que en todas las culturas se haya tomado el eje norte-sur como instrumento de orientación. es totalmente contingente. Oxford University Press. that between left. innato en nosotros. en la mayor parte de los hombres. left and right. Sklar piensa que la orientación de un sistema geométrico en términos se derecha e izquierda es la única posible asimetría intrínseca. que analiza tres posibles candidatos a presentar una asimetría intrínseca. que parece intrínsecamente orientada. Lepoidevin. sino que remiten a situaciones perfectamente reversibles: por ejemplo. 100. ligada a conceptos de “derecha” e “izquierda” definibles intersubjetivamente por ostensión. es enteramente epistemológico. como la conocida propiedad de los torbellinos de agua de girar siempre en el mismo sentido. Macbeath. la circunstancia de que. este hecho parece puramente contingente. es indiferente para el metafísico.. L. no tiene ningún fundamento in re5. Esta tesis ha sido sostenida por Lawrence Sklar. Si estas tres asimetrías se revelasen efectivamente tales. cit. el hemisferio dominante sea el izquierdo. y no meramente contingente. 1993. (Eds. op. se pregunta “Is handedness a property?”.. habría que modificar notablemente nuestra concepción del espacio y reformular la pregunta-guía de nuestra investigación de esta manera: ¿cuál es la explicación de las asimetrías en el espacio-tiempo. o más sencillamente si estuviéramos en el otro hemisferio.. Sin embargo.) The philosophy of time. dado que en SKLAR. parece que efectivamente hay en el mundo hechos que revelan una diferenciación en este sentido: la mayor parte de las personas son diestras. 4 45 . ampliamente comentado en la literatura sobre el tema. volviendo al caso de la dirección del torbellino en nuestro lavabo. and that between the past and future direction of time”4. y por qué se nos revelan de forma manifiesta en el tiempo y no en el espacio? a) Respecto a la presunta asimetría derecha-izquierda. Más prometedoras parecen las “no-mirror symmetrical laws”. sería el opuesto si la tierra girara al revés (lo que es del todo físicamente posible). 285. y la desproporción es muy significativa (al margen de que después este porcentaje se vea aumentado por motivos pedagógicos y culturales). y sin alcance metafísico de ningún tipo. De hecho.and right-oriented systems. y al final del capítulo concluye que aunque haya ciertas partículas subatómicas que parece que tienen comportamientos orientados respecto a la relación derecha-izquierda. “Up and down. J. Que los conceptos (o los protoconceptos) de “derecha” e “izquierda” sean algo primario. p.

passim. El oído contiene unos líquidos que nos orientan en todo momento y detectan asimetrías de gradiente entre nuestras dos mitades del cuerpo. b) La dirección arriba-abajo ligada a la orientación gravitacional terrestre parece una mejor candidata a representar una asimetría especial. Naturalmente estas comparaciones ad hoc tienen visos de ser 6 7 Cfr. the latter toward the future)”7. Si fuera verdad. ligada al modo específicamente humano de experimentar y conceptualizar el mundo. y fuera un mero epifenómeno6. Se podría replicar que esta definición sólo vale para nuestro planeta. Por ello. tampoco para un Dios omnitemporal o atemporal habría un “ahora” o un “ayer”. al epistemólogo y al psicólogo.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano principio cualquier área del cerebro puede encontrarse indiferentemente en áreas especulares de ambos hemisferios. 103. L. citado por Sklar: “just as at a particular place on the earth’s surface we call ‘down’ the direction toward the centre of the earth. 2000. y que además implicaría un concepto distinto en cada punto de la superficie terrestre. entonces no sería implausible que la direccionalidad del tiempo no tuviera ningún fundamento real. Tense and Causation. 46 . Ante esta objeción se podría replicar que la distinción pasado-futuro también podría ser meramente epistemológica. lo que implicaría que sin sujetos racionales dejaría de haber tiempo. dado que ello condicionaría necesariamente nuestra respuesta a la pregunta principal de este artículo. como argumentan los idealistas. op. así lo entendió el gran físico Boltzmann. M. finita o infinita) por otro. saber que tenemos un brazo levantado aunque no lo veamos ni toquemos con otras partes de nuestro cuerpo). Parece que los desniveles de gradiente gravitacional no solo coinciden con nuestra percepción de la dicotomía arriba-abajo. cit. sino que la explican. efectivamente. se podría rebatir comparando a los astronautas que flotan en ausencia de gravedad con algún Ser que esté fuera del tiempo: si para el miembro de la tripulación del Apolo XII no hay “abajo” en un momento dado.. sin que haya incoherencia alguna. dado que estamos equipados con sistemas de detección de “abajo” incluso en casos de privación sensorial visual. De hecho. Esta percepción no se debe a la comparación con otros objetos del mismo sistema de referencia. TOOLEY. que el tiempo es una forma pura a priori del bagaje perceptivo humano. so will a living being in a particular time interval of such a single world distinguish the direction of time toward the less probable state form the opposite direction (the former toward the past. En cuanto a la primera parte de la objeción. ramificada. Time.. SKLAR. lineal. Oxford Clarendon. la percepción de nuestro propio cuerpo independientemente del sentido del tacto (por ejemplo. Si así fuera. p. ésta es una posibilidad. el metafísico debería dejar el campo libre al filósofo de la mente. y el cerebelo es el responsable de la propiocepción. pero a esto último se puede contestar diciendo que también el “antes” de César era el “después” de Ciro el Grande. La explicación de la orientación del tiempo está fuertemente emparentada con una decisión sobre la naturaleza (serie A o B) y realidad (idealismo o realismo) del tiempo por un lado y sobre su estructura (circular. es una elección deliberada que no nos comprometamos con ninguna teoría en estos aspectos.

esta argumentación no es del todo correcta: de hecho.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano falaces. Dejando a un lado estas objeciones. what is referred to by as downward by a speaker at another place is the direction of the gravitational gradient at that place. 1997. está más emparentado con el tiempo que con el espacio: “el tiempo es el número del movimiento según el antes y el después”10. probablemente antes de la estipulación de la reducción explicativa recíproca de estos dos conceptos. ARISTÓTELES. L. tanto más si consideramos que la noción de una Divinidad fuera del tiempo conduce a graves problemas religiosos. Sin embargo. Como se puede ver en estas cláusulas. etc. debe regirse por tres condiciones: 1. para Sklar el predicado “abajo” y la relación “más abajo que” son significados respectivamente por “la dirección del gradiente gravitacional” y “aumento de tal gradiente respecto a”. and there is no reason whatever for thinking a priori that the referents of the two utterances of “down” will be the same”9. la teoría de los “lugares naturales” a los que tienden los distintos elementos explicaría el movimiento de los cuerpos. 99-101. cit. Física. Y vale la pena recordar que para Aristóteles el movimiento. entendido como cambio. 2-3. E. a lo más evidente y familiar para nosotros. etc. 219b.. como “calor medio”. 47 . se entendía la temperatura de otra manera. ROMERALES. teológicos y metafísicos8. como un indéxico que sea aplicable independientemente de las circunstancias del que profiere la expresión. ni estamos familiarizados en nuestra vida cotidiana con la estructura molecular H2O. 9 SKLAR. Esta reducción de un nivel teórico a otro más complejo y profundo tiene esta consecuencia indeseable: que una persona que viviera antes del descubrimiento de los campos gravitacionales no entendería el significado de “abajo”. No me parece que este caso sea comparable a la pareja “temperatura” y “energía cinética media de las partículas”. Concepciones de lo divino. what is referred to as the downward direction by a speaker at one place is the direction of the gravitational gradient at that place. Sklar insiste mucho en que “abajo” debe ser entendido como un “token-reflexive”.. 107. p. Pero se podría aducir que antes de la teoría gravitacional estaba la teoría aristotélica de los elementos. que en el fondo también explicaba la distinción arriba-abajo. Este uso del concepto. pero a pesar de 8 Cfr. de hecho. sino que se trata de una reducción interteórica. Madrid. lo fundamental es que para Sklar la reducción de una asimetría a otra no debe entenderse en el sentido de reducción a lo epistémicamente primero. pp. mientras la producción de calor se atribuía a otros principios explicativos. UAM. pero no las posiciones absolutas de los objetos. 3. otros fluidos inasibles o bien efluvios divinos. 10 Cfr. Sin embargo. la postura más aceptable desde un punto de vista teológico parece ser la de la sempiternidad de Dios. “más elegante” respecto a la multiplicación de “abajo en Madrid”... no tenemos evidencia directa de campos gravitacionales. op. como por ejemplo el “calórico”. como pretende Sklar. 2. “abajo en Barcelona”.

dado que es ese campo el responsable del cambio que experimentamos. más bien. olvidemos por un momento la recomendación de Sklar de no emplear referencias al lugar de aplicación del concepto. más bien parecen términos observacionales. Pero aún admitiendo con cierta benevolencia que el paso entre lo observacional y lo teórico siempre es gradual. Sin embargo. Sin embargo. cuando narra su viaje al centro mismo de la tierra recorriendo la espalda de Satanás: empieza bajando (cosa que no ha parado de hacer desde su encuentro con Virgilio en la “selva oscura”) hasta que después de un buen rato se sorprende a sí mismo cansado. así como la segunda la definición del agua y la explicación de sus comportamientos. Se podría replicar que se debe considerar la tierra como punto de referencia. el Sol a punto de engullir la Tierra.. p. Cuando la marea sube. En el caso que ahora que no ocupa. está bajando. ii) la deducción de las leyes de T a partir de las de T* muchas veces no puede llevarse a cabo formalmente”12. máxime cuando es discutible que se pueda considerar que “arriba” y “abajo” sean términos teóricos. Pensemos en el caso de las mareas: éstas están provocadas. 13 Otras posibles objeciones se refieren a experimentos mentales: uno de ellos podría ser la siguiente descripción apocalíptica: “los humanos bajaron a los bunkers construidos desde hace tiempo cuando la tierra empezó a aproximarse tanto al Sol (muy aumentado de masa respecto a hoy) que la vida en la superficie resultaba imposible”. esto es. pues el mar se ha aproximado a la luna. DÍEZ. J. de infinita resistencia a calor y presión) como bajando hasta un instante antes de llegar al centro y como subiendo un momento después? Como veremos este problema de la inversión del movimiento será un problema también para los viajes en el tiempo concebidos como la entrada en una estática máquina del tiempo: por un momento coincidirían en el espacio mi parte temporal viajante hacia atrás con la que viaja hacia delante. y que en ese caso la correlación entre gradiente y “arriba” se respeta. no hay asimetría Para una explicación de estos requisitos teóricos cfr. C. el gradiente gravitacional de la superficie del agua ha disminuido. y de los más simples que existen (recuérdese que el propio Sklar consideraba “derecha” e “izquierda” como sumamente básicos). renunciando así a una cierta dosis de elegancia. Moulines. bien definidos en el marco de una teoría sólida. 1999. referido a la expresión “abajo”. A. generando grandes problemas de identidad personal. U. como veremos. 377. por lo que según la reducción están subiendo a los bunkers. nuestros ojos ven que el agua va “arriba” respecto a un nivel anterior. dado que está subiendo. lo que resulta antintuitivo. este caso se soluciona proponiendo una imagen distinta (en movimiento a grandes 11 48 . sin embargo. parece del todo justificado tomar la luna como centro del campo gravitacional. aunque escrita para otros propósitos. En este caso el gradiente de los humanos respecto al campo dominante. como se sabe desde Galileo.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano ello los primeros constituyen la explicación de la asimetría arriba-abajo. Ariel. Barcelona. por lo tanto. La reducción científica interteórica (frente a la intuitiva o simplificadora) debe cumplir los requisitos de conectabilidad y de derivabilidad11. Fundamentos de filosofía de la ciencia. 12 Ibíd. por lo que exige una formalización de las teorías que no siempre es factible. Esta objeción me parece suficiente para rechazar la reducción que hace Sklar de los conceptos “arriba” y “abajo” al gradiente gravitacional13.. ¿Es realmente concebible esta situación? ¿realmente describiríamos a alguien (o algo. es la situación que describe Dante en el Canto XXXIV del Inferno. es importante señalar que la reducción interteórica se enfrenta tradicionalmente a dos dificultades: “(i) muchas veces es difícil o inverosímil establecer para cada uno de los conceptos básicos de T una definición coordinadora con conceptos de T*. por la atracción de la luna sobre las aguas de los océanos. Probablemente más ingeniosa.

La causalidad. calco de la de gravitación pero para el campo electromagnético). no hay que rechazar en bloque la teoría de Sklar dado que su intuición de que la explicación debe ser entendida como reducción interteórica es correcta. hemos visto que Sklar consideraba la reducción a la entropía la solución más satisfactoria al problema de la explicación de la flecha del tiempo. de hecho critica a Mackie. merely a correlation (lawlike or de facto). L. or is the case rather like that of gravitation with up and down. 326: “when we find that a compass needle naturally points north […] it is a contingent asymmetry in the distribution or orientation of some physical existing entity in space. sin embargo. también lo es la ley de Coulomb. como señalábamos antes y sostiene Lowe15. entropía). 49 . mientras que en el caso de bajar-subir nos encontramos necesariamente en un cuadro de Escher. todas las leyes de la física clásica son simétricas respecto al tiempo y al espacio (en este caso. LOWE. posible clave para la flecha del tiempo En su artículo.. cit. tampoco vale acudir a la brújula. es que ninguno de los dos modelos con los que se quiere comparar la flecha del tiempo es correcto. p. op. c) De hecho. 15 Cfr. desgraciadamente. en realidad. es preciso señalar que la metafísica. where we feel it is at least appropriate to say that the up-down relation is identical to the gravitationally characterized relation. incoherente.. relativa al centro del campo que tomemos en consideración. 14 SKLAR. dado que la dirección del gradiente es meramente contingente y relativa al centro del campo que tomemos en cada caso en consideración. p. such as the direction of the earth’s magnetic field”. Nuestra respuesta. pero. Sin embargo. ha tendido a pensar la flecha del tiempo velocidades) de los viajes en el tiempo. cit. J. and where we are tempted (at least on some theory of meaning) to say that ‘down’ means ‘in the direction of the gradient of the gravitational field’?”14. La pregunta fundamental que se hace Sklar está condensada en este párrafo: “Is the connection of entropy with time order that of asymmetric weak interaction processes with left and right.. 109. entendiendo reducción como apelación a lo intuitivo. Reichenbach y otros por presentar sus distintas propuestas (causalidad. para encontrar una asimetría en el espacio. op. es preciso recurrir a leyes asimétricas. dado que nuestro ejemplo nos ha mostrado que la orientación que parece prima facie absoluta se muestra. antes de analizar con detalle la posibilidad de la fundamentación del fluir temporal en la Segunda Ley de la Termodinámica.. luego defectuoso. 2. La clave del error de Sklar es que para explicar una asimetría en una propiedad intrínseca del espacio-tiempo. desde sus tiempos más remotos hasta el presente.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano intrínseca ninguna en el espacio. como se puede intuir por lo argumentado supra. Sklar opina que la reducción de la dirección del tiempo a la entropía (esta es de hecho la opción que él considera preferible) debe ser entendida en un sentido científico o interteórico.

Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano como derivado de la noción de causalidad. cit. Un enfoque multidisciplinar. o bien a admitir que las reversiones temporales (en su forma de viajes en el tiempo18. Para un análisis detallado de la fundamentación causal de la flecha del tiempo y de sus posibles problemas e insuficiencias. Un buen resumen se encuentra en DAVIES. evidentemente. UAM. Investigación y Ciencia.. 314. no parecen ser un enemigo fácil a batir. dado que generan bucles causales (causal loops). me permito remitir a mi “La posibilidad de la causación retroactiva explorada a través de los viajes en el tiempo” en ALONSO. noviembre 2002. El tiempo. Madrid. La ciencia al servicio de la metafísica Aunque esta estrategia pueda parecer sensata. D.). y esta es la objeción más 16 17 LOWE. 1993. filósofo causalista de pura cepa. LEPOIDEVIN. entre otras. E. J. inabarcable. admitiendo diferentes niveles (débiles y fuertes) de causación. 3. Oxford University Press. 2009.. que sin duda presenta versiones coherentes y potentes explicativamente17. b) En segundo lugar. (Eds. num. que a pesar de interesantes intentos de respuesta. es decir. “according to this suggestion. algunos filósofos opinan que existe una incompatibilidad entre las respuestas metafísicas y las físicas al problema de la flecha del tiempo. la de 1) la expansión del universo.. Por estas razones. las distintas explicaciones a la flecha del tiempo desde las ciencias duras han pecado de dos grandes defectos estructurales y algunos problemas particulares. En este lugar no existe la posibilidad de analizar esta corriente de interpretación. 2) el crecimiento de la entropía y 3) la radiación cósmica de fondo.. (Eds. procesos causales en los que la causa es posterior a su efecto.). han surgido teorías alternativas que intentan explicar las razones metafísicas de la asimetría pasado-futuro en el fluir temporal prescindiendo de la noción de causalidad. never later events that are causes of earlier events”16. como el de David Lewis19. op. Los viajes en el tiempo. pues les obliga o bien a reformar su (por lo general muy rígida) teoría de la causalidad. Como señala acertadamente Lowe. P. algunos de los cuales serán analizados más adelante. no explican nuestra percepción del paso del tiempo. es decir. sino sólo fenómenos cosmológicos con poca relación con nuestra introspección. 18 La literatura sobre este tema es. lo que suele chocar con su noción también rígida de la estructura temporal. 329. Baste con señalar el principal defecto que presenta esta concepción: recientes experimentos científicos. Macbeath. Romerales. p. 19 Cfr. como el famoso de la paradoja del abuelo –volver al pasado para matar así al propio abuelo-. what distinguishes the past-to-future or the earlier-to-later direction of time is the fact that it is always earlier events that are causes of later events. “La máquina del tiempo”. 50 . Estas evidencias ponen en grave dificultad a los teóricos de la fundamentación causal de la flecha del tiempo. u otras diferentes) son metafísicamente posibles. Los primeros serían que a) las teorías más aceptadas. LEWIS. en opinión por ejemplo de Hugh Mellor. E. sugieren la posibilidad de causaciones retroactivas. “The paradoxes of time travel”.. y apoyándose en cambio en esos experimentos científicos que ponían en crisis las teorías más convencionales. De hecho. The philosophy of time.

Física. M. y probablemente de la causalidad. AA. es preciso buscar en las grandes teorías que constituyen el cuerpo de conocimiento científico sobre el que se asienta el mundo técnico en el que vivimos. parece que a nivel metodológico todas las teorías científicas que veremos a continuación se encuentran potencialmente invalidadas por estas objeciones. pues en la física clásica no se encuentra tal asimetría: Sobre este tema son indispensables las investigaciones realizadas por M. luego admite excepciones. Esta objeción resulta más convincente que las anteriores. con una vuelta de todos los eventos pero “al revés”. esta objeción me parece inaceptable: de hecho.). precisamente una contracción del universo implicaría una reversión del tiempo. estas soluciones se basan en la búsqueda de procesos físicos irreversibles. Cfr. las teorías científicas. al prescindir del escurridizo concepto de causalidad. alguna ley asimétrica respecto al tiempo que pueda servir de pista para hallar respuesta a la cuestión que nos ocupa. “Bringing about the past”. Mellor olvida que la segunda ley de la termodinámica es estadística. Sin embargo. The philosophy of time. 4. dado que debería brotar de una única fuente difundiéndose ilimitadamente. Blackwell. Oxford. The ature of Time. y de hecho resultaría paradójico hacer de la RCF la base última de la flecha del tiempo. Por ello no trataremos a continuación esta tercera posible solución. Oxford University Press. M. 23: “la diferencia entre pasado y futuro no tiene verdadera importancia en los cálculos astronómicos. 1962. Madrid. especialmente DUMMETT. Por lo tanto. pero Mellor señala que se puede hacer converger la radiación con una lente cóncava. Sin embargo. se debería tener una dirección de la causalidad opuesta a la del tiempo (la backward causation. 21 Además de estas objeciones metodológicas. dado que ésta es consecuencia de la hipótesis 1). Reverté. La idea central es que. FLOOD. la huella imborrable en continua expansión.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano importante. La entropía: la flecha del tiempo como propiedad estadística Obviando de momento las objeciones de Mellor. 1994. para decir que algo viaja atrás en el tiempo. El sistema solar. pero a menudo lo hace en complejos neguentrópicos como los seres vivos. considerado simplemente como una 20 51 . como ya se aludió más arriba: 1) el defecto de la primera respuesta (la cosmológica) sería que el universo no podría necesariamente dejar de expandirse. pero según Mellor la dirección del tiempo no depende de la existencia de tales procesos. 1993 y Dummett. 3) La radiación cósmica de fondo (RCF) no podría converger. 2) La solución de la entropía implicaría que ésta no puede decrecer. de la expansión del universo a partir de un Big Bang inicial. Acudir a los manuales de física del colegio no nos será de ayuda22. p. del que la RCF constituiría el “resto fósil”. Lockwood (Eds. Según el autor de Real Time II. esto es. pero a pesar de ello el tiempo no se invierte. la irreversibilidad es de hecho irrelevante para la dirección del tiempo.). “Causal Loops”. a las que tendremos que ir encontrando respuesta a lo largo de la exposición21. y como veremos éstas son perfectamente compatibles con la fundamentación de la flecha del tiempo en la entropía. Mellor apunta a dificultades sustantivas de las tres teorías citadas. Macbeath (Eds.. o bien un tiempo revertido en el que la causalidad sigue su flujo normal)20. según Mellor. fluyendo en sentido opuesto. VV. la compleja explicación del porqué de lo incorrecto de esta definición no es del todo relevante para los propósitos de este artículo. LEPOIDEVIN. una muestra de la incomprensión de este hecho es la definición del positrón como de un electrón que viaja atrás en el tiempo. Dummett. no suelen ofrecer esta explicación.. 22 Cfr.

Sulla base delle nostre conoscenze siamo convinti che. Esta es una razón más que nos hace entender por qué Lewis en su artículo se había mostrado escéptico con esta posibilidad. conde de Rumford. El calor fue visto como manifestación de la energía cinética de partículas por Clausius. se fosse possibile misurare tutta l’energia che l’universo contiene. U. esto es. no cambian de forma si se invierte en ellas el sentido del tiempo. AMALDI. Cfr. FCE. la energía y la entropía. siendo la fuerza proporcional a la aceleración. perché non ha senso pensare che al di fuori di esso vi sia qualcos’altro. S.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano “las ecuaciones de Newton. En consecuencia. Para una excelente biografía del Conde de Rumford. aumenta el calor emitido. y por ende de los viajes temporales al pasado. el tiempo. que fue también el primero que introdujo el término “entropía” como medida de la cantidad de calor que no se puede volver a aprovechar. pero en el mundo real. puede fluir tanto en un 23 sentido como en otro. permanece idéntica. y a la vez se emite calor. sin que haya distinción entre pasado y futuro” . nel suo insieme. Nótese que. Science Study Series. la energía cinética de la esfera decrece. investigó y teorizó el fenómeno de la fricción tras comprobar el cambio de temperatura que se producía al taladrar los cañones que el Ducado de Baviera estaba construyendo para hacer frente a la invasión por parte de los revolucionarios franceses. Bologna. S. puó esser considerato un sistema isolato. México. Zanichelli. disminuye la velocidad. 24 Cfr. las leyes del movimiento siguen siendo las mismas. en la percepción de la vida cotidiana sí notamos una direccionalidad clara del flujo temporal. sino en un mundo marcado por la fricción: el calor generado por ésta es irrecuperable. podría igualmente moverse hacia delante o hacia atrás”. es ahora en cambio un impedimento a la reversión del tiempo. y para dar cuenta de este fenómeno la física clásica tuvo que alejarse de los modelos ideales.. pues no tiene en cuenta que ciertas formas de ella son recuperables o transformables. C. la expresión de un tiempo al cuadrado. la cantidad total de ella en el tiempo en un sistema cerrado. physicist extraordinary. 65. una forma de energía no recuperable. Una esfera que rueda sobre un plano infinito sigue su trayectoria al infinito para la inercia galileana-newtoniana. como nuestro universo24. 2004.. ya que la velocidad cambia de sentido pero no la aceleración. En virtud del principio de conservación de la energía. en la física newtoniana. pero otras no. 25 Benjamin Thompson. La razón de que la aceleración no cambie es naturalmente que en ella la t se encuentra a la segunda potencia. London. 1962. al “neutralizar” cualquier signo negativo. Precisamente para explicar este hecho. 52 . Count Rumford. Meccanica. que supra considerábamos conditio sine qua non para la ramificación del tiempo. Física y metafísica del espacio y del tiempo. para lo cual sólo hay que cambiar el signo de la variable t. Sin embargo. a medida que pasa el tiempo. acuñando los conceptos más característicos y conocidos de la termodinámica. y la razón de ello es que no vivimos en un sistema físico perfecto. 256: “Anche l’universo. 1998. p. máquina móvil grande que toma una posición tras otra. p. 23 HACYAN. Pero el concepto de energía es también irrelevante para nuestros fines. si potrebbe verificare che la quantitá di joule al suo interno é uguale a quella di circa 12 miliardi di anni fa e continuerá a restare immutata nel futuro piú lontano”. BROWN. que describen la evolución dinámica de un sistema físico. Esa inversión no afecta para nada las ecuaciones básicas. aumenta la fricción con el plano.. curiosamente. desde Rumford25 se buscaron las causas últimas de esta asimetría que se verifica en el fenómeno de la fricción: el trabajo produce calor.

dadas las características “imperfectas” de nuestro universo. siendo el factor de proporcionalidad el inverso de la temperatura. Esto último resulta más difícil de explicar: Boltzmann28 unificó el segundo y el tercero de estos modos de dispersión. la entropía de un cuerpo se define como una cantidad que aumenta en la misma proporción que el calor generado. y de este fuerte convencimiento nace la segunda ley de Clausius. Lockwood (Eds. tiene bases puramente empíricas. Time and dispersal. donde S es la medida de la entropía. dando lugar a su famosa ecuación de Boltzmann: S = -k ln P. pero ninguna causa teórica. ln el logaritmo natural. b) partículas. esto es... Hay algo en nosotros que nos dice que esta máquina es una quimera. que señala que la entropía sólo puede aumentar o permanecer constante. cit. Pero. mostró que existe una cierta cantidad física. a la que llamó la función H. y que esa cantidad debe disminuir con el tiempo. op. by saying that things tend to disperse”27. a medida que pasa el tiempo respecto a las condiciones iniciales. señalando que en el caso del gas. p. y naturalmente estipuló que. 29 HACYAN. op. the Second Law. op. ¿qué hay que entender por “things” en esta cita? Lo que se dispersa a través de la entropía es a) calor. que depende justamente de la probabilidad de encontrar una partícula con una cierta velocidad y en cierta posición. la entropía nunca puede disminuir. P la probabilidad de encontrar un sistema en un estado determinado y k es la constante. luego es de alguna manera la antientropía: a medida que el tiempo pasa. 69. P. less emotively. porque es inmensamente más probable que así suceda…pero no 26 27 HACYAN. 28 AMALDI. Pero Boltzmann consiguió unificar también el caso del calor recurriendo a términos estadísticos. 53 . 71. el tiempo fluye en una sola dirección. Como señala Atkins. cit. La función H es una medida del orden. en Flood. p. Scientists express this differently. aumenta el desorden del sistema.). “everyone knows why things change: things tend to get worse. La segunda ley de la termodinámica.. una máquina perfecta que no generase fricción y que pudiese seguir funcionando ad libitum sin recibir ningún input de energía más que la inicial. mediante el fenómeno de la fricción.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano “Estrictamente hablando. p. S. con el clásico ejemplo de las moléculas de gas que tienden a disponerse uniformemente en un recipiente cerrado y c) la información o la coherencia. la primera ley asimétrica respecto al tiempo que hemos encontrado en nuestra búsqueda... pp. 79ss. 83. cit. La razón de que valga la segunda ley es contrafáctica: si no valiese. op. el cambio en la cantidad de calor es igual a la temperatura multiplicada por el cambio en la 26 entropía” . o cada uno de los elementos que lo componen: “a partir de las leyes básicas de la mecánica. de un valor mínimo. U. but more precisely. “de acuerdo con la física estadística y la interpretación de Boltzmann. ATKINS. cit. Por lo tanto la termodinámica creó este concepto para “pensar” el fenómeno de la fricción. Éste es el llamado teorema H de Boltzmann”29. and in a manner open to being rendered quantitative.. S. sería posible el moto perpetuo. resulta cada vez más difícil conocer en qué estado se encuentra el sistema. Es decir.. del pasado al futuro.. W.

la entropía es tan acorde con nuestra visión intuitiva del problema de la flecha del tiempo que se abre a la posibilidad. violaría completamente nuestra idea del mundo. Negar la posibilidad de sucesos con este grado de probabilidad implicaría negar la posibilidad de un milagro. cit. el tiempo del kairós es el instante. es el momento de contestar a una de las objeciones de Mellor: no sólo la física no es en este caso insensible a nuestra percepción individual del paso del tiempo. S. pero esta es otra cuestión. 32 Cfr. imprevisto. mientras que el tiempo cronológico es el constante. es preciso intentar ver en qué puntos falla o puede ser mejorable: se le pueden hacer por lo menos cuatro objeciones. Yendo aún más allá. etc. dado que no siempre el sentido común es una guía fiable en filosofía. y el número de átomos del universo es ya de 10 a la 8032. sino que precisamente la voluntad de adecuar las abstractas teorías de Newton a nuestra “imagen manifiesta”. en la mitología griega uno de los hijos de Chrónos. 31 30 54 . Cfr. una teoría que describiera estos sucesos como probables. el sentido del tiempo es una propiedad estadística”30. p. 5. de una intervención kairótica33 en la historia. por ejemplo. de las cuales tres Ibíd. pero no metafísicamente imposible: podemos concebirlo. Por todo ello. p. Objeciones a la reducción de la flecha del tiempo a la entropía Una vez expuesta esta atractiva teoría. op. señalando empero que es extremadamente improbable: para que.. se contrapone precisamente a este último en el pensamiento filosófico sobre el tiempo: de hecho. quizá sólo atribuible a la intervención de Dios en la Historia. sorprendente.. la probabilidad es del orden de 10 elevado a la 10 elevado a la 21.. el tiempo oportuno. Dicho de otro modo. 85. op. rítmico fluir temporal. 33 Kairós. 75. sin embargo.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano absolutamente imposible lo contrario. de la vuelta hacia atrás del tiempo. sino que además explica perfectamente nuestra arraigada convicción acerca de la irreversibilidad del tiempo. AMALDI. pensarlo. un cuerpo de un kilogramo que ha caído desde una altura de un metro pueda volver a su lugar original con un “salto espontáneo”. fue la que llevó a la creación de los conceptos de la termodinámica. o no muy improbables. Ahora se puede objetar que esto no tiene por qué ser un punto a favor. frente a Mellor. por usar una expresión de Sellars. Es un número casi imposible de representarse: sería el número de átomos del universo multiplicado por 10 a la 10 a la 19. U. que trasciende nuestra voluntad de refutar a Mellor. contemplada desde siempre por los literatos. Una vez expuesta la respuesta que se da desde la teoría de la entropía al problema de la flecha del tiempo... la entropía corresponde máximamente a nuestra percepción de la naturaleza del fluir temporal. lo que muchos no estarían dispuestos a respaldar. Creo que esto corresponde con nuestras intuiciones: que el fenómeno descrito ocurra nos resulta increíble. describirlo. instantáneo y en cierta forma inexplicable. cit. HACYAN. La entropía no sólo nace precisamente de nuestra sensación casi instintiva de que “todo va a peor” y no es posible el móvil perpetuo (perpetuum mobile)31.

y además tiene un problema análogo al que vimos para la gravitación: la batalla de Pearl Harbour y la muerte de Hitler tienen una clara sucesión temporal. aunque los dos eventos hayan ocurrido en puntos opuestos del planeta. etc.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano son menores. cfr. dado que tiene visos de ser una estrategia ad hoc. 110-114. dado que a menudo hay términos que no se dejan definir y expresiones que no pueden ser formalizadas en la otra teoría. fuerzas. sin necesidad de construir una topografía metafísica del tiempo. como en el caso gravitacional. De hecho. pero no insuperables. 55 . como vimos en la parte metodológica introductoria. Moulines. Pero no hay un único proceso de dispersión de calor o información que va de uno a otro. L. donde es posible construir topologías temporales con paralelos de simultaneidad36. como parece. que señala que la dirección del tiempo está determinada por el entero sistema o por secciones suficientemente grandes del sistema.. pp. pues no responde al problema de Mellor: esta teoría no da cuenta de la intuición interna según la cual “sabemos” cuando un evento es anterior a otro. Sobre todo Sklar denuncia la incapacidad que de momento la teoría de la entropía ha mostrado para reducir a sus leyes la naturaleza y dirección de la causalidad. para términos como “anterior” y “posterior”. C.. basado en Reichenbach. mientras que la última es señalada por muchos. Hasta que no se explique en términos entrópicos por qué la causa (casi) siempre precede al efecto. pp.. la ley de gravitación no tenía problemas con “arriba” y “abajo” porque es una ley nómica. a veces equivocada. op.. 3) La tercera dificultad que plantea Sklar. op. U. está relacionada 34 35 Cfr. Cfr. 2) Si. además. Empecemos por las primeras: 1) Según Sklar34. determinística. J. me parecen importantes. expresiones como “la caída de un objeto” o “ese objeto está más arriba que ese otro”. cit. 76-96. Esta estrategia me parece insuficiente. energías potenciales. uno de los padres fundadores de la filosofía de la ciencia. A. Sklar esboza una vía de solución al problema. pero esto no parece satisfactorio35. 36 Para una explicación de la extensa obra de Reichenbach. Ibíd. existen problemas para explicar los términos referidos a la causalidad. pero la segunda ley de la termodinámica es meramente estadística. que tolera estructuras flagrantemente neguentrópicas que no permiten constituir un campo uniforme. las teorías que pretenden reducir la flecha del tiempo a la entropía deberían ser capaces de traducir a su lenguaje las expresiones del lenguaje común.: “The usual statistical mechanical explanations for the asymmetric behaviour of systems in time invoke no such fundamental field”.. es preciso convenir que también los hay. nunca se habrá acallado del todo a causalistas como Mellor. Sklar pedía la perfecta reducción de una teoría a otra como un ideal regulativo. La solución. y concierne a la posibilidad frecuente de complejos neguentrópicos. y mayores. SKLAR. y una relación causal que se puede reconstruir y que puede dar cuenta de esa sucesión. de carácter más técnico. además. ¿cómo se aplicaría tal topografía al tiempo interno. de modo análogo a como la teoría de la gravitación puede transformar a su lenguaje hecho de gradientes. sería el establecimiento de campos y gradientes de entropía. cit. se enfrenta a problemas insuperables debidos al carácter estadístico de la segunda ley. de sucesos anteriores y posteriores? Estas dificultades. Además. DÍEZ. a nuestra memoria.

Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano con la difícil compatibilidad de la teoría entrópica con los tiempos que se ramifican. I. Sin embargo. deformes. sino que más bien pretenden guiar y encaminar las actuales investigaciones sobre el tema para solucionar estas dificultades. Sin embargo. Sin embargo. la ciencia? Dicho en términos más técnicos. W. op. el progreso de las formas de vida desde los primeros procariotas hasta los seres humanos. En primer lugar. desde los ineficientes y pequeños organismos unicelulares procariotas hasta los mamíferos superiores. etc. Investigación y Ciencia.. al final de su argumentación señala que esta objeción no es concluyente. constituidos por seres inviables. p. G.. ATKINS. “Filosofía del tiempo”. las partículas se agregan en complejos moleculares. pluricelulares. if all natural change corresponds to the collapse of our universe into cosmic corruption. MUSSER. y que por ejemplo. de forma análoga a cómo la causación retroactiva constituiría una dificultad para la teoría de la causalidad? Para juzgar adecuadamente el alcance de esta objeción. noviembre 2002. hay una objeción de peso contra la teoría de la entropía en sí. Se podría replicar que las tesis darwinistasmendelianas hacen hincapié precisamente en el elemento azaroso del proceso de recombinación genética. p. que le viene a la cabeza a cualquiera que haya entendido qué postula la segunda ley: “how can it be. Vol. Reichenbach ha construido modelos de topología temporal que hacen compatibles ambos elementos. p. cit. num. 39 Cfr. sino la mejora. ¿Cómo es posible la vida. la vida parece una violación de la teoría de la entropía: en vez de dispersarse. 110. celulares. op. 56 . por lo que por cada avance de la especie hay incontables retrocesos. es preciso exponer qué procesos neguentrópicos existen en nuestro mundo39. L. 90. se ha dado un aumento de complejidad de las estructuras y los sistemas fisiológicos. muertos prematuramente. cit. sino que se conserva y propaga a través de los genes. that any improvement can emerge? What accounts for the emergence of an occasional cathedral. a person or an opinion?”38. Highfield. luego incluso orgánicos. la complejidad. 43. y por ende con los viajes al pasado. si tomamos en cuenta la entera historia de la vida sobre la tierra. 314. nadan y andan por el planeta podría parecer irreconciliable con una teoría que profesa su decadencia inexorable”40. Todas las objeciones anteriores no son enmiendas a la totalidad del proyecto entrópico. en El tiempo. 1990. P. ¿cómo es posible la neguentropía? Y dado que ésta existe ¿no invalida la pretensión de reducir la flecha del tiempo a la entropía. ¿Cómo es posible la teoría de la evolución de Darwin en un mundo que tiende al caos y al empeoramiento? “La evolución de la riqueza de las cosas vivas que vuelan.. La información no sólo no se pierde. Barcelona. La flecha del tiempo. y con una rapidez según muchos incompatible con un mecanismo totalmente azaroso y no teleológicamente dirigido. 37 38 SKLAR.. “they are not really devastating”37. Pero lo más llamativo no es sólo la existencia de la vida. Rba. 40 COVENEY. en el mundo de la vida el orden y la reunión de información parecen haber crecido incesantemente.. es una cuestión irrefutable que.

Lockwood. Highfield. 43 Ibíd. ácido mesónico.. Este artículo tiene la virtud. los “atractores extraños” y el caos químico determinista y no disipativo teorizado por Ruelle. 26. that 41 42 COVENEY. dado que la reversión autónoma y continua de una reacción se parece mucho.. cit. como la famosa reacción de Belousov-Zhabotinsky..con la regularidad de un reloj. actual y elaborada de la segunda ley y sus consecuencias que es la defendida por Roger Penrose en su artículo “Big Bangs. black holes and time arrow”44. en un principio era necesariamente muy baja. esta reacción abrió la puerta a numerosos experimentos dentro del reino de lo “inorgánico”: “se han descubierto oscilaciones en mezclas de peróxido de hidrógeno. Coveney y Highfield pasan revista a muchos otros fenómenos que violan la segunda ley. como por ejemplo los fractales. la solución comenzó a oscilar entre ser incolora y de un color amarillo –correspondiendo a dos formas distintas del ion cérico cargado. Este último es particularmente importante para la propia argumentación de los dos autores. La reacción descubierta causó estupor e incredulidad en todos los ambientes científicos. cit. 44 PENROSE. ésta “es una química con propósito. es el milagro de la vida”43. descubierta como tantas otras de casualidad: “para su asombro. p. 6. R. 78 ss. Hay “milagros” de este tipo también en el mundo inorgánico. op. pp. 45 Se recordará que había una tercera. durante investigaciones subsiguientes. cit. a pequeña escala y en formato químico. sulfato de manganeso y ácido perclórico […]. “there is evidence both from theory and from observation that there was some such thing as the Big Bang. de hecho. que ya se intuye en el título. La hipótesis Weyl para salvar y complementar la entropía Para resolver estas dificultades que provoca una posible reducción de la flecha del tiempo a la entropía es útil acudir a una versión más “filosófica”. COVENEY. Flood. 57 . que habíamos empero considerado reductible a la primera teoría. Existen pruebas de que. “Big Bangs. la de la radiación cósmica de fondo.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano Sin embargo. 28. yodato de potasio. II. la de la expansión del universo. el número de dichas reacciones oscilantes está creciendo constantemente”42. Además. de abordar y unificar dos de las explicaciones de la dirección del tiempo que Mellor indicaba en su artículo: la expansión del universo y el aumento de la entropía45. II. op. a esa máquina térmica perfecta que funcionaría al infinito. La cantidad de estas reacciones parece contradecir el modelo “sinnlos” del universo descrito por la entropía: la materia se auto-organiza en estructuras complejas en tiempos uniformes. Vol. también observó la formación de estructuras espaciales”41.). y a través de ciclos que no necesitan un aporte extra ni de materia ni de energía. Highfield. la vida y sus manifestaciones “culturales” (desde los diques de los castores a los rascacielos de nuestras modernas urbes) no son las únicas violaciones de la ley de la entropía. op. Vol. De hecho estos mecanismos podrían explicar la enorme violación de la segunda ley que constituye toda la llamada bioesfera. dado que la entropía crece constantemente. La hipótesis que parece sensata para el sentido común es que. (Eds. black holes and time arrow”. que como veremos más adelante sostienen una explicación de la flecha del tiempo a una teoría determinista del caos. p.

y es que si el universo no es finito y cerrado (como de hecho parece que se suele entender hoy). por lo que es verdad que ha seguido creciendo desde entonces a medida que se expandía el universo.. de color. la entropía debería seguir creciendo por el paso del tiempo. entropía y dirección del tiempo dejaría de ser válida: la entropía no podría ser el principio explicativo de la flecha del tiempo47. esta respuesta no parece del todo convincente: ¿qué ocurriría de hecho en un hipotético punto de inflexión en el que la expansión del universo diera paso a una contracción? Parece que. es fácil de entender: la entropía está asociada a una disminución de los diferenciales (de temperatura. En efecto.). de potencial. Cfr. la consecuencia inmediata de esto es que la entropía parece haber crecido y decrecido. en el Big Bang había un equilibrio térmico semejante al de esta segunda situación. R. no explicado por el autor. en el caso de una contracción del universo. pero que dadas las reducidas dimensiones del universo era mínima en términos absolutos. las causas se volverían efectos.. Sin 46 47 PENROSE. entonces la entropía es máxima. O por lo menos eso parece. 42: “la idea encuentra dificultades si en algún punto futuro el universo empieza a contraerse. la entropía es muy baja: pero cuando el hielo se ha derretido y la temperatura es constante en todo el fluido. luego la entropía era máxima. plausiblemente todos los fenómenos se darían al revés. Si es verdad que el sentido de la causación se invertiría en esta contracción difícil de imaginar. Highfield. De hecho.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano the universe was originally concentrated in some very tiny region. pero a la vez debería disminuir dado que el universo se contrae cada vez más. Se podría llegar a la conclusión de que en aquel instante la entropía comienza a decrecer y el tiempo va entonces hacia atrás. según la segunda ley de la termodinámica. p. p. Pues bien. según Penrose este razonamiento es considerado por muchos incorrecto. The entropy must presumably have been at its lowest value at the big bang”46. Penrose alude en cambio a otra dificultad nada desdeñable de su punto de vista. y ahora sigue creciendo. etc. debe de haber sufrido variaciones. op. Este hecho. cit. 39. Sin embargo. que la invalidarían como principio explicativo de la unidireccionalidad del tiempo. cit. […] Está claro que la irreversibilidad del tiempo no puede explicarse simplemente por las condiciones iniciales”.. ni tendría sentido hablar de “expansiones” o “contracciones”. Vol. “Big Bangs…”. pues si era máxima en un principio. I. COVENEY. no se puede propiamente aplicar las leyes de la termodinámica a nuestro macrosistema. entonces la vinculación presentada por Penrose entre dimensión del universo. fluctuaciones. 58 . op. Todo el artículo es un intento de desmontar la posibilidad de fluctuaciones. Este problema surge de la voluntad de asociar la entropía absoluta a la dimensión del universo: una posible solución de esta dificultad sería que. la segunda ley debería invertirse. en el Big Bang se estaba en un momento de máximo equilibrio térmico. Cuando introduzco un cubito de hielo en mi café para enfriarlo. de hecho. y por ello fundar en un crecimiento constante de la entropía la unidireccionalidad del tiempo. Penrose explica que la mayor parte de los científicos sostienen que en términos relativos la entropía era máxima en el Big Bang.

parece que durante esta fase la entropía no disminuiría. la entropía inicial no era máxima. volvemos al principio y hay que explicar por qué la entropía inicial era tan baja. De hecho. 59 . pp. la flecha del tiempo. luego no habría ninguna violación de la segunda ley. que si Dios hubiera querido crear un universo con alta entropía en un principio. Y esto es porque hay un error de fondo en la concepción más difundida acerca del Big Bang: en realidad. está apoyada en sólidos cálculos. Penrose recurre entonces a la hipótesis Weyl de curvatura: en la singularidad de los agujeros negros.. a partir de la radiación de fondo (se une aquí de esta forma la tercera teoría rival de Mellor) calcula la entropía media por partícula. de hecho. si aplicamos por analogía al universo en contracción. En cambio. dentro de este cono está contenido necesariamente todo posible movimiento del elemento en cuestión (no puede rebasar los límites del cono sin superar la velocidad de la luz). contra los defensores del equilibrio térmico inicial. según el cual la entropía inicial del universo es la máxima compatible con la vida humana. una vez demostrado que no hay fluctuaciones en la marcha de la entropía ni relativa ni absoluta. Este argumento de Penrose. una serie de cálculos en los que demuestra que podría haber habido vida inteligente incluso con una entropía inicial mucho más alta. la entropía final del universo que colapsa sobre sí mismo en una hipotética contracción sería altísima. pues se daría un caos de masas de agujeros negros congelados. cit. sino muy pequeña en comparación con lo que podría haber sido. que sin embargo parece ser “creado” ad hoc para “apoyar”. La argumentación es compleja. […] According to the hypothetical view we’re now considering. Además esgrime contra los que contraponen a su tesis el principio antrópico. y esa sería la causa de que no 48 PENROSE. Por lo tanto. Penrose argumenta. entropy would go down as the singularity is approached”48. R. y de 10 a la 43 en el colapso (esta última sería la entropía correspondiente a un agujero negro fundido de la masa del universo). Ninguna ley de la física explica este hecho. op. sería posible llevar a cabo experimentos en agujeros negros y se comprobaría que en realidad la entropía no baja. pero lo fundamental es que un agujero negro es comparable a un pequeño universo que se contrae hasta colapsar (el punto del colapso completo se llama singularidad): “suppose it where true that the entropy is going up is merely that the universe is expanding.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano embargo. Well here in the black hole. la curvatura del espacio-tiempo postulada por Einstein para todo el universo se vuelve infinita. podría haber creado directamente sólo un par de agujeros negros (o blancos. que respalda la visión intuitiva según la cual la entropía relativa del universo es al principio muy baja y al final muy alta. 47-48. Pero entonces. sus reversos temporales).. Pero en realidad esto no sucede así. Penrose imagina un esquema espaciotemporal del universo donde asocia a cada elemento un “cono de luz”. you have locally a universe which is collapsing about you. que resulta ser 10 a la 8 en el Big Bang. sobre el progresivo crecimiento entrópico. cree que su razonamiento sigue siendo válido en referencia a (y por analogía con) los agujeros negros.

. Por lo tanto la entropía.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano comprendamos esos sistemas físicos. aparentemente sólo estadística. Nuestro astro envía pocos fotones de alta energía que son transformados por las plantas en muchos fotones de baja energía: “correspondly. sigue válida la objeción con la que cerrábamos la sección anterior: ¿cómo es posible la vida. because there are many more degrees of freedom in the greater number of law energy photons than in the smaller number of high energy ones”52. el decaimiento de los kaones. El sistema-universo está temporalmente orientado desde una curvatura cero a una infinita (como la del agujero negro. op. I. Además.a la flecha del tiempo de la Segunda Ley”53. ésta era cero en un principio. 60 . R. aún inexistente. pero es una respuesta. Highfield.was not thermalized”50. en la estructura misma del universo: de hecho la curvatura Weyl sería una expresión del grado de libertad gravitacional (o entropía gravitacional) del sistema.. ow this is a time asymmetric law”49. necesario. en los agujeros negros el primero de éstos es muy superior en valor absoluto al segundo. p. R. comparable al colapso final del universo). La tesis central es la siguiente: “in initial-type singularities the Weyl curvature is zero. 44. cit. desdoblarse. cit.. That’s a constraint which I am suggesting that physics imposes. por lo tanto. mientras que fue creciendo poco a poco. 57. La gran pregunta es: ¿cuál es el significado de la curvatura Weyl? ¿Qué se esconde detrás de ese número representado por un subtensor del tensor de Riemann? La respuesta de Penrose es meramente especulativa: es la expresión todavía in nuce de una mecánica cuántica gravitacional. 55. the entropy goes up. Penrose sostiene51 que puede derivar de esta hipótesis Weyl la explicación de un fenómeno atómico enigmático por su asimetría respecto al tiempo. “somehow. Luego nosotros nos comemos las plantas y los animales herbívoros. op. que es una zona de baja entropía. tendría un fundamento nómico. 52 PENROSE. La curvatura se expresa matemáticamente con el tensor de Riemann. the gravitational part of the entropy. a pesar de que Penrose ha dado una explicación sumamente interesante y convincente de cómo la curvatura Weyl es la responsable del aumento de entropía y de otros fenómenos asimétricos respecto al tiempo. Ibíd. Esta respuesta puede convencer o no. del que nos ocuparemos a continuación. evolucionar. Tal cosa confiere un nuevo grado de sofisticación –incluso una mayor credibilidad.. p. cit. p. la mecánica cuántica tal y como está formulada 49 50 PENROSE. que a su vez se descompone en el tensor de Weyl y el tensor de Ricci. Según él. Vol. Sin embargo. 53 COVENEY. y así es posible la creación de vida cada vez más compleja sin violar el segundo principio de la termodinámica.. 51 Ibíd. mientras que en el Big Bang sería al revés: el tensor de Ricci sería superior al de Weyl. y la neguentropía en general? La respuesta es sencilla y bastante convincente: hay vida sobre la tierra gracias al sol. op. Pues bien. -the space-time structure part. “el universo puede apoyarse en la termodinámica para crear.

Sin embargo. esto es coherente con el significado mismo de la entropía. y que tiene. tendiendo asintóticamente hacia el infinito. Precisamente por este propósito de síntesis es conveniente estudiar las respuestas que algunas de ellas han ofrecido al problema central de este artículo. al abrir la caja. que por lo tanto debe describirse como vivo al 50% y muerto al 50%. mecánica cuántica) con la determinista (en términos matemáticamente tan elegantes como los de una función que pasa de un cero inicial a un infinito final). Hoy en día el álgebra admite que el resultado de la serie ½ + ¼ + 1/8 +… es igual a 1. en la práctica esto no es así: una vez más. lo que veremos que tendrá consecuencias fundamentales para determinar la posibilidad o no de causal loops cósmicos al estilo del eterno retorno de Nietzsche. pero sólo podemos hacerlo alterando el estado inicial del sistema. el universo es finito en el tiempo y probablemente en el espacio según este modelo. como hemos visto. definida a veces como medida del caos. pero es correcto según otro. el esfuerzo de Penrose es el de conciliar la física probabilista (entropía. es conveniente realizar algún comentario estrictamente filosófico a la teoría de la entropía reforzada por la curvatura Weyl. la curvatura Weyl es un arma en este sentido. ambos metidos en una caja. Esto se debe a la “superposición cuántica”. pues explica por qué en sistemas suficientemente grandes como el universo puede darse esta contracción. 55 Una comparación algo básica que sirve para entender esta discrepancia entre matemática y realidad deriva de las famosas paradojas de Zenón. En general. a muchas teorías alternativas. El artículo de Penrose hace referencia. pues da lugar a paradojas ininteligibles como la del gato de Schrödinger54. En cambio. la mecánica cuántica tiene dificultades más empíricas: por ejemplo no es capaz de explicar el colapso gravitacional de un sistema en el que la entropía crece. hasta que no se abra la caja no se puede saber con certeza cuál es el estado final del gato. dado que la entropía puede seguir creciendo como la curva que la describe. más libertad de movimiento (el ejemplo clásico de las bolas de billar sirve en Esta paradoja se basa en un experimento mental que imagina un entrelazamiento entre un gato y un dispositivo (que contiene una partícula radiactiva letal con un 50% de producir sus mortíferos efectos). como vimos. la duración del universo podría en principio ser infinita. Pues bien. Otra consecuencia que merece la pena destacarse es que el modelo de Penrose prevé un paso de un estado de libertad gravitacional mínima a un aumento progresivo de ésta. que él sostiene poder incluir en su atractiva hipótesis cosmológica. Pues bien. Sin embargo. un correlato desde el punto de vista de la información o coherencia: cuanto más indeterminado y desconocido para nosotros es el estado del sistema. amalgamándose en una especie de líquido cósmico terminal parcialmente solidificado donde la entropía dejará de crecer55. 54 61 . en este ejemplo de las cualidades “vivo” y “muerto”.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano ahora no tiene sentido. Además de estos famosos problemas filosóficos. llegará un momento en el que los agujeros negros fundidos que constituyen el final del universo se juntarán entre sí. vemos que los modelos matemáticos deben ser corregidos por la “cruda realidad”: de hecho. Esto es matemáticamente incorrecto según un cierto punto de vista. Por lo tanto. “decidimos” el estado final del gato. como el propio Penrose apunta. que sólo pueden adscribirse al gato probabilísticamente y representarse como una función de onda. Según este planteamiento. antes de esto. como en el caso de Newton.

a kaones. en mediciones del momento del electrón. Este famoso principio de incertidumbre. Según la interpretación canónica de la dualidad onda-partícula. veremos más adelante que la teoría cuántica de Davies56 se compromete precisamente con la tesis opuesta. P. la entropía constituye una buena explicación para la irreversibilidad del tiempo en el ámbito macroscópico. en cambio. Es decir.). según Paul Davies. Sin embargo. pero falla en el microscópico57. 7. Oxford. para ver si alguna por sí sola es preferible al punto de vista holista de Penrose. Blackwell. revela en realidad una posibilidad por parte del experimentador de elegir de antemano qué comportamiento quiere que tenga el electrón. existen también buenas respuestas desde esta segunda teoría a la cuestión de la flecha del tiempo. las de la mecánica cuántica. Desde el punto de vista formal. reaparece aquí con grandes visos de probabilidad: el tensor Weyl condensaría en un número las explicaciones entrópicas. causalistas.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano esta ocasión). se puede determinar la naturaleza corpuscular u ondulatoria del electrón sólo anticipando el tipo de experimento que se llevará a cabo. y que él apostaba fuertemente por la primera y por una reformulación de la segunda. y al revés. La mecánica cuántica. “Time Asymmetry and quantum mechanics”. la teoría de Penrose tiene un gran punto a favor: la búsqueda de una unidad explicativa apoyada en una fórmula matemática. de que el paso del tiempo implica o incluso significa una progresiva determinación y fijación de un caos inicial y originario. y si resultara imposible. Sin embargo. 56 DAVIES. Estos dos tipos de teorías (entropía y física cuántica) parecen incompatibles entre sí. 57 Ibíd. 62 . habrá que ver si es posible una conciliación entre ellas. la postura entrópica de Coveney y Highfield incidirá aún más que la de Penrose en que el paso del tiempo implica un aumento del caos y la libertad. si es un rival o más bien un complemento para la entropía revisada de Penrose. La quimera de la “fórmula universal”. sabemos ya de antemano que nos será desconocida la posición. La mecánica cuántica: ¿un rival para Penrose? Penrose había declarado que existe un conflicto en la física actual entre la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica. sueño de todo científico desde Roger Bacon. 1994. haciendo hincapié en la dualidad onda-partícula de ciertos componentes elementales de nuestro mundo. expansionistas. y puede que muchas más. puede dar en cambio una explicación satisfactoria. teorizado por Heisenberg y apoyado experimentalmente por Young. será necesario optar por una o por otra. en base a radiación de fondo. la de la escuela de Copenhagen. en Flood. The ature of Time. el problema es si esa buena explicación es sólo en ámbito microscópico o también en el macroscópico. Vamos a ver brevemente en qué consisten las teorías que aún no hemos abordado. Lockwood (Eds.

Highfield. Es curioso que sólo los procesos en los que interviene la medición humana tienen la característica de la irreversibilidad: las leyes que regulan el comportamiento de fotones y electrones son en todos los demás casos perfectamente simétricas respecto al tiempo.. cit.”. COVENEY. 63 . y algunos filósofos lo han desechado como ilusión. Davies apunta a que “some people. P. Esta consecuencia sería máximamente deseable para replicar a una de las críticas de Mellor a todo planteamiento científico acerca del tiempo. cit.. Las dos descripciones son perfectamente complementarias y no contradictorias. incluyendo los ritmos y procesos de la vida misma. si se prefiere un enfoque realista. como mostraron Niels Bohr y su equipo frente al escepticismo de Einstein. Vol.. entonces es irreversible: de hecho. porque la flecha del tiempo es una parte fundamental del aparato matemático que explica los procesos de la vida”. Davies aboga por una conexión de tiempos conectados por ramificación: en cada experimento se multiplican los 58 59 DAVIES. si es cierto. Davies es escéptico respecto a esta estrategia. convertiría a casi todas las cosas. that is. se pasa de un estado de indeterminación previa a la determinación de un resultado dado. 60 Cfr. 102. que es donde nacemos y crecemos y adquirimos una conciencia del paso del tiempo. reducir la flecha del tiempo a una mera propiedad mental puede tener implicaciones de gran alcance e indeseadas60. Las rechazan como algo que tiene más que ver con el modo en que interpretamos el tiempo en nuestras mentes que con el paso objetivo del tiempo. y este paso se acompaña de un aumento de entropía. op. para sostener esta tesis de Bondi.. Pero entonces. 109. muchos científicos han intentado enterrar las implicaciones de la segunda ley. según la cual la percepción de una asimetría en el tiempo entre pasado y futuro se debería explicar en términos de toma de conciencia. es necesario de alguna manera aplicar la irreversibilidad microscópica al mundo de objetos.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano realizando un tipo u otro de medición: “the nature of what is out there. en el resultado de nuestras propias aproximaciones y limitaciones. ¿por qué el mundo se nos aparece como corpuscular y sólo raramente ondulatorio? Esto se debe al “colapso de la función de onda”. pero de escasa utilidad cuando se aplica al mundo real (en este ámbito sólo parece generar paradojas contraintuitivas como la del gato de Schrödinger. Por ello. El colapso es absoluta e intrínsecamente impredecible. ed. according to Bohr. is responsible for our impression of the flow of the time”59. no se puede deshacer o invertir.. que se da cuando se intenta determinar también la posición del electrón-corpúsculo: este colapso es irreversible. apelando a propiedades de la mente del sujeto (es la decisión del experimentador la que hace al electrón corpuscular u ondulatorio). certainly Hermann Bondi […] have suggested that this actual collapse. y cree como Penrose que la mecánica cuántica es un valioso instrumento de cálculo. in the experimental context”58. is inextricably mixed up with what the observer chooses to observe or how the observer chooses to discuss the world. pero cuando se da. y se ha solido explicar esta imposibilidad diciendo que la entropía del sistema aumenta cuando se efectúa la medición. 41: “igual que el hombre antiguo miraba con temor el tiempo irreversible. p.. Sin embargo. p. p. Davies sugiere una solución idealista. I. “Time Asymmetry. this irreversible change of the wave function. […] Pero mostraremos que este punto de vista. Ibíd. medio muerto-medio vivo hasta que el experimentador no abre la caja). Sin embargo.

que se aplica perfectamente a fenómenos de ese tipo: “aquel camino despejado hacia la entropía y otras magnitudes termodinámicas resulta ser un callejón sin salida para esta teoría”. En esta reformulación del experimento. y luego el experimentador con su medición hace que el “actual world” sea sólo uno de los posibles. Este “splitting” de mundos implica una dirección del tiempo: la dirección pasado-futuro es. which is imposed by the thermodynamics of the world in which the observer finds himself”61. que “this is a complicated way of saying that the splitting direction. cit. what the experimenter can do. que es una repetición en serie. el explicans. p.. P. op. or that our description of reality is such that in some sense took both paths or that 63 both paths or that both these worlds continue to coexist and overlap” . según los autores. 63 DAVIES. que sería lo primario también a nivel microscópico. tales como describir el comportamiento del gas hidrógeno cuando se abre el recipiente y dicho gas escapa”.. pues la descarta enseguida62) o bien 3) la interpretación Bohr-Wheeler. esta versión de la mecánica cuántica resulta inferior a la explicación de la flecha del tiempo en términos de Segunda Ley. etc. Esta última. pp. ed. De hecho. Por lo tanto. el “branching” puede tener una causa previa fundante. y parece conseguir una armonía entre la descripción macroscópica y microscópica del universo en situaciones de equilibrio (térmico. 64 . is to determine whether or not our description of the reality in the past is such that we can say the photon did take a particular path. La mecánica estadística interpreta las leyes de Newton en un sentido probabilístico.. In other words. En cambio Coveney. se basa en el experimento del “delayed choice”. cit. 61 62 DAVIES. dicho en las propias palabras de Davies: “the experimenter can clearly wait until after the photon has passed through the slit system before deciding whether or not to open the venetian blind. y cuál el fundado. by making a decision at a later stage. del experimento de Young que había determinado que era la medición del experimentador la que “determinaba” la naturaleza corpuscular u ondulatoria. el del paso por la primera lente. como por ejemplo 1) como ya se ha dicho. “Las cosas se complican cuando tratamos de hacer lo mismo en procesos de no equilibrio. Sin embargo. cada unos con una posible descripción del fenómeno. el experimentador puede “elegir” a posteriori si el electrón siguió sólo una de las dos trayectorias o las dos en un momento previo. la entropía. 219 y sigs. por así decirlo. “Time Asymmetry…”. follows on behind the arrow of time. p. “Time Asymmetry…”. el explicandum. 114.. gracias a dos lentes sucesivas. ed.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano mundos. the irreversibility in the quantum measurement. Highfield. 118.. en el que el experimentador no había efectuado ninguna medición. la que viola la navaja de Ockham multiplicando cada vez más los mundos posibles. P.). Por lo tanto. sumamente interesante. 2) la interpretación estadística de la mecánica cuántica (que no entusiasma a Davies. upper or lower. Esto está relacionado con la dirección del tiempo porque hay una especie de retroacción. como reconoce Davies. esta correlación entre ramificación y flujo del tiempo no muestra cuál de los dos es el elemento fundante. bien podría ser. energético. cit. dedican bastante atención a esta solución teórica que nace para salvar la brecha entre un nivel microscópico donde el tiempo parece reversible y otro macroscópico donde no ocurre tal cosa: “el paso clave es completar las leyes de la mecánica con la teoría de la probabilidad […]”.

dado que sería sólo de unos pocos nanosegundos hacia atrás en el tiempo. sin embargo. Su respuesta es vaga. 65 . ed. P. Esta explicación de los experimentos de Young y Wheeler no resulta muy convincente. se podría dar una retroacción o causación retroactiva de millones de años. “Time Asymmetry…”. y el experimentador se coloca en el segundo. y podría ser discutida desde innumerables puntos de vista filosóficos y científicos. to the very early stages of the universe and in some sense have a hand in congealing the early universe into concrete reality”64. Una vez llegados a esta sorprendente conclusión. 2) La mecánica cuántica no ofrece una sólida base alternativa a la entropía para explicar la dirección del tiempo. 120. muy anterior. parece que el experimentador puede decidir lo que ocurrió en el pasado. Eventual intelligent creatures arise and look back.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano Se podría argumentar que. El observador mismo está compuesto por una dualidad entre “ondas espirituales” y “partículas físicas”. Sin embargo. la intervención del sujeto cognoscente provoca el colapso de la función de onda por algo así como la “interferencia” de la dualidad en el sujeto y en el mundo exterior. sino meramente decidir si ocurrió uno u otro de dos estados posibles muy concretos (onda o partícula) a nivel microscópico.. Parece. y que no es alterable por el sujeto desde el presente: por lo menos en el mundo microscópico. aunque se diera en este caso una causación retroactiva. que no es verdad que el primero esté totalmente cerrado. De todas formas. hay que hacer algunas aclaraciones sobre la postura de Davies: 1) la causación retroactiva que postula no permite viajar al pasado. Davies destaca que Wheeler ha ido aún más allá en su radicalización de la interpretación de Copenhagen de la mecánica cuántica: “it would be possible to affect by the observations that we choose to make now the reality of what was –even at a time when were no observers in the universe […]. es muy posible que experimentos como estos puedan afectar a nuestra concepción teórica del tiempo y de la posibilidad de invertir la flecha temporal habitual. podemos preguntarnos cuáles son las consecuencias concretas de estas teorías sobre la dirección del tiempo. Lo único que hace es plantear problemas locales. Davies nos debe una explicación sobre cómo puede ser posible determinar desde el futuro un estado previo. Sin embargo.. muy filosófica y bastante especulativa: según él hay una correspondencia entre la dualidad mente-cuerpo y la dualidad onda-partícula. su irreversibilidad. in the way I have just described. si la luz viaja de uno a otro. Que esto sea posible en el mundo macroscópico parece difícilmente concebible. del universo. del sujeto y el objeto. a nivel 64 DAVIES. por lo que cuando mide el sistema hay una doble superposición de estados. el propio Wheeler apuntó que los cuásares actúan con la luz como las lentes del experimento de Young. podría parecer indiferente para la existencia de causal loops que fueran filosóficamente relevantes. p. cit. dado que sería necesario posicionarse físicamente en un cuásar para tomar decisiones sobre lo que tuvo lugar mucho tiempo antes en un planeta lejano. en contra de la percepción corriente que tenemos del pasado y el futuro.

COVENEY... y tantas más cuanto más pequeñas sean. una decisión retroactiva de nanosegundos parece tolerada por una ley probabilística aplicada a un ámbito intrínsecamente indeterminado. debería propagarse tanto hacia el futuro como hacia el pasado. Recordemos que la Segunda Ley es meramente estadística. Vol. conocida con el nombre poco poético de “teoría del absorbedor”. 66 . sino que la complementa (de hecho existen explicaciones al colapso de la función de onda en términos de aumento de entropía. En consecuencia. como en el caso de la mecánica cuántica y de las leyes de Newton. como una pareja de ping-pong. p. todo el concepto de causalidad ha experimentado una reapreciación radical. op cit. “todos los fenómenos eléctricos y magnéticos obedecen las leyes descritas por las ecuaciones de Maxwell. op. sin embargo. pero presenta algunas dificultades: 1) como ha señalado Tetrod: 65 Cfr. una discrepancia entre lo que dicen las leyes y lo que percibimos normalmente. la mecánica cuántica impone un cambio radical a la hora de entender los procesos causales65. pero las radiaciones hacia el pasado se cancelan mutuamente porque el número de absorbedores es muy grande: “por ello sólo vemos radiación propagándose hacia el futuro”67. no implican ninguna dirección temporal ya que no cambian de forma si se invierte en ellas el signo del tiempo. Highfield. Einstein nunca aceptó la renuncia de la mecánica cuántica a la causación. sin embargo. entra en contraste con una visión demasiado rígida de la irreversibilidad de la causación al admitir un tipo peculiar de backward causation. para explicar esta anomalía en el ámbito del electromagnetismo se ha propuesto muchas respuestas rocambolescas. 3) Por ello la mecánica cuántica no invalida la respuesta en términos de entropía. Tenemos de nuevo. hay que abordar otros fenómenos temporalmente asimétricos que pueden constituir una explicación para la flecha del tiempo. la aceptación ingenua del principio de causalidad ya no es posible. según muchos. Éstas. S. pero ésta podía ofrecer una salida a estas dificultades”. de hecho. La hipótesis del absorbedor es atractiva. la mecánica cuántica. 77. Para que un cuerpo emita radiación electromagnética debe haber otro cuerpo que absorba esa radiación en algún momento del futuro y la reemita al pasado.. al señalar la posibilidad de procesos (de decisión) que fluyen del futuro hacia el pasado. pero hay una particularmente convincente ofrecida por Feynmann y Wheeler. 66 HACYAN. De acuerdo con la interpretación convencional de la teoría cuántica. La radiación existe en pares (un emisor y un receptor). cit. y que por lo tanto admite violaciones. I.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano microscópico. la luz. evidentemente. 67 Ibíd. 138: “En el otro descubrimiento de éxito notable del siglo XX. que es una onda electromagnética. 8) Electromagnetismo Y CPT Una vez aclarado que no existe ninguna incompatibilidad insuperable entre la mecánica cuántica y la respuesta entrópica-relativista de Penrose. como se ha dicho más arriba). Empezando por el electromagnetismo. p. sólo percibimos el primer caso”66.

p. tiene un fallo: “existe un fenómeno extraordinario. 79. por ejemplo. dado que se comportan como las antipartículas correspondientes que viajasen atrás en el tiempo. S. En cierto sentido. op. Sin embargo. respecto a su antipartícula. 3) Por los argumentos anteriores. esta concepción nos conduce hacia un extraño panteísmo mental. lo que es más grave. Por todas estas razones.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano “esta explicación choca con nuestros conceptos comunes de causalidad […] El sol no radiaría si estuviera solo en el espacio y ningún otro cuerpo pudiese absorber su radiación… Si. esta teoría parece atribuir intencionalidad. vimos que su enfoque era capaz de explicar un fenómeno temporalmente asimétrico sobre el que se ha investigado y escrito mucho en los últimos años: el decaimiento de los kaones. Para casi todas las partículas conocidas. la miraría anoche”68. un positrón y un 68 69 Ibíd. cit. a 100 años luz de distancia. Pues bien. una consecuencia matemática del principio de relatividad aplicada a la teoría cuántica de campos69. a la mente. La teoría del absorbedor parece tener implicaciones muy serias en contra de la existencia del libre albedrío. de alguna manera. presciencia a las ondas electromagnéticas. 2) Un corolario de esta observación de Tetrod es que. Paridad y Tiempo) que es. parece que este teorema. Luego. dado que se limita a explicar una serie muy concreta de fenómenos. 67 . En la mayoría de las desintegraciones los kaones dan un pión negativo. Surge en ciertas desintegraciones de una partícula inestable conocida como el kaón de vida larga […]. el futuro estaría ya predeterminado. Cfr. entonces no sólo sé que la luz que llegó a mis ojos fue emitida hace 100 años.. sino también que esa estrella o sus átomos individuales sabían hace cien años que yo. quien ni siquiera existía en aquel entonces. a su vez. observé anoche a través de mi telescopio una estrella que está digamos. entonces los rayos de los tres astros de alguna forma “sabían ya” que algo o alguien se iba a encontrar en ese punto del espacio cientos de años más tarde. inteligencia y. dentro del mundo de las partículas elementales que se cree que rompe la simetría que hay entre las dos direcciones del tiempo. que se creyó absolutamente válido tras décadas de experimentos. Lo más importante de este teorema es que las tres simetrías deben ir ligadas: si se comprueba que una partícula elemental satisface. HACYAN. mi viaje sideral no puede haber sido completamente voluntario. y sobre todo no puede servir como base de explicación de la flecha del tiempo. por lo menos por lo que respecta a todos los fenómenos relacionados con ondas electromagnéticas: si viajo en una nave espacial a un rincón remoto del universo y contemplo tres estrellas. sólo uno.. parece que no hay una diferencia estructural entre pasado y futuro. A la hora de tratar la teoría entrópica gravitacional de Penrose. entonces también debe ser simétrica respecto al tiempo. la teoría del absorbedor no puede ser aceptada acríticamente. no parece tan descabellado que Davies equiparara los estados ondulatorios de fotones y electrones al espíritu. las simetrías C y P. esta simetría especular total es consecuencia del llamado teorema CPT (simetría de Carga.

Sin embargo. proceso en el cual puede mostrarse que se conserva la simetría CP”70. los propios Coveney y Highfield confiesan que mientras que Penrose consigue explicar en su teoría las asimetrías CPT de los kaones.. 75 A pesar de que hayan sido estos autores los que más han desarrollado la teoría del tiempo como aumento del caos. o incluso un número. I. p. 180. el padre de esta línea de pensamiento es Lorenz. descubrió que sus ecuaciones 71 70 68 . 74 COVENEY. Boletín de la asociación matemática venezolana. 1990 (2 volúmenes). 182. estudiando un modelo matemático del comportamiento atmosférico. en cambio su propuesta. intentando decirnos algo a través de los resultados de este experimento delicado y hermoso”71. Barcelona.. P. 227: “La moderna teoría del caos empezó en el año 1966. XI. aquí surge un punto importante que tendremos que tener en cuenta a la hora de optar entre las posibles explicaciones de la flecha del tiempo que hemos considerado hasta aquí. Vol. centrado en la entropía conciliada con la mecánica cuántica. cit. cit. p.. dado que todos convienen en la importancia del rol desempeñado por estos experimentos que muestran la violación de la CPT. “es difícil pensar que la naturaleza no está por así decirlo. parece que la teoría de Penrose puede apuntarse un tanto sobre sus competidores directos73. Un antineutrino sin contrapartida simétrica parecería estar “viajando atrás en el tiempo”. 81 invita a ser cautelosos con estas suposiciones y a no olvidar que las violaciones de la CPT son extremadamente infrecuentes: “esto no implica que la antimateria sirva como máquina del tiempo: el sentido del tiempo surge como una propiedad estadística de los objetos macroscópicos compuestos de billones y billones de átomos…o antiátomos”. S. De hecho.. que estudiaremos a continuación. Según Coveney y Highfield. existe otra teoría muy articulada y convincente. uniendo a este criterio formal otro aún más atractivo si cabe. Vol. lo que supone una violación en toda regla de la triple simetría. puede abrir las puertas a la especulación filosófica acerca de los viajes en el tiempo. se forma un antineutrino en vez de un neutrino. 9) El paso del tiempo: un aumento del caos Hasta este punto hemos visto que el enfoque de Penrose. cuando Edward Lorenz. y que se basa principalmente en lo experimentos de Misra y las teorías del gran experto en la dirección del tiempo.. p. Por lo tanto. es el más satisfactorio porque consigue explicar más fenómenos que los anteriores. defendida por Coveney y Highfield en su libro “La flecha del tiempo”74. op. D. “Determinismo. que postula que existe un tipo de materia no simétrico respecto al tiempo. Hacyan. en casi todos los casos también se respeta la simetría respecto al tiempo. el de la curvatura Weyl. de acuerdo con Penrose. Ibíd. 73 La asimetría CPT.. Highfield. 72 Ibíd. indeterminismo y la flecha del tiempo en la ciencia contemporánea”. I. op. Sin embargo. la esperanza de unificar todos los procesos asimétricos respecto al tiempo a una fórmula. Por lo tanto. La flecha del tiempo. A. Sin embargo. R. una vez de cada aproximadamente 1000 millones. 2004.. Sin embargo. cfr. La estrategia seguida no es muy COVENEY. Ilya Prigogine75. p.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano neutrino. y de todas formas emprender un viaje absolutamente irreversible según las actuales leyes de la física. no consigue dar cuenta de estas importantes desviaciones: “éstas no desempeñan ningún papel en los procesos irreversibles familiares que serán descritos en los últimos capítulos del libro”72. Rba. MORALES. Highfield.

p. p. sino en la capacidad de amplias asambleas de átomos y moléculas para cambiar. Vol. HACYAN. la negación del determinismo. op. op. al considerar un futuro hecho de posibilidades abiertas. cit. 318-319: en estas páginas Lowe desarrolla una vía de respuesta a la tesis de McTaggart de que la serie A “involves contradiction”. lo que me parece sumamente deseable. incluso cuando hay sólo tres partículas interactuando entre sí. Su estrategia de respuesta consiste en descomponer la paradoja del famoso argumento mactaggartiano “cada evento debería ser a la vez pasado. 47. nos compromete con una serie del tiempo tipo A. que puede aparecer en la más sencilla de las situaciones. Highfield. es el caos: estos autores muestran en varios capítulos ejemplos de lo que ellos denominan el “caos dinámico”. 111. pues se funda en la entropía y consiste en partir de lo macroscópico para explicar después lo microscópico (y en este sentido reduce a su explicación la que ofrece la mecánica cuántica en sus distintas vertientes antes expuestas): “en vez de partir del mundo abstracto de los átomos y las moléculas y tratar de deducir leyes que gobiernen el mundo macroscópico de los muñecos de nieve y los toros en tiendas de porcelana. Por lo tanto. el futuro permanece abierto y redescubrimos la flecha del tiempo”78. For Hegel 69 . basada en Prigogine y Misra.. El paso del tiempo correspondería a una ampliación física de la indeterminación del sistema. ¿qué los diferencia de su teoría cosmológica entrópico-gravitacional? El centro de la teoría de Coveney y Highfield. […] Lorenz llamó a esto el “efecto mariposa” […]. No la excepción. LOWE. El famoso artículo de MCTAGGART.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano distinta a la de Penrose. Highfield. op. pasado futuro. y por ende la posibilidad de la libertad para los seres racionales. Levenson (Eds.. p. Cfr. Hackett. 76 COVENEY. S. I. M. Una primera ventaja de este enfoque es que se funda. futuro” en tres tríadas compuestas por disyunciones excluyentes con términos adverbiales que eliminan toda inconsistencia. “The unreality of time”. presente.. the result will so far resemble those reached by Hegel rather than those of Kant. E. 77 Cfr.). Pronto la teoría del caos también hace su aparición en la mecánica cuántica”. Vol. Time. Pero entonces.. tal como expresa la Segunda Ley de la termodinámica”76. 1993. cit. pero incidiendo más en otras implicaciones de esta magnitud termodinámica. que en cambio han quedado cristalizadas en el pasado. J. en la entropía. De esto se deriva. a nuestra imagen manifiesta. cit. J. de la complejidad y la “ramificación” de posibilidades: “el caos dinámico es la norma dentro de nuestro mundo. ¿por qué no hacemos lo contrario? ¿Por qué no creer en lo que nuestros sentidos nos dicen y los poetas han descrito durante milenios? La realidad fundamental de nuestro mundo no ha de encontrarse en sus partes más pequeñas. naturalmente. II... op. pretende en su conclusión presentar una conexión con la teoría del tiempo de Hegel: “if this view is adopted. Otro punto a su favor es que se ajusta a nuestra percepción del tiempo. 81: “el tiempo surge sólo cuando percibimos sistemas de billones y billones de átomos (como son todas las cosas que observamos directamente”. cit. Mientras que el pasado está fijo. 161. si estos dos autores están de acuerdo con Penrose (y también con Hacyan77) en esta estrategia. una mostraban un caos. 78 COVENEY. 79 Para la distinción entre series A y B del tiempo. esta teoría insiste en el significado “informacional” de la Segunda Ley: la entropía puede definirse como una medida del caos en el que se encuentra el sistema. igual que el de Penrose. p.. intrínsecamente diferenciado en presente. es decir. p. en Westphal. En contra de McTaggart79.

Una última ventaja del enfoque de Coveney y Highfield es que es plenamente compatible con la teoría de Penrose. Highfield.. P. pp. p. en Westphal. el tiempo corre en una sola dirección.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano descripción del tiempo en términos de esta serie es sumamente coherente. 103 y ss. op. op.). –a ewtonian continuum of thinglike linstants at which events are located. HORWICH. 114. while Kant does not seem to have contemplated the possibility that anything in the nature of noumenon should correspond to the time order which appears in the phenomenon”. parecía tener problemas para abordar: de hecho. “dentro del marco teórico utilizado para describir la génesis de dichas estructuras. mientras que sostienen que su enfoque se basa más en las ciencias naturales y es más acorde con nuestra percepción del mundo84. But according to McTaggart. los propios autores presentan esta última como una versión más cosmológica de desarrollo de la segunda Ley. Highfield. For Leibniz. quizás siguiendo las líneas propuestas por Roger Penrose y debatidas en el capítulo V cuando debatimos la flecha cosmológica del tiempo”. Coveney y Highfield no sólo se limitan a explicar estos procesos.. 84 Cfr. […] Contenida dentro de la dinámica no lineal irreversible está la receta tanto de la auto-organización como del caos dinámico”83. ofrece una detallada refutación del argumento de McTaggart fundada en lo que. ordered by the relation later than. cit. 81 Cfr. op. of something in the real nature of the timeless reality. 83 COVENEY. constituye el principal fallo del famoso argumento antirrealista. La unificación a la manera propugnada por Penrose ofrece diversos alicientes: contendría una flecha regarded the order of the time-series as a reflexion. Otra ventaja del enfoque de Coveney y Highfield es que consigue dar cuenta de muchos de los procesos biológicos que son relevantes para la flecha del tiempo. más matemática. (Eds. op. 64 y ss. Highfield. que pueden parecer importantes pero no fundamentales: dan plena cuenta también de la evolución darwinista (que consiguen conciliar con el modelo de “tiempo profundo” de Gould81). 82 Cfr. el planteamiento de Penrose es sumamente contrario a las convenciones. a property. Vol. También aparecerá el caos en el surgimiento y desaparición de las poblaciones de insectos y en ideas acerca de los orígenes del sexo”80. something quite different would have to be involved for time to exist: namely.. “The moving now”. being now. Ibíd. COVENEY. puesto que reconoce la importancia de incluir la asimetría en el tiempo como característica fundamental del universo. time would be a substance. pp. cit. 139: “la contestación puede muy posiblemente ser cosmológica en su raíz. el reloj biológico que regula la división celular82 y el envejecimiento celular. Vol. pp. p. Ibíd. Levenson.. 54.. II. La perfecta compatibilidad entre las dos teorías se ve también en la actitud de los dos autores de “La flecha del tiempo” a la hora de defender a Penrose y mostrar las ventajas de su teoría: “según la estimación de la mayoría de los físicos teóricos. II. Y de esta explicación se derivan interesantes consecuencias: “se encuentran ecos de la reacción BZ en el comportamiento de colonias de criaturas unicelulares llamadas mohos de arcilla y en la forma en la que el músculo se comporta durante los ataques cardíacos. y que la teoría de Penrose. cit. II.. 80 COVENEY. p. 70 . según él. Por otra parte. y además lo que distingue la postura de McTaggart de la de Leibniz: “Leibniz and McTaggart disagree radically about the sort of thing time would have to be. in order to be real. Vol. consiguen explicar en términos del caos del no-equilibrio la famosa y problemática reacción Belosov-Zhabontinsky (BZ). cit. 119-130. which glides along the continuum of instants in the future direction”. though a distorted reflexion.

p. tales como entre realismo e idealismo. la flecha del tiempo es algo real. y explicaría también las condiciones iniciales sumamente improbables del propio Big Bang”85. Según estos modelos. cit. es la base de las dos teorías más coherentes. su intento de encontrar una unificación entre la teoría cuántica y la relatividad. El tiempo. esto último supone una dificultad notable para argumentos irrealistas como los de Davies. 10) La superioridad de la entropía corregida en un tiempo real Por lo tanto. que pretenden demostrar que el paso del tiempo. p. Arrojan poca luz sobre controversias un tiempo famosas. una vez vistas las principales teorías que intentan reducir a un modelo científico la dirección del tiempo. entre los más ilustres representantes de esta tendencia irrealista se encuentra Paul Davies. P. 4) una apelación a la causalidad que resulta discutible. Ariel. 1978 . del que hemos visto más arriba un análisis en términos de mecánica cuántica: “Algunos investigadores. ABC de la relatividad. Cfr. noviembre 2002. irreales. B. el principal punto a favor de Penrose es. eliminaría las embarazosas singularidades de la relatividad general. 177: “las consecuencias filosóficas de la relatividad no son tan grandes ni tan desconcertantes como se ha pensado a veces. y la de poder explicar en términos de la curvatura Weyl fenómenos tan enigmáticos como la no-simetría CPT de los kaones. p. 10. Existen luego otros enfoques. ganador del Premio Nobel. que tiene una explicación en las leyes de la naturaleza. inclusivas y elegantes que la física contemporánea ofrece al análisis filosófico.. II. Esta estrategia puede tener sentido pero choca con: 1) una fuerte conciencia de la existencia de un fluir temporal interno y externo. Pero yo y otros más pensamos que se trata de algún tipo de ilusión. como se dijo más arriba. Pienso que tales personas se han desorientado por la forma en que los escritores de la relatividad hablan del observador”. Barcelona. Después de todo no observamos realmente el transcurso del tiempo”86. biológicos. tal y como se ha afirmado a veces. químicos. 119. La Segunda Ley de la termodinámica. 86 85 71 . no reversibles87. “La flecha del tiempo”. 3) una serie muy amplia de argumentos filosóficos realistas esgrimidos para luchar contra argumentos como los de McTaggart. y por ende su dirección.. en la estructura de nuestro universo. han sugerido que la sutil física de los procesos irreversibles convierte el flujo del tiempo en un aspecto objetivo del mundo. De hecho.. 2) la incontrovertible presencia de numerosos procesos físicos. como el ya citado de MacTaggart. Davies. Algunos creen que apoyan la idea de Kant de que el espacio y el tiempo son “subjetivos” y que son formas de la intuición. éste sostiene que el tiempo no es real.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano cosmológica del tiempo explícita y de este modo explicaría objetivamente el colapso irreversible de la función de onda. son meramente ilusorios. es hora de hacer balance. Highfield. Vol. Investigación y Ciencia. individuada desde hace tiempo como la explicación científica más satisfactoria a nuestra percepción de la irreversibilidad del tiempo. op. Sobre todo. 314. 87 Ni siquiera la relatividad es un ejemplo de teoría que apoye una concepción idealista o irrealista del tiempo. entre los que sobresale el químico Ilya Prigogine. Russell. num. pero sí lo son las tres dimensiones del COVENEY.

Highfield. p. la investigación científica y filosófica sobre el tiempo constituye una gran oportunidad para las disciplinas mismas que entran en juego: de hecho. Sin embargo. dentro de ésta. que compele a los investigadores a adoptar una actitud holista que trasciende la hiper-especialización de la ciencia y. Las teorías que nos han parecido más satisfactorias consiguen combinar un análisis filosófico de la causalidad y de la naturaleza de la percepción del fluir temporal con algunas de las teorías más duras de la ciencia. incluso relevante. este argumento puede ser atacado a) aduciendo argumentos a favor de la causación retroactiva. es preciso completar y explicitar la relación existente entre la dirección de la causación y la de la entropía. la mecánica cuántica gravitacional. COVENEY. A la vez. existen teorías causales del tiempo que conceden a este último plena realidad (no se olvide que el citado libro de Mellor se llamaba precisamente “Real Time II”). En esta y otras tareas la metafísica tiene todavía mucho que decir. como hacen Coveney y Highfield en sus últimas páginas89. ofrecer posibles soluciones a problemas milenarios e interculturales: la base de la flecha del tiempo es cada vez más estudiada y por ello comprendida. lo que exige una síntesis teórica y una armonización conceptual. la cosmología y la física. Cfr. concretamente la de Penrose nos debe una formulación explícita de lo que en ella es sólo una intuición. 72 . hermanadas por una vez con el lazo de la entropía. *** 88 89 Ibíd. parece sensato no excluir de antemano la presencia de un fundamento in re a la flecha del tiempo. Vol. logran unificar argumentos que proceden de la biología.. Además. Hay que resaltar que la gran cantidad de bibliografía y proyectos de investigación sobre el tema de la naturaleza y la direccionalidad del tiempo han conseguido. a menudo. y si la irreversibilidad de ésta puede explicar la de aquélla. si es verdad lo que decía Husserl de que es el objeto (intencional) el que guía nuestras investigaciones. en los últimos años. en establecer la unidireccionalidad del tiempo. op. Por lo tanto. si no se encontrara ninguna teoría satisfactoria. que según la mayoría de los intérpretes es un concepto al menos coherente o b) si se sostiene la imposibilidad de la backward causation. entonces se podría pensar. 162-163. Sin embargo. que la conciencia humana pueda jugar algún papel.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano espacio. la relatividad y la física cuántica. como el de la asimetría CPT. las teorías que hemos analizado y tomado por buenas tienen todavía cuentas pendientes. impidiendo que causa y efecto se entremezclen sin remedio”88. la filosofía contemporáneas. entonces el tiempo resulta un objeto de estudio particularmente exigente. y que “la distinción entre espacio y tiempo subyace bajo la noción capital de la causalidad. II. A la par. cit. y dentro de esta última reconcilian dos viejas enemigas. mientras que Coveney y Highfield deben resolver sus problemas con la integración de ciertos resultados experimentales.

1990. (2 volúmenes). The ature of Time. Introducción a la teoría de la relatividad. en Westphal. Oxford. ARISTÓTELES. C. M.). E. W. Lockwood (Eds.Paralaje N°4 /Dossier Valerio Rocco Lozano BIBLIOGRAFÍA AA... U. KOURGANOFF. 1994 HACYAN. “The unreality of time”. Blackwell. Física.. MELLOR.). BROWN.). Hackett. Levenson. “Causal Loops”. M. 1962. Oxford University Press. DUMMETT. num. ature of Física y metafísica del espacio y del tiempo. E. A. Palma de Mallorca. ALIGHIERI. Gredos. Oxford. the Second Law.. HIGHFIELD.). A survey of Metaphysics. U. Milán. Oxford Clarendon.. noviembre 2002. Oxford University Press. Blackwell. en Flood. Olañeta. “Time’s square”. Macbeath. 314. Mondadori. London. 1999. J.). noviembre 2002. Rba. “Time Asymmetry and quantum mechanics”. Routledge. HORWICH.. D. en Westphal. Madrid. J. Barcelona. COVENEY. Blackwell.. VV. The philosophy of time. Barcelona. 1994. El tiempo. Fundamentos de filosofía de la ciencia. 1993. El tiempo. (Eds. Barcelona. MCTAGGART. 1962. Time.. 2000 La Divina Commedia. The Time. London-New Cork. Real Time II.. 1993. 1998. The ature of Time. en Lepoidevin.... AMALDI. 1995. The philosophy of time. physicist extraordinary. Planilandia. Física. Macbeath. P. LOWE. “La máquina del tiempo”. en Flood.. Macbeath (Eds. 1998. 2004. 1993. Oxford University Press. Hackett. “The moving now”. J. “Bringing about the past”. Science Study Series. R. FCE. C. Lockwood (Eds. ABBOTT. 2002. Oxford. La flecha del tiempo. MACBEATH.. en Flood. 1994. LEWIS. P. DÍEZ.). DAVIES. M.. (Eds. 1993.. Levenson (Eds. Labor. V. P. Investigación y Ciencia. en Lepoidevin. 73 . Meccanica. MOULINES. H. Madrid. “La flecha del tiempo”. ATKINS.. Reverté. Zanichelli. num.. Time and dispersal.). 2004. 1967. Count Rumford. en Lepoidevin. 1993. Lockwood (Eds. Ariel. A. “The paradoxes of time travel”. P. Investigación y Ciencia. México. D. Time. S. S. Bologna. 314. The philosophy of time...

. Valerio Rocco Lozano “Determinismo. 1971. Ariel. 2000.. Investigación y Ciencia. 2009. Concepciones de lo divino. M. Porrúa. SKLAR. Los viajes en el tiempo. Boletín de la asociación matemática venezolana. “Up and down.Paralaje N°4 /Dossier MORALES. E. 2001.) The philosophy of time. 1998... 1993.. TOOLEY. UAM. ROMERALES. Barcelona. left and right. 314. E. UAM. 1997. PLATÓN. num. Oxford University Press. “La posibilidad de la causación retroactiva explorada a través de los viajes en el tiempo” en Alonso. Tecnos. Oxford Clarendon. Vol. Madrid. Tense and Causation.. noviembre 2002. Romerales. Ciencia percepción y realidad. “El empirismo y la filosofía de lo mental”. (Eds. L. ABC de la relatividad. Madrid. E. XI. 2004. Madrid. RUSSELL. B.. G. Timeo. en Lepoidevin. MUSSER. V. Time. D. (Eds. SELLARS. past and future”. indeterminismo y la flecha del tiempo en la ciencia contemporánea”. Un enfoque multidisciplinar. W. ROCCO LOZANO. México.). 74 . “Filosofía del tiempo”. Macbeath. A. El tiempo.