L A

NUE VA

R E PÚ BLI CA

LA NUEVA REPÚBLICA ES EL SEMANARIO DEL CID

EDICIÓN 104 DICIEMBRE 2 DE 2013

Lo “prohibido” y lo “obligatorio”
En numerosas conversaciones con cubanos, tanto emigrados como de “adentro”, éstos últimos con los que comparto la experiencia de vivir diariamente bajo las condiciones sui generis de esta Isla, sale a relucir una frase acuñada a lo largo de décadas, cuya credibilidad se sustenta más en la propia repetición por su uso y abuso en el habla popular que en la realidad misma: “En Cuba lo que no está prohibido es obligatorio”. Debo admitir que en lo primero hay bastante acierto. Si algo abunda en Cuba son las prohibiciones en todas sus variantes: las que verdaderamente lo son –contenidas en leyes, decretos, regulaciones y otras disposiciones de distintos niveles, todas dirigidas a inhibir a los individuos y controlar cada actividad social o personal –, las que nos impone la naturaleza coercitiva del sistema aunque no estén legalmente sancionadas (por ejemplo, que los estudiantes varones no puedan usar melenas, que no se transmita por la radio o la TV algún tipo de música, que no se reúnan personas en un determinado lugar, etc.) y las que nos inventamos nosotros mismos, o sea, las prohibiciones autoimpuestas propias de sujetos sometidos desde la cuna al temor, al adoctrinamiento, a la vigilancia permanente y a la dudosa moral de la supervivencia cotidiana que obliga a vivir gracias a las ilegalidades, es decir, violentando interdictos establecidos por el poder más allá del sentido común. Es natural que las transgresiones abunden más allí donde existe una mayor cantidad de tabúes. Ahora bien, lo “obligatorio” es harina de otro costal. Más bien se trata de toda una leyenda que, ya sea por desconocimiento o por un sinnúmero de razones (irracionales), inconscientemente sirve a muchos cubanos para justificar su modo de actuar y atrincherarse en el marasmo cívico que nos asfixia. La lista se “obligaciones” sería infinita, pero algunas de las más socorridas se resumirían en: la pertenencia a organizaciones que son pura entelequia, como los Comités de Defensa de la Revolución, Federación de Mujeres Cubanas, Milicias de Tropas Territoriales, Central de Trabajadores de Cuba, Organización de Pioneros de Cuba, Federación Estudiantil de la Enseñanza Media, Federación Estudiantil Universitaria, etc., todas ellas con pago de una cotización y con asistencia a diferentes rituales marcados por las efemérides, también supuestamente con carácter “obligatorio”. Pero también muchos cubanos parecen considerar obligatorio votar por el Delegado, asistir a las asam bleas de rendición de cuentas y a reuniones, gritar consignas, cantar el Himno Nacional, saludar la bandera, honrar a los mártires del santoral revolucionario, firmar compromisos políticos y otros documentos, y un larguísimo etc. En realidad, existe la suposición de que no cumplir con estas “obligaciones” traería como consecuencia algunas represalias, como pudiera ser la pérdida del puesto de trabajo, la no acepta ción de nuestros hijos en algunos centros de estudio, no poder optar por determinados servicios como el círculo infantil, el semi-internado para hijos de madres trabajadoras, etc. Sin embargo, muchos hemos comprobado por experiencia propia que nada de lo antes mencionado es realmente obligatorio, sino que constituye la respuesta general a la prohibición fundamental que pesa sobre esta nación: está prohibido ser libres. ¡Ay, cubanos! Si alguna vez el coraje que mueve a tantos a desafiar los peligros del mar en una fuga casi suicida, a crear una nueva vida lejos, a sobrevivir en condiciones tan precarias dentro de la Isla y a triunfar contra todos los obstáculos fuera de ella, se volcara en vencer el temor al régimen, ¡qué diferente sería todo!… Si tantas energías se dirigieran a cambiar nuestr a propia realidad, haríamos desaparecer en poco tiempo el mundo de prohibiciones que nos ha encadenado por medio siglo y dejaríamos de sentirnos obligados a ser eternamente esclavos. No es obligatorio, pero tampoco está prohibido. Por Miriam Celaya (sin EVAsión)

Nueva delegación del CID en Santa Clara
El 26 de noviembre a las 9 de la mañana 16 opositores participaron en la fundación de una nueva delegación del CID en la ciudad de Santa Clara. Se escogió inaugurar la delegación en esa fecha para celebrar el cumpleaños de Huber Matos Benítez, Secretario General de CID, quien ese día cumplió 95 años de edad. En la actividad, Tania García, dedicó una bella oración a la salud de Matos por quien los presentes hicieron un brindis enviándole un caluroso saludo. A cargo de la delegación fue elegida Olimpia Becerra Fuentes y Tania García Hernández como su segunda en autoridad. El acto fue presidido por Yanisbel Valido
Pérez, coordinadora de las delegaciones del CID en la provincia de Villa Clara. Oo

“Y quiero decirle al pueblo y a las madres de Cuba, que resolveremos todos los problemas sin derramar una gota de sangre. Les digo a las madres que nunca a causa de nosotros tendrán que llorar” Fidel Castro el 9 de enero de 1959.

“Los pueblos viven de la levadura heroica. El mucho heroísmo ha de sanear el mucho crimen. Donde se fue muy vil, se ha de ser muy grande”. José Martí

¿Que pasó con Cuba ?
En 1958 en Cuba el ingreso anual por habitante era de $356 dólares y su producción anual bruta de $2,360 millones de dólares. En 1958 Chile tenía una ingreso anual por habitante de $360 dólares y una producción anual bruta de $2,580 millones de dólares. En el año 2000 el ingreso per cápita anual de Chile era seis veces superior al de Cuba y su producción bruta anual era ocho veces la de Cuba. OABA

Exclusivo para extranjeros “Celebra polo turístico Jardines del Rey sus 20 años”
El 12 de noviembre Granma publicó que: “Jardines del Rey cuenta con unas 5 mil 500 habitaciones y 17 instalaciones hoteleras, que significa el 8.6% de las que en Cuba están dedicadas a la llamada industria del ocio.” Vale la pena recordar que durante la mayor parte de ese período de 20 años, a los cubanos les fue imposible acceder a los hoteles. Nótese el subrayado: imposible en toda la extensión de la palabra, porque por más dinero que pudiese tener un nacional, existía la orientación de NO PERMITIR CUBANOS EN LAS INSTALACIONES HOTELERAS DE CUBA. Esta política anticonstitucional (que da la medida del poco respeto que los comunistas tienen hacia la Carta Magna que ellos mismos proclamaron) estuvo vigente hasta que el General-Presidente, en funciones desde hace pocos años y más pragmático que su hermano mayor, se dio cuenta de que sacaría dinero a los cubanos en la Isla si les permitía gastarse su dinero en los hoteles, muchos de los cuales pertenecen por completo al gran monopolio estatal. Antes de que a los cubanos se les permitiese entrar a los hoteles en su propio país, la única forma en que se podía acceder a estos lugares era siendo un funcionario del gobierno o la familia más cercana de éste en vacaciones que eran “asignadas”. O sea, había una segregación social manifiesta por parte de aquellos que decían representar a “la sociedad más justa del mundo” y solo esa clase dirigente podía disfrutar de ciertos privilegios. Poco antes de la apertura del turismo para nacionales, este “régimen de gratuidades indebidas” (llamado así eufemísticamente por el gobierno) terminó al menos en parte. Con todo y los cambios que suavizaron esa especie de apartheid turístico que parecía reinar en la era de Fidel Castro, actualmente debido a lo lujoso que resulta para la familia cubana promedio el hospedaje en un hotel, es todavía muy difícil encontrar nacionales haciendo turismo allí. Con un salario de 20CUC como mucho, que cobra la mayoría de los cubanos, las ofertas para ir a vacacionar debidamente en su propio país son imposibles de pagar. Por Víctor Ariel González La Habana 2 muertos y 135 derrumbes, a una mujer se la llevó el mar 117 derrumbes parciales y 18 totales, todos por falta de mantenimiento. Además se encontró el cadáver de una mujer que parece caminaba por el malecón o estaba sentada y se la llevaron las olas. Dd

“Si Huber Matos estuvo 20 años en prisión y no cedió al chantaje, pues yo tampoco”. Roberto Blanco Gil, presidente
del Comité Ciudadano Contra los Malos Tratos (CID) en Pinar del Rio, fue detenido en horas de la madrugada del 26 de noviembre cuando viajaba a San Juan y Martínez a participar en el 95 aniversario del Comandante Huber Matos Benítez, Secretario General del CID. Fue conducido a la unidad de la PNR, encerrado en un calabozo con pésimas condiciones higiénicas, interrogado y golpeado por el teniente Yoel, quien lo amenazó con mandarlo a prisión por sus actividades “contrarrevolucionarias”. Cuando trató de chantajearlo Roberto Blanco le respondió enérgicamente: “Si Huber Matos estuvo 20 años en prisión y no cedió al chantaje, pues yo tampoco”. Rp

¡Que viva Celia! Con este grito terminó la cantante y actriz puertorriqueña Jennifer López su presentación en la ceremonia de los American Music Awards (AMA) en los Angeles el día 24/11. Jennifer cantó tres de las canciones más conocidas de la "Reina de la Salsa" para rendirle tributo. López, de 44 años, honró a la "Guarachera de Cuba" con un espectáculo lleno de danza, rodeada de bailarines latinos y demostrando su gran habilidad con los ritmos caribeños, así como para cambiarse de vestuario de una manera fugaz, en las breves transiciones entre un tema y otro. López comenzó su actuación vestida de negro cantando la mítica Kimbara, de Cruz, mientras decenas de bailarines rodeaban el escenario a sus pies, hasta que varios de ellos la ocultaron tras sus espaldas, para reaparecer segundos más tarde con un traje multicolor e interpretar La vida es un carnaval. La actriz terminó su homenaje a la cubana con un diminuto vestido de brillantes y flecos con el que cantó Bemba colorá, otro de los grandes éxitos de la Reina de la Salsa. (DC)

PATRIA, PUEBLO Y LIBERTAD.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful