You are on page 1of 2

Primera intervención Con mucha atención he leído a cada uno de mis colegas; la mayoría de ellos plantean el trabajo de la descripción

en un sentido de aplicación de las habilidades “descriptoras”, empero, creo que lo más importante es señalar, en su debido momento, y recordar cada vez que sea necesario, que la tarea de describir tiene una finalidad concreta, un propósito; ciertamente que practicar sirve, pero ¿no es mejor hacerlo para cumplir una intención clara y necesaria? Desde aquí, entonces, invito a mis colegas a repensar sobre el propósito con el que hacemos producir a nuestros alumnos. El profesor Arroyo describe una actividad motivadora para los alumnos, y aún no veo un claro propósito. Algunos colegas, más adelante, destacan la importancia de publicar sus trabajos de descripción en el diario mural del curso; en la bitácora del curso resultaría una actividad ingeniosa también y de mucho valor para los alumnos si se leen y releen sus creaciones (en este caso sus descripciones). Poder contar una actividad invitando a participar de ella a otros alumnos, publicándolos en el Diario Escolar; es merecido para ellos, por el esfuerzo que significa aprender a describir y describir cada vez mejor. En esta última instancia recomiendo que cada tarea esté centrada en desarrollar las habilidades para describir para cumplir un propósito. Es más significativo. Como reza el viejo proverbio: “Hay quienes pasan por el bosque y solo ven leña para el fuego”. Comparto con las ideas del trabajo realizado por la colega Natalia Orellana, que sugiere en orden, una actividad completa para aprender a describir y hacer a los niños reflexionar y desarrollar ampliamente su pensamiento. ¿Es necesario? Claramente que sí, ya que si tenemos la hermosa oportunidad de vivir dentro de paisajes rodeados de bosques, montañas, cerros (me acordé de la colega Marcela Oyaneder), mar, playas, es más cómodo… hasta cierto punto. ¿No sería un desafío pedirles que describan un lugar imaginario o no conocido por ellos? Apelar a la imaginación de los alumnos es maravilloso. Destacando que para trabajar los textos descriptivos es conveniente desarrollar actividades orales y escritas (destacado en la lección 1 de esta unidad, “La importancia de la escritura) en justa medida que tengan que ver con ese tipo de texto. ¿Cómo lo he hecho yo?, pues cuando los niños vayan adquirido las “micro-habilidades” que conforman la gran habilidad de describir haría lo siguiente: 1. Actividad grupal de escritura. a) Observan con mucha atención la fotografía de una pera. b) Aplican la técnica de la lluvia de ideas. Participa el curso en conjunto. Alguien escribirá en el pizarrón una lista de las características encontradas. c) Pedirles que no usen solamente sus ojos, sino que también sus otros sentidos, recordando experiencias previas. d) Repasar la lista, pedirles que usen palabras precisas (por ejemplo, en vez de decir “huele rico”, decir “aroma agradable”) e) Agrupar la lista de sus palabras escritas de mayor a menor importancia.

se realiza una visita al Terminal Asoagro (lugar donde se venden frutas. Desarrollar un reporte. para promover la comida saludable. atentamente. Posteriormente. .f) Rearmar la lista en un mapa semántico (ver archivo adjunto). se despide. Jorge Navarro. trípticos. Esperando ser alguien más que aporte como mis colegas. verduras y otros). afiches.