Viaje y experiencia etnográfica en Ixtenco Prof.

Mario Arturo Galván Yáñez Parentesco y Religión Arqueología Guillermo Lara Bolaños

El escenario de mi cuento es esta tierra, en la que actualmente vivimos. Pero el período histórico es imaginario.

J.R.R.Tolkien

Ubicación El pueblo de San Juan Ixtenco se localiza en el estado de Tlaxcala, que colinda al Norte y al Oriente con el municipio de Huamantla y estado de Puebla. En el municipio de Tlaxcala se registran dos tipos de climas, en el extremo norte Templado subhúmedo con lluvias en verano, de mayor humedad, y en el resto del territorio Templado subhúmedo con lluvias en verano, de humedad media; la temperatura media anual de todo el territorio es superior a los 14 °C; y la precipitación promedio anual de 800 a 1,000 mm.

Debido a esto, y que en Ixtenco un pequeño sector y de otros aledaños a Ixtenco, se dediquen aun a la agricultura. Obtienen una cosecha al año, cosecha ala que se le nombra “de temporal”, porque utilizan el agua de las lluvias y no interfiere mano de hombre en ello. La superficie que ocupan las unidades de producción rural en el municipio de Ixtenco es de 4 675 hectáreas, área que representa el 1.9 por ciento de la superficie total del estado. Adosamos un mapa que obtuvimos en el ayuntamiento y encerramos los sitios visitados. Escuchamos mucho sobre haciendas a las afueras del margen de Ixtenco, pero preferimos pasar todo ese tiempo con la gente del pueblo, para conversar e incluso intercambiar experiencias, como así fue y se dicta a continuación.

Relaciones Económico-políticas

Los habitantes de Ixtenco tiene diversas formas de ingreso, un sector se dedica a la agricultura, la venta de frutas y verduras de las que muchas se cultivan en la inmediateces del pueblo; nos tocó ver gran venta de flores con motivo del día de muertos pero al preguntar corroboramos que muchas de las flores proviene de Atlixco, Puebla. También incursiona la venta de alimentos, y solo un sector muy pequeño se dedica a la apicultura, y el comercio, ya que vendedores de frutas y verduras de otros lares como Puebla y sitios aledaños a Ixtenco se dan cita en el tianguis que va del 28 de octubre al 1 de noviembre. En el tianguis, que se ubica sobre la calle de Juan Ponce de León¸es el propiamente de Día de Muertos. Lo que más se vende es mucha fruta, flores y pan de todas las formas y colores; sin

faltar

también

los de uso cotidiano como miel, dulces, molcajetes, etc. Dentro de la gama de flores que se venden encontramos la tradicional de

cempasúchil, y la de tonos rosados que ahí se conoce como “moco de guajolote”, venden otras dos que no son tan conocidas en el DF, crisálidas y crisantemos. Dentro del pan tenemos el tradicional “pan de muerto” –para nosotros defeños- pero que en Ixtenco conocen como “rosquitas” y pueden ser de chocolate, “pata de mula” espolvoreados de azúcar glas, y otros de distintos tamaños con forma de personitas que ellos llaman “Muñequitos”. Mi abuela, oriunda de Chalma los conocía por el nombre de “animitas”.

Cabe mencionar que aquí se desprenden el tema de la “migración”, ya que muchas de las nuevas generaciones buscan ganarse la vida fuera del núcleo familiar-tradicional. Algunas se van incluso a los Estados Unidos para “sacar un dinerito de más” nos decía un vendedor de tacos en el tianguis. A un lado del tianguis encontramos el palacio municipal y al centro un pequeño kiosco. Dentro del ayuntamiento pudimos encontrar algunos tablones donde se muestra la Nómina de sueldos al personal de servicios públicos, funcionarios, funcionarios regidores, personal sindicalizado, personal de seguridad pública; donde encontramos desde electricistas, veladores de la CONASUPO, encargados de la planta tratadora, bombero de pozo y recolectores de basura y directores de servicios. Donde se ve el total de su sueldo diario, y total de percepciones. Así como el sueldo al que aspita el mismo presidente municipal, secretarias, jardineros, bibliotecarios y la policía municipal. Esto seguramente para mantener al tanto al pueblo de los flujos de capital por parte de los servidores públicos y gente administrativa.

Izquierda: Palacio Municipal / Derecha: Nomina de Sueldos a Funcionarios

En la siguiente tabla, que está en línea: inafed.gob.mx, se muestra la articulación de cómo operan los distintos cargos.

Don Lorenzo –uno de nuestros informantes- nos comentaba que su padre fungió como policía para el palacio municipal. Que para esos tiempos había un poco de corrupción y su padre con carisma logro disipar ciertas irregularidades dentro del palacio municipal, ya que por su donaire y rectitud, se ganó la confianza de los pobladores de Ixtenco. También le recuerda con cariño Don Lorenzo porque dice que él vio mucho por “los huerfanitos”, y desemboco finalmente en “Comisariado Ejidal”. Así como también haber participado en los que llaman “topiles”, que era la gente que cerco el agua de los manantiales que bajan de la Malinche, encausando el flujo para que el pueblo tuviera agua.

Pero fuera de la gestión de servidores municipales y demás administrativos, los pobladores se rigen “espiritualmente” por algo que mencionan en repetidas ocasiones: las mayordomías, y tomando una definición de un diccionario en línea que remonta el concepto a tiempos bíblicos dice:

Hombre empleado para administrar una propiedad o negocios de otra persona, y responsable por ellos. En el NT desempeñan una parte importante en las parábolas de Jesús (Mt. 20:8; Pc. 12:42; 16:1-9), y a la mayordomía se le da una aplicación espiritual. El ministro cristiano actúa como Mayordomo (administrador) de Dios (Tít. 1:7), y es un "administrador" de los "misterios de Dios" (1 Co. 4:1, 2) y de la "multiforme gracia de Cristo" (1 P. 4:10). Y es que tenemos nueve barrios: San Antonio primero y San Antonio segundo; San Juan primero y San Juan segundo; San Gabriel primero y San Gabriel segundo; La Resurrección primero y La Resurrección segundo y barrio de Santiago. Cada barrio tiene a su mayordomía, y esto debido a que año tras año, les toca donar a los habitantes de estos barrios fuertes cantidades de dinero para que se realice la fiesta del pueblo, la cual es celebrada el 24 de junio. Se hace en honor a San Juan Bautista y todo el pueblo coopera. Sin embargo las responsabilidades de dicha festividad recaen en los mayordomos dependiendo de la fecha. Una de las cosas curiosas que suceden en torno a esta festividad, es que mientras más dinero pongan una mayordomía y un barrio, mayor status tendrán hasta que se realice una fiesta más suntuosa. Aquí vemos ya un tópico relacionado a la clase que tuvimos sobre “rol y status”. Status como una posición dentro de una pauta determinada, como un conjunto de derechos y deberes, y donde se constituyen modelos para organizar las actitudes y la conducta del individuo de modo que puedan ser congruentes con las de otros individuos que participan en la expresión de la pauta social (Linton 1974: 122-123). Otros temas que salen son la cuestión de terrenos ejidales que rodean Ixtenco o que se encuentran en las faldas de la Malinche. Discusiones de gente de Ixtenco con las de otros pueblos que también están al otro lado de la Malinche, ya que siempre están en pugna los beneficios que provee el volcán.

Parentesco
Cabe mencionar algunos inconvenientes, aunados a la inexperiencia, que surgieron durante el registro del genealograma. Al experimentar lo que es charlar con los informantes las pláticas suelen tomar otro curso y terminamos registrando una pequeña historia de vida, que también es fundamental en nuestro estudio, pero que perdemos de vida a cada uno de los familiares que debemos registrar. Don Lorenzo Tlalli, de nuestros informantes principales, nos comentó su experiencia como agricultor y el camino de la educación profesional que tomaron algunos de sus hermanos. Se dedica actualmente a elaborar tortillas hechas a mano con su esposa Doña Ofelia. También se realizó otro pequeño genealograma a nombre de Don Vicente, quien nos había invitado a ver su ofrenda pero del que también decidimos hacer un breve registro por la forma tan singular como se desenvolvían sus integrantes. Don Vicente se dedica al campo, a la crianza de gallinas y guajolotes, la que comparte con su esposa Doña Estrella. Lo que nos pareció muy interesante es como

convive la gente, las relaciones domésticas, en lo que Murdock llama “parentela”; donde las relaciones que pudiéramos llamas “extrínsecas”, siempre rebasan el factor biológico, la génesis de todo, pero en cuanto a las vicisitudes, estas están permeados por las relaciones afectivas
Ofrenda en casa de Don Vicente

entre parientes afines y lineales, donde la filiación “sanguínea” no tiene cabida. Así como nosotros antropólogos que nos encontramos de viaje, las familias nos ofrecen su hospitalidad.

Cabe resaltar la diferencia tan notoria en casa de Don Vicente en el núm. 23 de Poniente 3, donde su casa es de concreto, y hay varios cuartos para la sala y el comedor, cuarto donde viven su hijo y nuera y otro más para su hija; resulta curioso como la ofrenda de Vicente y Estrella la colocaron en su cuarto, “porque ya no hay espacio” –nos dijeron. Por otra parte la casa de Don Lorenzo sobre 5 de Mayo, num.11. La pared de la entrada a su casa es de concreto, pero el techo es de lámina de asbesto, al igual que el techo de sala, donde encontramos también la cocina y un dormitorio. Pues él nos cuenta como antes el techo era de tejamanil, e incluso en su patio están los restos de lo que fuera un temazcal, donde se bañaban de hasta 6- comenta- pues antes no había regaderas y uno podía ver a sus familiares desnudos mientras se bañaban, no había ninguna pena por el cuerpo; aún había la usanza de ropa “tradicional” como calzón de manta, camisas con pepenado, y titixtle las mujeres. Nos informaron sobre la residencia posmarital en Ixtenco. Las parejas recién casadas tienden a la patrilocalidad, para después pasar a una neolocalidad. A pesar de tratar de establecerse por separado, la pareja a veces pasará el resto de su matrimonio viviendo con los familiares de su esposo, debido a las facilidades de trabajo que esto le proporciona al esposo. Otra vez más desembocando en “parentelas”. Existen situaciones en las que el esposo tiene que migrar para encontrar mayores oportunidades de trabajo, si la familia nuclear no se muda con él, entonces se romperían
Ofrenda concluida por Don Lorenzo

las residencias posmaritales como tal, ya que las

convivencias familiares se dan en cortos lapsos de tiempo dependiendo de la disponibilidad de todos los integrantes de la parentela. Al conversar con los informantes nos comentan que hay un gran número de profesionistas que si bien no trabajan en el lugar, si aportan un gran apoyo económico a las personas que aún residen ahí. Existen familias que se niegan a dejar el pueblo a pesar de que cada vez

parece más difícil tener una buena calidad de vida en él, lo que empuja a las nuevas generaciones ganarse la vida fuera de Ixtenco. Cabe mencionar las esferas de los mayores, de la senectud, que son quienes aún conservar las tradiciones de día de muertos y son los depositarios de las razones por las que se hace de tal o cual manera la puesta de las ofrendas y las visitas a los cementerios.

Religión
Las fiestas van de la mano y no son pocas las que se realizan. Como la de San Antonio Abad, que es cuando se llevan a bendecir a las mascotas a la iglesia. Algunas otras de las que pudimos recabar información se enumeran a continuación: 2 de Enero Se santiguan las semillas de los agricultores en la iglesia. Esto para las buenas cosechas de temporal 3 mayo. Fiesta de la Santa Cruz. Se adornan todas las Cruces de los panteones y se ofician misas. Las personas que lo desean hacen comidas familiares. 24 junio. Fiesta de San Juan Bautista, patrono de Ixtenco. Comienza con un novenario, que termina con la gran fiesta del pueblo en la que participan grupos musicales famosos, así como los mayordomos que tengan a su cargo la fiesta en esa fecha. Durante .las celebraciones comienzan con la reparación y decoración del lugar. En varias partes de la plaza y en la explanada de la Iglesia, hay tapetes en el suelo que forman figuras hechas completamente con granos de maíz y flores de diferentes colores. Algunos también utilizaban frijoles de distintos colores, convergen carros alegóricos presentan escenarios que se pueden ver en las costumbres de Ixtenco, como lo son mujeres que portan el traje típico con blusa de pepenado, en la tradicional cocina donde realizan tortillas en el comal y en una cazuela el tradicional mole de matuma –del que nos contó Doña Ofelia, se hace en horno
de ladrillo-. Esto lo pudimos observar en parte porque en el pueblo pueden conseguirse DVD’s con filmaciones del evento. Veíamos como los hombres visten camisa y pantalón de manta en

pepenado con sombrero y su pera, las mujeres portan falda negra y blusa de manta de pepenado con diversos accesorios como un canasto, en su arreglo personal llevan collares, aretes y pulseras hechos con pepitas, semillas tradicionales que realizan y venden en este lugar, además de regalar algunos presentes hechos en el municipio. Hay también
instrumentos de viento, toritos (fuegos pirotécnicos), mojigangas etc. De ahí que saliera la

invitación al “día de los elotes” que es en agosto 15, que para los tiempos de la ciega Don Vicente nos invita a probar, por lo que quedamos en visitarlos para esa fecha. Su esposa menciona algo llamado “baile del osito” que al igual en noviembre 3 con motivo de la partida de las ánimas, los niños “piden calaverita”, pero para ganarse el consentimiento, según nos decía, los niños tienen que bailar. Tradición que se está perdiendo nos comenta Doña Teresa. Otra celebración que nos mencionaron fue el “baile del guajolote” y nos preguntaron si éramos pareja, ya que estábamos Mariana y yo, comentamos que si, a lo que le conteste a nuestros informantes que yo bailaría ese “popurrí”, porque significa contraer nupcias, a lo que desemboco en una gran carcajada por parte de Don Vicente y su mujer. 28 octubre- 2 noviembre. Fiesta de Todos los Santos o Día de Muertos. En El Proceso Ritual (1988) Turner considera que los rituales pueden tener carácter estacional llevándose a cabo en un momento de cambio en el ciclo climático o de comienzo de una actividad estacional tal como la siembra o la recolección. Esto podemos verlo reflejado en una festividad muy particular que tiene lugar el 2 de enero, donde los pobladores de Ixtenco dedicados a la siembra llevan a bendecir sus semillas a la iglesia. Esto con motivo de las cosechas “de temporal”, es decir, donde se aprovecha la precipitación pluvial. Otros rituales son de “ciclo vital”, llevados a cabo para demarcar el paso desde una fase en el ciclo de la vida a la otra: fallecimientos. “El hombre siempre ha tratado de explicar la muerte, o al menos de ver si podía justificarla… a lo sumo puede referirse a la minimización de sus efectos; a la posibilidad que tiene el hombre de trascenderla; a su intento de reducirla a un tránsito o a una mutación que haga posible otra vida… hay que decir por qué existe. Los mitos, los dogmas religiosos, las “revelaciones”, se han aplicado a ello con mayor o menor fortuna” (Thomas 1983: 511).

Los ritos funerarios celebran de hecho a la vida, puesto que se esfuerzan por restituir lo que la muerte ha hecho desaparecer… Estamos aquí en presencia de una doble integración, reintegración de los dolientes al grupo, integración del difunto en la gran familia de los muertos convertidos después en antepasados (ibíd.). Estamos ante una celebración en la que se recuerda a los “difuntos”, como una forma de sobrellevar sus pérdidas, con la creencia de que se les permite a las ánimas visitar a sus familiares-vivos de ahí que la ofrenda funja como un intermediario.

En su concepto de hombre religioso, Eliade (1981: 123) menciona que “las experiencias son siempre religiosas, pues el Mundo es sagrado. Para llegar a comprenderlas, hay que recordar que las principales funciones fisiológicas son susceptibles de convertirse en sacramentos. Se come ritualmente y el alimento recibe una valoración distinta según las diferentes religiones y culturas: los alimentos se consideran ya como sagrados, ya como una ofrenda a los dioses del cuerpo.” Y es en los alimentos donde la celebración de día de muertos alcanza su máxima expresión. Como citamos anteriormente, en el tianguis se obtienen los elementos que conforman una ofrenda. Desde flores, guajolotes, gallinas; gran variedad de frutas y vegetales; y particularmente tamal de haba que se preparan durante estas fechas para el consumo de los transeúntes que se abalanzan sobre las mejores frutas, las mejores flores, las mejores carnes. Aquí nuevamente sobresalen cuestiones de “status”, ya que la gente pelea los mejores alimentos o urdimbres para las ofrendas a sus difuntos. Uno de los elementos que llevaban las ofrendas era que se ponían sobre petates, y estos se ponían en el suelo, pues antes la usanza era que todos comieran en el suelo.

Las visitas parecen estar reguladas por el mismo status y calidad de muerte: 28, Accidentados, Niños 31, 1ro Grandes; fechas que entran un poco en conflicto con las que nos dio la nuera de Don Vicente, las fechas para ella son: 29 quienes mueren en desgracia o ahogados, 30 niños, nonatos o abortados y otros sin bautizar, 31 todos los niños, 1 los grandes, 2 abandonan nuevamente a los vivos. Ella es originaria de Grajales, Puebla. Cuenta Don Lorenzo que es imprescindible el acto de “santiguar” los alimentos que están por ofrendarse, “sahumar las ofrendas en el nombre de los difuntos, bendecir los alimentos”, porque en estas pequeñas ofrendas se deposita su santidad y compartimento de uno. Don Lorenzo procede persignándose y orando por sus difuntos y los vivos, también por las visitas, los que estamos en calidad de invitados en su hogar. “Bendecimos el camino de los difuntos a la ofrenda -dice Don Lorenzo- a ellos se les permite visitar a sus familiares, pero a los difuntos no se les permite bendecir a los vivos”. Han ido a un más allá sin retorno… “un mundo lejano perdido pero los difuntos se revelan a los vivos de muy distintas maneras, ya en los sueños, organizaciones de significados que hay que develar; o en apariciones (signos privilegiados) bajo forma humana o animal…” (Ibíd.: 488) pero para Don Lorenzo la muestra tangible de que sus difuntos lo visitan reside en el Mole bien hecho, que es el que santiguan los difuntos al consumirlo en esencia. Que a diferencia de otros moles que se preparan para XV años y bodas, el de día de muertos es el que más rico queda, y el que más tiempo soporta al innegable transcurso hacia la descomposición. Así como la población piensa en una vida más allá después de la descomposición que le depara, es en toda esta parafernalia donde “la sociedad quisiese probarse a sí misma que la desaparición del fallecido no altera grandemente su unidad comunitaria, y a la vez darles un duro mentís a las fuerzas disolventes de la muerte, mientras que el difunto comprueba, no sin satisfacción, el interés que el grupo le demuestra” (Thomas 1983: 520-521). Pero toda esta parafernalia y devoción con que cariñosamente se recuerda a los difuntos, parece algunos roces con lo que dicen algunos curas. Esto avalado por el testimonio de Doña Guillermina, oriunda de Ixtenco que se encontraba en el cementerio nuevo adornando la tumba de un difunto suya. Nos contó como algún sector de curas, que al parecer nada

tiene que ver con Ixtenco, les dicen que “qué vendrían a hacer los fieles difuntos a las ofrendas, si ellos ya descansan en la gloria del cielo”, a lo que nos dice Guillermina que lo siguen haciendo porque así les enseñaron los abuelitos. Y al preguntarle sobre si ella pensaba que los difuntos la visitaban a ella o a los adornos de su tumba nos cuenta que: “al tocarse las campanas a las 7:00 pm del 1ro de noviembre, se llama a las ánimas a visitar nuevamente éste mundo que han dejado atrás. Arriban primero a la casa de sus familiares, que es de donde se les llama, y después visitan los adornos que se han hecho a su tumba”.

Es de gran interés el ímpetu que ponen los pobladores en rezar, santiguar los espacios y todos los alimentos, todo sahumándose con incienso, todo lleva un orden. Como al iniciar Don Lorenzo bendiciendo pan de muñequito que llevamos como presente para él y su familia, los dispuso de tal forma que se tomaran en cuenta a los difuntos y antiguos dueños del terreno donde él vive ahora con su familia, a sus ancestros, inclusive a nuestros difuntos nuestros, porque “poco pero alcanza para todos” –nos decía-, y también se ora y hace un lugarcito para los muertitos que no tienen quien se acuerde de ellos, quien los recuerde con una ofrenda. Luego que las ánimas se hayan marchado, ya que nosotros tenemos prohibido tocar sus alimentos que han sido objetos de rezos y sahumerios, se puede finalmente consumir. Para el 3 de noviembre –en lo que coinciden Don Lorenzo y Don Vicente- es el día en que se ofrece lo de la ofrenda a familiares, vecinos y amigos; como ellos mismos dicen “es un pretexto para probar el molito del otro”.

Frente a la ofrenda de Irma

Conclusiones A manera de conclusión cabe destacar la importancia que tiene la teoría, que pudimos contrastar en campo y nos provee de pautas para comprender los fenómenos humanos. Como siempre “lo teórico es siempre rebasado por la cambiante dinámica cultural”. Lo que conlleva a replantear ciertos modelos teóricos. Fue bastante complicado recopilar algunos datos para el genealograma y así como están en Genopro fue lo que pudimos hacer. Evitando hacer exigencias a nuestros informantes, cabe decir que las pláticas de pronto tomaban otro camino. Hay que desarrollar una gran habilidad para conseguir los datos a los que aspiramos sin cortar de un tajo las interesantes historias que nos contaron con tanta emotividad los informantes. Es triste en ocasiones notar el fuerte cambio que sufren las tradiciones, en parte, quizás, por lo que Francisco Entrena llama Capitalismo liberal que: …considera lo “tradicional” subdesarrollado como efecto de un retraso temporal con respecto a la situación socioeconómica, político-institucional y cultural de los piases industrializados…El capitalismo es una modalidad de modernización endógena porque en él ésta se produce, sobre todo, como resultado de la propia dinámica interna y de la acción socioeconómica de las clases de la sociedad (2001: 210-211). Lo que coaliciona algunas tradiciones como las que nos contaba Don Lorenzo sobre el temazcal, pautas culturales que ahora nadie se imaginaria. Como menciona Entrena, las tradiciones toman esa aura de atraso, en contrapartida con la ida de “lo moderno” que permea a las nuevas generaciones. O como dijera Deutsch: En términos generales, el proceso de integración nacional en algunas comunidades político nacional más grande o más pequeña ocurre en el marco de dos procesos más amplios: el proceso de la movilización social, que pone a la gente en contacto con experiencias, relaciones y formas de sentir y de actuar nuevas, y el proceso de modernización, que consiste en que la gente desarrolle en efecto ese complejo de actitudes, patrones de comportamiento e instituciones nuevos que llamamos modernos (1981 329). Y como decía Harris, que estudiar el parentesco es estudiar las ideas que justifican y normalizan la estructura corporativa de los grupos domésticos...se basa en relaciones

trazadas a través del matrimonio y la filiación (235). Donde vemos una fuerte idea de la muerte. Donde hasta cierto punto siguen formando parte de su “parentela”. A fin de cuentas estamos ante una ritualidad que busca solventar y hacer más llevadera la vida, como bien diría Vincent-Thomas: “En efecto, la sociedad comunica a los individuos que la componen su propio carácter de perennidad, puesto que se siente inmortal y quiere serlo, no puede creer normalmente que sus miembros, sobre todos los que la encarnan, aquéllos con los que ella se identifica, estén destinados a morir; su destrucción solo puede ser el efecto de una maquina siniestra.” (1983: 521

Referencias
1981 Deutsch, K.W. Las Naciones en Crisis, Fondo de Cultura Económica, México 2001 Entrena Durán, Francisco Modernidad y cambio social, Editorial Trotta, España 2005 Harris, Marvin Antropología cultural, Alianza, España 1974 Linton, Ralph Estudio del Hombre, Fondo de Cultura Económica, México 1983 Thomas, Louis-Vincent Antropología de la muerte, Fondo de Cultura Económica, México

En línea…
wikiCristiano.org http://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/3088/mayordomo/ Enciclopedia de los Municipios y Delegaciones de México http://www.inafed.gob.mx/work/enciclopedia/EMM29tlaxcala/municipios/29016a.html