You are on page 1of 5

COMISIÓN DE SEGUIMIENTO DEL PACTO CONTRA EL TRANSFUGISMO

COMISIÓN DE EXPERTOS

DÍCTAMEN 10/2009 SOBRE REHABILITACIÓN DE TRÁNSFUGAS
Mayo, 2009
DÍCTAMEN SOBRE REHABILITACIÓN DE TRÁNSFUGAS

La Comisión de Seguimiento del Pacto contra el Transfuguismo, en
sesión del pasado 17 de diciembre, y tras de amplía deliberación sobre el
particular, acuerda, a propuesta de su presidencia, que esta Comisión emita su
parecer acerca de la rehabilitación de tránsfugas, dadas las dificultades de
interpretación del Pacto Antitransfuguismo ante situaciones no contempladas
en el mismo, como lo es la conducta de aquellos corporativos que, una vez
declarados tránsfugas por la propia Comisión de Seguimiento, retornan a la
disciplina del correspondiente Partido y producen desde su nueva posición
situaciones que implican o pueden implicar alteración y modificación sustantiva
del gobierno de los Municipios, incluso, el cambio de la mayoría gobernante en
estos.

El Acuerdo sobre un Código de Conducta Política en relación con el
transfuguismo en las Corporaciones Locales, Adendas incluidas, no contempla
la posibilidad de que el autor de deslealtad política con su Formación que haya
sido calificado por la Comisión de Seguimiento como tránsfuga, pueda, so
pretexto de volver a las directrices o “disciplina” del partido a que pertenece,
seguir en la Corporación como antes de dicha calificación. Durante el periodo
de existencia del Acuerdo esta ha sido postura seguida por los firmantes del
mismo.

Sin embargo, es lo cierto que conviene adoptar criterio de que como
deben resolverse las situaciones que en la práctica se plantean sobre esta
cuestión y no regulada en el Pacto.
No cabe duda de que cuando, conforme a los Acuerdos citados, a un
miembro corporativo se le declara tránsfuga, se le acarrean una serie de
consecuencias negativas que van a dificultar sobremanera su actividad y futuro
político dentro de los partidos firmantes de dicho Pacto, por lo que debe
reflexionarse acerca del alcance que deba tener tal declaración en cuanto que
es una sanción de un procedimiento “sui generis” acordado por las fuerzas
políticas.

La Constitución contiene un principio rehabilitador en el derecho
sancionador al señalar que las penas están orientadas a reinsertar al reo, y en
materia de función pública nuestro ordenamiento jurídico, prevé la
rehabilitación de los funcionarios públicos condenados penalmente, en
determinadas condiciones y tras del oportuno procedimiento.

Por tanto, en nuestra opinión, debieran evitarse así sanciones que
tengan carácter definitivo y permanente o perpetuo al ser ello difícilmente
compatible con el espíritu constitucional y, por el contrario, contemplar un
sistema de reintegración a la situación anterior a la de la calificación, es decir,
un sistema de rehabilitación del tránsfuga, mas acorde con los principios que
inspiran nuestro ordenamiento jurídico y las normas que regulan la situación de
colectivos que, a estos efectos, pueden considerarse análogos.

Para evitar el eventual uso inadecuado, e incluso abusivo, de esta figura,
la rehabilitación, que incluso podría ser utilizada por algún Partido Político
como estrategia en alguna situación de transfuguismo “consentido”, habría de
ser solicitada por el propio interesado a su Partido Político, pero no podría
instarse hasta transcurridos tanto el periodo del mandato en que se produce la
calificación de tránsfuga, como el del siguiente mandato.
En consecuencia, atendiendo a lo estrictamente interesado por la de
Seguimiento del Pacto, esta Comisión, previa deliberación acuerda, por
unanimidad, lo siguiente:

Declarar viable, desde el punto de vista jurídico, la rehabilitación de los
declarados tránsfugas por aquélla, con las limitaciones en el tiempo a que se
ha hecho referencia, debiendo desarrollarse mediante cláusula o cláusulas a
añadir al tan citado Pacto.

En dicho clausulado procede establecer con el debido detalle el
procedimiento a seguir para ello, y en el que se contemple el alcance y efectos
de la rehabilitación que como, lógicamente, no va a obligar a Partido de
procedencia a incluirlo como candidato en los futuros procesos electorales, ha
de posibilitar, cuando menos, al interesado afectado el ser excluido o eliminado
de la “lista” de tránsfugas que ha de figurar en el propio Departamento
Ministerial de Administraciones Publicas o Registro público equivalente.

Madrid, mayo, 2009