Universidad de Concepción. Departamento de Sociología y Antropología.

Somatología cf

Mauricio Berrios Herrera 28 de marzo del 2013

Termorregulación: termogénesis y termólisis La capacidad de termorregulación del ser humano es de gran importancia en el mantenimiento de las condiciones estables (homeostasis) del ser humano, ya que el temperatura interna del cuerpo debe estar dentro del rango de los 37/ 37.6 °C, ya que si la temperatura aumenta o desciende, alejándose mucho de este rango puede ser fatal. Cuando la temperatura interna del cuerpo supere los 40 (2) °C el organismo comienza a fallar, hay hemorragias internas, falla de órganos y finalmente la muerte. En cambio cuando la temperatura intrínseca del cuerpo es menor a los 31 (2) °C la persona termina falleciendo a causa de hipotermia. La termogénesis, como indica su nombre es “la producción de calor; ella es el resultado de nuestra actividad metabólica a nivel de las células” (Oliver, 1993) al realizar una actividad, se produce el proceso metabólico, el cual al mismo tiempo libera un exceso de energía el cual se transforma en calor. Pero esto también ocurre cuando el cuerpo se encuentra en reposo y solamente realiza el metabolismo basal. “La termólisis es la perdida de calor, ella se efectúa a nivel de la superficie de nuestro cuerpo por radiación térmica (convección) y por evaporación (transpiración)” (Oliver, 1993). La perdida de temperatura se realiza en los pulmones y en los poros, esto se produce en todo el cuerpo, generando un rápido proceso de enfriamiento. La radiación térmica se produce entre el cuerpo y el ambiente, o entre el cuerpo y otro objeto (como puede ser la ropa u otro ser humano en este caso), este se produce por la diferencia de calor. La importancia de estos procesos para la antropología es que nos permite comprender los motivos por los cuales los individuos de algunas culturas se visten y comportan de cierta forma en comparación con otros, ya que las prendas son un factor importante para la mantención del equilibrio de la temperatura interna, además de las viviendas y los horarios de trabajo, además de la velocidad con la que realizan sus actividades; del porque cierto fenotipo se expresa en los individuos que, por ejemplo, habitan en el continente africano y que no se ve en los sujetos que viven en el círculo polar, como es el caso de los Nilota con los esquimales, los cuales poseen un fenotipo muy distinto entre ellos.

Bibliografía Oliver, G. (1993). La Ecologia Humana. Mexico D.F: Cruz O.,S.A. Fernández García, Felipe. Clima y Confortabilidad Humana. Aspectos metodologicos. Serie Geografica, 1994, vol. 4, pp. 109-125

Related Interests