P. 1
Ritvo, Juan Bautista - El psicoanalisis inverosimil.pdf

Ritvo, Juan Bautista - El psicoanalisis inverosimil.pdf

|Views: 97|Likes:
Published by Santi Lp

More info:

Published by: Santi Lp on Dec 30, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/20/2014

pdf

text

original

nálisis en el idealismo cientificista tal y como lo practicaba hace

muchas décadas León Brunschvicgïz el ser es una funcion del pon-

samiento y este se reduce a relaciones matematicas (proporciones, progresiones, relaciones) exterioresiy positivas. Se advierte tambien quéfes loque se recliazaz el movimiento del pensamiento frances posterior al neokantismo y al positivismo y que, de algún modo y ciertamente a través de una paradójica l_3H;†§jgg;~,;_1_f,-,iris a

'

:i, ha sentado la posibilidad de que .el psicoanálisis se

El psicoanálisis inverosímil
Juan Bautista Ritvo

renueve en Paris y no en Viena, Berlín o Londres. Y es preciso.

una vez mas, citar los nombres de esas figuras rechazadas; Kojéve,
Hyppolite, Wahl, Sartre. `

(Menciono la filosofia porque en ese terreno se ubica l\Iilner
cuando liaola de "materialismo discursii/o", que es una version

i* puesta al dia de Althusser, aunque no se lo nombref*
U En lo que respecta al psicoanálisis, en lo que tiene de especifico', las cosas son mas sencillas; Milner deja de lado, absolutamente, la division y el marcintaniiento del sujeto. Desde que el pensamiento de Lacan to lo que pi¬oi.'isionalmente podemos li-amar tal, osabemos, acaso, que es el pensamiento'Íf) finalmente se impuso. hemos quedado desiiggaclos. al parei.rer. de argunientar su existencia y necesidad: él, simplemente, e_st;i;aLi_i 5' nosotros. cada cual por su sendero. (D driamos que contentarnos con lo que suele llamarse. "la discip ina del conient-ar_io". bn libro de Joan-Claude ;\lilner que rcciente1¬nentc ii a sido traducido al castellano 31 que provocativamente ha sido titulado "La,,o_bija_lclara. Lacan, la ciencia. la i'ilosoi`ia", ha reininciado a ¬ (Í -'Ti ¬ de la equirocidad del si_c:nif`icante cl pret.et»«:to n'ia_=:or para evitar lo que describe muy bien: "Desplazar los acentos para que se escuche mejor lo real de la matriz rítmica. Romper los *vinculos visibles a fin de reifelar mejor los *vinculos reales- Hacer que se desvanezïcan las significaciones articuladas j; completas. para lia» cer que emerja el sentido, .siempre lacunarfi Asi, aunque practique una funesta distancia con respecto a los textos de Lacan. no dejo de apreciar su esfuerzo por alcan 1/.ar protocolos de lectura nitidos, sintéticos y para nada coniusosp: 3.' mas merecen la discusion si, como es mi caso, la oposicion es, casi, completa. Es mas, creo que su dispositivo de lectura constituye una regresión teórica notable. Vuelve a inscribir al psicoaC"†' 5 L--4
r-1- '
0-¬

1

Proposición 3' pensamiento
Hay dos tesis de Milner que posibilitan la lectura que em-

prendede lafobra de Lacan o mas bien de algunos aspectos, la
ciencia, el mathema; es sobre ellas que me detendre porque son cuestiones acuciantes en nuestro campo. Estas son las siguientes: 1) El pensamiento de Lacan es reductiblc a proposiciones: cstasposccn propiedades aislablcs. siquiera sea parcialmente, de su contexto. 2) La oralidad de Lacan (el ,S@ni_in¿1,1fio) tiene una funcion predominantemente retorica _\j preliminar; lo esencial de la doctrina se encuentra en la obra es~ crita, integramente publicada. -Citaré los parrafos principales de su argumentación y l L'-'Í(D fjq O procedere a un analisis critico. _ “El unico soporte que da fe de la existencia de un pensamiento son las proposiciones. Decir que lia;-' pensamiento en Lacan es decir, por ende, que existen en él proposiciones. Pero nada existe si no tiene propiedades. Y nada tiene propiedades sí estas no son,

¡_-. ,J

\±-I

parcialmente al menos, independientes del medio. Hay que esta-

.\_Lïlì

O5 Uh

C'

blecer que existen en Lacan proposiciones suficientemente sólidas como para ser extraídas de su propio campo, para soportar cambios de posición y modificaciones del espacio discucrsiyo”. (pag.

A los¬ excursus incesantes, ' a las frases complejas . que prepa. las .. pi.. oposiciones ,- . . 1ran las g vías ¢_ _ del _ _ saber , se anudan tributarias do a transmisibilidad del saber Son muy difcrcntes S df ` __ " ' ' * * 2 u i erencia .salta a la vista cuando › ~ -~ . . . _ Cas pero á a t d 1 Lacan iecuiie a las esciituras matemati-

S)

__

7
n n Q ¡ I | Q Q ø ¡ u n o n u n u u u G › . n o

_;__

,y

n es e matema propiamente dicho, la proposjcifjn

“Me veré llevado, por ejemplo, a otorgar cierta importancia a la cuestión de la ciejncia. Se sabe que Lacan la abordó con alguna insistencia; sin embargo, no es cierto que a partir de ella pueda deducirse, en su detalle, el conjunto de los conceptos fundamentales del psicoanálisis”. (idem) “Admitida la exterioridad del punto de vista, se estimara

transmisible ` ieconocei ~ ~ ' › - -senalada ¬ '" 1 (lo mas _ _ __ _ _ . _ sed eja por su sintaxis "sencilla posible ¬ reciiriencia. . . » . el nombre del )_Y_P501»teu Es comodo designarla con ogion erm ' ' f Helios “_ .› ino tomado de la filologia de 105 E~._i¿m_ 1, . pero con tines totalmente laicos.” (pag. 27) De estas afirm aci` ' ' . correlatividad d e l a r gndsdla que quiza Sea es,- la ' -f Central , . autonomia del in C1pjjijple a de una propüslclon 5 W DE11`f-'lëil _ Milnerjustlflcdl "Q 9 10- _ s` que necesita ' ` ' ¬ ' ' .- .. 8] modo en qu.. considera a la ciencia y al materna sin referirse ni al 05'@ toa ni al falonni tampoco al desvanecimiento del sujeto. J d ¿ES posible practicar semejante aislamiento? ¿A qué quean redu ` ' - y el matema si_ se dest. 1 cidas las nociones sobi_. e la ciencia ar ictì ansus lazos con el objeto, es decir, con la sexualidad? d 1 “dmi juicio toda la arguinentación se dirige a la pagina 1:35 eaeicion Cl uecito , enl a que se ¬ aser ¬-~ U letra es "-› -i ei a que la idemlga a si misma. De H ahi' ' deduciise un psicoanalisis - - - con todos “ug dë 1 Q ii 9 D0d1"121
f -

satisfecho el materialismo discursivo y ejecutado su programa,
siempre ycuando hayan sido halladas algunas propiedades de algunas proposiciones. No ha de causar asombro, por ende, que se digan pocas cosas acerca de puntos manifiestamente primordiales en lo concerniente a una lógica doctrinal interna. No se abordarán ni el deseo ni el objeto a ni el falo ni, de manera general. nada que legitime la eicistencia de proposiciones clinicas.” (pag. 10) É
-ulA O t I I I I Ú I J I I I Ú I I I I I I I I I I I

r r
I

'ba 953 QUE, Con seguridad, no seria el nuestro.

¿T-.¬ ": _; la « ' ' ' 1 nexisteiicia dc pi. oposicion analitica

Los seminarios de Lacan son emtéricos y no esotéricos. los son los esotéricos -en el sentido que lo es el corpus aristotélico-_ Los primeros estan tejidos de protrépticai” -alusio-

¿1.ci*istótel'f'llan~ alla -i ¬ .- -- apolansis ›~ . o p_rotasis'; . _ . ella Se dífe K-_~1¬ d llaba pioposicion rencia. 'isi ~. acion _. ¬ _ ción en que a L e t Imp c-. dcclai iucgo, deseo, exclama_
'.¬ SBVE-1“'ì "i_ U0 - 1 ~ »;_ _ -_ . . _ ,_ _ ,

nes, ornamentos literarios o eruditos, diatribas, desconstrucción
de la _d_o¿'a_-; los segundos tienden a despojarse de ella. Los prime-

sometida U .dieliu de “iii” que 1501 10 GSH1 Pe al ree' šinienC1;inario que opone lo 5* verdadero a teni-U lo falso.
_ ro no dbta Pflm Qu@ hïïyfi PYODUSÍUÍÓI1 que se afirme o nieffueuna cualidadesn -l - que la . ascyei . . . _,acion -› sea una(ni1a); . es âecír f_ _¬ `i_-enestei t _ , que-_ re iera unitiya o uniyocamente algo a algo. En este

ros buscan capturar al oyente (proyectado, por la transcripción, a
l_a situación material del lector. pero poco importa) en el punto de imaginario donde la coyuntura del momento lo ubicó; habiéndolo capturado, buscan desalojarlo de ese sitio natural por un movi-

PLLI1 ointerviene la nocion de propiedad .¬ la cual _, desde 1-'iii t't l `“ . , "' 5 0 9 55'
esta _ encargada ~-' , lo s _ de aiticular Cuâildâdeä accidentales - de algo en oposicion _ .. a sus ro io

miento yiolento... (pags. 23/24),
i 0 f I I I U Q I I O I I 1 p I Q Q Q D I t U al

L0 P1”0pio de un objeto o mejor de una clase de objeto es aque

9.9

_

Mi

I¬||

__»

llo que le pertenece de un modo general y constante; lo propio se situa del lado de lo necesario, aunque no sea esencial. . De otra parte, la proposición se distiiigue tanto del juicio (que podemos remitirlo a la psicologia) como del enunciado (la sentencia en el sentido lingüístico), cuyo contenido objeìiïfii es, para decirlo en terminos tradicionalesg. Ausencia de equivoco (0 carácter unitario), regimen binario V/F, son determinaciones de la proposición que, por definicion, ¬., , . __ _ , _ _ puede ser expresada en multiples sentencias logicamente equivalentes entre si. Y en cuanto a las propiedades, ellas se enlazan como hipótesis y tesis (en el sentido que tienen estos terminos en _geometri'a), premisas y conclusión, segun relaciones de

en el contexto de enunciación quó se d Í-.

antecede y sucede en el discurso' pero tambj '

d . _ en Ef- ecisivainente

. lociiior con su interlocutor _ ,- ;~i-iii] s e . ine pare] VmWl“10lïoi'icr= ' . _, - del ,-103 Í-¿m¬,¬_ 1, _ _ _ _ } ie_giado, que Liican M __ _ ini as istintas y complenieiitari “L Li ___ M_ U' Oflfìdaclo tras l <"if>`ï 0 que se died Y' _ U que se dice en lo bi' “ “MU recibe del receïjtor. su __ _ Cr G Se escucha y E1 el,-1150,¿_ ___ ¿_ _ _ P 01310 mensaje en forma iii\fe¡.†¿Íd,._››
I “ u ¬s -I-Í g; _ _

r

E;I;_{-gy'-fnln.

_ ________Í\_l_ilnci_ le otoiga, bajo el nombre de 1- »_ _. ._ U' Lulfflbfiïlïïfilìlfi* ml nar _ e 1 auditor . _ (el f _ lïlifiptica, un caracter p1.¿__,Jí_ also L auditor d e l ¬ 1 1 _ _oeoe pasar por su e:›:perieiicia catói*tic«, pi:-11_i.ar10 porque lo lee) ector de los S ' ` " 3 1-1930 «'>1CC&dei¬ con li@ 1:1 la verdad ,- _ -' W VO! __ _ _ (%@ la tefnlb de La_Can_ a Y šâpistem 1ï>reíuicio compartid Oblmlmud Y Verdad' Lque dividie e I campo del saber _ 1 0 5*' fundamentad¿1_ desde 1; V€I”_Clad d ` en el f-Ofpus ~ ' -. _ SU ra icional organización aristotelico fl
Q., C? 24

acion retoiica dc] (_(,n1¿

.' '

__

_. _. __

t

-

c

.

implicación.

_

Vemos _ *' asi a una di cotoiiiia entre *¬,fe1- ~'

' '-

La noción de implicación materiallo, la única a tener en cuenta en teoria de la deducción formal, señala, como restricción, que el vinculo de implicación es falso sólo si las premisas son verdaderas y la conclusión falsa. (Si el teorema "dos rectas perpendiculares a una tercera son paralelas entre si” es demostrado por la geometria elemental, cada vez que haya, como hipótesis, a perpendicular a Q 3gb tambien perpendicular a gg, negar la tesis “_a_ es paralela a lg”, transforma a la implicación en falsa.) ' De lo expuesto, se deduce que la tesis puede ser hipótesis de una nueva demostración y que las hipótesis, combinadas con otras premisas, pueden concluir en nuevas tesis, paralelas a las ya demostradas. __ _ Í-le aqui, presentada de forma suscinta y escolar, la constitución en arbol de la teoria formal: de cada rama se efectua una bipartición que a su turno engendra el mismo movimiento segíin el ritmo elemental que quiere que, recurrentemente, Lirip se divida en É -el metodo que Platón desplegó en El Sofista-. Rigmosamente hablando, entonces, las proposiciones tienen medio mas no contexto -distinción que Milner, lingiiísta, en nincun momento plantea. Un medio -en el sentido lógico-formal-, se articula en re l a-

-

'RP `_¬-

-erosi _ . lo inx - _ ei _ osiniil . _ _ militud.
' v ¡-

La Verdad ' inseparable * es de lfi f:
. ¬a e

.- f
¬

_

.
__'

_
.

E1 partir de 10@ ,__ ,_ ._ es, posible - L ciei'i*~¬,'ai ,b _ p eme c duales " Pl lI'lC1p1os i lógico iflfi] sw - ~ la ieidad “_ *' _ - d i 1 por medio del calculo H 1 0¬¬l._ I atico) deri¬~.' t,¿,d¿, ,_ rd, `"¡_ __ _ a a que conseri-'a el \'alo,. ¿LJ G *KH Ulïl » €*i`b L ll _-necesaria se arida U -` * 10 que Se Ordena __ f_______ _________________,__ iD i _ ocl_Lienipoi if de todo _
, f.. _ pïï-mf'-91 '~1 l¬ìlisiC¿i i'

dad cuvos n¬¬iiicioio~= «mii c i L Í pi.¿““'“ wn “1G“`nad¿1`=? DOF la ver5 id A Í `" ` `¿ i3_¿ï(1ff`-5 `± -=¬ -,› . ' : 3. se calculan 3" fornializaii discur ii. .\`¿ m“`i*“ `-H““L“"`~“`*lL~'1`1lr-l i . '. 3- - ,_ Hay otras disciplinas que son i ' s 1 'a meme idlcìnfiictlmnìelitei'
›-.- ¢-_.
¡|-%

_

_

`›' “-

›-

'I -L _ tii»-'iCl'icoi1i_¢~«n¿ .T-:

'“'

-

2 cs. 'ifiui \' -› 1 ,=-- f _ :--¬ L . H- 1 › Lt. _.i1±1íi›:~'i›lI'

_.

_ 1_

'

I,... J--v ›-¢ r-¢

-+

- ' '15 _. _' '_ _ militud (0 de probabilidadml' l-1 `G_;l” i~›i,i' L' pvl1¬ LJ pl¬.`mupw de li __ emm-_ - L c -orica. ' 'H f ,- _ 1 UCE1. Lo verosimil esta sepan* ido d = d Ci poetmdf id ll id*-1 IJFHC_ “' ,Ci 'ei'1\-'ei¬¿ ',', _ posee ni su universall-d ___ L _ idontolop,1cainei'n,«_-_mi
-'-¬ 1. Í 1 Q \ _; - , '

ciones de implicación. Cuando se habla de contexto se piensa, por una parte, en el entorno del elemento, determinado por lo que le

.

.

.

.,

.

L`f“mStemP0ralidad pero al mitsino tiempo _ "U llecclsidad iii su . _ _ _. ¬ La 1 en l-cl “mdd niodelo inaccesible _ . _ decisión d 1' ' ti@ nc hu Juici o ante cualquier tribunal be ._ l'l_lï/*U IULO, el desenlace de un
_ ' ' 'I .L i ' -¡ ¬

_ umbral minimo es la opinión co ' t L n en und S1 adacion cuvo cien cia, que nunca alcanza- L5 Q] 1"1"1ff-“H G Y cuya J» cota maxima es la
¢ _- * campo con uso ejnt1~¡'n(_.. _ ado dela

,

_

» `

51 uq

.

__

_- -

R) bi

Í

`

'
al

protréptica, con sus iniciaciones, sus apremios, sus inciertas idas

y vueltas, porque las disciplinas retóricas (las que se ubican en el
campo de la persuasión) son hijas del tiempo 3-' de la coiitiiigeiicia.

Al irrumpir el psicoanálisis. provoca un brusco desplazamiento y subversión de este cuadro; la verdad a medias iinplicajtantes que nada, que la verdad es un simulacro de la verdad porque no
hay revelación que no oculto lo que revela sin dejar, no obstante,

Por el mismo sesgo, podemos decir que no hay univocidad de la proposición, entonces no ha3f_pF0P0S1C101'1f-335» en el Sentido estricto del término, en psicoanálisis. _ No obstante, ¿cómo transmitir un discurso que, al paroooi;, esta perpetuainente socavado por el deslizamiento metonimico.

de revel arlo. E, inversamente, cualquier verdad repite la sustracción de una verdad tan cerrada e inaccesible que, de revelarse, ya no seria verdadera: lo real, lo real sexual, la alianza inconcebible

I'-.:-_ "_,

<,Positivizar la letra. -

I

Jo

1

1

'

¡)

¿Bs necesario positivizar la letra P<'11"f1_9_`*_ “_

- ---

fit--ir tal

entre la reproducción de la especie y la muerte, si no tuviera el
velo de ia poesia 3: la retórica, se mantendría en un terreno que, en si mismo, es radicalmente ajeno tanto a la verdad como a la mentira.

deslizamiento” QUÉ . Y , al revés, ¿no es notorio C111@ la PUS1t1V1d'¢1d _ _, un modo 4" '¬ '~ f de Ciob*in G ntir la verdad se concede a la leti. a es ieticliisiåa
que el psicoanalisis trae a la existencia. _ _ __ __ _ . ¬ n em fi 1: El concepto del sintoma no es un slntomâ Y, bl C ~. 1. esta hecho de los mismos limites que este._ __ ___- _ __ _ _d____

La verdad del psicoaniilisis, para decirlo brevemente. es iiiverosimil, altamente improbable. Caracterizaciónque hace de la
verosimilitud -el reino del buen sentido, de la prudencia. del equilibrio 3' la mesura -_, algo falso, proi`undanie-nte alojado de cualquier verdad. _ lndudablemente el cpisieinólogo tiene razón cuando invoca

' ~ ivoc «. Del mismo modo y correlativaniente. a a a e un _ __ del concepto no se reduce al equivooo rlllgof, C111@ 95 la CÚUÍUWOH
lisa y llana? _ _ _ _

-

El equivoco del concepto es re_s_i_st_ei'iC1o 21 lo ooïllvfifildfifi flU_@
po"¬ee de la marca de referencia: todas las redes reto-«i s - el - estatuto ' - ' " ue se transforricas y semanticas conducen hacia un puntodfijo q _ ___ _ _ _
-_ ._ _'lpto - i -.acio. 1'--i -..¡ 'fi Pi"-iL“i'1«.-11'1L'-'_ nia en un puro 5-_ ciicunsci cl stnti _o si f- P _ “", , ._ " ¬_ - - f-› 1v'cfji illa tro; el sin sentido (sexual) 3 de alli ictoina _a __ cåiu__ fi _ fl ___ . i .' ' .¬' ~' ~ "-› '( *ii ¿-l1'eic,entrelazamiento oiiginaiio y no slnlpifi dmblf-JU@ '-1 lii ción-de una sustracción. __ _ _

una verdad que es inherente a la practica de la ciencia
fisica-iiiateiiiatico -3' pi'i\'ilogia esta porque la privilegia Lacan. pero no cs la unica ciencia modelo ni mucho menos-_ Ma . óc¿oiiio ¡L no adxertir que entre la verdad de la energia en su estructura niicrofisica. pongo por miso. _v la verdad del sujeto que cvocaii.

cada uno en su nivel, el sintonia 5-' el concepto. hay un abismo que
' giiiia oiitologia ninguna it-oria unitaria podrian coliiiarf El reginien binario que opone V/F ha saltado en pedazos -pcclazos que i\'lilncr. en una ri-grosióii teórica, pretende voli'ei¬ a reunir-_ Estos teriniiios aparoiiteinente simples, niuestran constaiitemoiitc un tercer tórniino supleineiitario 5-' plural, que se intcrcala entre ellos cada vez que oponemos Verdad y Falscclad. * Hay verdad pero no liay algo que sea verdaderanie.nic ¬~.'ci¬dadero: toda verdad repite la imposibilidad de la verdad porque entre la word ad que digo y la que menciono se intercala ol p aso de la verdad. la verdad que pasa a medias jy deja su rastro. a leer en (l.)`ti°<› lugar.
Ñ

n-v ¡__ ,...| ›--ø ›_-J

- , ' ciinsciento/Plfifïwfïbc v ~ * ~ ~ ¬ iente topicamente en la instancia _) sino, c_ e acuerdo con el seminario "il como paso al limite del sis.'ii1_l1c.=_iiiic que atraviesa la de "e 5 decir J como marca de carencia ` H . , carencia `f ' '~ *i n del inconsmarca-, es tambien (pero difei encialniente) foi mac o _ - " del sinton1-a -un ciente indiscernible de la elaboracion _ _ conce P o que se muestre incapaz de hacer pasar al limite el sintoma no es
L Ä J" H ¢

. _› lo definimos ~› ,-» »¬`- dc -›iut1>es El concepto, si no como sintcsis n_ _}_ gignjfiçaçiones (que es la definicion tradicional 3, o_ ii »u_u

-f ; ¬' . lïfišiíìi- eišlientfiïffif-U ¬ f- ~` J un concepto psicoanalitico sino una
.7

->l entendi-

miento formal penetrado de buen sentido (verosimilitud) 5-' Pol” lo tanto ajeno al efecto de verdad-. _ __ El concepto asi definido no deshace el equivoflo; 10 00mPl@J1Zï'1

42

y lo desplaza proyectándolo (en el sentido matemático del vocablo) sobre el mapa de las lagunas, los intersticios, los vacios irrecluctibles, las grietas iiicontorneables: entre equivoco 3-' eq . .'-C voco el concepto produce una segmentación (una discontinuidad), una serie calculada de cortes de sin sentido estructurañte. Es lo que llamo resistencia a la equivocidad que no se confunde simplemente con esta; la resistencia a la equivocidad organiza a la equivocidad 3-* la sustrae a la confusión.

no ha poseído y que el receptor descubrirá con retardo.

-

fpüfido lam-iliifín descubrirlo nunca, porque lo que importa es que la transmisión opcro y que al hacerlo determine a posteriori el iinibito de lo hcredablc)
Í

"ir"

I! 1 *-14 ›-.K f' 1 -ambien cs cici to qui,.¦.-\ .iacc _e.1l.___1-.fic un¬.'=.-I aiii. spino.›:ia_no quo, vorfjofloi-om,,-n¡_U,1-,_;,;o|1_¿, un poco ridiculo: Ni temor ni esperanza”, etc., etc., o bien "ningun compromiso perso-

nal ha de ser pci:cibido'; 3' asi por el cstilo: vcasc pag. 10.

° Aunque no lo aclare Milner, cabo decir que ol tórmino griego "pm†,n§p†_1.¿-,1" S¡¿fn¡f",¿-,J pcrsuasion, cs decir, roto:-ico_
...-

Si adniitimosestas precarias puntualizaciones, entonces no
hay posibilidad alguna de separar las formas §_.›' los modos del ob-

(PlUTi-üï M3), no solo proviene de la filiiliigiii de los Ef-vangolios, donde dosis.

-1

na_ba la palabra revelada; ya antes. cn la Antigüedad clasica, indicaba la sentencia enigmatica que proviene del 01-¿o;o1U_ '-LUISÉUÉBIES, Do Ífilficftptotiii-¡<›nc_. Rcvistai Teorema, Valencia, 1977.

jeto _a de las formas y los modos de la letra.
Una letra sin l_iorradura, un sujeto sin el fajdiiig que impone

la sexualidad, semejan los elementos de una ontologia mas formalista que formal, dotada de una pobreza y esterilidad llamativas; ontologia que censura dogin aticamente el debate que en este

ïåcïåstoteles, "Catecori'as”. (Libro I). en Íl_`ìrai_.ar_los de _logi_ca (Organos), (ii-s.›i,,$_ MH,-1,-;,-¡_ o...
9 F@1'1`-Hi-EF M01'-5. José. Lógica matcniatica. Fondo de Cultura Economico, Ixíoyiu. 1f)'í0
" ^~'-'-'M -3 , 1 .

IG

momento es pertinente, v alque es posible delinear bajo la forma
de una interrogación: ¿es compatible la estructura del inconsciente -su trama de vacilación del significante 3* de desaparición dei sujeto-, con la positividad de la letra`.ï”`^i"'

Bfifihenskf- 1- M-. Hlsì-“ria fio _l_1i_l_flsH:i1_ -'i±1:iiiai. Greoiis, Madrid, 196o. pag. 127/129.
lá 1 fl .1 ..\. -I 1. r F-¬. ' _. ,_ ___' ' _ Í' ' .

,

'

°

_

-

.

.

.

1

_

_

__

1:

__ _..i-_istii_'ÉolEf_.,.S, iii-ctafisica (Libi o II) (Vcrsiiin dc Hernan Zucclii), Sudamericana. Buenos
_ `Ipläniil autor. R_oi.orica, 1357 U. edicion dc -'~'\.nl.onio'l¬o*.'ar, Centro dc FÍsi.udio_-_; Cons-

-_ires, 1 tj _

titucionales, Madrid, 1990,
_, 1-__ ¬ ___ . J. _ __ _ ____ _: `-|_-_.__ __ _ --__ .__ _ ___,

O para decirio en un ienguaje equivalente: ¿.c.óino compatibilizar la repetición que repite la imposibilidad de la identidad con la identidad que es constitutiva de la letra que. para

U]

Lí_lL'rL(_' h'*¡.:L'

'Ti-fr” L-llnbbplfli (lb "'-1...-|t1.*.-il'ì›llll-i.l(`l (L-ll\I¦;;,) f,_,1'] _Ä1|3L¿jLQ|U¿_ n1L;- |-U¡¡U¡-H ¿I l¿¡

cuiipiii üzilitiel Ltuïi ¡E15 ì`L:f_;,'l¿±:3 du un ,f__fu|'i¦,:ru iiul.u1'1iilIi¿idii2 lo que gg i,-,¿¡-U-¿;¡m}[ p¿U.¡_¡ ¡H UH,

gedia puede muy oicn no serlo para la comedia, Mas esta noción aquí no nos interesa.
f* " . . 9' ., _ _ , ' _' _ ' _ ' _ _ ^- U _m1IfMi-1-_'-lili Di-_l _oi«i-_-oi.ni=1 «_1__l_«1_i¬oo1-m.f=¬_i:_i1iiii'ci_fs_iil1s(¿» rciorno ii lo lcira) .. _ ltorlcs (12111lili-T'¿1-nUI11o1'1›T.Bucnos _-Kircs. Ed. Lc-coro. lili-líi lic planteado dircctariicnlc cslc É:

diferenciarla de la letra de La ca_rta_ ro_bad_a ji* del seminario La
iden_ti_fica_c_ióii_, denoininare l D 1' F1- ~ F-3 oiito_-teo-epis_t__e_nipl__óg'ica?
Q..-4

l3f`f*f-`1i=-Í1"-'lfii-'L11Wriãiifo-:ii-ii cs. ol_i\'iariciii.o_ rio_;ai.i~.'a. pero io quo prosonta cl iiiaxiiii¬. rio mi-1 *-5 f-2* C101- Lf-H-¿T1 lid fifioptado. al r=,,sp,.ito, nos puntos dc if ista siniultancos 5' coni.i“;i<'l1ci.o¡-¡.,;_;_
Í 'h "";
*

¿ ¬

5,

.

,,

J

__

_

_

__

,__ _

I

___

__

__

__|-

`

__.

.

.

Notas
ihlilnciï Jcun-Ciaiirlc. _L¿_i¿bi¿_;_i_i¿ii_1ri_i. Lacan. La ciencia. ia iilosoi`ia: Biirdcs i\'lan;ii¬.i.ini. Buenos _-Xircs, lffililii. La piiiïinacion iiicncioiiado cn cl cucrpo del i.r;il_ia_io corresponde a
csl-ii crlicloii.

1" Liriiiisclivicƒ.:. Lfcon. Lasuflg_çlcs_§io__l¿jj_ii1irligpïigig. l*1iiclici.Lc, Buciios .-ïìircs. li-l,:o?'i_ n l-laico tiempo solicnios que no liajf. on ri_¿_foi-_ iriìlucncia. sino 1.ransniision:_\' cuando esta ultinia l`i'ni_-asa, paranoia. La ¦.r;inso¬.ision opera a posteriori: cl sucesor cligc ii su
;-in1.to_~o_~¿oi- «_-omo iini.cccsoi' s;i_i_\'o_ poro esta cloccloi¬i nada l.ioiic fiin: Ver con lil voluiitaid

-dc lo contrario, no liarianios niiis fiin.- invertir la "influencia" iinoal clasica. l¬Íl transmisor ici zinlcccsor) lialirii transmitido (cn i`ul.uro ont-crior) a su sucesor un sabor que cl

~1-_'\

1"

4«i_

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->