You are on page 1of 23

Doctorado en Filosofía Iberoamericana

Universidad Centroamericana “José


Simeón Cañas”
El Salvador, CA.

Octubre 2008
La Dinámica de la Ciencia, La Filosofía y
La Teología en el Estudio del Ser
Humano

Al umno: Juan Ricardo Gómez


Hecht

Catedrático: Dr. Carlos Beorlegui

Cátedra: La Biologización de la
Antropología: La
Influencia del
Darwinismo en la Actual
Concepción del Ser
Humano
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

La Dinámica de la Ciencia, la Filosofía y la Teología en el Estudio del


Ser Humano.

El curso ha finalizado ¿Qué he aprendido? ¿En que han variado mis creencias,
mis pensamientos y mis conocimientos? ¿Serán términos nuevos e ingeniosos
que invocan misterios y desatan la imaginación como “Reloj Molecular”, “Explosión
Cámbrica”, “Eva Mitocondrial”, “Flagelo Bacteriano” o “Rubicón Cerebral”? ¿Que
mis más remotos ascendientes han sido bautizados con nombres exóticos que
evocan tierras y tiempos lejanos e inclusive el aroma de alguna nueva fragancia
(Homo Floresiensis)? ¿Será que he quedado perplejo con la complejidad del
estudio del cerebro, los progresos en la rama de la genética, la importancia de la
cultura y la ventaja evolutiva que supone el lenguaje? Todo esto he asimilado y
más, sin embargo considero que dada la vastedad, especificidad, complejidad y
variedad de los temas impartidos, el abordarlos todos en la extensión límite de
este ensayo, resultaría en un esfuerzo fútil, tedioso y aburrido, dado que derivaría
solamente en un mero resumen de los principales puntos del contenido de la
cátedra.

Ante lo expuesto considero más apropiado el reflexionar sobre aquella lección


que transversalmente estuvo presente a lo largo de la asignatura y que queda
indeleblemente inscrito en mi intelecto, a saber: Que el enigma que supone
definir la naturaleza humana requiere que éste sea abordado desde una
perspectiva integral desde los ámbitos de la ciencia, la filosofía y la teología.

La radical problematicidad de la naturaleza humana a través de la historia ha


estado sujeta a una permanente redefinición quedando registrada en “…la
interminable secuencia de modelos antropológicos que se han ido
proponiendo y sucediéndose regularmente como consecuencia de los
cambios de mentalidad producidos por todo tipo de crisis culturales o

2
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

cosmovisionales, deudores todos ellos de la inevitable evolución de los


saberes científicos acerca de la realidad y del propio ser humano.1”

Lo anterior no es motivo de sorpresa si tomamos en cuenta que el definir la


naturaleza humana conlleva a dar respuesta a las siguientes recónditas preguntas
¿Qué es el ser humano?, ¿Cómo se define frente a sí mismo y frente al resto de la
realidad? ¿Cuál es su lugar en el conjunto del cosmos? ¿Se puede entender al
mundo sin entender al ser humano o es éste el único medio de comprender al
mundo?

Ante estas interrogantes considero que un excelente punto de partida es el


aceptar la complejidad y multiplicidad de factores que hay que tomar en cuenta en
el estudio del ser humano. Este abarca desde aspectos biológicos, conductuales y
espirituales hasta la mismísima esencia del universo. Si ya de por si, por todos
estos factores el objeto de estudio es complicado, su dificultad se potencia al
tomar en cuenta las características muy propias de lo humano en toda esta
realidad. La singularidad propia de este ente tan especial ésta constituida por
ámbitos que epistemológicamente competen a diferentes disciplinas, a entender,
la ciencia, la filosofía y la teología, razón por la cual cada de ellas por sí sola
siempre quedará corta de brindar una respuesta adecuada.

Esta situación me recuerda un antiguo cuento Sufi según el cual una vez
introdujeron a un elefante en una sala amplia y oscura. En la oscuridad no se
sabía de qué se trataba, porque las formas del paquidermo no se veían.
El dueño de la casa invito a cuatro sabios que entrarán a la habitación dado que
quería ponerlos a prueba. ¿Descubrirían que se trataba de un elefante a pesar de
la oscuridad? «Ahora veremos si son tan sabios como dicen o si el conocimiento
que se atribuyen es pura ficción», decía el hombre para sus adentros.

1
Beorlegui, C. (2007a). La Singularidad del Ser Humano como Animal Bio-Cultural.. Revista
Realidad UCA, El Salvador
www.uca.edu.sv/deptos/filosofia/web/admin/files/1207325170.pdf

3
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

En el salón la oscuridad era total, y los sabios caminaban a tientas.


Uno de ellos se acercó al elefante, le tocó una oreja y enseguida emitió su juicio:
¡Está claro, amigos! ¡Es un abanico enorme!. Otro avanzó, en parte por ganas de
discutir con su colega, y en parte porque la hipótesis le parecía apresurada.
Pero él también exclamó enseguida que había comprendido qué clase de objeto
era. Después de tocar una pata del elefante y comprobar que estaba dura, dijo
que se trataba de una columna. Le llegó el turno al tercer erudito, que en la
oscuridad del salón tocó el lomo del elefante. ¡Ya lo tengo! Los dos están
equivocados, queridos colegas. No es un abanico ni una columna. ¡Es un trono, de
un tamaño descomunal! También él estaba convencido de sus afirmaciones y
negaba las de los demás. El último del grupo (que también era el más sabio) se
acercó al elefante y acarició su tronco rugoso e imponente. ¡Decís que es un
abanico, una columna o un trono. Yo estaba a punto de decir que es... ¡pero me
callo, porque no entiendo nada!2

Igual que en el cuento el intento de aproximarse a la naturaleza humana solo


desde la ciencia, la filosofía o la teología, resultaría infructuoso y llevaría a
percepciones erróneas. El ser humano es un ente eminentemente biológico diría el
científico, o es pura conciencia respondería el filosofo o no, es la mismísima
imagen del creador argumentaría el teólogo, pero al final solo señalarían aquellas
características que la especificidad propia de su disciplina le permite percibir del
fenómeno que estudian.

La definición de la naturaleza de lo humano demanda por lo tanto el establecer el


diálogo entre estas disciplinas para que desde el conocimiento o interpretación
que cada una de ellas pueda proporcionar se logre dilucidar al ser humano. En
esta empresa es importante el tomar en cuenta que el ser humano se

2
Relato de Yamaludin
Rumi:http://www.ciberpsique.net/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=350.
consulta 18:16 horas 14/sept./2008

4
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

desenvuelve en una realidad y ésta presenta dos dimensiones claramente


diferenciadas: una dimensión fáctica y otra dimensión que da sentido a ésta.

Tanto la ciencia, la filosofía y la teología se encuentran interrelacionadas dentro de


una dinámica en la cual se influyen y afectan mutuamente. Las ciencias se
desenvuelven en el estudio de la primera dimensión, en el dato, en el ámbito de la
constatación de los hechos. A la filosofía le compete el estudio de la segunda
dimensión, su ámbito es el de la interpretación de la realidad, la cual realiza desde
un a priori cosmovisional en el que se apoya y desde el cual da sentido a todos los
datos de la realidad. La teología entra en esta dinámica de estudio cuando su
interpretación de la realidad se basa en una cosmovisión de la cual forma parte
la fe en Dios y su accionar, fundamentando sus afirmaciones a partir de las
diversas fuentes reveladas (Beorlegui, 2007b.). Las ciencias dan respuesta a los
cómo, la filosofía y la teología a los porqué.

Partiendo de que en la realidad datos e interpretaciones van juntos “de la mano”,


se torna necesario el fusionar en un diálogo dinámico los conocimientos y
sentidos provistos por las tres disciplinas a efecto de conformar una teoría de la
realidad que dé una respuesta satisfactoria a la naturaleza del ser humano.

Esta teoría debe pretender brindar una interpretación sistémica de la realidad en


que se muestre la unidad del mundo y el ser humano no desde una perspectiva
estática, sino dinámica (González. 1997.) “La realidad no solo forma una
totalidad dinámica, estructural y, en algún modo, dialéctica, sino que es un
proceso de realización, en el cual se van dando cada vez formas más altas
de realidad, que retienen las anteriores elevándolas3.” Esta concepción
dinámica de la realidad conlleva el reconocimiento de la interrelación de todo el
universo en su intrínseca capacidad dinámica de estar dando de sí (Beorlegui.
2007c).

3
Ellacuría, I. (1999). Filosofía de la Realidad Histórica, UCA Editores, San Salvador, El Salvador,
2ª Edición. ISBN 84-8405-158-7.pg 38.

5
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

La línea de reflexión que nos atiende, lleva a la pregunta sobre el componente


último de todo lo real, desbordando hacia lo trascendental , entendiendo el término
como aquello en que todo lo real coincide por el mero hecho de ser real
(González.1997.).

Es importante destacar que la materia y lo trascendente son dos estados


diferentes de una misma realidad, constituyen respectivamente el mundo de lo
real y lo real del mundo. La realidad misma es trascendentalmente abierta en un
dinamismo abierto, de igual forma dentro del mundo de lo real se da una realidad
constitutivamente abierta, el ser humano (Ellacuría.1999) .

Reflexionando sobre lo escrito he tratado de expresar la dinámica entre la ciencia,


la filosofía y la teología a partir del gráfico que presento a continuación:

6
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

Como se puede apreciar en el esquema todo es uno y el uno es todo, en perfecta


armonía, el dejar de lado alguna de sus partes no permitiría ver el todo, como un
ente unitario, estructurado y dinámico.

El ser humano es parte de la biosfera y como tal está sujeto al ámbito de la


ciencia, pero también es un sujeto culto, ético y religioso, circunstancias que lo
introducen en los ámbitos de la filosofía y la teología. A continuación procederé a
exponer los argumentos utilizando una serie de ejemplos en que se puede
apreciar como desde una perspectiva integral, utilizando los conocimientos de la
ciencia y las interpretaciones de la filosofía o teología se aclaran una serie de
problemas que se presentan en la definición de lo humano.

La Dinámica ente Ciencia, Filosofía y Teología

La ciencia como forma de conocimiento ha tenido en los últimos trescientos años


un tremendo éxito y desarrollo, permitiéndole al ser humano transformar la
sociedad y el mundo mismo. El avance alcanzado ha generado la percepción en
muchos adeptos que el conocimiento científico agota la racionalidad o, que es la
superior forma de razón que pueda alcanzar el entendimiento humano(Artigas y
Turbón. 2007).

La ciencia es una forma de conocimiento extremadamente exitosa. Ha conseguido


transformar la sociedad y el mundo en tan sólo tres siglos, permitiéndole al
hombre influir, para bien o para mal, en la propia naturaleza, transformándola y
generando nuevas realidades que antes eran inimaginables. Sus avances no sólo
ha permitido el que se diese la superación de la visión dualista del ser humano
(alma y cuerpo) que prevaleció durante muchos siglos en la tradición
antropocéntrica del humanismo filosófico y religioso, sino que ha producido una
acentuación de la importancia del cuerpo y la materia en la definición de lo
humano. Actualmente es un hecho innegable que un estudio serio de la naturaleza
del ser humano no puede llevarse a cabo sin tomar en cuenta las aportaciones de
las diversas ciencias.

7
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

La Filosofía históricamente siempre ha tenido en cuenta los datos y aportaciones


de las ciencias tomando éstas últimas con cada avance científico, más
preponderancia. El ser humano a través del tiempo ha sido uno de los temas más
recurrentes y sobre los que más han reflexionado los filósofos, generándose
inclusive una rama especifica dedicada al estudio del fenómeno humano, la
antropología filosófica. En todo este devenir histórico los filósofos han basado
sus teorías teniendo muy en cuenta los datos y aportaciones de las ciencias de su
tiempo. En este sentido, se ha visto como cuando las ciencias estaban en su
infancia, su aporte al pensamiento filosófico era más bien de carácter secundario y
periférico, concentrando su atención los pensadores más en los aspectos
racionales y espirituales del ser humano (Beorlegui. 2008).

Importante resulta destacar que cuando nos referimos a la Ciencia, los términos
utilizados son monosémicos, es decir, tienen un único significado, concreto,
preciso y compartido por todo el mundo, al menos por todas aquellas personas
que utilizan el lenguaje técnicamente. En el ámbito de la filosofía las palabras son
polisémicas, tienen múltiples significados dependiendo del filósofo que las utilice o
de la teoría filosófica desde la que se esté hablando. Esta circunstancia conlleva
continuamente a malentendidos y a la imposibilidad de dialogar, discutir o
deliberar, si antes no hemos tenido la precaución de precisar la significación de los
términos que utilizaremos, para que todos los usemos con el mismo significado y
podamos entendernos ( Masiá Clavel.2005.)

Se pudiera pensar que la Teología es el saber que quizás ha perdido más terreno
en la medida que sus principales argumentos han ido siendo cuestionados o
inclusive “demolidos” por los avances científicos. En un primer momento esta
aseveración pudiera ser cierta en la medida que resulta obvio que los diversos
textos revelados tomados literalmente no resistirían la evidencia científica, sin
embargo con el transcurrir del tiempo la Teología ha venido reinterpretándose a la
luz del dato científico. Asimismo al llegar a la pregunta última sobre el fundamento
del mundo siempre tendrá igual vigencia y validez, que otras alternativas la

8
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

respuesta que provee la fe religiosa. Además hay que tomar en cuenta que si se
considera que Dios es todo no se puede explicar el mundo como otro distinto a
Dios y si consideramos que “…Dios y la realidad intramundana no forman
estrictamente un todo, (esto)… no significa necesariamente que no haya o
no pueda haber una cierta unidad de ese todo con Dios y de Dios con ese
todo, pero será una unidad de otra índole completamente distinta4.”

Aclarado lo anterior, procedamos a ver como se materializa la dinámica entre


estas tres disciplinas en algunos ejemplos concretos

La Teoría de la Evolución

En lo que respecta a la evolución a través de la Ciencia su teoría ha venido


siendo completada y perfeccionada, hasta configurar la denominada teoría
sintética de la evolución (TSE), la cual sintetiza las ideas básicas de Darwin, la
genética de las poblaciones, las observaciones experimentales sobre la
variabilidad de las poblaciones naturales y la teoría cromosómica de la herencia.
Los presupuestos de partida de la TSE son los siguientes: a) Las interacciones
entre los organismos y sus entornos varían mucho geográfica e históricamente; b)
Existe una continuidad de la herencia (y de la tradición cultural) y c) Las
regularidades se alteran esporádicamente y al azar. Los procesos básicos que
sustentan esta teoría son: la mutación, la recombinación genética, y la selección
natural.

A pesar de cualquiera que sea la lectura teórica de la evolución las siguientes


afirmaciones son aceptadas ampliamente por los científicos: 1) La unidad de
transmisión, conservación y mutación es la misma: el gen; 2) La unidad de
selección es el individuo y su proceso es más complejo que la simple
interpretación de la lucha por la supervivencia y 3) La unidad de evolución no es ni
el gen ni el individuo, sino la población. En concreto, la población que comparte

4
Ellacuria, Ibid., pg 27

9
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

determinado genoma. (Beorlegui. 2008). En el campo propio de la de la genética,


es plenamente aceptado científicamente, como hecho aceptado e indiscutido, la
relación unidireccional del genotipo al fenotipo, es decir: ADN-ARN-Proteìnas.

En el ámbito de la “antropogénesis” la evidencia científica ha dejado establecido


el proceso completo de la formación del ser humano, tanto filogénetica como
ontogéneticamente5. Se ha determinado claramente, a través de los adelantos en
la paleoantropología, los estudios de biología molecular, como de los cambios
morfológicos del ser humano, el paso de los homínoideos, a homínidos a homo,
quedando en esta última etapa claramente establecida la línea de sucesión: homo
habilis, homo erectus, homo sapiens y el homo sapiens sapiens.

“Los científicos coinciden en que el origen evolutivo de los animales y las


plantas es una conclusión científica más allá de toda duda razonable…que la
evolución ha ocurrido es en lenguaje corriente, un hecho…6” Ante este
hecho comprobado no puede más que concluirse que un estudio sobre la
naturaleza humana no puede ser acometido con seriedad y profundidad sin
hacerlo desde el horizonte de la teoría de la evolución.

Ante el dato científico sobre la evolución provisto por la Ciencia compete a la


Filosofía el interpretarlo. El hacerse las preguntas cuyas respuestas no pueden
ser sujetas a demostración empírica, sino que responden a la razón y a su
concordancia con la evidencia científica. ¿Por qué la realidad y no la realidad?
¿Porqué el ser y no la nada? El preguntarse sobre que mueve su dinámica: el
azar o la probabilidad o si estamos frente a un sistema teleonómico, teleológico o
determinista7. ¿Qué lógica utilizar para interpretar el proceso evolutivo, una lógica

5
Filogénesis hace referencia al proceso de formación de la especie y la Ortogenésis al proceso
de formación de cada individuo.
6
Capítulo 7. El Creacionismo y sus Problemas. Material de Lectura, Cátedra Dr. Carlos Beorlegui
La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser
Humano. Programa Doctorado en Filosofía Iberoamericana. UCA, San Salvador. Agosto 2008.
7
El azar hace referencia al sistema en el cual no sabemos porque suceden las cosas; La
probabilidad, al sistema en el cual se da irracionalidad en las partes y racionalidad en el todo; La
teleonomía a un sistema todas las cosas tienden hacia un fin, sin estra orientada por una

10
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

finalista o una lógica retrospectiva? ¿Cómo se produce el proceso mutacional?


¿Será a través de la teoría rupturista o “saltacionista” que defiende la creación
repentina de las especies por macromutaciones que en poco tiempo separan a los
nuevos individuos de la especie de la que proceden? ¿Será por medio de la teoría
gradualista, la cual propone que una larga acumulación cuantitativa de
mutaciones parciales es la causa de la formación de nuevas especies, las cuales
en un momento determinado desencadena la formación de una nueva especie,
separada ya de la especie madre por un largo profeso de diferenciación? o ¿Será
que el proceso de formación de las especies, se explica mejor por la teoría del
equilibrio puntuado revoluciones, cuyo postulado sostiene que es una síntesis o
conjunto de largos períodos de equilibrio estático con momentos de rápidos
cambios, en los que aparecen nuevas especies?

También la interpretación filosófica de los datos científicos ligados a la evolución


ha dado origen, a que se pretenda aplicar los mismos a las ciencias sociales. Se
introducen así expresiones como “lucha por la existencia” y “supervivencia del
más apto” para dar fundamento a teorías como el “darwinismo social” con la
pretensión de legitimar “científicamente” el liberalismo económico y el capitalismo
industrial o se procura brindar un sustento ideológico a la superioridad de la
cultura occidental a partir de una antropología socio-cultural, denominada como
evolucionista (Beorlegui 2008).

El peligro que acecha al científico que se aferra al dato es el reduccionismo, a


reducir todo en último término a la materia física, como última realidad; el riesgo
que amenaza al filosofo que pretende interpretar desde el ámbito del ser el deber
ser, es la denominada falacia naturalista. Así como también el cargar al dato
científico con aprioris y presupuestos filosóficos extendiendo su interpretación

inteligencia decisiva y ordenadora; La teleología a un sistema en que hay una conciencia, artificial
o natural, que orienta el fin de las cosas; y el determinismo hace referencia a un sistema regido
por leyes fijas que lo determinan.

11
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

para que en la mejor de las situaciones, se adecué a las teorías que están siendo
apoyadas y en el peor de los causas a dar base a posiciones ideológicas.

La interpretación teológica del dato científico surge al introducir a la mezcla el ente


supremo o Dios, al procurar interpretar el contenido de las diversas fuentes
reveladas a la luz de la incontrovertibilidad del dato científico. Inclusive en 1950 el
Papa Pio XII en su encíclica Humani Generis abordó el evolucionismo y su
relación con la fe cristiana, sosteniendo que “.Algunos admiten de hecho, sin
discreción y sin prudencia, el sistema evolucionista, aunque ni en el mismo
campo de las ciencias naturales ha sido probado como indiscutible, y
pretenden que hay que extenderlo al origen de todas las cosas, y con
temeridad sostienen la hipótesis monista y panteísta de un mundo sujeto a
perpetua evolución. Hipótesis, de que se valen bien los comunistas para
defender y propagar su materialismo dialéctico y arrancar de las almas toda
idea de Dios. La falsas afirmaciones de semejante evolucionismo, por las
que se rechaza todo cuanto es absoluto, firme e inmutable, han abierto el
camino a las aberraciones de una moderna filosofía, que, para oponerse al
Idealismo, al Inmanentismo y al Pragmatismo se ha llamado a sí misma
Existencialismo, porque rechaza las esencias inmutables de las cosas y sólo
se preocupa de la existencia de los seres singulares.8”

Ante la avalancha de evidencia científica toco al Papa Juan Pablo II el aceptar


que “…Hoy casi medio siglo después de la aparición de la encíclica (Humani
Generis) los nuevos conocimientos llevan a reconocer en la teoría de la
evolución más que una hipótesis…9”

8
PÍO PP. XII. 1950. Carta Encíclica Humani Generis. Roma.
http://www.vatican.va/holy_father/pius_xii/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_12081950_humani-
generis_sp.html
9
Lacadena. Juan Ramón Biologia y Humanidad: Hominización y Humanización. Material de
Lectura, Cátedra Dr. Carlos Beorlegui La Biologización de la Antropología. La Influencia del
Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano. Programa Doctorado en Filosofía
Iberoamericana. UCA, San Salvador. Agosto, 2008.

12
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

A pesar de lo señalado se puede percibir que la aparente oposición entre la


evolución y la acción divina carece de base, dado que se enfrentan a una misma
realidad desde ámbitos distintos. El que algo sea estudiado por la ciencia
demanda el incluir sus dimensiones materiales, a fin de poder ser sometidos a
experimentos controlables. Los estudios referentes al “misterio”, el “espíritu, “Dios
o su acción, dada su inherente inmaterialidad no están sujetos a ese tipo de
experimentación (Artigas y Turbón. 2007.)

El peligro que acecha al Teólogo es caer en el fundamentalismo religioso,


intolerante, alienante e irracional, de aceptar como la verdad última el contenido
literal de la palabra revelada en la cual se fundamenta.

A la conclusión que se puede llegar al aproximarse al proceso evolutivo


integralmente desde las tres disciplinas que nos atienden seria: Que la evolución
se configura dada la evidencia científica sobre la cual se basa en un hecho
incontrovertible y que define al ser humano como parte de la biosfera a la
cual pertenece. La dinámica, finalidad y proceso de creación de nuevas
especies se da en una compleja combinación que no puede ser abarcada
por una sola teoría de interpretación filosófica, sino que una articulada y
lógica integración de varias teorías será el método más viable de
aproximarse a la verdad. En lo que respecta al motor último del proceso
evolutivo, la opción de la Fe de un Dios creador de vida no es incompatible
con la evidencia científica que en la actualidad se dispone.

La Fundamentación Biológica de la Ética

A partir de los últimos avances en la ciencia del estudio del cerebro y demás
ciencias afines se ha pretendido justificar que son las leyes biológicas el factor
predominante que marca el ordenamiento ético y cultural, que define lo humano.
Pero ¿será cierta esta afirmación de hacer depender la ética de la dotación

13
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

genética? Otra vez una acertada integración del dato científico y la interpretación
filosófica nos permiten brindar una respuesta tanto satisfactoria como ingeniosa.

La reflexión del filósofo nos lleva distinguir que la ética se desenvuelve en dos
campos: el de la capacidad ética y el de los códigos morales. El dato
científico brinda fundamento a que la primera si depende de factores biológicos,
mas no así la segunda (Beorlegui 2007c).

La capacidad ética depende de los genes, producto del proceso evolutivo que ha
dotado a la especie humana de una compleja estructura genética que le ha
liberado de los constreñimientos puramente biológico-genéticos, para abrirle a la
necesidad de elegir entre diversos modos de actuar. En otros términos, goza de
libertad, y, por tanto, de ser moral, puede elegir entre comportamientos
alternativos, y de ser responsable de sus decisiones. El ser humano está por lo
tanto dotado por parte de su naturaleza biológica, de un complejo cerebro que le
posibilita la capacidad para situarse ante el sentido y valor moral de sus acciones.
En este sentido, corresponde a la ciencia y específicamente a las neurociencias el
indicar el funcionamiento de este maravilloso órgano, las condiciones que
posibilitaron la emergencia de la mente, la conciencia, la libertad, la inteligencia, y
todas las demás cualidades y propiedades específicas de la especie humana que
lo han abierto y situado en el ámbito de la moral y de la ética (Beorlegui, C.2007c.)

Aún con el inmenso aporte que la ciencia hace al entendimiento del ser humano,
no se puede pasar por alto que en el ámbito de la naturaleza no se dan valores
éticos sino simples hechos, por lo que al pretender sacar de la naturaleza, normas
ética estaríamos otra vez confundiendo el ser con el deber ser incurriendo
irremediablemente en la falacia naturalista.

El meollo del problema se sitúa en diferenciar que una cosa es descubrir las bases
cerebrales del pensamiento y las emociones y otra deducir a partir de esa base
cerebral se ubica la clave de los contenidos morales (Beorlegui, C.2007c.) Los
códigos morales están sujetos a su propia racionalidad, así como también sus

14
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

propias leyes de conformación y fundamentación. Estos se aprenden en el ámbito


natural en que uno nace y se desenvuelve, sin que esto quiera decir que
posteriormente no puedan estos cambiarse, rechazarse y adoptar nuevos
planteamientos morales.

Las normas morales están basadas en consideraciones y principios culturales


incluyendo los religiosos, no en principios biológicos. Habría que abordar con
bastante escepticismo las revolucionarias consecuencias que el conocimiento del
funcionamiento de nuestro cerebro y la aclaración total de su funcionamiento
pueda suponer para nuestras cosmovisiones filosóficas y religiosas, puesto que,
aunque ambos aspectos están relacionados, también tienen lógicas autónomas
(Beorlegui, C.2007c.).

Otra vez vemos como la aproximación al problema ético del ser humano resulta
más comprensible al ser abordado integralmente desde los aportes del la ciencia,
la filosofía y la teología. La primera con sus descubrimientos demuestra que la
capacidad ética del ser humano está fundamentada en la biología y las últimas
coadyuvan ampliando esa afirmación brindando con sus interpretaciones que la
auténtica realidad humana, conjuga lo biológico y lo cultura, lo innato y lo
aprendido, sin que tenga que olvidarse la autonomía y la libertad, condición
necesaria para que pueda hablarse de moral y de ser humano.

El Diseño Inteligente

La teoría del Diseño Inteligente es otro ejemplo de cómo interactúan en sus


diferentes ámbitos la ciencia, la filosofía y la teología. La idea de una inteligencia o
Dios Superior que hubiese diseñado el universo y la vida, dado el orden y armonía
que éste mostraba ha sido sostenida por grandes pensadores a través del tiempo.
San Agustín, Santo Tomás de Aquino, Jonh Ray, Voltaire y W illiam Paley forman
parte del exclusivo grupo de adherentes a dicho planteamiento teórico. La
principal crítica que siempre se ha opuesto a este diseño del mundo perfecto,
ordenado, y armonioso es que hay muchas situaciones dentro de él que revelan

15
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

imperfección, inutilidad e disfuncionabilidad. ¿También surge la inevitable


pregunta ¿porque un diseñador perfecto no eliminó la maldad?

En 1990 el argumento del Diseño Inteligente fue resucitado por los autores
Michael Behe, W illiam Demski y Philip Jonhson. Estos autores basados en
estudios científicos concluyeron que los organismos demuestran tal complejidad
que ningún proceso natural podría explicar satisfactoriamente su origen: más bien
los organismos y sus partes evidenciaban que habían sido diseñados para
cumplir ciertas funciones. Al apoyar su aseveración con ejemplos de sistemas de
complejidad irreductible10, como el ojo, ellos ansían revestir del prestigio de la
ciencia a su teoría. Lo que en realidad logran con su argumentación es hacer una
interpretación filosófica de los datos científicos, el presentar una teoría filosófica
que pretende ser científica.

También el retomar la teoría del Diseño Inteligente como una prueba de la


existencia de Dios conlleva a la formulación de una mala teología, ya que así
como se le atribuye al máximo creador todo lo bueno, perfecto y funcional que hay
en el mundo, habría que también atribuirle todo lo malo, imperfecto y disfuncional
que en él también existe.

En la teoría del Diseño Inteligente vemos hoy a la inversa como una aproximación
a la misma desde la ciencia, la filosofía y la teología ayuda a desenmascarar las
debilidades de la misma y a revelar como mera hipótesis filosófica y mala práctica
teológica lo que se pretende presentar como un hecho científico.

Reflexiones Finales

¿Qué es el ser humano? ¿Quiénes somos? ¿Cuál es nuestra finalidad? Todas


estas son preguntas que desde siempre han mantenido ocupado a los científicos,

10
Un sistema de complejidad irreductible es definido por Behe como una entidad “…compuesta de
varias partes bien encajadas que actúan recíprocamente y que contribuyen a la función básica, por
lo que la supresión de cualquiera de sus partes provoca que el sistema deje de funcionar de
manera eficaz”

16
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

filósofos y teólogos. La respuesta que se da a estas interrogantes determina en


demasía la cosmovisión que tenemos del mundo y del ser humano, por lo que el
método y seriedad con que los abordemos reviste una importancia suprema.

La complejidad que implica el plantearse estos cuestionamientos fundamentales


sobre la naturaleza humana demanda que se aproxime a ellas desde una
perspectiva integral, desde los ámbitos de la ciencia, la filosofía y la teología.
Resulta obvio que la respuesta a las interrogantes fundamentales de la naturaleza
humana deben de iniciarse con el estudio de los aspectos físicos del origen del
universo y del proceso evolutivo del hombre dentro de él. Los datos provistos por
estas investigaciones hasta el presente y los nuevos descubrimientos que se
vayan haciendo en el futuro serán de gran utilidad para el entendimiento del ser
humano desde las reflexiones filosóficas y teológicas.

La relevancia de la aseveración precedente se refleja en la importancia del


experimento que se lleva a cabo actualmente en el Gran Colisonador de
Hadrones11, construido en la frontera franco suiza cerca de la apacible ciudad de
Ginebra. El objeto del experimento es el llevar a cabo, como su nombre
propiamente lo sugiere, una mega colisión a efecto de simular el “Big Bang” y
hallar de esta forma las partículas más elementales de la materia.

Si todavía algún ingenuo lector duda de la importancia de este experimento y el


impacto que sus resultados van arrojar en el vórtice de la discusión del origen del
universo y del ser humano solo cabe señalar que las partícula que se quiere
detectar es conocida como el bosón de Higgs o como se le llama de otra forma “la
partícula de Dios.” Semejante nombre no puede más que señalar que lo que los
científicos pretenden alcanzar “…es desentrañar los grandes enigmas que
siguen rodeando a la naturaleza de la materia, e identificar con más certeza

11
El Gran Colisionador de Hadrones es un acelerador de partículas operado por la Organización
Europea para la Investigación Nuclear, cerca de Ginebra, en la frontera franco-suiza siendo su
propósito principal examinar la validez y límites del Modelo Estándar, el cual es actualmente el
marco teórico de la física de partículas, del que se conoce su ruptura a niveles de energía altos.
http://es.wikipedia.org/wiki/Gran_colisionador_de_hadrones .

17
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

que nunca los ladrillos fundamentales de los que se componen las estrellas,
los planetas y nosotros mismos12.” De no encontrarse esta “partícula de Dios”
el modelo plantearía que todas las partículas se mueven a la velocidad de la luz y
por lo tanto carecerían de masa, situación que la experiencia científica considera
inadmisible, he allí la importancia de encontrar esta “partícula divina”13.

Impresionante a lo que ha llegado el ser humano desde sus humildes comienzos


en los que colisionaba temerosamente en una cueva dos piedras para dominar los
arcanos del fuego, ahora colisiona partículas imperceptibles para sus ojos, otra
vez escondido entre piedras, en una cueva, esta vez artificial que cruza dos
países, para desentrañar los misterios del universo y de la vida misma.

Estos van a ser datos científicos a los cuales valdrá la pena esperar las
interpretaciones filosóficas y sobretodo teológicas que se deriven de los mismos.
Como van caer teorías e interpretaciones por los suelos, como van a temblar
algunos fundamentalistas ante esta nueva amenaza, ya hay quienes señalan la
posibilidad de que este experimento pudiera desencadenar procesos que serían
capaces de provocar la destrucción no sólo de la tierra sino del universo mismo14.
¿El creado ya alcanzo la capacidad de destruir la creación? ¿El hombre finalmente
jugando a Dios? ¿Si verdaderamente estamos siendo observados por seres más
inteligentes no sería este el momento apropiado para intervenir?

Ante experimentos de esta índole y los avances tremendos en otras ciencias es


importante comprender que entre la ciencia, la filosofía y la teología existen una
serie de temas que se desplazan entre las zonas grises que delimitan cada uno de
los ámbitos propios de éstos tres saberes.

12
Concluyó con éxito la primera prueba con el mayor acelerador de partículas en Suiza.
http://www.clarin.com/diario/2008/09/10/um/m-01756602.htm
13
http://mipropiadecadencia.blogspot.com/2008/07/el-gran-colisionador-de-hadrones-lhc-ii.html
14
Entre los procesos catastróficos que se denuncian están: la creación de un agujero negro
inestable, la creación de materia exótica supermasiva, tan estable, como la materia ordinaria; La
creación de monopolos magnéticos (previstos en la teoría de la relatividad) que pudieran catalizar
el decaimiento del protón; La activación de la transición a un estado de vacío cuántico.
http://ealej.wordpress.com/2008/09/09/gran-colisionador-de-hadrones-la-maquina-de-dios/

18
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

¿Cuándo dejamos el ámbito de la materia para pasar al ámbito de la conciencia?


¿En qué momento trascendemos al ámbito de Dios o de la Suprema Energía,
Motor o Diseñador? En este sentido, las tres disciplinas deben estar abiertas al
establecimiento de un diálogo productivo entre ellas. Éste al final sólo puede
beneficiarles, al fin y al cabo cada uno de estos saberes responde a perspectivas
diferentes y por lo tanto en vez de contraponerse resultan complementarios,
aseverando algunos autores que “…la armonía entre ciencia, filosofía y
religión es el camino para conseguir una auténtica sabiduría capaz de dar
sentido a los problemas humanos15”

El diálogo entre los tres saberes es la forma más productiva por medio de la cual
tanto científicos, filósofos y teólogos puede hacer surgir y discutir sus diferentes
maneras de ver al mundo, más importante se torna este tema en la actualidad, con
la capacidad que demuestra el ser humano para estar manipulando la dinámica
misma que genera al universo.

La apertura al diálogo permitirá una creativa y libre exploración de aquellas


cuestiones sobre la naturaleza humana complejas y sutiles, brindando la
oportunidad a cada quien a distanciarse de sus prejuicios y perspectivas para dar
lugar a que verdaderamente se escuchen unos a otros. En esta dinámica cada
quien suspende sus presupuestos pero a la vez lo comunica a los otros,
generando una libre exploración que trae a la superficie toda la profundidad de su
experiencia y pensar, a la vez que trasciende sus perspectivas individuales. De
acuerdo a David Bohm16 este dinamismo coloquial inmediatamente introduce a los
participantes en ella a un fondo de conocimiento compartido, a un flujo de una
inteligencia superior, la inteligencia compartida, a la cual no pueden acceder
individualmente. El todo pasa a organizar a las partes en vez de cada una de las

15
Artigas. Mariano y Daniel Turbón. 2007 El origen del hombre. Ciencia, Filosofía y Religión.
Eunsa, Pamplona. Pg 6
16
David Bohm es un teórico quántico que ha desarrollado una teoría y método del diálogo.

19
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

partes tratar de conformar el todo (Senge. 1990). Este postulado está confirmado
por la sabiduría popular en el dicho “dos cabezas piensan mejor que una.”

El prescindir de este diálogo multidisciplinario acarrea sus peligros a la hora de


definir al ser humano. Por ejemplo veamos a las respuestas que pudiésemos
llegar si nos preguntásemos sobre la importancia que tiene el ser humano en el
“mundo” desde la perspectiva individual de cada uno de los saberes.

Al partir desde la visión científica si tomamos en cuenta la inmensidad del universo


(el universo visible tiene un radio de 14 mil millones de años luz17) la importancia
que pudiese tener el ser humano resulta ser insignificante. Esta exigua
importancia humana se magnifica si tomamos en cuenta el factor tiempo. Tal como
se refleja en la siguiente comparación: si hacemos de caso que el comienzo de la
vida en el universo (aproximadamente 3,500 millones años) con el día primero de
enero, nuestro ascendiente el hombre de cro-magnon hace su triunfal aparición
(13000-4000 años) sólo seis minutos antes de las campanadas de media noche
(Lacadena), ¿Qué invitado tan importante puede ser?

Al trasladar la misma pregunta a la reflexión filosófica podemos llegar a la


conclusión de que el ser humano es importante dado que es el único ser (¿lo será
realmente en la inmensidad del universo?) que toma conciencia de su condición
existencial y se muestra crítico consigo mismo y el resto de lo que existe
(Beorlegui 2008.)

Desde una percepción teológica “…podemos decir que no hay razón


suficiente para crear mera materia no viviente o con la vida no inteligente.
Solo la inteligencia capaz de conocer y apreciar al creador en su obra es una
justificación de que de hecho se cree. El hombre da la razón de ser a todo lo
creado que sin él, sería una realidad muerta y muda18”

17
http://www.atlasoftheuniverse.com/espanol/universe.html. consulta 19/09/2008
18
Lacandena. Pg 53.

20
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

Exploremos ahora a la concepción del ser humano a que se llega a través del
diálogo entre la ciencia, la filosofía y la teología. Desde esta aproximación
considero como acertada el concepto que brinda el Dr. Beorlegui. “…el ser
humano, a diferencia del resto de las especies vivas, constituye una
irrepetible y compleja unidad bio-cultural y psico-orgánica, dotado de
autoconciencia, autonomía, lenguaje, pensamiento complejo, libertad,
capacidad ética, apertura a la pregunta por el sentido de su vida y del
conjunto del cosmos, y, por eso mismo, en apertura a la pregunta por el
fundamento de la realidad, es decir, al ámbito de los Absoluto.19”

En esta definición podemos observar claramente y elegantemente sintetizada la


integración de las tres disciplinas. La ciencia está plenamente representada al
atribuirle al ser humano su constitución bio-cultural y psico orgánica, además de
su facultad de autoconciencia, autonomía, lenguaje, pensamiento complejo,
libertad y capacidad ética, las cuales como vimos en el desarrollo de este ensayo
dependen de la dotación genética que ha permitido en el ser humano la evolución
de su cerebro. La filosofía y la teología están integradas al hacer referencia a la
apertura del ser humano a la pregunta por el fundamento de la realidad o ámbito
del Absoluto, dependiendo si se atribuye éste a Dios o no.

La verdad es que el ser humano representa una realidad fascinante dado que
sólo su especie “…está vertida a la moralidad, porque… tiene capacidad ética
y capacidad de apropiarse de posibilidades para hacerse y realizarse… En
consecuencia, el ser humano puede seguir siendo considerado el centro de
la creación, y el único al que se le pueden pedir responsabilidades, tanto en
relación a sí mismo, como también en relación a sus semejantes y al resto
de la creación20”

Menuda responsabilidad la que tenemos entre manos.

19
Beorlegui. C. Opus Citatum 1, pg 3.
20
Ibid., pg.25.

21
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

BIBLIOGRAFIA

1. Artigas. Mariano y Daniel Turbón. 2007 El origen del hombre. Ciencia,


Filosofía y Religión. Eunsa, Pamplona.

2. Beorlegui, C. (2007a). La Singularidad del Ser Humano como Animal Bio-


Cultural.. Revista Realidad UCA, El Salvador
www.uca.edu.sv/deptos/filosofia/web/admin/files/1207325170.pdf

3. Beorlegui, C. (2007b). Evolución Humana: Diálogo entre Ciencia, Filosofía y


Teología. Congreso sobre Evolución Humana, Madrid Cátedra de CTR

4. Beorlegui, C. (2007c). Ética y Neurociencias. Una Relación Necesitada de


Clarificaciones. Revista Letras de Deusto,.Bilbao.

5. Beorlegui, C. (2008). Cap. 1º. El Entronque de la Especie Humana en la


Biosfera. Material de Cátedra. La Biologización de la Antropología. La
Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano.UCA,
San Salvador.

6. Ellacuría, I. (1999). Filosofía de la Realidad Histórica, UCA Editores, San


Salvador, El Salvador, 2ª Edición. ISBN 84-8405-158-7

7. González, A. (1997). Introducción a la Práctica de la Filosofía, UCA Editores,


San Salvador, El Salvador. 10ª edición. ISBN 84-8405-124-2

8. Lacadena, Juan Ramón. Biologia y Humanidad: Hominización y


Humani zación. Material de Lectura, Cátedra Dr. Carlos Beorlegui La
Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual
Concepción del Ser Humano. Programa Doctorado en Filosofía
Iberoamericana. UCA, San Salvador. Agosto, 2008

9. Masiá Clavel, Juan.2005. Ser Humano, Persona y Dignidad. Universidad


Pontificia de Comillas, Madrid.

10. PÍO PP. XII. (1950). Carta Encíclica Humani Generis. Roma.
http://www.vatican.va/holy_father/pius_xii/encyclicals/documents/hf_p-
xii_enc_12081950_humani-generis_sp.html

22
Alumno: Juan Ricardo Gómez Hecht Catedrático: Dr Carlos Beorlegui
Catedra: La Biologización de la Antropología. La Influencia del Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano

11. Senge. Peter M. (1990). Fifth Discipline. The Art and Practice of a Learning
Organization. Bantam Doubleday Dell Publishing Group. New York.

12. Relato de Yamaludin Rumi:


http://www.ciberpsique.net/modules.php?op=modload&name=News&file=arti
cle&sid=350 consulta 18:16 horas 14/sept./2008

13. Capítulo 7. El Creacionismo y sus Problemas. Material de Lectura, Cátedra


Dr. Carlos Beorlegui La Biologización de la Antropología. La Influencia del
Darwinismo en la Actual Concepción del Ser Humano. Programa Doctorado
en Filosofía Iberoamericana. UCA, San Salvador. Agosto, 2008.

23