You are on page 1of 1

Tipos de conflicto

La conducta motivada está invariablemente ligada a determinados incentivos, o


dirigida hacia ciertos objetivos; sin embargo, no siempre alcanzamos los objetivos a
los cuales aspiramos. Cuando esto ocurre, o cuando la satisfacción del objetivo es
impedida, surge lo que se denomina frustración.
Posibles motivos de los conflictos:
• Atracción-atracción. En este caso existe una atracción hacia dos objetivos
que se excluyen mutuamente y que son de valor positivo; por ejemplo,
decidir entre comer de postre, pastel o helado. Este tipo de conflicto se
resuelve con mayor facilidad que otros.
• Evitación-evitación. Debemos escoger entre dos alternativas indeseables;
por ejemplo, la persona que desea no presentarse a la escuela y al mismo
tiempo desea evitar las “llamadas de atención”.
• Atracción-evitación. Cuando nos encontramos frente a un objetivo que nos
parece atractivo e inatractivo al mismo tiempo; por ejemplo, el muchacho
que se le va a “declarar” a una chica y teme la respuesta negativa, y no
volverla a ver.
• Doble atracción-doble evitación. El individuo se enfrenta a la elección entre
dos finalidades, cada una de las cuales tiene doble valor, positivo y negativo,
y ambas se excluyen mutuamente; por ejemplo, una muchacha atraída por
la posibilidad de hacer sus estudios en la gran ciudad, pero al mismo tiempo
atraída por el matrimonio. Además de que le atrae la ciudad, siente cierto
temor ante algunos aspectos de esta forma de vida, y al mismo tiempo que
se ve atraída por el matrimonio puede no desear vivir en una pequeña
población.

Tipos de frustraciones
Las personas difieren considerablemente en sus reacciones ante la frustración. Una
persona tomará medidas constructivas para vencer un obstáculo, mientras que otra
simplemente se pondrá a soñar con el éxito. Las formas de reaccionar ante la
frustración pueden ser clasificadas como adaptativas o no adaptativas. Las
primeras comprenden las maneras de tratar un problema; constituyen intentos de
modificar, cambiar o suprimir la situación frustrante. Las reacciones no adaptativas,
comprenden distorsiones de la realidad dirigidas a defenderse contra la ansiedad,
pero no van orientadas a la finalidad de alterar o suprimir la situación frustrante.

Tipos de frustraciones.
Las formas de reaccionar ante las frustraciones pueden ser:
• Reacciones adaptativas:
o Ataque y agresión. Por ejemplo, dos niños que juegan y desean el
mismo juguete. Uno se lo quita al otro y le provoca frustración, pero
éste va por un palo, le pega y se lo quita. Ésta es una conducta
adaptativa, ya que tiende a modificar la situación frustrante; sin
embargo, es castigada por la sociedad.
o Huída y retirada. Por ejemplo, un estudiante que obtiene una
calificación no acreditada después del gran esfuerzo realizado y
decide retirarse de la escuela.
• Reacciones no adaptativas:
o Racionalización. Encontramos razones lógicas, pero falsas para
nuestra conducta; estas razones nos protegen porque nos evitan
tener que admitir nuestras faltas.
o Proyección. Referencia de impulsos, pensamientos, sentimientos y
deseos que originan en la persona misma y se dirigen a individuos u
objetos del mundo exterior.
* Otro tipo de respuestas son la apatía, fantasía, fijación y estereotipo.