You are on page 1of 3

Diez de agosto, dos mil cinco, Iremos por la ""Beceda"

Día claro y el sol saliendo, Sorteando hayas y pinos


Unos cuantos matutinos Senderos y otros caminos
Y otros venidos de lejos. Hasta el cerro "Saleguillas".

Se congregan en la plaza Y allí tras breve descanso.


Algunos medio dormidos Y algún avituallamiento
Y otros medio despiertos Continuaremos el "paseo"
Con puntualidad temprana. Hasta el monte "San Lorenzo".

Van prestos a acometer El camino, si es que existe,


La subida al "San Lorenzo" Zigzaguea sin cesar
Nuestro "ocho mil " de la Rioja Y el guía que no se fía
Famoso en el mundo entero. Se gira por si hay despistes.

"Corrales", "Torres" y "Armas", Voces zagueras ya comentan


"Montes", "Hernáez" y "Oteo" De la difícil subida,
Y otros buenos caminantes Pues la hojarasca está seca,
Que ya son parte del pueblo. Y resbalan zapatillas.

Se acomodan en los coches, Se habla de otros caminos


se dirigen por Tobía, De otras vías y senderos,
traspasan el fresco hayedo, Pero todos serpentean
el encinar y el robledo: La vereda cual corderos.

Conocido por "El Rajao": Tras hora y media de marcha


frondoso valle éste es, Llegamos a "Saleguillas"
lleno de encanto y ensueño No sin antes contemplar
y poblado de recuerdos. La técnica y sus maravillas:

Todos ven que las parrillas Una máquina robot


Donde asaban las chuletas Practicando la entresaca
De los sabrosos corderos Tala el pino como un lápiz
Han sido ya clausuradas: Y lo libera de las ramas.

La autoridad competente Llegados ya en el cerro


Con cinta las ha cercado En clara y fresca mañana
Para evitar más incendios Tomamos fotos y un bocado
Y algún que otro altercado. En medio de mucha calma.

A las siete y media en punto "Cabeza Parda" y San "Lorenzo"


Y reunidos en corro nos miran con gran descaro
El guía nos da instrucciones Y "Pancrudo", a nuestro lado,
Para ascender hasta el cerro: Se queda ya rezagado.

1
adelante y con alivio.
A solo un tiro de piedra, Son muchos los caminantes
Río Cárdenas se anuncia: Que bajan ya de la cima,
Recién nacido entre rocas Y nos estorban el paso
Nos refresca y nos abreva: A los que vamos "pa" arriba.

Con agua clara y muy fresca El cielo se pone negro


Nos da fuerzas y aliento, Y arrecia la fría lluvia:
nos alivia nuestras bocas, Aquí llueve horizontal
"Pa" seguir en movimiento. Con velocidad y furia.

Cruzamos los cantarrales Llegados ya a la alta cima


Y salimos a la pista. De nuestro monte querido,
Y allá al fondo nos espera "vemos" que el frágil refugio
Una cuesta muy empinada: tendrá que ser compartido:

-Maldita cuesta, maldita- Gentes de Haro y Ezcaray


Nos acortará el camino, San Millán y todo "El Valle"
Aflojará nuestro fuelle Cobíjanse en el garito
Y dañará las rodillas. De latón y poco talle.

Dos frailes de Valvanera Y así van entrando en él


Nos toman la delantera, Según llegan "los mojados"
Van ligeros, son delgados! Y cabe más y más gente
Y corren más que gacelas. En aquel humilde establo.

El grupo se va alargando La lluvia afuera no cesa


Y hay paradas más constantes, E incluso arrecia inclemente
Miradas hacia los cielos, Y la gente se pregunta
Y menos voces cantantes. Si esto irá de valiente.

Ya contemplamos la cima Los pronósticos del tiempo


-Cuánto más cerca, más lejos- No dicen nada de alturas,
Ayes, suspiros, resoplos, Y los "sabios" que allí hay
Y pérdida de reflejos. Dicen: las pasaremos canutas.

Ya se ven los telesillas Se discute si bajar


Del "Vadezcaray" famoso O aguardar que esto se pare.
E incluso algún caminante Al final nos decidimos
Que baja haciendo el oso. A regresar a la "base".

Las nubes ya se aparecen En el teleférico está


Y vagan hacia el oeste: Parte del grupo integrante,
Más nubarrones y nieblas Y allí los 15 nos vemos
Se ciernen y van en serie. Y seguimos el demarre.

La recta del telesilla Bajamos la recta pendiente


Subimos entre las brumas, Que llaman "del Borreguero"
Cada quien y cada cual La que al subir maldecimos
Se "acude ya las pulgas". Ahora nos lanza de lleno.

Las chicas del grupo van Paramos en Río Cárdenas


-es de honor el admitirlo- A repostar y beber,
livianas y presurosas Y de allí a "Saleguillas"
2
Ya todo es fácil de hacer.

Entonces se abren mochilas.


Allí hay viandas por doquier:
Tortillas, panceta y vino.
¡Qué bien se dejan comer!

Tras este completo almuerzo


Decidimos emprender
La bajada hacia "El Rajao"
Con alegre movimiento.

En los árboles prendemos


Cintas que indiquen la vía
Para subir otra vez
Sin necesidad de guía.

En el "Rodeón de Lesmes"
Nos paramos un momento
Para hacernos una foto
Que nos recuerde este evento.

En cuatro pasos nos vemos


Allá abajo en "Las tres Aguas"
Secos ya del chaparrón
Los pantalones y enaguas.

De allí a la choza "Los Guarros"


La pista nos lanza ufanos
Pues se ha acabado el camino,
Y el esfuerzo no fue vano.

Pasamos pues un buen día


En armonía y contento.
Y esperamos que otro año
Acudamos al evento.

Related Interests