P. 1
Platón

Platón

|Views: 2|Likes:
Published by Carlos Mg

More info:

Published by: Carlos Mg on Jan 10, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/10/2014

pdf

text

original

PLATÓN 1. “Verdadera Belleza”: Para Platón, la belleza es un concepto amplio.

No sé limita a definir lo bello como lo que es bello para los sentidos, si no que lo bello también comprende la sabiduría, la virtud o las leyes. Identifica lo bello con lo bueno. Platón, siguiendo a Pitágoras, encuentra que la medida y la proporción son la esencia de la belleza. Platón considera que la belleza, junto con la verdad y la bondad, es uno de los tres mayores valores humanos. Para Platón, la verdadera belleza es la Belleza Ideal, del mundo de las ideas. Las cosas del mundo sensible pueden ser más o menos bellas en la medida en que participan de ésta idea, pero nunca serán la verdadera belleza, la Belleza en sí, que no podemos alcanzar a través de los sentidos. En un tiempo pasado, nuestra alma, con existencia anterior al cuerpo, conocía ésta verdadera belleza (así como el resto de las ideas), pero al unirse al cuerpo lo ha olvidado. Al ver la belleza de la tierra, sensible recuerda la Belleza Ideal, perfecta, inmutable, eterna, única, que existe “en sí” y “por si” misma. Fiel a su pensamiento, Platón opone la belleza real y la aparente, como hizo con el conocimiento, la existencia o la verdadera virtud.

2. “Se arrebatan en asombro, pero ignoran lo que significa ese asombro”:

El alma conoció las ideas, pero al unirse al cuerpo las olvida. Al ver las cosas bellas, el hombre siente asombro, las cosas bellas participan de la idea de belleza, y quiere conocer más. El alma no recuerda, ha olvidado, “ignora lo que significa ese asombro”. Pero tiene impulso por conocer. Conocer es recordar. Y es que lo sensible, los cuerpos, aún los cuerpos que nos parecen bellos, son menos perfectos que las almas y éstas, que las ideas. La belleza no sé puede limitar a los cuerpos, si no que las almas y las ideas también compartirán ésta propiedad, y además la tendrán en mayor medida. Al observar en el mundo sensible algo que participa de la eterna idea de belleza, el hombre, siente un asombro ante lo bello, ante la idea de bello, ante lo bello en sí. Nada de lo que veamos en el mundo sensible es tan bello como lo que existe en el mundo de las ideas, que el alma en su pasado conoció. Y el asombro proviene de reconocer en este mundo una sombra de las ideas. Se utiliza la belleza para ir avanzando desde lo sensible a la fuente de toda belleza, que es la Idea del Bien.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->