El siguiente es el texto de la carta que el Ministro del Trabajo, Rafael Pardo, le envió al presidente de Drummond Ltda: 1000000 – Bogotá

D.C,. 23 de diciembre de 2013 Doctor JOSÉ MIGUEL LINARES MARTÍNEZ Presidente Drummond Ltda. Calle 72 No 10 – 07. Oficina 1302 Bogotá – Cundinamarca Respetado doctor Linares: En los últimos días hemos conocido información publicada en diferentes medios de comunicación, según la cual, por razón de una eventual interrupción en las actividades de embarque, la empresa que usted dirige solicitaría a este Ministerio la suspensión temporal de aproximadamente 4160 contratos de trabajo, si las autoridades ambientales no prorrogan el plazo para la culminación de la construcción del puerto de cargue directo del carbón. Sobre el particular, el Ministerio del Trabajo llama la atención sobre los siguientes puntos: 1. El retraso en las obras no es atribuible a los trabajadores de la Drummond. 2. En el cierre de la empresa llevado a cabo con ocasión de la huelga declarada el presente año, se excluyó el área correspondiente a la construcción del muelle. 3. Los trabajadores de la empresa constructora del muelle no estuvieron incluidos en el grupo de aquellos que se encontraban en huelga, por cuanto no hacen parte de la nómina directa de la empresa. Además el plan de contingencia presentado por ustedes al Ministerio del Trabajo para administrar la Mina durante el período de la huelga, no incluyó la relación de trabajadores directos de la empresa que debían apoyar la labor de construcción del muelle durante la misma, a cargo de los técnicos de las empresas contratistas.

Por lo tanto la huelga ocurrida este año no puede argumentarse como causal de incumplimiento en la construcción del muelle. En consecuencia es mi deber manifestarle que este Ministerio en desarrollo de sus objetivos, no accederá a autorizar suspender contratos de trabajo o con contratista, con la argumentación expuesta por ustedes en los medios de comunicación. Por el contrario, le solicitamos respetar el principio de estabilidad y la garantía del reconocimiento y pago de los salarios y prestaciones a que tienen derecho los trabajadores. Atentamente, Rafael Pardo Rueda,