GIANFRANCO, IVAN Y LUCAS

LA PRINCESA Y EL PINGÜINO

Había una vez una mujer a la que no le gustaban las historias de princesa prefería las de pingüinos porque si aparecía de repente nadie sabía lo que podía pasar. Cierta vez esa mujer leyó un cuento de princesa donde se contaba que quería dormir para que un día llegara el pingüino, la besara, la despertara y así enamorase y poder casarse. Vivía en un castillo enorme donde trabajaba una cocinera que preparaba exquisitos platos con pescado. De repente apareció el famoso pingüino, que por el aroma que sintió entró corriendo pero se equivocó de puerta, apareció en la habitación donde dormía la bella princesa, se acercó, la besó, se enamoró, se casaron y vivieron felices para siempre.