P. 1
Carril y Campero Manuel Elementos Del Derecho Penal 1882[1]

Carril y Campero Manuel Elementos Del Derecho Penal 1882[1]

|Views: 5|Likes:
Published by Mpech

More info:

Published by: Mpech on Jan 17, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/04/2014

pdf

text

original

ELEMENTOS

EN L,
ESCRITOS
PARA EL USO DE LOS ALUMNOS DE ESTA ASIGNATURA,

CON' EL PROGRAMA CORRESPONDIENTE
PARA FACILITAR SU ESTUDIO,
POR

anurt (Carril b Tampera.
ABOGADO DEL ILUSTRE COLEGIO DE LA

cuela.

casi

mAnnuo):
Ubre-ala h de Iletoriano Suarez,

Jacornetrczoi
1882.
\-> o

.4 N

"/"..".."" • • ,"""

e.

.r " ".'•

",

ES PROPiEDAD.

/ •' •

cv rafla G21áiel Barrera, n. 1'12.-1832. Cornfia:—Tipo 3

PRÓLOGO
Soy enemigo de los prólogos: mucho más cuando se trata de obras elementales; pero esta, siquiera sea brevísimo, lo exige de necesidad. He escrito un libro para aprender: nada más. Es como un estracto, ó, mejor, como un borrador de toda la ciencia penal. Descuidé la forma, porque ¿quién se acuerda de deleitar cuando se trata de aprender? Hay algo, sin embargo, en él, digno del aprecio de los jurisconsultos, aún prescindiendo del método, y de que responde á una necesidad eminente, á la necesidad de la enseñanza. El orgullo de los hombres les impulsa á verse mayores en su imaginación de lo que son en realidad; y la más hipócrita modestia de nuestros tiempos les obliga á empequeliecerse, para colocarse más altos y saciar mas á mano salva las ansias de ese orgullo. Lejos de mí tal sistema de hipocresia. Diré lo que siento con ingenuidad; y lo que siento es que este libro ha dado un órden á los conocimientos que contiene, que no se le ha da-

corno el que más.. la esplicación oral del profesor. amo. dos veces comenzada. con ventaja. en el clía en que se publique. Hay en él mucho de original y nuevo. pero cuando el arbolillo es tierno. porque es preferible ser oscuro á declamar. .. y mejor es estudiarías como aparecen . porque no podria subsistir sin apoyo. Choca este libro con las ideas. sólo si aconsejo. De esa manera los alumnos podrán estudiar con más facilidad. que confundirlas y desfiwirar la verdad del pensamiento. seria causar su muerte. y relativa al mismo asunto. Detesto la esclavitud intelectual. de otra obra mia.VI. Lleva la concisión del lenguaje acaso hasta la exageración. que lo hagan casi á la letra. proclamar su independencia. con las preocupaciones dominantes. que podrá suplir. pues hay muy pocas palabras en este libro que estén de solara. la memoria.. y entónces. la independencia santa de la razon. Mil imprevistas peripecias han estorbado la impresión. en casos corno el presente. he dicho mal. y aso. y sujetarse á ella para crecer . do hasta el dia. y al profesor toca hacer la explicación de este índice. algo mis extensa. El programa que pongo al fin simplificará el estudio y auxilian"). ha menester una quia. Esta obra es como un índice de la materia. ¡Ah! es que el siglo XIX toca á su térmi4o.

VIL man ya en lontananza los albores del siglo XX. . que será. el siglo de la verdadera libertad y el siglo del verdadero progreso.

DE LA CÁTEDRA DE DERECHO PENAL. sin recordarla. . pasado ni un solo dia.f DICATORIA. pero nada importa. sin pensar en vosotros y sin envidiar vuestra suerte? No desdelléis la dedicatoria de este libro. tosca prueba del afecto invariablP. EN LA UNIVERSIDAD LITERARIA DE SANTIAGO. Condenadas habrán de ser sus ideas. y los que no lo estéis. Los que estéis conmigo querréis llamaros mis amigos. Término di á la vida escolar. nu dejaréis de ser mis compañeros. Á LOS ALUMNOS DEL CURSO DE 1382 AL 83. y desde aquella época ¿habrá. que os profesa el que quisiera vivir siempre entre vosotros y ser siempre uno de vosotros.

ni ha lugar á imponer castigo. pero nada mas. habrá el mal jisico. y sin esto ni hay delincuente. 3. no delito. existe bastante confusión en los principios pe- V Es delito toda acción. pero no el moral. 7tse viola una ley social. porque el pensamiento puede ser pecado. IDEA GENERAL DEL DELITO. con relación á este punto. Sin embargo. Lan4c4ci(SN 1. 2. en la apariencia.° El delito. DE LOS DELITOS. En este caso no recibirá lesión punible el órden social. El delito entónces existirá en el nombre. externa ú omisión . generalmente considerado.° Resulta de aquí que el primer carácter de el acto constitutivo de delito es ser externo. ni lesión directa el órden moral. y la reprensión del pecado no entra en las atribuciones de los poderes civiles.LIIIRO 1. puede existir aunque no haya pecado.

Lo ordinario es creer que no puede existir jamás el delito con entera separación del pecado. pues éste . No obstante. sin. el cielito punible es la infracción de dos leyes.. voluntad no hay Cr. cuando empleemos el término delito. Ya hemos dicho que esta infracción habrá de ser voluntaria. 0 Todo delito puede ser _punible ó rzo jiltnible. pero no delincuente. En el primer caso. se entenderá cielito punible. voluntad.° En síntesis. cuando el mal causado es voluntario de parte del agente que lo causa. hoy por hoy. y esto es un error. pues. necesitamos hacer uso del lenguaje corriente. 4. otra social. Siempre que exista violación de una ley social. no. en esta obra.° Es preciso distinguir mejor de lo que se ha hecho hasta aqui.renciaimente distintas. y esto es inexacto. hay pecado. 6. porque smó confundiríamos á los jóvenes.972e21. Se ha dicho. cuando es involuntario de parte del mismo agente. Lo primero. y ahora añadimos que tendrá que serlo necesariamente. Esta es la primera división filosófica del delito. en el segundo. la noción de la delincuencia y la del delito. habrá delito. como un principio axiomático. Nosotros diremos más propiamente: sin. zo hay criminal. sea ésta voluntaria ó involuntaria._2_ _ríales. una moral. que son e. Así que. lo segundo. 5. y en una obra elemental como lo es ésta.

gr. y viceversa.) ti solo lo hay. cuando se -I. habrá el autor de un pecado. Esto es algo confuso. puesto que. y sus diferencias y su noción más filosófica.. que es el responsable del mismo. cuando esa violación es -voluntaria.° más lamentable confusión_ de estos rudimentarios principios. Pero. un pecador. nimbos fenómenos deben estudiarse en la ciencia separadamente. como hemos visto. Un hecho puede ser delito y no ser pecado. es menester procurar la mayor separación entre s dos ni-ociones: el y el delincuente. el delito punible no se podrá estudiar siempre con una separació tan completa de su causa. en cuanto sea dable. Sin embargo de esto. habrá tambien un reo de este pecado. se ha amalgamado muchas veces en sus estudios por los criminalistas más famosos con el criminal. es pecado. Mas el asesinato cometido po-jun loco es delito. El p ensamiento de asesinar. vr. su naturaleza es esencialmente distinta. . Como quiera. filas profluida y más completa. por efecto de la 7. Pero siempre que haya un delincuente por asesinato. Pero siempre que haya un delin cuente. Ahí estriba la naturaleza del delito y del delincuente. como se ha dicho ya. y no es pecado.consiente. y no es delito. pero vale la pena de meditarlo con mucha calma. crimen ó el delito.

Aquí nos ocuparemos tan solo de las más conocidas é importantes. lo mismo que en las otras partos de la ciencia.° De cuanto llevamos dicho se infiere. al mal moral. hay además que atender á su inteligencia. castigo. ello el Código en la mano. cuyo problema es infinitamente más difícil de resolver. de lo que es necesario para los alumnos que . á su voluntad. pero no es el mejor medio para aclarar el método. Pero para medir la responsabilidad de un criminal. Pueden hacerse divisiones hasta lo infinito de los delitos. que para medir la gravedad de un delito basta apreciar la cantidad de mal que ocasiona á la sociedad civil. multiplicarlas mucho. 10. puesto que solo esto es 10 que lo constituye. y es menester imponer mi. nada mas. teniendo para. Trataremos.4— 8. cuáiulo puede el poder civil pronunciar estas palabras sacramentales: Aquí hay un delincuente. Mas no lo será igualmente el conocer cuándo existe una persona criminalmente responsable. 9.° Sentados estos preliminares filosóficos. LECCIÓN DIFERENTES GENEROS DE DELITOS. nada es mas fácil á la razón que determinar cuándo existe un delito.

y en el delito público mira á la sociedad. gr. Es decir. gr. porque todos los delitos. en el primer caso. Sin embargo. el homicidio. Lo contrario sucede con los cielitos públicos. esto es. vr. que en el delito privado. directamente ofende al Estado que éste gobierna: delito público. ofenden á la sociedad civil. el homicidio.. pero los delitos privados lo hacen de una manera indirecta ó secundaria. con el segundo á la colectividad. directamente ofende al ciudadano: delito privado. Haremos más perceptible esta distinción por medio de un ejemplo. Los delitos privados podemos dividirlos en delitos perso2iales. y por ello viene resultar ofendido en uno de sus miembros. 12. El que priva de la vida á un monarca. Primeramente se dividen los delitos en públicos y privados. con el primero ataca á la individualidad. que directamente ataca á la persona.. en el del delito privado.5 empiezan todavia el estudio de esta rama del humano saber. sean públicos ó privados..si de op'i- . el regicidio. el agente criminal se propone herir al individuo. al ciudadano. can dire c vr. gr. de6ito. Son públicos los que atat tamewe á la sociedad civil.te. vr. El que mata á un ciudadano particular. Son privados los que lastiman directamente al individuo. 11. al Estado. indirectamente. el Estado espera renta la sensible pérdida de un ciudadano. Decimos directanten.

Esta división. En efecto. porque unos términos de ella están comprendidos can los otros. al parecer. Pacheco. y sin embargo. debe clasificarse como delito personal. que parece muy aceptable á primera vista. es muy imperfecta. gr. y delitos 9. Sin embargo. se me perdonará el que prescinda de otros detalles. Hoy estas son mayores en el estado de atraso que mantiene todavia la ciencia. segun esta división. eales.. aunque para lamentar. que no ofrecen á este respecto un interés mayor. Es necesario reconocer que una. que atacan á la propiedad. Pero esta confusión. el adulterio. destinados tan solo al uso de las Universidades. ofrecerá siempre dificultades superables. diisión de los delitos privados completamente ^r y de la manera que es de apetecer. es decir. vr. En atención á la brevedad con que precisan ser escritos estos Elementos. por ejemplo. lo pone como ejemplo de los delitos de opinión. El estupro parece que se encuentra á este propósito en iguales condiciones que el adulterio. . y debe mirarse con tolerancia. y no falto de todo fundamento. 14. el mismo Pacheco lo pone como ejemplo de delito personal. es disculpable. 13. el robo. como la injuria y la calumnia.—6 en los cuales su mayor o menor gravedad oscila á merced de la opinión.

. la religión oficial. como dice un sabio antiguo. SEGUNDA. ha hecho olvidar á muchos políticos modernos la importancia indudable de la religión para gobernar bien un estado. SESTA SETIMA —Delitos contra la propiedad. 16. que tanto preocupa á nuestro siglo. pues. y alcanzar la mayor suma posible de felicidacl para sus ciudadanos. puesto que á ella principalmente están encomendadas las dos grandes virtudes políticas. es todavia el cimiento de las naciones. y que. Delitos contra las personas.• 1:5. Por último.:dividir siguientes: PRIMERA. es menester que los poderes civiles protejan la religión.—Delitos contra la Religión. —Delitos contra el honor. CUARTA.. á pesar de las preocupaciones perniciosas. de la subordinación y la previsión de los delitos. para facilitar su estadini emos todos los delitos en las siete Cia. —Delitos de falsedad. DE LOS DELITOS CONTRA LA RELIGION. El imperio materialista. QUINTA Dolitos contra la honeszíciad. Así. y velen por ella sin reposo. ciort5N 11r.. Delitos contra el órclen TERCERA. Pero. pa- .

no solamente han procurado. debilitado el sentimiento de la conciencia. á respetar todas las infracciones contra las leyes eclesiásticas. viendo en ellos dos infracciones punibles: una de la ley civil. ante todas las cosas. los delitos contra la religion. por consecuencia con su sbia política. seria una tarea que precisaría muchos libros. otra de la ley eclesiástica. castiguen severamente todos los delitos contra la religión oficial. pasó. 17. 18. Enumerar los ocultos males que por esta causa han resultado á las naciones modernas. pero ménos profunda algunas veces. perdido el respeto á la Ley. No se ha meditado bien toda\'ia en la trascendencia de este perjudicial abandano. Hánse corrompido las costumbres. y otras especiosas teorías. la separación entre la Iglesia y el Estado.ra realizar esta protección. la libertad de la conciencia. c uizás sin vreverlo ella misma. que es más aparatosa siempre. el infundirles el espíritu religioso. al quitar su antigua importancia social al sentimiento religioso. el materialismo. puesta en . la más lamentable impunidad de todos los delitos contra la religión. Esta nuestra civilización moderna. relajado el juramento. al constituir las repúblicas. propagando el indiferentismo. sisó que han castigado severamente. proclamando en la práctica de sus disposiciones civiles. Los más notables legisladores de todos los pueblos de la antigüedad.

para hacer ilusorio el buen gobierno y corromperlo todo. No es necesario: el mal que se causa á la religión — con infringir sus leyes. la justicia. principios revolucionarios. Tales son los principales efectos de esas libertades mal entendidas. aun sin imponer la . que sean castigados como antiguamente con la pena de muerte. legal y políticamente considerado. El individuo que falta en cierto grado á. Así lo exige la expiación. 19.9 evidencia la ineficacia de ésta. y la verdadera política tambien proclama. por un lado no es irreparable. muy perjudicial á la felicidad de la nación. y por otro. Sin embargo no parece justo. en el seno de una sociedad que se desborda. que á fermentar. ya porque la religión debe ser por su naturaleza mansa é inspirar misericordia. así lo demanda. la religión oficial. ley social fundamental. pues . la utilidad de estos principios. y desnaturalizada la magistratura civil. ya porque esta castigo tan terrible no es necesario. por mucha que fuere su gravedad. La razón última es la más eficáz-. del mal del delito . que no tienden á otra cosa. y produce un escándalo. En proporción. viola una. 20. atenta contra la Divinidad. Estos son los males civiles que causa principalmente. alterando el órden. debe ser el mal de la pena.

censuras ó penas que marquen les cánones de la disciplina. el tolerar. base del civil. e'reel á estos des delincueiites. no es tan C eshonrosa como el rebo. la ley en estos casos actualmente? 22. rGr lo menos hay que decir que sePero ¿no es inaudito.no es ridícula la desprestigiada situación con su silencio que ocupa. que un miserable d'elida en público con sus denuestos á la religión de las leves? ¿no tiende á. otTas consideracienes de que no son dignes los demás. pero nada mas. La autoridad eclesiástica á su vez. Ahora. Estado. en caso de opcsición. clase de criminales merece. podrá imponer las penitencias. esta. y mezclar en una. porque la blasfemia. de ordinario. . corrupción por todas -partes? ¿. Sin embargo. sembrar . El blasíemo siempre nerecerá prestigio que el ladrón.muerte. 21. hay otros medios mas eficaces para castigar z't esta especie de criminales. que los poderes civiles son los l'inicos cunretentes en estos casos ara imponer castigos. dentro de su fuero eclesistico. ria poco como se hace Ley. la facultad de declarar el delito religioso. Aquí si que conviene cierta separación entre la Iglesia y el. la.. al blasfemo y al ladrón. debiendo dejar á la autoridad eclesiástica . todas las demás pellas pueden emplearse con fruto. Por último. es preciso notar con relación á este ¡unto.

.o: en los segundos no hay mas qua un delito político.ation9 con . 23.72ecifzie ‘. politicaç. respecto á la gravedad de estu claf. el cambiar por un medio no punible en si mismo la forma X el 12. cual se requiere. multitud de confusas controversias entre los autores más distinguidos. DE LOS ()Euros CONTRA EL ORDEN SOCIAL. 5. Los delitos comunes políticos no los conbprendermos entre los que atican órden social. los otros directamente. dé-3 idracciones. gr. vr. por decirlo así.-politicas. y á los c.. en dos clases. delitos commnies. mirados de una manera general. Todos los delitos. que hay un delito coman y á la vez un delito politic. .>ol oierno de la.— 11 — i_AnocióiNT iv. ni por lo los estudiaremos en esta lección.4e. el regicidio: la segunda. los delitos políticos de los delitos comunes. La primera. Esto ha dado lugar á. Pero unos atentan de una manera indirecta.. son atentados contra el Urden social. Estos últimos se llaman tambien delito g políticas.. En los primeros hay un delito que reviste una naturaleza doble. cielitos c(. nación. es decir. por ejemplo. Los delitos políticos pueden dividirse 24. La ciencia no ha distinguido todavía.

gravísimo el daño que los delitos políticos pueden acarrear á las repúblicas. Los políticos de nuestros dial parece que no se encontraron con fuerza para penetrar en los fundamentos lirularizar de nuestras sociedades. las religiosas. á manera de 10 que Demos visto con los delitos contra la religiun. 26.— 12 — que deben reprimirse las mismas. y de la dignidad moderna. Por eso á los que atacan las unas ó las otras.re( . . para que sean más libres' los ciudadanos y más libres tambien los pueblos. y en el segundo. y manteniendo una muy funesta incertidumbre en los principios más esenciales del Derecho penal. manteniéndose á cierta distancia (le la tiranía antigua. Grandes son los males. son. perjudicando el adelantamiento de la ciencia. Las ideas modernas. que tambien proclamaron tanto. Sin embargo. la ciencia se duele de los errores de que ha sido víctima la humanidad en este punto. fermentadas al calor de repetidas revoluciones. De aquí tambien las contradicciones é inconsecuencias en que han incurrido los criminalistas. 27. las políticas. bertad. es menester castigarlos severamente. que condenaron tanto. A los políticos no se les castigó. Las reglas más fundamentales en todo estado bien constituido. en primer término. han descuidado demasiadamente este punto en las leyes. y no dejar tanta facultad á los hombres.

No se aplicaron en ellos las justas leyes.'1. sin acusación. han sido los in ri. en verdad. en las costumbres. m:s liberales.lo más triste que los Gobiernos 114 :1S revolucionarios. y despertaron en el patíbulo. muy raros serian los delitos contra la religión y contra la política. Y es. ni con la ley. y si esta fuese como debla de ser.s intolerantes. En este peligroso terreno no pedirnos la libertad para las ideas. pero si pedimos algo de tolerancia pandos hechos y rwrts chile en lL s leyes. cada momento. y sin defensa. fueron condenados b:Irbaramente. Si el ar. que no estaban en las leyes. con la razón. hasta el nombre delito político. La ciencia. cuando de buena fé se. y sin sumario. sino con la ira más vehemente: gubernativamente se procedió contra ellos. la ciencia toca ponerles un freno. culpa es las mas de las veces de una administración viciosa. dirigen á cialquier objeto. sediende sangre en el calor de la liza. y á. Se acostaron en el lecho con halagadoras esperanzas. pero ellos existieron.13 — de ordinario. no es responsable de estos males. de gobernar y todo el sistema legislativo fuera perfecto. para evitar que en lo sucesivo se repitan. que actualm:mte se repiten . sino los caprichos de les partidos. raros. sino en las costumbres. ¡día glorioso! seria proscrito de los có- . Si se extravian en la política. t. Las ideas de los hombres son muy di gnas (le re peto.

y no seria propia de estos E:emento. y los españoles lo han venerado como á un caudillo inmortal. n.ucho tiempo. la pena de muerte para esta clase de infracciono:. ha convertido al héroe en crin inal.14 — digos de las naciones civilizadas. que opinan lo contrario. El hombre que. al tratarse de estos delitos. Estamos ya en una época. evidentemente injusta repugnantemente cruel. la ley civil no es la ley natural. Si una triste necesidad. . Los antiguos romanos habrán maldecido á Viriato como á un criminal infame. mirémosle con respeto y con indulgencia. en que es necesario proscribir. aunque sus principios aparezcan á nuestros ojos disolventes. y no tiene otro estímulo. acaso nacida de la imperfección de nuestros conocimientos. como al criminal en héroe. á la verdad. Nada. y no le apellidemos infame. felizmente. es completamente innecesaria. La pena de muerte. nada mas que el éxito. porque esta tarea ocuparia . sin reserva. No precisaremos la verdadera naturaleza del delito político. El éxito muchas veces. inspirado por un celo patriótico levanta una bandera de rebelión. acaso pudiera merecer un premio de inmarcesible gloria. otro interés que labrar la felicidad de su pátria. 28. nos obliga á imponerle algun castigo. importa el sentir de moralistas muy respetables. La moral no es el derecho.

Dicennos algunos moralistas que el que atenta contra un Gobierno legítimo es reo de muerte. sus ideas son santas. y todas son. pero tal j usticia es irrealizable en el terreno de la práctica. Pero esto será muy bueno para dicho en las esferas de las ideas. aun cuando la necesidad nos obli- gue á declararlas punibles. sin excepción. tenia convicción de que atentó contra mi Gobierno legítimo'? El político revolucionario l odn't conspirar For creer ilegítimo lo existente. ¿cómo podremos demostrar que el que atentó contra el Gobierno. Cuando obren con esta pureza de creencias. Contéstennos les moralistas que tal sustentan: ¿cómo podremos acreditar en la sociedad civil la verdadera legitimidad de un Gobierno? ¿quién habrá de decidir este punto dilicultosísimo? ¿qué sello habrá de tener la decisión para. la soberania del pueblo. .29. y proclama la república. igualmente respetables. El que es republicano cree legítima la voluntad nacional. que 110 podamos dudar de su autenticidad? Y l or otra parte. El que es mom'Irquico todo lo cree ilegítimo sino hay un trono que lo autorice.

DE LOS DELITOS DE FALSEDAD. puede ser de tres clases. 31. La gravedad de estos delitos. vr. En este género de delitos se incluyen muchas especies. segun mu extensión. ocultación ó supresión de la verdad. hecho g . No creemos necesario esplicar cuándo se cometen de palabra. del cual no fuese falsificador el mismo que lo presentaba.1-_. suposición. alteración. como . y Escriche aclaró esta concisa definición. si presentase en juicio un documento falso. Se comete la falsedad por uso cuando á sabiendas se aprovecha uno de la falsedad de otro. Alfonso el Sábio definió el delito de falsedad la wdación. de la verdad. D. Pueden ser cometidos por medio de palabrag . 32. por escrito y por hecho. 33. que es la mutación.-EC4cióN V. diciendo. ó por el uso. gr. 30. porque este se halla al alcance de cualquiera. Unos perjudican á los intereses del Estado. eçcrito. hecha maliciosamente en perjuicio de otro..

otros á los intereses del público. opinamos que estas no son las aspiraciones de la ciencia. relativos á la pella de infanna. . La infamia debe estar siempre grabada sobre la frente del falsario. la pena de muerte deberá aplicarse con la mayor economía.— 17 — la falsificación del papel moneda. M olinos legisladores. Hay falsedades que comprometen la inocencia. han castigado con excesivo rigor estas vergonzosas infracciones. sancionarlas. como los comestibles y bebidas. guiados por un celo excesivo. 34. Sin embargo. y este es el más infame de todos los ataques. Con sólo atender á la extensión de su objeto. pero a las leyes toca el hacerse cargo de las opiniones. en el estado que mantienen hoy los adelantos penales. y que. 35. para dirigir las costumbres y reprimir los delitos. como la falsificación de los contratos privados. y llegaron á aplicar por ellas el más terrible de los castigos. y no imponerse nunca sine por los más graves delitos. En el lugar oportuno haremos ver algunos principios olvidados. y utilizar sus fuerzas. y plausible en su origen. y otros á los particulares. se conocerá la gravedad de estas infracciones. La opinión lanza su estigma sobre las personas responsables de estos hechos.

que hacen n. . que más familiarizan con el crimen. que es el primero y el más apreciable de sus derechos. que suponen más perversión en el agente criminal. Tr Uase aquí de las más profundas perturbaciones que pueden ocurrir en el hogar doméstico. Hemos llegado á tratar de los delitos que revisten más gravedad penal.s vano el imperio de la virtud. en fin. Trátase de los delitos que mas pueden• atormentar al que es víctima de su perpetración. Trátase. de los atrocísimos crímenes. que producen mayor alarma social. que presentan un aspecto más repugnante en sus caracteres externos. y que. DE LOS DELITOS CONTRA LAS PERSONAS. robando por doquiera la confianza de las familias y la tranquilidad de los pueblos. causan el desprestigio de los lazos sociales. 36.-18— CIÓN . Por eso en todas las épocas se hrn impuesto por ellos los más terribles castigos. Trátase aquí de los ataques inferidos á la vida del ciudadano.

pero de cualquiera. todo re-viste caracteres de gravedad. las leyes pátrias son. manera. Parecería que. Quizás algunos cielitos personales debieran tener un título especial. muy semejantes a las romanas cte aquella epoca.— 19 difundiendo por todas partes la más horrible desconfianza de las leyes. ora con conmiseración inconcebible. ¿. Esta distancia no la han estudiado todavia con la detención conveniente los jurisconsultos modernos. hasta la más pequefia lesión. en este terreno nada es leve. :37. y castigado. todo es delitos. Si las leyes no respetan la vida de los ciudadanos. hay una distancia infinita. ora con bárbaro rigor. y luego pagaba la multa. se castigaba al que diera una bofetada en público con una pequeña multa.cómo se ha de exigir que la peq- . en cierta época. y nuestras leyes han prescindido de ella muchas veces. pegaba á quien le venia en deseo. una indulgencia extrema. Cierto bufon acaudalado andaba por las calles con un saco lleno de monedas. al determinar los delitos y las venas. Aquí ha habido una reacción excesiva: se pasó de un rigor extremo á. no hay faltas. Hay una escala inmensa de delitos de esta clase. en algunos }mil-tos. Cuentan que en Roma. que los antiguos han particularizado minuciosamente. llamado de los delitos pe-lisonales de opinión. Desde la muerte más agravante causada al padre de familia.

ataca á la cosa. y querer que los hombres diesen el buen ejemplo á las leyes. lo hace á mi existencia. cuando á estas toca. La vida. con la más insignificante lesión. cualquiera que sea su gravedad.— 20 — peten los hombres? Esto seria pedir el heroismo. exclusiva. pues. dar el buen ejemplo á los hombres. Este ataque será más ó manes sensible. siquiera la primera sea la causa de la segunda. pero siempre . Mi brazo tiene una existencia suya. hay que considerarlos siempre como un ataque á la vida: esto pertenece á su naturaleza. porque. cuya existencia le coloca en circunstancias de poder realizar su misión. rip:ts ó ménos reparable. si que tambien. puesto que todos ellos tienen una existencia orgánica que les es propia y distinta. en el hombre hay que distinguir el alma de la vida. aunque dependiente del resto del organismo humano. r a dica en todos los miembros del cuerpo humano. ámbas son dos cosas esencialmente diferentes. el que ataca á mi brazo. Los delitos personales. parricidio y otros semejantes. distinta de la que tiene mi pierua. aquí que. No solamente se ataca á la vida con el homicidio. Luego el que lastima mi brazo ataca á su existencia.. pero como esta exist e ncia sea á su vez dependiente y complemento de la totalidad de mi vida orgánica. porque el que ataca á una parte de una cosa. 38. En efecto. asesinato.

Hay en estas. del homicidio causado en estado de embriaguez. para aplicarles una misma pena terrible. un fondo de monstruosa j inusticia. hoy en día. el más inexorable rigor de las leyes. respecto á cuyos delitos debieran ser algo más explícitas nuestras leyes. todo el que priva de la vida debe morir: hagamos una excepción de la imprudencia temeraria. asesinato ó parricidio y el homicidio simple. y disgustarnos de otros que.. nada más. De ordinario. Cierto que hay gran diferencia entre el regicidio. ó por estímulos muy vehementes. víctimas de la imperfección de las reglas. Tanta es la gravedad de estas infracciones. en la gravedad del mismo. pero no hay que hacerle: . El que da una puñalada en el corazón hiere á la vida en su centro: el que la da en un brazo la hiere fuera de él. La práctica nos ha hecho compadecer á muchos que. tal corno existen. protegidos por esta imperfección.21 existe. pero el uno y el. sufren excesivos castigos. otro atacan á la existencia del individuo: la diferencia está en el punto donde se causa el ataque. 39. y la pena tiene que estar en proporción con la gravedad de las mismas. Aquí es Donde debe desplegarse el mayor. y de algun otro caso semejante. se han librado del castigo más riguroso que la justicia exigia. La pena de muerte no es rara ningunas otras más necesaria.

cuando. ¿Qué cosa más escandalosa que ver. ¡Cuánta imperfección hay en nuestras leyes penales! 40. contestaremos. Se dice que es una injusticia castigar lo mismo al homicida que al asesino. que no pueda tener otro grado más grave. tambien es otra injusticia.» No hay cielito. no se castigará ninguno. Pues entónces. y al que tenga dos. . por muy grave que sea. se castiga :A que tomó una parte insignilicantísima en el robo con homicidio.— 22 — sólo en este punto tienen profunda razón de ser aquellas terribles palabras de Dracon: «Los delitos más leves merecen la pena capital. luego no se podrá nunca castigar con la pena de muerte. no he encontrado otro mayor castigo que pudiera imponérseles. castigarlo como al que tenga dos. Cuéntase entre los delitos personales el duelo. más criminal que el asesino) con algunos afios de presidio. porque la gravedad del delincuente es distinta. como está sucediendo con frecuencia.? En cambio. al que tenga una circunstancia agravante. como al que tenga trese. y si por esta razón el que lo es menos no se castiga con la pena de muerte. y respecto á los más graves. segun el Código espanol. castigado al homicida (que acaso sea. con la pena de muerte. Nacido en los tiempos die' la vida guerrera. respecto al que se han sostenido muchas discusiones por los criminalistas.

que. despees de haber sido una prueba judicial. de una preocupación guerrera do aquellos nuestros antepasados. que debieran tomar las leyes para evitar estas equivocaciones de la opinión: la primera s ins . con formas solemnes y convenidas. arraigando de tal manera en las opiniones sociales. se veian impunemente privados de sus derechos. Nació (le un falso sentimiento del honor. todavía ese antiquísimo combate es hoy el tribunal inapelable. que han variado tanto nuestras costumbres. De aquí que se impregnase con nuestros usos. eran impotentes para discutir con arreglo á las leyes de la razón.Cuál es el medio más conveniente para estinguir el duelo en nuestra época? He aquí una cuestión que ha preocupado hondamente á los criminalistas más notables._ 23_ la fuerza era el árbitro de todos los derechos. Nosotros podemos indicar dos medidas. para reivindicarlos. que por no saber leer ni escribir. en los cuales. ¿. siempre ambiciosa de pelear. los que se tienen por caballeros de buen tono. que por carecer de tribunales de justicia organizados rectamente. sin que tuviesen otros medios que su valor indomable y su espada. adquirió grande importancia en los tiempos caballerescos de la edad media. 41. á pesar de nuestros adelantos intelectuales. donde vindican su mancillado honor. pudo encomiarse como una de las primeras virtudes cívicas.

al que es desafiado debiera eximírsele de toda responsabilidad criminal y civil. al paso. LECCIÓN DE LOS DELITOS CONTRA LA HONESTIDAD. «Las buenas costumbres._ 24 _ truirla y dirigirla por medios indirectos. Cierto que pudiera denunciar el hecho á la autoridad. deben de tenerlo . dice M. 42. Ser-' van. es decir. Por el contrario. no con esa infamia que se estampó en nuestro Código penal. seria exigirle el heroismo. 43. y exigirle esto. que sólo estriba en el nombre. pero seria acusar su cobardia. pero no infamantes. seria perder su honor en la opinión. no con esa infamia ilusoria. Tenia muchos respetos que vencer para retraerse de contestar al desafio. lo pueden todo aun sin las leyes.. castigar al provocador del duelo con penas aflictivas. la ségunda.» Estas notables palabras. que tienen oportuna aplicación en todas las partes de la legislaüión. y arriesgar su existencia en la realidad. es casi nulo. que el poder de las leyes sin las buenas costumbres. sería provocar todas las burlas de su adversario.

y no friamos á ciegas por un sendero tan incierto. trabajasen para ilustrar y moralizar á todas las clases. aparecerá bien clara. y lo que hemos adelantado sobre los antiguos al tratarse de la ciencia penal. para aniquilar nuestras instituciones más veneranclas. de las clases sociales. Para el que no dude de lo exacto dejas anteriores reflexiones. si tanta es la importancia de las buenas -costu. ante todas las cosas. entónces la virtud seria el aliento de la política. que nubla el alma.. en la cuestión baladí de las formas de gobierno. con las medidas preventivas que aun no se han estudiado ni escocritado debidamente.„ mente la cierta gravedad que revisten los `. al dictar leyes relativas á los delitos contra la honestidad. La previsión de los cielitos es la obra más importante de las leyes. seria mucho dénos eficaz que la moralización. Si en vez de ocuparse tanto los políticos del dia. Nuestros Gobiernos han descuidado demasiadamente este punto. En efecto:.sibres ¿cuánta no será la gravedad de\egal . y hacer vacilar el imperio augusto de nuestras leyes. que presentan por doquiera síntomas terribles de enfermedades profundas. al meditar sobre nuestros futuros destinos.°' delitos contra la honestidad. 44. lo hemos perdido al tratarse de la bondad de las costumbres. y todo el esmero en el castigo de los comprendidos en esta lección.25 — muy presentes.

ni que se erijan en principio los actos que debe ocultar al menda eso que se llama ve n yileízza. la suavidad excesiva de sus leyes penales. y por este medio consiguieron la esclavitud de la libertad. L excesiva tolerancia de las leyes en este punto. La libertad no la goza el hombre para corromperse y degradarse: y si las leyes pueden tolerar las: inclinada liviandades ca Le una condición tristemente al impuro deleite. parra castigar los delitos contra la honestidad. 46. que más directamente tienden zit corromper las costumbres buenas? Nuestras leyes han sido excesivamente tolerantes en este punto: proclamaron la libertad de las pasiones. y que la sociedad tiene gérmenes de corrupcióil muy profundos. que la debilitarán lentamente. Síntoma es de que se estima en poco la honra. acusa una decadencia muy lastimosa en nuestros tiempos. Cztrácter es que revela la inmoralidad de ilna nación. que es la propia honra. no pueden tolerar el abuso.-. en la cual se criarán las constituciones ra- .'26 — infracciones. El ciudadano no se debe á si mismo tan solamente: tambien so debo á su paria: y la pátria esta interesada en que su honra. La honra es el derecho lastimado con la perpetración de estos delitos. Unas veces la honra individual: otras la honra social. Presto se respirará una atmósfera insoportable. 43. ni el escándalo. se conserve incólume.

destruir todos los sentimientos generosos.27 — quiticas. la • honestidad. que la dama altanera de los aparatosos palacios. existe muy distinta gravedad en estos delitos. y considerar en las infracciones relativas á. Las preocupaciones viciosas todavia oprimen á la ciencia con sus cadenas insoportables.ud. y con la que se conseguirá. á. 48. agostar en su germen todas las virtudes. Lo es asi mismo el considerar indiferentes estos delitos. alimentaba de la virl. Puesto que el honor es tan semejante á la honra. y postergar todas las ideas levantadas. por uno ó por otro concepto. que en el escondido tugurio se. no pudiera estimar en mucho más lo sagrado de su honra. y tosca labradora. Es muy frecuente mirar con la más completa indfferencia. este género de infracciones. coto si la más sencilla. que inspiró aquellos terribles versos de Melendez: y al vil lacayo si el amante tardó se prostituye. Sin embargo. . hay que tener en cuenta en los delitos que atacan á este sentimiento. cuando se realizan en ciertas circunstancias. 47. ori en perjuicio de una cuando son -)er-n"-td [ mujer humilde. segun las circunstancias que concurren en los que en ellos toman parte. y esto es una insensatez. manera que se hace . algunas reglas comunes los dos.

ó quizás más que sospechosa. 49. Es preciso convenir en que nuestras leyes vigentes están escritas con suma imperfección en lo que afecta á estos delitos. Nada distinguen: todo lo dejan á la vulgar interpretación de los Tribunales. incurre en igual pena que si atentara contra la castidad misma. las circunstancias del ofendido y las circunstancias del ofensor. 50._ 28 _ con las injurias. pero nada más. debiera castigarse con la pena de muerte. Cierto que os- . analogía entre el delito y la pena. pues. hecha abstracción de las circunstancias que puedan concurrir en un caso determinado. La violación es castigada en nuestro Código penal con la. Toda violación es castigada igualmente: podrá haber circunstancias atenuantes ó agravantes. No hay. Dejo á un lado el comparar la gravedad del delito con la gravedad de la pena. y ¿hay motivo para desesperar de la justicia de los hombres. presentando tantos ejemplos infelicísimos nuestra tan diversa jurisprudencia. Pondremos un ejemplo: la violación. cuando se nos priva de una manera tan clara de la justicia de las leyes? 51. pena de reclusión temporal. y así resultan sentencias tan poco equitativas. ¿Es esto justo? De manera que un trapillo que viola á una mujerzuela de vida sospechosa. El adulterio con violación debiera castigarse más de lo que se castiga.

el hijo de Tarquino el Soberbio. 52. cuando la deshonra de Lucrecia por Sexto. para apreciada por las inteligencias corrompidas. despues del tiempo trascurrido. para las familias y para los . Véase la conmoción profunda que ha. que por la tradición conservaba la memoria de la esposa de Colatino. que todavía Augusto. demasiado grandiosa. fue causa del cambio del Gobierno.29 tom rígidos principios no son el sentir general y vulgar. que adocenan é incapacitan para calcular una justicia demasiado alta. pueMos. y de que se volviera Vin odioso el nombre de los Reyes. por lo que su llamó i21. producido ducido un atentado semejante en a llos primitivos. . sinó que ella es la que forma las opiniones. si so apellidase rey. Es menester que esta gran cuestfón. interesante para la moral. El adulterio con violación es á veces mucho más terrible que el asesinato y que el parricidio.perator. tenia incurrir en la indignación del pueblo. y no con la familiaridad con ciertos vicios. virtuosos romanos. que esta cuestión vital. pero la ciencia no la forman las opiniones. se juzgue con el criterio de una filosofía vira tosa.

porque públicamente le despreciara con llamarle de tú: si se invirtiesen los papeles. es bastante dificil. 53. se querellaba de un pobre ciudadano. y os dirá que le injuriais. y el ex-ministro . que ha arengado en las plazas públicas á las masas del pueblo. Recientemente hemos visto una causa. Un hecho que en un lugar constituye una injuria. en otros seria una galanteria. por la naturaleza variable que los distingue. os dará las gracias. las cuales ni puede abarcar la ciencia.3() LaioccióN DE LOS DELITOS CONTRA EL HONOR. Cárlos. ni siquiera pueden preverse en las leyes. en la cual un acaudalado ex-ministro de España. pero si la frase es dirigida á un veterano general. que militó bajo las banderas de D. y os perseguirá ante los Tribunales de justicia. El estudio filosófico ó científico de los hechos comprendidos en esta lección. y porque su mérito penal arranca de las opiniones. Llamad á un ilustre republicano espafiol. soldado carlista.

Asi que. este hubiera recibido á obsequio la confianza. y la opinión. en tesis general. mayor gravedad penal. siempre que el que lo posée se lo conserve á si mismo. habrán de ser penados. pues es estimado en más el individuo infuriado.31 — diese el tú al ciudadano. No hay pena más significada para castigar estos hechos que la infamia. A mayor privación de honor. 54. con las menores penas. 56. Además. es atender á. mayor castigo. que lo da y lo quita á. debe . y muchas veces con ventajas. despues que consiguió un público castigo para su ofensor. que ántes de esto y ántes de sufrir la injuria. una sentencia justa nos lo recobra. la persona ofendida. su arbitrio. su conservación está confiada más especialmente al que lo posee. mira con bastante indiferencia la usurpación que hacen (le este derecho los demás hombres. tales delitos nunca merecen muy severos castigos. y con respecto á los otros géneros de infracciones. la cantidad de honor de que privan á. por estos motivos. pues un delito que perjudica en la opinión pública. otivos. 55. La norma para apreciar el valor penal de estas infracciones. y por consecuencia. Aunque el honor es un derecho de un valor inmenso. y la mirarla como especial favor. y en un sistema penal algo perfecto. aunque se perdiera algo de él por el ataque.

existe la infamia responderemos. y como más adelante la explicaremos. tal como existe en nuestro Código. la más seria economia. ni sirve para esto. es una pena eficacisima. sino para. ni para nada. Y no se obete que la infamia es ineficáz para este j propósito. tal como debe existir.— 32 -de ser penado en la opinión pública. pero no intimidarán á los hombres.9 1ln robo. esa pena no sirve para nada. hay una ilusión. 57. porque ya lo hemos dicho. hoy en dia. y las sombras y los espectros pueden intimidr a ' z't los niños. Pero las ilusiones ir\ en rara animar al bien. 58. que nuestros timoratos legisladores presentaron en el Código. des- . LincicióN DE LOS DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD. pero la infamia. no para castigar estos delitos solamente. porque no hay semejante cosa. como mi. conveniente el castigar con la infamia los delitos contra el honor? Tal como ahora. Aunque Prudhou haya dicho: La pro. La infamia. indudablemente. piedad c. espectro en el medio de las sombras. de infamia entre nosotros. no para refrenar el mal. castigar una gran parte. Hoy no hay pena. ¿Seria. no.

los derechos adquiridos con relación á ellas. hasta por el medio de la sanción religiosa: y el olvido de este respeto ha acarreado sellos conflictos y revoluciones terribles. en los grandes propietarios. El mismo amor á Ja pátria. y estimulante al progreso y multiplicación de todas las industrias. Véase la historia de 111. Hasta los sentimientos más nobles y generosos tienen su arraigo en los derechos de propiedad._ 33 oyendo estas vanas declamaciones. en principio. antigua Roma. cuyos dos principios están garantizados por las disposiciones del Derecho civil. han mirado con sagrado respeto el derecho de la propiedad privada. elemento de la paz doméstica y nacional. Por eso á éstos se ha confiado regularmente una parte más directa en el gobierno de sus destinos. como más identifidos con ellos. en que tantas revueltas ha producido el reparto de las propiedades. más interesados en el progreso de la nación. es. procurando garantir todas las facultades derivadas del mismo. donde se incluye su particular progreso. ordinariamente. la ha reconocido como base de la vida civil. 59. mayor en las personas que tienen más que perder. El dominio y la posesión son el carácter externo de toda propiedad. Así que todas las leyes civiles" de los pueblos cultos. ese espíritu del heroismo. Algunas veces apare- . y el respeto de.

que es la vida del movimiento comercial. sin duda. Son. y poco respeto á los principios. MídesQ la gravedad de estos delitos _como se mide la gravedad do todos. y tras ella el crédito. demasiado tolerantes nuestras leyes con los que atacan á la propiedad. del hurto 3r más delitos do esta índole: se resientu la agricultura. es muy insignificante y algunas veces hasta inipotonte.— 34 --cen claramente: otras de una manera confusa. t:In interesada en que la propiedad so conservo intacta. Véase lo que sucede con. se y esiente el comercio. por lo mismo que la nación est it. el raquitismo la consume. tienen una importancia inl'is púbica. GO. del cual por una laxitud funesta. Todo so resiente de la falta de cánlianza que infunde la frecuencia del robo. servicio. para aprovecharla en su. En este caso se discuten en la via civil: en el primero en la via criminal. -viéndose precio- . nunca suele nacer más que la acción civil. porque desaparece la -buena 4 en les contratos. porque no se cultivan las tierras y se abandonan los bosques. más política estas infracciones. porque sin comercio y sin agricultura. Hay en este punto mucha confusión en las reglas. el interdicto de despojo. . y se resiente la industria fabril. se estaciona. Atendiendo al valor del derecho que lesionan. y la sanción que se ha impuesto en muchos casos ú las leyes que gararitizan la misma.

para acreditar esta observación. lo cual motiva las atinadas reflexiones de Mr. Mucha incertidumbre y diversidad de apreciaciones hay en lo relativo á estos delitos.— 3. y por la misma ley de Solon. cuya gravedad nunca puedo aproximarse á la de aquellos otros. . y en algunos casos la esclavitud. cerrar las fábricas. y causar la miseria de la clase obrera. al ladrón con la pena de muerte. pueblos y tiempos sean ti. Servan 7 di g nas por su fondo y por su forma. trae una porción de datos históricos. tan inconstantes y tán diversas entre sí como en la que tiene por objeto los atentados contra la propiedad. á perder la vida. 63.» El ilustrado publicista italiano. se castigaba. donde se echan de ver las grandes anomalías de las diversas leyes.3 — sada á abandonar el trabajo. varias. dice ' l'Hangieri.los castigos que por ellos deben iraponerse. hace muy poco tiempo. En Ate-. que merecen el primer lugar por su efecto moral en una buena clasificación penal. «No hay clase de delitos. Estos delitos se han castigado en muellos pueblos con la pena de muerte. en Roma se le impouia la misma pena. 61. del preferente estudio de los jóvenes aplicados. en (-fue las leyes de los diversos. Pero no hay necesidad de imponer el más terrible de los castigos por unos delitos. y todavia en Vrancia.D. nas era castigado frecuentemente el ladrón. 62.

como delito contra las cosas. sinó como homicidio : no debe clasificarse. El robo con homicidio no debe castigarse corno robo. . segun se hace en nuestro Código penal.30 64. sinó como delito contra las personas.

60. ¡Triste suerte la de los hombres. DE LAS PENAS.LIBRO II. y la apellidasen derecho. los que ejercen en la sociedad civil la facultad de castigar. Como sucede siempre que se discuten las cosas demasiadamente. En este libro trataremos solamente de las teorías más importantes. y coordinar estas teorias. Los criminalistas filósofos han imaginado muchas teorias para explicar el origen la legitimidad de esa atribución tan terrile y tan necesaria de los poderes públicos. se han mezclado las verdades más útiles con los delirios más inconcebibles. 65. Acaso el orgullo de los poderes públicos de antiguas edades. del deber de castigar. con el prurito de innovar. al verificar estos estudios. DEL DEBER DE CASTIGAR Y SUS TEORIAS. que . se hayan lisonjeado con ella. nucc i óN 1. los poderes públicos. baya sido el origen de que.

y abandonó casi por completo lag cosas grandes. pues. es una responsabilidad que los abruma. No es. y que no rechazó la libertad moderna. 67. como ese término es un resto del vocabulario del despotismo. se cuidó mucho de las cosas pequeñas. porque en el vértigo de sus reformas inmoderadas. les pareció que equivaldria á prerogativa. que aceptó la ciencia actual sin exámen. en todos los pueblos. El Antiguo Testamento nos refiere\ hechos que acreditan de una manera indubitable. en Roma. en 6-recia. derecho. desdo los primeros tiempos del mundo. haberse ejercido el poder de casti gar entre los hombres. No es una prorogativa. preminencia: aquí habia mucho de favorable para ellos.38 — más veces han subido al poder por la vanidad de mandar. en Persia. el que tienen los poderes civiles de castigar: deben castigar. tienen la obligación de hacerlo así. pues. y do la cual no se les puede dispensar. Véase. En Egipto. . como la tiene el padre de familia de enseriar á sus hijos y corregirlos. sinó deber. auti. y nada de odioso: eran completamente libres para hacer o no hacer uso de este derecho: todo se pocha efectuar á su antojo. que por nl noble afán de ser útiles y conseguir el bien de la pátria! Derecho. En todos los pueblos y en todos tiempos han ejercido esta facultad los poderes públicos.

de las que trataremos en este libro. háse ejercitado esa terrible facultad. hecha en favor de la potestad . partiendo del Contrato social. ferozmente muchas veces. Las teorias más importantes. Es. como la única verdadera. de que nos dan cuenta las historias.Hay derecho para. cuya renuncia. vemos tambien realizado el mismo fenómeno. En • los paises bárbaros y salvajes. renunció. inventado por Juan Jacobo bouseau. á una parte de sus derechos naturales. reunirse y constituir la sociedad civil. confundiéndose la razón con el instinto ciego de los brutos. un hecho. Ya hemos iniciado quo habia diversidad de sistemas para resolver este problema social. y dedicaremos para ella sola una lección.39 guos y modernos. supone que el hombre. 69. De esta última. La teoría de la CO21Ve7zCiÓ21. ese hecho? Y si lo hay ¿de dónde arranca y se deriva?» 68. la teoría de la utilidad y la teoría de la ley natural. la teoría de la defensa. son cuatro: la teoría de la convención. antiguos y modernos. dice Pacheco: «¿. que afecta los intereses más profundos y respetables. constantemente universal. pues. por utilidad propia. al renunciar á su estado natural para. trataremos con algun detenimiento. el emplear la facultad de castigar los poderes encargados de gobernar á los pueblos. Pero ahora se pregunta.

70. sino tácito.— 40 --- social.t cultades á aquel para castigarle. y que. ni siquiera intentó acreditarlo. para legitimar el deber del castigo. que dé siquiera al . un pacto primitivo entre el poder civil y el ciudadano. De manera que. En efecto. El error de esta teoría nótase con sólo considerar que parte de un hecho falsisimo.'tul aparente fun- fomento para presumirlo. en la totalidad de las diversas partes renunciadas de todos los hombres. 2ta ra ZÓ11. además. porque entónces en ese pacto tácito no tendremos 'un hecho. ni existe un solo vestigio en las más antiguas historias. cuando infrin. y esta razón no lo es bastantemente poderosa para acreditar el deber de castigar en su origen y en su j usticia . para obligar á sus descendientes con ese contrato imelicito? Los primeros hombres no podian disponer de los propios dere- ellos que han enagenado al poder civil. Porque ¿qué derecho tenían los hombres primitivos para obligarse de esta manera. giese las condiciones del pacto. la facultad de castigar. seria insuficiente para el fin que nos proponemos. Hubo. Rouseau. y. ni acreditó ese pacto primitivo. sobre todo. . No se diga que Rouseau no aludió á un pacto expreso. si ese pacto es un delirio. y fió fa. pues. sino `1!. en virtud del cual éste se obligó. las consecuencias que de él se infieran no podrán subsistir. constituye.. el poder civil tampoco podia poseer esos derechos.

Los primeros sostienen que la sociedad civil. el hecho de mi pacto primitivo. la facultad de castigar re-viste caractéres esencialmente distintos que el — . al castigar. nunca podrían obligar la de sus descendientes. y que son por su naturaleza inalienables. y aunque pudieran aquellos obligar su voluntad á los poderes públicos. Los segundos. dicen que . Cabalmente. se coloca en el lugar del individuo ofendido.41 — que no están en el comercio de los hombres. 71. ó sea la defensa legítima. y que confunde lastimosamente la naturaleza del deber de castigar con la naturaleza de la defensa legítima. falsísimo. no podrian enagenar los de sus sucesores. Es. lo defiende. Se comprende á simple vista. falso. por verse atacada en uno de sus miembros. completamente ineficaz. al castigar. 72. como lo indica la palabra. Los partidarios de este sistema se dividen en dos clases: unos abogan por la defensa directa. no hace otra cosa que defenderse á si misma. pues. La teoría de la defensa. otros por la indirecta. supone que el origen del deber de castigar no es más que la repulsión material del ataque. y que en su nombre. y es ineficaz. como razón para causar y legitimar el deber del castigo. aunque los hombres primitivos pudieran enagenar esos derechos. que esta teoría es inadmisible. y por ultimo.

Solo aquí hay defensa. y que la utilidad es el origen de todas las leyes positivas. Cuando esta cesa. y después el castigo. en estos tiempos epicureistas es la que ejerce mayor influencia en el terreno de las opi= iliones científicas. En efecto. «La obligacion de los Gobiernos. Una critica de su complicado sistema. . 73. La sociedad se defiende en el campo de batalla. Jeremias Benthan es el jefe que enarboló esta bandera. impetuoso: el otro . este es instintivo. ni tampoco seria prudente el ocupar con ella á los jóvenes que principi an.nace de la fria razón. dice Beu-. 74. Se parte en esta teoría de que el poder civil castiga por mera utilidad. Ciertamente. pasados los primeros momentos. el segundo de la racional: el derecho de defensa cesa á pocos instantes de concluirse el ataque: la facultad de castigar empieza cuando concluye la defensa. Más es todavía: hay en ella una sombra de verdad. y lo que legitima todos los castigos. ni cabe en lag dimensiones de este libro. momentáneo. entónces empieza la reflexión. cuando cesa el ataque. el individuo á raiz del ataque. por último. La teoría de la utilidad.— 42 derecho de defensa. es constante y templado: el primero arranca de la naturaleza bruta. entre todas las falsas es la que menos se aleja de la verdad.

s1icia. y sin embargo necesito emplear en sus lucubraciones. La utilidad. la utilidad es un hecho. ¿Es aceptable? Por ningun concepto. y ese algo es el deber.que precisamos buscar. contestaremos. entra como un elemento muy importante en la formación de las leyes positivas. es un cálculo muy dificultoso.ren. términos que proscribió Benthan. La utilidad muchas veces está en oposición con la justicia. Hay algo más allá de esa utilidad. ese cálculo. que el interés privado prevalezca sobre el interés social. than en su Demtologia. no el principio zrziomá tico . ni su legitimación. La utilidad es una medida de aplicación imposible como norma primera del Derecho.» En estas brevísimas líneas esta reasumido todo su sistema. algo muy anterior á. no una razón. pero ni es su orig. y entónces ésta triunfa y domina soberanamente. es . la iu. Finalmente. 73._ 43 impedir en gran parte como causa de inmoralidad.

Creó Dios al hombre. grabadas con caractéres indelebles en el humano corazón. en cuanto presta sus servicios á la razón y á . 78. son las que gobiernan la razón y más potencias del alma. en el segundo. es el único verdadero estado natural del hombre. En el primer concepto vive sujeto á las leyes físicas. correspondientes á dos órdenes tambien diferentes. que esa existencia es física y moralmente imposible fuera del estado social.LECCIÓN II. y sujeta á condiciones tales. DEL VERDADERO ORIGEN DEL DEBER DE CAST1G4R. y le dotó de una existencia tan compleja. á los espíritus. 76. y aun el cuerpo bruto. bajo las morales. por tanto. 77. En esta situación sociable. de un modo en algo semejante á los séres superiores. como todas las demás cosas materiales. Este. vive bajo el imperio de dos géneros de leyes distintos. Las reglas espirituales.

"—Porque el origen del deber de castigar. lo es necesariamente el poder civil. y como esta vida racional la completan las leyes morales. su verdadero origen hay que buscarlo en leyes peculiares tambien del hombre. Solamente puede hacer esto el precepto de una ley superior. y siÁndolo .°—Porque el deber de castigar es peculiar del hombre. cuyo cumplimiento no pueda eludirse. Se prueba esto: 1. en leyes que no sean comunes á otros seres. en leyes de la condición del derecho que sancionan. 3. necesaria. y. 4."—Porque siendo la sociedad Civil -6onsecuencia de las leyes morales.°—Porque ninguna razón artificial y voluntaria puede legitimar la justicia penal. lo es de nuestra vida racional. á su vez. la razón que lo legitima. esto es. divina. y esta circunstancia tan sólo concurre en las leyes morales. como. Ahora bien: el deber de castigar es una consecuencia necesaria de nuestra sociedad: ésta. resuelto todo el problema.45 --esas potencias. finalmente. Hé aquí. en pocas palabras.es evidente. revelado por si mismo á todos los hombres. 2. esto es. tiene que ser un principio axiomático. como parte esencial de la sociedad. éstas tienen que ser necesariamente el único origen del deber de castigar. morales. por consecuencia. 79.

que la moral y el derecho son dos círculos concéntricos que tienen diferente rádio. con la concisión de su profundo talento. Luego el derecho arranca de la moral: luego el deber de castigar. ha sondeado y consignado la verdad de estos principios. 5f—Porque así lo siente el corazón humano como una verdad revelada naturalmente todos los hombres. que esto no es posible. echando mano . como parte también esencial del poder civil. para resolver algunos fenómenos penales. porque así lo confirma el sentimiento de los autores más respetables. por ejemplo.— 46 — este poder lo es tambien necesariamente el de ber de castigar. Objetan á esta doctrina algunos llamados filósofos. Dice el inmortal jurisconsulto francés. 81. como Roeder. tiene su origen en las leyes morales. cuya resolución. con frecuencia hánse visto obligados. como base de la teoría de castigar. era imposible ó absurda para las inteligencias imparciales. Tal argumento es impropio de un hom- . finalmente. 80. Montesquieu. tanto filósofos como penalistas. porque no es posib e conocer la justicia absoluta moral de Dios. como una parte de aquel todo. á su pesar. á recurrir á ella. Aun los que intentaron prescindir por completo de la moral corno base de la teoría de castigar. 6f—Y.(le otros sistemas.

y quebranta todas las ignominiosas cadenas. si entramos en su explicación. porque en Dios reconoce derecho para privarle de la vida: y el ciudadano • pacífico. confunde el principio con la explicación del principio. se tranquiliza- ..bre pensador. Así que. es el único sistema compatible con la verdadera libertad del individuo y con la -verdadera libertad de la sociedad: él proscribe todos los abusos. Esto es porque no . al escuchar esta razón. Por el contrario. Deci d al reo que va á subir las gradas de un patíbulo. •47 -. Desfigura nuestro sistema. que le condena á morir: él se conformará. son perceptibles á la simple vista. y se le condena por sus abusos y por las declamaciones que contra él han prodigado los sofistas. se le • conoce. habria que proscribir los fundamentos de todas las ciencias. Nada más frecuente que censurar este sistema como origen de toda tiranía. y retrogradar el mundo á los tiempos de la ignorancia. que muere porque hay una ley establecida por Dios é interpretada por los hombres. además. garantiza todos los derechos. por todas partes encontraremos misterios. para comenzar á estudiar de nuevo todas las cosas y las ciencias todas. y sin embargo. porque nosotros no apoyamos el deber de castigar en la justicia absoluta penal do Dios: Y. Los axiomas que sirven de base á todas las ciencias. 82. segun Roedor.

Más no puede dudar. que les marca la única esfera en que podrán desenvolver sus castigos.— 48 rá. terminó la defensa. contestaremos que es impropio de un hombre pensador. porque ve á los hombres cohibidos por aquella ley superior de Dios. y él contestará que promete no -volver á atacar. y esto es la más grande garantia de su verdadera libertad. el condenar el uso legítimo de las cosas. y todos los hombres. porque existió en tiempo de los bárbaros. Decidle que se defienden contra él al matarle. v él protestará contra esta obligación. aun el más loco fanático por lo moderno. demasiadamente vulgar. Siempre se dirá que procedeis arbitrariamente. ante tal ejemplo. Decidle que muere porque se obligó á morir. Pero decidle que muere porque es útil. que proclamais con Vuestros actos el más hipócrita despotismo. por los abusos que se hayan hecho de ellas. Tambien se suele objetar. 83. romperán este vínculo. que es una teoría bárbara. al cesar el ataque. y el vicio de esto no esta en las cosas. diremos nosotros. que no . y que. sino en los ' hombres. 84. que este sistema ha dado origen á muchísimos absurdos. Pero á este sofisma. que imponeis vuestra razón á la razón de los demás. Tambien suele decirse. Nada hay en el mundo que no se hubiese prestado á abusos. y él os llamará bdr6avos. y el inundo entero temblará.

es combatirlas con patéticas descripciones. las ideas vulgares de que dejamos hecho mérito. con improperios terribles. para defender nuestros fundamentos. Así. y hasta con la mentira más calumniosa. sinó que éstas se confunden entre sí. No se dejen seducir los que principian por la buena forma de los escritos. hacer una advertencia á los jóvenes. no se combaten estos verdaderos principios con la claridad y distinción con que aquí se exponen las objeciones. La luz de la razón j amás abandona por completo á los hombres ni á los pueblos. tambien la desfiguran los errores múltiples de los llamados adelantos modernos. porque en algo tiene que distinguirse el templo de Minerva. encontrarán en el fondo de las más famosas declamaciones. Finalmente. la más coman objeción que suele presentarse contra estas ideas. no lo olviden las cigarras del siglo XIX. y con otros principios perfectamente agenos á la cuestión principal. De esto no toca hacerse car0•0 á la ciencia. pues. y que en el fondo de aquellos errores que asustan. 83. 8(3. de una plaza pública. Creo mu-y conveniente. y si el barbarismo la desfigura. En los libros de los autores. y. reduzcan todos los ata- . de ordinario. hay muchas verdades importantes y salvadoras.— 49 — todo lo que existía en los tiempos bárbaros ha sido bárbaro. meditando. ant e s de concluir.

La pena. Por eso. filosóficamente considerada. si la pena era ó no era un mal. 88. Así que. Si . Esto pertenece á su esencia. segun su naturaleza. La pena. 87. en cuanto lastima los derechos del penado. segun su naturaleza. sea en uno ó en otro sentido. es un mal. no considero pueda importar cosa Lara el adelantamiento de la ciencia. no lo duden. á la verdad. Mucho se ha discutido por los criminalistas.— 5'0 — ques á una fórmula lo más sencilla que les sea posible. en cuanto favorece los de la sociedady sanciona el órden. considerada en si misma. porque no hay enemigos.. la victoria será pronta y completa. cuya resolución. es un mal. LáncecióN IDEA FILOSOFICIA GENERAL DE LA PENA. puede definirse la pena un 'mal bueno impuesto por la sociedad al delincuente. es un dolor que la sociedad civil causa al hombre á quien se la impone. y. Esta es cuestión de nombre. es un bien.

se le priva del derecho de vivir. con el mal de morir. se le priva del bien de la riqueza tambien relativa. Las notas pueden ser esenciales y accidentales. como sucede con la pena de infamia actualmente entre nosotros. en la lección que sigue. en la privación de un derecho. En toda pena hay que considerar dos cosas: sus notas y sus fines. Esto es muy fácil de observar en todas las penas. si son esenciales. si accidentales se procuran„ Los fines son los resultados sociales que se proponen los castigos. Los fines próximos y remotos. se le impone un mal dependiente de la opinión. La pena da dolor y quita placer: he aquí el mal en sus dos fases.— deja de serlo. Al que se castiga con la muerte. no es una pena científica. y harto conftmdida por los autores. del bien del honor. 89. . se exigen siempre. Desenvolveremos con alguna detención esta doctrina importantísima. es una ilusión. como el mal de la pobreza relativa. y se le priva. del bien de la vida. al que se castiga con una pena pecuniaria. los mediatos los fines remotos. El mal de la pena consiste en la privación de un bien. Estas. al que se castiga con la infamia. Los resultados inmediatos son los fines próximos. Las notas son las circunstancias que exige la ciencia de toda pena. 90.

porque el castigo debe recaer tan sMo sobro el delincuente. Este principio Wt menester algun más detenido estudio. y respetar la inocencia de personas que no hayan tenido participación culpable en (Tacto que se castiga. El mal que la pena impone tiene que ser personal. el mal de la pena debe ser necesario en unos casos.enienes y (Indio7as.nas para merecer el dictado l de cien13i icz-ls: que sean personales. DE LAS NOTAS Y DE LOS FINES DE LA PENA. coni.nlECCIÓN 1TV. Además. 91. porque la ciencia moderna. necesarias e. lo tiene descuidado demasiadamente. 92. Por este principio hay que evitar en todo lo posible que los hijos inocentes sufran las tristes consecuencias de los delitos de sus padres. y conveniente en otros. y los herederos legítimos las de sus causantes. Tres son las notas esenciales que deben reunir las pl. 93. . sin embargo de proclamarlo tanto.

Deben privar de un bien que se estime. La muerte. y el hurto con la multa. Las penas conviene que sean ciertas. que á mayor delito. iílayor pena. i\ si mismo debe ser el mal de la pena an'"Ilogo con el delito porque se impone. basta que exista conventeilcia . La -multa. no ilusorias.. 96. se castigan igualmente.' divisibles. gr. como dejamos va notado en otra parte. como la de multa. Ilusoria es hoy la infamia ó la degradación del Código penal de España. reales.. y causar un mal que disoli c. para castigar un asesinato. Las notas no esenciales de las penas podemos reducirlas á. tampoco lo es. El cumplimiento de un alto principio de . es preciso' efJeiciacl: para castigar con penas leves. Invirtamos el orden. entonces castigaremos el y todo estará asesinato con la muerte. las siguientes: que sean cierías. 95. cuando se llega a cierto limite.te • 97. reparables . Adeins conviene que sean reformadoras. Es decir. Sin embargo. vr. y sin embargo el segundo CG más grave que el primero.. para castigar el hurto no es 13:x:doga. esta analogia tiene que desaparecer. retomo:doras. El asesinato y el parricidio. es decir. gr. yr. 9a. como la de muerte.Para castigar con penas muy graves y muy irreparables. positivas.

Hay criminales irreformables. Si fuera posible colecariamol esta . poco científico. para que la corrupción no cunda por el cuerpo de la sociedad civil. no es necesario en el castigo. tiene que aplicárseles: son miembros corruptos. Las penas. conviene que sean reformadoras. que necesitan amputarse. decía Cicerón. contra los tales no existe remedio ni salvación posible. qu no haya sido sostenido por algun filósofo. Así mismo lo reclama la utilidad individual. puesto que esto lo exige la utilidad. no por ello serán injustas. 100. bien es cierto que seria más excelente si fuese reformadora. se pone por los autores corno un fin de la pena. sostener que es un_ fin esencial de la penalidad. de ordinario. además. y además muy peligroso. Pero. y puede darse una pena excelente. «No hay error. ciertamente.54 — utilidad social reclama esta nota. pero si no reforman. Conviene tamo ten que las penas sean reparables. sin que sea reformadora. como hay enfermos incurables. y sin mezcla de utilidad. De aquí se pasa muy fácilmente á. quien. y nos parece poco filosófico. y no hay sistema penal posible. 98. Esto. Pretender reformarlos es un loco empeflo. sostuvo que era el fin itr" 2¿ico de la pena. Sólo la justicia. y entónces todo está perdido.» 99. Tal fue el proceder de Roeder.

la gravedad de las segundas. puesto que estas corporaciones por una consecuencia ineludible de todas las instituciones humanas. Por último. aumentará tambien. De esta manera se conseguirá mejor la analogía entre los delitos y las penas. 101. grado por grado. El fin remoto es la mayor eficacia de las leyes positivas y de los principios sociales. tanto más funesto. conseguiriamos un gran_ triunfo sobre nuestros errores. ó sea la felicidad politica» . 102. y la ciemplaridad. Los fines próximos de la pena son la expiación. pues á medida que aumente la gravedad de los primeros. de su acción. cuanto muchas veces se presente y fascine con una apariencia más legítima y seductora. y decirnos si fuera posible. han menester desenvolverse en las varias esferas. es tambien conveniente que la pena sea divisible. porque no existe hoy por hoy ni una sola pena que sea verdaderamente reparable.nota como esencial. siempre con el peligro próximo de incurrir en error. Rossi ha notado que ni aun lo es la pena de multa. Puesto que no podernos proclamar por des gracia la infalibilidad de los Tribunales de Justicia. consiguiendo que el injustamente condenado á la pena pudiera volver al estado en que se encontraba ántes de la condena.

La expiación es el cumplimiento de una ley anterior. 103. que les arredre á. todas horas. por el temor del castigo. toaa clase de leyes positivas sociales. que pesa en la conciencia . moral. es tambien un medicamento de la sociedad La ley castiga no sólo para que expie el culpable. para mantener el órkien. .— 56 — Los primeros son teculiares de la pena: el segundo comun á. Los autores han llamado á este Principio axiomático la ley de mal por mal. Este es un fin verdaderamente santo de los castigos. es un fin que realiza la empresa naLls generosa de las leyes penales. revekraldose en el corazón con un sentimiento repulsivo del criminal. 104. en compensación del mal causado por el delito. sine tambien para que se difunda el horror al delito y se disminuyan los crímenes. de la humanidad. Se entiende por ejemplaridad el efecto que debe producir el ejemplo de la pena en la conciencia del resto de los hombres. y que. La pena no es una medicina individual tan solamente. dejando tan grabado en la memoria su recuerdo. de infringir las leyes y perpetrar delitos. exige un mal.

de una manera moral ¿tic) la pierde con el castigo? .57 — r DE LAS DIFERENTES CLASES DE PENAS. que son la privación de esos derechos que se lesionan. verdaderamente no es privado de su honra. La imperfección de nuestros medios. clasificar y ordenar los diferentes grupos de penas. sin embargo. 105. Así el que lastima la honra . á ese ideal. ni debe.que ser las penas. Tantos como son estos derechos tienen . Para. serlo: no obstante. Los delitos son lesiones á los derechos de los hombres. nos obliga algunas veces 11 no ser enteramente consecuentes con estos principios simplicísimos. es preciso clasificar .hl-tes y ordenar los diferentes grupos de delitos. ¿yo lastimo la vida? Pues debe ré ser castigado en la vida.Yo lesiono el honor? Pues debo ser privado de mi honor. Esta es la esencia del mecanismo de las penas y de toda la j usticia criminal. cuanto sea dable. pero ésto no implica para que no nos aproximemos. ¿.

la quinta pena debe ser la pérdida de las prerogativas políticas. el segundo castigo debe ser la pérdida del derecho de libertad. Suelen lesionar á la vez varios derechos: y de aquí que las penas se convinen tambien en su aplicación.IN. la cuarta pena debe ser la pérdida de las prerogativas civiles. ordinariamente. para privar de tantos derechos como son los lesionados por (1 delito.°—Siendo el segundo de sus derechos la libertad. la tercera pena debe ser la. Así que la pepa debe ser al delito. Clasifiquemos. la pérdida de este derecho debe ser el primer castigo. 3. si podemos explicarnos asi. 5. 6. 2. 4. pérdida del honor. la sexta pena debe ser la pérdida de este derecho. en su realización no aparecen tan distintos como en la teoria. . á veces distinta. —Y siendo el sexto el derecho de las riquezas. y otro á la sociedad. las penas' que reconoce la ciencia: 1. segun esto.°—Siendo el cuarto las prerogativas civiles.°—Siendo el tercero de sus derechos el honor. Hay además en todo delito dos ataques: uno al individuo. y cada uno de ellos demanda su reparación.°—Siendo el (plinto las prerogativas políticas. Mas los delitos. 107.°—Siendo el primer derecho del ciudadano la vida.

su divisibilidad y la vez producen el grande efecto de economizar. Desde una hora hasta cien aiios que puede vivir el hombre. sin detrimento de la reparación que exige el delito.lo -que e la sombra al cuerpo :qué la proyecta. los más rigurosos castigos. 109. mejor que otra ninuuna. á dividirla en muchos grados. Proporcionan la multiplicación de los castigos. . Hay en ella una escala muy estensa para recorrer. pena hay que considerar dos cosas: su calidad y su cantidad. En toda. DE LA PENA DE MUERTE. 1..vará al que delinque de todo su derecho: otras de sólo parte. tau estensa como puede serlo la vida del individuo.110. son la mejor garantia de la analogia entre los delitos y las penas. Estas combinaciones. cuando son inspiradas en un espíritu de profunda justicia. Para resolver este gran problema ti- . La libertad se presta.311ECIÓN VI. Así que unas veces se pri . 108. Más adelante trataremos algo detenidamente este punto interesantísimo.

la necesidad y justicia de la pena capital. que la filosofía y que la humanidaden 'masa. Era demasiado grata esta idea para dejar de hacer partidarios. y el estigma infamante lanzado sobre el verdugo. con todas las costumbres y con todas las civilizaciones se ha ejecutado la pena de muerte. que en todos los pueblos y en todos los tiempos.s confirman la regla. hay. que tener presentes dos hechos importantísimos. que el preciso para nacer y para morir. que la razón. Hé aquí el primero y más cacareado sofismacon que Beccaria se presentó en la palestra: Nadie. en los temperamentos ardorosos. El segundo hecho. Las escasísimas escepciones de nuestros dia.lósóflco-social de la ciencia moderna. y la patética descripción de la máquina del cadalso tuvieron más fuerza para desarraigar las convicciones antiguas en los hombres no reflexivos. ante todas cosas. propaló la injusticia del más terrible castigo y proclamó su abolición. En el siglo pasado. 111. y son como un meteoro. que en las mismas condiciones ha sido apreciada siempre. bajo todas las formas de gobierno. El primero. hasta una época muy reciento. con todas las religiones. da lo gne no tiene: el hombre no tie- . y en los corazones impuros. Beccaria. famoso criminalista italiano. que apénas tiene más tiempo de duración.

por tampoco poder conceder el individuo los derechos de ciue ellas privan. como es evidente. las demás penas en su mayoría tambien lo son. ¿Qué diremos de este argumento'? Que tiene dos vicios evidentes. porque si la pena de muerte lo es. Quiso buscar una .— 61 --ne derecho sobre su vida: luego no pudo conceder al poder civil este derecho de que carece. si el argumento de Beccaria prevalece. que nos obligarán á proscribirlo. En efecto. 112. ni de sus derechos políticos: de manera que. y ya hemos visto que este contrato es un delirio. ni de su honor. no es dueíjo de su libertad. sino los que tiene á sus riquezas. Chateaubriand ha recurrido á otro argumento pobrísimo é impropio de su talen to y de sus convicciones para rebatir la justicia de la pena de muerte. que tampoco tiene. Además hay que aplicar á este argumento aquella regla tan usada por los dialécticos: quod nimis probat nihil probab: lo que prueba demasiado no prueba nada. Parte del contrato social. ni de sus derechos civiles. todas las penas son injustas. porque el hombre no puede enagenar ninguno de sus derechos. 113. El hom)re. por no haber podido el individuo ceder al poder civil el derecho sobre su vida que no tiene. en verdad. si fuera una verdad el sofisma casi todas las penas serian injustas. excepción hecha de la pena de multa.

siquiera sea como amenaza. levantada á vista de todo el mundo el triste ejemplo de la guillotina. Prescindamos de otras razones morales que no son del caso presente. Si la pena de muerte es injusta porque Dios dijo sin distinguir: No matarás. Luego si la pena de muerte es nec»saria para mantenor el órdln de las sociedades civiles. lo cual es absurdo. diremos como ántes. 116. por la misma razon será injusta la muerte causada en legítima defensa. de lo contrario. lo cual repugna. que mantendrán en todos los tiempos. ¿Cuál es la razon fundamental de la justicia de la pena de muerte? Su . necesidad. es justa. y todavia refutaremos victoriosamento. porque. que ocupar . lo cual hubiera sido un medio eficacísinio para implantarlos en el mundo. Ha7 tantas razones para acreditar la necesidad ¿e la pena de muerte. afirma el notable escritor. En efecto: lo que prueba demasiado. sin distinguir.La necesidad de una cosa demuestra su justicia. esa viciosísima consecuencia que se quiso inferir de las Sagradas Escrituras. «Dios. 115. nada prueba. y despues de esto se verán los fundamentos intquebrantables. Reflexiónese algo sobre este argumento. » 114.62 — sanción divina de los principios de Beccaria. implicarla contradicción un la naturaleza ó el Criador. dijo: No m a taras. .

presenta una prueba material del aserto. Que se abusó mucho de la pena capital. propia de las mujeres y de los niños. se nos arguye. en su origen. Cuenta con imaginaciones. Estos medios ya tan gastados proclaman muy alto la mala causa que con • ellos _se ha pretendido defender. en sus tendencias y en sus futuros destinos 11111S probables. no con inteligencias: COD declamadores. no con argumentistas: se ve la sociedad en una pequeña esfera. contestaremos. Pero de todas las cosas Justas se abusó mil veces. y es muy propio de los 'sofistas el condenar los usos legítimos por los abusos. La experiencia de las naciones modernas que han abolido este castigo. La escuela abolicionista tiene frente los hombres ménos peritos. Suiza. y no se la conoce en su fondo. y sus mismos jefes están muy por debajo de los primeros jurisconsultos. 118. .. Es que ahí está la escuela del sentimentalismo. ante la cual ni aun pueden dudar aquellos espíritus desconfiados. que profesan la máxima de ver y cieer. recientemente. é indigna de los grandes filósofos.•••n• 63 nos en una discusión sobre ellas seria extralimitarnos de los limites que hemos señalado á nuestra tarea. ha proclamado muy alto con la reforma de sus leyes la necesidad del más terrible de los castigos. su 117.

El. al atacar la pena de muerte. Los Tribunales han muerto á la inocencia.64 -119.--. ideal de la ciencia sea conservarla como una simple amenaza. De las leyes no desaparezca jamás. 122. pero no la pena de muerte. y procurar á la . Estos son: prOeltrar al reo el menor tormento posible. Este es el mayor de los absurdos: porque entonces podrán ser injustos contestaremos. Dos principios importantísimos deben tenerse muy presentes en la ejecución material de este castigo. Este órden de preciosísimas nenas es el que mejor puede lograr la nota ce refor- . será vicioso el enjuiciamiento. 120. se nos ha dicho. ¿Cómo debe emplearse la pena última? Con la mayor economia posible. los Tribunales.rociedad el mayor espanto posible. luego la pena capital es injusta. pero ¡feliz aquel cha en que desapareciese de los Tribunales de justicia! 121. También se ha confundido la ley sutantiva con el enjuiciamiento criminal. pero no el castigo. LECCIÓN DE LAS PENAS DE PRIVACION DE LIBERTAD Y DE LAS CASAS PENALES.

por lo que hemos adelantado en este punto. 124. acaso haya sido la que más contribuyó á perderlos. Si fuéramos á presentar una exacta y minuciosa descripción del estado actual. que en las combinaciones á que se pueden someter con otros castigos. muy imperfecta. que no podemos formarnos. las más precisas? 123. teatros .mar 6J á los criminales. Siguiendo el. pero los pasos que se han dado en este camino son tan pocos. son. que es desconsolador: que de ordinario nada hay bueno en ellos. tan lamentable. Bástenos el_ decir. que son algunas veces peores que las malas cuadras para las bestias: que. sistema de los sofistas. Ellas se prestan mucho mejor que las otras. • Sin embargo. La edad moderna lo ha considerado con algo más de detención. -en vez de casas de reforma. tendriamos que escribir muchos libros. de lo que adelantaremos en lo sucesivo. que en la cantidad. ántes que todo. 125. de nuestros presidios. al lado de los que restan todavia. de condenar las cosas por los abusos ¿no deberíamos proscribir. á la divisibilidad. lo mismo en la calidad. sin ó una idea muy pobre. por una organización viciosa y un abandono indisculpable. estas penas. Es preciso convenir en que no ha sido explotado debidamente este manantial riquísimo de los castigos.

66 — de corrupción. y uno de los triunfos más gloriosos sobre las y de la ignorancia. Lo importante del edificio. en atención á las circunstancias del penado. organizadas como es debido. . que de los que no lo son. su comodidad. y el efecto saludable de la reforma de los criminales. su claridad. escuelas para aprender A delinquir. 120. son la instrucción. por beber quizás una copa do vino más ó menos.. su regularidad. 127. gr. religiosa y la instrucción civil. serian los grandes monumentos de la civilización moderna. Nada más injusto que lo que vemos con tanta frecuencia entre nosotros. el lugar en que este radique. Las casas penales. Serian todavía más útiles que los maestres: porque es más útil el formar ciudadanos buenos de los que lo son malos. Es preciso estudiar las condiciones morales y fisicas del individuo castigado y de la casa penal destinada para sufrir su condena. sufrir un arresto en la cárcel pública de un partido judicial. en peores condiciones que la cadena de un presidio por perpetrar un gran delito. Los dos elementos que han menester ponerse en práctica para conseguir la buena organización de las casas penales. todo es preciso combinarlo y distribuirlo. 128. vr. y combinar todo esto y utilizarlo de la manera más detallada y escrupulosa.

es su conciencia. la instrucción de aquellas verdades cuyo conocimiento es necesario. Mr. examine en diversas épocas es. y que el medio más eficáz de prevenir los delitos es extinguir los pecados. La realización de estas ideas no es dable desenvolverla aquí. reconoce la necesidad. ha dado una importancia asombrosa á este respecto á la enseñanza: baste con. despees de esto. No olvideis jamás que lo primero que teneis que formar para conseguir un buen ciudadano. ante todas cosas. á más de las religiosas. que recompense el Estado y encárgueseles la misión de la enseñanza de las verdades cristianas: tenga cátedras. Es. 130. La mayor parte de los criminales son hombres en condiciones tales. que desconocen las verdades primeras relativas á la otra vida. es decir. Un . muy important e la instrucción civil. Tengan todas las casas penales uno ó más capellanes virtuosos y aplicados. pero podrá indicarse.129. y sean éstos en el dia en que salgan los delincuentes de los establecimientos penales. unas garantias leales de su futura conducta. a sus fiel recompensando sus adelantos. al parecer. autor contemporáneo. 131. para ser un buen ciudadano. y los deberes •primordiales que han menester cumplir. . decir que. que son su gérmen. para obtener un buen destino ulterior. n'aria. De aquí la necesidad de esta instrucción.

y. cuando no pasaran los penados de cierta edad. un profesor ó más. Para completar este sistema.68 -- de la pena de muerte.» 132. cuyos gastos debieran ellos satisfacer algun dia. Reglaméntese oficialmente esta enseñanza. además de hombres arrepentidos . Haya. se encargaría de costear sus carreras ó sus oficios. sin embargo. 134. y acaso algunos jóvenes con el propósito de ser sábios. aplicado. DE LAS PENAS INFAMANTES. debería encargarse muy especialmente á estos profesores. al frente de cada establecimiento penal. Se ha discutido bastante esta materia. empleándose en el servicio del Estado. que el Estado recompense. para dirigirlas y utilizarlas para bien de todos. LECCIÓN 40 VIII. lanza este atrevido pensamiento: «Los maestros harán inútiles los verdugos. con estas mismas carreras ú oficios. en vista de ello. y de los presidios saldrán. de igual suerte que el capellan de la instrucción religiosa. pues. . ciudadanos de luces. estudiar las inclinaciones de los delincuentes. 133. El Gobierno. competente. que se encargue de esta instrucción civil.

que respira realismo por todas partes. de bienestar y de progreso. pero en nuestro siglo.69 pero ni por mucho discutir se esclarecen mejor algunas cosas. que priva. de un derecho tan apreciado. origen á la vez de otros derechos. son los que menos precisan el espanto. única pena infamante que se reservó. es corno un fantasma para espantar á los niños y á los viejos. en los tiempos de la caballería. 135. Se comprenderia esta pena tal como está entre nosotros en la Edad inedia. es la más inexplicable de las contradiciones. porque la degradación. El honor. las leyes. . que cabalmente. ni en la ciencia. que algunos estiman en más que la existencia misma. es uno de los derechos más apreciables del hombre. Así se ve que es sumamente desconocido este orden de castigos. cuando está arraigado en. ni en. Aquellas palabras solemnisimas que se ponen en la boca del Juez. Nuestro Código penal estableció en parte la Íz u infamia y en parte la derogó: fué una abroción anómala la que hizo. y que no hay principios fijos con relación á él. De aquí la importancia de la pena de infamia. el alma y sancionado por la opinión. con cuya aparatosa fórmula causa el ridiculo de las leyes y el desprestigio de si propio. y la más rara de las inconsecuencias. por sér los que menos delinquen de ordinario. lo convierten en un actor. fuente de respetos.

eso no solamente es natural y justo. Algunas inteligencias preocupadas dicen que la infamia es una pena indigna de nuestro siglo y de nuestras luces. La cicuta inmortalizó á Sócrates tanto como su ciencia. Lo exige. no hubiera mirado de igual suerte una infamia que le privase de su honor. más aun que la capital. es privarle del suyo. porque las cosas muchas veces en más se estiman cuando dejan de poseerse. 137. pero este gran filósofo. pues el mejor medio para que éste estime m is tarde en lo que vale el honor de los demás. Que el hombre que ha cometido algunos crímenes que lastiman el honor de sus semejantes. además de la expiación. sea privado de otro tanto honor como aquel contra cuyo sagrado atentó.• 70 pena que. de la analogia entre el delito y la pena y de la ejemplaridad. Dicen algunos que la infamia nace de la opinión. sinó muchas veces necesario. 136. que interin se poseen. y que la ley á este respecto está en el duro trance de someterse á ella ciegamente como el culpable. pues la opinión es el único juez que puede decidir sobre el honor de los — . para el que estime el honor en más que la vida. y esta es una de esas especies seductoras imaginadas por el liberalismo. la utilidad de la reforma del criminal. que miró con tanta indiferencia el morir. para halagar las tendencias de una moda que va cayendo en desuso. será la más eficaz de todas.

la facultad de contratar. pero 'chites que de ellas es patrimonio de las leyes. que al fin á las almas grandes no importa. porque no sirve para aumentar su dicha. 1:38. El honor. y haya de esta infamia reas signos positivos. esto es. No es. el derecho de administrar. material de todos los derechos civiles y políticos que puedan enaltecerle en sociedad y de todas las prerogativas del honor. la opinión. pero que no puede tener nada absolutamente de jurídico. la pátria potestad. científica. Pero esto es inexactísimo. la potestad marital. tiene que ser real. y á las pequeñas suele interesar poco. porque es una -vanidad -pueril. miéntras que las leyes ó los jueces no declaren esa privación con tal carácter. Pierda algunas veces el ciudadano infame el derecho de sufragio. eficáz. pues. la que debe de estar sobre la ley. como todas las cosas morales. La infamia. sisó que la ley es la que há menester estar por encima de la opinión. que le molesta. ciertamente. tiene que p rivar al culpable de una manera ostensi)1e. es patrimonio de las opiniones. El honor de que la opinión puede privar al individuo no es una pena legal.71 hombres. a la manera que todas las otras penas. sino una apreciación como otras muchas. quizá más aun que el rigor inexorable de la pena de la ley. No basta que se le prive de una cruz. para que sea justa. inequí- .

puesto que al adquirir derechos se adquieren deberes. Hay en él. otra naturaleza nueva. cuyo goce le garantiza la sociedad en que se constituyó. la naturaleza de los derechos civiles. que la sienta el cumpablo en todo momento para que sea roformadora. 140. y se comprenderá la de las penas que privan de éstos derechos. así como le impone deberes. al erigirse en ciudadano. á la vista de todo el mundo. Véase cual es. En aquellos descansa la vida particular del ciuda- .72 — vocos. El hombre. adquiere como tal varios derechos particularísimos. en fin. que. Este es el profundo mecanismo de la gran teoría de las penas. que la infamia sea pública para que sea ejemplar. le sujeta por su inobservancia á la privación de los derechos de ciudadano. LECGI ® N DE LAS PENAS DE PRIVACION DE LOS DERECHOS CIVILES. al infringir éstos. se pierda la acción para el disfrute de aquellos. que. desde este momento. 139.

Hay entre nosotros una disposición civil que prohibe donar todos los bienes. Las penas comprendidas en el órden de los derechos civiles no sirven para contener los grandes criminales. pero son muy adoptadas para disminuir los pequeños delitos. 142. porque al dejar de ser ciudadano. y solo se conserva reducido á este estado. la confiscación de bienes. la más segura. y sin embargo ella no lo respetó casi nunca. Todas las penas pecuniarias.— 7:3 --- dano. El hombre. convendría que dejasen al penado los medios ó caudal indispensable para asegurar siempre su subsistencia. sin estos derechos. 141. de manera que: exigió del hora- . de todas las industrias y de todos los progresos. y lo hace por consideración al principio natural de la propia conservación. La sociedad obliga al hombre á que respete este alto principio en psi mismo. su hogar y sus esperanzas más risueñas. de cuya naturaleza participa. La pena de confiscación de bienes es bajo todos conceptos censurable. Forman una base. y si pudiera ser. por obra de un castigo. Constituyen los lazos santos de la familia y los vínculos más íntimos (le las comunes relaciones entre todos los ciudadanos. queda como un ser imperfecto. deben ser relativas. en esta privación en virtud de un decaimiento. parece que renuncia á ser hombre.

un carácter que ln distingue de todas las demás. La razón aparece claramente. Lo que es de todos no tiene la estimación de las cosas que pertenecen solo á unos pocos. 9' 0'1(9 2 . Sin embargo esto mismo es causa para que se estimen en mucho menos los derechos políticos. del que tan sólo él disfruta. y esto mismo causa su desprestigio y la indiferencia por el goce. . divina7vm. Es una excesiva pasión por agitarse sin tregua ni reposo todos los hombres en las esferas de la política. La política actualmente es como la jurisprudencia de los romanos. se estima en ménos que el muelle del acaudalado propietario. que comprendia. DE LAS PENAS DE PRIVACION DE LOS DERECHOS POLIT1COS• 143. las divinas y las humanas. todas las cosas.74 bre que tuviese en mayor grado que ella respetos á sus mismos derechos. Hoy todos tienen todos los derechos políticos. La mar que está á la disposición de todo el mundo. atque /1121221a21arV921. Hay en esta época.

y por otro se les respetó ilegítimamente. y como un síntoma inequívoco del despotismo. se han complacido en auxiliar al reo político para que consumase su obra. Hay un completísimo trastorno en el órden de las ideas relativas á este punto. son miopes. en los momentos de calor. para ejercitar su venganza. cuando proclaman sus errores. desconocen todas las cosas: y su misma ceguera les infunde. condenándolos á sufrir penas aflictivas. No parece sinó que las sociedades algunas veces. poniéndolos en la situación más propicia para conspirar con fruto. la procedencia ilusoria de un castigo riguroso é injusto. el aliento de la temeridad. ya consumada aquella. Baste el notar la equivocación de aquellos que miran la restricción de los derechos políticos como un ataque á la libertad individual y á la integridad nacional. Hay que perdonarlos. interesantísimo. se les castigó con. Quizás no exista ningun órden de . Descender á los detalles de más importancia á este propósito. 146. seria extralimitarnos de nuestro asunto y escribir un libro sin fin.75 -144. que por un lado á los reos políticos. Esto lo sostienen aun cuando la sociedad ejerce la facultad de castigar. un rigor bárbaro. Y sin embargo. 145. Estas son las penas significadas para reprimir los delitos políticos: similia curantur. ha llegado á tal punto la ceguedad de los hombres. y aparentar mejor.

— 76 bu/llanos conocimientos tan plagado de preocupaciones como la ciencia política. fié aquí el verdadero origen de tantas aberraciones de la opinión. aun cuando fuera inocente. La ciencia. aun siendo criminal. 'como la naturaleza. En pocas palabras: toda la ciencia en estos casos angustiosos se ha reducido á premiar al vencedor. Los demás individuos las buscan para . Preocupación es lo que impulsó á calificar de delitos políticos hechos que debieran mirarse con el silencio del respeto. El avaro las quiere para gozar con la vista. busca el equilibrio de los extremos en los puntos medios de las cosas. ha tenido siempre un apego profundo á las riquezas. y tocarlas y saber que soló son suyas. El corazón. por un instinto misterioso. calificados así por el fallo inapelable de la más infundada de las opiniones. DE LAS PENAS PECUNIARIAS. 147.E-JccióN xi. 1. y preocupación lo que hace ver otros atentos funestísimos y reprensibles. Es necesario huir en estas delicadas materias de toda exageración. y a castigar al vencido.

7 -tanto -la . Pocas veces los ricos son procesados. las industrias son la principal ocupación de los pueblos modernos. pena de multa. terialismo de nuestro siglo nos inspira á todos los goces de los sentidos. medio de una sociedad poderosa que juzga las personas . que privan de la riqueza. el capital la base primera de todas las altas posiciones. que .conseguir: todos los 'otros. ésta es nuestra sociedad. porque tienen . Hay hombre que siente en más una pena pecuniaria que otro cualquier castigo por muy grave que sea.Sin duda por-ello han prodigado tanto:.placeres. Combaten un instinto del humano corazón. . por consiguiente. . y más arredra á éstos del crimen el miedo de perder SUS riquezas. que por su medio se compran en el comercio de. y hoy la enfermedad tomó mayores proporciones. Esto siempre fué así. para empuñar las riendas del gobierno y do-minarlo todo soberanamente. véase sinó -lo. por . que perder:. la mayor parte de los placeres y dejan al hombre ais-. que á los pobres el temor de perder su libertad_ ó su vida.co nocer muy bien todo • esto. 148. Las penas. los hombres. Este es nuestro siglo. -149. lo que tienen. privan de poder disfrutar.hombres. . lueedia . mundo.. Ola alues . Las legislaciones antiguas debian. lado y desnudo en . . son muy sensibles para los ..-la Economia política se ha sentado orgullosa sobre el.

son muy aptas para castigar por los pequeños delitos. 150. El que paga una multa no recobrará jamás lo que satisfizo una vez: aunque se pruebe su inocencia. como todas las penas. aun estas mismas penas. por tanto. pueden ser utilísimas. pero se olvidó en_ las leyes. pero son muy débiles para penar por los crímenes atroces. mejor que en ningunas otras. con el Forum Judicum. Esto no es equitativo. Así que. ¡Cosa extraña sin embargo! Esta reparabilidad existió en los libros. bien distribuidas y aplicadas. la nota de la reparabiliclad. Las penas pecuniarias. granel causarian la impunidad de los delitos. Hay una cuestión grave que tratar en este punto. sino la parte: si ésta rehusaba hacerlo seria menester respe- . En ellas concurre. No obstante. qué es la relativa á las costas. 152. y no brilló jamás en los fallos de los Tribunales de justicia. 151. pero lanzadas á. y sin embargo tiene que pagar su defensa.-78 -tro Código visigodo. no son del todo reparables. Se instruye un proceso: al procesado se le obliga á defenderse con procurador y abogado: sale absuelto. como nota Rossi. Lo mejor era en los asuntos criminales declarar libre la defensa: el procurador y el abogado no debiera nombrarlos la ley. 153.

Todas las penas so dividen en principales y accesorias. tiende tan solamente á compensar el daño material causado zi la sociedad civil ó al individuo. Lince:D:5N -wri. cuya significación no es preciso esplicar. 155.social. DE LAS PENAS ACCESORIAS. porque el Juez ve ménos claro en ellas. Estas penas accesorias pueden considerarse bajo dos aspectos. Bajo el uno son como todas las demás.porque se revela bien claramente en los dos términos. 154. . Bajo el segundo. en su fondo deben tener las mismas notas. Acaso convendria esceptuar de esta regla las causas más graves. y con la alarma de la opinión. De las primeras hemos tratado ya: réstannos algunas consideraciones relativas á las segundas.J9-tar su silencio y no contrariar su voluntad. que. impresionadas las pasiones con el horror del delito. y regularse en un todo por los principios que dejamos consignados. al tratar de las penas principales. prescindiendo del fondo moral. procurar los mismos fines. . son como una especie de reparación .

--80156. La pena accesoria más principal, si podemos explicarnos así, es la de costas. Se entiende por costas los gastos del litigio que el Juez obliga á sufragar al reo, cuando se declara haber cometido el delito. Nada más jtisto que esta pena accesoria, que esta reparación social. El reo, por infringir las leyes, ha causado gastos á la sociedad civil; y es menester que los indemnice. Estos gastos, de no pagarlos, tendrian que salir de la masa de todos los contribuyentes, y esto seria notoriamente injusto, obligando á la inocencia á, ser el sosten del crimen. 157. Las penas principales algunas veces pueden ser, á la vez que . principales, accesorias. Esto sucede siempre que van acompañadas en su aplicación de otra pena mucho más grave. Así, por ejemplo, cuando se castiga por un delito con la pena de muerte y la inhabilitación para cargo público, esta, que en si misma es una pena principal, pasa á tener ccaisideración de accesoria; porque en este caso es como una secuela de la pena capital,. que por ser prohijada por esta, digámoslo así, no tiene existencia propia é independiente.

LIBRO III.
DEL DELINCUENTE.

a^E C€

1.

r

DE LOS AUTORES, COMPLICES Y ENCUBRIDORES.

158. Al dar la idea filosófica y general del delito, lo hemos hecho tambien del delincuente, distinguiendo lo uno de lo otro. El que comete un delito voluntariamente, hemos dicho allí, ese es el delincuente. Toca ahora aclarar estos principios, señalando las diferentes clases de delincuentes. 159. Todos los que delinquen pueden hacerlo de tres maneras: ó por actos anteriores, ó por,, actos simultáneos, ó por actos posteriores a la perpetración del delito. Los que delinquen por actos anteriores ó simultáneos con el delito se llaman autores., unas veces, cómplices, otras. Los que coadyuvan á la perpetración del

-82 hecho criminal por actos posteriores, me llaman siempre eneubridorv. Hay, pues, tres clases de delincuentes: autores, cómplices y encubridores. 160. Cuando el acto antciior ó simultáneo con el delito es necesario para la consumación de éste, ó cuando ese acto implica participación directa, sea material ó moral, en el hecho punible, entónces el que verifica él acto se llama autor. Es decir, que, hablando en lenguaje más filosófico, se entiende por autor el que es causa moral ó física del hecho punible. 161. Es cómplice el que no es autor, tampoco es encubridor, y sin embargo delinque. Coopera cou actos anteriores ó simultáneos; pero no es como el autor la causa del delito. Es como una especie de accesorio, ó de parte del autor, como una fuerza que ayuda, como una causa que no es la causa principal. 162. En estos cortos renglones se reasume lo más fundamental de la teoria de la delincuencia. Estos principios, concretados de la manera que aparecen aquí, son sencillísimos, de aplicación muy fácil, y no se concibe que se hayan confundido tanto como se confundieron en la práctica. Muy pocos serán los casos prácticos que no se resuelvan inmediatamente, precisando estas reglas en las le-

83
yes, y no desfigurándolas en low fallos judiciales.

LECCIÓN II.
DE LAS CIRCUNSTANCIAS EXIMENTES.

163. Hemos visto en otro lugar como el fenómeno delito es completamente distinto y se halla perfectamente separado del fenómeno delincuente. Tanto que el delito puede existir, y, sin embargo, no existir delincuente, no haber persona criminalmente responsable de ese delito. Esto exige algunas explicaciones. 164. ¿Qué es lo quo caracteriza al delincuente? Ya lo hemos dicho: la voluntad. Sin voluntad, hemos manifestado, se dijo que no hay delito; pero esto no es exacto: lo que no hay sin voluntad es delincuente. 165. Ahora hien, sentemos un primer >principio, una regla general: cuando hayldel. , se presume que haya delincuente. La l'azor]: salta á la vista. Porque esto es lo ordinario, es lo que sucede generalmente, es á priori lo probable, y lo probable es lo que debé

166.—La voluntad supone precisamente la inteligencia. Así. que todas pueden reasumirse en una sola.A cwhitos casos puede reducirse esta excepción? A los siguientes. sentaremos esta regla general: Todo delito supone un delincuente. " Falta de inteligencia. pues. porque la voluntad no es una potencia ciega. cualquiera de estas circunstancias. Para querer es necesario conocer. Así. todas las reglas y todos los casos. No delinquen los que cometen un cielito. 168. '2. Pero esta regla tiene varias excepciones. He ahí la ciencia. se sintetizan todos los principios. de manera que sin inteligencia no hay voluntad. 4. en fórmulas concretas. Analicémoslas. ¿.° Falta (le voluntad. 1. es decir. que libran de la responsabilidad criminal. 3.84 presumir la ciencia. Hé ahí lo que se llama circunstancias' exilne2ztes." Causa legítima. al cometerlo. concurriendo en ellos.° Imposibilidad racional de dejar de cometer el hecho. 167. sino que marcha alumbrada. y es de lo que .°—Falta cíe inteligencia. deben partir las leyes. Excepción: Pero este no existe cuando la persona que perpetró el hecho no tuvo voluntad de perpetrarlo. siempre por la antorcha .

obró con toda legitimidad. razón. el que causa un daño por evitar otro mayor. pero si es impulsado por una causa lícita. pero en estos de que tratamos ahora no la hay porque no la hay. y. sea su luz falsa ó verdadera. No hubo en ellos voluntad de hacer una cosa ilegítima: luego no son delincuentes. por tanto. constitutivo de delito es exigido por la justicia. el imbécil. y el que obra en cumplimiento de un deber ó en el ejercicio legítimo de un derecho. (lusa legítima. ó por obediencia debida. 'todos los que no pueden tener inteligencia no tendrán voluntad. y entónces la persona que lo perpetró no pudo incurrir en responsabilidad criminal.—En los casos anteriores no hay voluntad de delinquir. Esto está en la naturaleza de las cosas. ó los derechos que les pertenecen. Todos estos tambien se hallan exentos de responsabilidd criminal. Así. sin que .85 de la. no se da el caso. por otros motivos. el loco y otros enfermos que toca á la ciencia médica el señalar. filosóficamente hablando. ó defiende á otra persona. para serlo. En estas circunstancias se encuentra el que se defiende con justicia. tiene que obrar injustamente. pues. ó cargo. 170.°—Falta de voluntad. estarán exentos d3 responsabilidad criminal el menor de edad. 3. El delincuente. oficio.--A veces el hecho 169.

no es más responsable que la piedra lanzada desde lo alto.°—Imposibilidad racional de dejar de cometer el hecho. en ocasión de ejercitar un acto licito con la debida inteligencia. 171. La voluntad supone libertad. y esta libertad no puede existir en tales casos.86 concurran otras causas sujetivas. sin culpa ni intención de causarlo. Esta imposibilidad puede ser moral ó material. DE LAS CIRCUNSTANCIAS ATENUANTES. Dos son las distintas ctases de males . cunstandias se encuentran los que.ibilia ne721.—La razón de esto es evidente: ad impos. 172. hallándose impedidos por causa legitima é insuperable. y el hombre que no es libre para cometer ó dejar de cometer un acto.0 tembo'. Solo los séres libres son responsables. 4. causan un mal por mero accidente. cuando por una ley necesaria busca el centro de gravedad. y el que lo hace movido por una fuerza irresistible. En estas cir. LECCIÓN III. y los que incurren en alguna omisión. el que obra impulsado por miedo insuperable de un mal igual ó mayor. Segun ella esGn exentos de responsabilidad criminal.

rebuscadas en las hojas de un enredado proceso. Nada más contrario á la naturaleza de las cosas que ese loco prurito que tienen algunos Jueces y Letrados. En estos casos el delito aparece. un asesino igual á otro asesino. cuando existen. 173. por los cuales el delincuente merece una pena. Lo contrario sucede con las circunstancias eximentes. Se llaman circunstancias atenuantes aquellos motivos.ciencia y defraudar las esperanzas du las justas leyes. 174. Así que en la mayoria de. la . casos un homicida es para el efecto de su resi.onsabilidad igual á. Estos dos males. por ver en todos los casos prácticos de esas circunstancias. se presentan en la medida que implica su naturaleza. Estos motivos de atenuación concurren. imaginadas y . otro homicida. unas veces en el sujeto ó delincuente. que siena-- . menor de la señalada por el Código para castigar por el delito. para desacrelitar . en su manera más natural. otras en el objeto ó delito. Resulta. por tanto. de ordinario. y el mal físico. y un ladrón que robó ocho igual á otro ladrón que robó otras ocho de la misma especie. que lo más frecuente es que en la perpetración de los cielitos DO concurran motivos de agravación ni atenuación de parte de las personas de ellos responsables. si podemos esplicarnos así.87 --que concurren para constituir los delitos: el mal moral.

todas en otros pueden atenuarla. y en ese caso la atenuan. en el sujeto. que han sido ya objeto de nuestros estudios. . Asi que todas las circunstancias que en unos casos pueden eximir de responsabilidad. La ciencia penal es por demás minuciosa y vária. dejan de serlo ante la sociedad y ante la ciencia. á los que no son tan culpables corno aparecen á primera vista. al mal moral. unas veces aparecen completos. Es necesario en este punto dejar alguna amplitud en las interpretaciones legales al buen criterio de los Jueces. 175. por los cuales los que aparecen criminales á primera vista ante los hombres. Estas circunstancias atenuantes. Dijimos ya cuales son los motivos.— 88 — pre concurren en el delincuente. contienen sus estravios y contrapesan su imperfección. en cuanto es posible. Pues bien: estos motivos eximentes. y entúnces eximen de responsabilidad criminal: otras se presentan de una rwnera inl perfecta. corno que se encaminan tan solamente á la voluntad. proporcionan infinitas ventajas á la ciencia del Derecho penal. cuando se aplican con prudencia. porque. 177. Son como las puertas por donde la equidad dispensa sus beneficios. La primera y la más importante y más ámplia de todas las circunstancias atenuantes es la que arranca de las eximentes. para que pueda toda ella expresarse en las reglas: así. en todo su desarrollo. 176.

lejos de ser. 13 . 178. Así como concurren algunas veces en la perpetración de los delitos motivos que' eximen. pero no tiene lógica. levantadas y sentimientos útiles. y por eso con buenos principios muchas veces hace cosas malas. es á respetar al criminal por pretestos de filantropía ó de beneficencia. sean_ muchísimo más que ellas. Nuestro siglo tiene ideas . es desconcertar la naturaleza de las cosas. así tambien los hay que agravan la responsabilidad criminal. DE LAS CIRCUNSTANCIAS AGRABANTES. L E CCI Ó N V. mirada en globo. porque el atenuar por sistema. Estas circunstancias agravantes. La tendencia de nuestro siglo. si podemos expresarnos así. Pero esto tambien es un mal. pueden . . y otros que atenuan. concurrir.-89- que uno de los mayores beneficios que estas pueden proporcionar á los hombres. ménos que las leyes. como es costumbre. -tanto. es procurar que los encargados de dictar los fallos. 179. lo mismo que las atenuantes. en lo relativo á este punto.

Sin embargo de esto. sin embargo de que. por la perversión moral que suponen en el agente. que. Todavia están sin estudiar los motivos de agravación.90 . por su gravedad con la concurrencia de aquellas. en algunos casos. 180. afectando así al mal físico como al mal moral. Hay alguna circunstancia de esta índole que implica mayor responsabilidad que el delito mismo. y especialmente en las cau- e . la tendencia moderna á agravar la responsabilidad de los hombres. en las causas de cierta índole. 182. en general. Por eso n este punto las leyes modernas habrán todavia de sufrir modificaciones profundas y muy trascendentales. ó por el dano alarma que causan á la sociedad civil. Muchas circunstancias de agravación. para todos los chales tienen las leyes una misma medida. y todos los ensayos de la teórica en este particular se han circunscrito á presentar confundidos algunos casos particulares. por su importancia. implican la más diferente gravedad. En ninguna parte se echa de ver más claramente la necesidad del análisis y de la crítica que en esta de la legislación penal. merece una calificación nueva y un castigo mayor. No es. 181.en el sujeto como en el objeto. pues supone en el agente resonsable la más refinada perversión. imprimen un carácter diferente al delito.

— 91 mas políticas. ante todas las cosas. deben en este particular detallarlo todo. en daño de las personas responsables y en detrimento de la virtud de la justicia. DE LA RESPONSABILIDAD MIL DE LOS DELINCUENTES. las pasiones del juzgador. que es un deber del que juzga restringir todo lo odioso. Los Códigos. cuando juzga. puede aparentar en todos los delitos tales motivos de agravación.. esta máxima se descuida frecuentemente. y dejar muy poco ó nada al privado criterio de los Jueces. 184. para el efecto de exigir la responsabilidad al que cooperó á su realización. es lo que al legislador prudente y previsor cumple el evitar. Bajó un . y ésto. El hombre diestro. Todo delito. que interesan de una manera más ó menos ostensible. y ampliar todo lo favorable.uccióN V. para ser justos. y especialmente cuando se trata de delitos. 1. puede considerarse bajo dos aspectos ó iwvadiendo dos órdenes diferentes. 183. los motivos de agravación se hacen concurrir muchas veces de una manera artificial. Aunque es máxima de antigua interpretación.

ó á los que tenian derechos relativos al mismo. la indemnización de los daños y perjuicios que á la sociedad se causan. no debieran llamarse pena. muy insignificante la cuantia de esta indemnización que los Tribunales de justicia tienen por costumbre 5naP°ner á los reos. y de los cuales la sociedad. Y de esta manera es corno los escritores del dia nos cacarean á todas horas los triunfos de una libertad ilusoria. Se les han dejado en este punto por nuestras leyes facultades exageradamente ámplias. segun esto. en nombre del perjudicado. ha descuidado demasiadamente la cuestión importantísima de la responsabilidad civil. de ordinario. y la misma ciencia penal en que estas se inspiran. Las costas. Por un lado son causados al individuo ofendido. y por otro tambien se perjudica á la sociedad civil. 186. 187. para restablecer el cual se exige la pena. tiene que exigir una justa reparación. . para hablar con todo el rigor de la mayor exactitud científica. el órden moral. Es por otra parte. sino indemnización civil.92 aspecto altera. que se puede exigir á los ofensores ó criminales. Nuestras leyes modernas. 185. y bajo el otro ataca los derechos civiles. causa daños y pernil cios. es decir. Estos daños y perjuicios pueden y aun deben considerarse á su vez bajo dos aspectos distintos.

y perjuicio. Ella debe abarcar la más completa reparación de los dalos y perjuicios. Daño es el mal civil que el delito causa directamente. Es menester aclarar perfectamente los justos y exactísimos limites de esta indemnización civil. que lastima los intereses del perjudicado por un efecto no inmediato de la acción punible.er a 93 • alcanzados á costa de la verdadera libertad. 188. . el resultado civil del delito ó del daño.

pero como sean inútiles. no puede incluirse dentro de los límites de la ciencia penal. ni es conveniente este aislamiento. y ésto es cierto. porque no es posible llegar hasta sus límetes. Se ha dicho que más pueden las bue- . 190. DE LA ADMINISTRACION DE LA JUSTICIA CRIMINAL. todos los principios anteriormente consignados. Las ciencias no pueden aislarse siempre. en todo rigor.LIBRO IV. cuando se trata de su estudio. Se dirá que esta cuestión. prescindiendo de ella. con las cuales confinan. por eso hemos deseado el designarle un lugar en este libro. LIECCION 1. DE LA ORGANIZACION DE LOS TRIBUNALES DE JUSTICIA. sin tocar los límites de otras ciencias. 189.

Debieran los Jueces formar la clase más ilustrada de los pueblos. porque á este estará. al aplicarla. y parece que. por no extralimitarnos de nuestro objeto. reservada la superioridad sobre todos los otros! 191.— 95 nas costumbres que las buenas leyes. no corno Jueces. para que así aspirasen á estos primeros cargos los hombres más eminentes. él aparece como su complemento. que lo abarca todo y lo resuelve todo. . Si la ley es mala. sino como representantes de la nación. y que formasen la primera y la más distinguida clase del estado. Trataremos tan sólo de las principales notas que deben concurrir en los Jueces. la realización de la ley. llamado á modificarla y perfeccionarla. la levanta á la vista de todo el mundo. 192. El Juez es la animación. Estas son dos: ilustración y probidad. sobre los medios de que las leyes han de valerse para conseguir una gerarquia judicial corno es de apetecer. No trataremos aquí. Seria bien que ellos fuesen los encargados de estatuir las leyes en las altas asambleas. Es una ley viva y flexible que se adapta á las circunstancias. y rayasen á la misma altura científica los poderes legislativos y low poderes judiciales. y si es buena. ¡Dichoso el pais que tenga buenos Jueces. la diviniza. que ]revé todos los casos. y esto es cierto. De igual suerte pudiera decirse que más pueden los buenos Jueces que las reglas.

y las remuneraciones más pingües.. Para los jóvenes resérvese el trabajo más penoso del foro. Sino por sus méritos en esta brillante y dificil profesión. Asimismo debieran ser. y no por una oposición ilusoria. son. La magistratura es un sacerdocio civil. 193. vayan á recibir el justo premio de sus servicios.te- . el ludibrio de la más importante rama de la administración pública.los Jueces el más puro modelo de los !ciudadanos virtuosos. si se los considera friamente. al penenr-)cer al cuerpo augusto de una magistratura muy alta. y la verdad. Esos Alcaldes. que no permite ser obispo á ninguno menor de treinta arios.96 — Quizás seria conveniente que no fuesen muchos. 194. En el primer supuesto todas las inteligencias se auxilian. y á ellos debieran corresponder los primeros honores. ¿Son convenientes los tribunales colegiados? Con magistrados sábios y virtuosos convenientísimos: en otro caso esta es una -de las más perniciosas invenciones. Jueces de paz y municipales que entre nosotros administraron o administran justicia. Pero en el segundo hay un Magistrado que domina. Por eso seria muy conveniente aplicar á este sacerdocio aquella disposición canónica. impera soberanamente. que se ve sin ambiciones. cuando comience decaer la fuerza juvenil.. salvo escepciones muy honrosas.

que la ley sustantiva es la letra. LECC I ÓN DEL ENJUICIAMIENTO CRIMINAL. Podemos decir. donde se consignen los delitos y las penas. ¿Cuál es el procedimiento más aceptable? En estos momentos. Pero esta teórica. como la llamó Benthan. cabalmente. y la adjetiva el espíritu. ha menester otras leyes de distinta índole. y que. y se dé una noción exactísima de lo que son las personas delincuentes. 197. que reparte entre todos sus come pañeros.. cuya ley y principios. 195. llamando la pública atención de los. y sin el temor de una responsabilidad. que es lo que llamamos el enjuiciamiento criminal. Toda nación bien organizada precisa un Código penal. e$paño14 . faltando aquella. serian completamente ilusorios. por esta consideración. está. es la que realiza la ley sustantiva y todos los principios que la informan. 19i3. ó sea la ley adjetiva. El enjuiciamiento. para su realización ó aplicación en los casos prácticos. sabe que difícilmente se le exigirá nunca.97 niendo como el Juez único facultad para ha cer lo que quiera. pues. el pensamiento.

dar á una parte los bienes de otra sin exámen. 200. 199.— 98 les. la innovación que se trata de introducir en nuestro antiguo procedimiento criminal. sino en que se le . ó arruinar á las dos á fuerza de examinar. Binó á sentirla. ¿No es el Jurado una apreciable garantía de la libertad del pueblo? Por el contrario: es un medio muy adaptado para esclavizar y estraviar el pueblo. que el procedimiento escrito tiene muchos ventajas sobre el procedimiento oral. Pero ¿está resuelto con sola esta clave el grande y difícil problema de la buena administración de la justicia criminal? Hay en este punto que evitar dos escollos.juzgue. no á entender la justicia. Pero la experiencia habrá de demostrarnos muy luego. Es el medio más inexacto y más peligroso que ha existido nunca para administrar justicia. 198. pero más funestas que Inglaterra importó en la Europa. En efecto: la libertad del pueblo no estriba en que él legisle y . Es una institución destinada por su misma naturaleza. La economía de tiempo es la mayor ventaja que se podria hallar en el procedimiento oral. dice el profundo Montesquieu. recibiendo el mayor desengarío de nuestras precipitadas reformas. ¿Y qué diremos del Jurado? Que es una de las invenciones más brillantes.

99 den buenas leyes y se le juzgue con arreglo á, ellas. El pueblo puede llegar á. ser el más insoportable déspota de si mismo. Llevadlo desde el taller al Congreso, y lo perdéis; desde la era al Tribunal para constituirlo en Juez, y lo esclavizáis. Pierde por dos conceptos: en cuanto es Juez., porque lo distraéis de sus tareas: en cuanto sea parte, porque se verá sujeto á un Tribunal ignorante y débil. Cierto que sólo trata de hechos el Jurado; pero los hechos muchas veces son más difícilesque el derecho mismo. El Jurado, pues, es un sepulcro de la Justicia, y una fiesta de vanidad popular, donde se sacrifica la libertad verdadera, á un simulacro de libertad. 201. ¿Es aceptable la organización de los Tribunales de justicia y el enjuiciamiento criminal tal como lo tenemos hoy en España? De ninguna manera: son necesarias reformas muy profundas, pero más meditadas de lo que suelen ser nuestras reformas. Más es: la completa reforma de nuestros Tribunales tiene que costar bastantes arios, porque es preciso tomarla desde muy léjos. Balines decia que lo que le falta á Espafia, son hombres que , la gobiernen. Hay, pues, ante todas cosas, que buscar á estos hombres; y para ello es menester irse á las Universidades, á la juventud. 202. ¿Cuál es el criterio que debe prevalecer en esta reforma para que sea acepta-

— 100 Me? Un criterio completamente científico. enteramente independiente de la política de todos los partidos; en fin, el criterio diametralmente opuesto al que inspiró la mayor parte de nuestras reformas en este siglo. 203. ¿Podrá hacerse una reforma parcial en este punto que llene las aspiraciones de la ciencia? Imposible. La reforma de nuestra gerarquia judicial y de nuestro enjuiciamiento criminal está intimamente enlazada con la reforma de todas nuestras instituciones. Es preciso primero reformar la política, sin lo cual no se podrá conseguir la independencia de la carrera judicial. Es preciso reformar la administración, para que cueste ménos, haga más, y no se imponga á los principios más cardinales y más estables, por vanos pretestos de bien público. Es preciso reformar la Hacienda pública, para que nuestro presupuesto suba ménos y pague mejor á los empleados más útiles. Es preciso, en fin, hacer de España una nación tan grande como ella es naturalmente; que deje de mendigar exóticas reformas á guisa de pobre -vergonzante; de remedar, desprestigiada, lo que hacen los extranjeros; porque tiene, dentro de su territorio, hombres, si se aplican, suficientemente capaces de volverla á los tiempos de Isabel y Fernando; porque tiene en si misma, con sus veneros de riqueza, con sus tierras fértiles, con sus talentos privilegiados, con sus mares, consuzs

101 con ¡ sus corazones :indomables, y con su historia, más gloriosa que . la de ningun pueblo del mundo, fuerzas sobradísiinas, para ser temible., , rica, feliz é independiente. 204. -¿Cuál es uno de los principales efectos llamado á producir un. sistema aceptable de enjuiciamiento criminal?-: Dejar que los .sen-tidos entren por muy -. poco en la apreciación, difícil de la prueba, para decidir, la razón de• los Jueces, y fundamentar en sólo ella los se-r veros fallos judiciales. La razón pura, aislada, si pudiera ser, estaria bien verla imperando. siempre en toda clase de juicios, y formando. la conciencia jurídica de los sacerdotes de Temis. Apartar ésta cuanto es posible de. lis débiles órganos de los sentidos, alejarla de pasiones, defenderla de todo deseo vehemente, cerrar la puerta, en fin, á toda seducción,. ventaja que tiene en gran parte el procedimiento escrito sobre el oral: lié ahí el más grato de todos los ideales. Las letras hablan con más lógica y con ménos vehemencia que las palabras, porque en ellas dase treguas al; discurso. El procedimiento oral es ménos poé. tico, ciertamente, pero es más sólido, de éxito más cierto y ménos dado á prestarse al abuso; ménos dado á prestarse á la seducción; ..ménos dado á libertar el crimen. con 'ingeniosas defensas de Letrados insignes, y á confundir la.. inocencia en las redes de una intriga.. bien preparada.

excesivamente generoso . cayó en el mayor de todos los desprestigios. que pudiéramos apellidar oficial. Hemos visto recientemente lo que ha pasado con el Jurado. Magistrado de Francia. no prevalecerá por mucho tiempo entre nosotros. ¿Cuál es la suerte probable del procedimiento oral que en estos momentos selpretende importar en nuestra Nación? Todo hace creible que ese procedimiento exótico. es acto para decidir con el nuevo sistema. que es la que da más robusta fuerza á las instituciones sociales. en la patria del Jurado? Primeramente hay que observar que no son tan excelentes los resultados que produce en la Gran Bretaña. cuando las impresiones excitan á la generosidad. 206. y que con los pocos ensayos que hemos hecho de él en España. pasó á la Inglaterra tan sólo para hacer un estudio. cacareada como el verdadera Mesias de la libertad. M. como todos los dias nos decantan. comisionado por el Gobierno francés. porque todos recibimos los más inesperados desengaños de esa institución. de los. porque ni está formada en sentido favorable al tal sistema la verdadera opinión pública. á la conmiseración. ¿..Trj- . demasiado sensible.Por qué entre nosotros no produciri este nuevo método de enjuiciar los excelentes resultados que viene produciendo en la Inglaterra. que. ni el carácter español. en el momento. Cottu.102 205.

razones muy poderosas para que el Jury de los ingleses produzca en Inglaterra resultados que jamás producirá en España. al respetdr el Jury. porque así como está identificada con la historia nacional de aquel pais. en el espíritu de la constitución de Inglaterra. á pesar del entusiasmó que . arraigada en sus usos. Los ingleses. y está por eso ménos expuesto al trastorno que produce en el hombre una sensibilidad más esquisita.— 103 le inspiraron. El carácter de 'los ingleses es más impasible que el nuestro. consideran una institución antiquísima. que no pueden tener entre nosotros las imperfectas copias de ese original. El Jury en Inglaterra tiene una razón de ser. no nos hizo. además. Finalmente. Por otra parte. ordinariamente. venerada por sus mayores. la pintura que. presentan de ellos las personas que por completo los desconocen. los Jueces y Magistra- bunales ingleses. porque el Jury es Cambien allí una institución política. Benthan y otros jurisconsultos eminentes de Inglaterra. hay' en ello un tributo de respetuoso homenaje á la santa tradición de las generaciones pasadas. esta institución en el pueblo inglés responde á conveniencias de un órden prácticamente superior á las exigencias de la administración de la justicia. por decirlo así. en la redacción de sus experiencias. así está encarnada. se han proclamado contra el Jury de su pátria. además. Pero hay.

Se acortan las prisiones provisionales. que de cierto modo suplen fas l'altas del -sistema. mejor dicho. palabra Jurado. Estos -sistemas Modernos se dice que son liberales y filantrópicos. y de estos 'funcionarios ¿abundan en los demás paises? 207. suprimido en Inglaterra el J'uy. la alarma en todos los ángulos del pais. la llamafia institución ir'acional y absurda. en fuerza.» 208.1 é independen. ¿Qué juicio nos formaremos del procedimiento en una sola instancia? Nada satisfactorio. y sin embargo sacrifican el individuo. pero se corre por el camino de los . ¿Qué. hacen dos sacrificios. Son fruto del individualismo. Ni las garantías sociales. del individuo á la sociedad y de la sociedad al individuo. se ven á seguro de los ataques más funestos.juicio formaba D. de sus funestos resultados. donde la única instancia prevalece. Por economizar tiempo se sacrifica la seguridad individual: por no ocupar á los Jueces se aumenta.'pero realmente son verdu gos de la verdadera libertad.— 104 dos ingleses reunen condiciones de sabiduriz. y añadia: «Es probable que estarla. por haber perdi(lo su prestigio COMO institución pudicial. y de las razones con que se le ha combatido y diariamente se le combate por los im'ts célebres escritores. Joaquín Escrich del Jurado de los ingleses? En su Diccionario razonado de legislación y jurisprudencia. ni las individuales.

— 105 peligros. (X.95 SIN 15 . escudadas por la santidad de las leyes. y se ponen medios excelentes á disposición de la persecución y la intriga.. para que á la vista de los hombres. puedan complacerse impunemente en el sacrificio implacable de sus víctimas indefensas.

En las ciencias. como el Derecho penal.. y cuando todo es malo nada . bien s'e divida el estudio del Derecho penal en las Universidades españolas. Este. y á otros libros. pues. compare los estudios ya concluidos con los que se van á comenzar. procurando hacer ver á los jóvenes en completa armonia la ciencia con la Ley. Conviene que el Libro primero del Código penal se estudie mucho. después de conocidas las bases científicas que sirven de fundamento al Código. que en éstas hay un' método viciosísimo en la enseñanza. que el profesor hala explicaciones sobre cada una de las disposiciones del mismo. Véase como se han formado todos los hombres célebres en las ciencias ó las letras. al hacer éstas. y que. Dos son las partes prineipalísimas en que es . que se suelen poner de texto. puesto que se hicieron grandes al salir de las aulas. y se conocerá. que no están adaptados á lo comprensión de las inteligencias nuevas. con mucha ventaa á los Comentarios de Laerna. vale más un buen libro que un buen profesor.ADVERTEMIA. La segunda comprende el Libro primero del Código penal español. No hay nada más pernicioso para enseñar á los jóvenes que esos declamatorios discursos. llenos de filosofía abstrusa y erudición profunda. puede ofrecerse tan conducente para agostar en . y para cuyo estudio opinamos que podrán servir estos ulemtentos. La primera comprende los principios elementales de la ciencia. es el estudio que los jóvenes deben hacer en segundo lugar.

y acaso de aquí habrá de llegar algun dia (si el cielo quiere que llegue) la salvación de esta infortunada patria. Despues de esto la misión del profesor está concluida: cuando el alumno llegó hasta aquí. obligarlo á estudiar: el tercero. .. dirigir sus conocimientos hácia el bien.107 — flor las mejores aspiraciones de los más aprovechados alumnos. hacerle comprender lo que estudia: y el cuarto. ya se colocó en situación de poder ser el profesor de si mismo. es alentar al alumno: el segundo. La educación de la juventud es la obra más interesante para lo porvenir de las repúblicas. El primer deber del profes'or.

. 1_4113Ft0 11..—Del deber de castigar y sus teorias. 44 . . Páginas.. Lección I. 1.. VIII. . de castigar. .—De los delitos contra la ho. . . De las penas. Lección I. Lección II. . . Lección V. .INDICE DE LAS MATERIAS CONTENIDAS EN ESTE LIBRO. 1 4 7 11 16 18 24 30 32. Lección VIII. .—De los deli tos. . . . .—De los delitos contra el ho.—De los delitos contra las perLección VII. sonas. . .—Diferentes géneros de delitos. . . • . Lección III. . nestidad. Dedicatoria. .. . .—De los delitos de falsedad. . . . • . . nor.—Idea general del delito.—De los delitos contra el órden Social. . . V. Lección H. . De los delitos contra la propiedad.—Del verdadero orígen del deber .—De los delitos contra la reli. Lección VI. gión.41t3R0 1. • • • . .. . . . . • . Lección IV. Prólogo. . Lección IX.

—Idea filosófica general de la . .. atenuantes. . a pena.—De las circunstancias eximentes. -2 ' los derechos civiles. Lección X. . . . 79. derechos políticos. . . .—Del enjuiciamiento. . Lección IV. . Lección XL—De las penas pecuniarias. criminal.—De la `pena de muerte. . Lección VIL—De las penas de privación de libertad. 94 97 106 Lección I.—De los autores. „ Lección XII.—De las notas y de los fines de . Lección III. Lección JIL—De las circunstancias.—De las penas de privación de los . Lección IX. .. Lainno rv. .—De las diferentes clases de penas. 64 68 72 74 76. Lección V.. .—De la responsabilidad civil de • • los delincuentes. . . . cómplices y encubridores. . pena. Lección V.. . Lección VI.„ Libro iii. • Lección VIII. Lección IV.—De las circunstancias agravantes.-De la administración de la justicia criminal. .—De las penas accesorias.—De las penas de privación de . . .—Del delincuente. . y de las 'ca gas "penales.. Advertencia. . Lección I.. . Lección II. . 89 91 I. Lección II.—De la organización de los Tribunales de justicia.—De las penas infamantes. . l 50 52 57 59 .— 109 Páginas.

.

.putisIAMA DE LAS MATERIAS COMPRENDIDAS EN ESTOS ELEVE TOS DE DERECHO P 11 AL.

—Primer carácter del delito. Importancia social de una religión.—Primera división: explicación de la misma. . Divisiones de éstos.LIBRO I.—Dificultades de una buena división.—El delito y el pecado: su diferencia.— Exámen crítico de esta subdivisión.—Compara. LECCIÓN III. De los delitos contra la religión.—Diferencia entre la delincuencia y el delito.— Declaración del delito: declaración del delincuente. Definición del delito.—Cómo debe de :hacerse el estudio de estos dos fenómenos penbles.—Subdivisión de los delitos privados. Diferentes gónoros de delitos. Idea general del delito.—Primera división filosófica del delito.—Naturaleza del delito punible.— Medida de la gravedad del delito: medida de la gravedad del delincuente.: oficial. LECCIÓN I. LECCIÓN II. DE LOS DELITOS.—División general de todos los delitos.

illes.en social.—Rigor con que.—Vicio en el castigo de los delitos políticos: conveniente tolerancia en los hechos.—Su división.—Consecuencias sociales del abandono religioso de nuestros dias. — Rikor con que deben castigarse estos delitos:— De los cielitos contra las personas. Definición del delito de falsedad—Medi)s porque pueden ser perpetrados estos delitos.Qué consideración merecen que •delinquen contra la religión oficial?—Atribuciónes de los poderes civiles y de las autoridades eclesiásticas en este punto.—Naturaleza del ataque contra la religión oficial. pu nto. se han castigado estas infracciones.—Delitos políticos y comunes.—Ctrindo se camote la falsedad por uso.—Su gravedad. De los delitos de falsedad.-113-ción entre los tiempos antiguos y los modernos.—¿Es legítima la pena de muerte para castigar por la g delitos religiosos?—.: LECCIÓN IV. Su carácter.—Consideración sobre lo mismo.—Gravedad de los delitos de fals-edad.—Sentir de algunos moralistas sobre está'. con relación á este punto. De los delitos contra el órd. LECCIÓN VI.—Gravedad de los' delitos políticos. Cuáles son estos.—Naturaleza de los mis- . LECCIÓN V.—La pena de muerte para los delitos políticos.

y LECCIÓN VIII. .—Medio más conveniente para estinguiri° en esta época.—Severidad del castigo de estos delitos.—Imperfección de miestns leyes sobre el particular.. derecho de propiedad.—Norma para apreciar el valor penal de estas infracciones.—Un ejemplo.—Derecho que lastiman estos delitos.: leyes con respecto al desafiado.—Cuál sea la pena más significada para costigar estos hechos.-Preocupaciones en este punto.—Adulterio con violación.—Circunstancias que modifican la gravedad de estos delitos. mnerte.-. De los cielitos contra el honor. Importancia social del.—¿Es justo este castigo para los delitos contra Jai propiedad? 1.—Como se mide la gravedad de los delitos. LECCIÓN VII.114 El duelo: su orígen.—Gravedad de los delitos que las corrompen. Las buenas costumbres.—Diversidad de apreciaciones al tratarse del castigo de estos delitos.—La pena de . contra la propiedad. De los cielitos centra la honestidad.—¿Seria hoy conveniente castigar con la infamia los delitos contra el honor? LECCIÓN IX.—Parangon entre este el asesinato.—E1 dominio y la posesión.—Proceder que Itelwn seguir hl. De los delitos contra la propiedad. Naturaleza de estos delitos.—Suavidad en el castigo de los mismos.

Esencia. LECCIÓN III.—Confusión de los autores en la exposición de estas objeciones.—Cuarta objeción. de si la pena es ó no un mal. Origen y legitimidad de la facultad de castigar. de la péíia.115 - LIBRO II.=Cuestión . del deber de castigar.—Teoría de la utilidad.—Segunda obj eción. LECCIÓN II. Del deber de .—Teoria de la convención. del hombre.—La tal considerada como derecho.—Principio fundamental de este sistema..—Teorías para resolverla..—Solución del problema.—En qué consiste el mal Idea filosófica general • de( la pena. LECCIÓN I.—Quinta objeción. DE LAS yENAS.castigar y sus teorias. —Pruebas de la verdad de esta solución. Estado natural.—Tercera objeción.—Su error.—Dos géneros de leyes que le sujetan en este estado.—Primera objeción á esta doctrina .—Planteamiento de' la cuestión. »el verdadero origen.—Su exámen crítico.—Montesquieu en este punto. y su doble carácter.

Hechos preliminares la resolución dé este problema.--Cuanta. —Cantidad y calidad de la pena.---Su explicación: .--Beccaria. . fl .—Qué haya que considerar primeramente en el estudio de la pena.-Análoga.-L=Explicación de cada una: personal.--Primer argumento contra la pena de muerte.u/stez no olvidar en si ejecución material. LECCIÓN V.-Clasificación de.—Cómo debe emplearse la pena capital.—Su explicación: la expiación.—Cuantos y cuales sean los fines próximos de la pena. LECCIÓN IV.s y.—Necesaria COnVeniente. —Experiencia moderna sobre la pena capital. Dulas notas y de -dé la pena.—Razón fundamental de -la justicia de la pena de muerte. De-la pena de muerte.110 de la pena. —Juicio de la escuela abolicionista.corte-2a.---Su argumento principal. las penas.—La combinación de las penas es ventajosa.—Esta nota considerada como fin de la pena.—Reformadora.La ejemplaridad..—Principios qua es me- :.—ReparabiIidad. LECCIÓN VI. De laA diferente ..clases•de penas.--Exámen crítico del mismo —Argumento de Chateaubriand contra la pena capital.—Divisibilidad. Modo de clasificar los diferentes grupos de penas.—Exámen crítico de esta cuestión. — Segunda objeción. fines' Cuantas y _cuales sean las notas necesarias de la pena.—Mutaciones prácticas de esta teoría.cuales sean las notas no esenciales de la pena. :—Exámen crítico del mismo.

—Preocupacione g sobre este punto.—Excelencias. LECCIÓN VIII.de eF_:. las penas infamantes. Preliminares sobre esto: nuestro Código penal.—. las penas de privación e libertad y de las casas penales. Preliminares.—La confiscación de bieneá.LECCIÓN VII. LECCIÓN IX.—Primera objeción contra la pena de infamia.--Cueles . meras bases de esta.segundo.-Pri.— Su realización.—Divisibilidad. LECCIÓN X.' De las penas de privación de los.—Explicación del primero.—Segunda objeción. De las penas de privación de los derechos civiles.—Surealización. Carácter dé nuestra época lo que sé réfieise 'á la política.• .ta clase de penas.—Naturaleza verdadera de la pena de infamia. roe . derechos polítibos.—Idem dd. .— Aprecio del derecho del honor. Utilidad práctica de estas penas.—Naturaleza de estas penas. en este punto.—Dos elementos que han menester ponerse en práctica para conseguir una buena organización en las casas penales. de una buena organización.—Estudio. De Reforma del criminal.—Los presidios en España.

—Cual nota concurre en ellos de -‘ una manera preferente. DEL DELINCUENTE. LIBRO III. El delincuente.— Para qué clase de crímenes están más significados estos castigos. De las penas pecuniarias.—Idem del castigo que priva de ellas. División á este propósito de las penas. Importancia de las riquezas.—Dos aspectos bajo los qué deben considerarse estos castigos.--Maneras de delinquir y clases de delincuentes. LECCIÓN I.—La reparabilidad de estas penas en la práctica. Pena cíe costas.—Cuestión relativa á los pagos de costas.Que sea el complice. De las penas accesorias. Dedos autores. cómplices y encubridores.—Las penas principales como accesorias.—Las legislaciones antiguas sobre este punto: el Forum ud icion . LECCIÓN XII..118 sean las penas significadas para reprimir los delitos políticos. .—Que sea el autor. —Más aberraciones de la política_ LECCIÓN XI.

—La finte. .—Princip: entre todas las circunstancias atenuantes.—Man' ra como las tales concurren. Dos aspectos bajo los cuales se manifiesta el ataque que causa el delito.. . --Tendencia moderw LECCIÓN IV.—Dos aspectos bajo los cuales deber considerarse los daños y perjuicios.—Excepción de la mi ma. .—Tendencia mod:rna.119 LECCIÓN II.—Su importancia.Sistema de los Códigos justos á este resrecto. -Segundo: su explicación. .Qué sea lo que caracteriza al deli cuenh'. Do la responsabilidad civil de los delincuentes.—Primer su explicación. Do las circunstancias agravantel Circunstancias agravantes.unto:--Exactitud que se ha menester á este propósitu para satisfacer las necesidades de la ciencia.—Primera régla‘general.Sus ventajas. 1)e las circunstancias eximentes Preliminares.—Esta do de la ciencia en este punto. —Cuarto: su explicación.—Qué sean estas. LECCIÓN V. pretación judicial en este punto.—Nuestras leyes modernas so ]ere este p.Casos comprendidos en la excepción. LECCIÓN De las circunstancias atenuantes Circunstancias atenuantes.--Consideraciór científica de las costas.—Tercero: E explicación.

Juicio de Escriche relativo al Jurado inglés. De la orb ganización de los Irributnales de justicia. DE LA ADMINISTRACIÓN DE LA JUSTICIA CRIMINAL.—Su explicación. . Del enjuiciamiento criminal.—¿Cuál es el procedimiento más aceptable?—Principal ventaja del procedimiento oral.120 - LIBRO IV.— Su ilustración: explicaciones sobre este punto.—.Notas que deben concurrir en los buenos jueces.—Su probidad: explicaciones sobre este punto.—Importancia de esta cuestión. El Jurado como garantia de la libertad del pueblo.. Preliminares. —¿Es aceptable la organización de los Tribunales (le justicia y del enjuiciamiento tal como lo tenemos hoy en España? —¿Cuál es el criterio que debe prevalecer en su reforma para que sea justa?—¿Podrá hacerse una reforma parcial en este punto que llene las aspiraciones de la ciencia?—¿Cual es uno de los principales efectos llamado á producir un sistema aceptable de enjuiciamiento criminal?—¿Cuál es la suerte probable del procedimiento oral en nuestra Nación?—¿Por qué no producirá en ella los excelentes resultados que en Inglaterra produce? . El enjuiciamiento criminal. —Juicio del Jurado.— Exámen crítico del procedimiento en una sola in-tancia. LECCIÓN I.—¿Son convenientes los Tribunales colegiados? LECCIÓN II.

72. Jat. y dos cincuenta en los demás puntos. titulada: Eirsayosi sobi . en las principales librerías.11~~211~ Gilamew Esta obra. por el mismo r. número Tambien se llalla á la venta en los mismos puntos el folleto titulado: Dog yilab)'as sobre la pula de muerte.(3rnetrezo. se hallará de venta al precio de dos pesetas en Madrid y la Coruña.utor. Victoriano Suarez. Los pedidos de alguna consideración pueden dirigirse. y en la Cortifía directamente al autor. á la librería de D. calle de Panaderas. Se halla en prensa otra obra del mismo.~1~~ . en Madrid.11. y 32. wawamotia~r~~~.tion~~.e el esb de l(t ciencia peizal. destinada al uso de las Universidades españolas. 4111111" 1 1~1111~1~n1~1. Su precio real y medio en Madrid y dos en provincias.

es . Consulte disponibilidad en nuestro catálogo Fama . Debido a la suciedad y mal estado de muchas tipografías antiguas. Puede solicitar en préstamo una versión en CD-ROM de esta obra. tiene que dejar bien claro los términos de la licencia de esta obra. Nota de copyright : Usted es libre de copiar. Universidad de Sevilla. Debe reconocer y citar al autor original. Al reutilizar o distribuir la obra. Téngalo en cuenta a la hora de realizar búsquedas y copiar párrafos de texto. el texto incrustado bajo la capa de imagen puede contener errores.Notas sobre la edición digital Esta edición digital es una reproducción fotográfica facsimilar del original perteneciente al fondo bibliográfico de la Biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla. Servicio de Información Bibliográfica. Este título contiene un ocr automático bajo la imagen facsimil. 3. jabyn@us. Biblioteca de la Facultad de Derecho. Puede consultar más obras históricas digitalizadas en nuestra Biblioteca Digital Jurídica. 2. distribuir y comunicar públicamente la obra bajo las siguientes condiciones : 1. No puede utilizar esta obra para fines comerciales.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->