1

Reseña El español y los siete pecados capitales. Fernando Díaz-Plaja. 1966, p. 23-127. Lilian Paola Torrente Paternina. Abril 15 de 2013

Fernando Díaz-Plaja utiliza los siete pecados capitales para describir de forma jocosa la idiosincrasia del español. La soberbia, según el autor, es la culpable de la mayoría de sus características de su personalidad; en un recorrido por la nobleza, la religión, el individualismo, lo intelectual, la honra, el amor y el patriotismo, el autor va develando los comportamientos y los pensamientos de los españoles que se asocian al orgullo, pecado supremo de los españoles. También hace notar cómo la literatura española relata y hasta justifica estas conductas y con el uso de refranes y situaciones anecdóticas, se va describiendo el actuar del español en su círculo íntimo y social. Nobleza. La escala social es un tema importante para los españoles, ya que les proporciona a un alguien inferior con quien pueden sentirse superiores; la mendicidad permite al español regodearse de su posición social actual, ya que siendo el mendigo el último en la escala puede estar por encima y además le permite ganarse el cielo al proporcionar la limosna. La forma de vestir (traje y corbata), proporciona también un estatus superior de apariencia, sin importar que la persona no tenga cómo comer tendrá que vestirse muy bien. El honor prima ante todo, y el ser cuestionado o corregido es una ofensa mayúscula al español: que le soliciten sus documentos o poner en evidencia algún yerro lo ofusca y reclama reparación. Religión. Los españoles tienen una relación de igual a igual con Dios, y a pesar de ser una nación que defendió a muerte la religión católica, para la época que se escribió el libro se indica que sólo la mitad de la población profesa ser católica; pero prefieren tener a la vista y a la mano los dispositivos religiosos para sentirse salvos y ayudados por la fuerza metafísica (una confesión de última hora, las frases “Dios le oiga” y similares, la encomendación al santo, etc.), resumida en esta frase: "Los españoles, he pensado muchas veces al notar el porcentaje que asiste al culto, son más capaces de morir defendiendo la puerta de una iglesia que de entrar en ella”. En la literatura española, las tramas amorosas de las novelas se situaban cerca a las iglesias, ya que era el único sitio donde los amantes podían verse y encontrarse: las iglesias eran más “casas de conversación” que un sitio para acoger los ritos religiosos; se puede decir que “el español defiende la religión católica porque es la suya y siendo la suya, tiene que ser perfecta”. Individualismo. La reluctancia del español a pertenecer a un grupo, especialmente al gran colectivo del estado, resulta impositivo y molesto ya que lo considera como un regulador y por tanto, entrometido agente en sus vidas cotidianas. La frase “se acata pero no se cumple”, común en la América descubierta por España, refleja ese sentimiento de desconocer el cumplimiento de las leyes, ya que el español considera que está por encima del Estado, y por ende, todo lo que implique el mismo. El autor considera que incluso los movimientos anarquistas surgidos en España provienen de esta soberbia del español, establecido en el hecho de que se les permitiría “hacer lo que cada uno quiera”. Lo intelectual. Los españoles se caracterizan por ser buenos oradores, sin embargo, a la hora de argumentar sus afirmaciones o del contra-argumento, se quedan cortos en los

intercalados. al cambio. El español no es dado a las expresiones de afecto.2 razonamientos. El temor al ridículo. y las reprocha cuando suceden estas en público. quien necesita un vigilante para que cumpla la norma. La honra también se define en el estrato. el sentimiento nacional aflora. La falta de un sentimiento de alteridad y de pertenecer a un colectivo influye ostensiblemente en la forma cómo los ciudadanos perciben las normas y se acogen a ellas. Además. Como el niño. ya que no hay ningún paso a la acción. a la burla y “el qué dirán” se encuentran muy arraigados en los españoles: lo grave. como el niño que siempre quiere hacer lo que le dé la gana… y como el niño le encanta llamar la atención y „que le hagan caso‟. Amor. pero las observaciones y críticas solo se quedan en eso. Preguntas 1. ¿Cómo puede ser posible el cumplimiento de normas si el proyecto de nación es inexistente debido al individualismo de la sociedad? . Patriotismo. lo risible. ya que la siguiente generación debe estar en un escaño superior en la sociedad haciendo u ocupando alguna profesión que sea considerada de prestigio. reflejado en el desinterés hacia las lenguas y culturas extranjeras limita la visión del mundo del español. un exceso de egoísmo o más bien de egocentrismo. no lo son per se sino que los otros piensen que es así. Como remata el autor: “el español es muy niño… egoísta… vanidoso. por lo que los diálogos son monólogos La honra. Los españoles se ponen a la defensiva cuando hablan negativamente de algún aspecto del país. lo malo. ¿Cuáles de estos comportamientos se ven reflejados en la Latinoamérica actual? 2. Se puede detectar una ausencia de alteridad en el español. la indiferencia frente a lo foráneo. ya que ellos son los únicos que tienen derecho a criticarlo pero si alguien foráneo lo hace. Es impaciente y un mal escucha.