You are on page 1of 4

ADICCION A LAS REDES SOCIALES

:
Autor: José G. Sentandreu Fuente:www.el-adolescente.com El uso de internet y las redes sociales "no es malo", pero su abuso "altera e interfiere" en muchas actividades, según el primer protocolo de tratamiento de la adicción a estas tecnologías, un problema que afecta especialmente a los adolescentes y que puede llegar a ser una patología. Dos profesores e investigadores de la Facultad de Psicología Básica de la Universitat de València, Clara Marco y Mariano Chóliz, han publicado el protocolo "Adicción a internet y redes sociales". Mariano Chóliz ha asegurado que estas tecnologías son "una buena herramienta", pero su abuso "altera e interfiere" en muchas actividades "que se dejan de hacer". "Hay personas que pueden llegar a estar diez horas jugando en internet", ha señalado el experto, quien ha afirmado que esta adicción "puede producir alteraciones en los ritmos de sueño y la alimentación, provocar la pérdida de un trabajo por su abuso o problemas familiares y académicos", ha indicado. En el libro, el primero de estas características que se publica en España según Chóliz, los investigadores han adecuado protocolos de tratamiento aplicados a otras adicciones como el juego, alcohol o drogas para adaptarlas a personas que buscan tratamiento para abandonar su problema con internet. No es tan grave, pero existe Según el psicólogo, la adicción a internet y las redes sociales "no tiene la misma gravedad" que otras adicciones, pero puede llegar a ser una patología "cuando una persona no es capaz de dejarlo, porque necesita más, o cuando interrumpir esta actividad le genera molestias y ansiedad". "Es como tener un síndrome de abstinencia", ha señalado el profesor de Psicología Básica de la Universitat de València, quien ha agregado que el afectado "no es capaz de parar aunque quiera y deja de hacer cosas que antes le gustaban". Mariano Chóliz ha señalado que los adolescentes son los que tienen mayor riesgo de caer en esta adicción, "ya que son más vulnerables, usan más las tecnologías, a las que sacan todas las funciones, y para ellos es fascinante porque pueden utilizarlas para las relaciones personales". "Conforme se van desarrollando las tecnologías y aparecen nuevas funciones que son usadas por los adolescentes de manera universal, hay un pequeño

Chóliz ha señalado que una primera fase pasa por la disminución de la necesidad o deseo de utilizar internet y enseñar un uso controlado de la red. De ese porcentaje. siete de cada 10 afirman acceder a la red por un tiempo diario de.porcentaje que puede tener problemas de abuso y dependencia". quien ha agregado que con unas pautas dadas por el terapeuta podrían suponer un gran apoyo para la recuperación de esa adicción. pero sólo una minoría (en torno al 3% o al 6%) hace un uso abusivo de Internet. al menos. Para ello. sino que lo haga de forma controlada". por tanto. ya que las técnicas de control externos deben ejercerse principalmente en el ámbito doméstico. ENRIQUE ECHEBURÚA. 2004. una realidad obvia el alto grado de uso de las nuevas tecnologías entre los adolescentes y jóvenes (Johansson y Götestam. Es. Navarro y Ortega. es "fundamental" el papel de la familia. ha señalado el psicólogo. según Chóliz. ha señalado el experto. 1. el 98% de los jóvenes españoles de 11 a 20 años es usuario de Internet. MuñozRivas. . algo que puede lograrse después de varias semanas. quien ha agregado que el control "se debe imponer al principio. "Los padres no entienden qué le está ocurriendo a su hijo o hija". Los jóvenes y las nuevas tecnologías Según el estudio realizado por la Fundación Pfizer (2009). Mariano Chóliz ha agregado que también es importante que el afectado desarrolle otro tipo de actividades y estrategias "para que tenga la mente y las manos en otra cosas y evitar recaídas". 2003). para que después adquiera un uso racional". PAZ DE CORRAL. ADICCION A LAS NUEVAS TECNOLOGIAS Y A LAS REDES SOCIALES EN JOVENES: UN NUEVO RETO. ha dicho Chóliz.5 horas. Disminuir el deseo Respecto al tratamiento que pueden tener estas adicciones. "No se pretende que la persona no consuma ni que esté en una urna de cristal. quien ha precisado que es difícil dar una cifra de afectados porque aún se están desarrollando elementos de diagnóstico.