You are on page 1of 14

ISSN: 1577-0788 NÚMERO

NOV/2010

35

Recibido: 1/10/2010 - Aceptado: 25/10/2010

Atención temprana a los bebés prematuros de alto riesgo. “Proyecto Amanda”
Early care for high risk babies: “The Amanda Project”
Josefina Sánchez Rodríguez Miguel Llorca Llinares
DATOS DE LOS AUTORES Josefina Sánchez Rodríguez: Profesora Titular del Departamento de Didáctica e Investigación Educativa. Facultad de Educación. Universidad de La Laguna. Dirección de contacto: jsrodri@ull.es Miguel LLorca LLinares: Profesor Titular del Departamento de Didáctica e Investigación Educativa. Facultad de Educación. Universidad de La Laguna. Dirección de contacto:mllorcallinares@yahoo.es RESUMEN Este artículo es una síntesis del Proyecto de Investigación “El bebé prematuro: identificación y respuesta a sus necesidades desde un enfoque interdisciplinario (Proyecto Amanda), desarrollado desde el año 2005 al 2009. Su finalidad era la atención interdisciplinar a los bebés prematuros de alto riesgo y el apoyo a sus familias. Queremos compartir nuestro modelo de intervención con estos sujetos desde que se encontraban en las incubadoras, con una semana de vida, hasta los dos años. En este trabajo se comentan también los principales resultados que hemos encontrado al comparar el grupo experimental con el grupo control. PALABRAS CLAVE Bebés prematuros, psicomotricidad, atención temprana. ABSTRACT This article is a summary of the research project “The premature baby: identifying and responding to their needs from an interdisciplinary approach (Amanda Project), developed from 2005 to 2009. Its aim was the interdisciplinary care of premature infants at high risk and support their families. We share our model of intervention with these subjects since they were in incubators, with a week of life, up to two years. This paper also discusses the main results we have found comparing the experimental group with the control group. KEY WORDS Premature babies, psychomotricity, early care.

5

El equipo médico apostaba por la importancia de incluir la Atención Temprana en el ámbito hospitalario. familiarizándonos con los cuidados y peculiaridades del bebé prematuro de alto riesgoaquellos que pesaban menos de 1. Estudios recientes demuestran que entre los 8 y 15 años de edad. Con respecto al desarrollo cognitivo. El nombre de Amanda se planteó por el nacimiento de una bebé de 24 semanas y 600 gramos. los niños de muy bajo peso alcanzan en las pruebas de inteligencia unas puntuaciones significativamente más bajas que la de los niños nacidos con un peso normal (Hack. (O Brian. La elección de esta muestra respondía a la literatura médica sobre el porcentaje alto de bebés que sufrían daño neurológico presentando parálisis cerebral infantil o dificultades sensoriales. cuando se analiza la vía auditiva a través de potenciales evocados auditivos de tronco cerebral a la edad postconcepcional de término (Jiang . lenguaje expresivo y razonamiento matemático. Estas alteraciones son especialmente llamativas en las áreas de coordinación viso-motora.. 1995).ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 1. hija de una compañera de nuestro equipo de trabajo. y en los últimos años se han descrito alteraciones del aprendizaje incluso con cocientes de inteligencias normales. Para el personal educativo. que gracias al apoyo médico y psicopedagógico hoy disfruta de una vida normalizada mostrándose una niña competente y autónoma. Nos pusimos en contacto con el equipo de pediatras del Hospital Universitario de Canarias que investigaba sobre el seguimiento neurológico de los bebés prematuros y el protocolo de atención a estos niños con la finalidad de plantear un proyecto de investigación que incluyera la atención temprana dentro de este protocolo de seguimiento así como el apoyo familiar.500 g de peso o que habían nacido antes de la 32 semana de gestación. en la población de supervivientes prematuros se aprecia un significativo deterioro de la función cognitiva con necesidades de apoyo escolar extra.EL PROYECTO AMANDA El proyecto de investigación Amanda se ha desarrollado desde el año 2005 al 2009. habilidades motoras finas. Su finalidad era la atención interdisciplinar a los bebés prematuros de alto riesgo y el apoyo a sus familias. Iniciamos este trabajo acercándonos al ámbito hospitalario. acercarse al bebé prematuro supone comprender cómo todas estas dificultades van a influir en la expresividad psicomotriz del niño y de qué forma podemos mediar para compensar dichas dificultades. 2001). Acometer un trabajo desde este ámbito requiere centrarnos en entender las 6 . lo que hace que el seguimiento y apoyo que han de recibir estos niños se prolongue hasta bien entrada la edad escolar. Aproximadamente uno de cada cuatro recién nacidos prematuros con muy bajo peso al nacimiento presentan déficit auditivo. 2004) Todo esto justifica la puesta en marcha de programas de seguimiento específicos que se centren no sólo en los aspectos médicos sino que también presten apoyo a la familia y al bebé facilitando el acceso a los centros de atención temprana y mantengan la orientación del niño desde un punto de vista global e integrador. para detectar y orientar las ayudas precisas para el aprendizaje y evitar el fracaso escolar temprano. bien sea central o peri- férico.

intentando que nuestro trabajo sirva para modificar o enriquecer las experiencias de la unidad familiar. Las variables seleccionadas para este estudio fueron el tono muscular. la teoría sociohistórica de Vigotsky (1962. Longitud y Perímetro craneal). Situarnos desde esta perspectiva supone abordar un modelo psicopedagógico de intervención basado en las teorías del desarrollo cognitivo de Piaget (1969. . Los objetivos de este trabajo fueron los siguientes: . centrada en los procesos más que en los resultados o la ejecución cognitiva. o cuando clínicamente 7 . la somatometría (Peso. y teniendo en cuenta la muerte experimental de los sujetos. por 15 niños en cada grupo con características similares en cuanto al peso y la edad gestacional.Plantear un modelo de Atención Temprana que se ajuste a la especificidad del lactante prematuro. aquellas familias que vivían alejadas de la zona donde se encontraba nuestra facultad o aquellos niños que procedían de otras islas conformaron el grupo control.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 dificultades y posibilidades en el desarrollo del bebé prematuro y qué actitudes y relaciones presentan el niño y su familia.Sistematizar un protocolo de seguimiento con los niños prematuros en las diferentes áreas de desarrollo. . el control postural.Realizar una propuesta de trabajo interdisciplinar. la sociabilidad. 1985). Las exploraciones se efectuarán el primer día de vida. en el momento del alta hospitalaria y a las 40-42 semanas de edad concepcional en los RN pretérminos. El seguimiento interdisciplinar de la población se llevó a cabo de la siguiente manera: . Mientras recogimos la muestra de la investigación sólo un sujeto del grupo control presentaba lesión cerebral significativa. . la coordinación óculo-motriz. proponiendo un marco de trabajo interdisciplinar. la autonomía. a la semana y posteriormente cada dos semanas. a los tres días. 7.5 y 10 MHz (ALOKA SSD-630). los reflejos primarios. . Esta investigación se llevó a cabo siguiendo una metodología experimental. el lenguaje comprensivo y el lenguaje expresivo.Confirmar la importancia de la atención temprana en la prevención de dificultades en el desarrollo y el aprendizaje. . El criterio para adjudicar a los niños en uno u otro grupo era su lugar de residencia. teniendo como muestra un grupo experimental y uno control formado cada uno al finalizar este trabajo. llevando implícito el apoyo a la familia.Exploración neurológica: La valoración del neurodesarrollo se realizará en el momento en que se inicien las sesiones.Llevar a cabo un estudio pormenorizado de los factores que influyen en el desarrollo del bebé prematuro. al no tener ningún par similar en el grupo experimental este sujeto fue retirado del estudio para no sesgar los resultados. 1973) que plantea la importancia de las relaciones con otras personas más preparadas en el desarrollo del individuo. y el paradigma ecológico de Bronfrenbrenner (1979) que se ha desarrollado a partir de las teorías sistémicas.Evaluación neuronosográfica: A todos se les practicará una ecografía a través de la fontanela anterior por medio de un ecógrafo sectorial portátil con cabeza rotatoria acoplable de 5. la utilización del objeto.

.Escala de desarrollo de Brunet-Lezine para el desarrollo psicomotor de la primera infancia. se nos presenta la dificultad de poder establecer conclusiones sobre la relación concreta con las dificultades de aprendizaje que aparecen en el período escolar. Lo ideal sería hacer un seguimiento de los niños del grupo experimental y control hasta la edad de seis años. sociabilidad y control corporal. sobre todo en el ámbito de la medicina. -Sueño indeterminado excesivo a la edad postconcepcional de término. Seleccionamos esta prueba por ser un instrumento frecuen- temente utilizado en los estudios interdisciplinares. El trazado EEG de fondo fue analizado teniéndose en cuenta las siguiente variables: -Máxima duración del intervalo de inactividad/hipoactividad intersalva: Todo periodo de actividad < 30 mcV en todos los canales excesivamente prolongado para edad concepcional. al cumplir los dos años. consideradas de mal pronóstico: -Ondas agudas pasajeras excesivas y persistentemente prolongadas en la vida postnatal -Presencia de descargas epileptiformes críticas . cuando aparece el pensamiento operatorio comprobando si aparecen o no dificultades de aprendizaje en ambos grupos 8 . debido a la limitación de tres años para el desarrollo del proyecto de investigación.Registros EEGs. Generalmente. Para ello tuvimos como referencia la Escala Home de Caldwell y Brad/ ley para medir la calidad del ambiente del hogar. Le serán practicados a todos los prematuros incluidos en el presente estudio simultáneamente a la exploración neurosonográfica. Además de estas pruebas estandarizadas. Este estudio tuvo una serie de limitaciones puesto que de los posibles beneficios de la aplicación del programa de atención temprana en las diferentes áreas. -Persistencia de ritmos theta temporales del prematuro más allá de las 34 semanas de EC Como anomalías EEGs sobreañadidas al trazado de fondo.Escala Brazelton de evaluación del comportamiento neonatal. y en función de los resultados poder ampliarlo hasta cumplir los ocho años. Esta guía nos permitió llevar un seguimiento más cualitativo de nuestra intervención y la evolución de los niños a lo largo de los dos primeros años. Para el seguimiento del clima familiar y la detección de necesidades en las que centrar la intervención diseñamos un cuestionario sobre el ambiente familiar y el grado de estrés y las expectativas desarrolladas por las familias sobre el desarrollo del niño y sus competencias para la crianza.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 esté indicado hasta el momento del alta hospitalaria o hasta la edad concepcional de término. elaboramos una guía de observación de los parámetros psicomotrices que definían nuestro modelo de atención temprana: relación con los objetos. Esta prueba se pasó a todos los niños del estudio al cumplir los cuatro meses de Edad Corregida y a la finalización del proyecto.Evaluación desarrollo psicoevolutivo: Para tener diferentes datos que nos permitieran comparar el desarrollo alcanzado por el grupo control y el grupo experimental utilizamos las siguientes pruebas: . . cuando el bebé cumplía cuarenta semanas de edad gestacional. los niños se encontraban todavía hospitalizados por lo que esta evaluación se realizó siempre en el contexto hospitalario.

2003. donde el niño es atendido por el equipo sanitario y los psicomotricistas en sesiones de atención temprana de 20 minutos de duración y con una frecuencia de tres veces por semana.Un primer periodo coincidente con la hospitalización del bebé en la UCIN. 2008. Llorca Llinares. intentando unificar la información sobre las diferentes áreas de conocimiento: psicología cognitiva. combinando reuniones de grupos de familias con sesiones individuales . La disponibilidad de tiempo por parte del equipo de investigación supuso que la muestra se limitara a 15 niños y niñas en cada grupo. para ser tratadas no de forma aislada sino de una manera global.. . Sánchez y Llorca. . Otra limitación de esta investigación fue debida a la dedicación que requirió la intervención con el grupo experimental. Las reuniones con las familias se realizaron con una periodicidad quincenal en los primeros tres meses del desarrollo del niño. Dicha intervención se realizará en el Hospital Universitario de Canarias.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 de estudio. dividida la intervención en tres periodos: . en la sala de psicomotricidad de la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna. no necesariamente nacidos de forma prematura. El seguimiento clínico se realizó en las consultas externas del servicio de neonatología del Hospital Universitario de Canarias siguiendo el protocolo elaborado por dicho servicio como parte del seguimiento de recién nacidos de muy bajo peso.Un segundo periodo comprendido entre el alta hospitalaria y el primer año de edad corregida. 1991. Debido a la idiosincracia de cada familia y bebé. Hemos querido situarnos lejos de los modelos clínicos y reeducativos. Lapierre 1977. Tratar de hacer esto no ha sido una tarea fácil. Llorca y Sánchez. Lapierre y Aucouturier. 2002. todavía preponderantes en los modelos de atención temprana de los niños y niñas con necesidades educativas especiales. 2002. donde además de una sesión individual cada niño se incorporará a una sesión de trabajo grupal con otros niños. la periodicidad de estas sesiones se modificó en función de las necesidades de cada caso.1980.Un tercer periodo.EL MODELO DE ATENCIÓN TEMPRANA Debido a la experiencia investigadora del personal educativo de este proyecto. donde las diferentes habilidades e hitos del desarrollo puedan cobrar sentido para el niño y puedan ser interiorizadas de forma armónica en su desarrollo. pedagogía. 2. Estas sesiones serán de una hora aproximadamente. para continuar con reunio- nes bimensuales hasta el primer año y trimestrales en los siguientes años. neurología. dos sesiones a la semana durante dos años. asistiendo el niño a dos sesiones individuales semanales de 45 minutos de duración. desde el final del primer año hasta los dos de edad corregida. sino 9 . la atención temprana se llevó a cabo desde un modelo de intervención basado en la psicomotricidad relacional propuesta por A. Este trabajo se desarrolló durante los dos primeros años de vida del niño prematuro.

sentimiento-“ que se desprende. Creemos que Boscaini. pero también. nuestra intervención se situaba en el inicio de las relaciones primarias para prevenir posibles dificultades posteriores. la expresión de mensajes sobre competencias. como dominio del bebé o del adulto. el equilibrio y el desarrollo postural suponen una comprensión de la flui- dez del movimiento. consigo mismo. así como varios años de trabajo para poder entender cómo crear un marco que permita la vivencia del placer de la relación. podemos analizar la capacidad de autocontrol y de autoconocimiento instrumental y cognitivo. El psicomotricista se sitúa disponible y a la escucha del niño para acompañarlo desde una relación respetuosa con sus necesidades e intereses. Dadas las características de este proyecto de investigación. nos lleva a hablar del abordaje del cuerpo del niño como medio de expresión. 2002. Se hace necesario captar los componentes afectivos. de la persona en sí. La lectura corporal que tiene lugar en la sala de psicomotricidad no puede ser entendida por tanto desde un ámbito puramente instrumental. En esta concepción del trabajo no cabe hablar de cantidad de ejercicios y por eso desaparece el concepto de estimulación. a veces reflejos de un momento evolutivo en el que el sujeto ha quedado anclado. pero también. la expresión tónica y los cambios tónicos-afectivos que ocurren en la sesión motivados por las vivencias. han sabido concretar a lo largo de sus trabajos qué entendemos por el cuerpo y cómo utilizarlo en la práctica psicomotriz. 1980). Dicho análisis se basa en que la coordinación. observamos e interpretamos la apertura y simetría de las posturas como expresión del encuentro con los otros. sus pérdidas y vueltas atrás. la iniciativa del niño. quizás por dificultades para establecer relaciones con el exterior. y el convencimiento de que el niño puede de esta manera ir mejorando en su desarrollo. de sus pos- 10 . Lapierre y Aucouturier (1977. sino también sus repeticiones. no sólo su capacidad cognitiva y motriz. motores y cognitivos que facilitan y dificultan la vivencia del equilibrio. Aucouturier. Centrar este discurso desde la psicomotricidad en las primeras edades. tampoco tiene sentido muchas veces si la aislamos de las relaciones que el niño establece con el espacio. del significado de los movimientos rítmicos y repetitivos. porque es en estas relaciones donde encontramos un argumento a partir del cual analizar el sentido de su tonicidad. el sentido de lo que expresa mediante sus gestos. Este acercamiento al cuerpo requiere de un análisis global de la expresividad corporal. afectivo. y el “posible sentido.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 que ha requerido de un tiempo para ser conscientes y cambiar nuestras actitudes. la capacidad del niño de percibirse y representarse. avanzando en su desarrollo. también podemos hablar del sentido del suelo y de la verticalidad. como necesidad de acogimiento o desconexión de la realidad. igual que desde nuestras miradas y nuestras acciones. 2004. con los objetos o con los otros. crear huellas de placer corporal e iniciar el deseo de comunicar con los otros y con el entorno. el desarrollo postural. su mímica o sus acciones. por lo que sintetizaremos lo que para nosotros pueden ser las ideas fundamentales en este trabajo. sino de la calidad de las relaciones que se establecen y como éstas puedan ayudar al niño a vivir el placer y sentido de sus acciones. En este caso nuestra intervención supuso instaurar referentes sobre el apego.

del yo y del otro (Anzieu. Si no tienen sentido fuera de una dinámica relacional. 1998). La posibili- dad del adulto de responder adecuadamente a las demandas del niño se ve sesgada por la angustia que tiene la familia ante la posibilidad de muerte y enfermedad del niño. el yo del no yo y del otro (Fernández. Las experiencias de placer y displacer quedan más desdibujadas al no ser consciente del dentro y del fuera. 2002). las familias no logran desarrollar un vínculo seguro con el niño hasta que éste no es dado de alto y marcha a su casa. le impiden acceder a la relación corporal como primer medio de establecer las relaciones con los otros. se ponen cortinas para separar a las familias. del desarrollo de la capacidad de elegir y del camino hacia la adquisición de la autonomía. de sus dificultades y de sus movimientos. a mantenerse caliente. tener un lugar para el éxito y los fracasos. hacemos referencia a la necesidad de contemplar al niño como un ser capaz. tampoco el llanto ni la expresión facial como instrumentos de comunicación que puedan reforzar el mantenimiento de un diálogo tónicoverbal (baby talk). tampoco podrán ser adecuadamente aprendidos si no es dentro de esta dinámica. a la importante necesidad de tener como interlocutor a un profesional que pueda emocionarlo y ayudarlo a sentirse mejor. nutrido. Cuando nace un bebé con una grave afectación en su maduración o antes de tiempo. Las madres manifestaban tener miedo. hay una escasa reacción a las diversas manifestaciones que vienen de su entorno. De los cero a los tres años. para ello ha de diferenciar lo interno de lo externo. alimentados o mirados próximamente por su familia. Su vida se ve limitada y rescatada gracias a la maquinaria que le ayuda muchas veces a respirar. A pesar de que cada vez los entornos hospitalarios se vuelven más cálidos para los neonatos (se baja la intensidad de la luz y el sonido. con posibilidades de responder.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 turas. Desde la incubadora no son cogidos en brazos. el bebé ha de realizar una construcción de su propia imagen. empobreciéndose la interacción con su figura de apego y el establecimiento del vínculo fusional. Nuestro modelo de intervención se basa en los principios del constructivismo. vergüenza…para coger a sus bebés por la fragilidad que 1 1 . sus reflejos de succión para iniciar el apego a la figura materna no están aún desarrollados. Cuando hacemos referencia a una intervención desde la Educación Psicomotriz. por lo que hemos de evitar seguir aprendiendo bajo modelos rígidos y directivos en los que un “profesional” ejecuta o evalúa un programa de actividades destinado a cubrir las diferentes áreas de la personalidad de forma inconexa y artificial. se dan espacios para el amamantamiento y el método canguro). tener iniciativas. y la necesidad de manipulaciones e intervenciones por parte del personal sanitario. lo que los lleva a períodos de desconexión y angustia. tal y como se registra en muchos de los inventarios sobre el desarrollo. de refuerzo social positivo. El bebé prematuro nace sin estar preparado para interactuar con el mundo. la necesidad de afectividad. Sus experiencias desagradables producen descargas tónicas y arritmias motivadas por el estrés a que son sometidos. para poder continuar construyendo su personalidad. Estas posibilidades de la tecnología si bien le salvan la vida.

la estructura de las sesiones era la siguiente: a.Inicio de la interacción. Teniendo en cuenta que los bebés responden al sonido desde el estado intrauterino. de reconocimiento e integración corporal d. las hace sentirse incapaces a pesar de poder ser madres y padres con experiencia previa en el cuidado de bebés. y el acompañamiento a través de la música: “nanas” y Mozart. en ocasiones incluso nanas cantadas por la madre. cubrirlo y proporcionarle experiencias de movimiento contenido.presentación. Cuando la familia observaba cómo nosotros manipulábamos a los bebés en las incubadoras.Despedida mediante el masaje. El uso de las mantitas nos permitía calentar al niño.Manipulación suave del cuerpo y búsqueda de posturas recogidas que faciliten el sentimiento de unidad. era introducida en la incubadora varias veces al día con el objeto de facilitar el descanso y también la posibilidad de que el niño se sintiera acompañado y pudiera asociar este estímulo a momentos de bienestar. etc.Estimulación propioceptiva para fomentar las sensaciones de equilibración y conciencia corporal. pues el temor a hacerles daño las inmoviliza.búsqueda de la orientación auditiva a través de la incubadora c. experiencias similares a las vivencias intrauterinas. observar sus respuestas.. registro encefalográfico. a veces incluso hablaban del miedo a vincularse por el temor a la pérdida. f. poco a poco se iban atreviendo a estar más presentes físicamente para sus hijos. asociación de un ritmo-sonido a nuestra intervención b. Nuestro modelo de intervención se desarrolló con estructuras diferentes en función del estadio madurativo de los niños: Cuando el bebé se encontraba en la incubadora en las primeras semanas. cómo podían ser cogidos en brazos.Contención a través del cubrimiento del cuerpo con una manta g.Utilización de la voz como medio de comunicación. En la literatura sobre prematuros habíamos encontrado que algunos tipos de música clásica facilitaban la relajación y comunicación cerebral que era influida por la melodía y el ritmo de la composición musical. A medida que empieza a haber continuidad en las sesiones de trabajo empezamos a observar mayor expresividad en los niños y algunas reacciones corporales que parecen anticipar nuestra intervención.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 presentaban. entender el sentido de nuestra intervención.Cambios posturales que faciliten diferentes sensaciones de apoyo y ajuste tónico e. El registro del latido cardiaco también nos informaba si nuestras manipulaciones eran excesivas o estaban adecuadas a la capacidad de respuesta del niño. La música. A partir de esta experiencia reflexionamos con el grupo de familias sobre la necesidad de tener más información y modelos de interacción con sus hijos prematuros en el hospital. con poca movilidad y necesidad de ayudas técnicas como los respiradores. entendíamos que la música y la voz de los padres podían ser una 12 . a veces grabada por la familia. cardiaco. En este período la respuesta tónica del niño nos mostraba si nuestra intervención estaba siendo placentera o desagradable.

. para pasar con posterioridad al seguimiento de objetos. el llanto.Relación con el adulto: En este parámetro el psicomotricista intentaba establecer una relación corporal y gestual con el niño observando cómo éste respondía al contacto. la mirada. empezamos a introducir la presentación de objetos con la finalidad de favorecer la respuesta físico-sensorial ante los estímulos del ambiente y el uso de la boca como herramienta de conocimiento de su entorno (llevar la mano a su boca. las vocalizaciones. Para el desarrollo de este trabajo teníamos en cuenta los siguientes parámetros que permitían llevar un seguimiento de las sesiones: a. los movimientos corporales como elementos que podían modificar la continuidad de esta relación. sentir la piel del otro. Así observábamos si con sus posturas. Las posiciones de tumbado podían también ser mantenidas durante más tiempo intentando que el niño fuera más activo en los cambios posturales. Cuando el tono va mejorando. 1980). El seguimiento visual se iniciaba con la presencia del otro. Después de un largo tiempo en las incubadoras. dejábamos pasar una semana como tiempo necesario para que hubiera una adaptación y acomodación en el hogar a la nueva presencia. sentir diferentes texturas. Cuando encontrábamos experiencias que podían ser placenteras para los niños en la relación corporal esperábamos por la mirada. recurríamos más a la adaptación postural en brazos. Cuando las capacidades del niño comienzan a desarrollarse. sobre las relaciones de pedir y recibir (Lapierre y Aucouturier.).ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 herramienta importante para darle continuidad a la experiencia de maternaje. muchos niños no se adaptaban a ser tomados en brazos prefiriendo cierta distancia para la interacción. donde llevábamos a cabo dos sesiones semanales de 30 a 45 minutos de duración dependiendo de la respuesta del niño y de su progresiva maduración. acariciar sus labios. b.. donde el niño empezaba a orientarse a la voz o al rostro. con su mirada se mostraba bien ante la relación corporal.Relación con el objeto Los objetos utilizados tanto en el hospital como fue- 13 . aumentando con ello nuestro tiempo de intervención y espera para facilitar poco a poco la comprensión y utilización de los mediadores para las relaciones primarias de apego. A medida que los niños eran más independientes de la incubadora. Una vez que el niño era dado de alta del hospital. a la búsqueda de la mirada y las situaciones de comunicación en relaciones más cercanas donde el niño pudiera encontrarse con el rostro y la voz del adulto. Otros niños se mostraban por el contrario muy pasivos y apáticos ante la manipulación o intervención del adulto. se calmaba o por el contrario se excitaba y se ponía irritable. también es posible ayudar al niño para ir realizando nuevos logros posturales gracias a un mejor ajuste tónico. la sonrisa. como iniciar la consciencia de la verticalidad y el control cefálico venciendo la fuerza de la gravedad. para iniciar nuestra intervención en el Servicio de Atención Temprana y Psicomotricidad de la Facultad de Educación. Trabajábamos en definitiva sobre la base de la comunicación. con su tono. a los balanceos. la succión. pudiendo ser tomados en brazos fuera de ella. etc.

dinámicos y estáticos. Cuando el seguimiento visual. sentir la orientación del cuerpo en movimiento. con efectos. sin sentirse presionados por ejercicios encaminados a favorecer los hitos motrices y sin miedo a hacerse daño en sus descubrimientos. También fuimos introduciendo objetos blandos o duros. para pasar después a gatear y ponerse de pie. 2004). el niño va accediendo a conquistar el espacio. al igual que en el lenguaje. A partir del primer año. En el ámbito motriz. Los objetos se elegían por su posibilidad de despertar respuestas visuales. desarrolla en los niños el deseo y la iniciativa para aventurarse a nuevas conquistas corporales. paulatinamente. c. iniciamos el uso funcional y simbólico de los materiales que permiten ir creando progresivamente juegos de ficción más elaborados. de acercamiento a las palabras. Con el uso de diferentes objetos. primero a rastras.Desarrollo postural y del movimiento En el ámbito motriz tratamos de ir favoreciendo un diálogo tónico entre los cuerpos que poco a poco se transformaba en comunicación y en lenguaje cuando el niño acompañaba sus gestos y posturas de sonidos y. auditivas o táctiles. íbamos acompañando al niño en el descubrimiento de los mismos favoreciendo el desarrollo de los patrones manipulativos. El placer de jugar. Caer con placer. la espera a la iniciativa del niño y el modelamiento de sus manos una vez que habíamos despertado su interés por conocer. intentado incidir de esta manera en su capacidad para el recuerdo. pequeños. con detalles.. la diversión facilita que el niño utilice cada vez mayores recursos para comunicarse con el adulto. gracias a la imitación del adulto que se produce porque éste se ha vuelto relevante para el niño afectivamente hablando. Fuera del hospital también íbamos introduciendo objetos nuevos que despertaran en el niño otros intereses y motivación. Ante estos objetos observábamos la respuesta corporal del niño que al ver el objeto podía establecer respuestas tónicas de agitación corporal para mostrar su interés y progresivamente tomar consciencia del uso de los brazos y las manos como herramientas para la manipulación. auditivo y la respuesta corporal estaban bien afianzados introducíamos situaciones de atención conjunta donde el niño cambiara su centro de atención del objeto al adulto tratando de influir de esta manera en los procesos sucesivos de atención y comunicación. pensando que el desarrollo de estas habilidades podrían compensar las dificultades perceptivas y atencionales que podían presentar los niños prematuros de edad escolar (Guerra.2008). Para ello nos basábamos en la imitación. A través de nuestras invitaciones y acciones lúdicas.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 ra de él se mantenían durante largos períodos de tiempo de forma que se hicieran familiares para el niño. más grandes. el placer propioceptivo o 14 . El movimiento para nosotros cobra sentido cuando éste se produce por el placer de la conquista. En todo este recorrido ha sido fundamental la estimulación propioceptiva que procura el psicomotricista así como las sensaciones de caída. observamos un lento desarrollo en los niños prematuros que a veces aparece incluso por debajo de otras de sus competencias referidas a la edad corregida como el desarrollo postural (O Brian.

con la mirada pero no ya con la cercanía del adulto. En este contexto seguimos reforzando los procesos de imitación e iniciativa entre iguales.. Todavía con algunos de los niños del proyecto seguimos trabajando en grupo. saltar desde lo alto.e. modelar o representar. caminando aún en su proceso de maduración. imitándose en los juegos simbólicos aún sin compartir y siendo capaces de llegar a acuerdos para construir. favoreciendo los procesos de socialización y comunicación. para sentirse capaz.e. poco a poco. hay todo un recorrido latente por el desarrollo de la autoestima. En nuestra investigación observamos cómo muchos de los niños prematuros mostraban rechazo inicialmente a todas las sensaciones laberínticas y de contención corporal. probablemente por la familiaridad con el lugar y con el adulto con el que habían trabajado hasta este momento. ir conquistando el espacio para apropiarse de los objetos. d.RESULTADOS Y CONCLUSIONES: El análisis de nuestra intervención se realizó de manera cualitativa a través de los guiones de observación y también de forma estadística. Al principio del trabajo las interacciones eran fruto de la mirada o de compartir el espacio de juego. más que acciones de compartir o comunicar algo al otro.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 la finalidad de llegar más alto o más lejos. bajar de la misma forma por un tobogán. 3. Al final del segundo año observamos cómo se inician pequeños juegos de roles y cómo los niños espontáneamente se imitan y comparten juegos básicos sensoriomotores como correr. Los niños y niñas del proyecto Amanda se mostraban en estos grupos abiertos a la participación y con iniciativa para compartir los juegos. Este movimiento facilita también los procesos de distanciamiento del adulto.Relación con los iguales Cuando los niños se desplazaban de manera autónoma (sobre el año y medio) iniciamos nuestro trabajo en un grupo pequeño de iguales. Este displacer podría estar asociado a las experiencias de manipulación brusca. factores sin duda decisivos para el éxito escolar y social. Además de un discurso motriz. niños prematuros del proyecto y otros niños con y sin discapacidad que acudían a nuestro Servicio de Psicomotricidad de acuerdo con un convenio de colaboración entre la universidad y las asociaciones de padres y madres de niños con n.. utilizando los 15 . andamiando para facilitar un mayor grado de simbolización. Las experiencias en la sala de psicomotricidad y el acompañamiento dado por el adulto fueron consiguiendo vencer estas dificultades poco a poco. mediando para crear relaciones desde la mirada a la acción conjunta en juegos. ajuste a las normas del juego y la autorregulación. la autonomía y la iniciativa. sintiéndose poco a poco capaz de explorar el espacio y los objetos por sí solo. de intervenciones médicas que tienen grabadas en su consciencia corporal. interacción y.

observamos cómo inicialmente el nivel de expectativas de las familias del grupo experimental sobre sus competencias para el cuidado del niño eran mayores que en el grupo control. Nos parece importante resaltar estos dos aspectos como fundamentales a lo largo de nuestra vida para poder aprender de nuestro entorno. La relación mantenida con estos bebés mientras estaban en las incubadoras facilitó la organización de su estado tónico-muscular y la orientación perceptiva para interactuar ante la manipulación y la presencia del adulto. Las dificultades más significativas que ponían de manifiesto ambos grupos hacían referencias al ámbito cognitivo. Los resultados entre ambos grupos y las diferencias en cuanto al desarrollo fueron significativas a los cuatro meses de edad. Sería conveniente hacer el seguimiento en las primeras etapas de escolarización para valorar su influencia en los aprendizajes escolares. Hemos querido dejar constancia de la importancia de la atención educativa desde el nacimiento. El propósito de este trabajo era dar a conocer nuestra investigación y modelo de intervención en atención temprana con bebés prematuros. Para este análisis utilizamos la t de student. ya que hasta ahora la bibliografía referida a esta población tiene un carácter eminentemente médico. la asistencia o no a fisioterapia y a centros infantiles hacía que la madurez alcanzada por los niños en el Brunet variara considerablemente de un niño a otro. conscientes de que la muestra era pequeña y los resultados muy variados en función del ambiente al que estuviera sometido el grupo control. Nos gustaría compartir para poder reflexionar sobre nuestra investigación y poder llevar a cabo experiencias en otros contextos que permitan ir construyendo el conocimiento sobre la intervención psicopedagógica en este ámbito. 16 .ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 cuestionarios elaborados para las familias. Las diferencias en la dedicación de la familia. y de cómo ésta puede llevarse a cabo ajustándose a las características del niño y partiendo de nuestra formación como psicomotricistas relacionales. pero no lo fueron a los dos años donde ambos grupos presentaban un desarrollo similar cercano a su edad de desarrollo.500 gramos de peso. A pesar de estas limitaciones. la cultura. En el análisis de los cuestionarios realizados por la familia. encontramos diferencias significativas entre ambos grupos cuando los sujetos llegaban a las cuarenta semanas y pasábamos la Escala Brazelton de Evaluación del comportamiento neonatal. observando cómo la respuesta ante el módulo social interactivo y la regulación de estados del grupo experimental avalaba la importancia de la atención temprana en el entorno hospitalario desde las primeras semanas del nacimiento. el Brazelton y la Escala Brunet Lezine para comparar entre ambos grupos de niños si existían diferencias significativas en su evolución. para muestras independientes. Estos resultados confirman la necesidad de intervenciones sistémicas y la importancia de incluir en el marco de la atención temprana el acompañamiento a la familia como factor favorecedor del desarrollo infantil. El grado de estrés que manifestaron con la crianza de los bebés fue durante los dos años menor. La respuesta de ambos grupos en general también destacó la inmadurez neurológica que presentan los bebés prematuros de menos de 1.

BAILEY. BUYSSE. H. E. F. 89(3): F249-253. KLEIN. Biblioteca Nueva. A. V. M.W. Future Child.. J. (1997): El adulto frente al niño. A. ET ALT. Congreso Mundial de Atención Temprana y Psicomotricidad. R. Prev-Med. Barcelona. GUERRA. J.627-631. Barcelona.. T. 98. BOSCAINI. Sep.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 35 BIBLIOGRAFÍA ANZIEU.HUGHES L. (2001): Hearing impairment in preterm very low birthweight detected at term by brainstem auditory evoked responses. Científico-médica. BRAZELTON.Centered practices. Res. Y LEZINE.. (Eds) (1997): Escala para la evaluación del comportamiento neonatal. (1992): The effects and perceptions of family im program decisions about Family. (1996): La intervención psicopedagógica en niños con factores de alto riesgo biológico durante su desarrollo centrada en los estilos comportamentales de la familia: un estudio etnográfico en ámbito hospitalario.B. Pp. PUF (traducción española: Batería de tests para medir el desarrollo psicomotor y la escala de visión de la primera infancia. Pp. 5 (1). Harvard University Press. 24-32. (2008):”La hiperactividad con los déficits de atención y los excesos de la clínica infantil”. Tesis Doctoral. Evaluation and Program Planig. 15. N. Pp. (2004): Ophthalmic impairment at 7 years of age in children born very preterm. (1971): Le Developpement Psychologique de la première enfance.L. 176-196. Y LAPIERRE. Paidós. V. Madrid: MEPSA). COOKE R. Paris. JIANG ZD.K.M. (1994): The Prevention of low birthweight and its sequelae. Acta Paediatr. BRONFENBRENNER.. (1996): Annual Summary of Vital Statistics. NEWSHAM D. 23(5).R. TAYLOR.G.piel. Y NUGENT. I. D’ANGELO. (1998 ): El yo. BROSI D.. (1979): The ecology of human development. GOLDENBERG. LAPIERRE. 90(12): 1411-5. 17 . FOULDER. WILKINSON A.SMITH. Montevideo. HACK. GUYER. Y ELAM. Pediatrics.. Madrid: Universidad Complutense. (2001): “Funcione tónico-emozionale e processi di cambiamento in psicomotricita” en II corpo tonincoemozionale. Masachusetts. D. D. (!995): Long Term developmental outcome of low birth weight infants. Spring. Verona. CLARKE D. Pp. B. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed. BRUNET.. T. O.K. V. 2001 dec.1007-1019. Madrid.

. Y OTROS (1999): Estimulación temprana e intervención oportuna. (1985): El nacimiento de la inteligencia en el niño. Málaga. A. (1969): La psicología del niño. MUTCH. J. Málaga. TALLIS. Morata. 7-13. P. STEWART A. Buenos Aires. ROTH S. (2003): Psicomotricidad y necesidades educativas especiales. (2004): The neurodevelopmental progress of infants less than 33 weeks into adolescence. Miño y Dávila. P. (1980): El cuerpo y el inconsciente en educación y terapia. Madrid. (2002): “El simbolismo de los objetos” Ponencia presentada en el Máster de Psicomotricidad de la LAPIERRE. 89(3): 207-11. LLORCA. (1998): Epidemiology of cerebral palsy in England and scotland. RUSHE T. PLATT. M.21-25. Crítica. 35 LAPIERRE. 18 . Málaga. Y OTROS (2002) : La práctica psicomotriz: Una propuesta educativa mediante el cuerpo y el movimiento... WYATT J. LAPIERRE A. R. Aljibe. Pp. J. JONSON. SÁNCHEZ Y LLORCA (2008): Recursos y Estrategias en Psicomotricidad. O´BRIAN F.. B. PIAGET. 79 (1) . PHAROAH. Madrid. T.. PIAGET.médica. Aljibe. COOKE. A.. 7. Barcelona.. Y SÁNCHEZ J. M. Pp. PHAROAH. COOKE. Un enfoque interdisciplinar biopsicosocial. Cuadernos de Psicomotricidad y Educación Especial.. 2. Y AUCOUTURIER.. Científico. contacto y relación”. Julio. Arch-Dis-Child-FetalNeonatal. 75 (3). Nov. Aljibe. Arch-Dis-Child-Fetal-Neonatal.. KING.O.A. J. M. L. LLORCA.. M. T.169-173. (1996): The Changing epidemiology of cerebral palsy. Arch Dis Child.J. (1991): “Juego.O. Barcelona.ISSN: 1577-0788 NÚMERO NOV/2010 Universidad de La Laguna. RIFKIN L.