1

LNTEL LA MIXÒIILIA Y LA MIXÒIÒLIA
"/335)2+ #5%%1+: Me gusrarœa iniciar esra serie de conversacio-
nes recordando el dœa, hace casi dos anos, en gue usred acepró, por
primera vez, hablar conmigo sobre la educación. Iue un regalo gue
decidió olrecer a las cuarro mil personas gue iban a reunirse en
nuesrro congreso -Y WYKPUYU PHWKACP@Y UT KY TCWATKY, gue se celebró
en Eœmini en noviembre de 2009. Usred no podœa asisrir a él porgue
en aguel momenro su prioridad absolura era guedarse cerca de su
mujer, Janina, gue esraba enlerma de gravedad. Aun asœ, permirió
gue un camarógralo y yo mismo le hiciéramos una visira y grab›ra-
mos el inesrimable vœdeo de su conlerencia de veinre minuros.
Lnronces habló usred de la crisis en la educación conrempor›-
nea, una crisis muy peculiar, porgue probablemenre, por primera
vez en la hisroria moderna, nos esramos dando cuenra de gue las di-
lerencias gue se dan enrre los seres humanos y la lalra de un modelo
universal van a ser perdurables. \ivir con exrranjeros, esrar expues-
ros al orro, no es nada nuevo, pero en el pasado se creœa gue aguellos
gue eran Ÿajenos» rarde o remprano perderœan sus Ÿrasgos dileren-
ciales» y se asimilarœan por la vœa de aceprar aguellos valores univer-
sales gue, de hecho, eran Ÿnuesrros» valores. Pero hoy dœa esro ha
cambiado: las personas gue se mudan a orro paœs ya no desean ser
como los narivos, y los narivos, a su vez, no desean inregrarlos.
šQué sucede enronces en una ciudad como Londres, donde
hay casi cienro ochenra grupos érnicos gue hablan dilerenres len-
guas y rienen dilerenres culruras y rradiciones. Ya no es cuesrión de
ser roleranre, porgue la rolerancia es orra cara de la discriminación.
Ll desalœo ahora se encuenrra en un nivel m›s alro, pues de lo gue
se rrara es de crear un senrimienro de solidaridad.
Ln las ciudades conrempor›neas exisren dos reacciones opuesras
al lenómeno: la mixolobia, el miedo usual a verse involucrado con
030-106527-SOBRE EDUCACION.indd 9 18/10/12 18:35
10 Sobre la educación en un mundo lœguido
exrranjeros, y la mixolilia, la alegrœa de senrirse en un enrorno disrin-
ro y esrimulanre. Cada una de esras dos rendencias opuesras posee
m›s o menos la misma luerza: algunas veces prevalece la primera,
algunas veces la segunda. No podemos decir cu›l de ellas se llevar› la
palma, pero en nuesrro mundo globalizado, inrerconecrado e inrer-
dependienre, lo gue hagamos en las calles, en las escuelas primarias y
secundarias, en los lugares publicos en los gue nos reunimos con
orras personas, riene una imporrancia exrrema, no sólo para el lururo
del lugar en el gue vivimos, sino para el lururo del mundo enrero.
Como usred sabe, hemos esrado rrabajando duranre m›s de
veinricinco anos para conseguir la inclusión en la escuela. Porgue
esramos convencidos de gue educar a los ninos rodos junros, inclu-
yendo a aguellos gue rienen necesidades especiales, es el mejor en-
rrenamienro gue pueden recibir para después rener disposición a la
mixolilia. También es cierro gue pudimos asumir esre desalœo por-
gue Iralia es el unico paœs en el mundo donde la inclusión plena ha
sido obligaroria duranre casi cuarenra anos. Pero, por una parre,
esra inclusión nunca se ha aplicado de lorma complera, y, por orra,
exisren algunos polœricos iralianos gue esr›n inrenrando desacredirar
la escuela publica, lugar donde Ÿlos maesrros comunisras rransmi-
ren a nuesrros hijos ideas gue son disrinras a los valores gue noso-
rros recibimos de nuesrros padres» (por cirar a Lerlusconi).
Ln sus CGH@TDCYWPGHTC con Keirh Tesrer,
1
usred mencionó la lra-
se de Sanrayana: ŸLa culrura es un cuchillo clavado en el inrerior
del lururo», y delinió la culrura como Ÿuna revolución permanen-
re». šCree usred gue la educación necesira ser alimenrada no sólo
con conocimienros, sino rambién con el pensamienro crœrico.
6&0-',( $5'-5,: No resrarœa nada a sus palabras, Eiccardo, ¸y
rampoco hay mucho m›s gue anadir! Lsroy roralmenre de acuerdo
con usred en gue la conversión y la asimilación, aguella primera re-
cera moderna desrinada a gesrionar la presencia de exrranjeros, no
se conrempla en el conrexro acrual de un mundo gue es mulricénrri-
co y mulriculrural. La necesidad de desarrollar, aprender y pracricar
1. Zygmunr Lauman y Keirh Tesrer, -Y YIXP@YKTHWPY UT KY IGUTDHPUYU =
GBDYC WGH@TDCYWPGHTC, Larcelona, Paidós, 2002.
030-106527-SOBRE EDUCACION.indd 10 18/10/12 18:35
Lnrre la mixolilia y la mixolobia 11
el arre de vivir con exrranjeros y sus dilerencias de lorma Ÿperma-
nenre» y Ÿcoridiana» rambién es ineludible por orra razón. Y ésra es
la siguienre: no imporra cu›n a londo se empleen los gobiernos de
los Lsrados para rrarar de impedirlo, no es probable gue los inmi-
granres dejen de llamar a las puerras de los paœses, y asimismo es
muy improbable gue esras puerras se puedan manrener cerradas.
ŸLuropa necesira inmigranres»: el hecho lue enunciado de
modo rerminanre por Massimo D`Alema, acrual presidenre de la
Iundación Luropea de Lsrudios Progresisras, en -T ,GHUT del 10
de mayo de 2011. Lra una aseveración gue enrraba en conllicro
direcro, con, dicho en sus propias palabras, Ÿlos dos pirómanos
m›s acrivos de Luropa»: Lerlusconi y Sarkozy. Los c›lculos gue
rarilican el veredicro de D`Alema no podrœan ser m›s simples: hoy
hay òòò millones de europeos, pero con la media acrual de naci-
mienros (gue sigue descendiendo en roda Luropa) esre numero
caer› hasra los 242 millones en los próximos cuarenra anos. Para
llenar esre vacœo, ser›n necesarios al menos ò0 millones de nuevos
inmigranres, de orro modo nuesrra economœa europea se hundir›,
junro con el esr›ndar de vida gue nos es ran precioso. ŸLos inmi-
granres son un valor, no un peligro», concluye D`Alema. De esre
modo, el proceso de Ÿmesrizaje culrural» (hibridación), gue la pre-
sencia de esros recién llegados esr› desrinada a caralizar, resulra
inevirable. Una mezcla de diversas inspiraciones culrurales es ram-
bién una luenre de enriguecimienro y un moror gue acriva la crea-
rividad, la de la civilización europea al igual gue la de cualguier
orra. A pesar de rodo, lo gue separa el enriguecimienro de una pér-
dida de la idenridad es ran sólo una lœnea muy delgada. Y para
prevenir gue se erosione el parrimonio culrural, es necesario gue la
cohabiración enrre los aurócronos (habiranres indœgenas) y los alóc-
ronos (los gue han llegado de orra parre), se lundamenre en el res-
pero de los principios gue subyacen en el Ÿconrraro social» de Lu-
ropa... y la cuesrión esrriba en gue esre conrraro, gue no esr› escriro
ni lirmado, ¸debe ser resperado por Ÿambas» parres!
Pero šcómo se puede asegurar esre respero, cuando el recono-
cimienro de los derechos sociales y civiles de los Ÿnuevos euro-
peos» les es olrecido de una manera ran mezguina y vacilanre, y
adem›s a un rirmo lenrœsimo. Sirva como ejemplo: en la acrualidad,
030-106527-SOBRE EDUCACION.indd 11 18/10/12 18:35
12 Sobre la educación en un mundo lœguido
los inmigranres conrribuyen en un 11 por cienro al producro nacio-
nal bruro (PNL) iraliano, sin embargo no rienen derecho a vorar en
las elecciones de Iralia. Por anadidura, nadie puede saber a ciencia
cierra cu›nros inmigranres hay sin papeles o con documenros lalsi-
licados, gue rambién conrribuyen acrivamenre en la producción
nacional y, en consecuencia, en el bienesrar de la nación. ŸšCómo
es posible gue la Unión Luropea -se pregunra D`Alema de un
modo gue no riene nada de rerórico- permira una siruación en la
gue se deniegan los derechos polœricos, económicos y sociales a una
parre susrancial de la población, sin gue al mismo riempo se soca-
ven nuesrros principios democr›ricos.» Y dado gue los deberes de
los ciudadanos lorman parre de un acuerdo global gue rambién
incluye sus derechos como ciudadanos, enronces, de nuevo y como
una cuesrión de principios, špodemos de verdad esperar gue los in-
migranres asuman, resperen, apoyen y deliendan Ÿaguellos princi-
pios gue subyacen en el conrraro social europeo». Nuesrros polœricos
recaban apoyos elecrorales haciendo reproches a los inmigranres,
ech›ndoles en cara su resisrencia, sea genuina o purariva, a Ÿinregrar-
se» en los esr›ndares aurócronos. Pero enrre ranro ellos hacen rodo
lo gue esr› en sus manos, y promeren hacer aun mucho m›s, para
gue esros esr›ndares esrén emplazados luera del alcance de los alóc-
ronos. Y de paso desacrediran o socavan los mismos esr›ndares gue
aseguran esrar proregiendo conrra la invasión exrranjera...
La gran pregunra, un dilema gue seguramenre dererminar› el
lururo de Luropa m›s gue cualguier orro, es cu›l de los dos Ÿhechos
en cuesrión» gue esr›n en dispura acabar› linalmenre (aungue des-
de luego no va a rardar mucho) por imponerse: šel rol de los inmi-
granres como salvavidas de una Luropa gue esr› envejeciendo a
roda prisa, un rol gue hasra la lecha muy pocos polœricos -ninguno,
de hecho-han osado delender, colg›ndolo a modo de blasón de su
esrandarre, o bien el poder en alza de los senrimienros xenólobos,
inducidos y alenrados, y gue luego se reciclan, de modo enrusiasra,
hasra converrirse en voros elecrorales. Las declaraciones oliciales de
los minisrerios y las esradœsricas de inrención de voro apunran una
rendencia, en ranro gue los h›biros coridianos y los cambios Ÿsubre-
rr›neos», lenros pero imparables, gue se dan en las siruaciones vira-
les y la lógica de lo popular parecen apunrar en orra dirección.
030-106527-SOBRE EDUCACION.indd 12 18/10/12 18:35
Lnrre la mixolilia y la mixolobia 1ò
Después de su deslumbranre vicroria en las elecciones provin-
ciales de Laden-\urremberg -una vicroria gue aplasró a los so-
cialdemócraras y, por primera vez en la hisroria de la 6AHUTCDTFA.
XKPM, emplazó a uno de sus represenranres, \inlried Krerschmann,
al lrenre del Gobierno provincial- los \erdes alemanes y, muy en
especial, Daniel Cohn-Lendir, esr›n empezando a ponderar la posi-
bilidad de gue la Cancillerœa alemana de Lerlœn llegue a ser Ÿverde»
en un ano ran próximo como es el 201ò. šQuién ser› el gue har›
realidad esra hisroria en su nombre. Cohn-Lendir riene pocas du-
das al respecro: Cem Özdemir, su alilado y lucido, din›mico, caris-
m›rico, ampliamenre admirado y reverenciado companero de lide-
razgo, reelegido hace pocos meses por un 88 por cienro de los
miembros voranres del parrido. Özdemir ruvo pasaporre rurco has-
ra los 18 anos. Luego, cuando ya era un joven prolundamenre invo-
lucrado en las polœricas alemana y europea, eligió la ciudadanœa ale-
mana. Y lo hizo porgue los ciudadanos rurcos esraban desrinados a
padecer un consranre hosrigamienro cada vez gue inrenraban enrrar
en el Eeino Unido o cruzar la lronrera hacia la vecina Irancia. A la
luz de rodo esro, uno se pregunra: šguiénes, a dœa de hoy en Luro-
pa, son los mensajeros de avanzadilla en el lururo del conrinenre
europeo. šAguellos dos pirómanos hiperacrivos, o Daniel Cohn-
Lendir. No soy un prolera. Creo gue la hisroria la consrruyen las
personas, y gue no exisre en ranro ellas no la hayan consrruido, asœ
gue no puedo responder a esra pregunra. Pero es un inrerroganre
gue reguerir› una respuesra, ranro en palabras como en hechos, y al
cual rendremos gue conresrar rodos los gue hoy dœa esramos vivos.
Y ser›n las elecciones gue hagamos las gue dar›n esra respuesra.
Duranre los m›s de cuarenra anos gue vivœ en Leeds observé,
desde mi venrana, a los ninos gue regresaban a casa desde una es-
cuela secundaria próxima a mi casa. Los ninos raras veces caminan
solos, prelieren andar en grupos de amigos, y ésra es una cosrum-
bre gue no ha cambiado. Sin embargo, lo gue conremplo ahora
desde mi venrana sœ ha cambiado a lo largo de los anos. Hace cua-
renra anos casi cada grupo de chicos renœa Ÿun solo color». Hoy
casi ninguno lo riene.
030-106527-SOBRE EDUCACION.indd 13 18/10/12 18:35
030-106527-SOBRE EDUCACION.indd 14 18/10/12 18:35

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful