NOAM  CHOMSKY 

REGLAS 

REPRESENTACIONES 
Traducción de 
STEPHEN  A.  BASTIEN 
11 
FONDO  DE  CULTURA ECONÓMICA 
MÉXICO 
-
Primera edición en  inglés,  1980 
Primera edición en español,  1983 
Título original: 
Rules and Representations
©  1980,  Noam Chomsky 
Publicado  por Columbia  University  Press,  Nueva  York 
ISBN  0-231-04820-2 
D.  R.  ©  1983,  FONDO DE CULTURA ECONÓMICA
Av.  de  la  Universidad,  975;  03100  México,  D.  F. 
ISBN  968-16-1402-X 
Impreso en  México 
PREFACIO 
Los PRIMEROS  cuatro capítulos de  este  libro  se  basan  en  las  confe-
rencias  dictadas  con  la  denominación  de  Conferencias  Wood-
bridge  en  la  Universidad  de  Columbia  en  noviembre  de  1978 
y,  en forma algo distinta,  como  las  Conferencia..  Kant en la  Uni-
versidad  de  Stanford  en  enero  de  1979.  El  capítulo  ves la  ver-
sión  ligeramente  modificada  de  una  conferencia  dictada  en  un 
simposio  de la  Universidad de  Comell en  honor de  Eric  Lenne-
berg en  abril de  1976.  El  capítulo  final  es  el texto  de  la  Confe-
rencia  Edith  Weigert,  patrocinada  por  el  Foro  de  Psiquiatría  y 
Humanidades  en  la  Washington  School  of  Psychiatry  en  no-
viembre de  1976. 
Debo mucho a  Ned  Block,  Harry Bracken,  Norbert Hornstein, 
Justin  Leiber, Julius  Moravcsik  y  Sidney  Morgenbesser  por  sus 
muy  útiles  comentarios  a  una  primera  versión  del  manuscrito. 
Estoy  endeudado  con  ellos  y  también  con  Sylvain  Bromberger, 
Roy  Edgley,  Jerry  Fodor,  Gilbert  Harman,  Anthony  Kenny, 
Thomas  Nagel y Bemard Rollin,  al igual que con  muchos de mis 
alumnos  y  colegas  en  MIT, Columbia,  Stanford  y otras  institucio-
nes,  por los  muy  valiosos  comentarios críticos  y  debates que con 
frecuencia  me  han  inducido  a  reconsiderar  mi  posición  sobre 
las  cuestiones  respectivas.  He  dejado  los  capítulos  v  y  VI  prác-
ticamente  en  su  forma  original  por  lo  que  el  lector  encontrará 
cierta  redundancia.  El  trabajo  presente  fue  patrocinado  parcial-
mente  por  un  financiamiento  académico  para el año  1978-1979 
otorgado  por  la  National  Endowment  for  the  Humanities,  a  la 
cual  deseo  expresar  mi  agradecimiento.  También  manifiesto  mi 
gratitud a  Bonnie Wilker por su ayuda considerable en la prepara-
ción del  manuscrito  final. 
NOAM  CHOMSKY 
Cambridge, Ma5S.
Febrero de 1979.

~  
11
l'
1.  LA  MENTE  Y  EL CUERPO 
ESTAS  conferencias,  quisiera  explorar  varias  cuestiones  rela-l 
tionadas con  las  capacidades  cognoscitivas  humanas  y  las 
turas mentalf:s"que sirven como vehículos  para el ejercicio de esas":: 
';capacidades.  Evidentemente,  esta  formulación  del  problema  re-

presenta supuestos que distan de ser claros y en la medida en que 
se disipan  provocan  mayor controversia.  Trataré de hacerlos más 
diáfanos  y,  espero,  más  convincentes  conforme  avance.  Al  fm  de 
cuentas, la mejor forma de aclarar estos supuestos y de evaluarlos 
j
,es  m,ediante la elabOraC,ión  paralela de  modelos específicos en la' 
'distintos  campos,  para  luego juzgar su  viabilidad  cuando  se  ,'n 
. como  teorías  explicativas.  Si  las  ideas  rectoras  son ade 
cuadas  se enfocarán  y justificarán  mediante el éxito de las  teorías 
explicativas que las  desarrollan en forma específica.  No  intentaré 
aquí la  presentación  sistemática de  tal  modelo,  sino que conside-
raré  las  propiedades  de  algunos  de  los  que están  siendo  investi-
gados en estudios  técnicos  en los  cuales  no  se  presentan en estos 
términos,  que  sin  embargo  sugiero  son  los  apropiados.  El  len-
guaje  humano  es  el  dominio  cognoscitivo  que  me  interesa  en 
primer 
La  razón  de  esta  selección  es,  en  gran  parte,  personal, 
en fundón de los  límites de mi propia comprensión. Creo que es 
justo afirmar que las  cuestiones que me ocupan se  formulan y se 
entienden  mejor en  relación con el lenguaje que con otros domi-
nios  del  conocimiento  humano;  lo  cual  no  equivale  a  decir  que 
estén claramente formuladas  ni  bien entendidas.  Hay  quienes en 
la  práctica  identificarían  el estudio  del  lenguaje  con  el  de  la 
mente,  como  citar  un  ejemplo.l  Yo  no  suscribo  ese 
punto de vistá. 
_I::'identifica  del  comportamiento, principal. 
mente  verbal",  W,  V,  O...Quíne,  "Mind  and  Verbal  Dispositions",  en  Samuel  Gut-
templan, ed., Mind and Language  (Londres, Oxford  University  Press,  1975),  p. 94. 
La    ..la"ment!;_me  parece  poco  acertada,  independiente-
mente de la  identificación  virtual entre la  mente y el  lenguaje,  por razones que he 
tratado  a  fondo  en  otro  trabajo.  Véase  Chomsky:  Reflections  on  Language  (Nueva 
York,  Pantheon,  1975),  y las  referencias que  ahí se  citan. 
11 
I
13  12 
PRIMERA  PARTE 
Me  gustaría considerar a la  aquella  parte de la 
psicología  que  dirige  su atención  a  un  solo  dominio cognoscitivo 
y  una  sola  facultad  mental:  la  del  lenguaje.  En  este  sentido,  la 
psicología  se  ocupa,  en  última  instancia,  de  las  capacidades  hu-
manas de  actuar e  interpretar la experiencia, y  de las  estructuras 
mentales que  subyacen en estas capacidades y  en  su ejercicio.  En 
un nivel más profundo, la psicología se ocupa de la capacidad, de 
segundo orden, de construir las estructuras mentales y las estruc-
turas que subyacen a  las capacidades de segundo orden.:! 
Se  utiliza el  término "sa,Racidad" con diferentes grados de pre-
f·cisión .... afirmo que una persona tiene la capacidad de ha-
cer  una  cosa  determinada  en  un  momento  dado,  quiero  decir 
que  de  acuerdo  con  su  constitución  física  y  mental  en  ese  mo-
mento,  no necesita de  mayor instrucción,  adiestramiento,  ni des-
arrollo  físico,  etc.,  para  hacer esa determinada cosa  si  encuentra 
las condiciones externas apropiadas.  Así,  quien  no sabe nadar c,a-
rece, en este sentido, de la capacidad de nadar. En forma similar, 
el campeón olímpico de  natación carece de la capacidad de nadar 
si  se le  amputan o  rompen los  brazos y las  piernas,  pero no si está 
atado  a  una  silla,  dormido  o  absorto  en  la  lectura  de  un  libro.
>Tener  la  capacidad  de  hacer  algo  no  equivale  a  saber  hacer ese 
algo;  el  "saber  hacer"  en  particular,  encierra  un  crucial  compo-
nente intelectuaI.3  Podríamos hacer más distinciones entre lo  que 
se  puede  hacer  a  voluntad  y  lo  que cabe  dentro  de  la  capacidad 
de  uno,  aunque no se  pueda realizar a  voluntad.  Así,  Babe  Ruth 
tenía la capacidad de batear un jonrón, mas  no a  voluntad,  mien-
tras  que sí  tenía  la capacidad de levantar el  bat a  voluntad. 4. 
2  Véase  Rejlections on Language, capítulo  l.  Varios  de  los  puntos  que  señalo 
brevemente  aquí  se  desarrollan  con  más  detalle  ahí  y con  referencias especificas. 
3  Un  tratamiento  más  extenso  del  tema en  mi  "Knowledge  of Language",  en 
  Language, Mind, and Knowledge (Minneapolis,  University of 
Imnesota  Press,  1975).  Véase  también  la  aguda observación  que  hace joriathan 
Rée sobre las consecuencias de la ampliación cartesiana del campo del  pensar: "l'\:;. 
significativa tesis de que la  acción  y percepción humanas  son  más 
: 'les  de lo que parecen,  puesto que siempre involucran el  pensamiento,  las  ideas  d
la mente; '! por lo tanto estln edificadas sobre 
;  ras  de las Involucradas en lo  que la  teoría  platónica denommana el conOClmlent 
¡  :intelectual"  Rée.  (Nueva York,  Pica  Press,  1975), p.  98. 

4  Un  estudio  de  las  nociones  relacionadas  con  el  tema  en  Arthuf,C.  Danto'y 
Sidney  Morgenbesser;· "Character  and  Free  WiII",  Journal of Philosophy (1957),
54:502. I
LA  MENTE Y  EL CUERPO 
ti Se  da también..!!!u,entido de segundo orden  al  término "capa-
cidad", cuando decirri'ts' que cualquier niño  normal tiene  la capa-
cidad de nadar, de correr un kilómetro,  o  de  hablar el  italiano si 
se  le  proporciona  la  capacitación  adecuada  o  la  oportunidad de 
desarrollarla. En este serltido, el niño carece de la capacidad de vo-
lar,  y  otros  organism(js  (terrestres)  carecen  de  la  capacidad  de 
hablar  el  italiano.

A  veces  el  término  se  utiliza  más  libremente, 
como  al  hablar  de  "capacidades"  con  el  sentido  de  "facultades 
mentales".  Se  podrían  afinar  más  las  distinciones,  pero  las  ante-
riores serán suficientes  para mis  propósitos  presentes. 
Para  empezar,  supongamos  que  tiene  sentido  decir,  como  lo 
hacemos  normalmente,  que  cada  quien  sabe  su  leng. que 
nosotros  sabemos  el  español,  por  ejemplo;  además,  que  este 
conocimiento en  parte  lo  compartimos y  en  parte está  represen-
tado  de  alguna  forma  en  nuestra  mente,  en  nuestro cerebro, en 
estructuras  que  podemos  pretender caracterizar de  manera  abs-
tracta y en principio en forma concreta como mecanismos físicos. 
Cuando utilizo  palabras como "mente", "representación  mental", 
"computación  mental"  y  otras  similares,  me  refiero  al  nivel  de 
caracterización  abstracta  de  las  propiedades  de  ciertos  mecanis-
mos  físicos  hasta ahora casi  enteramente desconocidos.  Tales re-A( 
ferencias  a  la mente o  a  las  representaciones y  actos  mentales  no 
tienen  mayor  importancia  ontológica.  De  la  misma  manera  se 
podría formular una teoría de la  visión  humana en términos con-
cretos,  refiriéndonos,  por ejemplo,  a  las  células específicas  de  la 
corteza  visual  y  a  sus  propíedades;  o  se  podría  formular  de  ma-
nera  abstracta  en  términos  de  ciertas  formas  de  representación 
(por ejemplo  imágenes  o  dibujos  lineales),  de computaciones so-
bre tales  representaciones, de los  principios organizativos que de-
terminan  la  naturaleza  de  esas  representaciones,  etc.  En  este 
•  Compárense, por ejemplo, estas dos valoraciones críticas: "Tiene la capacidad 
[de  primer orden]  de cruzar el  lago  a  nado,  pero  se  niega  a  hacer el  intento";  y 
"Tiene la  capacidad [de  segundo orden] de cruzar el  lago a  nado,  pero se  niega a 
aprender a "hacerlo."  Podríamos  pensar en lacapacidad de segundo orden de los 
niños  normale's  que  aún  carecen  de  la expenencia apropiada  para nadar o  para 
hablar el itaIíano como capacidades de primer orden para alcanzar el estado fisíco 
o  mental que permita el ejercicio  de las  capacidades de  primer orden de  nadar o 
hablar el  Italiano.  Es  decir, de acuerdo con la constitución  actual de sus mentes y 
cuerpos, son capaces de alcanzar (o en algunos casosalcanzarlÍ7l) estos estados si  se 
someten  a  las  apropiadas  condiCiones externas. 
15
14 PRIMERA PARTE
último caso, la indagación pertenecería propiamente al estudio.
de la mente, según la terminología que he' adoptado. aunque de
ninguna manera implica la existencia de entidades separa-
das del mundo físico.
Quizá valga la pena hacer notar a este respecto que la noción
de "mundo físico" evoluciona. Nadie cree que los cuerpos sean
autómatas cartesianos,6 que los sistemas físicos estén sujetos a las
restricciones de la mecánica cartesiana, ni que el campo de la
física haya concluido. Puede ser que las ciencias naturales sean
capaces de proporcionar los principios que permitan compren-
der el funcionamiento de la mente. O quizá desconocemos los
principios del funcionamiento de la mente humana o animal; en
tal caso, la noción del "cuerpo físico" debe extenderse, como tan-
tas veces en el pasado, para incorporar entidades y principios
cuyos rasgos fueron previamente desconocidos. Entonces gran
parte del llamado "problema mente-cuerpo" se resolverá en
forma similar a como se hizo con el movimiento de los cuerpos
celestes, mediante principios que parecieron incomprensibles y
aun repugnantes a la imaginación científica de generaciones an-
te-riores.
7
ser que los principios de su operación ni siquiera sean
humanamente conocibles a causa de la limitación de nuestra ca-
pacidad intelectual, posibilidad que no puede descartarse a priori;
nuestras mentes son sistemas biológicos rúas con extensión y limi-
tes intrínsecos. Podemos distinguir en principio entre los "pro-
blemas", que se encuentran dentro de esos límites y pueden ser
abordados por la ciencia humana con cierta expectativa de éxito,
y lo que podríamos denominar los "misterios", o cuestiones que
simplemente están fuera del alcance. de nuestra. mente -dada la
6 En ocasiones me ha sorprendido leer que esto yo lo creo. Véase, por ejemplo,
Emíly Hahn, Loak Who's Talking! (Nueva York, Crowell, 1978), p. 136; "Al igual
que Descartes, tal y como afirma [Donald] .Griffin; infiere Chomskysi es que no
asevera directamente, que los animales son máquinas." Puesto que las inadecua-
ciones del mecanismo canesiano se conocen desde hace siglos, es difícil entender
por qué supondría alguien que los animales sean autómatas cartesianos. Yo segu-
ramente no lo haría.
7 Véase mi Langllage and Mmd (Nueva York, Harcoun Brace Jovanovick, 1968;
edición aumentada, 1972), p. 98, para más comentarios. Las referencias de pá-
gina que siguen corresponden a la edición de 1972.
LA MENTE Y EL CUERPO
estructura y organización de ésta- y que se
mente más allá de esos límites, o bien a una dista ''''1# e 19jJuSl
O
podemos comprender con la debida tal
serán incorporados a teorías explicativas inteligibles para los hu-
manos. Podemos albergar la esperanza de que las cuestiones que
nos ocupan caigan dentro del dominio de los "problemas" así de-
finidos, mas no hay garantía de que así sea.
Es posible que algunas de las cuestiones que no han logrado
obtener comprensión, por ejemplo, las que se ocupan de la vo-
luntad y de la elección, fueran accesibles a una inteligencia orga-
nizada en forma distinta a la nuestra, aunque para la mente hu-
mana sigan siendo misterios aparentemente
adoptó una postura aún más radical al respecto: que
mente no "tengamos inteligencia suficiente" para comprender
cómo puede ser la acción libre indeterminada a pesar de que "es-
tamos tan conscientes de la libertad y de la indiferencia que
existen en nosotros, que no hay cosa alguna que comprendamos
lfás clara y perfectamente" y que "sería absurdo dudar de lo
experimentamos y percibimos como existente
de nosotros, sólo porque no comprendemos un asunto
¡por su naturaleza sabemos es incomprensible."8 Su posición
más radical porque él creía que sabemos que el asunto es
prensible y que los límites no son los de la inteligencia humana,
que es un sistema biológico específico, sino de    
renciada, que de modo positivo no forma parte del mundo bioló-

glCo.'
La postura de Descartes es explicada por su expositor La Forge
quien apuntó que "por il!§!jntQ. y por las acciones atribuibles al
8 Principies al Philosophy, Principio XLI,   y G.R.,l::',R.oss;
The PhilosoPhícal Works of DesCiutes (Dover, 1955), 1 :235. Rée argumenta que la
"tesis principal" de la filosofía tardía de De!!i:ane¡rés que "no existen misterios que
imposibles de comprender para los seres humanos"; lo que llama la "teoría
Humanista del conocimiento" de-DescilrreS'(pp. 145-146). Basa su conclusión en el
supuesto de que la filosofía tardía de.'Descal'tes .no imponía límite alguno a la
investigación de las esencias. Este supuesto es dudoso (véase, por ejemplo, la pá-
gina 23) y en todo caso la conclusión no se sigue del supuesto. .
9 El prmcipio citado es (al vez un poco ambiguo, en lo que se refiere a si de
hecho sabemos que la cuestión sea incomprensible o bien que podríamos encon-
trar que tal fuera el caso. Si tuviera este último sentido, e11l0nces es una posición
más fuerte de lo que yo he afirmado en este respecto.
16  PRIMERA  PARTE 
ya  sea  en  el  hombre  o  en  el  animal:l[Déscanesl 
  [ ... secreta de  las  partesl 
del  cuerpo  del  animal,  y  especIalmente  de  su 
tIe  acuerdo  con  la  cual,  después  de  recibir  la  impresión  de  ut1t 
pbjeto  el  hombre  siente  una  incitación  y  una  inclinación  (y  el, 
una compulsión)  a  efectuar acciones y  movimientos aprof 
""pIados" . 
El  hombre,  a  diferencia  de  los  animales,  no  siente  "com-
pulsión"  sino  solamente  "incitación  e  inclinación"  porque  "el 
alma,  pese  a  la  disposición  del cuerpo,  puede  prevenir esos  mo-
vimientos  cuando  tiene  la  habilidad  de  reflexionar  sobre  sus  ac-
ciones y cuando el cuerpo es capaz de obedecer".lo Sin embargo, 
desde  esta  perspectiva  sigue  siendo  un  misterio  impenetrable  la 
forma como  el  alma nos  permite elegir entre  aceptar o  rechazar 
aquello  a  lo  que se  nos "incita e  al desarrollar 
las  ideas cartesianas de manera original, comentó que "la natura-
leza  ordena a  cada animal,  y  la bestia obedece.  El  hombre  siente< 
el  mismo ímpetu, pero se da cuenta de que es libre para obedecer 
o  resistir;  y  que  es  sobre  todo  en  la  conciencia  de  esta  libertad <-
que se  muestra  la  espiritualidad  de su  alma".  Creyó  además que 
"el  poder de  la  voluntad,  o  mejor  dicho  de  la  elección",  además 
del "sentimiento de este poder""  se encuentra más allá de los lími-
tes  de  la  explicación  física.  Esta  capacidad  esencial  del  human<j 
,.,'  ara  actuar como  "agente  libre",  capaz  de  elegir,  acatar o 
1,aso  omiso  de "la regla que le  prescribe"  la  naturaleza es 
su  libertaria filosofía  social. 11
I?entro  del  o  en  el de 
RdlisSeau,  no  se  niega  que  podamos  estudiar  fructíferamente  la 
motivación,  las  contingencias  que  guían  a  la  acción,  las  compul-
siones yel instinto, el control del comportamiento y otros muchos 
temas  similares;  ni  tampoco  que  Lonsideremos  estos  factores  del 
comportamiento,  del  pensamiento  y  del  sentimiento  reductibles 
en  principio  a  la  biología.  Su  postura  es  que  estos  no 
"obligan"  sino  que  tan  sólo  "incitan  e  inclinan";  de  manera que 
10  Citado  en  René  Descartes,  Treatise of Man, Tnomas  Steele''Half.  ed.  (Cam-
bridge,  Howard  University  Press,  1972),  p.  104,  noca  150,  de  L.d6<D1t,Eorge, 
Traillé de l'esprit de l'homme (1661),
11  Para  abundar en el lema véase  miFor Reasoos of Ski/e, (Nueva York,  Pantheon, 
1973), capítulo 9. 
LA  MENTE  Y EL CUERPO  1'7 
permanece  la  libertad  de  elección  y  permanece  inexplicable  en 
estos (yen cualesquiera otros)  términos. 
No  me  parece  poco  razonable  una interpretación  más  estricta 
de  esta tesis.
12 
El físico  teórico  recien-
temente una posición  similar a]  discutir ]0 
de  GallleQ"  en  física,  o  sea,  "elaooJ..ar 
atlcos  abstracto, s  del  unIverso,. a  le:>,s c?a1es  ro; fíSIC<?S  atribuye 
SPor  lo  menos  un  grado  de  reahdad  mas  alto que el  que  atnbu; 
yen al  mundo ordinario de los sentidos".  Así  apunta que::; 
es  notable  que  funcione  la  física  al  estilo  de  Galileo.  El  universo  no 
parece haber sido creado en  función  de los  seres humanos, y es nota-
ble  la  idea de que los  humanos  puedan  con;yruir modelos  matemáti-
cos  del  universo  y  comprobar  que  funcionfn.Por  supuesto,  puede 
uno  dudar  de  que  el  estilo  de  Galileo  continúe  siendo  fructífero; 
puede cuestionarse que la habilidad  matemática de los seres humanos 
logre  penetrar  hasta.el  nivel  de  las  leyes  de  la  naturaleza.  Recuerdo 
una declaración  de  € la que afirmó,  en efecto, que 
el universo no sólo es mucho más extraño de lo que sabemos; es mucho 
más  extraño  de  lo  que  podemos  saber.  A  veces  creo  que  es  verdad. 
Pero supongamos que no lo es.  Supongamos que mediante el  estudio 
de  la  física  al  estilo  de  Galileo  finalmente' alcancemos  la  compren-
sión  de  las  leyes  de  la  naturaleza,  de  las  raíces  de  las  cadenas  de 
explicación del  mundo  natural. Eso seria verdaderamente la cosa más 
extraña de todas. u 
Estos comentarios  me  parecen  bastante apropiados.  Podría ser 
que  la  física  con  sus  diversas  subdísciplinas,  desarrollada  me-
diante la  indagación  al  estilo de  Galileo,  sea un  notable accidente  < 
histórico  producto de la azarosa convergencia de las  propiedades 
biológicas  de  la  mente  humana  con  algún  aspecto  del  mundo 
¡real.
14 
Independientemente de la  veracidad  de esto,  no 
plternat,iva al  "estilo  de Galileo"  por lo  menos en el campo de 
t:iencias naturales.  l
..  Véase  al  respecto Reflections on Language, capítulos 4  y 6. 
I3Stéphcn.Weinberg, "The  Forces  of Nature", Bulletin de la American Academy
of A.rts and Sciences (enero  1976),  29 (4):28-29. 
14  Podría argumentarse que la convergencia  no es una meramente casual, sino 
que resulta de factores evolucionarÍOs. Éste  parece haber sido el punto de vista de 
Pierre,  pero no es sostenible.  Véase  mi Language ami Mind, p.  97. 
19
PRIMERA PARTE
18
Algunos argumentarían, siguiendo tal vez los lineamientos de
V:mo,.que podemos lograr aún más en el campo de las "ciencias
humanas" mediante un camino distinto. No es mi intención me-
nospreciar tales posibilidades. No es improbable, por ejemplo,
que la literatura proporcione siempre una comprensión mucho
más profunda de lo que suele denominarse "la persona humana
íntegra" que cualquier indagación científica. No obstante, mi in-
.teréS aquí radica en una pregunta distinta: ¿ Hasta qué punto y
mediante qué vía!> puede la investigación al "estilo de GalileQ"
producir percepciones y comprensión de los fundamentos de la
.naturaleza humana en el dominio cognoscitivo? ¿Podemos pre-
tender superar la rficialidad mediante una  
tal vez de gr alcance y para construir mo-
delos abstractos que se consider más significativos que el
.mundo ordinario de los sentidos? O superarla mediante una
dis. fen 'menos i e licados o inclusive evi-
todavía inexplicad construcciones
teóricas que han logrado cierto grado d ' . .'
en algún dominio limitado, en formá siffiilar a·
donó su empresa a pesar de que no podía dar una explicación
coherente al hecho de que los objetos no se desprenden violen-
tamente de la superficie de la Tierra? 15 Quizás tal aproximación
resulte tener límites estrechos, ya sea a causa de la naturale-
za de su objeto o debido a la naturaleza de aquellos componen-
tes de la inteligencia humana que subyacen en lo que a veces se
denomina equívocamente "el método científico" -no existe un
conocido "método" de indagación, en un sentido medianamente
útil del término- pero esto no debe motivar un pesimismo inne-
cesario. En lo que se refiere a las aparentes evidencias contrarias
no explicadas, si alguien descendiera del cielo con la verdad abso-
luta sobre el lenguaje u otra facultad cognoscitiva, su teoría sin
15 Para un estudio detallado, véase Maurke Clavelin,. The Natural Philosophy of
Galileo: Essays on the Origins and of Classical Mechanics (Cambridge, ',{JT
Press, 1974), parte 2, capítulo 5, pp. 224 ss. Sobre cuestiones similares, véasehnre
"Falsification and the Methodology of Scientific Research Programmes",
en L l..ákatos y A. Musgrave, eds., Criticism and the Growth of Knowledge (Londres,
Cambridge University Press, 1970); por ejemplo, su ensayo sobre
Para un interesante estudio de cuestiones relacionadas, véasePauTFeyerabend,
Against Method (Atlantic Highlands, Nueva Jersey, Humanities Press, 1975).
LA MENTE Y EL CUERPO
duda se confrontaría de inmediato con toda suerte de problemas
y "contraejemplos", aunque fuera solamente porque aún no
comprendemos los límites naturales de estas facultades en parti-
cular y porque los datos parcialmente comprendidos son fácil-
mente mal interpretados.
Podríamos detenernos un momento con la referencia a
la idea de que los productos de nuestra mente son "hechos
y por lo tanto accesibles a una aproximación bastanttf
lIiferente de la de las ciencias naturales, aproximación que tal vet
¡rroje mayor grado de. certeza que ésta. Tal punto de vista ha'l
sido expresado muchas veces de una forma u otra. Un ejemplo es
el quien escribe que "es más fácil comprender
las preguntas biológicas o sociológicas sobre cómo hemos cons-
truido un lenguaje en particular, o sobre cómo se lo enseñamos a
nuestros niños, que las preguntas de cómo algo podría hacer lo
que hemos logrado que haga el lenguaje" .16 Esto forma parte de
un razonamiento que lo lleva a varias conclusiones sobre el len-
guaje y la filosofía, en particular a la conclusión. de que tienen
poca relación entre sí y que la filosofía de hecho tiene poco de
qué ocuparse. Aquí hay dos supuestos claves: que -ttemos "cons-
truido" nuestro lenguaje y que nuestros hijos lo conocen porque
se lo enseñamos. De hecho el segundo generalmente (si no es que
nunca) no es cierto. El primero parece, en el mejor de los casos,
muy mal formulado. ¿Hemos "hecho", como individuos, nuestro
lenguaje? Es decir, ¿hemos "hecho" tú o yo el español? Esto pa-
rece carecer de sentido o ser falso. No elegimos en formá alguna
qué lenguaje adquirimos; simplemente se desarrolló en nuestras
mentes en virtud de nuestra constitución interna y del medio
ambiente. ¿Fue el lenguaje "construido" por nuestros antepasa-
dos remotos? Es difícil atribuirle sentido a esta afirmación. De
hecho, no hay más razón para pensar en el lenguaje como "cons-
truido" que para considerar al sistema visual humano y sus diver-
sas manifestaciones "construidas por nosotros", y aunque fuera
verdad que nuestro lenguaje en algún momento fuera "cons-
truido" de alguna manera todavía no explicada, eso no alteraría
el hecho crucial de que para cada uno de nOSQtros se desarrolla
16 Richard Rurty, "Language, Philosophy, and 'the death of meaning' n, la
Conferencia Machette, Booklyn College, mayo de 1977.
20 
21 
PRIMERA  PARTE 
como  consecuencia  de  la  forma  en  que  estamos  constituidos, 
cuando nos ubicamos en el  ambiente externo apropiado. 
Tengo  interés,  pues,  en  dedicarme  a  algunos  aspectos  del 
estudio de la mente,  y  en particular a  los  que se  prestan a  la  in-
vestigación  mediante  la  construcción  de  teorías explicativas  abs-
tractas que pueden involucrar idealizaciones sustanciales y que se 
justificarán  -si  es  que  se  pueden  justificar- en  la  medida  en 
que logren proporcionarnos discernimiento y explicaciones. Desde 
este  punto de vista,  la  cobertura sustancial  de datos  no  es  un re-
sultado  particularmente  significativo,  puesto que  puede lograrse 
ésta  de  muchas  maneras  y  el  resultado  no  es  muy  informativo 
con respecto a  la corrección de los  principios utilizados.  Será  más 
significativo  si  podemos  mostrar que  ciertos  principios  de  largo 
alcance interactúan para explicar datos fundamentales;  la natura-
lezacrucial  de  estos  datos  deriva  de  su  relación  con  las  teorías 
explicativas  propuestas.  Es  erróneo  argumentar,  como  muchos 
lo  hacen,  que  al adoptar esta posición se  está  haciendo a  un lado 
los  datos:  éstos,  que  siguen  sin  ser  explicados  por una  teoría 
coherente  seguirán  siendo  descritos  conforme  al  esquema  que 
se  prefiera,  pero  de  momento  no  se  considerarán  muy  impor-
tantes . 
. Más  adelante,  quiero  dedicar  alguna  atención  a  ciertos  argu-
mentos que se han esgrimido contra este proceder en el caso  par-
ticular  del  lenguaje.  Por  el  momento  deseo  examinar  ciertos 
argumentos  relacionados  con  la  psicología  en  géneral,  y  que  se 
presentan  a  menudo  con  referencia  a  la  teoría  del  significado, 
pero su  forma de argumentación, si es válida, sería aplicable  más 
ampliamente. 
Considérese  por  ejemplo  el  razonamiento   
':mito  del  museo"t  '.  He  aquí  una  versión  reciente 

Quine.  al  igual  que  Wittgenstein,  rechaza  categóricamente  la  noción 
de que  el  sig¡-¡ificado  pueda esencialmente  involucrar  algo  tan .priva-
t tivo  del individuo como una imagen  mental oculta.  Este  es  el.glÍto del' 
'*mll§eQ•. denominan  objetos  mentales  ejemplares,  101 
cual Qt.mttnec  za con razón.  Si  es que hemos de explicar el dominio 
del  lenguaje,  y  de  este  modo  el  significado  de  nuestras  palabras  y 
oraciones,  debemos  hacerlo  basados  en  nuestra  experiencia:  la  evi-
dencia  sensorial  de  todo  tipo  a  lo  cual  con  el  tiempo  hemos  estado 
LA  MENTE Y EL CUERPO 
expuestos  y nuestra sensitividad  a  ella.  Proponer objetos  mentales in-
ternos  denominados  por  palabras  tan  sólo  dificulta  la  explicación, 
puesto  que  esconde  lagunas  en  nuestra  comprensIón  sobre  cómo  se 
adquiere el domini<?  d.el  . 
Por  ahora  no  me  preocupa  la  conclusión  del  razonamiento, 
pues  tal  vez  de  hecho  sea  erróneo  postular  significados  como 
objetos  mentales por algún  otro motivo.  No obstante sí  me preo-
cupa su  fuerza.  Él  razonamiento  no  depende  de  propiedades es-
pecíficas  del  dominio  del lenguaje  o  de.  su  adquisición,  compara-
das  con otros aspectos  del  desarrollo cognoscitivo.
ls 
El  hecho  de 
que  los  objetos  mentales en  cuestión  sean  "denominados  por pa-
labras"  no  le  agrega una  fuerza especial.  Si  postular  tales  objetos 
mentales  interiores  "tan  sólo  esconde  las  lagunas  en  nuestra 
comprensión"  porque el dominio  del  lenguaje debe ser "explica-
do  [ ...]  basado  en  nuestra  experiencia",  entonces  lo  mismo  se 
podría decir de los objetos  mentales en  general, sean  o  no deno-
minados  por  palabras.  Por  lo  tanto,  si  el  razonamiento  tiene 
fuerza  debería  aplicarse  por igual  a  toda clase  de  reglas  y  repre-
sentaciones  del  lenguaje  y  también  a  la  teoría  psicológica  en  ge-
neral,  y  no  simplemente a  los  significados.  Así  parece que  se  nos 
presenta  un  razonamiento  contra  las  representaciones  mentales 
en  general,  y  muchos  de  los  que  denuncian  el  mito  del  museo, 
por lo  y  parecen  satisfechos  con esta.: 
!=onclusión.  Pero,  ¿acaso  el  razonamiento  establece  algo?  No; 
ptíentras  no  se  agregue  una  explicación  del  porqué  la  postutaj;. 
de objetos  mentales  dificulta  la explicación  y esconde  las  la).' 
de  nuestra comprensión  sobre  la  adquisición  del  dominiq, 
lenguaje,  y  además  por  qué  ha  de  ser  necesariamente  asU 
Dada la  ausencia de esos  pasos adicionales,  lo  que  permanece  es\ 
un  pseudoargumento  contra  las  {:ntidades  teóricas. , Pensemos < 
que  es  posible  descubrir  leyes  y principios  formulados  en  térmi-
17  Native", Daedalus (otoño  1978),  177-178.  Véase tam-
  Conferencias John  Locke,  1976, en Meaning and tlle Mo-
ral Sciences (Londres,  Routledge y  Kegan  Paul,  1978),  pp. 49-50. 
,.  Lear  afirma  que  "El  lenguaje  se  aprende  mediante  apremios y  estímulos 
públicos  para  que  se  responda  a  circunstancias  públicamente  observables",  una 
aseveración objetiva que hasta donde se sabe no .es  verdad en general y no agre-
garia  nada de sustancia a  su tesis  aunque  fuera verdad. 
23
PRIMERA PARTE
22
nos de objetos mentales internos y también demostrar que tienen
poder explicativo con respecto a la adquisición del dominio del
lenguaje y su ejercicio. No hay elemento a}g,:!,w€:l<ll' argumen-
tos contra el mito del museo que   ba-
sado en el hecho de que el dominio del lenguaje debe fundarse
en la experiencia. Que los significados de palabras u otros pre-
suntos elementos mentales deban ser "explicados" con base en la
I
xperiencia es indiscutible en un sentido, a saber; que la postulal<
.> ión de entidades teóricas en cualquier dominio tiene que justifi' "
arse en términos dejos hechos empíricos. Aparte de esto, tale
argumentos contra el mito del museo no demuestran nada.
Vale la pena notar que algunos de los que arremeten contra el
mito del museo en el caso específico de la teoría del significado,
aceptan no obstante la existencia de otras clases de represen-
taciones mentales. Hay, por ejemplo, un interesante trabajo
reciente que sugiere que tenemos imágenes que comparten pro-
piedades fundamentales con la representación gráfica.
19
Éstas
son imágenes mentales en el sentido de este razonamiento; su
representación física es desconocida y no viene al caso en el con-
texto presente. Hilary Putnam, quien rechaza firmemente el mito
del museo, considera factible la conclusión de que "el cerebro
almacena imágenes" e insiste también en que "en cualquier teoría
factible" el cerebro ejerce "algo parecido a la computación", de lo
que sigue que una teoría de la mente debería incluir alguna no-
ción de la representación y la regla mentales.
20
En forma similar,
él seguramente no rechazaría en principio las teorías de la visión
que incluyen su análisis en forma de computaciones mentales abs-
tractas y sus elementos. Más adelante comentare el razonamien-
to del propio Putnam contra el mito del museo, limitándome
por ahora a señalar que tendrá que introducir consideracio-
nes especiales respecto al lenguaje u otras áreas de la descrip-
,. Stephen Kosslyn, and Mind, de próxima publicación, y las referencias
que contiene.
20 Putnam, p. 74. Putnam asegura que si "a veces apareamos imágenes con las
situaciones en que nos encontramos", así usando imágenes mentales, no puede
existir en absoluto una teoría de lo que hacemos, "ni siquiera una 'inconsciente' ",
y que esta conclusión se aplica en fonna más general a la psicología. Ésta puede
ser una conclusión totalmente infundada, el texto es oscuro, mas éste parece ser
su significado.
LA MENTE Y EL CUERPO
ción psicológica para las que el "mito" es equívoco si es que se
desea sostener la posición de que las imágenes y computaciones
mentales pueden figurar en una "teoría factible" de la psicología
(pero véase la nota 20). De cualquier manera, ningún argumento
general basado en el hecho de que el conocimiento del lenguaje
proviene de la experiencia podrá negar la postulación de objetos
mentales internos, salvo que se esté dispuesto a abandonar toda
teoría, en todos los dominios.
21
Tal y como lo expresan las referencias, sostengo que todo lo
anterior se relaciona con la teoría de Quine sobre la "indetermi-
nación de la traducción", que se ha discutido ampliamente du-
rante los últimos veinte años. Según Quine enfatiza, esta tesis es
aplicable no sólo a la traducción entre dos lenguas sino también a
la lengua propia, y no sólo a los problemas del significado sino
a cualquier acción teórica en la lingüística; así a la postulación de
límites de como cuando alguien trata de mostrar que en la
oración "The man you met read the book 1 wrote" las subcadenas
"The man you met" y "The book 1 wrote" son frases y, aún más,
frases de la misma categoría, mientras que "met read the" no es
frase. Según Quine, no hay fundamento alguno en estos casos,
de manera que carece de sentido construir una teoría del ·Ien-
guaje y de la mente que trate de establecer que las reglas de la
gramática designan frases de una manera u otra en representa-
ciones mentales.
22
Además, como insiste Putnam, esta tesis se sos-
tiene tan bien como en cualquier dominio de la descripción psicoló-
gica. Escribe que su "punto principal" es que "la indeterminación
de la traducción es equivalente a la indeterminación de la transición
de la organización funcional (en el sentido de la mesa de máquinas o
de lo que sea) a la descripción psicológica".23
No repasaré las diversas formulaciones de Quine sobre la tesis
de la indeterminación ni los argumentos que al respecto sostiene.
Eso lo he hecho en otra ocasión, basando mi tesis en que nada
21 Para evitar una posible confusión, me pennito repetir que la postulación de
"objetos mentales internos" no implica la existencia de entidades no físicas, en el
sentido en que yo utilizo estos términos.
22 Véase W. V. O. Quine, "Methodological Reflections on Current Linguistic
Theory", en Donald Davidson y Gilbert Harman, eds., Semamics of Natural Lan-
(Nueva York, Humanities Press, 1972).
Putnam, p. 49.
25
24 PRIMERA PARTE
sigue más allá de la observación de que las teorías son subdeter-
minadas por la evidencia, y que los esfuerzos de Quine para de-
mostrar lo contrario no sólo han sido inútiles sino que han con-
ducido a una contradicción interna.
24
Considérese entonces la
formulación más reciente de Putnam, en sus conferencias John
Locke, de 1976. En primer lugar permítaseme aclarar un equí-
voco. Putnam cree, al igual que Quine,25 que yo considero falsa la
tesis de la indeterminación; por el contrario, la considero veraz Y
carente de interés.
26
Putnam cree que lo que él llama mi " 'realis-
mo' respecto a la psicología" basado en el supuesto rechazo de esta
tesis, hace caso omiso de la existencia de [ ...] pares de descripciones equi-
valentes,27 mas esto también es erróneo. El ejemplo de Putnam
es bastante conocido: consiste en hacer dos descripciones de la
"psicología" de una persona, una de las cuales sostiene que inter'-
preta un estimulo dado como un conejo y otra, que afirma que lo
interpreta como una parte inconexa de un conejo. La posibilidad
de tales alternativas evidentemente existe, pero -junto con la tesis
general-, es obvia y carente de interés. De lo que n;almente se
trata es tan sólo lo que Donald Hockney ha llamado la "tesis de la
24 Cf Reflections on Language, pp. 179-204.
25 Quine escribe que "esta indeterminación de la traducción es insospechada en
la semántica mentalista", y ofrece algunas razones para este supuesto hecho.
"Mind and Verbal Dispositions", p. 90 véase también su "Reply to Chomsky", en
D. Davidson y J. Hintikka. eds., Word.\ and Objections: Essays on the Work of W. V.
Quine (Dordricht, Reidel, 1969). Que yo sepa, quienes proponen el "mentalismo"
en la semántica o en otros campos que Quine parece tener en mente no rechazan
la tesis sino que la consideran evidente y carente de importancia. Por lo menos
ésta siempre ha sido la opinión que yo he expresado. En otra parte, Quine ofrece
una critica a fondo de las versiones específicas de la semántica mentalista. No
obstante, ése es enteramente otro asunto.
28 Con la "tesis de la indeterminación" me refiero a la tesis de que cualesquiera
evidencias que podamos acumular para apoyar a una hipótesis, siempre existirán
hipótesis alternativas contradictorias de la nuestra pero compatibles con la evi-
dencia. La conclusión de que por consiguiente "no hay hechos" es la que parece
infundada, particularmente si no se desea llegar a la misma conclusión sobre la
física dentro del mismo campo.
27 Putnam, p. 50, las cursivas son suyas. La reterencia a "las descripciones
equivalentes" está equivocada. Seguramente existen pares de descripciones equi-
valentes, pero también hay, y vienen más al caso, grupos de descripciones no
equivalentes compatibles con toda la evidencia disponible, un hecho comúnmente
menospreciado en el sentido de que es tan obvio que no merece comentario.
LA MENTE Y EL CUERPO
bifurcación", es decir la tesis de que las teorías del significado del
lenguaje y de gran parte de la psicología se enfrentan a un pro-
blema de indeterminación que es cualitativamente diferente, de
alguna manera, de la subdeterminación de la teoría por evidencia
de las ciencias naturales.
28
Ninguna hipótesis se ha ofrecido en
favor de esta conclusión; y como señala Hockney, la tesis de la
bifurcación conduce a la contradicción dentro del sistema de
Quine.
Se observa fácilmente de qué manera el razonamiento general
presentado   o n t r ~ el "mito del museo" podría utilizarse para sos-
tener la tesis de la bifurcación. Supongamos que, como en la pre-
sentación de Quine, concedemos un conocimiento total de la fí-
sica. Una persona tiene una cierta experiencia sensorial, y acto
seguido el psicólogo le atribuye cierta estructura mental que in-
cluye el conocimiento del significado de las palabras, la posición
de los límites de frase, etc. Pero esto parecerá ilegítimo si hace-
mos la maniobra falaz que acabamos de anotar para concluir, con
base en el hecho de que los significados, los límites de frase, etc.,
deban "explicarse [ ...] sobre la base de nuestra experiencia", que
"postular objetos mentales internos [ ...] tan sólo estorba a la ex-
plicación, puesto que esconde las lagunas de nuestra compren-
sión de cómo se adquiere el dominio del lenguaje". Se podría
alegar de esta forma solamente si se presumiera que el supuesto
"conocimiento total de la física" no incluyese una descripción de
cómo el cerebro se estructura inicialmente de manera que la ex-
periencia conduzca al conocimiento específico del significado lé-
xico, de los límites de frase o de lo que sea. Esta suposición es lo'
que los apologistas de la "indeterminación" deben establecer si es
que esta tesis ha de ser significativa.
Una versión de la tesis de la bifurcación aparece como rasgo
común en el razonamiento 'dePutnam a propósito de diversas
cuestiones. Por ejemplo, argumenta que "la idea bárbara" de
"convertir en científicas a las ciencias sociales" se derrumba 29 con
datos tan simples como los siguientes: al estudiar el hebreo, Put-
28 Donald Hockey, "The Bifurcation 01' Scientitic Theories and Indeterminacy
01' Translation", Philosophy of Science (1975), 42 (4): 411-427.
29 Putnam, pp. 70, 76. De hecho, afirma que "aquí mismo cae por su propio
peso una cierta versión del cientificismo en las ciencias sociales." No está claro el
Contenido de la restricción.
27
26 PRIMERA PARTE
nam aprendió que la palabra "shemen" significa aceite. Pero a
causa de los problemas de la indeterminación de la traducción "el
conocimiento de un hecho tan simPle como que 'shemen significa
aceite' no puede justificarse ni confirmarse siguiendo los para-
digmas de la lógica inductiva". Involucra "el conocimiento prác-
tico" que va más allá de la inferencia científica. "La idea de que lo
que sabemos es coextensivo con lo que podemos revisar 'pública-
mente' siguiendo los bien entendidos paradigmas de la compro-
bación científica, ni siquiera se ajusta a algunos de los hechos más
simples que conocemos, tales como el significado de las palabras
de una lengua extranjera." En otra parte afirma que tal conoci-
miento no puede ser " 'verificado' de manera que públicamente
se conforme a los criterios de 'la metodología científica' " y que a
las explicaciones psicológicas no se les puede dar "nada parecido a
'una prueba científica' ".
Todo lo anterior posiblemente fuera más convincente si hu-
biera razón para creer que las ciencias naturales pudieran resistir
tales críticas. Acaso los paradigmas de la lógica   ¿pueden
justificar o confirmar los postulados teóricos en una forma que
sabemos no es disponible en principio para el caso de "shemen
significa aceite"? ¿Es que los criterios de la "metodología cientí-
fica" ofrecen "pruebas científicas" exentas del problema de la
subdeterminación de la teoría con base en las evidencias de 'las
ciencias naturales? No se ha ofrecido ninguna razón que sustente
creencia semejante. Putnam argumenta además que necesitaría-
mos una "enorme teoría psicológica" para cubrir todas las perti-
nentes circunstancias especiales':lo que "no tenemos una teoría
explícita" de ¡'las interacciones que son rasgos característicos
del conocimiento práctico" y que tal conocimiento es "no formali-
zable". Aparte argumenta que es "desesperado" buscar tales teo-
rías, o que las teorías de plena organización funcional "bien
pueden ser ininteligibles" para los humanos en el caso de que se
enuncien detalladamente, o que las teorías psicológicas tendrían
que ser tan complejas que las predicciones que produjeran no
procederían en el tiempo rea1.
31
Estas especulaciones pueden ser
30 La afirmación de Putnam de que se neeesitaría una "inmensa teona psicoló-
gica", y las demás opiniones aquí citadas, implica que esa teoría es posible en
principio, lo que contradice sus conclusiones citadas arriba.
31 Referencias de Putnam, pp. 64-65, 70-73.
LA MENTE Y EL CUERPO
correctas o incorrectas, pero no está clara su significación, aun
en el caso de ser correctas. También necesitaríamos inmensas
teorías para tratar la fisiología de los organismos complejos
(aunque la teoría básica resultara sencilla) y las predicciones que
produjeran podrían no ser posibles en el tiempo real; o bien ta-
les teorías podrían ser incomprensibles para los humanos a causa'
de ",u complejidad o por otras tazones. ¿Debemos concluir por
consiguiente que asimilar la fisiología a las ciencias naturales es
una idea bárbara que "se derrumba"?
En su defensa de la tesis de la indeterminación, Putnam res-
ponde a lo que llama el "'realismo' chomskiano", al argumentar
que "debemos ser 'realistas' " en ambos campos -la psicología y la
física-, es decir, realistas sO{lSticados. Y un "realista sofisticado re-
conoce la existencia de aescripciones equivalentes ..."32 Estoy
completamente de acuerdo.
33
Para los realistas moderadamente
sofisticados, la subdeterminación de la teoría por la evidencia, y
así la existencia de descripciones equivalentes en el sentido de
Putnam, no constituye sorpresa en la física ni en la psicología.
Hasta aquí no hay ninguna controversia, si se supera la lectura
equívoca.
Sin embargo, Putnam simultáneamente adelanta otro concepto
muy diferente. Es decir, postula lo que él llama "una teoría sus-
tantiva met;,ifísica de lo que es la 'corrección' en la lingüística" (y
supuestamente también en la psicología); a saber, que la teoría
correcta es la que "mejor explica el comportamiento del ha-
blante".34 ¿Por qué es ésta una teoría diferente? Porque Putnam
considera la explicación como "relativa al propósito"; la mejor
explicación depende de nuestros intereses y propósitos, y variará
en función de éstos. No existe una "mejor explicación" absoluta.
Además, niega toda validez de la noción "la evidencia disponible
32 Ibídem, p. 51.
33 COI,} el sentido que se le da en la nota 27. Con esta aseveración sumaria,
Putnam parece rechazar la tesis de la bifurcaeión y equiparar la física con la psico-
logía (incluso la lingüística). En ambas áreas, la teoría está subdeterminada por la
evidencia; en ninguna de las dos conduce este hecho a la conclusión de que "no
hay hechos".
34 Ibídem, p. 41. Putnam parece referirse específicamente a la traducción, pero
tal y como lo indica el comentario que acabamos de citar, además del contexto
entero, se sostiene que el argumento se aplica a toda la lingüística y, presumible-
mente, también a su descripción psicológica.
28 29
PRIMERA PARTE
en el límite" . No existe un "límite ideal" de la investigación
fica. Por lo tanto propone como sustantiva la tesis metafísica de
que la corrección en la lingüística (yen la psicología) es  
110 que mejor explica los últimos datos disponibles sobre el
portamiento del hablante dado un interés actual; lo que es
rrecto hoy será falso mañana, y lo que es correcto depende de
nuestros intereses y propósitos actuales. Pero definitivamente
no es la postura que propone para el realista sofisticado en las
ciencias naturales; sino al contrario. No entraré en su  
te discusión sobre los problemas en las ciencias naturales, sino tan
sólo señalaré que está implícita en los comentarios que acabo
de citar la clara versión de una tesis de bifurcación que forma
parte del sostén del principio metafísico, y que se halla más
exenta de argumentos de lo que yo pueda advertir.
Putnam propone todavía otra versión de su postura al
der a un argumento "vago" que dice que a menudo oye decir a
los "chomskianos". El argumento que oye es que la relatividad
del interés de la explicación es común a toda la ciencia, a "la 'física
tanto como a la psicología. De manera que no ha demostrado que
haya ninguna razón especial para considerar a la psicología (y a
la traducción) como más indeterminadas que laJísica". Suponga-
mos que alguien argumente en esta forma contra la tesis de la
bifurcación. Pero responde Putnam: "Esto parece una mala
plica a Quine, de hecho, puesto que Quine asegura que existe la
'subdeterminación' por las mismas razones tanto en la física como
en la psicología, además de que permanece la 'subdeterminación' en
la psicología aunque 'arreglemos' la física." Putnam confunde la
cuestión un poco al no distinguir entre la relatividad del interés y
la indeterminación, que son asuntos distintos, pero omitamos eso
para considerar su respuesta al rechazo de la tesis de la bifurca·
ción.
Consideremos la tesis de que la subdeterminación existe por las
mismas razones en la física y en la psicología, pero que se man-
tiene en la psicología aunque logremos arreglar la física. "La fí-
sica" en esta discusión se utiliza como sinónimo de las ciencias
naturales. La respuesta de Putnam se basa entonces en la preten-
sión implícita (atribuida a Quine) de que la psicología no forma
parte de las ciencias naturales. Si es correcta tal afirmación, se
sigue en consecuencia que la subdeterminación se mantiene en la
LA MENTE Y EL CUERPO
psicología aunque arreglemos la física; y además, si la física no
forma parte de la psicología, también se sigue, en forma igual-
mente poco interesante, que la subdeterminación permanece en
la física aunque arreglemos la psicología. Postulados similares son
válidos para la teoría electromagnética y la mecánica, la bioquí-
mica y la termodinámica, para la teoría de la visión o para la
teoría del lenguaje. Por el contrario, si la psicología forma de
hecho parte de las ciencias naturales, la versión de Putnam sobre
la tesis de Quine es evidentemente falsa. La pregunta crucial
entonces es si la psicología forma parte de las ciencias naturales.
Para contestarla, debemos empezar· por caracterizar las propIe-
dades intrínsecas de los dos dominios; presumiblemente no inte-
resa afirmar simplemente que la psicología actual no cabe dentro
de la física actual que nosotros sepamos. Por las razones ya ex-
puestas no está claro qué sentido tendría la pregunta general: si
en principio la psicología cabe dentro de las ciencias naturales.
Tal vez los problemas de la psicología ya caben en principio den-
tro de la física contemporánea; o bien tendremos, al igual que en
el pasado, que asimilar a las ciencias naturales todo aquello que
llegue a comprenderse razonablemente bien, modificando si hace
falta en el proceso nuestra noción de la "física". Putnam segura-
mente tiene en mente alguna demarcación, pues de lo contrario
no hubiera podido formular esta versión de su   En-
tonces aclarar y motivar esta demarcación es problema suyo, tal
como los defensores de la tesis de la bifurcación deben cargar
con la tarea de fundamentarla.
as
Otros pueden simplemente
adoptar el consejo muy razonable que en otra parte expresa Put-
nam en el sentido de que se mantenga el mismo "realismo sofisti-
cado" en todos los dominios, y así rechazar todas estas maniobras.
Putnam se pregunta por qué la tesis de la indeterminación de
Quine "parece tan improbable" y contesta que "pensamos en la
doctrina desde el punto de "ista de nuestros intereses, espacios de
35 Tal vez Putnam lo ve de otra manera. Escribe que es responsabilidad de los
"físicos" demostrar que su "teoría metafísica sustantiva" de la corrección lingüís-
tica, citada arriba es inadecuada. Éste también es un recurso ilegitimo contra una
tesis de la bifurcación a menos que él adoptara la misma actitud frente al realismo
(o "lo físico") en las ciencias naturales. Pero no es así. En el caso de las ciencias
naturales, considera que las cuestiones se refieren a la convergencia científica y a
otros asuntos similares.
31
PRIMERA PARTE
30
explicación, etc." Yo lo expresaría en otra forma: la tesis de la
indeterminación no parece poco probable; más bien parece ob-
via. Las teorías no son determinadas por las evidencias, pues si lo
fueran, carecerían totalmente de interés. Lo que parece poco
probable, o al menos poco razonado, es la tesis de la bifurcación.
Mientras que la tesis general de la indeterminación parece obvia,
no obstante no se justifica decir que otra persona, o miembro de
otra cultura, quiere significar parte inconexa de conejo cuando uti-
liza nuestra palabra "conejo" (u otro término que traduciríamos
como "conejo"). La razón parece bastante sencilla. Sabemos, por
nosotros mismos, que pretendemos decir conejo y no parte inco-
nexa de conejo.36 Suponemos que los demás se nos asemejan en los
aspectos importantes, salvo en caso de tener evidencias contra-
rias, al igual que el químico que analiza dos muestras de la misma
solución supone, excepto en caso de tener evidencias contrarias,
que son iguales en sus características principales; tanto como el ge-
neústa hace suposiciones respecto a dos moscas del Mediterráneo.
Si se les preguntara, todos ellos estarían de acuerdo en que ni la
evidencia más completa podría demostrar en forma definitiva
que estas suposiciones son correctas, ni en las ciencias naturales
ni en el caso del uso de la palabra "conejo" por parte de nuestro
vecino. Además, si no aceptamos la limitación arbitraria de Quine
de la experimentación a la investigación y de la aprobación y la
discusión, y tomamos en cuenta otra evidencia adicional, se con-
firmaría la suposición de que las otras personas se nos parecen en
los aspectos importantes, lo cual encontraríamos al investigar su
uso de las palabras "parte", "inconexa", etc., y en una variedad
de evidencias de otra clase. Por supuesto que sabemos, como in-
siste Quine, que existen formas de hacer que toda la evidencia
sea compatible con innumerables interpretaciones diversas sin im-
portar cuánta evidencia acumulamos; de la misma forma que no
habría manera de derrotar definitivamente la afirmación de que
dos muestras de la misma solución se constituyen en forma di-
versa, no importa cuántas comprobaciones efectuemos. Depen-
demos, en tales casos, de la sendllez, ia perspicacía y el poder
explicativo, conceptos no totalmente comprensibles y que tienen
36 Putnam parece suponerlo, aunque tal vez Quine lo rechazaría. o negaría que
tiene sentido.
LA MENTE Y EL CUERPO
sus raíces presumiblemente en nuestras capacidades cognosciti-
vas. La cuestión de la relatividad al interés de la explicación no
parece tener mucho que ver. Tampoco tiene la cuestión relevan-
cia particular para la psicología, si desechamos la tesis de la bifur-
cación.
Creo que vale la pena destacar el hecho de que estas cuestiones
se hayan debatido tanto durante los últimos veinte años en el
dominio de la psicología y del lenguaje, mientras que las cuestio-
nes comparables referentes a la indeterminación en las ciencias
naturales han recibido menor atención; y donde se han investi-
gado, en conexión con la cuestión del realismo, el marco de refe-
rencia y las conclusiones han sido muy diferentes. Lo que ha
sucedido, de hecho, es que a la psiwlogía se le ha exigido res-
ponder a cuestiones que se descartan en el caso de las ciencias
naturales. en donde nadie se preocupa mayormente porque dos
muestras pudieran ser en principio constituidas en forma dis-
tinta, porque las teorías no sean determinadas por la evidencia,
etc. Esto parece ser un extraño estado de cosas. Las preguntas de
naturaleza fundamental deben hacerse cuando existe la mayor
probabilidad de ilustración; en este caso en la física y no en la
psicología. Los mismos éxitos de la física hacen razonable formu-
lar preguntas que resultan fuera de lugar en el dominio de la
psicología o de la lingüística, no porque tales temas deban per-
manecer inmunes al análisis crítico sino porque sus logros son de
tal manera menores que ofrecen menos probabilidad de ser
comprendidos o convertirse en ejemplos sensatos a considerar.
Es una regla generaljusta que las preguntas referentes a las bases
de la psicología no se formulen si no pueden contestarse en al-
guna medida, por lo menos en el caso de la física. Este principio
razonable ha sido flagrantemente violado, con la consecuencia de
que la discusión no deriva en gran cosa, aun cuando se eliminen
algunas confusiones.
Nótese que Putnam podría estar en lo cierto ar'suponer que
algunos aspectos de la psicología difieren fundamentalmente de
las ciencias naturales, por ejemplo el estudio de la intención, del
ánimo, etc. Si es así, no apoyará a su argumentación, que intenta
ofrecer una tesis sustantiva metafísica para la lingüística (y para
la psicología) en generaL Tendría que sostener además que el
estudio de la psicología requiere una aproximación particular-
33
PRIMERA PARTE
32
mente global que rechaza la idealización, Y que no pueden ais-
larse subdominios que estén exentos de lo que él cree pertinente
para ciertos aspectos del estudio del" 'ser humano' de tipo natu-
ral". No trataré de ahondar en el asunto ahora, sino solamente
de concluir que no percibo aquí una tesis sustancial o significa-
tiva; ciertamente ninguna que se haya demostrado pertinente en
el estudio de los dominios centrales de la psicología, incluyendo
la lingüística.
El "realismo sofisticado" de putnam tal vez no sea muy distinto
del de Descartes, cuando éste escribe
Aunque he expuesto cómo todas las cosas naturales pueden ser for-
madas, no por eso tenemos derecho a concluir que fueron producidas
por estas causas. Pues al igual que haber dos relojes produci-
dos por el mismo artesano, que indiquen la hora igualmente bien y
sean similares en todos los aspectos externos, Y sin embargo de nin-
guna manera se asemejan en la composición de sus engranes; así, sin
duda, hay una infinidad de maneras distintas en que todas las cosas
que percibimos podrían ser formadas por el gran Artítice (sin que sea
posible que la mente del hombre esté consciente de' cuáles de esas
maneras haya elegido emplear).37
Esta "tesis de la indeterminación", que Descartes atribuye a
Aristóteles, puede formularse de manera que parezca bastante
sencilla. Si es que existe una versión fundamentalmente dife-
rente, que se refiera en forma crucial a la psicología o a la lin-
güística, no ha sido enunciada que yo sepa.
No creo, pues, que el estudio de los mitos del museo o de la
indeterminación ilumine la tarea que he emprendido. Tampoco
sugiero que el esfuerzo por aislar los sistemas mentales que pue-
dan estudiarse como las ciencias sociales deba fracasar. por con-
siguiente persistiré en la hipótesis operacional de que existen as-
pectos del estudio de la mente que se prestan a la indagación "al
estilo de Galileo", Y que algún día tal vez haya inclusive una espe-
cie de "revolución galileica" en la psicología si ese método alcanza
la suficiente profundidad de explicación. Un aspecto del estudio
de la mente que parece particularmente susceptible a este mé-
37 Principies rf Philosophy, PrincipIe CCIV, Haldane Y Ross, p. 300; la
ci6n es suya.
LA MENTE Y EL CUERPO
todo es el estudio de nuestro conocimiento del lenguaje y los orí-
genes de este conocimiento, aunque el problema de cómo se
pone en práctica ese conocimiento, y en particular lo que he de-
nominado en otra parte "el aspecto creativo del uso del len-
  parezca resistir tales empresas, quizás por las razones ex-
presadas en la versión estrecha de la tesis' de Descartes sobre lo
incomprensible mencionada antes.
Alguna vez presenté lo que creía ser una formulación inocente
e incontrovertida de una idealización que me parece de impor-
tancia crítica si es que la teoría lingüística ha de desarrollarse
siguiendo estas pautas: a saber, que "La teoría lingüística se
preocupa principalmente por el hablante-oyente ideal, en una
comunidad de habla completamente homogénea que conoce su
lengua perfectamente", y que no es afectada por "las limitacio-
nes de la memoria, las distracciones, etc."38 Esta formulación
me parece inocente, pero está obviamente lejos de pasar incontro-
vertida. Ha motivado una tormenta de protestas, centralizadas
principalmente en la noción "comunidad de habla homogénea".
Como veremos, el rechazo de la idealización también está implí-
cito en algunas obras contemporáneas de fIlosofía.
¿Cuál es precisamente el origen de la objeción? Obviamente no
puede ser que no sean homogéneas las comunidades de habla
reales. Eso es tan evidente como ajeno al caso. Tampoco sirve la
objeción de que esta idealización impide necesariamente el estu-
dio de los asuntos que no incluye, a saber, la variación lingüística,
o lo que Putnam llama "la división social del trabajo lingüísti-
co". Al contrario, lo que sostiene implícitamente quien adopta la
idealización es que estas cuestiones extensivas se estudian apro-
piadamente dentro de un marco que haga uso de los resulta-
dos obtenidos por la investigación de la idealización. Si ésta
permite descubrir propiedades reales y significativas de la facul-
tad lingüística, la conclusión parecería no sólo justificada, sino
ineludible.
De suerte que nos quedamos con la que debe ser la pregunta
crucial: ¿acaso la idealización falsifica el mundo real a tal grado
que no permite hacerse una idea significativa de la naturaleza de
la facultad lingüística? o es que, por el contrario ¿ abre la posibilidad
38 Aspects Theory rf Synto.x (Cambridge, MIT Press, 1965), p. 3.
34
35
PRIMERA PARTE
de descubrir propiedades fundamentales de la facultad lingüística?
En síntesis, ¿es legitima esta idealización?
Supongamos que alguien adopte una postura negativa respecto
a esta interrogante. Tal persona estará comprometida con alguna
de las dos creencias siguientes:
1) Las personas están constituidas de forma tal que son incapaces de
aprender la lengua en una comunidad de habla homogénea; la varia-
bilidad o la inconsistencia de la evidencia presentada es una condición
necesaria para el aprendiz,ye de la lengua.
2) Aunque las personas pueden aprender una lengua en una co-
munidad de habla homogénea, las propiedades de la mente que posi-
bilitan este logro no están incluidas dentro de la adquisición lingüís-
tica normal en el mundo real de la diversidad, el conflicto de dialec-
tos, etcétera.
No puedo creer que quien piense a fondo en este asunto sos-
tenga en realidad ninguna de estas creencias. De hecho, ambas
parecen ser completamente improbables. Supong<!.mos, en conse-
cuencia, que las rechazamos. Así, aceptamos que los humanos po-
seen una propiedad mental que les permite aprender la lengua
de una comunidad de habla homogénea si se encontrasen en ella,
y que esta propiedad mental desempeña un papel en la adquisi-
ción lingüística. Pero entonces la idealización es legitima; abre
paso al estudio de una propiedad fundamental de la mente que
es la que nos ocupa. Además, quien rechace esta idealización y los
resultados obtenidos al seguirla hasta el punto en que descubra-
mos esta propiedad fundamental de la mente, impide el estudio
de otros aspectos del lenguaje, como por ejemplo la adquisición Y
el uso lingüístico en condiciones de diversidad, la división del
trabajo lingüístico, las preguntas de la sociolingüística, etc.
Una vez aclaradas estas cuestiones, es difícil entender cómo
podría alguien rechazar esta idealización, y que yo sepa, nadie lo
hace de hecho, ni sus oponentes más obstinados, como veremos
cuando estudiemos en detalle el trabajo de éstos sobre temas
como la variación dialectal. Desafortunadamente ésta es la típica
clase de debate que oscurece con demasiada frecuencia la cues-
tión de la idealización. Asumiré que esta idealización es legitima,
considerando conforme procedamos, otras medidas que creo que
LA MENTE Y EL CUERPO
deben tomarse para aislar subsistemas mentales coherentes para
su estudio en particular.
Supongamos que una indagación del tipo bosquejado hasta
aquí alcance cierto éxito. ¿Cómo podría este éxito contribuir al
estudio general de la mente? Se ha a.rgumentado que el conoci-
miento del lenguaje no es un "caso central" ni conocimiento ca-
racterístico: que "la situación del niño que aprende su primera
lengua está de todas maneras lejos de ser el caso notmal de la
adquisición del conocimiento".39 Esta opinión me parece más o
menos admisible, dependiendo de cómo la interpretamos. Lo que
actualmente se entiende aunque sea en forma limitada me parece
indicar que la mente es una estructura altamente diferenciada,
que contiene subsistemas muy distintos. Si es así, no debe espe-
rarse que la comprensión de las propiedades de uno de ellos
proporcione los principios según los cuales están organizados y
funcionan los otros. Ni siquiera es probable que una muy atinada
descripción de! conocimiento del lenguaje contribuya directa-
mente al estudio de los factores que entran en nuestra compren-
sión de la naturaleza del mundo visual, o al contrario. No se
pretenc.e negar, por supuesto, que estos sistemas interactúan y
pueden compartir algunas características generales. Pero debe-
mos mantenernos abiertos a la posibilidad, o más aún, a la fuerte
probabilidad, de que estén organizados en forma muy distinta. A
este respecto, el conocimiento de! lenguaje puede no ser un caso
central; ni el conocimiento de o sobre cualquier otra cosa.
40
Hay
otras peculiaridades e'1 el conocimiento del lenguaje. La cuestión
de la verdad, la conformidad con una realidad externa, no tiene
que ver de la misma manera que en conexión con nuestro cono-
cimiento de las propiedades de otros objetos. Aunque conceda
lo anterior, aún no puedo pensar en seguir el estudio de la mente
sino a través de la investigación del carácter específico de los sis-
temas particulares, como la facultad lingüística. No puede espe-
rarse que sean extensivos los principios, pero los resultados obte-
nidos y la forma de la investigación lograda pueden resultar su-
39 Roy Edgley, "Innate ideas", en GNA Vessey, ed., Knowledge and Necessíty,
Royal Institute of Philosophy Lectures, vol. 3, 1968-1969 (Londres, Macmíllan,
1970), p. 31.
40 En el capítulo IU me referiré nuevamente a este tema.
36
37
PRIMERA PARTE
gerentes en otros campos, de manera similar a cómo el estudio
de la visión ha resultado positivo al estudio del lenguaje. y cua-
lesquiera resultados que se obtengan constituirán contribuciones
directas a la teoría de la mente.
A 10 largo de esta discusión me he referido al lenguaje y a la
cognición humanos. Tengo en mente ciertas propiedades biológi-
cas, entre las cuales las más significativas son las propiedades ge-
néticamente determinadas Y características de la especie humana,
la cual asumiré como genéticamente uniforme, 10 que constituye
otra idealización. Estas propiedades determinan qué clases de sis-
temas cognoscitivos, entre los que se cuenta el lenguaje, pueden
desarrollarse en la mente humana. En el caso del lenguaje, usaré
el término "gramática universal" para referirme a estas propie-
dades de la herencia biológica humana. Vistas así, las propieda-
des de la gramática universal son "biológicamente necesarias",
pero en los casoS interesantes no son elementos lógicamente
necesarios que uno pudiera definir como lengua. Si la mente de
hecho tiene carácter modular, esto es, constituye un sistema
de sistemas distintos aunque interactuantes, entonces los sistemas
parecidos a las lenguas podrían adquirirse a través del ejercicio
de otras facultades mentales, aunque deberíamos esperar encon-
trar diferencias empíricas en la manera de adquisición Y de uso
en este caso. Los sistemas reales denominados "lenguas" en el
diScurso ordinario sin duda no son "lenguas" en el sentido de
nuestras idealizaciones, aunque esto sea tan sólo a causa de la
heterogeneidad de las comunidades del habla reales, y pódrían
también ser "impuros" en el sentido de que incorporan elemen-
tos derivados de otras facultades aparte de la lingüística Y por
consiguiente se separan en cierta manera de los principios de la
gramática universal. También éstas son posibilidades no particu-
larmente interesantes ni exclusivas de esta investigación.
Es importante distinguir este uso de otro distinto, que entiende
a la "gramática universal" como una caracterización no del len-
guaje humano sino   como ta,,*, En este sentido, la
gramática universal intenta incluir aquellas propiedades del len-
guaje que sean necesarias lógica o conceptualmente, propiedades
tales que si un sistema no las tuviera, no podría ser considerado
una lengua: quizás la propiedad de incluir oraciones y palabras,
por ejemplo. El estudio de las propiedades del lenguaje biológi-
LA MENTE Y EL CUERPO
camente necesarias forma parte de las ciencias naturales: se
ocupa de determinar un aspecto de la genética humana, a saber,
la naturaleza de la facultad lingüística. Tal vez el esfuerzo esté
mal encaminado. Podríamos descubrir que no existe una facultad
lingüística, sino tan sólo modos generales de aprendizaje aplica-
dos al lenguaje o a cualquier otra cosa. Si es así, entonces mi
concepto de la gramática universal es vacuo, en el sentido de que
sus interrogantes no encontrarán respuestas aparte de los princi-
pios cognoscitivos generales. Pero aun así, la gramática universal
concebida como el estudio de las propiedades del lenguaje bioló-
gicamente necesarias (si existen éstas) formará parte de la ciencia.
Los criterios de acertado o equivocado pertenecen al campo de
las ciencias. En contraste, el estudio de las propiedades del len-
guaje lógicamente necesarias es una indagación en el concepto
del "lenguaje". Debo añadir cuanto antes que manifiesto escepti-
cismo respe<::to a esta última. Me parece improbable que resulte
más inten::sante que una indagación del concepto de la "visión" o
de la "locomoción". En todos los casos, sin embargo, sería no una
investigación empírica, salvo en la medida en que la lexicografía
sea una investigación empírica, y debe juzgarse según normas
muy distintas.
Richmond Thomason, que publicó los manuscritos de Monta-
gue, ha escrito despectivamente sobre el estudio de las propieda-
des del lenguaje que él considera "sólo psicológicamente univer-
sales",41 que serían las propiedades biológicamente necesarias
que constituyen la gramática universal en mi concepto. Él, en
cambio, aboga por el desarrollo de la gramática universal como
parte de las matemáticas, y alega que la llamada "gramática de
Montague" pertenece a esa clase de teoría. Sugiere que es aná-
loga a la topología considerada como una teoría general de la
geometría. La empresa que diseña, entonces, será evaluada no
con base en criterios "meramente empíricos" sino con las normas
de las matemáticas, es decir, con base en la profundidad de sus
teoremas y características semejantes; una evaluación que en este
caso concluye rápidamente. A este propósito, me sorprendería si
alguien que trabaja en una rama más rica de la matemática, como
41 Richmond Thomason, ed., Formal Philosophy (New Haven, Conn., Yale Uní·
versity Press, 1974).
39 
PRIMERA PARTE 
38 
David  Hilbert,  menospreciara el  estudio  de la  física  en  forma si-
milar  puesto  que  se  ocupa  de  las  propiedades  "meramente  físi-
cas"  del universo.
Una  indagación  de  la  gramática  universal  en  el  sentido  que 
aquí adopto se ubica dentro de lo que Hume denomina "filosofía 
moral",  es  decir,  "la  ciencia  de  la  naturaleza  humana".  que  se 
ocupa de "los orígenes  y  principios  secretos.  mediante  los  cuales 
se  activa  la  mente  en  sus  operaciones".  y.  más  importante  aún, 
aquellas "partes  del conocimiento  nuestro"  que se  derivan "de la 
mano  original  de  la  naturaleza".  Descartes  la  consideraba  la  in-
dagación  más útil en la  que  pudiéramos  participar:  "para deter-
minar la  naturaleza  y  los  alcances  del  conocimiento  humano". 42 
Este  problema  ha  sido  una  constante  en  la  historia  del  pensa-
miento humano desde los  tiempos más remotos.  Algunos han ar-
gumentado  que  el  marco  de  referencia  que  asumo  es tan  dife-
rente  que  resulta  impropio  considerar  la  presente  indagación 
como enfocada hacia los  problemas tradicionales.  Para Descartes, 
la  mente  no  forma  parte  del  mundo  biológico.  Además,  parece 
considerar que  la mente es  uniforme e  indiferenciada:  "hay den-
tro de nosotros sólo un alma, y esta alma no tiene en sí  diversidad 
alguna de  partes";  "la  mente es  completamente indivisible".43  Se 
podría entonces decir que no estudiamos el  problema de Descar-
tes  cuando  consideramos  a  la  mente  humana como  un  sistema 
biológico  específico,  que  tiene  componentes  y  elementos  de  va-
riada  índole,  que  debe  explorarse  en  la forma  como  estudiaría-
mos  cualquier  otro  aspecto  del  mundo  físico.  Se  sostiene  esta 
conclusión,  sin  embargo,  solamente  si  consideramos  a  Descartes 
como un dogmático irracional, es decir, como  postulante de  doc-
trinas que definen el dominio de la investigación, en vez  de como 
defensor  de  principios  que  él  creía  haber  establecido  dentro  de 
una investigación concebida más ampliamente, lo cual me parece 
una maniobra de carácter dudoso. 
En  lo  que  concierne  a  Hume,  creo  que  estaba  equivocado  en 
sus  supuestos  empíricos  sobre  los  principios  mediante los  que se 
activa  la  mente,  ya  sean  natos  o  adquiridos,  pero  acertó  en  la 
42  "Rules for the  Direction of the Mind".  Rule VIll,  Haldane  Y Ross,  p.  26. 
43  "The  Passions  of the  Soul",  Article  XL VII, ibidem, p.  353;  "Meditation  VI", 
ibidem, p.  196. 
LA  MENTE  Y EL CUERPO 
manera  de  formular  la  pregunta,  particularmente  al  considerar 
que su investigación  fuera  análoga a  la  física.  No es  mi  intención 
sugerir  que  otras  preocupaciones  y  otras  interrogantes  no  sean 
legítimas,  sino  más  bien que estas  preocupaciones centrales  de la 
tradición  filosófica  son  legítimas  e  importantes,  cualquiera  que 
sea  la  terminología actual de que se  las  quiera vestir. 
Desde  este  punto de  vista,  podemos proceder a  aproximarnos 
al estudio de la mente humana en forma muy.similar a  la manera 
en  que  estudiamos  la  estructura  física  del  cuerpo.  De  hecho,  es 
posible  que  consideremos  el  estudio  de  las  facultades  mentales 
como  un estudio del cuerpo en realidad -específicamente del ce-
rebro- condu¡::ido en cierto  nivel de abstracción.  Como  punto de 
partida,  puede ser útil considerar un  momento cuál es el  proce-
dimiento  para estudiar el cuerpo humano. 
Suponemos, sin duda correctamente, que la especie humana se 
caracteriza por cierta herencia biológica.  El  embrión se desarrolla 
hasta  convertirse  finalmente  en  adulto  conforme  su  programa 
genético  se  desenvuelve  bajo  el  efecto  activante  y  formante  del 
medio  ambiente.  Vale  la  pena distinguir estos efectos.  Tomemos 
el  acostumbrado  paradigma  del  condicionamiento;  en  el  que  se 
construye  un  tipo de comportamiento en  un  proceso  por etapas 
mediante la manipulación de contingencias de refuerzo, es decir, 
contingencias  que  por  una  razón  u  otra  modifican  la  probabili-
dad del comportamiento. Éste es  un ejemplo del efecto formador 
del medio ambiente. O  bien,  supongamos que existe algún domi-
nio,  aunque  sea estrecho,  en el  que  es  válida  la  psicología  empi-
rista  tradicional;  digamos  que  un  niño  recibe  en  forma  simultá-
nea  una impresión  visual  y otra auditiva y  las  asocia,  sirviendo el 
residuo de  la  impresión  auditiva a  manera de  nombre del objeto 
interpretado como  causante de la  impresión  visual.  Son conside-
rables  los problemas  para realizar esto, especialmente el de cómo 
podemos  obtener  una  experiencia  sensorial  no  informada  por 
juiciós  conceptuales.
44 
Algunos cartesianos  del siglo  XVII  han  ne-
gado a  menudo que esto sea posible,  por ejemplo Schopenhauer, 
que  desarrolla  una  versión  pos kantiana,  atribuye  su  opinión  a 
"los  antiguos",  y cita como  ejemplo  "el  famoso  verso  del  filósofo 
44  Al  respecto  véase  Michael  Williams,  Groundle,¡s Belief (New  Haven,  Conn., 
Yale  University  Press,  1977). 
41 
PRIMERA PARTE 
40 
Epicarmo":  "Sólo la  mente  puede  ver  y  oír;  todo  lo  demás  está 
sordo  y ciego."45  Pero supongamos que a estos problemas los de-
jemos  de  lado.  Entonces  el  paradigma  empirista  puede  servir 
como  ejemplo del efecto  formador del  medio  ambiente  en el co-
nocimiento, además de ser un caso  en el que existe algún  tipo de 
"semejanza" entre lo  que está en la mente y lo  que  percibe. 
Supongamos,  en cambio,  que  se  requieren  ciertas  condiciones 
ambientales para poner en operación un proceso intrínsecamente 
determinado, como se requiere en la nutrición  para que el creci-
miento  celular  tenga  lugar  en  la  forma  predeterminada.  Se  ha 
informado,  por ejemplo, que el  contacto  físico  entre las  ratas  in-
46 
duce  la lateralización  de los  procesos espaciales  y afectivos.  En 
tales_casos,  los  E.rocesos  que tienen  no  son  formados  por el 
medio  ambiente;  no  reflejan  la  direcCión  del  intercambio  con 
el medio ni se     de alg:una forma, con el estímulo,_de la 
misma manera que un niño no es un reflejo del alimento que con-
sume.
Cuando  las  condiciones  externas  son  necesarias  para  el  des-
envolvimiento de  un  proceso controlado internamente, o  bien  lo 
facilitan  podemos  hablar de su efecto "activan te" . Si  los  niños de 
hospicio o  internado no aprenden el lenguaje , la razón podría ser 
que esté ausente un factor actívante crucial, que es el intercambio 
social  apropiado, como en el caso  de los  monos de  Harlow;  pero 
no  por esodiriamos que  la  atención,  el  cuidado  y el cariño  con-
forman  el  desarrollo  del lenguaje  en  el  sentido  de  que  un  pro-
grama de refuerzo  forma el  comportamiento de  una paloma.  La 
distinción entre los dos tipos de efectos ambientales no es precisa, 
pero  es  útil  conceptualmente.  Mi  sospecha  es  que  parte  central 
de lo que llamamos el "aprendizaje" realmente se  entiende mejor 
como  el  desarrollo  de  estructuras  cognoscitivas  siguiendo  un 
rumbo  internamente  dirigido  con  el efecto  activan te  y  parcial-
mente  formativo  del  medio  ambiente.  En  el  caso  del  lenguaje 
humano, evidentemente existe  un efecto  formativo;  las  pérso
nas 
hablan  diferentes  lenguas  que  reflejan  diferencias  en  su  medio 
Root of the  Principle of Sufficient Reuson 
4$  Arthur Schopenhauer, On the 
(La Salle,  m., Open Court,  1974),  p,  109. 
46  V.  H.  Denenberg, J.  Barbanati,  G.  Sherman,  D.  A.  Yutzey,  R.  Kaplan, "ln-
fantile  Stimulation  Induces  Brain  Lateralization  in  Rats",  Science  (septiembre  de 
1978),201  (22):1150-51. 
LA  MENTE  Y EL CUERPO 
ambiente verbal. 47 Pero aún está  por verse cómo el sistema que se 
desarrolla  está  realmente  formado  por  la  experiencia,  o  refleja 
más bien  procesos y estructuras intrínsecos activados por la expe-
rIenCIa. 
Si  volvemos  a  la analogía con  el cuerpo  físico,  damos  por des-
contado que el organismo  no aprende a  desarrollar los  brazos ni 
a  alcanzar  la  pubertad,  para mencionar un ejemplo de la  madu-
ración  determinada  genéticamente  que  tiene  lugar  mucho 
tiempo después del nacimiento.  Estos desarrollos  son  determina-
dos  más  bien  por la  herencia  genética,  aunque  la  forma  precisa 
como  se  realiza el  plan  genético depende en  parte de los  factores 
externos,  tanto  activan tes  como  formadores.  Por  ejemplo,  el  ni-
vel  alimenticio  aparentemente puede afectar el  momento del  ini-
cio  de  la  pubertad  con  una  variación  considerable.  Conforme 
se  desenvuelve  el  plan  biológico,  madura  un  sistema  de  órga-
nos  y  estructuras  interactuantes:  el  corazón,  el  sistema  visual, 
etcétera,  cada  uno de los cuales tiene  sus estructuras y funciones 
específicas,  que  interactúan  en  forma  básicamente  predetermi-
nada. 
Nuestra herencia biológica determina tanto el  alcance como los 
límites del crecimiento físico.  Por una parte permite el desarrollo 
de un complicado sistema de órganos físicos  muy articulados, ni· 
yas  propiedades esenciales  se  encuentran  determinadas  intrínse-
camente. 
Si  no  fuera  por esta  herencia  específica,  cada  individuo  se  con-
vertiría  en  una especie  de  criatura  amibioide  que  reflejaría  sólo 
las  contingencias  externas,  y  que  fuera  muy  difeyente  de  otros, 
cada  uno  totalmente  empobrecido  y  carente  dé las  intrincadas 
estructuras especiales que  posibilitan  la  existencia humana y que 
diferencian  a  las  especies  entre  sí.  Nuestra  herencia  biológica 
proporciona  un  vasto  potencial  para el  desarrollo,  aproximada-
mente  uniforme,  de  la  especie.  Al  mismo  tiempo,  de  hecho  im-
41  Harry J. Jerison  utiliza  este  hecho como ¡-::rte  del  razonamiento de que  las 
exigencias  de  la  comunicación  no  son  los  factores  primarios  responsables  de  la 
evolución  de la  facultad  lingüística.  Véase su "Discussion  Paper:  The Paleoneuro-
logy of Language", en S.  R.  Harnad,  H.  D.  Steklis y J.  Lancaster, eds., Origins and 
Evolution  of Languages and Speech  (New  York  Academy of Sciences,  1976), 
280.  Véase  también  su  "Paleoneurology  and  the  Evolution  of  Mind",  Scientific 
American  (enero de  1976). 
42
43
PRIMERA PARTE
pone límites tajantes a lo que cada individuo puede llegar a ser;
el embrión humano presumiblemente no puede llegar a conver-
tirse en ave como resultado de la modificación del medio ex-
terno. Se relacionan íntimamente el alcance y los límites del de-
sarrollo. Los factores natos permiten que el organismo tras-
cienda la experiencia para alcanzar un alto nivel de complejidad
que no refleja el medio ambiente limitado y degenerado. Estos
mismos factores excluyen muchas direcciones posibles del desa-
rrollo y limitan drásticamente los estados finales alcanzables en el
crecimiento físico.
Ahora, todo lo anterior deberá ser transparente y difícilmente
controvertible. Aparentemente se sabe muy poco sobre cómo
acontece, peró nadie duda realmente que algo similar es básica-
mente exacto. Si se propusiera que "hacemos" nuestra constitu-
ción física, o que se nos "enseña" a pasar por la pubertad, o que
"aprendemos" a tener brazos en vez de alas, nadie tomaría muy
en serio la sugerencia, ni aun en el estado presente de ignorancia
respecto a los mecanismos en cuestión. ¿Por qué es así? Presumi-
blemente, la razón se deriva de la vasta diferencia cualitativa en-
tre el medio ambiente empobrecido y carente de estructura, por
una parte, y las estructuras altamente específicas e intrincadas
que se desarrollan, por otra. En esencia, és'ta es una variante de
un argumento clásico de la teoría del conocimiento, que podría-
mos llamar "el argumento a e.a!!ir de la pobreza del estímulq':.
El éxito de en mostrar el conocimiento del niño esclavo
es un ejemplo clásico. Ante las preocupaciones actuales pa-
rece pertinente tomar una variante de este argumento, como por
ejemplo el argumento   favor de las ideas natas en
el dominio asegura en su Dióptrica que
no es necesario suponer que cosa material alguna se emita a partir de
los objetos hacia nuestros ojos para que veamos los colores y la luz, ni
tampoco que haya cosa alguna en estos objetos que sea similar a las
ideas o las sensaciones que tenemos de ellos: de igual forma que nada
se muda de los objetos que siente el ciego que deban transmitirse a
:ravés de su caña a la mano, y la resistencia o el movimiento de esos.::-
bjetos, única ...¡:: .. .... d ....... la...   ..... nes8ued. n(}esenj;. .. u ... e
" lasldeas.quec el€oncibe'de'ello's. y de esta:'
.
f
luanera, tu mente será liberada de todas esas pequeñas imágenes que
LA MENTE Y EL CUERPO
vuelan a través del aire, llamadas especies intencionales, que tanto ejerci-
tan la imaginación de los filósof()s.48
La experiencia se conforma a nuestros modos de cognición,
como dirían sus sucesores inmediatos y modo
de cognición, afirmaba   involucrar ideas natas ta-
les como las figuras geométricas, además de todas las "nociones
comunes", puesto que el estímul() no se asemeja a lo que produce
la mente al ser estimulada. sugirió en otro es-
crito, si interpretamos a una figura que nos es presentada como
un triángulo distorsionado, y no como un ejemplo perfecto de 10
que es, se debe presumiblemente a que la mente está organizada
en términos geométricos.
49
Hume, al contrario, sostuvo que no
tenemos concepto alguno de las figurasge0lT!étricas regulares, y
que de hecho es absurdo imaginar tener tales conceptos más allá
de lo que nuestros sentidos transmiten,50 una conclusión que
creo que debe interpretarse como un argumento reductio ad ab-
surdum contra las creencias empiristas referentes al efecto forma-
tivo del estímulo sobre las estructuras mentales que evocan.
El argumento de Descartes depende, así, de la observación de
que el estímulo no contiene los elementos que constituyen nuestro
conocimiento, aunque puede ser que sirvacomo la ocasión para que
la mente idee una interpretación de la experiencia en los términos
,de las estructuras mentales que extrae de sus propios recursos
internos. Fue así como escribió Ralph Cudworth: "El libro de la
naturaleza es legible solamente para el ojo inteleetual." 51
Pese a que tal razonamiento es tratado en lo relativo a la mente,
48 Charles Adam y Paul Tannery, eds., Qeuvres de Descartes (París, 1897-1913),
6:85.,
•• "Reply ro Objections V", en Haldane yRoss, 2:227-28.
so Véase capítulo 6, p, 247.
51 Para ahondar en este asunto, véase mi Cartesian Linguistics (Nueva York,
Harper and Row, 1966), parte 4; y Rejlections on Language, capítulo 1. Uno de los
ejemplos que utiliza Descartes es el del reconocimiento facial: "Cuando observa-
mos una hoja de papel en la que se ha trazado con tinta líneas pequeñas para
representar la cara de un hombre[ . , .J la idea producida en nosotros[ ...] no es la
de las líneas del dibujo sino la del hombre. Pero esto nopodria haber sucedido.
salvo que hubiéramos conocido por algún otro medio la humana y que estu-
VIéramos más acostumbrados a pénsar en ella y no en las minúsculas líneas que:
de hecho, con frecuencia no logramos distinguir cuando nos las alejan a una corta
distancia," Véase la referencia de la nota 49. El reconocimiento facial parece ser
45
PRIMERA PARTE
44
más de lo que yo creo que amerita, no se cuestiona en absoluto
en lo referente al cuerpo físico, sino que se da por entendido
como la base para la investigación científica. Ha habido, sin em-
bargo, discusiones fascinantes sobre cuestiones similares en otros
dominios de la biología. Volveré a algunas de ellas más adelante,
al discutir la cuestión del aprendizaje y el crecimiento. Nótese
que el razonamiento, por supuesto, no es demostrativo. Es lo que
a veces se llama una inferencia a la mejor explicación, que en este
caso sería que lo que le falta al estímulo es producido por el or-
ganismo con base en sus recursos internos; dicho de otra forma,
los organismos dotados de diferentes modos de cognición po-
drían interpretar el estímulo en forma muy distinta, de manera
que nuestra atención se dirige a esos modos de cognición y 'su
origen, si es que nos interesa entender la interacción entre el or-
ganismo y el medio y la naturaleza esencial del organismo en
cuestión.
Las teoníasde Descaf''tes en favor de las ideas natas, cuando son
tomadas en cuenta, generalmente son consideradas como poco
relevantes o bien como "un fracaso risible" si se interpretan como
postulantes de "un principio causal general".52 Pero creo que es-
tas objeciones no vienen al caso. Es perfectamente cierto, como lo
afirma Roy Edgley en un interesante examen de la cuestión, que
"Una idea en la mente sería atribuible entera y solamente a un
objeto exterior, por así decirlo, si no existiera en absoluto la
mente." Ésta es, en efecto, la postura de Hume, como se expresa
una tarea del "hemisferio derecho" del cerebro que está compuesto por estructu-
ras neurales cuya maduración es un poco tardía, quizá se produce alrededor de
los diez años de edad o más. Ha habido numerosos estudios sobre el reconoci-
miento de objetos a partir de dibujos parciales. El reconocimiento parece ser afec-
tado más por lesiones en el hemisferio derecho que en el izquierdo, aunque hay
variaciones indiviauales: los pintores realizan esta tarea mucho mejor que los
demás. Se desconoce si las diferencias son resultado de la experiencia o de la
herencia, lo que quizá es un factor en la elección vocacional. Se tratan algunas
diferencias culturales y grupales en Andrea Lee Thompson, Joseph E. Bogen,
John F. March, "Cultural HellÚsphericity: Evidence from Cogrútive Tests", InJer-
'natümal Journal of Neuroscience.
N ó t e ~ e que para centrar la discusión, debemos distinguir entre el papel de las
estructuras intrínsecas de la percepción, por una parte, y el crecimiento y desarro-
llo de estructuras cognoscitivas, por otra. Para cada uno de estos casos podemos
discernir aplicaciones del argumento de la pobreza del estímulo.
52 Edgley, p. 9.
LA MENTE Y EL CUERPO
por ejemplo en su imagen de la mente como "una especie de
teatro, en donde las diversas percepciones aparecen sucesi-
vamente; pasan, repasan, se desvanecen y se mezclan en una
infinita variedad de posturas y situaciones", aunque "la compa-
ración teatral no debe confundimos" puesto que no existe escena-
rio: "Son tan sólo las sucesivas percepciones las que constituyen la
mente." 53
Sería erróneo, por consiguiente, sugerir que ningún empi-
rista rechazaría que las ideas "deben ser en parte atribuibles a la
naturaleza de la experiencia y de la mente, y que el objeto ex-
terno es a lo sumo una condición necesaria para tener la idea",
salvo en sentido muy especial: a saber, el caso limitante, en que la
contribución de la mente es nula, puesto que la mente sólo está
constituida por una sucesión de impresiones y otras que se des-
vanecen.
54
Así, en lo que respecta a los "instintos" de Hume, que nos
obligan a esperar que el futuro sea como el pasado, surge una
muy seria interrogante empírica de si éstos han sido caracteriza-
dos en forma que se asemeje a la correcta. La importancia de
estas cuestiones se muestra en forma clara a través de las postu-
ras antagónicas sostenidas por Hume y Descartes con referencia
a los objetos geométricos. Creo que es razonable interpretar que
la cuestión medular es empírica, y concluir que el uso que hace
Descartes del argumento de la pobreza del estímulo no es en ab-
soluto "risible" ni "trivial", sino más bien un argumento sustan-
tivo (aunque agregaríamos que no demostrativo)55 con respecto a
53 David Hume, A. Treati.\e of Human Nature, libro 1, IV Parte, sección 6 (Lon-
dres, Everyman's Library, J. M. Dent and Sons, Ltd., 1911), 1:239-40.
54 Edgley, p. 10. No es mi intención sugerir que Edgley no está de acuerdo. Él
señala que aun "una tabuZa rasa no carece de estructura; su estructura es tal que
recibe información sin añadir nada a ella" (p. 18). Pero creo que se equivoca al
pensar que la alternativa de Descartes es por consiguiente "trivial" o "risible". Más
bien, ha confundido la cuestión que en su centro es empírica (en nuestros térmi-
nos) en lo que se refiere a la estructura de la mente.
55 No es exacto que Descartes haya considerado concluyente el argumento,
puesto que lo hacía sólo en el sentido de que consideraba necesariamente veraces
sus conclusiones respecto al mundo físico. Sobre este asunto, véase, Gerd Buch-
dahl, Metaphysics and the Philosophy of Science (Cambridge, ~   T Press, 1969), capí-
tulo 3. Véase también el estudio de Buchdahl sobre el concepto de las "ideas
innatas" en la filosofía cartesiana. Véase mi Cartesian Linguistics, parte 4, en donde
trato cuestiones similares dentro del contexto de la adquisición del lenguaje.
46
47
PRIMERA PARTE
la verdadera naturaleza de la mente. En forma similar, cuando
Edgley afirma que "ni siquiera el escaso marco de explicación
propuesto por la teoría estímulo-respuesta viola el principio" de
que la naturaleza de la mente determina parcialmente los efectos
producidos por un estímulo, no se equivoca, pero de nuevo se le
escapa un punto importante: las teorías nada triviales de estimulo
y respuesta tienen algo que aportar sobre la estructura de la
mente, o bien pueden interpretarse en esta forma, pero lo que
afirman es erróneo, porque no postulan estructuras específicas
apropiadas a la labor de explicación. Descartes, además, profun-
dizó más allá del "principio causal general" que Edgley descarta
como "un fracaso ridículo".
Podría resultar que una variante de la conclusión de Descartes
no solamente no fuera ridícula sino de hecho correcta, si se in-
terpreta de acuerdo con sus términos Y no con los del examen
filosófico actual. Es decir, puede que sea cierto que la mente está
constituida de tal manera que construye figuras geométricas re-
gulares como "ejemplos" para la interpretación de la experiencia;
inclusive es posible que el trabajo reciente en laneurofisiología
ofrezca apenas los inicios de una descripción de cómo esto su-
cede, aunque no está dentro del marco de referencia de Descar-
tes, como tampoco está la física contemporánea dentro del marco
de Galileo.
56
Si dirigimos nuestra atención a la mente y sus productos, la
situación que encontramos no resulta cualitativamente diferente
de la del cuerpo. Ahí también se encuentran estructuras de con-
siderable complejidad, que se desarrollan uniformemente, Yque
fácilmente trascienden los limitados factores ambientales que ac-
tivan y en parte moldean su crecimiento. El lenguaje es un ejem-
plo, aunque no el único. Piénsese en la capacidad para usar el
sistema numérico, una capacidad común a todos los hombres, ex-
ceptuando los casos patológicos, y que sepamos es un atributo
exclusivamente humano, que seguramente ha sido factor impor-
tante en el notable éxito del "estilo de Galileo" en la física. Russell
escribió en alguna ocasión que no habríamos desarrollado el con-
cepto numérico si hubiéramos vivido en el Sol. Tal vez la oportu-
.s Nótese que sobre este punto asumo una de las dos interpretaciones de Des-
cartes mencionadas anteriormente (pp. 38-39).
LA MENTE Y EL CUERPO
nidad de emplear aquellas facultades mentales que se nos presen-
tan con un mundo de objetos individuales proporcione un efecto
activante para el desarrollo de la "facultad numérica", aunque
parece razonable suponer que esta facultad sea un componente
intrínseco de la mente humana. No nos debe engañar el hecho
de que por ejemplo algunas aves puedan ser entrenadas para es-
coger un pequeño número de elementos de entre muchos: hasta
un máximo de siete.
51
La esencia del sistema numérico la consti-
tuye el concepto de sumar uno, indefinidamente. El concepto del
infinito no es solamente "más" que siete, al igual que el lenguaje
humano, con su distinta infinidad de expresiones significativas
no es solamente "más" que algún sistema finito de símbolos que
puedan atribuirse laboriosamente a otros organismos (tampoco,
de la misma manera, solamente "menos" que un sistema de comu-
nicación esencialmente continuo, como la danza de las abejas). La
capacidad de usar el sistema numérico o las propiedades abs-
tractas del espacio es con toda seguridad no aprendida en su
esencia.
Más aún debemos suponer que ha sido "seleccionada" en forma
específica a través de la evolución, puesto que la misma existencia
de la facultad numérica no pudo haberse conocido ni esa capaci-
dad ejercitada sino hasta que la evolución humana hubiera alcan-
zado su etapa actual.
Es útil pensar en la facultad lingüística, la facultad numérica y
otras, como "órganos mentales", análogos al corazón, al sistema
visual o al sistema de coordinación y planeación motora. Parece
que en los aspectos en cuestión no hay una clara línea de demar-
cación entre los órganos físicos, los sistemas perceptuales y moto-
res y las facultades cognoscitivas. En síntesis, no parece haber
razón para insistir en que el cerebro sea único en el mundo bio-
lógico por carecer de estructuras y de diferenciación, cuando se
desarrolla con base en principios uniformes del crecimiento y
aprendizaje, principios que son comunes a todos los dominios;
citemos por ejemplo los principios de una teoría del aprendizaje,
57 Véase Duo Koehler, "The Ability of Birds lO 'Count' ", {reimpreso en J. R.
Newman, ed., TIIe World of Mathematícs (Nueva York, Simon and Schuster, 1956),
1, del Bulletin of Animal Behallior, 9. Nótese que si se descubriera que algún otro
organismo tuviera algo similar a la "facultad numérica", de cualquier forma 'no
afectaría a la cuestión de si esa facultad es o no intrínseca a la mente humana.
49
48 PRIMERA PARTE
O deunaestrategiageneralde aprendizaje parapropósitos múl-
tiples queaúnnose concibe.
  quehainiciadoalgunosdelos másprometedores 
trabajossobrela2!,se físicadelavisión,entrelosmamíferoS,con-
cluyeque
Tenemos razones paraesperar que cada parte
sus problemas específicos propios que requieren solu-
cionesdistintas. Enla'''''is'IIl'nosocupanlosg>ntorno
s
,lasdjreccions.s
y la ..f!:,0fundidad.EnelsiStemaauditivo,encambio, podemosantici-
par una multitud de problemas relacionados con las interacciones
tem orales delos sonidos de recuenciadiferente,Yesdifícil imagi-
narqueunsoo aparatonerviososeocupedeto osestosfenómenos
[...]es improbable unasolución global paralos aspectos principales
58
delaoperacióndelcerebro.
Bien puede serqueexistan propiedadescomunes a losdistin-
toS sistemas.Porejemplo,laexperienciaesnecesariaparalauafi-
nación" de los sistemas visual y auditivo al igual que en otros
sistemasquese desarrollan deacuerdocon instrucciones genéti-
cas f9 . Investigaciones recientes sobre la.:;oordinación motora
en los
as
monos parecen indicar que "muchos programas motores
forman parle de la herencia genética de1 primate. La retro-
alimentación sensorialy los lazos dereflejo espinales nosonne-
cesarios para el aprendizaje del repertorio de movimientos...
[aunque] ...la retroalimentación sensorial es necesaria para la
afinación".59 Los sistemas perceptuales y motores sin dudason
. "fijados" en parte por el efecto formativo de algunosaspectoS
del medio ambiente,SO pero los sistemas que emergen parecen ser
altamente especializados e intrínsecamente programadoS en
formamuydistinta. Ensíntesis,loquese daporentendidosinevi-
'
M DavidH;"Hubel,"Vision and the Brain",Bulletin dela American Academy
of and Sciences (abril de 1978),31(7)28.
  Giná Barll{olata,"Primate Neurobiology: Neurosurgery with fetuses",
Science (3de marzo de 1978), 199:960-61;citaaEdwardTaub. ore
80 Para un repaso de trabajos pertinentes, véase Colin Blakem •"Develop-
mental Factors in the Formation of Feature Extracting Neurons". en F. O.
SchmittyW. G. Worden,eds.,The Neurosciences: Third Study P'TOgram (Cambridgs,
MIT Press, 1973), pp. 105-13.
LA MENTEYELCUERPO
denciadirectaenelcaso delcrecimiento físico basado en unar-
gumento implícito de la pobreza del estímulo, también se está
encontrando en el estudio del cerebro y el sistema nervioso; y
esteresultadono me parecesorprendente.
En cuanto a las facultades cognoscitivas, está ampliamente di-
fundida la suposición de que el desarrollo es uniforme en los
varios dominios yque las propiedades intrínsecas del estado ini-
cial son homogéneas y no diferenciadas, suposición que es com-
partidaporlagamadeopiniónquevadeSkinnera Piaget(quie-
nesdifierenen muchosotrosaspectos); estasuposiciónescomún
también en lafilosofía actual. Nótese que se incluyen dos cues-
tiones: la de la estructura nata y la de la modularidad. Podría
sostenerse que existe una rica estructura nata, pero pocao nin-
gunamodularidad. Sinembargoexisteunarelaciónentrelosdos
aspectos, una relación en parteconceptuaL Enla medidaenque
haya poca estructuración nata, lo que se desarrolla en la mente
del individuo será un sistema homogéneo derivado de la aplica-
ción a laexperiencia de los principioscomunes que constituyen
la herencia nata. Ladiferenciación que puedahaber reflejará la
existenteenelmedioambiente.Correspondientemente,lacreen-
cia de que varios sistemas mentales están organizados según
principiosmuydiferentesconducea laconclusión naturaldeque
tales sistemas están determinados intrínsecamente, no simple-
mente como resultado de los mecanismos comunes delaprendi-
zaje o del desarrollo. Porlo tanto no es sorprendenteencontrar
que las opiniones "se agrupan". Los que se inclinan hacia el su-
puesto de la modularidad también tienden a suponer una rica
estructuranata, mientrasquequienes piensan en unaestructura
limitada natatiendena negarlamodularidad.
Sisetomanenseriolos estados reales alcanzadosencasos par-
lticulares,creoquellegaremosa laconclusióndequelaestructurar
!;ntrínsecaes rica (porelargumentodelapobrezadelestímulo)y
iíPiversa (en virtud de la diversidad aparente de los principio
;¡fundamentales de las capacidades y las estructuras mentales al-
tanzadas). Creo que estas conclusiones son de esperarse en el-
caso de los sistemas que tengan una función significativa en la
vidadelorganismo.Comose haseñalado,sedanporentendidos
sin muchaconsideraciónni evidenciaenelestudiodeldesarrollo
físico; nadie duda que serán muy diferentes las instrucciones
51 
PRIMERA PARTE 
30 
para el hígado y  para el sistema visual.  En la medida que se  sabe 
algo  sobre  los  sistemas  cognoscitivos,  lo  cual  es  poco, los  supues-
tos  relacionados  sobre  la pobreza de  la estructura inicial  y la ho-
mogeneidad  no  parecen  sostenibles,  y  parece  aplicable  la  línea 
general  de  argumentación  que  evita  totalmente  la consideración 
de los  supuestos análogos en el caso  del desarrollo  físico.  Cuanto 
más  sepamos  de  sistemas  específicos,  más  aplicable  se  vuelve,  y 
me  atrevo  a  suponer que  así  sucederá en lo futuro.  En el caso de 
los sistemas conceptuales humanoli; por ejemplo, inherente en las 
nodones tan aparentemente elementales,  como "cosa"  u  "objeto" 
hay  una interacción  sutil  entre  las  condiciones de la contigüidad 
espacio-temporal, los  actos voluntarios del agente responsable del 
objeto,  y  otros  factores.
61 
Es  difícil  interpretar  lo  anterior  salvo 
en  los  términos  de  nuestros  modos  intrínsecos  de  cogpkjón. 
Cuando  consideramos  el  lenguaje,  se  han  estudiado  muchos 
ejemplos  de conocimiento  compartido que  no  parecen     
tímulo  formadSl..k  es  decir,  conocimiento  sin  fundamento,  desde 
otro  punto  de  vista,  conocimiento  que  parece  basarse  en  princi-
pios que tienen  solamente una semejanza muy  superficial con los 
que  operan en otros dominios cognoscitivos. 
Proporcionaré  algunos  ejemplos,  en  parte  para  ilustrar  este 
punto y en parte como referencia futura.  Considérese,  por ejem-
plo,  el  proceso  de la formación  de  preguntas.  En  inglés  seleccio-
namos  una  frase  nominal  de  una  oración,  la  sustituimos  con  la 
palabra interrogante apropiada, ponemos esta última al  principio 
de  una oración Y con  el uso  de otroS  mecanismos  formamos  una 
pregunta.  De  esta  manera,  con  base  en  la  oración  "John  saw  a 
mah"  Uuanvio  a  un  hombre)  podemos  formar  "Who  did John 
see?"  (¿A  quién  vio  Juan?).  O  para  citar  un  ejemplo  más  com-
plejo, en el caso de la oración "The teacher thought that his assis-
tant had told  the class to study  the lesson"  (El  profesor creía que 
su adjunto había indicado  a  la clase que  estudiara la lección),  po-
demos  preguntar  por "la clase"  y  formular  "Which class  did  the 
teacher think that his assistant  had  told  to  study  the  lesson?"  (¿A 
cuál  clase  creía  el  profesor  que  su  adjunto  había  indicado  que 
estudiara  la  lección?).  Pero  considérese  el  ejemplo  siguiente,  de 
una complejidad aproximadamente comparable: "The lesson was 
'\
61  Véase Reflections 011 Language, pp.  44 ss, 203.
LA  MENTE  Y EL CUERPO 
harder  than  the  teacher  had  told  the class  that  it  would  be"  (La 
lección fue  más difícil de lo que  el  profesor había dicho a la clase 
que sería).  En  este ejemplo,  si  preguntamos por "la clase",  se  de-
.  riva:  "Which  class  was  the  lesson  harder  than  the  teacher  had 
told  that it would  be?"  (¿Para cuál clase  la lección  fue  más  difícil 
de  lo  que  el  profesor  había  dicho  que  sería?).  Es  evidente  que 
esta  pregunta  no  está  bien  formulada,  a  pesar  de  que  su  inten-
ción  es  bastante  clara  y  perfectamente  inteligible,  si  se  le  dedica 
un  poco  de estudio.  Es  difícil  imaginar que  personas capaces  de 
ejercer  ese  juicio  tengan  todo  el  entrenamiento  o  la experiencia 
necesarios  para  bloquear  la  obvia  generalización  inductiva  al 
ejemplo  mal  formado.  Más  bien  parecería  que  conduce  a  estas 
consecuencias alguna propiedad  específica de la facultad  lingüís-
, .. tica  humana, y  por lo  tanto una  propiedad  general  del lenguaje, 
Juna propiedad  derivada de nuestros modos de co"nicjón, 
Veamos  un segundo caso,  el de la regla  para formar expresio-
nes  recíprocas  como  "The men  saw  each other"  (Los  hombres se 
vieron),  El  niño  que  aprenda  el inglés,  o  la  persona  que  lo 
aprenda como segunda lengua,  debe aprender que "each other" 
es  una expresión recíproca;  es  un  hecho idiosincrásico del inglés, 
Dado  que  es  una  expresión  recíproca,  debe  tener  un  antece-
dente:  por ejemplo "the men" en "The men saw each other", 
tiene  el"  significado  aproximado  "Each  of  tÍ1e  man  saw  the  oth-
er(s)"  ("Cada  uno  del  hombre  VIO  al  otro/a  los  otros"),  El  ante-
cedente  puede  encontrarse  en  una cláusula,  como  en  "The can-
didates  wanted  each  other  to  win"  (Cada  uno  de  los  candidatos 
quería  que  el otro  ganara),  donde  "each  other"  aparece  en  una 
cláusula subordinada como  sujeto de "win"  mientras que su af1te-
cedente  "the  candidates",  aparece  en la cláusula  principal.  A  ve-
ces,  sin  embargo, el  recíproco no encuentra su  antecedente  fuera 
de su  cláusula,  como  en  "The candidates wanted  me  to  vote  tor 
each other" (Los candidatos querían que yo  votara por cada cual) 
que no  está  bien' formada si el significado  ha de ser "Each of the 
candidates  wanted  me  to  vote  for  the  other"  (Cada  uno  de  los 
candidatos  quería que  yo  votara  por  el otro),  Podría  suponerse 
que el ante(:edente debe ser la "frase nominal  más cercana",  Pero 
esto  es  falso;  esta condición  no  es  suficiente  ni  necesaria.  No  es 
suficiente,  como  es  evidente en ejemplos  tales como "The candi-
dates  thought  each  other would  win"  (Los  candidatos  pensaban 
52 
PRIMERA  PARTE 
que cada cual  ganaría), lo que no está bien  formulado si se ha de 
significar "Each of the  candidates thought the other would win" 
(Cada uno de los candidatos pensaba que el otro ganaría).  No es 
condición  necesaria,  como  se  aprecia  en  otros  ejemplos  como 
"The candidates hurled insults at each other"  (Los  candidatos se 
lanzaban  insultos).  Mientras esto  podría significar que los  candi-
datos  lanzaban cada insulto  contra los  otros  insultos,  es  evidente 
que normalmente  no  lo  interpretaríamos así. 
En  este  caso  también,  difícilmente  podría  sostenerse  que  los 
niñOS  que  aprenden el  inglés  reciban  enseñanza específica  sobre 
estas  cuestiones  ni que  sea el  caso  de  que  se  les  proporcione  la 
experiencia pertinente que les  indique que no deban hacer la ob-
via  generalización  inductiva,  es  decir,  que  "each  other"  se  hace 
acompañar de un antecedente plural.  Los  niños cometen muchos 
errores  en el  proceso  de  aprender la  lengua,  pero  no  suponen, 
mientras  no  se  les  corrija,  que  "The  candidates  wanted  me  to 
vote  for  eacl).  other"  (Los  candidatos  querían  que yo  votara  por 
cada cual)  sea  una  oración  bien  formada  que  tenga  poI'  signifi-
cado  Cada candidato quería que  yo  votara  por el otro.  La expe-
riencia  pertinente nunca le  es  proporcionada a la  mayoría de los 
hablantes del inglés, al  igual que ninguna gramática pedagógica o 
" tradicional,  por  exhaustiva  que  sea,  señalaría  estoS  hechos.  De 
una  información  que  los  propios  niños  19una  forma,  ésta  es 
aportan al  proceso de adquisición del lenguaje, como parte de su 
;modo de cognición.
Tal  y  como  sugieren  estos  ejemplos,  se  aplica  algún  principio 
general del lenguaje que  permite la selección  adecuada del  ante-
cedente,  lo  que  no  es  un  asunto  tan  trivial.  En  forma  similar, 
algún  principio general del lenguaje determina cuáles de las  fra-
ses pueden  ser objeto  de interrogación.  Estos  principios, con sus  • 
muchas  ramificaciones,  se  encuentran  entre  los  que  proporcio-
nan  un  marco  básico  dentro  del  cual  se  desarrolla  el  lenguaje 
",ttíAt.conforme  el  niño  progresa  hacía  el  estado  maduro  del  conocí- , 
;:.  ,miento. Estos  principios son equiparables con los factores que de-I 
terminan que el niño  tendrá visión  binocular.  Al  considerar tales  . 
principios  y su  interacción,  empezamos  a  acercarnos a  la  qqueza" 
de  la  facultad  lingüística,  un elemento  de  nuestra  herencia  bio-
1pgica y,  al parecer, un elemento distintivo. 
"  Sería en verdad sorprendente que encontrásemos que los  prin-
LA  MENTE  Y EL CUERPO 
••  En  forma  similar,  en  el caso  del  crecimiento  de  los  sistemas  físicos,  puede 
haber  algunos  principios  del  crecimiento  y  desarrollo  que  sean  comunes  a  una 
gama  considerable  de  esos  sistemas,  tal  vez  por razones  que  en  última  instancia 
pertenecen a  la  física.  Viene a  mente la  obra clásica de D!Are.y:::nrompson.  Véase 
On Growth and Form, r:-T;':Bonl1i!rf, ed.  (Londres,  Cambridge  University  Press, 
1961) o,  el  r,ec, iente  t, ra,baJ,'o  de  Be'tiritt 1\i(¡i{)del\;lrot  sobre  diversos  sistemas 
    Fractalsj Form. Chance and Dimen5Íon (San  Francisco,  W  ." 
H.  Freeman,  1977).  Es  erróneo  sugerir,  como  lo  hago  en  el capítulo  6,  que  , 
solamente  en el  campo  de  la  biología  celular debemos  esperar  encontrar  princi-
pios  generales que  gobiernen el  crecimiento orgánico.  Le agradezco ij6!!eph'Bo-
gen"el  habérmelo  señalado,  Una  descripción  más  exacta  se  ve  en  Langun.ge and
Mind, p.  97, 
54
55
PRIMERAPARTE
periencia, nunca será el de una abeja ni el de una rana, así la
facultad lingüística humanadesarrollará sólo uno de los lengua-
jeshumanos, ungrupoyadeporsí estrechamente restringido.
Un argumento común contrael estudio modular de la mente
es que"reduce la posibilidad de considerarallenguaje como un
aspecto del conjunto total delcomportamiento" y que"oscurece
las conexiones entre el lenguaje y otros aspectos de la cogni-
ción".63 Para citar un argumento equivalente, debemos concluir
""" JarléH.
H
i1l'y ROl:Jert B. Mbst,comentariosobre Han';ad, yI::a:ncas-
tet;'Language (septiembre de 1978), 54 (3):651-52. Los comentaristas (lingüista
antropológica y psicólogo cognoscitivista) apuntancorrectamente que conceptos
similares provienencomúnmentedelos piagetanos. Afirman que"nocabe duda
dequelos tiposdecomportamientoque puedenobtenersedeloschimpancésde
laboratorio[...]sonmáscomprensiblessiellenguajeesconsideradotansólouna
manifestacióndeldesarrollocognoscitivo,envez decomoun'órganoseparado'."
Loanteriorconstituyeunargumentopeculiarcontralamodularidad. Puestoque
los que apoyan la modularidad, al menos los que ellos mencionan, consideran
(correctamente, en mi opinión) que los trabajos recientes dan fundamento al
puntode vistacomún deque aunlas más elementales del lenguaje
humano(porejemploel uso delaagregación defrases paragenerarunainfini-
dad discreta de oraciones) están más allá de la capacidad de los primates, los
comentaristas estarían de acuerdo enque no hay concepto alguno de"facultad
lingüística" que pueda ayudar a hacermás comprensible elcomponamientode
los chimpancés. (Sobreestacuestión "LanguageinChildand
'.Chimp?", Am2nca.n Prychologist 1977,   "ls Problem
.Solving Languag
e
?"]ouT1wl of the Expenm2ntal Analysis of y mi artículo
,
"Human Langua e a . . s",Semiotica.) xistenotrasconfu-
siones en comentarios que son típicas de mucha de la ibliografía reciente,
como portejemplo lacreenciadequequienconcluyaquelos primatescarecende•
capacidad para el lenguaje humano está comprometido con una "teoría de la
discontinuidad" (cuyo contenido desconozco).'Con apego al mismo razona-
miento,tambiénestaríancomprometidosconesa"teoría"aquellosquealberguen
laextrañacreenciadeque los humanosno puedenvolar yqueelojodelmamí-
fero funcionaenformadistintadelojodel insectofCaberepetirqueestanocióp
í estámuydifundida. Porejemplo,unamesaredondasobreellenguajehumanoy
los sistemassimbólicosdelos primates realiza<laenlareuniónde febrero de19713
Jie la American Association for the Advancement ofScience (AAAS) se intituló:
"Elsurgimiento del lenguaje: continuidades Ydiscontinuidades", con base enel
supuesto implícito de quela falta de homologíaentreel lenguaje humanoy los
sistemassimbólicosdelos primatesimplicaría"discontinuidades" Sería
igualmenterazonablequeunprogramasobrelosojosdelinsectoydelmamífero
se intitulara: "El surgimiento del sistema visual del mamífero: continuidades Yf".' ..... .
'  discontinuidades. Es evidentequeun evolutivoindependientenocontieneL '
implicación algunareferentea la"discontinuidad". "" .'. .
.

., .
LA MENTE YELCUERPO
que la creencia de que vista y oído funcionan según principios
distintos reduce la posibilidad de considerarala vista como un
aspecto del comportamiento y oscurece las relaciones entre la
vista y el oído. Constituye un tristecomentario sobreestecampo
de estudio el hecho mismo de que se formulen argumentos de
estaíndole.
Considéreseotravez lapreguntadesí las funcionescognosciti-
vasson al mismo tiempo diversas y determinadas en gran deta-
lkpor una rica herencia nata. Si larespuesta es afirmativa con
'jrespectoa algúnorganismo,eseorl'f<lnismo es muyafortunado. Así
puede vivir en un rico y complejo mundodesgmprepsió¡;
.¡a,rtid,acon otrosquetienenherenciassimilaresqueseextienden
'muchomás allá delaexperiencialimitaday variable. Si nofuera
por esta herencia, los individuos se desarrollaríanpara
tirse en amiboides mentales. distintos entre sí, cada uno
jandoelmedioambientelimitadoypobreenelquesedesarrolla,
carente totalmente de los finamente articulados, diversos y finos
órganos cognoscitivos que posibilitan la rica y creadora vida
mental caractelística de todo individuo no afectado seriamente
por una patología individual o social. Pero no debemos, de
nuevo, perder de vista que los mismos factores intrínsecos que
permitenestos logros también imponenlímitesseverosa losesta-
dos alcanzables. Dicho de otra manera. existe una conexión
irrompible entre los alcances y los límites del conocimiento
mano.
permítasemerecalcarlos límites delaempresaque
me propongo. J)os individuos quecomparten la misma herencia
genéticayexperienciacomúnalcanzaránel mismoestadio,
cíficamente el mismo estado de conocimiento q.el lengua,je (ex-
cluyendoelementos delazar). Maslo anteriornÓ excluyelaposi-
/f:>.ilidad dela diversidad en elejerciciode ese conocimiento en el,.'
fpensamiento o en la acción. El estudio de la adquisición del Is;n-.
O delainterpretacióndelaexperienciaa travésdel usodel
conocimiento adquirido todavía sin respuesta lacuestión de
la causalidad del comportamiento, y en forma más amplia la
cuestión de nuestra habilidad para elegir y decidir nuestras ac-
ciones.