24 de septiembr e de 2009

CUENTO QUE NO ES CUENTO

Estaba yo, vestida muy elegante, estaba muy maquillada, estaba como bonita, muy calmada, estaba en una ceremonia, así que también estaba callada, por mi cabeza mientras esperaba para salir a no sé a dónde, no sé porque pero pasaba el recuento de mi vida y todo lo que hasta el momento había hecho, pues soy como buena gente y me gusta mucho divertirme me di cuenta que tengo muchos amigos, que soy muy unida a mi familia y que en mi vida se pasa bueno. Pero pasaba algo raro, ya no me podía mover y empecé a sentirme algo apretada y pues mire bien y estaba en un cajón que hasta bonito era de madera muy fina y hay me trasportaban, la verdad no sabía que pasaba, pero no era aburrido estar allí era bastante cómodo, hasta pude dormir un rato pero me despertaron unos gritos muy incómodos y pensé que la gente estaba como loca porque no era solo una persona la que gritaba también había mucha gente llorando, y fue cuando abrí mis ojitos y vi que eran todas las personas a las que yo conozco, se me hacia raro, al principio me asuste , pero después me dio algo de risa nunca los había visto así me sorprendió de algunos de otros no tanto pero era una imagen que quedo en mi cabeza. Después de esta escena tan peculiar seguí recordando más y más cosas cosas muy bonitas que yo había vivido como el recuerdo de la primera fiesta a la que fui, o el primer bar al que me metí o algunos de los momentos que pase con algunos novios me causaba risa, y todas las cosas de las que hablo con mis amigas; eso me hacía mucha gracia; estando en esas sentí como si mi mama me arropara con una cobija como de tres metros de profundidad una cobijota. Luego como que me desperté no recuerdo y veía a la misma gente que antes estaba como loca pero esta vez las veía desde más más alto que la vez anterior y ahora estaban como calmados un poquito, a las personas a las que más veía era a mi familia, era como una reunión importante. Allí en donde estaba yo conseguí muchos amigos aunque la mayoría tenían enfermedades, también conocí a personas de avanzadísima edad pero había una amiga muy especial que se me había olvidado contarles siempre me estaba acompañando a todos lados y en mis recuerdos también estaba , ella es muy parecida a mí, como que le gusta cuidarme, y me guiaba y me decía hacia a donde tenía que ir entonces con ella todo fue más fácil, porque de no ser así estaría muy perdida pero menos mal estaba ella, aunque no me hablaba, pero se ve que es como chévere; me llevo a conocer a unos familiares míos que no conocía eran un poquito aburridos, después seguimos caminando y seguí recordando cosas pero esta vez no eran tan agradables, más bien eran los momentos feos que me habían pasado y otra vez volví a ver a todos mis conocidos, los que estaban como locos, ahora los notaba como desolados y ya me preocupe, pero pues mi amiga no me dejo hablarles ni nada solo me hizo saber que después hablaría con ellos y que no me preocupara porque ellos iban a estar muy bien entonces confié en sus palabras y seguimos.
SHARON ELIZABETH CARO MONROY 08 1103 Página 1

24 de septiembr e de 2009

CUENTO QUE NO ES CUENTO

Mi amiga me dejo en un lugar muy bonito, para que descansar porque habíamos caminado mucho y me hizo saber que no debía salirme de allí porque podría perderme y le hice caso al principio pero después me aburrí y me fui y me encontré con una película que estaban presentando y en esa película yo era la protagonista y me parecía recordar haber hecho todo lo que en la película aparecía pero no recuerdo que haya sido para una película, en fin , la empecé a ver y llego una parte muy fea que ya no recordaba haberla hecho, se las voy a contar; cuando estaba comiendo mi mama me dio ensalada de lechuga cebolla y arvejas que a mí no me gusta, la parte fea empieza cuando me atore ¡ con una de esas hediondas arvejas según la película la piel se me puso como morada y no podía respirar, casi sentía que fuera real, después mis papas y mis hermanos trataban de retirar de mi esa arveja pero fue inútil, llamaron a un doctor especializado en esos casos , pero tampoco tuvo buenos resultados , me llevaban al hospital pero como todo lo anterior también fue inútil. Y fue ahí cuando se acabo la película; y entendí todo lo que no había entendido hasta el momento, claro era muy obvio, como no me di cuenta, por que no me decían, todos sabían menos yo, me causo mucha gracia. Espero que hayan entendido y fue así como una vez más me morí ¡

SHARON ELIZABETH CARO MONROY

08

1103

Página 2