LOS CUADERNOS DEL MAESTRO

SABIDURÍA POCO CONVENCIONAL PARA UN MUNDO MASCULINO EN CRISIS
Por “El Maestro”

Nota importante:
Las ideas y principios contenidos en este libro están basados en una mentalidad de abundancia. Asegúrate igualmente que estés leyendo una versión original, obtenida legalmente. Cualquier intento de copiar ilegítimamente o piratear este material va a resultar únicamente en beneficios TEMPORALES.
El fin de este libro es estrictamente proveer entretenimiento, y de ninguna manera brindar consejos o sugerir ningún curso de acción. El autor no se responsabiliza por el uso debido o indebido de la información contenida en este libro. LOS CUADERNOS DEL MAESTRO. © 2007 por El Maestro. Ninguna sección de este libro puede ser reproducida sin permiso explícito escrito del autor. Ilustración de la carátula: “Icosidodecahedron,” por Leonardo da Vinci.

2

A mis padres—si todas las parejas se quisieran como ustedes, este libro nunca hubiera sido escrito.

3

RECONOCIMIENTOS Mi más sincero reconocimiento y aprecio a todos aquellos gigantes de las comunicaciones, relaciones, y seducción, que han influenciado mi forma de pensar, y sobre cuyos hombros descansan estas páginas. Aunque sería imposible nombrar a todos aquellos que me han influenciado positivamente, quiero en especial reconocer la labor de: Milton Erickson, Richard Bandler, John Grinder, Robert Dilts, L. Michael Hall, Paul “Ross Jeffries,” Chris “IN10SE” F., Josh “Swinggcat” S., ‘Major” Mark Cunningham, Steve Piccus, Eric “Hypnotica” von Sydow, Erik “Mystery” von Markovic, Owen “Tyler Durden” C., Neil “Style” Strauss, Michael “Bishop” Emery, David Shade, Robert Greene, Zig Ziglar, Tom Hodges, y “Pook.” Maestros por excelencia.

4

TRAMPA AL GENIO
Siempre me fascinó la idea del genio de la botella que concede deseos a quien lo deja en libertad. Pero más allá del hecho que uno obtenía lo que deseaba, siempre me pregunté por qué es que en las historias nunca nadie pidió el deseo de poder tener un número ilimitado de deseos. ¿Existía alguna cláusula secreta para genios embotellados que regulara la concesión de deseos? Nunca nadie me supo dar razón… De cualquier forma, como va a ser evidente a lo largo de estas páginas, no es mi intención darte una “línea” o un número finito de “trucos” o artificios que te ayuden a conseguir mujeres. Es mi más sincero deseo que puedas evadir la tragedia de vivir bajo los límites impuestos por el pensamiento (los únicos que existen), y que, más allá de los recursos lingüísticos, fórmulas, y técnicas contenidas en este libro, puedas comprender los principios que te permitan liberar al genio que habita en ti, y obtener un número ilimitado de deseos, no sólo en el campo de las relaciones con el sexo opuesto, sino en cualquier meta que te propongas.

El Maestro

5

ÍNDICE
Introducción...........................................................................11 CUADERNO I: El Tao del maestro.............................................15 1. Maestro— ¿de qué? ¿para quién?.....................................15 2. Lo que tú quieres...........................................................17 3. Lo que ellas quieren.......................................................21 3.1. Emociones.........................................................22 3.2. El hombre..........................................................25 3.3. Adolescencias.....................................................30 4. El Santo........................................................................31 5. El Camino.....................................................................33 6. El Dorado......................................................................34 CUADERNO II: El marco de este cuadro...................................36 1. Don Juan de marco........................................................37 2. Camino a Roma.............................................................38 3. Tu cuadro.....................................................................39 4. Ahora lo ves, ahora lo ves así..........................................41 5. Bienvenida a mi realidad.................................................48 6. Il Milione.......................................................................52 7. El Zorro........................................................................55 8. Grandes expectativas.....................................................58 9. Calificación....................................................................61 CUADERNO III: Estrategias de cambio....................................65 1. Inconscientemente.........................................................67 2. Metas...........................................................................68

6

3. Tus Creencias................................................................70 4. Otras herramientas de cambio.........................................74 4.1. Querido diario....................................................74 4.2. Tu voz...............................................................75 4.3. Modelos para armar............................................78 4.4. Directo al subconsciente......................................80 5. Integración...................................................................80 CUADERNO IV: De energía y excitación previa........................83 1. Juan Sinmiedo...............................................................83 2. Conócete......................................................................86 3. ¿La Fuerza?...................................................................88 4. Camaleón.....................................................................91 5. Ojos que no ven............................................................94 6. Listos, ya......................................................................95 7. Tu banda sonora............................................................99 8. De todas formas..........................................................100 CUADERNO V: Acerca del mundo exterior..............................102 1. ¿Qué quieres?..............................................................104 2. La olla interminable......................................................106 3. Abriendo puertas..........................................................107 3.1. Al grano...........................................................108 3.2. ¿Qué te parece mi abridor?.................................110 3.3. Abrí, ja, ja........................................................112 4. Bajo la manga.............................................................113 4.1. Proyecciones....................................................114 4.2. Carnaval (juegos de rol).....................................116 4.3. Historias ejemplares..........................................119

7

4.4. Juego: Vida de película......................................124 5. El otro idioma..............................................................125 5.1. Relax...............................................................126 5.2. El centro..........................................................127 5.3. ¿Hacia dónde?..................................................128 5.4. Allá afuera.......................................................130 CUADERNO VI: Proximidad....................................................132 1. Sin decir una palabra....................................................133 1.1. Espejismos.......................................................134 2. Abre los ojos...............................................................136 2.1. Escalera de sí...................................................138 2.2. Doctor Obvio....................................................139 3. Más allá de lo evidente.................................................142 4. Lectura en frío.............................................................143 4.1. Descubriéndola.................................................145 4.2. Generalidades...................................................149 4.3. Específicamente................................................151 4.4. Además...........................................................153 5. Nuestro secreto...........................................................154 6. A tu imagen................................................................157 7. Al acecho....................................................................159 CUADERNO VII: Magia en la conversación.............................163 1. "Educción”...................................................................163 2. Valores.......................................................................165 3. Educiendo sus valores...................................................169

8

CUADERNO VIII: Seducción a flote........................................175 1. Tu estado mental.........................................................175 2. Su estado inicial...........................................................176 3. Interrumpe el patrón....................................................178 4. Educiendo procesos......................................................184 4.1. Presuposiciones................................................188 4.2. Submodalidades................................................191 4.3. Proximidad en la educción..................................193 4.4. Dr. Frankenstein...............................................194 5. Socios silenciosos.........................................................196 6. Que salga a jugar.........................................................199 CUADERNO IX: El aprendiz de brujo......................................203 1. Donde reside lo invisible................................................203 1.1. Leven anclas....................................................205 1.2. Amplificando el proceso......................................207 1.3. Jugando con anclas...........................................209 1.4. Tu estado como ancla........................................210 2. De lo real y maravilloso.................................................211 2.1. Alguien como tú................................................211 2.2. Guíala..............................................................213 2.3. Nuevos mundos................................................216 3. Emociones a la carta.....................................................220 3.1. Extravagancias submodales................................222 3.2. Lo quiere, no lo quiere.......................................224 3.3. Laquierolaquierolaquiero....................................229 4. El color del placer.........................................................232 5. El poder de la Fuerza....................................................235 6. No soy yo, eres tú........................................................239

9

7. ¿Qué sería...?..............................................................244 8. Camino a Oz................................................................246 CUADERNO X: Materia prima.................................................248 1. Para empezar..............................................................248 1.1. Números..........................................................249 1.2. Citas, y otros demonios......................................253 2. De cierre.....................................................................256 2.1. Pericias............................................................256 2.2. Acerca del beso.................................................258 2.3. El principio.......................................................261 2.4. Marcos finales...................................................261 3. Un nuevo idioma..........................................................264 4. Formas.......................................................................267 Irresistible (Conclusión).......................................................272 Apéndice 1: Presuposiciones....................................................276 Apéndice 2: Método de meditación de B. Erickson.......................280 Apéndice 3: Ejercicios de calibración.........................................284

10

INTRODUCCIÓN
Un maestro, al hablarme una ocasión sobre la forma como uno puede aprender, y cómo es preferible hacer las cosas de la forma más orgánica posible, me contó cómo aprendió a nadar: “En esos tiempos habían dos formas de aprender a nadar. Podías buscar a alguien que te enseñe, y poco a poco la persona te instruía, de manera que a tu ritmo podías aventurarte hacia el extremo más hondo de la piscina. O también tus amigos podían empujarte al agua, de manera que para no morir ahogado, aleteabas y te movías, y así aprendías a nadar.” Me pregunto si hubo alguno que no llegó a aprender, siguiendo el segundo método. Existen infinidad de formas de aprender sobre comunicación y seducción. Muchos creen que esto es algo con lo que se nace, o que uno aprende a lo largo de la vida, o incluso que es algo que está impreso en nuestros genes, y que unos tienen, y otros no. El pensamiento al que me adhiero es aquel que dice que la seducción es un campo del saber humano, como las matemáticas y la música—y como tal, es algo que obedece ciertos principios, y puede ser aprendido y enseñado. Y debería serlo, en vista que cuando me inicié en este camino, no tenía la más pálida idea de dónde o cómo empezar. Ahí quedaron las chicas que me gustaron pero con las que nunca pasó nada. Luego algunas con quienes siquiera me aventuré a acercarme y hablarles, y claro, sin mucho que decir y sin saber qué hacer, las interacciones casi nunca pasaban de un “mucho gusto” que terminaba convirtiéndose en “si alguna vez nos cruzamos, no te preocupes en detenerte a conversar.” He padecido de infatuaciones, he pagado dinero a florerías y tiendas de dulces, he escrito cartas, poemas, y canciones de amor, he rogado y suplicado con llanto ante mujeres indiferentes... y nada de eso ayudó a mi causa. Quise creer en el único amor verdadero, pero ¿qué puede uno hacer si lo que uno más quiere se le escapa de las manos como un puñado de arena? Lo único que me abrió las puertas de la verdadera libertad fue el encontrar los recursos que me ayudaran a pensar de una forma distinta. Los resultados que obtienes son el fruto de los pensamientos que rondan en tu cabeza. Seguro has escuchado cosas así infinidad de veces, y nunca pudiste descifrar lo que ese tipo de frases crípticas significaban—sé que en mi momento eso me era tan útil como que me dijeran que “sólo fuese yo mismo y las mujeres van a venir por sí

11

solas.” Espero que hacia el final de este libro puedas dar un suspiro, relajarte, y decir para tus adentros “Ahora sí, todo esto tiene sentido.” Porque verás, más allá de condiciones naturales, de talento o “carisma,” o siquiera una buena pinta, aquello que va a hacer la diferencia en qué tan exitoso eres con las mujeres es la forma como piensas acerca de las mujeres. En específico, te adelanto la conclusión que espero sea obvia hacia el final del libro: las mujeres van a responder a ti en base a la forma como las haces sentir. Haz a una mujer sentirse incómoda con tu presencia, y te va a evitar como la plaga; hazla sentir un huracán de emociones, y ella instintivamente va a querer que le muestres más. Las mujeres son muy perceptivas en ese sentido, y poseen un instinto emocional sumamente desarrollado: ellas van a actuar según aquello que se siente bien. Pero espera, matador, y antes que te lances al mundo a regalar piropos y cajas de chocolates, porque eso es lo que te han enseñado que hace que una mujer se “sienta bien,” quiero que consideres alternativas, principios importantes. A lo largo de estas páginas quiero invitarte a ser un escéptico, y a dudar, sí, dudar de todo lo que sabes o crees saber de cómo relacionarte con el género femenino. Si estás leyendo esto, es lo más probable que lo que has estado haciendo hasta ahora no ha estado funcionando, o no te ha estado brindando todos los resultados que quieres para ti mismo. ¿Para qué aferrarse a formas de pensar ineficientes? Quiero compartir la forma de pensar que me ha sido más útil, de todo lo que he aprendido en el camino. Te invito a revisar estas páginas, pero no sólo intelectualmente, sino en un nivel práctico, de manera que puedas disfrutar de los resultados que te son posibles obtener. Este libro está dividido en diez secciones, o Cuadernos; cada Cuaderno contiene una serie de principios que se relacionan entre sí. He aquí un bosquejo de lo que los Cuadernos contienen: Cuaderno I: Actitud, principios generales; características que te conviene incorporar a tu personalidad; la importancia de saber lo que quieres para ti mismo. Cuaderno II: El principio del marco de referencia—cómo establecer el contexto según el cual tus acciones y palabras van a ser interpretadas por la mujer; la importancia de activamente buscar aquello que quieres en las mujeres.

12

Cuaderno III: Algunas estrategias útiles para salir del patrón mental en que te encuentras e incorporar cambios útiles en el camino de la seducción. Cuaderno IV: Formas para controlar las emociones personales de excitación asociadas con la nueva aventura de la seducción; ejercicios prácticos para que puedas iniciar el proceso de interactuar con mujeres. Cuaderno V: Cómo bosquejar tu propio mapa para conocer e interactuar con mujeres; formas eficientes de iniciar una conversación; lenguaje corporal; humor, juegos, y ejercicios para hacerte un conversador más interesante. Cuaderno VI: Proximidad verbal y no-verbal, uno de los temas más confundidos en el ámbito de las relaciones; cómo lograr una conexión emocional, de manera que ella sienta que puede confiar en ti, y estar abierta a tu comunicación. Lectura en frío, el arma secreta de la Proximidad. Cuaderno VII: El concepto de “educción,” cómo poder obtener información práctica y hacer que sus sentimientos afloren—máxima eficiencia, mínimo esfuerzo; lo que ella en verdad quiere—sus valores, y las emociones que estos le proporcionan. Cuaderno VIII: El arte de educir procesos; cómo lograr que, más allá de encontrarte fascinante o intrigante, ella sienta una atracción irresistible hacia ti, guiándola a través de su propio mapa mental. Cuaderno IX: Cómo hacer más intensas las emociones que está sintiendo contigo. Todos los secretos jedi que necesitas para romper los esquemas a los que ella está acostumbrada y ayudarla a experimentar placer como nunca ha conocido; cómo lidiar con casos de infatuación o amoritis; cómo lidiar con novios o pretendientes fastidiosos. Cuaderno X: Números telefónicos, citas, formas de escalar la interacción a algo más candente en el ámbito físico; formas de incorporar lo aprendido a tu comunicación habitual; una guía práctica para utilizar las herramientas aprendidas. La mayoría de las herramientas contenidas en este libro están derivadas de la disciplina de Programación Neuro-Lingüística, fundada 13

por Richard Bandler y John Grinder a mediados de los ‘70 (todo lo que estos autores han escrito es formidable para poder entender el proceso de comunicación y cambio personal). En parte conceptos de hipnosis y psicología aplicada fueron usados para derivar varias de las técnicas y aplicaciones prácticas en esta disciplina. Pero no te preocupes porque vayas a estar poniendo a las mujeres en “trance” o cosas por el estilo. De la forma como quiero que entiendas todo esto es simplemente cómo poder comunicarte de manera más eficiente—la idea es sazonar tu comunicación de manera que sea más atractiva al género opuesto. Varios conceptos e ideas van a tener más de una aplicación, y van a emerger en más de un Cuaderno. Cuando sea apropiado, voy a hacer la referencia para que revises el material apropiado en otras partes del libro. Por lo demás te recomiendo que leas todo el libro de principio a fin, como una novela, pero que luego regreses y aprehendas todos los principios, uno por uno de ser necesario. Haz los ejercicios recomendados. Es imposible que todos los conocimientos aquí vertidos tengan un fin práctico en tu vida a menos que practiques hasta que te vuelvas eficiente en el uso del material. A medida que leas va a ser obvio qué practicar, y cómo. Si no practicas, no vas a poder mejorar—punto. El principio guía que usé al redactar este libro es poder aumentar el número de opciones que tienes en tu vida: el número y tipo de mujeres con quienes puedes relacionarte eficientemente. De igual manera siempre busca aumentar los recursos que tienes para ti mismo (saber algo es siempre mejor que no saberlo). El contenido de estas páginas está diseñado para brindarte mayor libertad y paz emocional, al mismo tiempo que puedas ayudar a otras personas a experimentar la misma sensación de felicidad y bienestar con tu presencia. La única condición que nos impone el universo, a mi modo de verlo, es que actúes siempre de forma ética, buscando siempre el darle más opciones y más libertad a la mujer con quien te comunicas; más y mejores emociones que las que ningún otro hombre le puede brindar. Espero que con el tiempo te des cuenta que, en efecto, es posible que seas tú mismo, que seas buena gente y un caballero, y que al mismo tiempo puedas usar estos principios y alcanzar la tan soñada libertad.

14

CUADERNO I: El TAO DEL MAESTRO
I.1. MAESTRO— ¿DE QUÉ? ¿PARA QUIÉN? Maestro de la seducción... una frase muy interesante, ciertamente difundida hoy en día. Y estoy seguro que si les pregunto a veinte personas lo que ello significa, voy a obtener, con todo y todo, veinte respuestas distintas. Claro, obtendremos varias variantes que incluyen la idea de hacer que una mujer se sienta cómoda; saber cómo hacer que una mujer sienta fascinación y lujuria; quizás cosas más simples como saber cómo y en qué momento tomar su mano, acercarnos, y darle ese primer y mágico beso. Todas cosas válidas, y todas cosas que como hombres quizás en algún momento nos hemos preguntado cómo hacer. Visto de este modo, lo de “maestro” está relacionado al oficio de la seducción: es un gran seductor, es un maestro. Otra forma como muchos van a entender el término es según la habilidad de enseñarle el oficio a alguien que busca alcanzar cierto nivel competente: Pedro busca las enseñanzas de un maestro, quiere aprender cómo enamorar a una mujer. En este sentido, el maestro es aquel que le va a enseñar a otro las herramientas para hacer que la mujer se sienta cómoda a nuestro lado, o que sienta lujuria en nuestra presencia, etc. De la forma como te invito a pensar en esa palabra, que es la idea generadora según escribí este libro, es el maestro como alguien que guía y le enseña nuevas realidades y formas de sentir a la mujer. Si lo piensas, te vas a dar cuenta que esto es lo que nos trae aquí, a investigar, leer, y buscar nuevos recursos. No la idea de aprender conceptos intelectuales, sino la de aprender lo necesario que nos va a permitir tener la libertad de hacer que una mujer se sienta, por ejemplo, maravillosamente bien en nuestra presencia. Cómo, de qué manera, dónde y cuándo... todo forma parte de lo que voy a compartir contigo. Dejemos de lado la idea de técnicas y modelos de aprendizaje: considera formas de pensar. Alguien que toca maravillosamente bien un instrumento musical, sí, está usando técnicas y músculos específicos, y está pensando si quiere tocar fuerte o despacio, o con qué matices tímbricos, etc. Pero no es el uso de esas técnicas lo que lo hace un gran intérprete, sino la forma como piensa 15

al respecto. El maestro musical no piensa “técnica A, ahora técnica B, ahora un poco de técnica C,” sino genera a través de un proceso peculiar una forma como expresar sus ideas de manera coherente, usando en parte las técnicas aprendidas. La maestría viene cuando piensas de la forma más útil según el contexto en que te encuentras; de la forma como mejor te acercas a tus metas. Es mi propósito en este libro el lograr que pienses de una forma distinta a como has estado pensando, de manera que obtengas resultados distintos a los que has estado obteniendo. Te voy a dar técnicas, pautas, patrones lingüísticos, ejemplos, e infinidad de analogías a lo largo del libro... pero tómalas como las herramientas que son. El componente principal, lo que va a dictar la diferencia entre “una sarta de herramientas inútiles,” y los poderes jedi que estás buscando, es la forma como piensas, tus estrategias mentales, tus creencias, y tu voluntad de implementar lo aprendido. Con eso en mente, y cuando descubras la forma como puedes llevar estas enseñanzas a tu vida, vas a descubrir cómo guiar a las mujeres a sentirse de la forma como quieras que se sientan (espero que sea algún sabor de “extremadamente bien”). No me interesa que hables como yo hablo, o que camines como yo camino o que digas siquiera las cosas que yo digo (y espero que tú tampoco quieras tal cosa): te invito a descubrir al maestro que hay en ti. En estos momentos, con tu mente tienes todo lo necesario para tener contigo a la mujer o mujeres que quieres en tu vida. Por ello, vas a notar que las “líneas” o frases chéveres, los trucos mágicos y los pequeños poemas que hacen a las mujeres delirar no van a tener un lugar en este libro. Sí te prometo enseñarte algo que puede ser infinitamente más útil en las manos hábiles, y es la magia detrás de la magia—la forma de pensar que te permita crear tus propias líneas y herramientas de trabajo (por no decir de combate). Mantén el rumbo, y empieza considerando qué es lo que quieres que una mujer sienta estando contigo. Vas a ser un maestro, y las vas a guiar, pero ¿a dónde? El cómo, etc., lo veremos cuando llegue el momento, pero empieza bosquejando para ti mismo aquello que quieres que una mujer sienta al estar contigo. Esto es importante: toma lápiz y papel, y tómate tu tiempo (el libro no se va a ir a ningún lado). Más allá de “guiar a una mujer del bar a mi departamento” quiero que pienses en “guiar a una mujer a que se sienta de una forma X en mi presencia.” Esta dirección te va a ser útil, y cuando el rompecabezas esté por concluirse, te vas a dar cuenta cómo y en qué

16

dimensión esta idea resulta la más importante para alcanzar aquello que quieres. Éste es un libro repleto de ideas y ejemplos, pero más allá de todo, es tu libro. Al pensar en las ideas que te voy a dar, quiero que consideres en todo momento cómo vas a llevarlas en la dirección que quieres ir, de manera que no vivas mi vida o la vida de los maestros de quienes aprendí, sino que vivas la vida que tú quieres, y lleves todas las herramientas e ideas ahí. Será un honor para mí asistirte a lo largo del camino. I.2. LO QUE TÚ QUIERES Empecemos por el principio: ¿Qué quieres? ¿Qué te trae por aquí? ¿Es pura curiosidad científica, o los ánimos de ganarte el corazón de la chica linda tu barrio? ¿Quizás estás en una cruzada personal por convertirte en el más grande maestro de la seducción en la historia de la humanidad? Todo resulta legítimo, pero tenemos que establecerlo, y establecerlo claramente—tan claramente, que se convierta en tu destino, el lugar hacia donde nos dirigimos. Verás, estoy absolutamente convencido que tú puedes tener aquello que quieras, siempre y cuando esto represente algo que sea alcanzable y que caiga dentro de los límites de lo que es orgánico. El problema hoy en día es que la mayoría de hombres ven la idea de estar con una mujer (ni qué decir estar con una mujer atractiva) como algo foráneo, como un juego donde ellos están perdiendo, y tienen por ende que hacer algún tipo de trampa, o de ser más astuto que la mujer. En el peor de los casos está la mentalidad que el estar con una mujer es un evento esporádico, y por ende es imperativo tomar todo lo que sea posible, sin cuestionar calidad, y sin tomar en cuenta cosas como preferencias personales. Ello se convierte en un juego de supervivencia; una vida carente de opciones y libertad. Considera de otro lado la posibilidad de tener opciones, de poder decidir entre aquello que te hace muy feliz y aquello que te hace absolutamente feliz. Estamos hablando de la diferencia entre hambruna y abundancia, entre estar en cautiverio y estar en libertad. Lo más grandes maestros no son aquellos que saben decir y hacer lo necesario para estar con una chica—estos son simplemente conocedores de las dinámicas sociales, con mentes muy bien calibradas de manera que puedan decir y hacer lo correcto en el momento correcto. Los verdaderos maestros son aquellos hombres 17

que viven el tipo de vida que quieren vivir, rodeados del tipo de mujer que ellos quieren. Y esto no es un lujo o un evento esporádico, ni mucho menos un regalo de los dioses: es un estilo de vida, una forma de pensar. El primer paso es entonces guiar nuestro pensamiento de manera que podamos acercarnos a aquello que en verdad queremos. Dejemos de lado lo que es posible, o siquiera aquello a lo que estás acostumbrado, y dejemos correr la imaginación. No te preocupes de cómo o de lo que se necesita para que esto se materialice—eso lo veremos cuando corresponda. De momento lo único que quiero es que consideres la siguiente idea: Cuando tengas todas las herramientas y habilidades necesarias para que esto ocurra, ¿qué quieres obtener para ti mismo en términos de mujeres y cómo te relacionas a ellas? Toma lápiz y papel, y separa un momento donde nadie te interrumpa, porque este ejercicio representa el inicio de tu libertad. Detalla todo lo que buscas en una mujer. Considera los aspectos físicos, en el mayor detalle posible. ¿Tu mujer ideal es alta?, ¿qué tan alta? ¿Pelirroja y de tez clara? ¿O baja? ¿De qué contextura? Más allá su aspecto físico, ¿qué rasgos personales debe absolutamente poseer? ¿Qué diferencia lo que quieres, de lo que toleras, de lo que no vas a aguantar de ninguna manera? Escríbelo todo, pinta con tus palabras la imagen de la mujer ideal, que puede no necesariamente ser la misma a la de tu última enamorada, o a las mujeres que estás frecuentando, o la de la chica con la que has estado coqueteando últimamente. Esto no se trata de lo que ha estado ocurriendo, sino de lo que va a ser. Ten en cuenta que quiero que te libres de cosas como “bueno, me basta con que __.” Eso no va a funcionar para nada de acuerdo a esta forma de pensar: tal actitud refleja pobreza, escasez. Peor aún: refleja que estás dispuesto a comprometer tu propio criterio de selección por el simple hecho de tener una oportunidad con una mujer. De acuerdo a como quiero que lo entiendas (y que va a ser más claro a medida que progresemos), las oportunidades abundan, y para hacer mejor uso de éstas, es crucial tener en claro cuál es tu criterio de selección, tu estándar. Las razones por las que esto es importante abundan. Principalmente, considero que la clave radica en la honestidad de esta 18

actitud. Sabes lo que te resulta atractivo, y vas por ello—es honesto, e implica un gran poder de decisión y un compromiso con aquello que te hace un hombre. Por otro lado, no es nada justo para con una mujer estar con ella simplemente porque no puedes conseguir algo mejor, o algo que sea lo que en verdad quieres. En ese caso te estás engañando a ti mismo y la estás engañando a ella, todo un circuito generado por la actitud de pobreza y escasez. Y esto sin contar el hecho que una mujer respeta y ama al hombre que la quiere por lo que ella es en verdad, por sus virtudes reales más allá de las que habitan en la imaginación del hombre. Traza a detalle el tipo de relación que quieres tener con el tipo de mujer que has descrito. ¿Quieres tener una relación monógama, solos tú y ella? ¿O quieres tener una serie de relaciones estables con más de una mujer, sin que ninguna interfiera con la otra? ¿O prefieres vivir la vida de momento sin tener ningún lazo, y que la cosa no vaya más allá de un encuentro casual? Es importante que establezcas todo eso—la forma de proceder va a variar según lo que elijas. Ten en cuenta que no estamos echando una moneda al pozo de los deseos para que tu deseo se haga realidad, estamos estableciendo un destino, que va a dictar la ruta que hemos de tomar. Puede que te parezca un tanto surreal escribir acerca de preferencias en tal detalle, quizás algo como “tener un harem compuesto únicamente de morochas universitarias.” Considera que quizás la razón por la que hasta ahora no has encontrado el éxito que quieres es porque no has tenido este nivel de detalle en mente. Y no me refiero a cosas como “ah, todos mis amigos creen que Jessica Alba es la mujer ideal, entonces voy a describir en detalle a Jessica Alba.” Cosa más absurda y menos útil no puede haber. Piensa en lo que te hace feliz a ti, en lo que quieres en tu vida, en tus propios valores, en lo que quieres de todas formas y en aquello que no vas a aceptar para nada. Algunos hombres sólo quieren una pareja, para estar con ella y hacer actividades de pareja—cosa totalmente legítima, igual que aquellos que quieren estar casualmente con mujeres que cuenten con una serie de características específicas. Vivir en pobreza hace que uno viva tratando de aferrarse a la oportunidad—la proverbial “última cantimplora en el desierto.” Cuando te des cuenta que existe una fuente inagotable cada veinte metros, ¿adivina qué? No va a ser necesario aferrarse a la cantimplora, ni pensar en robarse el agua del vecino, o atiborrarse de agua por si las dudas. Puedes beber cuando y cuanto quieras, con la tranquilidad que siempre va a haber más agua. Aferrarse o perseguir a una mujer es la 19

mejor forma de hacer que ella trate de correr en dirección opuesta, mientras que tener ese sosiego que brinda la abundancia es una de las cualidades que más atractivas les resulta. Quiero compartir algunas de las cualidades que personalmente busco en una mujer, más allá de lo físico. He encontrado que una mujer que es de mente abierta, curiosa y dispuesta a aprender más acerca de ella misma y del mundo que la rodea es siempre alguien con quien me gusta pasar tiempo. En vista que me considero a mí mismo un maestro, un guía en cuanto a como ella se puede sentir y cómo puede alcanzar mejores emociones, es simplemente eficiente que ella esté dispuesta a recibir el regalo de este aprendizaje. También que sea sensual y que disfrute de sentirse bien tanto física como mentalmente—estar con alguien que ve su propio cuerpo como algo impuro o como una fuente de malestar emocional no es muy divertido a largo plazo de la forma como yo lo veo. Es más divertido pasarla bien que tratar de convencerla de pasarla bien. Por lo demás me gusta compartir mi tiempo con mujeres con una autoestima saludable. Esto se manifiesta en parte en la forma como se trata a ella misma, como me trata a mí, y como trata a otros (entre conocidos y desconocidos). Si tiene problemas con su familia y/o todo es un gran drama con sus amigas o conocidas, adivina qué, pronto vas a ser tú la siguiente fuente de drama. Hace un tiempo decidí que en lugar de tratar de arreglar a una mujer con problemas de autoestima, lo ideal es simplemente empezar con el pie derecho y seleccionar mujeres con una autoestima saludable. Y sí, soy consciente que en todo momento una mujer va a querer que le digamos que luce bien en su nuevo vestido, o va a pensar que está gorda o sentirse insegura, todo normal. La diferencia radica entre que se comporte de tal manera una vez a las quinientas o que dé berrinches todos los días. Todo depende del criterio que usas, y de lo que estás dispuesto o no a tolerar—nuevamente, ¿qué quieres para ti mismo? De igual manera (y considero que esto es algo que demasiados hombres no toman en cuenta), quiero estar con una mujer que me quiera, y que no se haga bolas al respecto. Muchos hombres se pasan la vida correteando a mujeres que se hacen las difíciles, sea porque les gusta jugar de esa manera, o porque no están interesadas. Cuando te das cuenta que ahí donde una mujer quiere que la persigas dos meses antes de salir a tomar una taza de café, hay cien chicas que están 20

ansiosas de saltar a tus brazos... el panorama cambia, y la chica que gusta de los jueguitos de poder y control deja de ser atractiva. En el Cuaderno IV vamos a hablar sobre la importancia de hablar con mujeres—con bastantes mujeres. Quiero que pongas las cosas en perspectiva, y que tengas en claro que el hecho de tener estándares y un criterio de selección no implica para nada que no puedas disfrutar de una amena conversación con una mujer al azar, incluso con aquellas que no cumplen con tu criterio. Si una lección es importante, es que ser un amante de las mujeres es algo que te va a ayudar mucho en este camino. Conócelas, habla con ellas, conoce el deleite de descubrir poco a poco el misterio de lo que hace que una mujer sea una mujer. No todas van a ser lo que buscas, ¿y? Quién sabe y ahí donde conoces a una mujer que no cumple con tu criterio, ella tiene a dos amigas que sí, y que te puede presentar un día. El hecho de saber qué quieres te va a dar la dirección para saber con cuáles mujeres, de todas las que vas a conocer, proceder y usar las herramientas. ¿Te imaginas lo tedioso que sería, y toda la energía que perderíamos, si nos dedicáramos a hacer que cada mujer que cruza nuestro camino se sienta maravillosamente bien? No lo dudo, sería una industria digna de un santo, pero nada práctica para los mortales comunes como nosotros. Con esta idea de lo que quieres en tu vida, todo lo demás va a fluir naturalmente, como piezas de un rompecabezas que se van juntando por sí solas. Es cuestión de tiempo en que revises el papel con aquel bosquejo inicial que trazaste, conteniendo lo que quieres en una mujer y de qué manera te relacionas a ellas... y notes cómo todo el detalle que usaste para describir tu ideal pasó a ser una realidad tangible. I.3. LO QUE ELLAS QUIEREN Manteniendo tu objetivo (los detalles con que has bosquejado tu ideal en la sección anterior), quiero ahora que consideres algunas características importantes para cultivar en tu personalidad, sea cual sea el destino que has escogido. Verás, muchas personas se rompen las bolas buscando explicaciones al por qué de las cosas... por qué las mujeres responden a una cosa y no a otra; por qué es mejor ser de esta manera o de aquella. Y de las decenas de explicaciones y modelos, puede que encuentres alguna que te convenza o que te suene como la más lógica del montón.

21

En mi experiencia ha sido un tanto agotador buscar el por qué de muchas cosas. La ciencia que poseemos de momento simplemente no es suficiente para saber con exactitud algunas cosas de la vida. ¿Y sabes una cosa? Saber el por qué no es necesario para saber diferenciar lo que es útil de lo que no. A medida que te adentres en el camino, y a medida que utilices las herramientas, vas a notar cosas, aprender nuevas formas de implementar algo, o probablemente descubrir algo totalmente nuevo. Y vas a notar que algunas van a serte más útiles que otras. Con esto en mente, quiero discutir algunas características que me han sido útiles para conocer a las mujeres, y de algunas cualidades que conviene poseer a nivel general, de manera que aquello que usamos en nuestra conversación, en nuestras interacciones, sea lo más orgánico posible. I.3.1. Emociones Lo más importante en este camino, la lección por excelencia, se basa en la forma como una mujer procesa el mundo a diferencia de un hombre. La clave radica en que las mujeres actúan en base a la manera como se sienten. Es decir, una mujer actúa de acuerdo a las emociones que siente en un momento determinado. Puedes pensar en las emociones que una mujer experimenta como el combustible que va a impulsar sus pensamientos y acciones. Como hombres, siempre provistos de buenas intenciones y planes para el futuro, siempre estamos a la expectativa de lo que puede o debería ocurrir: salir con ella a un lugar, conversar, darle un beso, etc. Pero donde muchos pierden el control es en cómo llegar hasta esas acciones. Algunos creen que es cuestión de guiarlas, casi ciegamente, solamente con una fuerza alfa invisible y poderosa: “cuando la veas toma su mano, o dile que van a salir, o agárrala y dale un beso.” Hacer todas esas cosas sin considerar el estado emocional por el que ella está atravesando es como pretender manejar un auto sin reparo alguno al nivel de combustible en el tanque. Es ésta también la razón por la cual usar argumentos lógicos para persuadir emocionalmente a una mujer no sirve de nada. La lógica y la emoción se procesan en distintos lugares del cerebro, y entender algo de forma lógica no garantiza el tipo de emociones que vamos a sentir al respecto, o el rumbo que estas emociones van a tomar. Puedes pensar por ejemplo en un producto que no te interesa: un vendedor puede darte mil razones y beneficios prácticos y reales por los cuales comprar su producto va a darte una vida mejor; sin 22

embargo, si no estás motivado a comprar el producto (ver: si no estás sintiendo la emoción del deseo de tomar acción y comprar), todos esos argumentos lógicos van a caer en oídos sordos. De tal manera, lo peor que puede hacer un hombre al querer conquistar a una mujer es usar argumentos lógicos. En este caso la lista es aparentemente infinita: “yo te quiero como nadie más te quiere; yo soy mejor partido que cualquier otro; me gusta pasar tiempo contigo; eres lo mejor que me ha pasado,” etc. Para una mujer cuyas emociones no están comprometidas, tales argumentos bien podrían estar en un idioma que ella desconoce. A lo largo del camino, sin embargo, te vas a encontrar con un fenómeno muy interesante y muy real, la famosa lógica femenina. Ésta es una estrategia usada por las mujeres para razonar las decisiones que toman. Por ejemplo, una mujer se ve envuelta en un torbellino de emociones placenteras y termina besándose o haciendo algo más con un hombre que, de estar emocionalmente sobria y nada compenetrada en el momento, no le interesaría mayormente. Es aquí donde vamos a escuchar frases como “las cosas solamente se dieron,” o “pasó de la nada,” o “todo fue tan rápido, no sé cómo pasó,” etc. La mujer, al no saber qué emociones tomaron control de ella, o de qué manera se vio envuelta en emociones intensas, va a pensar en razones aparentemente sin sentido para justificar sus acciones, como “es que él es lindo,” o “tiene un no sé qué...” Lógica femenina. De esta forma vemos que una mujer puede, y en la mayoría de casos va a actuar en base a la manera como se siente, y luego de concluida la acción, regresa mentalmente y busca razones “lógicas” que puedan justificar su conducta. Tales razones no obedecen necesariamente a lógica alguna: las mujeres por lo general no saben cómo funcionan sus emociones—sólo saben lo que se siente experimentarlas. Y créeme que una mujer va a hacer las cosas más bizarras y extrañas dado que ella se sienta emocionalmente motivada a hacerlas. Luego ella va a buscar sus propias razones para justificar su conducta. Con esto en mente, el componente principal de este libro se va a concentrar en hacer que una mujer sienta a tu lado emociones positivas y placenteras del calibre que no siente con ningún otro hombre. Si conquistas este componente de tus interacciones con una mujer, nunca más vas a tener que buscar persuadirla o convencerla lógicamente de que haga una cosa u otra contigo: ella va a querer hacerlas, y luego de haberlas hecho, ella va a buscar las 23

razones que más le acomoden para justificar su comportamiento, para sí misma y para los demás. En el best seller Mi Jardín Secreto, Nancy Friday comenta cómo de las cientos de mujeres que discutieron en entrevistas y encuestas sus más recónditas fantasías sexuales, la gran mayoría detalló que todo acto sexual fuera de lo común, todo lo que ellas en verdad querían de su pareja, partía de la idea que ellas querían sentir la emoción de abandono. Ellas quieren, dice Friday, que el hombre las derrita emocionalmente (“que barra el piso con ellas”). Considera la diferencia, entre hacer que una mujer se derrita emocionalmente, y contar un chiste para que se ría “ja, ja”; entre hacer que la intensidad emocional sea tal que no le quede más que abandonarse a sí misma ante tal carga de emociones, y rogarle que acepte salir a comer, o pasarse veinte minutos decidiendo qué película llevarla a ver. Gran diferencia, y una diferencia conceptual. Las técnicas e ideas que vamos a ver a lo largo de estas páginas se concentran en gran parte en cómo hacer que ella sea más receptiva a las emociones que siente contigo; cómo hacer que interprete sus emociones, de manera que al sentirlas, ella se aliste para tomar acción y disfrutar de las emociones contigo; cómo guiarla a sentir más y mejores emociones, etc. Y créeme, las cosas que vas a aprender van a ser radicalmente distintas al tipo de peinado que te conviene o al color de rosa que debes regalarle. Como principio general, quiero que adoptes la creencia que sin emociones, ella no va a estar motivada a tomar acción junto a ti. Si ella se siente de manera neutral, o peor aún, si ella te relaciona con emociones negativas o repulsivas, ella no va a querer estar contigo o mucho menos relacionarse a ti de manera romántica. Aclaremos que muchos hombres con apariencia de modelo, con fama y fortuna, etc., por el simple hecho de poseer todo eso, logran hacer que la mujer experimente una serie de emociones que podríamos llamar placenteras. Por lo demás, si tales categorías no te incluyen a ti (sorpresa, como el 99% de los hombres), eso no significa que no la vas a poder hacer sentir como si fueses el hombre más poderoso a atractivo—o quizás mejor. Recuerda, la lógica no es el proceso que te va a dar acceso al corazón de una mujer. No te sorprenda que algunas de las cosas que vas a aprender van a parecer ilógicas—descuida, con que cumplan su cometido te vas a beneficiar a ti mismo y a ellas. Si eres nuevo en este camino quizás requieras algunas rondas de práctica hasta convencerte 24

que todo lo que explico en estas páginas funciona con mujeres, sin importar cómo luzcas, la cantidad de dinero que tengas, o tu estilo de vida. Todo radica en cómo ellas se sienten a tu lado: evita como la plaga las emociones negativas, la neutralidad, y el aburrimiento. I.3.2. El hombre Si bien este libro se concentra en vivir el tipo de vida que quieres vivir, y obtener el tipo de mujer que quieres obtener, es necesario ver algunos rasgos de carácter que te van a ser útiles, cualquiera sea tu camino. Podemos pensar en estas cualidades a nivel general: a lo largo del libro vamos a ver herramientas que permitan manifestar este tipo de comportamiento en tus interacciones. De momento quiero que contemples estas características tanto en el campo de tu relación con el sexo opuesto como en las demás partes de tu vida. Con el tiempo te vas a dar cuenta que vivimos en un mundo repleto de oportunidades. La mentalidad de abundancia es parte clave en la filosofía que quiero mostrarte. La forma más elemental de adoptar esta mentalidad es a través de la actitud de no necesitar a una mujer. Todos somos hombres aquí, y todos amamos a las mujeres, y nada en el universo es similar a estar al lado de una mujer hermosa que nos quiere—mentiría si dijese lo contrario. Sin embargo existe una diferencia crucial entre amar a las mujeres, entre disfrutar una vida repleta de mujeres que hacen que tu corazón se acelere... y necesitar a una mujer en particular. No sé qué es, pero cuando una mujer nota que la necesitas para estar bien, que “no puedes vivir sin ella,” algo ocurre en su cabecita que le anuncia que el torbellino de emociones ya pasó (si es que en algún momento pasó por ahí) y que puede dejar de lado sus emociones para contigo. Imagínate qué sería si a medida que vas leyendo estas palabras, un amigo tuyo está a tu costado murmurando las palabras, respirando en tu cara, tosiendo, y de cuando en cuando jalando tu manga para que le pongas atención. No sé tú, pero por mejor amigo que sea, poco tiempo va a pasar antes que le dé algún tipo de empujón y decirle que se aleje y vaya a buscar algo que hacer. OK, eso es lo que una mujer siente cuando un hombre la persigue, cuando le anuncia a través de mensajes de texto, correos electrónicos, cartitas y regalitos, que muere por ella, que la necesita, que no puede vivir sin ella. En este universo las cosas no responden a 25

una actitud de necesidad. Prácticamente cualquier cosa te va a ser más útil al cautivar el corazón de una mujer, antes de actuar de esa manera. Y en vista que detesto decir qué “no hacer” y punto, te diré que aquello que te va a ser útil va a ser la capacidad de relajarte y disfrutar de la compañía de una mujer, sin sentir la necesidad que ella o tú hagan o digan algo para que la interacción sea algo divertido para ambos. Parte de lo que quiero que aprendas es disfrutar el proceso de conquistar a una mujer (de manera que el resultado forme parte orgánica del conjunto, y no un trofeo aislado). Así que disfrútalo. No necesites a una mujer: ninguna mujer quiere cargar con la responsabilidad de ser el centro del universo de ningún hombre. Todas, sin embargo, quieren que las respeten y hagan sentir emociones intensas como nunca han conocido. Que esto te de idea de dónde enfocar tus fuerzas. Parte de no necesitar a una mujer incluye la actitud de no buscar excusas ante nuestra forma de ser y pensar. Este es uno de los cuadros más patéticos que encuentro allá afuera: el chico conoce a la chica, y están hablando, etc. Luego ella hace una pregunta inocente, como ¿Te gusta cómo canta Shakira?, y el hombre no sabe si ella pregunta en base a que a ella le gusta o no, y por su parte Shakira lo tiene sin cuidado. Entonces él responde algo como “bueno... eh... la verdad... es que no he escuchado mucho... ¿a ti te gusta?” En efecto, él está buscando no ofenderla al pensar de manera distinta: si te das cuenta, esa actitud parte de una posición donde él la necesita a ella y no quiere sabotearse a sí mismo. Igualmente tenemos a aquellos que buscan excusas a alguna condición o aspecto físico. Están por ejemplo los hombres que, cuando una mujer les pregunta a qué se dedican, dicen cosas como “Bueno... soy mesero en un restaurante... pero espero pronto establecer mi propia disquera.” Nota que la percepción propia del chico le dio a entender que su trabajo actual “no es suficiente” para la mujer con quien está conversando, y por eso buscó excusas y quiso compensar estableciendo una cualidad transitoria a su status. (Dicho sea de paso, considero que cualquier trabajo es digno, éste es sólo un ejemplo). Un hombre de verdad no busca caminar sobre cristales con tal de complacer a la mujer. ¿Ella te pregunta qué te gusta, qué no te gusta, etc.? No tengas reparo alguno en ser honesto (es más, ser deshonesto te va a perjudicar tanto a nivel interno como externo). Tienes que entender que tus preferencias, tu físico, aquello a lo que te 26

dedicas, etc., no representa de por sí un límite para que una mujer se sienta atraída hacia ti. Al mismo tiempo, si una mujer percibe que estás contento con tu propia situación y con tu forma de pensar, esa cualidad le va a resultar atractiva. De otro lado tenemos la idea de ser un reto para la mujer. Así como necesitar a la mujer es lo que va a repelerla, ser un reto es lo que va a motivarla a tomar acción contigo. Vamos a ver más adelante formas de cómo dejar de lado aquello a lo que estás acostumbrado e ir tras nuevas metas, nuevos objetivos; igualmente cuando llegue el momento, vas a tener que retar a la mujer a salir de lo que ella está acostumbrada, de manera que le puedas mostrar todo el placer que puede experimentar contigo. Ante tal actitud, y dadas las condiciones que vamos a tratar a lo largo de este libro, las mujeres van a estar muy motivadas a tomar acción y probarte que ellas, en efecto, tienen lo que hace falta para estar a tu lado. En parte la actitud de ser un reto y no necesitar a una mujer se refleja en la ausencia de tratamiento preferencial hacia una mujer o mujeres. Día a día vemos hombres que se ofrecen a hacer favores a una mujer (en especial si es guapa) que normalmente no harían a un amigo, por ejemplo. Ser demasiado servicial en ese sentido, para el común denominador masculino, parte de una actitud de necesidad, bajo la idea que “si soy un caballero [traducción: si soy servicial], ella de alguna manera se va a sentir atraída hacia mí.” En efecto, ella va a pensar que eres un caballero (a menos que sea del tipo aprovechadora, en cuyo caso va a pensar que eres su nuevo asistente personal). Lo importante es que el hecho de que ella racionalmente piense que eres un caballero tiene poco o nada que ver con que ella sienta emociones hacia ti. Estudios de psicología han establecido que las personas buscan agradarle a aquellos que consideran atractivos. Y es normal, uno ve a una chica bonita, y sonríe, se alegra, siente cosas—somos hombres, después de todo. Sin embargo, no dejes que esas sensaciones te impulsen a salirte de tu camino para buscar congraciarte o agradarle a una mujer. La idea de ser un caballero me parece genial: abrir puertas, ofrecerle el brazo al caminar por la calle, etc. Pero cuando lo haces bajo tus términos; porque quieres, porque ella actúa como una dama, y no porque piensas que eso te va a dar acceso a sus emociones. Un principio te va a ser muy útil cuando en tu mente surjan preguntas como “Me gusta Clara, y Clara me ha pedido que la ayude 27

con X cosa, ¿es correcto que la ayude?” Piensa, si Clara fuera fea, o fuera un hombre, o si fuera sólo una compañera más que no te interesa, y estuvieras por lo demás ocupado... ¿le harías el favor? Si la respuesta es no, entonces probablemente de hacerle el favor ella va a notar tu actitud de necesidad, y la vas a repeler en lugar de atraerla. Lo mismo va para mensajitos, regalitos, detallitos, y demás cositas cursi: cualquier cosa que hagas desde una actitud de necesidad va a tener el mismo efecto negativo. El tratamiento preferencial (recibir el regalo de tu tiempo, de tu seducción) es algo que una mujer se tiene que ganar a medida que la conoces y ella demuestra que es merecedora de estar contigo, no algo que ella obtiene por el simple hecho de ser una mujer guapa. En este camino va a ser crucial que seas decidido, que puedas tomar una decisión e ir por ella sin titubeos. En parte estás leyendo estas páginas porque has tomado la decisión de cambiar tu vida y hacer las mejoras necesarias en este campo: deja que la actitud que tuviste cuando abriste este libro por primera vez sea algo permanente en tu vida. Cosas como trazar y cumplir tus metas (Cuaderno III) o acercarte a hablar con una mujer atractiva (Cuaderno IV), todas forman parte de tener un carácter decidido, listo para conquistar el mundo. (Descuida, vamos a ver más adelante formas de sazonar este aspecto de tu persona). Cuando llegue el momento de hacer los avances correspondientes, como besar a una mujer que está lista para ser besada, etc., la responsabilidad va a caer en tus manos. Así como tú esperas que este camino no sea tortuoso y que te resulte orgánico, las mujeres van a estar esperando que seas hombre suficiente para tomar las riendas y actuar cuando sea momento de actuar. Esta actitud es en parte lo que hace que los cretinos y patanes sean tristemente confundidos muchas veces por hombres hechos y derechos: tienen la decisión suficiente para ir tras lo que quieren, pero por lo demás no tienen consideración por los sentimientos de nadie más. Ser decidido va a representar la diferencia entre obtener los resultados que quieres y quedarte con la miel en los labios: va a haber un momento donde, más allá de estrategias o técnicas, simplemente vas a tener que actuar, con decisión y sin titubeos. Una cualidad que asocio con ser decidido es la capacidad de mantener firmeza a lo largo del proceso. Esto se aplica, por ejemplo, al seguir adelante y no detenerse una vez que uno toma la decisión de acercarse a hablar con una mujer. También vemos cómo se refleja 28

esta cualidad cuando hemos decidido salir a algún lado con una mujer, y luego ella trata de decir cosas como “No, mejor vamos a hacer esta otra cosa.” Y aquí muchos hombres terminan perdiendo el control, titubeando, con miedo a ofender, con miedo a expresar su opinión, y salen con cosas como “sí, mi vida, lo que tú quieras,” reflejando una actitud de necesidad (“te necesito, y no quiero que te ofendas si no estoy de acuerdo contigo, por eso me guardo mi opinión”). Gran diferencia con el hombre que, calmadamente, responde al intento de cambio de planes por parte de ella con “No, ya hicimos planes para [ir a X sitio]. Otro día podemos hacer lo otro.” La actitud no debe ser la de alguien inflexible, o la de un macho súper-alfa que nunca cede. Eso no es ser firme, eso es estar hecho de piedra. Al hablar de firmeza me refiero a no tener miedo a estar en desacuerdo, y ser capaz de guiar a la mujer según consideramos correcto y justo. Como principio general, si una mujer está total y absolutamente en desacuerdo con algo que sugieres, ella te lo va a hacer saber claramente. Entonces usa tu criterio, y mantén tu mente flexible para hacer lo que la situación requiera (la experiencia te va a enseñar mucho en este sentido). La idea de tener la flexibilidad de pensamiento y de conducta es en parte algo que hace al maestro: una y otra vez vamos a ver por qué es importante no aferrarse al plan, sino dejar que el plan se desarrolle ante nosotros. No tengo ningún inconveniente en que cambies o adaptes lo que enseño, de manera que te sirva en el contexto en que estás (aquí no “gana” quien está en lo correcto, sino quien obtiene los resultados que busca). Y no, no puedo evitar notar la paradoja al estilo de acertijo zen al describir la importancia de ser firme y flexible al mismo tiempo. En este sentido, mucho de lo que vamos a ver refleja contradicciones y principios que van a ser claros como el agua una vez que los experimentes por ti mismo. Y ya que estamos hablando de tao y del camino en que nos encontramos, quiero terminar esta sección con una idea usada en la doctrina zen: el concepto de estar compenetrado, pero no adherido a los resultados. Se podría bosquejar esta actitud como la idea de estar comprometido con aquello que hacemos, a buscar obtener lo que nos trazamos de la forma más conveniente y orgánica posible. Sin embargo, ello no representa que los resultados sean el todo, o que estén escritos en piedra. La clave radica en la firmeza de intención junto a la flexibilidad mental. Es importante que te des cuenta que los resultados son algo bueno, y el proceso de alcanzarlos es algo que nos motiva día a día. 29

Pero no veas en los resultados una deidad a la que tienes que complacer (corres el riesgo de caer en el patrón de necesidad delineado anteriormente). He encontrado personalmente que hacer el trabajo y observar lo que pasa es una actitud muy útil: creo que esperar lo inesperado y estar abierto a que cada mujer pueda responder como mejor le plazca es a veces la mejor forma de obtener resultados, que terminan siendo siempre positivos y que contribuyen al crecimiento personal. I.3.3. Adolescencias Antes de proseguir quiero que realices una actividad que te va a dar el empujón que necesitas para obtener todo el éxito en esto que te sea posible. Toma lápiz y papel, busca un lugar donde nadie te moleste y desconecta el teléfono por un momento. Concéntrate, cierra los ojos. Mentalmente vas a “flotar” fuera de tu cuerpo por un momento, y te vas a situar de manera que te estés viendo a ti mismo desde un ángulo externo, puede ser desde arriba, en frente, o como sea—da igual. Mírate desde esa posición por un momento; nota aquello que te hace único, aquellas cualidades que te hacen ser quien eres. Y en esa posición, contempla la pregunta: Si fueras una mujer, ¿Saldrías contigo? Esto va más allá de que la mentalidad súper-alfa te haya condicionado a responder que eres la última cantimplora en el desierto o lo que fuere. Mírate bien: ¿Qué te falta? ¿Qué cambios internos y/o externos crees que resultarían en que una mujer esté sumamente motivada a pasar tiempo contigo? Toma nota de forma escrita, tómate tu tiempo, y sé honesto (éste no es un papel que vas a publicar o compartir con otros, esto es para ti mismo). En el Cuaderno III vamos a tratar el tema de estrategias de cambio, pero desde este momento quiero que pienses en qué cambios quieres realizar, o qué puedes añadir a lo que tienes, o qué aspectos de lo que ves al mirarte a ti mismo pueden usar un retoque. Usa el mismo nivel de cuidado y precisión que usaste al describir a tu mujer ideal, y recuerda que más allá de la mujer que quieres, etc., en este caso estamos hablando de ti. ¿Qué puede merecer mayor cuidado y atención? Cuando hayas completado la visualización, y hayas escrito lo acordado en un nivel de detalle que refleje los distintos aspectos que 30

puedes concebir, traza una línea y haz una lluvia de ideas con las formas como hoy puedes empezar a acercarte más a tu ideal. Recuerda, este programa no se enfoca en el futuro, en “mañana” o en “cuando se den las condiciones necesarias.” El momento de empezar a moverte en la dirección que te va a traer los frutos que quieres conseguir es ahora. Conserva la hoja, y ten en cuenta su contenido al detallar las metas que quieres alcanzar (Cuaderno III). I.4. EL SANTO En su clásico libro The Art of Seduction (“El arte de la seducción”), Robert Greene ilustra con infinidad de ejemplos históricos y literarios los distintos patrones de carácter y conducta tanto de famosos seductores como seducidos a través de los tiempos. El libro representa una lectura fascinante, y más allá de que la titánica obra no sea un “manual,” los arquetipos a los que el autor hace alusión no dejan de ser una fuente de inspiración para aquellos interesados en este arte alrededor del mundo. Así como hemos visto arriba algunas características que conviene que asimiles a tu personalidad, quisiera en esta sección discutir algunos de los arquetipos de conquistador que Greene menciona, y cómo estos pueden serle útiles a un maestro moderno. Al revisar esta sección, considera la película The Saint (“El Santo”). El personaje principal, interpretado por Val Kilmer, es un espía mercenario que cambia de identidad (mediante astutos disfraces y maquillaje) de acuerdo al tipo de trabajo que va a realizar y la situación en que se encuentra. Lejos de sugerir que tengas una identidad inestable, quiero que consideres estos arquetipos y te imagines más bien que representan diferentes ropas que uno se puede poner, como un traje de etiqueta para un banquete, y una camiseta para ir al parque. La lección es que cualquier estilo, cualquier modelo o arquetipo puede ser probado; al contrastar distintos estilos, puedes quedarte con lo que te sirve y dejar de lado lo que no. Todo modelo es siempre algo bueno, si tienes en cuenta que representa tan sólo un recurso que puede serte útil dependiendo del contexto. Veamos algunos tipos interesantes de “conquistador”: • El Enamorador: El típico chico malo, que le ofrece a la mujer una oportunidad única, en la cual ella puede encontrar un escape al mundo aburrido en que ella vive. Existe siempre la sensación 31

de adrenalina, de fruto prohibido al estar con él, en vista que tiene una fama de ser mujeriego. El caso es que su pasión por las mujeres es tan poderosa, que le resulta imposible estar con sólo una—él acepta esto como un hecho, y es honesto en el sentido que no engaña a la mujer acerca de lo que él es: prefiere tener un encuentro apasionado con una mujer que no tenerla nunca. Nunca busca excusas ante sus deseos como hombre. • El Amante Ideal: Representa aquello que la mujer busca; refleja una idea, como un lienzo sobre el cual la mujer imprime sus propias fantasías, y encuentra sus propios valores y deseos más profundos. Le muestra a los demás la grandeza y el potencial de lo que ellos pueden ser, al mostrarles una imagen de sí mismos que nadie ha descubierto aún. El Presuntuoso: Cansado de seguir las normas convencionales de la sociedad, busca vivir una vida para experimentar el placer, buscando más y mejores emociones (reflejadas en su estilo de vida fuera de lo común). Es una suerte de espejo a través del cual la mujer se encuentra a sí misma, con sus propios valores y deseos reprimidos. El Coqueto: Jugando al frío/caliente al ser afectuoso un momento y distante en otro, mantiene a la mujer en un estado de tensión que se resuelve a manera de atracción; de esta manera evita aparentar necesidad ante la mujer. Es independiente, autosuficiente, y no da muestras de celos, cosa que saca a las mujeres de su cuadro usual. Su habilidad de retraer su energía y relajarse al estar con una mujer hace que ella tenga la oportunidad para tomarlo como un reto, y ser ella quien busca conquistarlo. El Engatusador: Tiene la capacidad de prestar atención, de usar sus ojos y oídos para darse cuenta de las inseguridades, necesidades, creencias, y adolescencias que una mujer tiene para sí misma. Con ese conocimiento, puede convertirse en la fuente que le brinda a la mujer el placer que ella misma busca— siempre cómodo, calmado, jovial y divertido. El Carismático: Siempre tras una causa o ideal más grande que él o ella, es capaz de cautivar a la mujer con el fuego de una pasión dirigida hacia algo intrascendente. Impredecible, y siempre “diciendo las cosas como las son,” cautiva a las mujeres con un aire de misterio. 32

Más adelante, al discutir las herramientas en otros Cuadernos, va a ser evidente cómo hacer que estos arquetipos cobren vida en una interacción. De momento quiero que consideres en parte qué aspectos de tu propia personalidad tienen algo de cada arquetipo, y de qué manera podrías aprehender las cualidades de otro arquetipo. Ejercicio: Piensa en los diferentes arquetipos descritos, y busca algunos ejemplos (trata de tener por lo menos tres) que asemejen de alguna manera las cualidades descritas. Pueden ser personajes de ficción, figuras históricas, o gente que conoces. En un papel anota cualidades adicionales que hacen que ellos personifiquen los arquetipos descritos: quizás la forma como hablan, o los temas que tratan frecuentemente, o su manera de expresarse. Usa el mayor detalle posible, y considera de qué manera los distintos rasgos podrían ser recursos útiles en diversas circunstancias y contextos. I.5. EL CAMINO El mundo en que nos encontramos pone a nuestra disposición cien mil formas de alcanzar lo que queremos (cortesía de la era de la información). Tantas opciones, tantos posibles caminos... pero, al final, ¿cuál es el camino que nos corresponde? Es decir, ¿cómo encontrar el Tao, el Camino que nos corresponde? Por mucho tiempo me pasé experimentando, probando cosas, quizás por momentos viviendo la vida de alguien más. Si hay algo que he aprendido, es que en el Camino, en el Tao de ser un maestro, no es posible engañarte a ti mismo. No pretendo que vivas en mis fantasías o según los planes y criterios personales de alguien más—quien te diga lo contrario, está actuando en base a ignorancia o malicia. La única forma de seguir el Camino, de manera que puedas llegar a donde tú quieres, es actuar bajo aquello que resulta orgánico para ti. Tienes que ser el hombre que va a tener en su vida al tipo de de mujer que quieres. Sólo eso es real, como la gravedad. La clave radica en la Realidad que creas para ti, y la forma como guías a los demás hacia tu Realidad. A medida que lees estas líneas pueden pasar por tu mente distintos pensamientos, distintas ideas en base a lo que quieres, a lo que estás acostumbrado, y a lo que crees que es siquiera posible o imposible.

33

Ahora mismo te encuentras en un lugar único, una posición privilegiada, comparada a los millones de hombres que nunca van a tener acceso a esta forma de pensar. Puedes leer todo esto y vivir de una manera digamos “educada”... o puedes tomar lo que aprendes, lo que te va a ser útil en tu propio Camino, y usarlo de manera que con tus propios ojos veas cómo tus objetivos se materializan, cómo lo que en un punto pareció fantástico ahora se siente tan real como las palabras que ahora lees. Sólo tú vas a saber cuando, más allá de lectura, técnica o entendimiento, alcances la iluminación. I.6. EL DORADO A lo largo de este libro vas a ver una palabra que surge una y otra vez: abundancia. Piensa en todo lo que vas a aprender de este libro como un gran cuaderno de canciones para tocar con guitarra. La guitarra no va a dejar de sonar o se va a “gastar” por más que la toques—y mientras más practiques, mejor te vas a volver. Es posible que hayas intentado otros “métodos” de seducción, o consejos de Internet, o quizás hasta sugerencias de tus amigos o colegas (que siempre son “expertos” de alguna manera en lo que a seducción se refiere). Y es lo más probable que todo lo anterior haya fallado de alguna manera en cuanto a brindarte los resultados que esperabas. Y va a ser muy tentador pensar que lo que te voy a enseñar viene con la promesa de que va a funcionar la primera vez que lo intentas. Antes de leer este libro con la actitud de que te voy a enseñar una fórmula mágica para conjurar a los espíritus de la seducción, quiero que entiendas que todas las técnicas y recursos a los que me refiero funcionan, y como hombre inteligente tienes la capacidad de hacer que estos recursos funcionen para ti también. Lo único que va a decidir tu éxito son tus ganas de aprender, el tiempo que pasas practicando, y la actitud con la que te aproximas a todo esto. Es importante que en tu mente siempre tengas presente que con todos los conocimientos que vas a aprender, no tienes nada que perder, y todo para ganar. Nunca, jamás te va a perjudicar obtener un nuevo conocimiento. Por el contrario, no practicar, o peor aún, pensar “OK, entiendo todo esto” y no hacer nada para implementarlo va a ser inútil. Sólo vas a terminar con el doble de tu masturbación mental (y ese tipo de abundancia no le hace falta a nadie).

34

Quiero compartir contigo la frase que ronda en mi mente siempre cuando estoy afuera divirtiéndome con todo esto: “Bien, ahora... ¿qué más?” Siempre busca cómo mejorar, cómo encontrar más recursos que te sirvan en el contexto en que te desenvuelves. Más adelante en este libro vamos a ver formas de darle a una mujer más y mejores emociones de las que ella ha experimentado en su vida. Todo esto constituye un regalo: un regalo que sólo tú puedes hacerte a ti mismo; un regalo que sólo tú puedes decidir darle a la humanidad. La habilidad de hacer a una mujer genuinamente feliz (obteniendo todos los beneficios que tal hazaña conlleva) es algo muy poderoso—pocos hombres saben lo que ello significa. Te invito a darte el placer de compartir este regalo con la mayor cantidad de mujeres posible. Nunca te van a faltar mujeres que quieran jugar y experimentar aquello que ofreces. Recuerda que jugar por un momento (y me refiero a lapsos de tiempo que varían entre veinte segundos y varios años) no significa más que pasar un buen rato. En la medida que aprendas a divertirte con todo esto vas a descubrir que convertirse en un maestro de la seducción no implica sudar frío o pasarla mal. No pienses que de aquí a un tiempo indeterminado, el futuro va a traer los beneficios que quieres, que en el futuro vas a pasarla bien con mil chicas correteando por tu casa, o quizás al lado de la mujer de tu vida. El futuro es una ilusión: todo lo que buscas, cada acción que te va a llevar a vivir la vida que quieres, cada unidad de pensamiento útil que va a remplazar los años de acondicionamiento social a los que has estado sujeto (¿por voluntad de quién?)... todo lo bueno, todo lo que quieres en tu vida... ...empieza AHORA.

35

CUADERNO II: EL MARCO DE ESTE CUADRO
Siempre me fascina la convicción con la que mucha gente me habla sobre “la inmutabilidad de la realidad,” de cómo algunas cosas “son, y punto,” y cómo la idea del vaso medio lleno o medio vacío no es más que una especie de fantasía para aquellos que prefieren evitar ver las cosas como en verdad son. Y casi siempre respondo con la misma analogía: Estás caminando por la calle, y un hombre de aspecto harapiento se acerca a pedirte algo de cambio. ¿Se lo das? (Aquí la mayoría dice casi instantáneamente, “No”). A lo que sigo con el siguiente escenario: si alguien te comenta que ese mendigo es en verdad un multimillonario excéntrico que necesita una moneda para hacer una llamada de negocios, y así cerrar un trato en Wall Street, ¿le das la moneda? (Casi todos dicen aquí que sí). El contenido de lo que digo, lo tangible, el hecho de que un hombre desgreñado se acercó a pedirte dinero, es el mismo. Lo único que cambió fue la interpretación que le diste a lo que veías: el mendigo pasó de ser “obviamente un vagabundo” a ser un millonario excéntrico, a quien nuestra moneda va a servir para ganar millones. Como humanos, nos movemos a través del mundo generalizando nuestra experiencia. Aprendemos que un objeto de tamaño mediano, con una plataforma y respaldar elevados por cuatro patas es una “silla,” y que nos podemos sentar en ella para no tener que permanecer de pie. Con el concepto de “silla” en tu mente, cada vez que ves un objeto con tales características, puedes actuar sin tener que detenerte y descifrar nuevamente su uso y/o propósito. La habilidad de generalizar hace que la experiencia humana sea posible de la forma como la conocemos (¿te imaginas lo que sería descifrar el mundo desde cero día tras día?). Hay veces, claro, donde poder ver más allá de lo evidente, donde poder pensar y discernir más allá de las generalizaciones y patrones de conducta que hemos aprehendido a lo largo de nuestra vida va a ser más útil para romper con nuestras propias limitaciones, para romper con las cadenas invisibles que nos atan a formas de pensar que no sirven un propósito práctico. No es necesario rebuscar en la literatura e historia mundial para encontrar infinidad de ejemplos de cómo las personas más influyentes a lo largo de la historia han sido casi siempre aquellas que simplemente interpretaron las cosas de 36

manera distintas, de forma consistente con sus ideales, de una forma útil en el contexto en que se encontraban. En el Cuaderno IV veremos cómo el lenguaje que usamos puede alterar la forma como percibimos nuestro mundo interno, de manera que podamos buscar formas cada vez más eficientes de tomar acción y añadirle dinamismo a nuestra vida. Antes de entrar en tales detalles, quiero en este Cuaderno explorar el campo de la interpretación del mundo que te rodea: la idea que la interpretación que le des a aquello que ocurre a tu alrededor va a constituir la realidad en la que te desenvuelves. Al mismo tiempo vamos a ver algunas formas de “ayudar” a los demás a ver el mundo según tu propia interpretación. Grábate esta máxima en el lugar más seguro del subconsciente: en cualquier interacción, el interlocutor con un sentido de la realidad mejor afianzado va a ser quien pueda influenciar a los demás. El contenido de este Cuaderno se concentra en buscar las formas de afianzar tu realidad de manera dinámica, de manera que puedas ser el factor que influencia, aquel capaz de persuadir y seducir, en lugar del influenciable (o peor aún, el que no tiene mayor influencia o relevancia en la realidad de nadie más). II.1. DON JUAN DE MARCO Podemos definir el marco de referencia como el contexto según el cual percibimos los hechos de nuestra realidad (por ejemplo el caso del millonario excéntrico al principio de este Cuaderno). Puedes pensar en esto como una pintura cuyo significado cambia según el marco con el que la encuadras—sólo que en este caso el marco no es algo tangible, sino un contexto que le asignamos en nuestra mente. Como principio general, las personas interpretamos la realidad en base a los marcos que le asignamos a aquello que percibimos con nuestros sentidos: es nuestra interpretación del mundo lo que causa un impacto en nuestras vidas, más que el contenido sensorial; no las imágenes que percibimos con nuestra vista, sino nuestra interpretación de las imágenes corresponden por ejemplo a nuestras categorías de “amigos” o “desconocidos,” o los sonidos que corresponden a las categorías que conocemos como “ruido” o “música,” etc. servir De alguna manera, todas las herramientas de este libro van a de manera que las mujeres que consideras atractivas 37

interpreten sus interacciones contigo como algo que les resulta “atractivo,” y que tus interacciones con el sexo opuesto estén siempre contenidas dentro de un marco que te conceda la libertad de elegir con quién estar, en lugar de uno de incertidumbre o escasez. Veamos algunos conceptos importantes de cómo trabajar activamente con el marco a través del proceso de comunicación y seducción. Recuerda que estos conceptos e ideas van a sonar un tanto técnicos, pero el propósito no es que mantengas ese nivel de “tecnicismo consciente” a lo largo de una conversación, sino que puedas captar los conceptos y practicarlos activamente, de manera que te puedan servir a manera de recurso inmediato (y hasta me aventuraría a decir automático o natural) en el transcurso de una conversación. II.2. CAMINO A ROMA En lugar de ver el marco de referencia como una entidad impuesta por los dioses a manera de fuerza que gobierna secretamente el universo, te va a ser útil pensar en los marcos de referencia de forma decorativa-práctica. Esto quiere decir que los marcos son algo que podemos cuadrar, modelar, y ajustar, hasta ver cuál de todos nos va a ser más útil (piensa que a tu diploma de un taller de dos días no le pones el mismo marco que a un Picasso). Considera también esta analogía. Dos niños pueden jugar a la guerra; a la lucha libre, a que se matan y hacen trizas uno al otro. Y como parte de sus juegos pueden tomar distintos marcos de referencia: quizás “uno de ellos es el bueno y el otro es el malo,” o “uno es que salva a la princesa y el otro es el que quiere destruir el reino”… todos marcos o contextos según los cuales se puede interpretar cada juego. Sin embargo, si tomamos todos los marcos individuales y usamos a su vez un marco para catalogar a todos los demás marcos, podríamos decir simplemente que “están jugando.” Cuando tenemos un marco que se encarga de establecer el contexto global de otros marcos, podemos referirnos a éste como un metamarco (“meta” en el sentido epistemológico de “marco acerca de marcos”). Así como existe el dicho “todos los caminos conducen a Roma,” podemos decir que si establecemos un meta-marco útil, entonces no nos vamos a tener que preocupar de establecer marcos individuales: todas las acciones y marcos sirven para reforzar el contexto general. 38

Considera que si dos niños actúan bajo el meta-marco que “están jugando,” entonces lo único que necesitan hacer es relajarse y disfrutar de la acción del juego, en lugar de preocuparse de definir el contexto general de cada juego. Si te das cuenta, de igual manera, si se establece el meta-marco que alguien es torpe, o raro, entonces todas las demás acciones que la persona realice en un contexto social (como intentos de hacer comentarios graciosos, gestos de cortesía, tratar de ser agradable con los demás, etc.) van a ser percibidas desde este meta-marco, y van a ser interpretadas desde ese contexto, reforzando el meta marco. Piensa por ejemplo en la película Frankenstein, donde los gestos de curiosidad y buena voluntad genuina que la criatura realiza inicialmente son interpretados desde el meta-marco que “es un monstruo,” y por ende todos sus actos son horrorosos, nocivos para las personas. Podemos establecer de aquí el principio que lo más importante es asegurarse que el meta-marco sea siempre uno que favorece tus propósitos, cualesquiera que estos sean. Igualmente, de manera que podamos regular el meta-marco, debemos siempre en una interacción establecer los marcos de referencias subordinados. Tenlo por seguro: si tú no estableces el marco, la otra persona lo va a hacer, y es muy posible que lo establezca de manera que no seas tú quien sale favorecido. Tienes que estar un paso adelante de la otra persona en términos de definir e influenciar el marco. II.3. TU CUADRO La clave es darse cuenta que el meta-marco que elegimos es algo funcional, contingente en la intención que tenemos en manos. Algunos dicen que un meta-marco eficaz es uno donde ella te busca o persigue a ti. Sin embargo, ello presupone que ella es el tipo de mujer que va a perseguir al hombre que le interesa. El tipo de mujer que persigue al hombre, que lo busca activamente, es algo nada inusual en un ambiente de desenfreno e independencia. Sin embargo, si estás leyendo en el idioma original, es probable que tu cultura cargue con por lo menos quinientos años de tradición y recato católico, y el metamarco de “persecución” puede no ser el más útil (o sí—eso lo decides tú). Por mi parte prefiero actuar desde un meta-marco que me otorgue la flexibilidad de ser o no quien necesita actuar activamente, y 39

que así mismo le conceda a ella la libertad de ser como ella quiera ser, pero que a la vez nos otorgue a ambos la libertad de poder actuar en base a nuestras emociones, hacia un resultado final establecido por mí. De la forma como lo fraseo para mí mismo es: Yo soy el tipo de hombre en cuya presencia ella puede actuar en base a sus emociones. Este meta-marco busca principalmente contener dentro de sí la libertad, el permiso que ella necesita para actuar de una manera o de otra. No es novedad que las personas actuamos dependiendo del contexto en el que nos desenvolvemos: uno actúa al estar con sus padres de una manera, que es distinta a la forma de comportarse cuando está con sus amigos, o cuando está en el centro de trabajo, etc. De la misma manera, si te das cuenta, el problema para los hombres que son rechazados por una mujer es en gran parte que ellas no los perciben como los galanes, o como una suerte de Johnny Depp en Los Piratas del Caribe, sino más bien como un hermano o un primo (el término que ellas usan frecuentemente es “te quiero mucho... como amigo”). Y si esto no es obvio aún, una mujer no va a actuar de manera sensual o amorosa con un hombre a menos que ella lo perciba (a través del marco de referencia) como el tipo de hombre con quien ella puede liberarse y actuar en base a sus emociones. A través del control del marco, es nuestro propósito generar un contexto donde sea natural para ella el sentirse atraída; donde ella se encuentre fascinada y atraída a ti, y que el simple hecho de escuchar tu voz la haga sentir las emociones más profundas; donde sea “cosa del destino” que ella quede profundamente enamorada de ti, como por arte de magia. Y en vista que “tú eres el tipo de hombre en cuya presencia ella puede actuar en base a sus emociones,” ella va a empezar a actuar de manera que la puedas conquistar—en caso ella no esté ya tratando de conquistarte a ti. Piensa en la imagen de una gota de rocío colgando de una hoja, a punto de caer. La gota empezó a caer desde el momento que se formó, por el simple hecho que la gravedad existe y que la gota tiene cierto peso. La tensión que sujeta la gota a la hoja siempre va a ceder ante la gravedad, que es mayor y más poderosa. La hoja, con su superficie lisa y canal para deslizarse, simplemente proveyó un contexto donde la gota pudiera seguir su cauce natural. No hubo lugar a resistencia, y todo ocurrió de manera orgánica. Ten esta imagen en

40

tu mente al generar el marco y meta-marco durante la interacción, y difícilmente vas a encontrar dudas de qué hacer o de cómo proseguir. II.4. AHORA LO VES, AHORA LO VES ASÍ Un principio clave, no sólo para seducción sino para cualquier tipo de comunicación, es que en una interacción es siempre el interlocutor más flexible quien puede más fácilmente influenciar a los demás. La flexibilidad a la que hago alusión consiste en poder encontrar distintos ángulos a un mismo hecho: en poder redefinir el marco de referencia de un mismo hecho desde puntos de vista múltiples. Así como en la vida las personas con mayor influencia en la conciencia de los demás son aquellas que son capaces de ver cualidades y factores donde otros ven vacíos y sombras, la habilidad de cambiar el marco de referencia de los demás es algo que puede hacer de tus interacciones una experiencia aparentemente mágica para los demás. Después de todo, sólo le esperan cosas buenas al hombre capaz de mostrarle a una mujer que su mundo puede estar lleno de belleza y placer, en lugar de tedio y apatía. Primero vamos a ver algunas formas de redefinir el marco, y luego vamos a ver en la siguiente sección cómo usar este conocimiento para usar el metamarco delineado anteriormente. De las distintas formas que uno puede redefinir el marco de referencia de una interacción, considero que existen cinco patrones1 esenciales que uno debe conocer y poder usar de manera fluida para desarrollar esta habilidad. Todo esto va a ser claro luego de ver algunos ejemplos de conversaciones, y descomponer los patrones lingüísticos usados. Estos patrones fueron adaptados del trabajo de Richard Bandler, por gente como Robert Dilts y Michael Hall. Los cinco que considero más importantes para nuestros propósitos son: 1) Redefinición del contenido: El marco cambia al cambiar el significado de un evento. • ELLA: Llegaste tarde. ¡Eso significa que no me quieres!

1

Fórmulas lingüísticas, independientes de contenido fijo.

41

TÚ: Llegué tarde... eso significa simplemente que había mucho tránsito. Nota cómo el marco pasa de ser “tardanza no me quieres” a “tardanza demasiado tránsito.” Muchos recomiendan “evitar caer en el marco de la mujer,” pero o no saben qué significa eso, o cómo se puede siquiera evitar tal cosa. En este caso nota que ella plantea que el llegar tarde implica falta de amor; yo por mi parte evito tocar el tema que entre los dos hay o no amor, y paso de frente a redefinir el significado del evento. Esto equivale a decir que no caí el marco que ella planteó inicialmente, sino que establecí uno distinto. Considera estos otros ejemplos, que emplean el mismo patrón de redefinición: • ELLA: Te vi hablando con esas chicas: ¡eres un jugador! TÚ: Si hablo con gente, es porque me gusta ser social en lugar de tímido. • ELLA: Te vi hablando con esa chica: ¡eres un jugador!

TÚ: Su esposo trabaja en mi estudio—acaban de tener un bebé y no la había felicitado aún. Nota especialmente que redefinir el marco es algo que uno mismo puede hacer mentalmente a la hora de enfrentar dudas o titubear: • PENSAMIENTO INICIAL: Ella está con dos amigas: significa que no quiere conocer chicos, sino prefiere estar con sus amigas REDEFINICIÓN: Está acompañada porque prefiere conocer chicos, seguramente porque es muy tímida. salir a

Con el tiempo te vas a dar cuenta que el poder redefinir el marco de referencia para uno mismo es una de las claves para alcanzar la flexibilidad de pensamiento y conducta que constituye una de las principales habilidades de un maestro de la seducción. 2) Presuposición Inversa: El marco de referencia es algo totalmente distinto u opuesto a lo que el interlocutor pensaba (presuponía)

42

inicialmente. • ELLA: No puedo salir, tengo mucho trabajo. TÚ: Por eso mismo es que deberías relajarte, y volver con energías recargadas a terminar tu trabajo. Este patrón es fácil de recordar si piensas que se puede implementar estructurando tu respuesta como “sí, y por eso mismo es que X.” La clave radica en buscar razones convincentes por las cuales algo puede significar algo totalmente distinto. • ELLA: No puede pasar nada entre nosotros, tengo novio. TÚ: Si nada puede pasar, con mayor razón podemos relajarnos y disfrutar de estos momentos juntos, sin pensar en el qué dirán… En este caso la presuposición “tengo novio no puede pasar nada” es invertida de manera que el marco pasa a ser “tienes novio eso es razón para relajarnos (quién sabe y quizás luego pase algo).” Este patrón es un tanto divertido a manera de ejercicio de creatividad. Imagínate buscar las razones más descabelladas por las cuales algo equivale a algo totalmente distinto. Considera por ejemplo el siguiente caso: • ELLA: No podemos tener sexo, porque tienes sífilis. TÚ: Y esa es la razón por la que puedes tomar todas las precauciones de antemano, y relajarte cuando estemos juntos, en lugar de actuar sin tener idea de mi estado de salud. Igualmente recuerda que puedes usar este patrón redefiniendo dudas al momento de enfrentar dudas personales: • PENSAMIENTO INICIAL: Ella está leyendo un libro, no vale la pena acercarse a hablar con ella. PRESUPOSICIÓN INVERSA: Por eso mismo es que debes acercarte—está leyendo un libro en vista que ningún chico interesante se ha acercado a hablar con ella.

43

3) Ejemplo Contrario: Redefine el marco al buscar casos donde el marco no sea factible, o donde las presuposiciones del marco no funcionen. • ELLA: Llegas tarde, ¿acaso no te importo? TÚ: Todos han estado tarde en alguna ocasión, ¿significa eso que nada le importa a nadie en el mundo? • ALGUIEN: Eres feo, olvídate de conseguir a una mujer atractiva. TÚ: Hay muchos hombres “feos” con mujeres muy guapas: mira nada más a Seal casado con Heidi Klum. • ELLA: Te vi hablando con esas chicas. ¿Las estabas tratando de seducir? TÚ: Hablaba con ellas así como estás hablando ahora conmigo, ¿estás acaso tratando de seducirme? Este patrón es uno que las personas utilizan frecuentemente de manera instintiva. Simplemente convierte el marco en algo universal, y busca ejemplos donde el criterio que la otra persona sugiere no sea aplicable. 4) Intención Positiva: Buscamos aquí la intención positiva según la cual alguien está actuando o diciendo algo. De aquí establecemos el marco en base a su intención, más allá de la actitud o comportamiento que la persona muestre. • ELLA: Llegas tarde, ¿acaso no te importo? TÚ: Entiendo que te preocupó que me demorase. Lamento no haberte llamado, estaba sin mi celular—pero descuida, estoy bien. • ELLA: Todas mis amigas dicen que eres un jugador... TÚ: Me alegra que tengas amigas que te cuidan. Eso me hace pensar que tú eres el tipo de persona a quien le gusta conocer a los demás por quien en verdad son, y no por rumores.

44

Nota en estos ejemplos que no acepto el marco que ella presenta inicialmente (no caigo en su marco), sino simplemente busco una intención positiva y respondo desde ese marco. Este patrón es muy efectivo cuando la otra persona está actuando o diciendo algo desde un punto de vista emocional: al redefinir con la intención positiva, es más fácil que la otra persona se calme. Después de todo, quizás se sobresaltó inicialmente debido a que no se sentía comprendida. En el Cuaderno VI vas a entender cómo demostrar comprensión en este sentido puede servir para establecer Proximidad emocional con una mujer. Así como en el segundo ejemplo (amigas dicen que eres un jugador), un giro que personalmente me gusta añadirle a este patrón es el de tomar la intención positiva y usarla con el propósito de retar a la mujer: le asigno una intención positiva, propia de una mujer madura, etc., pero ¿es ella capaz de mantener este estándar de conducta? Ejemplo: • ELLA: No puede pasar nada entre nosotros—eres muy bajo. TÚ: Veo que tienes la madurez como para tener preferencias. ¿Eres también lo suficientemente madura como para experimentar nuevas emociones y nuevas formas de pensar? Más adelante veremos otras formas de asignarle a la mujer una percepción de sí misma de acuerdo a nuestro propio criterio, y cómo retarla a actuar y tomar decisiones en base al estándar que hemos impuesto nosotros. 5) Marco eterno: Plantea el caso que desde algún momento y lugar en el futuro ella puede recordar su pasado, y notar cómo este momento fue el principio de un modo distinto de ver las cosas. • ELLA: No hablo con gente desconocida (como tú). TÚ: Desde luego, no me conoces. Sin embargo, si te imaginas de aquí a un par de años, vas a poder recordar este momento como el instante donde comenzó nuestra amistad... • ELLA: No me gustan los chicos bajos. TÚ: Seguro. Sin embargo, si te imaginas a ti misma de aquí a varios años, y observas todas las personas interesantes que te 45

perdiste de conocer por pensar de esa manera, puedes recordar este momento desde esa perspectiva, y ver cómo fue aquí cuando empezaste a conocer a las personas más allá de su estatura. Este patrón utiliza el principio hipnótico de seudo-orientación en el tiempo. Esta idea trabaja tomando en cuenta que uno puede ver las cosas desde distintas perspectivas de espacio y tiempo (recordar eventos del pasado, o imaginarse cómo van a ser las cosas en el futuro, etc.), percibiéndolas como reales. Este patrón puede ser usado en muchos contextos (es usado extensivamente en publicidad, por ejemplo), en vista que cualquier momento puede potencialmente ser el principio de algo distinto—es cuestión de imaginarnos cómo el cambio va a repercutir en nuestro futuro. Ejercicios: Practica los patrones con los siguientes casos. Busca por lo menos cinco formas distintas de redefinir el marco en cada caso (mientras más mejor). Ten en cuenta el patrón que estás usando en cada caso. 1) Redefine el contenido (el significado): Ella está hablando con sus amigas: [significa que] no quiere conocer chicos. No me ha devuelto mi llamada: [significa que] me está ignorando porque ya no me quiere. Ella no se detuvo a saludarme: ya no le importo. Nunca he tenido una novia—soy una falla. Leer libros de seducción significa que el lector es un incompetente o un inepto social.

(Soy consciente que éstas son dudas que van a plagar la mente de muchos en algún momento: mejor redefinirlas ahora y acabar con ellas de una vez por todas). 2) Redefine el marco invirtiendo la presuposición: Voy a quedarme en casa, [porque] no tengo ganas de salir. Voy a dejar de practicar esto, [porque] el material se me hace complicado. 46

-

Ninguno de mis amigos quiere salir, así que me voy a quedar casa a ver televisión. No puedo salir contigo, porque no me gustan los chicos bajos, etc. No puedo hablar de esto contigo, porque no te tengo confianza.

3) Redefine el marco mediante un ejemplo contrario: Si no tienes novia, es porque eres un torpe. Tú eres como eres, nunca vas a poder cambiar. Conociendo gente en la calle nunca vas a encontrar algo serio. Las parejas se conocen a través de su círculo social. Los hombres feos/bajos/calvos no pueden estar con mujeres guapas, a menos que sean archimillonarios.

4) Redefine el marco asignando una intención positiva: No deberías estar estudiando sobre seducción. No me gusta que me hables de esa manera. Decir cosas así te hace ver como tonto. A las mujeres no nos gusta este tipo de cosas. No puede pasar nada entre nosotros—no estoy lista emocionalmente.

5) Redefine mediante un marco eterno: Esto es algo diferente, no creo que funcione. No te conozco, y no hablo con extraños. Me da vergüenza que nos vean hacer esto en público. No creo que les caigas bien a mis amigas. Esto es lo más raro que he oído en toda mi vida.

Estos son sólo algunos ejemplos para que practiques cada patrón. Luego de que extingas todas las posibilidades, practica intercambiar los casos sugeridos para distintos patrones. A medida que practiques, vas a notar que para poder usar algunos patrones vas a tener que obtener un poco más de información que la que ofrece el interlocutor (el por qué, o de qué manera está basando su presuposición). Ejemplo: ELLA: Esto es lo más raro que he oído en mi vida. 47

TÚ: ¿De qué manera? ELLA: Los hombres que conozco no hablan de manera tan poética. TÚ: Bueno, eso significa que has conocido a uno especial de entre tantos. [Redefinición del contenido] Nuevamente, el propósito de estos ejercicios es ejercitar tu flexibilidad de pensamiento. No puedo enfatizar esto lo suficiente: la comprensión intelectual de los patrones no te va a servir de nada, necesitas desarrollar eficiencia inconsciente en el uso de estos patrones si es que quieres tener esta habilidad como algo real y útil. Por lo demás, esta práctica es algo que puedes llevar más allá del campo intelectual y usar en tu vida diaria (las aplicaciones son infinitas). Puedes practicar estos patrones al ver televisión o al hablar con tus amigos—sólo deja que la otra persona “gane” de cuando en cuando, para que no te agarren antipatía. Ejercicio: Con toda la práctica de los casos anteriores, debes haber afianzado tu manejo del marco de referencia. Pon a prueba tus habilidades persuadiendo a alguien de que aprender estas habilidades le va a ser beneficioso—redefine sus posibles objeciones usando los patrones anteriores. Tómalo como un juego y diviértete (quién sabe, y quizás más adelante tengas un compañero de aventuras a quien tú mismo persuadiste con estas artes). II.5. BIENVENIDA A MI REALIDAD Veamos ahora cómo todo este negocio de trabajar con el marco adquiere masa crítica. La clave radica en establecer que todo lo que ella y tú hacen refuerza el meta-marco, y puede ser reforzado con marcos contenidos dentro de este marco global. La pregunta viene a ser, ¿tienes en claro qué meta-marco vas a utilizar? Pongamos el ejemplo que mi meta-marco es “conmigo, ella es capaz de actuar en base a sus emociones.” De ahí podemos decidir con qué emociones queremos que ella responda: ¿Felicidad, libertad, pasión, lujuria? (Obviamente no va a ser nada útil que ella actúe en base a nervios, miedo, temor, etc., por ello la importancia de la distinción). 48

Con este bosquejo de los marcos que el marco-meta conlleva, podemos por ejemplo presuponer2 que sus acciones ocurren desde nuestros marcos. Ejemplo: TÚ: ¿Qué es lo que más te apasiona de tu trabajo? ELLA: Poder sentirme libre de hacer lo que quiero cuando quiero. TÚ: Ah, no hay nada igual. Por ejemplo ¿cuándo es que te sientes más libre? ELLA: Diría que cuando estoy en la playa y puedo saltar y bailar sin preocuparme de nada. TÚ: Y cuando estemos tú y yo en la playa saltando y gozando de plena libertad, ¿va a haber más gente alrededor o vamos a estar solos...? ELLA: [Susurrando] Solos... En este caso las palabras “cuando” y “o” tienen el efecto que no entre en cuestión el hecho de que ella y yo vamos a estar en la playa en algún momento. La pregunta viene a ser si es que vamos o no a estar solos. Fíjate en el Apéndice 1 para ver varias presuposiciones que conviene que domines para poder usarlas de esta manera en tu comunicación. (Las presuposiciones están entre las más poderosas herramientas de comunicación y persuasión). En el caso anterior, al presuponer que ella y yo nos vamos a hallar dentro de un escenario donde ella puede actuar libremente en base a sus pasiones, estoy estableciendo el marco que ella tiene la libertad de actuar de esta manera conmigo. También podemos establecer presuposiciones con humor. el marco combinando las

Ejemplo: Ella toma algo de agua y accidentalmente se derrama un poco encima:

2

Una presuposición es una estructura lingüística que debe ser tomada como cierta de manera que la oración tenga sentido lógico.

49

TÚ: Vaya, sólo hemos hablado cinco minutos y ya estás toda mojada. Imagínate cuando estemos solos... voy a necesitar una camisa de fuerza para que te controles... Esto puede parecer que está entrando dentro del campo del “humor arrogante,” pero ese concepto de por sí es incompleto. Lo importante es el marco de referencia que queremos establecer con el humor. Ten en cuenta que los temas de conversación que desarrollas, las actividades que realizas junto con ella, el ambiente en tu casa, la imagen que proyectas... todo debe de alguna forma ser conductivo a poder establecer de manera orgánica el meta-marco de tu elección. De este modo si mi meta-marco es que ella puede actuar en base a emociones positivas estando conmigo, los temas de conversación que voy a usar van a estar enfocados en emociones, en instancias donde ella sintió emociones y se sintió libre de actuar sin reparo a las normas sociales, por ejemplo. Las actividades que elegiría para realizar junto con ella tendrían que ver con sentir emociones y poder actuar libremente en base a ellas, como ir a un parque de diversiones, o tocar instrumentos musicales en mi casa, jugar al aire libre, etc. (en lugar de sentarse en el cine y quedarnos quietos viendo una película). De esta manera el meta-marco, más que una entidad lingüística o una dirección o contexto de referencia, es una extensión de ti, una forma de entenderte: una puerta a tu realidad. Mientras más sólido sea tu propio sentido de la realidad, más fácil va a ser invitar a la mujer a que experimente la vida desde tu perspectiva. Si tus acciones y conducta operan desde el meta-marco, tus palabras y presuposiciones van a fluir naturalmente y de forma orgánica. Una razón por la cual muchos hombres fallan al querer implementar “técnicas de conquista” o “frases probadas y comprobadas” es que resulta prácticamente imposible “fingir” el sentido de la realidad. Si las creencias y el mapa interno no operan desde el plano del meta-marco, las palabras van a ser, por definición, falsas y fingidas. En el Cuaderno III vamos a ver formas de trabajar con tu mundo interno, para lograr la solidez interior que va a respaldar tu comunicación verbal y no-verbal.

50

Recuerda también que al establecer el marco, sea con humor, con presuposiciones, o con tu conducta, puede que necesites los patrones de redefinición de la sección anterior. Ejemplo: Están en el parque jugando, riéndose. Ella te dice que éste no es el tipo de cosas que hace usualmente. ELLA: Usualmente no salgo a jugar al aire libre, y me la paso en casa viendo televisión o cosas así. Soy medio aburrida... TÚ: No es que seas aburrida, es simplemente que no se ha presentado la ocasión [redefiniendo el contenido]. ELLA: Ja... no lo había pensado de esa manera... TÚ: Es más, si te imaginas un tiempo en el futuro, quizás de aquí a un mes o quizás un año, vas a poder mirar hacia atrás y ver cómo hoy te diste cuenta que es posible sentirse libre de disfrutar de todas las experiencias que pasamos juntos [marco eterno]. ELLA: [Empieza a ruborizarse] Sí, ya me lo puedo imaginar... TÚ: Oye, pero no te emociones tan rápido [presuposición], vamos poco a poco... no quiero que te dé algo por pasarla tan bien [presuposición], Srta. Televidente. ELLA: Ja, ja... no te falta modestia, ¿no? TÚ: ...y esa es la razón por la que esta experiencia es diferente a todas las demás, y por la que puedes sentirte libre de disfrutar de todas estas emociones [presuposición inversa]. [Nota que todos los patrones han servido para afianzar mi metamarco: ella se siente bien, y puede actuar en base a las emociones placenteras que está experimentando]. Puedes pensar que tu conducta, las presuposiciones dentro de tu comunicación, y básicamente todo aquello del mundo que te rodea sirven para establecer el marco. Para deshacerte de cualquier sombra de duda o punto de vista discordante, o simplemente para afianzar el marco que estás estableciendo, puedes usar los patrones de redefinición. Como muestra el ejemplo, no es necesario “educarla” o dictar cátedra al estilo “terapeuta” (evita como la plaga caer en ese 51

patrón de conducta); resulta más orgánico y beneficioso a la seducción usar las herramientas desde un marco lúdico. El propósito no es sonar “profundo” o trascendental—es pasarla bien y acercarla a tu realidad. II.6. IL MILIONE Il Milione (“El Millón”) es el título del libro en el que Marco Polo narra la abundancia y riquezas que conoció en sus viajes por Asia en el siglo XIII (en aquel tiempo la cifra tenia cierta resonancia titánica). Esta percepción de abundancia a la hora de pensar en los marcos es una que te va a ser útil a nivel práctico, a la hora de traer a la mujer a tu realidad a través del meta-marco. De la forma como me gusta pensar al respecto, uno puede probar distintos marcos, como si se probara ropa en una tienda: te quedas con lo que te va bien, y dejas de lado aquello que no. (El lector astuto habrá podido darse cuenta que, pensándolo de esta manera, los arquetipos de seductor del Cuaderno I vienen a ser marcos de referencia que podemos establecer para guiar el rumbo de una interacción) La pregunta es, ¿cómo bosquejar meta-marcos que puedan resultar útiles en este camino? Considera de qué manera usarías presuposiciones, qué tipo de humor sería el que más te convendría para ser congruente, qué imagen convendría proyectar, en qué ambiente sería conveniente que te rodees. Considera por ejemplo estos meta-marcos: • • • Ella es como un cachorrito, y todo lo que hace es tierno y entretenido Tú eres el rey, y todos los demás están a tu servicio; todos buscan entretenerte y complacerte Tú eres una oportunidad única en la vida de una mujer; si ella no te acepta ahora, la oportunidad nunca más se va a repetir.

Tomemos por ejemplo el meta-marco en el que ella es tierna y entretenida como un cachorrito. Nota las presuposiciones que se establecen cuando uno lleva a un cachorro recién nacido a casa:

52

-

El cachorro es la cosa más linda del mundo. Todo lo que hace, lo hace desde un punto de vista de ignorancia e ingenuidad. Sólo quiere complacer a sus amos; necesita que se le muestre lo que es correcto y lo que no. Es necesario protegerlo de los peligros del mundo que aún desconoce. No sabe nada, por ende no es necesario enfadarse nunca con él. Carece de malicia; sólo quiere jugar y que se le preste atención.

Si te das cuenta, este marco es uno que utilizaría por ejemplo alguien como Hugh Hefner (fundador de la revista Playboy y mujeriego si es que alguna vez existió uno). Con una mansión llena de bellas jóvenes, ¿crees que el hombre se haría mala leche si alguna de ellas rompe algo o si alguna entra a un sitio donde no debe? Si alguna vez miras el programa The Girls Next Door (“Las Chicas de al Lado,” una serie de televisión que documenta los eventos entre Hefner y algunas de sus conejitas dentro de la mansión de éste), te podrás dar cuenta que su actitud para con ellas es como la que tendría alguien para con un cachorro. Para él, ellas son tiernas criaturas que no hacen más que brindarle a uno placer. Ese marco funciona para él excelentemente bien. Utilizando la idea de redefinición del marco, nota en el siguiente caso cómo el sentido de la realidad del hombre prevalece, y el marco no se ve afectado a pesar que ella inicialmente intenta hacer berrinche. Su meta-marco es que ella es un cachorrito, y todo lo que ella hace es tierno, etc., por lo que ella es incapaz de fastidiarlo. Ejemplo: Ella trata de hacer o decir algo como para llamar tu atención, o quizás hasta para que te enfades, de manera que le prestes atención. ELLA: ¡Ya deja de estar escribiendo! A este paso me voy a ir a vivir donde el vecino. Me tienes cansada, bla, bla… TÚ: [Abrazándola] Ay… qué linda, ven aquí, dame un abrazo. [La besas] Espérame diez minutos y vamos a tomar algo, ¿OK? ELLA: [Gruñendo] Pero diez minutos nomás, bla, bla… TÚ: Sí, sí, querida, ahora bájate que estoy escribiendo un mensaje. 53

[Mientras se baja, le das una palmada en el trasero y ella se sienta a esperarte; tú sigues escribiendo en la computadora]. Alguien que no sabe lo que está pasando podría decir que ella tiene al hombre “pisado,” que ella se sale con la suya, que lo controla emocionalmente, etc. Sin embargo, él está actuando desde el metamarco de “la cachorra”: sus intentos de hacerlo enfurecer con amenazas y demás son interpretados como que ella está haciendo un tierno berrinche para salir a jugar. Tomando los conceptos anteriores, podríamos decir que el hombre en este caso capturó el marco a través de redefinir la intención positiva con la cuál ella actuó. Lo más importante en este caso es que él está estableciendo el meta-marco con su conducta, con sus acciones, con su sobriedad lúdica. Éste es un ejemplo de pocas líneas, pero de elegir este metamarco, prácticamente todas sus acciones para con ella serían llevadas a cabo de manera similar. Establecer el meta-marco es algo que tienes que hacer de manera activa: si no lo estableces tú, ella lo va a establecer (y después no te quejes si ese marco no te favorece). Por otro lado, nota las presuposiciones y conducta relacionadas con un meta-marco que establece que “tú eres una oportunidad única y escasa, que ella necesita tomar acción ahora si es que quiere estar contigo.” Un hombre que es una oportunidad escasa: No tiene tiempo para permanecer al lado de la mujer por un lapso extenso. Está en constante movimiento (no se puede plantar con ella a pasar dos horas en el almuerzo para hablar del clima, por ejemplo). Es un amante de las mujeres, y está constantemente rodeado de ellas: si ella no toma esta oportunidad, otra mujer la va a tomar. No tiene tiempo ilimitado para que ella decida: si ella quiere actuar, tiene que ser ya.

Ejemplo: Él y ella se encuentran, él la invita a dar un paseo ahí mismo. ELLA: Me encantaría, pero… ah… esta tarde voy a llevar a mi perro al veterinario. ¿Qué tal mañana?

54

TÚ: Sería divertido, pero mi horario va a ser muy caótico por lo demás. ELLA: ¿Tanto así? Todos tienen siempre un rato libre... TÚ: Todos… excepto artistas y poetas locos, entre otros [ejemplo contrario]. Pero en vista que tú eres de tener ratos libres, puedes llevar al can al veterinario en otro momento [presuposición inversa]. Más adelante cuando recuerdes este momento, vas a ver lo mucho que disfrutaste de la brisa de la tarde en el parque [marco eterno]. ELLA: Hmm… OK, ¡vamos! Nota que el meta-marco que quieres establecer tiene que conformar una unidad con tu conducta y tu lenguaje; con lo que aceptas y lo que no aceptas. Si en este caso el joven hubiera dicho “ah… bueno, entonces nos vemos mañana,” claro, muy probablemente se hubieran podido encontrar al día siguiente (en caso la propuesta de ella hubiera sido legítima). Sin embargo, el “marco de oportunidad” se hubiera ido al tacho. Si tu lenguaje verbal pretende establecer el marco, pero tu comportamiento, acciones, y decisiones no lo respaldan, la incongruencia va a sabotear el propósito, y vas a perder el control del marco. El mensaje que quiero que captes en esta sección es que la forma más eficaz de pilotear tus interacciones es a través del control del marco. Claro, las frases y el lenguaje son importantes, pero están siempre subordinadas al marco. Querer “memorizar” cien líneas interesantes, mientras que el marco de referencia en la interacción queda al azar, es como comprar un automóvil último modelo y hacer que dos mulas lo jalen como una carreta: puedes pensar que las líneas te están dando poder y status, pero en verdad estás privándote de sacarles el máximo provecho, al mismo tiempo que puedes caer en riesgo de hacer el ridículo si careces del contexto referencial que respalde tus palabras. II.7. EL ZORRO Al trabajar con marcos de referencia, una idea importante es que quizás la mejor forma de evitar caer en un marco inútil, es robándonos el marco de la otra persona. Al asumir los criterios y contexto de referencia que usaría la otra persona (por ejemplo, para

55

juzgarnos), la dejamos sin espacio para maniobrar—sin la posibilidad de establecer su marco. Considera el ejemplo de una ocasión donde me encontraba con una mujer en casa. Cierta timidez de parte de ella me daba a entender que en cualquier momento ella estaba lista para patear el tablero y ofrecer resistencia, diciendo cosas como “vas a pensar que soy una chica fácil,” etc. Ésta es una forma como las mujeres establecen el marco, forzando al hombre a asumir la posición del que busca convencerlas de lo contrario. Y es un marco genial, de verdad: las mujeres lo vienen usando por siglos. Esa ocasión decidí tratar algo diferente, y antes de que ella establezca ese marco, me lo robé, y mientras nos besábamos, me hice hacia atrás, volteé mi cara hacia un lado, y le dije seriamente “qué pena... ahora vas a pensar que soy un chico fácil, que hago esto con todas las mujeres...” Ella empezó a decir cosas como “no, para nada” mientras buscaba reiniciar el contacto. A esto dije una vez más “sí... le vas a decir a todas tus amigas que yo hago de todo con todo el mundo...” y me dijo de manera definitiva “no, deja... ven acá.” Asunto resuelto—y lección aprendida desde entonces. Al anticipar un mal marco, y usarlo yo, en efecto me lo robé: no sería orgánico que, luego de que ella insista que lo que estamos haciendo no me convierte en un “chico fácil,” que ella sienta vergüenza y me diga lo mismo. Es mi marco ahora, ya no le sirve resistir de esa manera. Es hasta cierto punto humorístico la forma como uno puede forzar a la otra persona a un marco al establecerlo nosotros primero. Toma por ejemplo el hecho de que muchos hombres sienten que no son lo suficientemente atractivos, o que son muy bajos, calvos, gordos, etc. El día que dejé de preocuparme de lo que una mujer piensa de mi físico fue cuando descubrí que las mujeres se preocupan cien veces más de su apariencia que los hombres. Es por esto en parte que señalar algo acerca de la apariencia de la mujer (comentar acerca de la combinación de ropa que lleva, peinado, etc.) revierte el marco usual: ella deja de ser la que te está catalogando a ti, y pasa a ser la catalogada. No tiene que ser una “falla” lo que señalas, sino más como un comentario neutral, como insinuar que “esa cartera queda muy... interesante con el conjunto.” Mientras ella se pasa el rato

56

preguntándose qué quieres decir con “interesante,” es casi imposible que ella te esté juzgando a ti. Usa la paranoia femenina a tu favor. Lo mismo sirve para el problema de algunos estudiantes de seducción de ser considerados “raros” o que están actuando de forma “extraña” (esto ocurre en parte por no calibrar y por no establecer el marco en las situaciones nuevas en que nos encontramos). Una forma de robarse el marco para evitar caer en ese patrón es, en algún momento que la mujer hace un comentario no-gracioso, o cuando muestra un rasgo de humor bizarro, simplemente mirarla como diciendo “¿Te sientes bien?,” o decirle algo como “Eso es lo más extraño que he oído en toda la semana... pero no importa, igual te quiero...” A la vez que nos robamos el marco, evitando que ella diga que algo que hacemos es “raro,” reforzamos el meta-marco que nosotros somos el tipo de hombre con quien ella puede actuar naturalmente sin ser juzgada. Igualmente podemos robarnos el marco de forma lúdica, por ejemplo diciéndole a una chica que nos mire a los ojos al hablar con ella, y no a la bragueta; o señalar a nuestros ojos y decir “oye, porsiacaso mis ojos están aquí” (dando a entender que deje de mirar nuestro cuerpo—objeción frecuente, en especial usada por las mujeres con grandes atributos y vestidos pequeños). Ese tipo de comentarios por lo general provoca una risa, y es un buen punto de partida para establecer un marco lúdico, pero tienes que tener en cuenta los demás marcos y el meta-marco que quieres establecer: ser graciosito y hacer que se ría no representa de por sí un dominio total del marco. Ejercicio: Existen escenarios donde los hombres frecuentemente caen en marcos nada favorables establecidos por las mujeres. Piensa en distintas formas en las que te puedas robar el marco en las siguientes situaciones (¿puedes pensar en otros escenarios similares?): • • • • El marco en que ella te quiere de manera superficial. El marco en que ella está sobreactuando para agradarte. El marco en que ella es una jugadora y busca aprovecharse de ti. El marco en que ella está buscando tenerte a solas para aprovecharse de ti.

57

Por ejemplo, algo como decirle “Siempre que conozco a una mujer, por lo general se me quedan mirando como anonadadas, y no se preocupan de conocerme por quien en verdad soy... espero que tú seas distinta.” Ten en cuenta que frecuentemente un efecto de robarse va a ser provocar una risa, cuando ella reconozca que estás usando un marco que ella misma usa frecuentemente. Sin embargo, no pienses que estás contando un chiste, sino que te estás robando su marco de referencia. Ésta es una excelente forma de evitar objeciones, al usarlas antes que la otra persona tenga una oportunidad de usarlas hacia nosotros. II.8. GRANDES EXPECTATIVAS Con toda la plática de marcos y meta-marcos, quiero concluir esta sección con una idea simple, pero importante. El hecho de vivir en tu propia realidad, afianzada con los marcos que estableces en tus interacciones con los demás, no implica para nada la idea de ser alguien que no eres, o de alguna manera “engañar” a los demás. Como va a ser evidente a través de las demás secciones de este libro, la idea global consiste en ser quien quieres ser, y dejar que todo fluya desde ahí. Un problema con el que muchos se enfrentan al implementar cambios en su estilo de vida y vivir bajo un marco alternativo, es que las demás personas muchas veces no van a saber cómo responder o qué hacer al ser presentados con una realidad diferente. Por ello es importante que les dejes saber cuál es tu plan, de qué se trata el ser un invitado en tu realidad: qué pueden y qué no pueden esperar de ti; qué compromisos puedes tomar para con ellos, y qué aspectos vas a dejar totalmente de lado. Recuerda, si no estableces activamente estos marcos de referencia, los demás van a actuar y responder en base a lo que están acostumbrados. Tomemos por ejemplo el caso de que no quieres permanecer en una relación exclusiva con una mujer (ver: sólo ella y tú), y simplemente quieres vivir la vida y no estar atado a nadie en particular. Quizás quieres practicar, y no quieres tener que rendirle cuentas a ninguna mujer sobre con quién interactúas. Simple, y legítimo si eso es algo que quieres en tu vida.

58

Ahora, tú sabes que eso es lo que quieres, porque ése es un objetivo para ti: si es parte de tu realidad, los demás no tienen por qué juzgarte al respecto. Pero al mismo tiempo, cada mujer con la que interactúas no tiene la obligación de adivinar eso a menos que se lo digas. Por eso es que muchos chicos están con una mujer sin antes haber establecido el marco (el rumbo de la relación), y luego están con otra, y la otra chica se entera y sufre. Ella esperaba (en vista que el chico no estableció el marco) que él actuara como actúa la mayoría de chicos, como si fueran una pareja exclusiva. En los peores casos están los chicos que no establecen el marco, y tienen que escabullirse de alguna manera para que las mujeres no se enteren de sus andanzas. Nada práctico. Esto es distinto al hombre que establece el marco de antemano. Si quieres que esto quede como un encuentro único, o si no quieres formar un compromiso, entonces tienes que establecer el marco: tienes que dejarle saber a ella cuál es tu plan. La clave radica en que tienes que establecer este marco desde el principio, de manera que no se creen falsas expectativas, tanto para ella como para ti. Un maestro, por ejemplo, tiene el marco que la unión con una mujer es algo único y exquisito... pero que así como está ella, van a haber otras, y él no va a poder quedarse con una sola para siempre. Él establece esto antes de tener relaciones con ella, y lo verbaliza muy poéticamente también: “No sé qué nos depare el mañana, así que no te puedo prometer nada más allá de estos momentos. Lo único que sé es que en este instante tú estás en mis brazos, y eso es todo lo que me importa...” Por último, una forma menos poética pero igual de práctica sería comunicarle que “Antes de que pase algo, tienes que comprender algo acerca de mí, y es que en estos momentos no estoy buscando una relación exclusiva...” Al dejarle a ella saber esto, ella tiene tres opciones básicamente. Puede aceptar el hecho de que no estás buscando algo más allá de compartir unos momentos agradables con ella. Es decir, puede aceptar tu marco y entrar en tu realidad, aceptando que puede potencialmente no pasar nada más de un encuentro casual. En mi experiencia, una gran mayoría de mujeres va a aceptar tu marco si se lo planteas claramente y sin hacerte complicaciones. Al igual que los hombres, muchas mujeres quieren compartir un momento agradable con alguien que las va a respetar; esto no implica que todas estén buscando entrar en una relación estable con alguien. 59

De otro lado ella puede rechazar tu marco. Puede que ella entienda que no estás buscando entrar en una relación exclusiva, pero que a la vez ella sí esté buscando una, y prefiera evitar tener algo casual contigo. Esta opción es totalmente legítima, y muchas mujeres te van a querer y respetar por ser el tipo de hombre que otorgó esta opción. Recuerda, nuestro propósito es siempre brindarle más opciones que puedan brindarle placer y felicidad, nunca restringirlas. Por lo demás puede que te encuentres en el camino con alguna mujer que acepta tu marco inicialmente pero luego pretende cuestionarlo. Aquí podemos tener, por ejemplo, casos donde le presentas tu marco, ella lo acepta y decide pasar un rato contigo, pero luego decide que quiere entrar en una relación estable. Aquí puede valerse de sortilegios femeninos como suplicar o hasta dejar correr una que otra lágrima. Es necesario en estos casos que tengas la firmeza de decirle “Lo siento, pero no va a ser posible. Te dije que no era mi intención entrar en una relación estable, y tú aceptaste. La cosa no va a cambiar.” De más decir que si capitulas y aceptas dejar de lado el marco que inicialmente estableciste, estás sentando el precedente que tu marco no es sólido (aunque aparentemente la estés complaciendo, en efecto ella no te va a respetar por no tener los pantalones bien puestos como para hacer valer tu palabra). Es en estos casos donde tienes que mostrar fortaleza interna y adherirte a tu plan—por ende, nuevamente, la importancia de bosquejar qué quieres en primer lugar. Es importante que tengas muy en claro tu marco: ¿Qué buscas en una mujer? ¿Por qué? ¿Qué esperas obtener? (Cuaderno I). Tu marco, visto de esta manera, no es un capricho de momento, sino un ideal según el cual piensas vivir (por lo menos parte de) tu vida. Esto no es algo que se cambia porque “ella te ofrece pasarla bien si cedes” o porque “no quieres que Elenita sufra.” La mejor forma de evitar que se generen falsas expectativas, y que nadie se haga ilusiones que no se van a cumplir, es estableciendo de antemano lo que va y lo que no va. No tienes que ser agresivo o malo: con que seas firme y claro es más que suficiente. Dicho todo esto, ni qué decir si mientes y “pretendes” tener un marco de referencia falso. Por ejemplo, algunos cretinos pretenden estar buscando una relación exclusiva con una chica, cuando saben que esa no es su intención, sólo con el propósito de que la chica se ilusione y les deje hacer algo con ella. De ser ése el caso, es cuestión 60

de tiempo en que todo se desbarate como un castillo de naipes, y sea él quien descubre que es posible engañar a otros, pero no engañarse a uno mismo. Más allá de moralismos o recato, quiero dejar bien plasmada mi opinión en este sentido: Engañar abiertamente a una mujer con el propósito de obtener algo de ella es lo más bajo en que puede incurrir alguien que ose llamarse “hombre.” II.9. CALIFICACIÓN La sección anterior enfocó la idea de establecer el marco de aquello que buscamos, utilizando el ejemplo de establecer lo que buscamos en términos de una relación no-exclusiva. Nota que éste es solamente un ejemplo—un marco de la infinidad de posibles marcos que un hombre podría tomar como propios, dependiendo de lo que quiere para sí mismo. La idea de establecer el marco y quedarnos solamente con las mujeres que lo aceptan gustosas equivale a la idea de calificar a una mujer. Calificar implica que vamos a ver si ella tiene lo necesario para ser una invitada en nuestra realidad. Puedes pensar en esto como cualquier aplicación a un trabajo: si alguien no cuenta con las calificaciones necesarias, pues le guste o no, no le van a poder ofrecer el puesto. El proceso de calificación consiste en limitar el número de postulantes. Imagínate por ejemplo qué tan pesada (y ridícula) sería la tarea de admisiones de una universidad si no tuvieran para los postulantes el requerimiento básico de haber completado la educación secundaria. La idea de calificar a una mujer implica igualmente que nos vamos a ahorrar tiempo y energía al invertir nuestra seducción solamente en aquellas mujeres que pasan nuestro criterio de selección. La clave es que si tú no la calificas a ella, ella te va a calificar a ti (y basados en los estándares irreales que muchas mujeres asumen como propios, es muy probable que no pases su criterio de selección). Es aquí donde los estándares que estableces para ti mismo y para las mujeres que quieres en tu vida (Cuaderno I) adquieren una dimensión real y tangible. Muchos creen que calificar a la mujer equivale a hacer una serie de preguntas a manera de cuestionario, y si responden “correctamente” pues califican. Aquí están aquellos que tienen como criterio de calificación cosas como que sea honesta o que sea liberal, por ejemplo, y durante la conversación le preguntan a la mujer “¿Eres 61

honesta/ liberal?” Y si ella responde que sí, entonces asumen que ella califica. (Sin embargo, por definición, todas las personas deshonestas deberían responder que en efecto son honestas). En este caso la calificación no fue más que un lapso de masturbación mental: una respuesta verbal de por sí sola no garantiza que la mujer califique. En lugar de ver esto como un cuestionario o examen académico, te va a ser mucho más útil pensar en calificar como conducir una audición o el cásting para una película: ella tiene que ser X, comportarse de manera Y, y actuar de manera Z contigo para obtener un papel en la película de tu vida. Por tu parte, como productor ejecutivo de la película de tu vida, necesariamente tienes que tener una idea en detalle del tipo de mujer que estás buscando para el rol. En parte la importancia de calificar radica en que una mujer que no califica bajo tus estándares no va a poder actuar eficazmente bajo tu marco de referencia—te va a complicar la vida, en lugar de hacerla más cómoda. Tomemos el ejemplo que mi meta-marco es que las mujeres que me rodean son cachorritos que se la pasan jugueteando: si acepto a una mujer que grita, molesta, y busca irritarme todo el día, mi meta-marco simplemente no va a caminar. Hay elementos en algunas mujeres que no se van a poder redefinir con humor o con patrones lingüísticos simples (el ámbito terapéutico no forma parte del espectro de este libro). Algunas mujeres simplemente no califican: déjalas ir, y quédate con las que van a cohabitar orgánicamente con tu marco de referencia. El mundo es un lugar grande, y actuar con una mentalidad de abundancia es esencial; si actúas como si alguna mujer es “la última cantimplora del desierto,” buena suerte al intentar calificarla o establecer tu marco. Si tienes escasez en tu pensamiento, ellas te van a ver como el mendigo del ejemplo inicial de este Cuaderno, y la batalla va a estar perdida. Mi idea de un maestro de la seducción no es la de aquel que puede conquistar a cualquier mujer, sino la de aquel que tiene en su vida un número saludablemente abundante del tipo de mujer que quiere. Rodeándote del tipo de mujer que quieres, tus marcos van a caer en secuencia como piezas de dominó—máxima eficiencia, mínimo esfuerzo. El Principio de Calificación sirve de alguna manera como la chispa que va a activar el combustible de tus marcos y meta-marcos, y su poder nunca debe ser arrimado al ámbito de lo idealista o cursi. Hazañas aparentemente sobrehumanas, como tener una vida sexual 62

compuesta únicamente de tríos con mujeres bisexuales, o poder tener relaciones con una mujer en el baño de una discoteca a los veinte minutos de haberla conocido, todas parten del principio que el hombre calificó a la mujer. Sus criterios eran que las mujeres sean bisexuales y que quieren estar con él, por ejemplo, o que las mujeres quieran tener una experiencia desenfrenada en un bar. Al encontrar mujeres que calificaban, encontraron candidatas para establecer sus marcos. Es ahí donde la magia ocurre, y la realidad interna se convierte en una realidad tangible. Llevando estas ideas al ámbito práctico, el qué hacer o decir, la estructura se limita a comparar y contrastar a la mujer que tienes enfrente con el ideal que has bosquejado para ti mismo. Para aquello que sólo se puede observar en contexto, tus ojos y oídos te van a bastar para calibrar (por ejemplo, si acaso requieres que ella sea cortés con los demás, y notas que ella es amable con el personal de un restaurante; o si requieres que ella sea alta o pelirroja). Para ver si ella califica en cosas que no van a ser inmediatamente aparentes puedes por ejemplo hacer preguntas directamente (ejemplo “¿Eres bisexual...?”), o indirectamente a través de ejemplos o presuposiciones (“¿Qué tipo de mujer te gusta?”). Si ella te pregunta el por qué de tu pregunta, no seas tímido y dile que tú sales con un tipo de mujer X. No puedo enfatizar esto lo suficiente: ella te va a respetar por tener estándares y por no hacerla perder el tiempo. Califícala, o siéntate y mira cómo ella te califica a ti. Si eres respetuoso y no usas lenguaje vulgar, ella no tiene ninguna razón para llamarte la atención. Y no lo digas como que es gran cosa o algo fuera de lo común; si actúas con naturalidad, otros van a responder a tu comunicación con naturalidad. Ésta es una etapa donde tus preferencias van a dictar el contenido de tu lenguaje, y tu creatividad la forma de darle algún giro humorístico o romántico, en caso decidas que esto es congruente con tu marco. En este campo he visto hombres salirse con la suya en un sinnúmero de calificaciones que, por lo demás, otros encontrarían ridículas. Están aquellos que no aguantan una imperfección facial en la mujer; aquellos que no toleran manos o uñas descuidadas; los fanáticos de los pies; los del club de las bisexuales... Puedo recordar incluso el caso de un amigo que, al no conducir, requería obligatoriamente que ella tuviera un automóvil—por el simple hecho que necesitaban algún vehículo para poder salir juntos (dejó pasar a muchas chicas lindas simplemente porque “no iba a ser práctico tomar

63

el autobús para encontrarse”). Cada loco con su tema (¿cada seductor con su criterio calificatorio?). Entiendo que este tema puede parecer “delicado”: la idea de dejar pasar una oportunidad con una mujer porque carece de un requerimiento físico o espiritual. Sin embargo, para poder dejar de lado la mentalidad de escasez y vivir en abundancia es necesario establecer parámetros. Vivir en abundancia implica poder dejar pasar “oportunidades” con una mujer, ya que desde ese punto de vista no se trata de sobrellevar la cosa o sobrevivir, sino de vivir bien, con lo mejor que podemos alcanzar. Un principio que te va a ser útil en este camino es que no todas las mujeres van a calificar para tener el privilegio de ser seducidas por ti. Al mismo tiempo es posible que las que no califiquen en ese sentido valgan la pena conocer como personas: como compañeras, colegas, amigas, o conocidas. No descartes la posibilidad que una mujer que no califica no pueda tener amigas, hermanas, o primas que sí califiquen. Por ello el ser un caballero para con las mujeres como principio fundamental va a ser tu mejor carta de recomendación. Nunca se sabe. El proceso de Calificación, como todos los demás componentes de la seducción, puede ser algo lúdico y divertido—tan divertido como quieras que sea. Recuerda, si vives en abundancia no hay razón por la cuál apresurarse o por la cuál tomar demasiado en serio alguna interacción en particular. Concéntrate en jugar a lo largo del proceso: juega a conocerlas; ésta es tu realidad y todas están invitados a tomar parte en ella, siempre y cuando se adhieran al criterio que has establecido para recibir la invitación.

64

CUADERNO III: ESTRATEGIAS DE CAMBIO
Al examinar mi historia personal, me faltan dedos para enumerar todas las cosas que hice para crear un estado mental que me permitiera tomar las riendas de mi propia vida, y enrumbarme en el camino que conduce a la libertad. Si eres un hombre moderno, que ha experimentado las falacias que nos presentan los medios hoy en día, probablemente quizás por tus manos ha pasado infinidad de material relacionado al cambio personal, psicología, comportamiento, etc. Personalmente, de la mayor parte de ese tipo de material aprendí poco a nada. Con el tiempo aprendí y experimenté una serie de cosas que me ayudaron a ver el panorama que me ayudaría a realizar los cambios necesarios en mi vida. La idea principal es que tus creencias van a dictar la realidad en la que te has de desenvolver. En psicología existe la idea de que aquello que esperamos obtener es lo que vamos a obtener, etc. Ese tipo de ideas, si bien son importantes, muchas veces no pasan del campo del conocimiento consciente, y no llegan a formar parte de nuestro comportamiento. Lo más importante es tomar las ideas que puedas aplicar a ti mismo, y buscar la manera de efectuar cambios en la forma como actúas, en la forma como te mueves por el mundo, y no sólo adquirir simples conocimientos lógicos. Es importante no caer en la trampa de leer este material, pensar satisfactoriamente “sí, yo puedo hacer todo eso,” y seguir sin actuar y realizar los cambios. Suena un tanto redundante, pero si no experimentas, si no pones en práctica aquello que estás leyendo en estas líneas, si no te tomas el trabajo de crear una serie de experiencias donde el cambio positivo sea algo que ocurre naturalmente, vas a estar perdiendo tu tiempo. Te vas a evitar mucho pesar y trabajo innecesario si en todo momento buscas la manera orgánica de hacer las cosas: si algo no funciona, luego de que has aplicado tu mente y te has esmerado en conseguir un entendimiento global del tema, trata otra cosa. Al mismo tiempo hay que evitar caer en otra trampa. Muchas veces escucho a jóvenes decir “me gustaría hacer lo que haces, pero simplemente no se siente natural... yo no soy así.” A lo que respondo por lo general algo como “OK... pero dime una cosa, ¿para qué estudias en la universidad? Si no sabes ingeniería naturalmente, ¿para qué aprenderla?” Y claro, la respuesta es un sabor de “Pero nadie nace

65

sabiendo ingeniería... y lo que tú haces o se tiene, o no se tiene... no es el tipo de cosa que se aprende.” Grave falacia: es mi creencia que la habilidad de mejorar en el campo de obtener inteligencia social, sin mencionar la habilidad de buscar formas de convertirnos en el hombre que queremos ser, es, en fin, una habilidad más que se puede aprender y perfeccionar. Como aprender a conducir un auto, o aprender a tocar guitarra. El ejemplo canónico es que hubo un momento en tu vida donde no hacías cosas que hoy son tan naturales como conducir, multiplicar, o practicar un deporte. El tiempo y la práctica hicieron posible, sin embargo, que aquella destreza que buscabas llegue a formar parte (quizás hasta “parte natural”) de tu vida. Como todo, el éxito radica en comprender que si no estás disfrutando de aquello que quieres en la vida, entonces tienes que tomar acción: ver qué habilidad necesitas, y buscar el conocimiento que te permita adquirir esa habilidad. Cuando empecé a tocar guitarra de chico, luego de breve tiempo de práctica sentía que la piel de mis dedos empezaba a hacerse trizas con el metal de las cuerdas. El dolor era suficiente para hacer que no quisiese tocar por un par de días. Mi profesor, sin embargo, me ayudó a ver que para poder mejorar tenía que empujar los límites de aquello que en ese momento me era cómodo; tenía que salir de esa burbuja de protección, y afrontar la incomodidad de sentir dolor en los dedos hasta que mi piel creara los cayos que disminuyeran tal sensación. La lección que aprendí aquella vez fue que para lograr cambios tangibles, es necesario salir de nuestra zona de comodidad. Estaría mintiendo si dijera que en esta vida podemos obtener algo a cambio de nada. Si quieres algo, tienes que actuar, y usar todos los recursos necesarios para poder conseguir aquello que en verdad deseas. La tarea que he tomado para mí mismo al escribir estas páginas es la de darte algunas herramientas para hacer la transición, de donde te encuentras ahora hasta donde quieres llegar, lo más orgánica posible. No te prometo que vaya a ocurrir de un día para otro, ni que sean ideas tipo “toma una cápsula y échate a dormir.” Tengo confianza, sin embargo, que si usas estas herramientas y emprendes el camino, vas a estar mucho más cerca de tus objetivos de lo que en algún momento hayas creído posible.

66

III.1. INCONSCIENTEMENTE... A lo largo de estas páginas vas a encontrar referencias al “subconsciente.” Se ha escrito mucho al respecto, y el uso cotidiano que he aprendido a darle a esta frase proviene de mi interés en la hipnosis. Sin entrar en más detalle del necesario, quiero sin embargo hacer ciertas distinciones según vayamos avanzando. El modelo de la mente que uso como referencia, separada en una parte consciente y una subconsciente, es uno usado en hipnosis y hecho famoso por terapeutas como Milton Erickson. Este modelo se diferencia, por ejemplo, de aquel usado por Freud a lo largo de su obra. El modelo del subconsciente, según voy a usarlo aquí, es más fácilmente ilustrado con una metáfora: en un almacén lleno de objetos de todo tipo, todo está a oscuras. Tenemos, sin embargo, una linterna que nos permite iluminar un área de casi un metro cuadrado en un momento. Aunque es tentador pensar que aquel contenido limitado que podemos ver en algún momento con la linterna es reflejo del contenido total del almacén, existen infinidad de cosas por descubrir en la oscuridad. Es el inconsciente el responsable de todo proceso para el cual no necesitas prestar atención. Actividades como respirar, caminar, comprender el significado del lenguaje en una conversación, son todos procesos que van más allá de nuestra participación activa a un nivel consciente. Eso quiere decir que cuando ves a una chica atractiva (inserta aquí una celebridad o tu tipo de mujer preferida), y empiezas a sentirte de una forma o de otra, y en tu fisiología ocurren una serie de cambios... todos ellos se llevaron a cabo inconscientemente. Es decir, no hubo un momento donde decidiste que tus pupilas se dilatasen, o que tu corazón lata más rápido, etc. En el contexto de cambio a nivel personal, es siempre nuestra intención llevar los cambios al nivel subconsciente: que no sean materia de debate constante en tu mente, ni razón para generar dudas o conflicto interno, sino que todo cambio positivo pase a estar integrado a tu vida diaria; que toda actitud y herramienta que te tomas el trabajo de aprender forme parte de quien eres, y no un “yo” separado o un “alter-ego” que emerge de cuando en cuando. El marco conocimientos recursos. Todo relaciones con de referencia según el cual quiero que tomes estos en el contexto de tu vida es como una serie de lo que has aprendido hasta ahora en el ámbito de tus el sexo opuesto, todo lo que has leído, analizado, y 67

practicado en persona, queda como un recurso importante: te ha servido para llegar a donde hoy te encuentras. Por otro lado, puede que los recursos con los que cuentas hasta ahora necesiten de recursos adicionales, o puede que algunos de los recursos que estás usando en este momento te hayan servido o te sirvan en algún contexto, pero no en el contexto en el cual te estás desenvolviendo actualmente. De esta manera, vamos a tomar un punto de vista muy práctico, y no nos vamos a “deshacer” de nada: no vamos a quitarle nada a aquel banco de recursos que constituye tu experiencia como persona. Simplemente vamos a añadir aquello que te ayude a alcanzar todo lo que quieres en tu vida. III.2. METAS Precisamente porque el camino que estás emprendiendo es uno de mejoramiento y de adición de recursos, es necesario comenzar el proceso de cambio mediante el bosquejo de lo que quieres conseguir, de cómo quieres llegar a ser, y de qué quieres obtener como hombre: tienes que trazarte metas específicas. A mi modo de ver las cosas, esta etapa del cambio personal es una de las más emocionantes. Imagínate: pocas veces en la vida tenemos la oportunidad de jugar a ser Dios y trazar en un papel la arquitectura de nuestro propio destino. Personalmente prefiero trazar mis metas a mano en un pliego de papel grande, de modo que puedo tener todo a la vista sin necesidad de voltear páginas y demás. Algo así como una obra de arte o plano de construcción. ¿Quién sabe, y hasta un día esta hoja sea una reliquia valiosa: las metas originales del maestro X? Divide el papel en cuatro espacios grandes, cada uno con los siguientes subtítulos: Personal, Familia, Relaciones, Finanzas. En cada sección vas a escribir cinco metas relacionadas con la categoría correspondiente. Tómate tu tiempo, y piensa en qué áreas quieres mejorar dentro de cada categoría: • ¿Qué quieres para ti mismo? ¿Hay alguna actividad o deporte que por mucho tiempo has querido comenzar a practicar, pero de alguna manera esto nunca se concretó? ¿Sabes que quieres mejorar tu imagen pero por algún motivo esto se ha ido postergando? ¿Cómo quieres lucir, pensar, y comportarte?

68

• •

¿Qué cambios positivos te gustaría lograr a nivel familiar? Aquí entran tus relaciones con padres, hermanos, parientes, etc. Estas páginas te van a dar algunas ideas de algunos cambios favorables por implementar en el área de tus relaciones con los demás. Ten en cuenta el tipo de mujer que detallaste en el Cuaderno I, y el tipo de relaciones que quieres formar con las mujeres a lo largo de tu vida. En esta área entran las relaciones con amigos, compañeros, y gente de tu círculo social. El área de las finanzas y negocios es, para bien o para mal, un componente importante de la vida. ¿Tienes conocimiento de cómo manejar el dinero o cómo invertir o conservar el dinero a futuro? Hablar con gente informada, leer y buscar recursos informativos, son algunas de las metas que puedes trazarte en este campo.

Luego de tener en cada sección cinco metas, traza dos flechas señalando a cada meta. Por cada meta de las veinte en total, vas a escribir: Primeramente las razones por las cuales alcanzar esa meta es total y absolutamente beneficioso y positivo en tu vida; en segundo lugar vas a escribir todas las razones por las cuales es absolutamente imperativo alcanzar estas metas, y todo lo que te vas a privar y quizás hasta sufrir en caso no las alcances. El establecer esta dualidad para tus objetivos sirve para tener en cada meta la flexibilidad de ir hacia algún estímulo positivo y de alejarse de algún estímulo negativo. Por lo demás, siéntete con plena y absoluta libertad creativa de escribir de qué forma piensas llegar a cada objetivo (las minuciosidades de los pasos que tienes que tomar), y en qué tiempo aproximado esperas alcanzar tus metas. Evita cosas como “ser una celebridad—tiempo esperado: en un futuro distante.” Mientras más tangibles y mejor diagramados tus objetivos, más fácil va a ser poder alcanzarlos. No puedo enfatizar lo importante que es escribir todos tus objetivos y metas a corto o largo plazo: tu subconsciente es como un almacén lleno de recursos, muchos de los cuales probablemente se encuentran incluso más allá de tu comprensión. Al escribir físicamente tus metas y trazar la forma como planeas tomar acción, de alguna manera estás activando una búsqueda interna a nivel subconsciente: tu mente se va a encargar de manifestarte recursos internos, formas de usar aquella información que llega a tus manos, y formas de

69

integrar los cambios que realices, de manera que se conviertan en parte esencial de tu vida. No te sorprenda si en el proceso de conseguir tus metas llegan a ti pequeños momentos de inspiración, como destellos informativos que te dicen que tomes cierto curso de acción, o que prestes atención a una sugerencia, o que consideres alguna posibilidad. Quizás al dormir hasta tengas sueños con alguna idea que hasta ese momento no habías considerado. Son todas formas en las que tu mente te ayuda de manera subconsciente a alcanzar tus objetivos. Muchas de las personas que más han influenciado la historia (e incidentalmente muchas de las personas más “afortunadas”) fueron aquellas que supieron escuchar la voz interna de su intuición. Aprende a confiar en tu intuición cuando ésta se manifieste, y nota a lo mejor como tu “intuición” se hace presente más frecuentemente cuando la ocasión lo amerite. La sabiduría popular dice cosas como que “las cosas buenas les llegan a aquellos que se preparan para recibirlas,” etc. Piensa en escribir tus objetivos como una forma de estar preparado para lo bueno que ha de venir. Cuando llegue el momento de analizar tus progresos y ver de qué manera alcanzaste tus objetivos, podrás renovarlos y buscar nuevas metas que alcanzar. El proceso de cambio es tan divertido y dinámico como quieras que sea: la idea es preparar la tierra donde sembrar los elementos que den los frutos que quieres alcanzar. III.3. TUS CREENCIAS Casi todas las culturas del mundo tienen algo que decir al respecto del tema de las creencias. Desde la creencia que mañana el sol va a salir, hasta la creencia que existimos, nuestro mundo (la realidad en la que nos desenvolvemos) gira en torno no a hechos tangibles, sino a nuestra percepción de ellos y el significado que les asignamos en nuestra mente (nuestro marco de referencia). A menos que tengas las creencias que en tu vida mereces estar rodeado de chicas atractivas y encantadoras; que es posible que un hombre aprenda las habilidades necesarias para poder encontrarse en una posición donde pueda elegir estar con una mujer atractiva según sus estándares; que desde ya tienes todo lo necesario para emprender ese proceso, sin necesidad de alterar drásticamente quien eres en un nivel básico, es lo más probable que las herramientas prácticas de los 70

demás Cuadernos no tengan el efecto que pueden tener. Es conveniente, entonces, que te hagas cargo de tus propias creencias, que vienen a ser como los cimientos donde vas a añadir herramientas y recursos. Ahí donde muchos han decidido vivir en un mundo de odio, de pobreza, carente de oportunidades y repleto de pesimismo e inevitabilidad, yo he decidido que la realidad en la que me desenvuelvo está llena de oportunidades, de gente que busca hacerme la vida más fácil, y de centenares de mujeres hermosas que están esperando conocerme—son todas creencias que guían el curso de mi realidad. De la misma forma como creo que el mundo tiene deparado nada menos que lo mejor para nosotros, hace un tiempo decidí que era hora de deshacerme de formas de pensar poco útiles. Puede que en estos momentos de búsqueda intensa y sed de conocimientos, mientras quizás estás buscando “el” truco para que esa chica especial caiga por fin a tus brazos, y así ponerle fin a un período de innecesaria soledad, no entiendas el significado global de lo que voy a decir a continuación, pero va a llegar un momento de tu vida, como una parada técnica en el camino en el cual nos encontramos, donde todo lo aprendido, todas las técnicas, todas las máximas y frases astutas, todo va a desaparecer de tu mente consciente, y va a formar parte intrínseca de quien eres. Un día vas a poder ver que, en efecto, todo lo que estás experimentando ahora es una herramienta de aprendizaje, y son tus creencias las herramientas por excelencia, que van a guiarte a cualquiera sea el destino que has escogido en tu vida. La forma como trabajé mis creencias en mis inicios fue con afirmaciones, declaraciones simples de sugerencias al subconsciente. En hipnosis hay varios caminos que se pueden tomar para alterar las creencias de una persona: Uno es que un hipnotista implante sugerencias a nivel subconsciente eludiendo el factor crítico de una persona (de manera que tales sugerencias sean aceptadas sin lucha o debate consciente). Otro camino consiste en tomar una idea, y repetirla a tal extremo que el subconsciente la termina asimilando como propia. La idea de este ejercicio es tomar una serie de creencias, formuladas verbalmente hacia la segunda persona, y grabarlas y escucharlas varias veces al día. (Te recomiendo conseguir una grabadora digital portátil, las hay hoy en día para todos los gustos y bolsillos; vas a encontrarle varios usos en el campo de la seducción). En hipnosis se sabe que conviene repetir una idea varias veces para 71

que ésta se afirme en la mente. Personalmente recomiendo grabar cada afirmación un mínimo de quince veces seguidas antes de grabar la siguiente. He aquí algunos ejemplos de creencias-afirmaciones que puedes grabar (siéntete libre de redactar tus propias creencias, en particular cuando éstas estén relacionadas a las metas que te has trazado para ti mismo): • • • • • • • • • • • • • • • • • • Las mujeres son seres amorosos, y quieren ser amorosas contigo. A las mujeres les encanta que te acerques a hablar con ellas. Caminas derecho, mostrándote poderoso y radiando energía. Gradualmente estás adquiriendo las habilidades necesarias para conquistar al tipo de mujer que quieres. Cualquier respuesta inicial de una mujer te brinda información para decidir el siguiente paso a tomar. Las mujeres son seres sensuales, y les encanta el sexo. Te acercas a hablar con las mujeres radiando energía, hablando claramente, y mirándolas a los ojos. Tú conoces el cuerpo de una mujer mejor que ella conoce su propio cuerpo. No importa cómo ella responda inicialmente, siempre se puede aprender algo positivo de la interacción. Eres un ser independiente, no necesitas la aprobación de otros. Tú decides si quieres estar con una mujer. Tú decides si ella cumple con todos tus requerimientos. Conversar contigo es una experiencia emocionante. Las mujeres te encuentran irresistible. Tu subconsciente te está ayudando a acercarte a tus metas. Al ver a una mujer atractiva, te acercas a hablar con ella instantáneamente. El mundo está lleno de oportunidades. Cuando una mujer no califica, evitas perder el tiempo y buscas a otra que sí cumpla con tus requisitos.

A medida que avances en tu estudio de este libro vas a notar creencias importantes entretejidas en el contenido: asegúrate de tener lápiz y papel en todo momento, o algún medio donde tomar nota de ellas. Te recomiendo que paulatinamente revises tu lista de creencias, siempre manteniendo aquellas que te sean más útiles de acuerdo a los resultados que quieres obtener. Recuerda usar la segunda persona (“tú eres”) en lugar de la primera (“yo soy”). La razón es que tu mente es propensa a ignorar mensajes en la primera persona que aún no forman parte de su 72

realidad. El lenguaje en segunda persona, sin embargo, sirve a modo de sugerencia como un taladro que va entrando a las partes escondidas de tu mente, alterando poco a poco tus creencias, y por ende tu realidad. Es importante que uses tu propia voz para tu cinta: tu mente está familiarizada con tu propia voz—el mensaje va a ser aceptado más fácilmente. Recuerda también repetir la afirmación varias veces seguidas antes de proceder con otra afirmación, de manera que tengan un efecto repetitivo-hipnótico. (Te recomiendo ver la sección de “Tu Voz” en este Cuaderno para que consideres algunos elementos antes de dedicar tiempo a grabar las afirmaciones). Si usas una grabadora digital, el proceso de armar la grabación final con afirmaciones es relativamente sencillo: con un programa de edición musical en computadora (varios de estos se encuentran disponibles en Internet gratuitamente) puedes repetir las afirmaciones cuantas veces quieras, e incluso puedes añadir de fondo tu música favorita. Escucha la grabación final con todas tus afirmaciones por lo menos tres veces al día. Ten en cuenta que, en vista que éstas son sugerencias que le estás ofreciendo a tu subconsciente, no es necesario que prestes atención conscientemente al contenido de la grabación: puede que no te des cuenta conscientemente de lo que escuchas, pero tu subconsciente escucha así estés poniendo atención o no. Es decir, puedes escuchar tus afirmaciones mientras caminas de un lugar a otro, o mientras matas un rato en Internet. (Algo que hice por mucho tiempo fue dejar la cinta correr en volumen bajo mientras dormía). Te recomiendo también que experimentes con distintas presentaciones hasta encontrar la forma que haga que tu mente responda mejor a las sugerencias que ofreces. Una forma muy interesante, para la cual usé un programa de edición musical en la computadora, fue invertir el orden de las afirmaciones y ponerlas en distintos canales, de manera que mientras escuchaba una afirmación en el oído izquierdo, escuchaba una distinta en el oído derecho. Este proceso de “confundir” con contenidos distintos a la mente es parte de lo que en hipnosis se llama una inducción doble. El principio es que dicha confusión genera un estado sugestionable, donde el subconsciente acepta las afirmaciones más fácilmente. Recuerda, no es necesario que prestes atención consciente a la grabación, sino basta con que el sonido alcance tus oídos para que las sugerencias constantes puedan tener efecto. Te recomiendo que uses audífonos, en especial si usas el método de inducción doble. Afrontémoslo: si alguien te descubre 73

escuchando este tipo de cosas a todo volumen, va a pensar que estás listo para el manicomio. En lugar de pasar el rato dando explicaciones a terceros, es preferible mantener tus afirmaciones a nivel personal. No te preocupes en explicar a los demás sobre los métodos usados, cuando noten los cambios positivos por los que estás atravesando, muchos se van a preguntar si acaso hiciste un pacto diabólico. III.4. OTRAS HERRAMIENTAS DE CAMBIO He aquí otras herramientas que me sirvieron a lo largo del camino. Úsalas como las herramientas que son: todas se van a beneficiar de tu toque personal, y todas van a ayudarte a crear la base de recursos necesarios para darle un mejor uso a los conocimientos que vas a adquirir en las demás secciones de este libro. III.4.1. Querido diario De todas las cosas “extra” que puedes tener en tu caja de herramientas, asegúrate de tener un diario de seducción. No sabes lo valioso que es escribir acerca de tus incursiones por este camino. A manera de simple crónica, puedes ver tu progreso a través del tiempo. También puedes anotar frases o métodos que usaste y que causaron una buena reacción (así como aquello que no fue muy eficiente). Al detallar lo que usas, el contexto en que lo usas, y la manera en como transpiró la interacción, tienes una base de conocimiento personal enorme: los patrones de conducta de los demás se van a hacer mucho más evidentes que si sólo utilizaras tu memoria (la memoria puede alterar tu percepción de experiencias a medida que pasa el tiempo). Como dijimos al hablar sobre trazar nuestras metas, la acción de escribir compromete al subconsciente, lo cual le da al proceso de aprendizaje e integración un ángulo adicional. Es de alguna manera un vehículo para ayudar a tu mente a seguir aprendiendo luego de tus sesiones de “estudio.” El mejor uso que uno le puede dar al diario de seducción incluye un compromiso que te va a ayudar a sacarle el máximo de provecho: escribe en tu diario todos los días, así no hayas practicado activamente ninguna de las herramientas y tengas que poner “hoy no practiqué nada.” De igual forma, y en vista que todo uso y práctica del material a conciencia es beneficiosa, date crédito por todo aquello que practicas. Bien puede haber días donde la entrada del diario incluya algo como 74

“Hoy me senté en una banca de la plaza y observé activamente las interacciones hombre-mujer, de las cuales derivé las siguientes observaciones...” (que es infinitamente mejor que no haber hecho nada de nada). El hábito de escribir sobre tus experiencias a diario tiene propósitos múltiples. Por ejemplo, es imposible preguntarse uno mismo por qué el progreso no va tan rápido como quisiéramos, cuando un documento escrito afirma que en las dos últimas semanas hemos hablado solamente con una chica por un total de tres minutos. De igual manera, es una recompensa en sí misma el poder monitorear activamente el progreso que uno experimenta. Piensa que si tu vida llegase a convertirse en una película, este documento te puede proveer del material para hacerla todo un éxito de taquilla: esmérate por llenar el diario con tus aventuras y con el aprendizaje de tu día a día. III.4.2. Tu voz Como verás más adelante con las herramientas de lenguaje y conversación, tu voz va a jugar un papel crucial en la aplicación práctica de estos principios. Por esa razón es importante desarrollar una manera de hablar que vaya más allá del terreno de algo agradable a los oídos, y que sea también una voz hipnótica y seductiva. Desde ya te digo, la mejor forma de mejorar tu voz, y la más “honesta” de todas, es grabarte a ti mismo. Así es, antes de lanzarte a hacer cien ejercicios vocales, te recomiendo que entrenes tu voz y tu oído grabando y escuchando tu voz en distintos contextos. Por ejemplo, deja la máquina grabando (de manera no la tengas que estar manipulando y puedas hablar como lo haces normalmente), y llama a un amigo por teléfono. Ten una conversación de unos minutos, hablando con la misma entonación y ritmo con que lo haces siempre. Luego escucha la grabación y pon atención a los distintos elementos: - Vocalización: ¿Estás pro-nun-cian-do las palabras, o suena como que estuvieras ebrio o te acabaras de levantar? - Velocidad: ¿Hablas a un ritmo relajado, insertando pausas para dar énfasis a la gramática y sentido de las oraciones?

75

- Inflexión y entonación: Nota la dirección tonal de tu voz durante la oración. Cuídate de no hablar como el Gallo Claudio o como una cuerda de bajo oxidada. La idea general de usar la inflexión de voz es que ésta puede ser neutra, ascendente, o descendente. Una inflexión ascendente es la que se agudiza hacia el final de la oración, como al generar una pregunta; una inflexión descendente es aquella que se agrava hacia el final de la oración, como cuando generamos una orden. La inflexión neutra se mantiene cerca del mismo tono a lo largo de la oración. Fíjate en la diferencia entre estas oraciones: Te gusta la coliflor. [Afirmación, en el mismo tono] ¿Te gusta la coliflor? [Pregunta, inflexión ascendente] ¡Te gusta la coliflor...! [Orden, como se la diría una madre a su hijo] Nota que muchas veces la razón por la que algunos hombres suenan como que les falta un poco de decisión es porque pronuncian afirmaciones u órdenes como si éstas fueran preguntas. Nota la diferencia en usar estas inflexiones al decir “Qué bien te queda esa falda” usando una inflexión neutra, y decirlo con inflexión ascendente. No suena muy masculino que digamos el dar un cumplido y pronunciarlo como una pregunta. De igual forma podemos jugar con la inflexión de distintas frases, pronunciando por ejemplo una pregunta como una orden. Mira que pasa si pronuncias “¿Me pasas la copa, por favor?” con inflexión descendente en lugar de ascendente. Así podemos convertir una pregunta en una orden. Al grabarte y escuchar tu voz experimenta con estas inflexiones, y date cuenta que hay cien formas de decir lo mismo y comunicar algo distinto. Puedes decir “nos vemos luego” y comunicar alegría, aburrimiento, o planes de asesinato. Usa tus oídos y experimenta. La flexibilidad vocal va a ser algo sumamente útil en este camino. - Muletas: Frases como “ah...” o “eh” o “este...” a lo largo de la conversación le dan a cada persona su propio sello conversacional. Sin embargo, muchas personas abusan de estos elementos: no exagero, una vez escuchando una presentación en clase conté que el expositor dijo “ah...” por lo menos veinte veces en menos de tres minutos. Cosas por el estilo pueden comunicar inseguridad, falta de dominio del tema en cuestión, o hasta falta de cultura o ignorancia. Si no quieres desprenderte de estas frases, por lo menos evita que aparezcan muy a menudo cuando conversas, especialmente cuando estás tratando de comunicarte seductivamente. 76

- Dejos regionales: Esto no es algo en lo que pensamos si vivimos en la misma región por muchos años, pero si viajas o cambias de ciudad, tu dejo puede representar una capa que distrae al interlocutor de aquello que estás comunicando. En caso te interese relajar un poco tu acento, pon atención al ritmo, vocalización, e inflexión de tu voz al hablar, y contrasta con esos mismos elementos con algún dejo distinto (nota que no me parece que exista algún dejo regional intrínsecamente más “seductivo,” aunque mis amigos de cada país hispanohablante tengan cada uno una idea distinta al respecto ☺). - Volumen: Es necesario hablar naturalmente en un volumen que le permita a tu interlocutor por lo menos oírte sin tener que acercar su oreja, o tener que adivinar la mitad de aquello que estás diciendo. Para esto es importante hablar con el soporte del diafragma (el músculo que controla el flujo de aire a tus pulmones, que se encuentra aproximadamente entre tu tórax y tu abdomen). Hablar con una voz baja, casi como un susurro, está bien si tienes a la mujer escuchándote apartados de todos, y estás hablándole en el oído. Por lo demás, un volumen neutro debe ser por lo menos uno donde el interlocutor te pueda escuchar a unos metros de distancia. Imagínate que estás hablándole a alguien que se encuentra a un par de metros más lejos de la persona a la cual te estás dirigiendo, y tienes que asegurarte que el sonido llegue hasta ahí sin necesidad de “gritar.” Anda al teatro o mira a algunas cintas de buenos actores dramáticos en el escenario: no están gritando, pero su voz tiene el volumen suficiente para llenar todo un teatro. Un truco que aprendí en esta área es simple, pero efectivo: mira a las personas a los ojos cuando hablas con ellas. Más allá del contacto visual, tengo la teoría que la percepción de claridad y “volumen” en una conversación es alterada al mirar a los ojos de la otra persona debido a una mezcla de procesos físicos (como apuntar el parlante directamente hacia una persona) con factores psicológicos (como leer los labios de la persona para reafirmar visualmente lo que percibimos auditivamente). Experimento: habla con un amigo en el mismo volumen, pero primero mirándolo a él, y luego mirando ligeramente hacia los lados. Pregúntale cuál le “sonó” con mayor volumen. De más decir que si vas a bares o sitios con música alta, necesitas poder proyectar lo suficiente, por ejemplo hacia el otro 77

extremo de una mesa, o a un par de metros de distancia. Evita la tentación de compensar por el volumen inclinando el torso hacia tu interlocutor. He observado a muchos chicos hacer esto, casi siempre involuntariamente, de manera que creo que es una compensación psicológica más que todo. En verdad el volumen que uno gana al inclinarse es mínimo en un sitio con parlantes y música. Si notas que estás haciendo esto (si sales con amigos, ayúdense unos a otros y avísense en caso vean que uno está inclinándose de esta manera), practica más bien echarte hacia atrás ligeramente en tu asiento, de manera que practiques proyectar tu voz desde en una posición “forzosamente relajada,” hasta que la proyección no sea un inconveniente. - Tu voz seductiva: Además de tener algunos buenos hábitos en tu hablar normal, es conveniente tener una voz seductiva, como la que usarías si fueras el actor principal en una película de Don Juan. Personalmente trabajé esta área grabándome a mí mismo recitando poesía. Busca algún autor que te sea interesante y que comunique algo romántico que resuene contigo, y graba tu voz al recitarlo. Escucha la grabación y mira de qué forma puedes condimentar la cosa, qué palabras decir más despacio, dónde dejar un par de segundos de silencio para dar énfasis a una idea, dónde susurrar, etc. No te preocupes por sonar cursi o como si fueses un loco enamorado recitando para su amada: ése es el propósito. La idea es que puedas tener toda una paleta de colores en tu locución que puedas usar en una conversación o seducción según sea necesario. Te digo que más de una mujer, luego de que le recité uno de mis poemas favoritos, me pidió si le podía recitar nuevamente, “en algún sitio más privado” (toma nota, el estereotipo del poeta con diez mujeres desmayándose de amor existe por una razón). Si existe bajo tus posibilidades, un profesor de voz y/o canto te puede ayudar a trabajar extensivamente con tu voz, en caso tengas hábitos que quieres cambiar, o si simplemente quieres que un profesional te guíe paso a paso en este campo. III.4.3. Modelos para armar Soy de la opinión que uno aprende mucho al observar la conducta y ademanes de aquellos a quienes admira. Por tal razón considero siempre positivo rodearse (dentro de los límites de lo saludable) de material acerca de personajes cuyas cualidades uno 78

quiere emular. Películas, cintas de audio, libros, material fotográfico, todo aquello que te ayude a aprehender la esencia de alguien, es apropiado. Y no es necesariamente cuestión de sentarse a “estudiar” (aunque, si tienes tiempo, el cielo es el límite), pero si por ejemplo te interesa cultivar el aire maquiavélico de un Jack Nicholson, puedes tener algunas de sus películas en la televisión (con o sin volumen) mientras realizas actividades por lo demás mundanas. Lo importante es identificar las cualidades que quieres incorporar a tu personalidad, y pensar en quién las ejemplifica mejor. Algunos ejemplos de hombres a quienes muchos emulan son “James Bond,” Cary Grant, Clark Gable, Tom Cruise, Brad Pitt, Jack Nicholson, Anthony Hopkins, etc. Todo depende de las características que estás buscando añadir a tu persona. Al modelar las cualidades de un actor o personaje, observa cosas como su lenguaje corporal, su ritmo al desplazarse, su ritmo para hablar, los gestos que realiza, etc. No te preocupes de entender el idioma o seguir la trama de una película: si ignoras el contenido verbal y te concentras en todos los demás factores, más profunda va a ser tu compenetración con el personaje a nivel de sub-comunicación no-verbal. Al mismo tiempo, no te preocupes por aparecer “profundo” o “matador” como un James Dean todo el tiempo—hay una línea muy fina que separa lo intenso de lo ridículo. Fíjate por ejemplo en los estilos tan distintos del James Bond intenso de Sean Connery, y del jovial Roger Moore. Recuerda que una sonrisa y un toque de humor sarcástico a lo Groucho Marx (quizás hasta a lo Bugs Bunny) puede ser cien veces más interesante que querer aparecer profundo y sexy como un Fabio fuera de contexto. Así como vimos en el Cuaderno I al discutir algunos tipos de seductor, ten en cuenta esos arquetipos al modelar cualidades de distintas personas. Todas son ropas que uno puede ponerse y quitarse, no como antifaz, sino como una camisa: sigues siendo tú, después de todo, quien incorpora condimentos para sazonar su carácter, y tener una mayor cantidad de recursos expresivos. Si te interesa este tema y quieres profundizar en cómo modelar características positivas de otros para incorporar en tu personalidad de manera tangible, te puede interesar el libro Sobre la Técnica de la Actuación de Michael Chejov.

79

III.4.4. Directo al subconsciente Los avances tecnológicos nos permiten lujos que años antes nadie hubiera soñado. Entre la infinidad de herramientas de cambio personal que han pasado por mis manos, quizás una de las más curiosas e interesantes ha sido la de usar programas de mensajes subliminales personalizados en la computadora. Estos son programas que se encuentran disponibles en Internet (muchos de ellos en forma gratuita, una búsqueda Web te va a mostrar varios de los más populares). Luego de instalar el programa, uno puede escribir sus propias sugerencias, afirmaciones, o mensajes positivos, que luego aparecen en la pantalla por fracciones de segundo en intervalos regulares. La idea es que estos mensajes aparecen y desaparecen tan rápido, que uno no los percibe concientemente. Supuestamente (no estoy seguro de cuánta ciencia ha ido en la investigación de esto), el subconsciente sí capta las sugerencias, que con el tiempo pasan a formar parte de los recursos inconscientes de la mente. Científico o no, creo que a veces uno nunca puede exponerse lo suficiente a sugerencias positivas, especialmente si te fijas la cantidad de mensajes negativos y pesimistas a los que uno se expone con solamente encender la televisión o salir a la calle. III.5. INTEGRACIÓN El proceso de integración, de tomar los cambios positivos y hacerlos parte real de tu personalidad, es tan importante como dedicar el tiempo a implementar los cambios. Integrar a nuestra vida aquello que aprendemos representa, por ejemplo, la diferencia entre “saber acerca de seducción” y ser el tipo de hombre que puede seducir a una mujer. Diferencia importante. Más allá de lo que hagas y aprendas conscientemente, es tu subconsciente el responsable de lograr la integración. En parte el subconsciente va a necesitar tiempo para integrar todo lo aprendido. Comprometer distintos ángulos y formas de aprendizaje va a ayudar a tu mente a trabajar y poder aprehender los nuevos conocimientos (por ello la importancia de trazar metas, escribir a diario acerca de lo aprendido, y la infinidad de ejercicios y experiencias que vas a encontrar a lo largo de estas páginas).

80

Un componente que considero útil para el proceso de integración es la idea de guiar al subconsciente a realizar la integración de los recursos que buscamos añadir a nuestra personalidad. La forma como prefiero establecer esta comunión entre las distintas partes de mi mente es con meditación (se podría decir “auto-hipnosis,” “concentración,” “relajación,” “trance”... todos términos que en este sentido significarían lo mismo). No te preocupes, no te voy a sugerir que te sientes patas arriba diciendo “om” por infinidad de horas. Pero quiero que consideres el hecho que si bien todos los días te alimentas físicamente, y todos los días experimentas cosas nuevas, de igual forma busques regularmente estar en contacto con partes de tu mente que para muchos son acaso una ficción. Hay tantos métodos de meditación como existen profesores de yoga o vegetarianos excéntricos. Personalmente prefiero guiar a mi mente desde una experiencia sensorial externa (percibir sensorialmente con los ojos, oídos, etc.) a una experiencia interna (mental). Una vez que la experiencia se hace más intensa a nivel interno, adquirimos cierta quietud mental, que permite a la mente subconsciente tomar un mayor control de nuestra experiencia (como ocurre en mayor grado, por ejemplo, cuando dormimos). El método de Betty Erickson logra esta transición de forma muy simple y elegante; por merecer su propia explicación, te refiero al Apéndice 2 para una descripción de la técnica. Dicho esto, no es vital que uses ese método para meditar; con simplemente sentarte en un lugar donde puedas estar tranquilo, sin ruidos o distracciones, cerrar los ojos y relajarte físicamente va a ser una adición positiva al trabajo que realizamos. La idea es que antes de meditar establezcas una intención clara, de manera que establezcas el rumbo que quieres que tu mente tome. Es decir, determina antes de meditar: • • • La duración de la sesión. Los recursos que quieres que tu subconsciente revise, de manera que pueda encontrar la mejor forma de integrarlos a tu personalidad. La forma como quieres emerger de la meditación.

81

La duración puede ser medida con la alarma de un reloj (aunque la mayoría de personas por lo general abre los ojos automáticamente muy cerca del período fijado). Los recursos que quieres revisar puede ser, por ejemplo, aquellas características de Jack Nicholson que has estado modelando, o la teoría de marcos del Cuaderno II, etc. La forma como quieres emerger equivale a cómo quieres sentirte acabada la sesión: relajado y listo para ir a dormir, o alerta y preparado para una sesión de estudio, etc. Aunque este proceso no sea uno donde tengas que “hacer” algo conscientemente, sigue siendo un proceso activo a nivel mental. Evita por esta razón meditar echado en tu cama, por ejemplo, donde es muy fácil dejar la meditación y tomar una siesta. Si bien tú no estás “haciendo” nada, tu mente está trabajando intensamente de acuerdo a las instrucciones que le has planteado. Ejemplo: Una forma de establecer la intención antes de meditar bien podría consistir en decir mentalmente “En esta meditación quiero que mi subconsciente revise las características que hacen de Roger Moore un personaje intenso y jovial, de manera que pueda integrar a mi personalidad los elementos de Moore que he estudiado hoy, de la forma que considere conveniente; la meditación va a durar veinte minutos, luego de los cuales voy a abrir los ojos, sintiéndome relajado y listo para salir a practicar.” Luego de establecida la intención, con los ojos cerrados y sin distracciones como televisión, música, etc., simplemente concéntrate en tu respiración (o sigue los pasos del método de Betty Erickson), y deja que sea tu mente quien busca el curso a seguir. No resistas los pensamientos que vienen, sino simplemente deja que todo fluya— imagínate que has dado un comando a una computadora, y tienes que dejar que procese la información. Si nunca has experimentado esto, no te preocupes por meditar por sesiones extensas (más no necesariamente equivale a mejor en este caso). Con cinco o diez minutos diariamente en un inicio estás sentando un buen hábito; cuando te vuelvas más “eficiente” en meditar y dejar que tu mente trabaje, puedes aumentar el tiempo a unos veinte minutos, o lo que mejor te acomode. Los beneficios de la integración (que es más fácil lograr con la meditación frecuente), son algo que vas a poder experimentar de manera tangible en tu vida. Simplemente relájate y deja que las cosas pasen.

82

CUADERNO IV: DE ENERGÍA Y EXCITACIÓN PREVIA
Un tema que surge una y otra vez para muchos hombres que empiezan el camino es el de dar ese primer paso, y acercarse a hablar con una mujer. Para muchos es quizás algo impensable el romper la barrera que separa el encontrarse a salvo dentro de una burbuja de comodidad, con el hecho de estar en una nueva situación, hablando con una mujer de su agrado. Ni qué decir que si éste es un problema, entonces las demás herramientas van a servir de poco más que para ensanchar un archivo mental, mientras esperas que el destino te ponga en una fiesta o reunión con amigos, donde puedas hacer unos “truquitos” para que la chica caiga por ti. El tener la libertad de actuar es lo que va a hacer que puedas aprovechar a fondo todas las oportunidades que te rodean (las cuales, una vez abras los ojos, van a ser muchas más de las que hubieras podido pensar en un momento inicial). Pero, en el fondo, ¿qué es todo ese rollo de “auto-confianza,” o hasta “valentía”? ¿Dónde y cómo se adquiere? ¿Es algo que se puede adquirir, o acaso se hizo una repartición cuando éramos pequeños, y mala suerte para los que llegaron tarde? En este Cuaderno quiero llevar la discusión hacia ese fascinante campo, donde el mundo interior y el mundo exterior coinciden, a la vez que vemos algunas herramientas importantes que te pueden ser útiles en el camino. IV.1. JUAN SINMIEDO Un encantador cuento de los hermanos Grimm narra la historia del joven Juan, cuya meta en la vida era poder aprender a sentir lo que era el miedo. De todas las cosas que aprendió de su padre, nunca le quedó claro en qué consistía un susto. Y es en verdad interesante, si te pones a pensarlo: ¿Cómo aprendemos lo que es el “miedo”? La clave radica en la forma como experimentamos, y como procesamos la realidad. Piensa en el lenguaje y cómo funciona: en algún momento de nuestra vida, alguien nos enseñó que sentir cierta mezcla de, por ejemplo, “curiosidad ante lo desconocido” con una ráfaga de adrenalina constituye algo llamado “miedo.” El miedo, de por sí solo, no existe: no es algo que crece en los árboles o que uno puede encontrar en el fondo del mar. Es simplemente una etiqueta manufacturada a nivel humano para describir un proceso. Lo 83

importante aquí (y ésta es una lección que bien puede cambiar tu vida radicalmente) es que las etiquetas verbales que le asignamos a nuestras experiencias sensoriales-físicas traen consigo el significado emocional que le vamos a dar a aquello que experimentamos en la vida. Así como alguien le pudo enseñar a un niño que la curiosidad ante lo desconocido mezclada con adrenalina era “miedo,” a otro niño le pudieron haber enseñado que la misma curiosidad con la misma adrenalina era “diversión.” Nota la diferencia: “miedo” implica que uno de alguna manera, se congela o queda paralizado; que tiembla; que tiene tanta tensión hasta en las cuerdas vocales, que es casi imposible hablar normalmente, etc. “Diversión,” por otro lado, implica que uno bien puede sentir cómo el corazón bombea, cómo la respiración se hace profunda, pero es el tipo de emoción que uno puede afrontar con los brazos abiertos, y con una sonrisa en el rostro (como una atracción en un parque de diversiones). Si bien la sensación inicial fue similar en ambos casos, simplemente la palabra usada para describirla fue el factor que cambió su significado. Las palabras que usas para describir tu mundo van a generar el mapa que constituye tu realidad. Por lo tanto es siempre preferible usar palabras que impliquen movimiento, acción, actitud positiva, libertad, felicidad… Una circunstancia en la que me tocó desenvolverme durante los primeros años de mis estudios de música, fue que aprendí con un maestro de manera privada. Él venía una vez a la semana y me daba la lección; yo practicaba el resto de la semana, y aprendía cosas nuevas. Nunca pasó por mi mente de niño (tomando en cuenta el “aislamiento” que le ofrecía a uno la falta de Internet en esos días) que hubieran también otros jóvenes como yo aprendiendo piezas y practicando la técnica de la guitarra. Y en esa ausencia, nunca sentí emociones como “querer ganarle a alguien” o sentir que alguien era “mejor o peor” que yo a la hora de tocar una pieza. Simplemente no entró en la ecuación, no formaba parte de mi modelo de estudiar y aprender. Cuando llegó el momento de iniciar mis estudios superiores, y escuchaba a otros jóvenes decir que tal o cuál guitarrista era mejor que éste o aquel, o que desearían tener la habilidad de alguien más, me costaba mucho trabajo comprender cómo era que ellos habían llegado al punto de basar su experiencia en torno a la de otra persona.

84

De la misma manera, cuando me inicié en este camino, me tocó desenvolverme en una ciudad donde los que estábamos interesados en aprender no éramos más de cuatro. Situación interesante: si bien existía la literatura, y la Internet estaba llena de trucos y bálsamos de fierabrás, a la hora de la hora éramos sólo cuatro chicos probando cosas nuevas allá afuera. Y pasa que nuestra curiosidad en ver las reacciones de las mujeres y nuestra voluntad de pasarla bien, nunca dieron lugar a sentir “ansiedad” o “pánico.” Es algo muy diferente a lo que noté en uno de mis viajes. Al encontrarme con unos chicos que mostraron su interés en el tema, una de las cosas que me preguntaron, luego del saludo y presentación de rigor, fue algo en el estilo de “Oye, ¿y tú cómo le haces con el Miedo al Abordaje?” Fue algo muy interesante, porque semánticamente entendía lo que querían decir, pero en verdad nunca consideré que aquel flujo de energía que uno pudiese sentir antes de acercarse a hablar con una mujer fuese toda una entidad con un nombre tan tenebroso. Al bautizar esta sensación y pegarle la etiqueta de “miedo,” estos chicos habían creado una prisión mental que definía los limites de su realidad: lidiar con “miedo” es un tanto más esotérico que lidiar con “ansias,” o con “tensión,” o con “falta de motivación,” etc. Ante tal pregunta, no pude más que sonreírle y decir que afortunadamente (¿o desafortunadamente?) nunca había sentido “Miedo al Abordaje.” En ocasiones, sin embargo, pude experimentar casos de Excitación Pre-Acercamiento. “Abordar” se me hace mucho como que estoy trepando a un barco enemigo, y “miedo”... pues, simplemente no creo en el miedo como entidad. Considero que lo que un chico tiene en ese momento es excitación física: su corazón bombea, la adrenalina corre, sus pupilas se dilatan, su respiración se hace profunda, etc. A nivel interno probablemente su cuerpo está asegurándose que tenga suficiente glucosa en la sangre para bien “pelear o huir.” Pero ¿“miedo”…? ¿A qué genio se le ocurrió la idea de crear esa etiqueta? En cambio considera la Excitación Pre-Acercamiento. Ya vimos lo que implica la excitación: estamos sólo describiendo un estado fisiológico totalmente normal y legítimo, que puede ser generado varias veces al día sin una sola connotación negativa. Y en vista que lo que quieres es eventualmente acercarte a la mujer, tanto física como emocional y/o espiritualmente, pues la palabra queda como anillo al dedo. Después de todo, no conozco a muchas parejas que empezaran 85

su relación mediante un proceso de “alejamiento.” Y ya que, en efecto, el propósito es que te acerques, y a final de cuentas te vas a acercar a conversar un rato, en el fondo la excitación es sólo algo que puede ocurrir antes de (presuposición) que te acerques—te vas a acercar, y una vez que te acerques, ya no vas a sentir tal sensación. A eso me refiero con Excitación Pre-Acercamiento. Y no he podido evitar notar con el tiempo que podemos tomar las siglas E-P-A, y tener una palabrita motivadora muy divertida de pronunciar para uno mismo al ver a una mujer guapa: “¡EPA, vamos a hablar con esa chica...!” (Me divierto demasiado con esto). Terminamos convirtiendo una reflexión sobre nuestro estado interno, en la razón para acercarnos, como un sistema de propulsión que usa la excitación como combustible. Te acabo de mostrar que las etiquetas verbales son flexibles. Si quieres tener un término que puedas usar para describir algo, por lo menos usa uno que sea práctico, y que te deje cierto campo para maniobrar. Palabras como “miedo” o “ansiedad” sólo pueden causar incertidumbre. Si no te gusta la idea del “EPA,” pues crea tu propio término, o mejor aún, date cuenta que el término no es lo importante, sino de qué manera aprovechamos nuestro propio estado mental. El resto del Cuaderno se va a dedicar a describir herramientas de cómo hacer esto. IV.2. CONÓCETE Una idea que vamos a encontrar una y otra vez es la de los procesos emocionales, en lugar de las “emociones” como entidades independientes. Esto se entiende mejor con un ejemplo: ¿Alguna vez te has irritado al estar hablando con alguien? ¿Quizás primero hablabas, y luego pasaste a estar un poco irritado, llegando luego al punto quizás donde alguien tuvo que contenerte para que no te abalances a golpes donde la otra persona? Difícilmente una persona pasa de estar en un estado X (digamos, calmado) a un estado Z (con furia asesina, por ejemplo) automáticamente y sin mayor transición. Una vez me puse a notar lo que ocurría conmigo mismo una ocasión donde conversaba con alguien que se empeñaba en ser ofensivo para con otras personas: noté que primero mis puños se cerraron; luego mis dientes se apretaban a medida que mi nariz se arrugaba y mis ojos se cerraban ligeramente como para enfocar mejor la imagen; luego empezaba a sentir una 86

sensación como un vacío en mi estómago, y mis piernas se contraían, como para dar un salto y derribar a la otra persona. Y todo ocurrió, en ese orden, en un lapso de pocos segundos. Cuando me encontraba listo para “combatir,” podríamos decir que ese estado mental era uno de “tensión,” o cualquier etiqueta que uno quiera asignarle. Lo importante es que los cambios que me llevaron de un estado a otro ocurrieron en una secuencia específica: los sentí físicamente primero en un lado, luego en otro, y así sucesivamente. Puedes pensar en esto como un robot que se va alterando segmento por segmento hasta cambiar totalmente de forma. Así los estados mentales atraviesan igualmente un proceso de cambio—nada ocurre espontáneamente; nadie pasa de estar alegre a estar triste, a estar cansado espontáneamente, sin reflejar un proceso. Quizás el paso más importante para conquistar la EPA es entender en qué consisten las sensaciones por las que atraviesas. Es decir, es necesario bosquejar para ti mismo tu propio proceso de cómo es que logras la transferencia de estar calmado a sentir EPA. Imagínate que tomásemos a Juan Sinmiedo, del inicio de este Cuaderno, y le dijéramos “bien, Juan, si lo que quieres es sentirte igual a como se siente Pedro Miedoso, lo que tienes que hacer es sentir primero esto, después esto, después esto otro...” Puedes hacer esto mentalmente, imaginándote estar frente a una mujer que encuentres increíblemente atractiva (concéntrate e imagínatela en frente tuyo, o mejor aún, en una fiesta o bar, sonriendo y mirándote, como diciendo “aquí estoy, ven acércate.” Y quiero que notes qué pasa dentro de ti. ¿Dónde y de qué manera sientes que tu cuerpo te avisa que estás ante esa situación, sintiendo aquello que podemos llamar EPA? ¿Qué ocurre primero? ¿Qué sientes después? ¿Y después? Esto es algo importante. Necesitas tomarte el tiempo necesario para poder compenetrarte contigo mismo y conocer tu propio proceso—después de todo, ¿de qué te quieres liberar? Si no conoces “la naturaleza de la bestia,” vas a estar tratando de atrapar tu sombra, haciéndote bolas más de lo que es necesario. Toma el ejemplo del chico que empieza sintiendo una sensación como cosquillas en el estómago; luego siente que se va el aire de sus pulmones, y esta sensación de vacío hace que su organismo se “frene,” y sus piernas se detengan, y le cueste articular palabra alguna por un par de segundos, y este proceso se repite en circuito, intensificándose. Resultado: EPA. 87

Ejercicio: Este ejercicio consiste en bosquejar tu propio proceso estando ante mujeres atractivas. Practica esto, por ejemplo, mientras das un paseo por una plaza o centro comercial bien concurrido por el tipo de mujeres que consideras atractivas. No te preocupes siquiera por acercarte y hablar con nadie. Ten contigo una libreta o algo para hacer breves anotaciones, tomando siempre en cuenta los pasos por los que atraviesas al notar a una mujer guapa: • • • • • • ¿Dónde (en qué parte de tu cuerpo) empieza la sensación? ¿Cómo se manifiesta la sensación: con qué presión, es constante o como pulsaciones, qué temperatura tiene? Busca darle el mayor detalle posible. ¿Dónde la sientes después, y de qué manera? ¿Después? Etc. Toma nota también del flujo de la sensación—de qué manera fluye la sensación de un lado a otro. ¿Rápidamente, a despacio? ¿Continuamente, o de manera intermitente? Etc. Cuando la sensación llega al destino final, ¿qué pasa? ¿Se queda ahí, o de alguna manera retrocede, o se cuela y regresa al punto inicial para segur así un círculo vicioso?

Toma el tiempo necesario, y observa tu proceso al estar frente a mujeres guapas la cantidad de veces necesarias hasta que puedas notar un patrón más o menos constante. Recuerda que el propósito no es exponerte ante “temores” para que con la exposición constante tu sistema se haga recio—tal cosa es un tanto inorgánica. El propósito es que puedas entender lo que ocurre dentro de ti al estar en una situación con mujeres guapas. Este proceso es algo personal: todos experimentan esto de una manera distinta. Bosquejar tu propio proceso es el paso inicial y el paso crucial. Una vez establecido esto, vamos a ver algunas formas de trabajar y maniobrar el proceso. De esta forma vas a ver que no eres de ninguna manera “víctima” de tus procesos; que tus procesos no estampan su huella en ti, sino que tus procesos son algo que puedes guiar para que te ayuden a alcanzar tus objetivos. Tú tienes el control. IV.3. ¿LA FUERZA? Podemos decir por propósitos prácticos que existe un campo del saber humano que yace relativamente a salvo de la exploración científica, y de momento no hay vuelta que darle. Sin embargo nota 88

cosas que ocurren a tu alrededor; presta atención en verdad, y fíjate en la diferencia entre un músico aburrido y uno que en verdad cautiva a la audiencia (por ejemplo entre un Sr. X que actuó en un programa de televisión sin pena ni gloria, y un Jimi Hendrix). Podría decirse que la diferencia entre los “grandes,” aquellos que pueden cautivar a una audiencia, o quizás a todo un pueblo, tienen un no sé qué que les da ese aura que uno puede distinguir incluso en viejos videos. Cuando contamos con algo complejo que escapa nuestra comprensión, podemos usar un esquema teórico, o modelo, que nos facilite su estudio. En lugar de pensar en ese “no sé qué” en términos de variables que bien pueden incluir lenguaje corporal, etc., quiero proponer el modelo de energía. En el contexto al cual me voy a referir, al hablar de “visualizar energía” o “mover energía,” no me refiero a que vamos a trabajar con cierta corriente eléctrica que emitimos para achicharrar a otro al estilo de La Guerra de las Galaxias, sino simplemente un esquema que podemos visualizar, o una forma como podemos trabajar con lo que no podríamos trabajar usando herramientas occidentales. Lo importante es que si bien no necesariamente vamos a poder entender el por qué, podemos entender cómo utilizar el modelo para obtener resultados—que es lo que en el fondo importa. Una vez que has delineado tu proceso y te es claro lo que ocurre dentro de ti, puedes trabajar un poco con el proceso y manipularlo desde el campo energético a través de una visualización. Hablamos al bosquejar de proceso sobre notar las sensaciones, los lugares en el cuerpo donde ocurren, y su flujo. Ahora combinemos esa idea kinestética (en el sentido “táctil”) con una del campo visual: asígnale un color a las sensaciones, de manera que no estés tratando con una sensación “anónima” que fluye por tu cuerpo, sino con un color, un tanto más “presente.” Dale también cierta densidad: puede ser como un líquido de diferentes viscosidades, o rayos de una corriente eléctrica de un color X, brillante u opaco, etc. Una vez más, toma nota del proceso, pero ahora visualízalo como un flujo de energía de color combinado con las sensaciones que bosquejaste inicialmente. Nota el punto donde las sensaciones terminan, o el punto donde salen de ti o desde donde regresan al punto inicial. Ahora manipula la visualización, y cuando la energía llega a este último punto final, “sácala” fuera de ti y materialízala frente a ti como una bola de energía del tamaño de una pelota de tenis. Nota nuevamente su color, brillo, etc.

89

Nota la dirección en la cuál está girando, y haz que gire en sentido contrario; haz que cambie de color, de brillo, nota si la puedes hacer más pequeña, etc. Éste no es un proceso fijo, ni mucho menos una receta talla única: trabaja con la visualización de tu energía hasta encontrar un punto donde estés convencido para ti mismo que la energía ha pasado a tener un carácter que te motiva, que te impulsa, que te da el coraje tenaz para actuar. Nota los cambios por los que la visualización (el balón de energía) ha pasado, y cuando estés listo, inserta nuevamente la energía dentro de ti. Nota cómo te sientes, de qué manera es diferente a como te sentías antes de sacar tu energía fuera y jugar con ella, trastocando la dirección de rotación y el color de la energía, su densidad, brillo, etc. ¿Crees que es posible mejorar un poco más tu estado? Luego de hacer que esta nueva energía recorra tu cuerpo sácala nuevamente en frente de ti y juega manipulándola, hasta crear una energía que te sea útil para el propósito que buscas—que te motiva a tomar acción ahora. Personalmente, más allá de las categorías o etiquetas que podamos crear, y más allá de los procesos, etc., creo que en el tema de EPA, aquello que nos puede sujetar y no dejar actuar en un momento determinado, es todo energía. La misma energía que quizás en algún momento te mantuvo pendiente y “flechado” a una chica, haciendo que pienses en ella día y noche, es aquella que te va a impulsar a buscar nuevas metas y encontrar nuevas formas de pensar. Te va a ser útil pensar en términos de energía, hasta que puedas llegar a darte cuenta que la energía que sentimos está en constante movimiento. Cuando dejamos que la energía permanezca de alguna manera “atascada” dentro de nosotros, desarrollamos infatuaciones con chicas que apenas saben que estamos vivos. Cuando la energía no puede ser canalizada se convierte en un agente que obstruye otros procesos y no nos deja actuar, como cuando un chico se traba y no puede acercarse a hablar con una chica. Si piensas que toda esa energía puede ser canalizada, sea haciendo deporte, tomando pasatiempos nuevos, invirtiendo el tiempo en cosas que favorecen tu crecimiento como persona, rara vez te vas a encontrar obsesionado o pendiente de una mujer, o paralizado ante una situación desconocida. Canaliza la energía: bien puedes tomar una “sensación desconocida” y convertirla a través de la visualización en una plastilina energética que puedes manipular externamente hasta

90

crear algo útil para ti. En controlar tu energía radica el control de tu estado mental. Si te interesa este tema y quieres practicar esto en el ámbito deportivo o de meditación activa, te recomiendo disciplinas como el chi-gong, tai-chi o yoga. Las artes marciales como el aikido trabajan también con energía en movimiento, llevándola a extremos físicamente impresionantes, difíciles de describir verbalmente. Recuerda, esta discusión de “energía” no tiene el propósito de convencerte que existen “corrientes sobrenaturales” corriendo por tu cuerpo, o que te vuelvas vegetariano y vistas túnicas. El modelo de “visualización energética” es simplemente una herramienta que puedes usar para entrar en contacto con procesos subconscientes internos, como se podría hacer con meditación o auto-hipnosis. Experimenta y nota cómo puedes controlar tu estado mental (el cual quizás parecía grabado en piedra en un momento inicial). Simplemente necesitas primero tomar nota de lo que ocurre en ti, y luego buscar formas creativas de transformarlo en un proceso distinto. Tú tienes el control de tu propio estado mental: es solamente cuestión de descubrir los recursos que te permitan alcanzar un estado mental que te sea útil según el contexto lo requiera. IV.4. CAMALEÓN Toda mi vida he vivido en ciudades grandes. Durante una etapa de mi vida viví en una de las grandes metrópolis del mundo, donde no faltaban nunca paseos nocturnos de estudiante que de alguna manera terminaban por los famosos “barrios oscuros” que salen en las películas cuando a alguien lo van a asaltar en Nueva York. (En retrospectiva, no era gran cosa caminar media cuadra en un vecindario desconocido, pero la historia conserva aún valor didáctico). Una noche me encontré caminando por mi cuenta un tramo desconocido, donde los comercios, las caras, todo era desconocido. Vi a una persona caminando media cuadra en frente mío; noté que detrás de mí habían otras dos personas caminando en mi misma dirección—desde luego, en ese momento, en mi mente todos eran posibles asaltantes o asesinos listos para atacar. Desconocía en ese tiempo de formas de controlar mi estado mental con visualización y demás cosas. Sin embargo, mi intuición me dijo que no era nada bueno andar por un vecindario desconocido a esas horas de la noche, y encima como petrificado de pánico. 91

Me di cuenta que en ese momento estaba asumiendo un rol imaginario (un marco de referencia). Me había puesto a mí mismo en el papel de presa, y asignado automáticamente a los caminantes desconocidos el papel de predador. Sonreí y me di cuenta que tales roles no tenían sentido: era un juego que me estaba jugando mi subconsciente, basado en ver muchas películas de acción y terror. Pero el juego imaginario que estaba jugando no era útil—es difícil salir bien parado cuando se empieza en el rol de presa. Decidí entonces jugar un juego diferente: mentalmente empecé a jugar a que era yo el criminal, y era la persona en frente mío la víctima Me tomé muy en serio el juego, y traté de compenetrarme con el personaje lo mejor posible: me imaginé que debajo de mi abrigo tenía una pistola, que iba a usar para con la persona que caminaba enfrente, por una deuda que teníamos pendiente; empecé a caminar un poco más rápido, como para darle el alcance; mi mirada y expresión facial probablemente empezaron a reflejar cierta furia; mi respiración se hizo más profunda; mis pasos más resonantes; empecé a imaginarme de qué forma me iba a deshacer de las personas que caminaban detrás mío. Probablemente la persona que caminaba enfrente empezó a preocuparse de que en efecto yo fuese un loco… Al poco tiempo me había compenetrado tanto con el marco de referencia de un predador, que ya no era más una presa fuera de mi elemento. Esa noche aprendí una lección muy importante: nuestra mente es lo suficientemente flexible para no percatarse en la diferencia entre algo real y algo que imaginamos vívidamente—esa es una clave que hace posible que podamos contar con el elemento de flexibilidad mental en nuestras vidas. Más adelante aprendería que había aplicado un principio en efecto hipnótico, aunque lo único que quería en ese momento era jugar a que era posible no aparentar pánico. Con cualquier personalidad y rol que te compenetres, tu mente te va a ayudar a que sea lo más real posible, así que bien te conviene elegir los roles que quieres tener en esta vida. Demasiadas veces me encuentro con gente que me habla de su vida como si hubiesen nacido bajo los efectos de un maleficio que los predestinó a ser “aburridos” o vivir una vida sin pasión, presa del trabajo y la monotonía (y claro, ellos asumen el papel con tal precisión que sus descripciones por sí solas podrían poner a alguien a dormir). ¿Qué sería si pudieses jugar a ser quien quieres ser? Aprende a ser flexible en tu pensamiento (es una de las claves que te hará 92

mejor seductor de lo que podrías haber imaginado). Una forma de lograr esto es empujarte a ti mismo a intentar cosas nuevas: • • • • • • Si siempre sales con gente, sal un día por tu cuenta, así sea a dar un paseo durante la tarde. Si siempre te vistes de una manera, vístete un día con algo que nunca te pondrías. Si siempre pasas sin saludar nadie en el camino, trata de tener una conversación con alguien que nunca hubieras pensado, con la vendedora de golosinas en la calle, etc. Si siempre has pensado en practicar una actividad o deporte pero nunca lo has implementado, ve la forma de practicarlo. Si eres de quedarte en casa viendo una película, experimenta salir a algún lado. Si eres de ir a fiestas con música electrónica, anda para variar a una exposición de arte o a un concierto de música clásica. Etc.

El propósito no es que “seas algo que no eres” o que mucho menos “engañes” a otros, mostrando la imagen de alguien que no eres. La idea es que le comuniques a tu mente el mensaje que puedes ser flexible; que no estás en este camino para asumir un rol (mucho menos un rol que no planeaste tú mismo). Libérate de la idea idiótica que “tú eres como eres.” Acepta la idea que “tú eres como quiera que se te antoje ser,” y la recompensa va a ser inimaginable. Practica la idea de ser una suerte de camaleón, como hice en mi pequeña incursión aquella noche: piensa que eres un agente secreto, o un extraterrestre en el cuerpo de un humano, etc., y nota lo que él notaría, habla y muévete como él se movería. (Esto, claro está no es excusa alguna para ser deshonesto o romper alguna de las normas de conducta civilizada o leyes del sitio en que te encuentres). Utilizando el modelo de energía, piensa en qué “energía” correría dentro de ti en caso actuaras de manera distinta. Si bien podemos pensar que actuar como alguien más es como practicar actuación según el método de Stanislavski, también podemos pensar que simplemente vamos a probar diferentes tipos de energía. En vista que la energía es un tipo de arcilla que podemos moldear según los propósitos y el contexto en el que nos desenvolvemos, podemos pensar esto de manera que la flexibilidad mental a la que hago alusión está relacionada con flexibilidad energética—tú tienes el control en todo momento.

93

IV.5. OJOS QUE NO VEN Una idea importante, que va a aflorar nuevamente más adelante, es la de cómo la perspectiva que usamos para procesar una experiencia afecta cómo nos sentimos emocionalmente al procesar la información. ¿Has jugado alguna vez uno de esos juegos de realidad virtual? La premisa es que al ver desde la perspectiva del personaje, el juego se hace más emocionante: ves las cosas como si te pasaran a ti mismo (a diferencia de que le ocurran a “alguien más”), y por ende es más fácil compenetrarse con la acción y sentir las emociones que sentirías en caso te hallaras en esa posición. Intenta esto: imagínate a una mujer en frente tuyo, como si de pronto la tuvieras en tu presencia. Nota su estatura, color de cabello, tez, y cada detalle adicional que puedas notar (sé creativo, y has que la imagen sea la de una actriz que te fascina o la de una mujer que encuentres en extremo atractiva). Haz que ella se acerque, que te hable cosas que te hagan delirar, que te toque donde quieras… siente su perfume y la textura de su piel. Ésta es una visualización personal, así que hazla lo más candente posible. Nota tu reacción interna (el proceso que experimentas). Vamos a llamar a esto una perspectiva asociada (estás mirando desde la perspectiva de la primera persona— visualizando a través de “tus propios ojos”). Ahora vamos a intentar algo similar, con una variante: vas a visualizar a la misma mujer, que va a hacer lo mismo en términos del contenido de la visualización anterior, con la diferencia que ahora vas a ver las cosas desde la perspectiva de una tercera persona—como si estuvieses mirando un video que alguien tomó, donde los actores partícipes son aquella mujer guapa y tú. Recorre el mismo contenido, mirando siempre desde esta perspectiva disociada, y toma nota nuevamente de tu reacción, en términos del proceso. ¿Cuál de las dos perspectivas se sintió más “real”? ¿En qué versión de la visualización pudiste sentir emociones más intensas? Es lo más probable que la perspectiva asociada te brinde emociones más intensas, a la manera de un juego de realidad virtual, a pesar de que el contenido temático haya sido el mismo en las dos versiones. Podemos usar este principio para separarnos emocionalmente por un momento de aquello que nos puede causar estrés, para darnos tiempo suficiente de poder encontrar una manera de hacer la situación más manejable. El principio sigue siendo que si vemos la situación de

94

forma disociada, no vamos a sentir la carga emocional que sentiríamos al estar experimentando la situación desde la primera persona. Imagínate que estás frente a una mujer atractiva, y quieres acercarte a hablarle; mira lo que verías y siente lo que sentirías de estar ahí mismo (perspectiva asociada). Si sientes algún tipo de duda o EPA, entonces sal momentáneamente de esa perspectiva, y anda detrás de una cámara de video que está enfocándote a ti y a la chica guapa (perspectiva disociada). Ahora lo que vas a hacer es congelar la imagen (presiona “pausa”) y renovar la imagen de ti mismo que estás viendo, hasta que sea de alguna manera semejante a la de un James Bond o alguno de los modelos masculinos que vimos en el Cuaderno III: cambia de posición, infla tus músculos, aumenta tu estatura, cambia de peinado, cambia de ropa… haz todo lo necesario hasta que veas a través del lente de la cámara una imagen tuya que puedas identificar como poderosa. En especial, realiza todos los cambios necesarios que le permitan a ese Tú Poderoso ser capaz de acercarse sin titubeos y con total congruencia a hablar con esa mujer guapa. Una vez que ese Tú Poderoso esté listo, deja la cámara de video y “entra” nuevamente a la imagen (perspectiva asociada) y mira nuevamente todo desde la perspectiva del Tú Poderoso. Nota cómo todo es distinto, cómo es fácil acercarse a decir hola y conversar con esa chica guapa. Practica escenarios de este tipo hasta que en tu mente no quede sombra de duda que puedes cambiar de perspectiva y hacer los ajustes necesarios que te permitan tomar acción sintiéndote bien al respecto. Esta técnica es una adaptación de una técnica usada por Milton Erickson, que luego fue adaptada por Richard Bandler y John Grinder en programación neuro-lingüística para lo que llegó a ser la “cura rápida para fobias.” El propósito es reeducar a la mente a poder experimentar escenarios que en algún momento hayan podido causar incomodidad. IV.6. LISTOS, YA Un concepto muy difundido hoy en día es lo que se conoce como la Regla de los Tres Segundos. La idea fundamental es que al ver a una mujer atractiva, uno no debe esperar más de tres segundos antes de emprender la marcha hacia donde está ella. El principio es que a nuestra neurología le toma cierta cantidad de tiempo real el poder

95

encender los procesos que hacen que uno pierda la motivación o ímpetu para acercarse a hablar con una mujer atractiva. Al emprender la marcha casi instantáneamente una vez nos percatamos de la mujer guapa en el perímetro, reducimos drásticamente los efectos que la adrenalina o EPA podrían tener en nuestra fisiología. Como que no le damos tiempo de actuar a esos mecanismos, antes siquiera de iniciarse, y nos concentramos más bien en disfrutar de la interacción. Veo que muchos chicos toman esta idea tan simple (“tres segundos y emprendes la marcha”) y se hacen un mundo. Surgen las interrogantes que yo mismo considero “clásicos de la literatura de las dudas de seducción”: • • • • Pero me acerco, y ¿qué le digo? Y después de decir eso, ¿qué hago? Pero hay X cantidad de mujeres rodeándola, y estoy sin mi equipo SWAT para desarmar grupos… Mejor otro día, no me gustó mucho lo que salió en mi horóscopo de este mes.

Todas esas dudas (ejemplos de la infinidad de dudas u objeciones que alguien podría mencionar) se basan en la idea que al acercarse, luego de la marcha iniciada a los tres segundos, tienen que hacer la de Casanova y bien obtener un número de teléfono, o un beso, o una “propuesta indecente.” Entonces al centrar el propósito en algo externo, deciden que, al no sentirse preparados para llegar hasta el final, es preferible no iniciar siquiera la marcha—generando un círculo vicioso donde el aprendizaje se paraliza. De la forma como quiero que trabajes esta idea es que salgas varias veces con el único propósito de implementar los Tres Segundos. Antes que seas el Señor Seductor, o el galán del barrio, es importante que puedas ver a una chica atractiva y acercarte, sin titubeos, de manera casi instantánea. Si este paso inicial no ocurre, de poco o nada sirve que tengas los conocimientos para seducir a quien sea. Anda a un centro comercial o lugar concurrido de mujeres atractivas (en un número suficiente de manera que no pasen más de un par de minutos para encontrar una mujer que consideres atractiva). Ves a la mujer, y te acercas. No te preocupes por decir algo sofisticado o cautivarla en este punto. Si esto es algo totalmente nuevo para ti, simplemente acércate y di “Hola” o pídele la 96

hora, o pregunta si sabe dónde queda la tienda X. Corto, simple, “gracias, que te vaya bien” y sigues tu camino… punto. El propósito es que te vuelvas consistente en ver a la mujer y acercarte instantáneamente. Acercarte de forma consistente a una mujer atractiva, sin titubeos, de por sí te va a diferenciar del 99.99% de los demás hombres con los que ella se va a cruzar a lo largo de su vida. Nada mal para comenzar, ¿no? No puedo enfatizar esto lo suficiente: no te hagas bolas por el “qué decir” si aún estás titubeando para acercarte. Simplemente acércate apenas la ves, y di alguna de las cosas ya mencionadas. El mundo es un lugar grande, y es lo más probable que nunca te vuelvas a cruzar con esa mujer en lo que te queda de vida (en el “peor” de los casos, la mujer va a darse cuenta que te acercaste a ella porque la consideraste atractiva, y se va a sentir halagada). Tienes que hacer esto hasta que el proceso se vuelva automático. Es imperativo que te liberes de cualquier sombra de duda o conflicto interno en lo que se refiere a acercarte a hablar con una mujer atractiva. Es necesario que salgas a practicar esto de manera constante y con un foco en mente: separa una hora o un momento del día donde no tengas interrupciones, y simplemente implementa los Tres Segundos unas veinte veces por sesión (de ser más, mejor). La cifra suena como “bastante,” pero en el contexto general de las cosas esto no es algo monumental (especialmente si piensas que preguntar la hora o decir cualquier cosa simple bien puede tomar menos de treinta segundos). Algunos pensamientos que te pueden ser útiles al implementar el principio de los Tres Segundos: • A veces toma acercarse a unas tres o cinco chicas para poder “entrar en calor,” relajarse, y poder disfrutar del proceso. Por ende trata de hacer estos primeros acercamientos de forma dinámica, como quien se estira antes de hacer deporte. Estás ejercitando una serie de músculos sociales, de calibración, y de observación del mundo externo, así que asume este trabajo como propio: en esta etapa concéntrate en cumplir tu tarea, y acercarte apenas veas a la chica; no esperes que ella responda de una forma o de otra. En este punto, el foco no son las 97

respuestas o las frases interesantes, sino el poder tomar rápidamente la decisión de acercarse, y llevarla a cabo. • No le asignes mayor importancia a cada acercamiento: piensa que es muy probable que nunca más en tu vida veas a esa mujer en particular, por lo tanto no hay necesidad de llevar presión alguna. Piensa en tu tarea como un círculo de beneficio mutuo: estás en el camino de aprender mejores formas de comunicarte y relacionarte con las mujeres, para su beneficio y el tuyo. Al estar ahí y ayudarte a practicar a lo largo del proceso, ellas te están ayudando a ti—y eventualmente tú las vas a ayudar a ellas a experimentar emociones más intensas y placenteras. Todos ganan.

Luego de que practiques los Tres Segundos varias veces, y no tengas mayor inconveniente en acercarte para preguntar la hora, etc., considera experimentar con diferentes ángulos, y explorar otras facetas de este ejercicio: • Una vez que “entres en calor,” empieza a concentrarte en caminar erguido, mantener contacto visual al hablar con la mujer durante el tiempo que dure la interacción, y hablar con suficiente claridad para que ella pueda entender a la primera lo que estás diciendo. (Ten en cuenta al mismo tiempo que el contacto visual no es un requerimiento para acercarte inicialmente). Evita acercarte caminando de frente (cara a cara en dirección a donde está ella); el efecto psicológico es por lo general querer protegerse cuando alguien se acerca de esa manera. Por tanto considera caminar en un ángulo hacia donde ella está, o caminar tangencialmente y luego voltear ligeramente el torso. Es totalmente legítimo el establecer una mini-meta para la sesión de acercamientos. Cosas positivas simples como “hacer que se sienta bien consigo misma” o “iluminar el día de una mujer.” Puedes incluso acercarte, darle un cumplido (totalmente no-sexual) como “Quería decirte que tienes una linda sonrisa, que tengas buenas tardes,” darte media vuelta e irte. Hay algo sumamente poderoso, quizás hasta terapéutico, en la actitud de hacer que alguien se sienta bien sin esperar nada a cambio. De 98

todas formas recuerda que el contenido de lo que dices y todo lo demás es secundario a la idea de acercarte respetando el principio de los Tres Segundos. Es importante que mantengas el foco en el propósito de este ejercicio. • No descartes el aspecto de cantidad en este ejercicio: es necesario que te acerques varias veces a distintas mujeres por sesión. Con acercarte “vez y media” un par de veces por semana no vas a obtener resultados tangibles, así de simple. Empuja los límites de tu zona de comodidad, y todo va a resultar más fácil con el tiempo. Usa las demás herramientas discutidas para sazonar tu entusiasmo antes de iniciar la sesión.

IV.7. TU BANDA SONORA Personalmente me gusta vivir una experiencia wagneriana. Si conoces un poco de ópera o música clásica, sabrás que parte del genio de Richard Wagner fue la labor que hizo para sintetizar en un solo género diversos elementos de las artes, como literatura, teatro, canto y música instrumental, para generar las obras titánicas que resultaron sus óperas. De igual forma me gusta combinar la música con las cosas simples de la vida. No es necesario rebuscar razones para darse cuenta que la música afecta nuestros estados mentales. Cuando veamos en el Cuaderno IX la sección de anclas, verás que la música, al recordarnos formas de sentir y de pensar a nivel subconsciente, se convierte en un nexo que nos conduce a sentirnos de distintas formas. Si no lo has hecho antes, crea tu propia “banda sonora,” de canciones y piezas que te motivan, por ejemplo, a estar alerta, a tomas acción, a sentirte relajado, a estar de buen humor. Muchas veces, casi al borde del relajo, he tenido un audífono puesto en mi oído escuchando mis canciones favoritas mientras hablaba con una chica, como si me hallara dentro de mi propia película, y la música constituyera la banda sonora. No sé si haya sido lo más educado, o siquiera lo más eficiente en términos de causar una buena impresión, pero cuando uno está allá afuera buscando la manera de llevar su “zona de comodidad” a nuevas alturas, cualquier truco es válido. Quiero hacer mención que a mi entender la música no contiene un valor intrínseco a la hora de moderar nuestro estado mental. Cada uno tiene música que lo mueve de manera distinta, y en vista que la 99

música es un recurso tan difundido hoy en día, bien vale la pena que te tomes el trabajo de elegir lo que de alguna manera puede ser la banda sonora de tus éxitos allá afuera. IV.8. DE TODAS FORMAS… Cuando me iniciaba en este camino, hubieron veces en que con todo y todo, por momentos había parte de mí que se encargaba de proponer ese “mejor no…” que a muchos les arruina la velada, previniendo el acercamiento. En un momento de iluminación decidí entonces jugar un juego conmigo mismo (¿era un juego?), y en retrospectiva ése fue el último paso que di para liberarme de las dudas o titubeos de aquellos que inician este camino. Una ocasión en que no me sentía tan “entrado en calor,” al notar que había una mujer guapa, y recordando la importancia de acercarse rápidamente y sin titubeos, me dije a mi mismo “tenga ganas o no, me voy a acercar; tenga algo que decir o no, me voy a acercar; estén mis piernas temblando o mi voz quebrada, me voy a acercar.” Y emprendí la marcha, en verdad sin mucho que decir en ese momento, y sin estar tan suelto como podría haber estado en otro momento. Y la verdad que la cosa fue muy bien. Desde entonces, decidí que sin importar cómo me estuviese sintiendo en el momento, de todas formas me voy a acercar. De alguna manera mi subconsciente captó el mensaje: en vista que me voy a acercar de todas formas, con o sin la ayuda de mi subconsciente, bien puede éste ayudarme, haciendo que me relaje, dándome qué decir y hacer, de manera que pueda todo transcurrir con calma. El subconsciente, claro, desde un punto de auto-preservación, y con el objetivo de mantener la homeostasis y una sensación orgánica, te va a ayudar. Éste no es un principio tan tecnológico o esotérico como otras herramientas podrían aparentar serlo. Sin embargo, el poder de asumir un compromiso para con uno mismo de esta manera, representa de alguna manera la frontera final entre tener que “luchar internamente,” y contar con la colaboración total de todos tus recursos subconscientes Maxwell Maltz, en su clásico libro Psico-Cibernética, habla de la importancia de tomar acción para alcanzar objetivos. Si tu problema es sentirte inhibido, y buscas corregir o perfeccionar demasiado las cosas desde el comienzo, va a ser más trabajoso deshacerte de la 100

sobreabundancia de inhibición (que es lo que causa esta situación para comenzar) con más inhibición y reflexión interna. No te preocupes porque todo salga perfecto la primera vez que lo intentas—en ningún lado está escrito que esa sea la clave de una existencia feliz. Preocúpate por tomar acción, y confía que tu mente te va a ayudar inconscientemente a alcanzar tus objetivos.

101

CUADERNO V: ACERCA DEL MUNDO EXTERIOR
Cuando empecé en este camino sentí que existía una transición enorme entre lo que definía los límites de “mi mundo,” aquel sitio resguardado dentro de mi burbuja de comodidad, y “el mundo exterior,” o sea, todos los sitios habitados por mujeres en los que suponía que debía estar practicando aquello que estudiaba. En parte ésta es una concepción que obtuve como por osmosis de aquellos que practican la seducción en discotecas y bares. Existe hoy en día una concepción enorme que estos sitios son como la frontera final para conocer y/o conquistar mujeres. Entiendo los puntos a favor: en un bar, por ejemplo muchos van con propósitos de conocer gente, relajarse, soltarse, etc. Al mismo tiempo está la idea que en un bar o discoteca bien concurrida, uno puede darse el lujo de ensayar sin reparos, en vista que (a menos que se trate de una ciudad o pueblo chico) difícilmente uno va a encontrarse con las mismas personas, en caso la cosa no vaya tan bien que digamos. Al mismo tiempo, esta actitud presupone una serie de ideas que pueden no ser las mejores para nuestros propósitos, en especial para el principiante. Está por un lado la tentación de concentrarse en “salir a ligar al bar” en lugar de concentrarse en observar patrones sociales, o más importante aún, en observar las respuestas de las mujeres con quienes conversamos. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra, pero me faltan dedos para contar todas las oportunidades que perdí en mis inicios con una chica deseosa y lista, simplemente porque estaba en mi cabeza pensando en la siguiente línea, en el siguiente paso a tomar, en lugar de observar que en frente mío estaba una chica feliz y lista para dejar la conversa y pasar a otro tema. El mito que me parece más lamentable de la “mentalidad del bar” es que establece cierta jerarquía de “valor” en cuanto a las mujeres que frecuentan estos locales, y de las mujeres que no. Me explico, oigo a muchos chicos repetir como un loro frases como “las mujeres de mayor valor frecuentan las discotecas más ruidosas” (lo que “mayor valor” quiera decir, nunca nadie me ha podido aclarar…). Pareciera que de acuerdo a estos chicos las mujeres atractivas únicamente se encontraran en una discoteca de noche, al costado de un parlante. Nuevamente, no existe nada genético o evolutivo en esto: simplemente una discoteca chic atrae a un grupo chic (chicas con 102

vestidos a la moda, arregladas y vestidas para matar). Diera la impresión que lo mejor de lo mejor en términos de chicas atractivas se concentra en un grupo de discotecas, y el resto de la ciudad se ve reducida a estar desolada de mujeres guapas. Importante: así como muchos creen que los bares y discotecas son un mundo fantástico, una cancha de juegos virtual donde practicar, donde uno simplemente puede asumir una identidad de superhombre bromista, alegre, que habla fuerte y es el alma de la fiesta, creo yo que es importante reconciliar la idea de poder ejercitar nuestras facultades en el tu mundo (aquel en el cual te quieres desenvolver, por decisión y convicción). Es decir, ¿qué sería si el mundo se convirtiese en tu campo de juegos, un lugar donde las mujeres no se concentran en una discoteca o un sitio X, sino que están en todos lados? Cuando aprendí a tocar guitarra de niño, éste era un pasatiempo que practicaba cómodamente en la tranquilidad de mi dormitorio. Nunca tuve la necesidad, ni se presentó la ocasión de tocar en público o en un evento social. Un día en una fiesta alguien me alcanzó una guitarra luego de que se enterara de que hace un tiempo estaba aprendiendo. Luego de que toqué y mi pieza tuvo buen recibimiento, fue más que todo grato descubrir casi por casualidad que esta habilidad que había cultivado por placer propio formaba ahora parte de quien yo era: no era algo que estaba destinado para usarse en mi dormitorio o en una fiesta o en una sala de conciertos, sino que ésta era una habilidad de la que podía disfrutar en todo lugar, porque era ya parte de mi mundo interno, independiente de la realidad externa que se me presentase. Dejando por un momento la idea que existen locales donde un número considerable de chicas atractivas se concentran frecuentemente, donde uno siente de alguna manera que la invisibilidad del anonimato le otorga una especie de superpoder, te invito a pensar a lo largo de esta sección sobre la idea de “el mundo como campo de juegos.” Así como vimos en el Cuaderno III algunas formas para darle una configuración práctica a tu mundo interno, de igual manera podemos tomar principios similares para hacer del mundo externo, del contexto en el que te desenvuelves, algo que permita la simbiosis con tus creencias: un ecosistema donde el resultado natural sea que te acerques a tus metas.

103

V.1. ¿QUÉ QUIERES? En los Cuadernos I y II hablamos de la importancia de saber qué tipo de mujer quieres en tu vida. Ahora hablemos de lo que eso implica en términos de los lugares que frecuentas y el grupo de personas que te rodea. Es importante que reconcilies las dos ideas, y entiendas un principio simple pero que va a cargar magnéticamente tu éxito en este campo: tienes que tener a tu alrededor el tipo de mujer que quieres en tu vida, de manera que relacionarte a ellas y/o seducirlas no represente un elemento foráneo a tu realidad. Esto implica a su vez ciertos compromisos: ¿Quieres el tipo de chica fiestera que se maquilla y arregla para matar? Obviamente ellas van a estar concentradas en los bares de moda y discotecas. Las intelectuales van a estar en librerías, exposiciones, etc. Las atléticas las vas a encontrar probablemente en el gimnasio, o clases de cardiokickboxing o novedades por el estilo. Vas a evitarte mucha búsqueda innecesaria (y tu trabajo va a encontrar una recompensa superior) si te concentras en definir tu estilo de vida este contexto. Me explico. Si te interesan las chicas atléticas, pues adivina qué, es más probable que para una chica así el salir al bar los viernes y sábado hasta las tres de la mañana sea más la excepción que la regla. Igualmente, sé de muchas chicas “tranquilas” guapísimas que prefieren quedarse en casa a esas horas los fines de semana viendo un DVD; buscarlas en una discoteca no te va a resultar en algo muy fructuoso. De otro lado, si lo que quieres es alguien que pueda ser tu compañera de fiestas, etc., pues una chica que estudia dos carreras, trabaja, y hace deporte no va a durar mucho tiempo siguiendo tu ritmo. Deja que tus metas y las cualidades que buscas en una mujer guíen tus actividades cotidianas. Tienes que darte cuenta que las mujeres de por sí siguen teniendo fantasías y deseos, todos los días de su vida, por el simple hecho que las mujeres son criaturas sumamente sensuales. La música y bebidas de una fiesta proveen estímulo a actuar desinhibidamente, eso nadie lo puede negar, pero como le he dicho a muchos amigos, “las palabras y la energía correcta pueden embriagar y desinhibir a una mujer más que cualquier trago.” Por esto traza una serie de actividades, o diseña un estilo de vida, que acomode a las mujeres de tu agrado como un componente intrínseco. Es decir, si eres un ingeniero y te rodeas de jueves a domingo de hombres (o te la pasas en la computadora), y sales a 104

“buscar” chicas los viernes y sábado al bar, es un tanto difícil que goces de verdadera abundancia y libertad de opciones. De otro lado ten en cuenta que si te gustan las chicas deportistas puedes inscribirte en un gimnasio y estar en ese ambiente todos los días (muchos sitios ofrecen clases de yoga, box, etc., incluidas en el costo). Estás ahí porque es algo que haces normalmente como parte de tu rutina, con el beneficio adicional de que vas a tener un grupo de chicas (que se renueva constantemente) que puedes conocer. Igualmente si te interesan las intelectuales y/o artistas, involúcrate, investiga: Hay muchos eventos y recursos que son gratuitos y abiertos al público, y que están repletos de mujeres que gustan de pasar del rato en una exposición o escuchando música en vivo, por ejemplo. Busca los recursos disponibles en el periódico y en Internet, y trázate actividades para toda la semana: rodearte de gente nueva y ser social por una hora al día es infinitamente mejor que quedarte tres horas en casa leyendo “material de seducción” en línea. Por último aprovecha los recursos y posibilidades de la ciudad en que vives: Hay clases de baile, clases de cocina, cursos de dos días, talleres de X. Adivina qué: las mujeres que van a ese tipo de actividades por lo general son del tipo que prefieren aprender algo nuevo, mezclarse con diferentes tipos de gente, salir de casa y salir de su propia zona de comodidad. Es decir, tienen curiosidad por aprender cosas nuevas, sobre ellas mismas y sobre el mundo que las rodea. En mi experiencia, este tipo de mujer es uno que va a darte muchas satisfacciones en la vida: cualquier herramienta que uses va a ser cien veces más poderosa con alguien que tiene curiosidad por aprender, y ve el proceso de aprender como parte integral de su identidad. Por corolario, las chicas que ven el interactuar con hombres como una oportunidad para que él las entretenga, por lo general terminan siendo más aburridas—y no reciben mucho de mi tiempo la mayoría de las veces. Diferencia importante, entre un maestro y un payasín. Recuerda un principio importante: el estilo de vida de una mujer no es necesariamente un reflejo de qué tan guapa es. Seguro, una modelo es y será una modelo; y las discotecas y locales nocturnos chic siempre van a atraer a modelos y mujeres guapas vestidas para la ocasión. Sin embargo, factores que van desde el estilo de vida fitness hasta la cirugía plástica hacen que la mujer común sea tan o más atractiva que la chica prototipo “guapa fiestera.” Si prestas atención te darás cuenta que en muchos casos incluso las chicas que hacen 105

ejercicio y prefieren evitar actividades como fumar o tomar alcohol son mucho más guapas que las fiesteras. Por ende abre los ojos, y toma nota de las oportunidades que te rodean, y no bases tus preferencias en sitios cliché como bares, etc., a menos que genuinamente frecuentar estos sitios te otorgue satisfacción de por sí, y sean parte de tu estilo de vida. Es cuestión que hagas de las actividades y sitios que frecuentas (que a su contienen el tipo de mujer que quieres para ti) un componente más de tu vida, como comer o dormir, en lugar de una “aventura” u ocasión de fin de semana. Al diseñar el estilo de vida que te acerque a tus objetivos, ten en cuenta que cada decisión conlleva un costo de oportunidad. Es decir, cada decisión que tomes va a traer ciertos beneficios, y ciertos costos asociados: es difícil llevar un horario de oficina y ser productivo si sales a un bar cinco veces por semana; si estudias y/o trabajas, y tu tiempo es una comodidad valiosa, entonces puede que tengas que elegir entre por ejemplo tomar lecciones de X o ir a una actividad Z. Cada opción trae factores que van a pesar de manera distinta dependiendo de cada uno. Es importante que compares el costo de oportunidad de las distintas opciones que tienes, de manera que hagas lo que resulta más beneficioso y orgánico para ti. Éste es un principio de tomar decisiones que resulta no sólo conveniente en este contexto, sino para cada decisión importante que puedas tomar en tu vida. V.2. LA OLLA INTERMINABLE Un tiempo viví cerca de un restaurante de comida japonesa. Una de las novedades de este local era que pagando una cantidad X, uno podía comer todo el sushi que uno quisiera. El restaurante se veía entonces casi siempre lleno de gente que aprovechaba la oferta. Algo que me maravilló quizás incluso más que el arte con que los cocineros cortaban el pescado y creaban las ornadas piezas, era el momento en que el joven ayudante traía el arroz que servía de base para la preparación del sushi. Pasaba cada media hora con una olla enorme llena de arroz cocido, que levantaba con mucho esfuerzo con sus dos brazos. No era tanto la proeza física de levantar una batea de arroz lo que recorría mi mente, sino que el producto se encontraba en el restaurante en forma tan abundante que parecía bordear con lo maravilloso: daba la impresión que el arroz jamás podría terminarse.

106

De igual manera quiero que pienses en tus interacciones con las mujeres con la misma mentalidad. Piensa en abundancia: nunca se pueden terminar, siempre hay más. Así como en mi ejemplo hubiera sido descabellado apurar mi orden o pelearme con alguien por “el último plato de arroz,” quiero que comprendas que la misma mentalidad puede ser parte de tu interacción con el género opuesto. ¿Pasaría por tu mente la idea de querer estar con una mujer que no responde a tus avances si operaras bajo este parámetro? ¿Te cortarías una oreja a lo Van Gogh por una chica que ignoró, sabe Dios por qué, tu llamada? Si piensas que ahí donde una oportunidad pasa, que ahí donde algo no salió a pedir de boca hay un millón de oportunidades más, es difícil no asumir el marco lúdico que hace que esto se convierta en un juego divertido para los interlocutores. Estando libre de la “responsabilidad de que todo salga perfecto,” porque sabes que vives en abundancia, tienes la libertad de aceptar la idea que todos quieren pasarla bien—si alguien tiene algún motivo para pensar de otra manera, no es problema tuyo. Toma mi analogía por lo que es, pero date cuenta que esta creencia hace toda la diferencia en la energía que proyectas. Suena un tanto esotérico, pero una mujer se da cuenta cuando un hombre parte desde un lugar emocional de “pobreza femenina.” Si tomas tu interacción con una mujer como la esperanza para salir de un estado de soledad, ella se va a dar cuenta de un modo u otro, y todas las herramientas que uses, todas las líneas astutas y los comentarios interesantes, todo va a ser catalogado desde ese marco de referencia—y no le va a ser para nada atractivo. La mejor fórmula es concentrarte en ti mismo, en qué quieres y cómo te desplazas por el mundo. Rodéate de mujeres hermosas, juega con ellas como juegan dos niños a la guerra: es supuestamente algo serio, y caen heridos y es terrible… pero lo hacen riéndose, y siempre aceptando implícitamente que son amigos, y que es todo un divertido juego. Cuando llegues a ese nivel de nirvana vas a notar que muchas mujeres van a querer acercarse y/o buscarte conversación: van a querer formar parte de la alegría que rodea tu vida. V.3. ABRIENDO PUERTAS Una idea importante, como vimos en el Cuaderno IV, es la de no esperar innecesariamente, y acercarse a conversar con una mujer al notar su presencia. La razón principal de aplicar el principio de los Tres 107

Segundos es que si uno espera y espera, es probable que termine no acercándose para nada. La idea de qué decir para romper el hielo con una mujer ha sido demasiado exagerada a mi modo de ver, y hoy en día la mayoría de hombres que buscan consejos de seducción creen que con tener una serie de palabras mágicas para romper el hielo, la mujer va a caer a sus pies. En efecto, considero que un abridor3 es algo importante para tener en cuenta, pero prefiero pensar en ello como algo dinámico, y tratarlo como el componente importante pero minúsculo que termina siendo. Abrir no equivale a seducir o a conquistar el corazón de una mujer; equivale simplemente a romper el hielo. Puedes pensar que si el proceso de seducción de principio a fin es como tomar un avión, abrir equivale simplemente a llegar al aeropuerto y registrarse en la puerta—es importante, pero eso no nos va a desplazar mucho de por sí. La idea principal es que no existe un abridor ideal. No hay una fórmula mágica que garantice que se va a romper el hielo entre la mujer y tú cuando te acerques, de manera que la interacción pueda escalar al nivel de seducción. Puedes, sin embargo, experimentar con diversos modelos de abridores, adaptarlos a las situaciones en que te encuentras y a las metas que has trazado para ti mismo, y quedarte con lo que mejor te sirve. En esta sección vamos a discutir algunos de estos modelos. El propósito es que puedas desarrollar la rapidez mental para crear tus propios abridores, de manera que nunca tengas que detenerte a considerar “con qué abrir.” Ésta es una parte muy pequeña de la ecuación como para dejar que te frene a la hora de la hora. V.3.1. Al grano Una forma clásica cómo abrir es de lo que se conoce como la forma directa. Es decir, te acercas sin enmascarar para nada el hecho que consideras atractiva a la mujer y quieres conocerla. La clave radica en usar este concepto de forma deliberada y bajo control. Ejemplo: “Hola, no pude evitar notar que no nos conocemos aún. Soy Pérez, Juan Pérez.”

3

Tema de conversación u otra forma de “romper el hielo” con una mujer.

108

Puedes también darle un cumplido. Los cumplidos son mejores cuando están basados en algo no físico, quizás algún artículo de ropa o accesorio. Ejemplo: ÉL: Qué pulsera tan interesante... ¿dónde la conseguiste? ELLA: Me la encontré en la playa... ÉL: De seguro tienes suerte para encontrar cosas. Mi nombre es Juan, mucho gusto. El problema con dar un cumplido tipo “qué bonitos ojos tienes” es que ella no tiene control sobre eso, y no refleja nada acerca de ella como persona. Un accesorio que tiene puesto, la forma como eligió vestirse para la ocasión, quizás hasta la forma alegre con que sonríe, etc., sí tiene que ver con las opciones que ella misma tomó. Igualmente, decirle cosas demasiado generales o no específicas tipo “qué linda te ves esta noche,” si bien parten de una buena intención, te ponen en la misma categoría que otros cien chicos que no tienen nada mejor que decir. Usa tus ojos, y nota algo que genuinamente la diferencie del montón. Evita también cosas demasiado cursi como preguntarle “¿cuál es tu signo?” ya que hoy en día tienen demasiadas asociaciones con galanes idiotas. En la misma categoría caen sacarla a bailar u ofrecerle un trago: estás estableciendo un mal precedente si quieres empezar la interacción comprando su tiempo con un trago; si aún no te conoce, a menos que seas muy atractivo o un bailarín profesional, evita sacarla a bailar de buenas a primeras y concéntrate en usar tus palabras para atraerla inicialmente. Ejercicio: Incluso antes de usar este tipo de abridor, puedes salir a un lugar concurrido con lápiz y papel, y mirar discretamente a la muchedumbre. Anota para cada mujer unas tres cosas que la diferencien de las demás (no pueden ser atributos físicos). La idea es que puedas notar conscientemente aquello que es especial en una mujer. Ni qué decir, las mujeres te van a respetar y querer mucho más por apreciarlas más allá de su fisonomía.

109

V.3.2. ¿Qué te parece mi abridor? Una forma muy eficiente de abrir, que funciona de maravilla especialmente cuando las mujeres se encuentran en grupos, es usar un abridor de opinión. La idea es derivar una pregunta a partir de un tema de interés femenino (actualidad, moda, relaciones, etc.). Si diseñas la pregunta de manera que requiera cierta consideración, de manera que no se pueda responder con un sí o no, el pequeño debate que se inicia a partir del abridor cumple el propósito de romper el hielo. Ejemplo: ÉL: Oigan, una pregunta, ¿creen que me quedaría bien teñir la punta de mi pelo rubia pero mantener la raíz oscura? CHICA1: Yo digo que sí... CHICA2: No, para nada... CHICA1: Creo que se vería diferente, muy chic... (etc.) Éste es sólo un ejemplo de un millón. Es relativamente fácil generar estos abridores si piensas, como en el ejemplo, la diferencia entre un estilo/corte de cabello/ accesorio versus uno radicalmente diferente. Algunas veces simplemente he abierto de esta manera comentando que estoy pensando dejarme un bigote a lo Dalí, y que si creen que me quedaría bien. Una vez que empiezan a hablar, por definición, ya se rompió el hielo. En vista que el abridor de opinión consiste en una pregunta inofensiva (ver: te estás acercando a preguntarles algo, y no con la intención inicial de presentarte o conocerlas a lo galán, etc.), está dentro de lo que se conoce como un abridor indirecto. Mantener la energía de la conversación relajada y lúdica es congruente con este tipo de abridor: considera quizás usar algo de humor. Por ejemplo puedes decirles algo como “gracias... vaya, creo que acabo de encontrar a mis nuevas asesoras de imagen.” Ridiculeces por el estilo, pero en el momento son graciosas si las dices con la energía correcta. Otra forma de generar abridores de opinión es sumergiéndote en la cultura femenina del sitio en que te encuentras, y derivando abridores de ahí. Por ejemplo, las mujeres por lo general mueren por el programa Sex and the City (culturalmente, es un reflejo de las pasiones y preocupaciones de la mujer estadounidense actual). Ver un 110

par de episodios proporciona material para generar varias preguntasabridor. Igualmente revistas para mujer como Cosmopolitan o Vanidades tratan temas de interés femenino (relaciones, moda, etc.); te van a servir de inspiración para generar preguntas culturalmente relevantes en torno a esos temas. Por ejemplo, “¿Crees que Tom Cruise se ve mal en fotos con mujeres más altas que él?” No descartes programas de actualidad o de la farándula local (las mujeres mueren por el chisme). El cielo es el límite; sé creativo y toma nota de los temas que mejor resuenan con el tipo de mujer que te gusta. En vista que acercarse a pedir una opinión femenina es algo que, si bien termina siendo inofensivo, muchos hombres no hacen, conviene que estés preparado y tengas una historia derivada: una razón por la cual estás haciendo la pregunta a la mujer o grupo de mujeres. Por ejemplo, si preguntas si te quedaría bien tener las puntas del pelo diferentes de la raíz, puedes seguir con “...mi amiga María está tratando de convencerme que me tiña las puntas, pero le dije que iba a consultar con algunas opiniones imparciales antes de decidir.” La historia derivada puede ser tan simple o compleja como quieras—sólo asegúrate de tener algo que decir en caso te digan “sí/no... ¿A qué viene la pregunta?” Si estás iniciándote en este camino, usar un abridor de opinión es una muleta que puede ser muy didáctica hasta que agarres la onda para experimentar con otro tipo de abridores. Si “qué decir” es algo que pasa por tu mente al ver a una mujer, entonces definitivamente ten a la mano un par de abridores de opinión que puedas usar en situaciones variadas. Asegúrate que sean lo suficientemente cortos para que los puedas decir sin balbucear, y sin tener que detenerte a hacer memoria. La idea es ganar fluidez y entrar instantáneamente en conversación. Ejercicio: Tomando en cuenta los elementos de esta sección, genera cinco abridores de opinión distintos uno del otro. Experimenta con distintas audiencias femeninas: tu familia, amigas, mujeres que trabajan en tiendas, etc. Toma nota de los abridores que son recibidos con mayor entusiasmo.

111

V.3.3. Abrí, ja, ja Es también posible abrir con algo gracioso o lúdico. Por ejemplo chistes tontos como “Oye, tienes un hueco en el zapato,” y cuando ella pregunte dónde, “pues por donde metes el pie.” El propósito no es hacerla reír necesariamente, sino abrir e iniciar la conversación (que seas lo suficientemente lúdico como para que termine riéndose es un beneficio, claro). No es necesario siquiera que la cosa sea lógica o bien pensada, mira por ejemplo un abridor que he usado muchas veces: YO: Hola, oye, ¿juegas ajedrez? ELLA: [Riéndose] No... YO: Ah, es que me pareciste como el tipo de persona que juega ajedrez. Bueno, dime una cosa (etc.). Lo importante de usar abridores lúdicos es que de por sí no presentan muchas opciones o rumbos para guiar la conversación una vez se acabe el efecto lúdico inicial. Por tanto, es mejor proseguir inmediatamente con un abridor directo o uno de opinión, y seguir desde ahí. De todas formas ya abriste; es sólo cuestión de guiar la conversación hacia un lugar que te presente más opciones de cómo proseguir. Definitivamente estudia tu carácter y nota si es lo suficientemente jovial, y/o si puedes proyectar la suficiente energía como para que el abridor lúdico funcione. Algunos hombres son muy sobrios o serios, y abrir de forma lúdica puede resultar incongruente, (las mujeres pueden pensar que andas un poco mal de la cabeza). De igual manera si eres más del tipo romántico-serio, usar un cumplido o abridor directo puede ser la mejor opción. No importa cómo sea tu carácter, o cómo decidas actuar en el momento, puedes adaptar distintos abridores de la forma que te resulten más eficientes. Experimenta en diversas situaciones y mira lo que mejores resultados te trae. Ejercicio: Si tienes una grabadora, es una buena idea que te escuches a ti mismo usando los distintos tipos de abridores. Evita sonar demasiado ansioso, o hablar demasiado rápido, y definitivamente asegúrate que todo lo que digas sea lo suficientemente pausado y claro para que sea inteligible a tu interlocutora. 112

Ejercicio: Practica en un lugar concurrido por mujeres el principio de los Tres Segundos (a la manera descrita en el Cuaderno IV), pero en lugar de decir solamente “hola” o pedir la hora, usa tus propios abridores. Inicialmente un abridor de opinión memorizado es todo lo que necesitas para comenzar a practicar. Toma nota luego de las respuestas verbales y no-verbales que observaste, etc. ¿Te hacen preguntas al respecto, o dan alguna otra seña de que quieren proseguir la conversación? Experimenta variando tu tonalidad, nivel de energía, etc. Sé creativo, y toma nota de los elementos más allá del contenido verbal que producen las mejores respuestas. Concéntrate en abrir eficientemente, y de momento no te preocupes cómo proseguir luego en la conversación—todo va a ser detallado más adelante con las herramientas de los siguientes Cuadernos. Ten en cuenta que a lo largo del camino es muy posible que una mujer o grupo se entere de alguna manera del abridor que usas (en especial si los compartes con amigos, etc.). Por ende, si bien puede que encuentres un abridor específico que te sirva de maravilla, trata de rotarlos cada cierto tiempo: mejor mantener la cosa variada a tener que arreglarla cuando una mujer diga “¡el otro día un chico me dijo exactamente lo mismo!” Quién sabe, y puede que encuentres un abridor que te funciona aún mejor que el que ya tenías. V.4. BAJO LA MANGA He mencionado la importancia de tener una actitud lúdica como un marco importante al interactuar con las mujeres—la idea de jugar. En esta sección quiero darte algunos ejemplos de elementos que hacen de mis interacciones algo divertido. Nota que más allá de hacer, por ejemplo una lectura en frío (Cuaderno VI) o de conocer sus valores (Cuadernos VII), etc., la actitud que debe respaldar tu comunicación debe ser siempre la de alguien que la está pasando bien. Algunas formas como logro esto es con juegos de palabra, historias graciosas, etc. Más allá de los componentes específicos que voy a describir a continuación, quiero que entiendas el proceso que uso para construirlos. Evita caer en la trampa de memorizar frases humorísticas o historias “todo terreno,” sino más bien aprende la estructura de cómo uno puede llegar a desarrollar este tipo de conversación lúdica. Eventualmente puede que encuentres otros 113

elementos que resuenen con tu propio carácter y que van más allá de aquellos aquí descritos. V.4.1. Proyecciones Una forma de establecer un marco lúdico es a través de jugar con juegos de rol imaginarios, como cuando eras un niño y jugabas a ser un superhéroe, etc. Antes que descartes este juego apariencia de ridículamente infantil, piensa que la edad más mágica de las personas es la infancia. Tengo la creencia que en gran parte al sentirse libres de jugar con su imaginación y asumir identidades temporales durante estos juegos infantiles, las personas asumen roles podría decirse “hipnóticos”: el subconsciente no puede distinguir entre algo real y algo que uno imagina o pretende intensamente. Jugar “de a mentiras” es quizás una de las herramientas más poderosas para capturar las emociones de alguien. Al jugar con roles imaginarios los estructuro de manera que sirvan a mi meta-marco; al jugar a tener roles imaginarios, los roles están contenidos dentro de un marco específico establecido por mí. Mientras más se compenetra ella en ese marco, más fácil resulta crear un mundo donde ella y tú se encuentran en una “realidad” diferente a la de las demás personas. Ésta es una forma de usar ideas hipnóticas mediante conversación simple. Para iniciar lo que más adelante va a ser la creación de esa “realidad” distinta, me gusta usar una proyección humor, de manera que con la actitud lúdica es tentador para la mujer entrar en mi marco. Piensa en un laberinto que tiene la apariencia de un jardín: a medida que ella se compenetra con lo que presentas, es más difícil encontrar una forma de salir. Veamos la forma como empezar a proyectar un rol paso a paso: 1) Primero tienes que decidir qué marco es el que quieres crear. Pongamos el ejemplo que estás tratando con una chica que actúa de manera recatada, y quieres explorar otras facetas de su personalidad; por ejemplo explorar un lado oculto de ella donde puede sentirse libre de actuar según sus deseos más básicos, sin sentir presiones de terceros, etc. 2) Después tienes que buscar las cualidades asociadas con ese marco: ¿Qué cualidades tiene una mujer “capaz de explorar sus propios deseos”? ¿Cómo actuaría una mujer que “no siente presiones de los 114

demás”? Aquí simplemente haz una lluvia de ideas, por ejemplo: Desenfrenada, libre, impetuosa, independiente, etc. 3) ¿Qué cualidades te está mostrando la chica a lo largo de la interacción? Para esto simplemente tienes que abrir los ojos y ver cómo está actuando ella: buena gente, graciosa, pesada, fiestera, conversadora, curiosa, etc. 4) Busca algún ejemplo o ejemplos de algún personaje público o de ficción, etc., que posea algunas de las cualidades que enumeraste en los pasos (2) y (3). Mientras más culturalmente relevante tu ejemplo, mejor. ¿Hay alguna celebridad que posea alguna de esas cualidades en el lugar donde te encuentras?. Por ejemplo, ¿alguien libre, desenfrenada, y que además media engreída o ácida? Paris Hilton, Jennifer López, etc. 5) Verbaliza la Proyección con la estructura “Eres tan __, eres toda una __.” Por ejemplo, para una chica media engreída, con quien queremos establecer un marco donde ella pueda actuar desenfadadamente: “Vaya, eres toda una princesita ¿no?, eres como la Paris Hilton del bar…” Por lo general esto hace que se empiecen a reír: al describir parte de las características que está mostrando en tu presencia, estás observando consistentemente lo que ella está haciendo en frente tuyo (no lo puede negar; en el Cuaderno VI verás que ésta es también una forma de establecer Proximidad), y al referirte a una celebridad o persona famosa que actúa también de esa manera, estás dándole un ángulo gracioso. En la siguiente sección veremos cómo incorporar el elemento del paso (2) para seguir estableciendo el marco que decidimos en el paso (1). Entiende esto bien: pareciera que estoy sobre-complicando una forma de hacer un chiste simple, pero en verdad quiero que entiendas la estructura de cómo poder establecer un marco y guiarla a una realidad distinta donde pueda ella sentirse libre de actuar de forma X. No te preocupes por que tu ejemplo sea algo lógico a la hora de verbalizarlo—esto no es un programa de concursos en televisión, es simplemente una forma de pasarla bien. Algo que quiero que consideres es que a las mujeres les encanta que les hagan este tipo de comparaciones, siempre que sean hechas con buen humor, claro. Por lo tanto, si en el momento no se te vienen a la mente las características de los pasos delineados, di algo, cualquier cosa: “Eres 115

tan linda, eres como una ratoncita,” “Eres tan graciosa, eres como la Mona Lisa luego de que ha tomado demasiado ron.” Decir cualquier cosa es mejor que no decir nada y siguiendo el patrón del paso (5) tiene siempre un efecto humorístico. Con el tiempo vas a descubrir que con la actitud y energía correctas, la mujer es quien va a encontrar las razones por las que algo es gracioso—tú solo debes preocuparte de tener la actitud divertida y todo lo que digas o hagas va a ser catalogado desde ese marco. No descuides, sin embargo, el marco al cual quieres llevarla: en cada segmento de la seducción, debes ser tú quien la guía. Tú eres quien la está conquistando: debes ser tú quien orquesta la interacción. Ejercicio: Ésta es una herramienta para usarse en el momento, y va a ser un tanto inútil memorizar estas “proyecciones,” en vista que en gran parte el efecto es derivado del hecho que estás describiendo algunas características que la mujer está mostrándote. Algo que sí te va a ser útil, sin embargo, es trabajar en el proceso de creación de proyecciones. Piensa en una situación, digamos en la calle, en un café, en una fiesta, etc., y en qué marco quieres crear, y las características asociadas con este marco; visualiza una mujer X, o mira alguna en televisión y mira qué características está mostrando, y luego procede de ahí con los siguientes pasos descritos en esta sección. Trabaja en la estructura, de manera que puedas recrear el proceso cada vez que quieras. La práctica es necesaria, sin embargo, para que puedas hacer esto con la soltura necesaria en una conversación, y concentrarte en el humor y energía. V.4.2. Carnaval (juegos de rol) Luego de que has usado la estructura anterior, describiendo parte de su comportamiento de una manera graciosa, el siguiente paso es crear un escenario imaginario donde las cualidades y el marco que quieres sentar entren en juego: vas a llevarla en un viaje imaginario a “la isla de la fantasía.” Pongamos el ejemplo que quieres establecer un marco donde ella pueda sentirse libre de actuar en sus deseos sin temor al qué dirán, y le has dicho que ella seguro es “caprichosa... toda una Paris Hilton.” Si ella se ha reído genuinamente con esto, es buen momento para que le preguntes si ella es caprichosa de cuando en cuando. 116

[Decir que ella es X “de cuando en cuando,” es un truismo, una verdad trivial, común para casi todas las personas, pero que resuena como cierta porque ella va a pensar en ocasiones específicas donde esto se cumplió—esto es la base de lo que luego veremos en Lectura en Frío]. El propósito de la pregunta es que ella ratifique que sí, que en efecto de cuando en cuando ella es [difícil de complacer, por ejemplo]. Cuando alguien ratifica que ha actuado de una manera en algún momento de su vida, el principio de consistencia nos favorece: ella va a asumir el rol que le estás asignando, y va a entrar en la fantasía que pintas. Es decir, al hacer que ella te cuente sus propias razones por las cuales ella posee ciertas características de “Paris Hilton,” un marco que estás estableciendo es que ella está tomando lo que dices como cierto—tú eres la autoridad. El principio de ratificación es una de las herramientas más poderosas en comunicación: nadie quiere negar algo que ya admitió como cierto. De aquí, luego de que ella ratifique que tiene las cualidades A, B, y C, que la hacen “de alguna manera caprichosa como Paris Hilton” tienes que usar tu agilidad mental y pintar un escenario donde ella va a ser “Paris Hilton” y tú vas a ser tú, y mentalmente van a escapar a un escenario donde puedan experimentar las cualidades de ese marco. Soy consciente que esto suena loquísimo, pero un ejemplo lo va a ilustrar más fácilmente (continuación del tema anterior, donde le preguntas a ella si actúa caprichosamente como Paris Hilton, de manera que ella ratifique esa cualidad): ELLA: Sí, a veces soy caprichosa cuando quiero algo y no quiero esperar, ja, ja… TÚ: [Sobreactuando, exageradamente] ¿Ves…? ¡Lo sabía! Seguro que cuando caminas por la calle le dices a la gente que no quieres que te tomen fotos, y la gente no tiene la menor idea de lo que estás hablando… ELLA: Ja, ja… TÚ: Ves, ése sería todo un problema para nosotros… Imagínate: estamos caminando por la calle en Los Ángeles, y los paparazzi empiezan a disparar fotos, y luego me dirías “Ay… estoy cansada. Que traigan el carro…” y tendría que dejar plantado a Spielberg y todo (están produciendo mi película). ¿Y todo por qué? Porque no fuiste

117

independiente… y no creo que la relación camine si no vas a ser independiente… ELLA: Ja, ja… ¡Sí lo soy! ¡Claro que lo soy! TÚ: Sí, claro… o sea que cuando estemos paseando en las Bahamas, ¿vas a dejar tu celular y les vas a decir a tus amigas que no nos estén molestando mientras paseamos por la playa…? ELLA: [Sonriendo] Claro… Mira lo que está pasando aquí. Luego de que bromeamos un poco, y le dije que era por ejemplo “caprichosa,” e hice que ella misma ratifique alguna ocasión en que actúa de manera caprichosa, paso a pintar un cuadro imaginario. En este caso bromeo con la idea que estamos en Los Ángeles y nos persiguen los paparazzi, y ella no muestra independencia, por lo tanto, “la relación no va a caminar.” Lo importante aquí no es tanto crear el “escenario ideal,” sino que luego de que hemos establecido una interacción amena, donde ella misma ha confirmado que tiene ciertas cualidades (que le dan de manera ficticia una especie de validez a la fantasía), paso a retar esa imagen de ella misma que le he dado. Si no cumple con una cualidad X, estoy de alguna manera diciéndole “pero por más divertido que sea todo esto, te lo voy a quitar a menos que me demuestres que puedes ser X [“independiente” en este ejemplo]. En vista que antes he hecho que ella ratifique que tiene ciertas cualidades, y ha estado aceptando y siguiendo mi guía, es más probable que ella misma busque sus razones para probarme que ella también tiene otras cualidades que sugiero. Poco a poco estoy haciendo que ella entre a mi marco, simplemente mediante el vehículo de una fantasía tonta. Nota que la fantasía es de por sí tonta, pero lo verdaderamente importante en este juego es el hecho que ella admite que tiene una cualidad X, o que puede actuar de tal o cual manera dadas las circunstancias propicias. Esto se da gracias al Principio de Consistencia. Ésta es una forma de calificar a una mujer: Mostrarle (por ejemplo, mediante un juego de rol) toda la diversión que puede tener si acepta el escenario que pintas, y luego retarla a probarte a ti que ella tiene las cualidades que estás buscando.

118

Tomando la herramienta de esta sección, hay que aclarar que algo útil es sobreactuar de manera humorística el escenario que estamos pintando, de manera que ella se sienta libre de jugar con la fantasía que pintas. No te preocupes, que cuando ella misma ratifique que posee ciertas cualidades, ella va a estar entrando en tu marco de manera real. Al mismo tiempo, por el mismo hecho que vas a estar calificándolas, es importante que sepas qué cualidades buscas en una mujer (Cuaderno I). Si no sabes qué estás buscando, el juego de Proyecciones no va a pasar de unos breves momentos de risa y juego—que, dicho sea de paso, mal no le hacen a nadie. Sin embargo, al introducir el elemento de retarlas a ratificar que ellas son capaces de permanecer en tu fantasía, en vista que poseen ciertas cualidades, este juego entra en el campo de truco jedi. Si el aspecto de relajarse y tener una interacción divertida y con buen humor es algo que le falta a tus interacciones, entonces usar este tipo de estructura (tanto las proyecciones simples, como los juegos de rol) te van a ayudar a poder tomar control del marco y dar el empuje necesario para llevar la interacción a otros planos cuando llegue el momento. V.4.3. Historias ejemplares Muchos maestros son de la idea de que es importante contar con la habilidad de narrar historias interesantes, de manera que podamos cautivar a nuestros interlocutores. Considero, sin embargo, un mal uso del tiempo el memorizar un conjunto de historias casi palabra por palabra, con el único propósito de contárselas a una mujer, como quien memoriza un par de chistes interesantes para contarlos cuando la ocasión lo requiera. Los argumentos de aquellos que prefieren memorizar sus historias como “rutinas” son principalmente que al confeccionar sus historias de antemano, uno puede añadir distintos elementos que nos hacen de alguna manera “quedar bien” ante la audiencia: sea por las personas interesantes que conocimos, o por los sitios a los que hemos ido, o los bienes materiales que poseemos—todo reflejo, sin embargo, de alguien que busca de alguna manera “impresionar” conscientemente a la mujer, como un vendedor un auto que anuncia las cualidades de un vehículo para hacer una venta. También está la idea que al practicar “actuar” una historia decenas de veces, uno 119

puede controlar su entonación y gestos (en vista que el chico va a memorizar un número limitado de historias, quiere sacarles el máximo provecho “expresivo”). Son varias las razones por las que personalmente prefiero evitar memorizar historias para contarlas allá afuera, y uso en lugar un método alternativo para resolver este componente. Todo parte de la idea que, quizás por falta de tiempo o porque prefiero invertir mi tiempo en aprender habilidades, en lugar de paporretear palabras, nunca tuve un “repertorio de historias” como las tuvieron mis amigos. Sin embargo, al estar en compañía de mujeres, por lo general siempre terminaba yo contando historias y anécdotas interesantes, todas reales y relevantes a la conversación, mientras mis compañeros rebuscaban un momento apropiado para contar sus anécdotas. Muchas veces también terminaban contando una anécdota que no venía al caso, e incluso no faltó una ocasión cuando una chica que lo había conocido antes lo pescó repitiendo la historia, y se lo dejó saber con un desganado “ya has contado eso antes…” Ni qué decir que el hombre no quedó muy bien parado, y sin embargo no lo culpo: cuando practicas bastante, es difícil mantener la cuenta de si a Elena le contaste tu historia de “tu sobrina de cinco años y los tigres de Bengala,” o si a Clarita le contaste la de “la vez que se te averió el motor del auto y terminaste peleando cuerpo a cuerpo con el espíritu del bosque”… De otro lado está un factor muy importante: si te concentras en “montar una actuación” con tus historias, por ejemplo, estás poniendo énfasis en ti mismo, en que la historia salga como la ensayaste, etc., y en gran parte vas a estar cerrando el trecho de comunicación verbal y no-verbal que la mujer te está enviando. A lo largo de toda interacción tu interlocutora siempre te va a estar dando claves con sus gestos verbales y no verbales de formas cómo adaptar tu comunicación, para poder tener un mejor efecto en ella. Al cerrar el flujo de información de ella hacia ti, y concentrarte en que las palabras memorizadas salgan, estás limitando tu comunicación. En lugar de “actuar historias” prefiero un modelo que me otorgue la flexibilidad de no estar circunscrito a un repertorio limitado. Existen principalmente dos componentes: • La habilidad de narrar una historia de manera expresiva.

120

La habilidad de acceder a nuestra memoria, de manera que podamos tener temas relevantes a la conversación y a la persona que tenemos en frente.

Una forma de desarrollar la habilidad de contar una historia de manera interesante es concentrarse en la forma de contarla, en lugar del contenido. Para esto uso algo que recomiendo que todos practiquen, especialmente aquellos que se inician en este camino, que es el Juego de la Narración, y que muchos probablemente recuerden de su infancia. Es más divertido jugar esto con dos o más personas. Alguien primero elige una palabra al azar, digamos “silla,” y empieza a contar una historia completamente improvisada de algo que tiene que ver con una silla (“El otro día fui a sentarme en la silla de mi sala y…”), y sigue la historia por ejemplo por unos dos minutos. Luego de ese tiempo el que estaba contando la historia dice otra palabra, como “pistola,” y la siguiente persona continúa la historia anterior, insertando el elemento de una pistola en algún lado. Nota que el propósito de este juego es: • Tener la flexibilidad de hablar de un tema X, por disparatado que pueda ser, sin pausas y sin detenerse a buscar cosas demasiado lógicas o interesantes, sino simplemente hablar. Practicar todos los aspectos más allá del contenido, como entonación y proyección de voz. Si la historia es graciosa, haz que suene graciosa, si es algo intrigante, haz que suene intrigante, etc. Busca la congruencia entre tu comunicación verbal y no-verbal. Practicar la habilidad de escuchar a los demás interlocutores, en especial a la persona que estaba narrando la historia antes que tú, de manera que puedas continuar la trama con cierta lógica. Es decir, no ignores todo lo anterior, sino elabora en base a eso.

Casi siempre al jugar este juego con amigos, terminamos pasándola demasiado bien (para un grupo de chicos que están fabricando una historia de la nada), llegando incluso a crear chistes o anécdotas que terminamos contando de ahí en adelante por su simple valor humorístico. Ésta es también una forma de hacer que la gente se “suelte”: Al escuchar la trama que alguien cuenta, y elaborar, están ambos de alguna manera creando algo juntos, compenetrándose, y 121

practicando habilidades que pueden ser muy útiles a la hora de tener que improvisar algo en un momento que requiera de agilidad mental. Por otro lado está la habilidad de acceder a tu memoria para recordar historias y anécdotas relevantes a la conversación (y provenientes de tu propia experiencia), de manera que nunca tengas que “inventar” una historia, o peor aún, usar la historia de alguien más. Nota que el contenido de una historia no es una llave mágica que va a cautivar a una audiencia o hacer que una mujer caiga rendida a tus pies. Si alguien tiene una historia que ha usado eficientemente para X, esto significa en gran parte que el chico ha estado exponiéndose al contacto con las mujeres y tratando cosas nuevas— eso es lo valioso, y lo que tienes que hacer tú. Las historias de alguien más no poseen un valor intrínseco que las haga mejores o peores que las anécdotas de tu propia vida. Más allá de eso, es un golpe muy duro al ego el usar historias prefabricadas por otra persona y hacerlas pasar como propias (el mensaje que le estás mandando a tu subconsciente es algo como “eres aburrido, y si eres tú mismo, nadie te va a querer”). En vista que lo que va a ocurrir allá afuera es que durante la conversación tú también vas a tener la oportunidad de compartir cosas de tu propia experiencia, necesitas estar en contacto con tu subconsciente, de manera que tu subconsciente te pueda proporcionar instantáneamente los temas y anécdotas que resuenan con la conversación. He encontrado en mi experiencia que es más eficiente acostumbrar a la mente a hacer una lluvia de ideas, de manera que desarrollemos la agilidad mental necesaria para sacar anécdotas e historias relevantes de nuestro pasado. Una forma de hacer esta lluvia de ideas es como si jugáramos el Juego de la Narración, pero solos, y de forma escrita. Es decir, toma una hoja de papel, y escribe en el centro una palabra o tema, como “canción,” o “mascota.” Luego vas a llenar la hoja por un tiempo determinado (digamos cinco o diez minutos) de memorias y/o anécdotas que puedas recordar relacionadas al tema en cuestión. Sólo necesitas una oración corta para recordarte del tema al que haces alusión. Por ejemplo al escribir la palabra “canción” yo podría poner cosas como “la vez que grabé “Los Pollitos Dicen” en una cinta en la radio-grabadora de mi abuela cuando tenía tres años,” o “cómo mi 122

profesora de música me decía que en clase yo sólo distraía a los demás y no cantaba,” o “la vez en el karaoke con mi amigo Fernando cuando empezamos a cantar una canción que no nos sabíamos, y la gente nos abucheó del escenario.” Nota que más allá que estos temas sean graciosos o no, son todas cosas ciertas que han ocurrido en mi vida. Tienes que acostumbrar a tu mente a hacer ese tipo de búsqueda, de manera rápida y eficiente. En parte ésta es la razón por la cual es conveniente hacer este ejercicio con un tiempo limitado: decir “voy a tomarme todo el día para ver cuantos temas puedo concebir” es demasiado, no hay tanto foco de atención, no está la presión del tiempo. Necesitas acostumbrar a tu mente a actuar en el momento. Es preferible hacer este ejercicio activamente y con toda tu atención por cinco minutos que hacerlo de manera distraída por media hora. Verás que hablar de un tema X con alguien va a hacer que automáticamente haya en tu mente una cascada de temas relevantes a X, a través de los cuales puedes compartir tus propias experiencias. Una vez que integres los elementos de tener temas propios relevantes a la conversación, con la idea de narrar algo de forma divertida, vas a tener todo lo necesario para acceder a una fuente inagotable de anécdotas, sin necesidad de recurrir a memorizar cosas palabra por palabra. Practicar la estructura es como aprender a pescar, versus tener cinco pescados y esperar que milagrosamente te duren por meses. Algunas cosas importantes acerca del tema de narrar historias: • No existe nada nuevo bajo el sol—el contar historias ha existido por miles de años. Hay en la historia y literatura grandes narradores de historias, que saben cómo mantener la atención de una audiencia, en distintos medios. Sólo para nombrar algunos, piensa en Homero, Cervantes, García Márquez, etc. Mira la película Reservoir Dogs para varios ejemplos de cómo los personajes narran hechos similares con su toque personal. Nombra a tus personajes: narrar una historia acerca de “mi amigo Álvaro” es mucho más personal que hablar simplemente acerca de “mi amigo.” Por alguna razón las mujeres creen muchas veces las historias cuyos personajes carecen de nombre propio son de alguna manera menos reales, o incluso falsas.

123

Una creencia importante es que “tu vida es interesante, y otros encuentran lo que dices fascinante.” Concéntrate en encontrar la magia y lo fantástico en las cosas más mundanas. Alguien pensaría que cosas como usar una computadora o manejar un auto son un tanto monótonas, pero si un hácker o un corredor de fórmula uno contara sus experiencias, las contaría con bastante pasión y descripciones muy ricas. Si tu mundo es de esta forma mágico e interesante (incluso dentro de lo que a otros podría parecer mundano a primera vista), otros van a querer formar parte de la magia de tu realidad. Evita como la plaga el contar cosas desagradables como enfermedades, etc. Los estados de ánimo son contagiosos, y de poco o nada sirve tener a tus interlocutores compartiendo memorias tristes o repulsivas. No van a sentir pena o empatía, simplemente van a asociarte con esos estados de ánimo, y preferir evitar tu compañía en el futuro. Vive la vida: simple, pero vale la pena mencionarlo. Pocas cosas te van a dar una fuente rica de anécdotas interesantes como el llevar una vida variada, donde experimentas cosas nuevas frecuentemente. Tu experiencia como persona va a ser mucho más rica, e inevitablemente vas a tener material para narrar anécdotas interesantes.

V.4.4. Juego: Vida de película Un tema divertido que permite acercarse a una mujer es el de “tu vida como una película.” De la forma como uso esto, termina a veces pareciendo un juego de visualización tipo “El Cubo,” pero incluso más interactivo y relevante a la mujer que tienes en frente. A las mujeres les gusta todo lo que pueda echar luz al drama y al torbellino de emociones que tienen dentro, y siempre vas a encontrar una audiencia embelezada al explicarle a una mujer algo sobre su propia vida, sobre quién es, etc. El tema es simple y admite infinidad de variaciones personales: Si su vida fuera a producirse en una película, ¿sería una película interesante como para ser un éxito de taquilla? ¿Qué específicamente es lo que la haría interesante para alguien que no la conoce a ella personalmente? ¿Sería una comedia, un drama, o ciencia ficción?

124

También están los personajes: Si el costo no fuera un obstáculo, y asumiendo que cualquier actor/actriz del pasado o presente puede estar en su película, ¿a quién contrataría para interpretarse a ella misma? ¿Por qué? ¿A quién contrataría para que te interprete a ti? Nota aquí algo interesante, no es tan importante quién la interpretaría a ella o quién te interpretaría a ti, sino por qué. En los juegos de visualizaciones las imágenes son símbolos que tienen cierta relevancia para la persona, que bien pueden no ser accesibles para ti. Por eso es más interesante preguntar por qué haría que X la interprete a ella, etc. Como podrás darte cuenta, si te dice que haría que alguien te interprete a ti porque ese alguien es “apuesto,” o porque “tiene un aire misterioso y sensual,” en verdad lo que te está diciendo es que ella percibe todas esas características en ti. De igual forma si contrataría a X para interpretarla a ella “porque tiene un aire salvaje e indomable,” te está diciendo esencialmente cómo se percibe a ella misma. Esto te va a indicar en qué aspecto de su personalidad concentrarte al seducirla (te está revelando sus “claves personales,” por decirlo de alguna manera). Deja siempre que sea ella quien te indique, a través de visualizaciones y juegos “inofensivos,” cómo es que ella quiere ser seducida. V.5. EL OTRO IDIOMA La comunicación consta aproximadamente en un 30% del contenido verbal, de las palabras que usamos para expresar nuestras ideas. El resto es la forma cómo expresamos la idea: el tono, carácter, inflexión de voz, postura, gestos... el lenguaje no-verbal. Si te pones a pensarlo, te vas a dar cuenta que la sub-comunicación no-verbal puede de por sí sola establecer el marco de referencia según el cual interpretar el contenido verbal de lo que dices. Piensa por ejemplo en la necesidad cotidiana de usar emoticonos o expresiones como “jaja” o “:D” para expresar nuestro estado de ánimo a través de medios impersonales como el chat o correo electrónico. De lo contrario muchos nos meteríamos en aprietos cuando alguien malinterprete lo que bien podría ser un comentario amistoso. La misma persona puede decir la misma frase y darle infinidad de interpretaciones distintas (como vimos en el Cuaderno III). En esta sección quiero ver algunas pautas que te pueden ser útiles en tu comunicación no-verbal, de manera que puedas tener mayor control

125

de ti mismo y establecer marcos poderosos en tus interacciones incluso antes de que digas una sola palabra. V.5.1. Relax La idea principal es mantener un lenguaje corporal relajado normalmente en tu vida. Seguro, si un asaltante se dirige hacia ti cuchillo en mano, tener algo de tensión activa puede ser eficiente, pero para propósitos de seducción va a ser beneficioso que mantengas corporalmente una actitud relajada. Busca un balance entre estar muy relajado (como “desparramado”) y estar demasiado tenso. Relajado. Un principio que conviene que apliques en tu vida es que es muy difícil estar tenso mentalmente si estás relajado físicamente. Experimento: Piensa en algo que normalmente genere en ti una actitud tensa, quizás una situación que te incomode o una persona que te desagrade; concéntrate de manera que sientas un poco de la sensación de tensión, etc. Nota tu actitud corporal; el nivel de tensión muscular, etc. Luego empieza a relajar tus músculos paulatinamente, empezando por tus músculos faciales, cuello, torso, etc., hasta llegar a los pies. Nota si te sientes mentalmente igual de tenso luego de haber relajado tus músculos conscientemente. Parte importante de mantenerse relajado es poder adquirir una posición anatómicamente correcta (ver: “derecho”) sin que ello ocasione tensión a lo largo del cuerpo. Por ejemplo, muchas veces notas a los galanazos o chicos alfa parados derechos, sacando pecho exageradamente, o echando la cabeza y hombros hacia atrás. Adivina qué: para mantener una posición semejante es necesario que los músculos estén sujetando todo ese aparato; en efecto, se está provocando más tensión. El resultado termina siendo alguien tenso, que intenta compensar su tensión enfatizando su lenguaje corporal con mayor tensión de la que había inicialmente Si tienes acceso en la ciudad donde vives a un profesor certificado en enseñar la Técnica Alexander, puedes aprender de esa manera una forma cómo estar alineado anatómicamente sin llevar tensión innecesaria. Una búsqueda Web te va a llevar a directorios regionales de profesores certificados de la técnica. En último caso,

126

algo de literatura acerca de la Técnica Alexander te va a permitir aplicar algunos de sus principios importantes. Utilizar un espejo de cuerpo entero puede ser tu mejor amigo. Fíjate en la forma como caminas, cómo se mueven tus brazos, tu balance, etc. Si notas algún movimiento forzado, etc., prueba relajando la parte del cuerpo que general la tensión, etc. Experimenta. V.5.2. El centro Si te fijas en un bar, fiesta, o lugar ocupado por mucha gente, siempre hay movimiento; alguien está siempre desplazándose de un lado a otro. Y a medida que la gente se desplaza, por lo general siempre terminan moviéndose o bien esquivando a otros (como obstáculos), o desplazando a otros del sitio en el que están para pasar por ahí. Nota que todos tienen dos pies, y están parados ocupando legítimamente un lugar en el espacio. Sin embargo, la gente posee un algo que los hace movibles o estáticos. Si has estudiado artes marciales o deportes de combate entonces debes conocer la idea de controlar tu centro de gravedad. Todo objeto posee un punto donde se concentra el balance, sin importar su orientación. Para los humanos, el centro de gravedad cambia dependiendo de la postura, actividad, etc., pero para propósitos prácticos puedes tomar tu centro de gravedad al estar parado como un punto dentro de ti unos centímetros más debajo de tu ombligo. OK, ¿ahora qué hacer con esta información? Experimenta al estar parado trabajar con tu centro de gravedad. Con los pies ligeramente separados (un poco más separados que tus hombros) y formando un ángulo, nota cómo se siente cuando flexionas levemente las rodillas, cómo es cuando te inclinas hacia adelante o hacia atrás. En general vas a estar más balanceado y “mejor parado” cuando bajes tu centro de gravedad un poco flexionando ligeramente las rodillas. Experimento: Mentalmente también podemos ejercer control sobre nuestro balance y centro de gravedad. Dile a un amigo que se pare de manera normal, y que simplemente “piense” hacia arriba o hacia los lados. Dale un ligero empujón o tirón. Luego dile que flexione ligeramente sus rodillas (casi imperceptiblemente) y que “piense” hacia abajo; que se visualice que tiene raíces centenarias que lo poderosamente a la tierra. Luego intenta empujarlo o tirar de él. 127

¿Notas alguna diferencia en su balance con tan sólo pensar de manera distinta? Experimenta con tu centro de gravedad. Usa el espejo y mira la conformación de tu cuerpo al estar en balance bajando un poco tu centro versus subirlo, etc. Cuando estás allá afuera, sea en una fiesta o bar, el tener tu centro balanceado te va a dar ese no se qué que te va a dar cierto tipo de fortaleza serena que hace la diferencia entre ser un obstáculo movible o estar bien parado. Con el tiempo vas a adquirir mayor control sobre tu centro, de manera que no tengas que flexionar tus rodillas o hacer cosas distintivas externamente, sino solamente pensar en tu centro. Para entrenarme inicialmente en esto, me posicionaba en un lugar transitado pero no inoportuno (por ejemplo en una pista de baile, y no en un corredor estrecho) y experimentaba con mi centro de gravedad. Cuando la gente evita tocarte o rozarte, o decir “permiso” y tratar de moverte, es un buen indicador que tu centro está balanceado. Éste es un concepto usado extensivamente en artes marciales o técnicas activas de meditación como el chi-gong o el taichi. Es algo que puedes experimentar si te interesa profundizar en el tema. V.5.3. ¿Hacia dónde? En una interacción por lo general siempre hay una persona más interesada en la interacción que la otra. Si te sientas en un café o restaurante, es muy fácil darse cuenta cuando una pareja se encuentra en una primera cita, o cuando uno está desesperado por ganar la aceptación del otro, etc. Es como que transmiten algo de manera no-verbal. Ejercicio: Observa en un lugar público algunas parejas sentadas uno frente al otro. Anota tu intuición acerca de si alguien está más interesado en la interacción que el otro. Luego, sin prestar atención al contenido de lo que puedan estar diciendo (en caso estés cerca como para oír) nota su postura. ¿Alguno está inclinado en dirección a la otra persona? ¿Qué crees que pasaría si se alteraran sus posturas, por ejemplo intercambiándolas? ¿Tendrías la misma intuición acerca de los niveles de interés entre ellos?

128

Cuando nos comunicamos a veces nuestro interés en la otra persona hace que lo proyectemos, por ejemplo inclinándonos o agachándonos hacia la otra persona más de lo necesario. Esto es natural, por ejemplo si te fijas en una pareja donde ambos están muy enamorados uno del otro; van a estar muchas veces inclinados o “dirigiéndose” corporalmente uno hacia el otro. Por propósitos prácticos podemos decir que el proyectarse no-verbalmente en cierta dirección equivale a enviar nuestra energía en dicha dirección. Y déjame decirte, las mujeres son expertas en sentir esta energía cuando la gente la proyecta en otros, o cuando la proyectan sobre ella. La idea para nuestros propósitos es tener presente hacia donde se dirige nuestra energía al interactuar con otros. En un nivel básico, cuando recién conoces a una mujer es preferible reservarnos un poco... no enviar tanto interés físicamente en su dirección. Puedes notar el interés desmedido en muchos hombres cuando se acercan por primera vez y se inclinan (como un pollito) a hablar con una mujer. La cosa es que si ella está serena, reservando su energía, y tú estás derrochándola por doquier, ella va a sentir el interés intenso a través de tu sub-comunicación, y el marco inicial no va a ser muy útil. Experimenta la diferencia entre hablar con alguien y estar inicialmente reservado, y luego a medida que la otra persona se interesa e invierte su energía (reflejado en su actitud corporal, mirándote, inclinándose quizás ligeramente hacia ti), tú haces lo mismo. En el Cuaderno VI vamos a ver que tal imitación de la actitud corporal genera una conexión a nivel subconsciente. Como principio general vas a estar muy bien si inicialmente le das cierto espacio físico a la mujer. Esto no es algo que se va a mantener a lo largo de la seducción, sino algo inicial, antes de que ella invierta su atención y energía en la interacción. A medida que la cosa escala, puedes ser tú quien invierte un poco más de energía, acercándose y acortando la distancia física entre los dos. Nota cómo responde ella, y prosigue en base a eso—es una danza que establece de manera no-verbal el marco según el cual el contenido verbal de la interacción va a ser catalogado a nivel subconsciente. Obviamente a medida que progresamos en la interacción queremos que la distancia se acorte hasta que ambos estén por lo menos compartiendo un espacio familiar-corto. Deja que sus respuestas no-verbales te guíen (si estás muy cerca y ella no está cómoda, con retirarte un poco físicamente le vas a dar el espacio que te está pidiendo). 129

Tu energía, como puedes ver, es algo dinámico, que otros perciben a nivel subconsciente. Un efecto que podemos encontrar comúnmente es cuando dos personas caminan en dirección opuesta en la acera, y al encontrarse, uno cede y el otro se mueve. Podemos conceptualizar lo asertivo del lenguaje corporal a través de cómo se proyecta la energía. Imagina que tus hombros siempre tocan dos rieles (en paralelo), de manera que determinan la dirección en la cual proyectas tu cuerpo, tu energía. Tus hombros y tu torso son el timón. Al caminar en dirección opuesta a alguien, por lo general uno siempre mueve sus hombros en un ligero ángulo hacia fuera, y esta persona termina cediendo el camino al otro, con los hombros fijos. No importa hacia dónde miran con los ojos, los hombros y el torso son el timón. Ejercicio: Anda a un sitio concurrido, como un bar o un centro comercial, y experimenta manteniendo el “timón” de tus hombros fijo y proyectando tu energía hacia adelante (ligeramente con tu lenguaje corporal, visualizando la dirección en que te diriges, etc.); luego mueve tus hombros ligeramente en un ángulo hacia un lado. ¿Notas una diferencia en cómo se desenvuelve el proceso de mantener tu rumbo versus ceder el camino a la otra persona? No afecta en nada si eres de baja estatura o si ocupas menos espacio físico que alguien que viene en sentido contrario, si mantienes el timón fijo y proyectas tu energía hacia delante, la otra persona siempre va a ceder y salir de tu camino. (Sé cortés, sin embargo, y cede el paso a mujeres y personas mayores). V.5.4. Allá afuera Algunas consideraciones adicionales que te pueden ser útiles al interactuar con mujeres, o en tu comunicación en general. Si lo discutido hasta aquí incluye algo a lo que no estás acostumbrado, experimenta la diferencia al incluir conscientemente nuevos recursos en tu comunicación no-verbal. • Hace una diferencia importante el mantener contacto visual. No sólo lo que comunicas se hace más entendible (como vimos en el Cuaderno II), sino también comunicas una actitud más firme y poderosa. Esto es importante, las mujeres toman por “débiles” o tontos a los hombres que no las pueden mirarlas a los ojos por más de un breve lapso. 130

Sonríe. Una mirada fija con una expresión fría puede ser tomada como una amenaza, mientras que una simple sonrisa puede transformar la mirada en algo amigable y/o seductivo. No es cuestión de sonreír todo el tiempo (pueden tener el efecto contrario, y aparentar como que te falta un tornillo). En cualquier caso, saludar con una sonrisa y mirar a una mujer a los ojos es un buen hábito. Busca la congruencia entre tu lenguaje corporal y tu comunicación lingüística. Si narras una historia interesante, que tu tono de voz, gestos, postura, etc., refleje toda esa intensidad. Practica con un espejo o fílmate a ti mismo de ser posible (mira el video sin sonido y fíjate si estás “transmitiendo el mensaje” con tu cuerpo). Vas a obtener congruencia cuando tu nivel físico de expresividad refleje de manera coherente el mensaje e ideas que comunicas lingüísticamente Es importante que tu lenguaje corporal sea deliberado. Eso no quiere decir “lento” o “fuerte,” sino voluntario y con propósito. Practica estar balanceado, y evita estar moviéndote de acá para allá al hablar con una mujer, o hacer gestos innecesarios con las manos, o moverte demasiado de forma automática. Si hay algún gesto que quieras usar para dar énfasis a lo que dices, perfecto, pero hazlo con propósito (porque tú decides hacerlo, y no porque es algo que “haces” o algo que “se te sale”). No dejes que tu comunicación no-verbal sea un accidente. Con la práctica consciente, tu piloto automático se va a volver eficiente según tu designio, y útil para tus propósitos.

No te preocupes por incluir todo lo sugerido en esta sección a la vez: rodarte al buscar incluirlo todo y que todo salga confundido no sirve tanto como incluir un cambio positivo cada dos semanas y que sea un cambio duradero.

131

CUADERNO VI: PROXIMIDAD
En este Cuaderno vamos a hablar sobre Proximidad emocional (con mayúscula, para diferenciarla de “cercanía física”). Ésta es una idea muy importante, no sólo para seducción, sino para cualquier tipo de comunicación persuasiva que quieras realizar, sean negocios, exposiciones, o presentaciones académicas o laborales. Proximidad es un concepto muy elusivo, que resulta malinterpretado frecuentemente, al ser confundido por cosas como “comodidad,” “confianza,” o hasta “afecto.” En principio podemos definir de alguna manera Proximidad como un proceso subconsciente de sincronización entre dos o más personas. Esto es más fácil de comprender a través de algunos ejemplos. Piensa que estás tomando un curso con varios compañeros. En el receso, todos pueden ir por algo de comer, sin importar qué tan bien se conocen o cuánto han conversado, etc. Y al pasar un rato con todos, notas que hay algunas personas que te agradan: lucen bien, hablan bien, te caen bien, etc. También hay otros que no te agradan tanto, pero con quienes estás lo suficientemente cómodo como para poder pasar media hora juntos en una cafetería—no tienen, de por sí, nada malo o repulsivo. Y hay otros que no te agradan tanto, y con quienes no apenas y estás cómodo, pero que sientes que aquello que dicen, lo comprendes; sientes que si fueses a decir algo, ellos te comprenderían. Eso es Proximidad. Imagínate que vas a ver a un profesor acerca de una mala calificación que obtuviste en su curso. El profesor, a quien no has tratado extensivamente (y con quien no estarías cómodo como para salir a tomar un café con él), te explica que si bien asististe a las sesiones e hiciste el trabajo, tu examen final estuvo muy por debajo del promedio, y vas a tener que reprobar. Su forma de comunicarse, detallada e impecablemente, no te dio opción a reclamar: así no concuerdes con que tu mala calificación sea algo bueno, estás en la misma onda que el profesor—ambos se entienden, y si llegara a ser el caso en que se agradaran mutuamente, quizás llegarían a ser buenos amigos. Se puede decir que ambos están en Proximidad. La razón por la que estudiamos Proximidad es que nos da cierta credibilidad y hace que la otra persona se compenetre emocionalmente con nosotros—que confíe en nosotros, más allá del hecho que no nos conoce lo suficiente como para que le agrademos aún o no. 132

Imagina si vas a comprar un auto, y el vendedor se lanza a darte razones por las que deberías compra X auto, te dice de qué manera el auto va a cumplir con tus necesidades, etc., recorriendo el manual de técnicas de venta contigo... y en efecto, sabes que él tiene la razón y que el auto te conviene... pero no confías en el vendedor como alguien que tiene tu mejor intención en mente. A diferencia, por ejemplo, de un vendedor que te invita a pasar a su oficina, donde tiene fotos de su familia. Le preguntas sobre las fotos, y te cuenta que su familia es su pasión, y que vender autos es algo que hace para poder costear su tiempo libre; te pregunta qué buscas, y en base a lo que dices, él te da algunas opciones que elegir. Algo en tu interior te hace saber que él es alguien que tiene buenas intenciones en mente, y en quien puedes confiar. Están en Proximidad. Va a ser muy difícil lograr que una mujer acepte tu seducción, que acepte los marcos que estableces, y que vea las cosas de la forma como sugieres, a menos que entre ambos haya Proximidad. No te preocupes de que instantáneamente ella esté atraída a ti, o que le fascines desde el primer instante. Establece Proximidad, y el nexo subconsciente que vas a crear va a pavimentar todo lo demás que hagas, de manera que resulte orgánico o “natural” que ella desarrolle una atracción incontrolable hacia ti cuando uses las herramientas de los siguientes Cuadernos. Recuerda que en todo momento estamos trabajando con procesos subconscientes, que escapan al control de la persona con quien nos estamos comunicando. En esta sección vamos a ver algunas formas de establecer Proximidad, que pueden ir desde lo mundano hasta lo aparentemente esotérico. La idea es que tengas todo un repertorio del cual elegir lo que mejor se aplica a la situación en que te encuentres. Y, como siempre, es mejor tener opciones y recursos que no tenerlos. VI.1. SIN DECIR UNA PALABRA La idea central para generar Proximidad se encuentra en hacer que el subconsciente reconozca elementos que le son familiares. Cuando se logra esta concordancia a nivel subconsciente, la persona no te toma como algo extraño o foráneo—piensa que de alguna manera tienes un sello de aprobación subconsciente, que hace que se pueda relajar y bajar la guardia. La concordancia necesaria para establecer Proximidad es algo que se puede lograr de manera verbal y no-verbal. Establecer y mantener Proximidad no-verbal es importante, 133

pero requiere básicamente experiencia y práctica en la vida real (no hay otra forma de aprenderla); este Cuaderno, por lo demás, va a concentrarse principalmente en formas de establecer Proximidad verbalmente. VI.1.1. Espejismos El proceso de sincronización es algo que se puede observar día a día en personas que están en Proximidad. Si te fijas en una pareja con varios años de matrimonio, por lo general ambos respiran al mismo ritmo al ver televisión, o al dormir: en ningún momento se pusieron de acuerdo en igualar sus procesos, lo que revela la naturaleza subconsciente de este fenómeno. Para establecer Proximidad de manera no-verbal, la forma más eficiente es usando el concepto de espejismo: imitar la comunicación subconsciente no-verbal de la otra persona, de manera que su subconsciente reconozca sus propios procesos, y se sincronice con nosotros. Esta idea también se conoce como marcar el paso. Procesos inconscientes que puedes imitar incluyen: • • • • • Ritmo de la respiración (ver: respirar al mismo ritmo) El ritmo con el que la otra persona habla Postura Gestos (por ejemplo, gestos con las manos, etc.) Lenguaje corporal en general (ángulo de inclinación de la cabeza, cruzar brazos o piernas, inclinación del torso, etc.)

Lo importante dentro de usar espejismos para establecer Proximidad es que no sea un proceso que se entromete en el campo consciente: la otra persona no necesita darse cuenta para nada del hecho que estás imitando su comunicación no-verbal. Es más, si eres tosco, la otra persona puede pensar que la estás “remedando” o que te estás burlando de ella (cosa que incidentalmente haría que pierdan Proximidad). Sé sutil. Acerca de imitar gesticulaciones, etc., nota que no es necesario hacer esto inmediatamente después que notes que la persona hace un gesto. Puedes esperar unos diez a treinta segundos, manteniendo el mismo efecto, mientras que te sitúas más del lado de lo disimulado. De igual manera, no es necesario que seas una imagen-reflejo 134

perfecto de la otra persona: por ejemplo, si la persona inclina su cabeza un poco hacia su derecha, puedes inclinar tu cabeza hacia tu izquierda—el subconscientemente va a percibir el gesto de todas formas. Igualmente podemos marcar el paso de forma cruzada. Es decir, para marcar el paso de la respiración de alguien, no necesariamente tenemos que hacerlo con un espejismo, respirando al mismo ritmo; podemos, por ejemplo, mover nuestro pie como un péndulo al mismo ritmo, o hacer un sonido discreto con nuestros dedos al mismo ritmo que respira (esto es especialmente útil si la persona respira a un ritmo inusual, por ejemplo en el caso de aquellos que fuman o padecen de asma). La idea es que su subconsciente recoja las señales, y que asocie un proceso propio con uno externo, de manera que se sincronice al estar al mismo ritmo, y obtengamos Proximidad. Básicamente hay una forma de saber si tenemos Proximidad noverbal con alguien luego de marcar el paso con espejismos o de manera cruzada, y es guiando. Cuando dos personas están en Proximidad y uno altera sus procesos de alguna manera, la otra persona hace lo mismo. Éste es un fenómeno muy común, que se puede observar por ejemplo cuando dos conductores manejan sus vehículos uno cerca del otro en la carretera: luego de estar manejando a la misma velocidad por varios minutos, cuando uno acelera, el otro conductor por lo general acelera también. Experimento: Al estar sentado cerca de alguien (por ejemplo, en clase, o mientras ven televisión), respira al mismo ritmo de la otra persona por un rato (un par de minutos quizás). Luego altera ligeramente tu respiración, haciendo el ritmo más lento o rápido. Nota si la otra persona te sigue, y altera su ritmo para respirar a la misma velocidad que tú. Nota que la persona no tiene que verte respirar al mismo ritmo. Por lo general, dos personas que se encuentran relativamente cerca uno del otro van a poder notar los cambios en la respiración uno del otro (por ejemplo, de manera auditiva). Confía en que el subconsciente es muy eficiente notando aquello que no es tan evidente—marca el paso o haz espejismos sutilmente, no te preocupes por que la persona “se dé cuenta.” Esto se aplica igualmente al campo visual: no es necesario que una persona esté en frente tuyo para que note tu lenguaje corporal, etc., el subconsciente es perfectamente

135

capaz de darse cuenta de todo esto simplemente en la periferia de su visión (basta con que te pueda notar con el rabo del ojo). Experimento: En una clase, conferencia, o mientras ves televisión con alguien (ver: alguna situación donde la persona no te está mirando a ti directamente, pero estés en su visión periférica), marca el paso de alguna manera: respirando al mismo ritmo, de manera cruzada, etc. Luego cambia de posición, o ráscate la nariz o la cabeza, o tose: nota si la persona te sigue. Nota que éste es un fenómeno muy común, por ejemplo en una sesión de clase aburrida cuando alguien bosteza, y otros empiezan a bostezar, hasta que con el tiempo todos están cansados bostezando, preguntándose a qué hora termina el período. En ambientes como cines, teatros, salas de concierto, etc., es muy fácil que la audiencia entre en Proximidad (¿quizás parte de lo que facilita la mentalidad colectiva de la audiencia en eventos públicos?) La Proximidad no-verbal es algo muy real. Experimenta marcando el paso, usando espejismos, etc., en tu comunicación con los demás. Nota qué funciona y qué no; dónde están los límites de lo disimulado, y dónde la otra persona empieza a mirarte como si estuvieras loquito. Todo esto es algo que tienes que experimentar para poder calibrar tu conducta en este sentido. Ten en cuenta el principio guía: si luego de marcar el paso por un lapso de tiempo guías alterando tu ritmo, postura, etc., y la otra persona te sigue, entonces están en Proximidad. Piensa en Proximidad no-verbal como un fenómeno dinámico: puede que estés marcando el paso, y que a medida que haces tu respiración más lenta (por ejemplo), la otra persona te sigue, reflejo que están en Proximidad. Puede llegar un punto, sin embargo, en que haces tu respiración tan lenta, que le va a resultar fisiológicamente incómodo a la otra persona seguirte, entonces va a suspirar o acelerar su respiración (rompiendo la Proximidad no-verbal). Deja que la experimentación en este sentido te guíe a descubrir dónde están los límites del juego de marcar el paso y guiar. VI.2. ABRE LOS OJOS En el campo de la Proximidad verbal, la clave radica en demostrar un entendimiento y comprensión acerca de los procesos y estados mentales por los que atraviesa la persona. 136

Esto es algo muy parecido a mostrar “empatía,” pero prefiero evitar esa palabra para evitar todas las asociaciones que vienen usualmente con ella. Esto es algo que pareciera sencillo y repleto de sentido común, y sin embargo es una de las trampas en la que caen la mayoría de hombres. Un ejemplo puede explicar claramente la importancia de lo que representa Proximidad en este sentido. Leyendo una revista me topé una vez con una entrevista a una modelo. Ella decía cosas como que los hombres tenían que abrir un poco los ojos y darse cuenta de lo que ocurre en frente de ellos. Para esto ella citaba el ejemplo de cuando sacaba a pasear a su perrito, y luego de que el can hiciera sus necesidades, ella se agachaba a recoger los restos en una bolsa plástica para deshacerse de ellos (esto es ley en los EE.UU.). Ocurría que muchas veces mientras estaba en este proceso, se acercaba algún galán para querer conquistarla, como si nada: no pasaba por su mente que la guapa no tenía “romance” en su mente mientras recogía excremento del piso, y el hombre seguía sin tomar este componente en consideración. De más decir, entre ambos no había Proximidad, y la modelo no veía la hora en que el Sr. Rico Suave la dejara tranquila. El caso es que muchos pueden pensar que con ser un Súper Alfa y empujar, empujar, la mujer va a ceder a nuestra seducción, pero tal cosa es inorgánica. Establecer Proximidad representa la diferencia entre seducir a una mujer receptiva, y querer sacar agua de una piedra. Esto se ve día a día. Piensa en este cuadro: está una chica sentada en la calle, con cara de preocupada, agarrándose la cabeza con una mano, mientras mira su celular (como si algo le preocupara). De pronto se acerca un vendedor y le empieza a anunciar las bondades de X producto... a lo que ella lo mira con cara de asco y le dice que no gracias. El vendedor, en este caso, ignoró totalmente la información no-verbal que la mujer estaba transmitiendo (las personas estamos siempre transmitiendo información no-verbal), ignoró la tensión que reflejaba la actitud de la mujer, y se lanzó a buscar conseguir una venta, y se fue de cara contra la pared al no establecer Proximidad. Es esencial que dejes tu agenda de lado y observes lo que la persona te está transmitiendo verbal y noverbalmente para poder establecer Proximidad con ella. Esto no implica que no tengas una intención, pero tu intención debe ser un rumbo según el cual te diriges, y no un mapa paso por

137

paso de cómo llegar ahí—el camino siempre debe estar basado en la comunicación que recibes a lo largo del proceso. VI.2.1. Escalera de sí Una técnica muy usada en ventas para establecer Proximidad con el cliente consiste en hacer una serie de preguntas a las cuales la respuesta muy probablemente va a ser “sí.” Esto es algo que hacen los vendedores por teléfono apenas uno contesta: ÉL: Buenos días, ¿contesta el señor X? TÚ: Sí... ÉL: ¿Con residencia en calle W? TÚ: Sí... ÉL: ¿Compró de nosotros un artefacto marca Z? TU: Sí... ÉL: Mucho gusto en saludarlo, quería comentarle acerca de... Nota cómo la escalera de sí marca el paso de manera que la persona va a identificar lo que dices (con eventos pasados que la otra persona reconoce). Por alguna razón la cifra de tres “sí” es un estándar en ventas. Al tener a la persona pensando y respondiendo afirmativamente, estamos de alguna dirigiendo su mente a pensar subconscientemente que aquello que decimos es y/o siempre va a ser cierto (estableciendo Proximidad). Esta dirección positiva no necesariamente es algo que se tiene que verbalizar con “sí” como en el ejemplo anterior; los famosos infomerciales usan este principio para que la gente simplemente piense de manera afirmativa: “¿Ha intentado dietas para perder peso sin éxito? ¿Detesta ir al gimnasio? ¿Quiere reconciliar su estilo de vida sedentario con unos abdominales fabulosos? Pues prepárese para comprar el último...” Ejercicio: Toma una libreta o algo donde anotar, sal a un sitio transitado por hombres y mujeres y luego de mirar discretamente a los transeúntes, escribe por lo menos tres cosas acerca de ellos que 138

sean muy probablemente ciertas. En este caso limítate a lo que ves, por ejemplo “usa terno su camisa no está planchada tiene la barba sin afeitar” Evita inferir cosas como “está pasando un buen día,” ya que esto no se puede corroborar sensorialmente (por ejemplo, no lo puedes ver con los ojos). Practica lo suficiente hasta que puedas realizar el ejercicio sin pausas o titubeos; esta habilidad es esencial para poder “leer” a las personas y establecer Proximidad. Ejercicio: Busca sitios en Internet, o toma algunas revistas para mujeres (Cosmopolitan, Vanidades, etc.), y escribe una lista con características, temas, y puntos de vista que de acuerdo a esas publicaciones le serían de interés a una mujer promedio. Por ejemplo, “relaciones,” o “miedo a las arrugas.” Esta lista va a tener propósitos prácticos al aprender “lectura en frío”; guárdala contigo—te va a ser útil más adelante. Ejercicio: Es importante que experimentes la diferencia entre hacerle a alguien una petición de la nada, y hacer una petición luego de marcar el paso con una escalera de sí. Marca el paso de manera que lo que dices esté relacionado a la persona con quien tratas (por ejemplo “¿Fuiste a clases hoy?” para alguien que está en la universidad, etc.). Puedes pedirle a alguien algo muy sencillo, como que te den dos minutos de su tiempo para un experimento, o que te alcancen algo, etc. Haz la petición a algunas personas sin marcar el paso; con otros marca el paso unas tres veces (quizás con una escalera de sí). Nota las diferencias: ¿Todos responden igual? ¿Notas alguna diferencia en la aceptación de tu petición cuando marcas el paso? VI.2.2. Doctor Obvio Existe cierto aura de misterio y “sabiduría” acerca de aquellos que nos dicen cosas que son siempre ciertas. ¿Has notado alguna vez cuando alguien está alegre y pasando un buen momento? Si esta persona es alguien a quien ves a menudo, es muy probable que otras personas del entorno también se hayan percatado de la diferencia en la comunicación de la persona que revela su estado mental alegre. Sin embargo, muy pocas personas por lo general verbalizan su apreciación del estado anímico de los demás; es por esto que cuando alguien nos dice “te noto muy alegre/pensativo hoy,” percibimos que la persona es

139

mucho más observadora que los demás—por el simple hecho que nos dijo algo que muchos otros pudieron haber notado también. Todos por lo general tenemos una percepción o intuición acerca del estado mental de los demás; la mayoría de personas no usa esto activamente en sus interacciones, sin embargo, y muchas veces evita mencionar el proverbial “tigre en el sofá” que todos ven pero que nadie menciona. Tomemos el ejemplo de una mujer que se encuentra cabizbaja o pensativa: Si te acercas y actúas como si nada, es cierto, puede que ella deje de lado lo que la tiene pensativa, pero es probable que te tome como entrometiéndote en su estado mental. Esto es diferente con acercarse y decir “bla, bla, noté que estabas un poco pensativa, pero de todas formas quería acercarme y decir...” Eso es todo lo que toma: marcar el paso establece Proximidad (ella no puede negar que estaba un poco pensativa), y una vez ahí es más fácil introducir nuevos temas o elementos en la conversación. Ella ya siente que estamos prestando atención, y que más allá de tener un plan o agenda para con ella, estás prestando atención y tomándola en cuenta. Éste es el mismo principio de marcar el paso y guiar que usamos al hablar de Proximidad no-verbal. En efecto, no estamos diciendo nada “mágico” o revelando nada que no esté disponible a la observación de otras personas. El marcar el paso y verbalizar lo aparente establece Proximidad, haciendo que la persona se sienta compenetrada a un nivel subconsciente. Considera estos elementos que son obvios en muchas situaciones: • • • • • Ella no te conoce. Ambos están en camino a algún lado, y no tienen mucho tiempo para conversar. Están en el mismo curso, pero no se conocen. Tienen amigos en común, pero no han conversado mucho. A veces es difícil conocer gente fuera del círculo social.

Nota la diferencia entre acercarte a hablar con una chica de tu curso (que sabe de tu existencia, pero con quien nunca has hablado) y preguntarle su opinión de algo, y pretender que no sabes quién es, y saludarla, decir cualquier cosa, y luego decirle que están en el mismo curso pero que no se conocen formalmente, etc. Al verbalizar lo obvio, de alguna manera ella piensa “OK, no nos conocíamos pero estamos en la misma clase y nos estamos conociendo ahora esto es orgánico.” 140

Es el mismo caso con decirle a una mujer con quien estás conversando en la calle algo como “estoy en camino a comprar algo al centro comercial, y aparentemente tú estás camino a algún lado también, pero si tienes unos minutos sería divertido tomar un café aquí cerca, etc.” Más allá de lo suave que sea este tipo de comentario, considera lo que ocurre en su mente: “sí, estoy en camino a una encomienda, y sí, tampoco tengo tanto tiempo... pero él tampoco tiene mucho tiempo, en vista que me cae bien, y que no se dispone de mucho tiempo... sí, puedo tomar un café con él en un sitio público.” En efecto, lo que estás haciendo es demostrando un conocimiento acerca de sus deberes y responsabilidades; marcando el paso estableces Proximidad, simplemente verbalizando lo obvio. Nota para este tipo de situaciones (en la calle, etc.) el contexto va a ser importante—este tipo de cosas no es algo que uno memorizaría, en vista que es un ejercicio de nombrar aquello que tenemos en frente. El elemento de Proximidad (o falta de) es lo que hace que a veces algunos seductores sean percibidos como “raros” o loquitos—después de todo, ¿no es un poco “raro,” por ejemplo conocer a alguien de vista y acercarte un día a preguntar una opinión acerca de “la novia celosa de tu amigo,” y luego contarle una historia sin pies ni cabeza? Ponte en el lugar de la mujer y considera lo que ella pensaría... Nota que al marcar el paso de esta manera, si bien no estamos haciendo referencia a cosas tangibles (como en el ejercicio de la sección anterior) usamos cosas que no se puedan negar. Si usas cosas que se entrometan mucho en cómo piensa la mujer, corres el riesgo de romper Proximidad. Por ejemplo, decir algo como “sé que te gusta ver películas antiguas,” o “probablemente no te agrado porque soy X”: no hay forma de saber ese tipo de cosas a ciencia cierta, por lo tanto son pésimas opciones para marcar el paso (en efecto, no estaríamos marcando el paso). De más decir que es muy irritante cuando alguien “cree” que nos conoce y se refiere a nuestras preferencias o formas de sentir, diciendo cosas demasiado específicas que no son verdad. (La lectura en frío se encarga de hacer que seamos generales pero que sonemos específicos—diferencia importante). Ten en cuenta también que establecer Proximidad no necesariamente significa usar un tema conversacional relacionado a la “situación” (ejemplo, “qué calor hace, ¿no?” o “el bar está repleto, ¿no te parece?”). Aquellos abridores situacionales, si bien pueden romper el hielo inicialmente, y si bien están marcando el paso acerca 141

del contexto general en que ambos se encuentran, no necesariamente marcan el paso sobre el mundo interno de la mujer (ni qué decir, no dejan mucho espacio para maniobrar y continuar con la conversación). Si bien es importante tener los ojos bien abiertos y notar lo que ocurre en el mundo que te rodea, la clave para establecer Proximidad de forma poderosa es que ella sienta que la comprendes en un nivel mental-espiritual. VI.3. MÁS ALLÁ DE LO EVIDENTE Cuando una mujer siente que comprendes su mundo interior, sus retos, creencias, desafíos, y aquello que el mundo espera de ella, la Proximidad que vas a establecer es muy profunda, del tipo que es conveniente usar a nivel de seducción. Ten en cuenta que no estamos vendiendo un producto, sino dirigiéndonos hacia una compenetración que nos permita más adelante trabajar directamente con las emociones de la mujer. Puedes pensar en esto como una “súper marcación de paso.” Antes de proceder quiero que tengas en cuenta el principio de marcar el paso y guiar. Así como los patanes súper alfa solamente guían, sin marcar el paso y establecer Proximidad, los pavos o aburridos solamente marcan el paso y establecen Proximidad—no guían a la mujer a un estado mental diferente, más placentero. La clave es demostrar el entendimiento de la mujer, para de ahí traerla a nuestra realidad y mostrarle todo lo que tenemos que ofrecer. El ejemplo clásico es tener a una mujer cabizbaja o triste: si sólo establecemos Proximidad demostrando entendimiento, eso de por sí no va a hacer que ella se sienta contenta o atraída hacia nosotros—el entendimiento es, sin embargo, un trampolín que nos va a ayudar a cambiar su estado mental más adelante. Marca el paso y guía. Formas de establecer Proximidad en este sentido incluyen demostrar entendimiento acerca de su mundo interno. Podemos para esto decir cosas como “entiendo que para una mujer hoy en día...” o “sé que es importante que...” o “puedo notar cómo...” Igualmente puedes contar una historia o anécdota con un personaje femenino con quien tu oyente se identifique; al marcar el paso del mundo interno de ella a través del “personaje ficticio,” vas a establecer Proximidad con tu oyente. Puede contar, por ejemplo, cómo “tu hermana te contó acerca de sus preocupaciones cuando conoce a un hombre, y...” o cómo “tu mejor amiga menciona frecuentemente que lo que más difícil le resulta como mujer en su línea de trabajo es que 142

los demás aprecien que...” La mujer con quien hables se va a asociar a tu historia, tomando el rol de tu protagonista, a través del principio de búsqueda transversal (en el Cuaderno IX veremos más formas de usar este principio). La sección de Lectura en Frío va a hacer que esto sea mucho más sencillo y sistemático. Recuerda que en todo momento la idea es que ella sienta que la comprendes no solo como mujer, sino como persona y como alguien diferente a otros. No te preocupes de sonar “profundo” o “misterioso”: muchas veces tal es el efecto de decir cosas mundanas y obvias a medida que estableces Proximidad. VI.4. LECTURA EN FRÍO Las personas anhelan sentirse comprendidas. El arte de la lectura en frío consiste en pintarle a alguien un lienzo con sus experiencias, frustraciones y pasiones, como si la conociéramos de toda la vida (pero sin saber en verdad absolutamente nada de ella). El verdadero arte radica en crear la ilusión de que estamos pintando magistralmente el mundo de la persona, cuando en verdad solamente estamos proveyendo un lienzo, presentado de manera que la persona pueda pintar un retrato de su propio mundo. Recuerda esto bien, la lectura en frío nos va a dar una entrada para conocer el mudo interno de la mujer que tenemos en frente: no representa una seducción completa. La Proximidad que vas a ganar de esta manera te va a dar la entrada que necesitas para seducirla a fondo más adelantes. Evita caer en la tentación de muchos que creen que una lectura en frío genera suficiente interés en una mujer para que ella caiga rendida a tus pies—aquellos que piensan esto, por lo general terminan convirtiéndose en una suerte de payasito que entretiene a la mujer por un rato, y punto. En las manos correctas, sin embargo, la habilidad de “leer” a las personas es una de las herramientas más poderosas en la seducción. Y siendo ésta una herramienta tan importante, quiero que conozcas los patrones que le pueden dar variedad y vida a una lectura en frío. Personalmente prefiero trabajar con un conjunto de elementos y mezclarlos según la ocasión lo requiera, en lugar de memorizar “rutinas de lectura en frío” (pequeños párrafos que describen el carácter de una persona y que uno de alguna manera recita de memoria). Aunque yo mismo me precio de tener buena memoria, prefiero hacer menos trabajo y tener mayor libertad para escoger lo 143

que mejor convenga en el momento, en lugar de preocuparme de recitar pequeños libretos que bien pueden ser apropiados o no. La clave es calibrar las respuestas de la persona, en especial las no verbales. Observa a la mujer mientras interactúas con ella. Haz un par de preguntas no tan interesantes, pero cuyas respuestas sabes que van a ser honestas: ¿Eres de aquí?, ¿Sabes quién toca esta canción?, etc. Con este tipo de preguntas inocentes observa su lenguaje corporal, fíjate en qué conformación toma su fisiología (postura, manos, ritmo de respiración, expresión facial, sus pupilas), cuando contesta “sí” o “no.” Cuando estés haciendo la lectura nota si su lenguaje corporal refleja un “sí” o un “no” mental. Este tipo de ratificación no-verbal debe ser lo principal que usas en el momento de decidir qué patrones usar en el momento. Trata de observar este tipo de afirmación o negación mental en tu día a día—vas a aprender más sobre lectura en frío y poder “leer a las personas” en base a este tipo de calibración que de cualquier libreto o técnica. Para algunos ejercicios de cómo desarrollar este tipo de calibración, fíjate en el Apéndice 3. Tus herramientas principales para todo proceso de seducción, así como para cualquier tipo de comunicación o persuasión, no son tu memoria ni tus tácticas: son tus ojos. Como consideración previa, ten presente siempre la importancia de crear un vínculo explícito entre tu lectura y algo que observas en la persona. De tal manera, puedes usar la manera como sonríe, la forma como está sentada, o la bebida que está tomando (que poco o nada pueden tener en relación a su personalidad) para explicar de ahí que “en vista que ella está sentada de __ manera, eso indica que ella es el tipo de persona que __.” Le estás enseñando algo nuevo, no te preocupes de que tenga sentido lógico. Deja que ella busque sus propias razones para encontrar tu “exactitud.” Por otro lado, puedes hacer algo un poco más estándar al usar algún sistema conocido para “derivar de ahí tu información.” Puedes por ejemplo ver la palma de su mano (quiromancia), o ver las cartas del tarot, o leer las runas, o hasta analizar su caligrafía. Si bien cada sistema tiene ya un cuerpo de información del cual puedes aprender a usarlo, esta sección se va a concentrar en lectura en frío, de manera que vas a sonar específico, pero vas a ser lo suficientemente general para poder leer la personalidad de básicamente cualquier persona.

144

Por ejemplo, en caso decidieras usar la quiromancia como sistema de lectura, puedes simplemente tomar la mano de la mujer y trazar sus líneas mientras haces la lectura. Ella no va a sospechar que no eres gitano o que no has leído diez enciclopedias de quiromancia siempre y cuando ella se identifique con lo que dices, y muestres suficiente autoridad y convicción en lo que dices. En lo que a mí concierne, podrías usar una bola de cristal mientras haces una lectura en frío. He aquí algunos patrones (componentes estándar usados por la mayoría de “psíquicos” hoy en día) que conviene practicar y tener a la mano. Practica cada patrón por separado hasta que salga fluidamente como parte de una lectura. VI.4.1. Descubriéndola Primero veamos algunas formas de “leer” el carácter de la persona: 1) Polos Opuestos: Consiste en decir que alguien es de una manera, y de la forma opuesta al mismo tiempo. Empieza describiendo aquello que resulta aparente de la chica a simple vista, y luego describe “un lado de ella que muchas personas usualmente no perciben,” que es de alguna manera lo opuesto de lo aparente. Ejemplo: A una chica agradable, a la vista sociable y conversadora, que se ríe con todo el mundo: “Sabes, cualquiera que te conociera pensaría que eres social y fácil de conocer… pero hay algo en la forma como sonríes, no sé, algo lejano en tu mirada, que me dice que a veces te resulta difícil conectar con las personas… que por ratos quisieras que la gente pudiera comprenderte en el fondo más allá de lo que resulta aparente, y conocerte como eres en verdad.” Ejemplo: A una chica aparentemente seria y reservada: “Uno pensaría al verte que eres una persona seria… quizás hasta no muy social… pero por la forma como mueves tus ojos cuando uno habla contigo [o por los gestos que hace/ o por la línea X de su mano, etc.], percibo que cuando estás con gente que conoces, puedes relajarte, puedes dejar todas las convenciones que exigen muchas veces las reuniones sociales, y ser quizás la persona más interesante de la reunión…”

145

Nota que aunque los párrafos anteriores parezcan complejos libretos, parten de la simple idea de primero describir lo que veo, y luego describir una dimensión opuesta que complementa el carácter de la chica. 2) Cumplidos: La forma correcta de dar cumplidos durante la lectura implica evitar hacer comentarios acerca de cualidades de la persona, y más bien ponerlos en el contexto en que la chica se desenvuelve: decir que ella es de alguna manera un poco más X, o un poco mejor Z que aquellos en su entorno. El dejar este campo abierto, es decir, el ratificar que ella tiene una cualidad al igual que otros en su entorno, pero de alguna manera en mayor cantidad, satisface la tendencia natural de las personas de sentirse parte del grupo, así como el narcisismo de pensar que somos mejores que otras personas. Ejemplo: “Percibo que eres una buena persona, y te rodeas de gente que te aprecia y con los cuales te entiendes… sin embargo, X me indica que eres de alguna manera más trabajadora que otras personas en tu entorno… y a veces te gustaría que todos fueran tan meticulosos y trabajadores como tú…” En lugar de decirle “eres una chica trabajadora,” que suena a un cumplido deshonesto (ya que no está basado en nada), al ponerlo en contexto, lo hice más creíble. Por lo demás, ten esto en cuenta a la hora de darle un cumplido a alguien… tú sabes lo que alguien dijo alguna vez, “en este mundo, la sinceridad es lo más importante… y una vez que logras fingir eso, la tienes hecha.” Cualidades apropiadas para este tipo de cumplidos incluyen que ella es: • • • • • • • honesta trabajadora consciente (de los demás, o del mundo que la rodea) justa, amable, y cortés para con los demás independiente buena amiga sensible, etc.

Una bala de plata aquí, para mujeres maduras: el cumplido que “ella obtuvo su experiencia y sabiduría basada en hechos reales de su vida, y con mucho esfuerzo de su parte, en lugar de aprenderla en libros o a través de terceros.” 146

3) Galletitas: Recompensa emocional adelantada por el hecho de creer en la lectura, como decirle que ella es una persona de mente abierta y dispuesta a aprender nuevas cosas (ver: como ser de mente abierta ante algo como la lectura de la palma de sus manos, etc.). Establece el marco de manera que ella pueda creer en nuestra lectura en frío. Ejemplo: “…noto en base a X que eres una mujer de mente abierta, y eso es muy bueno, ya que por lo general las líneas de las manos no hablan tanto del carácter de una persona, por lo cual siento que lo siguiente te va a interesar particularmente…” Ejemplo: “…dado que veo X en tus manos, me parece que no tienes mucha fe en lo que las líneas pueden decirte… es como si fueras una princesa resguardada en una fortaleza, libre de todo daño… sin embargo, recuerda que el estar resguardada de esa manera también evita que puedan ingresar a tu vida nuevas cosas, nuevos conocimientos y personas que pueden cambiar tu vida para mejor… quién sabe, y quizás descubras que la princesa puede salir a jugar y traer del pueblo nuevos juguetes y tesoros para tener en el castillo, donde está a veces muy sola…” En este segundo ejemplo estoy de manera metafórica estableciendo la ambigüedad que aprender cosas nuevas y bajar la guardia puede traer riqueza emocional a su mundo—estoy pintando, sin ser específico, lo bueno que puede resultar bajar la guardia y dejarse lleva por aquello que le ofrezco en este contexto. Al darle una imagen positiva de ella misma, (en este caso de alguien de “mente abierta” y “dispuesta a aprender cosas nuevas”) no solamente la condicionamos a que acepte la lectura como cierta, sino la preparamos para que más adelante no resista nuestra seducción o la perciba como algo foráneo: ella YA aceptó, después de todo, que es una persona de mente abierta, y por el principio de consistencia, va a ser difícil que quiera dejar esa identidad y actuar como una chica de mente cerrada. Tomen nota de este principio importante aquellos interesados en chicas propensas a sucumbir ante presión social, o para inocular a la chica antes que diga cosas como “no eres mi tipo.”

147

4) Ritos de cambio: Aquí se incluyen los ritos de cambio por los que atraviesan las personas. Las personas en algún momento dejan sus ilusiones de infancia o sueños de adolescencia para involucrarse en el “mundo real,” o aprenden a no confiar sus sentimientos fácilmente en desconocidos, luego de alguna desilusión en el pasado, etc. Piensa en todos los eventos de “transición” por los que las personas pasan—especialmente en el ambiente donde te desenvuelves y se desenvuelve la mujer con quien te encuentras. La clave, nuevamente, es basar la lectura en algo que percibimos de ella, o en algo que nuestro sistema de lectura nos indica (ejemplo, una línea de su mano), de manera que ella no busque la similitud con otras personas, sino que piense en su propia experiencia. Ejemplo. Puedes ser algo creativo aquí y combinar, por ejemplo, este elemento con los Polos Opuestos: “Percibo en base a X que en un momento decidiste independizarte y ser más responsable y consciente de tus propias decisiones… sin embargo, por momentos eres vulnerable, y te gustaría ser de nuevo una pequeña a quien todos cuidan, y que puede simplemente ser feliz y no preocuparse por las complicaciones del mundo…” 5) Otras posibilidades: Las personas muestran por lo general fascinación por las opciones que no tomaron en su pasado, romantizándolas y viendo en ellas parte del exotismo y/o glamour que sienten que les falta en su vida. Ejemplo: “Veo que en un momento de tu vida decidiste ser una profesional y llevar un estilo de vida que implicaba un cierto orden y cierto tipo de conducta… sin embargo [las cartas del tarot] me indican que por momentos miras hacia atrás con nostalgia a otro camino que pudiste haber tomado, pero que dejaste de lado, quizás algún talento o arte que cultivabas y que por un momento significó mucho para ti…” Los ejemplos en este caso pueden encontrarse en el estilo de vida de la persona: una joven que trabaja puede tomar como algo glamoroso la vida universitaria, así como una ejecutiva puede ver como exótica y romántica la vida de los bohemios o artistas. Algo de información acerca del estilo de vida que la mujer llevó en un pasado puede dar alguna información en estos casos. Como siempre, recuerda observar las reacciones de la mujer, de manera que puedas acomodar tu lectura a la información no verbal que ella te proporciona.

148

VI.4.2. Generalidades Conviene que sepas algunas cosas comunes para la mayoría de mujeres. Recuerda basar tu lectura en algo de la persona o del sistema que estás usando, de manera que tengas credibilidad: “las cartas dicen __, por lo tanto tú eres __ y __”; o “por la forma como te ríes diría que eres el tipo de persona que __.” A la mayoría de personas les gusta pensar que son: • • • • • • • Trabajadores y responsables. Amistosos y simpáticos. Leales y considerados. Compañía divertida. Capaces de adaptarse según la situación lo requiera. Independientes. Buenos comunicadores.

La mayoría de mujeres consideran que ellas: • • • • • • Son sensibles a los sentimientos de los demás. Ponen las necesidades de otros (familia, amigos) antes que las suyas. Derivan satisfacción de ayudar a otros. Aceptan muchas veces demasiada responsabilidad. No siempre son apreciadas. Tienen una buena intuición y son perceptivas para con las personas.

A la mayoría NO le gusta: • • • Sentirse controlada o manipulada por otros. Hacer cosas que no tienen sentido para ellas. Realizar cambios que les brinden un beneficio práctico.

Generalidades prácticas para una mujer joven (ella siente que…): • • • Sus padres la consideran una niña aún y son a veces demasiado sobre-protectores. Tiene una hermana o una amiga cercana que es casi una hermana para ella. A veces atrae al tipo de hombre equivocado.

149

• •

No le agradan los celos o los hombres que carecen de autoconfianza. La mayoría de hombres no son capaces de guiarla emocionalmente, y dejan que sea ella quien tome muchas decisiones (tanto en términos de la relación, como en aspectos prácticos como actividades que realizan juntos, como qué película ver o a dónde ir a comer). Ella preferiría no cargar con tales responsabilidades y que el hombre sea quien guía.

No considero necesario memorizar TODAS esas generalidades, pero conocerlas y tener algunas bajo la manga pueden venir al caso para una lectura entretenida. Más importante aún, fíjate el tipo de postulados que proporcionan estas generalidades: todos hablan de personas que se consideran fundamentalmente buenas, y que buscan el balance y la felicidad en su vida y en sus relaciones con los demás. Ten en cuenta las generalidades que tomaste de las revistas para mujer en el ejercicio de la sección anterior. Tales revistas son una fuente inagotable de lo que resulta cierto a nivel general en el lugar y cultura en que te encuentras—ten los ojos abiertos a lo que puedas aprender de cómo piensan las mujeres a través de dicho material. Sazona la lectura de manera que sea misteriosa y romántica, demostrando siempre confianza y autoridad en el tema, en vista que una serie de detalles, de por sí solos, no son tan interesantes. Recuerda, el propósito es que ella se sienta comprendida… no que le pruebes que eres un adivino ni un mago. Si haces que ella se sienta comprendida en un nivel fundamental y además logras fascinarla y darle una sensación de curiosidad y un toque exótico, puntos extra para ti. El “leer” el carácter de la mujer va a ser lo más importante a la hora de establecer Proximidad con ella. Sin embargo, para ganar credibilidad, o para usar cuando el momento lo requiera, podemos también describir algunas otras experiencias o hechos de su vida— hechos que, por específicos que parezcan, siguen siendo parte de la lectura en frío. Puedes tener las siguientes herramientas bajo la manga, por ejemplo, para usar con las amigas de la chica a la que quieres seducir (que generalmente va a contarle a otros de tus “habilidades mágicas” en algún momento), o por el simple hecho de que no se te acaben las fuentes de lectura en frío. Esto último es importante en caso alguien presencie tus habilidades en más de una ocasión, de manera que no te pesquen repitiendo frases o patrones.

150

VI.4.3. Específicamente He aquí algunos patrones para identificar hechos “específicos” de su vida mediante la lectura en frío: 6) Adivinanzas: Este patrón es bastante común en los programas de “psíquicos” en televisión. Consiste básicamente en eso, adivinar algún hecho de la vida de la persona. Están las cosas de alguna manera estadísticamente posibles, como el que en su casa (o en la casa de un amigo o persona cercana a ella) haya un número “2,” o que por su puerta haya pasado “un automóvil azul” (suyo, de alguien cercano a ella, o de algo que implica un hecho relevante en su vida). También están simplemente adivinanzas, como que conozca a alguien cuyo nombre empiece con la letra “A”… puede ser hombre o mujer… etc., etc. Nota sus respuestas, ella por lo general te va a decir algo como “¡Alonso!”… de ahí extrae algunos datos que te puedan ayudar a ver una relación entre ella y la persona, que es aparentemente lo suficientemente memorable como para salir a flote en su mente dada la oportunidad. La clave aquí es observar sus respuestas y usar la información extra que la persona te da: puede que simplemente con sugerir la letra “A” para un nombre, ella te termine contando de su mejor amiga de niñez, a quien no ve hace quince años… tú no dijiste casi nada, pero ella va a pensar que eres un psíquico que leyó sus memorias más profundas. 7) Hechos comunes: Similar a las anteriormente. Por ejemplo, muchas mujeres: • • • Generalidades vistas

Compraron alguna vez un artículo de ropa que nunca usaron. Llevan consigo o conservan cerca de ellas fotografías de parientes o seres queridos (aunque incluso no parezca que ellas son del tipo de cargar fotos). Tienen un arete cuyo par se perdió.

8) Memorias infantiles: De manera análoga a las Otras Posibilidades y a los Ritos de Cambio, aquí podemos incluir aspectos que muchas personas tenemos en común. En este caso están pasatiempos o actividades que practicamos de chicos pero que abandonamos de adultos. Ejemplos comunes incluyen deportes, actividades artísticas o creativas, etc. 151

9) Némesis: Las personas tienen por lo general alguna riña, pleito (pasado o presente), tensión, o simplemente desagrado para con alguien. Muchas veces identifican a la persona con quien tienen esta fricción como alguien que es totalmente lo opuesto a ellos. Luego de que has realizado otros componentes de la lectura, puedes sugerir que existe cierta tensión, han estado o están de pleito con alguien en su vida… y luego describe las cualidades opuestas de lo que ellas han mostrado hasta ese momento. Por ejemplo, si se dijo que ella pone los intereses de los demás por delante de los suyos, es lo más probable que una de las características que causan fricción con esta otra persona es el hecho que él/ella por momentos no considera los sentimientos y necesidades de los demás, etc. 10) Calibración pura: Recuerda lo antes mencionado de calibrar las respuestas de “sí” y “no” de una persona. Por ejemplo, preguntando si ella vive sola o con su familia, si tiene una mascota, etc. Cuando te vuelvas bueno en observar la fisiología de la persona, puedes simplemente utilizar la técnica de construir ramas a una historia, dejando que la persona sea quien te guía totalmente. Simplemente empiezas con una intuición: “Puedo ver que hay alguien importante en tu vida, en quien has estado pensando últimamente… es un hombre...” Aquí observas la respuesta no verbal de la persona, es decir, si está afirmando o negando; si afirma (con su fisiología), prosigues, y si niega, simplemente rectificas: “…¡no!… es una mujer… y esta mujer es alguien que conoces… es alguien de tu familia…” de igual manera aquí observa si su respuesta indica que estás en lo cierto o no. Digamos que te da el “sí” con su fisiología: “…sí, alguien de tu familia… y últimamente has estado pensando en esta persona por algo que ocurrió...” Etc. Esta técnica se basa en jugar de manera no verbal a “frío, tibio, caliente” con la persona a quien estás leyendo. Simplemente sigues sacando ramas a la historia, de manera que pronto vas a entrar en detalles de un caso X de la vida de la persona… que tiene relevancia para ella, claro, pero del cual no sabes absolutamente nada concreto: has estado tanteando hasta poder descubrir toda una serie de cosas de “alguien” en quien la persona ha estado ocupando su mente. Nuevamente, para ser eficiente en esta técnica es necesario desarrollar tu capacidad de calibración. Practica los ejercicios de Apéndice 3 con amigos, como quien juega para matar el rato, hasta que desarrolles esta habilidad. 152

VI.4.4. Además Por último, algunos puntos importantes sobre el uso de lectura en frío para establecer Proximidad, y como herramienta de seducción: • Lo más importante es establecer el marco de referencia de lo que vas a hacer, de manera que no te perciba como un payasín o como una fuente momentánea de entretenimiento. Puedes establecer el marco de referencia de la lectura como el hecho que ésta es una forma como conoces a las personas, y que sólo quieres ver algunas cosas de ella para ver si es el tipo de persona que te gustaría conocer más. De tal manera, esto se convierte en una forma como la calificas a ella, para ver si te gustaría conocerla mejor, y NO ella quien va a ver si eres lo suficientemente clarividente/divertido. Esto es crucial. Mantén el control del marco. Evita responder preguntas específicas del tipo “¿Qué va a pasar con __ en mi futuro?” Puedes establecer de antemano que no vas a ver su futuro “porque las personas cambiamos nuestro futuro día a día en base a las opciones que tomamos,” y prefieres dejarle libertad en ese sentido, etc. Evita cuantificar de cualquier modo la lectura (incluyendo cifras, etc.) o de hablar en términos absolutos (“tú eres __” o “a ti te gusta __ y __”). Para esto usa términos ambiguos como “generalmente,” “a veces,” “por momentos,” etc. A la persona no le interesa tanto el hecho de que determines en qué momento siente o actúa de una manera o de otra: simplemente con identificar elementos de su mundo interno, ella va a sentir que en verdad estás hablando de sus experiencias específicas. Mantén el tono de la lectura divertido y positivo. No vayas por tangentes de tragedias pasadas o de cosas que le brindan insatisfacción. Establece el marco que esto es un juego que a la vez le puede revelar aspectos de su propia personalidad. El conocimiento de estos patrones puede ser incorporado en pequeños juegos o “rutinas.” Están por ejemplo el famoso “Cubo” (donde ella describe un cubo y la otra persona interpreta su descripción para revelar aspectos de su personalidad) o “Los 153

anillos y los dioses griegos” (donde la elección de los dedos donde se coloca anillos es asociada con dioses griegos como Júpiter o Neptuno, que revelan igualmente aspectos de su personalidad. Espero que con todo lo anterior entiendas que el conocer las herramientas de la lectura en frío te da la libertad de crear tus propias rutinas psíquicas y/o “tests de personalidad,” de manera que nunca te diga una chica que “ya se sabe la del cubo” o cosas por el estilo. • Personalmente, usando estas mismas herramientas, no me doy siquiera el trabajo de crear rutinas preestablecidas, sino las creo en el momento, usando elementos del ambiente que pueden ser divertidos—como que ella elija su favorita entre tres pinturas o esculturas, etc. Las aplicaciones de las herramientas de lectura en frío no tienen fin en este sentido. No te limites a rutinas preestablecidas por alguien más. Muchas veces te van a preguntar cómo o dónde aprendiste esta habilidad. Puedes decirle alguna historia condimentada con ficción de que un amigo gitano te lo mostró en la infancia… o mejor aún, le puedes decir que un sujeto que se hacía llamar El Maestro te mostró en una ocasión toda la sabiduría necesaria del universo: cuando ella te pregunte qué más te enseñó, estás por buen camino...

VI.5. NUESTRO SECRETO Existe un gran poder detrás de la idea de establecer Proximidad a través de una lectura en frío. El “revelarle” a alguien componentes de su propio mundo interno genera cierto tipo de conexión diferente a simplemente hablar por breves minutos con alguien acerca del clima, o cosas por el estilo. No ha de sorprenderte, entonces, el por qué los psíquicos o astrólogos de la televisión son de alguna manera tan respetados y queridos por las masas. Para el propósito de seducción, considero que el poder de la lectura en frío viene de la posición de ser percibido como alguien que conoce los pormenores del mundo interno de la mujer. Es decir, en cierto sentido ella “sabe que tu sabes” lo que ella piensa y experimenta como mujer. Al crear este tipo de vínculo, ella te va a separar del común de las personas allá afuera, y puede incluso percibirte como un maestro en lo que se refiere al campo de las emociones y formas de sentirse (en los siguientes Cuadernos vamos a 154

ver formas de usar esta posición de forma eficiente). Usa este poder con responsabilidad. De la misma forma como en el Cuaderno anterior vimos formas de proyectarnos a futuro y crear pequeñas y divertidas fantasías con juegos de rol, con una lectura en frío podemos de igual manera crear esa sensación de complicidad: ella y tú saben algo que probablemente nadie más sabe, y esto los separa en su propia burbuja de Proximidad. Algunos llaman a esto una conspiración de Nuestro Mundo (como en el hecho que tú y ella comparten algo separado de todos los demás; son tú y ella versus el resto). Nuevamente ten presente la diferencia importante: la burbuja de Proximidad que tal conexión representa no necesariamente equivale a que ella sienta atracción hacia ti; el tener Proximidad de esa manera, sin embargo, es una posición estratégica para lograr que ella experimente procesos de atracción, lujuria, y deseo hacia ti. Cuando te encuentras en esta posición con una mujer, la idea de Destruir Buitres se vuelve muy simple. Entiéndase por buitre el hombre que intenta entrometerse durante el proceso de seducción, sea un amigo de ella o un desconocido que se involucra de forma entrometida en la conversación, como para serrucharte el piso. La idea radica en establecer una distinción en su mente, y denominar las categorías de hombres atractivos, con quien ella puede sentir una conexión emocional, a diferencia de otros hombres aburridos, que no la entienden, etc. Al ser tú quien denomina estas distinciones, pasas a ser asociado con la categoría de los atractivos, dejando a casi todos los demás en la otra categoría. Ejemplo: Estamos hablando, quizás hacia el final de una lectura en frío. TÚ: Veo que tú eres el tipo de mujer que prefiere tener relaciones sólidas, a base de comunicación y emociones intensas... ELLA: Definitivamente... TÚ: Y es interesante... ¿has notado como a veces es posible comunicarse con un hombre, sentir que él te comprende y que te conoce... y de otro lado están esos tipos que sólo buscan acercarse como queriendo hacerse los galanes, pero en el fondo lo único que muestran es que son unos pavos?

155

ELLA: Ja, ja... frecuentemente.

desafortunadamente,

eso

es

algo

que

veo

[Siguen conversando] BUITRE: Oye, linda, que bonitos ojos tienes... [Aquí la miro sonriendo y señalándolo con mi cabeza, como diciendo “éste es uno de esos galanazos.”] ELLA: [A él] importante... Disculpa, estamos teniendo una conversación

No tuve que hacer mucho por lo demás. Es decir, antes de que el buitre se acerque a querer serrucharme, en cuyo caso hubiera tenido que empezar a “competir” de alguna manera por la atención de la mujer, simplemente lo destruí de antemano. Es decir, inoculé a la mujer estableciendo una categoría donde “todo hombre que se comporte de manera X es un idiota.” En cuestión de tiempo, cuando el sujeto se acercó comportándose de manera X, ella misma lo colocó en la categoría correspondiente. Al dejar que fuese idea de la mujer, con tan sólo sugerirlo con una sonrisa cómplice, afiancé nuestra conexión, mientras que el buitre no tuvo idea por qué le fue tan mal. Para que la inoculación funcione, simplemente tienes que darte cuenta el tipo de conducta en la cual incurre la mayoría de hombres (y podemos asumir que la “mayoría” de hombres no actúa de manera atractiva y termina haciendo la de pavo con una mujer). Por ejemplo, si la mayoría de hombres se acerca a invitarle un trago, o a sacar a bailar a la mujer, simplemente tienes que establecer la distinción señalando que de un lado están los hombres atractivos, interesantes, etc., “y de otro lado están esos que no tienen la mas pálida idea de cómo funcionan las mujeres, y se acercan de la nada a querer invitarles un trago o a sacarlas a bailar sin siquiera saber cómo se llama ella.” Listo. En cierta forma estás sembrando una mina para que la pise el buitre—los buitres no son originales, por ende es fácil inocular contra su “estrategia.” Lo bueno de establecer este tipo de categorías es que en caso un buitre no pise el palito en esa ocasión, la referencia queda para algún momento más adelante (incluso mientras tú no estás presente) donde un buitre intente serrucharte. Poco sospecha él que el serrucharte va a incrementar el nivel de Proximidad y conexión que existe entre ella y tú. Esto es casi diabólico. 156

VI.6. A TU IMAGEN Un uso muy útil de la lectura en frío, más allá de establecer Proximidad, es hacer que la mujer se comprometa a una identidad descrita por nosotros. A través del principio de consistencia, si ella ratifica que su carácter es de una forma X, va a ser muy probable que ella quiera mantener esa identidad en nuestros ojos. Ejemplo: Considera el patrón de Cumplidos en una lectura en frío. TÚ: Noto que si bien eres una persona social, de alguna manera eres un poco más perceptiva que la gente de tu entorno; y esto te hace buscar muchas veces el tipo de emociones que otros no entenderían, o que no se preocupan de buscar para sí mismos. ELLA: Sí... a veces es difícil hacer que los demás me entiendan emocionalmente. En cierto sentido estamos inoculándola a que más adelante ella diga que no está interesada en el tipo de emociones que le podemos ofrecer: ella ya admitió, al aceptar el Cumplido, que buscar experiencias intensas es de su interés. Le estamos asignando una imagen que mantener con nosotros. En vista que la respuesta de alguien al hacerle un Cumplido va a revelar cómo se siente en relación al Cumplido, el incorporar nuestro criterio de Calificación a la Lectura en Frío es sumamente útil. Si la mujer admite que el criterio que usas no es algo que se aplica a ella, en efecto, está revelando que no cumple con tu criterio de calificación—y no es lo que estás buscando... déjala ir. TÚ: Veo que eres una chica de mente abierta, que gusta de experimentar cosas nuevas y emociones placenteras, ¿es esto cierto? [Éste es un criterio de Calificación.] ELLA: No... Prefiero quedarme con lo que conozco; la verdad no me gusta salirme del molde. En vista que ella ratificó que no cumple con mi criterio, lo más orgánico sería dejarla ir y buscar a otra mujer que sí cumpla con mi criterio de selección. En el caso que no cumpla, podemos usar un as 157

bajo la manga para comunicarle cómo su posición se relaciona a nuestro estándar: TÚ: Veo que eres una chica de mente abierta, que gusta de experimentar cosas nuevas y emociones placenteras, ¿es esto cierto? ELLA: No... Prefiero quedarme con lo que conozco; la verdad no me gusta salirme del molde. TÚ: Ah... bueno, entonces veo que no vamos a ser amigos muy cercanos, en vista que me relaciono sólo con gente de mente abierta... Esto se conoce como descalificar a la mujer: le estás dejando saber que no cumple con tu criterio de selección. Si has estado haciendo lo correcto, es probable que la mujer responda diciendo “¡no, no, yo soy de mente abierta, estaba bromeando!” En efecto, es tu decisión darle una segunda oportunidad o no para ver si ella honestamente califica o si sólo está pretendiendo calificar. Muchos hombres creen que es conveniente tener criterios de calificación ficticios (“descalificadores falsos”), sólo para hacer que ella haga la moción de pedirte una segunda oportunidad para calificar. Personalmente creo que en lugar de tener criterios falsos o ficticios, con tener tus propios criterios, como señalamos en el Cuaderno II, vas a tener más que suficiente para poder separar la cáscara del grano y en verdad quedarte con las mujeres que quieres. Cuando descalifico a una mujer, no estoy bromeando o descalificándola de manera ficticia: si ella en verdad no cumple con mi criterio, no tengo mayor inconveniente en sacarla de mi lista de posibles candidatas, y dedicar mi energía a buscar a una mujer que sí cumpla con los requerimientos. Así como puedes descalificarla cundo ella ratifique que no cumple con tu criterio, puedes validarla en caso lo cumpla: TÚ: Veo que eres una chica de mente abierta, que gusta de experimentar cosas nuevas y emociones placenteras, ¿es esto cierto? ELLA: Totalmente... me encanta buscar siempre más y mejores formas de sentirme mejor...

158

TÚ: Qué bueno, porque todos en mi entorno tienen que tener una mente abierta y querer sentirse bien para poder pasar tiempo conmigo... ELLA: [Sonríe.] El propósito de validarla no es sonar como un engreído (evita esto al mantener una actitud lúdica, pero al grano). Es más bien establecer un marco que implica que eres tú quien está calificándola a ella. Recuerda, si no la calificas a ella, ella te está calificando a ti. En mi experiencia la Lectura en Frío ofrece, a través de los Cumplidos y Galletitas, formas para lograr una transición hacia el proceso de Calificación eficiente y orgánica. Es aquí donde vemos la importancia de tener estándares y un criterio de selección: si no sabes lo que quieres, no vas a tener el espacio para maniobrar y guiar en este sentido. No temas “dejar ir” a una mujer que no cumple con tu estándar—concentrar tus fuerzas seduciendo a una que no cumple con tu criterio te va a restar tiempo de seducir al tipo de mujer que quieres. VI.7. AL ACECHO Dicho todo lo anterior sobre Proximidad, quiero establecer una diferencia entre establecer Proximidad y “buscar” Proximidad. Establecer Proximidad, como vimos, parte de una sincronización a nivel subconsciente; de demostrar una verdadera comprensión de la situación en la cual se encuentra la mujer, así como una comprensión de su mundo interno. Buscar Proximidad, por otro lado, es cuando una persona, partiendo desde una posición de necesidad, busca hacer preguntas o encontrar cosas en común con alguien más para tener algo en qué relacionarse—es decir, buscan crear lazos basados en cosas superficiales. Puedes ver esto a menudo, si te fijas en prácticamente cualquier interacción hombre-mujer (los hombres sin el entrenamiento son muy propensos a “buscar Proximidad). Un ejemplo familiar, digamos al poco rato de que un hombre y una mujer se conocen:

159

ÉL: Y... ¿vienes aquí a menudo? ELLA: Ah... de cuando en cuando... ÉL: Sí... ¿y a dónde más te gusta ir? ELLA: Bueno... a veces voy al bar X, o a la discoteca Z... ÉL: Ah, mira tú... un día fui al bar X con mis amigos... ELLA: Ah, qué bien... ÉL: Sí... ¿y qué tipo de música te gusta...? ELLA: Salsa... ÉL: ¿Sí? ¡A mí también! ELLA: Por favor ándate... Bueno, el ejemplo termina un tanto violentamente, pero nota lo que ocurre. Él está buscando crear un nexo emocional a través de eventos superficiales externos... y para esto hace pregunta, tras pregunta, tras pregunta. Poco falta que termine preguntando “¿tienes perro...? ¿Cómo se llama...?” Él está buscando Proximidad, e inevitablemente ella se va a dar cuenta de su (aunque bien intencionado) infructuoso esfuerzo y de su actitud de necesidad, y va a ser repelida. Pocas cosas hay que sean menos atractivas que buscar Proximidad con una mujer. Sólo para mostrar un diferente rumbo a la misma conversación, de manera que podamos establecer Proximidad, considera la siguiente variante: ÉL: Y... ¿vienes aquí a menudo? ELLA: Ah... de cuando en cuando... ÉL: Es un sitio simpático. Pero dime algo, si tuvieras plena y total libertad, ¿dónde te gustaría estar ahora mismo? ELLA: Creo que en casa con mi cachorro... tiene sólo dos meses, y me lo regalaron hace una semana...

160

ÉL: Debe ser aún bien frágil... ¿eres de las personas que son muy comprometidas con lo que hacen? ELLA: [Sonríe] Definitivamente... Ése es sólo un rumbo de los muchos giros que la conversación pudo haber tomado. Nota, sin embargo, la diferencia clave: todo lo que ella dice, toda la información que ella te da, es un camino que te puede llevar a establecer Proximidad. Si muestra desgano, entonces seguro tiene algo en la cabeza, o preferiría estar en otro lado, etc., etc. Todo lo que puedas usar para demostrar comprensión a nivel emocional te va a ser útil. La idea que quiero que comprendas es que prácticamente cualquier respuesta te va a dar algo de información acerca de la mujer—información que puedes usar para establecer Proximidad. Ejemplo: Considera qué sería si él dice algo y ella se burla de él o hace algo aparentemente “inútil” en términos de seducción. ÉL: Hola, dime una cosa, bla, bla... ELLA: Ah, no sé... [Mirando, haciéndose la distraída, como quien no quiere la cosa] ÉL: ¿Qué pasó, cada vez que se acercan chicos a conversar contigo te haces la distraída para que se aburran y se vayan? ELLA: Ja, ja... no... Es que a veces vienen chicos y me salen con cada cosa tonta... ÉL: Sí, el otro día mi amiga Elena me contó cómo un chico le dijo __, sin siquiera conocerla... ELLA: A veces es así... ÉL: Pero sabes una cosa, por la forma como estás sentada, y cómo me miras al hablarte, intuyo que tú eres de las personas que prefieren tener menos amistades, pero basadas en relaciones más fuertes... ELLA: Totalmente...

161

Al marcar el paso de la situación (ella se “está” haciendo la distraída, muy probablemente para ahuyentar a los acosadores), al mismo tiempo que redefiní el significado de su comportamiento (capturé el marco), establecí Proximidad: al nombrar al grupo de chicos acosadores, me estoy distanciando de ellos, formando una burbuja de Proximidad entre ella y yo. Con la experiencia vas a notar que decir las cosas como las ves es muchas veces la mejor forma de establecer Proximidad con alguien. Ser brutalmente honesto es muy eficiente para establecer Proximidad... pero ten cuidado, porque como vimos inicialmente, tener Proximidad y ser estimado no son la misma cosa. Vas a tener que calibrar a la situación que tienes en tus manos y ver el mejor tono y fraseo para “cantarla como la ves” y que nadie se ofenda. Usa tu criterio. Ejercicio: Tomando el último ejemplo como modelo, escribe por lo menos cinco formas de responder cuando una mujer se muestra callada, pensativa, distraída, o respondiendo con monosílabos. Piensa en situaciones frecuentes, como estar en una fiesta, o un bar, o en la calle. Que tus respuestas redefinan el significado de su acción (revisa el Cuaderno II de ser necesario); luego prosigue con elementos tipo lectura en frío. Usa lo que puedes observar tangiblemente y mantén tus comentarios lo suficientemente generales. Ver: decir cosas como “noto que estás triste” no sirven, ya que no son algo tangible; puede que esté pensativa, pero ello no equivale a “triste,” etc. El propósito de este ejercicio es que te vuelvas eficiente marcando el paso y guiando—demostrando tu comprensión del estado en que se encuentra, pero a la vez guiándola hacia nuevos rumbos. A menos que una mujer te diga algo como “no quiero hablar contigo, por favor ándate,” cualquier respuesta verbal o no-verbal que te ofrezca es una oportunidad para establecer Proximidad y proseguir con la interacción. En los siguientes Cuadernos vamos a explorar formas de llevar la interacción hacia rumbos más interesantes en el campo de la seducción una vez exista Proximidad entre ambos.

162

CUADERNO VII: MAGIA EN LA CONVERSACIÓN
VII.1. “EDUCCIÓN” El diccionario de la Real Academia define el verbo seducir de la siguiente manera: 1) Engañar con arte y maña; persuadir suavemente para algo malo. 2) Atraer físicamente a alguien con el propósito de obtener de ella una relación sexual. 3) Embargar o cautivar el ánimo. Claro que todo aquel que estudia “seducción” va a tener algo que decir al respecto. Quizás algo como “no, no… yo quiero seducir porque amo a las mujeres,” etc. Sea cual fuere el motivo que te trae por aquí, te invito a notar que seducción en el significado del diccionario se refiere al acto de “hacerle” algo a la persona: o engañarla, o atraerla, o cautivar su ánimo. De la forma como lo veo, en este contexto el seductor es de alguna manera un manipulador o alguien que busca obtener algo de la mujer. Ahora consideremos el verbo educir: 1) Sacar algo de otra cosa, deducir. Quiero que consideres esta palabra y todo lo que puede significar en este caso “sacar algo de otra cosa.” El “sacar algo de otra cosa” presupone que esta “otra cosa” contiene de antemano algo que se podría sacar o deducir. Piensa en educir en lugar de seducir: no cómo hacerle algo en el sentido de “hacer algo para atraerla” o cómo “hacer algo para cautivarla,” sino cómo sacar a flote algo que ella ya tiene dentro. Si estás leyendo esto, es muy probable que hayas pasado mucho tiempo buscando formas de “seducir,” en el sentido de buscar hacer algo para de alguna manera implantar el pensamiento, sembrar la semilla que haga que en ella crezcan frutos de afecto que la hagan desarrollar todo el cariño para darte. Mucha gente hoy en día vive y respira la idea que los humanos estamos “programados evolutivamente para responder a __.” De otro lado están aquellos que creen que basta con anunciarle o manifestarle su interés a la mujer, y que eso les resulta atractivo en sí. Desde ya te 163

digo que cualquier persona que te diga algo similar a “X le es atractivo a las mujeres, y haciendo o diciendo esto y aquello, prácticamente cualquier mujer en el mundo va a sentirse atraída a ti,” o bien está asumiendo que todas las mujeres son algún tipo de robot, o está viviendo en una fantasía seudo-científica. La falta de ciencia en esa idea es tan ridícula que no amerita que entre en detalles. No me interesa tanto probar el por qué los humanos actúan de una manera o de otra, o de dónde se origina en la evolución del hombre esto o aquello. Dios sabe que los debates de este tipo sirven de poco más que masturbación mental para aquellos que quieren darle a todo un ángulo científico. Estoy en verdad interesado en comunicarte algunas herramientas que te van a servir no para generalizar a las mujeres y arrimarlas a todas en un mismo costal, sino para que puedas aprender a distinguir qué es lo que ocurre en el mundo interno de una mujer en específico, de manera que puedas sacar sus pasiones y deseos a flote, más allá del ámbito de una simple conversación. De tal manera, todo lo que ella desea experimentar como mujer va a entrar al campo de la realidad, y va a estar abierta a experimentarlo contigo. Y créeme que las mujeres tienen de por sí deseos y fantasías. La lectura de algunos libros de Nancy Friday (por ejemplo Mi Jardín Secreto) te va a mostrar que las mujeres son seres sumamente sexuales, y tienen una paleta de fantasías de todos los gustos, colores, y sabores… muchas de las cuales harían a varios hombres ruborizarse. La idea de educir presupone que la mujer cuenta de por sí con formulas personales de cómo sentir emociones. De la misma forma como nos conviene entender nuestros propios procesos para poder controlar nuestro estado mental, el entender los procesos personales de una mujer te va a revelar la forma cómo poder educir esos procesos. La clave es entender que las personas pasamos por procesos que bien pueden variar significativamente uno del otro: así como Pedro tiene cierto proceso para sentirse “nervioso,” Elena tiene cierto proceso para sentirse atraída y excitada, que va a ser un proceso distinto al que Rosa experimenta cuando se siete atraída y excitada. Si bien las emociones son de alguna manera “universales,” la forma de llegar hasta ellas (el proceso) es distinto para cada uno. Educir indica descubrir ese mapa y recrear ciertos procesos en una persona. Este Cuaderno y el siguiente van a explorar algunas herramientas de cómo acercarnos a la educción, dentro del contexto de conocer a una mujer. 164

VII.2. VALORES Antes de decidir qué procesos educir de la mujer, necesitamos tener una idea de qué le resulta importante a ella: qué necesidades físicas y espirituales le resultan más importantes para sentirse satisfecha en su condición de mujer. Parte importante de conocer a una mujer, de manera que podamos comprender la persona que ella es, consiste en educir sus valores. Puedes pensar en los valores de alguien como las categorías que cada persona establece para sí misma, con las cuales va a juzgar aquello que percibe del mundo que la rodea. Existen dos categorías de valores: Valores de “Fines” y valores de “Medio” (como en “el fin justifica los medios”). Como podrás deducir, los valores de Medio son aquellos que sirven el propósito de alcanzar cierto valor de Fin. Ejemplo canónico: Una chica dice que a ella le gustan los chicos altos. Y le preguntas, “¿Qué es lo que te gusta de los chicos altos?” Ella podría decir algo como “hmm… al estar con él me siento protegida.” Eso nos muestra que lo que ella valora como un Medio (la estatura de su pareja) existe con el propósito de alcanzar un Fin (el sentirse protegida). Igualmente con el dinero: por lo general las mujeres seleccionan (o dicen preferir) a sus parejas en parte por su estabilidad económica, auto, etc. Si les preguntas qué es lo importante de tener una pareja con dinero, la mayoría va a decir algo como que eso les brinda “una sensación de tranquilidad y libertad” y/o “una sensación de bienestar” al saber que no van a tener que preocuparse por esas cosas. ¿Qué es lo verdaderamente importante para la chica, una billetera llena de papel-moneda, o la sensación de seguridad y bienestar? Las personas buscan en las cosas materiales-tangibles los Medios para satisfacer Fines que son siempre necesidades emocionales y/o espirituales. Ahora, recuerda que todos estos procesos son subconscientes. Es decir, de poco o nada te va a servir explicarle lógicamente a una mujer que en verdad “no es que le gusten los chicos altos, sino que ella tiene una necesidad de sentirse protegida”—explicarle esto a una mujer promedio va a provocar que ella te mire como si fueras medio loquito. El propósito entonces es no discutir ni argumentar, sino 165

estructurar nuestra comunicación de manera que podamos educir la información necesaria para recrear los procesos claves de la mujer. Esto puede sonar un poco crudo, pero para poder educir valores, el único requerimiento es que la chica con la que estás hablando tenga un poco de materia gris en la cabeza. Es decir, que por lo menos tenga un mínimo de habilidad para conversar y comunicarse. En parte es ésta la razón por la que prefiero a largo plazo tener a mi alrededor mujeres inteligentes que están en contacto con sus emociones—la diversión termina siendo mayor para todas las partes involucradas. La clave es hacer el tipo de preguntas que nos permitan encontrar los valores de Fin de una chica. Digamos que estás hablando con ella, y en algún momento de la conversación, al tratar de un tema X, notas que su fisiología cambia: muestra señales de alegría genuina, sonríe y pone cara de niña, ese tipo de cosas. Nota la importancia de calibrar a la persona que tienes en frente tuyo: de poco o nada sirve que te de una lista de “indicadores universales de curiosidad e interés en la conversación,” ya que este tipo de indicadores va a variar con la persona. Un principio general, sin embargo, al buscar el tipo de temas que resuenan con ella, es percatarse en qué momento su fisiología se “enciende” (su postura se yergue, sus pupilas se dilatan, se inclina un poco para escucharte mejor, etc.). Ejemplo: Digamos que en algún momento de la conversación mencionaste algo de música y ella mostró verbal y no-verbalmente un interés genuino. Luego ella te revela que una de sus pasiones es cantar. TÚ: ¿Y qué es lo que más te gusta de cantar? ELLA: Bueno… me fascina, me gusta soñar que soy una cantante dando un concierto para muchas personas que han ido a escucharme. Mira lo que ocurre aquí. Empezamos hablando de pasatiempos y actividades favoritas. Luego ella mencionó, dentro del tema de la música (que corroboró verbal y no verbalmente que es algo que resuena para con ella) que le gusta cantar. Cantar es en este caso un valor de Medio. Luego preguntamos qué es lo que más le gusta/apasiona del valor de Medio (cantar), y así obtuvimos aquello que ella deriva de este Medio: los valores de Fin de sentirse fascinada, poder soñar, y sentirse escuchada.

166

Hasta aquí, simplemente hemos averiguado qué le apasiona (el valor de Medio, VM), y qué es lo que esa actividad le brinda (el valor de Fin, VF). Nota que el VF es siempre una sensación abstracta. En algunas ocasiones, puede que la chica nos responda a la pregunta de qué es lo que el VM le proporciona con otro VM, en cuyo casi simplemente seguimos preguntando qué es lo que eso le proporciona, hasta llegar al VF. Ejemplo. Luego de que notamos que el tema de estar en la universidad resuena con ella: TÚ: ¿Qué es lo más importante para ti de la universidad? ELLA: Lo esencial para mi es poder completar los cursos para poder graduarme. TÚ: Y cuando te gradúes, ¿qué es lo que eso te va a proporcionar a nivel personal? ELLA: Voy a tener un título y poder tener un trabajo... TÚ: Y una vez que tengas el título y consigas trabajo, ¿qué te va a brindar eso? ELLA: Pues en ese caso voy a poder comprar una casa. TÚ: Qué bonito, espero me invites a almorzar un día. Y una vez que tengas tu casa, con una caja fuerte llena del dinero, que consigues con el sudor de tu frente, y tu título universitario colgado en la pared, ¿qué vas a experimentar? ELLA: Me voy a sentir libre e independiente. Éste es un ejemplo extremo (incidentalmente, sacado de una conversación real que tuve con una amiga), pero sirve para ilustrar que a veces no vamos a obtener el VF con tan solo una pregunta. En este caso, el graduarse, conseguir trabajo, y comprar una casa son todos VMs, que le permiten alcanzar el VF de sentirse libre e independiente. Noten la clave, ambas son sensaciones espirituales, no cosas tangibles.

167

Lo importante para encontrar sus VFs es crear un contexto en la conversación a través del cual podamos llegar naturalmente a temas que resuenen para con ella. Nuevamente, la clave es calibrar qué tipo de chica es ella, para poder deducir qué temas pueden resaltar elementos que le apasionen y sean relevantes en su vida. Ejemplos incluyen: • • • • • • • • ¿Qué le gusta hacer en sus ratos libres? ¿Qué estudia, y por qué? ¿Qué es lo que más le apasiona de su trabajo? ¿Qué quería ser cuando era una niña? ¿A quién admira, y por qué? Si pudiera ir a cualquier lugar en el mundo, ¿A dónde iría, y por qué? ¿Cuál ha sido la el viaje mas bonito/interesante que ha tenido? Si tuviera todo el tiempo y los medios necesarios, ¿Qué sería lo primero que haría?

Nota que estos temas son inofensivamente conversacionales, como los que la mayoría de hombres podría usar al dialogar con una mujer. La diferencia radica en que casi todos los hombres simplemente se preocupan de averiguar sus VMs, de conseguir información de hechos y eventos, sin preocuparse de averiguar la razón principal por la que ella busca esos Medios en primer lugar: los VFs que estos VMs le proporcionan. El hacer infinidad de preguntas sin ninguna dirección o rumbo conversacional es una de las razones principales por las cuales muchos hombres son catalogados como “aburridos,” y no pasan de la categoría “chico que conozco” a “hombre de mis sueños.” Como principio, los hombres que les resultan generalmente aburridos a las mujeres son aquellos que terminan haciendo cien preguntas que en el fondo no les revelan nada acerca del carácter y pasiones de la mujer. En la siguiente sección vamos a ver cómo educir las sensaciones asociadas con los VF de la mujer. Es nuestro propósito, en fin, ir más allá del plano informativo, y ayudar a la mujer a experimentar las emociones que le proporcionan las sensaciones que (de acuerdo a su propio criterio) son importantes en su vida. Para tener una idea, piensa en algunos valores que pueden ser útiles conocer acerca de una mujer: • VF que busca en una pareja.

168

• • •

VF que busca cuando quiere relajarse, para poder actuar libremente. VF que hacen de un beso algo memorable. VF que hacen de un encuentro sexual algo memorable.

Ejemplo: Podemos averiguar valores de carácter físico-sexual, como los de un beso memorable: TÚ: Cuando llega el momento de besar a un hombre que en verdad te atrae, ¿qué incluye lo que para ti sería el beso ideal? ELLA: Hmm… creo que el beso ideal tiene que ocurrir en un momento donde pueda dejar todo lo demás de lado, y donde él y yo podamos tomarnos nuestro tiempo, y sentir que tenemos la libertad de querernos. En este caso aprendemos que, idealmente, el beso es un VM que le proporciona los VF de poder sentir el abandono de dejar todo lo demás de lado y sentirse libre para disfrutar sin prisa de un momento con su pareja. El esquema es primero averiguar qué es importante como valor de Medio (o como en este último ejemplo, sugerir algo importante, como “el [beso] ideal”), y luego averiguar qué sensaciones obtiene a través de experimentar el valor de Medio, resultando en sus valores de Fin. Ejercicio: Todo empieza por ti mismo. ¿Cuáles son tus VMs y VFs para distintos ámbitos? Considera por ejemplo la idea de estudiar seducción: Si ése es un VM, ¿cuál es el VF que obtienes para ti mismo? Si estar con tu mujer ideal (como delineamos en el Cuaderno I) es un VM, ¿qué VFs vienen con poder satisfacerlo? Esto es algo personal— son tus valores, diferentes a lo que podría derivar alguien más obteniendo los mismos VFs. VII.3. EDUCIENDO SUS VALORES Una vez que sabemos cuáles son sus VFs, el proceso de educirlos consiste básicamente en hacer que ella misma busque los procesos en su mente y que los traiga a flote con nuestra ayuda. Para esto, simplemente tenemos que preguntarle cómo es que ella sabe cuando sus VFs están siendo satisfechos. Nota que ésta es una pregunta personalizada (difícilmente vas a encontrar dos mujeres que te respondan de igual manera). 169

Continuando con uno de los ejemplos anteriores: TÚ: ¿Y qué es lo que más te gusta de cantar? ELLA: Bueno… me fascina, me gusta soñar que soy una cantante dando un concierto para muchas personas que han ido a escucharme. TÚ: Y si estuvieses cantando en un concierto, con un estadio lleno y gente… ¿cómo sabrías que estás siendo escuchada, con todos fascinados como en un sueño…? ¿Qué sería lo primero que notarías? Nota en mis preguntas, que el lenguaje no fue elegido simplemente para sonar “profundo” o “romántico,” sino simplemente estoy pintando un escenario donde sus VMs y VFs coexistan y estén siendo satisfechos. La estructura es: “Dado que tus VMs están siendo llevados a cabo, ¿qué es aquello que te indicaría que tus VFs están siendo satisfechos?” Aquí la mujer puede responder que lo que la experiencia que le deja saber para sí misma que sus VFs están siendo satisfechos es o bien algo externo en el ambiente, o algo que ella nota a nivel interno para sí misma, o quizás una combinación de ambos. Ejemplos: ELLA: Vería cómo todos se emocionan al escucharme, y gritan y aplauden ( externo). ELLA: Escucharía una voz en mi interior que dice “¡Lo lograste!” ( interno). ELLA: Sentiría como una corriente de electricidad corriendo por mi cuerpo ( interno) Nota que las respuestas que ella pueda ofrecer, sean internas o externas, van a estar asociadas con alguna representación sensorial: va a ver, escuchar, o sentir algo (difícilmente va a oler o percibir algo de forma gustativa). Por esta razón, es decir, porque no necesariamente va a sentir algo en el sentido sensaciones físicas, sino que su experiencia bien puede estar compuesta por imágenes o sonidos, es que vamos a evitar frasear nuestra pregunta como “¿qué siente?” sino le vamos a preguntar ¿cómo sabe? o ¿qué sería lo primero que notaría?

170

Ejemplo: Éste es un fragmento de una conversación que tuve con una chica encargada en la organización de un festival de música. Para comenzar, ya sabía que esta actividad en sí misma representaba un VM. El paso siguiente era averiguar los VFs que esto implicaba, y de qué forma sabía que los VFs estaban siendo satisfechos: YO: ¿Qué es lo que te motivó a organizar este festival? ELLA: Bueno, me gusta la música y todo, aunque ahora tengo más trabajo que tiempo para disfrutar de las actividades [Ella empieza a irse por una tangente negativa de trabajo/stress; noten que “disfrutar” es una de sus palabras]. YO: Sí, me imagino que debe ser bastante, ya que todos necesitan indicaciones y van a ti para que se las brindes… [Estoy marcando el paso, demostrando que entiendo por lo que ella está pasando. Simplemente hago la pregunta nuevamente con diferente lenguaje:] Y cuando decidiste organizar todo esto, en un principio, ¿cuál era tu idea? ELLA: Bueno quiero acercar a las personas a esta música, que todos puedan disfrutar del placer que brinda escuchar música en vivo… [Estos son sus VFs]. YO: Es un propósito muy noble, puedo ver que en verdad disfrutas de lo que haces. Y tengo curiosidad, al tener un festival así, con tantos músicos, con gente yendo y viniendo… [repito el VMs], ¿qué es lo que te indica, qué es lo que te deja saber que estás acercando a las personas a la experiencia musical, y que todos están disfrutando del placer de experimentar la música en vivo? ELLA: Bueno, diría que las reseñas al final del festival, ver las caras satisfechas de la gente, de los músicos… [Éstas son cosas externas; quiero ir un poco más allá y ver si hay algo más en el campo interno] YO: Y para ti misma, ¿qué puedes experimentar al ver que todo esto ocurre? [Estoy usando la misma modalidad sensorial que ella usó en su descripción, es decir visual, “ver”]. 171

ELLA: Bueno, me da unas como cosquillas en el estómago [Ella se sonríe y se toca el estómago, su fisiología cambia y empieza a sonreír. Noten que la modalidad sensorial que usó en este caso fue kinestética: la sensación de cosquillas en el estómago]. Preguntarle qué experimenta cuando ella hace X no sólo nos proporciona información, sino que para poder responderla, para poder acceder a este tipo de información para sí misma (información acerca de sus propios procesos mentales-emocionales), la mujer necesariamente va a tener que recrear de manera subconsciente los procesos a los que estamos haciendo alusión. En este último ejemplo, la chica empieza a acceder a las emociones que sentiría si sus VFs estuvieran satisfechos: empieza a sentir un poco de las “cosquillas en su estómago.” Lo importante es que noté cambios fisiológicos en la chica: cambió su expresión facial, su postura, su color, el ritmo de su respiración—todos indicadores que nuestra conversación está teniendo un efecto tangible en su experiencia físico-emocional. Si bien ella empezó a experimentar un poco de la sensación cuando le hice la pregunta, podemos tomar a la vez esto como un punto de partida a emociones más intensas aún. Una forma de hacer que ella experimente las emociones asociadas a sus VFs un poco más, y que a la vez relacione toda la experiencia con nosotros, es simplemente repitiendo, casi retóricamente, los VFs junto con los VFs y la emoción asociada. Continuando con el ejemplo anterior (organizadora del festival): YO: Y para ti misma, ¿qué puedes experimentar al ver que todo esto ocurre? ELLA: Bueno, me da unas como cosquillas en el estómago… YO: Qué bonito… con tan sólo imaginármelo… todo el trabajo que has de haber puesto en las coordinaciones y organización, de manera que todas estas personas están aquí acercándose a este arte y sintiendo el placer de disfrutar de todo esto… Y en verdad al final vale la pena ver toda la satisfacción plasmada en la cara de la gente… sentir estas cosquillas en el estómago, ¿verdad?

172

ELLA: [sonrojándose] Definitivamente… Fíjate lo que hice aquí: (1) Repetí el VM ( que eso conlleva). organizar el festival, con algunas cosas prácticas acercar a las personas, sentir el placer de

(2) Repetí los VFs ( disfrutar etc.), y luego.

(3) Repetí las experiencias derivadas de satisfacer sus VFs ( notar visualmente la satisfacción del público, sentir ella misma un cosquilleo en el estómago). (Resumiendo aun más, se podría decir que simplemente estamos averiguando qué le gusta, por qué le gusta, y qué experimenta cuando se satisfacen las condiciones necesarias.) Nota que cada vez que repito sus valores o experiencias, como en el paso final, uso el mismo lenguaje que ella usó para describirme su experiencia. El propósito de esto es que al escucharme, su subconsciente va a reconocer su propio vocabulario, y va a estar más abierto a experimentar las sensaciones que asocia con lo que estoy describiendo. Éste es un principio importante en comunicación: las personas utilizan por lo general un vocabulario particular, y al hablar ponen énfasis en ciertas palabras. Estas son sus palabras de trance, y forman parte del vocabulario que ellas usan para poder acceder a distintas partes de su mundo interior. Pon mucha atención al escuchar a las mujeres, y haz nota mental de las palabras que subrayan en su comunicación oral: incorporar estas palabras en tu comunicación al interactuar con ella va a incrementar la Proximidad entre los dos de manera exponencial. Nota también que al yo repetir sus valores y describir la experiencia física y espiritual de satisfacerlos, estoy de alguna manera vinculándome con sus valores, con sus procesos. No soy un extraño más, sino que estoy tocando personalmente parte del mundo de sus fantasías y deseos—de lo que para ella es más importante en esta vida. Enorme poder, y enorme el vínculo que uno puede establecer con alguien al comunicarse de esta manera. Ejercicio: Practica los pasos delineados hasta aquí con alguien, dentro del marco de una simple conversación (por ejemplo, tomando 173

un café con una chica, o conversando con alguien en una reunión donde no sean interrumpidos o hayan muchas distracciones, etc.). Concéntrate en educir los VMs y VFs de la persona para algo que les brinde satisfacción personal, algo relevante a su vida (y, dicho sea de paso, relevante a la conversación). Escucha el vocabulario que la otra persona usa, y concéntrate en ver los cambios fisiológicos por los que atraviesa: nota su color, su respiración, la tonicidad de sus músculos faciales, etc. Este proceso no es exclusivo para mujeres: como práctica, puedes educir los valores de hombres, mujeres, familiares, amigos, etc. Quién sabe, y quizás termines conociendo mucho más a fondo a aquellos quienes has tratado ya por años. Es importante darse cuenta que el éxito de esta herramienta no radica en recitar como un loro aquello que ella nos va diciendo: el encontrar sus valores y hacer preguntas es simplemente una forma de ayudarla a acceder su experiencia. Concéntrate en las tres preguntas importantes: Qué es importante para ella (VM), de qué forma le da satisfacción (VF), y de qué manera lo experimenta sensorialmente (escenario donde los VMs y VFs coexisten). Así no recuerdes el vocabulario exacto de mujer al usar esta técnica, nota los cambios por los que atraviesa a medida que se va asociando a su experiencia. Una vez que seas eficiente en educir valores y darte cuenta de los estados mentales asociados por los que ella atraviesa a medida que usas esta técnica, las herramientas que veremos en los siguientes Cuadernos van a ser mucho más poderosas.

174

CUADERNO VIII: SEDUCCIÓN A FLOTE
Cuando me inicié en este camino, como en cada etapa de aprendizaje, hubo un tiempo donde simplemente me limité a ver si acaso era concebible la idea de que lo que estudiaba tuviera una aplicación real. Y si de algo te sirve mi experiencia, quiero que te evites una gran traba que tuve: el parlotear el lenguaje fuera de contexto, haciendo que la chica piense que estoy mal de la cabeza o que estoy hablando “cosas raras.” Traté diferentes formas de estructurar el lenguaje, de establecer el marco de la interacción, y pude comprobar que de lejos el marco ideal para todas estas herramientas es el de alguien que tiene una actitud lúdica. Utilizando la idea de lo que resulta orgánico, digamos que “seducir” o “conquistar” resulta mucho menos práctico que “jugar.” Podría pasarme la vida enumerando las razones por las cuales una actitud lúdica resulta más divertidas al interactuar con una mujer, pero simplemente para listar un par diré que el salir a jugar implica que uno está sin expectativas (hacia la otra persona o hacia uno mismo), y al estar libre de cometido fijo, uno puede prestar atención a la otra persona. Deja tu agenda en casa: la mujer que vale la pena ser conquistada te va a ayudar a que la conquistes. Esta sección consiste en formas como ayudarla a que te ayude a poder ayudarla a ser conquistada. VIII.1. TU ESTADO MENTAL Al estar en Proximidad, los interlocutores comparten muchos de sus procesos subconscientes (es por esto que imitar los gestos noverbales de una persona es un camino a establecer Proximidad). Procesos como el ritmo de la respiración y el ritmo del parpadeo, etc., empiezan a comunicarse de un interlocutor a otro. Siguiendo este razonamiento, podrás darte cuenta al ver a dos personas en Proximidad que procesos como sonreír, reír, estar alegre o triste, todos fluyen muy fácilmente entre dos personas en Proximidad. Si te fijas, una pareja de mucho tiempo, o amigos muy cercanos, por lo general cuando uno empieza a reírse por X motivo, el otro se empieza también a reír, sin saber por qué. Es porque al estar en Proximidad, los estados mentales son contagiosos. Esto equivale a decir que uno tiene el poder de “jalar” a su propio estado a los demás. Y no es nada del otro mundo: ¿has notado 175

que todo mundo conoce a algún “aburrido” o “pesado” que siempre anda de malas, y al que todos evitan porque los pone a dormir? ¿O el alegre de mente positiva con el que la gente se quiere juntar porque siempre les levanta el ánimo? No es paranoia o vanidad, es simplemente cuestión que los estados mentales son contagiosos, y la gente va a preferir estar o no a tu alrededor dependiendo de cómo se sienten al estar cerca de ti. Es por esto que es importante diseñar un estado mental “neutro” para ti mismo donde tengas todos los elementos necesarios para estar pasándola bien y con energía suficiente como para adaptarte a un ambiente de alta o baja energía (como una fiesta, o un parque, respectivamente). Asegúrate de entender y aprehender los conceptos del Cuaderno IV, y de implementarlos como parte de tu vida diaria: el proceso de utilizar cualquier otra herramienta va a ser mucho más sencillo si tienes control de tu propio estado mental. VIII.2. SU ESTADO INICIAL Parte del proceso de establecer Proximidad con alguien es demostrar empatía a través de demostrar entendimiento de su estado mental-emocional. Una vez más, tus ojos y oídos van a ser tus herramientas principales para poder calibrar el estado por el cual la mujer está atravesando: ¿está ansiosa, nerviosa, excitada, alegre? Toma nota de ello: puede que no necesites hacer nada más que tomarla de la mano o acercarte y darle un beso, en caso esté lista para actuar, etc. Estas páginas te van a ayudar a tener algunas herramientas para poder guiarla a un estado más placentero, pero solamente tú puedes obtener para ti mismo la práctica necesaria para poder calibrar los estados mentales de una mujer, y actuar de manera acorde. El calibrar los estados mentales de los demás es algo cuya práctica en tu vida diaria le va a dar una dimensión profunda a tu comunicación en general. Recuerda que sentirse comprendidas es algo que las personas más anhelan en su vida. Calibrar los estados de los demás es algo que hemos hecho de manera inconsciente a lo largo de nuestras vidas. Por ejemplo, seguro puedes notar si algún miembro de tu familia o amigo cercano está pasando un buen o mal momento, sin que la persona diga siquiera una palabra: estás calibrando inconscientemente su estado mental-emocional. (Los amigos cercanos y familiares cercanos logran calibrar sus estados mentales por el simple hecho de haber compartido tanto tiempo con la otra persona). 176

Igualmente este tipo de calibración es algo que uno mismo puede ejercitar de conscientemente. Puedes pasear por un centro comercial, o sentarte en un parque bien transitado, y simplemente observar de lejos a la gente: obtén una idea del estado por el cual la persona (hombre o mujer) está atravesando: Apurada, relajada, pensativa, tensa, alegre, triste, cansada, hiperactiva—las opciones son infinitas y la única forma de poder tener una idea del estado es, nuevamente, observando a la persona. Observa su lenguaje corporal, su ritmo en general, el ritmo de su respiración, de qué forma la tensión está repartida en su cuerpo, en sus músculos faciales, etc. De igual manera ejercita tu “sexto sentido de seductor”: ¿Qué tipo de energía está irradiando la mujer? ¿Está abierta a conocer a otras personas, o está protegiéndose, y va a necesitar un poco más de trabajo? Piensa que básicamente la única forma de poder saber en verdad qué tipo de persona es una mujer es compartiendo un buen rato con ella. Sin embargo, con el tiempo te vas a dar cuenta que es mucho más sencillo agrupar todos los mensajes que alguien envía a través de su lenguaje verbal y no-verbal en una categoría, que bien puede tener la etiqueta “energía” o “vibra” o lo que tú quieras, en lugar de recorrer una lista larga de características. Usa tus ojos para ver aquello que las personas te presentan: con el tiempo vas a empezar a notar cosas más allá de lo evidente. Quiero hacer la aclaración que probablemente la mayoría de veces el estado inicial de una mujer no es un reflejo intrínseco de su carácter como persona. El estado mental de la mujer (o el de cualquier persona, para tal caso) no es una piedra grabada que se encuentra en su cabeza, sino simplemente el reflejo de sus pensamientos en ese momento específico. Algunos dicen que es cuestión de bombardear a la mujer y no darle tregua hasta que de alguna manera acepte nuestra compañía/ seducción. En lugar de esa concepción de la mente un tanto tosca (puede funcionar, pero la mayoría de veces las mujeres piensan que eres medio raro o que estás desesperado), piensa en los estados mentales como marcos de referencia transitorios: el seductor correcto va a ayudarla a ver siempre algo más positivo; va a ofrecer siempre algo que le resulte más placentero a lo que en ese momento está experimentando. Una mujer que valga la pena va a aceptar el marco del seductor, y va a alterar su estado mental orgánicamente de acuerdo a la seducción. De igual manera quiero hacer la aclaración (¿o advertencia?) que no todas las mujeres están listas para ser conquistadas: algunas 177

mujeres simplemente no tienen la actitud y las creencias necesarias que les permitan relajarse y disfrutar el placer de tener en su vida un hombre con lo pantalones bien puestos. Esto no quiere decir que todas las mujeres no quieran ser seducidas; tampoco quiere decir que todas las mujeres no merezcan ser seducidas por alguien que sepa como guiarlas a experimentar placer y felicidad. Por ende la importancia de establecer primeramente qué es lo que tú mismo quieres, qué es lo que estás dispuesto a aceptar y qué no vas a aceptar. No es broma o masturbación mental: más allá de las habilidades que desarrolles en este campo, ante una mujer que no sabe (o no quiere saber) cómo responder ante lo que le presentas, a veces lo mejor es sonreír, decir “un placer conocerte,” y buscar a otra mujer que sí esté lista para abrirse ante tu comunicación. Recuerda que bajo el marco de la “educción” tu trabajo no es arreglar o construir a ninguna mujer, sino simplemente sacar a flote aquello que ella ya tiene dentro y que está dispuesta a disfrutar hoy, contigo. Las seducciones que toman meses, tipo novela romántica, muy pocas veces dan frutos que compensen la inversión de tiempo y trabajo. Vas a ser muy feliz en tu vida si operas bajo el marco de abundancia: donde una mujer carece en el momento de la madurez como para aceptar el regalo que le brindas, hay mil que no sólo están listas, sino que están esperando que toques a su puerta. Volviendo al tema del estado inicial de la mujer: calibra su estado inicial. Adapta tu propio nivel de energía de manera que tu estado no choque radicalmente con el suyo. Por ejemplo, si ella está sentada leyendo un libro en una banca del parque, no es necesario que entres saltando y gritando como si estuvieras en una discoteca. De igual manera si estás en un bar con música fuerte y ella está riéndose con sus amigas, acercarte sin humor y como si te acabaras de despertar no va a ser lo más conductivo a que tú y ella entren en Proximidad. Calibra. VIII.3. INTERRUMPE EL PATRÓN Podemos decir que la ilación de pensamientos en una mujer constituye un patrón4: una secuencia de pensamientos y/o eventos a la que ella está acostumbrada. Dicha secuencia bien puede ser algo como “este chico me está hablando seguro quiere algo conmigo
No ha de confundirse con los “patrones lingüísticos” que vimos, por ejemplo, en el Cuaderno II al ver formas de redefinir el marco.
4

178

antes de que pase algo tengo que decidir si él es mi tipo o no etc.” Nota que éste es el ejemplo de un patrón en el que muchas mujeres entran automáticamente cuando un chico se acerca a hablar con ellas: antes de que el chico diga una palabra, ella está empezando a correr en su cabeza el patrón a manera de software que va a hacer que termine actuando como actúa con la mayoría de chicos. Esto equivale a decir, ella va a empezar a buscar calificar al chico según su criterio, etc. Esto sienta un marco de referencia nada conveniente para nuestros propósitos, en vista que entraríamos con el pie izquierdo a la interacción. Lo importante es interrumpir su patrón usual, de manera que podamos establecer un contacto “fresco” con ella, sin todos los prejuicios en cuanto a relacionarse con hombres a los que ella ha sido expuesta desde que era una niña. Analizándolo de este modo, un actor famoso, por ejemplo, interrumpe el patrón de conducta automática de una mujer: al sacarla de su cuadro usual con elementos como su fama, etc., la mujer entra en un estado sumamente sugestionable. Estoy seguro que has visto en los conciertos de rock cómo las mujeres gritan y actúan de formas como uno nunca esperaría que una chica actúe estando en su sano juicio. Al interrumpir el patrón usual, las personas actúan de formas como no actúan normalmente. Si de algo te sirve esto para tu comunicación con el sexo opuesto, recuerda si quieres obtener resultados distintos a los de los demás hombres que han intentado conquistarla y han fallado, tienes que actuar y hacer las cosas de manera distinta a como las hacen los demás hombres. Después de todo, las mujeres no sueñan de noche con que venga “Juan el chico común” a invitarlas al cine: por lo general es alguna especie de superhombre que viene a barrer el piso con ellas y hacer que se derritan de placer. Tú tienes que, a tu manera, ser ese superhombre. A veces la forma más eficiente de sacar a la mujer de su patrón usual es haciendo algo radicalmente distinto a lo que está experimentando en ese momento. Es como una especie de choque a su sistema, que genera un corto circuito a aquello que estaba experimentando en ese momento y hace a la persona sugestionable: al sacarla de su patrón de respuesta usual, se crea una ventana de oportunidad donde va a estar por un momento más receptiva a aceptar las novedades que sugieres. Ejemplo: Actualmente se sabe que iniciar una conversación con “Hola” en sitios como un bar o discoteca por lo general genera una 179

respuesta contraria de parte de la mujer (a menos que ella ya esté visiblemente atraída hacia ti): ellas han aprendido a través de años que los que se acercan a decirle “Hola” por lo general sólo quieren conquistarlas a la antigua, y por ello se cierran a la comunicación. De tal manera actuar de forma desinteresada o decirle a una mujer atractiva algo que ella no espera como, “Bonito vestido, ¿era nuevo cuando lo compraste?” la saca de su patrón usual y la hace más receptiva a tu comunicación. (Aquí entran también los abridores del Cuaderno V, en especial los lúdicos). Lo mismo con aquellos hombres que combinan el tipo de actitud arrogante “tú te mueres por mí” con una pizca de humor. Más que revertir mágicamente el marco de referencia, o de activar algún “interruptor evolutivo” invisible, lo que ese tipo de comunicación hace es interrumpir el patrón usual al que la mujer está acostumbrada (donde el hombre le ruega seriamente que lo acepte) de manera humorística, al presentar una alternativa “descabellada.” Si bien este tipo de comunicación es genial para interrumpir el patrón de la mujer, de por sí puede o no hacer que ella se sienta atraída o no. Es decir, es un buen complemento a una actitud jovial, pero no genera de por sí toda la atracción y deseo que es parte de una seducción orgánica. Hay que considerar que muchos de los “seductores naturales” que poseen esta actitud, actúan de esta manera como parte de quienes ellos son: poseen además (conscientemente o no) las creencias y estrategias necesarias que hacen que las mujeres caigan a sus pies. En mi experiencia no he visto nunca a un seductor eficiente que haga de una sola actitud su “arma principal”: todos ellos son flexibles ante aquello que les presenta la mujer, mientras la ayudan a experimentar sensaciones placenteras más allá de lo que ella conoce. En seducción no existe tal cosa como una actitud o técnica “talla única”: tienes que usar tus ojos y oídos, y adaptar la seducción a la mujer con quien te estás comunicando en el momento. Interrumpir los patrones de alguien es muy sencillo y puede hacerse de infinidad de maneras. Simplemente tienes que hacer algo que la persona no espera encontrar, y vas a generar un pequeño lapso de confusión sobre el cual continuar con tu comunicación. Para darte un simple ejemplo de cómo esto puede ocurrir en la vida diaria, un día camino a mi casa estaba un vagabundo pidiendo limosna, diciendo la misma frase “¿Te sobra cambio?” a todo aquel que pasaba por su lado. Cuando me acercaba, antes de que empiece a hablar le dije “Hola, 180

¿tienes cambio?” a lo que me quedó mirando confundido. Rompí su patrón—le di una moneda también, por ayudarme a practicar hipnosis. También puedes interrumpir el patrón de alguien usando humor, en especial del tipo insólito más que del tipo “chiste.” Aquí está por ejemplo mi abridor “Dime una cosa, ¿Juegas ajedrez?” (Esto es muy gracioso si te imaginas que se lo digo a una chica muy guapa vestida para matar en un bar o fiesta). Es algo que una chica simplemente no espera escuchar, y lo suficientemente graciosoinsólito para sacarle una risa. Está también el caso cuando estaba en una fiesta, y una chica estaba siendo “engreída” por varios chicos, que le alcanzaban cosas y ella respondía con un gesto que más que nada parecía aburrimiento. Luego de que noté esto, pasé por su costado, y sonriendo señalé a sus pies y le dije “oye, no me gusta para nada ese esmalte que usas,” a lo que ella prácticamente descartó a los demás chicos y empezó a prestarme atención a mi. Interrumpí su patrón. Hay varias formas de analizar este tipo de comentarios, tales como “desinterés-activo,” etc. Prefiero entender esto es una forma como interrumpir el patrón usual de la mujer. Sobre este tipo de humor que bordea en algo agravante (y nota, esto nunca debe convertirse en un insulto), recuerda que la subcomunicación debe ser que estás haciendo una broma, no que la estás “poniendo en su lugar” o cosas por el estilo. Recuerda que esto es sólo el principio, y que sin hacer nada más que fastidiar lúdicamente a la mujer de esta manera, no vas a avanzar mucho en términos de una seducción total. Podrían escribirse (y creo que ya se han escrito) libros enteros de cómo romper el hielo o cómo usar este tipo de humor. Luego de haber experimentado un poco con este tipo de comentarios graciososlocos, concéntrate más bien en tener una actitud lúdica: mientras más inesperado sea tu humor, más eficientemente vas a interrumpir el patrón de la mujer. Por disparatado que parezca, es incluso más fácil establecer Proximidad luego de interrumpir el patrón con humor, en vista que para interrumpir el patrón, primeramente tienes que saber cuál es el patrón que quieres interrumpir, y este conocimiento es algo que te va a ayudar a establecer Proximidad casi inmediatamente con la mujer.

181

Existe también un conjunto de actividades que tienen un principio y un final, pero no un punto intermedio. Por ejemplo está el hecho de sentarse en una silla: estás parado, luego estás sentado; no existe en la mente de las personas un momento donde uno “está a la mitad de llegar a estar sentado.” Si te fijas, este tipo de actividades, que también incluyen por ejemplo el estrechar la mano de alguien, responder ante un abrazo, etc., son todas actividades que aprendimos como una unidad (patrones de conducta) de muy pequeños. Por ejemplo mis amigos europeos saludan dando dos besos en la mejilla, mientras que de donde yo vengo es la costumbre dar sólo un beso. Si te fijas la expresión de una chica acostumbrada a un solo beso al recibir dos, puedes notar en su rostro confuso que su ilación ha sido rota. Más gracioso aún es cuando alguien de Latinoamérica o Europa saluda a alguien de Norteamérica con un beso en la mejilla: por lo general los norteamericanos no saben qué hacer—se rompió su patrón usual. Otro tipo de interrupción puede ser acercarte a darle un abrazo— por ejemplo, luego de que diga algo gracioso/ tierno/ halagador, decir con voz cariñosa “ay, que chica tan dulce...” a medida que abres tus brazos para darle un abrazo (las personas en Proximidad responden casi universalmente abriendo los brazos para abrazarte también). Y cuando se está acercando, detengo el “abrazo” y digo algo como “¿Pero te vas a portar bien, ¿no?”... en la confusión por lo general no saben qué hacer y terminan riéndose y abrazándome con aún más ganas. Ten en cuenta que cuando rompes los patrones (la ilación normal de pensamientos de una persona), el estado de confusión en el cual entra la persona permite durante un breve lapso que renueves su tren de pensamientos con algo distinto. Vas a darte cuenta que cuando rompes el patrón de pensamiento de alguien, difícilmente la persona se va a acordar que de interrumpiste su tren de pensamiento (en hipnosis diríamos que generamos amnesia por la interrupción). Es decir, por lo general la gente se va a acordar que estaban hablando de X y luego estaban hablando de Z, pero no se va a acordar de la transición entre tema y tema. En la vida diaria puedes observar esto cuando estás hablando con alguien y luego suena el timbre o el teléfono y tres segundos más tarde la persona no tiene la menor idea de lo que estaban hablando. Algunas personas son más sensibles a esto que otras (éstas son más sugestionables).

182

Dicho todo lo anterior, recuerda que el propósito de interrumpir el patrón es tener un lapso de tiempo “disponible” para proseguir inmediatamente con algún otro aspecto de la seducción. Una de mis formas favoritas de lograr la transición es seguir con una lectura en frío luego de interrumpir su patrón. Haciendo memoria, un “adivino” usó esta técnica hace muchos años para venderme a mi amigo y a mí unos talismanes de protección chinos en una feria. Lo que hizo fue tender su mano como para que la estreche, y luego de que nos diéramos el apretón, volteó mi mano, y sin soltarla, sin titubeos hizo una lectura en frío, que en ese momento sentí que me describía a la perfección (ahora soy yo quien hace ese tipo de cosas... cómo es la vida, ¿no?). Y claro, luego de que nos tenía a mi amigo y a mí estupefactos, procedió a cerrar la venta, anunciando que tenía unos amuletos chinos que nos traerían buena fortuna... Un ejemplo de algo que uso muchas veces es cuando estoy en una fiesta o bar, luego de haber hablado por un momento, cuando llega el momento de que nos presentemos “oficialmente.” Lo que hago, luego de estrechar su mano, es darle la vuelta y mirarla por un momento. Casi inevitablemente ella va a preguntar qué es lo que veo (va a asumir que conoces de quiromancia), y automáticamente ya estás en una lectura en frío. Nota que no es necesario usar quiromancia para aprovechar la interrupción del patrón y juntarla con lectura en frío. A veces basta con un comentario tipo “¿Oye ya viste tal cosa?” para que ella pierda la ilación. De ahí puedes mirarla con una sonrisa maquiavélica y seguir con algo como “Sabes, al ver a tus ojos me imagino que seguro muchos te ven y creen que eres una chica dulce e inofensiva... pero puedo ver que hay en ti un aspecto más temerario que te gustaría dejar salir a jugar más frecuentemente, pero por lo general no tienes la oportunidad...” (de la técnica de Polos Opuestos, Cuaderno VI). Esto hace una transición muy sencilla entre interrumpir su patrón a ganar Proximidad a través de una lectura en frío. Nota que el contexto es lo que va a hacer de tu interrupción y transición a una lectura en frío algo orgánico o no. Cuando una chica se halla con sus amigas en un bar, tienes primero que trabajar al grupo antes de hablar de esta uno a uno con ella—es decir, en estos casos primero tienes que interrumpir el patrón de pensamiento grupal, etc. En parte usar un abridor de opinión, etc., busca interrumpir el patrón usual del grupo (de manera que no actúe a la defensiva). Si dejas que ellas corran su patrón usual, vas a estar limitado a las

183

respuestas usuales que ellas generan ante otros hombres—asume que no te van a ser favorables. El mensaje que quiero que saques de esta sección es que luego de que, teniendo su atención, la sacas de su patrón de pensamiento, tienes que lograr una transición orgánica a algo como establecer Proximidad. Es preferible interrumpir el patrón antes de que ella pueda actuar bajo sus pilotos automáticos de conducta, sea al inicial la conversación, o antes de escalar a nivel personal. Para concluir la discusión de interrupción del patrón de la mujer, recuerda que lo práctico es a veces lo más eficiente: muchas veces con decir “Oye, mira...” o preguntar la hora es más que suficiente para interrumpir el patrón de alguien, y no es necesario complicarse más. Calibra y experimenta. VIII.4. EDUCIENDO PROCESOS Vimos en la sección de educción de valores que lo importante de conocer sus valores (para el propósito de generar un vínculo emocional) es ayudar a la mujer a sentir parte de la experiencia que sentiría si tuviese ese valor satisfecho. Establecimos que ese proceso se logra en parte haciendo preguntas y describiendo escenarios que la ayuden a encontrar dentro de sí el proceso de sentir sus valores satisfechos, por ende sacándolos a flote y experimentando con nosotros las sensaciones asociadas con sus valores—lo que a su vez hace que nos asocie a nosotros con tales sensaciones. Ahora vamos a ver el tipo de comunicación que hace que podamos educir otros procesos mentales, más allá de conocer sus valores o no. Nuevamente, piensa que este tipo de conversación funciona mejor en una situación donde idealmente se hallan ella y tú conversando sin interrupciones (por ejemplo tomando algo en un sitio donde puedan hablar con tranquilidad). La clave consiste en guiar a la mujer a recrear sus propios procesos, por ejemplo aquellos de sentir una conexión emocional, o sentirse atraída para con un hombre, o sentir placer extremo, etc. Prefiero usar este tipo de comunicación luego de establecer Proximidad o usar lectura en frío, ya que con Proximidad podemos sentar el marco que tenemos autoridad en aquello relacionado a su forma de ver el mundo, y su estado mental.

184

Usar estas herramientas dentro un marco de Proximidad también ayuda a establecer que ella tiene un lado que le muestra al “mundo exterior,” pero que hay un lado más personal que por lo general no le muestra a otros (que es por cierto un truismo, y corresponde a la técnica de Polos Opuestos). Visto desde esta perspectiva, al ser nosotros una autoridad en lo que se refiere a su forma de pensar y sentir, estamos calificados implícitamente para guiarla a entender esos “otro lados” de su carácter que no logran aflorar tan frecuentemente. Al sentir esas emociones salir a flote en nuestra presencia, en su mente nos vamos a convertir en el tipo de hombre con quien siente ese tipo de cosas: va a ver en ti la causa por la cual se siente tan maravillosamente bien. En esta etapa lo que queremos es identificar un componente de su mundo interno—una emoción—y profundizar en cómo es que el proceso asociado a esa emoción se manifiesta. Ejemplo: Nota cómo logro la transición hacia educir el proceso, luego de una lectura en frío. Tú: Puedo ver que por lo general la mayoría de hombres no logran captar tu atención... no sé si sea cuestión que la mayoría de hombres no logra generar en ti una atracción duradera, o si es que a veces te resulta un poco difícil encontrar a alguien con quien conectar a nivel emocional... [Nota que estoy ofreciéndole dos alternativas, para que ella escoja la que resulta más cierta para ella.] ELLA: Es más como que captan mi atención físicamente, pero luego de un tiempo dejan de interesarme... TÚ: Ah... qué interesante. Para algunas mujeres, ellas sienten atracción física y ahí queda la cosa, pero tú dices que para ti la cosa es más dinámica, y la mayoría de hombres deja de interesarte luego de un tiempo... [Simplemente estoy repitiendo lo que me dijo.] ELLA: Sí... TÚ: ¿Y has pensado alguna vez en la diferencia entre los hombres que te interesan por un momento comparados con aquellos que generan en ti un interés más duradero? ¿Qué sientes dentro de ti cuando 185

conoces a un hombre que no sólo capta tu atención físicamente, sino que te interesa más allá de todo eso? [Nota en mi última oración que estoy usando parte del lenguaje que ella usó al responderme anteriormente.] Hacia el final hago la transición: sugiero que hay en ella un valor que no está siendo satisfecho, y le doy incluso dos dimensiones de las cuales escoger, sea del campo físico o del campo emocional (que en sí resumen casi todas las opciones a nivel global). Luego que usé mi curiosidad para que ella me dé una pista, sigo desarrollando el tema. Con la experiencia te vas a dar cuenta que tener una curiosidad verdadera por el proceso que experimenta la mujer es la clave para educir sus procesos, de manera que podamos conocer a la mujer única que tenemos en frente. Así como le pregunté qué ocurría en ella estando en presencia de __, pude haberle preguntado cosas como: • • ¿Qué notas cuando __? ¿Qué pasa cuando dentro de ti cuando __?

Los vacíos (“__”) en las preguntas anteriores son para ser completados dependiendo de los estados mentales que queremos educir, y de lo que ella nos ha estado diciendo durante la conversación. Podemos por ejemplo también incluir en la pregunta algunos de sus valores, que en este caso funcionan como palabras de trance. Si ella nos ha revelado que sus valores son sentirse libre, o sentirse protegida, etc., podemos preguntar “Cuando conoces a un chico con el que puedes sentirte protegida y libre, ¿qué notas que ocurre dentro de ti?” Piensa en tu comunicación no como una máquina que produce diseños todos iguales para cada mujer, sino en un artista que adapta cada interacción dependiendo del lenguaje y valores de la persona que tiene en frente. Este tipo de preguntas tienen la función de educir un proceso: al preguntarle “qué nota cuando __” o “qué partes de ella afloran cuando está en la presencia de __,” no me interesa tanto que me comunique información verbal, me interesa que ella empiece a experimentar el proceso al que estoy haciendo referencia. Si logras que la mujer experimente este tipo de procesos en tu presencia, ella va a asociar el estado mental-físico del proceso contigo. Los chicos aburridos por lo general se limitan a buscar datos verbales: dónde vive, a quién conoce, qué le gusta hacer. El maestro no se limita a conocerla en base a estos datos, sino que la ayuda a vivir 186

experiencias emocionales. Si no entiendes nada más, este principio va a hacer algo de tus interacciones algo muy dinámico e interesante. Las emociones, y el acceso a bancos de “datos,” ocurren en lugares distintos de la mente. Muchos creen que apelar al lado lógico de una mujer es la clave a su corazón. En el peor de los casos está el chico que trata de persuadir lógicamente y a través de argumentos lógicos a la mujer, pensando que así ella va a sentir emociones. Ésta es una empresa inútil, en vista que las emociones y la información a nivel lógico ocurren a través de procesos distintos: el que uno ocurra no garantiza que el otro va a suceder. Para asegurarte que ella empieza a educir un proceso, entonces tienes que asegurarte que lo tomas como un proceso: con un principio, y un flujo de emociones a través de ella. En vista que estamos preguntándole qué “siente” en un sentido kinestético, vamos a asumir que estas “sensaciones” son a la vez un reflejo de emociones y de sensaciones físicas. Con la experiencia te vas a dar cuenta que para las mujeres la diferencia entre sus emociones y aquello que siente a nivel corporal es prácticamente inexistente. Fíjate lo que ocurre en este ejemplo, continuación del anterior: TÚ: ¿Y has pensado alguna vez en la diferencia entre los hombres que te interesan por un momento comparados con aquellos que generan en ti un interés más duradero? ¿Qué sientes dentro de ti cuando conoces a un hombre que no sólo capta tu atención físicamente, sino que te interesa más allá de todo eso? ELLA: Bueno, siento como un cosquilleo en el estómago... TÚ: Un cosquilleo en el estómago... Y después, ¿hacia dónde se dirige ese cosquilleo? ELLA: [Empieza a sonrojarse] Hmm, diría que hacia mi pecho... TÚ: Hacia el pecho... ¿y se queda ahí en tu pecho o sigue subiendo hacia tu cara? ELLA: [Sonrojándose más] Sí, va hacia mi cara... Aquí simplemente me limité a preguntarle, a extraer el mapa de su propio proceso: cuando conoce a un tipo X de hombre que la hace sentir un conjunto de emociones, la forma como ella experimenta todo 187

eso a nivel físico-emocional es primero sintiendo un cosquilleo en el estómago, que luego sube por su pecho y termina yendo hacia su cara, haciendo que ella se sonroje. En este caso ni siquiera fue necesario que ella me diga que se sonrojaba: me lo dijo de manera no-verbal. Al educir procesos, tus ojos y oídos son tus mejores herramientas. Si notas que algo ocurre, como que su respiración se hace más profunda, o se sonroja, o empieza a mirarte con una mirada como extraviada, son todas indicaciones que físicamente está experimentando un proceso que va más allá de lo que experimenta normalmente. Más adelante veremos cómo amplificar las emociones que haces aflorar, de manera que puedas de alguna manera tener el control de dichas emociones, como el dial de volumen en un estéreo. Es importante saber que no todas las mujeres van a darte el proceso de forma tan explícita como lo describí en el ejemplo anterior. Algunas mujeres simplemente no están en contacto con sus emociones, o simplemente no han experimentado el proceso físicamente lo suficiente a lo largo de su vida como para poder decirte sin titubeos que el proceso ocurre “así, así, y así.” Para ellas es necesario adaptar la forma como la guías—la manera como educes el proceso. Te va a ser útil asumir que siempre hay un proceso que se puede educir, y sólo es necesario que cuentes con la flexibilidad para poder adaptar tu manera de educirlo. VIII.4.1. Presuposiciones Una forma de adaptar las preguntas guía es no tanto preguntando secamente “dónde empiezan las sensaciones” o “hacia donde se dirigen,” sino ofreciendo posibilidades a través de presuposiciones. Una presuposición es una estructura verbal que necesita ser tomada como cierta de manera que el contenido de una frase pueda ser comprendido lógicamente. Ejemplos: • • • • ¿Qué vas a hacer primero, terminar de leer esta página, o detenerte y salir a practicar? ¿Qué colonia te gusta más, Armani o Polo? No es necesario que termines de leer esta oración muy rápido. ¿Qué quieres comer, comida italiana o china?

En estos ejemplos nota que no estoy dando opciones ilimitadas, es decir, no entra en cuestión si quieres “ir a comer” o si vas o no a “leer esta oración”: al añadir los adverbios, las opciones se ven reducidas de un universo de posibilidades a sólo dos posibilidades. El último ejemplo 188

(“Qué quieres comer, ¿comida italiana o china?”) es un clásico en comunicación persuasiva, donde la presuposición es que la persona quiere ir a comer, y es sólo cuestión de qué quiere comer; más allá de eso, las opciones disponibles son solamente si quiere comer comida italiana o comida china. Es muy diferente presuponer que simplemente preguntarle si quiere hacer algo o no. Al preguntarle si quiere ir a comer, las posibles respuestas son “sí” o “no”; al preguntarle cuál de las dos opciones presentadas prefiere, las respuestas son “comida italiana” o “comida china” Esta herramienta lingüística no es de ninguna manera una vara mágica que va a hacer que nunca nadie diga, por ejemplo, que no puede realizar lo uno o lo otro, porque tiene que estar en casa en ese momento, etc. Sin embargo, existen entre las mujeres infinidad que detesta tomar decisiones, y para quienes la responsabilidad de tomar decisiones es mucho pedir: les vas a hacer un gran favor al ofrecerles opciones en lugar de pedirle que tome decisiones. Sobre el uso de presuposiciones, fíjate en las presuposiciones listadas en el Apéndice 1, que conviene que tengas a la mano. Practica cada una individualmente hasta que puedas usarlas sin tener que pensar demasiado para formularlas. Así como para educir un proceso, al preguntarle dónde siente la sensación (nota la presuposición), podemos darle al mismo tiempo dos opciones, lo que se conoce como un lazo doble (ejemplo, “o gano yo, o pierdes tú”). Al ofrecerle dos opciones a la mujer, creamos mágicamente la ilusión de libertad de opción—en todo momento las opciones son aquellas que presentamos nosotros, así que al aceptarlas está entrando en nuestro marco. Veamos un ejemplo de este modelo (tomado del caso anterior): TÚ: ¿Y has pensado alguna vez en la diferencia entre los hombres que te interesan por un momento comparados con aquellos que generan en ti un interés más duradero? Cuando estás frente a uno de estos chicos que en verdad logran captar tu interés, ¿te das cuenta de forma lógica, o es acaso una sensación la que te deja saber lo que está ocurriendo? [Presuposición: algo ocurre cuando está frente al tipo de chico que le gusta]. ELLA: Es más como una sensación… 189

TÚ: ¿Empieza en tus extremidades, o es más desde el centro? [Dos opciones para que ella elija]. ELLA: [Poniendo su mano a la altura de su plexo solar] Desde el centro… TÚ: [Señalando su plexo solar] ¿…y es como que el área se calienta poco a poco, o es más como mariposas revoloteando…? ELLA: Como un calor… TÚ: ¿Y el calor se hace más intenso antes de subir hacia tu pecho, o se hace más intenso a medida que sientes que el calor se expande hacia tus extremidades…? [Nota cómo uso más de una presuposición en la oración anterior. Piensa en cada presuposición como hacerle un nudo a una cuerda: un nudo es relativamente fácil de deshacer, pero al tejer nudos múltiples es más difícil deshacerlos. De la misma manera al incluir opciones dentro de opciones, dentro de incluso más opciones, va a ser más fácil que ella se abandone a las experiencias que estás sugiriendo.] ELLA: [Su respiración se hace más profunda; se empieza a ruborizar] Se hace más intenso, luego sube hacia mi pecho… Nota que el marco fundamental que debes tener es el de curiosidad por entender cómo es para ella la experiencia de X (en este caso, sentir que se halla en presencia de un hombre atractivo). Al demostrar esta curiosidad, y guiarla con preguntas, etc., estamos en efecto educiendo el proceso. Para que ella pueda recordar su proceso, de manera que nos pueda ayudar a entenderlo, el proceso tiene que manifestarse en ella ahí y en ese momento en cierto grado (a menos que esté mintiendo y respondiendo con respuestas que no reflejan su experiencia). Usa tus ojos para calibrar y darte cuenta de los cambios fisiológicos que ocurren a medida que educes el proceso (estos son los verdaderos indicadores que vas a tener para saber si lo que haces está funcionando). Nota además que si ella señala físicamente alguna parte de su cuerpo, o hace algún gesto que ponga atención en alguna parte de su cuerpo (como señalar su plexo solar, en el ejemplo anterior), todo esto 190

representa información no-verbal acerca del proceso. Por ejemplo si ella señala con su mano hacia su estómago y describe de manera noverbal un flujo hacia su cuello, simplemente con imitar sus gestos no-verbales vas a ayudar a educir el proceso: subconscientemente estás activando sus claves personales de activación. Estas claves son personales y propias de cada uno, así que calibra y nota lo que la mujer te está ofreciendo. También puede ocurrir el caso en que ella te diga que su proceso no ocurre de una forma o de otra, sino de alguna otra manera no sugerida por ti. Toma esto desde un marco de flexibilidad: ella te está ayudando a entender su proceso, simplemente persiste con tu curiosidad para ir más allá de lo que ella te da para poder entender el proceso más a fondo. Ejemplo (variante del ejemplo anterior): TÚ: ¿…y es como que el área se calienta poco a poco, o es más como mariposas revoloteando…? ELLA: Es más como una corriente eléctrica que se expande hacia mis piernas… TÚ: … ¿poco a poco o instantáneamente? ELLA: Lentamente… TÚ: Y cuando la electricidad llega hacia tus piernas, ¿se hace más intensa, o hace que tus piernas tiemblen con esa sensación…? La clave es usar las respuestas que ella misma te da, en lugar de resistirlas. En vista que estamos comenzando con simples presuposiciones, estate preparado para que ella te guíe a entender su proceso por otros rumbos. Nunca resistas la información que ella te da: ella conoce su propio proceso mejor que tú; no es tu trabajo el pelear con ella sobre si algo es de una forma u otra: tu trabajo consiste en entender y educir el proceso. VIII.4.2. Submodalidades Si estamos hablando de una sensación física, nota que la sensación ocurre de cierta manera inicialmente: puede ser como electricidad, o como agujas, o como presión, o como un tipo de calor, etc. Nota que todas estas son cualidades asociadas con el sentido 191

de tacto (una “sensación” física/kinestética). Al educir su proceso, parte importante consiste no sólo en ver en qué parte de su cuerpo está la sensación inicialmente, sino hacia dónde se desplaza, qué tan intensa es, si es como presión o cosquilleo o calor, etc., etc., etc. Imagínate que eres un artista policial que está tratando de recrear una imagen partiendo simplemente de descripciones que un testigo te da: las descripciones van a ayudarte a pintar un cuadro. Estas “descripciones cualitativas” de una sensación constituyen las submodalidades de una descripción sensorial (nota cómo las estoy usando en los ejemplos anteriores). Para darte una idea, las submodalidades que podemos usar en el transcurso de educir una sensación kinestética incluyen: • • • • • • • • Temperatura: el espectro entre frío, caliente, etc. Vibración Presión Lugar en el cuerpo Ritmo Constante o intermitente Haciéndose más intenso o tenue Aferrándose o soltando

(Si prefieres aprender el principio, las submodalidades kinestéticas van a ser principalmente de lugar, desplazamiento, textura, presión, y temperatura). Ten en cuenta las submodalidades cuando estás confeccionando tus preguntas. Asume siempre que el proceso tiene un flujo: empieza como una sensación en algún lugar de su cuerpo, luego viaja a otro lugar, etc. La sensación en sí, a su vez tiene cierta textura o presión, cierto ritmo, cierta temperatura. Prepara tus presuposiciones de manera que la presuposición sea que la sensación va haciéndose más intensa a medida que se desplaza por su cuerpo. Por ejemplo, es diferente decir “Cuando la sensación sube hacia tu pecho, ¿lo sientes de manera intensa” (es un tanto abstracto), que usar un lenguaje más rico en submodalidades, las cuales vamos amplificando: “Cuando la sensación sube hacia tu pecho, se hace más rítmica, o lo notas más a medida que su temperatura se eleva poco a poco, llevando calor hacia tu cuello… haciendo que tu rostro empiece a sonrojarse…?” Al usar submodalidades, eso permite una descripción más rica, y mientras más rica la descripción, más puede ella compenetrarse y educir su proceso (o corregirme y darme la 192

información necesaria para educir el proceso según ella lo ha experimentado antes). VIII.4.3. Proximidad en la educción Dicho todo lo anterior, recuerda que es necesario tener Proximidad al educir sus procesos. Siempre tiene que estar presente el marco que estás actuando de manera lúdica y que estás simplemente conociéndola, y parte de conocer quién es ella incluye conocer la forma como ella nota ciertas cosas, como cuando conoce a alguien que le gusta, etc. Es por esto que prefiero establecer Proximidad a través de una lectura en frío (sea con un sistema de adivinación, o simplemente con comentarios estilo lectura en frío que me hagan ganar Proximidad), y luego, en vista que he iniciado el proceso de conocer su mundo interno, prosigo con la educción. Recuerda esto bien: acercarte a una desconocida a educir sus procesos de atracción etc., sin que entre ambos haya Proximidad, va a hacer más bien que ella crea que estás medio loquito. Por lo demás, el marco debe ser que se están conociendo, y que así como ella está compartiendo esta información contigo, tú estás compartiendo tu tiempo y tu habilidad de darle sensaciones agradables (más adelante vamos a ver cómo amplificarlas aún más). Si en algún momento pasa por su mente la idea que “le estás haciendo algo,” etc., lo más probable es que ella tenga más adelante remordimiento por haber sentido todas esas emociones contigo, y va a estar muy motivada a no querer pasar más tiempo contigo por miedo a que quieras “manipularla” o algo por el estilo. Al mismo tiempo, es importante mantener la Proximidad durante la educción. La clave aquí es ser congruente con las descripciones y preguntas que estás haciendo: Si ella está describiendo su proceso, y está señalando el hecho que a medida que la sensación sube hacia su pecho ésta se hace más intensa, su estado se va a alterar un poco. Es posible que su respiración se haga más profunda, que su presión suba (reflejándose en el rubor de su piel), que sus pupilas se dilaten, etc. Si ella está atravesando tales procesos físicamente intensos, y tú estás fresco como una lechuga, como si estuvieras mirando dibujos animados en televisión, entonces van a perder Proximidad y ella no va a seguir entrando en ese estado de excitación. Es decir, si ella está 193

atravesando ese estado alterado, y tú estás demasiado relajado, entonces la vas a jalar hacia tu propio estado, y más que una educción, la cosa va a ser un intercambio inútil de información. Es importante notar los cambios fisiológicos por los cuales ella está atravesando, y reflejarlos ligeramente a manera de espejismo con tu propia fisiología y comunicación no-verbal. Esto no viene a decir que si ella está visiblemente excitada por la educción, que tú también necesitas excitarte. La idea es obtener una pizca del estado por el que ella atraviesa, de manera que pueda verse reflejada en tu comunicación no verbal—si ella nota que tú te estás excitando demasiado, eso puede hacer que ella se ponga demasiado alerta y ella se calme a sí misma, rompiendo su estado mental, y rompiendo la Proximidad entre ambos. Formas de mantener la Proximidad incluyen hablar al ritmo de su respiración, respirar al mismo ritmo, imitar su postura. A la vez, si ella está empezando a excitarse es probable que su voz cambie y se haga un poco más grave o como un susurro (su corazón está bombeando más sangre y sus músculos, incluyendo sus cuerdas vocales, se están poniendo un poco más tensos, después de todo). Tú también puedes hablar con una voz más grave a medida que notas los cambios por los que ella atraviesa, etc. La idea es que si ella altera su fisiología durante la educción, que tú también alteres su fisiología en la misma dirección. Siempre estate un poco más calmado de lo que ella está, de manera que tu propia fisiología no te traicione: un hombre visiblemente excitado no puede controlar su comunicación tan bien como un hombre un poco más sereno. Con el tiempo te vas a dar cuenta que cuando tienes suficiente Proximidad con una mujer, por ejemplo luego de que has compartido con ella el proceso de educción, no vas a necesitar incluso de palabras para jalarla a tu estado. Muchas veces cuando estoy en Proximidad con la mujer, y he educido sus procesos y ella a su vez se excitó, luego cuando estemos en una situación normal, simplemente con alterar mi estado y mostrar un poco de excitación, ella va a alterar el suyo. Éste es un proceso subconsciente, y veremos un poco más de esto al ver el tema de anclas. VIII.4.4. Dr. Frankenstein La única forma de hacerse bueno educiendo procesos en otras personas es con la práctica. Considera que educir un proceso es algo 194

que puedes hacer no sólo con mujeres, y no sólo con el proceso de atracción. Sin embargo, es necesario que para educir un proceso tengas muy en claro: 1) Qué proceso quieres educir. 2) Cómo vas a estructurar tu comunicación de manera que la otra persona empiece a educir el proceso para ella misma. Para practicar la educción, trázate algún estado mental “piloto” con el que vas a practicar los elementos discutidos en esta sección. Considera que existe infinidad de estados mentales en el espectro de la experiencia humana: • • • • • • • Miedo Alegría Pasión Atracción Fascinación Curiosidad Admiración, etc.

Para que te des cuenta el rango de opciones, cada construcción abstracta del tipo “sentir __” refleja que dicha emoción ocurre a través de un proceso—que puede ser educido. Toma un estado mental, por ejemplo “curiosidad,” y trázate la meta de educir el proceso de curiosidad en unas cinco o diez personas. Ten en cuenta los elementos descritos hasta aquí, e incluye presuposiciones, submodalidades, y definitivamente asegúrate de estar en Proximidad con la persona a lo largo de la interacción. Por ejemplo, hablando con un amigo puedes empezar contándole de tu experiencia de leer “un libro muy interesante acerca de relaciones y conducta humana.” Luego puedes preguntarle de alguna ocasión donde haya sentido curiosidad incontrolable hacia algún tema, y preguntarle los detalles de cómo es cuando siente curiosidad: ¿Qué le deja saber que la experiencia es algo que está despertando su curiosidad? ¿Qué siente en su cuerpo? ¿Dónde y cómo lo siente? ¿De qué manera siente cuando la curiosidad se hace más intensa? ¿Cómo ocurre el flujo de sensaciones dentro de él? Más allá de alguna ocasión en particular, ¿recuerda algún tipo de escenario donde su curiosidad tome control de sus emociones? (Como cuando está en una clase interesantísima, o cuando está conociendo a alguien inteligente, o cuando estás leyendo un libro interesantísimo ☺). 195

Aprende a conocer a las personas: sólo conociéndolas de esta manera vas a poder educir procesos. Si te das cuenta, ésta es la habilidad de traer emociones a flote donde antes había un estado mental neutro—magia jedi en verdad. Para los astutos que se hayan dado cuenta, es tan factible educir un proceso de alegría y curiosidad, como educir miedos o traumas. Esta información conlleva un gran poder, y prefiero decirte las cosas como son: con gran poder viene una gran responsabilidad; usa estas herramientas para hacer de la vida de los demás algo mejor. Con el tiempo te vas a dar cuenta que crear un mundo hermoso para alguien más es crear un mundo hermoso para ti mismo, y viceversa—todo empieza por ti, y eventualmente todo vuelve hacia ti. Ejercicio: ¿Puedes lograr educir el proceso de fascinación en alguien? ¿Qué tal si combinas el proceso de educir fascinación con la idea de establecer marcos poderosos? Revisa el ejercicio del Cuaderno II sobre cómo usar los patrones de redefinición del marco para persuadir a alguien de estudiar estas técnicas. Considera ahora cómo podrías usar esa técnica de persuasión, a la vez que educes sus valores de aquello que resulta importante para su desarrollo personal, y a la vez que educes un estado mental de curiosidad y fascinación en la persona. ¿A cuánta gente puedes persuadir de echarle un vistazo a lo que representa estudiar sobre seducción, simplemente a través de educir un estado de curiosidad intensa en ellos, manteniendo siempre Proximidad, y siempre dentro del marco de referencia en que aprender seducción puede cambiar una vida para mejor? Crea tus propios ejercicios y proyectos—el cielo es el límite. Mientras más juegues y experimentes con tus nuevas habilidades, no sólo con mujeres, sino en tu comunicación día a día, más cerca vas a estar a ser un verdadero maestro de las emociones. VIII.5. SOCIOS SILENCIOSOS Es importante hacer siempre una distinción entre las categorías de chicos aburridos, que no le llaman la atención, y aquellos que le son interesantes y atractivos. Esto es un truismo: todas las mujeres tienen estas categorías, en vista que no todos los hombres del mundo les resultan atractivos. Con simplemente nombrar las categorías a través de la conversación, las elevamos al plano de lo mentalmente 196

“tangible.” Al mencionar parte de la forma como ella piensa y se desenvuelve en el mundo, estás demostrando que entiendes su forma de pensar, estableciendo Proximidad. Veamos un ejemplo de cómo usar estas distinciones (éste podría ser por ejemplo el final de una lectura en frío): TÚ: ¿Y has notado que a veces cuando hay un grupo de mujeres, siempre hay del otro lado del cuarto un grupo de chicos que se quedan mirando, pero que nunca se atreven a acercarse? ELLA: Ja, ja… sí, siempre. TÚ: Y esos chicos por lo general luego tratan de payasear un poco, y luego el más valiente se acerca medio temblando a sacar a una chica a bailar, y esas cosas, ¿no? ELLA: Ja, ja... claro... TÚ: Pero has notado que por otro lado están estos hombres que ni bien los ves, y ellos te ven, sabes en el fondo de ti que hay algo totalmente sexy en esta persona... que este hombre es alguien que en verdad te cautiva, no sé si sea su mirada o qué sé yo, pero hay algo... ¿sabes a lo que me refiero? ELLA: Uf, totalmente... Nota el uso del lenguaje aquí. Hablo de “esos” hombres al describir cualidades negativas o aburridas, así como me refiero a “estos” hombres al mencionar atributos positivos en los hombres interesantes. Esto se llama usar un lenguaje asociativo. Estamos asociando ciertas cualidades de las personas a través de las palabras que usamos para describirlas. La simple distinción entre “esos” o “aquellos hombres” y “estos otros hombres” va a hacer que ella te asocie subconscientemente con el grupo de “estos otros”: después de todo uno usa palabras como “ese” o “aquel” para cosas que no se encuentran en el perímetro inmediato, y “este” o “esto” para lo que tenemos con nosotros, cerca. Igualmente al referirme a procesos y experiencias placenteras, quiero que ella se asocie y los sienta aquí y ahora, por lo que me referiría a “estas emociones” o “estos procesos,” o a aquello que “estás sintiendo.” Todo es lenguaje asociativo: quiero que

197

subconscientemente asocie toda la experiencia conmigo, y que esté aquí en el momento disfrutándola. De manera no verbal también queremos usar estas asociaciones. Al hablar de “esos” hombres aburridos tu voz puede ser un poco nasal, como la de un niño o un hombre aburrido; luego al hablar de “estos” otros hombres, diferentes y con cualidades que le interesan a ella, tu voz se puede hacer un poco más grave-sensual. El mensaje que estás sub-comunicando es “yo soy uno de estos otros hombres” (Nota: por favor NO le digas literalmente que tú eres uno de estos hombres... deja que ella se de cuenta por sí sola). Al mismo tiempo de manera energética también podemos crear la asociación: al referirnos a “esos” aburridos, puedes hacer un gesto con tus manos o brazos, extendiéndolos hacia afuera, como en un gesto de “en otro lado,” mientras que al referirte a “estos” otros hombres atractivos, tus manos y brazos están cerca de tu cuerpo, quizás haciendo un leve gesto con tu mano apuntando hacia ti mismo. Nota que lo importante es el contraste: “esos,” con un tono de voz y lenguaje corporal hacia fuera, versus “estos” con tono de voz más seductivo y lenguaje corporal que indica “aquí.” Éstas son herramientas diseñadas para hablarle al subconsciente de la mujer, por lo tanto recuerda que ella no necesita tomar cuenta conscientemente de que estás asociándote a ti mismo con los hombres del grupo “atractivo” a través de tu lenguaje y gestos. Su propio subconsciente va a conectar los puntos y ponerte dentro de esa categoría, como por arte de magia. El lenguaje asociativo es algo que podemos usar al comenzar a educir un proceso. Por ejemplo, al hablar del tipo de chicos que le son atractivos para educir el proceso de atracción, con la pregunta “Cuando estás frente a uno de estos chicos que en verdad logran captar tu interés, ¿te das cuenta de…?” Etc. La idea de asociarse o disociarse está relacionada con la forma como pensamos y experimentamos la realidad, así como también la forma como nos involucramos emocionalmente con las cosas. Esto está directamente relacionado a lo que vimos en el Cuaderno IV, al asociarnos y disociarnos en una experiencia. Al disociarnos, vemos las cosas a través de los ojos de un tercero, como si viéramos una película; al asociarnos, vemos los eventos a través de la cámara de nuestros propios ojos. Las experiencias y emociones desde esta perspectiva son más reales e intensas. 198

De la misma manera, el uso asociado del lenguaje para relacionarnos a categorías de hombres, o a los hombres en específico que le resultan atractivos, sirve para darle un plano real y presente a las emociones que vamos a educir. Queremos que nos vea a nosotros a través del marco de las sensaciones placenteras que la hacemos sentir, y que experimente todo esto desde su propia perspectiva, asociada a lo que está ocurriendo. Ésta es una herramienta un tanto “discreta”: no es algo tan esotérico o extravagante en el mismo sentido que educir un proceso hace que las emociones afloren. Sin embargo, este componente es sumamente hipnótico, en vista que estamos apuntando hacia una comunicación subliminal—es como si recalcáramos mensajes que queremos que el subconsciente capte sin intervención consciente por parte de ella. Recuerda el principio importante: de nada sirve persuadir a una mujer con argumentos “lógicos” que debe o no tomar cierto curso de acción. Con simples señas y lenguaje asociado podemos “sugerirle” a su subconsciente las mismas cosas, evitando al mismo tiempo todo el rollo de argumentar el por qué de una cosa u otra. Máxima eficiencia, mínimo esfuerzo. VIII.6. QUE SALGA A JUGAR Así como vimos, por ejemplo en el Cuaderno V, la importancia de la ratificación debido al Principio de Consistencia, conviene siempre que la mujer sea quien nos explique por qué actúa de una manera u otra, y que sea ella quien nos da los ejemplos de situaciones donde pudo actuar de una manera u otra, etc. En el caso de la educción de procesos, bien podemos hacer que afloren procesos como sentirse atraída, etc., y a través del lenguaje asociativo le damos a su subconsciente la idea que nosotros somos un chico que genera un proceso similar. Sin embargo, existe el posible límite que ella no se sienta cómoda de actuar en base a esas emociones, simplemente porque no la estamos motivando a soltarse y sentirse libre de disfrutar de la sensación de atracción. Es decir, queremos temporalmente liberarnos del marco que reza “siente la emoción, pero no actúes, porque sólo las chicas “fáciles” actúan de esa manera, y tú no eres una chica fácil.” Si no le damos esa razón para actuar, ella bien puede estar sintiendo las emociones placenteras de los procesos educidos, pero 199

también puede patear el tablero y decir “gracias, ahora me voy, nos vemos, adiós.” Y entonces vas a tener a dos personas que se van a su casa solos a disfrutar de una velada “privada.” Queremos, al mismo tiempo que educimos procesos y emociones, hacer que ella busque por sí misma la motivación necesaria, las razones que la han de impulsar a tomar parte activa en el proceso; que la impulsen a saber que estas emociones no son algo que “le ocurren” de manera pasiva, sino que a través de sus acciones, ella puede hacer que estas emociones se hagan más reales, haciendo a su vez que las sensaciones se incrementen. El principio clave sigue siendo que vamos a obtener la información y procesos necesarios de ella: los vamos a educir, en lugar de forzarlos. Considera este tipo de preguntas: • • ¿Qué aspectos de tu personalidad salen a flote cuando estás en la presencia de __? ¿Existe una diferencia entre la manera como te comportas estando en la presencia de [un hombre que te cautiva], a diferencia de [alguien que no te interesa mayormente]?

Para contestar estas preguntas, ella necesita pensar en experiencias pasadas, donde actuó de una forma diferente a como lo hace usualmente. Nota que estamos presuponiendo que existe una diferencia en su comportamiento y/o procesos mentales al estar en presencia del tipo de hombre que sabe cautivarla. Deja que ella te explique qué exactamente es diferente en su forma de actuar: acaso ella se siente desinhibida, o busca hablar con él, o está a la expectativa de que “algo” pueda ocurrir. Este tipo de respuestas va a ser diferente para cada mujer. Toma nota de sus respuestas, sin embargo, en vista que por el Principio de Consistencia, al sentir en tu presencia el tipo de emociones asociadas a un chico que le interesa (las has educido, ¿recuerdas?), ella se va a sentir libre de actuar de esta forma “no usual.” Cuando es ella quien te está describiendo a ti aquellos escenarios donde puede ser y actuar de una forma X, esa forma de actuar se hace legítima en su mente: se convierte en posible curso de acción. Es decir, si ella admite que no es una santa, sino que tiene algo de diablita, es más probable que se sienta libre de disfrutar y actuar de esa forma nuevamente. Deja que

200

ella desarrolle un poco el tema: al describirlo, se convierte de pronto en una posibilidad en la cual ella puede incurrir. Ejemplo: TÚ: ¿Existe una diferencia entre la manera como te comportas estando en la presencia de uno de estos hombres que logran cautivarte, a diferencia de aquellos que no te interesan mayormente? ELLA: Bueno, cuando alguien me interesa, trato hacerme un poco más presente, me río un poco más, trato de estar por momentos por mi cuenta, a ver si él se acerca a hablarme... TÚ: Y si él se acercara, y estuvieran hablando, ¿qué otras cosas te encontrarías haciendo? ELLA: Depende de la persona, pero las veces que he estado así con un chico solo me abandono al momento. TÚ: ¿O sea que dejas que las cosas pasen por sí solas? ELLA: Diría que sí... TÚ: Y si es el momento de dejarte llevar por las emociones, y sabes que va a ocurrir algo especial con este hombre... entonces te abandonas al momento, como cuando sabes que tú y él se van a besar apasionadamente... ELLA: [Ruborizándose] Sí... De ahí en adelante, ya inoculé la interacción contra posibles excusas de su parte como “no, yo no suelo actuar de tal o cual manera.” Ella ya admitió que cuando el momento es propicio, ella simplemente se deja llevar: tu trabajo consiste en crear ese momento propicio—ella por su parte se va a dejar llevar. Este tipo de preguntas no necesariamente tienen que hacerse durante la educción, sino las puedes hacer una vez que están en Proximidad (por ejemplo, al final de una lectura en frío). Lo importante es hacer que ella se involucre y ratifique que ella va a poder tomar acción en base a las emociones placenteras que va a sentir con nosotros. Esto entra en parte dentro del terreno de la calificación: queremos ver si ella es el tipo de mujer que va a actuar en base a sus emociones; que se va a dejar llevar y que se va a dejar seducir. Personalmente si nunca logro obtener este tipo de ratificación, prefiero 201

dejar a la chica tranquila y buscar a otra que esté más dispuesta a jugar. Recuerda esto bien, de nada sirve educir procesos y calentar el motor de una mujer que no está lista para actuar contigo. Tal caso es totalmente real y legítimo, en vista que muchas mujeres, por X razón, no van a tener o la madurez o la capacidad para responder a tu seducción—simplemente déjalas ir y busca a otras. Donde una no puede o quiere, hay mil más que están listas y dispuestas. Nuevamente nota la importancia de vivir en un ambiente de abundancia de mujeres.

202

CUADERNO IX: EL APRENDIZ DE BRUJO
Y llega el momento. Has educido sus procesos, que por lo menos han calentado sus motores y despertado las sensaciones más durmientes en ella. Te ha revelado también las diferencias claves en su comportamiento cuando ella decide liberarse y actuar en base a sus emociones. Has notado que ella califica como el tipo de mujer con quien te gustaría explorar algo más allá de una conversación. Es el momento de tomar todas las emociones que está sintiendo y llevarlas al extremo, de manera que no le quede más opción que abandonarse y poder disfrutar contigo de todo el placer que le ofreces. Este Cuaderno enfoca técnicas de cómo hacer eso. Como humanos, poseemos la facultad y condición de usar el lenguaje para entender el mundo que nos rodea. Una manera de pensar en el proceso de educción es en llevar al ámbito verbal aquellas emociones que ella ha sentido y siente al experimentar un proceso. Al crear las representaciones verbales de aquellas emociones, dejan de ser espectros perdidos en algún recóndito lugar de su cuerpo y mente, y adquieren un carácter real: se convierten en descripciones tangibles, de procesos con un flujo determinado, en este momento, contigo. Las herramientas de este Cuaderno tienen el propósito de tomar este carácter real de los procesos educidos, y ayudarla a incrementar la intensidad de las sensaciones y emociones que está experimentando. En caso no sea evidente aún, es más fácil seducir a una mujer una vez que ella se encuentra envuelta en un torbellino de emociones placenteras. Ten en cuenta que las herramientas de este Cuaderno, al igual que las de los Cuadernos VII y VIII, requieren que entre ella y tú haya Proximidad. IX.1. DONDE RESIDE LO INVISIBLE En el trabajo de Richard Bandler y John Grinder en el campo de la terapia y comunicación (por ejemplo el clásico libro De Sapos a Príncipes) figura de manera prominente la idea de crear un vínculo entre los estados mentales de una persona con la realidad física. Esta idea se materializa en el principio de anclas. Así como en un ancla representa el punto donde una embarcación se aferra al fondo del mar, el anclaje sirve para conectar las emociones o estados mentales de una persona con algún estímulo sensorial (ver: un sonido, imagen, o estímulo táctil). 203

Esto es algo que las personas experimentamos normalmente en el día a día. Fíjate por ejemplo qué ocurre cuando alguien recibe una palmada aprobatoria en el hombro de parte de un entrenador o figura autoritaria luego de realizar un buen trabajo: mucha gente se yergue, sonríe, y siente una especie de cosquilleo en el estómago, aspectos que reflejan el estado de excitación y felicidad que atraviesa la persona. En tal caso la palmada en el hombro constituye un ancla táctil (kinestética). O considera cuando una pareja tiene una canción o pieza musical a la que llaman afectuosamente “nuestra canción”: cada vez que la escuchan, reviven los sentimientos de amor y felicidad que han acumulado durante años de relación. La palmada, la canción, son todas anclas que conectan el estímulo con el estado mental en la persona. La clave radica en que éste es un proceso subconsciente. La persona que se ruboriza de felicidad al recibir la palmada aprobatoria en el hombro no decide conscientemente que la palmada significa que todo está bien, y que puede sentirse alegre, y que su presión sanguínea va a elevarse de manera que se ruborice: todo ocurre en un instante sin el control consciente de la persona, quien sólo experimenta las emociones asociadas con este estado mental. Igualmente, la pareja que escucha “nuestra canción” empieza a sentir las emociones amorosas sin necesidad de sentarse a recordar todos los buenos momentos, o decidir que están escuchando “su canción”—ellos simplemente escuchan la canción y su mente hace que las emociones afloren. (Nota la similitud con el condicionamiento clásico a la manera de Pavlov). Visto desde este punto de vista, ¿puedes pensar en algunas instancias en tu propia vida en las que algún ancla te conduzca igualmente a asumir un estado mental, sin necesidad de tu control consciente? ¿Qué tal la música de la que hablamos en el Cuaderno IV, cuyo propósito era hacer que afloren en ti emociones positivas para motivarte a tomar acción? ¿Quizás algún lugar en tu cuello o torso que, al ser estimulado por una mujer, hace que empieces a “entrar en calor”? Una función práctica del anclaje es hacernos la vida más fácil. Al tener un nexo entre lo físico y los estados mentales, es posible, por ejemplo, establecer un ancla para usarla en otro momento, y poder acceder estados mentales previos sin necesidad de tener que educir nuevamente el proceso. Si piensas que educir un proceso puede tomar unos minutos, pero disparar un ancla toma sólo un 204

instante, el tiempo economizado puede ser usado en cosas más divertidas aún. IX.1.1. Leven anclas Tenemos por un lado la idea que las anclas son estímulos sensoriales. Por propósitos prácticos no vamos a discutir los sentidos de olfato o gusto. Considera de otro lado algunas de las formas en que podemos estimular los demás sentidos: • Visualmente: Un gesto con tus manos; una expresión facial (una sonrisa, etc.); mostrarle o agitar discretamente algún objeto (un bolígrafo, etc.). Auditivamente: Alguna canción o género de música específica; una palabra pronunciada de manera particular; un tono de voz específico; un comentario sutil tipo “hmm...” etc. Kinestéticamente: Cualquier contacto físico en alguna parte específica del cuerpo (ver: un ancla en la mano izquierda no pasa automáticamente a la derecha), con un tipo de toque o presión específica (ver: no es lo mismo disparar el ancla tocándola con un dedo que con un bolígrafo).

El tipo de ancla a usar por lo demás ha de ser contingente con el contexto y condiciones físicas de lugar y espacio en que te encuentras. Es decir, si estás sentado frente a alguien al otro extremo de la mesa, estirar el brazo para tocarla y poner un ancla kinestética va a ser un tanto inorgánico (sin mencionar que de apariencia un tanto humorística), mientras que usar un ancla visual o auditiva resulta perfectamente normal. Usa tu criterio. Recuerda que el anclaje opera en el campo subconsciente, por ello no es necesario que la persona tome nota consciente del estímulo sensorial que estás usando como ancla. Por ejemplo, si usas un ancla visual, como un gesto con tus manos, no es necesario que hagas un gesto gigante en la cara de la persona “para que te vea”—un gesto discreto en la periferia de su visión va a ser suficiente. Asume que el subconsciente siempre está pendiente de lo que ocurre en la periferia de los sentidos. Recuerda que la idea es anclar el estado mental de la persona, y un gesto (o sonido, o toque) que llama mucho

205

la atención puede sacar a la persona del estado, para enfocar su atención en el estímulo. El momento de establecer el ancla—el momento de proveer el estímulo sensorial inicialmente—es cuando la persona asume los cambios fisiológicos relacionados con el estado que quieres anclar. Es decir, tienes que calibrar la respuesta subconsciente a tu comunicación. Si por ejemplo estás educiendo el proceso de atracción en la mujer, y notas que su respiración se hace más profunda, o que se empieza a sonrojar, etc., ese es el momento de establecer el ancla. De nada te va a servir anclar antes de notar los cambios fisiológicos en la mujer—no estamos anclando comprensión intelectual, sino emociones reflejadas en la fisiología de la persona. Al mismo tiempo, si anclas pasado el lapso en que ella asume el estado mental, el ancla no va a ser útil. La práctica te va a ayudar a encontrar el momento adecuado en el cual anclar. La estructura es por lo demás simple: Educes un proceso, y cuando la persona asume en el estado mental educido, provees el estímulo para establecer el ancla. Nota que la única forma de saber que en verdad hemos anclado un estado es asegurándonos que el ancla funciona. La única forma práctica de comprobar esto es disparando el ancla y calibrando si la persona asume nuevamente el estado mental. Ten en cuenta tu propio estado mental al establecer el ancla. Es decir, si luego de educir un proceso y anclar tú estabas sonriendo y con un lenguaje corporal relajado, entonces relájate y sonríe al disparar el ancla más adelante. Igualmente, si al educir un estado de atracción en una mujer estabas hablando con una voz grave y una mirada pícara, usa el mismo tono de voz y mírala de la misma manera al disparar el ancla. Piensa que el contexto de tu estado mental cuando estableces el ancla es una suerte de ecosistema, que tienes que recrear cuando vas a usar el ancla nuevamente (esto es importante). Ejercicio: Durante una conversación con alguien, educe un estado mental. Puedes, por ejemplo, usar las herramientas de Educción del Cuaderno VIII, o hacer que la persona asuma estados como alegría (contando una anécdota graciosa, etc.), o interrumpir un patrón de pensamiento para crear confusión (Cuaderno VIII). Cuando notes los cambios fisiológicos que reflejen que la persona ha asumido el estado

206

que querías educir, establece un ancla con uno de los estímulos descritos (visuales, auditivos, o kinestéticos). Luego de un momento cambia de tema totalmente y/o chasquea tus dedos para sacar a la persona del estado; al cabo de un momento dispara el ancla que estableciste, y observa si la persona vuelve a asumir los cambios fisiológicos anteriores—es decir, nota si las emociones son educidas solamente con el ancla y tu propio estado mental. IX.1.2. Amplificando el proceso De todos los usos que se le puede dar a un ancla, considero que para nuestros propósitos un uso óptimo es usar las anclas para amplificar los estados mentales (amén de educirlos más adelante sin tener que repetir todo el proceso de educción). Para amplificar el estado con un ancla tenemos principalmente que establecer una dirección con el ancla, y relacionarla a nivel de intensidad con el estado mental. Ejemplo: Hemos anclado visualmente a un lapicero un estado de lujuria. TÚ: ...Pero lo mejor de todo es que por más placentero que uno se sienta [disparando el ancla—mostrando el lapicero], puedes sentirte muuuucho mejor a medida que te imaginas lo bien que se siente esto [a medida que digo esto, acerco el lapicero hacia ella]... porque si te pones a pensarlo... pueden haber habido momentos donde nunca te has sentido así [retiro el lapicero, lo llevo hacia atrás]... ha habido momentos donde has disfrutado de esto sólo un poco [disparando el ancla inicial, con el lapicero no tan cerca de ella]... pero lo mejor de todo es cuando te sientes... [acerco nuevamente el lapicero]... hmm... excelente... Éste no es un pequeño discurso que tengas que memorizar. Estructuralmente nota lo que estoy haciendo: lingüísticamente describo la diferencia entre sentirse X, sentirse para nada X, sentirse un poco X, y sentirse bastante X. A medida que voy describiendo esas diferencias, voy acercando o alejando el ancla, de manera que su subconsciente establezca la asociación entre cercanía del ancla e intensidad de la emoción.

207

Nota el elemento de no sentirse para nada X (acompañado de alejar el ancla): el propósito es de alguna manera quitarle brevemente las emociones—cuando se las vuelvas a dar, tras el vacío creado, ella las va a experimentar de manera más intensa. Éste es un uso del principio hipnótico de fraccionamiento. Igualmente podemos crear este sentido de dirección con un ancla táctil o auditiva. Ejemplo: Estás sentado al lado de ella, y has educido su proceso y estado de atracción. TÚ: Y todas estas sensaciones... se sienten bien, ¿no? [Al decir “estas,” pongo el ancla tocando su antebrazo con mi dedo índice. El propósito de poner el ancla táctil al decir “estas sensaciones” es aprovechar la ambigüedad: ¿me refiero a las sensaciones educidas, de las cuales estamos hablando, o a la sensación física de mi dedo en su antebrazo? Su subconsciente necesariamente considera ambas opciones, haciendo mi ancla más poderosa]. ELLA: Sí... definitivamente... TÚ: Y es muy interesante... porque si piensas que todas estas sensaciones se pueden hacer más intensas [a medida que digo esto voy resbalando mi dedo lentamente desde donde puse el ancla inicialmente, hacia su hombro]... y puedes disfrutar de estas sensaciones... porque en otro momento quizás las sensaciones no sean más que un vago recuerdo [resbalo el ancla en dirección opuesta, y voy más allá de donde puse el ancla originalmente, más cerca de su mano]... Pero si en verdad quieres disfrutar del momento... a veces lo único necesario es relajarse y disfrutar de todo lo que es en verdad posible [nuevamente resbalo el ancla hacia arriba, llegando hasta su hombro]... [Ella ha estado siguiendo los cambios inconscientemente: cuando el ancla sube, su respiración se hace más profunda y se inclina un poco hacia adelante; cuando llevé el ancla hacia su mano en sentido contrario, su rostro era como el de una niña que ha sido castigada.] TÚ: Me parece que es cuestión de disfrutar del momento [resbalando el ancla más allá del hombro, hasta quitar un mechón de cabello del lado de su oreja], ¿no crees?

208

ELLA: [Se ruboriza más, está respirando profundamente, entrecierra los ojos]... La descripción verbal junto con deslizar el ancla combinó la dirección del estado con mi ancla táctil. Cuando volví a disparar el ancla, llevándola incluso más allá hasta su cuello, su subconsciente siguió el patrón, y amplificó su estado mental mucho más. Si inicialmente ella estaba un tanto tibia, ahora va a está mucho más asociada en la experiencia, quizás lista para ser besada (nota que en este caso mi mano ya está acariciando su cara, haciendo su cabello hacia un lado, y ella está con las emociones hechas un huracán). Al darle una dirección, el ancla se convierte en una suerte de perilla de control, con la que uno puede ajustar o regular la intensidad del estado mental. El principio es muy poderoso: tienes el control, literalmente, en tus manos. IX.1.3. Jugando con anclas Las anclas son algo muy presente en las interacciones humanas. De la infinidad de procesos y aplicaciones relacionados con anclas, algo que te puede ser útil es el conocimiento que uno no tiene que ser quien establece un ancla para poder usarla. Eso quiere decir que si noto que un chico toca, hace un gesto, o le dice algo a una mujer de manera que ella asume un estado mental, puedo robarme el ancla para educir el mismo proceso yo mismo. Aquí podrás entender lo fácil que es dejar que un “galán de barrio” caliente el motor de una mujer y deje anclas a diestra y siniestra (sin saber que lo está haciendo), y luego simplemente disparar sus anclas para educir el mismo proceso. ¿Suena demasiado maquiavélico? Lo es. Ejemplo: Considera el caso de una fragancia como ancla olfativa. En una conversación que tuve con una chica me enteré de pasada que cuando ella era chica, su papá usaba la colonia Old Spice. Otro día rocié una pizca de esa colonia en mí. Ella actuó ese día de manera sumamente amorosa y divirtiéndose como una niña, incluso sin identificar conscientemente que estaba percibiendo el aroma familiar. La pregunta que uno se haría es “Entonces ¿cómo evito que alguien se robe las anclas que pongo yo?” Como dije anteriormente, las anclas existen bajo el ecosistema del estado mental que asumes cuando las estableces. La persona tendría que tener el mismo estado 209

que tenías cuando las pusiste inicialmente. De igual manera, si “tomas prestada” el ancla que otra persona estableció, ten en cuenta al dispararla que para que sea eficiente, tienes que tener un estado mental similar al de la otra persona al momento de establecerla. Juega con esto y convéncete del poder práctico que tienen las anclas en la comunicación. Proponte observar de manera activa las anclas que otros usan de manera inconsciente. En cuestión de tiempo vas a poder usar esto sin mayor esfuerzo y de manera eficiente. La práctica constante te va a ayudar a calibrar las precisiones del lenguaje no-verbal de los demás, que son la clave del uso eficiente del anclaje. IX.1.4. Tu estado como ancla Mencioné antes que es importante tener el mismo estado uno mismo al disparar el ancla que al ponerla inicialmente. De igual manera, con la experiencia te vas a dar cuenta que tu propio estado mental funciona a manera de ancla. Y como toda ancla, puede amplificarse al darle dirección. Ejemplo: Ella está echada en mi cama, le estoy leyendo uno de mis poemas favoritos. A medida que el poema progresa, voy cambiando mi estado a uno más intenso. Usando las herramientas de Proximidad noverbal, leo el poema al ritmo de su respiración. A medida que voy paulatinamente haciendo mi lectura más lenta, y mi voz más profunda, ella empieza a respirar más despacio y a sonrojarse. YO: [Aún con voz baja-seductiva] ¿Te gustó el poema? ELLA: Me encantó... YO: [Rompo mi estado, me alejo un poco, hablo con voz normal] No te creo, seguro lo dices por quedar bien... ELLA: [También rompe el estado, habla con voz normal] ¡En verdad...! YO: [Me acerco, nuevamente hablo con voz baja y tono grave] ¿Segura...? ELLA: [Nuevamente vuelve al estado intenso, cierra un poco sus ojos, suspira] Segura...

210

YO: [Mientras me acerco más a ella, hablando ya como un susurro, con mi voz más grave] ¿Segura, segura...? ELLA: [Cierra los ojos]... [Nos besamos]. Aquí establecí un ancla con mi estado (claro está, con la ayuda de mi calibración y el manejo de la Proximidad no-verbal). En efecto, el ancla fui yo. Al darle una dirección a mi estado (por ejemplo, voz grave acercarse más emociones más intensas) hice que la transición a un beso fuera más orgánica y más intensa: el simple hecho de acercarme y cambiar mi estado hacían que su propio estado se haga más y más intenso. Esta idea va a ser fácil de implementar cuando te imagines que tu estado funciona como un súper-ancla cuando estás en Proximidad con alguien. Practicar establecer anclas te va a ayudar a tener la flexibilidad necesaria para amplificar estados y sensaciones, y hacerlas más o menos intensas. El sube-y-baja de emociones que le estás dando en ese sentido va a ser una experiencia sumamente intensa—ella te va a percibir como una fuente para incrementar el placer en su vida. Sé generoso en ese sentido, pero usa este poder con responsabilidad. IX.2. DE LO REAL Y MARAVILLOSO Otra forma que uso para amplificar emociones es contando anécdotas e historias. Vimos en el Cuaderno V algunas ideas de cómo narrar historias en el contexto de pasar un rato entretenido con alguien. Por otro lado, puedes tener mayor flexibilidad si condimentas tus historias y anécdotas con otros elementos. La mayoría de hombres que cuentan anécdotas e historias se quedan en el campo de lo divertido y casual, sin hacer que sus historias de por sí eduzcan o magnifiquen emociones. Y eso puede ser un gran desperdicio de energía… IX.2.1. Alguien como tú Considero que el principio fundamental de usar historias para amplificar emociones es poder hacer que el oyente se compenetre con la narración. Está por ejemplo el caso de mi amigo Pedro: Hubo una ocasión en que Pedro decidió que era momento de aprender cómo 211

darle a una mujer emociones intensas, y para esto le pidió consejos a un primo suyo. Y la cosa es que cuando Pedro leía en la computadora sobre la forma de narrar historias, empezaba a notar ciertas cosas. Por ejemplo notaba el contraste entre el fondo blanco y el contorno de las letras negras... y de pronto se hacía muy presente el ritmo de su propia respiración, y cómo su pecho subía y bajaba… y de pronto empezaba a notar que a medida que el contraste entre las letras y el fondo blanco se hacía más y más brillante, y a medida que su interés en el tema aumentaba, de pronto sus ojos empezaban a sentir unas ganas de parpadear ahora… ¿Notaste a medida que leías la historia de “mi amigo Pedro” cosas como el contraste entre las letras y el fondo, o te encontraste acaso parpadeando hacia el final de la anécdota? De ser así te pudiste compenetrar con mi narración al punto en que tu atención y fisiología cambiaron (y esto es sólo por un medio escrito sin sombra de calor humano). Para lograr esta compenetración empiezo describiendo la historia de “mi amigo Pedro,” pero al referirme a Pedro, describo parte de tu experiencia (ver: leyendo en una computadora, con un fondo blanco, etc.). Es decir, marco el paso para obtener Proximidad, y en ese estado sugiero que concentres tu atención en un proceso. Al referirme a la experiencia de Pedro, mientras describo experiencias en común contigo, estoy haciendo que a nivel subconsciente tu mente genere una búsqueda transversal. Este principio consiste en que para poder entender el lenguaje que se nos presenta día a día, nuestro subconsciente compara y contrasta el contenido que escucha con sus propias experiencias, de manera que lo puede asumir como propio cuando la experiencia es lo suficientemente similar. Un bosquejo del proceso podría ser: “Pedro” está leyendo de la computadora y sintiendo el ritmo de su respiración Yo también estoy leyendo de la computadora y sintiendo el ritmo de mi respiración Yo también puedo experimentar las mismas cosas que experimentaba Pedro. La persona genera esta búsqueda transversal de forma inconsciente. Es totalmente idea de la persona: yo no sugerí directamente que ella se compenetre con mi historia, o que note el contraste entre letras y fondo, o que parpadee. Simplemente dejé que sea totalmente su idea, mediante la búsqueda transversal. Es este principio el que le da el poder educativo y emocional a las historias, al teatro, a la poesía: por ejemplo a través de una parábola podemos 212

contar la historia de un joven que aprendió sobre seducción luego de leer un libro, y con el tiempo se dio cuenta que la única forma de mejorar sus habilidades era si se dedicaba a practicar lo aprendido y hablar con mujeres todos los días... Al marcar el paso de manera que podamos guiar a la persona hacia una búsqueda transversal tenemos que tener en cuenta (como al establecer Proximidad) la experiencia tangible de la persona, sin asumir aquello que puede no estar presente. Por ejemplo si te cuento la historia de mi amigo Juan, “que gustaba de sentarse frente a la computadora para leer algunas cosas, mientras escuchaba radio y veía televisión...” Al decir que Juan estaba mirando televisión, eso puede o no ser corroborado en la realidad inmediata del interlocutor. En caso no esté mirando televisión en ese momento, entonces voy a romper la ilación de marcar el paso, y voy a perder en parte la Proximidad que estaba construyendo. Es decir, va a ser más difícil que se genere la búsqueda transversal. La clave es siempre marcar el paso con experiencias inmediatamente tangibles (perceptibles con los cinco sentidos), o con truismos y experiencias en común (por ejemplo, con elementos al estilo de una lectura en frío). Mientras más claramente establezcas Proximidad, más fácilmente tu oyente se va a poder compenetrar con tu historia. IX.2.2. Guíala La idea es que después de marcar el paso (para generar una búsqueda transversal) vamos a guiar a la mujer. Es decir, primero establecemos Proximidad para después invitarla a experimentar diferentes sensaciones o emociones. Una forma de hacer esto es con el modelo de marcar-y-guiar (así como vimos en el Cuaderno VI al discutir Proximidad no-verbal). Vimos en la sección anterior ideas sobre cómo marcar el paso en el contexto de narrar una historia o anécdota con la búsqueda transversal. Por lo demás también podemos guiar a la mujer a experimentar cosas que escapan de su experiencia inmediata (sugiriendo distintos focos de atención). Podemos sugerir que por ejemplo: • • Note sensaciones que no había estado notando Recuerde o se imagine imágenes, sonidos, o sensaciones 213

Sienta cómo es posible que ciertas sensaciones se hagan más intensas

La clave consiste en insertar estas sugerencias guía de forma elegante durante la anécdota. Si de buenas a primeras tratas de sugerir “que note cómo su respiración cambia y cómo su corazón late rápidamente, de manera que empieza a sonrojarse”... ella con justa razón podría pensar que estás medio loquito. Para evitar esto, la idea es introducir las sugerencias de manera sistemática y discreta. Ejemplo: Nota cómo marco el paso y guío en este caso (donde MP= marcar el paso, y SG= sugerencia guía): “Recuerdo claramente la primera vez que conocí a Luis. Me contó cómo ese día volvía de la universidad, donde ocurrió algo curioso. Estaba sentado en su escritorio [MP], mientras leía la computadora [MP], leyendo las palabras inusuales de texto digital [MP], y mientras respiraba [MP]... empezaba a notar cosas... como la temperatura en sus manos [SG]. Y también de rato en rato podía escuchar sonidos en su casa [MP], y escuchar el sonido del ventilador de la computadora [MP], o sentir su peso descansando en el asiento [MP]... y notar cómo en una de sus manos la temperatura se sentía más cálida [SG]... y esta sensación de calor poco a poco se podía hacer más intensa [SG]... “...con cada respiración que tomaba [MP]... y con cada palabra que leía [MP]... la sensación en su mano se hacía paulatinamente más intensa [SG]... hasta que de pronto el resto de su brazo ya sentía este calor [SG]... y su respiración se hacía más profunda [SG]... a medida que sus ojos se percataban de la blancura de los márgenes al borde de la página [MP]... el calor llegaba hasta su hombro [SG]... y el calor se hacía más intenso [SG]... tan intenso que podía sentirlo casi como si fueran cosquillas [SG]... y las cosquillas le hacían saber de algún modo que obtener este libro fue una de las mejores decisiones de su vida [exageradamente SG].” ¿Notas cómo las sugerencias que hubieran parecido un poco forzadas (como “siente cosquillas en el hombro”) fueron mucho más orgánicas al estar en el contexto de marcar el paso? La estructura que usé en el ejemplo fue la siguiente:

214

• • • •

MP-MP-MP-MP-SG MP-MP-MP-SG-SG MP-MP-SG-SG-SG MP-SG-SG-SG-SG

(Esto es lo que en hipnosis se conoce como el método 5-a-1). Nota que las sugerencias guía que ofrezco son inicialmente simples (como notar la temperatura en sus manos), sin entrometerme demasiado en su realidad para no romper Proximidad. A medida que avanzamos, las sugerencias guía que ofrezco van haciéndose más presentes e intensas. Ejercicio: Practica combinar marcar el paso con sugerencias guía usando el método 5-a-1. En el ejemplo anterior subrayé algunos ejemplos de cómo conectar el marcar el paso con la sugerencia guía (por ejemplo “mientras,” “y,” “a medida que,” etc.). Ten estos conectores a la mano, de manera que puedas variarlos y la historia no suene monótona o repetitiva. Este patrón puede parecer un tanto foráneo, en vista que no es una forma como hablamos normalmente: de ser necesario, practica primero la primera secuencia (MP-MP-MP-MP-SG) hasta que te sea fluida, y luego añade paulatinamente las demás, hasta que puedas recorrer el patrón de principio a fin sin titubear. Cuando te sea fácil usar las distintas secuencias del patrón, considera el estado final al que quieres guiar a la persona. Por ejemplo, si quieres que tu última sugerencia sea que ella sienta unas mariposas en el estómago (o quizás un cosquilleo más abajo), entonces considera que tu sugerencia inicial sea simplemente que note el ritmo de su respiración, luego que su respiración se haga más profunda... quizás luego que se ruborice, que sienta un cosquilleo o una sensación de calor en el estómago, etc. (Aquí tienes, nuevamente, que usar tus ojos y calibrar: nota qué es lo que causa una mejor respuesta en la persona, y úsalo). Ten en cuenta el elemento de la búsqueda transversal, y busca darle a la anécdota cierta relevancia temática con la que tu oyente se pueda compenetrar. Por ejemplo si es tu propósito que una mujer sienta un cosquilleo en el estómago probablemente te va a ser más beneficioso contar por ejemplo una anécdota sobre “la vez que tu mejor amiga conoció a Alejandro Sanz,” a diferencia del día que llevaste tu auto al mecánico. Usa tu criterio. 215

En este tipo de anécdotas, donde estás apuntando a obtener cierto cambio en el estado físico-emocional de una persona, es importante que seas un maestro en el pleno sentido de la palabra. Así como vas a ofrecer sugerencias lingüísticamente, también busca guiar con tu propio estado. Si la anécdota se va poniendo (por ejemplo) más intensa, entonces refleja ese cambio de intensidad en tu voz, en tus gestos y lenguaje corporal. Decir las palabras de por sí es una parte importante, pero es con tu tonalidad y estado físico-mental que vas a hacer que este tipo de “anécdotas condimentadas” cobren vida, de manera que puedan guiar a la persona a experimentar emociones distintas e intensas. Ejercicio: Escúchate a ti mismo contar anécdotas e historias usando el método 5-a-1. Si implementaste la sugerencia del Cuaderno III de conseguir una grabadora, practicar el método 5-a-1 es una ocasión perfecta para monitorear aspectos como tu tono de voz, claridad, pausas, etc. Puede que pienses que estás hablando intensamente, o que no le estás dando suficiente vida y carácter a la narración y a las sugerencias, etc.: una grabadora va a ser tu audiencia más honesta en este sentido. La idea es que no hayan sorpresas en cuanto a “cómo le estás sonando a la otra persona.” IX.2.3. Nuevos mundos Como vimos en la sección de anclas, las personas perciben la realidad principalmente en base a representaciones sensoriales, tales como las visuales, kinestéticas, o auditivas. Y así como podemos usar representaciones de los cinco sentidos, las personas en principio poseen una modalidad sensorial predilecta. Esta predilección va a ser evidente si te fijas en el lenguaje que alguien usa. Vas a ver que algunas personas usan a menudo frases como “suena bien,” o “me gusta como suena eso” (preferencia auditiva). Igualmente están frases como “esto no se ve nada bien” o “puedo ver a qué te refieres” (preferencia visual); o “siento que esto es el principio algo maravilloso” (preferencia kinestética). A manera muy general, son principalmente los músicos e ingenieros de sonido quienes tienen preferencia auditiva. Esta preferencia es algo totalmente subconsciente, y que por lo demás no es bueno o malo—es simplemente una característica de las personas.

216

La forma como podemos averiguar la modalidad predilecta de alguien es haciendo una pregunta que se tenga que responder en términos sensoriales. Por ejemplo: TÚ: ¿Cuál es el viaje que más has disfrutado en tu vida?

ELLA: Definitivamente cuando fui al Caribe... TÚ: Vaya, qué bonito. ¿Qué es lo que más te gustó de estar ahí? ELLA: Me fascina ver el crepúsculo al atardecer, y ahí eso es espectacular... también los paisajes, el agua cristalina... [Obviamente esta chica tiene una preferencia visual]. Igualmente, podemos averiguar lo mismo de manera muy simple, preguntando qué es lo primero que nota al llegar a casa. Ella va a decir algo como “el color de la fachada” o “el campaneo de mis llaves al colgarlas” o “la temperatura del aire acondicionado.” Es increíble toda la información que las personas revelan acerca de la forma como experimentan el mundo, si simplemente prestamos atención al lenguaje que usan. Podemos darle un uso práctico a esta idea para nuestros propósitos, a través del principio de superposición de representaciones sensoriales. El principio postula que guiar a la persona a procesar una experiencia a través de una representación sensorial distinta a la que prefiere va a hacer que la persona altere su estado habitual, haciéndola más sugestionable. Ésta es una manera de guiar a una mujer y ayudarla a experimentar los placeres escondidos en las modalidades sensoriales a las que no está acostumbrada. La implementación de este principio puede ser a través de anécdotas, como en las secciones anteriores. Luego de hacer algunas preguntas en la conversación que te permitan saber cuál es la modalidad preferida de la persona, empezamos contando una historia o anécdota que use su modalidad preferida y luego superponemos una modalidad distinta. Si te das cuenta ésta es una aplicación del principio de marcar-y-guiar: primero generamos Proximidad utilizando su modalidad preferida, y luego la guiamos a un estado alterado con una modalidad distinta.

217

Ejemplo: Ella está respondiendo qué es lo que más le gusta de la playa, revelando su preferencia por la modalidad visual. ELLA: Me fascina ver el crepúsculo al atardecer, y en el Caribe eso es espectacular... también los paisajes, el agua cristalina... ¿Alguna vez has estado en un sitio así? TÚ: Creo que lo más parecido fue la vez que estuve en una playa desolada en Florida. Era el tipo de lugares que apenas llegas puedes notar el sol resplandeciendo en el agua... el brillo de la arena... a lo lejos revoloteaban las gaviotas... y al ver la playa completamente vacía... como para contemplar todo el espectáculo por un momento... el reflejo de los rayos de sol en el agua... ver las olas estrellándose y tratar de llegar lo más lejos posible... hasta que sólo puedes ver las pequeñas burbujas de la espuma... ...y tú sabes cómo es cuando uno está ahí tan cerca del agua... viendo cómo la espuma hasta tus pies... [ ] y sentir el cosquilleo de las burbujas... quizás luego te adentras un poco al agua y vas sumergiendo tus pies... con la calidez del agua de la tarde hasta tus tobillos... el sol acariciando tu cara... la brisa... a medida que te vas adentrando... la humedad rodeándote poco a poco... hasta que sin saberlo ya estás completamente... mojada... de pies a cabeza... es agradable sentir el abandono... la libertad... ¿no te parece..? ELLA: [Sonrojada] Totalmente... Nota los distintos elementos en este ejemplo. Primero averiguo su modalidad preferida a través de su lenguaje. Luego ella demuestra interés y pregunta acerca de mi propia experiencia: ésta es una clave para que el proceso sea orgánico, en vista que si de la nada me lanzo en un mini-discurso sin que ella haya demostrado interés en escucharlo, entonces puede que no sea bien recibido. Tienes que calibrar la situación y el contexto. Luego describo mi experiencia usando su modalidad preferida (nota los elementos visuales subrayados en la primera parte del ejemplo). Luego de usar la modalidad visual en un principio, nota cómo luego (en el segundo párrafo) cambio hacia una modalidad kinestética. Logro esto al buscar un elemento de la anécdota que contenga elementos en común para ambas modalidades—en este caso, la espuma del mar, que puede ser tanto vista como sentida de forma táctil. El elemento de la espuma en mi anécdota se convierte 218

entonces en un punto de superposición, donde hago la transición de una modalidad a otra de manera fluida. Nota también cómo en la segunda sección uso un lenguaje con referencia a la segunda persona (“tú sabes,” “tus pies,” “te adentras,” etc.), es decir un lenguaje asociativo. El propósito es que luego de establecer Proximidad en la sección inicial, podamos hacer que ella se asocie con la descripción de manera que la experiencia sea más intensa. Ella pasa de esta manera a entrar en el cuadro, experimentando la descripción desde una modalidad distinta a la cual está acostumbrada, amplificando el efecto. Otro elemento que incluyo hacia el final del ejemplo es el de lenguaje metafórico. Al hablar de sentir la humedad y estar “mojada,” ese doble sentido puede interpretarse como que su propio motor se está encendiendo con toda la experiencia. Es ambiguo: no es necesario guiñarle el ojo o enfatizar la palabra demasiado. Confía que su subconsciente va a captar el doble sentido de la palabra, y considerar la acción como algo apropiado. Dado que estén en Proximidad, es lo más probable que su fisiología responda a la sugerencia. Al concluir el ejemplo, para darle una dirección que me permita seguir sin tener que romper la atmósfera creada, uso un postulado que me permite maniobrar el curso de la conversación. En este caso “es agradable sentir el abandono, la libertad” es un postulado, una “proposición cuya verdad se admite sin pruebas” (¿es agradable de acuerdo a quién?, ¿agradable en qué sentido?). Pude igualmente haber usado como postulado frases como “qué bueno es...” o “es maravilloso poder...” (Opiniones que no necesitan ser explicadas, pero que sirven para dar una dirección a la conversación). Cuando ella ratifica mi postulado (principio de consistencia) afirmando que, en efecto, es agradable sentir abandono y libertad, eso me otorga la flexibilidad necesaria para dirigir la conversación hacia esos temas. Podría por ejemplo preguntarle acerca de la vez donde ella se ha sentido con total libertad de actuar y total abandono, y más adelante educir su proceso, amplificarlo con anclas, etc. Las posibilidades son interminables... Ejercicios: Elige alguna anécdota de tu vida (por ejemplo, alguna de las “historias ejemplares” que bosquejaste en el Cuaderno V). Descríbela poniendo énfasis en una de las modalidades sensoriales. Luego encuentra un punto de superposición y cambia de modalidad 219

sensorial. Nota que puedes cambiar de modalidad un sinnúmero de veces, con el único requisito que uses un punto de superposición para hacer la transición. Ten en cuenta el uso de un lenguaje asociativo. Termina la anécdota con un postulado, tomando nota de los temas con los que puedes proseguir. Ten en cuenta también la dirección en la que quieres guiar al oyente con tu historia. ¿Qué es lo que eventualmente quieres que el oyente experimente sensorialmente? No dejes que esto sea aleatorio— si no sabes hacia dónde vas, tu historia puede aparentar no tener rumbo. En el ejemplo usé metáfora y las propiedades de la modalidad en que me encontraba para guiarla a “sentir” la humedad, “sentir” la libertad. ¿Puedes pensar en otras experiencias útiles con otras modalidades? Por ejemplo “imaginarse” momentos apasionados5, o “escuchar” una voz interior que le dice que es momento de actuar ya. Crea una lista—te va a ser útil tener estas ideas en tu banco de datos mental. IX.3. EMOCIONES A LA CARTA Hablamos brevemente en el Cuaderno VIII sobre submodalidades (las cualidades asociadas a modalidad sensorial) en el contexto de educir un proceso. Vimos por ejemplo que las submodalidades kinestéticas incluyen: • • • • • • • • Temperatura (frío, caliente, etc.) Vibración Presión Lugar en el cuerpo Ritmo (constante, intermitente, etc.) Duración Intensidad Textura (suave, áspero, etc.)

De igual manera las submodalidades visuales incluyen: • • • • •
5

Brillo Tamaño Color Movimiento Distancia (cercanía)

Asume que el verbo “imaginar” trabaja con modalidad visual (ver: crear imágenes).

220

• • •

Claridad Locación en el espacio Percepción (plano, tridimensional)

Y las submodalidades auditivas incluyen: • • • • • • Volumen Tono (grave, agudo, etc.) Tiempo (rápido, lento, etc.) Distancia (cercanía) Ritmo Locación (estéreo, surround, etc.)

La clave radica en que los estados mentales que experimentamos se manifiestan internamente en una combinación de nuestros cinco sentidos (no existen más); principalmente esos tres. Igualmente, la intensidad de nuestros estados mentales está relacionada con las submodalidades que operan a través del estado emocional. Mientras más intensas las submodalidades, más intenso el estado. Ejemplo: Piensa en una mujer que consideres sumamente atractiva, quizás una actriz o modelo famosa. Nota que cuando “piensas” en ella, la representación mental contiene submodalidades. Visualmente: la imagen que aparece en tu mente cuando piensas en ella tiene cierto brillo, color, tamaño relativo, etc. Nota todas las particularidades de la submodalidad, y nota qué ocurre si amplificas cada submodalidad: haz que la imagen sea más brillante, más grande (pantalla gigante en caso fuera antes del tamaño de una fotografía), moviéndose o bailando en caso haya estado estática, tridimensional y con la mejor nitidez posible. Ahora... nota si te sientes igual, luego de amplificar todas las submodalidades visuales. ¿Se hace más intensa la experiencia de pensar en la misma mujer atractiva? (Agradéceme luego). Nota que el contenido antes y después fue básicamente el mismo: la imagen visual de la modelo. Sin embargo, al sazonar la imagen amplificando las submodalidades, tu percepción cambió, y por ende cambiaron las emociones que asociabas a la imagen. Este proceso se puede hacer igualmente con las submodalidades auditivas y kinestéticas: por ejemplo, haciendo que la modelo de la imagen hable nítidamente o “susurrando al oído,” que haya música de fondo, que te esté tocando... dónde te toca, con qué intensidad (y aquí nos detenemos antes que te emociones demasiado). Son todas 221

submodalidades, pero afectan tus emociones de manera real. (Fue en parte este principio el que usamos en el Cuaderno IV al asociar/disociarnos de un cuadro mental para hacer las emociones más o menos intensas, y así eliminar dudas o titubeos). IX.3.1. Extravagancias submodales En seducción podemos usar submodalidades principalmente de dos formas: en una conversación de forma espontánea, o a través de una demostración explícita, a manera de juego. Una forma de demostrar submodalidades de manera explícita consiste en jugar al Teatro Mental. Para jugar, luego de que has estado conversando con ella y establecido el marco, calificado, etc., pregúntale si quiere jugar un juego divertido, donde va a aprender una forma de sentirse excelente (si has calificado correctamente, etc., es lo más seguro que digan siempre que sí). Haz que se imagine estar sentada frente a una pantalla de cine. Luego que piense en un momento donde, por ejemplo, se ha estado “sintiendo maravillosamente bien” o donde ha sentido “placer extremo.” De ahí empieza a jugar con las submodalidades: que vea la imagen más nítida (si no sabe cómo hacer esto, menciona que en la sala de proyección del cine está un tablero de controles, donde ella puede manualmente regular todo esto—es un juego, que no trate de razonar esto demasiado); que haga los colores más brillantes y vivos, y que la imagen cobre tres dimensiones; que note que también puede controlar el tamaño de la pantalla y hacer que la imagen se haga gigante; que note qué tan cerca está ella de la pantalla, se puede acercar o puede acercar la pantalla a ella, etc. Igualmente, que haga el sonido resonante, con banda sonora de su artista favorito a todo volumen, etc. Que note que la imagen tiene una intensidad, temperatura... y que todo puede ser igualmente amplificado. De la misma forma como puedes amplificar aquello que es placentero de la imagen o memoria, puedes atenuar cualquier elemento que prevenga que ella pueda disfrutar completamente de la experiencia. Por ejemplo, si al ver la imagen en la pantalla mental ve algo que la distrae, como una amiga con la que peleó, o alguien molestándola, igualmente puede tomar esa fracción de la imagen y cambiarla a blanco y negro, hacerla más pequeña, reducir el volumen de lo que esa persona dice y quitarle claridad hasta que sea algo imperceptible, hacer la imagen borrosa, empujar la imagen hacia la 222

distancia hasta que no sea más que un punto minúsculo, casi imperceptible. Por último puedes tomar ese punto y moverlo hacia una esquina de la pantalla, a la vez que la imagen placentera toma completamente el centro o lugar principal del cuadro. Es cuestión de jugar con todas las posibilidades, amplificando lo bueno y atenuando lo que distrae. Fíjate a qué submodalidades responde mejor ella (toma en cuenta también su modalidad sensorial preferida—ella va a responder mas fácil e intensamente a las submodalidades de su modalidad familiar). Tienes que calibrar los cambios fisiológicos que notas en ella, de manera que puedas anclar su estado, para educirlo más adelante, amplificarlo más aún con el ancla, etc. Puedes dar el tiro de gracia y usar la meta-modalidad de asociarse y disociarse, y hacer, en lugar de ver todo esto como en una pantalla de cine, que ella entre en la imagen y vea todo a través de sus propios ojos (como en el ejercicio del Cuaderno IV). Asegúrate de haber anclado en este punto. Invítala a darse cuenta de cómo puede abrir los ojos, en caso los haya cerrado para visualizar mejor (no es necesario), y notar “cómo puede ver todo a través de ese filtro de emociones placenteras” (dispara el ancla), y “cómo puede sentirse así de bien, contigo, aquí y ahora” (dispara el ancla). Pregúntale qué tanto le gustó la experiencia, ¿mucho o bastante? (ver: con presuposiciones), y deja que ella ratifique lo bien que se sintió. Recuerda que cuando ella ratifica y te da sus propias razones por las cuales ella se sintió bien haciendo algo, evitamos que más adelante sienta remordimiento o dudas—la mente siempre está reflexionando sobre sus propios estados mentales, generando lo que se conoce como meta-estados. De igual forma puedes usar las submodalidades a manera de conversación, usando los mismos elementos del Teatro Mental, pero como una simple conversación—sin la idea del juego o demostración. El jugar con las submodalidades mediante una conversación es una herramienta importante en el campo de la persuasión y comunicación, no descartes su importancia. Ejemplo: Están conversando, por ejemplo hablando del sitio que más le gusta en el mundo (igualmente podrías hablar sobre las actividades que le brindan más placer o satisfacción, etc.). TÚ: ¿Cuál es el viaje que más has disfrutado en tu vida? 223

ELLA: Definitivamente cuando fui al Caribe... TÚ: ¿Qué es lo que más te gustó de estar ahí? ELLA: Me fascina ver el crepúsculo al atardecer, y ahí eso es espectacular... los paisajes, el agua cristalina... TÚ: Suena espectacular, con tan sólo imaginármelo... poder ver el sol cayendo poco a poco... una imagen tan noble y a la vez tan nítida... seguro ocupa un lugar especial en tu mente... poder ver la claridad del agua... ver las olas reventando, acercándose poco a poco a donde ti... escuchar el sonido del mar cada vez más fuerte, como en un sueño... ELLA: [Sus ojos se agrandan, como fascinada, recordando memoria—que fue amplificada con submodalidades visuales]... la

Las submodalidades están subrayadas, nota el lenguaje: estoy usando adjetivos que busquen darle mayor intensidad al cuadro. En este sentido las posibilidades son infinitas: busca siempre amplificar las sensaciones que ella misma enfatiza. Por ejemplo, si te menciona que le gusta sentir el sol en su piel, entonces menciona cómo sería sentirlo al medio día, cuando es más intenso. Si ella te dice que le gusta “sentir” la brisa, y tú le hablas diez minutos del “sonido” de las olas... la cosa no va a tener el mismo efecto. Usa lo que ella te da, presta atención a su lenguaje y lo que su lenguaje revela, y ayúdala a experimentar aquello que le da placer de manera más intensa. Calibra sus cambios físicos y nota con qué elementos ella responde mejor. IX.3.2. Lo quiere, no lo quiere... Así como mencionamos en el caso del Teatro Mental, donde usamos submodalidades para eliminar distracciones en su experiencia placentera, podemos igualmente usar este principio para deshacernos de otras distracciones... como novios pesados. Antes de proseguir este tema quiero recalcar la diferencia entre las “parejas” donde ambos están juntos porque “peor es nada,” o por aburrimiento, o por inercia... y parejas donde ambos están juntos porque la otra persona satisface sus requerimientos espirituales (sus Valores de Fin), y existe una conexión emocional más allá de que se hacen compañía el uno al otro o que se agradan mutuamente en el campo físico.

224

En el segundo caso, poco o nada vas a poder hacer para sacar del cuadro al novio—está muy metido en la cabeza de la chica. Por lo demás, desde el punto de vista de abundancia, difícilmente una mujer en particular merece el esfuerzo que tomaría sacar al novio en ese caso. Vas a estar mil veces mejor invirtiendo y practicando tus habilidades con mujeres que están listas y dispuestas a compartir su tiempo contigo, sin tener que estar pensando en terceros, etc. Por lo demás, si conoces a una pareja que se quiera de esta manera, alégrate por ellos—y no descartes la posibilidad de que a través de ellos puedas conocer mujeres con las mismas cualidades que te atrajeron a la otra chica. Esto es clave. Por otro lado, afrontémoslo, muy pocas mujeres hoy en día logran establecer este tipo de conexión con su pareja. Abre bien los ojos y fíjate en lo que ocurre a tu alrededor. Te vas a dar cuenta que la mayoría avasalladora de gente en relaciones está el uno con el otro desde un marco de pobreza: “nadie me quiere, entonces mejor estar acompañado que no tener a nadie.” Aquí incluyo también casos donde él o ella no están satisfechos inicialmente y se plantean para sí mismos el famoso “bueno, como sea, aprenderé a quererlo/a.” Estas personas siempre están a la expectativa, y cuando aparece un mejor prospecto es cuando cortan los cables anteriores y entran en una nueva relación. No me malinterpretes, considero totalmente legítima la búsqueda de la felicidad y el derecho de estar con una pareja que nos satisfaga en todos los aspectos que nos son importantes. Sin embargo, es bueno entender esta flexibilidad emocional como un principio que opera extensivamente en la sociedad hoy en día. La clave radica en que la flexibilidad de conducta parte de una flexibilidad de pensamiento: si logras hacer que ella piense de manera distinta, y que por ende experimente procesos distintos, ella va a sentirse y actuar de manera distinta. Veamos algunas formas de llevar esta idea a la práctica. Experimento: Concibe en tu mente la imagen de algo que es para ti cierto e irrefutable, algo que sabes que nunca va a cambiar (por ejemplo, el hecho que el sol va a salir mañana). Nota las submodalidades: Si vieras la imagen en una pantalla de cine, ¿en qué parte de la pantalla la verías, qué tan cerca estarías de la pantalla, de qué tamaño sería la imagen del sol saliendo mañana al amanecer, etc.? Nota la diferencia entre esa imagen y la imagen de algo que fue cierto en un momento pero con el tiempo cambiaste de parecer (por ejemplo, la idea que “el hada de los dientes” existe, o cualquier idea que hayas abandonado desde tus días de infancia). 225

Nota las diferencias en las submodalidades: es lo más probable que tu imagen del sol amaneciendo sea una prominente, colorida, clara y nítida, posicionada al centro de tu campo visual, mientras que la otra sea un tanto más turbia, movida hacia un lado, quizás más lejana y opaca. No es un accidente que las submodalidades estén relacionadas a la forma como te sientes al respecto. Usar submodalidades para influenciar la forma como una mujer piensa acerca de alguien (su novio, por ejemplo), va a ser más eficiente si usas el propio proceso y las propias submodalidades que la mujer considera más fuertes en cuando a la forma como piensa acerca de la persona. Tienes, por lo tanto (y consistentemente con las demás herramientas aquí descritas), que usar tu curiosidad para acaparar información acerca de cómo ella procesa su experiencia. Puedes por ejemplo pregúntale qué es lo que más le gusta de él: ELLA: Me gusta el brillo de sus ojos, la forma como me mira y sonríe... siento que me caliento toda cuando me abraza... Vas a notar que cuando ella piensa o habla acerca de alguien, sus ojos se van a mover hacia una posición determinada. Esto es un fenómeno que puedes observar fácilmente al estar en conversación con alguien. Dile que no lo mencione, pero que nada más piense en alguien a quien estima y quiere mucho—nota la posición a donde se mueven sus ojos: en efecto, la persona probablemente está viendo una imagen de la persona en ese sitio donde concentró su visión. Contrasta esto al decirle igualmente a la persona que por un momento solamente piense en alguien que le desagrada. Nota la diferencia en la posición de sus ojos. Este es el principio de acceso ocular: los ojos miran y se sitúan en distintas posiciones dependiendo qué pensamos y cómo nos sentimos acerca de lo que pensamos. Aunque existen diagramas con posiciones asociadas al acceso ocular6, personalmente he encontrado que las posiciones varían en un margen considerable entre personas, y por lo tanto es necesario calibrar las posiciones de acceso de la persona. Nota cómo uso los elementos descritos hasta aquí en esta conversación (donde Juan es su novio):

Una búsqueda Web te va a llevar a estos diagramas. El término en inglés es “eye accessing cues.”

6

226

TÚ: ¿Y qué es lo que más te agrada de Juan? ELLA: [Mirando hacia abajo y hacia su derecha] Me gusta el brillo de sus ojos, la forma como me mira y sonríe... siento que me caliento toda cuando me abraza... TÚ: Que tierno. Sabes, a veces me pongo a pensar, y recuerdo a una amiga mía, con quien fui muy cercano, pero con el tiempo nos distanciamos. ¿Alguna vez has estado en una relación con alguien, pero luego de que rompieron, se distanciaron? ELLA: [Mirando hacia abajo y hacia su izquierda] Sí... más veces de las que quisiera admitir, ja, ja... TÚ: Es interesante, porque a veces mis amigas me cuentan de sus parejas, y de cómo a veces se encuentran en una posición donde poco a poco van perdiendo el interés por esos chicos que alguna vez le interesaron. [Señalando con el dedo abajo y hacia su derecha, donde miró al pensar en Juan] Es como que la imagen de esa persona de pronto empieza a hacerse más borrosa, menos colorida, sus ojos un buen día pierden el brillo... y tú sabes, luego la relación se enfría y los abrazos dejan de ser especiales. ELLA: Sí... a veces las cosas se enfrían y punto. TÚ: Bueno, me alegra que pienses en tu novio de otra manera [señalando hacia su izquierda, donde llevó la vista al pensar en su exnovio]. Sobre... ¿cómo dijiste que se llamaba...? ELLA: [Sus pupilas dilatas y boca entreabierta] Ah... este... ¡Juan! TÚ: Ah sí, perdón, Juan [señalando hacia el sitio de los “ex-novios”]. Qué bueno es pensar en Juan de tal manera que puedes ver todas sus cualidades [enfatizando con mi dedo el lugar de los ex], y notar cómo Juan te hace sentir en ese [señalando el mismo sitio] sentido. ELLA: [Encogiéndose de hombros] Eh... novios van, novios vienen... TÚ: Sí... Pero bueno, tengo curiosidad, cuando te encuentras en presencia de uno de estos hombres que en verdad te hacen sentir especial [señalándome ligeramente con una mano, mientras que señalo con la otra hacia su derecha, al sitio de su novio] ¿qué notas que ocurre dentro de ti...? [Continúo educiendo su proceso de atracción, etc.] 227

Éste fue un ejemplo más extenso, pero nota la estructura de lo que estoy haciendo. Primero noté su acceso ocular mientras pensaba en su novio, mientras noto las submodalidades que utiliza (subrayadas: brillo, temperatura). También pregunto acerca de exnovios de manera que pueda notar su acceso ocular, que es distinto al anterior. Luego al contarle el caso de mi “amiga” que experimentaba el proceso de perder interés por su novio, señalo (a manera de ancla en el espacio) hacia el lugar de acceso de Juan, mientras atenúo las submodalidades que ella usó. Más adelante me refiero a Juan mientras señalo hacia el lugar de acceso de sus ex-novios, y mediante mi lenguaje asocio a Juan con las cualidades de sus ex-novios (nota el lenguaje: “Juan te hace sentir en ese sentido”). Es decir, estoy anclando a Juan con todas las cualidades de sus ex-novios. Asimismo, de ahí en adelante si, hablando con ella, me refiero a Juan para lo que sea, señalaría hacia su izquierda, disparando el ancla de los ex-novios. Como tiro de gracia empiezo a educir su proceso de atracción; nota el lenguaje asociado cuando empiezo a educir procesos placenteros (“estos hombres”), que uso en conjunto con una casi imperceptible seña hacia mí mismo. No es necesario que memorices palabra por palabra lo que dije (en vista que usé mi lenguaje partiendo de lo que ella me dijo y de las submodalidades que ella usó). Concéntrate en entender el proceso que sigo con sus submodalidades y la forma como utilizo las anclas en los puntos de acceso ocular. Al usar este tipo de anclas, que tienen que ver con gestos y con señalar lugares en el espacio, recuerda que estás tratando con un proceso subconsciente: no le estás “explicando” algo conscientemente, sino estás guiando sutilmente su atención a nivel inconsciente, para que su mente conecte los puntos y la guíe a pensar y sentirse de una forma distinta. (El propósito no es que ella “note” tus gestos y cómo los estás usando). Como en la aplicación de cualquier otra de las herramientas de este libro, tu actitud es lo más importante. Si tu marco de referencia es que esto tiene que funcionar, o estás rogándole a los cielos que esta “magia” surta efecto y que ella caiga rendida a tus pies, ella va a percibir tu actitud—y la técnica no va a funcionar. Ten en todo momento presente tu meta-marco: tú eres el tipo de hombre con quien ella se siente libre de actuar en base a sus deseos. Luego de “resuelto” el componente del novio, entonces, es necesario que

228

eduzcas su proceso de atracción y te asocies a él—de manera que ella tenga emociones intensas en base a las cuales actuar, contigo, ahora. Por lo demás soy consciente que muchos chicos van a querer aprender esta técnica primero que nada, para poder salir corriendo donde “Elenita el amor de su vida” y hacer que deje a Pedro el Escamoso, para poder traerla a su castillo y protegerla para siempre. Esa actitud no va a caminar para nada. Antes de intentar técnicas como ésta, asegúrate de haber adquirido cierta pericia en el campo de la educción (Cuadernos VII y VIII), de manera que le puedas brindar emociones placenteras a la mujer—no sólo aguarle la fiesta a “Juan.” Ten en cuenta que la habilidad de darle emociones intensas a una mujer va a ser la cualidad que más te va a separar de los hombres del montón7. Si lo que estás experimentando es un tipo de infatuación u obsesión con una mujer en particular (la enfermedad sufrida por muchos a la que llamo amoritis), entonces antes de buscar actuar en la chica, trata primero de acomodar las cosas para ti mismo. Tu actitud al respecto va a ser totalmente diferente. Quien sabe, y quizás termines dándote cuenta que existen miles de mujeres más atractivas allá afuera, del tipo que califican según tus criterios de selección, y que están listas para tomar acción contigo ya. Abundancia, ¿recuerdas? Para casos de amoritis, infatuación, amor loco con desvelo, u obsesión, lee la siguiente sección. IX.3.3. Laquierolaquierolaquiero... Al entrar en el proceso de amoritis, el hombre idealiza a la mujer, atribuyéndole cualidades y características más allá de aquello que conoce acerca de la mujer: la mujer, que a los ojos de otro chico podría lucir normal o nada especial, se convierte a los ojos de éste en la más hermosa flor del jardín, cuyas palabras hacen que pierda el habla o la noción del tiempo, etc. Creo que todos los hombres hemos estado ahí en algún momento, como para no ameritar mayor detalle en la descripción de los síntomas.

Cuando una mujer está experimentando emociones intensas y placenteras con un maestro, por lo general tienden a “olvidarse” del novio por un rato, sin necesidad siquiera de usar técnicas como esta. Por lo general, cuando una mujer dice “Tengo novio,” eso significa que ella ha percibido mucha “necesidad” en tu comunicación. Ocúpate de ti mismo primero.

7

229

Yo mismo soy un fanático de todo lo que pueda ser considerado romántico o cursi. Amo todo lo que define a las mujeres, desde su feminidad hasta sus berrinches (estos últimos no los tolero muy bien, pero los amo igual). Es más, me aventuro a decir que sería para mí la dicha perfecta el poder recitarle poesía y llevar serenata a la mujer, y que ella pueda inmediatamente expresar su amor de regreso. Es muy tentador y muy fácil para un hombre el poder abandonarse y sentir amoritis, e incurrir en el comportamiento desenfrenado asociado con tal condición (ver: comprar flores y regalos, perder el sentido de lo real, deprimirse en caso no sea correspondido, no querer saber nada de nadie, no querer conocer más mujeres, etc.). Mi problema con la amoritis, y en parte la razón por la que estoy dedicando unas líneas al tema, es que al decidir espontáneamente que una mujer X es la dueña y señora de nuestro corazón, estamos siendo doblemente injustos: injustos para con nosotros mismos, porque estamos coronando una reina sin haberla calificado como debemos calificar— ¿y qué de nuestros estándares, y lo que hemos decidido que queremos en esta vida? E injustos para con ella, porque hemos decidido que ella es la mujer de nuestra vida, sin siquiera haberla conocido a fondo, sin saber cuáles son sus valores, sus procesos, etc. Y no es nada atractivo para una mujer el que un hombre la ame por razones puramente físicas o en efecto ficticias. Si has seguido el libro con atención hasta aquí, es probable que ya te hayas dado cuenta que los casos de amoritis están ligados a la forma como alguien piensa acerca de la otra persona (el proceso según el cual pensamos guía el rumbo de las emociones). En gran parte la amoritis se deriva de la intensa asociación mental de uno mismo con la imagen y emociones producidas por una mujer en particular. Ejercicio: Nota la diferencia a nivel submodal entre pensar en la imagen de una mujer que consideres atractiva (quizás una por la que estés padeciendo de amoritis, en caso esto sea aplicable) y una que por lo demás no te llame la atención. Nota la posición de la imagen en tu pantalla mental, la diferencia en los colores, brillo, cercanía, nitidez... ¿Cómo son diferentes los sonidos al pensar en ambas mujeres? ¿Cómo es diferente la manera como te sientes a nivel kinestético al pensar en ambas? Recorre el proceso de comparar y contrastar varias veces, hasta que te convenzas de las diferencias; toma nota escribiendo las diferencias en dos columnas, recorriendo la lista de submodalidades al inicio de esta sección.

230

Una vez tengas claras las submodalidades asociadas con tu caso de amoritis, piensa nuevamente en la mujer que asocias con ese estado, nota todas las submodalidades nuevamente, y empieza a atenuar cada una de ellas. Mueve la imagen, atenúa los colores o haz que la imagen aparezca en blanco y negro, hazla más pequeña y en dos dimensiones, aleja la pantalla mental, disminuye la nitidez, haz el sonido más grave y borroso, y el volumen casi imperceptible, etc. Prueba todas las posibilidades, así la imagen termine siendo tan solo un punto opaco al borde de la pantalla. Si hacer esto se hace difícil inicialmente, es probable que estés aún muy asociado, mirando la imagen a través de la percepción de la primera persona (a través de tus propios ojos). En tal caso da un paso atrás mentalmente, y no mires a la imagen directamente, sino mírate a ti mismo mirando a la imagen—es decir, vuelve a disociarte. Nota que puedes hacer esto incluso otra vez, y mírate a ti mismo mirándote a ti mismo mirando la imagen de la chica. La clave es que disociándote, no te involucras emocionalmente con la imagen de la mujer (que es el problema inicialmente). Puedes pensar en disociarte al ver la pantalla desde una butaca de cine (primera disociación), luego verte a ti mismo viendo la pantalla desde el control del cine (segunda disociación), y luego verte a ti mismo viéndote a ti mismo viendo la pantalla, desde la puerta de la cabina de control del cine (tercera disociación). Desde esta perspectiva disociada juega con las submodalidades hasta que encuentres el balance correcto que hace que la forma como te sientes al respecto no sea la versión infatuada “oh mi cielo.” Cuando termines de jugar con las submodalidades, flota nuevamente de regreso a cada uno de los estados disociados, hasta que puedas ver la imagen desde “la butaca de cine” o a través de tus propios ojos. Nota cómo la emoción es diferente, ya no te sientes igual al pensar en esa mujer, y puedes darte cuenta de cuánto control posees para controlar tus propias emociones. En este estado relajado y en pleno control, ánclate a ti mismo, de manera que puedas establecer una seña que te recuerde estas submodalidades y estas emociones de manera automática cada vez que piensas en la chica o cuando alguien te la menciona o cuando te la encuentras cara a cara: puede ser tocando tus dedos de una manera específica, o quizás un suspiro de alivio, o una palabra clave o frase secreta que te digas a ti mismo, que te recuerde toda la calma y tranquilidad que puedes experimentar en presencia de la mujer. 231

Tú controlas tus emociones, y tú guías tu propia forma de pensar, de manera que la realidad en que te desenvuelves está llena del tipo de emociones que hacen tu vida un lugar placentero donde vivir: asegúrate de aprehender esta creencia. Ejercicio: El modelo de energía descrito en el Cuaderno IV es algo que puedes usar igualmente lidiando con las emociones relacionadas a casos de amoritis. Revisa las pautas descritas en ese Cuaderno, y experimenta recreando tu propio proceso, sacando la energía fuera de ti a manera de un color, con una forma, una textura, etc. Nota la dirección en que gira, y luego haz que gire en dirección opuesta, a medida que la textura y color cambian, haciendo que la energía adquiera un carácter balanceado y positivo. Luego de este proceso reinserta la energía dentro de ti y haz que recorra distintas partes de tu cuerpo. Nota las diferencias entre cómo te sentías antes y cómo te sientes después. Ten en cuenta al implementar estas ideas que éstas forman parte de una serie de herramientas de cambio personal. Esto no es una solución mágica o un bálsamo de fierabrás que te va a hacer invencible o invulnerable la primera vez que las uses (aunque es lo más probable que los cambios sean notables). Como con cualquier otra herramienta, vas a mejorar en su aplicación a medida que las practiques e implementes como parte de tu vida cotidiana. Te recomiendo que escribas (quizás en el diario del que hablamos en el Cuaderno III) los cambios que notas y las técnicas y/o variaciones que producen un mejor efecto en ti. Ésta es tu realidad, y éste tu camino— vas a obtener los mejores resultados al hacer que el proceso sea lo más personalizado posible. IX.4. EL COLOR DEL PLACER Como parte de la experiencia humana, las personas vamos por lo general más allá de lo que puede traer cada modalidad sensorial por separado, y combinamos elementos de las distintas modalidades para generar nuestra experiencia así como un barman prepara un trago mixto. Está por ejemplo la idea de oír una pieza musical y recordar la imagen de un ser querido, o como vimos en las secciones anteriores, la idea de ver o recordar la imagen de una mujer y sentir sensaciones físicas reales en el cuerpo. Una forma de entender estos circuitos sensoriales es mediante el concepto de sinestesia, caracterizado por

232

la superposición de modalidades sensoriales, como en los ejemplos mencionados. Las aplicaciones de este concepto son innumerables, y van desde el contexto terapéutico hasta el ámbito creativo y artístico. La sinestesia es una excelente herramienta para el propósito de amplificar las emociones positivas que le brindamos a una mujer, de manera que éstas sean más intensas y vívidas. Podemos prever la eficacia de esta aplicación si nos damos cuenta que las mujeres (mucho más que los hombres) tienden a experimentar la realidad combinando distintas modalidades sensoriales: Puedo pensar en varias ocasiones donde una mujer me comentó que “se sentía rosada” o verde, o qué tal o cuál actor era poseedor de una “mirada fría como el acero,” etc. Personalmente mi favorito es cuando dos mujeres discuten las opciones en una carta de colores para pintar una habitación, y catalogan cada sombra de blanco en base a su “frescura” o “espacio.” La verdad es que como hombre, tales cosas me suenan como horóscopo chino escrito en chino. Sin embargo, como habrás podido notar, la clave para salir airoso en este juego es hablarles a las mujeres en un idioma que, más allá de resultarles inteligible, les sea placentero y adictivo. Y, a mi modo de ver las cosas, ello representa una razón tan noble como necesaria para aprender este tipo de comunicación. Una sinestesia emoción. ella puede forma muy práctica y poderosa de usar el principio de para amplificar emociones es asignándole un color a la La forma como prefiero hacer esto es presuponiendo que notar el color.

Ejemplo: Luego de educir un proceso de emociones placenteras, atracción, etc.: TÚ: Y ahora, nota cómo todas estas emociones toman de pronto un color... ¿qué color es?” [Ver: preguntarle “¿Puedes ver un color?” presupone la posibilidad de no ver un color, y le da la opción de responder “no, no lo veo.” Por ello simplemente le digo que note... y le pregunto cuál es el color.] ELLA: Mmm... ¡Rojo...! TÚ: Hmm... nota cómo así como estas emociones tienen el color rojo... puedes cerrar los ojos para verlo más claramente... y con cada 233

respiración... este rojo se hace más y más presente... de manera que puedes notar si es que el rojo está dentro de ti... o si está acariciándote desde afuera... y mientras más te concentras en el rojo... más brillante se hace... y mientras más brillante se hace... te puedes concentrar más aún... de manera que puedes sentir su textura... rozándote... suavemente... o tan intensamente como quieras que sea... hasta el punto en que se hace tan intenso... que el color puede navegar como una onda de energía roja... tocando cada palmo de tu cuerpo... haciendo que sientas el cosquilleo que deja a su paso... de manera que sientes cómo la energía hace que el cosquilleo se transforme en calor... haciéndose más intenso... llegando hasta donde más quieres que llegue... (etc.) Nota los elementos de esta pequeña “guía para disfrutar del color rojo,” que por lo demás puede ser tan corta o largo como la ocasión lo amerite. Si ella no está disfrutando de la experiencia o por alguna razón no se puede concentrar en el momento, simplemente cambiaría el tema. Por otro lado, muchas mujeres pueden... disfrutar bastante de esto, por decirlo de alguna manera. Calibra sus respuestas y cambios no-verbales, y nota qué elementos son los que producen un mejor efecto. Considera los siguientes elementos lingüísticos usados en el ejemplo: • • La invito a “notar como X” (presuposición). Da la impresión que el efecto es mágico y ocurre espontáneamente. Sugiero que cierre los ojos para visualizar más claramente. Esto no es un requisito—algunas personas visualizan mejor con los ojos abiertos. Marco el paso para mantener Proximidad: “con cada respiración,” podría ser igual “con cada latido de tu corazón” o con cualquier elemento del ambiente que nos rodea (“mientras escuchas el murmullo en el ambiente,” etc.). Establezco una dirección de incremento de intensidad: “más y más,” “mientras más ocurre __, más notas __,” “con cada __, __ se hace más intenso,” etc. Uso las submodalidades del color: brillante, intenso, nítido (que amplifican las cualidades del color).

234

Superpongo la modalidad kinestética para formar la sinestesia, mediante el uso de las submodalidades kinestéticas: textura, presión, intensidad, frecuencia, como un cosquilleo, etc. Uso presuposiciones para ampliar el espectro de la experiencia: “el color está dentro de ti o está acariciándote por fuera”; “suavemente o tan intensamente como quieras” (las opciones le permiten decidir la forma como procesar la experiencia para ella misma—pero siempre soy yo quien provee las opciones. Esto es clave. Lenguaje asociativo: “estás,” “te concentras,” “acariciándote,” etc. Hago que el color y las sensaciones se dirijan “hacia donde ella más quiere que llegue”: es una metáfora, pero con el tono de voz correcto y la energía correcta, el lenguaje puede sugerir uno que otro destino... Frases para conectar las distintas partes de la sinestesia: “a medida que,” “hasta el punto en que,” “mientras que,” “hace que,” etc. Esto es difícil de ilustrar con palabras, pero a medida que se compenetra con la sinestesia y su estado cambia, mi propio estado cambiaría también (por ejemplo, reflejado en mi tono de voz, ritmo de fraseo, energía, etc.). Siempre marcando el paso y guiando.

• •

Ejercicio: Combinando los elementos usados en el ejemplo anterior, toma un color y practica el lenguaje con el que lo amplificarías mediante una sinestesia con la modalidad kinestética. Son varios los elementos que forman parte del ejemplo anterior, así que practícalos sistemáticamente, uno por uno de ser necesario, hasta que puedas usarlos todos automáticamente sin tener que rebuscarlos o detenerte a pensar. De ser posible, grábate a ti mismo para que monitorees tu progreso de manera tangible. IX.5. EL PODER DE LA FUERZA Espero que tu curiosidad y ganas de experimentar con el material hayan sido mayores a tu capacidad de lectura, de manera que a medida que lees estas líneas, ya hayas practicado con afortunadas 235

señoritas las técnicas y modelos presentados en este Cuaderno. Quiero examinar un modelo, una forma (dentro de la infinidad de posibilidades) de combinar las herramientas descritas hasta aquí, de manera que adquieran masa crítica. La habilidad de calibrar, de ser flexible y usar la herramienta apropiada para la situación en que te encuentres, es lo que va a significar la diferencia entre “haber leído unas técnicas” y tener poderes jedi. Si no lo has hecho aún, regresa al Cuaderno IV revisa la herramienta del modelo de energía—el tomar nota de un proceso y cómo ocurre, canalizar las sensaciones a manera de energía y manipularlas externamente, para insertarlas luego y que tengan un efecto transformador. Experimenta esto contigo mismo: si no tienes la experiencia de haber realizado este trabajo tú mismo, no vas a poder ayudar a la mujer a experimentarlo. La idea es educir un proceso, por ejemplo la forma como ella experimenta satisfacción o placer, a la manera del Cuaderno VIII, y hacer las emociones más intensas a través del modelo de energía— usando herramientas como submodalidades, sinestesia, dirección de intensidad, etc. Ejemplo: Usando los casos del Cuaderno VIII: TÚ: ¿Qué sientes dentro de ti cuando conoces a un hombre que no sólo capta tu atención físicamente, sino que te interesa más allá de todo eso? ELLA: Bueno, siento como un cosquilleo en el estómago... TÚ: Un cosquilleo en el estómago... Y después, ¿hacia dónde se dirige ese cosquilleo? ELLA: [Empieza a sonrojarse] Hmm, hacia mi pecho... TÚ: ¿…y es como que el área se calienta poco a poco, o es más como mariposas revoloteando…? ELLA: Como un calor… TÚ: ¿Y el calor se hace más intenso antes de subir hacia tu pecho, o se hace más intenso a medida que sientes que el calor se expande hacia tus extremidades…?

236

ELLA: [Su respiración se hace más profunda; se empieza a ruborizar] Se hace más intenso, luego sube hacia mi pecho… TÚ: ¿Y el calor va hacia otro lado, o se queda en tu pecho, de manera que lo sientes brindándote calor desde adentro? ELLA: [Su pecho se ruboriza] Se queda ahí... TÚ: Y todas estas sensaciones... ¿se sienten bien, no? [Este tipo de postulado a la manera de pregunta retórica busca en parte marcar el paso (ella esté experimentando sensaciones a medida que educimos el proceso), manteniendo Proximidad; en parte establecer el marco de referencia para que ella interprete la experiencia (la experiencia es buena, ella puede relajarse y disfrutarla en lugar de estar a la defensiva); en parte que ella ratifique que, en efecto, está sintiendo algo y que se siente bien al respecto, de manera que se pueda compenetrar más con la experiencia.] ELLA: Demasiado bien... TÚ: ¿Te gustaría ver cómo puedes sentirte aún mejor...? ELLA: ¿Cómo podría sentirse mejor...? TÚ: Nota cómo todo lo que sientes está hecho de energía... y nota cómo la energía nace en tu estómago... mientras se va haciendo más intensa... a medida que se expande hacia tu pecho [estoy repitiendo su proceso]... haciendo que tu pecho pueda sentir toda esta sensación placentera de calor... y con cada respiración la vas sintiendo más y mejor aún... (Cont.) ...y nota cómo esta energía puede salir de tu pecho fuera de ti... de manera que se materializa como una esfera de energía [Señalando en frente de su pecho, como para que observe la energía]... compuesta de todas estas sensaciones... ¿de qué color es? [Entrando a sinestesia] ELLA: Mmm... Verde... TÚ: Verde... nota la intensidad del verde... su brillo... nota el tamaño de la esfera... y nota cómo está girando en una dirección... ¿es hacia la izquierda o derecha...? 237

[Todas submodalidades] ELLA: Hacia la izquierda... TÚ: Hacia la izquierda... nota como a medida que se detiene, la esfera empieza a girar lentamente hacia la derecha... mientras que el verde se hace más intenso... más brillante... a medida que empieza a girar más y más rápido... y se hace tan brillante que cambia de color... ¿de qué color es ahora? ELLA: [Sus pupilas dilatadas] ¡Rojo...! TÚ: Ahora vamos a tomar esta esfera [con mi mano “sujeto” la esfera]... que está repleta de todo el calor y las emociones intensas... y llevarla dentro de ti… de manera que puedas experimentar cómo todo ahora es más intenso... cómo esta nueva energía puede recorrer cada tramo de tu cuerpo... por donde tú más quieres que vaya... [Llevo la energía con mi mano, hasta tocar su pecho. Ella suspira y se muerde los labios.] TÚ: Nota el calor... cómo el calor que sentías enantes fue como una chispa... y la energía ahora es como un fuego... que va consumiendo toda sombra de duda... donde lo único que queda dentro de ti es el placer... el deseo... de sentir... todo... esto... [A medida que digo esto, mi voz se hace más lenta y grave, a medida que lentamente me acerco lentamente hacia ella. Ella cierra los ojos, y nos besamos.] Nota lo que hice aquí: luego de educir el proceso, saqué la energía fuera de ella desde el sitio donde se detiene (su pecho), para jugar con las submodalidades visuales y hacerlas más intensas. Como en el Cuaderno IV, hice que la energía gire en sentido contrario y que cambie de calidad; que cambie de color, mientras cambian sus propiedades que se haga más intensa, etc. Luego reinserté la energía al mismo lugar de donde la saqué (su pecho en este caso). Aquí la guié para sentir cómo las submodalidades kinestéticas son ahora más intensas. El proceso de amplificación de las sensaciones físicas dentro de ella (a través de las submodalidades kinestéticas de la sinestesia, etc.) puede tomar el tiempo que sea necesario: tienes que calibrar y ver 238

qué tan bien responde, de manera que puedas escalar físicamente desde ahí. Nota sus cambios fisiológicos, los indicadores no verbales, mira sus ojos, su boca, etc. Pon atención, y nota cuando ella está lista para besarte: es nada más momento que te calles, te acerques, y la beses. Nota cómo al final del ejemplo uso un lenguaje metafórico para guiarla hacia la dirección de sentir placer, y deseo—la dirección más útil en este contexto. Recuerda lo más importante de usar una técnica así: tienes que darle una dirección a lo que ocurre, tienes que estar un paso adelante del proceso y saber hacia dónde te diriges. En este ejemplo yo sabía que quería que ella pierda “cualquier sombra de duda” y se sienta libre de experimentar placer conmigo. A medida que noté los indicadores no-verbales fui haciendo mi tono de voz y mi propia energía más intensa, de alguna manera guiando la intensidad de sus emociones con la mía. Recuerda, estando en Proximidad, los estados mentales son contagiosos. No puedo enfatizar esto lo suficiente: no es cuestión de recitar las palabras a manera de instrucciones, esperando que ella mágicamente pase de sentirse “bla, normal,” a sentirse hirviendo de placer, lista para abusar de ti. Tienes que acompañarla, tanto en la visualización como en el proceso: si la guías a que note el cambio en la intensidad de la energía, deja que tu voz y lenguaje no-verbal refleje ese cambio gradualmente; si la guías a que note cómo la energía se convierte en algo fuera de este mundo, refleja eso también. Si tú no te lo crees, ella definitivamente no se lo va a creer. Si hablas de cómo es posible perder toda sombra de duda y poder disfrutar del placer, entonces pierde la duda tú también, acércate a ella, y bésala. No se puede “fingir” congruencia, tienes que trabajar hasta llegar ahí. Esto no es un ritual mágico, es una danza donde tú la guías a experimentar emociones que nunca ha experimentado. Siempre que quieras guiar a alguien hacia un estado mental-emocional, tienes en parte que asumir ese estado tú mismo, de manera que la otra persona sepa hacia dónde ir. Tú eres el maestro, tú guías—con flexibilidad, y un propósito claro, pero eres tú quien guía. IX.6. NO SOY YO, ERES TÚ Antes de enviarte a recorrer el mundo con todas las técnicas y aplicaciones aprendidas en este Cuaderno, quiero hacer la aclaración que va a representar el que seas percibido como un hombre fascinante 239

y atractivo, o un sujeto extraño que intenta “hacerle algo” a las mujeres. Va a ser muy, muy tentador tomar las herramientas y enrumbarse al bar con la mentalidad de “ja, esto es mucho mejor que el truco de magia que aprendí el otro día... ahora tengo algo para impresionar a las mujeres de manera que caigan rendidas.” ¿Tengo siquiera que decir por qué éste es un pésimo marco? Ese meta-marco sería que tú tienes que hacer o decir cosas para impresionar a la mujer, y que sin hacer esto, ellas no se van a sentir atraídas hacia ti. Nada bueno comenzar por ahí, en vista que partes desde una posición de necesidad: “¿Qué tengo que hacer para que esta hermosa flor se digne a fijarse en mí?” Bajo tal marco, no te sorprenda que aquello que estudias y aprendes nunca sea suficiente en ese sentido—no es el poder intrínseco de la técnica lo que te va a dar la palanca, sino el marco según actúas. Al igual que herramientas como lectura en frío, etc., la educción y amplificación corre el riesgo de convertirse en una suerte de entretenimiento momentáneo si no estableces el marco (y cuando termines de hacer tu número, muévete para que pase el siguiente bufón). Para evitar esto, tienes que pensar: ¿Qué marco quieres establecer? ¿De qué manera estás usando estas herramientas y de qué manera está contextualizándolas? ¿Cómo piensas reconciliarlas con la idea de calificar a la mujer según tus propios criterios de selección? Una forma muy eficiente de establecer el marco apropiado para usar la educción/amplificación es usar la idea de darle a la mujer una identidad que mantener, y retarla a actuar a partir de esa imagen (ver: Principio de Consistencia). Por ejemplo, un profesor en la universidad con quien llegué a ser buen amigo se pasaba diciendo siempre que yo era “un chico inteligente,” “un líder,” “alguien bien instruido,” cosa que yo jamás discutía, claro está. Y al hablar de qué cursos pensaba tomar en el siguiente ciclo, él me sugería los más difíciles, los que involucraban mayor compromiso en términos de tiempo y de material para aprender... “tú eres inteligente, estoy seguro que vas a poder con esa carga, además de aprobar con excelentes calificaciones.” ¿Y qué me quedaba? No le iba a decir “no... te equivocaste, no soy tan inteligente, más bien voy a registrarme en este otro curso que no es tan exigente.” Imposible, me registraba en el curso que me sugería,

240

para el que terminaba estudiando bastante de manera que lo aprobara con buenas calificaciones. Yo ya me había comprometido con mi profesor de alguna manera: había aceptado la imagen de mí mismo que él me dio (de alguien inteligente, trabajador), y reprobar la clase implicaría que la imagen que me dio no era correcta. Cualquier cosa antes de aceptar eso (Principio de Consistencia). En ese tiempo no consideré la dimensión de lo que significaba todo esto, pero con el tiempo aprendí lo importante y eficiente que es: Las personas actúan según la forma como creen que tú las percibes. Reflexiona sobre esto hasta que te convenzas de que así es; considera, por ejemplo, aquellos los niños que son tratados como tontos en casa, y van a la escuela a obtener las peores calificaciones. La pregunta viene a ser, ¿cómo le asigno a alguien una identidad en el contexto orgánico de una conversación? Considera los elementos de lectura en frío y calificación. Fíjate en los “Cumplidos” dentro del contexto de lectura en frío (Cuaderno VI), y la idea de decirle a alguien algo positivo acerca de ellos mismos: nadie quiere decir que no es, por ejemplo, buen amigo, o capaz de usar su mente para resolver cosas. Por esto, los Cumplidos son una forma de darles una imagen, un estándar que mantener. Puedes pensar en esto como que estás estableciendo un marco, y para poder mantener la percepción positiva que estás demostrando hacia ellos, la otra persona necesariamente tiene que actuar de manera que tu percepción no cambie. Estás en efecto jalando a la otra persona hacia tu marco. Ahora, si usas el elemento de Calificación en conjunto con darle una imagen de sí misma, estás atacando el caso por los dos frentes. De un lado, estás actuando bajo tus propios parámetros de calificación (“si no la calificas a ella, ella te califica a ti”), mientras que estás estableciendo un marco en donde ella necesita cumplir con tus parámetros. El momento donde esta idea cobra masa crítica es cuando la retas a actuar bajo este marco; cuando llega el momento de decir “OK, si bien hemos establecido que eres de esta manera y aquella... entonces veamos si eres capaz de hacer esto y esto otro.” Nota cómo mi profesor hizo esto al “sugerirme” los cursos que tomar: en efecto estaba retando la imagen que me había asignado. Desistir de este reto significaba admitir que yo no era tan inteligente como pensábamos, y eso jamás.

241

Ejemplo: Nota cómo esta idea se materializa en el contexto de una lectura en frío (luego de haber establecido Proximidad): TÚ: ...y además puedo ver que hay algo en ti que te hace un poco más observadora que aquellas personas con quienes pasas más tiempo. Es como que combinas de alguna forma la idea de poder ver aquello que es invisible para otros, a la vez que tienes una sed de experiencias nuevas, de aprender a percibir realidades distintas. ¿Qué tan cierto es esto? ELLA: Definitivamente cierto... nunca nadie lo había notado. Nota lo que hice. Al darle esta imagen de ella misma, la estoy inoculando, por ejemplo, a decir que no cree en la idea de sinestesia, o que el modelo de energía le parece una ridiculez. Ella ya aceptó que es el tipo de persona que busca experiencias como las que yo le puedo ofrecer. Eliminé de esta manera cualquier sombra de objeción para cuando llegue el momento de educir sus procesos y amplificarlos. De igual forma podrás entender que la imagen que le asigno está directamente relacionada a mi criterio de calificación. En vista que mi marco es el de un maestro, y ayudo a las mujeres a experimentar placer (de manera que podamos crear un circuito orgánico de dar y recibir), no estoy interesado en mujeres de mente cerrada, que perciben la energía como algo raro, o el placer como algo morboso e inalcanzable. Tal es parte central de mi criterio de calificación: si no lo cumplen, no me interesan románticamente, punto. Tienes que concentrarte en el tipo de mujer que quieres, y buscar establecer los marcos donde ellas muestren las cualidades que buscas. Recuerda, abundancia, si una mujer no califica, hay mil más (y más hermosas) que sí van a calificar. Sí no estableces el marco, si no le das la auto-imagen que mantener, corres el riesgo que en algún momento de la educciónamplificación, por su mente corran pensamientos como “¿Por qué está mostrándome esto? Esto se siente bien, pero probablemente lo está haciendo para tratar de obtener algo de mí,” etc. Asume que la mujer va a estar constantemente reflexionando acerca de cómo la haces sentir8, por ende la importancia de contextualizar aquello que le muestras. De tal manera la guías a interpretar la forma como la haces

8

La mente constantemente reflexiona acerca de sus propios estados. Llamamos estados-meta a los estados generados a partir de estados anteriores.

242

sentir de acuerdo a tu meta-marco: es natural y perfectamente orgánico sentirse bien contigo. Así como le asignamos un estándar que mantener durante la lectura en frío, podemos retarla nuevamente justo antes de mostrarle cómo amplificar las emociones, por ejemplo antes de mostrarle sinestesia, o el Teatro de la Mente, la esfera de energía, etc. Una forma de hacer esto es contextualizando la técnica desde el marco en que es ella quien nos va a demostrar a nosotros si es capaz de mantener la imagen que le asignamos anteriormente. Ejemplo: Luego de que terminamos la lectura en frío, y educimos su proceso de atracción, etc. Notamos que ella ya está sintiendo el efecto de la educción. TÚ: Todas estas emociones... se sienten bien, ¿no? ELLA: [Sonrojándose] Demasiado bien... TÚ: ¿Te gustaría sentirte incluso mejor? ELLA: Ja... ¿es eso siquiera posible? TÚ: Quizás... pero sólo si en verdad quieres aprender a conocer experiencias nuevas, y si eres el tipo de mujer que puede ver más allá de lo evidente... Cosa que es cierto, ¿no? [Éste es el criterio que usé durante la lectura en frío; aquí estoy ratificando ese marco.] ELLA: [Sonriendo] Totalmente... TÚ: ¿Sabes lo que es la sinestesia? [O “¿Crees en la energía?,” etc.] ELLA: No... ¿Qué es eso? TÚ: Es un juego muy divertido... para lo que solamente tienes que cerrar los ojos... [Etc., amplifico su proceso con la técnica de sinestesia.] De esta manera no tengo que preocuparme de “hacerle” algo a escondidas, o con miedo a que “descubra” lo que estoy haciendo. Para nada: la forma más eficaz de usar estas herramientas es con 243

mujeres que quieren experimentar mayor placer en su vida. ¿Quién hubiera pensado, no? De esta forma es imposible que seas un payasito o fuente de entretenimiento: los payasos la entretienen (con trucos o con palabras), mientras que un maestro hace que ella actúe y que se comporte de una manera distinta, de manera que pueda experimentar emociones que no experimenta de manera cotidiana. Para esto tienes que mantener el control del marco y guiar la interacción siempre en dirección a tu meta-marco, donde es natural sentirse bien contigo. Piensa que cuando tienes este tipo de colaboración y participación de su parte, tu realidad es como un planeta que absorbe otras realidades, de manera que giran en torno a tu órbita, y aquello que tú presentas es siempre real y aceptable. Desde este punto de vista, tu marco es el de un verdadero maestro: alguien que la ayuda a experimentar más y mejores emociones, alguien que la motiva y que hace que aflore en ella la heroína capaz de involucrarse de manera activa. Tú eres el hombre que le pueda dar todo esto: ¿qué podría hacer una mujer en su sano juicio más que agradecerte el regalo, actuando en base a lo que le presentas? Ten siempre en cuenta tu meta-marco y los demás marcos en la interacción—de ellos depende que ella te perciba como el maestro que en verdad eres. IX.7. ¿QUÉ SERÍA? No olvides que ella, al igual que todas las personas, actúa y se desenvuelve en este mundo de acuerdo a su propio mapa de la realidad. Su comportamiento, sus creencias, aquellas características que ella ha asumido como parte de su identidad, de quien ella es, de lo que le resulta posible e imposible... todo eso puede influenciar la forma en que ella experimenta emociones como atracción o placer. Es decir, su mapa del mundo va a dictar de qué manera ella recibe el regalo de tu educción y amplificación de sus emociones. Muchas mujeres van a estar listas para recibir el regalo, para dejarse llevar y disfrutar de las nuevas e intensas emociones que ofreces. Algunas veces puede que tengas que ayudarla a poder recibir este regalo, sin embargo. La clave es tener la flexibilidad de comprender qué es lo que ella necesita para poder actuar y comportarse de acuerdo a la dirección según la estás guiando. Está por ejemplo el caso de una mujer cuyo proceso de atracción y placer yo estaba educiendo. Empezó a disfrutar de la experiencia, 244

respondiendo muy bien, así que usé submodalidades en la conversación para amplificar las sensaciones, y aquí ella se plantó y no me siguió. Sin perder el control de la situación, marqué el paso, y la seguí guiando: YO: Puede que estas emociones no sean algo usual en tu vida diaria, como un dulce inusual, que sabe muy bien, pero a cuyo sabor no estás acostumbrada, ¿no es así? ELLA: [Levemente gesticula que sí con la cabeza.] YO: Esto está totalmente bien... porque cuando recuerdes esta experiencia, de aquí a mucho tiempo, vas a poder recordar cómo fue en este momento cuando pudiste disfrutar de todo lo que eres capaz, sin ningún inconveniente. [Nota el patrón de Marco Eterno que usé para redefinir el marco] ELLA: [Sus pupilas se dilatan, sonríe] YO: ¿Qué necesitas experimentar para sentirte libre de sentir todo aquello de lo que eres capaz de sentir...? [Le pregunté directamente qué necesita, qué tiene que pasar de manera que ella pueda relajarse y disfrutar: qué Valor de Fin (VF) necesita] ELLA: ...tengo que sentirme segura, saber que todo está bien... YO: Y esto es algo que has sentido anteriormente... ELLA: Sí... YO: Recuerdas cómo se sintió todo eso en el pasado... ELLA: [Su respiración cambia, sonríe alegremente] Sí... YO: Si te fijas cómo se siente todo esto, de qué manera es algo que puedes experimentar cuando el momento es correcto... vas a notar cómo experimentar cosas nuevas es algo donde puedes tener este sentido de seguridad y confianza... siempre que te des cuenta que experimentar algo nuevo es siempre una experiencia maravillosa, en la 245

medida que notes que estás segura y que siempre tienes la capacidad de decidir... ELLA: [Sonríe sonrojada] Mmm... Nota lo que pasó aquí. Ella necesitaba sentir algo de manera que pudiera experimentar cosas nuevas conmigo. Necesitaba el VF de sentirse segura: esto era parte de su mapa, de lo que ella necesita para sí misma. Establecí el marco en la dirección que le haga saber que aquí conmigo ella puede tener ese VF, e hice una mini-educción de valores. Una vez le di la sensación que ella necesitaba experimentar, quitamos el bache y pudimos continuar educiendo procesos e intensificando estados placenteros. Asume, a menos que ella pruebe lo contrario, que ella quiere y puede experimentar estos estados y sensaciones placenteras contigo. Puede, sin embargo, que necesite experimentar un VF extra antes que eso ocurra, para sentirse libre y con la confianza necesaria de actuar. Encuéntralo y dáselo, de manera que obtenga para sí misma el salvoconducto que le permita disfrutar del regalo de tu educción. IX.8. CAMINO A OZ El camino de la educción es para muchos uno muy esotérico y cerebral, y por eso es tomado como una suerte de brujería (de la misma forma como los primeros químicos y astrónomos fueron tomados por hechiceros). La cosa es que es muy fácil enclaustrarse y actuar desde una posición interna: qué decir, qué hacer, de qué manera montar el show que va a hacer que ella se sienta atraída hacia nosotros. Se necesita una cierta capacidad de “abandono activo” (quizás lo que en taoísmo se conoce como wu-wei) para poder trabajar con cualquier respuesta que la mujer nos da, y poder guiarla a sentirse mejor, mientras que nos establecemos como maestros que le mostramos cómo disfrutar de ese placer contenido dentro de ella. La clave radica en entender que la educción es un hecho: día a día eventos, memorias, canciones, películas, literatura, conversaciones... todas son cosas que desempolvan nuestra mente y hacen aflorar emociones que tenemos dentro. Es en verdad fantástico pensar que todo está ahí, y que es cuestión de educir lo mejor en los demás para poder vivir siempre en abundancia de emociones tan agradables como intensas. Mi reto para ti es, ¿vas a vivir tu vida de manera que puedas educir lo mejor en ti mismo y en los demás? 246

Las técnicas son técnicas: no dejes que los árboles eviten que veas el bosque. Educción y la idea de sacar emociones a flote no está tangiblemente ligada a “un modelo de energía” o a “un concepto de submodalidades.” Hacer que alguien sonría genuinamente; decirle a un amigo que lo aprecias; hacer que una mujer se sienta hermosa más allá de la talla de su vestido o de su peinado... todas son formas de educir algo. Recuerda bien la lección: las emociones son procesos, y los procesos que las personas experimentan son educidos de alguna manera (esa es mi creencia, y el modelo que he encontrado que funciona mejor que cualquiera que haya encontrado hasta ahora). Puedes decidir no participar conscientemente en el proceso de educir procesos, y vivir dejando que las cosas ocurran aleatoriamente y sin rumbo fijo. O puedes ser como el Mago de Oz, moviendo palancas y poleas detrás de la cortina, de manera que de las formas más simples logras que afloren procesos que terminan siendo, en efecto, mágicos. Te invito a tomar esta idea y llevarla a tu vida diaria. El único requisito es tener los ojos y oídos bien abiertos, y poder guiar a la otra persona a experimentar mejores formas de sentirse. Y ésta es la verdadera esencia de ser un maestro.

247

CUADERNO X: MATERIA PRIMA
En este Cuaderno quiero atar algunos cabos y establecer una forma para que puedas tomar los elementos de este libro e implementarlos como parte orgánica de tu vida. En específico vamos a discutir distintos tipos de cierre: el uso y propósito del teléfono, el beso, y la escala hasta el sexo. Igualmente vamos a discutir la importancia de hacer de las herramientas de los Cuadernos algo habitual en tu comunicación y no un evento aislado. El Cuaderno termina con una guía de referencia que ilustra cómo bordar los distintos elementos de los Cuadernos en una de tantas posibles combinaciones. X.1. PARA EMPEZAR Para poder implementar todo lo discutido en estas páginas, es esencial que te sientas de la mejor forma posible. Vimos ya cómo trabajar a nivel interno para controlar algunos factores como amoritis o excitación previa—factores que por lo general escapan del control de muchos hombres. Aquí quiero recordarte la importancia de tomar el control de todo aquello que puedes controlar externamente. A nivel externo tenemos tu apariencia física. Examina tu guardarropa, tu apariencia (el espejo va a ser tu mejor amigo). ¿Estás usando ropa que te hace ver como sacado de los años ‘80? ¿Crees que “al natural” es un corte de cabello? ¿Te estás dejando barba, pero por alguna razón la gente cree que perteneces a una organización terrorista? Ocúpate de todo esto. Antes que nada ten en cuenta lo esencial: estar aseado y limpio, con ropa y apariencia limpia en todo momento. Ten las uñas limpias y arregladas, un aliento y olor corporal agradable, etc. Lo último que quieres es tener todo el conocimiento necesario para hacer que una mujer se sienta de maravilla, y que tu aliento la haga desear la muerte. Sobre tu guardarropa: busca revistas como GQ o Maxim, y por lo menos ten cierta idea de lo que está de moda en la temporada. Soy consciente que las marcas o accesorios que estas revistas sugieren cuestan por lo general un ojo de la cara: con conocer los estilos vas a poder buscar algo similar en lugares que no perforen un agujero en tus bolsillos. Si en verdad no tienes idea de cómo comenzar, ¡pregunta! 248

Anda a tiendas que tengan el tipo de ropa que corresponde al estilo que quieres para ti mismo, y pide ayuda a la gente que trabaja ahí. O mejor aún, pídele ayuda a una amiga, prima, etc., que tenga un buen ojo para la moda (éste es un campo donde las mujeres ofrecen casi siempre los mejores consejos). A las personas les gusta sentir que sus conocimientos y ayuda son útiles y valorados por los demás: va a ser un cumplido muy grato que le pidas ayuda a una mujer al formar tu guardarropa. Toma el bosquejo que vimos en la sección “Adolescencias” (Cuaderno I) y examina si hay algo de lo que puedas ocuparte externamente. Tú eres tu propio proyecto: existen infinidad de recursos que te pueden ayudar a estar en la mejor forma posible. El verte bien externamente inevitablemente va a hacer que te sientas bien internamente. Muchas veces el hacer un cambio simple, como comprar una nueva camisa, u obtener un nuevo corte de cabello, de por sí solos, no hacen una diferencia abismal en cómo luces. Sin embargo, al notar esos cambios en ti, tú mismo empiezas a proyectar un aura diferente, con más confianza en ti mismo, etc., y eso es lo que hace que otros te perciban como más atractivo y agradable. Casi siempre la solución a un problema está contenida en la alternativa más simple. No descartes la importancia de los pequeños detalles en tu presentación, antes de lanzarte en una cruzada existencial de seductor. X.1.1. Números Infaltable mencionar los números de teléfono en la seducción (el clásico “sacar fono”). Muchos hombres se preocupan demasiado por cómo pedirle a una mujer su teléfono, pero no se dan cuenta que el “número” de teléfono no es lo importante (son unos siete dígitos en sucesión): lo importante es hacer que la mujer se sienta lo suficientemente motivada para querer estar con nosotros más allá de restricciones de tiempo y lugar. Si te concentras en comunicarte de manera correcta, estableciendo los marcos y meta-marcos que te sean útiles, estableciendo Proximidad y educiendo sus procesos de atracción, entonces llamarla por teléfono no va a ser algo fuera de este mundo: puede que ella no quiera que la llames luego... lo más probable va a

249

ser que ella quiera pasar más tiempo contigo en ese mismo momento, sin tener siquiera que recurrir al teléfono. El problema de hacer todo un embrollo por conseguir el teléfono es que, en efecto, se está remplazando la parte por el todo. He visto infinidad de veces a un chico pidiéndole el teléfono a una chica, y luego de obtenerlo él se da media vuelta y se va, sonriendo victoriosamente. Luego lo miro, y le digo, “oye, ella se moría porque le dieras un beso, se le veía en la cara, y tu aquí celebrando con tu papelito con su número.” La lección es que no te quedes corto en el campo de las posibilidades. Asume siempre que cuando hagas que una mujer se sienta maravillosamente bien, ella va a querer seguir sintiéndose maravillosamente bien aquí y ahora. Pedir su número debe ser una estrategia para continuar con la interacción sólo en caso la seducción tenga que ser interrumpida, por ejemplo si tienes un compromiso que no puedes postergar y tienes que retirarte. Por lo demás prosigue, piensa que si haces que la mujer se sienta maravillosamente bien y luego la despachas, es probable que ella se siga sintiendo de esa manera, pero tu ausencia puede motivarla a buscar un “premio consuelo” en los brazos de otro. De todo lo que gira en torno a obtener su número de teléfono, lo único cierto es que ella está en frente tuyo, y que ella te ha dado una serie inerte de dígitos. El tener su número no te garantiza: • • Que ella está interesada en encontrarse cara a cara más adelante. Que va a seguir sintiéndose motivada a proseguir con la interacción, etc.

La pregunta que debe correr por tu mente es, ¿Qué pasaría si ella no quiere hablar contigo más tarde... sino que quiere que la tomes y estés con ella ahora? Entrénate a tener la flexibilidad mental para poder reconocer las oportunidades en frente tuyo: lo que tienes frente a tus narices, y no lo que podría ser luego o lo que quieres que sea otro día. Los números de teléfono funcionan mejor una vez que se han establecido los marcos correctos, y cuando ella se está sintiendo bien contigo. Entonces una forma de establecer el marco para continuar en otro momento (dado que tengan que interrumpir la velada) es simplemente decir algo como: 250

ÉL: Tengo que irme ahora, tengo unos asuntos que atender, pero el viernes a las cuatro voy a ir a una exposición donde van a mostrar obras del artista que te comenté. Únete y podemos continuar esto luego. ELLA: Genial. ÉL: OK, intercambiemos números... De esta manera establecemos el marco que el teléfono no representa una conquista o un premio de ningún tipo. Obtener o intercambiar números representa simplemente una forma para contactarse en otro momento, para seguir experimentando aquello que estaba experimentando en ese momento (nota por ende la importancia de hacer que ella sienta emociones antes siquiera de preocuparse por obtener el número). Una forma como me gusta obtener el teléfono es con el celular. Simplemente le digo “toma, pon el número aquí” para que ella presione el número en el teléfono. Lo que hago luego es llamarla ahí mismo, le digo “vamos a escuchar tu mensaje—te apuesto a que suenas como haciéndote la seria.” Cuando suena su correo de voz, dejo un mensaje (ella sigue ahí en frente mío, riéndose), diciendo algo como “Hola, Susana, estoy aquí contigo y mientras te estoy dejando este mensaje, me estás devorando con la mirada. Como sea, hablamos luego.” El propósito de dejar el mensaje en frente suyo es primeramente que ella tenga mi número y lo guarde (quizás ella te llame a ti primero). En segundo lugar, cuando ella escuche el mensaje luego (asume que las mujeres son curiosas para este tipo de cosas) ella va a recordar cómo la estabas haciendo sentir en ese momento. En caso le digas a ella que se deje a sí misma el mensaje diciendo lo bien que se siente, vas a tener el elemento de ratificación a tu favor: si ella lo dijo con voz alegre y riéndose, y ella lo está escuchando nuevamente, entonces debe ser bueno, ¿no? Todo esto a partir de usar el llamarla con el pretexto de oír su mensaje de voz: buena oportunidad para todos estos jueguitos que incrementan la conexión entre ambos y la motivan a contactarse contigo más adelante. Es más eficiente obtener el teléfono luego de establecer un plan o actividad específica, comentando que esto es algo que ya tenías en mente, y simplemente estás invitándola a que te acompañe. La 251

diferencia es sutil, pero elegante: generar una actividad o plan nuevo corre el riesgo de que ella asuma que están saliendo en una cita a la antigua, o que estás moviendo demasiados cables por “necesidad.” Aunque tú y yo sabemos que no estás haciendo nada del otro mundo, cuando una mujer asume su marco “de citas,” ello presupone que es ella quien te va a calificar a ti—va a revertir al marco al que ella está acostumbrada. Evita caer en actividades o patrones que hagan que ella asuma marcos anteriores no útiles, mientras que estableces marcos que la saquen de su realidad y la acerquen a la tuya. Por esta misma razón evita invitarla a citas tipo “ir al cine y a comer,” y considera compartir el tiempo de otra forma. Con el tiempo te vas a dar cuenta que no es la actividad lo que importa, sino cómo la haces sentir cuando está contigo. Por ejemplo, sentarse en silencio viendo Los Cuatro Fantásticos en el cine, por interesante que la película pueda ser, no va a acercarte a educir sus valores y procesos, o amplificarlos, etc. Lo mismo va al tipo de salidas a un bar con música a todo volumen, donde tienes que gritar para que te escuche. Mientras más mundana la actividad a la que invito a que me acompañe la mujer, mejor. Si hay un café donde me gusta ir a pasar el rato, o una tienda que me guste, o un ciclo de conciertos al que asista por el simple hecho que me gusta la música que tocan, la invito. La clave radica en no variar tus actividades demasiado simplemente porque tienes a una mujer contigo. La importancia de esto es en parte que si te encuentras con elementos que te son familiares, es más fácil ser la autoridad, el maestro que le enseña nuevas cosas a ella. Algunos gustan de usar el teléfono para seguir “trabajando” a distancia, etc. De la forma como yo lo veo, mis palabras y mi comunicación son poderosas y la hacen sentir emociones poderosas. De nada sirve hacer que ella se sienta bien sin estar en mi presencia (¿para que se beneficie quién?). Pasarse horas en el teléfono simplemente le resta anticipación al encuentro más adelante. Por lo demás, ¿no que te fuiste porque tenías algo importante que hacer? Si tu vida es tan ajetreada y tan James Bond, ¿cómo te las ingenias para sacar dos horas para hablar por teléfono con una mujer que acabas de conocer? Como principio general, no hables más de veinte minutos en el teléfono; personalmente prefiero dejar el teléfono como un vehículo para hacer arreglos de hora y lugar, y punto. Lo bueno viene cuando 252

estemos cara a cara. Si hiciste tu tarea de antemano, y estableciste el marco y la dirección que quieres que su mente tome en cuanto a contactarse contigo para proseguir sintiéndose bien, entonces el “qué decirle” o “qué excusa buscar para llamarla” sale volando por la ventana: ella va a estar esperando tu contacto para algo definido, bajo la promesa de seguir sintiéndose bien. X.1.2. Citas, y otros demonios Existe bastante confusión en el tema de encontrarse o salir con una mujer. A mi modo de ver las cosas, el curso principal de arreglar un nuevo encuentro con la mujer consiste en establecer la logística que mejor permita tomar la dirección que queremos seguir con la mujer. Existe una gran diferencia entre salir a tomar un café con una mujer y estar en casa haciendo otras cosas. Lo uno no equivale a lo otro: tienes que ser tú quien orquesta la situación de tal forma que se cree el contexto que te permita progresar de manera orgánica. Ejemplo contrario: Juan sale al cine con Elena, ven la película; luego caminan un rato por el centro comercial y toman un helado. Hablan, se ríen juntos, quizás Juan hace las cosas bien y mantiene Proximidad y va al campo de la educción durante la conversación. Pero se hace tarde y luego la conversación se apaga un poco; Elena le agradece por la velada agradable, le da un abrazo y se va a su casa por su cuenta. Juan se queda feliz por la velada agradable, pero confundido a la vez, porque no tiene idea cómo lograr la transición entre pasarla bien conversando en el centro comercial, y estar en su casa besando a Elena apasionadamente. ¿Te suena familiar esta situación? La clave para evitar este tipo de confusión radica en saber hacia dónde queremos llegar. Recuerda, si no tienes una meta fija, ¿cómo esperas saber cuando la hayas alcanzado? Si quieres terminar la velada con la mujer en tu casa a solas, entonces tienes que orquestar la salida de manera que orgánicamente terminen ahí. La forma más eficiente para terminar en tu casa, por ejemplo, radica en tener una razón para estar ahí en primer lugar. Verás, si le dices a una mujer de buenas a primeras “vamos a mi casa” o algo por el estilo, es muy posible que ella se resista, asumiendo el marco al cual ella está acostumbrada (el hombre la quiere conquistar apresuradamente y ella ofrece resistencia). Si en cambio presentas una razón no-sexual para estar con ella en tu casa, 253

entonces en su mente ella se puede relajar y no va a pensar en resistirse. Ejemplos incluyen tener algo novedoso o diferente en casa, como un libro interesante, un video, cuadro, disco, poema, etc. Es mejor si durante la velada hablas maravillas de tu libro, etc. Luego hacia el final de la velada, puedes simplemente sugerir que ella venga un momento a tu casa para ver aquello de lo que has estado hablando. Si has hecho un buen trabajo en presentar el objeto como algo espectacular, resulta orgánico invitarla a verlo con sus propios ojos. Para evitar caer en su marco es mejor si estableces un límite ficticio de tiempo: decirle “ven a mi casa a ver el poema del que te hablé” es un tanto general, pero decir “mañana tengo que despertarme temprano, pero puedes pasar por diez minutos a ver el poema del que te hablé” le brinda la tranquilidad de “saber” que la velada va a terminar en diez minutos. No te preocupes de cronometrar el límite de tiempo: una vez ahí, si generas los procesos correctos, de manera que ella se sienta en un estado de lujuria, ella se va a olvidar mágicamente de los diez minutos establecidos inicialmente. El ir a tu casa a ver ese algo interesante que mencionaste, combinado con límite ficticio de tiempo, hace que ella se relaje y no piense que la vas a querer “seducir,” o que de alguna manera va a terminar haciendo algo “indebido” contigo. Todo esto le ofrece al mismo tiempo un camino para justificar su acción mediante lógica femenina. Ten en cuenta que más adelante, cuando se encuentre hablando con sus amigas y demás, ella va a buscar una razón para justificar su conducta. Si dice “fui a su casa y terminamos teniendo relaciones” eso la haría quedar como una chica fácil; en cambio decir algo como “entré a su casa por cinco minutos para ver un poema del que hablamos, y las cosas simplemente pasaron” le ofrece la excusa perfecta para librarse de culpa y actuar en base a sus deseos. Lo más probable es que incluso antes de entrar a tu casa ella ya sepa que quiere estar contigo de manera íntima: la “razón” para ir a tu casa y el límite ficticio de tiempo hacen que todo fluya naturalmente. Si por alguna razón ella siente que la estás presionando o que ella está actuando como una chica fácil, es de esperara que ella ofrezca resistencia. Asegúrate siempre de orquestar la situación y crear el contexto donde las cosas “simplemente pasen.” Igualmente, si quieres terminar en casa (para mostrarle el poema del que le hablaste, etc.), te conviene encontrarte con ella en un lugar cercano a tu casa: si te la encuentras en un lugar a veinticinco minutos de casa, el trayecto largo ofrece la posibilidad para 254

que ella pierda el estado agradable y recapacite en su decisión de ir a casa contigo. En cambio, si te la encuentras por ejemplo en un café que queda a dos calles de tu casa, entonces cambiar de locación física no representa gran salto. Toma el control, y durante la velada, mientras están hablando y pasándola bien, sugiere que den un paseo (para tomar aire fresco, etc.). Si están caminando y, oh sorpresa, están a una calle de tu casa, entonces resulta totalmente natural y es cortés que la invites a pasar “por cinco minutos” a conocer tu casa y mostrarle el poema del que le hablaste. Estudia las opciones de lugares y cosas que hacer cerca de donde vives. Si por ahí venden pasteles o hay un pequeño café, al mencionárselo se lo puedes pintar como “el sitio donde venden los pasteles más deliciosos de la ciudad” o “el café más pintoresco que haya conocido,” etc. Si eres lo suficientemente convincente, ella va a estar ansiosa de conocer el sitio que mencionas y pasar más tiempo contigo. Recuerda, invítala a acompañarte a hacer algo que hagas usualmente—y qué mejor que mostrarle algún sitio pintoresco que frecuentes a menudo. Tráela a tu mundo. Dicho lo anterior, más allá de encontrarse en un lugar cerca de casa, o siquiera de terminar en casa, lo importante es que tengas una idea clara de cómo quieres terminar la velada con ella, de manera que puedas guiarla en esa dirección. Tienes que ser un hombre, un maestro, y llevarla contigo en la dirección que quieres; si dejas que las cosas ocurran aleatoriamente, te expones a demasiados contratiempos y sorpresas. Sé flexible, sí: un plan logístico puede cambiar (quién sabe, y quizás ella sugiere ir a su casa, por ejemplo), pero establecer para ti mismo la meta general y la dirección que quieres tomar te va a dar el rumbo necesario para poder guiarla. Si le presentas seguridad en tu liderazgo, ¿qué puede hacer ella sino seguirte? Si bien el encontrarse y salir con ella luego de un primer encuentro es una oportunidad para seguir conociéndose, etc., recuerda que el salir es un medio para llegar a un fin. ¿Qué fin? eso lo decides tú. A lo largo del proceso, desde que la conoces hasta que terminan en casa, etc., tu tarea principal es hacerla sentir emociones intensas y motivarla a actuar—recuerda tu meta-marco. Si mantienes ese rumbo en todo momento, vas a darte cuenta que todo lo demás son minucias y aspectos logísticos.

255

X.2. DE CIERRE Si bien la seducción es una unidad orgánica de principio a fin, por propósitos teórico-prácticos podemos establecer puntos de llegada, lo que se conoce como cierres9. Eventos como obtener el número de teléfono (cierre telefónico), besar a la mujer (cierre con beso), o estar con ella íntimamente (cierre total), son todas subdivisiones dentro del espectro de la seducción. Es importante notar que si bien cerrar (de cualquier forma) representa un progreso, ello no equivale a una seducción total: entre obtener la serie de dígitos que constituye un número de teléfono, y estar íntimamente con una mujer existe una distancia considerable. Admito que cerrar es importante, somos hombres y queremos progresar a nivel personal, y progresar en términos del tipo de relaciones y contactos con una mujer. Sin embargo si bien el cierre es un punto de llegada, la trayectoria es lo que es importante, y es ahí donde debes enfocar tus esfuerzos. Si logras que la mujer se sienta cómoda contigo, al mismo tiempo que su estado físico-mental es uno de lujuria, el cierre representa una transición orgánica, y no es más que la cereza en tope del helado. El cierre físico, con todo y todo, es el tiro de gracia que representa la diferencia entre estar o no con una mujer, y por ello algo con lo que debes estar familiarizado. X.2.1. Pericias Para cerrar eficientemente tu marco debe ser el de un maestro que está guiando a la mujer a sentir más y mejores emociones. Si tomas estas herramientas como que estás “engañando” o haciendo algún truco para llevar a la mujer a hacer algo “indebido,” ella se va a dar cuenta, y difícilmente va a querer tener algo que ver contigo. Lo más importante es montar el escenario, y establecer siempre un contexto en el que cerrar represente una transición natural de acuerdo a las emociones que ella está experimentando. Esto equivale en gran parte a montar la logística de manera eficiente. ¿Vives solo, o tienes un lugar privado para estar con ella? Tu casa debe estar por lo menos limpia y arreglada a nivel general: nada de platos sucios en el
9

Así como en ventas un “cierre” equivale a una venta o un compromiso por parte del comprador para comprar más adelante.

256

lavadero, ropa regada, etc. Tu habitación debe estar particularmente bien presentable: la cama arreglada, iluminación relajada, etc. Haz de tu hogar un sitio donde, más allá de tener que vivir, sea agradable para otra persona pasar el rato. Sé creativo aquí, y modela tu hogar de acuerdo al estilo de vida que quieres proyectar: arte, cuadros, libros en tu estante, decoración y orden, velas decorativas, incienso o un aroma agradable, DVDs, videos interesantes en tu computadora, música, cosas a la mano en la cocina para tomar y comer, etc. Personalmente me gusta tener algunos juegos, instrumentos musicales como tambores, y cosas que inviten a la mujer a moverse y ser activa, como para soltarse y estar cómoda en mi casa a la vez que se divierte de forma lúdica conmigo. Nuevamente, si no estás seguro si el estilo de tu casa “funciona,” no tengas mayor reparo en preguntar: invita a una amiga cercana o familiar mujer y pregúntale, ¿Qué puedo hacer para que este lugar sea más amigable para el género femenino? Quién sabe, y quizás te den un consejo que representa la diferencia entre un lugar “adecuado” y uno acogedor para una mujer—recuerda, eres un maestro de la seducción, haz tu parte. Las cosas van a ser más fáciles si tu casa te ayuda a cerrar de por sí sola. Por ejemplo, deja tu “libro que contiene ese poema interesantísimo” en tu cuarto, o ten algunos cojines grandes con los que puedas sentarte en el piso con ella en la sala, etc. Algunos de esos aparatos de plástico o madera que sirven para dar masaje son muy eficientes si los dejas tirados por la sala o en tu cuarto: algunos lucen de manera curiosa que invita a que una mujer los quiera examinar. Cuando te pregunte para qué sirve, le muestras y le das un pequeño masaje. (Nota la diferencia entre dejar el artefacto como para que ella lo recoja y te pregunte cómo funciona, y por ejemplo ser tú quien sugiere el masaje o quien empieza a tocarla de la nada). Igualmente, libros interesantes de masaje, shiatsu o energía visibles en algún lugar proveen un excelente tema de conversación: si has pintado las cosas bien, ella te va a preguntar y querer que le muestres lo que es limpiar los chakras, o que le muestres cómo relajar un músculo, etc. Es mejor si evitas tener sillas en tu habitación, de manera que ella se tenga que sentar contigo en la cama para que le muestres un poema, libro, fotos interesantes de tu pasado, una canción con tu guitarra, etc.

257

La idea es que se acorte la distancia tanto física como emocionalmente. Piensa que en este punto se resuelve toda la tensión que has estado generando desde que la conociste. Jueguitos, masaje, estar sentados o tirados en tu cama o sobre unos cojines cómodos son sólo opciones que hacen que la transición sea natural. Evita, por ejemplo, el estar sentados en la sala hablando y luego acercarte para tocarla o darle un beso: representa un evento aislado y puede ser brusco como para romper la Proximidad en el momento clave. De otro lado el acortar la distancia paulatinamente es de alguna manera más hipnótico, y casi sin saberlo ya están juntos físicamente y es momento de que acortes la distancia aún más y le des un beso o aumentes el contacto físico. Si todo es una progresión, sin principio ni final, entonces no va a haber un punto donde la cosa deje de fluir. X.2.2. Acerca del beso Al iniciarme en el camino, se me hacía un mundo el besar a una mujer: qué digo, qué hago, cómo, en qué momento, cómo la toco, cómo me acerco, etc. Y cuando resolví el asunto, me di cuenta que besar a la mujer está relacionado más a qué no hacer: en qué momento callarse y simplemente besarla. (Si lo piensas de forma lógica, es muy difícil besar a una mujer mientras se mantiene una conversación). Visto de esta forma el beso es algo muy zen—como debe de serlo. Como los demás tipos de cierre, la clave no radica en un truco o artificio mágico, sino en hacer que la tensión y las emociones se incrementen hasta que encuentren su resolución físicamente mediante el beso. Más que cómo besar a la mujer, tus esfuerzos deben estar concentrados en hacer que ella quiera que la beses. En ese caso difícilmente vas a encontrar “resistencia” ni va a ser una tarea casi científica el descifrar cómo o cuándo besarla. Si has hecho tu parte, y tienes a la mujer con las emociones en ebullición (quizás luego de haber educido sus procesos de atracción, o de haberlos amplificado con sinestesia, visualizaciones, etc.), abre los ojos y mira lo que tienes en frente. Cuando ella esté lista para que la beses, por lo general su “ritmo” se va a hacer un poco más lento, su respiración más profunda, entrecierra sus ojos, abre un poco la boca, su piel se sonroja, su labio inferior se hincha, ella mira tus labios, etc. Ante estos indicadores, simplemente acorta la distancia y bésala.

258

Puedes también mirar a sus ojos, luego a su boca, luego a sus ojos10, luego acercarte lentamente y besarla. Si por algún motivo no estás seguro de si es “el momento adecuado” (¿existe eso siquiera?), o se te olvidó la pequeña lista de indicadores, o lo que fuera, simplemente bésala: no pierdes nada, y si tu intuición te dice que la beses, es probable que sea porque estás sintiendo la tensión entre ambos. Si están en Proximidad, lo más probable es que ella también esté sintiendo esa tensión, y esperando que la beses. Confía en tu intuición. De forma verbal puedes acortar la brecha guiándola a pensar en el beso, de alguna manera anticipándolo. Puedes por ejemplo educir los valores (como en el Cuaderno VII) que para ella conforman un beso memorable. Cuando le repites los valores de fin, luego de que ella te los ha dicho, asegúrate de incrementar la tensión hablando más despacio, con voz más grave, acercándote poco a poco. Recuerda que el efecto de educir los valores es que la persona sienta las emociones asociadas: ella va a estar sintiendo las emociones que asocia con un beso ideal, y no va a ser una sorpresa cuando la beses. Igualmente puedes simplemente hablar de lo que conforma un beso ideal usando modalidades sensoriales (a la manera descrita en el Cuaderno IX en “Nuevos Mundos”). Guiarla hacia la modalidad kinestética es lo que mejor vas a poder usar para que ella empiece a “sentir” el beso antes siquiera que lo experimente físicamente. Mientras incrementas la tensión puedes decir por ejemplo “lo increíble que se siente la tensión, como un fuego que te quema por dentro, a medida que tus labios esperan... que llegue... ese momento, etc.” No necesitas memorizar este tipo de cosas, simplemente practica cómo guiarla de esta manera: piensa qué características tiene para ti el beso ideal; has una lluvia de ideas y señala los cinco elementos más sensuales que puedas concebir. Esto es de alguna manera poesía: para ejemplos geniales de este tipo de comunicación lee poesía de Pablo Neruda, o las Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer (en especial la Rima IX). También puedes educir su proceso de experimentar un beso increíble (con preguntas, presuposiciones, etc.), anclar las emociones,
10

Esto se conoce como mirada triangular, y sirve el propósito de comunicar la intención de besarla de manera relajada y sin decir una palabra. Su respuesta noverbal te va a indicar cómo proceder (ejemplo, ¿te mira intensamente? ¿se acerca? ¿entrecierra los ojos?).

259

amplificarlas con sinestesia (herramientas del Cuaderno IX), etc. El cielo es el límite. Sólo asegúrate de abrir bien los ojos: puede que mientras piensas qué decir y cómo amplificar aún más sus emociones, ella esté esperando que nada más agarres y le des un beso. Recuerda que no existe el “momento ideal:” el momento de actuar, sin embargo, es cuando sientes que ella está lista. Ten en cuenta igualmente que el acto de besar a una mujer es algo físico, y si bien montar el escenario verbalmente puede ayudarnos a acortar la distancia para lograr la transición, va a llegar un momento donde tengas que dejar las palabras de lado y simplemente actuar. Un artificio muy simple pero eficiente es usar un lazo doble (presuposición) para incrementar el acercamiento físico. Ejemplo: Estamos sentados cerca, la tensión incrementa. ÉL: ¿Y qué parte es más sensible cuando te besan, tu cuello o tu oído? ELLA: Mmm... Diría que mi oído... ÉL: No te creo... ¿me vas a decir que esto [besando lentamente su oído] se siente mejor que esto [besando su cuello]? [De ahí sigues y continúas hacia sus labios.] Los lazos dobles funcionan porque presuponen que una de las opciones que presentamos es la correcta. Con esta técnica te puedes salir con la tuya en infinidad de situaciones, siempre y cuando presentes opciones inteligentes, que se dirijan hacia el objetivo que buscas. Una forma como me gusta también llegar al beso es con una “transición” donde interrumpo el patrón (Cuaderno VIII). Por ejemplo estando con ella en la sala, cuando ella está deseando y esperando el beso, le digo algo aparentemente insólito como “bueno, me voy a descansar, te acompaño a la puerta” mientras tomo su mano y empezamos a caminar hacia la puerta. Mientras hablo, etc., me detengo y dejo que ella dé un par de pasos más que yo; luego ligeramente jalo su mano (que aún estoy sujetando), interrumpiendo el patrón, hago que gire su cuerpo y la acerco a mí, y la beso. En este caso es el factor sorpresa lo que cuenta: hice que ella desee el beso intensamente, luego se lo quité al decirle que se tiene que ir, luego interrumpí el patrón para acercarla físicamente para 260

besarla. El efecto es exponencial, debido a que ella experimenta un sube y baja de emociones intensas en un periodo muy corto. Más allá de técnicas o pericias, no pierdas de vista el principio general: hacerla sentir emociones intensas, y motivarla a actuar. En gran parte para motivarla a actuar vas a tener que actuar tú mismo. Se decidido en tu comunicación tanto verbal como física: toma el control y has que las cosas pasen. No te extrañe, con todas las emociones intensas que le estás brindando, que probablemente ella esté lista para prácticamente atacarte cuando se encuentren en ese primer beso. X.2.3. El principio Cuando aumenta el contacto físico, es simplemente cuestión de aumentar progresivamente la intensidad del proceso. Puedes pensar en ello como marcar el paso y guiar: nota el ritmo e intensidad que ella utiliza al besarte, etc., y mantén ese ritmo por un momento, y luego incrementa la intensidad. Procesos como Proximidad aún están vigentes: cuando la mujer está por ejemplo besando calmadamente y el hombre aumenta la intensidad bruscamente, es lo más probable que ella retroceda un poco. Es una danza: guía, pero ten en cuenta que estás con una pareja que tiene su propio ritmo, procesos, etc. Aquí termina el espectro de lo que tratan estas páginas. Sin embargo, el instruirte acerca de cómo funciona el cuerpo de una mujer constituye el conocimiento que más útil e importante te va a resultar cuando llegue el momento. Busca libros de anatomía, sexualidad, etc. El Punto G (por Kahn, Whipple, y Perry) es un clásico, y un buen “punto” de partida. El arte de ser un maestro conlleva brindarle más y mejores emociones a la mujer: ayudarla a explorar y disfrutar de la fuente de placer que es su cuerpo va a ser la mejor forma como vas a poder brindarle las emociones más intensas que ella haya podido experimentar. X.2.4. Marcos finales Las emociones que ella va a sentir contigo van a ser tan intensas como reales. De todas formas, culturalmente existen infinidad de factores a los que ella ha sido expuesta por años. Por ello no te sorprenda que en alguna ocasión encuentres una objeción cuando llegue el momento de aumentar la intensidad del contacto físico. 261

Antes que nada, si una mujer dice “No” y prosigues, vas a estar en GRAVES APRIETOS bajo cualquier jurisdicción y ante cualquier corte de justicia. Esto es algo muy, muy serio: “No,” “Alto,” o cualquier forma en como una mujer te dé a entender que quiere que te detengas, es totalmente enfática y final, y no hay vuelta que darle. Punto. Por otro lado, una mujer que está sintiendo las emociones, y que tiene la intención de actuar en ese momento contigo en base a ellas, bien puede ofrecer una objeción final, antes de proseguir. Ello no indica que no esté dispuesta a proseguir, sino simplemente quiere asegurarse de que puedas manejar la objeción calmadamente y con inteligencia. Aquí toda la habilidad de redefinir el marco de referencia, usando las técnicas y patrones del Cuaderno II, te va a ser de suma importancia. Ejemplos. Se están besando, y ella retrocede un poco, pero aún se siente la intensidad. Redefiniendo el significado: • ELLA: No te conozco lo suficiente... TÚ: En estos momentos nos estamos conociendo en el nivel más personal y honesto posible. • ELLA: Esto no es correcto... TÚ: Lo “correcto” es que puedas ser honesta contigo misma, y poder disfrutar de las emociones que sientes en este momento... • ELLA: Creo que deberíamos esperar... TÚ: Cuando recuerdes esta experiencia, te vas a dar cuenta que este momento representa aquello que habías estado esperando por mucho tiempo... Ejercicio: Para cada objeción, busca por lo menos tres formas de redefinir el marco usando los patrones delineados en el Cuaderno II. • • • No deberíamos hacer esto. No nos conocemos lo suficiente. Creo que deberíamos esperar. 262

• •

Vamos a arruinar nuestra amistad. Vas a pensar que soy una chica fácil.

(Éste es un ejercicio excelente para practicar los patrones; ¿puedes pensar en más objeciones y cómo redefinir el marco de referencia?). Igualmente robarse el marco, como vimos en el Cuaderno II sirve para eliminar gran parte de las objeciones que puedan surgir en este punto. La clave radica en que si tú presentas una objeción primero, te estás robando el posible marco en donde es ella quien presenta objeciones de último momento. Si están besándose y te detienes para preguntarle “si te va a seguir respetando por la mañana,” por ejemplo, eso se encarga de forma lúdica y eficiente de ese tipo de objeciones: te robas sus palabras antes que ella las pueda usar. Si te das cuenta, cualquier objeción que una mujer presente en este punto es simplemente un reflejo de la necesidad de sentirse segura, y saber que no la estás “usando” de alguna manera. Establece ese marco con tus acciones y con tu lenguaje, y cualquier sombra de objeción se va a desvanecer. Ten en cuenta que todo lo que una persona hace parte de las necesidades y valores que necesita satisfacer. Te va a ser muy útil si consideras la intención según la cual una mujer actúa. Ninguna mujer con la que llegas hasta un punto tan cercano presenta objeciones porque no le gustes, o porque no esté disfrutando de las emociones, etc. Todo radica en que quiere sentirse cómoda, segura y libre de disfrutar de lo que siente en ese momento— ayúdala a experimentar los valores de fin que busca, de manera que puedan proseguir sintiéndose bien. Nota la diferencia crucial entre una “objeción” y “pedirte que te detengas”: la objeción es una forma como ella te está pidiendo ayuda. Ella quiere proseguir, pero quiere asegurarse que tienes los pantalones bien puestos y que vas a manejar la objeción de manera inteligente. Sé flexible, y deja que tus intenciones sinceras te guíen: siempre y cuando actúes de forma honesta, teniendo en cuenta las mejores intenciones para la mujer con quien compartes la experiencia, cualquier redefinición del marco va a fluir naturalmente, y va a tener el efecto de eliminar cualquier duda que la ella pueda experimentar en el momento.

263

X.3. UN NUEVO IDIOMA Tu camino va a ser mucho más sencillo y lleno de recompensas si consideras las herramientas aquí descritas como una forma de comunicarte, y no una “técnica” que usas o algo que “le haces” a una mujer. Conociendo los elementos que hacen de una interacción algo agradable para una mujer, puedes usarlos a tu criterio, sin necesidad de estar pensando qué decir o hacer. Un factor que limita el progreso de muchos hombres es la idea de tener cosas en común con una mujer. De la forma como muchos lo entienden, tener elementos en común es “esencial” para establecer Proximidad, amén de poder conectar emocionalmente con una mujer y poder seducirla. Si entendiste el material del Cuaderno VI te podrás dar cuenta que tener elementos en común no es condición alguna para poder alcanzar Proximidad con una mujer, o poder fascinarla, etc. Exploremos un poco esta idea. ¿A qué equivale el decir que tenemos “cosas” en común con alguien? ¿Qué “cosas”? Definitivamente todos somos personas; todos respiramos, tenemos extremidades, etc.; si bien compartimos una cantidad importante de material genético, diferencias a nivel molecular hacen que todos seamos de alguna manera únicos en este mundo. Todo eso sin contar el mundo interno que nos diferencia de los demás. Pero aquí viene lo interesante. Todos nos desplazamos por el mundo buscando satisfacer necesidades personales: Valores de Fin que buscamos satisfacer a través de Valores de Medios. Imagínate: puede que una mujer en Siberia prefiera estar con un hombre fornido que la pueda proteger físicamente de manera que pueda satisfacer el VF de sentir seguridad, mientras que una mujer en Hollywood, California, puede preferir a un hombre con dinero y conexiones para alcanzar el mismo VF de sentir seguridad. Podemos ver, entonces, que si bien las experiencias individuales por las que atravesamos son distintas, las emociones que experimentamos y los valores que buscamos satisfacer son en gran parte aquello que nos hermana como personas. Éste es un principio clave que puede alterar profundamente la forma en cómo percibes a los demás, erradicando creencias inútiles como que una mujer guapa es fundamentalmente distinta a una mujer menos agraciada físicamente.

264

De igual forma esta idea te va a revelar que si bien podemos no tener experiencias en común con una mujer, podemos relacionarnos perfectamente en un nivel emocional con alguien que superficialmente podría parecer totalmente lo opuesto a nosotros. He ahí la clave para poder comunicarnos con una mujer sin tener que “pretender” ser algo que no somos, o “buscar agradarle” al tratar de conectar con ella mediante actividades superficiales o VMs. Ejemplo: Juan trabaja con computadoras de nueve de la mañana a cinco de la tarde cinco días a la semana. Está conversando con María, una guapa promotora de ventas que sueña con convertirse en actriz (buen ejemplo, ¿no?). De ahí deducimos que para María ser actriz es un valor de medio. ÉL: Y si llegaras a alcanzar tu sueño... ¿qué experimentarías para ti misma? ELLA: Sería una sensación de plena libertad, saber que todos están pendientes de mí, que puedo causar un impacto en los demás... quizás hasta dejarlos sin aliento, ja, ja... ÉL: Sé a lo que te refieres... Cuando me inicié en programación estaba atravesando un período muy interesante en mi vida... supongo que el mundo aún está atravesando algo muy interesante. Mi idea siempre ha sido poder crear nuevas formas de hacer que la gente se relacione unos a otros. ¿Has notado lo fácil que resulta hoy en día tener la libertad de estar conectados unos a otros, de manera que puedas estar siempre pendiente de tus seres queridos? ELLA: Sí, es algo tan importante... ÉL: Creo que en el fondo la felicidad perfecta sería poder crear algo que cause un impacto masivo, que haga que nuestra percepción de la vida, de la realidad, se altere profundamente... En verdad estoy a la expectativa de poder hacer algo que, como tú algún día en la televisión, pueda dejar sin aliento a millones, ja, ja... ELLA: [Sonriendo, pupilas dilatadas] Cuéntame más... Entiendes a lo que voy. Éste es un ejemplo (y uno rebuscado), pero el principio se aplica. Es posible relacionarse con una mujer, sin importar lo guapa que sea, o cuáles sean tus aspiraciones, etc. Si haces el tipo de preguntas que revelen sus valores y procesos, vas a encontrar que tienes muchas cosas en común con muchas 265

mujeres. Y adivina qué, mientras que el buitre número cuarenta está tratando de apelar a factores superficiales externos (“¿Quieres ser actriz? Guau, pues eres muy guapa, estoy seguro que no te sería problema, bla, bla...”), ella está muriéndose por conectar emocionalmente con alguien que entienda sus emociones, con quien ella se pueda relacionar en ese nivel más profundo. Y no me malinterpretes, no es cuestión de “sonar filosófico” cada vez que hablas con una mujer: uno puede ser lúdico y alcanzar este tipo de comunicación perfectamente. Es cuestión de no dejar que nuestras preconcepciones de quien ella es (o de lo que ella representa) eviten que podamos conocer quién es ella en verdad. Es práctico si piensas que uno puede cautivar las emociones de la mujer si utilizando su modalidad sensorial preferida para describirle el proceso de aquello que nos brinda satisfacción en la vida. Ejemplo: Una mujer me pregunta acerca de mi carrera en la música, o qué se siente tocar en frente de cientos de personas. Ella ha revelado anteriormente que su modalidad predilecta es la kinestética. YO: Pues te diré... cuando salgo ante la audiencia, al principio es como que una sensación me sujetara en el estómago... con cada paso que doy hacia mi lugar... luego sientes el calor de las luces, la vibración del ambiente... empieza la música y es como que lo único presente en el momento es sólo la música y tú... las vibraciones trepando de la guitarra hacia tu pecho... abrazándote poco a poco... como estar con un ser querido que nunca quieres abandonar... ¿Has experimentado algo así alguna vez? ELLA: [Su respiración es más profunda, está sonrojada] Fue algo diferente, pero una ocasión conocí a alguien que me hizo sentir cosas similares YO: Y cuando estabas con esta persona, sintiendo todo esto... ¿sentías la sensación inicialmente en tu estómago, o venía desde tu pecho? Etc., continuando con una educción a la manera descrita en el Cuaderno VIII. Nota cómo al preguntarle si alguna vez ha experimentado algo similar genero la transición que me permite continuar con una educción de su proceso. De ahí puedo anclar, amplificar con sinestesia, etc. Mi descripción inicial se convierte por ende en un punto de partida, una chispa que puede ayudarla a 266

acceder una serie de emociones que puede hacer más y más intensas junto conmigo. Nota al final cómo uso lenguaje asociativo, la presuposición “o,” etc. Ejercicio: Todos tenemos nuestras propias razones por las que aquello que hacemos nos fascina y/o brinda placer. Toma nota de todos los elementos sensoriales que forman parte de tu experiencia cuando realizas distintas actividades que sean de tu agrado. Elige cosas contrastantes, como mirar tu película favorita, leer tu libro favorito, o saltar en paracaídas (qué sé yo). Así como le describí mi experiencia usando la modalidad kinestética, de haber ella sido una persona principalmente visual hubiera usado la modalidad visual para establecer Proximidad de esa manera. Practica describir tu experiencia en distintas modalidades sensoriales (visual, kinestética, y auditiva), señalando los elementos intensos de la experiencia (ten en cuenta las submodalidades), y luego general la transición a educir su proceso de una experiencia similar. Si te vuelves eficiente comunicándote de esta manera, te vas a dar cuenta con el tiempo que puedes resultarle fascinante a una mujer con tu lenguaje, sin necesidad de tener experiencias en común, y sin que ella siquiera entienda tu línea de trabajo o el tipo de actividad que te brinda placer. Relacionándote a nivel emocional puedes traerla a tu mundo y compartir los procesos y las emociones que son importantes en tu mundo. X.4. FORMAS Detesto la idea de pensar en la seducción como un proceso lineal. En cualquier tipo de comunicación eficiente siempre hay un intercambio. Por ejemplo, un debate o conversación donde cada interlocutor está encasillado en lo que él mismo quiere decir, sin prestar atención a la otra persona, va a ser uno irremediablemente fatuo y aburrido. Incluso en una comunicación aparentemente unilateral, como alguien dando un discurso, o un músico ejecutando para una audiencia, los comunicadores más eficientes (y más respetados y queridos) son aquellos que logran tomar la energía y respuestas no-verbales de la audiencia y usarlas para moldear aquel mensaje que tenían inicialmente previsto. Espero que si has llegado hasta aquí te sea un tanto obvio que tomar una serie de elementos, memorizarlos al pie de la letra y 267

repetirlos mecánicamente te va a servir para “seducir” a una mujer igual o menos que comprarle un ramo de flores. A lo largo del proceso la mujer te va a estar dando información de manera verbal y noverbal. Incluso si se te olvidase alguna de las herramientas verbales específicas delineadas anteriormente, con entender los principios guía y actuar de acuerdo a las respuestas que percibes, vas a progresar mucho más y experimentar resultados mayores a los que disfrutan la gran mayoría de hombres allá afuera. No quiero terminar el libro sin darte una guía de manera que puedas bosquejar una posible progresión de eventos de principio a fin. Pero por favor, NO asumas que éste es el único camino a tomar, o siquiera el mejor: ello depende del contexto en el que te encuentres, de la mujer a quien quieres seducir, y de la forma como se desenvuelve la interacción. A nivel principales: • • • • • • • general necesitas contar con ciertos elementos

Tener en mente un tipo de mujer o mujeres que quieres seducir. Romper el hielo; romper su patrón automático. Establecer y mantener Proximidad verbal y no-verbal; establecer y mantener el control sobre el marco de referencia. Calificar a la mujer de acuerdo a tu criterio, a sus valores, etc.; darle una imagen de sí misma que mantener para contigo. Educir sus procesos de atracción, deseo, lujuria, y conectarlos contigo. Amplificar las emociones derivadas de la educción. Cerrar físicamente, o establecer un contacto para cerrar en un futuro próximo.

Como podrás notar, la seducción empieza antes siquiera de que tengas a la mujer en frente, delineando tu propio criterio de selección de manera que tengas algo con qué calificar. Si el criterio de selección no está presente, va a ser más difícil que sepas cómo elegir. Este criterio te va a dar una guía para que sepas con qué tipo de mujeres quieres abrir una conversación (ver: si te gustan las mujeres asiáticas bajas y delgadas, ¿para qué pasar dos horas seduciendo a una rubia alta y gruesa?). Al abrir, o inmediatamente después, es importante tener en cuenta formas de romper sus patrones de piloto automático, de manera que no obtengamos objeciones comunes o marcos inútiles. Al sacarla de su patrón usual (con humor, etc.) hacemos que ella se pueda concentrar mejor en nuestra comunicación, en lugar de generar respuestas todo-terreno. 268

En caso ella se encuentre con más gente, mujeres y/u hombres11, es preferible que socialices y seas amable con todos los presentes en su grupo, de manera que no traten de prevenir que hables uno en uno con la chica de tu agrado. Asume siempre que la mujer se va a sentir un tanto más libre y separada de la conciencia colectiva de su grupo de amistades cuando hables con ella en privado. Si entras de frente a querer “arrebatar” a una chica de su grupo de amigas, etc., es muy probable que las amigas traten de “rescatarla,” o que más adelante, cuando no estés presente, le hagan sentir remordimiento por haberla pasado bien con un “desconocido.” Ser social y carismático nunca te va a perjudicar. Proximidad y el marco de referencia es algo que tienes que mantener bajo control en todo momento. Inicialmente calibras el nivel de energía de la mujer para poder establecer Proximidad de manera no-verbal (ver: no es necesario entrar a mil por hora y gritando si la mujer está sentada leyendo en un café, etc.). La manera como te expresas, la forma como reaccionas físicamente, todo contribuye a establecer tu marco de referencia y ganar Proximidad no-verbal. Luego de abrir, prefiero seguir estableciendo Proximidad verbal, sea con una lectura en frío, o basado en lo que observo (la situación y la forma como ella se desenvuelve, sus respuestas no-verbales al ambiente, etc.). El propósito aquí es sincronizar con ella, de manera que se sienta comprendida en un nivel emocional. No te preocupes de hacer que ella crea que eres un psíquico o que sabes leer el tarot, etc. Cautivarla a nivel circense es lo de menos en términos globales de la seducción. Elementos como una lectura en frío sirven a su vez para poder calificarla, por ejemplo dándole un Cumplido y viendo cómo responde, buscando su ratificación a través de ejemplos, etc. Igualmente podemos usar humor como juegos de roles, etc., para ver si ella es el tipo de mujer que califica según nuestro criterio. Si quieres una mujer aventurera sexualmente, y el simple hecho de mencionar la palabra “sexo” hace que se ruborice y se desentienda (o, vaya, que se ofenda), entonces ¿cuál es el propósito de querer seducirla? Ésta es la sección donde las mujeres se quedan o se van: no pierdas el tiempo seduciendo a las mujeres que no cumplen con tu criterio de selección.
11

Nunca asumas que una mujer y un hombre en un lugar público son necesariamente pareja. Están los amigos, familiares, etc. La forma más práctica de averiguar la relación es preguntando en algún momento de manera discreta cómo es que todos se conocen.

269

Luego de calificarla, por ejemplo a través de una lectura en frío (o a través de lenguaje estilo “lectura en frío”), simplemente tienes que demostrar curiosidad acerca de sus procesos, y ver qué ocurre con ella cuando está en presencia del tipo de hombre con quien ella siente atracción, lujuria, deseo incontrolable, etc. Esto nos lleva al campo de la educción. Mientras más conversacional, lúdico, y divertido hagas que sea este proceso, mejores van a ser tus resultados. Recuerda mantener el control del marco, y establecer de forma relajada que estás demostrando curiosidad. Si ella siente que estás “haciéndole algo” o que “de pronto te pusiste medio raro,” vas a perder Proximidad, y posiblemente se acabe ahí la seducción. Tienes que establecer el marco. El lenguaje asociativo, las anclas, etc., son formas de asociarte a las emociones que la educción va a hacer que ella experimente. Establece el marco, y ayúdala a experimentar emociones más intensas con sinestesia, submodalidades, energía, etc. Igualmente puedes amplificar las emociones de manera un tanto más discreta, con lenguaje metafórico, rico en submodalidades, superponiendo modalidades sensoriales, etc. Aquí puedes usar lo que mejor convenga en el momento, y aquello a lo que ella mejor responda. Por ende la importancia de tener cierta soltura con las técnicas descritas: si algo no funciona inicialmente, es necesario que seas tú quien se adapta y maniobra el rumbo de la conversación. No trates de arreglarla a ella, ni pienses que es ella quien tiene que aprender a disfrutar tu “jueguito de sinestesia,” etc. Simplemente descubre cuál es el “punto débil” de la mujer a la que estás seduciendo, y opera desde ahí. Vas a tener que usar tus sentidos para calibrar, y cerrar cuando sea el momento apropiado. Nota, dije cerrar, y no “obtener su teléfono” o “besarla.” Y es que aquí quiero que uses tu criterio y hagas lo que consideres apropiado. Personalmente prefiero tener en mente cerrar físicamente como el objetivo estándar: el rumbo que, dadas las condiciones logísticas, quiero establecer junto con ella. Obtener un medio de contacto como su teléfono es algo que haría, pero sólo en caso la logística sea un inconveniente absoluto en ese momento, o en caso sepa que en cualquier momento ella o yo nos tenemos que ir, etc. Si te pones a pensarlo, a menos que ocurra algo muy puntual, las veces que vas a necesitar total y absolutamente cerrar telefónicamente son mucho menores a las que la mayoría de gente piensa. Ten en mente los aspectos logísticos en todo momento, y 270

busca siempre la manera de poder llegar al cierre total cuando esto sea factible. El arte de cerrar equivale al arte de planificar, y de reconocer las oportunidades cuando éstas se presentan. Abre los ojos, y no dejes que el momento pase. Tómalo como un principio ético: luego de tener a la mujer sintiéndose de maravilla a tu lado, ¿para qué torturarla con la promesa de una mísera llamada telefónica? Lo más probable es que ella quiera que la beses o que cierres totalmente ahí y en ese momento. Los buitres abundan: lo último que yo quiero es que tengas a la mujer hirviendo en deseo, y se la entregues en bandeja a cien buitres, mientras tú te vas a casa a masturbarte con su número telefónico. Ten en cuenta que los pasos aquí delineados están relacionados de manera lógica, de forma tal que puedas: • • • • Abrir a las mujeres que te interesan en un nivel básico. Calificar, y ver cuáles valen la pena ser seducidas. Educir procesos y amplificar las emociones en aquellas que califican. Cerrar a aquellas que están experimentando emociones intensas.

La cosa es calibrar y usar tu criterio para saber cuándo la mujer está lista para avanzar contigo en la seducción. Es todo cuestión de evitar perder energías haciendo o diciendo cosas cuando una mujer no está lista para recibir el regalo que ofreces. ¿Para qué querer forzar una pieza de rompecabezas en un lugar que no le corresponde? Estos Cuadernos te van a dar más herramientas de las que uno posiblemente podría necesitar en una ocasión para seducir a una mujer. Conócelo todo, pero usa aquello que sea necesario. Yo qué sé, y quizás abres a una mujer que está lista y dispuesta en ese momento para que la saques del café o de la fiesta, y te la lleves a casa—en cuyo caso recorrer todo el proceso delineado anteriormente sería una real pérdida de tiempo. Considera el tiempo que toma preparar una comida: No toma una cantidad universal X de minutos, sino toma el tiempo que tome. Por tanto, más allá de hacer “primero esto y luego aquello,” o de siempre recorrer una secuencia específica de pasos, te sugiero que adoptes un principio guía: Haz aquello que sea necesario en el momento. Ni más, ni menos. 271

IRRESISTIBLE (CONCLUSIÓN)
Tomando una frase de Richard Bandler y aplicándola al tema en cuestión, me aventuro a decir que “no existen mujeres que se resistan a la seducción—sólo seductores que no prestan atención a lo que la mujer les comunica.” Piénsalo por un momento. Vivimos en una sociedad repleta por un lado de mensajes ambiguos y confusos por parte de los medios, diciendo que el amor nos espera a la vuelta de la esquina, que nuestra media naranja esto y esto otro, que Cupido tal cosa... Por otro lado contamos en el género masculino con toda una legión de “superhombres” listos y dispuestos para tratar de ganarse el corazón de la mujer a base de regalos, flores, salidas, etc. ¿Y dónde queda el verdadero entendimiento? ¿En qué momento se detienen los hombres a conocer en verdad a la mujer que tienen en frente? ¿Sería lo mismo conquistar a una que conquistar a otra? ¿Comprarían los mismos regalos, irían a los mismos cines, a los mismos restaurantes? ¿En qué momento toman la idea que la mujer es una persona única en el mundo, con su propia forma de experimentar y procesar la vida, y se esmeran en que esos procesos y emociones placenteras salgan a flote, y sean una parte tangible del lazo que pueden compartir como hombre y mujer? Hay allá afuera un número significativo de mujeres que no está recibiendo su “dosis” de masculinidad—de un hombre que actúa como un hombre y que espera que ella actúe como una mujer. Claro, también hay un número significativo de mujeres que se han creído la fábula de los medios, y que va a cerrar los ojos a todo excepto a aquello que asemeje a una ficción de Hollywood (evita gastar tu energía con éstas). Una mujer que ha experimentado ya los procesos que quieres educir, que sabe lo que “se siente bien” y que no ve la hora de que aparezca en su vida un hombre que la ayude a experimentar todo eso... ese tipo de mujer te va a recibir con los brazos abiertos. Esto no quiere decir que no haya una lección más allá de todo. Puedes asumir que la mujer está interesada en recibir el regalo de conocer a un maestro de la seducción. Sin embargo, muy pocas mujeres van a manifestarte claramente, a través de una actitud negativa que, en efecto, no son dignas o no están listas para recibir semejante regalo. Allá ellas, supongo: el mundo es abundante en 272

mujeres hermosas y de actitud excelente como para hacerse problema con aquellas que en verdad no valen la pena. De otro lado tenemos a las que sí están listas para recibir el regalo, y que están listas para participar y ayudarte. Porque la mujer que está lista para ser seducida te va a ayudar: pon atención a su comunicación, escucha su lenguaje, nota la información relacionada a su mundo interno, a sus valores, a la forma como se relaciona con los demás. Cada vez que abre la boca, cada vez que su fisiología cambia, ella te está revelando claves acerca de quién es ella en verdad. El verdadero maestro es capaz de percibir toda esa información y usarla activamente para poder conquistarla. ¿Te menciona preferencias, te comenta que le agrada cierto tipo de hombre? El maestro reconoce que detrás de las preferencias (valores de medios), se esconden necesidades emocionales (valores de fines); que detrás de sus emociones operan procesos que pueden no ser visibles, pero que para ella son tan reales como el hecho que el sol va a salir mañana. El maestro puede educir el proceso, y mostrarle a la mujer que sus emociones, que aquello que en verdad la puede satisfacer emocionalmente, no es algo insólito o infantil, como le dicen muchos, sino algo real; algo que ella puede experimentar contigo, aquí y ahora, que la puede ayudar a sentir, sí, sentir emociones en su cuerpo, como sentiría la brisa o como sentiría el calor humano al abrazar a alguien. Al comunicarte con ella en este sentido que va más allá del “hola, cómo te llamas, dónde vives, me das tu teléfono” idiótico, en efecto, estás irradiando luz sobre una parte de ella que quizás en un momento creyó que iba a perder por falta de uso. Por lo tanto, no resistas la información que ella te da: úsala. Así como sus preferencias van a indicar por lo general VMs (indicadores a su vez de VFs), toma nota de sus creencias personales: de lo que considera posible o imposible en su mundo; de aquello que considera parte esencial de su vida, y aquello que ella considera como algo foráneo; de lo que ella se considera merecedora. Por ejemplo, si una mujer te dice que “no cree en la atracción instantánea,” pues no resistas lo que te ofrece. Ella muy posiblemente ha experimentado la conexión en algún contexto: es cuestión de educir ese proceso, y vas a obtener el efecto deseado. Toma por ejemplo el caso de una joven que me dijo que no estaba interesada en pasar tiempo conmigo porque no me conocía. Le 273

dije que en vista que no me conocía, al pasar tiempo conmigo y conocerme mejor, podría tener más y mejores razones para no pasar tiempo conmigo. No resistí aquello que me presentó, simplemente lo usé para seducirla. Para que te imagines... terminó pasando “suficiente” tiempo conmigo para ver que la cosa no era tan así que digamos. Nunca trates de “ganarle” a una mujer. Esto no es una competencia de quién es más astuto, o quién es más alfa o menos gamma: esto es seducción, y tu propósito es conquistar a la mujer y ayudarla a darse cuenta de su propia capacidad de experimentar aquello que la hace ser mujer. El principio guía debe ser ¿Cómo puedo tomar aquello que la mujer me presenta como parte importante de su experiencia humana, y usarlo para guiarla y ayudarla a descubrir todo el placer que ella es capaz de experimentar? No puedo enfatizar esto lo suficiente, tienes que poner atención a la información que ella te da. Mientras que algunos hombres se precian de que “interrumpen” a la mujer cuando ésta empieza a hablar de su vida, yo pienso en todas las mujeres que me dieron a entender que querían estar con un hombre—ya. Qué bueno que me detuve un rato a escuchar, ¿no? Definitivamente me ahorré el proceso de “conquista,” ya que lo único que la mujer necesitaba era que yo escuchara el claro mensaje que me quería comunicar. Cada mujer es diferente. Cada una tiene diferentes necesidades, y espera diferentes cosas. Ten todo eso en cuenta, y pon atención a lo que ella revela: puede que sea útil, puede que no, todo depende del contexto. Así como estoy dispuesto a escuchar a una mujer revelarme cosas como sus procesos, sus modalidades predilectas, etc., si me empieza a querer contar sus problemas personales, o cómo “Juan es el chico más lindo de su clase,” pues simplemente cambio el tema y me acerco a algo que me sea más útil. Deja que tu intuición te guía para descifrar los componentes contextuales que van a ser más útiles para la seducción, y mantén siempre la flexibilidad necesaria para poder pilotear la comunicación de manera que puedas obtener los resultados que quieres. Si está en tu subconsciente la creencia fundamental que las mujeres se sienten movidas física y emocionalmente por tu comunicación, entonces es cuestión de tiempo en que notes los elementos que van a transformar tu realidad en un intercambio de emociones entre ellas y tú.

274

Si estás comenzando en este camino, lo importante no es completar el proceso de manera impecable al primer intento (no sé de nadie que haya logrado tal cosa). Lo importante es tener la experiencia necesaria para poder responder eficientemente ante los estados mentales que una mujer te presenta: tal es la flexibilidad característica de un verdadero seductor. Dicho todo, si en algún momento no tienes idea de cómo proceder, confía en tu intuición. Si alguna fibra en tu interior te está dando a entender que “quizás deberías acercarte y darle un beso,” entonces hazle caso al mensaje inconsciente y dale un beso. Más allá de que obtengas un beso, o lo que fuere, es sumamente importante que le transmitas activamente a tu mente la idea que vas a actuar en base a los mensajes que tu subconsciente te transmita. Asume que tu subconsciente quiere lo mejor para ti, y que te va a estar transmitiendo los mensajes necesarios para actuar de la forma más orgánica posible. Éste es un camino donde la acción va a ser tu mejor maestra. He aquí las herramientas. En tus manos queda el que la semilla encuentre tierra fértil.

¡Ve por ellas!

Estaré muy interesado en saber de los progresos, retos, y triunfos que encuentres allá afuera usando este material. Eventualmente quisiera poder aprender de ti y mejorar yo mismo: como hombres todos estamos en el Camino. Siéntete libre de escribirme a elmaestrocorreo@hotmail.com.

275

Apéndice 1: Presuposiciones
(Publicado originalmente en www.maestroseduccion.blogspot.com). Hablemos de qué hace de una realidad algo fuerte. Un marco mental fuerte indica que hay ciertas cosas que tú consideras ciertas, y que no tomas como cuestionables. Hablemos un poco de teoría, basada en herramientas lingüísticas tomadas de la PNL. Las presuposiciones son aquellas cosas que tienen que ser tomadas como ciertas para que el locutor pueda comprender el significado verbal de nuestra comunicación. Esta herramienta, por simple y mundana que parezca, te va a armar de un poder a través del lenguaje como no conoces desde cuando aprendiste a leer. Por ejemplo, lee la oración “El Maestro es el autor de este libro.” No está en cuestión el hecho de que existe alguien conocido como El Maestro, ni el hecho de que este libro existe. Esas cosas están presupuestas. (La diferencia entre una presuposición y algo que una persona “asume” está en el ámbito filosófico y lingüístico, y es ciertamente un tanto más sofisticado de lo necesario para nuestros propósitos. Voy a usar el término “presuposición” en este artículo.) Nota que alguien en desacuerdo con la oración anterior podría decir “No, El Maestro no es el autor de este blog.” Sin embargo las presuposiciones de que el Maestro existe y que el blog existe siguen sin estar abiertas a cuestionamiento. Cuando tomas una oración y la inviertes en negativo, aquel componente que no se altera son las presuposiciones (como acabo de ilustrar en este ejemplo). A continuación voy a discutir algunas formas de utilizar presuposiciones, derivadas del trabajo de Milton Erickson por gente como Bandler y Grinder, y voy además a ilustrar algunos usos dentro de seducción. 1) Tiempo: Presuposiciones mediante el uso de palabras como “antes,” “después,” “mientras,” “durante,” “luego de,” “a medida que,” etc. - ¿Quieres ir al cine antes de ir a comer? (Se presupone que van a ir a comer.)

276

- Nota cómo vas a sentir una sensación maravillosa luego de leer este poema. (Se presupone que va a leer el poema.) 2) Orden: Mediante el uso de palabras como "primero," "tercero," etc. - Puede que te preguntes qué sensación vas a sentir primero. (Presupone que va a sentir más de una sensación, sólo que no sabemos en qué orden van a ocurrir.) - ¿A dónde vamos primero, al parque o al museo? (No está en disputa el hecho de que vamos a ir a esos dos sitios, la pregunta es en qué orden). 3) “O”: Usar “o” presupone que por lo menos una de las dos sugerencias va a ocurrir. - ¿Qué película quieres ver, Batman o Superman? (sólo esas dos opciones están disponibles.) - Me pregunto si vas a salir a usar las herramientas del Maestro o si vas a quedarte en casa mirando pornografía. ;) 4) Percepción: “Date cuenta,” “sabes,” “nota,” pueden usarse para presuponer el resto de la oración; lo único que está en cuestión es el hecho de si el interlocutor ha percibido las cosas (no el hecho de que las cosas han ocurrido, etc.). - ¿Has notado cómo el fondo blanco hace que las letras oscuras contrasten, y que tu vista cambie ligeramente de foco? - ¿Sabías que cada vez que te ríes de esa manera empiezas a sonrojarte? (Prueba esto, y lo más probable es que la otra persona, si no lo está haciendo aún, EMPIECE a sonrojarse, es bien gracioso) 5) Adverbios y adjetivos: Para presuponer un segmento importante de la oración. - Me pregunto qué tan eficazmente vas a aprender estas nuevas herramientas.

277

- ¿Tienes curiosidad acerca de cómo funciona la quiromancia? (presupone que la quiromancia existe—puedes usar esto por ejemplo para las chicas new age, para proseguir con una lectura en frío de la palma de su mano). 6) Verbos de cambio de tiempo y adverbios: “Comenzar,” “seguir,” “detener,” “acabar,” procede,” “continuar,” “ya X,” “aún,” “todavía,” etc. - Puedes seguir relajándote mientras voy a traer algo de tomar. (Presupone que la persona ya estaba relajándose). - Sigue mirándome con lujuria y voy a tener que llamar a la policía. (Presupone que ella te está mirando con lujuria.) 7) Adjetivos y adverbios en comentario: “Afortunadamente,” “felizmente,” etc. - Felizmente no es necesario recordarte que mientras más practiques hablando con chicas, mejor te vuelves en todo esto. (Todo lo que le sigue a “felizmente” es una presuposición). - Afortunadamente muchas chicas hoy en día saben que a los hombres nos gusta que ellas sean X. Un secreto es que mientras más presuposiciones incluyas en una oración, más difícil es torcer el significado de lo que quieres decir, y más difícil es buscar alternativas extra. En el fondo se resume en que tu control de la interacción es mayor, y el hecho de que estás presuponiendo cosas indica que tu realidad es sólida. En cada interacción, la persona cuya realidad es más fuerte es quien va a liderar la interacción. Felizmente no tengo que repetir la idea de que mientras más uses esto en tu comunicación diaria, con mujeres o con cualquier persona que encuentres, mejor te vas a volver, y es sólo cuestión de que te des cuenta que bien puedes leer un buen rato y luego salir a practicar, o practicar primero y luego repasar la lectura, a medida que continúas con aquella curiosidad que te trajo a este material en primer lugar, aquella curiosidad que día a día hace que sigas mejorando en tu

278

comunicación con el género femenino, y en tu apreciación a las herramientas de El Maestro. ;)

279

Apéndice 2: Método de Meditación de B. Erickson
(Publicado originalmente en www.maestroseduccion.blogspot.com). El propósito de esta herramienta es poder entrar en un “estado alterado de conciencia” que nos permita meditar para obtener un propósito, de manera que podamos entrar en contacto con procesos subconscientes, y dirigir nuestro propio crecimiento y aprendizaje como personas. Hablemos de formas de representar nuestra realidad. Si nos ponemos a pensar, en realidad sólo podemos experimentar el mundo que nos rodea a través de cinco sentidos: visión, tacto, audición, olfato, y gusto. De igual manera, mentalmente, experimentamos los sentidos que forman nuestra realidad básicamente en esas cinco modalidades sensoriales. Es decir, al “pensar,” uno puede visualizar imágenes en la mente; o recordar canciones o piezas musicales recordando el sonido, etc. Puedes asumir que las tres modalidades sensoriales más usadas por las personas son: la visual, kinestética (sentidos, tacto), y auditiva. (Todos poseemos una modalidad ‘preferida’ por nuestro subconsciente). Betty Erickson, esposa del gran hipnotista y terapeuta Milton Erickson (quien fue modelo para gran parte de las técnicas que Bandler y Grinder tomaron para lo que luego sería Programación Neuro-Lingüística), llegó a ser muy eficiente en entrar en trance con propósitos de auto-hipnosis, y su método es muy famoso y muy efectivo para practicar este proceso. La idea es marcar el paso y luego guiarse a uno mismo hacia un estado paulatinamente más interno, estableciendo a la vez un propósito para nuestro inconsciente. Puedes pensar en tu inconsciente como un maquinista que guía el barco que eres tú: no lo ves, y no tienes mayor contacto con él en estado consciente, pero sus acciones son en efecto aquello que va a dictar el curso de tu vida. Tu inconsciente es responsable de procesos, bueno, de los cuales no tienes control consciente (por ejemplo, todas tus funciones vitales, como respirar; tu capacidad para procesar el lenguaje, y todas las compulsiones que experimentas). Por tanto, te conviene tener algunas herramientas para poder integrar y guiar a tu inconsciente para que te ayude en lo que necesitas.

280

La forma de inducir la auto-hipnosis es marcar el paso sistemáticamente con las tres modalidades sensoriales, y luego trabajar con las mismas modalidades guiando mentalmente. El proceso es el siguiente: 1) Busca un lugar donde vas a tener tranquilidad y nadie te va a interrumpir. Siéntate, hasta que te habitúes al proceso (no te acuestes, de manera que no te quedes dormido—acostúmbrate a pensar en auto-hipnosis como un proceso activo para tu mente, en lugar de una especie de siesta). 2) Piensa en la sesión, y aquello que quieres obtener de ella. Dilo para ti mismo de manera que tu inconsciente tome nota de ello: Ej. “En esta sesión, quiero que mi inconsciente tome las herramientas necesarias para poder relajarme antes de una sesión de estudio.” 3) Toma nota para ti mismo del tiempo de duración de la sesión, y del estado con el cual quieres emerger de la sesión: Ej. “Esta sesión va a durar veinte minutos, luego de los cuales voy a emerger de la meditación, sintiéndome lleno de energía y listo para estudiar.” (Te vas a llevar varias sorpresas en cuanto a la precisión con la cual tu inconsciente va a cronometrar tu sesión. Toma nota del momento cuando sientas que “tienes” que emerger, y de las señales que tu inconsciente te va a dar para que emerjas). 3) Relájate, y fija tu mirada en algo en frente tuyo. Luego marca el paso una vez (di para ti mismo aquello que estás experimentando visualmente): Ej. “Puedo ver la mesa en frente mío.” 4) Marca el paso, ahora auditivamente (una vez, también): Ej. “Puedo oír un perro ladrando a lo lejos.” 5) Ahora kinestéticamente, una vez: Ej. “Puedo sentir una brisa suave sobre mi rostro.” 6) Ahora repetimos el proceso, pero marcando el paso para cada modalidad dos veces: Ej. “Puedo ver el cuadro en frente mío, puedo ver las sombras en la pared”; luego auditivamente, “Puedo oír niños jugando a la distancia; puedo oír un motor de auto”; luego kinestéticamente, etc.… 7) Ahora repetimos el proceso, pero marcando el paso tres veces con cada modalidad sensorial. 281

8) Luego de repetir el proceso marcando el paso tres veces, cierra los ojos. 9) Ahora, con los ojos cerrados, vas a usar las mismas modalidades sensoriales, pero en lugar de marcar 1-2-3 veces, ahora el proceso va a ser guiar 3-2-1. Todo va a ser llevado a cabo en tu mente, sin cosas externas del ambiente: “Puedo imaginar la Torre Eiffel; puedo imaginar a Angelina Jolie; Puedo imaginar a Darth Vader bailando el Meneíto..." "Puedo oír [mentalmente] el sonido de una guitarra; puedo oír en mi mente la voz de José Feliciano; puedo oír el sonido de una bomba." "Puedo [recordar como es] sentir la textura del terciopelo; puedo sentir una chica mordiendo mi cuello; puedo sentir la textura de la piel de Angelina Jolie." Luego igual dos veces visualmente, dos auditivamente, dos veces kinestéticamente. Luego el mismo proceso, pero una sola vez con cada modalidad. Es decir, donde V=visual, A=auditivo, y K=Kinestético, el proceso va a ser: (Ojos abiertos) V-A-K… V-V-A-A-K-K… V-V-V-A-A-AK-K-K; luego ojos cerrados y experiencia mental: V-V-V-A-A-A-K-K-K… V-V-A-A-K-K… V-A-K… [Nota, esta secuencia no es definitiva, pero es un buen punto de partida. Si luego notas que cambiando el orden V-A-K en por ejemplo V-K-A o A-V-K, etc., puedes concentrarte más rápido, definitivamente usa esa secuencia en su lugar.] Una vez completado este proceso, deja que sea tu mente quien te guía. Básicamente vas a notar como la instrucción inicial le va a servir a tu mente para decidir los pasos a tomar. Piensa que estás dentro de un sueño, y tu mente te va a hablar en un código que tú vas a entender, con símbolos relevantes para ti. Imagínate que estás abriendo un gabinete con cientos de expedientes, y tu subconsciente te va a ayudar a sortear la información necesaria, a la vez que está organizando archivos con información para someterlos al poder ejecutivo de tu mente para su uso y aplicación en tu vida. No tienes que "hacer" mucho, excepto dejar que tu mente trabaje, y no interferir en el proceso. Zen. No te preocupes si en algún momento pierdes la concentración— eso significa simplemente que tu subconsciente está tomando cargo de tu estado mental. Vas a ver que con la práctica te vas a volver más 282

eficiente en el proceso de inducir la meditación, quizás hasta el punto donde simplemente el hecho de decidir entrar en auto-hipnosis te va a facilitar el entrar en trance. Nota: en este proceso, vas a tener pleno uso de tus facultades. Vas a poder oír y percibir aquello que te rodea, en caso tu atención consciente sea requerida, por ejemplo si suena el teléfono o escuchas una alarma. El proceso de inducir auto-hipnosis con el método 3-2-1 de Betty Erickson es simplemente una herramienta para guiar a tu inconsciente a tomar cargo y procesar aquello que indicas. Para mejor usar esta herramienta, piensa en recursos que hay en tu vida, pero que aún no has integrado a tu persona. Tenemos por ejemplo toda una lista de actores y personajes de película que son buenos modelos de masculinidad. ¿Qué hacer luego de ver alguna o varias de esas películas? ¿Cómo podemos guiarnos a nosotros mismos a integrar aquello que nos es útil de esos personajes? Podemos, por ejemplo, darle instrucciones a nuestro inconsciente antes de entrar en trance: “En esta sesión, quiero que mi inconsciente revise todos aquellos personajes que he estado estudiando, y quiero que tome de ellos aquellos elementos distintivos, de manera que los pueda integrar a mi personalidad.” O recursos como este mismo blog: “En esta sesión quiero que mi subconsciente tome aquello que he estado leyendo en el blog del Maestro, y tome aquellas ideas importantes para mi desarrollo personal, y busque formas de cómo las puedo incorporar a mi personalidad.” Sin embargo, las primeras veces que hagas esto, concéntrate solamente en tener el propósito de relajarte física y mentalmente. Luego cuando seas más eficiente puedes ponerte exquisito… Juega con esto. El propósito es aprender a estar en contacto con tu inconsciente, y obtener los beneficios que trae el estar “en buenos términos” con el maquinista de la nave. Vas a notar varios beneficios en tu vida cotidiana al usar este tipo de herramientas—no te voy a decir cuales son, sino te invito a que tú mismo notes los cambios que experimentas en los días sucesivos luego de meditar de esta manera.

283

Apéndice 3: Ejercicios de Calibración
(Publicado originalmente en www.maestroseduccion.blogspot.com). He hablado antes sobre calibración, es decir, la idea de observar los estados físicos y mentales por los que una persona está atravesando, y su importancia. Básicamente, la diferencia entre un cretino y un gentleman, para mi, sin importar que sean seductores o no, es que un hombre en verdad cool y quien ama en verdad a las mujeres es que el hombre de verdad tiene suficiente capacidad de observación para darse cuenta en qué parte del proceso está la mujer, y tiene además las herramientas y la facultad para ayudarla a estar en otro estado emocional. El cretino sólo tiene en cuenta lo que él mismo quiere… entonces empuja, empuja, empuja, y habla, habla y habla, sin dar tregua, esperando que una de las cosas que lanza, funcione. Es como querer sanar una enfermedad: puedes dar una bomba de medicinas, gastando recursos innecesarios, y rogándole a los cielos que algo funcione. O, puedes actuar de una manera un tanto más sobria, ver el tipo de caso con el cual estás lidiando, y actuar de manera efectiva y rápida. Un argumento del enfermo sería “Quiero sanarme ¡YA! No me importa que estudies u observes, sólo dame todo lo que hay.” En la vida hay dos formas de hacer las cosas, y los lectores de este blog sabrán que no es mi estilo hacer las cosas a la mala. Hablemos de calibrar. Muchos hablan sobre calibrar, pero la mayoría de cosas que escucho flotando en todos lados son en su mayoría basura de gente que aprendió cosas equivocadas. De la forma como voy a tratarla aquí, calibrar se refiere a LA HABILIDAD DE OBSERVAR LOS CAMBIOS FÍSICOS EN UNA PERSONA, QUE SON A SU VEZ REFLEJO DIRECTO DE LOS CAMBIOS MENTALES POR LOS CUALES LA PERSONA ESTÁ ATRAVESANDO. En cristiano: en buena cuenta, y para nuestros propósitos, la habilidad de saber si lo que decimos tiene algún efecto en la chica, o si la chica está atravesando un estado que nos acorte el camino… o incluso si la chica es totalmente no-reactiva a nosotros… todo puede pasar, pero la habilidad de discernir es lo que te va a ahorrar mucho tiempo, y te va a dar más satisfacciones que usar técnica X o Y. Verán, la gran mayoría de gurús y profesores hablan de decir esto o decir aquello. Todo bien—en fin, si los chicos supieran que decir en un primer momento, todo este problema no existiría para 284

comenzar. Pero muchas veces (el que esté libre de culpa que tire la primera piedra) lo que ocurre es que dicho profesor crea una serie de clones, quienes como loritos van repitiendo esas frases mágicas que aprendieron en tal foro o de tal programa, esperando que obtengan los mismos resultados. Y si no los obtienen, muchas veces creen que es la culpa del profesor, o que las chicas en su ciudad son unas esnobs, o que por último es simplemente cuestión de usar la técnica trescientas veces más hasta que les salga con naturalidad. Todo bien, pero ¿dónde queda la idea de observar a la mujer? ¿De qué manera es la chica que tienes delante de ti diferente a las demás? ¿De qué manera vas a alterar la técnica número mil para hacerla a la medida de la situación en la que te encuentras? Preguntas importantes, y si no te las estás haciendo ahora, es probable que no estés disfrutando de todo el éxito que te corresponde en la cancha. OK, todo eso es un bocado navideño grande. Así que ahora quiero explorar una técnica que te va a ser útil como punto de partida. Proviene de PNL (como la explicaron los fundadores), y es por lo general un componente frecuente en tales seminarios. Sirve también como un juego divertido, que en más de una ocasión he usado allá afuera con buenos resultados. El ejercicio es en pareja (A y B). Siéntense los dos mirándose uno al otro, manos y piernas sin cruzar. La persona A va a ser quien calibra, y B va a ser quien es observado. Simplemente estar sentados mirándose en un principio es lo que llamaremos estado normal. - Que B piense en una persona a quien en verdad quiere mucho, alguien a quien en verdad ama en la vida (puede ser un hobby que le gusta mucho, una canción que ama, etc.). No es necesario que te diga de qué se trata lo que está pensando. A esto llamaremos Estado 1. - A: observa la diferencia en B, entre su estado normal y los cambios que ocurren físicamente cuando le dices que piense en aquello que dijimos en el paso anterior. En especial, toma nota de su: • • • • • • postura ritmo de su respiración movimiento de sus ojos (izquierda, derecha, arriba, abajo) color (¿se sonroja o palidece para algo?) movimiento de sus manos, o pies, o algún otro gestos nivel de relajación muscular

285

expresión facial; ¿su frente y músculos faciales están igual de relajados?

Fíjate en los distintos movimientos que hacen la diferencia entre el estado normal y el Estado 1. - Luego dile a B que borre su mente. Para esto dile que deletree la calle donde vive, empezando por la última letra. Vas a notar un lapso de confusión en B, en donde dices algo como “OK, sólo quería aclarar tu mente,” eso es todo lo necesario para aclarar la mente luego del Estado 1, para volver al estado normal. - Ahora dile a B que piense en una persona, cosa, canción, etc. que detesta. Esto es contrastante a la imagen mental del Estado 1, que era placentera. Que B se concentre en este contraste por un rato. Llamaremos a esto Estado 2. - A observa de igual manera cambia la fisiología en B, ¿de qué manera cambia su postura, respiración, etc., cuando la persona piensa en la imagen del Estado 2? - Aquí viene lo interesante: haz que B vaya del Estado 1 al Estado 2 una y otra vez, guiándola del uno al otro, mientras que observas la diferencia entre ambos estados. Toma nota mental de cada diferencia que notas entre los Estados 1 y 2. Vas a notar más de una, aunque por lo general, dependiendo de la persona, ésta va a tener algo que resulta la clave para marcar la diferencia; esto varía con cada persona. - Cuando A haya observado algunas diferencias entre cuando la persona está en el estado 1 o 2, dile a B que aclare su mente. Ahora viene donde pones a prueba lo que observaste. Le dices a B que piense en la imagen 1 o 2, pero que no te avise cuál está pensando. A, observa los cambios en la fisonomía de B, y compáralos con lo que observaste. Vas a darte cuenta si B está accediendo la imagen del estado 1 o 2. Dile tu predicción a B y que confirme contigo si estás en lo correcto. Haz esto hasta que adivines correctamente por lo menos unas cinco veces. Ten en cuenta que mientras más practiques este ejercicio, con más personas, mejor te vas a volver en observar cambios físicos en las personas, que son a su vez diferencias producidas por las cosas que hay en su mente. Esto es de suma importancia, léelo otra vez. De poco sirve practicar este ejercicio intensivamente con una sola 286

persona, ya que calibrar se trata de la idea de notar cambios en las personas en general, no en una sola persona. Practicar con una sola persona sería como pensar que eres bueno en ajedrez simplemente porque le puedes ganar a Juan fácilmente… Si quieres practicar esto con varias personas, algo que hizo una diferencia en mí fue que a veces las personas creían que esto se trataba de un juego tipo “ganar o perder,” entonces o no colaboraban relajándose, o se reían cada vez que fallaba al principio. Para eso es importante formular el juego de manera que “es algo que un amigo me comentó y que quiero ver si funciona, como un experimento,” y luego para mostrarle a la persona de qué se trata, pueden intercambiar ser A o B. Variantes de esta versión del ejercicio: Que B piense en cosas que son totalmente verdad (Estado 1) y cosas que son totalmente falsas (Estado 2). Puedes formular esto tú mismo, haciendo preguntas como “¿Alguna vez has almorzado con George Bush?”, ja, o “¿has comido algo en todo el día?” por ejemplo, Cosas que sabes la respuesta que van a tener. Entonces el ejercicio se trata de observar los cambios en la persona cuando piensa en SÍ o NO. Luego de un rato vas a poder darte cuenta de la respuesta sin que la persona siquiera responda. Entonces el juego cambia de las preguntas tontas, y le haces a la persona preguntas cuyas respuestas no conoces, y que no te responda. Aquí el juego se torna divertido, porque si en verdad observaste la diferencia en la persona cuando piensa Si o No, la persona no te va a poder mentir con su fisonomía, y se va a sorprender cuando adivines una y otra vez las respuestas a tus propias preguntas. El lector astuto se habrá dado cuenta que si tomas la idea de estados de Si o No, y formulas el ejercicio pero de manera conversacional, es decir, sin avisarla a la persona que estás haciendo un juego, y sin exagerar las preguntas guías, y tendrás en tus manos un detector de mentiras, a base de Calibración. Una vez que seas eficiente calibrando y notando las diferencias en las personas dependiendo de en qué piensan las personas, vas a ser cien veces mejor en la cancha, dándote cuenta al mismo tiempo del efecto de tus palabras en la mujer con quien estás interactuando.

287

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful