NOMBRE: STALIN MANOTOA

#25

CURSO: 5to – 7ma

JUAN PÍO MONTÚFAR

Nació en Quito en el seno de una de las familias locales más importantes e influyentes de la época. Su padre era el funcionario español Juan Pío Montúfar y Frasso, nacido enGranada (donde su padre ejercía como oidor de la Real Audiencia) aunque de una familia de cortesanos y letrados radicada en Madrid durante algunas generaciones y con orígenes en la 1 villa de Tamajón, presidente de la Real Audiencia de Quito desde 1753 a 1761 y primer marqués de Selva Alegre. Su madre era la noble criolla Rosa Larrea y Santa Coloma. Tuvo otros tres 2 hermanos menores: Pedro (1759-1846), Ignacio (1760-1795) y Joaquín (1761-1803). Tras la temprana muerte de su madre y después de su padre, Juan Pío y sus hermanos pasaron a vivir con sus abuelos maternos en una casa cercana a la Plaza Grande, en el mismo lugar que hoy ocupa la conocida como Plaza Chica. Su abuelo, el general Pedro Ignacio Larrea, le procuró maestros privados de la mejor categoría, entre los que destacó Apolinario Hoyos. Estudió además gramática latina y filosofía en el Colegio Seminario de San Luis. A los 16 años empezó a llevar la gestión de varias de las haciendas de la familia, solicitando más tarde la administración de sus herencias en Cochicaranqui, Angla y Milán. Se casó en 1779 con Josefa Teresa Larrea y Villavicencio, de Riobamba, que además era prima segunda suya. Con ella tuvo a Francisco Javier (1775-1853), Juan José (1777-1779), Carlos (1780-1816), Joaquín (17821850), Rosa (1783-1869) y Juan (1787-1788). El marqués de Selva Alegre fue gran amigo de Eugenio Espejo, José Mejía Lequerica,Francisco José de Caldas y Anastasio Guzmán y Abreu, por lo que estaba considerado no solo un hombre de gran posición social sino también un amante del pensamiento de la Ilustración.

Vida pública
Fue regidor de cabildo de la ciudad de Quito durante cinco años, cargo al que renunció para convertirse en vendedor de Bulas de Vivos y de Difuntos, que consistía en un rentable monopolio de certificados que otorgaban los obispos para rescatar almas delPurgatorio.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful