. . ' Este lipro presenta una nueva téoriageyjfüpo s o -, # ^ a óial q^e intenta explicar cómo se unifican los in-' ,|p id ü b s en un grupo y cómollegaii a ser capa-. 'Jüces dé desarrollar una conducta colectiva. Reprer serita un importante paso hacia adelante en el é identidad social llevado a cabo por J. TURNER con H. TAJFEL. ~ • ,y:r El libro plantea un desafío a la teoría dominante / del grupo social en psicología, ¡es decir, a la teo> ría dé;|aT«mtérdependencia^social».Sostiene que ios, individúes se convierten eri grupo, no en la basadas eri

cb»^árfjifcl.0: d&.sí mismos,, en contraposición a " v . ; er^cótttraposicíon a l% |ft)S ’>. ' ’. ' X .

rjQQQRI^

Colecc-iones Psicología •

íií:v'e£ iSé V,' - W X

EDICIONES MORATA, S. A;
M ejía Lequerica, 12. 28004 - Madrid

CAPITULO VIII
I I

Conducta de masa como acción social
_ _ _ , _ Stephen R eicher

Introducción
Ei estudio de la muchedumbre se basa en una contradicción. Por una parte, los fenómenos de masas constituyen un reto para la psicología social. Los estudios de los acontecimientos de masas han revelado características conductuales complejas. No sólo se trata de una conducta espontánea y sin liderazgo aparente, sino que muestra también pautas y límites ciaros. Es más, estas pautas tienen sentido social: son inteligibles en cuanto aplicación de siste­ mas ideológicos de comprensión a circunstancias concretas del mundo real. Por tanto, ei resto consiste en explicar cuántas perso­ nas pueden actuar conjuntamente, actuar de maneras significati­ vas, desde el punto de vista social, aunque sin planificación ni co­ ordinación formal algunas. Se trata de explicar la "socialidad es­ pontánea" de la acción de la masa. El reto es especialmente significativo en el sentido de que para explicar el modo en ei que la conducta del miembro de la muche­ dumbre muestra una forma ideológica, es preciso especificar cómo la cognición humana puede estructurarse soclalmente. En otras pa­ labras, la naturaleza de la acción de masas demuestra la necesidad

236

Redescubrir el grupo social

de una psicología social que ubique al individuo en la sociedad y re­ lacione la conducta con el contexto. Y en esto radica la contradic­ ción: hasta la fecha, la historiado la psicología de masas consiste en la deformación de la relación entre el individuo y la sociedad. Las teorías primitivas acerca de la muchedumbre abstraían al individuo de la sociedad y la conducta de su contexto social. To­ maban acciones que eran productos de formas particulares de conflicto social y las representaban como aspectos genéricos de la muchedumbre. Por tanto, mediante un proceso de cosificación, la conducta de masa se transformaba de resultado de un proceso so­ cial en una entidad inmutable. Los desacuerdos se planeaban res­ pecto a la decisión sobre la ubicación de esta entidad: como pro­ ducto de la naturaleza individual o como manifestación de una mente colectiva desencarnada. O bien lo social desaparecía en lo individual, o bien lo individual se diluía en lo social. Estas tenden­ cias aún impregnan toda la psicología social. Gran parte de la motivación para desarrollar la teoría del grupo d é la categorizaciórvde^ yo y delaperspectfvade la identidad so»• cial en general se basa en la insatisfacción producida por los de­ fectos de la explicación cosificada. El objetivo pretendido consiste en superar la separación entre individuo y sociedad y en descubrir algún modo de relacionar los procesos psicológicos con los deter­ minantes históricos, culturales, políticos y económicos de la con­ ducta. Capital para el concepto de identidad social es su conside­ ración como constructo social y como constructo cognitivo indivi­ dual al mismo tiempo. Por tanto, los procesos de identidad social constituyen tentativas para lograr la construcción de “un campo socialmente estructurado en el individuo" (As c h , citado en B row n y T u r n e r , 1981). Dado que la teoría de la categorización del yo resocializa el concepto de individuo, puede proporcionar las bases para explicar la conducta de masas. No decimos que la teoría proporcione, en este momento, una explicación satisfactoria de la muchedumbre, pero sí que es la única de la psicología social que puede promover una en la dirección correcta. Otros enfoques no pueden explicar la forma social de la acción de masas porque conceptualizan de ma­ nera inadecuada la relación individuo/sociedad. Por tanto, tratare­ mos de desarrollar una psicología de la acción de masas sobre la base de la teoría de la categorización del yo. El objetivo de este capítulo consiste en: primero, analizar las

364). miedo a la "turba*. En un estado de pánico permanente a la revolución. mostrar cómo este cuerpo teórico no logra hacerse con las complejidades de los fenómenos de ma­ sas y sentar los criterios de una psicología de masas adecuada. segundo. El proceso de industrialización desdibujó los lazos de la socie­ dad rural. hablaba vidéis. de la turba. estos miedos se hicieron particularmente agudos en Francia. exacerbándose los miedos de los burgueses a causa de su ignorancia. quien. Este sentimiento queda bien expresado por el estadista francés T h ie r s .Conducta da Masa como acción social 237 deformaciones de la teoría vigente de la muchedumbre y explicar cómo se desarrolló. ji ¡ La política de la teoría de la masa El contexto de la psicología de la masa La psicología de la masa es producto del pensamiento del si­ glo XIX. La vil turba que ha provocado la ruina de toda república" (C hevalier . produciéndose la separación fí­ sica de trabajador y propietario. El miedo a la turba reflejaba la preocupación generalizada sobre el orden social resultante de una transformación fundamental de las relaciones sociales. y examinar su adecuación mediante investigacio­ nes experimentales y de campo. No se trataba de un tema reser­ . proponer una psicología. Se des­ arrolló una auténtica crisis de control social. en un discurso pronunciado el 24 de mayo de 1850. constituía la expresión sistematizada del miedo dominante de las clases potentadas. La autoridad había sido hasta entonces personal y tradi­ cional. 1973. pero en el transcurso del siglo XIX se formó una masa de proletariado urbano. terrate­ niente y trabajador. En la medida en que se oscurecía la significación de cualquier forma de disen­ sión. basada en la teoría de la catego­ rización del yo. basada en contactos cara a cara entre sacerdote. En este contexto. y tercero. En cierto sentido. incluso la acción menos importante podía considerarse como el preludio de una catástrofe. todos los miedos de las clases dirigentes de Euro­ pa se condensaron en un símbolo terrorífico: la masa. La vida de la ciase trabajadora se convirtió en algo desconocido para las clases dirigentes. En ei último cuarto del siglo. pág. la naturaleza de la masa se convirtió en cuestión de preocupación pública.

De este modo. Utilizaban las herra­ mientas de una ciencia sociaipositivista emergente para “explicar* esas características alegadas. Trataba sobre todo de em­ plear sus ideas para combatir el activismo de la clase trabajadora. la psicología de masas nació como ciencia 'refleja". Este recuerdo se debe en parte a su trabajo como divulgador.238 Redescubrí/el grupo social vado a las discusiones académicas. de hostilidad declarada ha­ cia la acción de la muchedumbre. de manera que no se trataba de comprender la masa. quienes declararon que las ideas de Le B o n habían contri' buido a la construcción del estado fascist^ italiano. no eran capaces de encontrar razones que explicaran la acción de las masas: todo parecía sin sentido. En consecuencia. . Gustave Le B o n . Nunca estu­ diaron en directo las masas. destructivas y carentes de sentido. Gustave Le B on y el nacimiento de la psicología de masas De todos los primitivos psicólogos de masas. manifestando su orgullo por sus escritos antisocialistas. pues los teóricos eran caballeros estudiosos que compartían los prejuicios y perspectivas de su clase. el debate quedó marcado por dos sesgos: uno político. sino debatido en los periódi­ cos y en las revistas de sociedad. Por tanto. De este modo. pues presumían a priori que eran inde­ seables. Estos sesgos se incorporaron a las primitivas psicologías de ia muchedumbre. El éxito de Le B o n puede medirse por las apreciaciones de G o eb b els y M us ­ s o l in i . nunca formaban parte de la mu­ chedumbre. la empresa partía de prejuicios ideo­ lógicos y utilizaba la teoría para darles contenido. y otro de perspectiva. sino que la contemplaban desde el exterior. sin enten­ der ias convicciones ni la experiencia de quienes estaban involu­ crados en la protesta. su actitud era de auténtico espanto. de forma que los comenta­ ristas nunca eran participantes. En vez de utilizar la teoría para expli­ car los fenómenos empíricos. sino de desacreditarla y eliminarla como amenaza pública. De igual importancia para la explicación de su influencia fue su empeño en utilizar ia psicoldgía de masas como instrumento político. el sesgo político se instaló en el núcleo de la psicología de masas y llegó a determinar los presupuestos básicos de la ciencia. sólo uno sigue siendo recordado hoy día.

irritabilidad. Se trata de un sen­ timiento llevado al extremo por T a r d e .. La psicología de las masas de Le B o n puede considerarse co­ mo un ataque continuado contra ias protestas colectivas.. desde los jurados hasta los parlamentos.. Le Bon resume las características de esta conducta con esta simple rúbrica: "Varios de sus rasgos espe­ ciales. De hecho. En su defecto. como la Impulsividad. los estadísticos demues­ tran que la inmensa mayoría de los actos de violencia han sido per­ petrados por esas fuerzas. Como este inconsciente refleja un es­ tado primitivo de evolución del que está ausente el intelecto y en donde predominan emociones atávicas.. ausencia de juicio y de espíritu crítico. En efecto. F ea 3 ín y H a h n (1973).. exageración de los senti­ mientos. etc. Primero. .. la conducta carece de los atributos de la 'civilización". Esto es cierto tanto respecto al sustrato social general que provoca la protesta como al papei más inmedia­ to del ejército o de la policía en acontecimientos más específicos.... 95) . la conducta pasa a ser dominada por el inconsciente racial colectivo. asambleas. T illy . . del E. La ca­ racterización básica que de la masa hace Le Bon es ésta: cuando las personas se reúnen en masa se convierten en anónimas. aseguraba que todas fas formas de.Conducta d« m u a com o acción social 23 8 El principal trabajo de Le Bon fue Psychologie des foules*. incapacidad de razonar... como son el salvaje y el niño" (pá. Gordon Allport io describe como el libro de psicología más leído de todos ios tiempos. 1975). pueden observarse también en seres pertenecientes a formas Inferiores de evolución. 1973. demuestra que casi todas las confrontaciones han sido provocadas por la Intervención de fuerzas oficiales (F eagin y H a h n .. en su análisis de Trad esp. Morata. que afirmaba que "ia socie­ dad es imitación y la imitación es una forma de sonambulismo" (1901. lo ponían de manifiesto en cierta medida. Es más.. . excluye de forma sistemática ei papel de ia autoridad de los acon­ tecimientos de la masa. la investigación histórica acerca de) siglo XIX. y la referi­ da al XX. Así. L e B o n no creía que fuera ia única ocasión en la que se mostraba. pág. T illy y T illy .. se distinguía entre la racionali­ dad del aislado social y la idiocia del ser social.atoa M IfflsL Si bien la actuación dei inconsciente racial aparecía con ma­ yor claridad en la masa.. (2a ed).: Psicología de las masas.. publicado por vez primera en 1895.). . (o que conduce a la pérdida del sentido dei yo y de la responsabilidad personal.. Madrid.. 1986 (A /..

Así se efectúa una distinción general entre la individualidad de una persona aislada. la autoridad. lleva a afirmar que la conducta de la muchedumbre es siempre la misma. Así. como si de matasuegras psicopático se tratase. Esta separación de lo individual y lo sociai ocupa ei centro de la teoría de Le Bon. por otra. Le Bon no limita su afirmación de inferioridad mental a las masas populares que protestan sino que la extiende a las masas populares en general. las formas de lucha de clases del si­ glo XIX se traducen a características genéricas de la masa: ésta es violenta. Es el resultado Inevitable de tratar de negar el fundamento social de la conducta de la masa y lleva a deformacio­ nes tanto en el nivel teórico como en el empírico. Porque. abocando a una conducta que "sólo es poderosa para la destrucción". Le Bon considera la masa como reflejo del "inconsciente racial". Desde el punto de vista teórico. por­ que si la acción de masas no puede considerarse como una adap­ tación inteligente a un contexto concreto. debe tratarse como refle­ jo de una estructura psíquica predeterminada. patológica. Desde el punto de vista empírico. ésta se patoiogiza de forma inevitable. Esto lleva al segundo punto. En tercer lugar. crece de forma automática y uniforme y desaparece asimismo de manera misteriosa. Es importante distinguir entre la forma particular adoptada por la psicología de masas de Le Bon y los errores básicos sobre los . por una parte. en todas las páginas de la psicología de masas. demuestran que en el 89% de ellas. Surge de repente y de mo­ do misterioso. legitima la represión de la protesta. En palabras de Lewis C a r r o l l . que puede ilevar a cabo sola una conducta racional o planeada. destructiva. Si sé deja de lado el exogrupo. No obstante. los muertos fueron clviies. Lo único patente es la muchedumbre. con independencia de la situación. Así. desaparece.yaqueno tene­ mos que tratar de encontrar ninguno". da por bueno el rechazo a considerar las demandas manifestadas a través de la protesta y. despreciando ei contex­ to de la acción de masa. el otro grupo. Las consecuencias ideológicas de ello son. "si no tiene áéñUdc^ Tñqüiéfüdés. no puede comprenderse que la vio­ lencia surja de un proceso de conflicto intergrupal. enti­ dad cosificada que se halla fuera del individuo. En su lugar se atribuye a la masa misma.240 Redescubrir *4 grupo social las protestas urbanas norteamericanas de los años 60. el ser social. y su antítesis. la consecuencia es una psicología cosificada. Toda la vida colectiva muestra al­ gún grado de patología.

amor familiar. esta urgencia se socializa de manera que disua­ da a los otros de causar daños. pág. 312). denunciando su carácter de noción me­ tafísica. La única diferencia es que. pág. Es evidente que A ll p o r t comparte con Le B o n las mismas premisas básicas. sexo. ubicada en la naturaleza in­ dividual. pág. Quizá ei mejor ejemplo esté consti­ tuido por ia obra de Floyd A llport . ¡4). A partir de esta critica. ¡i A llport criticó de manera rotunda la noción de "inconsciente racial* o ’mente de grupo". la urgencia de destruir cualquier cosa que detenga la propia satisfac­ ción de las necesidades básicas. no puede separarse del pensador Individual y “no hay psicología de grupos que no sea en esencia y por completo psicología de individuos” (A llpo r t . A ll p o r t piensa que es la esencia subyacente a la individualidad. 295). cuando se supera la socialización aprendida. es decir. ei contexto de grupo la acentúa. mientras Le B o n considera este universal en contradicción con el individuo y situado fuera de él. Estas ideas se resumen en el famoso aforismo: "el individuo en la masa se comporta como lo haría si estuviera solo. El pensamiento. 1924. Muchos ataques han sido dirigidos a aspectos espe­ cíficos por críticos que luego han elaborado formas nuevas de teo­ ría desocializada y cosificada. aunque de mo­ do más acentuado" (1924. A pesar de este desacuerdo. ambos creen que esta conducta es negativa y destructiva de forma inevitable. A l l p o r t también creía que el nivel de interestimulación en la masa lleva a eclipsar por completo las respuestas apren­ didas y revela un universal biológico. de familia. ambos consideran la conducta de masas como la manifes­ tación de un universal atávico. decía. ei concepto de "facilitación social". el impulso básico no socializado salta a un primer plano y ei "impulso para matar o destruir se desarrolla entonces con una furia sin freno" ( A llp o r t .Conducta da masa com o acción social 241 que se funda. ambos enfoques comparten . Ambos rechazan la posibilidad de que la cogni­ ción individual puede someterse a la determinación social en la masa. es decir. Por regia generai. Sin embargo. Le­ jos de oscurecer la individualidad. 1924. La psi­ cología sociáí rfiocferñá há éxtráícfo fa nocfón de que facompañía de los otros conduce a la acentuación de perfiles de respuesta in­ dividual idiosincrásica. A llport afirma que las semejanzas de la con­ ducta de las masas no reflejan una conciencia colectiva sino las se­ mejanzas de constitución mental de los miembros de la masa. Estas palabras pueden interpretarse de dos maneras. el reflejo de lucha.

cuando huyeron. a la obtención de dinero para alimentos y familia. sólo después se produjo la matanza. La huelga se produjo en Williamson County (Illinois) en 1922.242 Redescubrir t i grupo social problemas semejantes que se muestran con claridad cuando se examina el tratamiento de un "caso típico" de Allport. Los esquiroles fueron sacrificados de modo automáti­ co cuando la excitación llegó a un determinado nivel por haberse resistido a la victoria sindical. los vigilantes de la mina dispararon y mataron a cinco huel­ guistas. Allport se refiere a un Incidente en el que mineros en huelga tomaron por asalto su pozo. Tras ocho serranasria'cómpañíálmpórtó mano de obra para reabrir la mina. resultaron abatidos por los huel­ guistas. Sólo después de que se utilizaran ias armas contra ellos. La de Williamson County formaba parte de una ola de huelgas que había sido casi continua desde 1919. Cuando los huelguistas trataron de hablar con estos hom­ bres. los huelguistas aceptaron la legitimidad de res­ ponder con las armas . los jurados locales rehusaron de­ clarar culpable a nadie por lo ocurrido. incluyendo carros de combate y un escuadrón aerotransportado. iban siendo alcanzados por fuego de ametralladora procedente de los vigilan­ tes. que mantenían en funcionamiento tra­ bajadores no afiliados a sindicatos. Poco después. otro huelguista fue abatido a una media milla de la mina. dice Allport. sólo puede explicarse como el resultado de una historia de conflicto entre la gerencia y el sindicato. Esto. Más tarde. la conducta de masa se mo­ dificó con el paso del tiempo. En oposición a la consideración de ia matanza como acción refleja. Durante más de dos años los huelguistas habían re­ chazado la violencia armada. Así. De repente les dijeron que corriesen y. Un relato más completo de ios hechos revela un cuadro dife­ rente. Se reclamaba la mejora de las condiciones.concepción que se refleja en ei comporta­ miento de los juzgadores locales. descritas oficialmente como "peores que las dB los esclavos antes de la guerra civil*. desarrollándose como función de . y. Un avión volaba en círculo lanzan­ do dinamita sobre la mina. En ese momento. Estos "esquiroles" fueron cap­ turados y obligados a marchar a la ciudad. A medida que avanzaban. pero a pesar de ello se llegó a tomar la mina. pone de manifiesto el exceso asocial que se produce a partir de la expresión de un reflejo de lucha no modificado. por tanto. Avanzaban en orden de combate bajo la dis­ ciplina de veteranos de guerra. los hombres organizaron una marcha hacia la mina.

próxima a Tonypandy.. T h o m p s o n .queda biert ilustrado en ei retato de Swrm (l980y" sobre ta huelga del carbón de Cambrian Combine de 1910-1911 en Gaies. de los derechos de pro­ piedad de los dueños". Esto se logró en todas las minas excepto en una. Aunque la acción fue espontánea y no or­ ganizada. como antes. 1977. sino también. El vínculo entre el piquete y los disturbios puede entenderse como un conflicto entre dos definiciones de la comunidad. sólo aquellos comerciantes considerados en conniven­ cia con ios propietarios de ias minas para oprimir a los trabajado­ res y abortar la huelga vieron atacadas sus propiedades. que para ei observador externo podrían pare­ cer sin sentido. la matanza sólo fue posible al final de este proceso. adquieren significado cuando se consideran a la iuz de las comprensiones ideológicas de ios participantes. Poco más tarde se produjeron "disturbios" en Tony­ pandy: los componentes de los piquetes que regresaban se mani­ festaron en masa por las calles. La poli­ cía optó por cargar y dispersarla. una gran masa de piquetes se reunió en el exterior de la mina. No sólo la conducta forma parte del desarrollo de un proceso intergrupal. La policía defendió por la fuerza esta mina contra los piquetes locales. R e d d y . D a v is .. En la tarde del 7 de noviembre de 1910. atacando y saqueando tiendas. ej. incluso un autor del análisis oficial del malestar urbano norteamericano de la década de 1960 concluía que “el control y la selectividad se encontraban entre las características más cruciales de los disturbios" (F o g e l s o n . El éxito de esta disputa dependía. En efecto. 1971). y a un tiempo. Para los . Lejos dq ser característica. Estas pautas.. Glamorgan se convirtió en la “ciudadela de ia afir­ mación de los propietarios de ias minas. 1971). En efecto. lo que . Los Informes contemporáneos de prensa describen los hechos co­ mo acciones sin sentido de una turba frustrada dedicada al pillaje. reclamando después la presencia del ejército. sino que obedecen a una pauta clara (p. constituyó un evento único. 1978. de ia interrup­ ción dei empleo de mano de obra esquirol. la mina de carbón Glamorgan.Conducta da masa como acción social 243 nuevas concepciones surgidas del conflicto mismo. una investigación detenida mostró que las tiendas no fueron atacadas al azar. expresa ia comprensión colectiva que ios miembros de la masa tienen de lo adecuado y de lo posible err su mundo social. Este anáfisis de la huelga de Wiiliamson revela un aspecto cru­ cial de la masa. Una serie de estu­ dios detallados de ios hechos de masas muestra que no son ¿ieatorlos. Sin embargo.

las premisas fundamentales propias de los trabajos primitivos no sólo se han mantenido sin cambios mayores. S c a r r y PEPITONE. 1970). a comprobaciones experimentales. sometiendo hipótesis específicas. Para los mineros suponía cierto nivel de atención y bienestar comunitarios. Sin embargo. la noción constituye una tra­ ducción directa del concepto leboniano de "sumersión": cuando las personas pasan a ser anónimas. donde los propietarios expulsaron a los trabajadores y los comerciantes rehusaron concederles crédito pa­ ra obligar a los huelguistas a someterse. Hay todo un cuerpo de investigación. La conducta de masas se considera como ia expresión de una mente dagrupadesencamadaodauna. deriva­ das de los escritos clásicos. Los investigadores modernos han evitado la teoría general. en el que la primitiva formulación estricta de que ia frustración . * La Importancia de estos análisis radica en la cuestión que plantean a la explicación psicológica. uno de los teóri­ cos originales de la desindividuación. Cuando los derechos de propiedad fueron utilizados en contra de estos derechos básicos. es decir: ¿cómo puede ex­ presarse de forma espontánea la comprensión ideológica en la conducta de los miembros de la muchedumbre? Ei punto básico de la pregunta es que exige la comprensión de cómo influyen las creencias sociales en la operación de las mentes individuales. Como admite C annavale . ambos tienen que negar que la acción de masas constituya una reacción significativa frente a contextos específicos. derivado del trabajo de A l l p o r t (entre otros). enfoque que parta de un concepto socializado del individuo. sobre la relación entre frustración y agre­ sión. Entre los años 1920 y 1980 se han producido.Por^ tanto. se pierde ei control personal y la conducta se transforma en atávica ( C a n n a v a l e . muchos desarrollos de la teoría de ia muchedumbre.244 Redescubrir e< grupo sociai propietarios significaba un orden basado en ia deferencia hacia la autoridad y en el respeto de los derechos de propiedad. Lo ocurrido constituye un cambio de ámbito más que de perspectiva. Es preciso un enfoque por completo nuevo respecto a las masas. Ambos separan a los individuos de su contexto social. Pero esto es lo que las psicologías cosifícadas de Le Bo n y A llpo rt ex­ cluyen.naturalezaindividualasocial. por supuesto. sino que constituyen la base de estos desarrollos. ios obreros expresaron su oposición al derecho de propiedad. El ejemplo más directo podemos encontrarlo en ia investigación so­ bre la desindividüación.

T u r n e r y K illian establecen la necesidad de dar cuenta de la socialidad de ia acción de masa. como la investigación sobre ia facilitación social y el modelo de elección racional apadrinado por B r o w n (1965). Hay otros enfoques en la tradición individualista. mantienen ia disyunción entre ios niveles social e individual de explicación y. sólo pueden estar limita­ das por la naturaleza de los individuos involucrados. Ei modelo constituye una adaptación de la tendencia domi­ nante de ia teoría dei grupo pequeño: ias normas de grupo surgen a partir de las Interacciones interpersonales. se considera que lo social surge de la individuali­ dad (véanse ios Capítulos II y IV) y. Ei único Intento de elaborar un nuevo modelo auténtico de masa se encuentra en ia "teoría de ia norma emergente" de R. así. H. el modelo de construcción de normas que emplean es inadecuado respecto a su objetivo de explicar la forma social de la acción. En cierto sentido. no son demenciaies ni destructivos. Pero si las normas son posteriores a los hechos interpersonales. por tanto. Proponen que la conducta de masa está guiada por normas sociales construidas durante un período de ’maduración'' que precede a ia acción. a pesar de toddsí sus refinamientos y cuairficaciones. aunque la falta de una psicología socializada por completo sigue siendo tan aguda como antes. Por tanto.Conducta da masa como acción «ociaJ es necesaria y suficiente para que se produzca la agresión se ha ido relajando de forma progresiva ante las reiteradas refutaciones empíricas. este modelo supone un avance cualitativo sobre el trabajo antecedente. T u r n e r y K illian y otros defensores de ia teoría insisten en que ios hechos de masas skjuenun&pautaque refleja ia estructura normativa y que. La aplicación de la teoría de la categorización del yo a la conducta de masa Los problemas que surgen de la división de lo individual y lo social no se limitan al dominio de la psicología de masas. son incapa­ ces de explicar la forma social de la acción de masas. Las normas se derivan de ia conducta de individuos prominentes en un proceso denominado como “ fundamentación". Pero. sino que Megan a prevalecer en ei campo completo de ia psicología social. T u r n e r y K il ü a n ( 1972). erv ge­ neral. Sin embargo. no existe base alguna para explicar ia coherencia ideológica de ias normas de grupo. en último término. .

. a pesar de todo su potencial crítico. En este sentido. T ajfel . En contraste. 1984) tuvo su origen en la crítica de esa perspectiva desocializada del individuo (p. No obstante. Lo que Charles M o r r is dice en su introducción a Mind. El mismo concepto de identidad social incorpora esta aspiración (véase T u r n e r y O akes . 1986). durkheimianos e interaccionistas simbólicos. trata de especificar ia forma precisa de es­ tructuración social de la cognición humana. la^cüélá^ürópéÉry raccionista en psicología social (véase el Capítulo I) son herederas de una larga tradición que engloba. la especificidad contextual y cultural de ia conducta se deja de lado y las pautas de una determinada sociedad tienden a con­ vertirse en la base de los modelos generales de comportamiento. la teoría de la identidad social del grupo. porque esta identidad forma parte del aparato cognitivo del individuo y se define al mismo tiempo como social e independiente del individuo. entre otros. 1934. tanto en Europa como en ios Estados Unidos. XIV). Self and Society se aplica tanto a los interaccionistas simbólicos como a los otros: "El som1 brero mágico de lo social. en especial en el terreno de la in­ vestigación sobre la desindividuación (véase R e ic h e r . mien­ tras la tradición de la mente de grupo tenia aún cierta influencia en el pensamiento contemporáneo. es posible mostrar un vínculo causal. porque la primitiva psicología social estaba dominada por la discusión sobre la masa. estaba cargado en parte de antemano: y para el resto hubo só­ lo un piadoso anuncio de que el truco podía realizarse. / La esencia del individualismo psicológico consiste en el análi/ sis de la conducta en cuanto interacción entre individuos diferentes / y sobre la base de su individualidad respectiva y única. el enfoque individualista procedente de A llp o r t ha predominado en la psicología social dominante. del que tenían que sacarse la mente y el \ yo. ni pueden aspirar a predecir los resultados de esos procesos. los puntos de vista de los marxistas. Lo que ha llegado a constituir la escuela europea de psicología so­ cial (T a jfe l . De este modo. 1972. Por ejemplo. Sin embargo.246 Redescubrir ei grupo social En efecto. p. ninguno de estos al­ canzarán el nivel desde ei que cabe especificar los procesos con­ cretos a través de los cuales surge el individuo social. 1984b). ej. pero ei significado de "socialismo* es un producto social . ia propia definición como “socialista" supone decir aigo fundamental acerca de lo que uno es como indi­ viduo. Moscovia. si bien diJ cha realización nunca tuvo lugar" (Mead. basada en una tradición crítica. 1972b).

ios indi­ viduos tenderán a aplicarse esas normas a sí mismos. La contribución distintiva de ia teo­ ría de la categorización del yo consiste en hacer surgir y proponer soluciones a estas últimas cuestiones. 1975).comoiaiitida. por tanto. que ha sido denominado "influencia informativa referente" (Capítulo IV). De algún modo. Por tanto. Este proceso resulta pertinente de modo especial para el problema de cómo ei contenido ideológi­ co de una identidad se traduce en conducta colectiva. 1979. en las que la categoría de grupo es saliente y el individuo se percibe como intercambiable con otros miembros del grupo en ios aspectos pertinentes. 1974.Conducta d * masa com o acción tociaJ 247 irreductible a una persona dada. en relación con una categoría social dada. ei concepto evita ia de­ finición de una mente social independiente del individuo y la de una individualidad Independiente de la sociedad: es capaz de abordar el problema de la individualidad social. Pero. Los pri­ meros trabajos se centraban en los procesos generales de diferen­ ciación y conflicto intergrupales ( T a j f e l . (2) ei Individuo aprende o crea las normas estereotípicas de la categoría (en el lenguaje del Capítulo IV. He aquí un modo de conceptualizar el proceso (T u r n e r . de sus propiedades de orden superior.. (3) en condiciones. 1978. 1982): (1) ei individuo se define a sí mismo como miembro de una categoría social espe­ cífica. uo-onipa yjnecanlamQ rtejarotiycclén. utilizando los atributos de su identidad social para definir la conducta apro­ . la Investigación se centró en las consecuencias genéricas de la identificación social sin examinar la naturaleza de ia identidad social como forma de la autopercepción.a. T u r n e r . normativos en ei contexto social específico). La teoría de la categorización del yo propone que ia autoestereotipia. Su preocupación era mostrar que definir el propio yo recurriendo a la pertenencia a una categoría so­ cial tenía ciertas consecuencias inevitables para las relaciones de uno mismo con los miembros de otros grupos. ni analizar cómo ei conteni­ do ideológico específico de una determinada identidad puede lle­ gar a influir sobre la conducta. pues. como base de Ja psttfiDflnc(a. de ias acciones y atributos prototípicos y. T a j f e l y T u r n e r . da lugar a un proceso de influencia social. la investigación sobre la identidad social se ha hecho más social a medida que ha ido desarrollándose. ai mostrar que los procesos de grupo eran irreductibles a los atributos de la individualidad. toma conciencia de las dimensiones social y conductual correlacionadas de forma estereotípica con su categoría endogrupal del yo.

¿qué se hace en situaciones sin precedentes en relación con las cuales no existen normas y no hay medio de crear nuevas normas? Podemos afirmar que en el centro de la psicología de masas se ubica esta cuestión de la construcción de la identidad. la Investigación histórica no ha logrado desen­ terrar estas oscuras figuras. Sin embargo. Incluso cuando se ha tratado de ac­ tuar a propósito en ese sentido. 1977). que. Es­ tán marcados por un elevado grado de novedad y ambigüedad. la masa no puede equipararse sin más a otros grupos.Indica. En pleno acontecimiento de masa no hay oportunidad de discutir y decidir de forma democrática las normas de acción. Las dificultades se complican por la ausencia de procesos for­ males de toma de decisiones.™ . cuando la pertenencia categorial es saliente. el problema respecto a la masa consiste I en que con frecuencia no aparecen claras ni las normas pertinenI tes ni si existen en realidad normas basadas en la identidad reiati> vas a la situación específica. es un producto social e ideológico.246 Redescubrir el grupo sodel piada que deben seguir en el contexto. la cual. T rotsky. La consecuencia es que el contenido de la conducta de los miembros del grupo viene dictado por la definición de la categoría social. Así. La respuesta que facilita la teoría de la categorización del yo . I desde un punto de vista ideológico: en otras palabras. Por tanto^cuandoja teoríajde la categorlzación delyo. Por tanto. NI hay evidencia de una estructura jerárquica al­ ternativa en la que lideres predeterminados den órdenes. De este moda. Mientras se afirma con frecuencia que las masas son manipuladas por agita­ dores conscientes. Los hechos dé masas no se ajustan a una rutina. la influencia Informativa referente repre­ senta un proceso específico a través del cual la conducta de los in­ dividuos en un contexto colectivo adquiere formas significativas. Una de las principales razones que han llamado la aten­ ción sobre la masa consiste en que parece distinta a los otros gru­ pos sociales. los miembros del grupo se adaptan a las normas estereotípicas I asociadas a su categoría. en sí misma. los "líderes" se han visto a menudo obligados a seguir más que a determinar las decisiones colectivas (cf. el individuo se adapta a los atributos que de­ finen esa categoría. el problema queda planteado del si­ guiente modo: si la identidad social constituye la base de ia con­ ducta de grupo. se ajusta al I criterio fundamental de una teoría del comportamiento de la muI chedumbre.

debido a la ausencia de estructura grupal en la masa. Aunque este proceso constituye una característica general de los grupos./ -j reotipia) y ei aspecto inductivo como la identificación dei individuo I en cuanto miembro de la categoría. Segundo. 1982). respecto a las masas. es probable que sus acciones desempeñen un papel despro. En cierto sentido. dado que a menudo no aparecen normas preestablecidas pertinentes específicas de la si­ tuación y no existen medios institucionalizados de deliberación. Como hemos visto (Capítulos III. tienden a perci­ birse como estereotípicas y. Según T u r n e r (1982).J cuada. lo que se propone es un cierto tipo de profecía que se cumple a sí misma en la formación de la identidad: dado que ser miembro de un grupo implica desarrollar la conducta estereotípica del grupo. Es más. haber sido designado líder. características en virtud de las cuales las comparaciones sociales tienden a maximizar el metacontraste entre las diferencias intra e intergrupales) en sentido ■ coherente con eí significado social de la categoría.^ dúo es percibido como paradigmático o representativo del grupo \ (p. la noción de "miem­ bro paradigmático" no se restringe a unos pocos representantes . de modo especial./ : mo la asignación dei conjunto de los atributos de la categoría a los / individuos sobre la base de su pertenencia a ella (como en la este.Así. VI y VII).. la hipótesis básica es que las características de los miembros J individuales que correlacionan con una categorización dada i i endogrupo-exogrupo (es decir. su conducta'pt'SpüfClOTia Informactón perti-— 3 nente para la definición de los atributos normativos prototípicos de la pertenencia grupal. hay dos razones que lo hacen significativo. IV. normativas para el éndogrui po. Primero.¡ rísticas de la categoría como un todo a partir de los atributos de los ' miembros individuales. sin emI bargo. / Tajfel (1972a) define el aspecto deductivo de la categorización co. el estereotipo será inferido y creado a par­ tir de la conducta. en la medida en que cualquier indivi. con frecuencia la inducción constituirá el único medio para deter­ minar la conducta normativa -las normas de la masa tienden a ser casi por completo “emergentes" o "espontáneas". ej. portar un gallardete o cualquier I otro símbolo de pertenencia. por tanto. la Inducción es el proceso por el que se infieren las caracte.1 porcionado en la definición de lo que constituye la conducta ade. destacar socialmente de algún mo­ do).Conducta da masa com o acción social 249 i recurre al 'aspecto inductivo de la categorización" (T u r n e r . en la medida en que cualquier individuo se percibe como Fm iem bro HeTgrüpo.

Habrá que recordar que Le Bon decía que la incorporación a una muche­ . ladrillos y lemas. Ese acto. ia ruptura física de un mitin fascista puede convertirse en atributo es­ tereotípico de una masa de antifascistas. El problema al que se enfrentan consiste en: "¿qué hay que hacer. A modo de ilustración de cómo funciona la inducción. El proceso de construcción de la identidad puede resumirse dei siguiente modo: se da una identificación inmediata con una ca­ tegoría superordenada que define un campo de posibles identida­ des: los miembros de la masa tienen que construir entonces una identidad situacionai específica que determine las normas conductuales adecuadas y los medios a través de los cuales lo hacen son el aspecto inductivo de la categorización del yo. Ei primero es que los miembros de la masa actúan en función de una identidad social común. o porque grita un lem a. Por ejemplo. Suponga­ mos que una persona considerada como miembro del propio gru­ po -quizá porque lleva una insignia. en esta situación?".250 Redescubrir •< grupo «oclal Í escogidos. Este su­ puesto se opone de forma directa a una de ias proposiciones clási­ cas de la psicología de masas acerca de que las condiciones pre­ valecientes en la masa llevan a una pérdida de identidad. o más bien la idea que representa y que no es otra que reventar ei mitin. ’! Este ejemplo pone de manifiesto el Importante punto de que /la construcción de la identidad de ia masa no se produce en el vaIIcío . De ahf que sobre ia reunión fas­ cista pueda caer gran cantidad de piedras. Los Individuos no se preocupan de crear una identidad por I completo nueva sino más bien de determinar la significación situav clonar dé~ünal^tegoHa^yá”éxIsféntér Eñ^ñsécüéñciar^^oceso de creación de normas tendrá límites determinados por ia continui­ dad histórica e ideológica que refleja ia categoría. pero la provocación racista no. sino que se refiere a cualquiera que pueda ser identifi­ cado sin ambigüedad como miembro del grupo. consi­ deremos el siguiente caso. Un grupo de individuos toma parte en una manifestación antifascista y se encuentra de repente con un mitin fascista. Este análisis tiene dos supuestos básicos. puede convertir­ se en atributo criterial de ia masa. Dado que los procesos de categorización e influencia des­ critos antes dependen de ia identificación social.coge una piedra y la tira contra el mitin. ia explicación de la coherencia ideológica de la acción de la masa mediante estos procesos requiere que todos los participantes compartan ia misma identidad que ha de ostentar una pronunciada saliencia. como antifascista.

pode­ mos establecer que. ios hechos de masas son ca­ si Insensibles al análisis controlado. sino que las formas posibles que una u otra adopte _estarán circunscritas por la identidad social.operan para hacer patente la pertenencia a las diver­ sas categorías sociales. por tanto. . Ei primero consiste en el estable­ cimiento de la plausibiiidad de los procesos básicos de identidad. Por el contrario. Por ejemplo. en determinadas condiciones en las que la . Una vez más.. M il g r a m y T o c h (1969) identifican estas dificultades como uno de ios principales factores que explican ei declive de ia psicología de masas tras ios años 20. el segundo.. ia identidad no se destruye en lajma­ sa. En el pasado se supuso que ia acción de masa es. la posibilidad de someter a examen la opera­ ción de procesos particulares en ei laboratorio no garantiza que es­ tos procesos operen en realidad en la masa. Por naturaleza. Por otra parte. destructiva y que esa destructividad carece de lími­ tes. .. La influencia social sólo se produce respecto a las comuni­ caciones concordantes con ios atributos que definen esa catego­ ría. Proponemos que la masa no sólo puede ser tanto destructiva como creativa.. Estos dos problemas plantean distintas cues­ tiones metodológicas. Por otra parte. esto contradice las nociones clásicas acerca de la muchedumbre. la ubicación del grupo del individuo es muy clara. En efecto. son espontá­ neos e impredictibies y... la posibilidad de imponer manipulaciones controladas hace dei laboratorio ei contexto ideal en ei que exami­ nar la validez de procesos específicos detallados.. en general.. afirmamos que los as­ pectos "físicos*' de la masa -e n los que los límites entre endogrupo y exogrupo y.... Estudios empíricos sobre las masas El enfoque metodológico 1 Para validar el modelo presentado en ia sección anterior hay que afrontar un doble problema. . Ai contrario. falta de ídentifícabilidad y a la oclusión de cualquier sentido del yo. Así... por tanto... en mostrar que estos procesos se aplican en realidad ai contexto de masa... El segundo supuesto es que el contenido de ia conducta de masa estará limitado por la naturaleza de la categoría social perti­ nente.. inherentemente inadecuados pa­ ra el examen de procesos teóricos.Conducta d« masa com o acción aociai 251 dumbre lleva al anonimato. sino que se reorienta sobre una pertenencia categoriai común.

f Como consecuencia. Pueden identificarse tres fases. elaboraciones posteriores de este modelo requerirán un movimiento renovado entre el laboratorio y el campo. 1952.292 Redescubrir «1 grupo social identidad es saliente. que forman. el trabajo de Le Bo n se basa en supuestos tales como las consecuencias psicológicas de la im­ plicación física en una masa de individuos. Esta cuestión ha constituido uno de los principales problemas de la psicología de masas desde sus albores. La primera consiste en ei examen de las masas en la historia con el fin de determinar ia naturaleza de ios fenómenos conductuales que requieren explica­ ción. 1980.expllcación de— los fenómenos de masas. 1981a). F e s t in g e r . Los trabajos clásicos y modernos comparten dos supuestos . La segunda consiste en la elaboración experimental de ios procesos. En efecto. 1969). de identidad.la-bas&-da la. deben considerarse complementarios (véase T u r n e r . las consecuencias que surgen cuando no pueden distinguirse ios miembros individuales de una muchedumbre. pero esos experimentos no pueden poner de manifiesto si los miembros reales de una mu­ chedumbre actuarán en función de identificaciones sociales ni si la forma de la conducta de la masa podrá explicarse en relación con Ja naturaleza de tales identificaciones. Ca­ da uno resulta apropiado en una fase diferente del proceso total de investigación. Estas tres fases no son exhaustivas. Estudios experimentales Los efectos de la identifícabilidad. Estas cuestiones se reflejan con claridad en la investigación experimental reciente sobre ia desindividuación (D ie n e r . Z im b a r d o . El primer objetivo del tra­ bajo experimental era examinar los efectos de las condiciones aso­ ciadas al contexto de masa sobre la conducta. sólo los mensajes concordantes con los atri­ butos que definen esa identidad influyen. La tercera implica un examen detallado dei hecho de masas en concreto para determinar si el modelo de identidad social puede explicar la naturaleza de los hechos. Le interesaban ios efec­ tos de inmersión en el grupo y. En vez de contraponer ambos métodos y tratar de establecer la superioridad de uno sobre otro. en especial. ni la experimentación de laboratorio ni la investigación de campo aisladas pueden dar lugar a una adecuada psicología de la muchedumbre. PEPrroNEy N e w c o m b .

significa ei anonimato i visual provocado por la vestimenta o la baja intensidad luminosa. Los efectos de la inmersión son ciaros... por : tanto.. I La ceguera teórica de la investigación sobre ia desindividua] ción respecto a ias dimensiones sociales de la identidad se refleI ja. así. pues. por tanto. si se aparta ia atención del yo-como-individuo. la conformidad con las normas del grupo. por tanI to. mantenerlos en el anónima .Conducta da m ata com o moción *ociaJ 253 principales. el aumento de la saliencia de ia identidad de grupo y de fas con| ductas basadas en la identidad.. Esta afirmación se basa en ei segundo supuesto: el modelo Individualista del yp. cuando la atención deja de centrarse en el yo a causa de ia inmersión en el grupo y dei anonimato. Se considera que el yo es una propiedad única del individuo y. Ai revés. I obligado ei examen más pormenorizado dei modo en que ias conI diciones "desindividuaiizadoras" manipulan la saliencia de ias dis1 tlntasidentldades-— _ — ______ _— __ _ _— . En unos caI sos significa sumergir al individuo en un grupo de modo que indivi­ duo y grupo sean Indistinguibles... Ei anonimaj to en una situación intergrupai disminuye las diferencias visibles in] tragrupales e Incrementa las diferencias Visibles intergrupales. Cuando los individuos entran a formar parte de un grupo y su conducta deja de ser significativa salvo como parte de la respuesta colectiva. desaparece la base de las normas conductuales. en una insensibilidad al contexto soI cial en el que se manipula la identificabilidaó. El primero es que.. sino entremezclados. la única alter­ nativa es el no yo y. introduce ia posibilidad de que I las condiciones que apartan la atención de los aspectos personaI les dei yo la reorienten hacia los aspectos sociales dei yo. En otros. aumenta. desapare­ cen las normas que suelen controlar la conducta. Esto ha llevado a dos I modos diferentes de operativizar ia desindividuación.. cuando los individuos no ■ están en grupos.. la saliencia de la identificación social pertinente y. | El concepto de identidad social provoca la ruptura radical con I ia tradición de ia deslndividuación... Su ] consecuencia es la acentuación de los límites de grupo y. Los efectos pronosticados del anoriP j mato son más complejos y dependientes dei contexto. . Es. No obstante.. hay que esperar que la ’‘deslndividuación por inmer­ sión" y la "deslndividuación como anonimato" produzcan efectos muy distintos en la saliencia de la identidad social. hacienI do sobresalir las bases sociales del control conductual. en el plano metodológico.

en condiciones de grupo. Todos los estudiantes efectuaron tres pruebas dependientes. había una escala de "proyección de conducta" que requería repartir recursos entre proyectos que incluían o no la vivisección. respectiva­ mente. Para comprobar estas predicciones se diseñó un primer expe­ rimento (Reicher. volvieron a jun­ tarse y se les informó acerca de lo que habían estado haciendo. mientras que en condiciones individuales se reduciría. La primera era una escala de ’actitudes hacia la vivi­ sección".tifintififiados por. los experimentadores se referían a los estudiantes y los identificaban bien como miembros de grupo bien como Individuos. Entonces. la conducta a favor de la vi­ visección aumentaría entre los científicos y disminuiría entre los científicos sociales. Esto se consiguió vistiéndolos con guardapolvos amplios y poniéndoles una máscara que les cu­ bría toda la cabeza. Los resultados pronosticados. mientras los científicos se pronunciaban fuertemente a favor. Entre ios científicos sociales se daría la reacción opuesta: el anonimato en los grupos haria disminuir las respuestas a favor de la vivisección y el anoni­ mato en condiciones individuales provocaría el incremento de las respuestas a favor de la vivisección. mostrándose los resultados de una supuesta en­ cuesta en relación con las posturas de diversos grupos sobre este tema. Cuando acabaron de efectuar pruebas. . disminu­ ción de ia saliencia de la identidad de grupo y de la adhesión a sus normas. 1984b). fueron los siguientes: dada una norma a favor de la vivi­ sección para los científicos y otra antivivisección para ios científi­ cos sociales. En este caso. la segunda presentaba cuatro dilemas conductuales en los que cada uno tenía que indicar su disposición para ayudar u obstaculizar a los viviseccionistas o antiviviseccionistas. la consecuencia es ia destrucción de cualquier vestigio de límite de grupo. En la condición de grupo y en la condición in^iduaijea§§tydíante§ © odíiri ser . sobre la base de las hipótesis generales.su vastlmeo: „ ta o permanecer en el anonimato. Para los primeros. Los científicos sociales se mostraban opuestos de forraa ro­ tunda a la vivisección.254 Redescubrir el grupo social to significa destruir cualquier posibilidad de distinguir a los miem­ bros dei endogrupo y dei exogrupo. el anonimato incrementaría la conducta proviviseccionista en condiciones de grupo. En la película se presentaban argumentos en pro y en contra de la vivisección. Por último. Se proyectó una película a ia que asistie­ ron estudiantes de las facultades de ciencias y de ciencias socia­ les.

como se ha afirmado. pero sólo lo harán en .Los resultados obtenidos de la manipulación de grupo en las i tres medidas proporcionaron un fuerte apoyo a las predicciones: * cuando la respuesta del individuo se combinaba con la de grupo. y las condiciones individuales para atenuar. los resultados Indican en generat que las condicio. \ "“ ““ Portante. Sin em­ bargo. queda claro que la J "deslndividuación como inmersión" no desregula la conducta. Esta ausencia de efectos del anonimato se puede atribuir sobre todo a la fuerza de los efectos de grupo: las condiciones de grupo fueron tan eficaces para reforzar. en la medida de las actitudes. los hechos de masas implican de forma característica confronta­ ciones intergrupales. la saliencia de la identidad social que ia contribución/ añadida dei anonimato resultó despreciable. surge un problema para extrapolar estos resultados a la conducta concreta de la muchedumbre. En particular. sólo eran explicables des­ de la teoría de la identidad social. y r los Individuos actuaban en función de la norma grupal. ei contexto de masa puede predisponer a los indivi­ duos a actuar en función de identidad social. Este argumento puede parecer un retorno a la explicación \ que Le Bon hace del anonimato. Los científi­ cos se mostraron mucho más partidarios de la vivisección y los científicos sociales aumentaron su oposición a ella. po­ demos esperar que ei anonimato adquiera una significación nueva.[ tas basadas en la identidad sociai.apoyaron la posición tradicional de la deslndividuación y. El argumento depende de la distinción entre los procesos antecedentes y el poder utilizable para traducirlos en ac­ ción. SI. es decir. Sólo se registraba un dóbU efecto dei anonimato. cuando aparecieron. Sin embargo. Estas relaciones de poder no aparecen en ei primer estudio. La conducta también está limitada por ias normas del endogrupo. ios miembros del endogrupo tendrán una probabilidad mayor de hacer cosas que quizá atraigan la sanción del exogrupo si no pueden ser identificados por él. sólo se produjo en el sentido esperado respecto a los científicos. De manera específica. Los resultados del anonimato fueron mucho menos claros.] nes asociadas con ia masa predisponen a la expresión de conduc. en la conducta influirá ia fuerza de las sancio­ nes que el exogrupo imponga al endogrupo. las con. Es más.' secuencias del anonimato no. sino que pone en juego fuertes determinantes sociales de ella. pero. pero hay una dife­ rencia crucial.| ración indiscriminada de conducta destructiva. en el sentido de llevar a una libe. cuando actúan.

se les dijo que sólo los miembros del endogru­ po conocerían cómo habían respondido los individuos y que. Se llevaba a cabo esta evaluación asignando puntos a las posturas a favor y en contra de la CDN.206 Redescubrir el grupo social realidad si se sobreponen al miedo a las sanciones. tras la cual. aunque el anoni­ mato tenga una Importancia limitada. En consecuen­ cia. Se les dijo que ai final del estudio los miembros leerían sus puntuaciones de evaluación (las cantidades de puntos otorgadas a los pro-CDN y contra-CDN en los siete intervalos mientras obsérvaban el debate) a un miembro del endogrupo que las comprobaría y pasaría al exogrupo ias pun­ tuaciones totales a favor y en contra de la CDN en cada una de las siete votaciones. en donde actúan las relaciones de poder. cuan- . Los participantes se distribuyeron en grupos de partidarios y antagonistas W t í (CDNf. ambos factores operan a través de la ma­ nipulación de la saliencia de la identidad social. Al final del debate se efectuó una eva­ luación global. En el nivel intergrupal. El punto im­ portante consiste en que la inmunidad que confiere el anonimato sólo facilitará la expresión de conductas concordantes con la iden­ tidad social del endogrupo. Se dise­ ñó un segundo estudio para comprobar estas predicciones. en el grupo. cada grupo se sentó en tomo a una mesa se­ parada con una pantalla que los dividía. es preciso distinguir entre las consecuencias intra e I intergrupaies de la inmersión y el anonimato. inmersión y anonimato facilitan la expresión de conductas so­ cieties basadas en la identidad proscWtas por el exogrupo. que tenía dos participantes a favor y dos opositores. Se ’ les mostró una grabación magnetoscópica de un debate sobre el tema: "Gran Bretaña debe deshacerse de forma unilateral de todas sus armas nucleares". En las primeras. El primer estudio de­ mostró que. el anonimato hará imposible que el grupo extraño identi­ fique a los individuos que participen en la acción. cada uno rellenó una escala de ocho elementos sobre las “actitudes ante el desarme nuclear". Tanto los grupos a favor como en contra de la CDN se distri­ buyeron entre las condiciones “endogrupo visible" y "exogrupo visi­ ble". El exogrupo decidiría entonces cómo se reparti­ rían estas puntuaciones totales del endogrupo entre los miembros del endogrupo. En siete momentos del debate se pidió a los participan­ tes que evaluasen los argumentos expresados por cada bando. ambos factores tendrán im­ portancia para la neutralización de las sanciones del exogrupo. Así. I Por tanto. En particular.

En consecuencia. terminado. es interesante hacer notar que se dio un efecto de visibilidad para el único ítem actitudinai que. que las comprobaría. En las condiciones de exogrupo visible. el experimento se dio por . Las tácticas de acción directa | fueron consideradas ilegales por ios oponentes a ia CDN. manteniéndose las dos "V" frente a frente. iuación a un miembro exogrupa!. Sin embargo. el exogrupo decidiría cómo repartir los puntos totales del endogrupo entr.e los miembros exogrupal. Se hicieron las siguientes predicciones. los partidarios de la CDN serían más favora­ bles al desarme unilateral que los antagonistas. teniendo lugar una sesión de explicación de io que se ^ había llevado a cabo en cuanto acabaron de rellenar la escala de actitudes. suponiendo que las actitudes no fueran proscritas por ei exogrupo ni provoca­ sen una discriminación en contra de él. no aflorarían efectos debi­ dos a ia visibilidad.Conducta da m ata com o mcción social 257 • do el exogrupo distribuyera los puntos entre elios. no tendría modo i de penalizar a quienes mostrasen sesgos endogrupaies extremos. En realidad. mientras las medidas utilizadas contra estas tácticas fueron consideradas ilegítimas por los partidarios de la CDN. pero. Así. los dos estudios en conjunto indican que ios efectos sobre la identificabilidad asociados con el hecho de formar parte de una muchedumbre actúan para sobredeterminar la expre­ sión de la identidad social. se les hizo creer que los miembros del exogrupo podrían escrutar las respuestas de cada individuo y que podrían discriminar contra quienes mostrasen sesgos considera­ bles a favor del endogrupo. En conclusión. No sólo es esa identidad que se hace . Se les dijo que al final del estudio los miembros dei grupo leerían sus puntuaciones de eva. cada grupo se sentó en forma de "V". respecto a ia evalua­ ción del debate: ios miembros mostrarían sesgo endogrupal con* cediendo más puntosasuproptogrupoqueaJ otror a pareciendo menos sesgos cuando los participantes creyesen que sus respues­ tas quedarían al descubierto ante el exogrupo. En relación con la escala de actitudes. en ei mo­ mento del estudio (otoño de 1982) mencionaba acciones conside­ radas ilegítimas por ambos bandos. de ma­ nera que cada grupo pudiera ver al otro. este re­ sultado inesperado respalda la posición de que la falta de visibili­ dad en un contexto intergrupai sólo facilita las conductas prescri­ tas por la identidad dei propio grupo y proscritas por ei grupo rival. Los resultados totales proporcionaron fuerte respaldo a las predicciones.

298 Redescubrir e l grupo soclai saliente. segunda. Ei tercer estudia comprobó estas dos hipóte­ sis. el segundo objetivo de la investigación experimental fue examinar las consecuencias de la identificación social para el proceso de in­ fluencia social. Los límites de la influencia social. que los procesos de in­ fluencia colectiva dependen de la saliencia de la identidad de gru­ po y. En una. dado que la consecuencia de la saliencia es la conformidad con el estereotipo endogrupal. mientras en la otra to­ dos los mensajes insistían en la necesidad del castigo. No obstante. la gra­ bación ponía de manifiesto las posturas de diversos grupos. en total contradicción con la imagen tradicional de la turba anárquica. Además de presentar argumentos a favor y en contra del castigo duro. Una vez da­ . La primera pre­ sentaba un conjunto de ocho dilemas basados en viñetas de acoso sexual o asaltos sexuales en las que se pedía a los participantes que indicaran el tipo de castigo que el agresor deberla recibir. Disponíamos de dos medidas dependientes. Con respecto a la identidad social de los participantes. sólo los mensajes que definen o hacen disponibles normas concordantes con el estereoti­ po tendrán influencia. Los científicos sociales mostraban una clara norma a favor del castigo duro. que la acción de masa refleja uno de los contextos más claros en los que pueden descubrirse las bases sociales de la conducta. Habiendo demostrado ia relación entre tas condiciones de masa y la identificación sociai. El experimento contó con estudiantes de ciencias sociales que. antes de responder a cada dilema. o bien se hacía no saliente refi­ riéndose a ellos como individuos e identificándolos por medio de un código individual único. se les mostró un men­ saje grabado que se presentaba como procedente de otro partici­ pante que había respondido antes. que. Había dos condiciones. La teoría de la categorización del yo da lugar al planteamiento de dos hipótesis: primera. todos los mensajes abogaban por la lenidad. vieron una grabación magnetoscópica que in­ tentaba mostrar los resultados de una investigación sobre las acti­ tudes respecto al castigo de los agresores sexuales. sino también la neutralización del poder del exogrupo lo que permite la expresión de conductas fundadas en la identidad de un modo que sería imposible en la vida cotidiana. al principio. o bien se hacía saliente refiriéndose a ellos e identificándolos sólo en fun­ ción de su pertenencia grupal. Esto implica.

indica que lejos de ser más proclive a la influencia causai. cuando esa identidad es saliente. Los participantes serían más punitivos cuando el mensaje fuera puniti­ vo que cuando fuese lenitivo. da­ do que los mensajes no congruentes con la identidad no produci­ rían efectos sobre las respuestas y los congruentes sólo duplica­ rían el efecto de la norma endogrupai saliente. implica que la naturaleza de estos límites y. se les reunió y explicó el trabajo realizado. no sólo se conforma la conducta al estereotipo endogrupai.Conducta á» maaa com o acción «oclal das las respuestas. el ámbito de las posibles acciones co­ lectivas. En primer lugar. La combinación de los estudios experimentales proporciona respaldo a la teoría de la categorización del yo de la conducta de masas. La cantidad de sentencias de cár­ cel frente a medidas más suaves señaladas como castigo apropia­ do experimentaron un aumento notable cuando la identidad como científico social se hacía saliente. Tanto los resultados de los dilemas como de la escala de acti­ tudes avalaron las predicciones. estará determinada por el contenido de la identificación social saliente. Puede suponerse que el efecto dei contenido del mensaje estaría mediado por su apelación a las nor­ mas de orden superior existentes. Cuando la identidad de ciencias sociales fuese saliente. Cuando la identidad de ciencias sociales no era saliente. la conducta colectiva introduce límites muy estrictos en ei proceso de influencia. fuese saliente pero que los efectos de la manipulación del mensaje dependerían de la saliencia. En relación con este argumento deben señalarse dos cosas. Esto indica que ia naturaleza del proceso de influencia es función del estado de la identificación. los participantes rellenaron una escala de ‘acti­ tudes ante el castigo de los agresores sexuales*. sino que es probable también que la única fuente de influencia esté en los mensajes que aclaren el contenido de ese estereotipo. ei mensaje no produciría efecto aJguno. La misma pauta se aplica a ia escala de actitudes. las respuestas estarían influidas por el contenido del mensaje. Por último. Los mensajes sóio influyeron en la cantidad de sentencias cuando la identidad no era saliente. Cuando una identidad específica no es saliente. por tanto. Se predecía que los participantes darían respuestas más puni­ tivas cuando su identidad de ciencias sociales. ias respuestas pueden ser influidas en contra de sus normas. En segundo lugar. Muestran que las condiciones asociadas con (as masas ha- . Sin em­ bargo.

en ei tercero. Entre las dos fases se dan diferencias importantes que serán analizadas de forma independiente. se recogieron materiales de todos los medios de comunicación. antes de volver con refuerzos. clérigos y "líderes comunitarios". Queda por demostrar que estos procesos puedan aplicarse a los hechos concretos de masas y que la conducta producida en un acontecimiento de este estilo pueda comprenderse desde la Identi­ dad social de los participantes. La primera comenzó con la redada policíaca en el café Black and White y acabó cuando la policía abandonó el área de St. Los hechos del 2 de abril se desarrollaron en dos fases diferentes. Pauls. Los entrevistados se identifican según el siguiente código: raza (B = blanco. Así. Sólo cuando se facilitó alguna información única se cita la fuente. la con­ ducta se adapta ai estereotipo endogrupai y está limitada por él. N = negro). Primera fase de los "disturbios de St. Pauls de Bristol (Inglaterra). El estudio de campo La investigación de campo (R e ic h e r. sexo (V = varón. se reunió una serie de fotografías. en estas condiciones. en segundo lugar.200 Redescubrir el grupo social cen saliente la Identidad social y que. Pauls consistió en realidad en una compleja serie de hechos que siguieron a una redada con­ tra las drogas y bebida ilegal en el café Black and White de Grosve- ¡ ] i i j j tagsntrevtstasrEñtrsfeggmi^vtstadósi^^neómaBafTdivergós’T ñ -— i j j l j i ' i . 1984a) consiste en el análisis de los disturbios ocurridos en el área de St. por último. VB25 indica varón bianco de 25 años. cuando los hechos fueron corroborados por fuentes inde­ pendientes. éstas no se mencionan. Este análisis se basa en una serie de materiales. el 2 de abril de 1980. Lo que llegó a conocerse como los disturbios de St. M = mujer) y edad aproximada. En primer lugar. así como alrededor de 30 individuos que tomaron parte en los hechos. se recabaron diversos informes oficiales y semioflciales. La segunda abarca el período en el que la policía uniformada estuvo ausente del área. Pauls". jefes de policía. El informe que sigue se construyó a partir de estas diversas fuentes. se llevaron a cabo unas cuandividuos de élite" como concejales locales.

Los policías fueron apedreados por una masa considerable que se había apostado frente aj café. que había sido detenido. encontrándose rodeados.Conducta de masa com o acción social 261 nor Road. Veintiún vehículos de policía resultaron dañados. Hubo un período de calma cuando la policía cargó en un furgón embalajes de bebidas encontrados en el café. de los que seis quedaron destrozados.15 de la tarde.30 de la tarde volvieron a la comisaría de policía de Trinity Road. dos grupos de jóvenes. Hacia las 7. hicieron frente a unos 60 policías. De los agentes que participaron. 49 sufrieron algún tipo de he­ rida. las fuerzas de seguridad fueron el único objetivo del ataque colectivo. Hay una diferencia importante en- . antes de volver a liberar a algunos agentes sitiados en el interior del café. En realidad. Hubo tres brotes separados de violencia. de quienes se temía con cierta justificación que sus foto­ grafías pudieran facilitar la identificación de parte de la policía. Aparte de los fo­ tógrafos. La fase final y más violenta comenzó cuando llegó una grúa para retirar los coches destrozados y los policías formaron para tratar de marchar por Grosvenor Road para lim piar las calles. Varias personas fueron golpeadas y diversas ventanas se rompieron a causa de los ladrillos lanzados. Es importante distinguir entre ac­ ciones individuales y colectivas. El segundo brote de violencia comenzó cuando arrancó el furgón y fue tan intensó que la policía se vio obligada a marcharse y reagruparse con refuerzos. los hechos se desarrollaron sobre un fondo de considerable normalidad: los coches pasaban por el área. Esto no significa que sólo la policía resultara dañada. pero todavía eran inferiores en número. ocho por incendio. la gente hacía sus compras. Cuando comenzaron a hacerlo empezó el apedreamiento y la poiicía quedó dividida en dos grupos. las fuerzas de seguridad pu­ dieron volver a hacerse con el control. Por último todos los poli­ cías tuvieron que volver a City Road. Pauls. un grupo en City Road. Sólo tras un prolongado conflicto durante el que fueron incendiados varios coches de policía.45 y las 7. Durante media hora. La muchedumbre no asaltó a individuos privados ni atacó propie­ dad privada alguna. propietario del café. en donde trataron de reagru­ parse con escudos antidisturbios. El primero se produ|o cuando la policía se llevaba a Bertram Wilkes. las familias observaban y charlaban. entre las 6. éntre 200 y 300. y poco a poco fueron obligados a bajar por la calle y salir de St. el otro en el césped situado frente al Lloyds Bank.

1. 14. S.D.] .262 Radm cubrir *1 grupo lociaJ FIGURA 0. 1-21. Reimpreso con permiso de John Wiley and Sons Ltd. (1984). Pauls Riot: An explanation of the lim its of crowd action in term s of a social identity mo­ del». Plano de St. Pauls [tom ado de Reicher. Europea Journal o f Social Psychology. «The St.

un participante respondió: "el supuesto aceptado por toda la muchedumbre era expulsarla (a la policía)" (VB17). dicha pauta no era el resultado de una preplanificación ni de lide­ razgo manifiesto alguno. el apedreamiento de la policía fue descrito de este modo: "el infierno se desató tras el lanzamiento del primer ladrillo" (VB30). . Los participantes describen de forma con­ sistente su conducta como espontánea y cuando se les preguntó quién inició los episodios concretos.Conducta da m « u com o acción social 263 tre los actos aislados y los que se generalizaron y sirvieron de base para las normas colectivas. Sólo fue „ atacada la policía en St. del que la policía era un símbolo. muchos participantes experi­ mentaron la sensación de tener un propósito. o "se lanzaron unos pocos ladrillos y la gente corrió a la calle y todos empezaron a hacer lo mismo" (VB17). En primer lugar.idiotas’"*(MB25). En algunos casos parece hal ber existido alguna norma prosocial. se daba una resistencia contra el control externo. Cuando se preguntó a Desmond Pie­ rre. la respuesta ante otros objetivos fue muy dis­ tinta: "un autobús. por sus propósitos. dijo: . Al preguntársele por qué. resultó con una ventanilla destrozada.hecho&tambióniuaron limitados ensantidogeográf ico. pero aún queda en pie la cuestión de por qué determinados hechos se convierten en normativos y otros no. La determinación de la diferen­ cia entre actos que se generalizan y los que no permite derivar los límites de la acción normativa.. de modo más general. Así.. Esta cita demuestra dos cosas. En segundo lugar. 3 de abril de 1980) había una pauta clara respecto a los límites estrictos de la conducta considerada legitimada. Pauls y cuando abandonaron el área no se la persiguió. Pauls. Una persona puede lanzar una piedra contra un objetivo pero. Cuando los bomberos llega­ ron para apagar un coche de policía incendiado. A pesar de la falta de liderazgo. se obtuvieron respuestas co­ mo "todo el mundo. Pauls" (VB17). El objetivo específico consistía en "expulsar (a la policía) de St. Queda la posibili­ dad de que hubiese agitadores de los que la gente no fuera cons­ ciente.. Aparte de los límites definidos por los objetivos del ataque. salvo que otras se le unan. la gente ayudó a desenrroilar las mangueras. todo el mundo decía ’uh’. no puede con­ siderarse como conducta colectiva.. los . todos los presentes" (MB25). Es necesario expli­ car cómo los hechos mostraron una clara forma social sin el bene­ ficio de una dirección consensuada. Sin embargo. en lo que se describió como "furia de los disturbios" (periódico The Sun. del Comité de Defensa de St.

Pauls" o los participantes fueran todos negros. El café Black and White era el único establecimiento público cuyo propietario y encargado residía en la zona. no sólo tenía un valor simbólico. Mientras la policía padecía ata­ ques feroces y los extraños experimentaban intenso miedo (una mujer declaró: "pensé que me iban a matar"). “ desdi el punto de vista político. Este sentido colectivo dei yo se hace patente a través de las manifestaciones de los participantes. Pauls.. la naturaleza del endogrupo se especifica de forma precisa: "sonreías a todo ei mundo porque todos eran de St. sino que su identidad se definía en función de la experien­ cia de los negros. Es colectivo. Los participantes hablan de sí mismos no como individuos.Z94 R adM cubrir *1 grupo social "nos defendimos a nosotros mismos respecto a una serie de cues­ tiones. sino . Pauls'. "fue realmente alegre. con referencia específica a la policía. to­ do St.. Aparte del elemento geográfico obvio.nes eran considerados parte del grupaerapor completo diferenta__ Según un participante. pero lo principal era el derecho a llevar una vida en liber­ tad". En segundo lugar. impregna el modo de hablar de las consecuencias: "nos sentimos grandes. Pauls" (VB17). los temas centrales eran los relativos al deseo de control. frustrado de forma constante por la dominación y la opre­ sión procedente de agentes externos. Pauls con el padecimiento de opresión racial -como observaba una residente respecto a ia masa. io que dejaron fue eso. la definición del yo social influyó también en ei modo de relacionarse las personas entre sí. Una vez más. Pauls. Pauls. sino como parte de un grupo so­ cial. Los participantes se consideraban a sí mismos. Desde esta perspectiva.. confiados en ia victoria" (VN. A la luz de esta identificación y teniendo presente ia significa­ ción del mismo café Black and White. Diversas personas que respondieron. la sensación de tener un objetivo revela al­ go del significado de la identidad de St. de edad des­ conocida). ios sucesos acaecidos du­ rante la primera fase se hacen explicables. la alegría" (VB30). Encontramos dos puntos importantes en relación con esta sensación de propósito. Lo encontramos en cuantas conversaciones se mantuvieron con ellos: "era todo St. la relación con quie- . Esto no significa que "la comunidad de St. todos ellos eran negros" (MB28). Por tanto. pusieron en relación el estar en St. sus acciones y los hechos en conjunto en función de su pertenencia a la comunidad de St. los hechos son comprensibles de in­ mediato.

Una vez más. Este aspecto es importante porque so­ cava ia idea de que casi cualquier "chispa" podía iniciar un distur­ bio. Sólo facilitó las acciones que se ajus­ taban a los límites prescritos por la identidad social pertinente. el nivel de violencia dirigida contra ia poli­ cía sólo fue posible porque. no había modo de detener a sus asaltantes. La segunda fase de los "disturbios de St. Por último. la policía efectuaba un ataque descarado contra ei derecho a la existencia de la comunidad. la violencia sólo se consideró aceptable dentro del área de St. Pauls. Así. Pauls'. hay que insistir en que. Tan pronto como la policía abandonó el área de St. a pesar de la superioridad numérica. los miembros de la . La íntima relación entre el contenido de ia identidad de St. a pesar de que esta inmunidad podría facilitar con­ ductas sin precedentes o extremas. el contenido de ios acontecimientos concordaba por completo con las principales dimensiones de la identidad de St. Al hacer la redada en el café y con la amenaza de cierre. ninguna piedra se lanzó fuera de sus límites geo­ gráficos. provocaron su elevada saliencia. Asimismo.C onduela da masa com o acción «ocial 265 que constituía un recurso crucial para la autoorganización de la co­ munidad. cualquier acción llevada a cabo por un miembro del grupo que traduzca la identidad de grupo a la acción puede convertirse en normativa. la explicación de la forma en la que determinadas accio­ nes se convirtieron en normativas es coherente con la explicación de la formación de normas en la masa. Intento de despejar ia calle. Pauls y los hechos de ia primera fase apoyan la noción de que ios procesos de identidad social subyacen a ia conducta de masas. Pauls. Ja violencla contra la policía se hizo norma­ tiva mientras no io fueron las acciones contra otros objetivos De igual modo. en ia medida en que esta identidad proporcionaba los medios para dar sentido a las acciones (véase el Capítulo Vi). Lejos de ello. cada uno de ios acontecimientos que precipita­ ron la violencia -detención de Wilkes. confiscación de ios artículos almacenados.constituía un hecho significativo desde el punto de vista de ia identidad dei grupo. el poder de ia masa no llevó a la destrucción desenfrenada. La conducta se limitaba a eliminar la presencia extraña e ile­ gítima de ja poiicía. Pauls. En períodos de incertidumbre. Ca­ da uno de ellos validaba la idea de que ia policía era una organiza­ ción que minaba ia autonomía de la comunidad y. cuando se toma en cuenta el aspecto Inductivo de la categorización. Es más.

podrían haber susci­ tado la desaprobación colectiva.15 de la noche. co­ menzaron alrededor de la 7. es imposible decir si consistieron en actos colectivos o Individuales. ei único obstáculo para el tráfico rodado con­ sistió en una pequeña barricada simbólica construida y situada en City Road.45 de la tarde. Dado que muchos ataques se produjeron al mismo tiempo y ia mayor parte ocurrieron a la caída de la tarde. U §ola relación dfi dañoano constituya una guía fiable de las. de las 16 tiendas regentadas por personas residen­ tes en la zona (aparte establecimientos de servicios) sólo cuatro sufrieron algún daño y. Dfi hecho.266 Redescubrir et grupo social muchedumbre comenzaron a hacerse cargo del control dei tráfico. de ellas. Asimismo. hacía tiempo que habían cesado. in­ tenciones colectivas. Pauls. Una fue defendida de forma colectiva cuando se detec­ . Es difícil establecer los momentos exactos o una secuencia ciara de hechos. Antes de exponer los hechos. en tomo ai cruce de Grosvenor Road y Wilder Street. dentro de los límites de St. es preciso señalar una difi­ cultad para ei análisis. hacia las 11. En algu­ nos casos. Sólo se impidió la entrada a los vehículos policiales o a aquéllos de los que se sospechaba que transportaban a agentes de policía se­ creta. pero fueron defendidas de manera colectiva. Por otra parte. no pu­ do contabilizarse siquiera un cristal roto. A pesar de estas dificultades. En otros casos fue espontánea: “un chico blanco lanzó una botella contra el Kashmir. Todos los ataques se circunscribieron al área de St. impidiéndose ataques posteriores. y cuando la policía ro­ deó el área. Fue detenido por diversas per­ sonas dlcléndole que no volviera a hacerlo" (VB35). Durante las cuatro horas siguientes se llevaron a cabo diver­ sos ataques contra propiedades. de haber testigos. Parece que los primeros ataques. como en el caso de un gru­ po de Rastafarians (una secta negra) en ei exterior de la tienda de discos fíoots o del cura locai que se cuidó de que la farmacia no resultara dañada. la defensa fue organizada. De hecho. A pesar de que las viviendas y tiendas están mezcladas por todo St. hubo diferen­ cias entre tfendas cuyos propietarios residían en la zona y las re­ gentadas por residentes en otros lugares. Pauls. Pauls y no se registraron daños en viviendas. La mayor parte de las primeras resultaron Indemnes o defendidas activamente. pues algunos de ellos pudieron haber sido provocados por extraños y. podemos discernir algunas pau­ tas de conducta. en tres se dieron circunstancias especiales. varias tiendas locales resultaron dañadas.

Washbrooks Stationers. vieron sus mercancías destruidas y saqueadas. frente a una media dei con­ dado del 21%). la mayor parte de estas mercancías quedaban fue­ ra del alcance de la población y las tiendas sólo eran visitadas por extraños. El primer edificio incendiado fue Washbro­ oks y las llamas amenazaron con extenderse a las viviendas próxi­ mas. Dada la pobreza local (un índice muestra que el 60% de los niños de St. cuyos daños sufridos por Incendio ascendieron a 65. Barrowcrofts. Fueron: Frank Volsey. Lloyds Bank. En contraste. Por último.Conducta da masa com o acción social 267 taron Individuos en su Interior. tienda de moto­ cicletas. y la Oficina de Correos próxima al Lloyds. Cuatro de las tiendas atacadas. Pauis tenían de­ recho a comida gratuita en la escuela. una exposición de coches. En el último caso.000 libras. se sacaron algunas bicicletas a la calle y se dejaron allí para que los coches pasaran por encima de ellas. Pauls. Hay que hacer notar que en todos jos casos las tiendas se habían aprovechado de los bajos precios existentes en la'zoha para'montar^randes'exposiciones en las que se vendían mercancías muy caras. En el ca­ so de Overbury's. . y Overbury’s. Fowlers. destruido por el fuego. blanca y negra. en principio se impidió el acceso de los bombe­ ros a St. que fue apedreado de mala manera.. otra se incendió ai estar ai lado del banco y su propietario salió a reconvenir a la muchedumbre. tienda de electrodomésticos. Sin embargo. Jóvenes y viejos" (VB25). Cuando trataron de apagar el incendio del Lloyds. allí había todo tipo de gente. formaron una cadena y se repartieron bicicletas y cosas. situada frente al pub Inkerman. SI se excluyen ias propiedades incendiadas a causa de las llamas procedentes de edificios adyacentes. y en el tercer caso parece haberse tratado del ajuste de una antigua cuenta. fueron atacados de forma directa unos cuantos edificios que no resultaron dañados como efecto colateral dei sa­ queo. una tienda de bicicletas. Es más. los bomberos fueron apedreados y cuando entraron en el edificio bancark) en llamas se obstaculizó ei suministro de aire -acto letal en potencia. antes de comenzar el saqueo. las ocho tiendas cuyos propietarios residían fuera de ia zona resultaron dañadas y siete de ellas fueron saquea­ das a fondo. todas ellas regentadas por ex­ traños. los edificios atacados fueron cuatro: el Departamento de Salud y Servicios Sociales de Wilder Street. parece que ei saqueo fue colectivo.. que tam­ bién resultó incendiada. en principio.

Por tanto. La razón para escoger estos objetivos también era clara: "escogimos el banco. somete al individuo a una humillación e investigación constantes. los cuatro edifi­ cios representan Importantes entidades financieras para los resi­ dentes en la zona. en la Oficina de Correos se abonan los cheques de "giro" (forma de pa­ go del gobierno y de otros). Es del go­ bierno de Margaret Thatcher" (VN23). una vez allí. al mismo tiempo. de reclamarlos e Incluso de cobrar los cheques de giro. Así. El proceso de solicitar benefi­ cios. Pauls. De hecho. el Departamento de Salud y Servicios Sociales se encarga de tramitar todos ios asuntos de bie­ nestar social que se reclamaban (la estimación del desempleo por sí sola oscila entre el 30 y el 70% de los adultos residentes). cosas como dulces y chucherías. El caso más claro fue el del Uoyds Bank: "alguien gritó de repente 'el banco’ y.. los objetivos y la naturaleza del ataque a esas instituciones tienen pleno sentido. de él viven los hombres de dinero. Cualquier Intento de supe­ rar la subordinación material o cultural ha de oponerse a esas insti­ tuciones. así como a ia manifestación de su pobreza y su caren­ cia de salario. No se trata de negar que un motivo prominente de lo ocurrido fuese la simple ga­ nancia material: como observó un participante. porque ai tiempo que rasalta la exclusión. el proceso exige al menos abierta­ mente una orientación convencional respecto a la sociedad asala­ riada. Para reclamar hace falta que se considere la disponibilidad del sujeto y su disposición para trabajar. Pobreza y dominación están Inextrica­ blemente interpenetradas: la fusión entre "ia gente de dinero" y "el gobierno de Margaret Thatcher" no es banal sino un hecho central de experiencia de la gente de St. se lanzaron contra él piedras grandes y ladrillos. Asimismo opera aquí un doble vínculo. fue una reacción por completo espontánea" (VB35). Estas instituciones tienen un significado dual: simbolizan la excluslón de una comunidad^empobrecfda de ias esferas del capL tal y del estado y constituyen en la práctica el medio del que aquéllos disponen para controlarla. se niegan los beneficios de una sociedad materialista y la posibilidad de elaborar una alternativa. Aparte del banco. Pero esto no constituye una explicación sufí- .. "los niños querían bicicletas. y Washbrooks estaba en el mismo edi­ ficio que una oficina local de alquileres. lejos de ser aleatorios.268 Radm eubrir d grupo lo c ia l Todos los ataques a edificios fueron llevados a cabo de forma colectiva. por ejemplo. La gente nunca lo tuvo tan a manó’ (VB25).

"uno no tira piedras contra su propio tejado" (VN. los participan­ tes insistieron en que "no existía ningún liderazgo obvio en el senti­ do de éste es el siguiente en la lista. eran saqueadas. Las diferencias de naturaleza de los ataques reflejan diferencias de comprensión de la forma en que los distintos objetivos ejercían el control sobre la comunidad. Cuando se consideraba que las tiendas de los extraños sólo se aprovechaban de ios resi­ dentes. la comunidad no se ata­ có a sí misma. ei sa­ queo. Si las instituciones se consideraban co­ mo Instrumentos para imponer el cohtroFsoBreTa comunidad. En contraste con algunas opiniones. Cuando las tiendas se aprovechaban de St. porque los hechos pueden ser considerados como reacciones contra un conjunto de instituciones que mantienen a ia comunidad en una situación de impotencia y pobreza. Así. por tanto. la dimensión de control se sitúa en un lugar cen­ tral. luego es mío" (MN. Pauls" (VB17). Aparte del ele­ mento geográfico. los relatos de la gente y su conducta apuntan a su participación en cuanto miembros de la "comunidad de St. la posibilidad de generalizar las conduc­ . se trataba de destruir la institución en su conjunto. La razón por la que no era necesaria ia dirección era la legitimidad y. parece que lo ocurrido no fue planeado ni dirigido y. esas mismas mercancías. de nuevo. los daños y los incendios provocados constituían ataques a los poderes externos que ejercían el control social. al tiempo que se atacaba a la policía. símbo­ los de una sociedad consumista y burla permanente frente a la pobreza local. Los ataques que protagonizaron ponen de manifiesto una comprensión social de la relación entre objetivo y comunidad. los participantes se manifestaron con toda claridad al respecto: las pequeñas tiendas de las esquinas no fueron ataca­ das porque estaban luchando como la mayor parte de la gente de St. Pauls". o. existe una clara relación entre el contenido de esta Identificación y la naturaleza de los hechos. de edad desconocida). El principio consistía en: "ayer pagué es­ to. citado por VB35). La capacidad para "llevar una vida en libertad” significa un asalto a las bases políticas y económicas de la dominación y tam­ bién a la policía. Co­ mo en la primera fase. eran atacadas. atacaremos aquP (VB30). porque nada dice acerca de la pauta que siguieron los acontecimientos. Pauls para vender mercancías que no esta­ ban al alcance de los residentes. Una vez más. de modo más gráfico.C onduct* da masa com o acción social 269 cíente. A pesar de la enorme sutileza de estos hechos.

Por tanto. sociaimente definidas. La evidencia indica que ios hechos de masas son socia­ les en exclusiva. oculta en­ tre las preocupaciones de la vida diaria. Pauis con los de­ más agentes sociales. Los participantes admiten sin dificultad que existía un sentimiento de "esperar a que oscurezca”. El último punto está relacionado con la Importancia del poder. Por tanto. y el estudio de campo muestra que la teoría puede explicar las ca­ racterísticas de un hecho concreto de masas. Los estu­ dios experimentales ilustran la viabilidad explicativa y la significa­ ción de los procesos de identidad social para la Influencia social. es /] capaz de explicar la paradoja central de la masa: cómo se rige la conducta para convertirse en una reacción compleja y significativa a circunstancias sin precedentes sin una dirección manifiesta. y en a contraste con las psicologías anteriores de la muchedumbre. la imposibilidad de ser de­ tenido o identificado se utilizó con el único fin de manifestar un conjunto compartido de quejas. Lo que ca­ recía de precedentes no era tanto el sentimiento de antagonismo sino la capacidad para expresar este antagonismo de manera no mitigada.270 Redescubrir el grupo social tas particulares estaba determinada por su relación con aquella comprensión. que era. en sí misma. afirmamos que la teoría de la identidad social del grupo proporciona un fundamento adecuado para desarrollar una J! . de la forma de relacionarse la comunidad de St. la capacidad de los procesos de identidad social para dar cuenta de la socialidad espontánea de la masa se hace posible por la irreductible socialidad del concepto mismo. Los hechos ocurridos durante ia segunda fase no se habrían pro­ ducido en presencia de la policía y sin la cobertura de la oscuridad. una concepción social común. permiten vislumbrar la comprensión social que las personas tienen de ellas mismas y de su mundo social. Conclusión La evidencia empírica demuestra que la teoría de ia categori­ zación social sirve para explicar la conducta de masas. Éste reconoce la for­ ma social de la conducta colectiva sin considerarla sólo como un constructo de hechos intra o interindividuales porque la dimensión social ni está separada de los aspectos de la cognición humana in­ dividual ni es secundaria respecto a ésta. En especial. Ade­ más.

Por ejemplo.. ia psicología de masas ha tendido a excluir ia posibilidad del cambio social. se inició con el decidido compromiso de producir una psicología social dei cambio social. La in­ vestigación de la identidad social. Pauls fue el cambio ocurrido a medida que se desarrollaban. en la segunda se pretendía tomar ei control de la calle y determinar quién y qué podía permanecer en ella.. No deci­ mos. Hay un segundo aspecto. Un aspecto de ese objetivo consiste en resaltar ia interacción entre ios determinantes sociales y psicológicos de ia conducta. Ai principio fueron bienvenidos y se les ayu­ dó. sin embargo. No obstante.Conducta da maaa com o acción «ociaJ 271 explicación soclopsicoiógíca de la conducta de masas. Mediante ia abstracción de ias conductas respecto de sus contextos sociales y la universalización de los pro­ ductos de un determinado momento a la historia. Si bien es cierta la posibilidad de explicar ambas fases utilizando una amplia noción de "control" y que en el nivel más general se mantiene una continuidad definida entre ellas. más tarde se les obstaculizó su labor y sus vidas se pusieron en peligro. Lo que co­ menzó como reacción defensiva ante un hecho concreto se trans­ mutój»n un Intento ofensivo de redeflnlr la relación entre la comunidád y un conjunto de agentes. también existen importantes dife­ rencias. Mieritías enla primera fase se trata­ ba de deshacerse de ia policía. Como dijo un joven negro respecto de la policía: "nunca más nos tratarán con desprecio. Es más. que la explicación que hemos presentado haya sido probada. tenía derecho a entrar si no era invita­ do. T ajfel (1974) afirmó que "la Identidad sociai se ) entiende aquí como mecanismo causal interviniente en las situacio. ni los bomberos. Nadie. aparece ia diferencia en la reacción frente a ios bomberos. por otra parte. igualmente importante. la explicación al uso de la mu­ chedumbre permanece relativamente estática. un objetivo de ia investiga­ ción sobre la identidad social ha sido contrarrestar la tendencia tra­ dicional de la psicología a cosificar la conducta. En un nivel mundano. Permite el cambio y . nos respetarán". en especial. y esto es un reflejo del cambio subyacente. la formación de normas a través del aspecto in­ ductivo de la categorización. Como dijimos en ia introducción. expliquen el contenido específico y ei desarrollo histórico concreto de ia acción de masas. Uno de los aspectos cruciales de los "disturbios" de St.[J nes de cambio social". ni que los procesos de influencia informativa referen­ te y. es claro que los participantes sentían que su relación con los agentes externos había cambiado a causa de ios hechos.

ias implicaciones que esto tiene en la conducta de la comunidad: cómo influyen esas agencias sobre la comunidad y cómo ia comunidad puede actuar ¡: sobre esas agencias. un modelo de relaciones sociales. a causa de su propia construcción. sino relativos y fluidos. de manera principal.272 Redescubrir el grupo social' eí desarrollo ya que esas conductas basadas en la Identidad no re­ flejan la Imposición de un conjunto de atributos predeterminados. suelen traI tarse casi como hechos aleatorios. Esto queda ilustrado mediante la forma de utilización dei concepto en la explicación de los acontecimientos de St. sino que se derivan de la construcción de una "identidad sltuaclonaJ". hasta cierto punto autónoma -dentro de ios límites de la Iden­ tidad superordenada pertinente. relativos a ias realidades / políticas y económicas y a su interpretación ideológica. Pauls denota. He aquí un aspecto de la cuestión acerca i de cómo el individuo (o la psicología) puede ser ai mismo tiempo / causa y consecuencia de la sociedad. La identidad de St. debe­ mos comprender el papel desempeñado por ia identidad social en la interacción sociopsicológlca (véase el Capítulo IX): que ia identi­ dad social se refiere a los atributos de un yo determinado y es tam­ bién. esa identidad situacional puede asumir multitud de formas y cambiar con rapidez. que varían con el contexto so­ cial específico que proporciona ei marco de referencia y las rela­ ciones sociales percibidas entre las personas. Esto se divide en dos elementos. La cuestión clave consiste en cómo pueden combinarse en / una teoría el hecho de que ia identidad social determina la forma / de conducta social y. Primero. al mismo tiempo. el concepto del lugar que Í . En efecto. ios factores extrapsicológicos que inducen normas o ] cambios de la identidad superordenada. un modelo de ia naturaleza de diversas agencias sociales. ias ca­ tegorías del yo salientes en cualquier nivel de abstracción y ias nor­ mas definidoras que (as acompañan no son fenómenos estáticos o constantes. Pero existen pocos ] intentos sistemáticos para explotar esta faceta de la teoría. Segundo. una concepción colectiva del lugar de ia comunidad en ei mundo so­ cial. No puede sorprendemos que exista una ínti­ ma conexión entre el propio concepto del yo y la propia compren­ sión del mundo social. por 1 ejemplo. Por una parte. es modificada por medio ■ \ de esa misma conducta. Para entender la contribución de la teoría de la categorización dei yo a esta cuestión. Pauls. y que la identidad y las relaciones sociales existen como precondiciones determinantes recíprocas.

Por tanto. como una teoría de la acción en el mundo social. expresividad. falta de ho­ nradez. considerándola no sólo como determinante y reflejo de lo que es. en un mutjdo estructurado por naciones. Asi­ mismo. en parte. a raíz de la liberación en Africa. tal y como es._en otras palabras.Conducta d» masa como acción social 273 ocupo en el mundo dependerá de cómo esté organizado (en un mundo estructurado en clases. las conductas propias estarán limitadas por ia naturaleza de las relaciones sociales en las que uno se encuentre inmerso. la nacionalidad ocupará el primer puesto). Los cambios en la na­ turaleza de ias relaciones sociales alterarán la capacidad de los sujetos para actuar y los cambios en las acciones de los sujetos al­ terarán ias relaciones sociales. es­ to constituiría un salto hacia una nueva forma de cosificación. io que no supone ia perpetua reproducción de la sociedad. Es más. sino también como modelo de lo que es posible en un conjunto concretado relaciones sociales. La identidad social relaciona ia con­ ducta con su contexto social y explica su forma social. es Importante mantener una visión dinámica de la identidad. será pertinente la clase de perte­ nencia. Así. en el caso del movimiento negro en Norteamérica. muchas de las características estereotípicas de los grupos subordinados -astucia.reflejan estrategias inevitables para tratar con adversarios más poderosos con los que es imposible la con­ frontación directa. ei cambio de estos supuestos atributos se relacionó con la reconceptualización de la relación de poder entre blancos y negros. . Por otra parte. proporciona un punto de partida sociopsicológico para el análisis del cambio social.