Manual de diseño y manejo de biodigestores familiares  de bajo coste.    Instrucciones para la implementación y el manejo de  una planta piloto en Baños del Inca, Cajamarca.

    Perú 
   

   

    1. Características de la planta piloto en Baños del Inca, Cajamarca. 
La  planta  piloto  que  se  implementará  en  la  estación  de  experimentación  de  INIA  (Instituto  Nacional para Innovación Agraria) de Baños del Inca, Cajamarca, constará de dos biodigestores  con las siguientes caracteristicas:  ‐  Un  biodigestor  con  invernadero  con  techo  a  una  agua  (modelo  CEDECAP),  de  geomembrana  de PVC y alimentado con estiércol de cuyes.  ‐  Un  biodigestor  (modelo  CEDECAP)  con  pequeña  variación  del  tipo  de  techo  (techo  a  cúpula)  de geomembrana de PVC y alimentado con estiércol de cuyes. 

  2. UBICACIÓN DEL BIODIGESTOR  El  biodigestor  se  suele  ubicar  cerca  de  la  casa,  de  los  pastos  y  del  establo,  para  poder  cargar cada día con estiércol sin tener que recorrer largas distancias.  También  se  recomienda  que  esté  cerca  de  la  casa  o  del  punto  de  utilizo  del  biogás,  para  que  la  tubería  no  sea  mas  larga  de  20  m.  Es  importante  también  tener  un  punto  de agua cerca del biodigestor para facilitar las operaciones de la carga diaria.  Para la construcción de los biodigestores se buscará un terreno relativamente llano, así  será más fácil su construcción y manejo.   Es  importante  que  el  biodigestor  capte  al  máximo  las  radiaciones  solares,  así  que  se  construirá  en  dirección  sur  a  norte,  y    sin  árboles  cerca  que  le  hagan  sombra,  en  un  sitio muy soleado. El lugar escogido no tiene que estar sujeto a inundaciones y no debe  acumular  agua  en  los  días  de  lluvia,  ya  que  las  paredes  perderán  estabilidad  y  las  inundaciones pueden provocar la disminución de la temperatura del biodigestor.    3. CONSTRUCCIÓN DE LA ZANJA 
Las  Figura  1  y  Figura  2  muestran  las  secciones  de  la  zanja  y  los  parámetros  constructivos.  Para  evitar  que  se  desmororen  las  paredes  la  zanja  tiene  que  contar  con  paredes  inclinadas  (chaflán, paredes inclinadas en forma de v). 

 
Figura 1 Parámetros técnicos de la zanja 

     

 
Figura 2 Parámetros técnicos de la zanja 

      

 
Figura 3 Zanja de un biodigestor de bajo coste 

Dimensiones de la zanja  Las dimensiones de la zanja son las siguientes (Figura xx):  ‐ ‐ ‐ ‐ Pendiente de la zanja  Entre  la  entrada  y  la  salida  se  necesita  un  pendiente  de  1%  para  facilitar  la  salida  de  sólidos.  Esto quiere decir que para 8 m de longitud se necesitan 8 cm de diferencia entre la altura de la  entrada y de la salida.  Canal de entrada y salida  Para la entrada y la salida se deberá cavar un canal inclinado, con un ángulo de 45º con sus  correspondientes paredes (Figura 1).   Una vez construida la zanja se quitará las piedras y raíces para evitar que puedan dañar al  biodigestor.    4. CONSTRUCCIÓN DE LOS TAPIALES  Para aumentar el aislamiento del biodigestor será necesaria la construcción de paredes de  adobe alrededor de los biodigestores.  En el caso del altiplano, es necesaria la construcción de los tapiales de 40 cm de grosor y de 45  cm de alto.  A su vez estos tapiales sirven de base para la carpa solar.  a (ancho abajo) = 0,7 m.  b (ancho arriba) = 0,9 m.  h (altura): 1 m.  L (longitud) = 8 m. 

 
Figura 4 Construcción del tapial 

  5. LECHO DEL BIODIGESTOR  Una vez sacadas las raíces y piedras de  la zanja, que  podrían dañar el biodigestor, procedemos  a  cubrir  la  zanja  con  un  plástico.  Este  plástico  sirve  para  que  la  humedad  no  entre  en  contacto  con el aislante, comúnmente paja, evitando que se pudra.  Si el plástico llega a cubrir los muros de adobe hay que evitar que crezcan malas hierbas dentro  del fitotoldo.  Sobre  el  plástico  se  pondrá  una  cama  de  paja  en  la  base  y  en  las  paredes,  que  tiene  la  función  de  aislante.  A  mayor  cantidad,  más  aislante,  más  temperatura  del  biodigestor  y  mayor  producción de biogás.   

 
Figura 5 Cama del biodigestor 

  6. COLOCACIÓN DEL BIODIGESTOR Y PRIMERA CARGA   Este  paso  es  muy  importante  porque  en  el  transporte  del  biodigestor,  y  colocación  dentro  de  la  zanja,  se  pueden  producir  rozaduras  y  desgaste  del  plástico.  Para  que  no  ocurra  esto  la  solución más sencilla es la de rellenar el biodigestor antes de colocarlo en la fosa.  Atamos  entonces  con  jebe  una  manga  de  plástico,  suficientemente  larga,  a  una  de  las  tuberías  de  4”.  Luego  cerramos  la  otra  tubería  de  4”  y  la  salida  del  biogás  con  algún  pedazo  de  plástico  y jebe.  Entonces  se  llena  la  manga  de  plástico  con  aire,  mediante  unos  movimientos  tipo  olas  del  extremo de la manga, y con la ayuda del viento cuando haya. Luego se empuja este aire dentro  el  digestor.  Se  repite  la  operación  varias  veces  hasta  que  la  bolsa  esté  bien  inflada,  evitando  que al mismo tiempo el aire salga del digestor.  Inflar el biodigestor antes de colocarlo en la zanja tiene las siguientes ventajas:  ‐  Posibilidad  de  detección  de  fugas.  Si  dejamos  el  digestor  lleno  de  aire  toda  una  noche  podemos  controlar  que  no  haya  huecos  o  fugas  de  gas.  Si  el  día  siguiente  el  digestor  se  ha  desinflado, entonces tendremos que buscar la fuga y luego podemos intentar repararlo.  ‐ La fase de llenado con estiércol y agua es más segura si el digestor esta lleno de aire.  En  caso  contrario  si  llenamos  el  digestor  cuando  está  desinflado  podrían  crearse  fastidiosas  dobleces  y  arrugas en el digestor.  Finalmente  el  biodigestor  se  transportará  con  varias  personas  y  se  evitará  su  contacto  con  el  suelo hasta que esté dentro de la zanja. 

 
Figura 6 Inflado del biodigestor 

  Una  vez  colocado  el  biodigestor  en  la  zanja  será  necesario  asegurar  que  no  existan  arrugas  en  la  base  del  biodigestor,  estirando  de  ambos  extremos  del  biodigestor.  Ya  que,  una  vez  lleno,  con el peso del biodigestor con agua y estiércol, no se podrá mover ni modificar.  El  paso  siguiente  es  determinar  la  posición  y  los  niveles  del  tubo  de  salida,  y  de  entrada  del  biodigestor, y a amarrarlos bien para que no se muevan con la carga diaria del biodigestor (con  alambre y maderas).  El  nivel  del  lodo,  o  sea  el  volumen  de  líquido  del  biodigestor,  lo  da  la  boca  de  salida,  y  tiene  que  ser  equivalente  a  la  profundidad  de  la  zanja.  El  tubo  de  entrada  estará  más  elevado,  y  el  nivel del lodo tiene que quedar a unos 50 cm del amarre de la tubería de entrada.   

 
Figura 7 Sección del biodigestor 

Una vez hecho esto, es muy recomendable cubrir los 50 cm de amarre de los tubos de entrada  y salida con un saco viejo para que el sol no termine quemando las ligas neumáticas.  La  primera  carga  se  realizará  con  agua  y  estiércol.  Lo  más  importante  es  echar  una  buena  cantidad  de  estiércol  fresco  y  llenar  hasta  que  las  bocas  interiores  de  los  tubos  de  entrada  y 

salida  queden  tapadas  por  el  lodo  para  que  no  entrare  aire  al  biodigestor,  y  para  que  esté  en  condiciones anaerobias.  Bastará  con  echar  unas  7  carretillas  de  estiércol  fresco  y  mezclarlo  con  agua  suficiente  para  que entre suelto al biodigestor y seguir llenando de agua hasta cubrir la parte interior del tubo  de entrada y de salida.     7. CONSTRUCCIÓN DEL INVERNADERO  La construcción de la estructura del invernadero es importante para ayudar a mantener una  temperatura constante y elevada dentro del biodigestor.  Techo a un agua  Para  la  realización  se  colocarán  los  soportes  de  madera  para  el  fitotoldo,  de  tapial  a  tapial.  Estos palos podrán ser redondos o planos de unos 2 metros de longitud.  

 
Figura 8 Construcción del invernadero 

En un biodigestor de 8 m con 9 palos tenemos suficiente (un palo a cada metro).  Conviene  enterrar  los  palos  en  el  tapial  sobresaliendo  en  los  extremos. Una  vez  colocados  los  palos  echaremos  unos  2‐3  cm  de  barro  fresco  suelto,  sobre  este  barro  colocaremos  tensa  la  carpa  solar,  y  volveremos   a  echar  otros  5  cm  de  barro  fresco,  de  manera  de  obtener  casi  un  cierre hermético. 

 
Figura 9 Biodigestor y invernadero 

La  carpa  solar  debe  quedar  bien  tensa  para  evitar  acumulaciones  del  agua  de  lluvia.  Finalmente podemos fijar el fitotoldo a los palos clavando tiras de jebe.   Techo en forma de cúpula 

 
Figura 10 Invernadero a cupula 

La estructura circular del invernadero irá clavada con tubos de plástico en las paredes del  tapial de 40 cm de altura 

 
Figura 11 Tapial para el invernadero a cupula 

El  biodigestor  quedará  totalmente  sellado  por  la  parte  delantera  y  la  trasera  con  paredes  de  adobe, como se indica en la Figura  xx.    8. CONSTRUCCIÓN DE LA LÍNEA DE GAS    Salida De Biogás, Conducciones  Para  la  construcción  de  las  conduciones  de  gas  en  la  mayoria  de  las  instalaciones  se  utiliza  un  diámetro  de  ½”pulgada.  La  mejor  solución  en  cuanto  a  seguridad  y  vida  útil  es  utilizar  tuberías  de hierro galvanizado, pero por su alto coste, utilizaremos tubos de plástico.   Se  pueden  usar  tubos  de  PVC  para  agua,  o  para  sistemas  de  riego,  pero  de  alta  calidad,  para  evitar  que  se  hagan  fisuras.  También  se  deberán  proteger  del  sol.  Para  las  conexiones  utilizaremos el cemento de PVC de calidad, o mediante enroscado y teflón.  Para el diseño de las tuberías hay que tener en cuenta:  1. Disminuir la cantidad de tubos y codos usados.  2. Colocar como mínimo una válvula de seguridad.  3. Nunca instalar los tubos en horizontal, siempre en pendiente (en cada punto bajo  instalar una trampa de agua) para resolver los problemas de condensación del agua en  las tuberías.    Válvula Seguridad y Filtro de Hierro  A  la  salida  de  la  conducción  de  biogás,  después  de  la  primera  llave  de  bola,  se  coloca  una  tee,  de  manera  que  el  biogás  pueda  seguir  fluyendo  hacia  la  cocina,  pero  a  la  tercera  salida  de  la  tee se le une una pieza de tubería y ésta se introduce en la botella de refresco llena de agua. La  tubería  debe  quedar  sumergida  en  el  agua  de  8  a  13  cm,  dependiendo  de  la  altura  sobre  el  nivel  del  mar  del  lugar  la  distancia  a  la  cocina,  y  el  tipo  de  cocina.  Cuanta  mayor  altura,  menor  presión  se  necesita,  y  menos  tiene  que  estar  sumergido  el  tubo  en  el  agua.  Cuanta  mayor  distancia  a  la  cocina  mayor  presión  se  necesita  y  más  sumergido  ha  de  estar  el  tubo.  Para 

determinar la presión idónea es necesario ir realizando pruebas de la combustión de biogás en  al cocina hasta que el usuario éste conforme.   En el caso de Cajamarca se prefiere poner la tubería sumergida unos 10 cm.    La  válvula  de  seguridad  permite  al  gas  escaparse  al  aire  cuando  la  presión  del  digestor  llega  a  un valor límite, el equivalente a la columna de agua que sumerge el tubo (10cm de columna de  agua = 10 mbar = 0,98 kPa)     

 
Figura 12 Valvula de seguridad 

 

  Como  filtro  de  hierro  utilizaremos  virutas  de  hierro,  las  colocaremos  dentro  del  tubo  de  salida  de biogás, detrás de la válvula de seguridad, una longitud de unos 10 cm.       9. RESERVORIO   El  biogás  es  un  gas  inflamable  y  tóxico.  Siempre  se  debe  verificar  que  se  hayan  cerrado  las  llaves  de  paso  del  quemador  después  de  cocinar.   Una  válvula  abierta  produce  un  escape  de  gas que nos puede dar mareos y asfixias.  Una  buena  medida  del  reservorio  es  de  un  tercio  de  la  capacidad  del  biodigestor.  Así  para  10  m3 de biodigestor, unos 3‐4 m3 de reservorio serán suficientes.  Construcción:  sacamos  dos  trozos  de  manga  de  1,5  m  de  ancho  por  4  m  de  largo  y  los  insertamos  uno  dentro  de  otro.  Cortamos  dos  pedazos  de  tubo  de  PVC  de  ½”  de  65  cm  de  largo.  El  primer  trozo  lo  insertamos  dentro  de  la  manga  unos  40  cm,    al  centro,  quedando  afuera unos 25 cm. Vamos acomodando el plástico contra el tubo, haciendo pliegues en forma  de  acordeón.  Hecho  esto  se  miden  35  cm  a  partir  del  origen  del  plástico,  y  a  partir  de  aquí  se 

empieza    a  amarrar  con  la  tira  de  jebe.    Dentro  de  la  manga  quedarán  5  cm  de  tubería  sin  amarrar.   En definitiva, cuando se va a comenzar a amarrar quedan 25 cm de tubo a la vista, 35 cm .que  serán amarrados sobre el plástico y 5 cm en el interior libres.  Cuando  amarramos  con  el  jebe  cada  vuelta  debe  solaparse  por  encima  de  la  anterior.  De  esta  manera  se  va  ascendiendo  por  el  tubo  35  cm  de  plástico,  y  se  continua  sobre  la  tubería  5  cm  más. Y de allí regresamos de vuelta hasta el comienzo (hacemos una ida‐vuelta con el jebe).  El  segundo  trozo  de  tubo  se  amarra  al  otro  cabo  del  reservorio  pero  solo  como  punto  de  apoyo.  El  tubo  no  se  insertará  dentro  del  gasómetro  sino  que  se  quedará  apoyado  encima  de  los  plásticos.  Además  se  puede  colgar  una  cuerda  en  el  interior  del  tubo  para  poder  colgar  el  biodigestor.  Para su mejor utilizo se puede colocar el reservorio en una tabla de madera horizontal.  El reservorio y el biogás no son juegos para niños, solo para adultos.                             10.  COCINA  11. INSTRUMENTACIÓN, UBICACIÓN Y MEDICIONES  ∙ Medidor caudal  ∙ Medidor de pH y T  ∙ Medidor de H2S     

   

12. MANEJO DE LOS BIODIGESTORES       12.1 CARGA DIARIA DEL REACTOR:    Para  un  buen  funcionamiento  del  biodigestor  es  necesario  que  el  estiércol  esté  bien  disuelto antes de introducirlo al reactor.    ‐ 1 balde de estiércol (20l.)  ‐ 4 baldes de agua (80l.)       12.2 MANEJO ESTIÉRCOL DE CUYES:    El estiércol de cuyes se encuentra mezclado con hierba y paja en las jaulas de los cuyes.   Para  conseguir  una  buena  digestión  tenemos  que  alimentar  básicamente  con  estiércol  y  agua.  En  consecuencia,  será  necesario  cumplir  los  siguientes  pasos  antes  de  introducir  el  estiércol en el biodigestor:  ‐ Tamizaje  del  estiércol  (con  un  tamiz  separaremos  el  estiércol  de  las  otras impurezas como hojas, hierbas…)  ‐ Mezcla de las heces de cuy con agua en un recipiente y dejarlas 5 horas  al  sol  para  que  se  ablanden  (utilizar  el  agua  del  tubo  que  se  encuentra  debajo del fitotoldo; una vez vaciado se tiene que volver a rellenar con  agua para que se vaya calentando).  ‐  Agitar fuertemente el estiércol con el agua para una buena disolución.  ‐ Introducir la mezcla dentro del biodigestor.            12.3 PRECAUCIONES:      ∙  VÁLVULA  BIOGÁS:  tiene  que  estar  siempre  con  agua  hasta  cubrir  un  poco  más  del  tubo  (hasta la marca), al contrario se nos escapa biogás.    ∙  LLAVES  DE  PASO  A  LA  SALIDA  DEL  REACTOR:  tienen  que  estar  abiertas  sino  el  biogás  no  puede salir y puede explotar el biodigestor.       ∙  LLAVES  DE  PASO  DENTRO  DE  LA  COCINA:  cuando  se  termine  de  cocinar  se  tienen  que  dejar        siempre cerradas. Sino se escapa el biogás.  El  biogás  es  un  gas  inflamable  y  tóxico.  Siempre  se  debe  verificar  que  se  han  cerrado  las          llaves  de  paso  del  quemador  después  de  cocinar.   Una  válvula  abierta  produce  un  escape  de  gas que nos puede dar mareos y asfixias.   

    12.4 PROBLEMAS Y SOLUCIONES:     

PROBLEMAS

SOLUCIONES Hay pérdida de gas. Alguna conexión abierta o dañada, algún agujero.. Comprobar que hay agua en la válvula de seguridad para que no se escape el gas. Si hay un agujero en el reservorio es que existen roedores (ratas) en la cocina. Poner veneno. Abrir la llave para purgar el agua de la tubería de salida del biodigestor. Hace falta mezclar mejor el estiércol y el agua antes de introducirlos en el biodigestor para que sea una mezcla totalmente líquida. Se puede dar presión al reservorio apretándolo con el cordón y colocando un peso en el final. Investigar si han vuelto a entrar animales cerca del biodigestor y cercarlo bien para que no entren. Se añadió estiércol de vacas vacunadas o que han tomado antibióticos. Dejar de alimentar el reactor con estiércol con vacunas y buscar estiércol de vacas sanas. Si no hay, no alimentar el biodigestor hasta 15 días.

Huele a biogás

Poco gas en el reservorio

No llega gas a la cocina

El biol presenta nata (una capa superficial dura) Hay poca presión de gas en la cocina Hay agujeros en el invernadero

El biodigestor no produce más gas

     

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.