P. 1
Comunidad Mapuche Contra Cormine

Comunidad Mapuche Contra Cormine

|Views: 288|Likes:
Published by Guillermo_Berto

More info:

Published by: Guillermo_Berto on Sep 28, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/03/2015

pdf

text

original

RESOLUCION INTERLOCUTORIA N° 6.941.NEUQUEN, 28 de septiembre de 2009. Los MELLAO MORALES c/ autos caratulados “COMUNIDAD DEL MAPUCHE S.

E V I S T O : CORPORACIÓN MINERA NEUQUÉN

s/Acción Procesal Administrativa”, expte. n° 2642/9, en trámite ante la Secretaría de Demandas Originarias del Tribunal Superior de Justicia, venidos a conocimiento del Cuerpo para resolver, y CONSIDERANDO: I.- La Sra. Juez de Primera Instancia en lo Civil, Comercial y Minería del Juzgado N° 1 de la Ciudad de Neuquén se declara incompetente para intervenir en las presentes actuaciones. Considera que dado que resultará necesario aplicar normas de derecho público para resolver el asunto y que la acción se funda en un contrato de naturaleza pública, Tribunal. II.Elevados los autos, el Sr. Fiscal propicia que este Cuerpo declare su incompetencia toda vez que, a su entender, el carácter de “Sociedad del Estado” que posee la demandada (cuyo accionar no se rige por el derecho deba público), dilucidarse determina dentro que del el marco conflicto de las jurídico la materia declina es su procesal administrativa a favor y, en consecuencia, competencia de este

disposiciones legales del derecho privado. III.- A fs. 76, la señora Vocal Dra. Graciela M. de Corvalán requiere que se la excuse de

intervenir

en

estos

autos,

de

conformidad

a

lo

establecido por el art. 30 segunda parte del C.P.C.C. Señala que, por motivos similares que los expuestos en la causa “Antiman Víctor Horacio, Linares José Cristóbal s/ Usurpación” (Expte 278-Año 2007 del registro de la Secretaría Penal) y, en atención a los términos de la impugnación que efectuara la “Confederación Indígena Neuquina” a su candidatura como Vocal de este Alto Cuerpo -hecho que es de público y notorio conocimiento-, se excusa de intervenir, en tanto le provocan en su fuero interno violencia moral bastante. IV.- En primer lugar, corresponderá analizar la excusación planteada por la Sra. Vocal Dra. Corvalán. Sobre dicho tópico, deberá estarse a lo dispuesto por el artículo 30 del C.P.C.C., que dice “Todo juez que se hallare comprendido en alguna de las causas de recusación que le mencionadas impongan en en el art. de 17, deberá en el y excusarse. Asimismo podrá hacerlo cuando existan otras causas juicio, abstenerse motivos conocer de fundadas graves decoro

delicadeza”. Como se advierte, en la disposición legal antes transcripta, se contemplan dos supuestos que tornan viable la excusación del juez: por un lado, cuando la causal aparece subsumida dentro de alguno de los presupuestos contemplados en el art. 17, y por el otro, cuando por circunstancias que no se encuadran dentro de las previsiones de la recusación, el juez se siente obligado a apartarse del conocimiento de la causa.

2

Expte. n° 2642/09.-

La adopta una

segunda fórmula

parte

del

precepto que,

indicado remitiendo

flexible

fundamentalmente a las motivaciones del juez, tiende a respetar todo escrúpulo serio que éste exponga, en orden a una posible sospecha sobre la objetividad de su actuación y que, por tanto, debe ser apreciada con mayor amplitud de criterio y a favor del juez excusado. En este sentido, los motivos planteados por la Dra. Corvalán, en atención a la impugnación efectuada por la Confederación Indígena Neuquina a su candidatura, resultan suficientes para tenerla por apartada de estos autos. Ello así, puesto que conforme lo expone la Sra. Vocal, son los términos en los que se fundó la impugnación, los que le provocan violencia moral para intervenir en las presentes actuaciones. V.- Ahora bien, en virtud de lo establecido en las Disposiciones apartado V Complementarias, de la transitorias y finales, Constitución Provincial

reformada, 35 inc. a de la Ley Orgánica y 1° de la Ley 1305, este Tribunal Superior de Justicia es competente para entender en instancia única en materia contencioso administrativa. Asimismo, a la luz de lo establecido en el art. 5 de la ley 1305, la misma resulta improrrogable. La procesos conflictos pública. De materia, objeto la o contenido los se el que de los administrativos constituyen diversos plantean código

jurídicos-administrativos tales conflictos

entre una entidad pública y un particular u otra entidad procesales,

3

mencionado,

fija

principios

generales

y

materias

especialmente incluidas (art. 2 Ley 1305). Como dice el codificador local, la llave maestra de todo código procesal administrativo radica en la determinación que del crea al objeto el del proceso: por de “la el la materia función e procesal jurídico administrativa” constituida ejercicio conflicto

administrativa

vulnerar

derechos

subjetivos

infringir, de algún modo, los límites de la legalidad. La especificidad de la materia está dada por la presencia de la Administración Pública, ente público (estatal o no estatal) público o privado en ejercicio aplicables de al la caso función (cfr. administrativa y el cuestionamiento de normas de derecho particularmente Exposición de Motivos de la Ley 1305 y R.I. N° 1247/95, 708/92, 1504/96, 1970/98, entre tantas otras). VI.- Sentado ello, a efectos de posibilitar el abordaje de la cuestión, cabe primeramente, fijar cuál es la pretensión de autos, el derecho invocado y las normas jurídicas comprometidas en la resolución de la causa. VII.- En los presentes actuados se solicita la declaración de inexistencia y, subsidiariamente, de nulidad, del contrato de exploración con opción a compra de una mina en territorio comunitario, celebrado entre la demandada con la Empresa Emprendimientos Mineros S.A. Para ello, se argumenta que se omitió consultar previamente a su parte, tal como lo imponen los arts. 6.1.a, 6.2, 15.2 y concordantes del Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países

4

Expte. n° 2642/09.-

Independientes, aprobado por Ley 24071 y, el artículo 75 inc. 17 de la Constitución Nacional. En este orden se sostiene que el contrato adolece de vicio grave, previsto en el inc. b) del art. 67 de la Ley 1284, razón por la cual deviene inexistente. Alega que, al conceder la opción de compra –sin la pertinente consulta- se la ha conferido a una empresa previsto privada en el la art. facultad 156 del de ejercer de el derecho en Código Minería,

oposición al art. 75 inc. 17 de la Constitución Nacional que reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos y la propiedad comunitaria de su territorio Asimismo, con carácter se no enajenable, a dicha intransmisible e inembargable. dice, contraponen norma constitucional, los artículos 146 y subsiguientes del Código de Minería en cuanto confiere al concesionario de minas, el derecho de establecer servidumbres sobre el suelo, actora. los Por caminos esta y las aguas del que superficiario, se al declare caso de la los contraponiéndose con los derechos de la comunidad mapuche razón, de solicitan la inconstitucionalidad de Minería. Continúa expresando que la omisión por parte de la demandada, en cuanto a asegurar una especial participación y consulta a su comunidad mapuche en la operación de venta de una mina, violenta el derecho de propiedad de dichas comunidades. aplicación

artículos 146 y siguientes, 156 y concordantes del Código

5

Afirma que sus derechos se ven conculcados con las servidumbres mineras y con el derecho de exigir la venta de la superficie que al concesionario le concede el Código de Minería. Resalta que las actividades objeto de la concesión de la exploración minera, son de aquellas que causan alto impacto la ambiental Policía y que de existen la daños concretos tales como los que surgen de la constatación efectuada por minera Dirección Provincial de Minería efectuada en el territorio mapuche de la comunidad Mellao Morales. Se explaya sobre “el derecho a consulta” participación, afecten exigibles de en todos pueblos los en casos que intereses los materias y se tan

específicas de las distintas disciplinas que abarcan la cuestión minera. Agrega que, además, el contrato adolece de otros vicios, tales como el haber omitido la y debida amplia licitación (art.80 Constitución Provincial)

publicidad previa, lo que hubiera tornado imposible la convenida explotación con opción de compra, habida cuenta de la cantidad de empresas mineras de probada trayectoria que operan en la Nación como en la Provincia; la grave lesión a los intereses públicos; el precio vil (en función de la utilidad neta de la mina); las cláusulas abusivas que establecen la regalía, etc. En síntesis, dice que se está ante un contrato palmariamente inexistente, por lo que en mérito a lo dispuesto por los artículos 70 y 105 de la Ley 1284, solicita la declaración en tal sentido.

6

Expte. n° 2642/09.-

Subsidiariamente, por aplicación del artículo 1038 del Código Civil solicita que se decrete la nulidad del referido contrato. Funda 1,5,19,33,41, Nacional, 75 Arts. 12, el 13, derecho 17 y 2215 14, en de y los la artículos Constitución del –incs.

concordantes

Convenio 169 de la OIT, arts. 954, 1038 y concordantes del Código Civil, arts. 1, 10, 59, 80, 143, 144, 189 – incs. 7, 18, 29 y 42- de la Constitución Provincial; arts. 1, 4, 30, 66 inc. c, 67 inc. b, 70, 105 y concordantes de la Ley 1981 (sic), art. 48 del Código Procesal. VIII.El minucioso relato de las cuestiones expuestas, tiene por objeto advertir que, en rigor, la materia que subyace en el planteo resulta ajena a la competencia de este Cuerpo. Es que, de los términos de la demanda, a cuya exposición de los hechos corresponde atender de modo principal para determinar la competencia, se desprende (aún cuando e fueran invocadas a la diversas normas de para temas sustentar el derecho) que lo sustancial del pleito remite directa inmediatamente consideración reglados por el Código de Minería. No puede perderse de vista que se intenta nulificar un contrato que otorgaría derechos y facultades con directo anclaje en el Código de Minería de la Nación (cfr. art. 1 del instrumento glosado a fs. 4/10) y leyes mineras; argumentos tal de es así, que es uno la de los principales pugna u impugnación denunciada

oposición entre las disposiciones de ese Cuerpo con el

7

plexo

normativo

constitucional

e

internacional

de

los

derechos indígenas reconocidos, solicitándose –inclusola declaración de inconstitucionalidad, en aplicación al caso, de los arts. 146 y sgtes. y, 156 y concordantes del Código de Minería. Y petitorio: en esta IX.9. de línea la también, se se al formuló declare caso de el la la punto (“finalmente aplicación,

inconstitucionalidad

comunidad actora, de las normas de los artículos 146 y subsiguientes, 156 y concordantes del Código de Minería de la Nación por violentar las garantías y derechos de los pueblos indígenas argentinos”) Y si bien es indudable la vinculación entre el derecho minero y el derecho administrativo, por cuanto ambas ramas integran el derecho público y en ambas disciplinas se regulan relaciones entre el Estado y los particulares, no es menos cierto que toda la materia del Código de Minería tiene naturaleza específica que la vuelve ajena al derecho administrativo (Cfr. Guillermo J. Cano, citado por Pigretti en su obra “Derecho de los Recursos Naturales”, Ed. La ley pág. 356). Incluso, el procedimiento en materia minera, aparece como un procedimiento especial aplicable a un sector de la administración que, además, aporta prescripciones específicas que difieren de las normas contenidas en el procedimiento común (cfr. R.I 5292/06). Esa considerada por especificidad la Legislatura de la materia quien fue en Provincial,

ejercicio de la facultad exclusiva que la Constitución le confiere de reglar los procedimientos, establecer y

8

Expte. n° 2642/09.-

distribuir atribuciones

la de

competencia, todos los

jurisdicción tribunales

y

demás 238

(artículo

-antes 166- de la Constitución Provincial), sancionó la Ley 1036 “Orgánica del Poder Judicial” -publicada el 14 de octubre de en 1977-, materia atribuyendo de minería a expresamente los Juzgados la de competencia

Primera instancia (art. 51) (cfr. art. 48 y 53, texto Ley 1436, actualizada a Julio de 2009). Es decir, que habiendo el legislador asignado la competencia en materia minera a los Tribunales inferiores, debe colegirse que, subyaciendo en este conflicto un cuestionamiento de esa naturaleza, el planteo debe ser resuelto por un Juzgado de Primera Instancia con aquella competencia. En virtud de lo expuesto, deberán volver los presentes autos al Juzgado Civil, Comercial y de Minería N° 1 de la Ciudad de Neuquén, en el que originariamente, la actora intentó dirimir la contienda. Ello aplicación y C. IX.- Por último, hemos de referirnos a la medida cautelar de “prohibición de innovar” solicitada por la accionante, con respecto a la propiedad minera que tramita por Expediente 13.595/89 “CORMINE MANIFESTACIÓN DE COBRE DISEMINADO MINA CAMPANA MAHUIDA”. En prieta síntesis, la actora expone que el pedido se funda en el peligro el que en implica la sobre los del derechos comunitarios, avance ejecución (en así, además, a porque los resulta de de la consideración términos

pretensión) lo previsto en el artículo 5 inc. 4 del CPC

9

contrato

impugnado,

ya

sea

consolidándose

mediante

inscripción de dominio minero permitiendo la posterior transferencia del contrato o la obtención de licencias de exploración o explotación minera, lo que generaría hechos irreparables al territorio de la Comunidad Mapuche. Alega que la verosimilitud de su derecho surge de la descripción de los derechos amenazados por las normas impugnadas y, principalmente de la omisión de consulta previa. Agrega que el interés jurídico que fundamenta el otorgamiento de la cautela encuentra su justificación legítima en el peligro que implica que la duración del proceso convierta en ilusorios los derechos reclamados. Corresponde preliminarmente indicar que, de conformidad C.P.C.C., a lo establecido deberán en el artículo de 196 del “los jueces abstenerse decretar

medidas cautelares cuando el conocimiento de la causa no fuese de su competencia”. No obstante, la interpretación de este precepto autoriza al juez incompetente a su dictado en supuestos excepcionales; precisamente, en este caso, se estima que dichas circunstancias concurren (conforme NOVELLINO, José Norberto, “Embargo y Desembargo y otras Medidas Cautelares” Ed. Abeledo Perrot, pág. 51. Idem, ARAZI-ROJAS pág. 258). Merece reiteradas destacarse que que “no en es punto a la la verosimilitud del derecho, este Tribunal ha expresado en ocasiones necesaria “Código Procesal Civil y Comercial de la Nación” Comentado y Anotado, Editorial Rubinzal Culzoni,

10

Expte. n° 2642/09.-

demostración acabada del derecho invocado, en tanto ello será materia de la discusión principal del proceso, sino más bien merituar que haya una meridiana certeza en cuanto a la posibilidad de existencia del mismo” y, este extremo, aparece cumplimentado con las manifestaciones de la actora. Es circunstanciada decir, de lo que a través en de la la que reseña consigna acontecido,

claramente los derechos que han sido puestos en crisis, se ha logrado poner en evidencia, prima facie, que es verosímil el derecho que le asiste, en el acotado marco propio de este tipo de resoluciones. En lo que permite este estadio cognoscitivo, es claro que se reclama un reconocimiento efectivo de derechos que no forman parte de un catálogo de buenas intenciones sino que actualmente cuentan con instrumentos normativos que obligan a su respeto y protección. Este respeto y protección exige de parte del Poder Judicial, el uso de los (cfr. instrumentos “Teoría y jurídicos Crítica existentes del para evitar que sean vulnerados cuando se presenta un caso concreto Derecho Constitucional”, Tomo II. Derechos, Roberto Gargarella (Coordinador), Abeledo Perrot, pag.912). Y en este caso concreto, se ha puesto de manifiesto la necesidad de tutelar los derechos que se afirman vulnerados, pues por en la principio, actora las las manifestaciones existencia. No esbozadas puede alcanzan decisiones

suficiente grado de atendibilidad y probabilidad de su desconocerse que judiciales acordes con los instrumentos internacionales,

11

posiblemente contribuya a reducir la distancia entre la dimensión normativa El involucrados escrito referida intereses que deba y la dimensión de la los fáctica que que ha quedado patentizada en estos autos. compromiso el caso, (a derechos surgen en el del en debidamente propiedad naturales de fundados

postulatorio a sus que

comunitaria y a los

territorio; de consulta; de participación en la gestión recursos los demás y de el se afecten; la de en tutela que el la protección de modo que

preservación del medioambiente en el territorio) imponen acordarse el riesgo convierta solicitada, tiempo los que aventar proceso, insuma

ilusorios

derechos

intentan proteger. En este punto, no puede soslayarse que la recepción nacionales los adecuada en como de los los instrumentos del pueblos y normativos tanto de una internacionales reconocimiento imponen una

derechos

indígenas,

interpretación

justifican

atención

particular. Y en dicho contexto, la formulación contenida en esos instrumentos logra impactar en forma directa en lo que resulta materia del presente conflicto: El Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, aprobado por Ley 24071, que protege el derecho a la existencia colectiva, a la identidad cultural, a la propia institucionalidad y el derecho a la participación. En especial, en lo que ha sido erigido como sustento del pedido cautelar, nos

12

Expte. n° 2642/09.-

remitimos al texto de los arts. 6.1.a, 6.2 y 15 –Derecho de consulta-. También la Constitución Nacional al reconocer la identidad de los pueblos originarios y la propiedad colectiva de las tierras que tradicionalmente habitan la (art. 75 inc. étnica como 17) y y, principalmente, de la que los la Constitución Provincial que en el artículo 53 reconoce preexistencia e cultural parte de provincial; las ni disponiendo pueblos de la y que serán de indígenas identidad propiedad enajenables, neuquinos inescindible tierras no susceptibles

idiosincrasia comunitaria ocupan, ni

posesión

tradicionalmente

transmisibles

gravámenes o embargos, asegurando su participación en la gestión de sus recursos naturales y demás intereses que los afecten. Establece tan asimismo, que la Provincia es que el promoverá acciones positivas a su favor. Desde Poder Judicial, fuertes directrices, en actuando consecuencia, debe

proporcionar las medidas necesarias que, en protección a esos derechos, actúen como marco de garantía frente a la posibilidad de su lesión. Y en este orden, realizando un mínimo juicio de probabilidades, de no sopesando concederse razón la a las la la consecuencias cautela actora, de se que se y derivarían asistirle efectiva, requerida

finalmente se decrete

considera con

pertinente que, a efectos de acordar una tutela judicial prohibición innovar relación a la propiedad minera que tramita por Expediente

13

13.595/89 “CORMINE MANIFESTACIÓN DE COBRE DISEMINADO MINA CAMPANA MAHUIDA”. X.Determinada como se encuentra la procedibilidad de la cautela, corresponde determinar el alcance de la prestación de contracautela. Vale señalar que la accionante en este punto (V.3 del escrito) indica que “toda vez que se peticiona beneficio de litigar sin gastos, la contracautela no resulta exigible a la luz de lo dispuesto en el art. 200, inc. 2 del CPC y C”, pero no ha sido acreditado que dicho beneficio haya sido intentado. En el escrito postulatorio, ésta es la única referencia que se realiza al respecto, no surgiendo que se haya recurrido a este instituto de conformidad a lo prescripto por el artículo 79 y siguientes del CPC y C. Tampoco surge constancia actuarial alguna inserta en el trámite, por el Juzgado de origen, que de fe de la iniciación del mismo. Entonces, desde que la circunstancia eximente invocada no ha sido acreditada, cabrá analizar el requisito bajo examen. A tal fin, sabido es que la contracautela, constituye perjuicios afectado, una que si En fijar, ha función de que garantía se el y a de los daños o y al se la eventualmente puedan ocasionar abusó

resultase ese de

requirente fin que de

excedió en lo que la ley le otorga. ámbito, establecer relación de verosimilitud del derecho con la caución a establecerse en el “mientras invocado menos por el incertidumbre haya derecho

14

Expte. n° 2642/09.-

solicitante necesidad necesidad olvidada igualdad“ 1.657/97). de de si incertidumbre

de

la haya

medida en el Hay

cautelar, y derecho, siempre violar N° la al de

menor mayor una el

será será

la más la de de N°

contracautela la no misma. se NQN. el la

viceversa;

cuanto relación principio y R.I.

contrapeso entre estos dos requisitos que no debe ser quiere R.I. (T.S. En del derecho y conflicto a 1.567/96 fuerte especial los

presente, sumado naturaleza

verosimilitud contexto del cuya

invocado

intereses

protección se persigue, llevan a disponer el cumplimiento de caución juratoria que deberá prestar el representante de la actora, en el expediente, en tiempo y forma hábiles. En atención a lo expuesto, SE RESUELVE: 1°) Aceptar la excusación de la Dra. Graciela M. de Corvalán, quedando integrado el Tribunal con quienes suscribimos el presente resolutorio. 2°) Tribunal para y consecuencia, tramitación Declarar en las la incompetencia los presentes al actuaciones de y, para Juzgado este en su de entender devolver resolución

definitiva

Primera Instancia en lo Civil, Comercial y Minería N° 1 de la Ciudad de Neuquén. 3°) respecto de la Acoger la medida que cautelar ante de la “prohibición de innovar” solicitada por la accionante propiedad minera tramita Dirección Provincial de Minería, por Expediente 13595/89

15

“CORMINE MANIFESTACIÓN DE COBRE DISEMINADO MINA CAMPANA MAHUIDA”, previa caución juratoria que deberá prestar el representante de la actora. 4°) correspondientes Fecho, y, líbrense las comunicaciones remítanse las cumplido ello,

actuaciones al Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial y de Minería N° 1 de Neuquén. 5°) Regístrese, notifíquese.

DR. OSCAR E. MASSEI Presidente

ANTONIO GUILLERMO LABATE Vocal

DR. ALEJANDRO T. GAVERNET Vocal Subrogante -con ampliación de fundamentos-

DR. FERNANDO M. GHISSINI Vocal Subrogante

DR. JUAN MARCELO MEDORI Vocal Subrogante -en disidencia parcial-

DRA. CECILIA PAMPHILE Secretaria

16

Expte. n° 2642/09.-

AMPLIACIÓN GAVERNET

DE

FUNDAMENTOS

DEL

DR.

ALEJANDRO

TOMÁS

El señor Vocal subrogante Dr. Alejandro Tomás GAVERNET dijo: Adhiero a lo manifestado por los señores Vocales no ser preopinantes la respecto de de la incompetencia actora del Tribunal Superior de Justicia para conocer en autos, por pretensión la parte materia contencioso administrativa. En cuanto a la medida cautelar peticionada por los accionantes, comparto también lo dicho y adhiero a la resolución que la declara procedente. Ello así por cuanto se trata en autos de la protección de un derecho reconocido internacionalmente y al cual el Estado Nacional se ha comprometido asegurar, mediante la ratificación del Convenio nº 169 de la OIT, por lo que permitir el agravamiento de una conculcación al mismo –circunstancia acompañada que por prima la facie surge de la una documentación Con ha resuelto que: demandanteel sería

violación al principio de la tutela judicial efectiva. similares “De fundamentos con una Tribunal Superior de Justicia de Neuquén, en anterior composición, acuerdo interpretación amplia, las medidas precautorias deben ser dictadas por el Juez que está interviniendo en el momento en que sean requeridas, trate: cualquiera valor, sea la competencia territorio, de que se materia, grado, etc. Ello

porque la seguridad urgente a la que están destinadas, no se aviene con cuestiones previas de competencia. Esta conclusión se apoya en el principio que informa la previsión del penúltimo apartado del art. 196 del CPCyC”

17

(autos “Demetrio, Lola y otro c/ Serafín Quintero, Toro de Appignannesi, Norma y otro s/ Nulidad”, sentencia del 1/12/1988). En igual sentido que el de la jurisprudencia transcripta se pronuncia Enrique M. Falcón (“Tratado de Derecho Procesal Civil y Comercial”, Ed. RubinzalCulzoni, Santa Fe, 2006, T. IV, pág. 122) señalando que la medida dictada por un juez incompetente es válida, sin perjuicio de que el perjudicado por la misma ejerza ante juez competente los derechos que le acuerda el art. 203 del CPCyC. Esto se debe que ante la urgencia, la jurisdicción para la protección de los ciudadanos puede ser ejercida por cualquier magistrado, con independencia de las reglas de competencia, que ceden ante un interés mayor.

DRA. CECILIA PAMPHILE Secretaria

DR. ALEJANDRO T. GAVERNET Vocal Subrogante

DISIDENCIA PARCIAL DEL SEÑOR VOCAL SUBROGANTE DR. MARCELO JUAN MEDORI Que si bien habré de adherir a la solución postulada respecto a la competencia del Juez de Primera Instancia en lo Civil, Comercial y de Minería N° 1 de la ciudad de Neuquén, no coincido con lo decidido respecto a la medida cautelar, en atención a las exigencias

18

Expte. n° 2642/09.-

señaladas en la Sección I, Capítulo III, Título IV, del Libro I del Código de rito para ser decretadas. Ello así en tanto evidenciando el marco fáctico descripto un conflicto de intereses patrimoniales que resultan compensables y particularmente considerando los alcances de la legitimación invocada, no advierto circunstancias extraordinarias, ni que el actual estado del trámite de ese proceso justifique o explique eludir que sea el juez que se declara competente el que evalúe en su oportunidad el cumplimiento de los requisitos para que proceda la cautelar, así como la correspondiente contracautela y la modalidad de su ejecución (art. 196 del CPCyC – CNCiv. Sala C, Rep. JA, 1983-523- n° 3; id. Sala E, 10/7/81, Rep. ED, 17-6-51- n° 79; CNCom., Sala D, 30/9/82, RP ED 17-651, n° 78).

DRA. CECILIA PAMPHILE Secretaria

DR. MARCELO JUAN MEDORI Vocal Subrogante

19

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->