Guía de Calidad de la Energía Eléctrica

Puesta a tierra
y Compatibilidad
Electromagnética (EMC)
Sistemas de puesta a tierra -
Aspectos básicos de su construcción
P
u
e
s
t
a

a

t
i
e
r
r
a

y

E
M
C
6.5.1
Puesta a tierra y Compatibilidad
Electromagnética (EMC)
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos
de su construcción
Henryk Markiewicz & Antoni Klajn
Wroclaw University of Technology
Julio 2004
Esta Guía ha sido publicada como parte de la Iniciativa Leonardo para la Calidad de la
Energía Eléctrica (LPQI), un programa europeo de formación y educación respaldado por
la Comisión Europea (dentro del Programa Leonardo da Vinci) y la International Copper Association. Para
más información sobre LPQI visite www.lpqi.org.
Centro Español de Información del Cobre (CEDIC)
CEDIC es una asociación privada sin fines de lucro que integra la práctica totalidad
de las empresas fundidoras-refinadoras y semitransformadoras de cobre y de sus
aleaciones en España. Su objetivo es promover el uso correcto y eficaz del cobre y sus aleaciones en los
distintos subsectores de aplicación, mediante la compilación, producción y difusión de información.
European Copper Institute (ECI)
El European Copper Institute (ECI) es un proyecto conjunto formado por ICA
(International Copper Association) y la industria europea fabricante. Por medio
de sus socios, ECI actúa en nombre de los principales productores mundiales
de cobre y fabricantes europeos para promover la utilización del cobre en Europa. Fundado en Enero de
1996, ECI está respaldado por una red de once Centros de Promoción del Cobre en Alemania, Benelux,
Escandinavia, España, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia, Reino Unido y Rusia.
Limitación de Responsabilidad
El contenido de este proyecto no refleja necesariamente la posición de la Comunidad Europea, y tampoco
implica ninguna responsabilidad por parte de la Comunidad Europea.
El European Copper Institute, la Wroclaw University of Technology, la Copper Development Association
UK y el Centro Español de Información del Cobre (CEDIC) rechazan cualquier responsabilidad por
cualquier daño directo, indirecto, consecuencial o incidental que pueda resultar del uso de la información,
o de la incapacidad de usar la información o los datos contenidos en esta publicación.
Copyright© European Copper Institute, Wroclaw University of Technology y Copper Development
Association UK.
Su reproducción está autorizada siempre que el material sea íntegro y se reconozca la fuente.
La LPQI es promovida en España por los miembros nacionales asociados al programa:
Bovis Lend Lease, S.A. ETSII-UPM Fluke Ibérica, S.L.
®
MGE UPS SYSTEMS
ESPAÑA, S.A.
Prysmian Cables y
Sistemas
Universidad
de Cantabria
Universidad Carlos III
de Madrid
Sistemas de puesta a tierra – Aspectos básicos de su construcción
Introducción
La información básica sobre las propiedades de las puestas a tierra se ha expuesto en la sección 6.3.1 -
“Sistemas de puesta a tierra – Fundamentos de cálculo y diseño”. Los puntos principales que se consideran
aquí son:

Resistencia de la puesta a tierra para diversas configuraciones de los electrodos de puesta a tierra.

Materiales empleados en la construcción de los electrodos de puesta a tierra.

Corrosión de los electrodos de puesta a tierra.
En la sección 6.3.1 se han dado las definiciones básicas y las formulas para el cálculo de la resistencia de
puesta a tierra y la distribución de potencial para un electrodo de puesta a tierra hemisférico ideal. Métodos
similares permiten la formulación correspondiente para otras configuraciones de electrodos de puesta a
tierra. Sin embargo, todas estas fórmulas se han obtenido bajo la premisa falsa de que el terreno tiene una
estructura homogénea y su extensión es ilimitada. Por otro lado, la resistividad del suelo, ρ, varía con su
contenido de humedad y por tanto con las estaciones del año. Debido a esto, el valor de la resistencia de
conexión a tierra calculado con las formulas que aquí se dan no debe considerarse como exacto. Por otra
parte, en la práctica, no se requiere un alto grado de precisión en el cálculo o medición de la resistencia de
las puestas a tierra. Este parámetro sólo tiene una influencia indirecta sobre el funcionamiento de la red y
los dispositivos eléctricos, así como en la protección contra las descargas eléctricas. En la normativa actual
y en las prescripciones de la mayoría de los países, no se especifican los valores máximos permisibles de la
conexión a tierra, sino que únicamente se recomienda que dichos valores sean los más bajos posible [1].
Por lo tanto, los valores de la resistencia puesta a tierra, calculados con las formulas que se dan a conti-
nuación, deben considerarse aproximados, con un error del ± 30% que, en la practica, puede considerarse
aceptable. A consecuencia de esto, no hay razón para deducir unas relaciones exactas, especialmente para
sistemas de puesta a tierra en malla y complejos.
Una ventaja de la utilización de fórmulas para construcciones simples de electrodos de toma de tierra es que
permite visualizar con claridad la correspondencia básica entre la resistencia de una puesta a tierra y la ge-
ometría del electrodo. Por supuesto, siempre se recomienda emplear la relación más exacta de que se dis-
ponga. Si embargo, en la práctica, mientras que las formulas se utilizan para el diseño del sistema de puesta
a tierra, la información más exacta sobre la resistencia de toma de tierra será la medición real in situ.
El tema principal considerado en este documento es el cálculo de la resistencia del sistema de puesta a tie-
rra y la distribución del potencial de superficie con diversas configuraciones de los electrodos de puesta a
tierra. Entre los electrodos de puesta a tierra más utilizados se cuentan:

Electrodos de toma de tierra superficiales, que adoptan la forma de una simple pletina o alambrón
colocado horizontalmente en línea recta o formando un anillo enterrado a poca profundidad.

Picas (electrodos de barra) verticales, de una longitud suficiente para atravesar capas del terreno de
diferente conductividad. Resultan particularmente útiles cuando las capas superficiales del terreno
presentan una conductividad deficiente en comparación con las capas más profundas, o donde
exista una limitación importante del área superficial disponible para la instalación del electrodo de
puesta a tierra

Electrodos mallados, normalmente constituidos por una rejilla colocada horizontalmente a poca
profundidad bajo la superficie del suelo

Cable con función de electrodo de puesta a tierra – se trata de un cable cuya cubierta metálica des-
cubierta, protección o blindaje metálico, proporcionan una resistencia de puesta a tierra similar a
la de los electrodos superficiales tipo pletina.

Electrodos de puesta a tierra en la cimentación – son piezas metálicas conductoras embebidas en
hormigón, que ofrecen una gran superficie de contacto con tierra.
Puesta a tierra y Compatibilidad Electromagnética (EMC)
1
Funciones de los sistemas de puesta a tierra y requisitos fundamentales
La función de un sistema de puesta a tierra es la de proporcionar:

Una puesta a tierra de protección.

Una puesta a tierra funcional en los sistemas de alimentación eléctrica.

Una protección contra las descargas atmosféricas.
El sistema de puesta a tierra de protección proporciona una interconexión o unión eléctrica equipotencial
de todas las partes metálicas simultáneamente accesibles (piezas conductoras al descubierto y externas)
con las que puede entrar en contacto una persona o animal. En circunstancias normales, en ausencia de
averías, estas partes no están en tensión, pero en caso de fallo o avería pueden presentar un potencial pe-
ligroso al fluir a su través una corriente de defecto. La función de un sistema de puesta a tierra es la pro-
tección de la vida contra las descargas eléctricas, y su requisito fundamental es que el potencial de toma de
tierra, V
E
, en caso de que exista una corriente de cortocircuito, I
E
, no supere la tensión de contacto permi-
sible, V
F
:
V
E
≤ V
F
(1)
Por lo tanto, el valor máximo permitido de la resistencia de toma de tierra será:
R=
V
F
(2)
I
E
donde I
E
es la corriente monofásica de cortocircuito bajo las condiciones más desfavorables.
En instalaciones industriales, así como en subestaciones eléctricas, los sistemas de puesta a tierra de baja
y alta tensión suelen ser comunes, debido a que la superficie de terreno disponible es limitada. En instala-
ciones con esquema de puesta a tierra aislada (IT), se deberá instalar la toma de tierra de protección como
un sistema común con el sistema de toma de tierra de protección de alta tensión, independientemente del
tipo de punto neutro de operación (es decir, aislado o compensado).
La puesta a tierra funcional está relacionada con la necesidad de que ciertas partes del sistema eléctrico
estén conectadas al sistema de puesta a tierra para asegurar su correcto funcionamiento. Un ejemplo típi-
co es la conexión a tierra del punto neutro de un transformador.
La puesta a tierra de protección contra descargas atmosféricas conduce a tierra las corrientes origina-
das por los rayos. Estas corrientes pueden alcanzar valores máximos muy elevados, i
p
, y generar valores
muy altos de la tensión en los electrodos de puesta a tierra, V
E
, que se pueden calcular con la fórmula si-
guiente:
V
E

(
L
di
p
)
2
+ (i
p
R
p
)
2
(3)
dt
donde:
L es la inductancia del electrodo de toma de tierra y de los conductores del pararrayos
R
p
es la resistencia a impulsos tipo rayo del electrodo de toma de tierra.
Dependiendo de la corriente de la descarga del rayo y de las propiedades del sistema de puesta a tie-
rra, el potencial V
E
puede alcanzar valores muy elevados, de hasta algunos cientos o incluso miles de
kV. Debido a que estos valores son mucho mayores que los de la tensión de servicio, los rayos produ-
cen con frecuencia en la red descargas disruptivas o sobretensiones inducidas. Por lo tanto la protec-
ción total de las instalaciones contra los rayos requiere disponer de un sistema de pararrayos y de dis-
ruptores de arco.
2
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
Resistencia y distribución
de potencial superficial de las
construcciones de electrodos
de conexión a tierra típicos
Los electrodos superficiales simples de puesta a
tierra son barras, tiras o tubos metálicos colocados
horizontalmente bajo la superficie del suelo a una
determinada profundidad, t, como se muestra en la
Figura 1. Normalmente la longitud de estos ele-
mentos, l, es mucho mayor que t. Con estas premi-
sas, la distribución del potencial superficial de tie-
rra del electrodo de puesta a tierra, en la dirección
del eje x perpendicular a la longitud l, se describe
mediante la fórmula siguiente:
V
x
=
ρI
E
ln
l
2
+ 4t
2
+4x
2
+l
(4)
2πl
l
2
+ 4t
2
+4x
2
-l
donde:
V
x
= potencial superficial de tierra [V]
V
E
= potencial del electrodo de toma de tierra
[V] a la corriente de defecto de puesta a tie-
rra I
E
[A]
ρ = resistividad del terreno [Wm]
l = longitud del electrodo de toma de tierra [m]
El resto de los símbolos se explican en la Figura 1.
El valor relativo del potencial superficial de tierra,
V
x
*
, viene dado por la expresión:
V
x
* =
V
x
(4a)
V
E
En la Figura 1 se representa la distribución del po-
tencial superficial de tierra según las formulas (4 y
4a) para valores particulares de las dimensiones del
electrodo de puesta a tierra.
La resistencia de puesta a tierra de un simple tubo
enterrado en el suelo puede calcularse con la fór-
mula siguiente:
R =
V
E
=
ρ
ln
l
2
(5)
I
E
2πl td
Las puestas a tierra constituidas por electrodos horizontales están normalmente constituidas por una
barra de sección rectangular, generalmente de una anchura de 30-40 mm (b) y de un grosor de 4-5 mm (c).
En este caso el diámetro efectivo equivalente d
e
puede calcularse mediante la expresión:
d
e
=
2b
(6)
π
valor que se llevará a la fórmula (5). En algunas publicaciones se sugiere que se suponga d
e
= b/2.
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
3
Figura 1 - Distribución de potencial superficial
de tierra perpendicular al tubo horizontal
Figura 2 - Esquema de un electrodo de toma
de tierra simple en anillo, según la ecuación (8)
Electrodo de toma de tierra con
longitud l = 10 m y diámetro
d = 0,02 m
situado a una profundidad
t = 0,7 m
Los valores de la resistencia de diversas configuraciones sencillas de electrodos de puesta a tierra coloca-
dos horizontalmente pueden calcularse utilizando la siguiente fórmula:
R =
ρ
ln
Βl
2
(7)
2πl
Σ
td
e
donde B es un factor que depende de la construcción del electrodo (dado en la Tabla 1) y l
Σ
es la suma de la
longitud de todos los elementos del electrodo.
La resistencia de un electrodo de puesta a tierra en forma de anillo con un diámetro D, construido con una
tira de un grosor c (Figura 2), situado a una profundidad habitual bajo la superficie del terrero t = 1 m, pue-
de calcularse mediante la fórmula siguiente [4]:
R =
ρ
k (8)

2
D
donde k es el factor que se muestra en la Figura 3 (todas las dimensiones como en la ecuación (4)).
Las picas o electrodos verticales son barras metálicas o tubos largos clavados verticalmente en el terreno de
forma que alcancen capas profundas del suelo. Como se menciona en la Sección 6.3.1, la resistividad del te-
rreno depende considerablemente de la profundidad alcanzada debido al mayor contenido de humedad
del terreno presente en las capas más profundas. Las picas hacen contacto con las capas más profundas
donde el contenido de humedad es probablemente mayor y la resistividad menor, por lo que son especial-
mente útiles cuando se requiera un electrodo instalado en un área de superficie limitada. Por lo tanto, los
4
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
Electrodo de puesta a tierra
Factor B
de la fórmula (7)
Nombre Proyección horizontal
Línea 1
Perfil cuadrado de dos brazos 1,46
Tres brazos, simétrico 2,38
Cuatro brazos, simétrico 8,45
Seis brazos, simétrico 192
Dos brazos, paralelo
Cuadrado 5,53
Rectángulo con varias
relaciones l
1
/l
2
(1.5; 2; 3; 4)
1.5 5,81
2 6,42
3 8,17
4 10,4
Tabla 1 - Valores del Factor B (7) para varias formas geométricas de electrodos
de superficie
l
2
4a
2
electrodos verticales se utilizarán especialmente en áreas de
gran densidad de construcción, o donde la superficie este
cubierta con asfalto u hormigón.
Las picas verticales se suelen utilizar combinadas con los
electrodos superficiales con el fin de reducir al mínimo la
resistencia total de la puesta a tierra.
Un inconveniente importante que presenta la instalación
de una pica vertical única es la desfavorable distribución del
potencial en la superficie del terreno, que puede calcularse
con la fórmula que sigue, asumiendo que la corriente de de-
fecto a tierra, I
E
, está distribuida uniformemente a lo largo
de toda la longitud del electrodo:
V
x
=
ρI
E
ln
x
2
+ l
2
+l
(9)
4πl
x
2
+ l
2
–l
donde:
x = distancia desde el electrodo de toma de tierra
l = longitud del electrodo
Las demás dimensiones como en (4).
En la Figura 4 se presenta un ejemplo de la distribución relativa del potencial de la superficie del terreno,
V
x
*
= f(x), para ciertas dimensiones de la pica. La comparación de las curvas características de las Figuras
1 y 4 muestra que los gradientes de potencial en la superficie del terreno son considerablemente superio-
res para una pica vertical y las tensiones de paso y contacto más desfavorables. El valor aproximado de la
resistencia de una pica vertical es:
R =
V
E
=
ρ
ln
4l
2
(10)
I
E
4πl r
2
donde r es el radio de la pica.
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
Figura 3 - diagrama del factor k = f(D/a)
útil para la ecuación (8)
Longitud
R
e
s
i
s
t
e
n
c
i
a
Figura 5 - Resistencia de tierra (resistencia
de disipación) de una pica de longitud l
y diámetro 0,02 m en un terreno homogéneo
de resistividad ρ [2]
Figura 4 - Distribución del potencial en la
superficie del terreno: Vx* = f (x) , alrededor de una
pica vertical de puesta a tierra,l de una longitud
l = 3 m y un diámetro d = 0,04 m
5
La figura 5 muestra la resistencia en función de la longitud de la pica en terrenos de distinta resistividad.
En el caso de n picas verticales (Figura 6) instaladas en línea a una distancia uniforme a de una a otra, la re-
sistencia de tierra efectiva será [4,8]:
1
=
(
Σ
1
)
k (10a)
R Ri
donde R
1
, R
2
, R
3
...R
n
son las resistencias de
puesta a tierra calculadas independientemente
para cada pica por separado, asumiendo que no
se ven afectadas por la presencia de las otras pi-
cas y k es el denominado coeficiente de “ocupa-
ción” o de “utilización”, y k ≥ 1
El valor de k es mayor que 1 debido a la influen-
cia mutua de los campos eléctricos producidos
por las barras adyacentes. En efecto, la simetría
del flujo de corriente de cada pica individual se
deforma y la densidad de corriente en el suelo cambia. En algunas publicaciones [8] se dan valores exactos
del coeficiente k para diversas configuraciones de los electrodos de barra paralelos. En una configuración
sencilla como la que se muestra en la Figura 6, se puede asumir [4] que los valores de k son:
para a ≥ 2l, k ≈ 1.25 y para a ≥ 4l, k ≈ 1
Los electrodos mallados se utilizan principalmente en sistemas de puesta a tierra en grandes superficies,
por ejemplo en subestaciones transformadoras. La rejilla de todo el electrodo se construye normalmente
de modo que sea acorde a las dimensiones de la instalación y asegure una distribución de potencial super-
ficial del terreno favorable y aproximadamente uniforme. La resistencia de tierra de los electros de malla-
dos puede calcularse mediante la siguiente ecuación simplificada:
R =
ρ
+
ρ
(11)
4re lΣ
donde r
e
es el radio equivalente.
Para áreas cuadradas, o aproximadamente cuadradas, el radio equivalente es el correspondiente a una su-
perficie circular igual a la superficie real.
Para áreas rectangulares el radio equivalente es igual a la suma de los lados exteriores dividida por π, Si los
electrodos forman un rectángulo muy alargado (Figura 7, b); l
Σ
= suma de la longitud de los lados de todas
las mallas de la rejilla.
Los electrodos de toma tierra en la cimentación son piezas metálicas conductoras empotradas en el
hormigón de los cimientos del edificio. El hormigón empotrado directamente en el terreno tiene un
contenido natural de humedad y puede considerarse material conductor, con una conductividad si-
milar a la del terreno. Debido a la gran superficie que presenta este tipo de electrodo, pueden conse-
guirse unos valores de resistencia de tierra bajos. Por otro lado, el hormigón protege las partes metáli-
cas contra la corrosión, por lo que los elementos del electrodo de hierro empotrados en el hormigón
no necesitan ninguna protección adicional contra la corrosión. En la actualidad los electrodos de to-
ma de tierra en la cimentación se recomiendan como una solución muy práctica para la puesta a tie-
rra de los edificios [6,7].
En la práctica existen dos tipos de configuraciones básicas, cuando se utilizan como electrodos de puesta
a tierra la parte enterrada de la cimentación de los edificios:

En cimientos de hormigón sin armadura (Figura 8).

En cimientos de hormigón armado (Figura 9).
6
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
Figura 6 - electrodos de barra instalados paralelos
entre si. R1 - R4 son las resistencias de cada electrodo,
a - distancias entre electrodos
y l - longitud de cada electrodo
i=1
n
En ambos casos los electrodos de puesta a tierra pueden estár constituidos por:

Pletinas de acero de sección rectangular no inferior a 30 mm x 3,5 mm, o

Barras de acero de sección circular con un diámetro no inferior a 10 mm.
Los elementos de acero pueden ser galvanizados, es decir, recubiertos con una capa de zinc, aunque esto
no es necesario si el espesor de la capa de hormigón que cubre el electrodo es mayor de 50 mm [6]; ya que
el hormigón proporciona suficiente protección contra la corrosión, como se muestra en la Figura 8.
En una cimentación sin armadura en el hormigón (Figura 8) el electrodo sigue normalmente el contorno
de los cimientos del edificio, es decir, esta situado debajo de los muros principales. En los edificios con una
cimentación muy extensa, el electrodo normalmente adopta la forma de bucles que cubren partes de los
perfiles de la cimentación y están conectados entre si.
En una cimentación con armadura de hierro en el hormigón, el electrodo de puesta a tierra se sitúa encima de
la capa más baja del refuerzo de mallazo (Figura 9), asegurando así la adecuada protección del electrodo
contra la corrosión. El electrodo debe
estar sujeto al mallazo con tramos de
cable a intervalos de no más de 2m a
lo largo de toda la longitud del elec-
trodo. No es preciso efectuar una co-
nexión eléctrica concienzuda en cada
punto porque la conexión eléctrica
principal se produce a través del hor-
migón. Si el cimiento está constituido
por paneles separados conectados
entre si por juntas de dilatación, los
electrodos de tierra de cada panel de-
ben estar conectados galvánicamen-
te unos con otros. Estas conexiones
deben ser flexibles y estar situadas de
modo que sea accesibles para realizar
mediciones y operaciones de mante-
nimiento [6].
La resistencia de puesta a tierra de los
cimientos se puede calcular utilizan-
do la siguiente ecuación simplificada [2]:
Figura 8 - Ilustración de la colocación del electrodo de puesta
a tierra en una cimentación sin armadura en el hormigón
Segmento terminal del electrodo de
toma de tierra
Aislamiento
contra humedad
Muro
Cimiento
Electrodo
de toma de
tierra
Suelo
Cimentación bajo suelo
Subcorteza
Tierra
Puntal
Drenaje
m
i
n
.

1
.
5

m
a = min. 5 cm
a
a
Tierra
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
7
Figura 7 - Ejemplos de electrodos de toma de tierra mallados que ilustran el
método de cálculo del radio equivalente re de la ecuación (11) para dos formas de
electrodo de toma de tierra: casi similar a un cuadrado (a) y rectángulo alargado (b)
R = 0,2
ρ
(12)
V
donde:
R está en Ω
V es el volumen del cimiento en m
3
.
El conductor de tierra del electrodo de
puesta a tierra en una cimentación de-
be tener una longitud mínima de 150
cm por encima del nivel del suelo
(Figuras 8 y 9) y debe estar situado tan
cerca como sea posible del borne prin-
cipal de tierra de la instalación del edi-
ficio. La conexión del electrodo de
puesta a tierra de la cimentación con la
protección contra los rayos debe estar
situada fuera del edificio.
En la actualidad existen programas
informáticos que permiten el cálcu-
lo exacto de los parámetros de varias
configuraciones combinadas de elec-
trodos de puesta a tierra, incluyendo
estructuras del terreno con capas
complejas. Sin embargo son de uso limitado ya que la estructura del terreno, su resistividad y sus cambios a
lo largo del año no se conocen en la práctica. El cálculo exacto se puede realizar únicamente para una deter-
minada situación, y será notablemente distinto en cada época del año. En cualquier caso, en estos cálculos no
se requiere una elevada precisión. En la practica, una precisión de ± 30% es suficientemente satisfactoria. En
consecuencia, el valor obtenido mediante las formulas sencillas que aquí se han dado es generalmente satis-
factorio, Naturalmente, aunque el cálculo es fundamental para el diseño, la eficiencia del sistema sólo se po-
drá verificar mediante la medición del valor de la resistencia de puesta a tierra después de la construcción.
Ejemplos de cálculos
En todos los ejemplos se ha supuesto que el terreno tiene una estructura homogénea, con resistividad ρ = 100 Ωm.
8
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
Ejemplo A)
La resistencia de un electrodo simple, de las dimensiones que se indican, enterrado en posición hori-
zontal a 1 m de profundidad:
Anchura b = 40 mm
Grosor c = 5 mm
Longitud l = 5 m
puede calcularse utilizando las ecuaciones (6) y (7) y la Tabla 1. El diámetro equivalente d
e
(6) se calcula como
sigue:
d
e
=
2b
=
2x 0,04 m
= 0,025m (El Factor B tomado de la Tabla 1 es igual a 1)
π π
La resistencia del electrodo de toma de tierra es:
R =
ρ
ln
Βl
2
=
100Ωm
ln
1x 5
2
m
2
≈22Ω
2πl
Σ
td
e
2 x π x 5 lmx 0.025m
Figura 9 - Ilustración de la colocación de un electrodo de toma
de tierra en una cimentación con refuerzo en el hormigón
Suelo
Cimiento
Subcorteza
Tierra
Drenaje
Tierra
Refuerzo de hormigón
Tramo de cable
Segmento terminal del electrodo
de toma de tierra
Aislamiento
contra humedad
Muro
m
i
n
.

1
.
5

m
3
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
Ejemplo B)
Un electrodo constituido por dos barras de 5 m, dispuestas como una construcción simétrica de cuatro
brazos (Tabla 1), tiene los siguientes parámetros:
d
e
= 0.025 m
l = 2.5 m
B = 8.45.
La resistencia del electrodo de toma de tierra es:
R =
ρ
ln
Βl
2
=
100Ωm
ln
8.45x 2.5
2
m
2
≈12.2Ω
2πl
Σ
td
e
2 x π x10m lmx 0.025m
Ejemplo C)
Un electrodo circular instalado en posición horizontal (Figura 2), a una profundidad de 1 m, con un
diámetro D = 5 m, hecho con una pletina de las mismas dimensiones que en el ejemplo A. El factor
k se puede estimar con el gráfico de la Figura 3 a partir del valor D/a = 5m/0,0025 m = 2000, donde
a = c/2, de la Figura 2. La resistencia del electrodo de toma de tierra se puede calcular utilizando la
ecuación (8):
R =
ρ
k =
100Ω m
x 19.2 ≈ 19.4Ω

2
D 2 x π
2
x 5m
Ejemplo D)
Una pica instalada en posición vertical, con un diámetro de 20 mm y una longitud de 5 m, tiene una re-
sistencia calculada por medio dela ecuación (10):
R=
ρ
ln
4l
2
=
100Ωm
ln
4x5
2
m
2
≈21.9Ω
4π l r
2
4x π x 5m 0,01
2
m
2
Valor similar al que puede obtenerse a partir del diagrama de la Figura 5.
Ejemplo E)
Un electrodo de toma de tierra en forma de rejilla rectangular instalado horizontalmente con las
dimensiones que se indican en la figura 10.
La resistencia se calcula mediante la formula (11) y el radio equivalente, r
e
se calcula como se muestra en
la Figura 7:
r
e
=
S
=
4m x 4.5m
≈2.4m
π π
La suma de la longitud de los lados de una malla es:
(1.5m + 1m)* 2= 5m.
La suma de la longitud de todas las mallas dentro de la rejilla
l
Σ
= 5mx 12meshes= 72m
Por tanto, la resistencia del electrodo de toma de Tierra sera:
R=
ρ
+
ρ
=
100Ωm
+
100Ωm
≈11.8Ω
4r
e
l

4 x 2.4m 72m
Figura 10 - Esbozo del diagrama de
un electrodo de puesta a tierra
mallado (ejemplo E)
9
Aspectos constructivos de los electrodos de puesta a tierra
Los sistemas de puesta a tierra deben construirse de tal manera y con unos materiales que permitan un fun-
cionamiento correcto a lo largo de su expectativa de vida útil y a un coste razonable. Las características re-
queridas serán las siguientes:

Baja resistencia de puesta a tierra y una distribución de potencial de superficie favorable.

Adecuada capacidad conductora.

Larga durabilidad.
La resistencia de puesta a tierra no debe superar los valores requeridos por las normas o reglamentos en
las condiciones climatológicas más desfavorables (periodos secos prologados, fuertes heladas, etc.). Si no
existieran prescripciones adecuadas, la resistencia de puesta a tierra debería ser tan baja como sea posible.
La distribución de potencial de tierra superficial debe ser tal que las tensiones de contacto y de paso no su-
peren los valores permitidos. La distribución del potencial más favorable en la superficie del terreno se con-
sigue mediante la utilización de electrodos de puesta a tierra mallados situados en posición horizontal. A
veces será necesario añadir elementos horizontales adicionales para alcanzar una distribución del poten-
cial adecuada en la superficie del terreno. Estos aspectos se tratan en la Sección 6.3.1 “Sistemas de puesta
a tierra – Fundamentos de Cálculo y Diseño”.
La capacidad conductora es el mayor valor de la corriente de defecto que puede ser conducido a tierra a
través del electrodo de puesta a tierra sin que se produzca un calentamiento excesivo de sus elementos ni
del terreno circundante. Con intensidades y valores de la densidad de corriente muy elevados, el agua del
terreno y en la zona de interfaz electrodo-terreno se evapora, lo cual provoca que el suelo se seque y ad-
quiera una resistividad elevada.
La durabilidad de un electrodo de puesta a tierra es el tiempo que transcurre desde su construcción hasta
el momento en que, debido a la corrosión de sus partes metálicas, pierde la continuidad eléctrica. La dura-
bilidad de un electrodo de puesta a tierra debe superar la expectativa de vida de la instalación. Para la ma-
yoría de las instalaciones de energía eléctrica la esperanza de vida puede superar los 25 años y, para las lí-
neas de transporte de energía eléctrica, 35-50 años. El sistema de puesta a tierra debe incluirse en los pro-
gramas de reparación y mantenimiento.
La durabilidad de un sistema de puesta a tierra depende principalmente de su capacidad para soportar la
corrosión. Los electrodos de puesta a tierra, por estar directamente en contacto con el terreno o con agua,
operan en ambientes corrosivos. Hay tres factores principales que determinan el grado de corrosión de los
objetos metálicos en el terreno:

Corrientes continuas (vagabundas) en tierra.

Contaminación química del terreno.

Fenómenos electroquímicos (galvánicos) entre diversos metales situados en el terreno.
La corrosión debida a la presencia corrientes continuas se presenta principalmente en las proximidades de redes
de corriente continua (por ejemplo, líneas eléctricas ferroviarias que transportan corriente continua). Existen nor-
mas y directrices al respecto (por ejemplo DIN VDE 0150) que tratan de los requisitos para estos casos.
La corrosión debida a la presencia de substancias químicas en el terreno generalmente no suele ser de gran
importancia y afecta únicamente a los sistemas eléctricos de fábricas de productos químicos o a los que se
encuentran cerca del mar. En estos casos, los electrodos de puesta a tierra deben estar constituidos por me-
tales resistentes a la corrosión química específica prevista. A fin de reducir al mínimo la corrosión química
se recomienda, en algunos casos, medir el pH del terreno. Para suelos alcalinos (pH>7) se recomienda utilizar
electrodos de cobre, y para suelos ácidos son preferibles electrodos de aluminio, zinc o acero galvanizado.
La corrosión galvánica la produce una corriente continua, que fluye a través de un circuito, generada por
la diferencia de potencial electroquímico que aparece entre dos piezas de distinto metal situadas en un
terreno húmedo, que en este caso actúa como electrolito. De los metales, que habitualmente se utilizan
10
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
como electrodos, el cobre tiene el potencial más bajo. Otros metales presentan un potencial positivo con
respecto al del cobre (Tabla 2). Esta pequeña corriente que fluye permanentemente ocasiona que los iones
metálicos procedentes del ánodo emigren hacia el cátodo. Por lo tanto, el ánodo pierde partículas metáli-
cas que se acumulan en el cátodo. Teniendo esto en cuenta esta circunstancia es posible prever combina-
ciones de metales favorables. Por ejemplo, el acero cubierto de cobre es una solución favorable porque la
cantidad de cobre permanece constante. Un ejemplo opuesto es el acero cubierto de zinc, ya que el zinc ac-
túa siempre de ánodo y su cantidad disminuye continuamente. Obsérvese que el potencial electroquímico
del acero empotrado en el hormigón es muy próximo al del cobre. Por lo tanto las construcciones de acero
en los cimientos de los edificios actúan como cátodos respecto a otros objetos de acero o de zinc situados
en el terreno (no sólo los electrodos de toma de tierra, sino también, por ejemplo, las tuberías de conduc-
ción de agua). Esto significa que grandes cimentaciones pueden ocasionar una importante corrosión de es-
tos objetos metálicos debida a la acción electroquímica.
Los materiales utilizados más frecuentemente para la construcción de electrodos son:

Acero (por ejemplo, en sistemas de conexión a tierra en cimentación).

Acero galvanizado.

Acero cubierto de cobre.

Acero hiperaleado.

Cobre y aleaciones de cobre.
La resistencia mecánica y las condiciones de corrosión imponen las dimensiones mínimas de los electro-
dos de toma de tierra que se dan en la Tabla 3 [5].
Debido a la resistencia mecánica y a la estabilidad frente a la corrosión, las secciones transversales mínimas
de los electrodos de toma de tierra son [5]:

Cobre 16 mm
2

Aluminio 35 mm
2

Acero 50 mm
2
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
11
Metal Potencial electroquímico respecto a un electrodo de cobre [en V]
Zinc o acero cubierto por zinc 0.9 – 1.0
Acero 0.4 – 0.7
Acero en hormigón 0 – 0.3
Tabla 2 - Valores del potencial electroquímico de diversos metales respecto
a un electrodo de cobre [2]
Conclusiones
Al diseñar un sistema de puesta a tierra deben considerarse los siguientes aspectos:

Función.

Propiedades eléctricas.

Material.
12
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
Material Tipo de electrodo
Tamaño mínimo.
Núcleo Revestimiento/recubrimiento
Diámetro
(mm)
Sección
(mm2)
Espesor
(mm)
Valores
mínimos
(mm)
Valores
medios
(mm)
Acero
Galvanizado en caliente
Pletina
2)
90 3 63 70
Perfil (incl. Placas) 90 3 63 70
Tubo 25 2 47 55
Pica 16 63 70
Cable redondo para
electrodo horizontal
10 50
Con revestimiento de
plomo
1
)
Cable redondo para
electrodo horizontal
8 1.000
Con revestimiento de cobre
extruido
Pica 15 2.000
Con revestimiento de cobre
electrolítico
Pica 14.2 90 100
Cobre
Desnudo
Pletina 50 2
Cable redondo para
electrodo horizontal
25
3)
Cable trenzado
1.8
4)
25
Tubo 20 2
Estañado Cable trenzado
1.8
4)
25 1 5
Galvanizado Pletina 50 2 20 40
Con revestimiento de
plomo
1
)
Cable trenzado
1.8
4)
25 1.000
Cable redondo 25 1.000
1)
No adecuado para empotrar directamente en hormigón
2)
Tira laminada o cortada con aristas redondeadas
3)
En condiciones extremas en que la experiencia indique que el riesgo de corrosión y de daños mecánicos es
extremadamente bajo, puede utilizarse 16 mm
2
4)
Por cada hilo individual del cable trenzado
Tabla 3 - Tipo y dimensiones mínimas de los materiales de electrodos de toma de tierra que aseguran
resistencia mecánica y resistencia a la corrosión [5]
Las propiedades eléctricas más importantes de un sistema de puesta a tierra son:

Resistencia de puesta a tierra.

Distribución de la tensión en la superficie del terreno.

Capacidad conductora para la evacuación de la corriente de defecto.
La distribución de potencial de tierra superficial más favorable corresponde a los electrodos de puesta a tie-
rra horizontales, especialmente los mallados, en los que el potencial superficial se puede controlar de una
forma relativamente sencilla. En el caso de electrodos verticales (picas) la distribución de potencial es la
más desfavorable y en este caso se presentan los valores de tensión de paso y contacto más elevados. Por
otra parte, utilizando electrodos verticales es posible conseguir fácilmente valores de resistencia de toma
de tierra bajos y estables, que no dependen significativamente de las estaciones del año. Los electrodos ver-
ticales se utilizan también en combinación con los horizontales para obtener valores más bajos de la resis-
tencia de puesta a tierra.
La selección del material de un electrodo es normalmente un compromiso entre el coste y la durabilidad
de dicho electrodo de puesta a tierra. La corrosión del material y la agresividad de la corrosión son los prin-
cipales factores que limitan el tiempo de vida de un sistema de puesta a tierra.
Referencias y Bibliografía
[1] IEC 364-5-54, Electrical installations of buildings (UNE 20-460-5-54 - Puesta a tierra y conductores de protección)
[2] Rudolph W, Winter O, EMV nach VDE 0100, VDE-Schriftenreihe 66, VDE-Verlag GmbH. Berlin, Offenbach, 1995
[3] ABB Switchgear Manual, 10th edition, Düsseldorf, Cornelsen Verlag 1999
[4] Batz H et al, Elektroenergieanlagen, VEB Verlag Technik Berlin, 1989
[5] HD 637 S1 (Harmonisation Document) “Power installations exceeding 1 kV a.c.”
[6] RWE Energie Bau-Handbuch, 12
th
Edition, Editor: Hauptberatungsstelle für Elektrizitätsanwendung, HEA-e.V
[7] DIN 18014, Fundamenterder, Berlin, Beuth Verlag
[8] Wolkowinski K, Uziemienia urzaden elektroenergetycznych (Earthing systems of electrical power devices), in Polish,
Warsaw, WNT, 1967
Sistemas de puesta a tierra - Aspectos básicos de su construcción
13
14
Notas
Notas
15
16
Notas
Socios Fundadores* y de Referencia
Consejo Editorial
David Chapman (Chief Editor) CDA UK david.chapman@copperdev.co.uk
Prof Angelo Baggini Università di Bergamo angelo.baggini@unibg.it
Dr Araceli Hernández Bayo ETSII - Universidad Politécnica de Madrid ahernandez@etsii.upm.es
Prof Ronnie Belmans UIE ronnie.belmans@esat.kuleuven.ac.be
Dr Franco Bua ECD franco.bua@ecd.it
Jean-Francois Christin MGE UPS Systems jean-francois.christin@mgeups.com
Prof Anibal de Almeida ISR - Universidade de Coimbra adealmeida@isr.uc.pt
Hans De Keulenaer ECI hdk@eurocopper.org
Prof Jan Desmet Hogeschool West-Vlaanderen jan.desmet@howest.be
Dr ir Marcel Didden Laborelec marcel.didden@laborelec.com
Dr Johan Driesen KU Leuven johan.driesen@esat.kuleuven.ac.be
Stefan Fassbinder DKI sfassbinder@kupferinstitut.de
Prof Zbigniew Hanzelka Akademia Gorniczo-Hutnicza hanzel@uci.agh.edu.pl
Stephanie Horton LEM Instruments sho@lem.com
Dr Antoni Klajn Wroclaw University of Technology antoni.klajn@pwr.wroc.pl
Prof Wolfgang Langguth HTW wlang@htw-saarland.de
Jonathan Manson Gorham & Partners Ltd jonathanm@gorham.org
Prof Henryk Markiewicz Wroclaw University of Technology henryk.markiewicz@pwr.wroc.pl
Carlo Masetti CEI masetti@ceiuni.it
Mark McGranaghan EPRI PEAC Corporation mmcgranaghan@epri-peac.com
Dr Jovica Milanovic UMIST jovica.milanovic@umist.ac.uk
Dr Miles Redfern University of Bath eesmar@bath.ac.uk
Dr ir Tom Sels KU Leuven tom.sels@esat.kuleuven.ac.be
Prof Dr-Ing Zbigniew Styczynski Universität Magdeburg Sty@E-Technik.Uni-Magdeburg.de
Andreas Sumper CITCEA sumper@citcea.upc.es
Roman Targosz PCPC cem@miedz.org.pl
Hans van den Brink Fluke Europe hans.van.den.brink@fluke.nl
European Copper Institute* (ECI)
www.eurocopper.org
ETSII - Universidad Politécnica de Madrid
www.etsii.upm.es
LEM Instruments
www.lem.com
Akademia Gorniczo-Hutnicza (AGH)
www.agh.edu.pl
Fluke Europe
www.fluke.com
MGE UPS Systems
www.mgeups.com
Centre d'Innovació Tecnològica en Convertidors
Estàtics i Accionaments (CITCEA)
www-citcea.upc.es
Hochschule für Technik und Wirtschaft* (HTW)
www.htw-saarland.de
Otto-von-Guericke-Universität Magdeburg
www.uni-magdeburg.de
Comitato Elettrotecnico Italiano (CEI)
www.ceiuni.it
Hogeschool West-Vlaanderen
Departement PIH
www.pih.be
Polish Copper Promotion Centre* (PCPC)
www.miedz.org.pl
Copper Benelux*
www.copperbenelux.org
International Union for Electricity Applications (UIE)
www.uie.org
Università di Bergamo*
www.unibg.it
Copper Development Association* (CDA UK)
www.cda.org.uk
ISR - Universidade de Coimbra
www.isr.uc.pt
University of Bath
www.bath.ac.uk
Deutsches Kupferinstitut* (DKI)
www.kupferinstitut.de
Istituto Italiano del Rame* (IIR)
www.iir.it
University of Manchester Institute of Science and
Technology (UMIST)
www.umist.ac.uk
Engineering Consulting & Design* (ECD)
www.ecd.it
Katholieke Universiteit Leuven*
(KU Leuven)
www.kuleuven.ac.be
Wroclaw University of Technology*
www.pwr.wroc.pl
EPRI PEAC Corporation
www.epri-peac.com
Laborelec
www.laborelec.com
European Copper Institute
168 Avenue de Tervueren
B-1150 Brussels
Belgium
Tel: 00 32 2 777 70 70
Fax: 00 32 2 777 70 79
Email: eci@eurocopper.org
Website: www.eurocopper.org
Dr Antoni Klajn
Wroclaw University of Technology
Wybrzeze Wyspianskiego 27
50-370 Wroclaw
Poland
Tel: 00 48 71 3203 424
Fax: 00 48 71 3203 596
Email: henryk.markiewicz@pwr.wroc.pl
Web: www.pwr.wroc.pl
Wroclaw University of Technology
Wybrzeze Wyspianskiego 27
50-370 Wroclaw
Poland
Tel: 00 48 71 3203 920
Fax: 00 48 71 3203 596
Email: antoni.klajn@pwr.wroc.pl
Web: www.pwr.wroc.pl
Prof Henryk Markiewicz
Princesa, 79
28008 Madrid
Tel: 91 544 84 51
Fax: 91 544 88 84
e-mail: cedic@pasanet.es
web: www.infocobre.org.es

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful