EVOLUCIÓN DEL LATÍN. DESDE EL INDOEUROPEO A LAS LENGUAS ROMANCES.

Orígenes del latín: el indoeuropeo. En el centro de Italia, en el Latium se hablaba latín desde el año 1000 a. C. aproximadamente. No se trata de una lengua autóctona, sino que la trajo un pueblo extranjero que la impuso: los indoeuropeos. Sobre los indoeuropeos se sabe que fue un pueblo que vivió en el 4.000 a.C entre Asia y Europa. No tenemos testimonios directos de su lengua, pero ésta se ha reconstruido gracias a la lingüística comparada. A partir de su léxico reconstruido y de otros indicios sabemos que eran seminómadas, conocían la agricultura, la ganadería y la pesca. Las tribus indoeuropeas estaban organizadas por familias: el padre era el jefe de familia y en cada tribu había un padre. Su religión estaba presidida por un dios-padre, relacionado con fenómenos de la naturaleza como el rayo, la tormenta y la lluvia, y había otros dioses. Se supone que por razones demográficas, climatológicas y socioeconómicas, los indoeuropeos se fueron asentando en diversas regiones de la India y Europa, fundiéndose con los pueblos indígenas. Estos cambios paulatinos dieron lugar a nuevas culturas y lenguas: • Así en Anatolia (actual Turquía) surgió el hetita. • En Grecia, el griego, que se escribe desde hace 3.500 años. • En la India e Irán, las lenguas indoiranias, entre ellas el sánscrito, el védico y el persa. • En el norte de Europa, la rama balto-eslava, de la que proceden el ruso, el polaco, el lituano, el ucraniano... • En el centro de Europa surge el germánico de donde vienen el inglés, el alemán, el sueco, el holandés... • De la rama celta, perviven el irlandés, el bretón y el escocés. • En Italia da lugar a lenguas como el osco, el umbro y el latín, que pervive en la forma evolucionada que conocemos como lenguas romances.

Distribución de las lenguas indoeuropeas, según sus ramas.

Solo algunas lenguas europeas no proceden del indoeuropeo: el vasco, el finés, el húngaro y el estonio. El latín en época histórica Existen testimonios del latín escrito desde el s. V a. C., en inscripciones, vasijas y restos arqueológicos. Se trata de un latín muy arcaico. En el s. III a C. comienzan los textos literarios. En la etapa de formación del latín influyen otros pueblos meditarráneos sobre todo: - Los etruscos: que vivían en la Toscana, al norte del Lacio y que se fue extendiendo hacia el sur, entrando en contacto con la cultura griega, que estaba asentada al sur de Italia y en Sicilia. Su lengua, el etrusco, no está emparentada con el indoeuropeo, pero sí tenía su sistema de escritura, basado en el alfabeto griego. Se trata de una cultura muy refinada desde el punto de vista técnico y artístico, que perdió su independencia de Roma en torno al 500 a. C. - Los griegos: asentados en el sur de Italia (Nápoles) y en Sicilia (Siracusa), región conocida como Magna Grecia, su lengua, su cultura, su religión, su arte ejercen una influencia permanente a lo largo de toda la histori de Roma, de manera que parte de su léxico se enriquece gracias a este contacto. Ya en el siglo III a C podemos distinguir:

• el latín literario o culto, que es la lengua oficial, en la que se escriben las leyes y la literatura, usada por patricios y senadores cuando hablaban en público. Es el latín que conserva la tradición escrita y da lugar al latín clásico, al latín eclesiástico y al latín que se emplea en las universidades de toda Europa hasta el siglo XIX. • el latín vulgar, que era el latín coloquial, hablado por el pueblo. Siguió en uso hasta el s. V d.C y con la fragmentación del Impero Romano dio lugar a las lenguas romances.

Las lenguas romances. Las lenguas romances se hablan desde el s. VIII d. C y se escriben desde el IX.ó X. Son: • Castellano • Catalán y Valenciano. • Gallego • Portugués • Francés • Provenzal • Italiano • Sardo • Rumano • Dálmata.

Distribución de las lenguas romances en Europa.

Del latín vulgar nace por lo tanto nuestra lengua, por ello la mayor parte del léxico español está formado por palabras patrimomiales, es decir, que evolucionan directamente desde el latín vulgar, según unas reglas fonéticas. Además a lo largo de

toda la historia se dan momentos en los que se redescubre la cultura clásica y se introducen en nuestro idioma nuevos términos tomados del latín, adaptándolos a nuestra pronunciación: son los cultismos, la mayoría de los cuales proceden del Renacimiento, época en la que toda la cultura europea se escribe en latín, desde los tratados diplomáticos hasta los libros de texto de las universidades. Sólo a partir de los movimientos nacionalistas del siglo XIX se deja de usar el latín como lengua prioritaria para la cultura.
Imágenes de Wikimedia Commons. cc Olga Díez - Latín I CEAD S. C. Tenerife

-