Evaluación de Tesis – Programa de Formación Docente Continua – Universidad Nacional del Nordeste TEXTOS SELECCIONADOS Conceptualizaciones de la noción de “Vigilancia

Epistemológica”. La noción de “Vigilancia Epistemológica” se vincula con la idea de restitución de la fuerza heurística de los conceptos, por un lado. Por otra parte, tiene que ver con la coherencia teórica que guarda el investigador con sus propia línea de pensamiento, desde al cual debe identificar en su práctica investigativa cuál es el error, y dentro de su marco teórico buscar y aplicar los mecanismos metodológicos que le permitan superar los obstáculos presentados. Retomando a Bachelard, esta vigilancia permitiría captar la lógica del error para construir luego la lógica del descubrimiento de la verdad como polémica contra el error y así sucesiva y permanentemente con las nuevas, propensas e inestables verdades (Siempre relativas y plausibles de devenir errores). Finalmente, se vincula con la capacidad de traspolar conceptos y métodos a otros trabajos de investigación, con el objetivo de que al ser arrancados de su contexto original, puedan adquirir nuevos usos. El ejercicio de la vigilancia epistemológica debe ser constante y tendiente a subordinar uso de técnicas y conceptos a un examen continuo sobre las condiciones y los límites de su validez. Es decir que la coherencia es tal precisamente porque se repiensa La Vigilancia Epistemológica no implica aferrarse a una obediencia incondicional a un Organon de reglas lógicas (”Clausura Prematura”). Antes bien, es preciso reconocer que existe una disponibilidad semántica en los conceptos, lo que constituye una de las condiciones del conocimiento. Riesgos del Desplazamiento de la Vigilancia Epistemológica. Los problemas del desplazamiento de la vigilancia epistemológica surgen cuando el científico sobredimensiona su pertenencia particular a un marco teórico con respecto a la disciplina en la cual éste se inserta. Es decir, que el desplazamiento puede a llegar a ser extremo pero sin embargo el científico no haber dejado de ser coherente. Lo que resulta inaceptable es que su desplazamiento epistemológico lo lleve a burlar el acuerdo epistemológico que subyace en la disciplina a la cual es afín el científico. El Desplazamiento no genera problemas si se lo entiende como una búsqueda transmutable de rigores relativos y específicos, desde la teoría de Bachelard, quien entiende a la Verdad como una “Teoría del Error Rectificado”. Detener la vigilancia es aplicar excesivamente la metodología, así también el uso de instrumentos y apoyos sin verificar con antelación las condiciones bajo las cuales éstos se aplican. La clave es la Coherencia, dentro del mismo sistema “Método / Metodología”. Coherencia dinámica y polisémica. “El hecho científico se conquista, construye y comprueba” (Vd. Bachelard)

Ruptura Epistemológica: ¿En qué consiste?. La ruptura consiste en alejar de la ciencia la influencia de las nociones comunes, de manera de lograr la objetivación de las técnicas de investigación. Para ello es preciso realizar una crítica lógica y lexicológica del lenguaje común con el objeto de elaborar y reelaborar controladamente las nociones científicas. El aporte de la Estadística es insoslayable en esta labor, en tanto el análisis estadístico desgarra la trama de relaciones que s entretejen continuamente en la experiencia. Práctica Científica: Necesidad de romper con las prenociones del sentido común. La práctica científica supone una ruptura con las prenociones del sentido común por el hecho de que el descubrimiento científico no se reduce nunca a una simple lectura de lo real, sino a romper con lo real y con las configuraciones que éste propone a la percepción. Interpretación del postulado: “Una investigación seria conduce a reunir lo que vulgarmente se separa o a distinguir lo que vulgarmente se confunde. La frase postula la necesidad de una ruptura con el saber vulgar y espontáneo y con sus prenociones erradas. La idea tiene que ver con romper con las relaciones más aparentes y familiares, para hacer surgir un nuevo sistema de relaciones entre los elementos, y así fundar el Conocimiento Abstracto y Científicamente avalado Ruptura epistemológica respecto a la propia tradición disciplinaria. No sólo el Sentido común limita la actividad científica. También la Vigilancia Epistemológica con respecto a una misma tradición disciplinar puede llegar a ser un mal consejero para la Investigación propiamente científica. La palabra tradición supone una valoración despectiva para los autores que se relaciona con el encasillamiento y la ortodoxia estática. La tradición engloba a individuos particulares y las autoridades eminentes pueden obrar en detrimento de la libre voluntad del Científico concreto. En definitiva, condicionado por su propia tradición disciplinar, el Investigador no construye su objeto de conocimiento, categorías y otros elementos Científicos, sino que lo reelabora, lo ya elaborado y construido. Y lo hace por un mero mecanismo de extracción artificial de elementos teóricos ya dados y de aspiración universal. Cap 3: “La Construcción del Objeto”. 1. Supuestos sobre los cuáles se apoya el criterio de demarcación empirista. De qué manera entienden a partir de esto los autores el proceso de construcción y diferenciación de las disciplinas científicas.

El criterio de demarcación de las ciencias en el modelo empirista se apoya en una tendencia a concebir sus ámbitos de dominio epistemológico como un conflicto de límites con respecto a las ciencias vecinas y ello en razón de que se imagina la división científica del trabajo como una “división real de lo real”. El objeto de estudio y la división interdisciplinaria, en la misma línea de demarcación, se realiza en función del parámetro de clasificación por sectores aparentes. Frente a ello, Bourdieu y Passeron entienden el proceso de construcción y de diferenciación de las disciplinas científicas por la diferencia de tipo terminológica, así como también por el objeto y metodología que emplean. Se precisa, entonces, superar tanto el Cientificismo espontáneo de los conceptos vulgares, como el rigor analítico y formal de los conceptos llamados operatorios. Una vez logrado esto, la delimitación del corpus particular de cada ciencia daría como resultado una construcción de denominaciones específicas. Al construir nuevos objetos, se construyen nuevas relaciones entre los aspectos de las cosas. Así surgen los conceptos sistemáticos, que resultan de un uso en referencia continuo con respecto al sistema total de interrelaciones científicas de la disciplina Concepción sobre la relación sujeto objeto de conocimiento implicada en la frase “el hecho se construye”. Diferencia con la afirmación “El hecho se descubre” y sus implicancias. En la proposición “El hecho se construye” subyace la concepción de que el sujeto y el objeto interactúan y de que de esta dialéctica surge como síntesis el hecho, que puede identificarse con el producto científico y con el Conocimiento científico. Decir que “El hecho se descubre”, por su parte, implicaría que ya está dado por lo cual al sujeto sólo le competería desenfundar un objeto ya preconcebido. El sujeto cumpliría un rol más pasivo en este caso, frente al Objeto- Activo, que potencialmente, tendría en sí el germen del Conocimiento. Interpretación de la idea de “Construcción del objeto”, a partir de la afirmación: “Sólo a condición de que se interrogue”. Sus consecuencias metodológicas consecuentes. La idea de construcción del Objeto, “sólo a condición de que se lo interrogue “, tiene que ver con construir y descubrir, a la vez al Objeto. Desde el punto de vista metodológico estas ideas se relacionarían con la teoría de Bachelard del Obstáculo Epistemológico y con su idea referida anteriormente. También con la idea de romper con la falsa dicotomía “neutralidad axiológica”/”neutralidad metodológica”, haciendo de ambas una dupla metodológica en el proceso de interrogación del Objeto. Indudablemente, el papel del Científico debe ser activo e indagador, caracteres fundamentales en este caso. ____________________________________________________________________________ ____________

Fuente Post: Bourdieu, Pierre; Chamboredon, Jean-Claude; Passeron, Jean-Claude. El Oficio de Sociólogo. México D.F. Siglo XXI Editores. 2002.-