P. 1
La Cuarta Guerra Mundial

La Cuarta Guerra Mundial

2.0

|Views: 3,105|Likes:
El Imperio Global Euronorteamericano, conjuntamente con la Tercera Guerra Mundial contra el comunismo, emprendió una guerra contra todo el Tercer Mundo, una guerra física, económica, política, cultural, psicológica y ambiental, para destruir a la población y a los recursos naturales de los países más débiles.
El Imperio Global Euronorteamericano, conjuntamente con la Tercera Guerra Mundial contra el comunismo, emprendió una guerra contra todo el Tercer Mundo, una guerra física, económica, política, cultural, psicológica y ambiental, para destruir a la población y a los recursos naturales de los países más débiles.

More info:

Published by: Walter Alberto Moore on Oct 01, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/30/2013

pdf

text

original

Sections

La batalla para
apoderarse de los
Recursos Naturales

***

La Piratería Global

La Cuarta Guerra Mundial 76 Walter A.
Moore

“Sin embargo ¿no dan lugar los defensores de la libertad a que se invoque
otro principio básico de la filosofía de los derechos humanos: el derecho de
los demás a los recursos que son escasos?”.

Párrafo contenido en el Informe sobre el Grupo de Expertos de las Naciones Unidas sobre
Fertilidad y Familia en la Conferencia de Nueva Delhi, en 1983.

Justificando la disminución de la población de los países del Tercer Mundo para
que los países industrializados puedan aprovechar sus recursos naturales para
sus necesidades.

La Cuarta Guerra Mundial 77 Walter A.
Moore

DE LOS RECURSOS NATURALES AL MEDIO AMBIENTE

Desde tiempos inmemoriales en la conciencia de los pueblos los recursos naturales de las regiones que
habitan son parte de su patrimonio inalienable, como su lenguaje, su cultura, su religión, su historia.
Esa convicción se opone a los objetivos de los países industrializados, siempre ávidos de materias primas, y
por lo tanto han desarrollado una gigantesca campaña político-cultural para torcer esta conciencia popular.
Esta campaña tiene aspectos persuasivos, aspectos políticos y aspectos económicos:
Entre las ESTRATEGIAS PERSUASIVAS (guerra psicológica) resaltan las destinadas a descalificar la
importancia de los recursos naturales frente al desarrollo del conocimiento técnico-científico y mercantil.
Se trata de una idea errónea, puesto que las realizaciones provenientes del conocimiento científico
tecnológico y mercantil son reproducibles y perfeccionables casi infinitamente, mientras que la Naturaleza,
(palabra cuidadosamente olvidada por sus connotaciones positivas para la gente) tiene una capacidad
limitada de autorregulación y es fácilmente degradable en las sociedades industriales, debido a que esta
genera una enorme cantidad de contaminantes, extermina en forma creciente a las especies naturales,
modifica el clima y altera destructivamente los paisajes con actividades mercantiles como el turismo, las
líneas de alta tensión, gasoductos, excavaciones mineras y otras instalaciones industriales, además de la
contaminación visual que instala la publicidad, las urbanizaciones basadas en la especulación inmobiliaria, y
muchas otras actividades degradantes del equilibrio bioclimático.
Los países poco industrializados y menos poblados son los que han conservado la mayor parte de recursos
naturales, mientras que los países industrializados y superpoblados, que son los que han puesto su energía en
el desarrollo técnico-mercantil, han agotado los suyos.
Para resolver esta situación, y hacer seguir a toda la Humanidad en el mismo camino suicida, los artífices
imperiales de la guerra psicológica impulsan masivamente las ideas de:
* Diluir en la población la conciencia del esfuerzo y la calidad del trabajo necesario para incorporar
los recursos naturales al uso social haciéndolos aparecer como un “milagro” de la comercialización (marcas,
comercios, envases, publicidad, etc.)
* Disimular que la constante disminución de los precios de las materias primas (commodities) es sólo
el resultado de la presión política y económica de los países industrializados que buscan maximizar sus
beneficios al cambiarlos por bienes industrializados y los servicios.
* Desviar la atención sobre los recursos naturales, primero incluyéndolos en el campo más amplio
del Medio Ambiente y, desde allí, centrar la atención en temas naturales que no tienen conexión directa con la
economía, como la extinción de especies animales y vegetales81
.
* Disimular el hecho de que al Directorio Imperial lo único que le interesa de los recursos naturales
es transformarlos en recursos económicos para su beneficio.
* Convencer a los líderes de opinión y a la opinión pública de la ineficacia del Estado como
administrador del patrimonio económico nacional, (y en consecuencia de los recursos naturales) basado en la
frecuente inoperancia burocrática, disimulando siempre el hecho que son las empresas las responsables del
sabotaje que implica la corrupción de muchas instituciones y funcionarios públicos para obtener beneficios
económicos.

* Instalar la imagen de que es irrelevante, cuando no beneficioso, que la explotación de los recursos
naturales la realicen empresas del circuito imperial, dada su mayor “eficiencia”, y ocultando que los
beneficiarios de esa explotación no serán los pueblos de los países dueños de dicha riqueza, sino los
directorios de las multinacionales que, además, explotan salvajemente a los trabajadores que son los
legítimos dueños de esos materiales.
Las ESTRATEGIAS POLÍTICAS principales, que los agentes imperiales movilizan en este campo son las
siguientes:

81

Como todas las campañas del Imperio, la protección de las especies en peligro de extinción es un fin loable y que
merece todo el apoyo, pero la propaganda sobre este tema tiene un propósito menos loable: busca la injerencia de
fundaciones manejadas por el Imperio en las políticas nacionales de administración de los recursos ambientales.

La Cuarta Guerra Mundial 78 Walter A.
Moore

A.) Eliminar la participación del Estado en la explotación de los recursos naturales que requieren
grandes inversiones. Como los capitales locales son generalmente insuficientes para la mayor parte de estos
tipos de emprendimientos, la única solución para convertirlos en bienes económicos es la participación del
Estado, y si este no lo hace la única alternativa la constituyen las empresas imperiales (las famosas
inversiones extranjeras).
Hoy los recursos naturales vitales para el desarrollo imperial ya no son los recursos NO RENOVABLES,
debido a que se han descubierto enormes reservas de petróleo y la demanda de minerales ha disminuido
gracias a las técnicas de reciclado y a lo que se denomina “desmaterialización” de la producción.
En cambio los recursos RENOVABLES como el agua82

, la pesca, los bosques, las tierras fértiles, la
biodiversidad y las frecuencias radioeléctricas se encuentran cada vez en una situación más crítica. Estos
recursos, en casi todos los países del mundo, estaban bajo control (directo o indirecto83

) de los Estados, pero
a partir de la década de 1970 la promoción de la idea de las privatizaciones o de liberación de restricciones al
capital extranjero para que explote estos recursos constituyen la principal ofensiva imperial en este campo.
Podemos destacar el copamiento (en forma de reserva legal para su uso) por parte de las empresas imperiales
de las frecuencias radioeléctricas, que combinadas con los satélites y las redes de comunicaciones de fibra
óptica son la base de las comunicaciones actuales, la compra masiva de tierras en los países pobres (a la
milésima parte del valor que ese mismo tipo de tierras tienen en los países ricos), o la sobreexplotación
pesquera por empresas extranjeras dada la precariedad o inexistencia de flotas pesqueras de los países
costeros próximos a las principales área de pesca.
B.) También desarrollan constantes actividades de presión para lograr muy bajas cargas impositivas
para las empresas extranjeras. Esta presión corruptora se ejerce sobre los legisladores, con el argumento que
cualquier impuesto que se intente cobrar “espantará” a los míticos capitales extranjeros, o ante los miembros
del poder ejecutivo para que mire hacia otro lado en el momento de controlar la evasión impositiva, o ante los
jueces para que legalicen los negociados o las entregas del patrimonio nacional. Estas actividades
normalmente son sabrosamente adobadas con sobornos.
Las ESTRATEGIAS ECONÓMICAS principales del Imperio en este campo son:
•Mantener el control sobre los precios internacionales de las materias primas84

por parte del Directorio
Global gracias a los subsidios estatales y al control que tienen los carteles de empresas multinacionales
sobre los mercados mundiales a través de regulaciones de la Organización Mundial de Comercio, (antes
del GATT), los tratados de “integración” como el NAFTA, además de la creciente integración
monopolica (cartelizada) de los grupos que manejan la prestación de servicios y el intercambio de
commodities, o sea los productos vendidos a granel y sin marca, en especial los granos, productos
ictícolas, ganaderos y petroleros, que luego son fraccionados y comercializados por las empresas de los
países industrializados, transfiriendo el valor desde el producto natural a las manufacturas gracias al
poder político, económico y comercial que tienen los países industrializados.
•Aunque los países jóvenes logren producir con costos y calidades mejores a los de los países
industrializados (cosa cada vez más factible dada la facilidad con que se transfiere la tecnología
actualmente), estos seguirán controlando la mayor parte de los mercados mundiales con protección para
sus productores locales y en general mediante su capacidad de financiamiento, el uso de marcas,
otorgamiento de franquicias, redes de distribución, sistemas de transporte internacional, propiedad
intelectual, etc..

82

El Informe sobre Desarrollo Humano de 1998, generado por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas
(PNUD) se informa que las reservas de agua dulce pasaron de 17.000 m3 por persona en 1950 a 7.000 m3 por
persona en 1997, una cuarta parte de las especies de peces está agotada y el 44 por ciento se está acercando a su
límite biológico, en 1970 existían 11,4 km2 de bosques por cada 1.000 habitantes, en 1998, esta superficie se redujo a
7,3 km2 por cada 1.000 habitantes, en los últimos 50 años se han degradado 2.000. millones de hectáreas de tierras
fértiles (un sexto de la superficie terrestre) y la biodiversidad se pierde entre 50 y 100 veces más rápido de lo que lo
haría naturalmente.

83

La política impositiva hacia estos recursos es una forma de control indirecto por parte del Estado.

84

El principal motivo económico que manifestó Irak para invadir Kuwait, es que este país incumplía constantemente
las cuotas de extracción de petróleo convenidas en la OPEP , con lo cual el precio internacional de este producto se
deterioraba constantemente, favoreciendo a los intereses económicos de los países industrializados.

La Cuarta Guerra Mundial 79 Walter A.
Moore

•Las empresas imperiales tratan de ocultar que recursos naturales como las ondas electromagnéticas no
sean visualizados como tales, sino como recursos técnicos. Todas las transmisiones radiales, televisivas,
telefónicas y de datos que no se realizan mediante cables, lo hace atravesando el espacio o el espectro
electromagnético que constituyen recursos naturales de propiedad de las naciones y sujeto a complejas
normas internacionales. Sin embargo, estos recursos sólo pueden ser explotados si se dispone de la
tecnología satelital y electrónica necesaria para lograr una utilización cada vez más intensiva de las
comunicaciones, con lo cual estas quedan progresivamente fuera del control de los Estados nacionales.

RECURSOS NATURALES Y PATRIMONIO AMBIENTAL

Un listado de los recursos naturales más valiosos y buscados en nuestra época contabilizaría las frecuencias
radioeléctricas, los hidrocarburos, sobre todo el petróleo y el gas natural, los bosques, la riqueza forestal y
botánica en general, las tierras aptas para cultivos (sobre todo aquellas que no requieren agroquímicos) y
aptas para pastoreo85

, el agua dulce86

, los recursos mineros, los recursos pesqueros, el espacio aéreo y las
rutas aéreas, los paisajes naturales con potencial turístico, las vías navegables, la fauna, los puertos e
instalaciones costeras, y los territorios donde se encuentra la vida salvaje, para mencionar sólo algunos.
El conjunto de estos recursos constituye el PATRIMONIO AMBIENTAL de una Nación, y pertenecen a la
población que habita ese país. La obligación de cada Gobierno Nacional es convertirlos en los elementos que
su población necesita para estar sana y feliz y preservarlos para las generaciones venideras. Para esto es
necesario también que se impida que sean malversados, depredados y contaminados, o bien explotados
prioritariamente por intereses enemigos o ajenos a los de sus legítimos dueños.
A este respecto, inclusive una organización imperial como el Banco Mundial, en la pagina 134 de su
"Informe sobre el Desarrollo Mundial 1996", señala "Los bienes públicos propiamente dichos, como la
Defensa Nacional, la Ley y el Orden y la Protección Ambiental, no pueden ser competencia de los
mercados privados. Es el Estado quien debe proporcionar estos bienes e imponer sus costos a los
contribuyentes."

Para que esto sea posible, es necesario organizar a las instituciones del Estado tras ese propósito y reforzar la
capacidad de negociación para poder hacerlos realidad ante la segura presión de los intereses mercantiles y
los grupos disolventes manejados por las instituciones oligárquicas internacionales.
Esta capacidad de resistencia y negociación requiere establecer estrategias contrarias a las impulsadas por el
Imperio, tanto en el frente cultural (contramedidas en la guerra psicológica) como en el frente político, en el
frente económico y en el frente bélico, defendiendo nuestras poblaciones, nuestro patrimonio ambiental y
desarrollando la producción regional y de las PyMEs nacionales y de las empresas estatales o mixtas
controladas por el público.

AMENAZAS REALES Y EXCUSAS IMPERIALES SOBRE EL
MEDIO AMBIENTE

PETRÓLEO Y EFECTO INVERNADERO

La actividad industrial ha generado grandes perturbaciones en el medio ambiente. La más grave es, sin duda,
el efecto invernadero. El exceso de bióxido de carbono (CO2) emitido a la atmósfera por la emisión de gases
procedentes de la combustión de derivados del petróleo y del carbón, impide la salida de parte de los rayos
infrarrojos, rebotándolos hacia la tierra (como sucede en un invernadero) produciendo un incremento de la
temperatura media, que llegó a medio grado en siglo XX, estimándose que este incremento será de tres
grados en el próximo siglo, lo que significará una verdadera catástrofe planetaria porque producirá cambios

85

La compra de 900.000 hectáreas en la Patagonia argentina por la firma Benetton dedicadas íntegramente a la cría
de ovejas que, en su enorme mayoría se exportan en pie para consumo de los países árabe es una muestra de esta
explotación, que ni siquiera paga impuestos al Estado Argentino.

86

En Venezuela, el lago de Maracaibo, una enorme fuente de agua dulce ha quedado completamente inutilizada para
su uso debido a la contaminación generada por las refinerías de petróleo ubicadas en su periferia.

La Cuarta Guerra Mundial 80 Walter A.
Moore

climáticos de envergadura, tales como el incremento del nivel de los océanos por deshielo de los casquetes
polares, y un enorme agravamiento de fenómenos climáticos catastróficos como los generados por los
procesos denominados “El Niño” y “La Niña”, donde se incrementan las áreas y períodos de sequía, las
inundaciones se hacen mayores y más prolongadas, se incrementan los procesos climáticos catastróficos,
tales como ciclones, tornados y maremotos.
La sustitución del petróleo como combustible para vehículos y para la generación de electricidad por
recursos ambientalmente inocuos está resuelta técnica y económicamente, y si no se materializan se debe
exclusivamente a la acción de los lobbies de la industria petrolera, tan poderosos como para impulsar
guerras, controlar gobiernos y desplegar enormes recursos económicos en todos los países del mundo. Su
aparato de propaganda es tan potente que han instaurado la idea que el "modo de vida americano" depende
del bajo precio de la gasolina para los automóviles.
El mayor consumidor de petróleo mundial y la nación a la que corresponde un tercio de toda la emisión
mundial de anhídrido carbónico (CO2) es Estados Unidos, y tiene un consumo por capita de combustibles
cuatro veces mayor al de Japón y al de Austria, eso obedece al precio de venta al consumidor que mantienen
artificialmente bajo (0,30 dólares el litro contra 1,15 dólares en Japón y Austria)87
.
Los petroleros son los grupos empresarios con el poder político más consolidado en Estados Unidos, puesto
que fueron los arquitectos del poder del establishment norteamericano en las primeras décadas del siglo. Esta
falta de escrúpulos se manifiesta desde sus inicios. Podemos recordar la asociación de las empresas
petroleras de famosos millonarios, con banqueros preeminentes y mafiosos como Al Capone, la banda
encargada de destruir los camiones de sus competidores, mientras su petróleo se transportaba por el
ferrocarril que ellos controlaban.
Hoy tienen las fuerzas de tareas bélicas más poderosas del mundo a su servicio, tal como se pudo comprobar
en la Guerra del Golfo, cuando Saddam Hussein se permitió tratar de recuperar un sultanato inventado sobre
un lago petrolero y controlado por las multinacionales. La guerra de las Malvinas, inventada por Inglaterra,
estaba destinada a controlar las reservas petroleras "off shore" que rodean a esas islas, proyecto postergado
con la aparición de grandes reservas en el mar Caspio, de explotación más económica.
Nada logra controlar la voracidad de las empresas petroleras, que gastan fortunas enormes en lobbies para
impedir cualquier regulación que disminuya las ventas de un producto repudiado mundialmente como el
petróleo, que no sólo envenena el aire, sino que está contaminando los mares de todo el mundo.
Esta siniestra conducta se debe a mera molicie intelectual de estas empresas, que siguen ciegamente su
propósito, a pesar de su creciente desprestigio88

. Si en lugar de verse a sí mismas como “petroleros”, se
visualizaran como “Empresas de Energía”, podrían utilizar sus enormes recursos técnicos y económicos para
desarrollar las fuentes de energías no contaminantes como las producidas por el viento o el sol, y formas de
almacenamiento de estas energías, hoy técnica y económicamente factibles, como el hidrógeno líquido o
sistemas motrices basados en células de combustible, totalmente inocuos ambientalmente. El desarrollo de
estos sistemas permiten vislumbrar un enorme negocio futuro, pero que no producirían tantas ganancias
inmediatas, y además permitiría el ingreso de otros protagonistas a estas actividades, por lo cual estas
Empresas cartelizadas mundialmente ni los consideran.
Pero, sin embargo, en 1995 se ha más que triplicado la emisión de anhídrido carbónico con respecto a dos
décadas atrás. De 5.000 millones de toneladas anuales en 1970, las emisiones han alcanzado a más de 15.000
millones de toneladas en 1995, correspondiendo más de un tercio solamente a Estados Unidos de
Norteamérica, tal como se reveló en la “Cuarta Conferencia sobre Cambio Climático” (COP4), realizada en
Buenos Aires en noviembre de 1998, donde Estados Unidos se negó a reducir sus emisiones en forma
sustantiva. De nuevo los países pobres pagan los desastres de los países ricos.
En esta conferencia, el presidente del “Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático”, Robert Watson,
manifestó que:

87

Informe sobre Desarrollo Humano, pag. 95

88

Lo mismo sucede con las grandes monopolios tabacaleros, que sólo inician una conversión hacia la producción de
alimentos cuando la presión del Estado y de los juicios por daños a la salud comprometen las fabulosas ganancias
que obtienen.

La Cuarta Guerra Mundial 81 Walter A.
Moore

“Los impactos producidos por los gases contaminantes serán cada vez más severos en los Países
en Desarrollo, debido a sus limitadas capacidades de adaptación como lo demostraron las
consecuencias extremas de la corriente El Niño”
89

.
En diciembre de 1997, se realizó en Kioto, Japón, una reunión de la “Convención Marco de las Naciones
Unidas sobre el Cambio Climático” para lograr la estabilización de los gases que generan el efecto
invernadero por el peligro que implica para el sistema climático.
El protocolo de Kioto agregó a las reducciones obligatorias de bióxido de carbono, el metano y el óxido
nitroso entre otros gases peligrosos, pero este efecto positivo quedó opacado por la presión que impusieron
los países industrializados, en especial Estados Unidos que se negaron a firmar su compromiso para reducir
las emisiones en un 60 a un 80 por ciento de las emisiones de 1990, que es lo mínimo que los científicos
estiman necesario para prevenir una catástrofe climática en el siglo XXI.
En la Cuarta reunión de la Convención realizada en Buenos Aires, la situación empeoró más aún, pues los
países lograron que se aprobara una norma por la cual “pueden comprar” el derecho a contaminar a países
que tienen bajas emisiones actualmente, como por ejemplo Rusia.
Los intereses petrolero obtuvieron otra victoria sobre la Humanidad y la vida en general, y además impulsó
otro avance para que los países ricos obtengan el control de los recursos naturales de los países pobres, para
lo cual han propuesto crear un “Banco Internacional de Arreglos Ambientales”, donde intercambiar los
derechos de emisión “poniendo como garantía sus bosques, cuerpos de agua y atmósfera”, y ya se sabe quien
gana en estos intercambios.

EL INFORME SOBRE LOS "LIMITES DEL CRECIMIENTO"

A fines de la década de 1960, el Club de Roma encargó a dos miembros del Instituto Tecnológico de
Massachusetts, Meadows y Forrester, la confección de un informe llamado "Los límites del crecimiento",
donde se desarrollan las hipótesis neomalthusianas que darán la base a las estrategias de la Comisión Norte-
Sur de Willy Brand y al Informe Brundtland destinadas a detener el desarrollo de los países del Tercer
Mundo, basado en la falacia - convertida en hipótesis - del agotamiento de las materias primas. Hoy todo el
mundo sabe que la tecnología posibilita el reciclado de gran parte de las materias primas existentes y que
constantemente aparecen sustitutos a las materias utilizadas actualmente.
En general, todas los movimientos político-intelectuales que se oponen al desarrollo tecnológico con diversas
excusas, en especial las referidas a la protección ambiental, son financiados por intereses existentes. Tal es el
caso de la organización Green Peace, acusada de ser financiada por las Siete Hermanas, el trust petrolero
mundial, para oponerse al desarrollo de la energía nuclear. Una acusación que parece fundada, dado que esta
ONG de alcance mundial, caracterizada por su capacidad de información, guardan un más que prudente
silencio ante el peligro ambiental más grave que nos acecha, como es el "Efecto Invernadero", producido,
precisamente por el uso masivo del petróleo, mientras emprenden una denodada lucha para defender las
ballenas, cuya pesca es buscada mayoritariamente por buques japoneses.
Estos argumentos neomalthusianos pueden ser refutados haciéndonos una simple pregunta ¿Cuáles son las
capacidades que debe reunir una sociedad para garantizar su propia existencia?.
Lyndon LaRouche90

propone utilizar como parámetro la Densidad Relativa Potencial De La Población que
consiste en la cantidad de habitantes promedio por kilómetro cuadrado que puede sostener un país de acuerdo
al nivel de desarrollo que haya alcanzado, o sea la habitabilidad potencial que puede lograrse por la actividad
humana en un territorio determinado, comparado con otros similares.
En otras palabras, el criterio de evaluación objetivo para adoptar o no cualquier tecnología es establecer que
capacidad que estas tecnologías tienen para mejorar (o empeorar) las condiciones de vida humana en un país
o una región determinada.
Una de las variables que permiten establecer este ordenamiento jerárquico de las tecnologías, vinculadas a la
calidad de vida, puede ser la densidad de energía útil per capita disponible para cada familia que habita el
territorio. Otro la disponibilidad de materias primas explotables a costos sociales aceptables, ya sean estas
existentes o nuevas.

89

de pag. 61, diario Clarín, 5 de noviembre de 1998.

90

Obra citada, pag. 9

La Cuarta Guerra Mundial 82 Walter A.
Moore

LaRouche afirma que impedir el progreso tecnológico es el método más eficaz de genocidio porque si la
tecnología no se aplica para corregir condiciones ambientales y poblacionales cambiantes, aparecen las
hambrunas, las epidemias y el caos social generado por estas, que pueden matar a millones de persones en las
próximas décadas.

UNA FALACIA MUNDIAL: EL GAS FREON NO AFECTA EN
FORMA RELEVANTE A LA CAPA DE OZONO.

La teoría sobre el deterioro de la capa de ozono nos ofrece un ejemplo de como funcionan la retórica de las
multinacionales en el ámbito planetario.
Las investigaciones científicas han demostrado que la emisión de gases de clorofluorocarbonados (CFCs) ha
contribuido a deteriorar la capa de ozono que protege a nuestro planeta de las radiaciones ultravioletas, ese
es un hecho cierto.
Lo que no es cierto, es que la emisión a la atmósfera de los gases que contienen CFCs como principalmente
el gas Freón, tenga una incidencia significativa en este proceso, puesto que, como lo han demostrado los
volcanólogos, una sola erupción volcánica emite más CFCs que las que podrían emitirse en un siglo de
volcamiento a la atmósfera de gas Freón en las condiciones máximas de producción.
La enorme campaña de la prensa mundial para proponer la sustitución de ese gas por otro “ambientalmente
inocuo” aparece más relacionada con el hecho de que a la firma norteamericana productora del Freón se le
vencían las patentes que le daban el monopolio para la producción de este gas, y sólo esa campaña de prensa
destinada a movilizar a la opinión pública pudo convencer a las empresas de refrigeración, aire
acondicionado y aerosoles a cambiar completamente los sistemas ya instalados, cambiándolos por el “nuevo
gas ambientalmente inocuo”, desarrollado también por la misma firma y para el cual tiene patentes que le
vuelven a conceder el monopolio por décadas.
Por otra parte, el incremento de la radiación ultravioleta no afecta en modo alguno el crecimiento de la
vegetación, y si esta incidencia se llegara a convertir en una amenaza para los seres humanos, puede
compensarse con una mayor producción de melanina en la piel. En este caso, el problema reside en que las
razas blancas están menos capacitadas para desarrollar esas defensas naturales que las etnias con pieles más
oscuras.

EL HIDRÓGENO COMO COMBUSTIBLE UNIVERSAL
NO POLUENTE

Así como se hizo una exitosa campaña mundial para eliminar el Freón del mercado, se podría haber hecho
otra para difundir las ventajas de Hidrógeno como combustible y como fluido para los sistemas de
refrigeración.
El hidrógeno como gas tiene una potencia muy superior a las naftas y al gas natural comprimido. Ya existen
todos los desarrollos técnicos necesarios para utilizar masivamente el hidrógeno como combustible en
automóviles, locomotoras, aviones, centrales eléctricas y múltiples usos domésticos, como refrigeración,
calefacción y cocción, con la ventaja de que su ciclo es ambientalmente inocuo, porque no genera ningún gas
ni emisión alguna perjudicial al medio ambiente.
El hidrógeno puede generarse desde el agua (H2O), separando el hidrógeno del oxigeno mediante un proceso
llamado hidrólisis, que utiliza energía eléctrica. Otras formas de generar hidrógeno son las pilas de
combustible (existen muchos tipos) y por distintos procesos químicos.
La energía eléctrica para este proceso puede obtenerse mediante energía eólica, mareomotriz, o mediante
granjas o celdas solares, cuya tecnología, desarrollada para los satélites, también se encuentra disponible y
sus costos disminuyen permanentemente. El hidrógeno solar así obtenido, conserva el balance térmico global
del planeta pues la temperatura que se incorpora al planeta con su combustión se obtuvo del calor solar
recibido al convertir el agua en hidrógeno. En este proceso el desecho de combustión al unirse nuevamente al
oxígeno del aire, sólo genera agua, con lo que cierra el ciclo natural.

La Cuarta Guerra Mundial 83 Walter A.
Moore

El oxigeno liberado al separar el hidrógeno del agua, puede ser utilizado en múltiples actividades industriales
y para purificar aguas contaminadas reviviendo lagos y ríos cuya vida natural se extingue por la
incorporación de efluentes fecales o biológicos, o por simple degradación natural.

LAS MULTINACIONALES CEREALERAS

Así como las emisiones de gases procedentes de los combustibles fósiles incorporan CO291

a la atmósfera, la
eliminación masiva de bosques agrava enormemente este problema, porque se limita la capacidad de
convertir el CO2 en materia orgánica92
.
El peligro actual es muy grande, considerando que cada año se destruyen más de 11 millones de hectáreas de
bosques, lo que en tres decenios equivaldría poco más o menos a una superficie equivalente a la de la India.
A esto se agrega el hecho de que cada año, 6 millones de hectáreas de tierras productivas se convierten en
estériles desiertos por déficits técnicos en su utilización.
Los culpables de este desastre tiene nombre y apellido: son unas pocas empresas cerealeras gigantes, que
constituyen un grupo de monopolios cartelizado con poder económico y comercial suficiente para regular el
flujo de granos en todo el planeta.
Esta responsabilidad surge de la baja constante del precio internacional que pagan los países importadores
de granos por la producción agrícola de los países pobres. Para conseguir la misma cantidad de divisas estos
países se ven obligados a ampliar la superficie agrícola, y esa superficie se obtiene a costa de la tala de los
bosques o del desgaste prematuro de los suelos con sus consecuencias de acidificación y desertificación,
muchas veces irreversibles. Además los monocultivos desalientan la producción propia de productos
alimenticios. Esto se ejemplifica en la página 3-2 del Informe Brundtland:

“Lo ocurrido en la región africana de Jahel, que incluye cinco países: Burkina Faso, Chad, Malí,
Níger y Senegal, donde se cosecharon en 1983-1984, 154 millones de toneladas de algodón en
medio de la sequía y el hambre contra 22,7 millones de toneladas cosechadas en 1961-1962.”
“Este incremento del 670 por ciento de la producción tuvo que realizarse para compensar la
continua baja de los precios mundiales. Pero la superficie cultivada con algodón se restó a la
destinada a la producción de cereales, y las importaciones de este, en el mismo período debieron
multiplicarse casi un 900 por ciento”.

El mito de la falta de productividad de los países no industrializados no parece cumplirse en este caso, en
cambio, en los países industrializados sus agricultores no pueden sobrevivir sin los subsidios de los Estados,
y es así como estos países incrementan sus producciones y entran a competir en los mercados internacionales,
bajando artificialmente los precios. La dimensión de los subsidios entregados a los agricultores de los países
ricos es la de la desgracia de las economías de los países pobres.
Según se relata en el Capítulo 5 del Informe Brundtland, Estados Unidos antes de la Segunda Guerra
Mundial exportaba anualmente unos 5 millones de toneladas de cereales alimentarios, y en la década de 1980
logró exportar 120 millones de toneladas por año; para esto la agricultura recibió en 1986 25.000 millones de
dólares en subsidios contra 2.700 millones de 1980. En la Comunidad Económica Europea, estos subsidios
en 1986 fueron de 21.500 millones de dólares contra 6.200 millones de dólares en 1976. Actualmente (1999)
los países de la OCDE financian a sus agricultores por un total de 320.000 millones de dólares, este subsidio
en Japón alcanza a 11.000 dólares por hectárea.
Así es como las hambrunas siguen cobrando anualmente decenas de millones de víctimas mientras los
intereses de las grandes corporaciones graneleras impulsan el pago de subsidios por parte de los Estados -
gracias a los impuestos que pagan todos los contribuyentes de los países desarrollados - a los agricultores
para que las compañías sigan vendiendo agroquimicos en lugar de importar productos agrícolas libres de
químicos provenientes de los países menos industrializados.

91

Se estima que los bosques fijaban el 90 por ciento del CO2 total del planeta en la década de 1970. Eduard W. Justi,
“Hidrógeno Solar”, Ed. Marcombo.

92

Los árboles son los que convierten el gas CO2 en materia orgánica sólida gracias al proceso llamado fotosíntesis de
sus hojas, mediante el cual la luz solar y la clorofila que motorizan este proceso.

La Cuarta Guerra Mundial 84 Walter A.
Moore

De esta manera, las grandes corporaciones industriales y comerciales no sólo impiden que los gastados suelos
europeos se recuperen dejando de cultivarlos durante muchas temporadas. Consideremos que los franceses,
por ejemplo, usan 400 veces más agroquimicos por hectárea que los agricultores argentinos, y estos químicos
quedan contenido en los alimentos, a lo que se suma que la alimentación con piensos artificiales ha
degenerado a las especies animales, como ha sucedido con la enfermedad de las “vacas locas”, los pollos,
cerdos y otros animales en Bélgica, Alemania y otros países europeos, que adquirieron por ese motivo
enfermedades transmisibles al hombre, con consecuencias económicas gravísimas para estos "eficientistas",
pues esta modalidad ha destruido el prestigio de la producción ganadera británica y ha ocasionado el cierre
de 16.000 granjas en esos países.
Para controlar las producciones de semillas, en todo el mundo las empresas graneleras desarrollan semillas
"híbridas", que si bien tienen mayores rendimientos por superficie sembrada, no sólo no pueden ser utilizadas
para sembrarlas nuevamente, como se hizo durante milenios en la agricultura de todo el mundo, sino que
están apareciendo consecuencias negativas para la salud humana por ingerir productos basados en estas
semillas alteradas por métodos biotécnicos.
Esta deformación de los métodos de producción y distribución agrícolas para obtener mayores beneficios
convierte a las corporaciones graneleras en co-responsables del “efecto invernadero”, con las empresas
petroleras que generan los contaminantes, al eliminar los bosques que los absorben.
Ambos grupos empresariales comparten la ideología de las oligarquías rentistas y usurarias, ambas son
miembros principales del Directorio Global que obliga a sus gobiernos a mantener el status quo, entrando en
contradicción con casi cualquier política de conservación ambiental, al mismo tiempo que desarrolla una
sistemática campaña de encubrimiento de estas realidades en los medios masivos de comunicación para
eludir sus responsabilidades ante la Humanidad.

EL DETERIORO DE LA BIODIVERSIDAD

Los 21.000 restaurantes de la cadena McDonald’s venden sólo 4 productos básicos93

al mismo tiempo que se
convierte en el principal emisor de publicidad de Estados Unidos. Esta lógica de obtener cada vez mayores
ganancias gracias a la comercialización masiva requiere una disminución de la variedad de productos
ofrecidos, y cuando esto se refiere a los alimentos, repercute en la Naturaleza, que es la única proveedora de
materias primas. A media que las modalidades de concentración empresarial avanza, la variedad de productos
vegetales y la demanda de animales que se cultivan, crían y venden masivamente disminuye, hasta convertirse
en infinitamente menor a la que existe en la Naturaleza, y las que utilizaron las distintas culturas en todas las
épocas para vivir. Esta demanda de menor variedad, no sólo repercute en la salud humana, que requiere una
gran variedad de substancias para mantener en óptimo estado su complejo sistema metabólico. Esta
disminución de la variedad genera un incremento de las áreas destinadas a cultivos y cría y engorde de muy
pocos tipos de ganado y la super explotación de algunas especies animales y vegetales, de esta manera la
biodiversidad del planeta está disminuyendo entre 50 y 100 veces más rápido de lo que sería su declinación
natural94
.
Esta situación afecta especialmente a los países pobres, porque

“La biodiversidad es el medio de vida y de producción de los pobres que no tienen acceso a otros
activos productivos. Los pobres dependen para su alimentación y medicina, su energía y sus fibras,
sus ceremonias y sus artesanías, de la riqueza de sus recursos biológicos y de su conocimiento
acerca de una biosfera diversa. La diversidad biológica ayuda a sobrevivir en tiempos de
escasez”
95

, o sea que destruir la biodiversidad, contribuye a la disminución de la población de estos

países.
La “piratería biológica” es en parte responsable de la destrucción de la biodiversidad. Esta es:

“La apropiación indebida aplicando derechos de propiedad por parte de científicos y empresas del
valor intrínseco de las especies diversificadas y de los derechos de las comunidades y las
innovaciones de las poblaciones indígenas... Como actualmente se encuentra en marcha
(por parte
del Imperio) un proceso destinado a reforzar el cumplimiento de los derechos de propiedad

93

La variedad de productos ofrecidos en cualquier restaurante normal de Argentina oscila entre 50 y 200 productos

diferentes en su menú.

94

Datos del Informe Sobre Desarrollo Humano 1998 de las Naciones Unidas.

95

Del Informe sobre Desarrollo Humano 1998.

La Cuarta Guerra Mundial 85 Walter A.
Moore

intelectual que permitirá piratear la innovación colectiva y acumulativa de millones de personas a
lo largo de miles de años y sostener que una innovación de científicos profesionales o empresas...
Esto empobrece a los pobres al apropiarse de sus recursos y conocimientos y privatizarlos”96
.

A esto debemos agregar el valor económico de la biodiversidad, que en el caso de los medicamentos
elaborados sobre la base de especies silvestres han salvado innumerables vidas, y todos los años se derivan
medicamentos por valor superior a 100.000 millones de dólares. Las exportaciones de nueces y almendras, de
fibras de palma y rattán, tienen un valor de 2.000 millones de dólares anuales.

EL DETERIORO AMBIENTAL EN PAÍSES INDUSTRIALIZADOS Y
EN PAÍSES POBRES

Los problemas ambientales más graves se encuentran, sin duda, en los países industrializados. La lluvia
ácida generada por la emisión de gases sulfurosos y de otros productos venenosos generados por las fábricas,
la contaminación de los ríos por los desechos industriales, la degradación de los suelos por sobre-explotación
y de las napas subterráneas debido al exceso de agroquímicos, la destrucción de los bosques para ampliar la
superficie agrícola y la plantación de bosques de monocultivos para la industria celulósica y de productos
madereros, se suman a los problemas y peligros de la industria nuclear y la acumulación de los residuos
peligrosos generados por las industrias.
Con respecto a los problemas ambientales en los países menos industrializados, podemos tomar como
referencia un cable de la agencia Inter Press Service (IPS) fechado el 26 de abril de 1988, proveniente de Río
de Janeiro, titulado: “CEPAL: El Medio Ambiente es otra víctima de la Crisis de la Deuda, advirtió
Noruega”.
El cable relata que en la Reunión Ministerial de la CEPAL sobre el Medio Ambiente, el
Embajador Bjonar Utheim, Consejero Especial del Ministerio de relaciones Exteriores de Noruega, después
de reconocer que:

“Las más graves amenazas al medio ambiente provienen de los países del norte, que consumen la
mayor parte de los recursos naturales del mundo
”, afirmó que “la necesidad de ampliar las
exportaciones para pagar la deuda externa, fue lo que conllevó una sobre-explotación de los
recursos naturales de los países en desarrollo”.

LAS ESTRATEGIAS LEGALES DEL IMPERIO EN LA BATALLA
DE LOS RECURSOS NATURALES.
EL INFORME BRUNDTLAND

El Informe “Nuestro Futuro Común” elaborado por la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo, que le encomendara el Secretario General de las Naciones Unidas a la Primera Ministra de
Noruega, Sra. Gro Harlem Brundtland, que se conoce como “Informe Brundtland” (a pesar de que el
redactor principal del mismo fue un norteamericano; Jim McNill, que actualmente integra el Comité
Directivo de la Carta de la Tierra, dirigido por Steven Rockefeller.) basó su enfoque en dos propuestas
europeas anteriores: La de la Comisión Brand sobre cuestiones Norte-Sur y las propuestas sobre Desarme
Mundial propuestas por la Comisión Palme.
El enfoque del Informe (presentado en 1987 ante la Asamblea General de la ONU), propone la idea de que
Desarrollo y Medio Ambiente son inseparables, y para conciliarlos crea el concepto de "Desarrollo
Sustentable" y el de aplicación de "Tecnologías Adecuadas".
Estos conceptos se basan en la observación de que la industrialización es muy nociva para el medio
ambiente, y como consideran que esta es una condición imprescindible para el desarrollo, concluye que la
industrialización no será posible para las naciones que todavía no lo han hecho, porque si estas lo hicieran el
medio ambiente planetario colapsaría. Por lo tanto, el destino de los países no desarrollados es disminuir su
población para consumir menos recursos naturales y no fomentar su industria a menos que puedan hacerlo
sin afectar al medio ambiente, dependiendo mientras tanto de las importaciones de los países ricos, que
pueden seguir contaminando y depredando "¡¡porque siempre lo han hecho!!".

96

Idem fuente.

La Cuarta Guerra Mundial 86 Walter A.
Moore

Textualmente el Informe Brudtland afirma:

“Muchas cuestiones críticas de supervivencia están relacionadas con un desarrollo desigual, con
la pobreza y con el crecimiento de la población
97

” “Estas vinculaciones entre la pobreza, la
desigualdad, y la degradación medioambiental forman un tema importante de nuestro análisis y
recomendaciones”.
Más adelante detalla que “En el aspecto del desarrollo, en cifras absolutas, hay en el mundo más
hambrientos que nunca anteriormente, y su número sigue aumentando. Al igual que el número de
quienes no saben leer ni escribir, el número de los que carecen de agua limpia o de viviendas
seguras y adecuadas, y el número de los que sufren la escasez de leña para cocinar o protegerse
del frío”.

En resumen, la brecha que separa a las naciones ricas de las pobres se agranda en vez de achicarse y,

“dadas las tendencias y los arreglos institucionales presentes, son escasas las perspectivas de que
el proceso cambie diametralmente de dirección”.

Por el contrario, cualquiera sea el esfuerzo que hagan los países pobres, es anulado

“Por la asimetría que existe en las relaciones económicas internacionales, porque estas son
siempre influenciadas por lo que ocurre en los países ricos, pero, a su vez los países pobres no
pueden influir en ellas”.

El informe; claramente neo-malthusiano; elude toda propuesta de cooperación entre los países desarrollados
con las naciones pobres para contribuir a su desarrollo o al uso menos destructivo de sus recursos naturales,
y evita mencionar los informes de otro organismo de la ONU, la FAO, que establece que la capacidad de
producción de alimentos actual en el mundo (o sea sin incorporar más territorios agrícolas) es suficiente para
alimentar largamente a toda la Humanidad, motivo por el cual los agricultores de los países industrializados
son subsidiados ¡para no producir más alimentos!.
La hipocresía del “Informe Brundtland” queda de manifiesto cuando omite estigmatizar a los poderes de los
países industrializados como los principales responsables del peligro que corre el planeta. No propone que se
supriman los derivados del petróleo como principales formas de energía, no establece la responsabilidad que
les cabe por subsidiar a los agricultores europeos y norteamericanos98

, mientras acosan de todas las formas
posibles a los países no industrializados para que bajen los precios y ponen barreras de todo tipo a las
exportaciones de la producción agropecuaria de estos países.
En todo el enfoque no se formula el menor esbozo de una política de apoyo de los países ricos para que los
pueblos jóvenes puedan mejorar su calidad de vida o su potencial de supervivencia, dando por sentado que la
situación actual es inmodificable.

LA CUMBRE DE LA TIERRA DE RIO DE JANEIRO (1992)
(ECO 92)

Estas políticas de las naciones ricas, de girar palabras en vez de ayuda real, han sido reafirmadas en la
“Cumbre de la Tierra” realizada en Río de Janeiro en 1992, donde se enunciaron públicamente los objetivos
de la Globalización, en función del Nuevo Orden Mundial, cuya primera fase es transformar más
francamente a las Naciones Unidas en una organización supranacional al servicio de las naciones ricas.
La Comisión de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo (UNCED) se reunió en Río de
Janeiro entre el 3 y el 14 de Junio de 1992 y contó con la presencia de más de 70 jefes de Estado, la presencia
de unos 15.000 delegados de todos los países del mundo y miles de periodistas.

97

Las menciones a la relación entre protección del medio ambiente y reducción de la población son una constante de
todos los documentos que defienden las tesis del Directorio Global.

98

Los agricultores alemanes reciben 400 dólares anuales por cada hectárea de tierra que trabajan, además de los
excelente pagos que reciben en el mercado europeo por sus productos agrícolas, en las cuales los Estados Europeos
tienen una actitud de alta protección, transgrediendo frontalmente las recomendaciones de la Organización Mundial
de Comercio, sin que tengamos noticias de que hayan sido sancionados por esto.

La Cuarta Guerra Mundial 87 Walter A.
Moore

Con respecto a dicho evento es relevante el comentario de Michel Schooyans, profesor de Ciencias Políticas
de la Universidad de Lovaina, aparecido en el diario La Prensa, de Buenos Aires, el 4 de junio de 1992.

“Para comprender lo que está en juego en esta conferencia, dos son los hechos que deben ser
recordados. El primero, que al ser creada la UNCED en 1983, su presidencia fue confiada a la
señora Brundtland, primer ministro de Noruega y una ecologista convencida. En ocasión de una
conferencia que pronunció en Londres el 14 de febrero de 1991, la señora Brundtland,
impresionada por la guerra del Golfo recomendaba que “fuera ejercido un control estricto sobre
las transferencias de tecnología al Tercer Mundo”.”
“Conviene también recordar el Informe Kissinger que data de 1974, pero que no fue divulgado
hasta 1991. Este informe, cuya importancia para la ECO 92 ha sido resaltada por el Jornal do
Brasilia del 12 de abril último, tiene por título “Implicaciones del crecimiento de la población
mundial para la Seguridad de los Estados Unidos y sus intereses ultramarinos”.
“Tanto estos, como otros hechos convergentes, indican que los Estados Unidos, con o sin la
colaboración del mundo desarrollado, van a propiciar en Río de Janeiro una nueva versión de la
célebre doctrina del “Espacio Vital”. A pesar de las numerosos divergencias entre los Estados
Unidos y la Comunidad Europea, los países ricos van a hacer valer un derecho de preempción,
esto es de compra anticipada sobre todos los recursos naturales de la Tierra, así como los medios
de negociarlos o procesarlos. La temática sobre el ecosistema va a ser utilizada para recomendar
medidas para controlar el crecimiento demográfico de los países pobres. Los ricos estiman
amenazada su seguridad y se consideran con derecho a ejercer un control mundial de los recursos
y las poblaciones.”
“Así la retórica de la capa de ozono, el recalentamiento y el aumento del gas carbono no
constituyen más que un disfraz que tiene como objetivo disimular las verdaderas motivaciones,
expuestas sin disimulos en los textos desconocidos por el público. Lo que verdaderamente está en
juego en esta conferencia de Río es la mundialización; la globalización. Es el “Nuevo Orden
Mundial, tan caro al presidente Bush, que deberá consagrar el liderazgo mundial -
preferentemente no compartido - de los Estados Unidos de Norteamérica. Esta será primera fase
de la transformación de la Naciones Unidas (UN) en una organización supranacional al servicio
de las naciones más ricas”.
... “Asimismo, la conferencia de Río corre el riesgo de transformarse en un enjuiciamiento de la
soberanía de las naciones pobres. Su sentimiento de culpa y su propia imprudencia van a inhibir
la capacidad negociadora de Brasil y de los demás países del Tercer Mundo. ¿Qué podrán hacer,
sino adherir a aquello que ya ha sido decidido en Nueva York o Ginebra?. El Brasil, en particular,
no puede sino esperar más que una cosa: limitar los estragos. Desde el punto de partida su crédito
aparece seriamente hipotecado en una Conferencia donde, mediante una visión geopolítica
actualizada, hubiera tenido la excepcional chance de proyectarse como un líder indiscutido del
Tercer Mundo.”

EL “PROYECTO CARTA DE LA TIERRA”

Después de esa reunión se ha puesto en marcha una nueva ofensiva del Directorio Global, con un documento
realizado en términos más sutiles y aparentemente progresistas, pero que dados los antecedentes de sus
promotores, sabemos que las palabras no tienen valor, lo que buscan es el armado de un nuevo sistema de
organizaciones no gubernamentales para ponerlas al servicio de los intereses de la oligarquía que controla al
Directorio Global. Para ello se encuentra en proceso de institucionalización la “Carta de la Tierra”, una
organización conducida por Steven C. Rockefeller, director del equipo internacional de redacción del
Proyecto Carta de la Tierra, una organización integradas por personas famosas de más de 20 países, y a cuyo
comité directivo pertenecen James Wolfensohn, presidente del Banco Mundial, Klauss Schwab, presidente del
Foro Económico Mundial y Jim McNill, principal autor del Informe Brundtland.
En el Borrador de Referencia de la Carta99

, propone textualmente:

“A fin de desarrollar e implementar los principios de la Carta, las naciones del mundo deberán
adoptar como paso inicial una convención internacional que brinde un marco legal integrado para

99

El texto completo de la Carta se reproduce en el Apéndice de este libro.

La Cuarta Guerra Mundial 88 Walter A.
Moore

las legislaciones y políticas actuales y futuras en materia de medio ambiente y desarrollo
sostenible”.
Es decir que los países pobres se obliguen a cumplir con las políticas ambientales que
determinen los países ricos.
Detrás de una retórica cada vez más refinada sobre la Tierra como hogar común a toda la Humanidad, la
solidaridad, la cooperación y el respeto por la diversidad, se exponen con claridad los objetivos imperiales:
En su artículo 3, el borrador propone:

“Vivir sosteniblemente, promoviendo y adoptando modos de consumo, producción y reproducción
que respeten y salvaguarden los derechos humanos y las capacidades regenerativas de la Tierra”.

O sea que proponen el control de la natalidad y el control sobre el sistema productivo, que dadas las actuales
relaciones de fuerza sólo pueden ser impuestas por los países ricos a los países pobres, y no al revés.
Esta intención de intervenir en el control de la natalidad (por supuesto de los países pobres) se vuelve a
afirmar en los artículos 10 y 11, donde afirma bajo el término “Igualdad de géneros” la tendencia a
incorporar a las mujeres al mercado laboral, de manera de restringir su capacidad para engendrar y cuidar a
muchos niños. En el artículo 11, la referencia a la salud sexual y de reproducción de las mujeres, insiste
sobre mismo objetivo, ya claramente expuesto por los expertos de fertilidad y familia de las Naciones
Unidas.
El artículo 5 propone:

“Compartir equitativamente los beneficios de la utilización de los recursos naturales y la
protección ambiental entre las naciones, entre ricos y pobres, hombres y mujeres, y generaciones
presentes y futuras e internalizar100

todos los costos ambientales, sociales y económicos”.

Como hasta ahora no se ha dado nunca el caso de una nación rica que comparta sus recursos naturales con
las naciones pobres, es evidente que la Carta propone institucionalizar que las naciones ricas gocen de los
beneficios de los recursos naturales de las naciones pobres.

LA TEORÍA DE GAIA,
LA TIERRA COMO “ORGANISMO VIVIENTE”

En 1979 James Lovelock revolucionó la visión de la vida sobre la Tierra argumentando científicamente que
nuestro planeta es un organismo vivo, regulado por todos los seres que lo habitan a fin de mantener un clima
y una composición atmosférica favorables para el equilibrio biológico.
Considerado como el mayor organismo viviente del sistema solar, Lovelock lo bautizó con el nombre de
Gaia, la diosa Tierra de los antiguos griegos.
Este científico e inventor británico, investigó porqué la tierra mantiene una temperatura media de 13 grados
centígrados cuando, por su posición intermedia entre Venus y Marte esa temperatura debería ser de 200
grados centígrados, y porqué el contenido de oxígeno de la atmósfera, que debería ser nulo, es del 21 por
ciento, justo lo necesario para que haya vida animal y vegetal, y lo bastante bajo como para que los bosques
no ardan por si solos. Por otra parte la composición de nuestra atmósfera es altamente reactiva y sólo puede
mantenerse mediante una constante renovación de los gases que la forman.
Lovelock llega a la conclusión que estas y muchas otras características de nuestro planeta sólo son
explicables si suponemos que la Tierra es un organismo vivo que continuamente regula sus constantes vitales,
de la misma manera que nuestro cuerpo mantiene las suyas (composición de la sangre, temperatura, etc.).
Esta función regulatoria del planeta está a cargo de las bacterias y la vegetación.
Lovelock crea la teoría de la GEOFISIOLOGÍA, destinada a describir todas las funciones vitales del planeta,
a fin de diagnosticar y tratar sus dolencias, poniendo al servicio de esta disciplina los conocimientos que
surgen de la ecología teórica, la biología evolutiva y la biogeoquímica. Lovelock propone en esta etapa
estudiar la atmósfera, a la que define como

100

El uso de este término suponemos que se refiere a que los Estados de los países pobres paguen todos los costos de
estas políticas que favorecen exclusivamente a los países ricos en general y a los intereses del Directorio Global en
especial.

La Cuarta Guerra Mundial 89 Walter A.
Moore

“La cara del planeta, y muestra, tal como hacen nuestras caras, su estado de salud, e incluso, si
está vivo o muerto”.

En este diagnóstico detalla cual es el peligro que implica el incremento del dióxido de carbono para la vida de
Gaia101
:

“Desde los primero inicios de la vida sobre la Tierra, el dióxido de carbono ha desempeñado un
papel contradictorio. Es el alimento de los organismos que realizan la fotosíntesis, y por lo tanto
de todas las formas de vida; el medio por el que la energía de la luz solar se transforma en
materia viviente. A la vez ha sido como la manta que mantuvo la tierra caliente la Tierra mientras
el Sol era frío, una manta que, ahora que el Sol está caliente, se vuelve delgada, y que sin embargo
debemos conservar, ya que es también nuestro sustento alimentario: En todos los rincones de la
tierra y del mar los organismos extraen constantemente el dióxido del carbono del aire, evitando
así que el que sueltan a la atmósfera los volcanes (y lo escapes de autos y fábricas) nos asfixie.
Sin ese bombeo incesante, la concentración de ese gas aumentaría a niveles que haría de la Tierra
un lugar tórrido, inadecuado para casi todos los organismos que hoy pueblan el planeta. El
dióxido de carbono es para Gaia, lo que la sal para nosotros. No podemos vivir sin ella, pero en
exceso es un veneno.”
“Los humanos podemos haber elegido un momento muy inoportuno para añadir dióxido de
carbono al aire. Creo que el sistema de regulación del dióxido de carbono se está aproximando al
límite de su capacidad. El ritmo y la magnitud del actual incremento del dióxido de carbono por la
acción humana es comparable al incremento natural que acabó con la última glaciación, que
convirtió al invierno en primavera, la primavera en verano, y el verano en el más caluroso que
podamos recordar. Además de incrementar el dióxido de carbono, estamos ocupados en eliminar
los bosques, que mediante un incremento extra podría contrarrestar ese cambio”.

A este proceso, Lovelock lo llama el origen de la FIEBRE DE GAIA, también Gaia padece de
INDIGESTIÓN producida en muchas regiones por la Lluvia ácida generada por la industrialización.
Lovelock identifica como

“Los enemigos mortales de Gaia son los autos, el ganado, las sierras mecánicas y la mala
agricultura, que es su mayor amenaza. Dedicamos a los cultivos casi el 75% de las tierras
fértiles de las regiones templadas y tropicales. Creo que es el cambio geofisiológico mayor y más
irreversible que hemos hecho. ¿Podríamos usar esta tierra para alimentarnos, y a la vez mantener
sus funciones geofísicas, climáticas y químicas? ¿Podrían los árboles abastecer nuestras
necesidades y servir a la vez para mantener húmedos los trópicos con la lluvia?.. Podría ser, pero
no sin un cambio drástico en nuestro corazón y nuestros hábitos. Me pregunto si nuestros
bisnietos serán vegetarianos y si el ganado vivirá sólo en los zoológicos y parques naturales.”

Lovelock se considera un portavoz sindical de los microorganismos y otras formas de vida escasamente
representadas, y que nuestra especie (la Humanidad) no realiza ninguna contribución positiva al equilibrio
bioclimático del planeta, por lo cual Gaia podría prescindir tranquilamente de nosotros. Lo expresa así102
:

“La salud del planeta es lo que importa, no la de una especie concreta de organismos. Aquí es
donde se separan Gaia y los movimientos en favor del medio ambiente, que se preocupan en
primer lugar por la salud de las personas”.

Jordi Pigem, en el mismo artículo expresa:

“Pero el hecho de que la Humanidad no represente ningún papel bioquímicamente relevante, no
significa que no tenga otro tipo de papel. Gracias a la mente humana, Gaia puede ser por primera
vez consciente de sí misma. Siguiendo la analogía sugerida por el propio Lovelock, si las selvas
son como los pulmones de Gaia, la humanidad representa un papel semejante a la mente y los
sentimientos en nuestro cuerpo. La relación actual de la especie humana con el planeta es como la
mente de un loco que maltrata a su cuerpo y amenaza sus propios órganos vitales”.

LAS ORGANIZACIONES ECOLOGISTAS DEL IMPERIO.

101

Aparecido en el número 138, de la revista Integral, pag. 472, junio de 1991.

102

Idem fuente.

La Cuarta Guerra Mundial 90 Walter A.
Moore

La organización de acción directa Green Peace, es una fundación creada por el Directorio Inglés para
sabotear las pruebas nucleares francesas en el Pacífico, con la excusa de defender el medio ambiente. Si bien
nunca se ha probado una relación directa de Green Peace con el C.I.5 o el C.I.6 (la CIA británica), es un
hecho su relación con el Directorio Oligárquico Británico, dado que gran parte de sus fondos provienen de la
World Wide Fundation (WWF), cuyo presidente es el Duque de Edimburgo, o sea que es una organización de
la Casa Real Británica. De esta misma fundación semioficial inglesa depende una vasta red de Fundaciones
para la protección de la Vida Silvestre en muchos países no desarrollados, cuyos miembros ocupan cargos
gubernamentales claves en el sector medio ambiental103
.
Entre las actividades de Green Peace no se destaca su oposición a los generadores de los destructivos efectos
de la “lluvia ácida”, que no reconoce fronteras, como lo prueban las emisiones de las industrias inglesa que
destruyen bosques en Finlandia, Suecia y Noruega. Ni tampoco se los ha visto realizar el despliegue que
acostumbran para denunciar el desastre ecológico que generó en las costas de la ciudad de La Plata,
(Argentina) en enero de 1999, un barco petrolero de la empresa anglo holandesa Shell que derramó una gran
cantidad de petróleo.
La actividad de Green Peace se ha expandido últimamente a los países no industrializados, y no es difícil
descubrir que manera contribuye a lograr dos objetivos imperiales: Preservar el medio ambiente como
reserva para los países industrializados y contribuir en la destrucción del sistema productivo de los países del
Sur. Para esto usan el esquema de las “Dos Caras” ya descripto: Realizan alguna gran campaña de denuncia
contra la contaminación, con un gran apoyo de medios de comunicación, que (en la Argentina al menos) sólo
se consiguen si las noticias sirven a algún propósito del Imperio. Por supuesto, las empresas denunciadas son
siempre empresas nacionales, y en general competitivas o que el Directorio Imperial quiere comprar, para lo
cual busca devaluarlas ante la opinión pública.

LA CONTAMINACIÓN INDUSTRIAL:
IRRESPONSABLE VORACIDAD DESTRUCTIVA DE LAS
EMPRESAS

El volcamiento de desechos industriales y de productos químicos de uso masivo como los detergentes, está
dejando sin vida a los ríos que atraviesan las áreas industriales y las grandes ciudades, y destruyendo la
potabilidad del agua de las napas en los ríos subterráneos.
La contaminación de las tierras se produce por el uso masivo de fertilizantes, insecticidas y otros
agroquímicos, que se utilizan para aumentar la producción en tierras que se encuentran exhaustas por la
sobreexplotación o porque se ha roto el equilibrio ecológico de la región. Estos productos también son
arrastrados por la lluvia a las napas de agua subterránea o a los ríos que recogen los excesos de
precipitaciones.
La industria química también es responsable de la producción de elementos no-biodegradables que llenan los
basureros de todo el mundo y atentan contra el equilibrio bioclimático. A estas industrias debemos agregar
todas aquellas que usan productos químicos en sus propios procesos, lanzando sus excrecencias al medio
ambiente. Entre las más dañinas se encuentran las que utilizan productos radioactivos para producir energía
o efectos curativos, porque los efectos venenosos de los desechos de esta actividad tardan miles de años en
disiparse.
Como los costos para realizar el tratamiento y disposición final de los desechos no-biodegradables son muy
grandes, y en los países industrializados existen cada vez más regulaciones y controles para estas
actividades, las empresas mudan sus “actividades sucias” a los países hoy pobres para contaminar sus
territorios, mientras los ingenuos, los ignorantes y los cipayos aplauden la llegada de los “capitales
extranjeros”.

103

El gobierno del Dr. Menem, uno de los más sumisos a las directivas del Imperio Global en toda la historia de la Argentina, la
Secretaria de Medio Ambiente, María Julia Alsogaray, es la ex-esposa del que fuera presidente de la Fundación Vida Silvestre
de ese país, una filial argentina del WWF. Toda la acción de esa Secretaría ha sido contraria a la defensa del Patrimonio
Ambiental de este país, en una gestión signada por una ineficiencia sospechosa de sabotaje, llevada a cabo por una funcionaria
que se encuentra procesada en numerosas causa penales por actividades tales como enriquecimiento ilícito, incumplimiento de
sus deberes como funcionario público, entre otras.

La Cuarta Guerra Mundial 91 Walter A.
Moore

LA CONTAMINACIÓN URBANA: EL DESASTRE AUTOMOTOR

“Los camiones, ómnibus y autos son los generadores del 75% del ruido urbano y los principales
causantes de la contaminación - En cinco años, la salud de la gente podría correr peligro.”

Es el titular de un artículo del diario Clarín de Buenos Aires del 6 de febrero de 1999 (pags. 32/33). En el
artículo se detallan los trastornos que la contaminación produce en la salud, algunos muy riesgosos:

“Entre el 7 y el 10 por ciento de la población de las grandes ciudades tiene algún tipo de
trastorno auditivo, y los motores diesel emiten humo que hace aumentar la aparición de
enfermedades respiratorias, y tiene más incidencia en las personas asmáticas y alérgicas”. “Con
tanto ruido (unos 90 decibeles en el centro) y tanto humo el conductor se estresa al manejar. Se
tensiona, se vuelve más irritable. Y eso lo hace reaccionar de una manera apurada y compulsiva,
convirtiéndose en causa de accidentes, porque los conductores hasta pueden llegar a perder el
control ante la hiperestimulación que reciben del ambiente.” “Las autopistas son también una
fuente permanente de ruidos que no sólo sufren los conductores, sino los vecinos a las mismas.”

En una ciudad como Buenos Aires circulan diariamente 2.000.000 de vehículos, cada año se patentan 30.000
nuevos vehículos y se dan de baja 12.000.
El establishment formado por los fabricantes de vehículos y los de combustibles se opone tenazmente a
cualquier control ambiental efectivo contra el ruido y la contaminación generada por las máquinas. El ruido
enferma, es uno de los grandes generadores de distress, o sea tensión destructiva para los seres humanos, un
bocinazo o la explosión de un escape puede generar una descarga de adrenalina corporal equivalente a la que
se recibe con una herida o una agresión física.
Los motores que consumen hidrocarburos no sólo afectan la atmósfera terrestre, sino que contienen
productos tóxicos (partículas de plomo para aumentar la aceleración, asbesto que se emiten desde los
materiales de frenado y otros) que al acumularse en la parte baja de las calles estrechas, constituyen un
verdadero veneno para los seres humanos cuando caminan por calles muy congestionadas, en especial para
los niños que respiran en un plano más bajo que los adultos.
Todas las instituciones que se han ocupado de este flagelo coinciden en disminuir drásticamente los vehículos
individuales, sustituyéndolos por el trasporte público, la sustitución de vehículos movidos por nafta o diesel
por otros que utilicen gas natural comprimido (GNC) o hidrógeno, o mejor aún por vehículos eléctricos104
.

Bajar los niveles de ruido, de contaminación gaseosa y la polución visual que genera la información
innecesaria de la publicidad, sólo requiere una decisión política de las autoridades municipales. Decisión que
no se toma por la permanente presión de las empresas que por ganar más dinero, o simplemente por su
resistencia al cambio, no vacilan en sacrificar a la población.

104

El lobby de los fabricantes de ómnibus y de empresas privadas de colectivos de Buenos Aires logró que se
levantaran las líneas de tranvías y trolebuses de la ciudad.

La Cuarta Guerra Mundial 92 Walter A.
Moore

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->