You are on page 1of 1

ELPROGRESO LUNES 29 DE JULIO DE 2013

Corta o pelo, landrú | deVerano
x

31

Cuatro aloitadores inmovilizan una ‘besta’. PEPE TEJERO

LOS fRIOlESES DESENfUNDaN LAS TIJERAS
A pesar del mal tiempo la quinta edición de la rapa das bestas de Friol no perdió ni un ápice de fuerza y vistosidad. Aloitadores y caballos centraron el interés de los visitantes
▶ TEXTO: REBECA SÁNCHEZ

LGÚN DÍA me gustaría entrar en el curro, pero me da algo de respeto», explicó Alberto Rodríguez, de 23 años, uno de los seguidores de la rapa das bestas que se celebró ayer en la parroquia de Carballo, en Friol, y que asistió al ritual pertrechado tras la barra de la cantina. El buen tiempo no acompañó a los aloitadores ni a su público. Sin embargo, a pesar de la lluvia y del terreno enfangado, los bravos frioleses consiguieron meter a los caballos en el curro y raparlos para regocijo de los allí presentes. La rapa se retrasó unos minutos debido a la lluvia y no comenzó hasta pasadas las 12.00 horas. En el curro, los caballos se arremolinaban nerviosos buscando una salida. Los aloitadores tumbaron con facilidad al primer animal. Carmen Corredoira es una asidua de la rapa, sus hijas suelen acompañarla. « Me gusta venir, además hay que colaborar con el pueblo», comentó sin dejar de mirar el curro con interés. «No me metería (en el curro) porque me da un poco de mie-

A

do. Aunque si fuera más joven a lo mejor sí. Las mujeres se pueden meter, no es la primera que lo hace. Este año no sé, pero ha habido años en que sí que se metían», explicó con una sonrisa. Jose Manuel Iglesias, presidente de la comunidad de montes, es uno de los artífices del evento. «Cada ano vai mellor, este ano non hai moita xente porque o tempo non acompaña e por mor de outras circunstancias. Pero vai ben, e cada ano hai máis xente», comentó. «Baixamos entre 20 e 30 cabalos do monte. Desparasitámolos, miramos se teñen problemas de cascos e aplicámoslles un tratamento sanitario pola tarde. Tamén os rapamos e despois se soltan ata o ano que ben», explicó antes de regresar al curro con el resto de aloitadores. El caballo de pura raza galego es excepcional; se trata de animales pequeños y con un pelaje específico (negro o castaño). Son dóciles y fuertes, pero con extremidades finas y cortas. Tanto la crin como la cola están muy poblados.

Los curiosos asistieron al ritual. PEPE TEJERO

Es la única raza equina autóctona de Galicia y a finales del siglo XX estaba en peligro de extinción pero se está recuperando gracias a iniciativas como la puesta en marcha por la comunidad de vecinos de mano común de Carballo. En 2007, la comunidad de vecinos de mano común de Carballo puso en marcha una iniciativa pionera: la cría de caballos de pura raza galega. La asociación buscaba por una lado, utilizar los caballos para que limpiaran el monte de maleza —ya que son rozadores tradicionales— y, por otro lado, comercializar su carne. Dos años más tarde ya disponían de un curro y organizaron la primera rapa. Un espectáculo lleno de fuerza y atractivo que este domingo reunió a vecinos y curiosos en los montes de Carballo. Después de comer bajo la carpa, una tarde en las carreras. Primero compitieron los caballos cruzados y un poco después se celebró la popular carrera de burros. Al finalizar, trofeos para los ganadores de esta jornada a galope.

Related Interests