You are on page 1of 1

Delirios

Bebo alcohol para aligerar las penas, pero no hay comparacin con el caer beodo en un coctel etlico sin destilar, fabricado por la prosa divagante sin censura de algunos que escriben a brazos rotos; alcanzo un estado de inconciencia donde asumo las facetas de alegra, furia, tristeza y esperanza con la que estn compuestos estos elixires de papel. No consumo drogas pero los delirios propios de la sustancia los suplanto con los sueos y en ocasiones con pesadillas, que vienen y se posan en mi imaginacin al terminar das ajetreados; viajo a extraos mundos donde la felicidad no es un objetivo material sino un medio para alcanzar cosas ms perfectas en la construccin del ser sin anhelos mundanos, pero todo se disipa cuando termina el efecto y observo la ventana, veo que nada ha cambiado y el mundo sigue de cabeza. No navego en la locura o la demencia me jacto an ms persiguindolas a travs de las letras prosdicas y los ritmos armoniosos propios de la msica, que me aleja de esta persuasin psictica y me transmuta a otra realidad que para algunos es la locura pero para m el estado ms puro de la conciencia. Evito la violencia pues suficiente tengo con las guerras mentales que pugnan cada da en mi cabeza; para airar estos humos pestilentes propios de un conflicto me enfrento contra un muro solido de concreto por delante y fusileros por detrs pidiendo mi cabezasi no planteo una buen decisin o solucin esas guerras se agudizan y enferman mi comportamiento. Me negaba en hacer muchas cosas por evitar ser diferente, pero quin dice que en la diferencia no te encuentras a ti mismo? O quin dice que esto es malo? Acaso no es mi vida? No son mis decisiones? Qu hay de malo en soar con un mejor maana a travs de la demencia o la ilusin? En resumidas cuentas este enigma me empuja a saciarme al menos pensando o divagando con que nuestras descendencias tendrn un mejor mundo, el cual se aposenta hoy frente a nosotros y solo tu y yo podemos hacer algo por medio de la imaginacin, dejando a nuestros sueos plasmarse en la realidad. La hora ha llegado!

Geral Camilo Fonseca Espitia Trabajo social Primer semestre