C2.

EL COMERCIO

MIÉRCOLES 12 DE FEBRERO DEL 2014

Luces Cine
AFP AFP

El Óscar. Shirley fue la encargada de entregarle el premio de la Academia, con siete réplicas en miniatura, a Walt Disney por “Blancanieves”.
AFP

La leyenda. Una escena de uno de los cortos que la pequeña actriz protagonizó al comienzo de su carrera. El estrellato no se haría esperar.

Adiós a la niña más famosa de Hollywood
AFP

Estrella musical. En una escena de “Poor Little Rich Girl” (1936), con las figuras de la obra, Jack Haley y Alice Faye.
AFP

OBITUARIO

ENFOQUE

Shirley Temple, la pequeña que inyectó alegría en tiempos de la Gran Depresión, falleció el lunes a los 85 años.
MATEO SANCHO CARDIEL

La estrella durante la Gran Depresión
ALBERTO SERVAT
Editor central de Luces

Nueva York [EFE]. Ha muerto a los 85 años y solo durante sus primeros cinco años de vida vivió en el anonimato. Shirley Temple, la primera gran niña prodigio de Hollywood, vio rota su infancia a los 6 cuando fue a ver a Papá Noel a unos grandes almacenes y este le pidió un autógrafo. Luego de alegrar a todo un país durante la Gran Depresión, luchó con el mismo ahínco en su edad adulta en una extensa carrera diplomática. “Siempre me consideré en la misma categoría que Rin Tin Tin. La gente en la Gran Depresión necesitaba algo con qué alegrarse y se enamoraron de un perro y de una niña pequeña”, diría después con ironía. Su carisma, su encantadora vena cómica, su prodigiosa habilidad para el claqué, sus 56 tirabuzones atusados uno a uno por su madre y títulos como “Bright Eyes” (1934), “The Little Colonel” (1935) o “Rebeca, of Sunnybrook Farm” (1938) cimentaron un estrellato que le hizo ganar un Óscar en miniatura en 1935.

N
Inolvidable. De todos los números musicales que interpretó, destacan los realizados con Bill Robinson. Aquí en “La pequeña coronela”.
AP

Vida privada. Antes de retirarse de la actuación, Shirley se casó con el actor John Agar, pero el matrimonio no funcionó.

De niña estrella a actriz secundaria Shirley Jane Temple nació en la localidad californiana de Santa Mónica el 23 de abril de 1928. Luego de eclipsar, antes de los 10, como cabeza de cartel a las leyendas Carole Lombard, John Ford, entre otras, con el cambio hormonal la joven y atractiva Temple quedó relegada a papeles secundarios. Apareció en películas notables como “Since You Went Away” (1944), con Claudette Colbert, o “The Bachelor and the Bobby-Soxer” (1947), con Cary Grant. En estas no brilló especialmente y siempre renegó de toda esa etapa de su carrera, aunque también reivin-

REACCIONES EN TWITTER

@WhoopiGoldberg “El Good Ship Lollipop ha zarpado hoy con Shirley Temple a bordo, una verdadera número 1 en su clase”. @MiaFarrow “Pequeña Shirley Temple levantó los ánimos de una nación durante la Gran Depresión. RIP”. @OliviaMunn “Descansa en paz, Shirley Temple. El mundo es mucho más brillante porque estuviste en él...”.

Premios. En el 2006, la actriz recibió el SAG que honró al conjunto de su carrera.

dicó un filme al que nadie hizo una buena manera de iniciar un mucho caso: “That Hagen Girl”, trato diplomático. “Me veían también en 1947. como una amiga, que es lo que “Nadie se acuerda, pero fue era”, aseguraba. la película que me dio la oporAsí, en 1974, fue embajatunidad de actuar”, decía. En dora de los Estados Unidos en el filme compartía pantalla con Ghana; en 1976 fue la primeRonald Reagan, alguien que, ra jefa de protocolo de la Casa como máximo representante Blanca; y, ya en 1989, George del salto del cine a la política, Bush la designó embajadora de supuso un indicio de lo que se- su país en Checoslovaquia. ría su segunda carrera. Desde 1972, tras el cine y la Así, tras pasar por algunos política, lidió contra la enferprogramas de televisión, medad. Aquel año le extirdio por terminado su paron un pecho y, desde Franklin D. Roosevelt glorioso tiempo en el entonces, se erigió cocine y se hizo miem- “Mientras nuestro mo apoyo moral para país tenga a Shirley bro activo del Partido Temple, estaremos todas las mujeres en su Republicano de Estamisma situación. Adebien”. dos Unidos. más, fue fundadora de En 1967 se presentó, sin una federación internacioresultados positivos, a las elec- nal para combatir la esclerosis, ciones a la Cámara de los Re- y en 1988 publicó el primer vopresentantes como candidata lumen de su autobiografía, que por un distrito de California. Ri- tituló “Child Star”. chard Nixon la tuvo en cuenta y Diez años más tarde, aparela nombró para integrar la dele- ció en el cumpleaños 70 de la gación de Estados Unidos ante Academia de Hollywood. Deslas Naciones Unidas. de entonces, dosificó sus apariciones públicas en pos de una Señora embajadora vida tranquila y familiar en una Ya había dejado de ser la cándi- casa al norte de California. da Shirley Temple. Tomó el apeTras su muerte natural, sus llido de su segundo marido –el fans volverán a visitar las que, político y empresario Charles todavía hoy, son las manitas A. Black– y pasó a ser la férrea más pequeñas estampadas en conservadora Shirley Temple el Paseo de la Fama de HollyBlack. Reconocía que su pasa- wood. Las suyas y las patitas de do como estrella era siempre Rin Tin Tin.

unca hubo una niña tan famosa como Shirley Temple. Al menos no hasta su rutilante aparición en el Hollywood de la Gran Depresión. Una época difícil en la que se encontraban en pugna dos fuerzas brutales, por un lado las exigencias de un público insaciable para el que la pantalla grande era su único escape, y del otro la presión de las ligas puritanas por ejercer el control sobre el cine. Fue entonces que las atrevidas figuras de Mae West, Marlene Dietrich y Jean Harlow se vieron remecidas por la censura, perdiendo impacto y creatividad. De la noche a la mañana, Shirley las desplazó en la taquilla, en las primeras planas y, sobre todo, en el corazón de los fans. El ascenso fue meteórico y la Fox habría de agradecerle para siempre su presencia en su planilla. Hasta que, a finales de los años treinta, sucedió algo que nadie había imaginado: la niña creció. Y con ella, toda una nación. A puertas de la Segunda Guerra Mundial, en un mundo amenazado por poderes extremos, las travesuras de Shirley Temple no eran suficientes para distraer la atención. Y así, tan abruptamente como se había apoderado de la pantalla, su reinado se acabó. El mito habría de revivir años después gracias a la televisión. Pero el impacto de esta criatura capaz de animar a un mundo quebrado ya hacía mucho tiempo que se había esfumado.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful