You are on page 1of 1

Ser nuestra palabra Cuantas veces prometemos algo y no cumplimos, cuantas veces damos nuestra palabra y no la cumplimos no le damos

la importancia que deberíamos darle. Nos acostumbramos a vivir en una sociedad en donde diariamente vemos promesas falsas desde lo mas alto del gobierno hasta nuestros propios hogares. Confiamos ciegamente, nos permitimos olvidar y perdonar a aquellos que nos vuelven a fallar y nos acostumbramosvivimos la injusticia y la falta de palabra es el pan de cada día. Muchas veces no queremos afrontar y ver la realidad de los hechos que nos generan un enorme malestar. Y tal vez pienses quien o qué debe cambiar? Sin darte cuenta que la respuesta se encuentra dentro de cada uno de nosotros y que si de verdad quisieras dejar de ver tanta crueldad tanta falsedad comenzarías por enfrentarte a eso que mas le temes a ti mismo y que si no tienes el valor de confrontarte de saber que no estas bien de ver como es con cada pequeña acción generas lo que te hace daño y te haces daño cada ves que das recibes exactamente lo mismo así que como esperas que el mundo cambie, por que tu mismo lo permites y generas. No espero con esto generar una sensación de culpa sino espero aclarecer y crear una pequeña reflexión que nos lleve a darnos cuenta de lo mucho que podemos lograr si dejamos la indiferencia a un lado y nos involucramos si dejamos de ser seres egoístas y pensamos en los demás si damos de nuestra parte y creemos que es posible .