You are on page 1of 1

En todas las corrientes religiosas hay gente que va a lo suyo, pero también hay gente que solo va a hacer

bulto, a ser estorbo para los demás, y por supuesto, también hay gente que solo se dedica a criticar a los demás sin fijarse en sus propios errores. Las personas falsas no hacen más que fijarse en otros y emitir juicios basados en el mar de su propia ignorancia sin conocer los principios epistemológicos y la praxis en que se fundan las bases doctrinales de cada congregación, incluyendo la propia en la cual cada quien se congrega, pero lo peor, esperan respeto por lo que creen u opinan, aunque no respetan lo que no conocen de otros, simplemente se dejan llevar del chisme y las murmuraciones, de la desinformación mediática y de su propia opinión subjetiva y sin fundamentos. Generalmente quienes se fijan en apariencias es porque tienen sus propios guardados entonces se la pasan viendo lo 'aparentemente malo' en los demás para poderse justificar en sus malas acciones. Por otra parte, en aras de la objetividad, consulta las diversas religiones en el mundo qué requisitos tienen para sus orientadores, diáconos, predicadores, maestros, sacerdotes, y en general como llamen a la persona que dirige cada congregación, a la persona encargada de la predicación. No hay que dejar de consultar también en el derecho canónico que significan las irregularidades, cuáles son, y en qué se diferencian de la censura así como de la discriminación. Es claro que quienes opinan realmente ignoran el contexto de aquello sobre lo cual critican, pero también es claro que hay personas que dedican su tiempo no a construir su realidad y la de los suyos, sino a destruir a los demás con el veneno que destilan de sus labios. Muy bien fue expresado hace mucho tiempo "De los frutos del corazón habla la boca", lo cual es notable para algunos que en todo lo que expresan no hay más que vileza, vulgaridades, chismes, calumnias, improperios e ignorancia. Mirando la paja en el ojo ajeno pero ignorando la viga que está en el propio. Una cosa es ser crítico y otra muy diferente ser criticón, una cosa es opinar, pero otra muy diferente es ser vulgar y ofender. "No se nace siendo persona, se llega a ser persona". Comparto algunos mensajes de reflexión a los que se acceden a través del siguiente enlace: http://doblemoral.tk/