La reina roja Las personas sociables tienen por costumbre celebrar las cosas con una fiesta, más

o menos grande según la razón, en esta ocasión la inauguración de una casa que, desde su construcción, fue la envidia de aquellos que no tenían los recursos para conseguirla. Abarcando una cuadra entera, la estructura esperaba sin gran ilusión a los que serian sus visitantes, quienes, quizá, en el calor de la fiesta (o del vino aplastarían sus flores ! ensuciarían sus pisos "asta a"ora lustrosos, a diferencia de su due#a, quien colocaba velas aromáticas, lámparas ! otros artilugios de iluminación, con gran ilusión, para evitar las bombillas que arruinarían la atmosfera de intimidad "aciendo evidente el "orror escondido en sus "abitaciones. Los invitados llegaron en grupos, algunos engalanados con todo el lujo ! pompa que fueron capaces, otros solo con las mejores galas que sus armarios austeros les permitieron, pero todos para contemplar el fruto del trabajo duro bien remunerado ! de un divorcio aun más ventajoso. $na dama los recibía en la entrada indicándoles donde estaban las bebidas ! botana, compradas a descuento al restaurante de una vieja amiga. %asta a"ora todo "abía sido elogios& 'que "ermosa casa( 'que amplia( 'que tec"os tan altos( como si fuera ella, ! no una partida de alba#iles, quien la constru!ó, el color de los muros fue otro gran )*ito, el rojo contrastaba perfectamente con los muebles de un blanco inmaculado. +onreía a diestra ! siniestra, no tanto por la admiración de sus comensales como por lo fácil de su verdadera empresa, convencida como estaba 'aunque fuera de día, aunque pudieran olerla, no lo notarían ! !o que me esforc) tanto en ocultarlo( pensó con fría complacencia. ,iraba a sus convidados con tristeza, con lástima, su ingenuidad le suscitaba compasión, no risa, pero aun así era realmente gracioso 'como decía- a", .pobres ilusos/(. Así era su mente mientras rellena bandejas ! sacaba más botellas, a fin de que aquellos que disfrutaran de comer gratis, estuvieran bien servidos. 0laro no podía decirlo de todos, algunos llegaron con bolsas de papas, otros con cajas de refresco e incluso cerveza, irónicamente, aquellos cu!a condición económica era mas precaria fueron, en su ma!oría, los que no pudieron llegar con las manos vacías. 1n algún momento olvido sus precauciones, solo se dedico a disfrutar, bailando con todos, sonri)ndoles, sabi)ndose triunfadora, una vez que la idea es implantada removerla es casi imposible, !a no importaba que cuantas veces entraran a su casa, la impresión de normalidad era indeleble. +e aparto de sus invitados con e*cusas sobre traer más bebida, su verdadero objetivo era alejarse un momento para así regocijarse a solas del )*ito obtenido, en cuanto la puerta se cerró a su espalda comenzó a reír, sin poder contenerse, sus carcajadas llenaron la cocina pero no salieron de ella, la música estaba demasiado alta ! todo era tan perfecto.1ra tan fácil mentir, las personas estaban ciegas, así eran felices, no podrían ver la verdad ni aunque les ca!era encima, porque no querían "acerlo, a fin de cuentas era obvio. Al principio tuvo miedo, no solo de ser descubierta, sino de que el color se tornara caf) al secarse, pero no, el tono seguía siendo el mismo, igual al de aquella vez cuando "abía tomado esa rosa, sin saber de las espinas, cortándose en el acto, nada grave, unas cuantas gotas pero "abía quedado seducida por el color, tan rojo, tan intenso, el color de la pasión, nada menos, ni siquiera la flor en su mano "abía sido un rival digno. 2or eso amaba su profesión, como forense podía estar todo el día metida "asta los codos en sangre sin que nadie se lo reproc"ará, era algo aceptado, algo normal verla ba#ada en ese liquido, el color siempre "ermoso, tal ! como lo recordaba. %abía una "istoria sobre una mujer que se ba#aba en sangre de doncellas para mantener su juventud, ella lo comprendía perfectamente, aún dejando de lado la vanidad.

una c"ica guapa que. pero )l sabría porque ! eso era algo que no deseaba averiguar.1se lugar era su sue#o "ec"o realidad. La neurocirujana. 5o le dijo nada. 2or eso quedó fuera del duelo de miradas que ellas mantuvieron. cada gesto lleno de rabia e impotencia. dejando con la palabra en la boca a los que se encontraban a"í. Abrió la reja que los separaba de la piscina ! tras volver a asegurarla. 1l evento solo era una prueba para asegurarse que nadie notaria nada. nada especial. gritarle que no sabía nada sobre ella. lo "abía olvidado. pero sería mentir ! llegados a este punto no tenia caso. Le gustaba la reacción de la otra. con fría ! malsana curiosidad. aprovec"ó el momento para darse media vuelta ! escapar. con la esperanza de poder ocultarse de ellos. porque ellas podían ser unas brujas malditas si se lo proponían. pero )l no se lo "abía permitido. 4 lo odio por eso. como un animal de circo. atravesó el patio. ellos lo saben”. 0asi podía sentir el abismo entre ellos abrirse !a no eran amigos. no parecía pertenecer al mismo círculo del psiquiatra. a su izquierda una pareja se besaba sin pudor ! en el centro del salón. 5o que la de )l no fuera co"erente. ellos lo saben. una rata de laboratorio. observaba a los fiesteros danzar por el lugar. el doctor en turno. a pesar de su ira no fue de ella de quien "u!ó. que se acercó a su mejor amiga para invitarla a bailar. una conversación silenciosa. 3l no les prestaba atención a ninguna de las dos. iba de acuerdo a su relación. cada moldura. otro loco que tratar. sin )*ito. La "acía sentirse encerrada. cada piso. solo se quedo a"í sentado en su cama. 0uando regreso a la sala el tiempo pareció ir más lento. corrió por la escalera de "ierro "asta su "abitación. cu!o saco podría pasar por elegante de no ser por los zapatos de constructor que según sabia superaban por varias tallas su número. las paredes en cambio lo tenían cautivado. con e*presión vacía ! una postura relajada. poniendo en tela de juicio su cordura. solo uno más. acorde con su temperamento dominante ! e*plosivo. nada del otro mundo. 0uando todos se fueran podría estar a solas con su casa para poder deleitarse con ella. %abía querido alejarse de ellos. 2ero esa impermeabilidad era buena en su juventud. amapolas. cuando ambos caminaban lentamente "acia la escuela. begonias. un cliente más. un objeto de estudio sin opinión. aunque fuera tarde ! su amiga estuviera varios metros adelante apresurándolos. orquídeas. buganvilias. la forma en la que la vio. +in embargo. una pareja resaltaba de los demás. era la misma con la que veía a sus pacientes en el psiquiátrico. vestido costoso ! maquillaje perfecto. a su personalidad. con sus tacones de aguja. observándola. “ellos lo saben. )l sabía abrir puertas con un pasador. a su derec"a uno de sus amigos ebrios trataba de mantenerse en pie. Lamentablemente !a estaban dentro cuando llegó. se quedaría a"í a esperar a que se marc"aran. insultándola mientras caminaba por la "abitación con ademanes vigorosos. que fue interrumpida por uno de los asistentes. Las flores en el jardín delantero tambi)n las "abía elegido así. . la casa parecía iglesia luego de una masacre. fue de )l ! de su mirada. bueno era un monstruo diferente. quiso abofetearlo. le gustaba que fuera tan despreocupado como ella. todas rojas. que podría vivir tranquila con aquello que amaba. pero )l. violenta ! furiosa. un c"ico fascinado con la locura. +u amiga comenzó a gritarle en cuanto entró. analizándola. su mente no dejaba de reproc"arle el "aberles invitado. sin verdadero inter)s. ella era otra demente con una fijación ! )l. era tal ! como lo "abía deseado. el panorama a su alrededor parecía interesarle. tulipanes. Los tres sabían lo que "abía "ec"o. tardó un poco en notar porque. 2ero no a"ora cuando lo "acía parecer distante. 0laro.

“Así son las personas”. sus mejores amigas podrían fácilmente ocupar una celda en el 8apote. Aunque dudaba que fuera a funcionar. el trato que "abían "ec"o. prefería que nadie más lo supiera. 0uatro días más tarde. d)biles ondulaciones. a"í en la oscuridad el rojo que tanto le obsesionaba a una.1so dolía. mientras ambas daban vueltas por la "abitación sumidas en una discusión interminable. sin un verdadero propósito. eso le preocupaba. A"ora sabia la verdad. sin saber cómo reaccionar. para de esa manera retrasar la pró*ima capa de pintura. el único color real. tal vez esa era la verdad. 5o importa cuántas "a!a cuando se llega a la última las otras pierden su significado ! !a no puedes verlas de la misma manera. ella conservaba su obra pero debía ir a terapia con )l. Abajo la fiesta seguía sin su anfitriona. "aci)ndolas parecer más monstruosas que "umanas. 1so era lo importante. ninguna presentaba argumentos solo gritaban ! gritaban para "acerse oír por encima de la música. 9:u) decía eso de )l. "asta el momento en que las circunstancias nos obligan a abrirnos. un par de figuras deformes ! larguruc"as mezclándose mu! debes en cuando. . 3l solo veía sus sombras en la pared. todas permanecen escondidas de la vista. en ella la gente bailaba siguiendo el ritmo marcado por el 6j. cada una mu#eca oculta otra. ! aunque no se consideraba capacitado para tratarla personalmente. desde su punto de vista. $na disputa entre mujeres.ovi)ndose a la par en una danza oscura ! siniestra tan vieja como la "umanidad. . pues en realidad no estaban debatiendo. solo por el placer de escandalizar. Los seres "umanos somos como las matrios=as. <at"erina lo llamó para que fuera a a!udarles. mientras en la recamara principal dos amigas peleaban en la oscuridad. no era más que una variante del negro. no "abía suficiente luz para definirlas.pensó con tristeza7 “creemos ver algo pero no es más que una ilusión para ocultar la oscuridad a la que todos tememos” 1llas por ejemplo. 4 evitar que 1lizabet" siguiera robando la sangre de los cadáveres para satisfacer su fijación. ninguna estaba dispuesta a ceder. "asta "ace poco las considera si no 'normales( al menos cerca de serlo. su misión era ponerle una capa de barniz ! sellador a las paredes. pero allí estaban. +us sombras. todos los demás son mentiras creadas por la luz ! el ojo "umano. 2ero estaba mu! ocupada con su acompa#ante como para ocuparse de )l. en nuestro interior.