You are on page 1of 12

LA VALORACIÓN MORAL DE LA

MASTURBACIÓN EN LA ÉTICA SEXUAL

Greenlight Teología de la serie 2009 | Por Victor Chendekemen Yakubu


La Valoración Moral de la Masturbación en la Ética Sexual

Por Víctor Chendekemen Yakubu


Introducción

El instinto sexual es uno de los más fuertes instintos del hombre. El placer conectado con su
activación es uno de los más entusiastas de los sentimientos de placer sensual. No hay duda de
que gran placer se deriva del sexo y la pasión asociada con él. Esta unidad ha llevado a las
grandes invenciones de la humanidad para lograr el máximo placer de este don dado por
buena. Sin embargo, la sexualidad humana debe ser dirigido hacia el canal adecuado para la
correcta consecución de amor, felicidad, intimidad y compromiso de por vida a una pareja por
el bien de la estabilidad y la paz en la sociedad humana.

Pope Paul VI sabía de su descarado apetito en los tiempos modernos y empezaron a advertir al
mundo moderno por la aplicación inadecuada de la sexualidad humana para el futuro de la vida
familiar y social. Cualquier cosa sobre la sexualidad que cae fuera de la esfera de la familia
presagia un pecado con graves consecuencias para la vida individual y conyugal. Así, la
Integridad Vitae de Pablo VI sufrió una condena de ancho a partir de 1968 y cuarenta años
después de pro-elección todavía condenan su mensaje profético. La descarada aplicación de
placer sexual a menudo conduce a los hombres y mujeres en el amor a sí mismo que resulta en
el placer numerosos comportamientos aberrantes como testigo en los últimos años.

Esta escritura hasta se centra en el amor propio comúnmente conocida como la masturbación.
La sexualidad humana [McMahon, 1987:411] se define en la redacción siguiente, "como el
poder personal para compartir físicamente, psíquicamente y espiritualmente el don de sí
mismo y con los demás. Compartir implica dar y recibir - no dar y recibir. Me limitaré a sugerir
que cada persona puede ser considerado como sexual [hombre o mujer] en la medida en que él
o ella tiene el poder natural a la libre participación ".

Greenlight Teología de la serie 2009


2
Pero en el ámbito sexual, este poder para compartir el amor a menudo se comparten en
diferentes modos. El sexo es nunca un asunto al azar, una especie de "suyo para pedir." Debe
ser expresado en el auténtico amor y la intimidad de la vida. No todo el mundo está casada al
mismo tiempo, como tal, hay ciertos actos considerados ilegales o generalizado o de pecado
que niegan el propósito de la sexualidad humana. La masturbación es una de esas bahaviours
aberrantes clasifican a menudo junto con los actos de adulterio, el sexo prematrimonial /
fornicación, la violación, homosexuales / lesbianas actos en la esfera de la ética sexual.

Teólogos morales a menudo las preguntas: ¿Hay algunas acciones sexuales que pueden ser
generalmente prescritos o siempre prohibidos? ¿Puede esas normas morales de la perversión
sexual aplicarse universalmente o requiere? Muchos teólogos han tenido los debates y una
serie de argumentos entre ellos sobre las cuestiones éticas. Nuestra atención se centrará en la
masturbación como uno de los comportamientos sexuales aberrantes contra la castidad y la
santidad sexual.

Significado, Etimología y genéticos para el Desarrollo

La masturbación término significa auto estimulación sexual, el amor propio causado por la
fantasía y la manipulación de los órganos genitales hacia el orgasmo o la liberación seminal de
la tensión. Masturbación emplea el poder de la imaginación y de las anteriores experiencias
sexuales para lograr su propósito. Y el orgasmo se produce a través de auto estimulación
continua por Vanderveldt manual o cualquier otra forma de excitación física, así como por la
estimulación psíquica como la indulgencia en las fantasías sexuales [& Odenwald, 1952: 364].

Bernard Häring [1979:559], estableció una etimología viva de la masturbación. En consecuencia


para él la palabra probablemente se aplica a los machos humanos, mas [hombre] y turbare
[molestar]. Pero podría ser de manus [mano] que significa la manipulación de la mano. La
masturbación es mencionado por algunos teólogos y psicoterapeutas [NCE, 1967:438; Haring:
559] como ipsation [centrado en uno mismo] onanismo [cf. Génesis 38: 9], el autoerotismo,

Greenlight Teología de la serie 2009


3
masturbación, etc tradición más rigorista del siglo XVIII prefirió llamar a este fenómeno de la
auto-estimulación como 'onanismo' en el episodio de Onán en Génesis 38: 9-10.

Cuatro tipos diferentes de la masturbación se han identificado y clasificado por los moralistas
[Haring, 1979: 561];

[1] No es, ante todo, la liberación puramente físico de poder bajo la presión, incluso sin
fricción del órgano sexual.
Sí que es sexual
[2] De-auto-estimulación sexualizada estimulación en aras de objetivos científicos, por
ejemplo, la extracción del esperma masculino en aras de la experimentación científica con el fin
de identificar una enfermedad.
[3] De la práctica sexualizada acompañado o causado por fantasías, el día soñando
acompañado por el acto en sí.
[4] No es el síndrome de masturbación, la masturbación en sí misma como una actitud y un
hábito a cabo por la manipulación de órganos.

La mayoría de los terapeutas consideran que los dos primeros como normal. Los dos últimos se
clasifican en virtud de un comportamiento generalizado crónica que puede causar daños a la
libido sexual de la personalidad en cuestión. Cabe señalar que [Beck y Orr, 1970: 141] "El deseo
sexual es bastante complicada sin tener que estar vinculada también cualquier otra cosa, como
condición para el análisis fenomenológico. No se puede negar que el sexo puede servir a
diferentes funciones, económicos, sociales y altruistas - pero también tiene su propio
contenido, como una relación entre personas, y sólo es analizar esa relación que podamos
entender las condiciones de impregnación sexual ".

¿Cómo funciona esta convertirse en una actitud habitual?

Durante los primeros dos tipos de estímulos mismo, podemos decir que se hacen de forma

Greenlight Teología de la serie 2009


4
consciente para la investigación científica o inconscientemente durante el sueño conocido
como polución nocturna o sueños húmedos. Los estudios han demostrado que la experiencia
de la masturbación es muy común entre los jóvenes varones la pubertad y niñas en edad de
contraer matrimonio.

El desarrollo genético del niño [Vanderveldt & Odenwald, 1952: 365], incluye la manipulación
sensual de las partes del cuerpo. Tan pronto como dos meses, un bebé puede manipular sus
genitales. A los tres años, la estimulación propia no es una práctica poco común, porque el niño
tiene un interés especial en casi todos los órganos visibles del cuerpo.

La sensación sensual producido por la manipulación de los aumentos de los órganos genitales
después de que el niño, hombre o mujer, llega el año sexto o séptimo. Hay, sin embargo, no hay
duda de orgasmo. Los niños se vuelven adictos a la masturbación a través de los ejemplos y las
seducciones de los niños mayores y adultos. Cuando el niño alcanza la pubertad,
aproximadamente entre trece y diecisiete años, hace que el orgasmo la masturbación intensa
que es la liberación de la tensión sexual y la excitación.

En consecuencia a Vanderveldt y Odenwald [1952: 366 - 337] las prácticas de masturbación de


las niñas y las mujeres muestran ciertas características que difieren de los niños y los hombres.
La satisfacción masturbatoria en los hombres es mayor que la de las mujeres, porque el órgano
sensible, el falo [pene] está fuera del cuerpo y se convierte en turgentes fácilmente cuando
acariciaba. En las mujeres la vagina se encuentra dentro del cuerpo y toma tiempo para ser
despertado. Además, muchas mujeres han reconocido que el clítoris es el órgano sensorial más
sensible para el clímax masturbatorio. Pero una vez que una mujer es sexualmente inclinados,
se puede estimular a sí misma varias veces en un período largo para alcanzar el orgasmo. Esto
varía de mujer a mujer y de hombre a hombre.

Otra característica de la costumbre masturbación en las mujeres es que es difícil de erradicar


con la fabricación de las ayudas actuales como consoladores y vibradores anales sexo. Los

Greenlight Teología de la serie 2009


5
psicólogos y terapeutas han observado que muchas mujeres que se masturban, lo hacen un día
antes del inicio de su círculo menstrual, cuando la tensión sexual es alto. Una mujer reconoció
la investigación de Vanderveldt y Odenwald [1952: 367], que siempre se masturbaba el día
antes del comienzo de la menstruación porque cree que si no se masturban no podía
menstruar. Esto hace que la práctica de una constitución psíquica y anormal en un grado
excesivo de la compulsión similar al alcoholismo, la drogadicción o el sexo recta. Tal habitual y
crónica, la masturbación patológica se diferencia de un extremo de la masturbación de los
sueños nocturnos.

Consecuencias y efectos de la masturbación

No es sólo que los jóvenes dedican a la práctica de la auto-estimulación. Los adultos casados
separados de sus cónyuges a causa del trabajo o de viaje podría darse el placer de este
comportamiento. Algunas parejas casadas la práctica como una forma de control de la
natalidad se refiere como el coitus interruptus. Si se practica el coitus interruptus en el
matrimonio como un método de control de la natalidad, la tendencia puede conducir a la falta
de interés en el sexo que ello afecte negativamente a la esposa, [Flood, 1959:50],
especialmente en la mujer produce reacciones de insatisfacción emocional. Y en el hombre,
esto puede conducir a la ira y la infidelidad.

Cuatro son los problemas psíquicos son ocasionados por este trauma:

[1] reacciones psicasténico debido a una afección orgánica,


[2] Las reacciones emocionales debido a la falta de satisfacción,
[3] las reacciones afectivas, debido al carácter instrumental de amor en estas
circunstancias, y;
[4] reacciones perversas facilitado por la manera en que la excitación sexual suele ser
inducida en estos casos.

Greenlight Teología de la serie 2009


6
Los que se quedan solo en la vida, posiblemente a causa de la creencia religiosa y no ejercen su
sexualidad son probablemente propensos a la auto-abuso. En el siglo XVI la Europa cristiana,
muchos monjes y ermitaños, se dijo que se encuentra la práctica de actos homosexuales con los
demás monjes. Un buen número de los que supuestamente se masturbaba a aflojar sus
tensiones sexuales. El acto en sí consiste en la estimulación del órgano sexual acompañada de
palpitante golpes.

Según los psicólogos de la manipulación de los órganos pueden ser fruto de una secuencia
emocional que no puede tener una conexión directa con los órganos genitales. Se ha
descubierto que los introvertidos masturbación práctica sin experimentar culpa grave en la
conciencia respecto a las personas con un comportamiento extrovertido. En las niñas, por
ejemplo, el estado de ánimo de la depresión y la frustración son los factores que conducen a la
auto-estimulación. La depresión puede llevar a una chica a masturbarse con cariño a pesar de
que puede ser de una norma religiosa profunda.

El problema especial de la auto-estimulación es que debido a la naturaleza intensa del placer


sexual y el fuerte deseo del instinto sexual, la fuerza de la costumbre puede tener un fuerte
control que conducen a la realización del acto, sin deliberaciones completo. A veces los
conflictos reprimidos en especial en los varones puede provocar una forma compulsiva de la
masturbación. Aunque es consciente de que está haciendo un mal, puede ser irresistiblemente
impulsado por el hábito de masturbarse.

El efecto de esto es que la masturbación habitual puede reducir la conciencia sexual normal.
Cuando una persona permanece en esta condición, el resultado puede ser para la impotencia
masculina y frigidez en las mujeres. La auto-estimulación afecta a las glándulas endocrinas que
segregan hormonas en el sistema sin el equilibrio del otro sexo. Esto conduce a dolor en la
parte inferior del abdomen, estreñimiento, dolor de cabeza, y dificultad en las relaciones
sexuales o el desequilibrio psicológico en ambos sexos [Vender Veldt & Odenwald, 1952: 368;
Flood, 1955: 25-34].

Greenlight Teología de la serie 2009


7
Moral de Evaluación

Humanos de Kinsey Comportamiento de los hombres [Haring, 1979:561; Kinsey, 1957] llega a
una conclusión que los actos masturbación son "normales" en el plano estadístico, pero no a
todos demostrar que es normal en el plano moral. La Enciclopedia de Bioética [1978: 1584]
dice, "donde el sexo va mal, no es una enfermedad psicológica, no el mal moral". Esta
perspectiva de la ética sexual se considera una anomalía.

Los teólogos en el pasado han estado de acuerdo acerca de la malicia final de la masturbación.
Dijeron que no hay justificación para la masturbación, ya que sólo uno de los socios es que se
trate. Si la fornicación es moralmente inaceptable, entonces la estimulación sí debe ser
condenado. Si la fornicación es condenable, a continuación, la auto-estimulación condenable
como el vicio, la auto-amoral de la contaminación [Peschke 1993: 435 a 438; Haring, 1991: 86].

Sin embargo aquellos que argumentan en favor de la auto-estimulación decir que no podemos
hacer mucho acerca de la forma en que se hacen. "Una impregnación sexual debe manifestarse
en conductas que expresan una preferencia sexual contra natura" [Beck y Orr, 1970: 138]. Bajo
este aspecto, la masturbación es la expresión de una personalidad inmadura [cf. Peschke, 1993:
424]. En la mayoría de la literatura teológica, aparece un creciente consenso de que la
masturbación es intrínsecamente un asunto grave [Flood, 1955: 35-44; Curran, 1969: 210]. No
hay pruebas concluyentes de las Escrituras, que menciona la maldad de la masturbación, aparte
de la descripción de Onán en el Génesis. Sólo apareció en la iglesia penitencial como un pecado
venial ex toto genere suo grave.

El teólogo protestante Helmut Thielicke [1964: 248] condena la masturbación, por los motivos
siguientes;

Greenlight Teología de la serie 2009


8
[1] Que en la masturbación, el sexo está separado de la distribución prevista en un hombre
normal y la relación de la mujer y así pierde su significado;
[2] Que, como el fantasma sexual no está vinculado a una asociación sólo yo, y,
[3] Esta ausencia de vínculo conduce a un derroche físico.

Lutero en la Reforma, según Thielicke denominada Ley de la masturbación un hombre se volvió


sobre sí incuratas en sí, no en Dios o un vecino, sino de una persona son la actualización del
pecado. La masturbación es equipararse a practicar el coitus interruptus como método de
control de la natalidad. Los teólogos católicos condenar tanto porque hay una intervención con
el método "natural" de la germinación de la vida. Bernard Häring [1991:86] Sin embargo, dice
que la eyaculación voluntaria para bien justificada objetivo de diagnóstico no constituye
ipsation y se puede permitir.

La actitud católica hacia la masturbación

Ha sido en la enseñanza constante de la Iglesia de principios que se encuentran en las Sagradas


Escrituras que la masturbación es un pecado grave que mantendrá uno de los cielos [cf. 1 Cor.
6:10]. La Iglesia enseña que la función sexual se entiende por Dios para servir principalmente
para la generación de los hijos. El intento deliberado de este fuera del canal apropiado del
matrimonio es un acto desordenado y pecador. El Catecismo de la Iglesia Católica dice, "el
Magisterio de la Iglesia en el curso de una tradición ininterrumpida y el sentido moral de los
fieles, sin duda, y han mantenido firmemente que la masturbación es un acto intrínseca y
gravemente desordenado" [no. 1253].

La enseñanza objetiva en el derecho católica es preservar la dignidad de la persona humana y


dirigir la energía sexual de los individuos para el canal adecuado, el alimento de la vida familiar.
El estrés en la enseñanza común es que para todos los solteros la estimulación sexual
destinados es objetivamente un asunto grave y el pecado. Sin embargo, muchos se han ido a la

Greenlight Teología de la serie 2009


9
conclusión errónea de que cada excitación sexual es pecaminoso. Esta conclusión se basa en la
premisa errónea sólo cuando él o ella tiene plenamente deliberó para escoger lo que se ha sido
claramente cuenta de que son equivocadas.

La Iglesia recomienda algunos métodos para las personas afectadas. El tratamiento pastoral de
la actividad principal consiste en la oración, como los Ejercicios Espirituales, propuesto por San
Ignacio de Loyola. La motivación espiritual con la oración, los sacramentos y el uso de los
sacramentales, puede llevar a superar el hábito de la masturbación y el pecado.

Fuera de la esfera religiosa, debe haber una buena educación sexual y orientación moral. El
axioma "más vale prevenir que curar" es muy importante en la educación de los jóvenes sobre
los peligros de este fenómeno.

Conclusión

Cabe señalar que la masturbación es un fenómeno complejo. La sexualidad humana es para la


satisfacción del hombre y la mujer en el matrimonio. Nada fuera de esta expectativa es un
intento generalizado de satisfacer el yo. Como a estas personas con la masturbación y otras
tendencias sexuales desviadas deben ser ayudados a desarrollar su auto-confianza en Dios.

Una nota especial de asesoramiento para los terapeutas es que bajo ninguna condición debe
ser administrado a las drogas un masturbador crónico excepto bajo supervisión médica cuando
no parecen ser graves auto-abuso y la auto-degradación.

El matrimonio puede reducir o curar por completo esta anormalidad de la masturbación porque
no habría una oportunidad legítima de la actividad sexual. Cuando los socios están juntos, la
frecuencia de la actividad sexual le ayudará a disminuir las tendencias masturbatorias e incluso
destruir. Esto podría tener éxito a muchos, si bien puede no serlo para otros. Sin embargo, lo
hará cada persona algún bien si los poderes sexuales son re-dirigidos a determinados sectores

Greenlight Teología de la serie 2009


10
de la actividad humana más que introvertida. No hay legitimación activa para la auto-
estimulación, auto-abuso o por cuenta propia contaminación. Para algunos pre-adolescentes y
adolescentes, esto puede ser una fase transitoria que va con el tiempo. En la auto-estimulación,
la permisividad "no está de acuerdo con el ideal de la sexualidad humana, que está ordenada
hacia una realización en colaboración con un cónyuge" [Peschke, 1993: 426].

Concluimos con la norma de Max Scheler, citado por Bernard Häring [1993:164] que el vacío de
la búsqueda de la felicidad humana está condenada a la frustración existencial. Sólo al tratar de
construir significado a través de la dedicación a los demás y en la aceptación de una escala de
valores el hombre puede encontrar su verdadera felicidad y satisfacción.

Todo sentimiento sexual es un sentimiento normal que busca expresión a la conciencia de que
somos seres humanos y vivos. Sin embargo, la aplicación de este sentimiento que hace la
diferencia entre nosotros y los no-humanos.

Greenlight Teología de la serie 2009


11
Referencias

Robert N. Beck y John B. Orr, eds. [1970]. Elección ética. Nueva York, The Free Press.

El Catecismo de la Iglesia Católica [1992]. Ibadan: St. Paul de publicación.

Charles E. Curran, [1969]. Una nueva mirada a la moral cristiana. Londres: Sheed and Ward.

... ... ... ... ... ... [1974]. "Sexualidad Humana" Chicago Studies, vol. 3. No. 3, pp. 301 a 312.

Dom Pedro de inundación, [1955], nuevos problemas en Ética Médica [1 ª Serie]. Cork: The Limited Prensa Mercier.

... ... ... ... ... ... [1959] Nuevos problemas en Ética Médica [Serie 4] Cork: The Limited Prensa Mercier.

Bernard Häring, [1979] libre y fiel de Cristo, vol. 2. Middlegreen, Slough: St. Paul de publicación.

"La masturbación" [1967] Nueva Enciclopedia Católica [NCE] vol. IX. Nueva York: McGraw-Hill Book Company, pp.
438 -440.

Kevin Thomas McMahon, [1987. Sexualidad: Voces de Teología. Braintree: Massachusetts: El Centro John Pope.

Karl Henry Peschke, [1993] Ética Cristiana. Vol. 2. Alcester: C. Goodliffe Neale Ltd.
"Conducta sexual" [1978] Enciclopedia de Bioética, vol. 4. Warren T. Reich [ed.] Londres: Collier MacMillan
Publishers, pp. 1560 a 1569.

Helmut Thielicke, [1964] Ética Teológica, vol. 3 Sexo: Grand Rapids, Michigan: Williams B. Eerdermanns Publishing
Company.

James Vanderveldt & Robert P. Odenwald [1952] Psiquiatría y catolicismo, Nueva York: McGraw-Hill Book
Company.

Greenlight Teología de la serie 2009


12