Daniel Medvedov

Cinco Palabras de Oro
La Oración de Seña Lucina !

Madrid 2014

Hay cinco palabras que pueden sacar a cualquiera del hoyo de la desesperación: YO, YA, ESO, ASÍ, AQUÍ Hay que declarar eso: YO SOY YO YA ES YA ESO ES ESO ASÍ ES ASÍ AQUÍ ES ÅQUÍ Esas cinco palabras valen más que todo el oro del mundo. Al repetir esas palabras, uno es catapultado en un instante en la verdad de su propio SER, del momento, de lo que hay, de cómo lo hay, y dónde.

2

YO es el Ser YA es el Momento del Tiempo ESO es la patente y candente Realidad ASÍ es la Acción AQUÍ es el Lugar, el Espacio, el Sitio Anclados en el instante, podemos descubrir con claridad qué es lo que ocurre y desde qué perspectiva podemos encarar el desafío del diario convivir.
3

A propósito de YO, YA, ESO, ASÍ, AQUÍ Olvidamos quienes somos, - en el fragor de los líos diarios, perdemos la claridad del momento - cuando nos jamaquean de aquí para allá, no sabemos qué es eso que ocurre, - a causa de la ignorancia existencial, no tenemos idea de cómo actuar frente a los obstáculos,- a causa del miedo, y tampoco estamos claros en dónde hay que estar, pues todo ello se debe a nuestro egoísta modo de pensar y de desear cosas que no tienen el valor auténtico del amor y de la compañía, y "vendemos al padre por un burro”, sin pestañear.

4

Al repetir esas palabras, uno es catapultado en un instante en la verdad de su propio SER, del momento, de lo que hay, de cómo lo hay, y dónde. YO YA ESO ASÍ AQUÍ Desde tiempo muy antiguos se ha rememorado la existencia de cinco palabras de poder: las más famosas son las del Sator:

SATOR AREPO TENET OPERA ROTAS

5

El hecho de ser un palíndromo espacial – se leen hacia abajo, hacia arriba, hacia delante y hacia atrás, les confiere un gran poder espacial y apotropaico - hace que su pronunciación continua ahuyente todo obstaculo visinvisible.

6

Converso con muchos que me preguntan si puedo recomendarles una oración poderosa: “Tengo problemas muy serios en mi vida - me dicen - en el lugar donde trabajo, en mi casa, necesito ayuda de Dios: pido una oración poderosa, una que usted usa y conozca por transmisión de poder.” ¿Hay, acaso. oraciones más poderosas que otras? ¿Dónde y en qué reside el poder de una oración? ¿Tiene sentido preguntar si es más poderosa una oración que otra? ¿Tiene valor una oración aunque se ore distraído? ¿Cómo se sabe si se reza “correctamente”? Hay muchas fórmulas y oraciones vocalizadas que a lo largo de los siglos han adquirido fama de ser “poderosas”: el Padrenuestro, el Avemaría, la oración del Corazón de Jesús (“Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador” – Kyrie Elleison), y muchas otras.

7

El que “ora” usa palabras sean ellas sonoras o calladas, y observa un progreso que se manifiesta en tres momentos: 1. Comienzan a pronunciarlas con los labios, o en silencio, sin perder el sentido de las palabras mientras están pronunciándolas 2. Se conciben las palabras internamente, hasta alcanzar un estado de “beatitud” o “bhava” 3. La oración llega a ser “incesante”, e impregna la persona entera, su vida entera. El sentido de la oración genera un aura de luz. Mientras estoy escribiendo eso, me sorprende el recuerdo de cuántas veces he pronunciado mis palabras de poder en un estado de completa distracción. No pasa nada: aún así, estás haxiendo algo grande.

8

Es normal, pues la repetición de palabras produce una rueda halucinante de sonoridad que aleja el sentido de las palabras.

Tres consejos 1. Antes de iniciar las pronunciación de las palabras de poder, retorna al centro de ti mismo, el punto neutro. 2. Reflexiona, de cuando en cuando, en el sentido de las palabras que pronuncias 3. Cuando te das cuenta de que la “rueda halucinante” de la pronuncición repetida ha robado el sentido de YO, YA, ESO, ASÍ, AQUÍ, declara quién eres tú, qué es “ya”, dónde es “aquí”, qué es “eso”, y cómo es “así”.
9

¿Qué es lo que hace que una oración sea poderosa? Lo que da poder a unas palabras es el hecho de haberse comunicado “eso” – en una presencia ceremoniosa e iniciáticam vale decir “sagrada”, por una persona a la cual también se le ha comunicado eso y así hacia atrás – y en adelante -, como un rosario de luz. Con palabras sonoras, o sin sonoridad eso no es una “fórmula” sino una espada, un arma flamígera que tienes en tu boca – pronuncias o emites internamente tus palabras de poder espontáneamente, pues lo importante es quien te ha dado eso, no las palabras en si mismas, sino el espíritu de poder que se te ha transmitido. con que se pronuncian. El ejemplo de la oración de la mujer que tocó el manto de Jesús: «Mujer, tu fe te ha curado». Unas palabras de poder brotan del corazón y ese “corazón” es el centro mismo del Ser, el origen de todo lo que hay.
10

La fuerza es algo distinto del poder: es la manifestación del poder. El poder de las palabras sagradas está en la cantidad y en la cualidad de las veces que esas palabras se han proferido a lo largo del tiempo y de la gran cantidad de personas que han hecho eso en su fuero interno. Una sola palabra puede penetrar la armadura de un hombre armado – proclaman los poetas (Emily Dickinson) y ello vale más que miles de rosarios San Pablo decía: “Prefiero decir cinco palabras con mi Ser, que mil en lengua desconocida.” (1 Co 14,19) No somos nosotros los que "logramos" que unas palabras sean poderosas, es la gracia de Dios, la energía, la Virgen, la Inmaculada YGRENE.

11

He aquí una poderosa oración, de Seña Lucina, la sabia anciana de las Canarias, mi amiga:

!
Santa Cruz Santa Vera Cruz Cuerpo Entero Dios Verdadero Sangre Preciosa Virgen y Reino La Primera Camisa que Te Pusiste Fueron los Ángeles del Cielo Treinta-y-siete

!
12

“La Virgem, la Energía Luminosa es tu Madre, te conoce mejor que nadie, cuida Tu camino, sabe lo que Te aprovecha y Te conviene, tenla siempre en tu memoria, esté todo el tiempo en Su Presencia. Confía, entrégale Tu Vida pues es ella la Vida Misma, vayas donde vayas, donde quiera que vayas, profiere sus palabras de poder.” – dijo Seña Lucina.

!

13

14

!

15

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful