UNIVERSIDAD DEL VALLE

ESCUELA DE ESTUDIOS LITERARIOS LICENCIATURA EN LITERATURA PERIODISMO LITERARIO Diana Carolina Quintero Natalia Ospina García

Ven!r" la Muerte # ten!r" tus o$os%
“ Madre generosa de todos los muertos, madre tierra, madre, vagina del frío, brazos de intemperie, regazo del viento, nido de la noche, madre de la muerte, recógelo, abrígalo, desnúdalo, tómalo, guárdalo, acábalo”. Jaime abines

I Se llama Panamericana, porque fue fundada en la época en que Santiago de Cali se vistió de gala y emprendió un salto olímpico. Es una de las tantas funerarias que rodean el estadio Pascual Guerrero, cuál trono de los antiguos anfiteatros! romanos, donde se reali"a#an diversos espectáculos deportivos, y se re$ían a muerte los %om#res para conmover los cora"ones o alterar las pasiones del p&#lico. '%ora la gente no asiste a estos espectáculos teniendo la muerte en los talones, servida como el plato fuerte de la velada deportiva, pero la muerte (la parca) todavía rodea nuestras prácticas de ocio, por eso la Panamericana nace en los *uegos panamericanos y tam#ién por la misma ra"ón, a#ra"a a nuestro templo moderno de la #elle"a y los valores %eroicos del deporte.

II

no se hacen las misas de antes. suave y pausado. (cual amigos de toda la vida) le preguntaron qui"á los %ermanos de ella a la viuda de él qué vida %a#ía tenido. 6o tiene #ar#as inmensas (largas). . que fue malo /on 0icuate y que los que lloran lo %acen porque esta#an desacostum#rados. nos empie"a %a#lar con sencille" y %umildad. que no parecen tener la necesidad de competir entre ellas. III “Antes. y vela a sus difuntos en menor cantidad de tiempo. Pasamos por otras funerarias como +a -nternacional funeraria americana! y otras dos o tres. cómo %a#ía aca#ado. se tenía la costumbre de velar a los cuerpos todo el día y noche. ese día nadie esta#a con (de) suficiente negro. o*os que recuerdan sin el ru#or los desenfrenos de la muerte.+a calle tiene una vida mecánica (vive de manera). es un %om#re de por lo menos 22 a$os de edad. al fondo está el café y los empleados y más allá no pudimos seguir ni ver. antes de graduarse como 1anatólogo %a#ía tra#a*ado para diversas funerarias y cementerios. por 24 horas. o*os que %an mirado lo invisi#le. todos relacionados con el misterio y transición de los dos mundos. . pero sí unos o*os profundos. IV /o$a efigenia y /on 0icaute no se conocieron *amás pero el martes 34 de 7unio sus familiares %a#laron largo ratos tomando café en las dos salas largas.” +uis 'ntonio 1orres. parecemos ser /iana y yo. graduado en el a$o de 3445 en tanatología!. ciencia y disciplina que estudia los procesos de la muerte. parecía que los llama#an de improviso y de*a#an de %acer el desayuno para salir como fuera porque pro#a#lemente no %a#ría más tiempo para ir al corto velorio. dividida por una pared en dos que separa los cuartos de velación.ades. nuestro 'queronte en su #arca de sa#eres que asiste a los muertos en su tránsito al otro lado del . rápida. +a funeraria es peque$a. poco re"an. /esde muy *oven tuvo una relación directa con el mundo de los muertos. fue sepulturero y e*erció diversos oficios. el orador se eno*a con una conversación y las más serias al fin y al ca#o.ay un velorio pero la poca seriedad con la que se me %ace pensar que en el fondo espera#an ansiosos que eso pasara. sím#olo de sa#iduría. se da#an el pésame y se marc%a#an en los #uses de la 8uneraria -nternacional. por lo general los familiares hacen exequias. Es por supuesto una de las funerarias de #a*o costo. o*os tan sencillos como su %a#lar. que no permite los vie*os rituales funerarios un poco más callados y oscuros. Ahora la gente viene.

algo que hago para vivir. 1orres. am#n”. 1orres. porque antes de ser preparador de cuerpos. Es un %om#re de te" trigue$a. no tiene ning+n misterio para mi.ndome a esta labor. y termine acopl. para mí esto es un oficio mas. gloria al padre y al espíritu santo! "omo era un principio de los siglos. como traba(o independiente. “-legue por necesidad. “ gloria al padre y al espíritu santo! "omo era un principio de los siglos. un gran edificio atrás del %ospital universitario. caminamos unas cuadras a una funeraria diferente. que sus manos tienen el don especial de acompa$ar a los muertos a su via*e espacial. preparador de cuerpos. como cualquier otro individuo que e*erce una profesión com&n. nos dice que es un oficio peligroso.” +uis '. encontramos las puertas a#iertas. y que adem. fui sepulturero en algunos cementerios de la ciudad. la gente repite mecánicamente las respuestas aprendidas. am#n. El cura re"a algunas oraciones. quien se puso en total disposición para escuc%arnos y responder a nuestras preguntas. desde que comen'& a e(ercer la tanatol&gia) *n realidad no. tan com&n y corriente aparentemente. podría ser el panadero de la esquina. “$%a cambiado su percepci&n sobre la muerte. la administradora del lugar nos presento al se$or +uis '. pero %ay un vie*o rastro de aquellas ceremonias romanas cantadas una ve" por un poeta. /espués de salir del lugar. Pero en cam#io.6o se cantan %ermosas melodías. . que demanda de muc%os cuidados suyos. el descenso al su#mundo de la muerte esta#a servido en platillo de oro e incienso. no tengo el pudor sobre la muerte. donde se ofrecían dones y #endiciones al espíritu que se desprendía del plano terrenal para sumergirse en el sue$o largo y eterno de la muerte. es un %om#re que vive con sencille" y %umildad una profesión poco com&n. el proceso fue un poco más lento y finalmente desistimos de pensar en escri#ir cartas y solicitudies para poder entrar a una de las seis salas de velación. por fortuna no tardamos en encontrar a +uis 'ntonio 1orres. aunque no estoy en lo cierto %asta que punto +uis 'ntonio 1orres sepa a consciencia que su la#or es imprescindi#le. o un vendedor de gota a gota que visita las casas de las viudas o solteronas. V Cuando llegamos a la funeraria Panamericana.s reali'o desde hace mucho tiempo. porque siempre se es proclive a padecer algunos contratiempos. porque es mi pan de cada día.

en los diálogos mutilados de costum#re y repetición. que la cuida cuando él sale a altas %oras de la noc%e. 6i siquiera se puede afirmar que sea indiferente. 2ncluso cuando mueren algunos familiares he sido 3yo4 qui#n los ha preparado antes de la despedida final”. %ace /0 días. la retina se pinta de un color grisáceo que %ace pensar que sufre y padece pro#lemas oculares. Se nota#a que nos quería %a#lar y mostrar su particular manera de vivir. sin mencionar *amás a la madre. Por qué será que en él no %ay nada de nostalgia. Su tono es tranquilo y acogedor. logra transmitirme la naturalidad que siente al %a#lar de un tema tan esca#roso como lo es la muerte. tanto como sus o*os gastados de tanto ver lo innom#ra#le. porque a quién podría complacerle tanta muerte y tanto terror acumulado!. descri#iendo el mundo desde una orilla. Su respiración es sosegada. Es un padre solitario que se %ace cargo de una %i*a.ana y he tenido que ir a preparar a los cuerpos.ana. Ella sa#e de lo que se encarga su padre y viven con la a#uela. porque parece elevado por encima de cualquier percepción. tal ve" pase desaperci#ida en los rincones cotidianos. muertes %ay todos los días. le impidiera pensar en el tiempo y le generara una natural desconfian"a por su e9istencia y las de los demás. lleva una camisa a cuadros y un pantalón #eige. es un %om#re que lleva las cargas de la vida por dentro. car#oni"ada y dura. Sin em#argo. sin em#argo. se siente a gusto con su empleo y yo presiento que es un %om#re tan po#lado de tranquilidad y solvencia que solo es posi#le aprender de aquellos que %an posado eternamente en la tranquilidad. se esconde un %om#re profundamente apaci#le y dador. y fui yo qui#n los preparo durante toda la noche para tener listos los cuerpos en la ma. totalmente diferente a las que nuestros pensamientos acostum#ran. y no recuerdo uno en especial que haya perturbado mi memoria. en su silencio y timide" se esconden las e9periencias duras de la vida que aca#a inesperadamente. VII . en algunas ocasiones me han llamado a las 2 de la ma. la profundidad de la mirada no se oculta. 1a no me impresionan los cuerpos. pese a esa impenetra#ilidad aparente. tiene los o*os profundos pero gastados. lo sugiero por esa docilidad con que nos %a#la y nos relata su vida.no tengo una hora pre fi(ada de traba(o. tra#a*o es lo que siempre %ay! y aunque no lo dice con complacencia. VI 8ue al segundo día de la visita cuando nos encontramos con él. murieron 4 soldados. su piel trigue$a es como la arena de tierra puesta al sol. y tam#ién siento un gran interés por contarme lo que %ace. como si la naturalidad con la que viera la muerte le impidiera sentir algo por el ayer.

+a ceremonia se presenta frívola. su vida y cómo logró construirla no fue a"ar. aunque e9ento ya. el tra#a*o. no tan citadina como muc%as. Para un colom#iano no sería difícil pensar que en este sector %ay demanda la#oral considera#le pues por todo lo que involucra. no muc%as personas optarían por la cercanía con los muertos a la %ora de elegir una carrera y posteriormente un tra#a*o. que limpie al espíritu de las malas energías y que le permita encontrar el camino del otro lado.Sin em#argo. Pero el furor ceremonial ayuda. siempre %ay espacio para la risa *ocosa. o las pala#ras que el muerto di*o antes de partir. no se llora por lo que se ve todo el tiempo en las noticias. Seg&n El Colom#iano Son 2:2 empresas en el país que generan 5. podríamos decir que ya nadie llora. son un elemento simb&lico de gran importancia. las estaciones de espera en la vida agitada citadina cale$a. de sus antiguas vestiduras. 'l respecto. En alguna esquina del recinto se ven los familiares más cercanos al muerto. es necesario que haya la lu' que purifique. empleos. 'demás anali"a cómo %an cam#iado estos rituales. pero es algo que no puede faltar. 6o %ay nada ceremonioso en la vida que rodea las funerarias.< de las empresas de este tipo son familiares. un peque$o descanso para el agite del día. tam#ién nosotras %emos perdido a alguien querido. y a no ser por la viuda o el viudo. pero que se viste con velos de ciudad grande. la muerte ya no se toma tan en serio.. el respeto %acia los muertos se limita e9clusivamente por las líneas divisorias que separan los recintos velatorios y la calle indócil que prosigue con su canto #ullicioso de todos los días. “-as velas. porque contienen a+n la lu' de su . comprende y muestra plena conciencia de los sím#olos que persisten y los que ya de*aron atrás por diferentes causas. su ausencia aparente lo indica.. la gente camina con rapide" para llegar a su destino pasa*ero. se desprende el #ullicio de comercio.. VIII +a violencia cumple una función importante en este tra#a*o. 1orres nos dice que la mayoría de muertos que le tocan preparar son muertes violentas y que estos tienen un tratamiento especial por parte del preparador o enfermero. una entrevista de tra#a*o. pero reconocemos situaciones similares. el almuer"o. la cita con el odontólogo. 6o sa#emos qué sucede en la mente del viudo o del %i*o que %a perdido a su padre. porque si se trata de velar los cuerpos. lo que no se di*o en la ma$ana anterior.!. =er de esta manera el negocio permite una visión amplia y en ocasiones un poco patética y cómica del negocio más allá de la significación de la muerte y del ritual funerario. 'segura además que es una industria en crecimiento y que el 5.os no se velan. o la duermevela de los ni$os que no comprenden del fenómeno pero que poco o nada se ven pertur#ados por la novedad. ahora no se conoce con profundidad su significado. Estos esta#lecimientos son tam#ién profundamente cercanos a los distri#uidores de cafeteras. los murmullos sonrientes. -os ni. 'fuera de las funerarias. tam#ién nosotras %emos llorado con la resignación de lo que finali"a y no precisa segundas oportunidades. +uis '. una venta imperdi#le. no vemos ninguna llorona por el recinto. esas miradas %ondas en el recuerdo del recién partido.

o. /icen que %a empe"ado el verano. con un torrente imposi#le de olvidar a los pocos minutos. +a ciudad nunca recuerda a sus muertos. . cuando muere un ni. I& 6os sentamos en el parque del perro. a los muertos vivientes les da modorra y se esconden en sus guaridas. de c%ontaduro y c%olado para este calor tan arrollador. tam#ién dicen que va a durar #astante y yo recuerdo una se$ora que me encontré en el #us %ace algunos meses. ella indolente pasa de largo en los diarios municipales. damos respiro a los olores que traemos en los talones. tra#a*a#a en una inspección de policía por el centro. en esas noc%e de apocalipsis %ay siempre menos muertos que de costum#re. por esa ra'&n. los muertos vivientes deam#ulan entre los #ra"os largos e intermina#les de la ciudad ardiente.inocencia. y me conta#a que espera#a que la lluvia siguiera unos días más. nunca se ponen velas”. camina rápida e indiferente entre avenidas y calles. porque al parecer cuando la ciudad se ve arrollada por el vendaval y el frío. no hay culpas que purgar. 6o sa#e de complacencias ni reminiscencias. no hay pecados que subsanar. olor a rancio.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful