Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

Boletín # 4
Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua Febrero 2014

4

5 6 7

9 10
Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

La comunidad La Ceiba, ubicada en el Rama, Región Autónoma del Atlántico Sur, fue testigo de la primera Escuela de Campo en manejo de cacao solo para mujeres. En esta primera Escuela de Campo (ECA), que se desarrolló en cinco encuentros, participaron 22 mujeres provenientes de las comunidades: El Embudo, La Ceiba, La Fortuna, La Palmera y El Amparo. La Escuela de Campo solo de mujeres fue impulsada por el IPADE, con el apoyo financiero de la Unión Europea.

¿Por qué una Escuela de Campo en manejo de cacao, para mujeres?
A las mujeres en las fincas se les ha asignado la labor de la cosecha, ellas cortan el cacao con sus hijos, hacen algunas labores como, deschuponado, quiebra, comercialización, etc. Frente a esta realidad el proyecto de IPADE en el Rama vio la necesidad de capacitarlas para que realicen esas labores pero de manera más adecuada, garantizando la calidad del cacao. Además un grupo de mujeres habían solicitado talleres para elaborar chocolate artesanal. Ambas necesidades se unieron y fue así que surgió la escuela de campo para mujeres. Las participantes aprendieron a: realizar poda y deschuponado del cacao, preparación de abonos orgánicos para mejorar la fertilidad del suelo; a cosechar el cacao: selección de mazorcas, identificar las mazorcas con la madurez adecuada para la cosecha, selección y quiebre de mazorcas; preparación de chocolate y vino artesanal de cacao. El IPADE tiene 20 años de trabajar en comunidades del Rama en manejo y diversificación de fincas, manejo del cacao bajo

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

sistemas agroforestales, etc. Siempre se ha involucrado a las mujeres, ya que se trabaja con el concepto de familia en la unidad de producción, pero nunca se había hecho una capacitación específica dirigida a ellas.

Otra novedad de la ECA
Otra de las novedades de la ECA de mujeres es que fue impartida por promotores hombres que han sido capacitados en Escuelas de Campo mixtas, promovidas e impartidas desde hace varios años, en la zona del Rama, por el IPADE. “El que fueran hombres capacitando a mujeres fue algo interesante y nuevo, incluso para nosotros como IPADE, porque hemos formado y trabajado con una red de promotores, cuya labor ha sido más a nivel comunitario, es primera vez que los promotores son formadores, facilitadores del taller, y como la mayoría son hombres, les tocó capacitar a las mujeres”, compartió Oveyda Morales, Coordinadora de IPADE en El Rama. El que fuesen hombres capacitando a mujeres en manejo del cacao, fue toda una novedad, y se topó con una barrera cultural grande, por el concepto machista que aún hay en el campo. Inicialmente hubo resistencia. Sin embargo se logró romper el muro, logrando resultados exitosos.

Riqueza adicional en la ECA
Una de las riquezas adicionales que tuvo la escuela de campo, es el intercambio de experiencias y vivenciales que hubo entre las mujeres. Una realidad en el campo es que no existen muchos espacios donde convergen las mujeres.

Vienen otras ECAS en 2014
IPADE realizará este año la segunda escuela de campo de mujeres, con temas como cosecha y post cosecha del cacao, procesamiento de cacao y estructura de costos.

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

Niñas, niños, maestros y maestras de escuelas de comunidades de Siuna (RAAN), iniciarán el año escolar 2014 con ambientes escolares nuevos, luego que el Instituto para el Desarrollo y la Democracia (IPADE), con el apoyo financiero de Save The Children, reconstruyó trece escuelas públicas. Las obras en los centros escolares consistieron en: construcción de letrinas, instalación de tanques de agua, reposición de batería sanitaria, construcción de muros perimetrales, cercas, cocinas, comedor infantil, ampliación de aulas y bibliotecas entre otras. Estas obras se realizaron con el objetivo de brindar seguridad, bienestar físico y protección a niñas y niños de las escuelas rurales y urbanas de Siuna. En las escuelas, atendidas por el proyecto Haciendo Realidad el Derechos de Niñas y Niños en Zonas de Conflictos, que ejecuta IPADE en Siuna, la comunidad educativa, docentes, directores y directoras, fueron los que definieron las obras que requerían con urgencia, en base a las necesidades de niñas y niños, de sus centros escolares. En Danly arriba, el Presidente del Consejo Escolar, Rufino Guillén Picado, agradeció a IPADE por el apoyo para que la niñez gocen de escuelas mejor acondicionadas e instó a padres y madres de familia que en conjunto se comprometan a cuidar y darle mantenimiento a la escuela. Las obras concluyeron a finales del 2013 para iniciar el año escolar 2014 con mejores ambientes escolares, sin embargo en algunos centros se lograron celebrar las promociones en el mes de diciembre. Este fue el caso de Aza sector dos, donde se ofició la promoción de sexto grado en la nueva escuela. Las obras, en esta, como en otras escuelas, se lograron con el aporte de la Alcaldía de Siuna, IPADE, de madres y padres de familia que aportaron mano de obra y algunos materiales. Las reconstrucción de las escuelas ha sido en coordinación y con la participación del Ministerio de Educación.

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

La comunidad Dibahyl queda a unos cuarenta kilómetros de Rosita (RAAN). Para llegar hay que cruzar el río Bambana, cuyo puente fue arrasado por la corriente hace algunos meses, dejando casi incomunicados a los comunitarios, sino fuera por un pequeño cayuco, en el que se puede cruzar el río, pero de dos en dos. La comunidad es sumo-mayagna, pertenecen al territorio Tuaska. Aún se observan las costumbres y ricas tradiciones de esta cultura indígena. Los comunitarios viven de la madre tierra. Siembran tomate, maíz, frijol, pipián, entre otros productos. Siendo una comunidad agrícola, Dibahyl y comunidades aledañas en ocasiones se quedaban sin semillas para la siembra del siguiente ciclo agrícola, lo que ponía en riesgo la seguridad alimentaria de los comunitarios. Ismael Morri, miembro del Consejo de Ancianos, cuenta que Dibahyl superó el problema de escases de semillas, ya que con el proyecto del IPADE formaron un Banco de Semillas, que les permite tener las semillas necesarias para la cosecha, para la alimentación, para guardar, vender y hasta para prestar a comunidades cercanas que aún enfrentan ese problema. “Los compañeros de IPADE nos llevaron a intercambios de experiencias para ver cómo funcionan los bancos de semillas en otros lugares; nos impartieron capacitaciones y acompañamiento técnico. De esa manera fuimos adquiriendo nuevos conocimientos en la parte agrícola. Nos fuimos dando cuenta que teníamos que manejar mejor las semillas. Por ejemplo, de la cosecha, cuanto tenemos que vender, cuanto dejar para alimentos y cuanto guardar en el banco de semillas. Esto para nosotros es una nueva práctica que estamos implementando”. Don Ismael dice que IPADE les enseño como organizarse para manejar el Banco de Semillas y les proporcionó un trillo pequeño. Actualmente cuentan con 22 beneficiarios directos, que son quienes recolectan, almacenan y manejan las semillas para toda la comunidad, quienes suman alrededor de 400 personas. “El beneficio más grande que hemos obtenido es el aprendizaje, porque todas las cosas que nos dieron, no hubieran servido de nada, porque no podríamos dar seguimiento,

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

desprenderse de las semillas y entregarlas a un Banco de Semillas, que es quien las va a manejar y administrar. “Lo más importante es que la gente ha creído en su propia capacidad, y han aprendido a asegurar la semilla para los próximos ciclos agrícolas”. Para manejar el Banco de Semillas se formó un Comité, que es el encargado de recolectar y almacenar las semillas, bajo un registro riguroso. Luego se abastece a todos los comunitarios. Fredlam Paterson, Enlace del Comité de Semillas de Dibahyl, explica que cuentan con un fondo revolvente que les permite mantener siempre semillas. “Antes de dar las semillas elaboramos un recibo, el que se entrega al comunitario, una vez que este firma. Con ese control tiene que regresar la cantidad de semillas entregadas, cuando coseche. Por ejemplo, si se entregan 50 libras de semilla de arroz, el comunitario debe de regresar las 50 libras entregadas, más 50 adicionales, las que

ni ir manejando el banco de semillas y administrando el trillo. Los de IPADE nos dejaron un reglamento y con ese nosotros nos guiamos”, señaló don Ismael. “Ahorita el proyecto de IPADE ya pasó, pero como nos capacitaron, podemos darle seguimiento a lo aprendido, no nos detenemos, estamos capacitados, mantenemos ese conocimiento que nos hemos apropiado, y no lo dejaremos caer, lo llevaremos hacia adelante”, dijo orgulloso don Ismael.

Auxiliadora Rodríguez, coordinadora del Proyecto de IPADE en Rosita, señala que para los comunitarios no ha sido fácil sirven para dar a otros beneficiarios en otro periodo de siembra y mantener el Banco de Semillas”. “En ocasiones la producción no da el 100 %, entonces el Comité analiza la situación. Cuando un beneficiario cosecha poco se valora la situación y proponemos el porcentaje de semillas que se deberá de regresar. Para eso nosotros (miembros del Comité) visitamos constantemente las parcelas. Sabemos que en la producción, a veces se gana, a veces no”, explica.

El nivel organizativo que tienen los comunitarios de Dibahyl les permite tener semillas para consumo, siembra, almacenamiento para vender. Con el dinero de la comercialización se cubren otras necesidades de las familias.

y

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

Más de trescientas personas miembros de organizaciones comunitarias de los municipios de:
Camoapa, San Dionisio, Condega, Posoltega y Siuna, participaron en la “Feria Nacional de aprendizaje para el ejercicio de una ciudadanía activa”. La feria fue un espacio donde los ciudadanos de estos municipios pudieron intercambiar vivencias del control social que han puesto en práctica en sus comunidades y a partir de sus experiencias, contribuir a la sensibilización de la población, sobre la importancia del ejercicio de una ciudadanía activa desde los espacios locales. La feria, cuyo lema fue “Por una Nicaragua democrática, mujeres y jóvenes rurales ejercemos ciudadanía desde los espacios locales”, se celebra en el marco del proyecto “Fortalecimiento de procesos democráticos locales” financiado por la Unión Europea y Trocaire. Dicho proyecto es ejecutado por un consorcio conformado por cinco organizaciones de la sociedad civil de Nicaragua: AMDES, ADM, OCTUPAN, PRODESSA e IPADE, las que están ubicadas en: Camoapa, San Dionisio, Condega, Posoltega y Siuna (RAAN). El proyecto “Fortalecimiento de procesos democráticos locales”, tiene como propósito contribuir, desde las organizaciones de base, a la transformación de las actuales prácticas de las autoridades locales. Uno de los objetivos es que las organizaciones de base comunitarias, de jóvenes y mujeres de las 23 comunidades que contempla el proyecto, formulen propuestas en procesos participativos con los miembros de sus comunidades y los canalicen hacia los tomadores de decisión para incluirlos en los presupuestos municipales y que negocien, con representantes de instituciones públicas y/o privadas, el apoyo a sus planes o demandas estratégicas de educación, salud, deporte, agua potable, seguridad ciudadana y saneamiento como elementos básicos para mitigar el impacto de la pobreza y sentar las bases del desarrollo y bienestar.

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

Así mismo se trabaja para que líderes de las 23 comunidades cuenten con herramientas y capacidades políticas y técnicas para contribuir a la gestión eficaz y transparente de la administración pública. El proyecto además persigue la creación de alianzas entre grupos de jóvenes y grupos de mujeres, intercambios de experiencias entre territorios que permitan subsanar y fortalecer, a través de la transferencia horizontal de experiencias, los obstáculos estructurales y culturales para una plena y activa incorporación de estos grupos en los escenarios que representan las instancias de diálogo público-privado municipal, las que servirán de base para aumentar conocimientos y ampliar las alianzas comunitarias y municipales.

El agua llega a la comunidad El limón
(Fragmentos Reportaje de El Nuevo Diario)

Abel Antonio Guerrero López, miembro del Comité del Agua en la comunidad El Limón, ubicada en el municipio de Ciudad Antigua, comentó que años atrás, él al igual que muchos pobladores de la zona tenían que caminar por horas por un camino lodoso y casi intransitable para obtener un poco de agua, la cual en muchos casos la conseguían contaminada. El polvoso o lodoso camino, dependiendo de la estación del año, por el que tenía que caminar para conseguir agua para la familia, es muy accidentado. A sus orillas se observan profundos barrancos, sembradíos de cafetales, de frijoles y de maíz. A esto se le suma que es una zona afectada por derrumbes y donde no hay luminarias, peligro que aumentaba en época lluviosa, cuando los suelos se recargaban de agua. Estas travesías se acabaron. Hoy, Abel, al igual que muchas familias de la zona, no tienen necesidad de caminar largos trayectos para conseguir agua, porque en El Limón, el Instituto para el Desarrollo y la Democracia (IPADE), con el apoyo financiero de Trocaire, construyó un pozo que abastece de agua a la comunidad. Proyecto que ha beneficiado a muchas familias de la zona y ha eliminado sus largas caminatas por un poco del líquido, que además era insalubre.

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

“Antes teníamos que escarbar con panas de plástico hasta encontrar el agua. Muchas veces la tarea se extendía más tiempo, porque los deslizamientos de tierra soterraban el arroyito al que íbamos”, recuerda Abel. Agregó que colocando la dificultad en un segundo plano, lo que más le aterraba era que los comunitarios consumían agua contaminada, porque el líquido se mezclaba con lodo y sedimentos de todo tipo, y como la mayoría de los habitantes realizaban sus necesidades al aire libre, muchas veces afectaban el agua. “Estos problemas insalubres fueron eliminados con la construcción del pozo comunitario, pues la obra también incluyó baños y lavaderos para evitar la contaminación del agua subterránea y superficial por heces humanas”, recalcó Abel. Señaló que en el punto donde se construyó el pozo se sembraron plantas de caña, plátanos y búcaro, para la regeneración natural del agua subterránea y superficial, además, expresó que con ello se contribuye a la reforestación de la zona. “Años atrás el arroyo donde está ubicado el pozo producía poca agua, porque continuamente se soterraba por los deslizamiento de tierra o por el despale sin control que había en la zona. Hoy, que se ha arborizado y que IPADE construyó el pozo, el afluente brinda más agua y se puede beneficiar a más pobladores”, resaltó Abel. El IPADE, con el financiamiento de Trocaire, fue el organismo que implementó la construcción del pequeño pozo, en un punto donde el agua estaba en el subsuelo y a la población se le dificultaba su extracción. Con la obra se benefició a muchos comunitarios del lugar. Flora Vanegas Bucardo, habitante de la comunidad, dijo que el proyecto realizado por Ipade-Trócaire ha servido para brindar un mejor suministro de agua, ya que en la actualidad el líquido siempre está limpio y ha mejorado la salud de las personas. “Cuando Ipade-Trócaire vino a proponernos el proyecto, inmediatamente w aceptamos porque sabíamos que se nos iba a solucionar un problema que teníamos de años y que parecía que nunca acabaría. Estamos muy agradecidos y alegres con el proyecto; era algo que no nos imaginamos nunca”, apuntó Vanegas. Norma Zepeda, coordinadora del Programa de Gestión de Riesgo Las Segovias, del Ipade, dijo que la construcción del pozo se realizó al ver las grandes dificultades que tenían los comunitarios para obtener el líquido. “Con esto el nivel de vida de los habitantes de la zona ha mejorado. Esto sin contar con que su salud no está en riesgo, como estaba antes. Además, el pozo les facilita todo, y con la construcción del baño las mujeres no tendrán que bañarse al aire libre”, explicó. “Todo esto fue gracias a que se capacitó a los habitantes, a quienes se les enseñó el correcto modo de realizar la limpieza correspondiente del agua y su correcta administración”, añadió Zepeda.

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

334 jóvenes líderes nicaragüenses, de los cuales 171 son mujeres y 163 hombres, provenientes de diferentes partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil, iniciaron el V Diplomado en Liderazgo y Gerencia Política, en el caso del Pacífico, y el IV Diplomado, en el caso de la Costa Caribe. Este Diplomado es un esfuerzo conjunto del Consorcio integrado por el Instituto Nacional Demócrata (NDI), la Graduate School of Political Management (GSPM) de la Universidad George Washington, la Universidad Americana (UAM), la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (URACCAN) y el Instituto para el Desarrollo y la Democracia (IPADE). El Diplomado tiene una duración de 5 meses y los jóvenes se agruparán en 5 sedes nacionales (Managua, León, Matagalpa, Siuna y Bluefields). Los participantes conocerán y practicarán herramientas de diagnóstico organizacional y de contexto, planificación estratégica, incidencia política, comunicación política y negociación estratégica.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales:
http://www.dlgpnicaragua.com/aplicacion-2013/ https://www.facebook.com/DLGPNicaragua @DLGPNicaragua

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

Fragmentos Reportaje El Nuevo Diario escrito por Hatzel Montez Rugama Francisco Castellón Mendoza es un niño de 10 años que llegó al “Campamento Educativo de Gestión de Riesgos”, para reconocer los peligros que enfrenta en su comunidad, Sabana Grande, en El Jícaro, municipio de Nueva Segovia. El pequeño relata a sus promotores guías, cómo las fuertes lluvias hacen crecer el río en temporada y como él junto a sus amigos tienen que ingeniárselas para cruzar las fuertes corrientes para asistir a clases y regresar a casa. “Yo recuerdo una vez que llovió muy fuerte, y en el río pasó un hombre muerto, es por eso que venimos a los campamentos, para que nos enseñen a saber qué hacer para que no nos pase nada malo”, expresó Castellón. Por su parte, la pequeña María Belén Mendoza, de 10 años, dijo que los campamentos sirven para saber identificar qué es una situación de peligro, y qué hacer en caso de que ocurra. “Venir es divertido porque jugamos, comemos y dibujamos. Además, aprendemos a estar preparados para que no nos pase nada malo”, apuntó. Son 123 los niños que acuden a los campamentos educativos impartidos por el Instituto para el Desarrollo y la Democracia (IPADE), con el apoyo financiero de ACSUR-Las Segovias. Risas, juegos, divertidas y originales dinámicas, son parte de las herramientas que se utilizan para capacitar a los menores de la comunidad de Sabana Grande para que sepan sobre los riesgos de desastres naturales a los que están expuestos en sus respectivas comunidades y en su centro escolar. Juegos como “Riesgolandia”, La alfombra bailarina, Tócame si puedes, Cabrita salí de tu huerta y Doña Ana no está aquí, son las metodologías usadas con los infantes para hablar sobre desastres y cambio climático; amenazas, vulnerabilidad, riesgos y alertas. Norma Zepeda, coordinadora nacional del Programa Gestión de Riesgos del Ipade, explicó que la actividad es una forma fácil y divertida para entrar en la mente de los niños y explicar temas de suma importancia, como la gestión de riesgos, además de enseñarles qué hacer ante situaciones de peligro.

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

“En los campamentos hay más de 120 personas, donde 20 son adultos, estos últimos son padres que se involucran con las actividades de los menores y los apoyan; el resto son niños de segundo a sexto grado”, señaló Zepeda. Los campamentos duran cuatro días y son organizados por el Proyecto “Capacidades locales para la gestión del riesgo en cinco municipios de Nueva Segovia”, impartidos por el IPADE, ejecutado gracias al financiamiento de Acsur.

Se forma Red de Jóvenes miskitos en comunidades de Puerto Cabezas
Democracia (IPADE), impulsa en esta región del Atlántico, con la contribución del Fondo Canadiense para Iniciativas Locales (FCIL). El proyecto busca reducir la influencia de las drogas en los jóvenes de estas siete comunidades miskitas, mediante el desarrollo de competencias personales, sociales y de incidencia, y el impulso de iniciativas colectivas que conduzcan al mejoramiento de sus condiciones de vida. Un resultado del proyecto es la formación un núcleo de jóvenes capacitados en herramientas de liderazgo y con una práctica organizativa, de discusión, relación con instituciones y otros organismos, con espacio de participación en sus gobiernos comunales, que les permitirá continuar funcionando. Además quedarán con conocimientos en la metodología de incidencia, que les permitirá enfocar con mayor consistencia sus demandas ante las instituciones y organismos que tienen responsabilidades establecidas con los derechos de la Juventud. Dicho proyecto también incidirá para la construcción de espacios de coordinación

Alrededor de 140 jóvenes indígenas de Puerto Cabezas, Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), formarán una red intercomunitaria de jóvenes, que buscarán alternativas que los alejen de las drogas. Los jóvenes provenientes de las comunidades Sisin, Sagnilaya, Iltara, Panua, Auhya Pihni, Butku y Auhya Tara, de Puerto Cabezas, actualmente participan en un proceso de capacitación para fortalecer sus capacidades organizativas y de incidencia para que faciliten y sean el eje dinamizador de la creación de una Red Intercomunitaria de Jóvenes que trabaje en la solución de sus problemas e incida ante las instituciones y organismos pertinentes. Las capacitaciones son parte de un proyecto que el Instituto para el Desarrollo y la

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

que permitan articular acciones de instituciones estatales y no gubernamentales, que trabajan el problema de las drogas con los jóvenes de estas comunidades. El Fondo Canadiense para Iniciativas Locales es un programa manejado por la Embajada

de Canadá en San José, Costa Rica. Durante más de 30 años y en 120 países, el Fondo Canadiense ha contribuido a promover la democracia, asegurar la seguridad y estabilidad, crear oportunidades para la infancia, mujeres y juventud, estimular el crecimiento económico sostenible y aumentar la seguridad alimentaria.

El Sureste analiza cadena de valor del

cacao
En un importante evento para el mundo cacaotero nicaragüense, convergieron los departamentos del sureste del país, para analizar la cadena del valor del cacao y Foto cortesía Oscar Sánchez, El Nuevo Diario entregar insumos al Ministerio de Economía Familiar que sirvan de aportes para la formulación del Programa Nacional del Cacao, que el Gobierno está impulsando. En el encuentro del sureste participaron productores, organismos e instituciones gubernamentales, que trabajan con el rubro cacao, de los departamentos de: Nueva Guinea, Muelle de los Bueyes, Rama, Río San Juan, Blueflieds y miembros del consejo regional de la RAAS. Este importante encuentro, que fue facilitado por IPADE Rama e IPADE Río San Juan, con el apoyo financiero de la Unión Europea y Lutheran, respectivamente, se trabajó en conjunto con el Ministerio de Economía Familiar. Entre la información que se concretizó en el encuentro del sureste y que se entregó al Ministerio de Economía Familiar fue: la definición de los actores que están dentro del rubro cacaotero en todo el territorio (sureste) y que hace cada uno de ellos; el área del cacao que hay en el sureste, donde está ubicada, que cooperativa la manejan, cuantos centros de acopio existen y donde están ubicados; se hizo un mapeo de toda la cadena de valor del cacao en la zona del sureste. En el encuentro también se identificaron los principales problemas que hay en la zona, en el rubro del cacao, y las prioridades que debería de tener el Gobierno para el desarrollo del rubro en ese territorio cacaotero.

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

El encuentro del sureste fue la conclusión de un proceso que se venía dando en los municipios, donde se analizó de manera independiente la cadena de valor del cacao en cada uno de ellos. En el evento la información se juntó, analizó, validó, actualizó y se unificó, para que sirviera como un valioso aporte al Ministerio de Economía Familiar para la formulación del Programa Nacional del Cacao. De tal manera que este tenga un asidero desde la base. Este esfuerzo se trabajó desde la Mesa Nacional de Cacao. Se realizaron eventos no solo en la zona del sureste, sino que en el resto de territorios cacaoteros más representativos de Nicaragua.

Escrito por: Andrea Núñez Once escuelas participaron en el Foro sobre Aprendizaje Activo de Niñas y Niños promovido por el Instituto Para el Desarrollo y la Democracia (IPADE) en el municipio de Siuna, de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN). 68 niñas y niños y 112 madres, padres y docentes acudieron al evento financiado por Save the Children, con el objetivo de dar a conocer las técnicas de enseñanza que se fomentan en las escuelas para mejorar la calidad de la educación. “Estamos capacitando a los docentes en el rol activo de niñas y niños para que el día de mañana tengamos gente más formada que construyan una nueva educación y una nueva sociedad”, explica la coordinadora del proyecto de Haciendo Realidad el Derecho de Niñas y niños en zonas de Conflicto (ejecutado por IPADE), Ninoska Moreno. “Ejemplos de aprendizaje activo son los que se centran en la participación de las alumnas y alumnos. Por ejemplo, que ellos elijan qué asignatura quieren estudiar primero o qué canción quieren cantar”, afirma Moreno. IPADE, con apoyo de Save the Children y el Ministerio de Educación (MINED), capacita a los maestros sobre formas de motivar a los alumnos y alumnas en la educación, formas de enseñanza alternativa y de participación de la niñez en todo el proceso escolar. La organización trabaja en 15 escuelas del municipio, 8 urbanas y 7 rurales, con el proyecto de Haciendo Realidad el Derecho de

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

Niñas y niños en zonas de Conflicto, para mejorar la enseñanza en las zonas más vulnerables y excluidas.

Los docentes participan en concursos sobre el aprendizaje activo
En el concurso participaron el 56% de los docentes de 11 escuelas de zonas rurales y urbanas de Siuna, de las cuales 3 fueron seleccionadas para participar en el foro municipal. En este, los maestros simulaban con algunos de sus alumnos un día de escuela normal para mostrar a los invitados cómo ponían en práctica estas nuevas técnicas de enseñanza. “Hemos venido las niñas y niños que prestamos más atención en la escuela”, nos cuenta orgullosa Katherine, una niña de 10 años. Las técnicas se aplican con niñas y niños de primer y segundo grado pero “también se ha trabajado con docentes y con madres y padres, con la comunidad. El objetivo es que en conjunto, todos desarrollemos capacidades y, en coordinación, apoyemos la educación de nuestros niños y niñas”, dijo Moreno. La profesora Reyna Flores dijo “tenemos que mejorar el conocimiento de los y las docentes. Las NN son la clave, lo principal del aprendizaje. Ellos tienen que participar en este proceso con sus experiencias y voluntad”. La coordinadora de Save the Children en Prinzapolka, Ivonne Rodríguez, afirma que “mejorando la educación ayudamos a que nuestras niñas y niños sean más seguros y aprendan a tomar decisiones, y por tanto a que tengan un mejor futuro y sean felices de verdad”.

El Instituto para el Desarrollo y la Democracia (IPADE), con el apoyo financiero de ACSUR-Las Segovias, entregó equipos y uniformes a las brigadas contraincendios en comunidades de El Jícaro y San Fernando, en Nueva Segovia, valorados en C$845,065.46 (ochocientos cuarenta y cinco mil sesenta y cinco córdobas con 100/46). El equipo entregado fueron: cascos, guantes, bombas de agua

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

de mochila, lentes protectores, cantimploras, bidones de 20 litros, botas, arneses, lentes, trajes especiales (que resisten altas temperaturas) y botiquines de primeros auxilios, entre otros, para facilita a los brigadistas la ardua labor de combatir el fuego. Además de estos implementos el IPADE está impartiendo a los brigadistas voluntarios, capacitaciones para que estén mejor preparados en situaciones de riesgos. El brigadista José Antonio Marín, de San Fernando, dijo que están satisfechos con los nuevos implementos, porque ahora ya no solo contarán con su machete sino también con instrumentos adecuados para sofocar las llamas. Recordó que muchas veces han dañado su ropa al apagar los incendios, y algunos hasta se han enfrentado descalzos al fuego, caso que no se repetirá gracias a la donación de uniformes de material especial que resiste altas temperaturas. Marco Antonio Landero Bellorín, coordinador del Comité Local de Prevención de Desastres, Colopred, en la comunidad El Zapote II, dijo que el proyecto de las Brigadas Contra Incendios aumentó la capacidad local para la reducción de siniestros a través de la preparación, mitigación y respuesta ante los desastres.

La Causa
La degradación de plantaciones de pinos para aprovechamiento forestal no sostenible, raleo y quemas para favorecer el pastoreo de ganado vacuno o por cortes sanitarios para aislar focos de infección o alimañas como garrapatas, es el principal problema de las quemas descontroladas en los bosques de las comunidades en las Segovias. Henry Quiñónez Marín, Alcalde de Ciudad Antigua, aseguró que una de las razones por las que se originan muchos incendios en los municipios y comunidades de Nueva Segovia, es por la errónea tradición de los campesinos de hacer quemas para la preparación de tierras. Manifestó que ya se les ha orientado a las personas que aun practican “quemas controladas”, abandonar este tipo de procedimientos que ponen en riesgo no solo la flora y la fauna, sino también las vidas humanas. Reconoció que las capacitaciones impartidas por IPADE sobre mitigación de desastres y lucha contra incendios, han permitido fortalezas en los lugares afectados por quemas, y preparado a los comunitarios ante cualquier eventualidad. “Las Brigadas Contra Incendios han hecho un excelente trabajo. Los siniestros grandes han disminuido hasta en un 75%, porque los brigadistas también supervisan los lugares boscosos, para cerciorarse de que nadie haga quemas descontroladas", aseguró el edil.

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua

Los esfuerzos de IPADE son posibles gracias al apoyo de organismos donantes:

Donantes que han contribuido con proyectos ejecutados por IPADE:

DEZA DDC DSC

WWW.IPADE.ORG.NI

Aportando al desarrollo sostenible de Nicaragua