Clase 5

Introducción Toda aproximación a la obra cinematográfica de Rosa von Praunheim parece estar signada por la evocación constante de los escándalos que jalonan su vida personal y su militancia homosexual. Es cierto el eje central de sus películas esta ligado a la aparición, hacia fines de los sesenta, de la práctica militante por los derechos y reivindicaciones de la comunidad homosexual. También es cierto que, en sus filmes, Praunheim trata de advertir acerca de las trampas que los tópicos producidos, los propios prejuicios creados e internalizados por los integrantes de la colectividad lésbico- gay, planteaban al desarrollo libre de la identidad sexual. Rosa von Praunheim, 1969 Todo esto hace pensar que la obra de von Praunheim se cierra y concluye en la coyuntura histórica dentro de la cual fue engendrada: fines y comienzo de la década del sesenta y setenta, momento en que los movimientos contestatarios, de diversa índole estaban en furor. Sabemos que estas cuestiones están presentes en el cine de Rosa von Praunheim. Pero también sabemos que su cine es mucho más que todo eso y que rompe todos los marcos, salta todas las fronteras para construir una obra singular, con características formales propias y autónomas que ya no dependen o pueden ser evaluadas meramente desde lo cronológico, la referencia al género o simplemente al escándalo. Por otra parte, como lo hemos intentado a lo largo de todo este seminario, propondremos aquí algunas reflexiones teóricas acerca del modo en que se constituye el dispositivo cinematográfico en sus elementos básicos. Con Emigholz trabajamos tratando de analizar el estatuto del movimiento por el cine evocado y representado. Con Syberberg nos preguntamos por las características determinantes del cuado cinematográfico. Con Egon Monk propusimos algunas reflexiones, que tenían su punto de partida en Brecht, sobre el modo de darse la narración en el filme. Rosa von Praunheim, su cine, nos servirá, espero, para indagar el modo en que el fantasma y el deseo se relacionan con la representación. 5.a.- No es perverso pensar A casi cuarenta años de la irrupción de la figura de Rosa von Praunheim en el panorama de lo que muy genéricamente podemos denominar el “Nuevo Cine Alemán”, las cosas han cambiado mucho, al menos en apariencia. Supuestamente hay hoy una mayor aceptación de la condición gay (insisto: al menos en apariencia). Ya no causa escándalo ver en una pantalla, incluso de TV, a dos hombres o dos mujeres besándose. ¿Eso quiere decir que el cine de Praunheim carece de interés ya que las consignas militantes que la mayoría de sus filmes transmitían no poseen en la actualidad el mismo valor ni urgencia que en el momento de su enunciación? Aquí intentaremos apartarnos de los lugares comunes, de la mezcla indiscriminada entre vida y obra de un autor o de las referencias a las condiciones históricas y sociales de emergencia de sus películas para concentrarnos en sus conexiones, en las relaciones que ellas son capaces de generar. De ese modo, la propuesta de esta clase también tendrá que ver con plantear una reflexión acerca del modo en que las imágenes, lo imaginario, el fantasma de los filmes de Praunheim operan planteando un supuesto “más allá del principio del placer” de la representación cinematográfica convencional. Para poder ver cine hay algo del orden del deseo, de nuestro deseo, del deseo en general, que necesariamente debe ser puesto en juego para que podamos permanecer frente a una pantalla, donde sólo se proyectan sombras, más de dos horas, por ejemplo. Ahora bien, ¿cuál es el grado de afectación de la representación institucional y cual es el límite propio de las representaciones generadas por Praunheim, el cine “queer”, el cine homosexual, el kitsch y otras formas de expresión bizarras o “diferentes”? A nuestro entender, y esta es nuestra hipótesis de trabajo, esas expresiones cinematográficas ponen en evidencia, sacan a la superficie, lo que, en el dispositivo cinematográfico convencional, por lo general permanece oculto o velado. Holger Bernhard Mischwitzky nace en 1942 en Riga (Letonia, cuando era una república autónoma de la URSS) A muy joven edad emigra primero a Turquía y luego a la Estados Unidos y la RFA donde estudia en la Werkkunstschule de

sondern die Situation in der er lebt ( No es perverso…) Yo esperaba solidaridad.Alemania será determinante en su obra y realizará casi tantos filmes en un país como en otro.” (1) Por otro lado un panfleto genera una Teoría momentánea. Pero hay que entender que la homosexualidad no implica. Allí atravesará todas las posturas tópicas posibles. un intento de acercarse y nuclear al otro. actualiza ciertas fantasías eróticas ligadas a la homosexualidad. Esta película. en la Hochschule für Bildende Künste de Berlín Oeste.. un panfleto es una apelación directa a la verdad (a la verdad sustentada por el panfletario) En ese sentido. debería entenderse.El cine me obligó a asumir una posición: ya no podía esconder mis problemas o refugiarme en resentimientos y complejos. Es en Nueva York donde trabaja como asistente de dirección de uno de los más conocidos realizadores experimentales estadounidenses (de ascendencia griega). la película se exhibió durante mucho tiempo en el cine Arsenal. en cierto modo tímido pero evidente. En la sala animábamos a los gays presentes a unirse a nuestra organización y de este modo formamos los primeros grupos gay de Alemania. Pero el aspecto representacional por el cual llamaban la atención los filmes de Markopoulos era la puesta en juego de toda una serie de imágenes. “No es Perverso ser Homesexual. Markopoulos. Nicht der Homosexuelle ist pervers. recibe poca atención. Me sentía aislado en la subcultura hostil (bares frívolos. en casa no se hablaba de sexo. A pesar de ser tolerantes.” es un panfleto que se convierte. La elección del nombre no es casual. institucional o cultural (el Otro del lenguaje) En ese sentido las palabras del propio Praunheim resultan esclarecedoras: ”Mi situación como hombre gay no ha cambiado mucho ni siquiera después de la aparición de mi película sobre gays. Hasta entonces no me había animado a hablar con ellos de ese tema. a un otro que escape a las regulaciones del Otro (con mayúsculas) social. Después de un extraño y efímero matrimonio con una actriz “under”. en parte por el hecho de no encontrar una forma amplia de distribución y exhibición. sondern die Situation in der lebt. de una iconografía que. posteriormente. Si los pretextos políticos en circulación dicen una cosa y en realidad buscan otra. para Rosa Praunheim. Praunheim vuelve a Alemania y codirige con Werner Schroeter un largometraje en 8mm. Pero como lo que tiene de más puro. una mera cuestión de elección privada o individual. cuando se exhiba "No es Perverso ser Homesexual. como otros cortos que dirige hacia fines de los sesenta. a la manera burguesa. en principio. Por el contrario. Por un lado es una convocatoria. Un panfleto no debe ser considerado una pieza menor. Markopoulos venía trabajando desde fines de la década del cuarenta en la adaptación a la pantalla de grandes mitos griegos como “Twice a man” (1963). una vez que la acción venga a ocupar su lugar. Desde la supuesta sensibilidad “superior” del gay burgués hasta No es perverso el homosexual. un grupo con quien pudiera trabajar colectivamente para cambiar mi situación. El apellido hace referencia a una novelista lesbiana adorada por Mischwitzky y el nombre Rosa. Perverso es el Contexto” (Nicht der Homosexuelle ist pervers. Así. es un homenaje al color de la insignia que los nazis hacían usar a los homosexuales enviados a los campos de concentración. No será hasta 1970. casi en un manual.. parques oscuros y baños). La trama del filme parte del viaje iniciativo de un joven llegado desde el interior a la ciudad de Berlín. “No es Perverso . Después de un sensacional estreno en el Festival de Cine de Berlín (en 1971). a su vez. Fue a través de una entrevista televisiva que mis padres descubrieron que su hijo es homosexual. se trata de una nueva postura política frente a una sociedad y una cultura que no sólo discrimina a los homosexuales y lesbianas sino que también determina al sujeto en cuanto a sus propias posturas subjetivas. 1970) que el nombre de Rosa Praunheim (tal el seudónimo que el joven Holger ha elegido como nombre de guerra para dar batalla por los derechos gay) comienza a sonar entre un público ahora más amplio.Offenbach y. un panfleto no es otra cosa que la actividad filosófica de la búsqueda de la causa última de las cosas. Entonces. : "Grotesk-Burlesk und Pittoresk". una teoría del Momento que será olvidada rápidamente. El eje Estados Unidos. perverso es el contexto (1970) . en una taxonomía de los gestos y actitudes tópicas sociales adoptados por los homosexuales. según declaraciones de él mismo. un panfleto reclama acción constituyéndose en la base del pretexto político. …”.. siempre con debate posterior. Gregory J. al menos para un análisis superficial como un panfleto. directo y urgente un panfleto. "The Illiac Passion" (1965-67) y “The Olympian” (1970).

” pasará por todos los tópicos habidos y por haber ligados al supuesto ser homosexual. señala Lacan. que señala un debe ser y un verosímil de las cosas y los sujetos. lo que el cine de Praunheim nos muestra. El cine clásico ha sabido rastrear y preguntarse acerca de la constitución siempre en fuga de ese “objeto del deseo” a partir del cual el sujeto formula todos los fantasmas. brinda. sin fisuras. de los tópicos. impulsa toda la variedad de producciones fantasmagóricas posibles. Pero. vanamente. Esta teoría en parte. Para Kant ninguna acción vale por sí misma. poner en juego un deseo a través de lo imaginario. sostenido desde ese otro deseo fundacional del sujeto y a su vez. sino por su valor moral. suplantar. que toda identidad es una construcción tópica. una escenografía montada para negar la muerte. explica la forma en que el cine pone en movimiento. pueden seguir produciéndose y venir. Exige su identificación con una determinada iconografía. provisoria. O mejor. cultural. le impone posturas y acciones.. tapar. produce un deseo que esta ligado. Es justamente porque el objeto causa del deseo falta.la más terrible violencia en los baños públicos. en tanto el objeto causa del deseo no consiste en un punto fijo. privilegiada en cierto sentido a nuestro entender.” muestra el camino hacia una posible y cierta organización de la comunidad homosexual al tiempo que señala la intención de generar una nueva iconografía. esta en conexión con otro órgano y otra función. “No es Perverso . incompleto. dos modos de poner en movimiento los fantasmas subjetivos con relación a ese Otro que sanciona y regula las posibilidades.Kant con von Praunheim Que la experiencia de la sexualidad humana no se compadece con el ordenamiento corporal orgánico es una experiencia que casi todo el pensamiento contemporáneo. cada órgano. para intentar. despejando solo lo que nos interesa ahora. incluso con aquellas que nos marcan el supuesto debe ser de la mujer o el debe ser del hombre. todas sus fantasías. Un modo. dos formas o intentos de recomponer la libertad expresiva. El personaje de “No es Perverso . los modos de darse la expresión. terminará cumpliéndolos a rajatabla hasta encontrarse con un grupo de sus pares dispuestos a pelear políticamente y escaparse de los presupuestos. como produce un deseo propio que permite seguir consumiendo filmes y representaciones. tenemos un deseo. Aunque quiera apartarse de ellos. inútilmente.b. que predetermina sus posibilidades expresivas.. alienado en un medio social. que pone en representación. es el elegido por Kant y su concepción de la “Ley Moral”. lejos de ser escéptico es optimista. Es sólo en la medida en que nos identifiquemos con un tópico. y sólo en parte. medio del lenguaje. Pero toda identificación orgánica. Ese final cumple con otro de los presupuestos del panfleto: el de ser fundamentalmente didáctico. de género e en género. Es decir. podemos presuponer. y el debe ser asociado a él. O sea. Todos estamos expuestos al tópico. cambiando y mutando de filme en filme. esta siempre a punto de zozobrar. generalizada. que todas las representaciones. esquemáticamente. Almohadón Salchicha (1970) Jugando con esto. la falta. Desde ese lugar. no consiste en un punto determinado. Lo que el cine muestra. Una de esas maneras. “castrado” (si se quiere usar la expresión psicoanalítica). metonímicamente. es justamente eso: que toda identidad es inherentemente frágil. Pronto descubrirá que toda identidad es lábil. en sus muchas expresiones. pareciera comprobar de infinitas maneras. muestra el lugar fabulado por el hacedor de panfletos.” es alguien en busca de una identidad. todas las imágenes.. 3.. un nuevo mapa tópico. por su valor utilitario. la posibilidad. Es desde esa identificación al tópico que se constituye cualquier tipo de Identidad orgánica. que constituiremos un Cuerpo con Órganos. en tanto identificación “completa”. El personaje de “No es Perverso . del Otro. es la del cine. el tópico reclama al sujeto. El tópico es aquella opinión común... los fantasmas ligados al tópico. medio de la cultura.. producido por un sujeto que se encuentra “reprimido”. una acción adquiere su real dimensión en relación con su Almohadón Salchicha (1970) . todos cumplimos con sus imposiciones. en un objeto predeterminado y universal. El panfleto. desde el lugar de circulación de imágenes coaguladas. donde cada elemento. social. Un panfleto es una fábula que se actualiza. es decir. velar. Pero hay tal vez una cuarta condición del panfleto: la de actualizar un fantasma.

se reconoce como objeto de un placer necesario”. cae entonces bajo esta regulación de la ley moral que señala. y el juicio no es un juicio de gusto”(2) Es un Juicio Moral el que aparece como regulador de la razón y. sino lo bueno (la perfección. Es como si Kant hiciera todo un rodeo racional para encontrar al final del camino lo que presuponía al principio: que toda expresión del fantasma.propio e intrínseco valor moral. La objeción que aporta a ello Kant es. o incluso fantasmagórico. Por todo ello. como humano. Mientras que lo bello “es lo que. podría decirse entonces que la Ley Moral aparece como reguladora del deseo y de las relaciones de objeto. sino. la fantasía y la elaboración de representaciones por ella impulsada. debe ser regulado por este “principio del Placer” que encuentra su lugar pleno dentro. Pero dicho valor moral no se explica o justifica por la consecución de un fin a lograr. En Kant. toda producción de imágenes y representaciones. En la práctica. El PP supone que toda actividad mental busca evitar el dolor o displacer y procurar la homeostasis del aparato psíquico. que dicho placer. como acabamos de decir. si no renaciese. según su estilo de rigor. contra y para con todo objeto que le pusiera su condición. toda posibilidad de placer. que. que es el Wohl. sexual. por imponerse como superior por su valor universal. pulsión o sentimiento. es necesario reconocer. No hay. su producto. De modo inverso. físico.. de un vecino. posibilidades de un “más allá del principio del placer” que es el Almohadón Salchicha (1970) . que sólo aspirando a ello podemos juzgar que somos conformes al fin final de una causa inteligente del mundo. incondicional. dicho deseo. La “ley Moral” es previa y determinante de todos los objetos y de los deseos luego ligados a ella. por la forma. interior. (4) 5. por oponerse a cualquiera de los bienes inciertos que estos objetos puedan aportar. Observemos que ese bien sólo se supone que es el Bien por proponerse. das Gute.c. produce “padecer”. para Kant. dicho de otra manera. Es solo cuando el hombre se reconcilia con esa voz moral que vive dentro suyo(5) que puede llegar a gozar plenamente en tanto y en cuanto el goce se traduce en términos de placer moral. La valoración de una acción no depende del hecho utilitario de que se consiga o no un objeto. Ningún fenómeno puede arrogarse una relación constante con el placer. el lugar de lo bueno. (…. provenir simplemente de lo bello: “Solo el entendimiento da la ley. por el contrario. todo aquello que puede padecer el sujeto en su interés por un objeto. y así existe un puro motivo moral de la razón práctica para suponer esa causa (…) Todo esto quiere decir solamente que si primero el temor pudo producir dioses (demonios) fue la razón la que mediante sus principio morales logró formar por primera vez el concepto de Dios” (3) Toda la producción del fantasma. Es la “ley del bien” la que debe regular todas las relaciones con un prójimo. Nos es indicado por la experiencia que tenemos de oír dentro de nosotros mandatos. la producción fantasmática. no debe. todo placer posible solo pude y debe darse dentro del discurso del Otro. por el cual efectivamente se realiza. incluso. el bien que es el objeto de la ley moral. Así. intrínseca. Ninguna ley de un bien [en tanto objeto] tal puede enunciarse que definiese como voluntad al sujeto que la introduce en su práctica. en todo caso la meramente formal). vendrá determinado por conceptos cómo deba ser. por extensión de lo imaginario y el fantasma: “nos sentimos apremiados por la ley moral a aspirar a un fin supremo universal. su peso no aparece sino por excluir. no puede ser reducido al estatuto de cosa o Naturaleza. vale excluyentemente por el principio. toda búsqueda de placer a través de un objeto. aunque sintamos que nosotros y toda la naturaleza somos incapaces de alcanzarlo. solo debe ser aceptada y sostenida en la medida en que se adecue al mandato de la ley moral. Lacan puede resumir: “El principio del placer es la ley del bien. en Kant. Así. no puede. sufrimiento.Sade con von Praunheim El Principio del Placer es presentado por Freud como uno de los dos principios que regulan la actividad psíquica del sujeto.) lo que provoca nuestro placer [entonces] no es lo bello. según señala acertadamente Lacan. sin el más mínimo lugar espacio la duda. lo que Kant por eso designa como “patológico””. previo a toda acción. sometería al sujeto al mismo ordenamiento fenomenal que determina sus objetos. en una equivalencia de principio. dentro de las regulaciones y pautas de la Moral constituida. digamos el bienestar. En consecuencia. cuyo imperativo se presenta como categórico. La búsqueda del bien sería pues un callejón sin salida. en el seno del Otro instituido. sin concepto. Y cuando la imaginación se ve obligada a proceder de conformidad con una ley determinada.

por encontrar en ella la ocasión. con el cumplimiento. Se trata de agotar el deseo agotando todas sus representaciones posibles. en metas. en el masoquismo. escribe Freud: “en efecto. Pero tal tendencia o deseo de acabar con el deseo se opone al principio de la vida. Aparece una tendencia. Allí se plantea una cuestión interesante: algunos pacientes. en que ya no sea posible seguir imaginando y. Esto se nota muy bien tanto en la “Filosofía del Tocador” (que es el texto comentado por Lacan en el artículo citado) como en “Los 120 días de Sodoma”. todas aquellas fuerzas pulsionales prohibidas. De hecho. por ejemplo.otro de los principio que plantea Freud En una artículo de 1920. No es sólo que en él como en cada cual la carne es débil. a las pulsiones de vida. de ser desmesuradamente pecador. Como bien señala Lacan. el principio del placer queda paralizado. en la mayoría de Almohadón Salchicha (1970) . El Ser supremo queda restaurado en el Maleficio. Es el intento de producir el catálogo máximo y definitivo de la perversión hasta el punto en que ya no quede nada por imaginar. el sujeto (el superyó) no se somete a las regulaciones morales. Habrá que ver el grado de contención que obtienen dichas pulsiones por parte de un yo. Es allí donde adquiere importancia la figura de Sade. al inconsciente moral que supondría la aceptación y vigencia de la represión y descarga sobre el otro. Si dolor y displacer pueden dejar de ser advertencias para constituirse ellos mismos. en menor o mayor cuantía. un impulso. obra llevada al cine en 1975 por Pier Paolo Pasolini con el título de “Saló”. se opera una suerte de reversión del sadismo que. “Y no va más allá de esto”. “El Malestar en la Cultura” ) y que señalará que la obediencia a la ley moral no agota. En el primero de los casos. “Los 120 días …” es una especie de gran compendio o enciclopedia de la perversión. el suicida. cuanto del escándalo que alguna vez supo suponer su cine. lejos de dirigirse hacia otra persona u objeto. en referencia al masoquismo. y el guardián de nuestra vida anímica. es que el espíritu es demasiado pronto para no ser engañado. o de un fantasma que podemos suponer genérico (en tanto remite a lo queer) en la representación fílmica? En otras palabras: si la pregunta de Rosa von Praunheim no es. lo cual. debieran apartarse. Si algo en él se dejó retener en la ley. una puesta en representación que previene al sujeto. ineludiblemente. algunas personas presentan una fuerte tendencia a la repetición y a acabar con la homeostasis o el principio del placer que regula la vida psíquica “normal”. Freud publica “Más allá del principio del placer” (Jenseits des Lustprinzips). en principio. de una conciencia. ¿quién le arrojaría la primera piedra? Pero no fue más lejos. con el desarrollo de su fantasma. Así. Pero es justamente eso: una escritura.” (8) Aquí podemos preguntarnos por un instante cuanto de la iconoclastía presupuesta en Praunheim. y a nosotros. su vecino y semejante. en plena polémica con su discípulo disidente Carl Jung. parecen gozar de aquel dolor del que. de la puesta en acto del fantasma. que será más o menos fuerte frente a ellas. deseando. el jugador compulsivo. un más allá del principio del placer. el masoquismo es incomprensible si el principio del placer gobierna los procesos anímicos de modo tal que su meta inmediata sea la evitación del displacer y la ganancia de placer. llevaría a un encuentro con la pulsión de muerte. no tiene que ver. aquella que provoca esa “sofocación cultural” de la que habla Freud (Cf. Están en el pleno goce de una experiencia que supone una trasgresión del límite. se dirige ahora al propio sujeto que goza así de ser castigado y del dolor: “La reversión del sadismo hacia la persona propia ocurre regularmente a raíz de la sofocación cultural de las pulsiones. por así decir. De encontrarse con la muerte directamente es de lo que se previene Sade gracias a su escritura. agotando el deseo. se dirá. es como si Sade intentara este camino del “más allá del principio del placer” pero por la vía del agotamiento del fantasma. no contiene ni al régimen pulsional ni a la producción fantasmática global ligada a él. una pulsión que intenta acabar definitivamente con toda la tensión. en el punto en que se anuda el deseo a la ley. Pero es ese y no otro el proyecto de Sade. en virtud de la cual la persona se abstiene de aplicar en su vida buena parte de sus componentes pulsionales destructivos”(7) El sadismos y el masoquismo son las dos caras de la misma moneda y muestran de qué modo el sujeto no se encuentra totalmente apaciguado dentro de la vida cultural. o el masoquista. de la que habla San Pablo. Tarea imposible si las hay. diría Lacan: “Sade se detuvo pues allí. por tanto. En el sadismo. narcotizado” (6) Pero el masoquismo no existe si no es en relación con la moral y el sadismo. La apología del crimen sólo le empuja [a Sade] a la confesión por un rodeo de la ley.

Al final de la película todo vuelve a la homeostasis. confirmándola al colocar las nuevas representaciones en cadena con las anteriores. Orgía sangrienta y carnívora que un modelo de cine institucional no toleraría (al menos en lo que a la difusión masiva se refiere). La película será pródiga en la actualización. de un giro inesperado en sus vidas totalmente distinto al de la existencia que llevaban en Alemania. Disfunción de la serie visual y la serie sonora. Todo parece terminar en una suerte de gran banquete donde. La otra su inclinación por el arte. descubre que es lesbiana. seguramente debido a la falta de sincro(10). por el cine. todas son fantasías de contacto sexual. todas las supuestas gestualidades eróticas y las contrapone con un personaje totalmente decadente (supuestamente como sería Anita Berber si hubiera sobrevivido a la década del veinte y paseara su figura por la Berlín de hoy). termina afirmando. please?” la cosa va más allá ya que apela al estilo pornográfico y “gore” para mostrar las fantasías de todos y cada uno de los habitantes de un condominio ante la llegada de un joven muy atractivo. deambula de amor en amor sin encontrar nunca su sitio definitivo (al principio se ha enamorado de un ex combatiente de Vietnam. Vemos que todo no había sido más que una pesadilla. como orgánico. 1985 (9). regularmente. Allí es el lugar del encuentro. “Sobrevivir …” es la historia de tres desterradas. Pero. al cuerpo hay que considerarlo. como ocurre con las representaciones de “No es Perverso …”. por diversos motivos. en dicho proceso de producción. también son divertimentos donde Praunheim intenta actualizar o poner de relieve toda una serie de tópicos ligados a la homosexualidad. Praunheim no se engaña. de tres alemanas que.Tänze des Lasters. una Ley moral a la que. Por ahora nos basta recordar que en esa película. Sabe que los . Que aquel tópico idealizado que las arrojó en esas tierras extrañas no se cumplió ni se cumplirá tal vez nunca. en sus filmes “documentales” como “Sobrevivir en Nueva York” (Überleben in New York. pero se termina. Y la tercera va de frustración en frustración. La realidad orgánica. 1993).Los virus no conocen moral. Es solo una mutación más. por ejemplo. el sida o la perversión. que analizaremos más adelante. no en todos. 1989) consigue un verdadero acercamiento afectivo a sus criaturas generándose así un “plus” de intensidad que hace aflorar el rasgo humano por sobre la representación tópica. Una de ellas. Así es como opera la supuesta iconoclastía de Praunheim y de buena parte del cine queer.La Danza del Vicio” (Anita . de un modo que el propio Sade no se hubiera animado a imaginar. Sabe que para sus criaturas. se consigue un efecto de enrarecimiento perceptual. El sadismo. please?” (1999). Ni geográfico ni espiritual. los vemos. al final del rodeo. en la representación de los personajes.Sobrevivir a von Praunheim Asi. Praunheim recorre todas las poses posibles. Películas como “El Almohadón Salchicha” (Die Bettwurst. antes. Y sobre todo apelando a la disfunción temporo. después ha buscado otras relaciones que han resultado igualmente frustrantes) En ese sentido. Obviamente. tranquilizadora. una mudanza.d. 1970). aunque más no sea por su negación. y Von Praunheim. bizarro o gore: hace que la representación trabaje por el exceso y la trasgresión del supuesto buen gusto. En “Can I be your Bratwurst. Se pretende así atacar a la moral impuesta. la ácida radiografía que traza Praunheim sobre las actitudes corporales. Nueva York no es un punto de llegada. aparte de aludir a los antes mencionados temas de la militancia política pro gay. Hay que pensarlo como un Cuerpo con Órganos. entre todos. terminan afirmando aquellos que en principio querían negar: la organización de lo corporal. es porque el cine es simplemente un medio que le brinda la posibilidad de desplegar sus propios fantasmas y los de su género de pertenencia eludiendo aparentemente. el “sueño americano” no existe(11). un cambio de piel que nada tiene que ver con la consolidación de una supuesta identidad. devoran al recién llegado. “Anita Berber . alcohólico y drogadicto que la golpeaba. donde de manera simple pero eficaz. “Los Virus no Saben de Moral” Ein Virus kennt keine Moral.. mitos y tabúes relacionados con la homosexualidad encuentran su mejor efecto cuando no apela a la representación sino a su falta o disfunción. Por otro lado. fueron a parar a la ciudad de Nueva York. como la que se actualiza en “Yo soy mi propia mujer” (Ich bin meine eigene Frau. por sus límites y posibilidades. apelando a la voz en “off”. (1985) sus filmes. es restaurada. 5.espacial. con las clásicas. para poder desmembrarlo. devorando cada una de las partes del cuerpo del muchacho. Sobre “Anita Berber …” volveremos más adelante. 1987) y sobre todo “Can I be your Bratwurst.

Ya sea por la vía de la unión militante. sobreviviendo a su época. Si Anita hubiera sobrevivido. es extrapolada. como tal. como las mentalidades. se empeñan en agotarse prontamente. son tres mujeres que han descubierto que sus cualidades y potencias. de una incomponible Anita Berber.. Por cierto. la decadencia. Es un tiempo que queda. que usaba telas embebidas de cocaína. “Yo Soy mi Propia Mujer” implica. Brigitte Mira. se in. en este último filme. De cualquier manera. Todo eso aflora aquí sobre el cuerpo de una imposible. una época marcada por el cine mudo y los entretítulos tipo “El Gabinete del Dr. Sobrevivir en la época actual es vivir fuera de todo estilo. que fuerza a pensar en otras direcciones. es el que nos deja en el alma una extraña y profunda sensación de soledad. etc). la locura y la muerte. según Praunheim asola a los homosexuales viejos. muchos de los filmes documentales de Praunheim son historias de sobrevivientes. Pero en el caso de “Anita Berber…” la cuestión del plegado cinematográfico sirve también para componer una mirada. entonces. Una de esas pasiones es la de Rainer Werner Fassbinder.e. fuera de las posibilidades del fantasma. la soledad. que fuerza al pensamiento a trabajar en la alteridad y la ambigüedad. y es uno de los pocos casos en su extensa filmografía de más de cincuenta títulos. Su intención aquí parece ser la de contar plácidamente. en sus vidas. Por el contrario. como en “El almohadón salchicha”. tal vez por eso mismo. Irm Hermann. La verdadera bailarina desnudista de la década del 20.distinguen y que las personas se muevan más por las intuiciones y las pasiones que por las razones que dicen defender. a partir de las actrices que trabajaron para él (Hanna Schygulla. de culto hoy en día. Praunheim renuncia aquí a ese trabajo sobre lo iconográfico desenfrenado que comentábamos más arriba.La danza del vicio (1987) . haciendo que la narración fluya suavemente de plano en plano.”. uno más. en cambio. Sin ningún tipo de barroquismos u ornamentos. de improviso. hubiera tenido que arrastrar su torpe existencia por estaciones de trenes o manicomios. 2000) se acerca. Anita Berber no parece haber encontrado refugio para la soledad. allí donde no se las espera. necesariamente. Historias de pasiones vitales que. sus intensidades. a un autor con el que tuvo una extraña relación de amor. Es sobrevivir en una cultura donde todo escándalo es absorbido como simple figuración o locura. 5. descarnada. para dialogar con la gloria pasada del cine mudo alemán. En su filme “Las felices víctimas” (Die glücklichen Opfer des RWF. casi cruel sobre la decrepitud y el envejecimiento. entonces. O simplemente teniendo la valentía de sostener un encuentro afectivo con el otro. Caligari” La película de Praunheim se pliega sobre el cine mismo. no puede poseer. Es un tiempo. una actualización del fantasma que. También puede pensarse que “El almohadón…” es una sátira o una parodia del melodrama. El personaje que finalmente se va construyendo. no dependen de un medio determinado sino que surgen. como ocurre en “Yo soy mi propia mujer”.Apelación a la nada En “Anita Berber…” aparece una disrupción similar con respecto al tiempo. por el filme de Praunheim van desfilando los testimonios de quienes conocieron y trabajaron para Fassbinder. expandida en el tiempo. la historia de tres sobrevivientes que han descubierto que cambiar el “afuera” no implica. Anita Berber . cambiar el “adentro”. como en “No es perverso…. no posee. Praunheim se la imagina sobreviviendo en el presente indignamente. ninguna de las tres representan un punto de llegada. Como en casi todos sus trabajos “documentales”. Encontrando y sosteniendo un amor que en principio parece imposible.odio. en una representación. una reflexión mucho más profunda acerca del tiempo. O tal vez. Praunheim se acerca mucho a una definición de lo bizarro. a la inversa. La película en si misma se torna entonces. representación.espacios urbanos. parece decir el filme. Una soledad final que muchos de los personajes de Praunheim consiguen exorcizar. sobre todo del estilo de los que cultivaba Fassbinder. De un tiempo que. La película muestra apenas un devenir. De hecho. el que emerge de los reportajes que se van sucediendo.

ella. no posee tal grado de homeostasis con su propia imagen corporal. Charlotte es hombre y es mujer al mismo tiempo. De hecho. Deja. Sobrevivir en Nueva York (1989) Lejos de hablar de la falta de consistencia de lo real y de lo imaginario. que sea nuevamente la voz simple y plácida de Charlotte von Mahlsdorf la que de forma a los hechos de su vida. en la época nazi. como en “El Einstein…”. soportar cientos de afrentas y humillaciones. conviven en sus imágenes con el mismo rango de valor. Es allí donde encuentra su potencia. la que no puede soportar la apertura. en un continuo. a su concepción del cine. han estado y están incómodos con él. El personaje real se interpreta a sí mismo en el filme conviviendo con distintos actores. Pero dicha ambigüedad también atraviesa el filme de otro modo.ella y ante el. Por un lado. Lo posible y lo imposible. en el movimiento. el amor y la verdad. parecen sintetizarse y promover una representación directa de la afección en el rostro calmo. 5. Un transexual. Hirschfeld" 1999) no lo es menos. La película narra la vida y obra de Magnus Hirschfeld quien se atrevió a comienzos del siglo XX a hablar de la homosexualidad como un aspecto totalmente normal de la naturaleza humana. como un modo de escapar a la represión reinante en el entorno social. En ese caso. se abraza en una toma con Charlotte joven. en el devenir. lo virtual y lo actual. Efectivamente. pero para hacerla llegar a un punto de detención. Charlotte von Mahlsdorf un travesti que debió. reclama la posibilidad de constitución de un cuerpo sin Órganos.Leben und Werk des Dr.f. Verdad y mentira. Un movimiento que. en “Yo Soy …” el tiempo cronológico se desfasa. Obviamente. Charlotte. los libros de Hirschfeld siguieron el camino de la hoguera. aquella que tiene como elementos dicotómicos la supuesta diferencia entre cine “de ficción” y el cine “documental”. el travesti encuentra su razón de ser en el movimiento continuo. Parte de un personaje real. a partir del movimiento del fantasma y el placer.Presente Rosa Si “Yo soy…” es un sentido homenaje de Praunheim a una luchadora por la defensa de la no. su intensidad. cambiarla. los habían precedido. Los otros. el transexual ya no deviene. ya no esta en movimiento sino que se cristaliza en ese punto determinado que le da consistencia como mujer. El amor a la verdad y la verdad del amor.“Yo Soy …” se despliega en dos vertientes bipolares. que constituyen. la que construya los . los intolerantes. Es esa mirada amante de lo orgánico. Es un abrazo en el que se abarca a sí misma pero no como totalidad sino como multiplicidad. En sus últimos filmes. de lo “dividual” (por oposición al lo “individual”) La actualidad de lo cristalino. La mirada de la intolerancia no puede soportar la intensidad que. donde el filme de Praunheim encuentra su propio y particular movimiento.identidad monolítica. M. es la propia Charlotte la que señala la diferencia entre un travesti y un transexual: el travesti esta conforme con lo que es. Praunheim demuestra cuan poco productiva es esa división.. Es otra consistencia en ser que se funda en y a partir de la ambigüedad de lo dividual. fueron un escándalo en su momento y su nombre fue aborrecido en los círculos científicos. o Thomas Mann. ya mayor. sus teorías y su clínica. desde antes de la Segunda Guerra mundial y durante todo el período de vida de la RDA. Praunheim prefiere la consistencia del entre. pacífico de Charlotte. Por ello necesita modificarla. Un ser que no consiste en las posiciones tópicas que hacen. Praunheim no abandona. “Yo Soy mi Propia Mujer”es ficción y realidad al mismo tiempo. no olvida ni por un momento. donde se podía practicar sexo libremente. Es allí. por ejemplo. de lo completo. por ejemplo. para hacer estallar todos los tópicos y convencionalismos posibles. infinito e inacabable. donde tantos otros textos como los de Freud. Como era de esperar. El travesti en cambio no. Conseguida su meta. devenir. organicista y totalitaria. pareciera afirmar Charlotte. no es una mentira de femineidad o una traición a la masculinidad. Jung. a un ser Mujer determinado. Un travesti. la multiplicidad. Es como si sus fantasmas se apaciguaran y encontraran al fin algo de paz(12). Mientras el transexual muestra una clara tendencia a la estaticidad. conviven en una misma imagen pasado y presente. a lo sólido. como hemos visto. en cambio. nuestras nociones convencionales de lo masculino o lo femenino. Lo que ocurre es que tal vez aquí se hace menos evidente y virulenta dicha intención. la intención panfletaria que su cine tuvo desde un comienzo. Un modo que se expresa en un tiempo también ambiguo o bipolar. con el cuerpo que tiene. por propio derecho. enlaza al cine mismo. Encuentra su placer y felicidad en permanecer en el entre. “El Einstein del sexo” ("Der Einstein des Sex .

Con todas sus crueldades y afecciones. los nazis. Una paz que los fascistas jamás podrán conocer. En Norteamérica me fascinaron la fuerza y la gran organización de los grupos gay. Ampliando. Yo era demasiado impaciente. con todas sus puerilidades y grandezas. Con respecto a esa película. pero se mostraban . Hacer público lo personal era un eje importantísimo de mi política a favor de la homosexualidad. una vez más. paralelamente prepara un filme ficcional sobre el mismo tema con el nombre de “Los besos de los nazis gays”. después de todo yo había criticado totalmente la subcultura en mi película y sin embargo seguía siendo el primero en depender de ella. Hablábamos pero no cogíamos. la fascinación por las situaciones bien conocidas era mayor. de modo de no tener que ponerse a prueba. Disfrutaba más o menos de mi fama en las manifestaciones donde se me admiraba como a una bella pieza exótica. pero el léxico de la elite estudiantil y la atmósfera antiséptica los alejaba. A pesar de mi relación estable con Peter. carecían de espontaneidad e imaginación. particularmente en los baños. demasiado el artista o periodista que veía las cosas a distancia y las criticaba en vez de participar de manera productiva. La voz de los fascistas remite a fantasmas violentos e inestables.acontecimientos que jalonaron una existencia para nada fácil. Yo soy mi propia mujer (1993) -------------------------------------------------------------------------------1. nadie quería responder a mi accionismo ciego. en ocasión de su cumpleaños número sesenta: "Pfui Rosa" (Qué vergüenza Rosa!). Yo provocaba constantemente contradicciones y agresiones. Ricardo Parodi. No obstante todos parecían anhelar una relación sólida. represión. en su última entrevista fílmica realizada poco antes de su muerte. Lo desconocido genera miedo. toda diferencia posible. superar la frustración. Yo quería ver más muchachos de origen popular en estos grupos. Con todas sus libertades iconoclastas y fetichismos esclavizantes. Es que ellos. agrega Praunheim.: “Los grupos de base principalmente estudiantil eran demasiado teóricos para un artista como yo. uno cogía al final anónimamente. Mi esperanza de encontrar parejas sexuales emancipadas e intelectualmente compatibles en los grupos de acción homosexuales duró muy poco. En una época que los homosexuales no se animaban a mostrarse yo era uno de los pocos que fueron visibles para muchos que estaban solos con sus problemas. los infinitos modos de darse la intensidad en el cine. Tenía miedo y me sentía culpable. yo aún dependía de la subcultura. pero no importa dónde hablara de esto enseguida me perdían la confianza y creo que fue bueno que mi obra fuera continuada por mucha gente. Hasta la próxima. por ejemplo en los baños. von Praunheim declaraba:”Estoy orgulloso de ser una persona controvertida y de haber cosechado en mis casi sesenta filmes e infinitas apariciones televisivas tanto rechazo como reconocimiento. donde quiera que esté. acciones subculturales. 2001). Debido a mi profesión no podía participar regularmente en el trabajo político. en “Charlotte en Suecia” (Charlotte in Schweden. participación en actividades políticas). acaecida en abril de 2002. o masivamente en cuartos oscuros como boca de lobo. En el 2002 Praunheim presentó un filme autobiográfico. las inhibiciones y el narcisismo de estos lugares y lograr una atmósfera más relajada y honesta. Solo así se puede ir eliminando los prejuicios. Allí Charlotte da cuenta de la profunda paz que albergaba su espíritu. Poco después de la exhibición televisiva de mi película me sentía muy extraño en los baños y en los parques. Pero el deseo de opresión. Por ello es necesario rastrear la relación entre fascismo y homosexualidad. a encontrar satisfacción. ocupados como están por sostener sus propios pantalones y su organicidad siempre en duda.” Con todas sus contradicciones. destruir. aunque su deseo es un deseo perverso que buscaba anular. la obra de Rosa von Praunheim permite verificar. las infinitas posibilidades. Es verdad que en el grupo habíamos intentado algunas veces. Tal es el actual proyecto de Praunheim que lleva por título "Homosexualität und Faschismus" (Homosexualidad y fascismo). sin decir una palabra. Mi fuerte impulso sexual me incita. Las discusiones políticas se volvían cada vez más insoportables y parecieron pasar años antes de que concretáramos la primera actividad (manifestaciones. también desean.

por lo que hay que luchar si no se quiere perder todo coraje y deseo de seguir andando. un desarrollo muy positivo. aparece en nuestra cabeza. Siglo XXI. a quienes uno acepte tanto intelectual como humanamente y viceversa. Hitler como el mal radical entonces. págs. basura exótica underground a la Warhol donde los gays solo son unos tontos graciosos. por ejemplo. el sexo anónimo. La persona humana presenta para Kant características generales de actividad que comparte con otros seres. la simple y subjetiva opinión personal para alcanzar un universal trascendente. una cantidad innumerable de estúpidos films porno gay. a sus propias leyes causales a las que puedo llegar a conocer. luego existo”). volver 3. El juicia así entendido. Immanuel Kant. 1961. Porque no soy el único que sufre por una situación inhumana. cit. es lo que da cuenta de nuestra existencia (“pienso. Es una cuestión metafísica mucho más profunda que tiene que ver con reconocer la total alteridad con respecto al bien universal que Hitler supuso. algo que les ha sido impuesto por la sociedad a lo largo de los siglos. pág. En todos estos años no se realizó ningún film sobre gays con tanto ímpetu emancipador. Kant necesita de otro motor y regulador del pensamiento: la ley moral. que esta mal matar o mentir. no importa los casos. una película de Alemania” . “la ley moral en mí” es una cuestión de conciencia que esta dada desde el vamos en términos generales. Es por ello que es denominado un “imperativo categórico” y es innato en el hombre. la res cogitas. en consecuencia. . El trabajo del grupo es menos evidente. ser otra cosa que universal o. En casa aparecen ahora muchos grupos de corta vida y los viejos desaparecen.calmos. La noche siguiente el grupo expresó su solidaridad e hizo una manifestación delante del bar. supera el mero juicio del gusto. El Einstein del sexo – La vida y la obra del Dr. Todos querían ser los seducidos. Edit. Surgieron organizaciones gay de derecha que nos repudiaban por comunistas. En Norteamérica las actividades se han trasladado desde las grandes ciudades hacia el campo. Solo mierda comercial como The Boys in the Band. noviembre de 1976. En algunos bares me negaron el ingreso después de que se proyectó la película. Contra Descartes. Immanuel Kant. Los héroes se han cansado. en Escritos 2. Hirschfeld (1999) La película ya tiene cinco años pero sigue siendo actual y más necesaria que nunca. La ley moral. En cambio. “Kant con Sade” . Desde ese momento el grupo tiene prohibida la entrada al club. Traducción de Estela Vázquez) volver 2. 292. del bien absoluto. por temor al rechazo. volver 5. ¿Un sueño? (Rosa von Praunheim en “Gay Film Culture” (Cultura Cinematográfica Gay). que ostensiblemente sólo por pura coincidencia se desarrolla entre gays. como una voz. diciéndonos lo que esta bien y lo que esta mal. la dificultad de encontrar las parejas adecuadas con quienes uno pueda coger y hablar. tímidos y reservados. 745. El trabajo en general y para otros es agotador y no es casual que yo me haya facilitado bastante las cosas refugiándome en el mundo de fantasía de mi arte. entonces. 80/81. Pág. Syberberg repite varias veces una frase célebre de Kant: “el cielo estrellado sobre mí y la ley moral en mí”. perros y pistolas. Como la indagación de Syberberg tiene como fundamento un reproche profundo a las atrocidades del fascismo. Es así como sabemos. tal reproche no parte de la información sobre sus acciones. provenir de otro lado que no sea de Dios. lo que es lo mismo. A veces imagino un largometraje comercial sobre gays: una historia de amor entre dos hombres que describa el kitsch gay pero que se proponga ser emancipadora. la revolución ha dejado de ser divertida (no sólo entre nosotros los gays). En el “Hitler. por autodesprecio o complejos de inferioridad. sino por su total apartamiento de la ley moral. Dicha Ley moral no puede. es decir. M. Bs. En el bar Trocadero de Berlín me golpearon y amenazaron con navajas. volver 4. Jaques Lacan. material autocompasivo como La ley del más fuerte (Faustrecht der Freiheit) de Fassbinder. México 1984. intrínsecamente porque forma parte de nuestra esencia humana. op. “Crítica del Juicio” (Kritik der Urteilskraft). As. Losada. Edit. que cree que el pensamiento en si mismo. Actuaban como si estuvieran por encima de todo. “Las estrellas sobre mí” son la referencia kantiana a un orden de la Naturaleza que responde a sus propias regularidades. no por la suma de actos cometidos. Hoy no hubiera podido hacer esta película para la televisión. No es una cuestión fenoménica la que esta allí en juego. la hubieran censurado en esta época de conformismo.

volver 6. Sigmund Freud. volver 7. Cit. el sonido en el cine ha tenido. Se crea así una muy interesante serie paralela entre el sonido y la imagen de la que han sabido sacar provecho autores como Margaritte Duras. es decir una voz que desde fuera del cuadro. en la supuesta impostura e iconoclastía de Praunheim. La esclavitud. 9. para conseguir un objetivo. Es como si ahora se tratara de un conjunto amorfo. la utilización del sonido asincrónico se vuelve muy interesante en la escena final de la película. Jaques Lacan. pág. Lo que uno ve. En ese sentido.. a su vez. no debe. por ejemplo. Edit. se podría decir que toda la referencia de Sade y Praunheim al sexo encuentra su límite en la desesperada necesidad. Seminario 20. siempre ha sido muy oneroso hacer frente a dicho proceso de sincronización. Es más. Por momentos no sabemos quién dice lo que se dice. 17). Los objetos y productos están. ya que el goce. estar regulado por esas dichas leyes. implica el reconocimiento del otro. Rosa!” (Pfui Rosa) . en Obras Completas. se mantenga dentro de las regulaciones que hacen a las normas impuestas por el Otro en tanto y en cuanto. esta no es la intención de Rosa Praunheim en “No es Perverso . "Silencio=Muerte" (Schweigen=Tod ) “Culo quemado” (Feuer unterm Arsch) las tres de 1990. Sigmund Freud. tres formas de tratamiento: por un lado esta el sonido sincrónico (lip synchro).. no podrían producir. en forma convencional. La trilogía presenta un tono más “serio” que “Los Virus…” sin embargo. el juego de la reiteración de íconos y fantasmas no es más que un juego de aseguramiento. pág. agregamos nosotros. 175. Volumen 19. es decir. este reconocimiento del Otro. la voz en “off” señala cada uno de los estadios o actitudes homosexuales a ser analizados y concluye con algún tipo de reflexión moral acerca de las mismas.”. Por ello no es una cosa.) con respecto al sida. Muy genéricamente. la prostitución o la perversión. Syberberg.. por la vía de la repetición. en tanto sea plenamente humano. volver La autobiografía de Rosa von Praunheim: “Qué vergüenza. volver 8. están en la misma línea o también pretenden agotar toda la información y todas las fantasías (mitos. donde se trata de sincronizar los movimientos de los labios de los actores con las palabras que están pronunciando. Por eso decimos que la moral kantiana encuentra al final del camino lo que había puesto allí antes ya que confirma los presupuestos de la moral de su tiempo. desde sus inicios. mi igual. por la vía del intento de agotamiento del fantasma. Cuando uso a una persona como si fuera un objeto. tabúes. al camino antes señalado por la Razón Moral en Kant. crear. op. . ”El problema económico del masoquismo” (1924). “no se relaciona con el Otro en tanto tal” (Jaques Lacan. mi vecino. de reencontrarse con el Otro. tanto visual como sonora. son las formas en que el deseo se degrada al perder su rumbo moral. En ese sentido. volver . 769. El deseo sólo puede sostenerse como tal.Las felices victimas de Rainer Werner Fassbinder (2000) Pero el hombre define su particularidad en relación a la conciencia moral. Edit. le estoy negando su estatuto de persona. era y es frecuente utilizar algunas veces la “voz en off”. Robbe. Obviamente.. es un desesperado intento de encuentro con el otro. pág. en la moviola (el aparato que sirve para producir la edición. 165. indiscriminado. En ese filme. como Hombre y no como cosa. Para los realizadores experimentales. para Kant. undergrounds o alejados de todo sistema de producción industrial. sino que las cosas y los objetos son productos de él. Cit. del material registrado) proceder a la sincronización de la imagen y el sonido. regulados por leyes que son las que el hombre mismo les impone. Esta película anticipa una trilogía sobre el mismo tema: "La trilogía del sida" (Die AIDS-Trilogie). en tanto se inscriba dentro del principio del placer. etc. casi en la forma en que un profesor señalaría con un puntero aquellos puntos que desea destacar.Grillet y otros hasta configurar otro estado de la imagen y del “off”. de la comunicación. Amorrortu. Pero el hombre en tanto tal. Otras veces se suele realizar un sonido fuera de sincro o asincrónico consistente en escuchar la emisión verbal de los personajes aunque esta no este en sincronía con sus movimientos de labios. Piados. podemos decir que. volver 10. compuesta por "Positivo" (Positiv). Como en el momento de la filmación la toma de imagen y la toma de sonido se hace por separado es necesario luego. op. Si estuvieran verdaderamente dentro del goce. por parte de ambos. las voces se tornan no asignables. Sade no hace sino volver. no puede. España 1985. donde en una reunión de homosexuales que están pugnando por constituir una asociación de defensa de sus derechos. una voz cuyo emisor no conoceremos por quedar fuera de la representación comenta o puntea las acciones realizadas por los personajes que están dentro del cuadro. Por tal motivo. Buenos Aires 1986. pág. y sin ahondar en reflexiones teóricas. Por otro lado. que ha tomado a su cargo la voz de los homosexuales. Este tipo de recurso sonoro es muy utilizado en los documentales más tradicionales o convencionales.

ya desde comienzos de los setenta. un filme rodado en video. 1976) en la que se busca imponer una contra. en “El Einstein…”. un corto donde se mostraba algo que. ya entre fines de los setenta y comienzos de los ochenta. volver 12. realizará su tetralogía sobre Nueva York. era todavía inconcebible: una marcha por el orgullo gay. Pero por otro lado están sus filmes más “reposados”. Aunque esa paz. Se trata de tres cortos y u mediometraje que. volver . de manera absolutamente contemplativa. Allí. estilo "Ich bin eine Antistar" (Soy una antiestrella. please?" En éste último filme incluso con referencias a otros géneros cinematográficos como el cine de terror o el “gore”. unos personajes. pueda parecernos. de alguna manera. como ya hemos comentado. donde la cuestión panfletaria y deliberadamente irritativa es dejada de lado.11. a veces. Luego. en Alemania y en otros países del mundo. En un sentido similar se despliega toda la iconografía fantasmática de "Can I be your Bratwurst. algo esquemática y convencional. había incursionado el el documental con filmes como "Homosexuelle in New York" (1971). Praunheim. Es interesante anotar esta tensión siempre latente en Praunheim: por un lado la producción iconográfica fetichista. Praunheim solo pareciera buscar mostrar una situación. intentan atravesar todos los tópicos institucionalizados sobre la ciudad tal vez más conocida del mundo.estética que se convierte también rápidamente en tópica.