You are on page 1of 1

Bastante Ed observ que una mirada de duda, a l dirigida exclusivamente, pasaba como una som bra por el rostro

de Stan. Pero a un hombre feliz no le preocupan las sombras de los dems . original prosigui . Me sentaron prcticamente a su lado en la cena que el ayuntamiento y el museo dieron en su honor el ao pasado. Santo cielo, haba donado cuadros por va lor de setenta millones de dlares, y en aquel comedor deban de haber colgado la mitad de ellos! M enuda exposicin fue aqulla todos esos cuadros rusos cubriendo las paredes Kandinskis, Malvi ch hmm No poda recordar ms nombres. Algunos Larinovs dijo John Smith , Goncharovas, Chagalls, un Pirosmanashvili y Piro qu? lo interrumpi Ed, haciendo una mueca. Una especie de Henri Rousseau ruso le inform John Smith . Muri en 1918. ::::::Joder, Piroqumasvili?:::::: Ed decidi dejar los detalles a un lado. En cualquier caso, valan por lo menos setenta millones de dlares, y eso calculando por lo bajo. No, Korolyov es un magnfico tema. Pero no hace mucho publicamos un extenso perfil suyo. Cmo vas a enfocarlo? Nubes y ms nubes surcaban el rostro de Stan, inmvil detrs de John Smith. Pues, para empezar, seor, los Kandinskis y Malvich son falsos. Ed lade la cabeza y levant una ceja tan alto, tan alto, que el correspondiente glo bo ocular pareci el pomo de una puerta, al tiempo que bajaba la otra hasta cerrar completam ente ese ojo, diciendo: Los Kandinskis y los Malvich son falsos. Nada de signo de interrogacin . Y por falsos supongo que quieres decir falsificaciones. Una vez ms, ningn signo de interrogacin. Pero la expresin de su rostro, implcita y recelosamente, preguntaba: Has dicho realmente lo que creo que acabas de decir? S, seor confirm John Smith . sas son las informaciones que tengo. Ed lade an ms la cabeza y, en tono fingidamente superficial, dijo: Todos falsificaciones. Otra vez, sin signos de interrogacin. Sus prpados contrados planteaban la pregunta con ms nfasis que cualquier palabra: Qu has estado fumando? De verdad esperas que alguien se tome eso en serio? En alta voz, dijo : Y supongo que Korolyov era consciente de eso cuando los don al museo. Nada de signos de interrogacin: esta vez era